Está en la página 1de 79

COMPARACIÓN: LADRILLO COMUN DE HORNO,

BLOQUE SUELO ESTABILIZADO CINVA-RAM

EL SUELO ESTABILIZADO, UN TEMA PARA LA MEDITACIÓN


CONSTRUCTIVA.

ARQUITECTO LUIS FELIX ENRIA.

Agradecimientos:

- A Juan Morales, Antonia Morales y José Suárez, “Villeros” que tanto


me enseñaron.

- Profesor Doctor Augusto Enteiche, mi profesor en Bogotá,


Colombia.

- Arquitecto Cesar Luís Carli, Maestro de Arquitectos

- M.M.O. Pedo Natalio Saredi, Instituto Cemento Portland Argentino.

- Ex Colegio Profesionales de la ingeniería de Entre Ríos.

- Colegio Arquitectos de Entre Ríos.

- Instituto Autárquico planeamiento y vivienda de Entre Ríos.

- Universidad Tecnológica Nacional Seccional Paraná.


- Universidad Nacional del Litoral.

- Natalia Aranguiz- Pasante Universitaria

- Y a todos los que comulgan con las expresiones del filosofo chino
CHANG CH AO “Solamente quienes toman sosegadamente aquello
por lo cual se atarea la gente del mundo pueden atarearse por
aquellos que la gente del mundo toma sosegadamente”.

CAPITULO I INTRODUCCIÓN AL TEMA

A modo de justificación de este trabajo ¿Que es, para quienes, para qué, por que?

La profesión de arquitecto tiene muchas facetas, siendo una carrera de las más
abarcativas en lo social y cultural. Los años de profesión van delineando vocaciones,
sentimientos, ideas, ilusiones, que adquieren fuerzas propias y necesitan expresarse.
Toda idea nace de un sentimiento y busca un sentido y dirección en el que volcar todo
ese capital cultural.
¿Cuál es la idea que trata de viabilizar y transmitir este trabajo?
La comprobación que en el que hacer que se origina al tratar el tema vivienda, hay
marginados, y los hay en forma preocupante dado el porcentaje de personas sin techo
digno, a pesar del generoso espíritu del Art. 14 bis de la Constitución Nacional de 1957.
Es una realidad innegable, a vistas de todo el mundo, y que demuestra que podemos ser
iguales ante la ley, pero no en lo cotidiano, y que las diferencias sociales y económicas,
y la posibilidad de estrechar la brecha entre clases sociales es abismal, y escasamente
entendida y atendida.
El sentimiento idea es una opción por los pobres, por los desposeídos, por los
marginales, e intenta paliar, de alguna manera ese déficit habitacional que espanta a
todos, incluso a sensibles e indiferentes.
Se invierten habitualmente, cuantiosas sumas en planes de viviendas, se construye
“llave en mano”, se sortea la posibilidad humana de mejorar, pero a un sector muy
amplio se lo margina. Son aquellos que siendo jóvenes, con salud, con necesidades
siempre urgentes, con tiempo libre por no conseguir trabajo adecuados a sus realidades

2
y posibilidades, por tener sólo su necesidad y angustia forman las villas miserias, en las
que suman sus carencias. Es absolutamente necesario que la acción a cumplimentar se
entienda como una tarea “para el pobre, con el pobre y desde el pobre”. Ofrecerles la
posibilidad de mejorar su Standard de vida, teniéndolos en cuenta, y no marginándolos
aún más.
No es con grandes barrios de categoría medianamente alta que se solucionan estos
problemas, sino con un sistema modesto, concreto y reales, basados en una técnica de
baja densidad, y en uso intensivo de la mano de obra.
¿Mano de obra de quién? De los propios interesados, de los marginados, de los villeros.
Cual es la adecuación técnica- política- administrativa que los posibilitará: la ayuda
mutua, propia, dirigida, y subvencionada y entender que el poder, es el poder para poder
hacer.
Aquí entran en juego todos los posibilitadotes: gobierno, organismos no
gubernamentales, organismos de servicios y sin fines de lucro, profesionales de distintas
ramas y el propio necesitado, que en principio será operario beneficiario para
transformarse e el tiempo de marginado social a propietario contribuyente.
Mejorar la vivienda y el entorno urbano no es solo conseguir un techo adecuado, pues
hay una serie de beneficios difusos que aporta una vivienda adecuada, y que se
expresarán entre otras cosas, en mayor educación, mejor salud, creadores ellos de un
clima social menos miserable que el actual que los y nos aqueja. Porque el problema es
social nos afecta a todos y debemos medir nuestra responsabilidad y ejercerla.
Es necesario que las actitudes solitarias se transformen en actividades solidarias y para
ellos es condición la sensibilidad y la seriedad, y sumar el esfuerzo continuado y
sostenido, fuerzas capaces de vencer problemas que ahora aparecen como insolubles.
Nada es fácil, pero si no se lo intenta es imposible.
Con el criterio de coadyuvar en la solución (el clásico granito de arena) todo lo que
sigue es un manifiesto de posibilidades que procuran una esperanza real a una porción
importante del conglomerado social, y que en general suelen ser considerados
“villeros”, ¿los son porque desean serlo?, simplemente lo son porque no tienen otros
recursos y se acomodan a circunstancias que deben movernos a cambiarlas en beneficio
de todos.
Aquí una pregunta importante, insoslayable, ¿qué debemos hacer?, para que todo no sea
una utopía (utopía= lo que no existe).
Los movimientos y esfuerzos procurando mejoras nacen desde el yo íntimo, por lo cual
expresaré parte de la experiencia que a través de los años, las inquietudes (muchas) y las
reales consecuencias efectivas (pocas) me han deparado en este tema. Lo hago con el
único objeto de concientizar un tema que nos está mostrando y acusando de
indiferentes, o cuando menos de inhábiles para ver comprender y pretender solucionar
un problema habitacional, que en realidad es mucho más que eso.
La pregunta fundamental antes de iniciar nada es ¿Por qué una franja de ciudadanos
sumergidos, no tiene acceso a mecanismos, organizaciones que podrían y deberían
ayudarles, orientarlos y facilitarles todo lo facilitable?
Intentaré una respuesta, y es la que justifica el presente trabajo, narrando las
experiencias al respecto, a través de los años que transcurrieron en búsqueda de una
respuesta posible y concreta.
En 1966 y mediante una pasantía de investigación, fui becario del CINVA (CENTRO
INTERAMERICANO DE LA VIVIENDA) en Bogotá, Colombia, y el tema elegido era
el suelo cemento como posibilidad constructiva en viviendas.
Tuve un profesor, el doctor ingeniero Augusto Enteich, de origen chileno, y toda una
Universidad para mí. Era único becario, cosa que debió resultarme sugestiva, pues otros

3
colegas elegían otros temas. Allí me introduje e la problemática, y aquí quedan
patentizados esos esfuerzos, mostrando las tareas los ensayos y los resultados de la tesis
y trabajos realizados. Ello constituye la “técnica posibilitante”. Todo lo demás resultaría
ser la “filosofía necesaria actuante”.
Desde IAPV, Entre Ríos, construimos una vivienda, que 35 años después sigue en pie,
demostrando la buena condición del sistema, estando habilitada por la misma familia
originaria, y sin quejas al respecto.
En la UTN, de Paraná, se hicieron ensayos de laboratorio y pruebas de campo,
procurando concientizar a alumnos próximos a graduarse, en la esperanza de sembrar
ideas (1990-1991), y se anteproyectó una vivienda, cuyos planos se muestran, que no
fue construida por falta de recursos adecuados.
En 1992, la Universidad Nacional de Buenos Aires me honra como panelista y
expositor, en ocasión del 500 aniversario del descubrimiento de América.
En mi exposición redescubro y difundo el concepto de la “minga”, pues personalmente
quería rendir homenaje a cultura del hombre que el español encontró en América:
nuestro ancestro indígena. Se agrega el mensaje.
Siempre desde la función de profesor de escuelas técnicas y la facultad, he indicado a
los educandos que algo exista al respecto y que sólo faltaría ponerlo en ejecución con
todo el compromiso que ello conlleva.
Todo lo indicado forma parte de este trabajo, con la esperanza que su puesta en práctica
solucione parcialmente el angustioso problema de viviendas de interés social, y a la par
sugiera, con la puesta en práctica, mejorar al sistema.
Como colorario diré que de la sencilla máquina CINVA-RAM, a las grandes máquinas
bloqueras para suelo cemento, hay una gran diferencia e capacidad operativa,
producción y homogeneización de la calidad producida. Las grandes bloquera, propias
de la industria, no son móviles, mientras que la CINVA-RAM, son portátiles y se
pueden construir en un taller mecánico. Incluso el ministerio de Bienestar Social de
Buenos Aires, aplicando el mismo proceso las ha hecho con funcionamiento eléctrico-
Manual.
Invito a quienes tengan la paciencia de leer y aprehender el mensaje a actuar en
beneficio de nuestros hermanos e la indigencia.
Será para bien de todos.

Arquitecto Luis Félix Enría


Paraná Entre Ríos- 2008

4
Capítulos

a- A modo de razonable justificación


b- Viviendas dignas. Esquemas de acción posible
c- Introducción
d- Conocimientos de los suelos
e- Elaboración del suelo estabilizado
f- La maquina CINVA-RAM, bloquera manual
g- Comprobaciones de laboratorio
h- Vivienda realizada en la ciudad de Paraná (1973)

5
A modo de razonable justificación

……………” Y el acceso a una vivienda digna……….”


Art. 14 bis de la Constitución Nacional.

Hablar de viviendas es hablar de salud y de educación.

A partir de una circunstancia natural, de muy fácil comprobación, se puede fundamentar


toda una técnica con relación a determinado tipo de construcción.
La circunstancia natural que los suelos, la tierra, estén constituidos de dos elementos
básicos fundamentales, uno plástico y el otro no plástico (o antiplástico) permite
verificar y comprender porque en ciertas zonas, con tierras y climas adecuados, existen
viviendas, muros, “pircas”, hecho con adobe, sin mayor tratamiento y que están en uso
hace siglos. ¿Qué sucedió? La constitución de los suelos naturales, su granulometría, en
relación porcentual de arcillas y áridos, hicieron posible la confección de adobes, lo cual
sumado a zonas con lluvias normalmente no superiores a 700 Mm. Anuales,
configuraron una situación altamente favorable.
Ahora bien, si se atienden a circunstancias como las arribas indicadas, se estudia el ¿Por
qué? Que posibilite conocer las bondades del suelo, y se les agrega algún elemento que
“estabilice” esas condiciones, obtendremos “suelos estabilizado”.
El estabilizador puede ser cemento, cal materiales bituminosos, etc. Obtendríamos así,
por mejora a corrección de suelos naturales, un producto que pueda ser utilizado en casi
cualquier clima, con resultados técnicamente buenos, y económicamente favorables.
Para ellos es necesario implementar una política de acción, muy clara, muy probada en
cada circunstancia que se quiera encarar, pensar que el procedimiento puede aparecer,
como “amateur”, siendo que en realidad es una técnica Inter.-disciplinaria y obliga a
investigar.
Esta presentación tiene un solo objetivo: expresar las experiencias personales técnica y
divulgarlas, en procura de una generalización probable.
Las experiencias son:
a- Pasantía de investigación, en CINVA, Bogota, Colombia 1966, bajo la
supervisión de la Universidad Nacional de Colombia y del profesor Ingeniero
Enteiche Augusto.
b- Construcción de una vivienda familiar en 1973-1974, en suelo estabilizado en la
ciudad de Paraná (Entre Ríos).
c-
Las citadas experiencias, “sugieren” hacer otras, con el fin de adecuar el sistema
buscando economía de materiales, así como el mayor y mejor uso de la mano de
obra de los interesados y colaborar en la solución de su problema habitacional.
Atento a que para practicar un arte es necesario conocer las herramientas y su uso
adecuado, se explicita una posible “política de viviendas dignas” y una mecánica-
técnico- social- económico para lograrla.
Asimismo, se sugieren pasos que, en función de criterios teóricos técnicos, habría
que transformar en económico práctico.

6
Viviendas dignas- Esquema de Acción Posible

A- Realidad Actual- Realidad Posible y Lograble

El problema de escasez de viviendas dignas, es de índole económica, técnico y socio


cultural.
Para solucionar, aunque sea parcialmente el problema (dado que solución única y
definitiva no existe) es necesario intentar diversos criterios, desarrollar esquemas de
acción, adecuar tecnología no sofisticada.
Las necesidades existen y están a la vista, las posibilidades también existen, hay que
encontrarlas. Aceptar el desafío es comenzar a triunfar, no intentar nada es fracasar de
entrada. Es necesario “hacer para ser”.
Intentaré explicar una filosofía de acción y una mecánica posibilitadora de soluciones, a
partir de una cruda realidad, rescatando los valores positivos que toda circunstancia
tiene:
1º- Realidad: hay escasez de viviendas en todos los niveles, adquirir una se hace cada
vez más aleatorio.
2º - Realidad: hay mano de obra ociosa, por falta real de trabajo, no hay capacidad de
ahorro.
3º- Realidad: hay organismos oficiales con personal que trabaja por debajo de sus reales
posibilidades de servir y de servicio. Hay un muy buen material humano mal usado. No
busquemos culpables, encontremos soluciones.
A partir de estas realidades, armemos una política de acción real, concreta, posible, a la
que sólo haya que agregarle la voluntad de hacer, y la necesaria colaboración
económica.
Se debe hacer más unidades habitacionales con igual cantidad de dinero invertido, se
debe transformar capacidades vacantes u ociosas en capital activo. Se debe simplificar
todo, desde el trámite burocrático hasta el sistema constructivo.

B- Método posibilitante sugerido (uno entre tantos posibles)

El criterio consiste, básicamente en la implementación correcta de métodos


perfectamente conocidos y no suficientemente apreciados.
1) Sistema de ayuda mutua, esfuerzo propio, y dirigida.
2) Aplicación de la técnica constructiva del suelo estabilizado, con uso de maquina
bloquera CINVA-RAM.
3) Efectuar todos los cambios posibles en el proyecto de la unidad habitacional,
que produzcan economía sin desmedro de la calidad de uso.
4) Implementar un equipo humano y técnico adecuado a las circunstancias, con
personal que se desafectará de organismos públicos para afectarlos a tareas más
útiles y acuciantes. Es importantísimo que este personal esté interesado básica y
vocacionalmente a la solución del problema, y no ser solo afectado en forma
administrativa.
5) Aplicar a la construcción de grupos habitacionales el sistema de “Construcción
Repetitiva”, grupos que excavará cimientos, grupos que levantará muros, etc.
Repitiendo escalonadamente sus tareas en las distintas unidades de habitación.
Harán y aprenderán.
6) Prefabricar, no solo los bloques de suelos estabilizados que harán la
mampostería, sino también viguetas, y paneles de techos. Ellos con mano de

7
obra de los interesados. Es necesario encarar con criterio empresarial la
“Empresa” de acceder a una vivienda.
Para que los puntos citados puedan cumplirse sin que la sola buena voluntad conduzca a
fracasos, es necesario cumplir con determinados requerimientos.

a- Técnicos: Investigarán: la calidad de los suelos, analizarán las mejores


condiciones para hacer suelo estabilizado, enseñarán el uso de la
máquina CINVA-RAM, y de toda la técnica necesaria para hacer bloques
y levantar muros, hacer viguetas y paneles de techos, etc. Conducirán la
marcha de la obra, con todo lo que ellos implican. Todo este personal no
es necesario contratarlo, ya lo esta ocupando funciones a veces
incoherentes y otras innecesarias. Hay que buscar y encontrar todos los
que estén vocacionalmente en función de servicios y motivarlos
descontando que debe ser personal altamente especializado en estos
criterios. No improvisar.

b- Sociales: Un grupo de trabajadores sociales (también del Estado) se


encargará y tendrá la responsabilidad de organizar, instruir y dirigir
grupos humanos, bajo la filosofía de la “ayuda mutua, propia y dirigida”.
Para esta tarea de gran responsabilidad y significación, se cuenta con
personal adecuado y suficientemente preparado, ansioso de servir.-

c- Recursos económicos- financieros: se debería destinar una partida para


lograr un “efecto de demostración”, por ejemplo, un grupo de diez (10)
viviendas. Ello permitiría convencer (que significa “vencer con”) a todos
los interesados y necesitados. Es imprescindible comenzar por lo fácil y
seguir con lo más difícil.
Deberá actuar un organismo patrocinante, que podrá o no ser el propio
Estado.
Es imprescindible expresar que la autoconstrucción no es una técnica
aislada, sino un método, una filosofía en acción, para construir viviendas,
desarrollando los valores de la solidaridad, aumentando esfuerzos, para
combatir una situación angustiante. Para ellos el primer plan que se
encaré deberá estar revestido de todas las garantías para triunfar y
además lograr los objetivos en un tiempo razonable para combatir el
desgaste o cansancio psicológico. No diluirse, es una obligación de todo
el programa que tienda a conseguir algo.

C- Tema para la meditación previa a la acción


Si se toma como unidad de medida para tal plan, el hombre sumergido, habrá que
implementarlo todo desde el punto de vista que la reducción del costo de una
vivienda, sólo podrá obtenerse por la suma de una serie de discretos ahorros, y en
algún rubro de importancia. De importancia es la “mano de obra” que pueda
representar una tercera parte (ó más) del costo total. Hay por lo tanto un costo
operativo y un costo social, fácilmente detectable.
En un proyecto se puede variar, con criterio lógico y por economías por máximos e
inteligente aprovechamiento, rubros como los que a continuación se indican:
- Contrapisos, con suelo estabilizado.
- Mampostería, con bloques de suelo estabilizado.
- Viguetas armadas, fabricadas por los interesados.

8
- Adintelados
- Planchones para techos, vibrados, con alma de cáscara de arroz, fabricados por
los interesados.
- Aislación losa, usando suelo estabilizado, carbonilla, cáscara de arroz.
- Revoques, no se los haría, pintado con pintura cementicia.
- Carpintería, solo la exterior y la de baño.
- Herrajes.
- Pisos y zócalos de cemento alisado.
Es absolutamente necesario viabilizar un “plan específico” que exigirá, por lo menos, lo
siguiente:
- Construir un prototipo.
- Plan de por lo menos diez viviendas.
- Armar equipos de tareas.
- Destinar terreno, lotear, urbanizar. Deberán tener, de ser posible agua corriente y
luz, aunque no forzosamente cloacas.
- Sistema constructivo, aplicando la mayor cantidad posible de tareas repetitivas.
- Prefabricar elementos: bloques, viguetas techo, paneles sándwich, con mano de
obra interesada.
- Difundir toda la filosofía técnica posibilitante, haciendo.

Una vez demostrada la viabilidad de tal “empresa”, será posible armar otros planes para
atender similares situaciones.-
Las circunstancias exigen, las realidades golpean. Esta presentación solo desea aflorar
una solución, que aunque parcial, no deja de ser solución a atender.

9
Seminario Internacional

“Diseño y Tecnologías apropiadas para viviendas de interés


social”

Universidad Nacional de Buenos Aires - 500 años del


Descubrimiento de América. 1992

Objetivos
Generales:
a) Revindicar la necesidad de una cooperación internacional efectiva
y real para solucionar problemas del hábitat, destinada a corregir
los desequilibrios existentes en la actualidad, respetando los
valores culturales existentes de cada país.
b) Instaurar en el seno de la facultad de arquitectura de la
Universidad de Buenos Aires, el debate productivo, tendiente a
lograr soluciones concretas a la crisis habitacional de
Iberoamerica y la destrucción del patrimonio histórico.
c) Reconciliar el ámbito de la universidad – el de los conocimientos
y la investigación-, con el de la realidad socioeconómica de
nuestros países. Ver la arquitectura y tecnología popular como
fuente de creatividad e innovación tecnológica.
d) Producir la interrelación entre profesionales, instituciones y
organizaciones del sector formal e informal, interesadas en el
tema.
e) Propiciar el debate entre profesionales, instituciones y
organizaciones del sector formal e informal, interesadas en el
tema.
f) Desmitificar los planes masivos de viviendas como solución al
problema habitacional de los PVD.

Particulares:
a) Orientar la creatividad de alumnos y profesionales de
Iberoamerica, hacia la elaboración de un proyecto de construcción
del hábitat para nuestros países, superador y posible en el corto
plazo.
b) Dar a conocer el programa CYTED-D V centenario, como marco
de investigación Iberoamericana. El subprograma XIV y su
estructuración, “Tecnologías para las viviendas de interés social”.
c) Destinar los fondos de ayuda y colaboración que se obtengan a la
construcción a la construcción de un proyecto piloto de bajo coste
que sirva de modelo para su difusión en toda Iberoamerica.
d) Exponer la información técnica con que cuentan todos los centros
de investigación aplicada al campo de la producción de viviendas
de bajo coste.
e) Presentar los resultado sede las investigaciones en curso sobre
nuevos materiales, hormigones a base de desechos
agroindustriales, aspectos específicos de la tierra como material

10
de construcción, posibilidades de la madera en la realización en la
realización de viviendas de muy bajo coste, soluciones en materia
de infraestructura, saneamiento y depuración de bajo coste.
f) Promover la búsqueda de alternativa viables y de bajo coste para
la construcción de la vivienda con sistemas constructivos y
componentes industrializados en los países en vía de desarrollo.
g) Analizar las políticas y sus resultados, implementadas hasta hoy
en materia de vivienda, en los países iberoamericanos.
h) Reflexionar sobre los alcances y posibilidades de
autoconstrucción, los programas de esfuerzos propios y ayuda
mutua, y el cooperativismo, en la solución al problema
habitacional de los PVD

11
La tierra como material de Construcción……. Un Modelo para pensar……

La tierra es hoy material de construcción básico en Latinoamérica, en Nueva Méjico


(EE. UU.) , en África…. Y por ello, sobre la tierra se está investigando, en Navapalos
(España) INTER-ACCIÓN, en Grenoble (Grupo Craterre) en París (C.S.T.E) y en Lyon
(INSA); en Lovaina (Bélgica), la universidad católica; en Kassel (Alemania), el equipo
de profesores Minke; Max Top y Hassan Fathy en EE. UU. El profesor Vargas en Perú;
el profesor Barrios en Chile; CEPED en Brasil…., por sólo mencionar algunos grupos
más activos. Un tercio de la humanidad, 1.500 millones de seres, viven, se alojan y se
protegen, hoy, mediante construcciones de tierra. Por ello, en este rumbo, también se
haya investigando el Instituto Eduardo Torroja de Madrid y, en particular, el equipo del
profesor Julián Salas, quién en las jornadas realizadas en 1986 sobre “La tierra como
material de construcción”, puntualizará al respecto “La tierra seguirá siendo material de
construcción mientras existan esos 100 millones de seres humanos sin ningún tipo de
cobijo y mas de 1000 millones viviendo en chabolas, ranchitos, conventillos, pueblos
jóvenes, favelas y callampas”.
La oferta oficial de viviendas a base de tierra, según
Naciones Unidas, en los países en vía de desarrollo (PVD) es superior a las 500.000 por
año (200.000 en Latinoamérica, 200.000 en África y 100.000 en Asía) hay más síntomas
que la vuelta a la tierra como material puede que sea una noble reacción primaria contra
las recientes orgías de hormigón y acero. Ya en su tiempo, Viollet-le-Duc estigmatizó a
los arquitectos que sistemáticamente optaban por las soluciones caras y animó a los
maestros de obras a que se opusieran al derroche. La tierra será material de construcción
si la marcha de los precios de los materiales hoy tradicionales sigue su galope
ascendente. La tierra mientras, permanecerá estancada en su costo cero.
La tierra tiene futuro si contamos con los consumos
energéticos: una tonelada de tierra estabilizada con un 4 % de cemento supone un
consumo de 55 termias, frente a las 170 del hormigón, las 700 de la cerámica o las 7800
de la lana mineral. Coincidimos en las alabanzas a la tierra como material, se le asignan
calificativos como: natural por su origen, sensual en sus formas, cálida por su tacto
tonalidades, voluptuosa a la vista y ecológica en su destrucción, volviendo a fundirse
con el suelo origen. No esta mal el discurso, pero es hora de centrarse e realidades, y su
provenir se lo juega en el mercado y sus leyes.
Las razones por las que coincidimos y requerimos de
INTER-ACCIÓN- Centro de Navapalos y el Instituto de Navarro Torroja y su
participación son las siguientes:

a) Un reconocimiento de la construcción con tierra no está en contradicción con los


restos de la construcción aquí y ahora. Se trata de probar- y no son necesarias
grandes sumas para la investigación/ experimentación – que las construcciones
de tierra son posibles con los medios de producción de nuestros días, máxima si
las exigencias térmicas y acústicas se valorizan. Una tecnología de tierra puede
ser prometedora.

b) Resulta necesario abrir entre nosotros el debate sobre la tierra como material de
construcción, debate que puede tener una gran fuerza pedagógica, ya que
desenmascaran comportamientos muy arraigados. El camino debe tomar como
origen el saber hacer exigente y el patrimonio construido, y sobre estas bases
definir un nuevo Hábitat y adaptar las nuevas soluciones.

12
c) Se necesita hoy el conocimiento básico aplicado a la tierra, como material de
construcción, para hacer frente con mayor apoyo tecnológico a la conservación y
restauración del patrimonio cultural, tanto dentro de nuestras fronteras como
donde existía un legado universal en peligro...

d) La investigación sobre la construcción con tierra aplica “una visión Planetaria”,


y si se me permite, yo diría Latinoamérica. Este material permite mutua
fertilización entre diferentes culturas, y exige de los profesionales una actitud
nueva, abierta y humilde. La construcción con tierra deviene hoy, en no pocos
pasos de cooperación internacional, revulsivo de innovación, no solo
tecnológica, sino cultural y social…

e) La tierra como material de construcción puede ser una bandera de cooperación


solidaria con Latinoamérica en el marco del V centenario del encuentro de dos
mundos y dentro del PROGRAMA CIENCIA Y TECNOLOGÍA para el
DESARROLLO. CYTE-DE.
Esta muy bien que estemos activos en los grandes proyectos, en el “Sprit”, en el
“UREKA”, en el “AREANE”…, pero sin olvidar una serie de temas que pueden
ser movilizadores dentro del dialogo Norte- Sur, y siendo concientes, como se
señala el informe de Brandt, de que “EL PORVENIR DE TODOS DEPENDE
DE LAS ARMONICAS RELACIONES ENTRE LOS PAÍSES DEL NORTE Y
LOS DEL SUR”.
Sabemos que hay dentro de la República Argentina y el resto de América latina,
varios grupos que están trabajando activamente en la utilización de la tierra y el
suelo estabilizado para la construcción de viviendas y equipamientos.
Colocaremos a “ese saber” y a “esa práctica” a participar e intercambiar
experiencias en este seminario.

13
“ES NECESARIO QUE RENAZCA EN NOSOTROS LA ESPERANZA

DE UN PORVENIR MEJOR, ESPERANZA FUNDADA EN EL

ESTUDIO DE LO PROPIO Y EN LA CONCIENCIA DE LAS PROPIAS

FUERZAS, CUANDO CREYENDO QUE FUIMOS, CREAMOS QUE

PODEMOS VOLVER A SER”.

JULIAN JUDERIAS.
“LA LEYENDA NEGRA” 1914

14
A- “Déficit Habitacional Nacional.

Su implicancia técnica, social, económica y financiera.


En el informe producido en 1957 por la “Comisión Provincial de la Vivienda” de Santa
Fe, creada por ley 09125, de la cual el informante fue secretario ejecutivo en el periodo
1956- 1958, atendiéndose a los censos nacionales, se desprendía que a esa fecha existía
un déficit nacional de 800.000 unidades de habitación.
En 1986, informe de origen oficial estima en 2.800.000 unidades de déficit que soporta
el país en el rubro viviendas.
De la comparación de ambas cifras se desprende que el dato de 1957 peca de optimista,
o el de 1987 de excesivamente pesimista. En las circunstancias actuales y futuras
previsibles, ¿Es posible solucionar el déficit habitacional? La contestación es un rotundo
“no”.
Las causas de ese NO rotundo, son fundamentalmente “económico-financieras”, pues
podemos suponer que, teóricamente, a cada problema social le corresponde una
solución técnica adecuada, siendo esto también un embeleco, pues la fuerzas laborales y
los fondos apropiados (si los hubiera), puestas a solucionar el problema habitacional,
dejarían inerte el aparato de crecimiento natural de todas las otras actividades vitales:
salud, educación, obras públicas, etc.…
Dilema de hierro, no hay solución posible, y tampoco es digno y aceptable quedarse
haciendo nada.

B- ¿QUÉ HACER? Búsqueda de política y estrategia.

Sistemas técnicos apropiados y apropiables


Quizás sea necesario insistir en algo que pasa desapercibido: cambiar el enfoque mental
de muchos de los responsables en viviendas con nivel de decisión, romper con esa
especie de “autismo funcional”, que nos ha conducido a una verdadera deformación
profesional. La solución, o por lo menos el principio, pasa por el razonamiento; lo
primero es la idea; pero no una sola idea, sino la suma de todas las posibles y
expresables técnicamente, y a la mano en el momento considerado.
¿Que hacer cuando el problema no tiene remedio posible, total y único? Simplemente
intentar todos los sistemas que, optimizando los procedimientos disponibles, producen
mayores logros, a sabiendas que siempre serán pocos, dada la magnitud del problema.
Serán necesarios sumar esfuerzos determinados, unir voluntades, y encontrar un
mecanismo que posibilite logros, así sean parciales, para determinada franja social-
económico- cultural.
Es fundamental respetar y conocer la cultura del estrato social a la cual va destinado el
apoyo. Muchos planes muestran su fracaso, y esa es una de las causas: intentar
solucionar el problema habitacional desde nuestras propias pautas culturales-
profesionales, sin consultar caritativa y concientemente, a quienes en definitiva deberían
ser los beneficiarios de todo ese accionar: los carenciados, que no solo lo son de
viviendas, también de trabajo mas o menos continuo.
Un sistema constructivo, no el único, quizás tampoco el mejor, es sumar el “suelo-
cemento” como tecnología y la “ayuda mutua” subvencionada como criterio de
aplicación. Este criterio es apropiado porque atiende a la solución del problema, y
apropiable por el interesado (futuro beneficiario) puede intervenir con su esfuerzo a la
consecución de una vivienda digna.

15
Solo explicando la interacción de un principio consensuado (la “ayuda mutua
subvencionada”), con un criterio constructivo (el “suelo-cemento”), puede operarse con
expectativas exitosas.

Situación Actual-Teórica y Realidad del Déficit Habitacional.

Hablar sobre déficit habitacional, y sobre incapacidad real para solucionarlo en forma
concreta y a corto plazo, es por lo menos ocioso. Sin embargo, el problema existe, es
acuciante, es innecesario hacer algo, aún a sabiendas que la solución ideal jamás será
alcanzada.
Es necesario empezar, desde algún punto de arranque. Empecemos.
El problema planteado por las denominadas viviendas de interés social, en lo que a
déficit respecta, puede ser visto a fin de una mejor interpretación, a partir de algunas
preguntas; por ejemplo ¿Por qué hemos sido tan pocos efectivos para encarar decidida y
esforzadamente, la cuestión de la pobreza y de los medios ambientes degradados, en los
que perviven, sobreviven, mas que viven, millones de hermanos nuestros? ¿Qué faltó,
en su momento, o siempre, para que ésta situación se torne prácticamente desesperada o
desesperante?
En una somera e incompleta enunciación, podemos decir que:
 Faltaron ideas realizables, y hubo exceso de ideas no realizables o
incongruentes, dispersas.
 Faltaron proyectos viables.
 Faltaron medios
 Faltaron imaginación para potenciar los pocos medios con que se cuenta o se
contó.
 Falta de uso concreto de los medios con que se cuenta, ocasionando desperdicios
irracionales, por ejemplo, mal uso de la infraestructura gubernamental ociosa.
 Falta de claridad en las políticas aplicadas.
 Falta de continuidad de cualquier política.
 Falta de fe, de esperanzas, de caridad y de piedad, por falta de solidaridad.
 Falta de adecuación a la suma de realidades negativas actuantes, y fuerzas para
enfrentarlas.
 Falta de “ideas fuerza sentimiento” capaces de afrontar el desafío; poniéndolas
en práctica.
El Seminario Internacional, en recordación del V Centenario del Descubrimiento, es
suficientemente tentador como para expresar algunas ideas, tratando de revertir el
sentimiento anonadante de estar frente a una batalla perdida, en lo que hace al déficit de
viviendas dignas.

16
Antecedentes históricos que aún actúan

En estos quinientos años han ocurrido cosas, de todo color, pelo y marca.
Entre las cosas que ocurrieron, una de ellas y muy importante, es la falta de estima o el
olvido de ciertas virtudes indígenas, que perviven o subyacen aún en nuestra población,
a veces como vago sentimiento de un bien perdido. ¡No está perdido, está oculto, y se lo
puede rescatar, como salvataje cultural, y aplicarlo, con otras palabras, con otros
términos, pero con igual sentido en soluciones pragmáticas!
Un término muy significativos (porque significó algo de valor) y muy poco usado es el
idioma de la palabra MINGA, que según el diccionario de la lengua española, significa:
“ayuda que se presta a otro en el trabajo y que se retribuirá de la misma manera.
Reunión de campesinos para ayudar a otro, que este retribuye con comida y bebidas” es
Americanismo de uso en Argentina, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador y Perú, todos
países andinos. Ello dice sencillamente, que esa palabra significó un uso, y una
costumbre, en fin, una tradición. Recatémosla, trasladémosla a los umbrales del siglo
XXI y hagamos algo, dado que el sentimiento aún pervive.
Empecemos por observar con que “Espíritu” y con que “Medios”, los más desposeídos
construyen su techo, su rancho, siempre, siempre lo hacen con elementos que tienen a la
mano y que no les cuesta: barro, paja, madera, plástico en desuso, cartón, latas. O sea,
dan “valor” a algo sin “costo”, y lo usan adecuándolos a los fines perseguidos.
¿Cuándo lo hacen y con quienes?, normalmente en horas muertas y con la colaboración
de vecinos tan desposeídos como el futuro ocupante de esa superficie cubierta. ¡Estamos
frente a la demostración real de la MINGA, ese sentimiento que subyace y se expresa en
una actitud constructiva!
Un porcentaje altísimo de hermanos nuestros solucionan así su necesidad habitacional,
sin crear al poder más problemas que un uso de la tierra fiscal en muchos casos, pero
ninguno originariamente económico financiero.
Por lo tanto, y como premisa fundamental podemos decir que normalmente cada uno
ataca “su déficit habitacional”, según “sus medios”. En este caso, materiales
aparentemente deleznables, y la colaboración espontánea de sus iguales.
La población carenciada se procura un techo, el que puede, desde su común soledad y
su pobreza de medios. ¿Por qué no encauzar ese criterio, potenciarlo y colaborar para
conseguir logros más altos? ¿Cómo hacerlo?

Preguntas y respuestas posibles

Las cosas no se han de desconocer, ni sobrevalorar, por lo tanto sometamos nuestra


inquietud constructiva a otro cuestionario, y luego intentemos una respuesta concreta a
cada interrogante.
1. ¿Cuáles son las necesidades?
2. ¿Cuáles son los medios y posibilidades?
3. ¿con qué se hacen las cosas?
4. ¿Cómo se pueden hacer las cosas, dando buen uso a lo que está como sobrando?
5. ¿Cómo se arma un equipo?
6. ¿Cómo se trabajaría?
7. ¿Qué se persigue y que se obtiene?
8. ¿Se puede fracasar en el intento, y en todo caso por qué?
9. ¿Es necesario cambiar el enfoque, el plano mental, para poder actuar?
10. ¿Qué sería necesario para optimizar las posibilidades?

17
Antes de proceder al desarrollo de las contestaciones posibles y probables, es necesario
reconocer que toda investigación a base de cuestionarios está expuesta a acumular
muchas informaciones erróneas, quizás intencionalmente, falseadas, con lo cual todo se
podría transformar en una inmoral manipulación. No se da aquí tal circunstancia por el
mismo sentido del seminario, que es fundamentalmente buscar soluciones posibles, a
partir del criterio que toda situación cultural o vivencial plantea problemas
metodológicos a comprobar, o por lo menos comprobables, y que cada exposición
significa un aporte de realidades concretas o de sueños en vía de cumplimiento.

1- ¿Cuales son las necesidades?


Las necesidades de viviendas dignas son abrumadoras y la enunciación de los datos
oficiales en cuanto a la situación deficitaria, de entrada invita a no profundizar en el
problema y sus posibles soluciones, debido que desde ya sabemos que no hay ninguna,
absolutamente ninguna solución posible e inmediata para resolver, en un lapso
prudencial, tal despropósito. Carentes de datos que no sean de Argentina y estimando
que en los demás países iberoamericanos la situación no es mejor, el solo pensar que en
1956 en Argentina se estimaba un déficit cercano al millón de unidades de habitación,
según el “Plan de Emergencia” elaborado por la Comisión Nacional de Vivienda, creada
por Ley 6404/55, y que ese déficit actualmente redondea los 3 millones (1992) da a
pensar que algo a funcionado y sigue funcionando mal, o que los datos son erróneos, o
peor, falsos.
De cualquier manera es demasiado evidente que hay déficit, que el mismo es enorme, y
que algo hay que hacer. No tiene sentido saber números de frías estadísticas, si no
pensamos que esos números son familias, seres humanos a los que hay que brindar
apoyo sin sustituirlos, teniéndolos en cuenta como seres vivos activos (no números
muertos), y sentir que cada ser, es “único, insustituible e intransferible”
Más que medir el nivel de “apoyo en cuanto a volumen”, es necesario referirse al tipo
de “apoyo en cuanto al sentido” y desde ese punto de vista analizar el déficit
habitacional, y en base a algún criterio técnico apoyado en alguna filosofía, actuar.
Los resultados siempre serán positivos, aunque el déficit aparezca invencible. Algo se
logrará. Algo hay que hacer. Hagámoslo.

2-¿Cuáles son los medios y posibilidades?


A los fines de esta presentación se consideran medios; la capacidad ociosa de los
necesitados de vivienda y trabajo, y la capacidad no utilizada del aparato estatal en sus
diferentes estamentos. El necesitado brindará su mano de obra, el Estado toda la
apoyatura técnica y social. Todo enmarcado dentro de un criterio técnico filosófico que
puede llamarse “Sistema de ayuda mutua, dirigida y subvencionada”, o “ayuda mutua,
dirigida y subvencionada” que aplicando una “tecnología conveniente, apropiada, y
apropiable” o “solución tecnológica posible” o “soluciones no convencionales” o
“vivienda elemental” nos hace pensar que estamos ante un criterio aparentemente
nuevo, que sin embargo es muy viejo; es el mismo criterio de elaboración entre partes
que configura el sistema de MINGA.
Unir, la necesidad, el tiempo ocioso, con la capacidad y vocación de profesionales que
forman los cuadros de reparticiones del Estado, organizarlos, subvencionarlos, dirigirlos
sin sustituirlos, abre un abanico de posibilidades, solo mensurable al ponerlo en
actividad, y de acuerdo a los reales medios con que cuenta. También aquí debemos
reconocer que las posibilidades siempre serán menores que las necesidades a llenar.
Pero a toda posibilidad que seamos capaces de instrumentar debemos darle su real
importancia, haciendo. Hagamos.

18
4-¿Cómo se pueden hacer las cosas, dando buen uso a lo que está como sobrando?
Sobran necesidades, sobra mano de obra ociosa, sobran profesionales con vocación,
muchas veces cumpliendo simplemente horarios en oficinas en lo que hay poco para
hacer, siendo que hay demandas urgentes por otros lados.
Con todo ello, ¿Qué se puede hacer?
Brindar una tecnología adecuada, créditos y subsidios, asistencia técnica y legal
especializadas, creando incluso un Centro de Asistencia Técnica. Todo ello conformaría
una “política de acción posibilitadota”. “es necesario poner orden, clarificar lo fines, y
evaluar los medios”.
Todo ello es posible mediando una decisión firme. Hagamos.
La propuesta de esta presentación es que pueden hacerse viviendas con ayuda mutua
(Minga) como sustento filosófico, y con suelo estabilizado como criterio técnico.
A partir de una circunstancia natural, de muy fácil comprobación, se puede fundamentar
toda una técnica con relación a determinado tipo de criterio constructivo.
La circunstancia natural es que los suelos, la tierra, están constituidos de dos elementos
básicos fundamentales, uno “Plástico” y el otro “No Plástico” permite modificar y
comprender porque en ciertas zonas, con tierras y climas adecuados, existen viviendas,
muros, “pircas”, los “tambos incaicos”, hechos básicamente con adobes, sin mayor
tratamiento, y aún en uso después de siglos.¿ Qué sucedió?, simplemente que la
constitución de suelos naturales, su granulometría, la relación porcentual de arcillas
(plásticos) y áridos, hicieron posible la confección de adobes; lo cual en zonas con
lluvias anuales inferiores a 700 mm. , configuran una situación altamente favorable y
posibilitadota.
Ahora bien, si se atienden a circunstancias tales, se estudian su porqué, y se lleguen a
conocer sus bondades naturales, esos suelos serán la base primordial de un criterio
constructivo, aplicable a viviendas, edificios de usos sociales colectivos, usando
fundamentalmente mano de obra no especializada, apoyada por el aparato paraestatal
que se deberá organizar para conjugar todas las necesidades con todas las posibilidades,
dentro de un marco de máxima economía de medios.
Esos suelos, analizados y clasificados, serán estabilizados en sus buenas condiciones,
con algún elemento ligante, y tendríamos así, muy esquemáticamente, definido el
sistema constructivo denominado “suelo-cemento”, cuando el elemento industrial es el
cemento Pórtland o “suelo estabilizado”, cuando el estabilizador es otro, por ejemplo
cal. A la tierra, cuando su tenor plástico es muy elevado, y por lo tanto de uso poco
apropiado, se le podrá agregar, como árido empobrecedor de plasticidad “arena, aserrín,
virutas, cenizas minerales o volcánicas”, que cumplan la condición de estar e la cercanía
de la obra. La distancia nunca es economía.
Así obtendríamos, previos ensayos caseros o de laboratorio, un producto estabilizable
en cualquier clima, prácticamente bajo cualquier condición atmosférica, con resultados
técnicamente buenos y económicamente favorables.
Estos planteos, de tipo teórico técnico, implementados dentro de una política de acción,
generan resultados económico-prácticos.
Podríamos definir al suelo-cemento, o suelo estabilizado, como una composición en la
que el agente estabilizador fija las cualidades optimas del suelo natural, y transmite
otras que, por si misma el suelo no tiene.
El suelo del “estabilizante” estará condicionado a diversos factores, fundamentalmente
al “factor económico”.
Allí donde las vías de comunicación son difíciles y los materiales de construcción para
muros resulten escasos; donde haya mano de obra disponible y los suelos tengan un

19
grado de arena (árido) y arcillas (plástico) adecuados, el suelo estabilizado no sólo
resultará económico, sino también convenientes y quizás insustituible.
5- ¿Cómo se arma un equipo?
Casi todos los problemas técnicos son en realidad problemas humanos. Para armar un
equipo técnico que se dedique a solucionar problemas de otros y sus propios problemas,
hay que “seleccionar gentes.
Será necesario implementar un equipo humano y técnico adecuado a circunstancias y
necesidades, con personal capaz, que se desafectará de organismos públicos, para
afectarlos a estas tareas.
Es importantísimo que este personal esté interesado básicamente y vocacionalmente en
la solución de problemas de los más desposeídos. No debe ser sólo una adscripción
administrativa. Serán técnicos (de distintas ramas del quehacer), que proyectarán,
analizarán las situaciones socio- económicas, buscaran las posibilidades, estudiarán las
características de los suelos para su uso como base del “suelo-cemento”, enseñarán la
técnica apropiada, conducirá la marcha de la obra, con todo lo que ella implica.
Forzosamente habrá trabajadores sociales, encargados de organizar, alentar y dirigir
grupos humanos bajo el sistema de ayuda mutua.
Además, los carenciados de vivienda y trabajo, que tengan como capital: salud,
capacidad de esfuerzo sostenido y deseos de mejorar. Hay toda una gran franja social en
éstas condiciones, y a está franja está dirigida la intención de esta presentación.

6- ¿Cómo se trabajaría?
Si se toma como unidad de medida para tal emprendimiento, al hombre sumergido,
habrá que implementarlo todo desde el punto de vista que la reducción del costo de una
vivienda sólo podrá obtenerse por la sumatoria de una serie de discretos ahorros. La
mano de obra es un recurso, que puede representar una tercera parte del costo total. Esa
mano de obra, no sería gratuita, (pues en éste sistema también se considera la solución
del problema del hombre sumergido). Hay que considerar costos- costos operativos y
costos sociales. A quién trabaje en la consecución de su futura vivienda se le abonará un
porcentaje del jornal oficial, y el resto pasará a una cuenta tipo caja de ahorro, cuya
suma final servirá para amortizar parte de la vivienda, dado que la misma no se regalará.
Luego existirá un crédito blando, en función de las posibilidades de pago del grupo
familiar y adecuado a tiempos razonables.

7- ¿Qué se persigue y qué se obtiene?


Se persiguen varias cosas: disminuir el déficit habitacional de una franja social
carenciada; dignificar al ser humano ayudándole (no sustituyéndolo) a que consiga su
propio techo; ocupar las horas ociosas e incluso crear fuentes de trabajo para gentes no
especializadas, actuando tal criterio como escuela formadora. El ente encargado de tal
emprendimiento no busca negocios ni regala nada. Forzosamente tendrá que ser una
organización para estatal, con apoyo decidido de los gobiernos y de los organismos sin
fines de lucro que decidan actuar como “sponsors”.

8- ¿Se puede fracasar en el intento, y en todo caso por qué?


El fracaso es siempre posible, pues todo el trabajo finca en una filosofía de acción, que
está muy bien representada por la MINGA, y hoy subyace dentro de la cultura de los
necesitados, pero no dentro de la realidad de quienes pueden colaborar desde el campo
de las grandes ideas.
Puede ser considerada por algunos como idea trasnochada, ilusa, delirante. Sería el
criterio de los que no creen; y en esto, como en tantas cosas es necesario “creer para

20
crear, y ser para hacer”. Sólo pueden actuar individuos de fuertes convicciones y gran
desprendimiento, individuos que en la palabra “profesional” hayan descubierto la
inserción de la sílaba “fe”. Se puede fracasar por la falta de fe e indiferencia de los
demás.

9- ¿Qué será necesario para optimizar las posibilidades?


Forzosamente sí. El trabajador social, que dedique sus esfuerzos a la solución de los
problemas de “los otros”, utilizará su inteligencia, su capacidad, su tiempo, en algo que
generalmente no genera honorarios. Quizá su emolumento sea el pago mensual que
reciba como sueldo. Sucede que ese esfuerzo abonado con, un sueldo, realmente tiene
sentido, y allí fincará el valor de su accionar.

10- ¿Qué será necesario para optimizar las posibilidades?


Las ideas sólo serán realizables si hay una fuerte y constante decisión política que la
apoye, y que el Estado, las sociedades sin fines de lucro, los clubes de servicios y las
distintas iglesias, arracimen en una sola voluntad sus esfuerzos tratando de conjugar el
verbo hacer. Será absolutamente necesario brindar acceso legal a la tierra, a los servicios
esenciales, con previas urbanizaciones y loteos lógicos, habrá que brindar asistencia
técnica y legal; se debe simplificar todos los trámites administrativos y se deberá
brindar servicios de apoyo de tipo social. Todo ello puede obtenerse a poco que se
examinen cargos y funciones de las plantas de personal estatal. Hay allí una cantera
inagotable de materia gris que espera simplemente ser bien usada. Ellos investigarán
posibilidades técnicas actuarán en concordancia con los interesados y luego transferirán
el paquete de conocimientos, inspeccionarán, y dirigirán a todos los individuos y grupos
que bajo el criterio de ayuda mutua, propia, dirigida, subvencionada, se hayan
conformado en MINGA y que sientan el orgullo del trabajo fecundo y además sabedores
que les es respetada su cultura propia, trabajando a partir de hechos concretos diarios y
comunes.
Sólo trabajando con la necesidad de los grupos, con las posibilidades existentes y la
colaboración de ambos, podrá afrontarse con algún éxito el enorme desafío de
solucionar, aunque sea parcialmente, el déficit de los más desposeídos, que también
suelen ser los más olvidados de toda acción social permanente y efectiva.

A título de esperanza final

Todo lo que antecede, y mucho mas que podría escribirse en apoyo de tales ideas tiene
forzosamente, para poder lograr algún éxito, que basarse en una decisión política, que
independiente del partidismo, sectorizaciones y discriminaciones, aliente la esperanza,
dándole un sentido, una fuerza y una dirección a esta inquietud constructiva.
Es por ello que me atrevo, a elevar un:
“Anteproyecto de Ley, decreto, ordenanza, resolución, o lo que pudiera convenir a cada
estamento jerárquico político, y que pueda ser usado en cualquier provincia,
departamento, región, distrito o nación iberoamericana. “Todas las naciones sufren
iguales problemas, quizás puedan arbitrarse soluciones homogéneas, aunque nunca
iguales”.

21
Proyecto de Ley, Decreto, Ordenanza, Reglamentación, Resolución, o elemento jurídico
administrativo, que permita paliar el déficit habitacional de los más desprotegidos y
carenciados.

Vistos

El innegable e indisimulable déficit habitacional que aqueja a un alto porcentaje de la


población, en particular y en carácter aparentemente de insoluble, a las capas
económicamente más necesitadas y desprotegidas, y que el déficit habitacional, en lo que se
refiere a viviendas dignas, suele ir acompañado de la falta de trabajo permanente de aquellas
familias que sufren el citado déficit; que quienes carecen de techo apropiado para sí y su
familia, suelen ser personas jóvenes, empeñosas y saludables, y que deben entretener su
tiempo en changas circunstanciales, no continuas y siempre mal remuneradas, lo que atenta
contra su dignidad de personas, y sus naturales y lógicos intereses; que es absolutamente
necesario ayudar sin sustituir, que es imprescindible contar con el medio organizado y
eficiente que “ayuda a ayudar”, con celeridad e inteligencia”, sabiendo con angustia que los
números de las estadísticas, en realidad representan personas, familias, niveles de vida
muchas veces infrahumanos; que es necesario reflotar conceptos y sentimientos ancestrales,
que subyacen en las distintas culturas, en particular, las indígenas y criollas, en cuanto a la
solución que procuran con sus propios escasos medios a sus múltiples problemas, incluyendo
la vivienda.
Que ese sentimiento es ampliamente generoso, pues todos ayudan a todos, sin mayores
especulaciones y con la sola seguridad que esa ayuda les será retribuido cuando les resulte
necesario.
Que ese sentimiento subyace desde antes del descubrimiento de América, en particular en el
criterioso sistema de MINGA que aplicaban los indígenas en un sorprendente sistema social.
Que la misma forma parte de nuestra cultura social subyacente u que sólo necesita de
comprensión y estímulo para activarla positivamente, que es absolutamente necesario hacer
algo más que cerrar los ojos, y por el contrario es indispensable redescubrir argumentos y
mecanismos posibilitantes de soluciones lógicas, rápidas y económicas, que el costo social,
que de no atender adecuadamente tal problema crea hipotecas vitales pavorosas: la
desnutrición, la mortalidad infantil, el cólera, la polución ambiental y paisajística, y todos
frutos de una ignorancia que procura la pobreza y la imposibilidad de ensayar otras cosas, por
falta de medios, por excesos de trabas, y fundamentalmente, porque son pocas las
organizaciones dispuestas a atacar el problema, aunque las hay, habrá que optimizarlas,
potenciarlas, subvencionarlas y fundamentalmente, entre todos aplicar principios, que
mediante los suficientes medios, logren fines sociales de valores singulares.

Y Considerando

Que el Estado debe subvenir las necesidades primarias en educación, salud, seguridad social
y vivienda, y que en algunas circunstancias tal obligación resulta innegable.
Que para soluciones de tales problemas es necesario contar con las organizaciones sinfines de
lucro, clubes de servicios, religiones de distintos credos, voluntades unipersonales de quienes
estén dispuestos al esfuerzo sacrificado en homenaje a mejorar condiciones inadmisibles, de
las altas casas de estudio y de toda organización dispuesta a actuar con inteligencia generosa.
Que hay, en los diversos estamentos estatales, capacidad ociosa de profesionales, empleados,
ocupados a veces en tareas sin mayores trascendencias, a veces innecesarias y otras
absolutamente superfluas, cuando no totalmente inútiles.

22
Que es absolutamente necesario hacer e investigar lo que se hace, como se hace y por sobre
todas las cosas como se hizo, para poder afrontar el problema con posibilidades de éxito. Las
universidades tienen el mejor de los desafíos técnicos- sociales, y deberán tomar, con
vocación de servicio el tema, a fin de procurar soluciones cada vez más rápidas, inteligentes,
y sobre todas las cosas ubicadas, nacidas y aplicadas desde la realidad actuante.
Es imprescindible solucionar problemas no sólo creados por déficit habitacionales, sino por
mano de obra ociosa. Al solucionar los problemas de viviendas de los carenciados se
procurará brindar tareas apropiada a los mismos interesados.
Se harán viviendas y se crearán fuentes de trabajo, con lo cual los beneficios sociales se
multiplican en forma exponencial.
Es necesario aplicar técnicas apropiadas y apropiables, de probada vigencia en el universo de
conocimiento popular, como es el uso de la tierra como elemento de construcción.
Es necesario suplir los recursos siempre escasos, con esfuerzos ingeniosos, emprendimientos
lógicos y al alcance de la gran mayoría.
Por todo ello, El poder central regional, provincial, departamental, etc.

Resuelve:
Art. 1. Comprometer en forma constante, sostenida y eficaz la búsqueda de soluciones al
problema que plantea una gran masa de la población. Es una decisión de la autoridad política
ante su pueblo.
Art. 2. A los fines indicados en el Art. 1 se crea el C.A.T. (Centro Asesor Técnico) que se
encargará de todo lo técnico, legal, administrativo, financiero, en procura de las soluciones
lógicas, basando su accionar en los criterios de ayuda mutua subvencionada.
Art. 3. El C.A.T. estará integrado por personal que ya revista funciones en los distintos
estamentos gubernamentales, con marcada vocación asistencial, que serán convocados a tal
fin. Así mismo se sumarán todas las instituciones de bien público sin fines de lucro, iglesias
de distintos credos, clubes de servicios, y personas dispuestas a colaborar. Se reglamentará el
funcionamiento, sede, organigrama, de tal organismo, que no será un organismo, burocrático
más, sino que estará impregnado del sentido social y obligación moral a que nos conduce la
insuficiencia de medios de los carenciados y desposeídos.
Art. 4. Básicamente se optará por aplicar criterios de ayuda mutua, propia y subvencionada,
no siendo ello excluyente de cualquier otro mecanismo que pueda coadyuvar al fin propuesto.
Todos estos mecanismos de acción, conllevan la mayor dedicación, esfuerzo y necesidad de
dación de cada uno de los integrantes.
Art. 5. Se creará un banco de tierras, a los fines de saber que superficie y capacidad y
densidad de población puede ser absorbida. Los servicios de apoyo asistencial tendrán amplia
influencia en él, siendo su accionar insustituible.
Art. 6. Los terrenos fiscales serán previamente urbanizados, loteados y se brindarán los
servicios públicos esenciales, como mínimo agua y luz, y apertura de calles, servicios de
transporte, recolección de basuras domiciliarias.
Art. 7. Se brindará, fundamentalmente, el acceso legal a la tierra, que pasará a ser patrimonio
familiar, una vez cumplidas las tramitaciones normales. Función importante, aunque no única,
del C.A.T. será asistir, facilitar lograr que las inquietudes y necesidades de los carenciados,
que se manejan por trámites administrativos, sean siempre atendidos con diligencia, y atentos
a servir y a no complicar.
Art. 8. Se volcarán todos los esfuerzos posibles a disposición de los organismos con que
actualmente se cuente, y los a crear para atender las necesidades de las masas más
desposeídas, que dentro de su orfandad de medios estén dispuestos a colaborar con su mano
de obra y utilización inteligente de su tiempo, el que será reconocido económicamente, dado

23
que el criterio asistencial no busca brindar viviendas a costa de hacerlo aún más pobre al
interesado.
Art. 9. Sabedoras las autoridades, que emprendimientos de esta índole no son solubles en
breve tiempo, y que es necesaria una sostenida constancia en el esfuerzo, convoca al pueblo a
colaborar desde sus posibilidades para atender las necesidades del mismo pueblo. Las
autoridades brindarán toda la apoyatura organizativa, metodológica, técnica y los necesarios
aportes económicos para la consecución de tales altos fines; siendo ello un compromiso moral
y formal que expresa responsablemente ante el pueblo, motivo de sus afanes y testigo de
todos sus esfuerzos.
Art. 10. De forma,
Dado en……………………………….a los…………………….días, el mes……………
De……………………………………..del año…………………………………………...

24
Sistemas Constructivos- Análisis de laboratorio- Resultados y aplicaciones
concretas- ensayos mecánicos

Introducción

Desde los primeros albores de la humanidad, el hombre en su necesidad de refugio utilizó


el suelo como elemento de construcción; pero recién ahora, este antiguo material ha
adquirido mediante estudios y experiencias, la característica de una verdadera técnica.
Aunque la aplicación del suelo resultara común, su uso adecuado como material de
construcción no es del todo sencillo, ya que no se conoce exactamente el comportamiento
de cada uno de los elementos constitutivos del suelo.
En la composición del suelo existen dos elementos que para la edificación son
fundamentales: la arena que forma la parte estructural y la arcilla que actúa como
aglomerante. Si estos dos elementos están adecuadamente graduados en la composición de
un suelo natural, este puede en circunstancias especiales, ser estabilizado naturalmente y
dar un resultado satisfactorio. En caso contrario el material suelo deber ser sometido a un
proceso de estabilización artificial mediante la incorporación previa de un agente extraño,
denominado “estabilizador”.
Por lo tanto, podemos distinguir dos métodos de empleo del material suelo:
a- Suelo natural apisonado
b- Suelo estabilizado.

Este suelo estabilizado es una composición en la cual el agente estabilizador fija las
cualidades óptimas del suelo natural y transmite otras, que por sí mismo el suelo no tiene.
Estabilizadores corrientes son entre otros: el cemento y la cal.
Según sea el estabilizador empleado, el producto final se denominará “suelo- cemento” o
“suelo- cal”.
El uso del estabilizante está condicionado a diversos factores, pero especialmente lo es, al
“factor económico”.
Allí donde las vías de comunicación son difíciles y los materiales de construcción para
muros sean escasos, donde haya mano de obra disponible y los suelos tengan un grado
adecuado de arena y arcilla, el suelo estabilizado no sólo puede ser económico y
conveniente, sino también insustituible.
Una adecuada política de construcción de viviendas, escuelas y puestos sanitarios, en
determinadas regiones, puede basarse en el uso del suelo como material predominante del
conjunto “suelo- cemento”.
Debe tenerse en cuenta que al usar suelo- cemento, la mayor cantidad de material para
muros (80%) se encuentra apenas bajo la capa vegetal del terreno; además los
procedimientos de laboreo y construcción, luego de efectuados los correspondientes y
necesarios ensayos de laboratorio, no encierran ningún misterio.

25
Capítulo I. Conocimiento de los suelos

Generalidades:

El suelo es una resultante de fenómenos físicos, químicos y biológicos, que atacando la


roca madre han formado junto a los productos de la actividad animal, la corteza terrestre.
Es posible ensayar una definición de los suelos, a los efectos de su estabilización,
tomando como base la economía, así definiremos como óptimo a aquel suelo que necesite
la menor cantidad porcentual de estabilizador para reunir las máximas condiciones físico-
mecánicas luego del fraguado y curado.
El estabilizar empleado (cemento, cal), modifica el comportamiento de las partículas del
suelo, mejorando sus propiedades y su porcentaje de empleo está en relación directa con
los componentes. Por lo tanto, es de primordial interés conocer la relación porcentual de
arcillas y arenas contenidas en el suelo, a fin de someterlo posteriormente al proceso de
estabilización.
A los efectos del uso adecuado de un suelo, es necesario el conocimiento de los
integrantes del mismo y que se agrupan en:
a- Piedra
b- Grava
c- Arenas gruesas
d- Arenas finas
e- Limo
f- Arcillas

También es importante el conocimiento de sus relaciones porcentuales y granulométricas.


Para ello existen los dos procedimientos de investigación siguientes:
“Ensayo y determinación de campo” y
“Ensayos y determinaciones de laboratorios”
Y son necesarios si se pretenden obtener resultados satisfactorios en la “estabilización”.
Ellos, así mismo, indican si el uso del suelo resultará económico y por lo tanto
conveniente en función del porcentaje de estabilizante que será necesario emplear de
acuerdo a las características de los suelos analizados.
A continuación se explica la forma de realizar los distintos ensayos, tanto de campo como
de laboratorio y en los anexos correspondientes figuran los valores obtenidos de las tres
muestras analizadas y las razones que motivaron la elección de uno de ellos, considerando
el más apto para los fines de estabilización con cemento Pórtland.

Ensayos y determinaciones de campo

Los ensayos y determinaciones de campo se dividen en dos grupos, estos son:


1. Determinaciones generales del suelo, que comprenden:
a- Inspección visual
b- Sensación de tacto
c- Sedimentación

2- Determinación de la “fracción fina” con:


d- Ensayo de sacudida
e- Resistencia en seco
f- Ensayo de brillo

26
Determinaciones generales

“Composición granulométrica”
a- Inspección visual: permite llegar a tener una impresión de la proporción y
tamaño de los constituyentes granulares gruesos (arenas muy gruesas, gruesas,
medias y finas) y por deducción de las partículas finas (limo y arcilla); ya que
las menores partículas que se distinguen a simple vista son las de 0.074 que
corresponden a arenas finas.
b- Sensación al tacto: en general las partículas gruesas o arenas secas dan al tacto
una sensación áspera característica y no tienen cohesión.
Limo y arcilla, ambos materiales deben ser analizados al tacto en estado seco y
húmedo; el limo seco, da una sensación de aspereza, similar a la arena fina,
pero menos acentuada. El húmedo es medianamente plástico. La arcilla seca se
presenta generalmente en forma de grumos o granos gruesos y ofrece
resistencia al ser pulverizada; húmeda es adhesiva y plástica.
c- Sedimentación: a los efectos de este ensayo se procede de la siguiente manera:
1. Se deposita en el interior de un frasco de boca ancha una pequeña cantidad
de suelo que llene una cuarta parte del mismo, previamente cernida por una
zaranda de 4.5 mm. Se le agrega agua hasta que completar las tres cuartas
partes del frasco y se agita.
2. Se deja reposar hasta que el agua aclare y se mide el suelo depositado.
3. Se agita nuevamente.
4. Se deja reposar por espacio de media hora.
5. Al cabo de este tiempo, se verá que en el fondo del frasco se han
depositado por capas sucesivas y separadas la arena, limo y arcilla.
Dividiendo las alturas parciales por el del suelo total depositado en el
fondo del frasco, se obtienen los porcientos respectivos.
Ejemplo: supongamos que la capa de arena sea de 6 mm., la de la arcilla y limo de 3 mm., el
total depositado en el fondo del frasco es de 9 mm. Aplicando la regla de tres simple,
resultará:

% Arena 9---------------100
6----------------X 6 x 100/ 9 = 66,6 %

% Arcilla y Limo = 100 – 66,6 % = 33,4%

Determinación de la fracción fina


“Por este análisis de la fracción fina se determinan los limos y arcillas contenidos en el suelo
y pueden revelarse la presencia de arenas muy finas, que no habían sido determinadas por los
procedimientos antes mencionados.

Los suelos que contienen grandes cantidades de limo y arcilla, exhiben cambios marcados en
las propiedades físicas al alterar su contenido de agua.

Muchos suelos finos se contraen cuando se secan y se expanden, cuando se mojan.

Esto constituye un factor desfavorable cuando se construye con ellos.

27
Los limos se diferencian de las arcillas en muchos aspectos importantes, pero a causa de su
aparente similitud se confunden a menudo. El limo y la arcilla, pulverizados y secos, son
idénticos a la vista y se comprueba su comportamiento en presencia de agua.

Los limos son granos finos, esencialmente inestables en presencia del agua, estando secos se
los pulveriza fácilmente bajo la presión de los dedos.

Las arcillas tienen una resistencia baja a la formulación en estado húmedo y se secan en
masas muy coherentes. Las contracciones y las expansiones violentas, con los cambios del
contenido de agua, son características de las arcillas siendo difíciles de compactar estando
húmedas.

d- Ensayo de sacudida: se lo usa para distinguir los elementos arenas finas, limos
y arcillas. Para ello se emplean todas las partículas finas, extraídas de la
muestra del suelo, las que se separan de la siguiente forma:

La muestra del suelo debidamente embebida en agua limpia, en el doble de su


volumen, se agita fuertemente, se deja decantar durante medio minuto y con un
tubo de goma se succiona el elemento en suspensión que se proyecta a un
recipiente, efectuándose en el una segunda decantación, eliminándose el agua de
exceso, por expulsión y evaporación. Se toma una porción del material decantado
y se amasa en las manos hasta formar una bola de 2 cm. de diámetro
aproximadamente. Después de sacudir la bola se pueden observar las siguientes
reacciones:
a- Sobre la superficie aparece una película de agua que le da apariencia suave y
lustrosa, ó
b- Sobre la superficie no se ha modificado la apariencia del agua. Luego se
estruja pudiendo resultar:
- Que el agua desaparece de la superficie, la masa se endurece y luego se raja o
desmenuza.
- Que la apariencia no cambia pues simplemente la bola se deforma en escurrimiento
plástico.
Luego, la reacción se llama rápida, si el agua aparece y desaparece súbitamente; lenta si el
agua aparece y desaparece poco a poco y nula, si la condición del agua parece no cambiar.
“Los comportamientos mencionados ayudan a identificar los suelos, sirviéndose del
cuadro que sigue:

Tipo de reacción Efecto de la bola Significación


Reacción rápida El agua aparece y desaparece Falta plasticidad e indica
rápidamente arena fina ó limo inorgánico

Reacción lenta El agua aparece y desaparece Limo ligeramente plástico ó


lentamente arcilla limosa

Reacción nula La condición de agua no Material orgánico de


parece cambiar considerable plasticidad y
arcilla

-Según Augusto Enteiche “Suelo cemento de aplicación en la construcción”.- CINVA-


Bogotá- 1963.

28
e- Resistencia en seco: este ensayo se usa para medir la plasticidad del suelo. Con los
elementos de la fracción fina, se forma una bola mojada a la consistencia de amasado, de
un diámetro aproximado de 2 cm. La bola debe secarse completamente al aire seco, al sol
o a la llama. Se determina su resistencia el desmenuzamiento y la pulverización entre los
dedos, que puede adoptar distintos grados de acuerdo con los constituyentes físicos e el
suelo y según el cuadro siguiente:

Tipo de resistencia Efecto en la bola seca Significación


Baja La bola se pulveriza Limos inorgánicos, arenas
fácilmente muy finas ó suelo con muy
poca arcilla
Mediana Se requiere considerable Arcilla orgánica, arcilla
presión para pulverizar limosa o arcilla arenosa

Alta La bola o es pulverizada Arcilla inorgánica, altamente


plástica

e- Ensayo de brillo: Es un procedimiento rápido para acusar la presencia de


arcilla. El ensayo se realiza cortando una masa de suelo algo húmedo, con un
cuchillo. Una superficie brillante observada en el plano seccionado, indica
arcilla altamente plástica, en tanto que una superficie opaca, indica limo o
arcilla arenosa.

Determinaciones de laboratorio

Una vez efectuados los análisis precedentes, considerados “determinaciones de campo”, es


recomendable conocer los resultados obtenidos por los “métodos de laboratorio”,
especialmente al denominado “análisis granulométrico” y que permitirá definir el por ciento
de estabilizador a usar, con mayor propiedad, así como, el “método de sifoneado”.

Análisis granulométrico
La determinación de los constituyentes básicos del suelo se realiza mediante el análisis
granulométrico que mide el tamaño de las partículas entre dos valores límites. Se expresa en
por cientos del peso total del material considerado.
El procedimiento para separar por tamaño los componentes de un suelo, consiste en el uso de
tamices. Los tamices suelen denominarse por números que se refieren a escalas
convencionales establecidas.

Procedimiento de análisis
La parte del suelo destinada a este análisis que ha pasado el tamiz de 4.76 mm. Y que en su
composición puede contener limo y/o arcilla, se coloca sobre el tamiz # 200 se somete a
nuevo tamizado sobre un juego de mallas establecidas entre 4.76 Mm. y 0.074 Mm.,
determinándose así su granulometría.
La parte que ha pasado por el tamiz # 200 esta compuesta por limo y/o arcilla. El
comportamiento de esta fracción fina puede determinarse mediante los ensayos de sacudida,
resistencia en seco y brillo, antes explicado.
Obtenidos los valores correspondientes a las “partículas gruesas (arenas)” y a la “fracción fina
(limos y arcillas)”, que constituyen respectivamente la parte estructural y cementante de los

29
suelos, tendremos indicados los elementos que permitirán adecuar su uso y el tipo y
porcentaje de estabilizador apropiado.
Tomando como punto de referencia el por ciento de arcilla de los suelos analizados, podemos
clasificarlos en:
- Suelos muy arcillosos: aquellos que contienen más del 70% de arcilla, solo pueden
utilizarse para la confección de adobes, no siendo convenientes para muros
apisonados, pues el alto coeficiente de contracción de las arcillas y la reversibilidad
ante la presencia del agua, hacen que se ocasionen fracturas en los paramentos.
- Suelos medianamente arcillosos: aquellos que tienen un tenor de 23% a 69% de arcilla
y que pueden ser corregidos según dos métodos diferentes:

1- Por cambio de la textura mediante incorporación de arena u otro agregado


adecuado (tamo de arroz, virutas o aserrín de maderas), con lo cual se
disminuyen las contracciones.
2- Mediante reacción química, agregando cal apagada, con lo que se consigue que
la alúmina y la sílice (componentes de la arcilla) se combinan formando
aluminatos y silicatos de calcio, elementos estables, con características
aproximadas al cemento romano.

- Suelos escasamente arcillosos: aquellos que tienen un contenido que oscila entre el
12% y 22% de arcilla. Resultan los más adecuados para ser estabilizados con
cemento Pórtland.

Método de sifoneado
“Objeto: este método indica el procedimiento a seguirse para determinar el porcentaje de
piedra, grava, arena, limo y arcilla, contenido en el suelo.
Equipo:
a- Balanza de O. I g. de sensibilidad
b- Dispersador eléctrico con paleta removible
c- Secador, horno eléctrico o a kerosén, capaz de mantener una temperatura constante de
110º C.
d- Graduados, frascos de cristal que tengan un diámetro interior no menor de 6.4 cm. y
una altura mínima de 25 cm.
e- Disco metálico, de metal no corrosivo, adherido a una varilla y que servirá para
separa el material sedimentado del que se encuentren aun en suspensión.
f- Sifón, un tubo de goma para sifonear el material en suspensión.
g- Vasos de cristal térmico.
h- Tamices, de alambre tejido y malla a cuadros. Los necesarios para este ensayo son:

Tipo de tamiz Abertura en Mm.


¾” 19.100
Nº 10 2.000
Nº 60 0.250
Nº 200 0.074
+
Reactivos
a- Agentes de dispersión. Puede usarse cualquiera de los agentes de dispersión: peróxido
de hidrógeno, hidróxido de sodio, carbonato de sodio, oxalato de sodio o amoníaco.
b- Agentes defloculantes: silicato de sodio, oxalato de sodio o amoníaco.

30
Muestra: debe tomarse una muestra representativa de suelo de unos cinco (5) kilos,
mezclando el material y disgregando los terrones.

Procedimiento
a- Se emplean 100 gramos de material secado al horno y que pasa el tamiz
Nº 10.
b- Se coloca el suelo en un vaso de cristal graduado y se le añade 300 ml
de agua, empapando perfectamente la muestra.
c- Se deja reposar la muestra una hora.
d- La mezcla se vacía en el vaso dispersador y se le bate durante un
minuto.
e- Dispersado el material se lo transvasa a un vaso graduado, llenando con
agua hasta una altura de 20 cm., y se lo sacude vigorosamente.
f- Se lo coloca al vaso en una mesa para permitir que el suelo en
suspensión vaya sedimentando. El tiempo de sedimentación esta
calculado en un minuto por cada centímetro de la altura del líquido e el
graduado ocupado por la mezcla.
g- Cumplido el tiempo indicado, se introduce el disco metálico hasta tocar
el material sedimentado, con lo que se consigue separar el material ya
sedimentado, del que aun está en suspensión.
h- Con el tubo de goma se sifonea al material en suspensión.
i- El material sedimentado se traslada a una bandeja secadora y se
introduce en una estufa dónde queda hasta obtener peso constante.
j- Se tamiza el material seco, en los tamices # 60 y 200 y se registran los
pesos obtenidos, luego de lo cual se elaboraron las tablas que figuran a
continuación, para lo que se tiene en cuenta lo siguiente:

El % del material retenido en el tamiz 3/4” se clasifica como “Piedra”.


El % del material retenido en el tamiz Nº 10 se clasifica como “Grava”.
El % del material retenido en el tamiz Nº 60 se clasifica como “Arena
gruesa”
El % del material retenido en el tamiz Nº 200 se clasifica como “Arena
fina”.
El % del material que pasa el tamiz Nº 200 se clasifica como “Limo”.
El % del material sifoneado (obtenido por referencia entre peso muestra
original y peso muestra retirada del horno, luego de sifoneado), se clasifica
como “Arcilla”.

Valores obtenidos por las determinaciones de campo, en las muestras de suelo estudiadas

Se hicieron determinaciones en base a muestras obtenidas en tres sitios distintos del sur de
Bogotá (Barrio San Carlos), característicos por sus suelos arenosos.
Los “ensayos o determinaciones de campo” realizados fueron:
a- sedimentación
b- Ensayo de brillo
c- Resistencia en seco
d- Ensayo de sacudida
En base a estas pruebas, se puede ver que las muestras nominadas 1 y 2 son de calidad
superior al número 3, pues en esta última aparece un porcentaje de “fracción fina”
demasiado alto (39%), inconveniente para emplearlo en suelo estabilizado. Además, los

31
valores obtenidos en esta muestra en “resistencia en seco” y “ensayo de sacudida”
evidencia un porcentaje inconveniente de limo.
Los “ensayos de laboratorio” certificaron también la inconveniencia de la muestra número
tres.
a- Sedimentación

Muestra Nº 1
Altura material sedimentado 86 mm
Altura material grueso 58 mm
Altura fracción fina 28 mm
Valores porcentuales: M.G.= 67 % F.F. =
33%

Muestra Nº 2
Altura material sedimentado 90 mm
Altura material grueso 60 mm
Altura fracción fina 20mm
Valores porcentuales: M.G.= 66.6 % F.F. =
33,3 %

Muestra Nº 3
Altura material sedimentado 52 mm
Altura material grueso 32 mm
Altura fracción fina 20mm
Valores porcentuales: M.G.= 61 % F.F. =
39 %

b- Ensayo de brillo

Muestra Nº 1 Brillante
Muestra Nº 2 Brillante
Muestra Nº 3 Opaco

c- Resistencia en seco

Muestra Nº 1
Resistencia Alta

Muestra Nº 2
Resistencia Alta

Muestra Nº 3
Resistencia Baja

d- Ensayo de sacudida
Muestra Nº 1
Reacción Nula

Muestra Nº 2
Reacción Nula

32
Muestra Nº 3
Reacción Lenta

Cuadro comparativo

Muestra Origen Sedimentación Brillo Resistencia Ensayo de


Nº en seco sacudida
Mat. Grueso=
San Carlos 67%
1 Brillante Alta Nula
de Bogotá Frac. Fina =
33%
Mat. Grueso=
San Carlos 66.6%
2 Brillante Alta Nula
de Bogotá Frac. Fina =
33.3%
Mat. Grueso=
San Carlos 61%
3 Opaco Baja Lenta
de Bogotá Frac. Fina =
39%

Valores obtenidos por determinaciones de laboratorio

Tamizado y lavado
Muestra Nº 1
Material seco 100 gramos

Primera operación sobre tamiz # 200


Total material retenido 89 gramos
Total material que pasa 11 gramos = 11%

Segunda operación
Material seco 89 gramos
Retenido tamiz #60 83 gramos
Retenido tamiz #100 3.5 gramos
Retenido tamiz #200 2.5 gramos = 89%

Muestra Nº 2

Material seco 100 gramos


Primera operación sobre tamiz #200
Total material retenido 81 gramos
Total material que pasa 19 gramos = 19 %

Segunda operación
Material seco 81 gramos
Retenido tamiz #60 63 gramos
Retenido tamiz #100 14 gramos

33
Retenido tamiz #200 4 gramos = 81 %

Muestra Nº 3

Material seco 100 gramos


Primera operación sobre tamiz #200
Total material retenido 79.3 gramos
Total material que pasa 20.7 gramos = 20.7 %

Segunda operación
Material seco 79.3 gramos
Retenido tamiz #60 45.5 gramos
Retenido tamiz #100 24 gramos
Retenido tamiz #200 49.8gramos = 79.3 %

Cuadro comparativo

Muestra Nº Material retenido Cantidad que pasa # Cantidades retenidas


tamiz # 200 200 por distintos tamices
1 89 gramos 11 gramos # 60 83 gramos
# 100 3.5 gramos
# 200 2.5 gramos
2 81 gramos 19 gramos # 60 63 gramos
# 100 14 gramos
# 200 4 gramos
3 79.3 gramos 20.7 gramos # 60 45.5 gramos
# 100 24 gramos
# 200 9.8 gramos
Con los valores arriba indicados, se puede confeccionar las “curvas granulométricas” de
los tres tipos de muestras de suelos.
Según los ensayos efectuados, tanto de “campo” como de “laboratorio”, las muestras Nº
1,2 y 3 de suelo presentan las siguientes características:

Método de campo
a- Sedimentación
Las muestras Nº 1 y 2 son muy semejantes en sus porcientos relativos de “material
grueso” y “fracción fina”. La muestra Nº 3 indica tenor de limo y arcilla algo superior a
las dos anteriores.
b- Brillo
Las muestras Nº 1 y 2 al ser cortadas con un cuchillo las bolas previamente preparadas,
dieron una sección “brillante” evidencia de un contenido de arcilla plástica. La muestra Nº
3 dio una sección “opaca”, evidencia de un contenido de limo, inconveniente para
estabilización.
c- Resistencia en seco
Las muestras Nº 1 y 2 dieron como resultado una alta resistencia, no siendo posible
romper con los dedos las bolas secadas al horno. La muestra Nº 3 fue fácilmente
desmenuzable.
d- Ensayo de sacudida

34
La muestra Nº 1 y 2 luego de tres pruebas con cada una, dieron una reacción nula, lo cual
evidencia material orgánico con plasticidad y también arcillas. La muestra Nº 3 produjo
reacción lenta, lo cual evidencia que la fracción fina está constituida de un porcentaje de
limo y escaso porcentaje de de arcillas.
Método de laboratorio
a- Tamizado y lavado
Con este método se busco: fracción fina, su porcentaje con relación a muestras secas de
100 gramos cada uno y los porcientos y relaciones de los áridos constitutivos.
Se halló que el porciento del material que pasaba el tamiz Nº 200 primera operación, era:
En muestra Nº 1 = 11% Escaso
En muestra Nº 2 = 19% Adecuado
En muestra Nº 3 = 20.7% Adecuado
Con relación a los porcientos y relaciones de áridos, segunda operación se encontró:
En la muestra Nº 1 un exceso de arena gruesa en relación a las arenas finas, lo cual lo hace
inadecuado.
En la muestra Nº 2 una mejor distribución de los porcientos relativos, lo cuál lo hace más
adecuado que la muestra Nº 1.
En la muestra Nº 3 una buena distribución de arenas finas y gruesas, que lo hace en este
aspecto, el más adecuado de las tres muestras.
b- Sifoneado
Con este método se puso énfasis en la construcción de los valores correspondientes a la
fracción fina (limo-arcilla) y las relaciones arena fina- arena gruesa.

La muestra Nº 1 dio una relación porcentual limo-arcilla que se puede conceptuar de


apropiada, limo 3.1 % y arcilla 19.6 %. No resulta apropiada la relación entre arena fina =
8.5% y arena gruesa = 68.8 %

La muestra Nº 2 dio valores porcentuales que pueden catalogarse de apropiados tanto en


relación limo 7 % y arcilla 15 % y 21 % arenas finas, con relación a 57 % de arenas
gruesas.

La muestra Nº 3 resultó totalmente inapropiada por su escasa cantidad de arcilla, sólo 2%


y limo 5% y un exceso de material grueso (arenas finas y gruesas)

Por todos los ensayos efectuados, se descartó totalmente la muestra Nº 3 y se eligió para la
confección de bloques de suelo estabilizado y de muros monolíticos a la muestra Nº 2,
siendo factor determinante en su elección el correcto porcentaje de material grueso y un
adecuado porciento de arcillas en relación a limos.

35
Capitulo II. Elaboración del suelo cemento

El suelo- Generalidades
“Debido a la circunstancia de ser el suelo un material en cuya composición entran
elementos de naturaleza diversa, que le imparten un estado físico que no siempre es el más
adecuado debe antes de utilizárselos en la fabricación de productos del suelo-cemento,
preparárselo de debida forma. Tal preparación requiere que el suelo elegido se lo obtenga
por excavación en un lugar dado, se lo deseque al sol si está húmedo en exceso, se lo
pulverice, se lo tamice y se le determine la proporción de arena”.

Tamizado de los suelos


“El tamizado de los suelos es por demás importante, ya que con él se eliminan los
terrones, dentro de los cuales no penetrará el cemento, quedando puntos débiles en la
mezcla, que luego se disgregará”.
Si al tamizar el suelo se encuentra que tiene terrones, grandes y secos, duros de romper, se
les humedece previamente, luego se los desintegra con golpes de pala antes de tamizar.
Suelos muy arenosos suelen no requerir el tamizado, otros por sui alto tenor de arcilla que
tiende al apelmazamiento, hacen que el tamizado sea muy trabajoso, por lo que es mejor
prescindir de ellos.
El agua y el cemento: la buena calidad de un suelo cemento, no depende sólo de las
proporciones adecuadas de los elementos arena-arcilla, sino también del porcentaje de
agua que se le adicione a la mezcla. Variando los grados de humedad, el suelo puede
adoptar diversos estados entre los extremos sólidos y líquidos y “esto es factor primordial,
ya que si la mezcla se hace muy seca o muy húmeda, ambos estados físicos se reflejan
luego en el manejo del material y en la consistencia y durabilidad de los mismos. El agua
ha utilizarse a de ser limpia pues sucia reduce la resistencia que deben tener los materiales
hechos con suelo-cemento.

Cantidad necesaria de humedad


“La cantidad total en la mezcla debería ser aquella con la cual sea posible obtener bloques
de máxima densidad seca, con tal que el apisonado a mano de los bloques pueda llevarse a
cabo si dificultad ó que después de la consolidación de la mezcla en la máquina, los
bloques puedan sacarse de los moldes sin defectos, es decir que todas las esquinas y
bordes debe quedar rectos y bien delineados. Como guía puede agregarse que la cantidad
de humedad es correcta en una mezcla, cuando se puede hacer una bola sólida,
presionando con las dos manos acopadas, un puñado de la mezcla. Si la bola se despedaza
volviendo a su estado anterior de mezcla suelta, al dejarla hacer de la altura del hombro
sobre una superficie dura, el contenido de humedad es correcto. Si se parte en unos
cuantos pedazos grandes, o se rompiera del todo, es señal que la mezcla no puede
prensarse en forma de bola, es que está demasiado seca, o contiene una cantidad
insuficiente de arcilla”.
“El enjuntamiento o contracción de un muro de suelo natural apisonado, depende de la
cantidad de humedad contenida en el suelo con el cual se apisonó. Esta es la razón por la
cual un suelo para ser apisonado, deberá contener la cantidad de humedad mínima
indispensable para la aglutinación apropiada de sus partículas y poder dar al secarse, una
masa sólida”.

36
Adición del agente estabilizante

“La adición de agentes estabilizantes, a la vez que permite aprovechar las mejores
cualidades del suelo, les da otras que por sí mismo no tiene. La determinación práctica del
porcentaje de cemento mezcla con suelo, se efectúa experimentalmente, variando la
proporción del volumen de cemento entre 4.75 % y 12.5 % utilizando siempre la misma
clase de suelo”.
Un suelo seco tiene un alto porcentaje de vacíos y un bajo peso unitario. Humectando un
suelo adecuadamente, se aumenta el peso unitario y se habrá llegado al peso unitario
máximo en el momento de obtener la humedad óptima.
El peso unitario máximo de un suelo puede tender al valor del peso específico, y se
llamará “densificación” al incremento del peso unitario hacia el peso específico,
disminuyendo por lo tanto la porosidad del suelo.

Tipo de suelo conveniente


“El suelo adecuado para ser estabilizado con cemento es el que da una resistencia elevada
y se contrae poco al secarse. Un suelo ideal deberá tener buenas aptitudes para ser
compactado y estar compuesto de una mezcla de arena., limo y arcilla, estos dos
elementos en proporción tal que de cohesión suficiente a la mezcla y buena composición
granulométrica, sin que se produzcan contracciones perjudiciales”.

A los efectos de la compactación, se tomó el suelo correspondiente a la muestra Nº 2,


como base para confeccionar bloques y muros. Las características del suelo y sus
determinaciones de campo y laboratorios figuran en el anexo del capítulo Nº 1.

Pese que la muestra de suelo Nº 2, presenta los mejores valores de los tres suelos
analizados, al fabricar bloques de suelo- cemento, pudo observarse, una falta de elementos
plásticos, lo cual indicó un bajo porcentaje de arcillas, a la par que alto porcentaje de
material granulado.
Los valores obtenidos por tamizado y lavado, indicaron un 19 % de arcilla, y un 81 % del
material granulado, mientras que el valor que dio el método de sifoneado fueron: 15 % de
arcilla, 78 % de arenas y 7 % de limos.

El porcentaje ideal de los componentes principales del suelo debieron haber oscilado entre
los siguientes valores:
Arcilla de 20% a 25 %
Material granulado 70 % a 75 %

Dosajes de la mezcla de estudio


Basado en las determinaciones de campo y de laboratorios realizadas, se hicieron bloques
de prueba con los siguientes dosajes, expresados en porcientos y medidos en volúmenes:

Mezcla A: 5 % de cemento, 95 % de suelo


Mezcla B: 8 % de cemento, 92 % de suelo
Mezcla C: 8 % de cemento, 67 % de suelo, 25 % de virutas de madera
Mezcla D: 8 % de cemento, 67 % de suelo, 25 % de aserrín de madera.
Con las dos primeras mezclas (A y B) se fabricaron bloques, con los que se efectuaron
diversos ensayos físicos- mecánicos de destrucción, a 8 y a 25 días de edad.
Con mezcla (C y D), estos ensayos se realizaron a 28 días.

37
Los valores obtenidos aparecen en el presente anexo y fueron preparados por el
Laboratorio de Ensayos de Materiales de la Universidad Nacional de Colombia, en donde
se analizaron las mezclas.
Elaboración de bloques de prueba
Los bloques de suelo- cemento fueron hechos en la máquina CINVA-RAM , máquina
portátil para hacer bloques de tierra estabilizada, editado en el año 1957 por el Centro
Interamericano de Vivienda y Planeamiento de Bogotá (Colombia).

Bloques con adición del 5 % de cemento


El dopaje de 5% fue hecho en volumen, con relación al suelo empleado. Se comprobó que
su fabricación era dificultosa, exigiendo más esfuerzo que el normal al ser bajada la
palanca de la máquina para comprimir. Un porcentaje alto de bloques se rompió al
extraerlos del molde, lo cual indica que el porcentaje de cemento era menos del necesario,
o que la cantidad de arcilla integrante del suelo era escasa.

La humedad necesaria para la fabricación de bloques se estimó en 14 %, medida el agua


en volúmenes.
El rendimiento por bolsa de cemento de cincuenta kilos fue de 144 unidades de las
siguientes medidas expresadas en centímetros: 9.6 x 14 x 29.2.
El rendimiento por hora – hombre fue solo de 40 unidades.

Bloques con adición del 8 % de cemento


Su fabricación fue mas sencilla y rápida que con la dosificación anterior, ya que los
bloques no se rompían al sacarlos y trasladarlos del molde al lugar de fraguado y curado.
La humedad necesaria fue del 14 %.
El rendimiento de bloques por bolsa de cemento fue de 128 unidades y el promedio hora-
hombre fue de 70 unidades, siendo las medidas de los bloques iguales que los realizados
con 5% de cemento.

Conclusiones
Además de considerar los valores que figuran en el informe elaborado por el Laboratorio
de Ensayo de Materiales, pudo comprobarse que los bloques con 5 % de contenido de
cemento y a los 28 días de edad, presentaba una tendencia demasiado marcada a
permitirse cuando se lo golpeaba para asentarlo en el proceso de erección de un muro. Los
de 8 % no se rompían, pese que fueron mampuestos con solo 8 días de edad.
Las características negativas ofrecidas por los bloques de 5 % de contenido de cemento:
1) Dificultad para fabricarlos
2) Facilidad de rotura al manejarlos
Permitieron definir que los muros de bloques serían realizados con los de 8 % de contenido de
cemento.

Bloques conteniendo aserrín de madera


Se mezclo el 25 % de aserrín en volumen, con la cantidad de suelo natural a emplear. Se dejo
esta mezcla por espacio de dos horas a fin de que el aserrín tomara parte de la humedad
natural del suelo. La fabricación de los bloques no ofreció ninguna dificultad, ni deterioró en
los mismos mediante el manipuleo, curado y fraguado. La humedad necesaria se consideró en
el 18 %. La textura del bloque da muy agradable aspecto y los valores obtenidos en los
distintos ensayos de laboratorio son muy aceptables.

38
Sentido de los ensayos de laboratorio

Al efectuarse ensayos comparativos entre muros de pruebas monolíticos, y muros realizados


con bloques y material de pega se pretendía demostrar o verificar lo siguiente:
- Valores obtenidos a la compresión, los que resultaron ligeramente favorables a los
segundos (Ver análisis), aunque la relación no sea mayormente llamativa.
- Comportamiento de los bloques y el material de pega; que resultaron ser adecuados,
pese a que las mezclas (por razones de trabajabilidad) no eran idénticas.
Pese a que el sistema de “puesta en obra” es distinto, y los resultados aparentemente
iguales, es de suponer que el muro de bloque, en definitiva y operando el tiempo (el más
exigente examinador) debe resultar superior al monolítico por una razón muy sencilla: el
material plástico de la tierra usada (de cualquier tierra en realidad) tiende a contraerse al
secarse. Al ser los bloques colocados una vez secos- ya tendrían absorbida la contracción
o enjuntamiento posible.
E el caso del muro monolítico, las fisuras aparecerían ya en obra definitiva, con los
siguientes problemas.
Además los muros monolíticos necesitan moldes o formaletas que se deforman con el uso,
no así la máquina bloquera que produce siempre el mismo producto final.

39
Análisis sobre techados, sus posibilidades y características básicas.

Un problema difícil de solucionar en una vivienda es la elección del tipo de techo a


colocar; partiendo de la base que intentando ser económico, debe brindar todas las
características de un techado clásico: antisonoro, antitérmico, antihidríco. Resulta
irracional colocar, sobre un muro realizado con bloques de suelo cemento, un techo que
corresponda a otro tipo estructural, no tanto por lo que a sistema constructivo respecta,
sino que un muro que se supone barato, no debe colocar un techado que con toda
seguridad no es barato.
Es en base a ellos que se propone, ante otras posibles, las siguientes soluciones, con
distintos grados de prefabricación, o si se quiere, con distintos coeficientes de mano de
obra personal y según la posibilidad regional.

a- Techado realizado en base a postes y varillas de eucaliptos: Entre Ríos, en particular


toda su costa sobre el río Uruguay, es rica en plantaciones de eucaliptos, por lo que en
ciertas circunstancias podría resultar muy ventajosas su aplicación para techados. El
mismo podría ser realizado según los diagramas que se agregan y que no tienen
porque ser únicos. Todo individuo que sepa hacer un rancho criollo, quizás este en
condiciones de encontrar soluciones más adecuadas. Sólo se indican las básicas a
título puramente informativo.
En la publicación “Los eucaliptos en la silvicultura” de Mangieri y Dimitri editorial
Acmé, edición 1961, al respecto del uso que se puede brindar a la citada especie
forestal, se puede leer: “las diversas especies de eucaliptos suministran, no solo
madera blanda semidura y dura, cuyo empleo variará desde la fabricación de cajones,
parquets y muebles, hasta durmientes para ferrocarriles. Debidamente impregnados
con preservados se está utilizando para la elaboración de excelentes postes y
durmientes.
“La madera de espesor reducido se contrae sin crear problemas. Para enmaderado se
utiliza cualquier especie con un diámetro no menor de diecisiete (17) centímetros,
debiendo ser derechos, sanos y sin descortezar.
Si estuvieran descortezados deberán ser impregnados con una solución salina de
sulfato de cobre al 10%.
“La humedad es, sin duda, el factor que más atenta contra la durabilidad de las
maderas. En general las maderas de eucaliptos de crecimiento lento, son mas durables
que las de crecimiento rápido”.

Métodos de preservación de postes y varillones para techos

Método de carbonización
Se logra colocando los postes al fuego, hasta formar una capa de carbón de unos 5
milímetros de espesor.

El alquitranado
Consiste en recubrirlos con alquitrán caliente, sumergiéndolo o pintándolos.
Hay pinturas de alquitrán en comercio, de marcas reconocidas, para ser aplicadas en
caliente o frío. De no ser pintados en su totalidad, las varillas, deben ser pintadas en
ambas puntas y todo lugar de empotramiento.

Varillas y varillones

40
En su fabricación se utiliza eucaliptos glóbulos con gran éxito alcanzando gran
duración a la intemperie, resultando ser un material capaz de compet5ir con el
lapacho, no solo en precio, sino por su duración y flexibilidad. En los establecimientos
de campos, las maderas de eucaliptos son destinadas a múltiples aplicaciones, por las
económicas que resultan y los excelentes resultados que se obtienen en construcciones
rurales, vigas, tiranterías, puertas y ventanas, etc.
En el anexo correspondiente a proyecto, sección techados, puede apreciarse un sistema
de aplicación que utilizando las técnicas tradicionales de conocimientos común, las
perfecciona. Es de hacer notar que en viviendas económicas en lo que hace a techados
respecta, significa básicamente simplificación.
No debe hacerse techados con pendientes muy pronunciadas, la superficie como para
el natural escurrimiento de aguas de lluvias, siendo el techo de dos aguas, con justa
pendiente, y ningún juego de intersección de volúmenes, el más económico.

b- Techos de chapa estructural: los muros portantes de suelo cemento admiten cualquier
tipo de techado liviano, la chapa estructural de fibro cemento, además de ser un
elemento suficientemente probado, permite gran rapidez de colocación conformando,
de alguna manera un sistema de prefabricación. Deberán usarse bloques canaletas,
según el diagrama que se acompaña, a fin de conformar un cerramiento lateral, en
particular, en los muros de apoyos de largueros, tirantes, etc. necesarios para una
correcta colocación del material indicado.

c- Planchones prefabricados en I.A.P.V., en etapa experimental: en planta experimental


de I.A.P.V., se han fabricado a título experimental, aplicándolas luego a cerramientos
como muros divisorios, planchones de 6 x 55 x 215 cm., y que con las modificaciones
que se sugieren en el anexo correspondiente, podrían usarse para techados, en
particular en obras que intentan ser económicas.
El planchón básicamente, es un “sándwich” de cemento vibrado en su zona estructural
resistente y cáscara de arroz en la zona considerada obra muerta.
Se consiguen las siguientes características: resulta liviano y por lo tanto es antisonoro,
pues neutraliza los sonidos; es atérmico, pues la cáscara de arroz es mala conductora y
no es atacado por diversas zoonosis, en particular vinchucas, vector del mal de Chagas
Mazza; son autoportantes (o sea, se sostienen por sí mismas). Su inconveniente
estriba, como en las chapas estructurales de fibro cemento, que caminar sobre ellas
requiere algunas previsiones a fin de evitar roturas. Su colocación es rápida y
constituye una demostración lógica de prefabricación, y apoyada la idea por algún
municipio o institución progresista, resultaría una fuente de trabajo nada desdeñable,
sobre todo por absorción de mano de obra no especializada.
Los planchones realizados por I.A.P.V., y utilizado con buen suceso en muros
divisorios, al ser utilizados para techos debieran ser cambiados sus medidas y llevados
a 6 x 40 x 60, y colocados sobre vigas “T” prefabricadas (según se expresa en el
correspondiente croquis). Se enrazarían con mezcla de suelo estabilizado, al que se le
agregaría cáscara de arroz, como árido, y luego un tratamiento hidráulico
convencional.

Resultados técnicos y económicos, y posibles modificaciones ventajosas

El planteo correcto, a los fines de una averiguación exhaustiva sobre los verdaderos
costos y tiempos resultantes y empleados en la construcción de viviendas con suelo

41
estabilizado, comparados con otros sistemas de tipo tradicional consistiría en hacer, en
base a un proyecto de vivienda tipo, la siguiente comprobación:
a- Construir mediante sistema tradicional de contratación y construcción, una
vivienda con determinadas comodidades.
b- Construir una vivienda con idéntico proyecto, suplantando todo lo que pueda ser
suplantado, por suelo estabilizado. Hacer esta construcción según el sistema de
“ayuda mutua” “esfuerzo propio” “con colaboración del interesado” o cualquier
otro sistema en el que beneficiario aporte esfuerzo personal, familiar o amical.
c- Ambas viviendas serían realizadas en terrenos linderos y conducidos técnica y
administrativamente por un mismo equipo del I.A.P.V. se llevarían partes diarios
de avances de obra e inversiones y al finalizar ambas, mediante un simple sistema
de cálculo matemático, podrían determinarse las relaciones porcentuales, en mas o
menos, comparando ambos sistemas, en los que respecta a costos finales totales y
tiempos empleados por cada sistema.
Los costos que pueden analizarse, y sus posibles economías porcentuales aún no
realizando la prueba anteriormente citada, son los que se detallan a continuación:

Relación de precios entre bloques de suelo estabilizado y ladrillos comunes:

Bloques: con un dopaje de 8% de cemento y con una tierra de granulometría adecuada, se


fabrican normalmente 120 bloques con cada bolsa de cemento.
En 1 m3 de mampostería, sin contar la argamasa de pega, entran 237 bloques de suelo-
cemento a 16.20 la bolsa de cemento, considerando que la tierra es gratuita, 1 m3 costaría
prácticamente $ 32.40, sino se considera costo de mano de obra. La mano de obra gratuita
forma parte del contexto filosófico en el sistema de ayuda mutua, esfuerzo propio, etc.
De cualquier manera, en el caso de que la mano de obra no fuese gratuita, se puede calcular el
costo final por m3, considerando que tres obreros, normalmente pueden hacer 600 bloques
diarios promedios; lo que reportaría casi 3 m3 de material bloque por día. A eso habría que
aplicar los jornales correspondientes; con los cual se obtendría el precio resultante.
En este estudio, y atento a la filosofía de acción, se ha considerado y así fue en efecto, que la
mano de obra correspondiente fue absorbida por el beneficiario.
Como dato comparativo, a la fecha de fabricación de los bloques, el millar de ladrillos costaba
$ 300, y en iguales circunstancias de medición en 1 m3 de bloques = a $ 32.40.-; 1 m3 de
ladrillos = a 500 unidades, resultaría $ 150.-
La diferencia es suficientemente clara: $ 32.40 por bloque suelo estabilizado, contra $ 150
ladrillos comunes para cada m3 de material.
Las ventajas económicas se marcan aún más si consideramos que la mano de obra de
colocación será menor en un 50 % de su tiempo, y que el material de pega o argamasa, se
efectúa con mezcla de suelo cal y cemento, en la que el suelo se sigue considerando gratis (no
lo es del todo, pues lleva mano de obra de excavación y zarandeado, que en un análisis
exhaustivo, tal como el indicado en los puntos a, b, y c aparecería evaluado).

Modificaciones aconsejables:

En base a la experiencia realizada y adquirida puede deducirse que el sistema del suelo
estabilizado permite la construcción de viviendas de una planta en base a proyectos normales
de viviendas para materiales tradicionales.-
La vivienda experimental, se realizó en las más exigentes condiciones climáticas
desfavorables, a la par que en el proyecto se colocaron paramentos testeros de 15 cm. De

42
espesor, para ex profeso, exigir aún más sus cualidades. Los resultados obtenidos, así como
las modificaciones aconsejables figuran en el capítulo siguiente.
Se aclara que este punto, como el siguiente corresponden a la experiencia realizada en Paraná,
siendo la fecha de iniciación de la obra el 23 de marzo de 1973, de allí que los precios deben
actualizarse, y se dan solo a título informativo.
A la fecha, abril 84, el comportamiento de la casa supera las expectativas primeras, siendo de
destacar que fueron realizadas las paredes exteriores, orientadas al norte y al sur, con ancho de
15 cm. No notándose humedades en el interior, lo cual demuestra la nobleza del material.-

Muros de bloques de suelo-cemento y muros monolíticos del mismo material,


sometidos a esfuerzos de compresión

En el plan de trabajo correspondiente al estudio de suelo-cemento y sus aplicaciones, se


estableció la necesidad de comparar valores de resistencia a la compresión entre muros
realizados con bloques de suelo-cemento y muros monolíticos del mismo material.
Para ellos se ejecutaron seis muros en el “salón de máquinas del laboratorio de ensayos de
materiales” de la Universidad Nacional de Colombia, al lado de la máquina con que fueron
probados.
Muros de bloques de suelo-cemento

Los tres muros de bloques de suelo-cemento con el 8 % de contenido de cemento (designados


con Nº 1, Nº 2 y Nº 3) fueron hechos en las medidas de 14 de ancho, 121 de largo y 106 de
alto, expresado en centímetros.
Se emplearon 40 bloques para cada muro, no rompiéndose ninguno de ellos en el manipuleo
ni en su colocación: el mortero de pega fue elaborado con: una parte de cemento Pórtland y
tres de suelo usado en la confección de bloques,. Los valores de los ensayos de compresión
cúbica y de adherencia del mortero de pega, aparecen al final de este anexo.
A los 28 días de edad, los muros no presentaban fisuras de ninguna índole, ni defectos
visibles, permaneciendo perfectamente aplomados y nivelados.

Muros monolíticos
Fueron ejecutados tres muros monolíticos, designados como nº 4, Nº 5 y Nº 6. El dosaje del
suelo-cemento empleado fue de 8% de contenido de cemento y de iguales características la
preparación del material para fundirlo que para confección de bloques (muros Nº 1, 2 y 3).
La humedad óptima de la mezcla fue considerada entre 14 % y 16 %, medida en volumen y se
lo apisonó en capas sucesivas de 15 cm., cada una con dos pisones de madera de guayacán de
16 kilos de peso cada uno. Los golpes fueron y se apisonó hasta sentir el ruido característico
que da la compacidad óptima.
La formaleta empleada fue de madera y no resistió adecuadamente la presión del apisonado
ya que sufrió una deformación en el centro de la sección mayor del muro y a la mitad de
altura del mismo, donde su ancho resultó de 15.6 cm., siendo su medida original en la base y
en el coronamiento de 14.2 cm. La textura obtenida resultó muy agradable a la vista y al tacto,
no mostrando a los veintiocho días de edad fisuras ni defectos visibles.
Los valores de ensayo tanto de los muros monolíticos como de bloques figuran al final de este
anexo.

43
Comparación de los resultados de ensayo entre muros realizados con bloque de
suelo-cemento y monolíticos.

En los seis muros sometidos a prueba, se tomaron las siguientes precauciones


a- Se empleó suelo extraído del mismo lugar, con propiedades similares.
b- Se utilizó cemento Pórtland de igual marca.
c- Las medidas de los seis muros fueron similares.
d- Fueron ensayados a compresión a la edad de veintiocho días.
e- La velocidad de ensayo en la máquina fue siempre la misma: 0.05”/ minuto.

Luego de las pruebas y en función de los valores obtenidos, se pudo comprobar que la
resistencia en los muros realizados con bloques fue sensiblemente superior a la obtenida en
los muros monolíticos.
Esta conclusión está en pugna con lo sostenido por S. Cytryn en su libro “Construcción con
tierra” (2H), que dice: “Una pared apisonada es monolítica y por consiguiente mucho más
resistente que una pared de bloques, pero pueden aparecer en ella grietas debidas a
enjutamiento, si el trabajo no se lleva a cabo bajo una consonante y cuidadosa supervisión. Tal
vez sea posible bajo ciertas circunstancias construir paredes apisonadas más rápidamente y a
un costo más bajo que paredes de bloques, pero esto aún no ha sido comprobado
satisfactoriamente.

Factores de economía y características de un buen muro de suelo-cemento

“La economía es factor básico en la preparación de la mezcla de suelo-cemento. Por ello es


necesario prepararlo a pie de obra, evitando transportes innecesarios. El agua debe estar lo
mas cerca posible y el piso donde se prepare la mezcla debe ser duro y limpio”.
Es ideal poder utilizar para la confección de bloques o muros monolíticos la tierra extraída de
la excavación de cimientos, aljibes o pozos negros, pues así se evitan transportes siempre
caros.
Si las proporciones arena- arcilla, constituyentes del suelo y el dosaje de cemento y porcentaje
de agua es correcto, el producto final, muro de bloques o muro monolítico tendrá las
siguientes bondades:
a- Reducido cambio volumétrico por absorción o pérdida de humedad.
b- Inalterabilidad al ser sumergido en agua.
c- Resistencia a la compresión similar y hasta superior a la de ladrillos de arcilla cocida.

44
Valores obtenidos en el laboratorio de ensayos de materiales

Ensayo a compresión de los muros de bloques Nº 1, 2 y 3 y monolíticos Nº 4, 5 y 6


Referencia: 18689
Bogotá, D.E., Mayo 20 de 1966
Señores CINVA
L.C
A continuación informamos a ustedes sobre los resultados de los ensayos a la compresión de 6
muros de suelo-cemento de aproximadamente 1.20 m de longitud.
Se trató de aplicar la carga de manera tan uniforme como era posible. Los tres primeros muros
habían sido edificados con bloques de suelo-cemento, mientras que los tres últimos eran
monolíticos.
En la tabla siguiente aparecen cargas que se formo la primera grieta. En los muros Nº 4 y 5
no se pudo observar exactamente, pero coincidía prácticamente con la carga de rotura.

Carga 1º Carga rotura


Muro Nº Fundido Ensayado Edad
grieta kg. kg.
1 Abril 13 Mayo 11 28 22.000 45.400
2 Abril 14 Mayo 11 27 34.000 35.850
3 Abril 15 Mayo 11 27 32.600 34.800
4 Abril 16 Mayo 16 31 - 45.635
5 Abril 17 Mayo 16 28 - 19.750
6 Abril 18 Mayo 16 27 24.000 25.800

Las maneras de rotura eran lasa siguientes: el muro Nº 1 se dividió (probablemente por
flexión) en dos mitades por una grieta vertical ya cada mitad seguía cargando.
Los muros Nº 2 y 3 principiaron a abrirse por una grieta vertical ceca al tercio del muro y
visible desde ambos lados.
La rotura final de los primeros tres muros consistía en aplastamientos casi individuales de
cada bloque con escamaciones.
Los muros Nº 4 y 5 principiaron por grietas verticales cerca de los extremos (y visible
inicialmente desde solo una cara). Cuando estas hubieron progresado hasta la mitad de la
profundidad del muro, la grieta se desvió e dirección horizontal dando un aspecto de letra “I”
Ó “U”.
El muro Nº 6 se agrietó casi horizontalmente cerca de una de las esquinas inferiores formando
un plano alabeado de rotura.
Atentamente.
Marijan Bomhard B.
Ingeniero de Laboratorio
Valores obtenidos en el laboratorio de ensayos de materiales

45
Ensayo de compresión del mortero con que fueron adheridos los bloques en los
muros Nº 1, 2 y 3
Referencia: 18690
“Bogotá, D.E. Mayo 20 1966”
Señores
CINVA
L. C
Me es grato informarles que los 3 cubos recibidos el 11 de mayo de 1966, fueron sometidos al
ensayo de compresión y ofrecieron los siguientes resultados:
Cubos Nº Ensayado Edad - Días Resistencia Los/plg 2
1 Mayo II 28 1157
2 Mayo II 28 1091
3 Mayo II 28 1267

Nota:
Los cubos de mortero eran de 2 x 2 x 2 pg, mezcla relación 1: 3
Atentamente
Marijan bomhard B.
Ingeniero del laboratorio

46
Bogotá, D. e Abril 19 de 1966
Señores
CINVA
L. C.
Les informamos sobre los ensayos llevados a cabo sobre briquetas de suelo-cemento que
en promedio tenían las dimensiones 14.1 x 29.2 x 9.6 cm.
Los ensayos a la rotura se llevaron a cabo siempre de modo que la dimensión de 9.6 cm.,
estuviera e posición vertical.
C.H. indica compresión en una máquina sin rótulas apoyando la probeta sobre dos
cartones. Antes del ensayo estuvo sumergida 2 horas en agua fría.
C.S. son ensayos de compresión después de 2 horas de estar en un horno seco a 110º C.
FL. Se refiere al módulo de rotura a la flexión usando una luz de 17 cm., y una carga
concentrada aplicada con una rótula en el centro. Tales probetas tenían apenas su humedad
natural.
Todos los ensayos (18) se llevaron a cabo a los 8 días de edad.

Cilindro Nº Tipo Ensayo Fundido Ensayado Resistencia kg./


cm2
1 C. H Abril 4 Abril 12 11.3
1 C. H Abril 4 Abril 12 20.2
1 C. H Abril 4 Abril 12 9.9
1 C. S Abril 4 Abril 12 19.4
1 C. S Abril 4 Abril 12 18.1

47
Referencia: 18445
18446

Cilindro Nº Tipo Ensayo Fundido Ensayado Resistencia


kg./cm2
1 C. S Abril 4 Abril 12 19.6
1 FL Abril 4 Abril 12 2.35
1 FL Abril 4 Abril 12 2.90
1 FL Abril 4 Abril 12 2.50
II C. H Abril 5 Abril 13 19.1
II C. H Abril 5 Abril 13 19.1
II C. H Abril 5 Abril 13 17.0
II C. S Abril 5 Abril 13 22.1
II C. S Abril 5 Abril 13 20.9
II C. S Abril 5 Abril 13 19.1
II FL. Abril 5 Abril 13 3.84
II FL Abril 5 Abril 13 3.96
II FL Abril 5 Abril 13 3.25

Ensayos para determinación de 5 de absorción y pesos unitarios.


1) Absorción en frío

I) Probeta I:
a- 17.3%
b- 16.1%
c- 16.3%

II) Probeta II
a- 16.3%
b- 14.4%
c- 15.4%

48
Referencia 18445
18446
2) Peso unitarios:

I) Probetas I:

Peso material Saturado (grs.) Peso Material Seco (grs.)


a- 7920 6575
b- 7910 6600
c- 7000 6340

II) Probetas II:

a- 7925 6830
b- 7735 6315
c- 7775 6465

49
18726

Bogotá, D. E. Mayo 20 de 1966


Señores
CINVA.
L. C.
Me es grato informarles que los 16 bloques enviados por ustedes fueron
sometidos a los ensayos de flexión por compresión, adherencia, compresión húmeda, pesos
unitario y específico y ofrecieron los siguientes resultados:

Bloque Nº Tipo Ensayo Ensayado Carga Rotura lbs Modulo de


Rotura kg. / cm2
1 Flexión por Mayo 18 740 5.9
compresión.
2 Flexión por Mayo 18 680 5.0
compresión.
3 Flexión por Mayo 18 1330 10.0
compresión.
4 Flexión por Mayo 18 1180 7.7
compresión.
5 Flexión por Mayo 18 1080 9.2
compresión.
6 Flexión por Mayo 18 620 4.6
compresión.
Resistencia kg. / cm2
1 Adherencia Mayo 18 10030 7.6
2 Adherencia Mayo 18 9400 7.1
3 Adherencia Mayo 18 7400 5.6

50
Bloque Nº Tipo de Ensayo Ensayado

Compresión
1 Mayo 20
humedad.
Compresión
2 Mayo 20
humedad.
Compresión
3 Mayo 20
humedad.

1 Peso unitario
2 Peso unitario
1 Peso especifico
2 Peso especifico

Nota:
Los bloques tenían 9.8 cm. de altura,
29.2 de largo y 14.2 cm. de ancho.
En el caso de la primera probeta por
adherencia, la resistencia es mayor que
7.6 Kg. / cm2, ya que el ladrillo central
falló a la compresión. En los otros dos
la rotura pasó por el bloque y no tanto
por el mortero.

Atentamente

Marijan Bomhard
B.

Ingeniero en
Laboratorio

Los bloques de suelo estabilizado


fueron realizados con la máquina
portátil “CINVA-RAM”.-
Para grandes emprendimientos la
industria provee máquinas de alta
producción-

51
1. Tapa: rectángulo metálico, unido a la
caja por dos tirantes laterales, móviles, que
le permiten deslizarse para taparla.
En su parte superior se encuentran dos
descansos para recibir uno de los ejes
superiores de las bielas de la palanca.

2. Palanca: consta de un juego de bielas


accionadas por un brazo, que permite
poner en movimiento el pistón.

3. Caja: molde metálico sostenido por


cuatro patas de hierro angular, el cual
constituye el esqueleto de todo el
mecanismo.

4. Pistón: formado por un cilindro, guiado


entre dos ángulos regulables, rematado en
una platina rectangular que haces las veces
de émbolo de compresión. A esta platina
va atornillada una pieza de madera, cuyo
objeto es estampar los bloques. Si se desea
producir bloques sólidos, puede retirarse,
quitando los tornillos y obstruyendo los
orificios que aparecen e la platina
mediante pequeños tornillos.

A. Tornillos para graduar las guías del


pistón: sirven para aflojar el pistón si
estuviera muy apretado entre las guías o
viceversa.

Original en: CINVA-RAM, MÁQUINA PORTATÍL PARA HACER BLOQUES DE TIERRA


ESTABILIZADA.
SERIE DELEGACIÓN Nº 4- CINVA- BOGOTÁ- COLOMBIA 1957

52
MODO DE OPERAR

1- Coloque la palanca en su
posición de descanso. Abra la
caja deslizando la tapa hacia
atrás. Llénela entonces de
mezcla hasta los bordes,
usando una paleta a la medida
que se recomienda fabricar
para este fin.

2- Cierre la caja, deslizando la


tapa hacia delante, acción que
servirá a la vez, para eliminar
el excedente de mezcla.

3- Levante la palanca hasta


apoyarla verticalmente en los
descansos de la tapa. Alce el
pistillo para desconectar la
biela inferior.

4- Baje la palanca hacia el


lado contrario a su posición
de descanso, hasta que quede
horizontal sobre el asidero de
la tapa. Esta acción es la que
comprime el bloque y, si la
caja se ha llenado
correctamente, debe presentar
resistencia al operador.

Original en: CINVA-RAM,


SERIE DELEGACIÓN Nº 4-
CINVA- BOGOTÁ-
COLOMBIA 1957

53
5- Vuelva la palanca
hacia su posición
inicial de descanso, y
abra la caja deslizando
la tapa hacia atrás.

6- Baje la palanca
hasta que quede
horizontal a la base de
la máquina.

7- El bloque puede ser


retirado con las manos.

Por ningún motivo


debe pretender bajarse
la palanca con el
esfuerzo de más de un
hombre, pues esto
conducirá a dañar el
sistema del pistón.

54
Original en: CINVA-RAM, SERIE DELEGACIÓN Nº 4- CINVA- BOGOTÁ- COLOMBIA
1957
Figura Nº 1: Equipo para ensayos de
erosión.

Figura Nº 2:
Comparación de bloques
de suelo-cemento (8 días
de edad) con 5 % de
contenido de cemento.
Bloque sometido a
erosión y bloque de
testigo.-

55
Figura Nº 3: Comparación de
bloques de suelo-cemento (8 días
de edad) con 8 % de contenido de
cemento. Bloque sometido a
erosión y bloque testigo.

Figura Nº 4: Bloque de suelo-cemento,


con contenido del 5 % de cemento,
sometido a erosión a los 8 días de
edad.

Figura Nº 5: Bloque de suelo-cemento,


con contenido del 8 % de cemento,
sometido a erosión a los 8 días de
edad.

56
Figura Nº 6: Comparación de Bloque
erosionados con contenidos de 5 % y 8
% de cemento, 8 días de edad.

Figura Nº 7: Comparación de Bloques


erosionados con contenido de 5 % de
cemento, edad 8 días y 28 días.

57
Figura Nº 8: Comparación de Bloques
de suelo-cemento con contenido de 8
% de cemento. Bloques sometidos a
erosión y bloque de testigo. Edad 28
días.

Figura Nº 9: Comparación de
Bloques erosionados con
contenido de 8 % de cemento.
Edades 8 y 28 días.

58
Figura Nº 10: Bloques de suelo-
cemento con contenido de 8 % de
cemento y 25 % de viruta de aserrín.
Bloques erosionado y bloque de
testigo.

Figura Nº 11: Bloques de suelo-


cemento con muestra de virutas y
aserrín de madera con que fueron
fabricados.

Figura Nº 12: Defecto producido en


bloques de suelo-cemento y virutas de,
en el periodo fraguado y curado.

59
Figura Nº 16: El muro con sus juntas
tomadas listo para recibir el
“chicoteado”.

Figura Nº 17: Las juntas


verticales y horizontales
están rehundidas un
centímetro.

60
Figura Nº 18: Aspecto que mostraron
los planos de prueba dos semanas
después de hechos.

Figura Nº 19: Diversos tipos de


revoques gruesos y enlucidos
puestos a prueba.

61
Figura Nº 20: Paños
revocados Nº 11, 11ª, 12 y 13
a las dos semanas de
realizados.

Figura Nº 21:
Fisuras que
aparecieron 24
horas después de
realizado el paño
Nº 11.

62
Figura Nº 22: Prototipo
de teja de
suelo-cemento.
Vista inferior.

Figura Nº 23: Prototipo


de teja de
suelo-cemento.
Vista posterior.

63
Figura Nº 24: Muros de
bloques de
Suelo-cemento Nº 1, 2
y 3.

Figura Nº 25: Muros monolíticos de


suelo-cemento. Formaleta y pisón
usados en su construcción.

64
Figura Nº 26: Muro
monolítico de
suelo-cemento.

Figura Nº 27: Muros de bloques de


suelo-cemento Nº 1, 2 y 3 y
monolíticos Nº 4.5 y 6.
Máquina de ensayo comprimiendo
muro Nº 1.

65
Figura Nº 28: Efectos producidos en
muro Nº 1 por la carga de rotura-
(45.400 kg.)

Figura Nº 29: Roturas en muros Nº 1 de


bloques de suelo-cemento.

66
Figura Nº 30: Roturas en muros Nº 1.

Figura Nº 31: Muro


monolítico Nº 4 de
suelo-cemento
sometido a esfuerzo
de compresión
(carga de rotura
45.635 kg.).

67
Figura Nº 32: Muro
monolítico Nº 5,
mostrando las
fisuras que
aparecieron a los
19.750 kg. Carga de
rotura.

Figura Nº 33: Muro


monolítico Nº 6 de
suelo-cemento.
Carga de rotura
25.800 kg.

68
CAPÍTULO III: VIVIENDA REALIZADA EN PARANÁ (ENTRE RÍOS) 1973- I.A.P.V

Esta vivienda, que a once años de realizada y habilitada, ha demostrado un comportamiento


excelente, tuvo como fin primordial la viabilidad de construir muros, externos e internos con
bloques de suelo estabilizado.
La circunstancia que la estructura fuera independiente, apoyada sobre vigas de fundación y
pilotines, obedeció a que los terrenos son altamente expansivos.
Se explica a continuación la experiencia realizada, que debe considerarse exitosa, referida al
comportamiento del material suelo estabilizado:

Análisis tierra con la que fabrican bloques vivienda prototipo


Primera muestra- extraída terrenos I.A.P.V.

Peso muestra seca………………………….500 grs.


Retiene 4 …………………………. 10 grs. Árido grava
%........................................ 2 %

Retiene 50 % ………………………….. 260 grs.


% ………………………….. 52 % Árido (arena gruesa no cementante)

Retiene 200 …………………………… 190 grs.


% ……………………………. 38 %Árido, escasamente cementante (arena fina
y limo)

Pasa 200 …………………………….. 40 grs.


% ……………………………. 8 % Plástico (Arcilla)

Según diagrama triangular se caracteriza como “Limo Arenoso” fuerte olor a cal, arenas
calcáreas.
Bloques fáciles de hacer- No se deforman al desmoldar.
Producción= 110 bloques/bolsa cemento (5% cemento)
Las pruebas a que fueron sometidas en D.P.V. dieron como resultado un bloque no apto,
siendo la causa la falta de material plástico del suelo utilizado. Los valores obtenidos figuran
en informe (que se agrega) de fecha 19 de enero de 1973. Por ello se descartó ese suelo.

Ensayo a la compresión de bloques de suelo-cemento

Interesado: Instituto Autárquico de Planeamiento y Vivienda.

Bloques con 5% de cemento. Edad 7 días

Nº 1…………………………………….. 7.1 kg/cm2


Nº 2…………………………………….. 8.8 kg/cm2
Nº 3…………………………………….. 6.4 kg/cm2
Nº 4…………………………………….. 9.7 kg/cm2
Nº 5…………………………………….. 9.0 kg/cm2
Nº 6…………………………………….. 6.6 kg/cm2

69
Bloques con 8 % de cemento. Edad 7 días

Nº 1…………………………………….. 13.6 kg/cm2


Nº 2…………………………………….. 15.8kg/cm2
Nº 3…………………………………….. 15.0kg/cm2
Nº 4…………………………………….. 15.1kg/cm2
Nº 5…………………………………….. 14.5kg/cm2
Nº 6…………………………………….. 12.8kg/cm2

Dep. Laboratorio Enero 19 de 1973


Análisis tierra extraída Barrio Policial- Segunda muestra
Análisis por vía seca

Peso muestra seca …………………………500 grs.

Pasa cedazo 200 ………………………….40 grs. Arcilla


Retiene cedazo 200…………………………55 grs.
Limo altamente adhesivo
con todas las
Porcentajes: características de una
buena arcilla cementante.
Arcilla ………………………….. . 8 %
Limo arcilloso ………………………….. 19 % Plástico 27 %
Arenas …………………………... 68 %
Grava …………………………… 5 % Árido 73 %
El limo arcilloso resultó altamente cementante. Se consideró que con 8 % de cemento los
bloques resultaran apropiados para ser expuestos a exterior (lluvia, frío, viento, etc.)
Los bloques ensayados dieron resultados óptimos, según informe pruebas realizadas en D.P.V.
con fecha 22 de febrero de 1973. La vivienda fue realizada con este tipo de tierras.

I.A.P.V.

Ladrillos con el 10 % de cemento

Nº 1…………………………………….. 39.8 kg/cm2


Nº 2…………………………………….. 43.8kg/cm2
Nº 3…………………………………….. 44.5kg/cm2
Nº 4…………………………………….. 38.2kg/cm2
Nº 5…………………………………….. 55.0kg/cm2
Nº 6…………………………………….. 40.5kg/cm2
Ladrillos con el 8 % de cemento

Nº 1…………………………………….. 25.1 kg/cm2


Nº 2…………………………………….. 43.8kg/cm2
Nº 3…………………………………….. 36.0kg/cm2
Nº 4…………………………………….. 30.8kg/cm2
Nº 5…………………………………….. 33.2kg/cm2
Nº 6…………………………………….. 27.5kg/cm2

70
Elaboración de suelo estabilizado- procedimientos empleados en la vivienda
experimental de Paraná (Entre Ríos)

El criterio con que se encaró la obra fue la de comprobar y demostrar la constructibilidad del
sistema suelo estabilizado, o suelo-cemento. En particular en lo que concierne al
comportamiento de muros.
El punto de partida fue el siguiente:
a- Fácil construcción de bloques, en forma personal por el propio interesado, usando máquina
manual CINVA-RAM.
b- Fácil colocación en obra.
c- Constatación de la calidad resultante, en comparación a sistemas constructivos
tradicionales.

Se persiguen los siguientes fines:


d- En base al procesado analítico y cualitativo, comprobar la incidencia económica del
sistema con relación a otros conocidos. Todo estudio económico deberá hacerse en base a
comparar tiempos empleados e inversiones realizadas. El criterio original, lamentablemente
no efectuado, consistía en hacer dos viviendas simultáneamente con el mismo proyecto, una
en suelo estabilizado y mediante el sistema de contratación tradicionales. Se llevaran
memorias diarias de costos y avances de obra, luego de finalizarlas, se compararán los valores
obtenidos. Estando en la certeza que este es el único criterio tal para comparar, y que alguna
vez, si se pretende instaurar una política de vivienda a partir del suelo-cemento, deberá
hacerse, como circunstancia ineludible.

Descripción del sistema constructivo

1- Vivienda realizada con bloques prefabricados de suelo cemento asentado con argamasa de
suelo- cal- cemento. Estructura independiente.

2º las técnicas empleadas fueron las que se detallan:


Fabricación de bloques, por el adjudicatario, con maquina bloques CINVA-RAM provista a
préstamo por el I.A.P.V. los suelos con que fue realizada la mezcla fueron debidamente
analizados y clasificados, pudiendo verse sus valores en el apartado correspondiente (Punto
“B”). Considerado que el sistema puede aparecerse como amateur (no siendo en realidad), se
realizaron todos los análisis y constataciones necesarias: granulometría, ensayos por vía
húmeda y seca de fabricación fina, de coloides, de áridos y de plásticos, en lo que ha suelos
respecta, y con capacidad, densidad máxima seca, humectación, saturación, resistencia a la
compresión, trabajabilidad y producción de bloques por hora hombre, en lo que hace a los
bloques obtenidos. Todo ellos permite asegurar que un mismo equipo, trabajados con iguales
dosajes cemento- suelo obtiene valores sensiblemente diferentes, al cambiar la calidad de
suelo. Los ensayos para obtener estos valores de comparación fueron realizados en el
laboratorio de ensayos de la dirección provincial de vialidad y realizados de acuerdo a normas
IRAM. Todo ello hace evidente que la construcción con suelo estabilizado es correcta, o
viable, si tiene un soporte de investigación técnica adecuada.

3º Resolución de estructuras: el proyecto estructural, en función de ser realizada la obra en


terreno con arcillas de tipo expansivo se puede ver esquemáticamente en los planos de detalle,
y básicamente consiste en vigas inferiores de arriostramiento, que descansan sobre pilotines,
vigas superiores a nivel de dinteles, conformadas con bloques canaletas realizados en suelo
cemento, todos unidos a vigas inferiores mediante pies derechos.

71
4º Instalaciones:
Sanitarias, a pozo negro absorbente, previo paso por cámara séptica y de inspección.
Provisión de agua: por agua corriente, cañerías a la vista bajo mesadas.
Se unificaron como “zona húmeda” baño, cocina lavadero, sectorizándolos a fin de evitar
recorridos inútiles.
Electricidad, conductores, bocas y llaves, sobre paredes, previo canaleteado, la instalación
eléctrica fue realizada por el adjudicatario, electricista de profesión.

5º Criterio general: el suelo estabilizado resulta ser una solución adecuada a ciertos tipos de
problemas; debe ser tratado con inteligencia, y es necesaria una conducción adecuada, así
como análisis previo de suelos y comprobación de resultados concretos.

El suelo estabilizado debe ser aplicado con prudencia a los distintos planes de construcción y
antes de ser iniciada una obra debe realizarse, como mínimo una pared de muestra, de por lo
menos 100 x 100 x 15 cm. Ubicándola en las peores condiciones de uso, a la intemperie y sin
protección, siendo esa la mejor y más adecuada forma de comprobar su comportamiento ante
situaciones límites reales.
Para la obra de Paraná fueron realizadas dos mini – paredes sobre las que luego se hicieron
pruebas de revoques.
La vivienda construida en 1973, muestra a la fecha que el sistema merece la mayor atención
de personas, instituciones o reparticiones, pues su estado actual es óptimo y puede, como
sistema, coadyuvar a la solución del problema habitacional.

Aplicación del suelo estabilizado- ideas generales sobre el sistema constructivo.


a- Proyecto:
A los efectos de la mayor economía en superficie y volumen de obra, los anteproyectos que
acompañaban el siguiente trabajo fueron realizados, dentro de un rectángulo, con ángulos de
90º en los encuentros de paredes interiores como exteriores.
Se muestra la planta de la obra que el I.A.P.V. realizó en la ciudad de Paraná, así como una
posible modificación de la misma, así mismo la economía de toda la vivienda comienza a
partir del anteproyecto.

b- Fundaciones y cimientos:
Es un tema a resolver en función del tipo de suelo de la zona donde se levantará la
edificación. La fundación deberá ser adecuada al suelo, los cual, según la zona, pueden
resultar un factor de mucha importancia con un impacto muy acentuado sobre la economía
que se pretende. Suelos expansivos, ocasionan problemas imposibles de resolver, sino se
adecua una fundación sobre pilotes, con vigas de arriostramiento armadas a nivel del piso, y
dinteles, unidas a su vez mediante riendas verticales. Todo ello es correcto técnicamente pero
altamente antieconómico, por lo cual deberá tenerse muy en cuenta el comportamiento de las
viviendas que estando en la zona y habiendo sido realizadas con sistemas tradicionales
cuentan con una cimentación clásica y común: de hormigón de cascote y sobre ella la
mampostería. Si las otras viviendas han soportado bien los empujes del terreno con ese tipo de
fundación, una vivienda con suelo estabilizado tendrá idéntico comportamiento.
Fundar sobre pilotines puede hacer inútil el intento económico perseguido, por lo cual es
fundamental que la cimentación resulte técnicamente adecuada con cimientos clásicos, lo que
deberá ser muy tenido en cuenta al seleccionar el solar.

72
c- Contrapisos:
Los contrapisos se hicieron con escombros de demolición y los provenientes de la limpieza de
la obra. Se compactó con suelo estabilizado (suelo, cal, cascote, arena)
En los ambientes se hicieron cortes en contrapisos (ver planos de detalle) para que sirvan
como cámara de expansión, que absorberán los pequeños movimientos laterales. Las cámaras
dividirán en dos si el ambiente es pequeño y en cuatro si es grande.

d- Aislación Hídrica:
La normal correspondiente a cualquier tipo de construcción tradicional.

e- Muros:
Realizados con bloques suelo-cemento, fabricados en máquinas tipo CINVA-RAM de la que
se agregan planos de fabricación, realizados por el I.C.P.A. los bloques se deberán fabricar por
el beneficiario y colaboradores amicales. Los resultados de los valores de los bloques o
distintas pruebas a que fueron sometidos los bloques de 10 x 14 x 29, entrando 237 bloques
por m3 sin contar la correspondiente argamasa de pega. En iguales condiciones entran 500
ladrillos comunes de horno por metro cúbico lo cual es un índice de economía inicial.

f- Mortero de pega:
Se realizó con pastón de suelo-cemento, en los porcentajes de cinco volúmenes de suelo, uno
de cal y medio de cemento. La cal se agregó a los efectos de proporcionar mayor plasticidad
(trabajabilidad) hacer que fragüe la mezcla de pega no fuese violento.

g- Refuerzos estructurales:
Según proyecto se construyeron a nivel de dinteles vigas de arriostramiento y también a altura
a vigas o tirantería de techo (ver detalles constructivos).

Coronamiento, adintelados:
Los adintelados, así como todo el arriostramiento perimetral (a nivel de dinteles) fueron
hechos con ladrillos especiales de suelo-cemento en forma de canaleta, incluyendo dos hierros
de 8 Mm. y hormigón hasta enrasar la canaleta.

Análisis de la experiencia resultados obtenidos y confrontación con las


expectativas y recaudos a tener en cuenta

De la experiencia realizada, se ha podido comprobar la necesidad de seguir investigando, a la


par de hacer más severas las pruebas generales, y a los fines de evitar sorpresas, siempre
desagradables, contar con equipo de trabajo permanente y suficientemente experimentado,
tanto en la fabricación de bloques, como en la erección de la obra.
Las principales dificultades encontradas en la vivienda experimental y sus posibles causas son
las siguientes:
a- Muros: los muros realizados con la técnica normal de la erección correspondiente a paredes
de ladrillos comunes. Dos paredes testeras fueron hechas en un ancho de 15 cm., ex profeso,
una de ellas orientadas al sur (la peor ubicación). Una vez levantados los mismos, fueron
dejados sin cubiertas durante un lapso de dos meses y medio, coincidiendo con la época de
lluvia más copiosa del año. Antes de la colocación del techo, revisados los parámetros, se
comprobó que los muros de 30 cm., (los laterales de la vivienda) no presentaban muestras de
deterioro, mientras que los muros de 15 cm., (los testeros) presentaban las siguientes
novedades: cortes verticales para a la capa aisladora, cada metro aproximadamente y longitud
variable le fueron colocados testigos de yeso para comprobar su funcionamiento, mientras no

73
se cargó el techo las paredes no se movieron, pesé que el tiempo continuo inestable, con
cambios marcados de temperatura y lluvias continuas. Al se colocada la cubierta, y pese a ser
estructura independiente, se notó que todos los testigos estallaron y las rajaduras se
evidenciaron notablemente, las paredes laterales no sufrieron alternativas.
Las circunstancias que ciertas publicaciones técnicas especializadas indiquen que los muros
perimetrales pueden ser de 15 cm., quizás finque en que los techos son de tipo liviano, y que
los bloques fueran muy estables.
Ambos muros testeros sufrieron los defectos de un asentamiento marcado, tanto que se separó
horizontalmente a la altura de los adintelados, notándose una luz hasta un (1) centímetro en
los lugares más marcados. Este asentamiento comprobado, o tiene una explicación lógica,
pudiendo aventurarse la teoría que todo el muro trabajado en bloques haya sufrido los efectos
propios de una contracción y a la par que hizo cortes verticales, marcó un asentamiento
pronunciado. Ya revocado no ha demostrado nuevos movimientos, ni la reaparición de los
anteriores efectos.
También y a título de experiencia y por escasez de bloques de suelo-cemento en ese momento,
en los antepechos de tres ventanas que habían sufrido deterioros propios de toda obra en
construcción, se efectúo la correspondiente reparación con ladrillos comunes de horno sin
ninguna dificultad o consecuencia negativa ulterior a la vista actualmente.

b- Bloques: en todas las paredes, tanto internas como externas se notaron los característicos
“mapeados” (comunes a ciertos revoques), y algunos bloques resultaron directamente
fracturados. Aquí es donde se nota la incidencia del clima, que sometido al material “suelo-
cemento” a contracciones y dilataciones, al actuar sobre el material arcilla.
Comparado con los ladrillos comunes, es de presumir que en estos no se habrían producidos
estas fisuras en paredes, ni “mapeados” en bloques.

c- Revoques: el tipo de revoque originariamente se conceptuó que sería de plástico, de marca


conocida. Aunque las especificaciones literarias eran adecuadas aparentemente al fin
propuesto, dado los costos de los mismos, se creyó oportuno realizar los revoques con
material tradicional, de costo inferior al originariamente proyectado y debidamente
comprobado.
El hecho de elegir un revoque tipo plástico, estribaba en que es de rápida aplicación y con
poco consumo de mano de obra, como el suelo estabilizado fija su filosofía de acción en la
mano de obra total, se decidió revocar con sistema tradicional, y luego comprobar su
resultado a partir de paramentos que al momento de su colocación se hallan mapeados. Se
realizó el impermeable grueso y el revoque fino, y a los dos meses se puede constatar que hay
un mapeado de revoque, que quizás no tenga relación directa con los paramentos, y si con la
circunstancia que le grueso y el fino fueron realizados uno tras otro, sin dar tiempo al revoque
grueso a su completo fragüe. Aplicadas dos manos de blanqueo cruzadas, el mapeado persiste
y aún que no indica actualmente nada
que haga presumir posteriores problemas.

74
Sr. Intendente de la Ciudad de Paraná.
Dn. Juan Carlos Esparza
Su Despacho

Ref: I.A.P.V. remite resultados y


documentación técnica de la
vivienda realizada mediante el
sistema “Suelo- Cemento”

Cumplo en remitir, a los efectos que estime corresponder los


resultados y documentación técnica correspondiente a la vivienda realizada en suelo
estabilizado, en el Barrio Consejo de está ciudad, a título experimental.
La obra fue realizada por personal técnico, administrativo y obreros del Instituto
Autárquico de Planeamiento de la Vivienda, con el objetivo de comprobar el
comportamiento del sistema constructivo, así como analizar las posibles modificaciones
que hubiera necesidad.
Alos efectos de su habilitación, solicito se nos indique cualquier
trámite que deba ser cumplimentado, para lo cuál mucho agradeceré se dé curso de los
presentes actuados a la Secretaría de Obras Públicas Municipales.
Sirva la presente de atenta nota de estilo.
Paraná, Agosto 27 de 1974
Arq. Félix Enría

Arq. Walter e. Grand

Presidente Interino Instituto


Autárquico Planeamiento y
Vivienda.

Recibido en la fecha: 4 septiembre de 1974.


Mesa de Entradas Inst. Autarq. Plan. Y Vivienda: Liliana D. de Morresi

75
CERTIFICADO DE APTITUD TECNICA LIMITADO

Disposición D.N.U.D.T.H.U. Nº 961

Ref.: Expte. S.E.D.U.V Nº 00214/19

Elemento Constructivo denominado: Ladrillo de Suelo – Cemento “SUPERMAT”

Informe Técnico:

Descripción General: Consiste en un ladrillo macizo de suelo- cemento, que se utiliza


para la ejecución de muros portantes o de cerramientos.

MATERIALES COMPONENTES:

88 ‫ ٭‬a 90 % suelo de la localidad de Santa Ana, Misiones.


12 ‫ ٭‬a 10 % respectivamente de cemento Pórtland.
‫ ٭‬Agua 8 % del volumen de sólidos.

Dimensiones

Ancho: 12 cm.
Alto: 5.5 cm.
Largo: 25 cm.

Proceso de fabricación:

a- Preparación del material: Se extrae el suelo del yacimiento y se lo seca una vez
en fábrica mediante gases calientes generados por un quemador.
Una vez obtenida la humedad adecuada, se pasa el material a una zaranda
rotativa cuya finalidad es la de eliminar impurezas y partículas cuyo tamaño sea
superior a lo requerido.

b- Sección mezclado: este trabajo se efectúa en forma mecánica por medio de una
mezcladora rotativa y se procede al mezclado con la proporción definida
anteriormente, el suelo y el cemento. Se considera terminado el mezclado
cuando se ha obtenido uniformidad de color en la mezcla.

c- Incorporación del agua: una vez mezclado el suelo y el cemento Pórtland, se


incorpora a la mezcla la cantidad de agua necesaria hasta obtener el contenido
óptimo de humedad que se logra al alcanzar la máxima densidad al compactarla.

El agua se incorporara en forma lenta y uniforme. Una vez preparada la mezcla


se procede a fabricar los ladrillos inmediatamente la cantidad de mezcla
preparada será como máximo la que se puede utilizar en dos (2) horas.

76
d- Moldeado de los ladrillos: Se realiza en recintos cubiertos para evitar contacto
directo con los rayos solares e intemperie.
Las pilas de ladrillos se humedecen por medio de rociadores y se cubren
posteriormente con tela impermeable para impedir la fuga de humedad. Se
mantiene en esas condiciones hasta el final del proceso de curado. Una vez
cumplida esta etapa se elimina la cubierta protectora, y se deja en esas
condiciones hasta el final del proceso de curado. Una vez cumplida esta etapa se
elimina la cubierta protectora, y se deja en esas condiciones para el
estacionamiento aproximadamente de treinta (30) días. Cumplida esta instancia,
el producto puede ser utilizado.

e- Playa de producto terminado: los productos terminados se transportan a una


playa por medio de vagonetas, donde se almacenan a la intemperie.

Montaje de los elementos.


- Se procede de igual forma que con los ladrillos comunes.
- Se asientan con mortero común o preferentemente uno cuya composición sea lo
mas parecida posible a la de elaboración de los ladrillos. + 20 % de cal.
- La traba de las hiladas se realizan en forma tradicional.

Características y Ensayos

Ensayos de compresión, absorción y peso específico realizados en el


Instituto del Cemento Pórtland Argentino.

Peso
específic Absorción Resistencia
Probeta Largo Alto Espesor o en el peso a la
Nº aparente Volumen compresión
seco
cm. cm. cm. Kg/m3 % 1/m3 Kg/ cm2
A1 25 5.5 12 1900 16 300 25.0
A2 25 5.5 12 1807 14 260 -
A3 25 5.5 12 1910 13 252 20.0
A4 25 5.5 12 - 31.7
24.8

Observaciones: se deja constancia que los valores de resistencia consignados no son los
de la resistencia real a compresión de suelo- cemento, que se supone mayor en probetas
normalizadas.

77
Análisis Químico

Realizado en el Centro de Investigaciones para las Industrias Minerales


Identificación: Tierra de Santa Ana- Misiones.

Detalle de análisis químico:

Si O2 71.34 %
Al2 O 3 12.47 %
Fe2 O3 8.04 %
P- 1.000º C 4.89 %
Ti O2 1.28 %
Ca O 1.22 %
Mg O 0.65 %
P2 O5 0.09 %
Mn 0.015 %
SO3 no revela

Análisis por difracción de rayos X:

Componente mayor: Cuarzo (Si O2)


Componente menor: Caolinita (Al2 Si2 O5 (OH)4)

Dosificación teórica: del suelo-cemento, en base a las características del suelo y la


arena, realizado en el Instituto del Cemento Pórtland Argentino.
Contenido mínimo de cemento Pórtland: 9 % en volumen o sea 135 Kg. por m3 de
suelo cemento.

Observaciones de la comisión técnica:

1- El elemento propuesto es apto para ser utilizado en muros portantes y de


cerramientos en planta baja y hasta dos pisos altos, debiendo en todos los
casos preverse las capas aisladoras horizontales y aislación hidrófuga
vertical, y los revoques correspondientes.
2- En todos los casos se presentará el cálculo estático correspondiente con
verificación de tensiones, de acuerdo al reglamento técnico:
Mampostería Portante Cerámica usada por analogía.
3- Deberá llevar la marca que lo identifica impresa en cada uno de los
elementos.
4- La mezcla de asentamientos de los ladrillos, será `preferentemente lo
más parecida posible que la que se emplea para su fabricación, a la que

78
se agregará dos partes de cal hidráulica. Siendo 9 partes de suelo; 1 parte
de cemento, 2 parte de cal.
5- Los ladrillos podrán utilizarse transcurridos los 28 días de desmolde.
6- Se presentarán todos los ensayos y comprobaciones que la comisión
técnica estime pertinentes, como así también comunicar cualquier
variante que se realice en la fabricación del ladrillo.
7- En todos los casos, la fabricación y el asesoramiento para la colocación
del elemento propuesto objeto del certificado quedará sujeto a la
responsabilidad directa de la firma Supermat, unipersonal.
8- Los muros construidos con el elemento propuesto, deberá cumplir con el
valor del coeficiente de transmisión total de calor K establecido en las
normas de esta secretaria.

Visto el informe de la Comisión Técnica para el otorgamiento del


Certificado de Aptitud Técnica de Nuevos Materiales, Equipos y
Métodos Constructivos y de conformidad con lo establecido por el
artículo 18, inciso 49, 50 y 51 de la Ley Nº 20524/73, el Art. 7º 8, 9, 10 y
13 del decreto 699/77 y la resolución S.E.V Nº 70/67 en cuanto le
atribuye la facultad de expedir Certificados de Aptitud Técnica.
El Director Nacional de Investigación y Desarrollo Tecnológico,
Habitacional y Urbano.

Dispone:

Art.1º- Otorgar u certificado de Aptitud Técnica limitado al elemento


Constructivo “Ladrillo de suelo-cemento, “SUPERMAT” de acuerdo con
el informe técnico de fs nº 1 a fs nº 4 a las observaciones de la comisión
técnica de fs nº 5 y a las disposiciones y condiciones establecidas en la
Resolución S.E.V Nº 70/67.

Art. 2- La duración del certificado es de un (1) año.

Art. 3- Regístrese, dése certificado, comuníquese a quien corresponda y


archívese.

Arquitecto: Julio Cesar Schiaffi


Director Nacional de Investigación y Desarrollo Tecnológico,
Habitacional y Urbano

79

También podría gustarte