Está en la página 1de 17

_______Salta, de septiembre de 2018.

______________________________
_______Y VISTOS: Estos autos caratulados “PAGANETTI, DANIEL HUM-
BERTO CONTRA HGC S.A. (HOYTS - SALTA) POR ACCIONES LEY
DE DEFENSA DEL CONSUMIDOR”, EXP - 605589/17._________________
_____________________ R E S U L T A N D O: ______________________
_______Que a fs. 10/16 se presenta el Dr. Daniel Paganetti, por derecho propio
y en representación de su hijo menor de edad, M. P, y promueve acción de
consumo en contra de H.G.C. (Hoyts Salta) con el objeto de que: 1) se conde-
ne a este último a restituirle el dinero abonado por dos entradas, con más sus
respectivos intereses; 2) se declare abusiva “la prohibición de acceso a salas
con productos no adquiridos en su Candy Bar” y prohíba su continuidad en
forma expresa y 3) se apliquen daños punitivos. Con costas._______________
_______En relación a los hechos, refiere, en lo esencial, que en fecha 15 de di-
ciembre de 2016 adquirió dos entradas para ver una película con su hijo en el
Hoyts y que antes de ingresar al cine compraron algunos comestibles en el Ca-
rrefour del Shopping Alto Noa ya que, dice, los precios del Candy Bar del cine
son exorbitantes (3 o 4 veces superiores a los de promedio del mercado). Ase-
vera que no les permitieron ingresar a la Sala, ya que un empleado les informó
que por “política de la empresa” no se puede entrar con comestibles que no
sean adquiridos en el Candy Bar; que ellos no estaban dispuestos a dejar los
productos y que se asentó el reclamo en el Libro de Quejas entregado por el
gerente. Destaca que éste no cumplía con los requisitos de la ley 7800. Mani-
fiesta que no le devolvieron el dinero de las entradas y que no pudieron en-
trar, por lo que se retiraron del cine.__ Continúa relatando que radicó denuncia
ante la Secretaría de Defensa del Consumidor pero que no se arribó a acuerdo
alguno. Considera que la demandada restringe arbitrariamente la libertad de
contratar, abusando de su posición. Enuncia el derecho que entiende le asiste.
Seguidamente analiza la aplicación al caso de la figura de los daños punitivos,
los que, afirma, resultan una herramienta jurídica idónea para obtener la dis-
minución progresiva de las conductas abusivas de las empresas. En este senti-
do manifiesta que la demandada debe ser sancionada en forma ejemplar y, en

1
la nota al pie, estima los daños punitivos que reclama en $ 500.000, aunque
señala que es la Proveyente la única facultada para determinar el quantum de
la sanción. Ofrece prueba.__________________________________________
_______A fs. 18 el Dr. Paganetti amplía la prueba ofrecida.________________
_______A fs. 22 y vta. se imprime a la presente trámite sumarísimo, se cita a
las partes a una audiencia por ante este Juzgado y se provee la prueba ofrecida
por los actores.___________________________________________________
_______A fs. 40 y 42 se presenta el Dr. Fernando Virgili, en representación de
Hoyts General Cinema de Argentina, conforme copia de poder que acompaña,
y ofrece prueba.__________________________________________________
_______A fs. 45 se ordena dar intervención al Asesor de Incapaces que por tur-
no corresponda, lo que es cumplido a fs. 46.____________________________
_______En fecha 15 de marzo de 2018 se celebra la audiencia prevista por el
art. 503 del C.P.C.C., a la que comparecen el actor, Daniel Humberto Paganet-
ti, por sí y en representación de su hijo menor de edad; el Dr. Fernando Virgi-
li, junto al Director de Operaciones y apoderado de HGC. S.A.; la Sra. Aseso-
ra de Incapaces Nº 2, Dra. Mariela Flores Larsen, y el Sr. Fiscal de Cámara,
interino en Fiscalía Civil y Comercial Nº 1, Dr. Ramiro Michel Cullen. Fraca-
sada la instancia conciliatoria, el actor ratifica la demanda y aclara que al soli-
citar en el punto 2 del objeto de su demanda que se “prohíba su continuidad en
forma expresa”, lo requirió sólo en relación a su persona y a la de su hijo.
Acto seguido se corre traslado de la demanda a la accionada, quien la contesta
a través de su apoderado, mediante escrito que acompaña y se agrega a los
presentes autos a fs. 111/121.________________________________________
_______En él solicita el rechazo de la acción incoada, con expresa imposición
de costas. En primer lugar, niega todos los hechos expuestos en la demanda.
Seguidamente asevera que el negocio del Hoyts se integra por las siguientes
actividades: 1) exhibición de películas; 2) venta de productos alimenticios y
bebidas en los snack-bars ubicados en cada complejo y 3) comercialización de
espacios publicitarios. Destaca que la actividad enunciada en el punto 2 resulta
parte fundamental del negocio ya que sólo con ella se encuentra su mandante

2
en condiciones de explotar un negocio rentable susceptible de cubrir la inver-
sión, mantener la actividad y fuentes de trabajo y obtener un beneficio econó-
mico. Asevera que debido a ello, resulta de especial interés para su mandante
mantener la exclusividad en la comercialización de alimentos y bebidas dentro
de sus instalaciones, por lo que se advierte a los potenciales consumidores
(por carteles visibles en el lobby, boleterías y boleterías electrónicas) que su
política comercial en relación a los alimentos consiste en que solamente se
permite el ingreso a la salas de cine de aquéllos que hubieran sido adquiridos
en su propio snack bar. Afirma que la referida política comercial es razonable._
_______Reconoce que, en la oportunidad aludida en la demanda, los actores
pretendieron ingresar al Hoyts con alimentos adquiridos a terceros y que per-
sonal del establecimiento negó la entrada a la sala de tales productos, pero
destaca que se le ofreció al accionante guardar los alimentos que había adqui-
rido y devolvérselos una vez que la película hubiera terminado o entregarle
dos entradas sin cargo, a fin de que pudiera concurrir otro día sin alimentos
adquiridos a terceros, y que ambas propuestas fueron rechazadas.___________
_______Respecto a la existencia de “ventas atadas” alegada por los actores,
asevera que en ningún momento su mandante subordinó la venta de un pro-
ducto o la prestación de un servicio a la no compra de un producto ofrecido
por un tercero o a la compra de un producto propio. Particularmente, manifies-
ta que jamás se condicionó la venta de una entrada de cine a la compra de un
producto de su snack-bar ni viceversa. Asimismo, considera que el proceder
del Hoyts es razonable y ajustado. Manifiesta además que no se pueden com-
parar los precios de los alimentos y bebidas vendidos por sus mandantes con
los del supermercado, toda vez que la venta del producto va acompañada de la
prestación de una serie de servicios. Sostiene que la prohibición de ingresar a
las salas con alimentos adquiridos fuera del complejo obedece también a razo-
nes de seguridad y sanitarias. Destaca que, frente a una denuncia, similar a la
presente acción presentada ante la Comisión Nacional de Defensa de la Com-
petencia se dispuso su archivo por considerarse que no había existido infrac-

3
ción alguna a la ley 25156 por parte de las empresas que habían sido sindica-
das como presuntas infractoras a la misma, incluyendo a su representada._____
_______Por lo demás, afirma que la política de exclusividad en la comerciali-
zación de alimentos y bebidas no implica violación a las condiciones de trato
digno y equitativo de los consumidores, toda vez que encuentra fundamento
en el objeto social del Hoyts y resulta aplicable a todos los potenciales espec-
tadores de films que exhibe su representada. Asimismo, entiende que la con-
ducta adoptada por su mandante no implica una restricción abusiva de dere-
chos en perjuicio de los consumidores ya que cualquier persona puede adquirir
una entrada y observar la película sin estar obligada a adquirir un producto del
snack o adquirir una entrada de cine y un alimento o una bebida a un tercero,
sólo que no podrá ingresar dicho producto a la sala durante la exhibición de la
película. Considera que la política de su representado no es más que una legiti-
ma facultad –temporalmente limitada a la exhibición de la película- derivada
de la actividad a la que se dedica y encuentra fundamento normativo en la li-
bertad de empresa y ejercicio de industria lícita. Cita jurisprudencia que consi-
dera aplicable e impugna la procedencia de los daños reclamados. Ofrece
prueba.__________________________________________________________
_______Acto seguido se abre la causa a prueba. El actor desiste de la prueba
pericial contable y de la confesional y solicita se formule un nuevo pedido de
informes a la Subsecretaría de Control Comercial de la Municipalidad de la
Ciudad de Salta. Por su parte, el demandado desiste de la prueba confesional.
A continuación se reciben las declaraciones testimoniales de Iván Rodríguez y
de José Emanuel Ramírez Arias._____________________________________
_______A fs. 136/212 se encuentra agregado el expediente administrativo de la
Secretaría de Defensa al Consumidor._________________________________
_______A fs. 228/231 se expide la Sra. Asesora de Incapaces Nº 2, Dra. Clau-
dia Marcela Flores Larsen. Afirma, en lo esencial, que corresponde hacer lu-
gar a la demanda interpuesta por cuanto si bien la demandada no condiciona la
venta de una entrada a la compra de productos alimenticios, igualmente se co-
loca al consumidor en una situación de desequilibrio y restricción en el su-

4
puesto que pretenda consumir dentro de la sala, limitando su posibilidad de
elección tanto del producto que desea consumir como del precio a pagar, coar-
tando así, dice, su libertad de contratar.________________________________
_______A fs. 234/237 se encuentra agregado el dictamen del Sr. Fiscal en lo
Civil y Comercial Nº 1, Dr. Rodrigo Erazo Schimidt, quien considera que co-
rresponde rechazar la acción incoada. Afirma al respecto que no se advierte
que en el presente caso se haya vulnerado la libertad de contratación o de elec-
ción del consumidor que consagra el art. 1099 del C.C. y C. y el art. 2, incs.
“j” e “i” de la ley 25.156 ya que, dice, no se lo está obligando a realizar ningu-
na adquisición ni contratación, y que la posibilidad de adquirir una entrada
para ver una película en el cine no se encuentra condicionada a ninguna otra
circunstancia. Por otro lado, sostiene que la prohibición de ingresar con pro-
ductos adquiridos en locales ajenos al cine no vulneró su derecho a un trato
digno, en los términos del art. 1097 del C.C. y C. y 8 bis de la ley de Defensa
al Consumidor. Asimismo, entiende que tal prohibición no resulta ilegal ni
irrazonable, sino que es una consecuencia del libre ejercicio de la actividad
comercial. Por último señala que, en virtud de lo dispuesto por el art. 1121 del
C.C. y C., no pueden ser declaradas abusivas las clausulas relativas a la rela-
ción entre precio y el bien o servicio procurado, quedando dicha cuestión li-
brada a la ley de la oferta y demanda._________________________________
_______A fs. 239/252 se encuentran agregados los alegatos de los actores y de
la empresa demandada. A fs. 238 se llaman autos para Sentencia, providencia
que se encuentra firme. Y,__________________________________________
__________________ C O N S I D E R A N D O:______________________
_______I.- Que en el presente, el Dr. Daniel Humberto Paganetti, por derecho
propio y en representación de su hijo M.P., menor de edad (v. fs. 25/28), pre-
tende se condene a HGC S.A. (Hoyts – Salta) a restituirle la suma que afirma
haber abonado por dos entradas al cine, más sus intereses; b) se declare abusi-
va, en los términos del art. 37 de la Ley de Defensa del Consumidor, la prohi-
bición de acceso a las salas de la demandada con productos no adquiridos en
su Candy Bar y prohíba su continuidad en forma expresa; y c) se condene a la

5
accionada al pago de los daños punitivos conforme las pautas de cuantifica-
ción que otorga tal normativa. A su vez, al ratificar su demanda, en la audien-
cia celebrada a los fines previstos por el art. 503 del CPCyC (fs. 124), aclara
que solicita “se prohíba la continuidad en forma expresa, solo en relación a su
persona y la de su hijo”. ___________________________________________
_______Al fundar tal reclamo sostiene que concurrió al cine de la demandada
en compañía de su hijo y que un empleado de aquélla les prohibió la entrada,
indicándoles que por política de la empresa no podían ingresar con los comes-
tibles que llevaban, por no haber sido adquiridos en su Candy Bar. Afirma que
esta prohibición vulnera la libertad de contratar prevista en el art. 1097 del
CCyC; los arts. 8 bis y 37 de la Ley 24240 de Defensa al Consumidor; el art. 2
inc. j de la ley 25156 de Defensa de la Competencia; el art. 42 de la Constitu -
ción Nacional y las normas internacionales integradas al derecho argentino,
como la Convención Internacional de los Derechos del Niño.______________
_______II.- Que no existe controversia entre las partes respecto a la base fácti-
ca invocada por el accionante al entablar la acción, en cuanto a que a él y a su
hijo se les impidió ingresar a una de las salas de la empresa demandada -a la
que concurrían a los fines de ver una película- los alimentos que llevaban, por-
que no los habían adquirido allí. ____________________________________
_______De esa manera, deberá analizarse en el presente, si esta prohibición,
que conforme a lo señalado por ambas partes, obedece a una política de la em-
presa demandada, como lo sostiene el actor constituye una práctica comercial
abusiva, que afecta la libertad de contratar y vulnera las normas que invoca. __
_______III.- Que, a tales fines, cabe precisar en primer lugar que la relación
existente entre las partes, que diera origen a la presente acción, configura una
relación de consumo, generada por un contrato de igual naturaleza -adquisi-
ción de entradas por un consumidor para ver una película en una sala de la
empresa accionada (proveedor)- y, en consecuencia, se encuentra regulada
por el sistema protectorio conformado por la Constitución Nacional (art. 43);
la Constitución Provincial (art. 31), el Código Civil y Comercial (arts. 1092;
1093 y cc.); la Ley de Defensa del Consumidor 24240 modif. por ley 26361- y

6
por todas aquellas normas generales y especiales aplicables a las relaciones de
consumo, en particular la Ley Nº 25156 de Defensa de la Competencia y la
Ley Nº 22802 de Lealtad Comercial. Ello sin perjuicio de las disposiciones es-
pecíficas de aplicación a la actividad que desarrolla el proveedor (art. 3 de la
ley 24240) y de los tratados internacionales que integran nuestro derecho.____
_______Como lo ha sostenido la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el
principio protectorio juega un rol fundamental en el marco de los contratos de
consumo donde, es preciso destacar, el consumidor se encuentra en una posi-
ción de subordinación estructural. La lesión a su interés en este campo puede
surgir no solo de cláusulas contractuales en sí mismas, sino de los modos de
aplicación de estas o, simplemente, de conductas no descriptas en el contrato,
pero que constituyen una derivación de la imposición abusiva de ciertas prác-
ticas. Es por ello que con el fin de preservar la equidad y el equilibrio en estos
contratos, la legislación contempla previsiones tuitivas en su favor en aras de
afianzar esta protección preferencial de raigambre constitucional. Así es que
frente a la problemática del desequilibrio contractual que se presenta de mane-
ra acentuada en el derecho del consumo, el legislador fue estableciendo reglas
que imponen deberes al predisponente y que describen conductas prohibidas
porque abusan de la buena fe del consumidor, así como de su situación de in-
ferioridad económica o técnica. En este sentido, la ley 24.240 - texto reforma-
do por 26.361- prevé, como regla general que los proveedores deberán garan-
tizar condiciones de atención y trato digno y equitativo a los consumidores y
usuarios (art. 8 bis). A su vez, establece como prohibición especifica que "sin
perjuicio de la validez del contrato, se tendrán por no convenidas: a) Las cláu-
sulas que desnaturalicen las obligaciones o limiten la responsabilidad por da-
ños; b) Las cláusulas que importen renuncia o restricción de los derechos del
consumidor o amplíen los derechos de la otra parte (art. 37). _______________
_______A su turno, el Código Civil y Comercial de la Nación establece que
"Los proveedores deben garantizar condiciones de atención y trato digno a los
consumidores y usuarios (art. 1097), como así también "un trato equitativo y
no discriminatorio (art. 1098). Además, que “sin perjuicio de lo dispuesto en

7
las leyes especiales, es abusiva la cláusula que, habiendo sido o no negociada
individualmente, tiene por objeto o por efecto provocar un desequilibrio signi-
ficativo entre los derechos y las obligaciones de las partes, en perjuicio del
consumidor (art. 1119) y que ésta debe tenerse por no convenida (art. 1122)”
(CSJN Fallo del 14/03/17 en autos: “Prevenci6n, Asesoramiento y Defensa del
Consumidor C/ BankBoston N.A, S/ Sumarísimo”)._____________________
_______Debe tenerse en cuenta, a su vez, que el Derecho del Consumidor
constituye un microsistema legal de protección, que gira dentro del sistema de
Derecho Privado, con base en el Derecho Constitucional. A su vez, para deter-
minar sus contornos debe recordarse que los intereses de la libre competencia,
de los consumidores y del bien general están interrelacionados (cf. Ricardo
Luis Lorenzetti “Código Civil y Comercial de la Nación-Comentado, Tomo
VI, pág. 238, punto III.2/240). ______________________________________
_______Como se dijo, a través de su demanda el actor cuestiona la política co-
mercial adoptada por la accionada, por la cual no permite el ingreso a las salas
de cine, de alimentos o bebidas que no hubiesen sido adquiridos en su “candy
bar” y, a los fines del análisis de esta prohibición, cobra especial relevancia el
hecho de que, de acuerdo a las constancias de autos y pruebas producidas, la
demandada, Hoyts General Cinema de Argentina S.A, acreditó contar con cer-
tificado de habilitación, expedido por la Municipalidad de la Ciudad de Salta
en fecha 28/02/2011 y con vencimiento el 18/08/2020, en los siguiente rubros:
“Bar – Confitería - Ventas de golosinas - Elaboración y venta de Pochochos”
(v. fs 48 y 109). Por lo demás, está también acreditado que “producir, importar
y de cualquier forma comercializar alimentos y bebidas” forma parte de su ob-
jeto social (v. fs. 74 vta. h). _________________________________________
_______Ello resulta especialmente relevante, por cuanto tal habilitación y las
ventas que allí se efectúan, que no fueran controvertidas por el actor, tornan,
en este caso, razonable la prohibición de marras, y sustentan los motivos que
la empresa señala le llevaron a establecer el impedimento en cuestión, exclu-
yendo la calificación de cláusula o práctica abusiva en los términos estableci-

8
dos por los arts. 37 de la ley de Defensa al Consumidor y 1117 y cc. del
CCyC.__________________________________________________________
________En tal sentido, la sociedad demandada expresa a través de su apodera-
do, al contestar la demanda y en su alegato, que la venta de alimentos, golosi-
nas y bebidas, integra la estructura del negocio del Hoyts y que producto de
ella y del propósito de su emprendimiento comercial, le resulta de especial in-
terés mantener la exclusividad en la comercialización de tales bienes dentro de
las instalaciones e impedir que ésas sean utilizadas para el consumo de bienes
comerciales de terceros. ___________________________________________
_______A su vez, la accionada sostiene que la política enunciada obedece tam-
bién a razones de seguridad y sanitarias, eliminando el riesgo de que se pudie-
se ingresar a las salas bebidas alcohólicas, que no se expenden en el complejo,
o alimentos cuyos envases sean potencialmente riesgosos (latas, botellas de vi-
drios), y evitando se ingresen alimentos que podrían molestar a otros asisten-
tes, motivos que corroboran la razonabilidad de la mentada limitación._______
_______La conclusión arribada resulta concordante con lo resuelto en un su-
puesto análogo por el Secretario de Comercio Interior del Ministerio de Eco-
nomía, en el que, compartiendo el dictamen de la Comisión Nacional de De-
fensa de la Competencia, señaló que “no existe por tanto empaquetamiento ni
subordinación de prestaciones por parte del empresario aunque si una posible
vinculación de prestaciones que tan sólo se materializa en aquellos casos en
los que el consumidor opta por el consumo en la sala de cine de alimentos y/o
bebidas. En sentido, estricto, no hay subordinación ni venta conjunta si el con-
sumidor goza de libertad para contratar sólo una de las prestaciones conjunta-
mente ofrecidas a su precio habitual, y en la medida que el consumo de esos
productos es voluntario”. Asimismo, se concluyo que “la prohibición que las
salas de cines establecen de acceder a ellas con alimentos y/o bebidas adquiri-
dos fuera del cine tiene una justificación y una legitimación jurídica innegable.
Esta condición se fundamenta en la facultad del empresario de configurar y or-
ganizar la libertad de empresa” (fs.165/167 y 170/193). ___________________

9
_______Cabe destacar por lo demás, que en el presente, la parte actora no acre-
ditó los agravios que afirma que la prohibición le produce, prueba que estaba a
su cargo.________________________________________________________
_______Al respecto, es de precisar que si bien en materia de defensa al consu-
midor el proveedor tiene un especial deber colaboración, en virtud del cual
debe aportar al proceso todos los elementos de prueba que obren en su poder
(cfr. art. 53, 3er. párrafo de la LDC), ello no exime al actor de la carga de pro-
bar los daños que alega (cfr. arts. 377 del C.P.C.C. y 1744 CCy C). Es que si
bien el proveedor es quien suele estar en mejores condiciones técnicas, profe-
sionales o fácticas para aportar la prueba vinculada a la relación de consumo
en sí, no sucede lo mismo con los daños toda vez que al haber sido experimen-
tados por el propio consumidor, es precisamente éste quien se encuentra en
una mejor posición para acreditar su existencia, por lo que no existen funda-
mentos para el desplazamiento de la carga de la prueba en lo que a éstos res-
pecta.___________________________________________________________
_______En efecto, afirma el actor, con cita del art. 1099 del CCyC, que la
prohibición establecida en el Hoyts es abusiva porque afecta la libertad de
contratar.________________________________________________________
_______La norma referida establece que “Están prohibidas las prácticas que li-
mitan la libertad de contratar del consumidor, en especial, las que subordinan
la provisión de productos o servicios a la adquisición simultánea de otros y
otras similares que persigan el mismo objetivo” y en el presente no se ha acre-
ditado que se configure el presupuesto de hecho previsto en esta disposición,
en tanto, la prohibición en cuestión no afecta la libertad de contratar del con-
sumidor, sino la de ingreso en las salas del cine con productos adquiridos en
otras negocios. Tampoco la restricción impone la adquisición de productos del
proveedor –Hoyts Salta-, por lo que no puede considerarse que subordine la
posibilidad de entrar al cine a ver una película a compra alguna, ni concluirse
que se configure un supuesto de “cláusulas atadas” utilizadas por empresas
que poseen poder de mercado para inducir o forzar la compra del producto
atado (Cfr. Ricardo Luis Lorenzetti, ob. cit., Tomo VI, pág. 252 /253)._______

10
_______Al respecto se tiene especialmente en cuenta que la demandada toma
recaudos previsibles para hacer conocer a los consumidores la restricción,
como surge de la constatación efectuada por la escribana Gilda Amelia Dip (v.
acta agregada en copia a fs. 100 y vta. y fotografías de fs. 106/107). A su vez,
si bien, el acta es posterior a la promoción de la demanda (fue efectuada el 07
de marzo del corriente año, el hecho que dio origen a esta acción ocurrió el 15
de diciembre de 2016 y la demanda se presentó el 17 de octubre de 2017 se-
gún cargo impuesto a fs. 16 vta.), conforme a lo manifestado por los testigos
Iván Rodríguez y José Emmanuel Rodríguez Arias, que estuvieran presentes
en tal oportunidad en su calidad de empleados de la accionada y a lo señalado
por el actor, en esa ocasión le informaron a este último los motivos por los que
no podía ingresar a la salas con los artículos que llevaba, “una bolsa de papas
y otras cosas en la mano”, dándoles distintas posibilidades al respecto (v. fs.
126/127). Todo lo cual demuestra que la libertad de contratar no se vio vulne-
rada, sino que se impuso una limitación al ingreso a las salas con alimentos
adquiridos a terceros, que como se dijo, obedece a motivos razonables, rela-
cionados con la organización comercial dispuesta por el proveedor en su em-
presa y que se encuentran amparados por el art. 14 de la Constitución Nacio-
nal_____________________________________________________________
_______Corresponde señalar a su vez, que tampoco cabe considerar el accionar
de la demandada como una práctica comercial abusiva, en los términos del ar-
tículo 2 inc. “j” de la ley 25.156, ya que esta disposición regula los supuestos
en los que se sujeta la compra o venta a la condición de no usar, adquirir, ven-
der o abastecer bienes o servicios producidos , procesados o comercializados
por un tercero, y, en el caso, como se dijo, no se afecta la libertad de contrata-
ción con terceros, Es de recordar que los supuestos previstos en este artículo
constituyen prácticas restrictivas de la competencia en la medida que configu-
ren las hipótesis del art. 1º de aquella ley, que determina que están prohibidos
y serán sancionados de conformidad con sus normas, los actos o conductas, de
cualquier forma manifestados, relacionados con la producción e intercambio
de bienes o servicios, que tengan por objeto o efecto limitar, restringir, falsear

11
o distorsionar la competencia o el acceso al mercado o que constituyan abuso
de una posición dominante en un mercado, de modo que pueda resultar perjui-
cio para el interés económico general. ________________________________
_______En el caso, la exclusión impuesta por la demandada, como se señalara,
obedece a proteger la fuente de ingresos de la empresa proveedora, sin condi-
cionar la venta de la entrada al cine a la compra de mercadería y sin prohibir la
adquisición a terceros. De esa manera, no se encuentra justificado que tal deci-
sión, limitada en el tiempo, implique un abuso de la posición dominante, sien-
do de recalcar que no se ha alegado tal posición respecto de las empresas que
pudiesen resultar afectadas con tal proceder –análisis que excedería el limitado
marco de la acción intentada y del presente juicio sumarísimo- sino que los
agravios denunciados se vinculan a la condición de consumidor del presentan-
te. _____________________________________________________________
_______A su vez y más allá de la limitación impuesta por el art. 1121 del C.C.
y C., inc. “a”, tampoco se encuentra acreditado el elevado precio de los pro-
ductos que vende la demandada, invocados por el accionante. En tal sentido
éste afirma en su demanda que son exorbitantes, tres o cuatro veces superior al
precio del mercado (fs. 10 punto II, primer párrafo in fine) y en su alegato
sostiene que el precio del litro de gaseosa -$100- informado por Rodríguez,
empleado de la accionada, en su declaración testimonial (fs. 126 y vta.) es en-
tre 400 y 500 % más caro que lo cobrado por la competencia del cine y para
llegar a tal conclusión compara el precio señalado con el de una gaseosa pe-
queña en el supermercado, de acuerdo al ticket arrimado (v. fs. 240 punto 6).__
_______No obstante, que la referida prueba demuestra que los productos en
venta en el local de la accionada son más caros, no se establecieron en la causa
parámetros objetivos que lleven a considerarlos exorbitantes, ya que para ello
debería determinarse con cuáles se compara, no sólo en calidad y cantidad
sino que debería considerarse también el lugar en el que se expenden ya que es
de público conocimiento que los precios varían de acuerdo a las condiciones
en que se venden y, en su caso, en que se pueden consumir. De esa manera, el
ejemplo utilizado -valor de la gaseosa de distinto tamaño al informado en la

12
testimonial, adquirida en un supermercado- relativiza la comparación preten-
dida.____________________________________________________________
_______Sostiene también el accionante que se vulneran los derechos protegi-
dos por los arts. 8 bis y 37 de la LDC; 1097 y 1117 del Código Civil y Comer-
cial.____________________________________________________________
_______El art. 8 bis de la Ley de Defensa al Consumidor, referido al trato dig-
no y a las prácticas abusivas, establece expresamente que “los proveedores de-
berán garantizar condiciones de atención y trato digno y equitativo a los con-
sumidores y usuarios. Deberán abstenerse de desplegar conductas que colo-
quen a los consumidores en situaciones vergonzantes, vejatorias o intimidato-
rias…”__En tal sentido se observa, en primer lugar, que no obstante aludir a esta
norma, el actor no concreta de qué manera la prohibición de mención o la con-
ducta asumida por los encargados de controlar su cumplimiento constituyen en
el caso, una situación de trato indigno o vergonzante y ello no surge de la
prueba aportada ni de las manifestaciones de las partes. __________________
_______En efecto, de acuerdo a las constancias de la causa, al intentar el acce-
so a las salas, el actor fue advertido de la prohibición de ingreso con los pro-
ductos que llevaba, y se le dio la posibilidad de entregárselos a los empleados
de la accionada, quienes se los restituirían cuando terminara la película y fren-
te a su negativa le ofrecieron pases de emergencia por el mismo valor de la en-
trada que había adquirido con vigencia de un año (v. fs. 126 y vta.). Tal accio-
nar, como se dijo, no evidencia afectación a su dignidad sino una conducta
adecuada frente a la situación planteada. ______________________________
_______A su vez, al dirigirse tal prohibición al público en general no puede
considerarse una conducta discriminatoria en los términos del art.1098 del CC
y C.___ _________________________________________________________
_______Lo expuesto lleva a concluir que no se ha acreditado que la prohibición
impuesta por la accionada en sus salas constituya una práctica abusiva que le-
sione los intereses económicos protegidos por el art. 42 de la Constitución Na-
cional, motivo por el cual debe desestimarse la petición formulada en la de-
manda, en cuanto a que así se declare y de que se prohíba su continuidad.____

13
_______Por lo demás, si bien el actor indica que el libro de quejas que se le en-
tregó no es el que regula la ley 7800, no precisa cuáles habrían sido los incum-
plimientos respecto a este punto._____________________________________
_________Finalmente, debe destacarse que, de conformidad a lo previsto por el
art. 386 del C.P.C.C., los jueces no tienen el deber de expresar en la sentencia
la valoración de todas las pruebas producidas, sino únicamente de las que fue-
sen esenciales y decisivas para el fallo de la causa, lo que coincide con el cri-
terio que reiteradamente ha expuesto la Corte Suprema de Justicia de la Na-
ción quien decidiera que el Tribunal no está obligado a ponderar una por una
todas las pruebas agregadas en la causa, sino las que estime conducentes para
fundar el fallo, siendo suficiente que haya hecho mérito de los elementos de
juicio que considere adecuados para sustentarlo (cf. Loutayf Ranea, Roberto
G, Montalbetti de Marinaro, María C, “Código Procesal Civil y Comercial de
la Provincia de Salta. Anotado con Jurisprudencia local”, Ed. Noroeste Argen-
tino, Salta, 1996, t. VI, pág. 112).____________________________________
_______IV.- Que pretende también el actor en el presente proceso, se condene
a la sociedad demandada al pago de los daños punitivos previstos en el art. 52
bis de la LDC a los que se ha conceptualizado como “las sumas de dinero que
los tribunales mandan a pagar a la víctima de ciertos ilícitos, que se suman a
las indemnizaciones por daños realmente experimentados por el damnificado,
que están destinados a punir graves inconductas del demandado y a prevenir
hechos similares en el futuro” (Pizarro, Ramón D., Derecho de Daños, 2° par-
te, La Rocca Buenos Aires, 1993, pág. 291 y ss. Citado en Expte. CAM
398141/12 fallo de la CACyC Sala III autos: “Lizarraga, Alejandro vs. Tele-
com Personal S.A. Sumarísimo – Acción del consumidor”)._______________
_______La Corte de Justicia de Salta ha sostenido asimismo, con cita de reco-
nocida doctrina, que la LDC no niega la posibilidad de iniciar una demanda
autónoma por daño punitivo, ni exige que para incoarla se invoque la existen-
cia de un daño (Tomo 205:477 –voto de la mayoría-). No obstante ello, se ha
precisado que el daño punitivo procede en supuestos de particular gravedad
calificados por el dolo o la culpa grave del sancionado o por la obtención de

14
enriquecimientos indebidos del ilícito, o en casos excepcionales, por un abuso
de posición de poder, particularmente cuando ella evidencia menosprecio gra-
ve por derechos individuales o de incidencia colectiva (Cf. CApelCC, Salta,
Sala III, Expte N° CAM 400187/12, autos: “Feris, Jorge Daniel vs. Amx Ar-
gentina S.A.; Claro Argentina por Sumarísimo o verbal”)._________________
_______En el caso, el actor peticiona que la suma de los daños punitivos sea
determinada en el presente de acuerdo a todos los elementos que la LDC indi-
ca ponderar, y estima en su demanda, a pie de página (v. fs. 10) como razona-
ble un monto de condena de $ 500.000, por tal rubro, aclarando que no es vin-
culante ya que es el Juez el “único facultado para determinar el quantum de la
sanción”.________________________________________________________
_______Al fundar este pedido, afirma que no cualquier incumplimiento “per
se” debe ser sancionado con esta figura y aclara que se enrola en aquella parte
de la doctrina que considera que para que proceda su aplicación es preciso
además la acreditación de una particular reprochable conducta, una singular
voluntad. Afirma en lo esencial que los cuestionamientos de autos revisten
particular gravedad por su impacto en un importante sector de la sociedad sal-
teña y que existe una lesión masiva de patrimonios de consumidores. ________
_______Ahora bien, en la presente resolución se ha analizado la conducta de la
accionada, denunciada por el actor, y se ha concluido en que no resulta abusi-
va ni ilegal, tampoco se ha determinado la existencia de la lesión alegada.____
_______ __En el marco de tales lineamientos, se concluye que la multa civil re-
clamada por el accionante no resulta procedente.________________________
_______ V.- Que, como se indicara, el actor Daniel Humberto Paganetti, com-
parece por derecho propio y en representación de su hijo menor, M.P. No obs-
tante ello, no se advierte, ni lo indica la Asesora de Incapaces interviniente,
que exista en autos situación o conducta alguna que indique que se ha vulnera-
do el interés superior de niño (art. 3º de la Convención sobre los Derechos del
Niño), o que la presencia de éste modifique la conclusión a la que se arribara._
_______VI.- Que reclama el actor se ordene la restitución de las sumas abona-

15
das por dos entradas con más sus intereses, pretensión a la que se opone la ac-
cionada en su contestación._________________________________________
_______ Conforme los dichos de ambas partes, el 16/12/16 el actor, en compa-
ñía de su hijo menor de edad, concurrió al cine de la accionada, ubicado en el
Alto Noa Shopping de esta ciudad y adquirió dos entradas. Luego, a raíz de la
imposición establecida por la demandada en relación a la prohibición de ingre-
so con artículos no adquiridos en su “candy” entregó las entradas a uno de los
empleados de ésta y posteriormente se retiró del lugar.____________________
_______Ello demuestra que el demandante a pesar de haber abonado las entra-
das no las utilizó y si bien los motivos de la restricción de ingreso evidencian
que ésta no resulta abusiva, no existe razón que justifique que el importe abo-
nado no sea restituido frente al reclamo formulado.______________________
_______En tal sentido, no resulta relevante el hecho de que el actor haya cono-
cido o no la prohibición en cuestión, ya que ello solo revela, en su caso, que
sabía la situación a la que se exponía, pero no justifica que el importe de las
entradas sea retenido. La resolución del contrato se produjo por una falta de
acuerdo entre las partes respecto al acatamiento de una norma impuesta por
una de ellas, que si bien no luce como abusiva puede no ser aceptada por la
otra, quien como se vio optó por retirarse del lugar. Una solución contraria im-
portaría un enriquecimiento sin causa por parte del proveedor (art.1794
CCyC )_________________________________________________________
_______En razón de ello, corresponde condenar a la demandada a reintegrar al
actor la suma de $ 250 que conforme a las constancias de autos (v. fs. 4) abo-
nara el 16/12/16, dentro de los diez días de notificada de la presente, con más
sus intereses, los que deberán liquidarse con sujeción a la tasa activa cartera
general (préstamos) nominal anual vencida a treinta días del Banco de la Na-
ción Argentina, desde el -02/02/2017- fecha en que se reclamó tal devolución
(v. fs. 162) hasta su efectivo pago.____________________________________
_______VII.- Las costas del presente deberán ser soportadas por su orden ante
el resultado arribado (art. 71 CPCyC) y en consideración a la falta de cuantifi-
cación de los rubros que se desestiman. _______________________________

16
_______Por todo,__________________________________________________
_____________________F A L L O:_________________________________
_______I.- HACIENDO LUGAR PARCIALMENTE a la demanda incoada
por DANIEL HUMBERTO PAGANETTI, por sí y en representación de su
hijo menor de edad M.P. y, en consecuencia, CONDENANDO a HOYTS
GENERAL CINEMA DE ARGENTINA S.A. a reintegrar a Daniel Hum-
berto Paganetti $ 250 (pesos doscientos cincuenta con 00/100), con más los
intereses indicados en el punto VI de los Considerandos. Costas por su orden._
_______II.- RESERVANDO la regulación de honorarios de los profesionales
intervinientes para la etapa procesal oportuna.__________________________
_______III.- MANDANDO se registre y notifique._______________________

17