Está en la página 1de 1

Píntame angelitos negros.

Andres Eloy Blanco

¡Ah mundo! ¡ La negra Juana, Si al cielo voy algún día,


la mano que le pasó! tengo que hallarte en el cielo,
Se le murió su negrito, angelitico del diablo,
sí, señor. serafín cucurusero.

¡A compadrito del alma! Si sabes pintar tu tierra,


¡Tan sano que estaba el negro! así has de pintar tu cielo,
Yo no le acataba el pliegue, con su sol que tuesta blancos,
yo no le miraba el güeso; con su sol que suda negros,
como yo me enflaquecía, porque para eso lo tienes
lo medía con mi cuerpo calienticos y de los buenos.
se m'iba poniendo flaco, Aunque la Virgen sea blanca,
como yo m'iba poniendo. píntame angelitos negros.
Se me murió mi negrito
Dios lo tendría dispuesto. No hay una iglesia de rumbo,
Ya lo tendrá colocao no hay una iglesia de pueblo,
como angelito del cielo. donde hayan dejando entrar,
al cuadro angelitos negros.
Desengáñese comadre, Y entonces, ¿a dónde van,
que no hay angelitos negros. angelitos de mi pueblo,
zamuritos de Guaribe,
Pintor de santos de alcoba, torditos de Barlovento?
pintor sin tierra en el pecho,
que cuando pintas tus santos Pintor que pintas tu tierra,
no te acuerdas de tu pueblo, si quieres pintar tu cielo,
que cuando pintas tus Virgenes cuando pintes angelitos,
pintas angelitos bellos, acúerdate de tu pueblo,
pero nunca te acordaste y al lado del ángel rubio
de pintar un angel negro. y junto al ángel trigueño,
aunque la Virgen sea blanca,
Pintor nacido en mi tierra, píntame angelitos negros.
con el pincel extranjero
pintor que sigues el rumbo
de tantos pintores viejos,
aunque la Virgen sea blanca,
píntame angelitos negros.

No hay un pintor que pintara


angelitos de mi pueblo.
Yo quiero angelitos blancos,
con angelitos morenos
y ángel de buena familia
no basta para mi cielo.

Si queda un pintor de santos,


si queda un pintor de cielos,
que haga el cielo de mi tierra
con los tonos de mi pueblo;
con sus ángeles catires,
con sus angelitos blancos,
con sus ángeles morenos,
con sus ángeles indios,
con sus ángeles negros,
que vayan comiendo mango