Está en la página 1de 10

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS

FACULTAD DE QUÍMICA E INGENIERÍA QUÍMICA


ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE QUÍMICA
DEPARTAMENTO ACADÉMICO DE QUÍMICA ORGÁNICA

Seminario de Bioquímica

“MECANISMOS DE ACCIÓN DE LOS


ANTICUERPOS’’

Horario: L-M-V (2-6pm)


Profesor: Juan Wolcoott Hurtado

Integrantes:
 Huaytan Capcha Josselyn 13070137
 Angulo Ramirez Geanina 14070098
 Arróspide Balcázar Bryan Ronald 13070128

Lima-Perú

2019-0

1
Tabla de Contenido

INTRODUCCIÓN ............................................................................................................................ 3
ANTICUERPOS ............................................................................................................................... 4
MECANISMO DE ACCIÓN DE LOS ANTICUERPOS......................................................................... 7
BIBLIOGRAFÍA ............................................................................................................................. 10

2
INTRODUCCIÓN

El sistema inmunitario es capaz de activar dos clases de


respuestas: una respuesta inmune innata, rápida e
inespecífica, y una respuesta inmune adaptativa, más lenta
pero distinta para cada patógeno y con capacidad de crear
memoria. La respuesta inmune adaptativa, a su vez, se
divide en la respuesta celular y humoral. Ésta última se
caracteriza principalmente por la producción de
anticuerpos (inmunoglobulinas, Ig).

Los anticuerpos son proteínas cuya función consiste en


detectar cualquier elemento extraño que pueda entrar en el
organismo. Normalmente detectan partes concretas de esos elementos, por ejemplo,
proteínas de la superficie bacteriana o vírica, lo que se denomina “antígeno” (bacteriano
o vírico respectivamente). Cuando los anticuerpos se unen a estas proteínas extrañas,
actúan como marcador, facilitando que sean reconocidos y eliminados por las células del
sistema inmune.

Los anticuerpos son sintetizados en los linfocitos B e inicialmente actúan como


receptores, en la membrana de estas células. Cuando esta célula se activa por el
reconocimiento de un antígeno, se convierte en una célula plasmática productora de
anticuerpos, que serán liberados al torrente sanguíneo, donde circularán libremente. Las
células B activadas también se pueden convertir en linfocitos B de memoria, que van a
permitir una respuesta más rápida del sistema inmune cuando entran de nuevo en contacto
con este agente infeccioso.

La estructura de todos los anticuerpos es muy parecida. Por un lado disponen de una
sección denominada “región constante” (Fc), que es la que puede unirse a los receptores
de las células inmunes, como los macrófagos o los mastocitos, y por otro lado tienen
también una “parte variable” (Fab), que es la que reconoce el antígeno. Esta parte variable
se denomina así pues es específica para cada antígeno, según sea la célula B que lo
produzca. Este mecanismo de variabilidad permite al sistema inmunológico generar una
gran batería de anticuerpos, únicos y específicos para un determinado antígeno, y iniciar
así una respuesta adaptada según el agente patógeno.

3
ANTICUERPOS

Proteínas de estructura globular sintetizadas por


células del sistema inmune (Linfocitos B y células
plasmáticas derivadas de ellos. ¾ Presentes en la
sangre (plasma) y otros fluidos biológicos (saliva,
lágrimas, secreción mucosa intestinal, líquido
sinovial, líquido intersticial etc.) ¾ En el plasma se
detectan dentro de la fracción de las γ globulinas.
¾ Capaces de reconocer a otras moléculas
(antígenos) de manera muy específica, y formar
complejos estables con ellos (inmunocomplejos).
¾ Su aparición en plasma forma parte de la
respuesta inmunológica adaptativa, en lo que se
conoce como respuesta humoral específica. ¾ Los
anticuerpos tienen una vida media en el organismo
relativamente larga (varias semanas). ¾
Constituyen una defensa muy eficaz contra agentes
patógenos.

ESTRUCTURA DE UN ANTICUERPO
La estructura de todos los anticuerpos es muy
parecida. Por un lado disponen de una sección
denominada “región constante” (Fc), que es la
que puede unirse a los receptores de las células
inmunes, como los macrófagos o
los mastocitos, y por otro lado tienen también
una “parte variable” (Fab), que es la que
reconoce el antígeno. Esta parte variable se
denomina así pues es específica para cada
antígeno, según sea la célula B que lo produzca.
Este mecanismo de variabilidad permite al
sistema inmunológico generar una gran batería
de anticuerpos, únicos y específicos para un
determinado antígeno, e iniciar así una
respuesta adaptada según el agente patógeno.

4
Clases de anticuerpos
Los anticuerpos (inmunoglobulinas) se dividen en distintas clases según su actividad
biológica, es decir su funcionalidad:
 IgM: es el primer anticuerpo que se genera durante la respuesta inmune. Puede
encontrarse como receptor en los linfocitos B y es importante en la activación de
la vía del complemento (enlace del post de complemento).
 IgD: su función principal consiste en servir como receptor en los linfocitos B que
no han sido expuestos al antígeno.
 IgA: su función es la defensa inmune en las mucosas.
 IgG: tiene un importante papel en la defensa contra patógenos que invaden el
cuerpo. Son abundantes en circulación sanguínea y son los únicos capaces de
atravesar la placenta.
 IgE: juega un papel importante en la defensa contra gusanos y parásitos. Está
también implicado en respuestas alérgicas. Su función se asocia a la de
los mastocitos .

Reconocimiento antígeno-anticuerpo anticuerpo

¿Por qué son tan específicos los anticuerpos?

1) Porque el antígeno “encaja” en el locus de reconocimiento del anticuerpo

El reconocimiento del antígeno por el anticuerpo tiene lugar en un locus específico


constituido por los extremos de la cadena ligera y pesada, en la que encaja el antígeno
y que permite se ponga de manifiesto toda una serie de fuerzas que mantendrán unidos
antígeno y anticuerpo. La zona de reconocimiento por parte del Ac es de tamaño
limitado (10 aa).

5
2) El reconocimiento eficaz (y con ello la especificidad) se basan en que exista entre
antígeno y anticuerpo una interacción tal que las fuerzas de atracción superen a las de
repulsión, de manera que el complejo que se forme sea estable.

Reacciones de precipitación antígeno-anticuerpo

Antígenos: moléculas capaces de provocar unas culas capaces de provocar una


respuesta del sistema inmune. Si la respuesta es de tipo Si la respuesta es de tipo
“humoral humoral” resultará en la producción de anticuerpos contra él.

La naturaleza de los inmunocomplejos formados depende de la proporción relativa de


antígeno y de anticuerpo.

1. En exceso de anticuerpo se forman inmunocomplejos de tamaño moderado o


moderado.

2. En exceso de antígeno, los inmunocomplejos geno, son también de tamaño moderado


o moderado.

3. Cuando antígeno y anticuerpo se encuentran en una proporción adecuada, los


complejos formados son de gran tamaño, y por tanto insolubles.

6
MECANISMO DE ACCIÓN DE LOS ANTICUERPOS

Los anticuerpos (también llamados inmunoglobulinas) son proteínas especializadas que


viajan a través del torrente sanguíneo y se encuentran en los fluidos corporales. Son
utilizados por el sistema inmunológico para identificar y defenderse contra intrusos
extraños al cuerpo. Estos intrusos extraños, o antígenos, incluyen cualquier sustancia u
organismo que evocan una respuesta inmunológica. Las bacterias, los virus, el polen y
los tipos incompatibles de células sanguíneas son ejemplos de antígenos que causan
respuestas inmunitarias. Los anticuerpos reconocen antígenos específicos identificando
ciertas áreas en la superficie del antígeno conocidas como determinantes antigénicos.
Una vez que se reconoce el determinante antigénico específico, el anticuerpo se unirá
al determinante. El antígeno es etiquetado como un intruso y etiquetado para su
destrucción por otras células inmunitarias. Los anticuerpos protegen contra sustancias
antes de la infección celular.

Objetivos y funciones de los anticuerpos

Aunque los anticuerpos no pueden eliminar por sí mismos los invasores, pueden
inactivarlos y marcarlos para su destrucción y normalmente el evento principal que
sucede es la formación de complejos antígeno-anticuerpos. Los mecanismos defensivos
que usan los anticuerpos para su trabajo inmunológico son:

1.Neutralización

2.Aglutinación

3.Precipitación

4.Fijación de los complementos.

De todos, la fijación y la neutralización son los más importantes. Veamos algunos


detalles de cada uno.

Fijación y activación del complemento.

Esta es el arma principal usada contra los antígenos celulares tales como bacterias o
células sanguíneas equivocadas. El mecanismo de acción se basa en el hecho de que
cuando los anticuerpos se unen a la superficie de las células antigénicas, estos cambian
su forma y exponen las zonas de unión a los complementos en sus regiones constantes.
De este modo se produce la fijación del complemento dentro de la superficie de la célula
antigénica, cuestión a la que le sigue la lisis celular. Adicionalmente se produce la

7
liberación de moléculas durante la activación del complemento que amplifican en
mucho la respuesta inflamatoria y promueve la fagocitosis por la vía de la opsonización.
De todo ello se produce un ciclo de retroalimentación positivo que pone en acción más
y más elementos defensivos.

Neutralización

El mecanismo neutralizador más simple se produce cuando los anticuerpos bloquean


ciertos sitios específicos en virus o en toxinas segregadas por bacterias. El resultado es
que el virus o la toxina pierden su efecto tóxico ya que no pueden enlazarse a los
receptores de las células de los tejidos y producirles daño. Más adelante el conjunto
antígeno-anticuerpo resulta eventualmente destruido por los fagocitos.

Aglutinación

Es una extensión de la neutralización. Como los anticuerpos tienen más de un sitio de


unión, pueden unirse a más de un antígeno celular a la vez, y como consecuencia los
conjuntos antígeno-anticuerpo pueden entrecruzarse y formar grandes entramados que
conducen a la agrupación o aglutinación de las células extrañas. La inmovilización
resultante hace que estas sean capturadas y engullidas más fácilmente por los fagocitos
que cuando son antígenos de libre movimiento. Note que el IgM con 10 sitios de unión
a antígenos (cinco monómeros) es un potente aglutinador.

8
Precipitación

La precipitación es un proceso similar a la aglutinación, pero en lugar de trabajar con


células antigénicas lo hace con moléculas antigénicas solubles haciendo que se formen
grandes conjuntos entrecruzados de estas moléculas, los que pierden la solubilidad y
precipitan. La precipitación, y la consecuente inmovilización, hace, al igual que en el
caso de la aglutinación, que los antígenos puedan ser alcanzados más fácilmente por
los fagocitos.

9
BIBLIOGRAFÍA

 Antibodies (1998-2017). Kids Geo. Recuperado de kidsgeo.com.


 Mecanismos de acción de los anticuerpos (2003-2016) Ivy Rose. Recuperado de
ivyroses.com.
 Mathews, C.K., Van Holde K.E., Ahern K.G.: Bioquímica. Pearson Addison
Wesley. España, 2004.
 Carbajal A., González M. Funciones de los anticuerpos. En: «Anticuerpos». p:
249-256. Academia Española de Gastronomía. Barcelona, 2003.
 Brenes R.,Rojas LF. Anticuerpos y antígenos. Acta Académica. 2005.
 Wernet P, Nordlund D, Bergmann U, Cavalleri M, Odelius M, Ogasawara H et
al. The structure of the antibodies. Science 2004; 304: 995-999.
 Estructuras de las anticuerpos.
<http://depa.fquim.unam.mx/proteinas/estructura/EPpran2.html#puentes>

10