Está en la página 1de 13

EL SUBMARINO

Funciona de manera bastante similar al sumergible, con la excepción


de que es capaz de usar la fuerza motriz para controlar la profundidad.
Los alerones situados a cada lado del submarino, llamados
hidroplanos, giran para cambiar la dirección del curso del agua
alrededor del casco. Esto eleva o hace descender la proa del
submarino, de manera que éste puede sumergirse o emerger, por la
fuerza de los propulsores. Como en el caso de los sumergibles, la
flotación es controlada por tanques de lastre.
EL PRINCIPIO DE ARQUÍMEDES

Los submarinos son vehículos sumergibles que utilizan la diferencia de


presión y de densidad para mantenerse debajo del agua y salir a flote.

Los submarinos se rigen por el principio de Arquímedes que dice: todo


cuerpo sumergido en un fluido experimenta una fuerza vertical y
hacia arriba que es igual al peso del líquido desalojado. Los
submarinos se sumergen o flotan en el agua según aumente o
disminuya su peso, pero el volumen no se altera. El submarino
necesita de un sistema de tanques para poder sumergirse y volver a
emerger, estos tanques se llaman de inmersión.

Para hundirse los submarinos aumentan su densidad llenando los


tanques de agua marina, y para poder emerger la disminuyen
expulsando el agua y llenado los tanques de aire consiguiendo su
flotabilidad.
Leer más: http://grandescientificosdelahistoria.webnode.es/experimentos/el-principio-de-
arquimedes/
FUNCIONAMIENTO MECANICO DEL SUBMARINO

Para comenzar debemos notar que como es de esperar, el volumen


del submarino se mantiene constante en todo momento y por lo tanto
su fuerza de empuje no varía.

¿Qué es la fuerza de empuje?

La fuerza de empuje es la fuerza ejercida por un fluido sobre un


cuerpo que se encuentra inmerso en él. Ésta fuerza es igual al peso
del volumen del líquido desalojado por el objeto. Por lo tanto a partir
de este principio podemos ver que la condición para que un objeto
flote o no es según la relación que tiene su densidad con la del agua.
Si el objeto es más denso que el agua se hundirá sin remedio, en
cambio sí es menos denso flotará.

El volumen del submarino no varía, por lo tanto su fuerza de


empuje es constante.

Entonces, ¿Cómo puede hundirse o salir a flote el submarino?

Como no podemos variar el volumen, y por lo tanto su fuerza de


empuje, lo que se varía para controlar el submarino es la densidad de
éste. Esto se logra utilizando ciertos tanques de aire que hay dentro de
su casco, los cuales pueden comprimir el aire dejando que entre agua
al volumen comprendido por el submarino, lo cual aumentaría su
densidad dando los resultados que son de esperar.

¿Qué sucede cuando el objeto tiene la misma densidad que el


fluido?

Cuando la densidad es la misma el objeto ni flota ni se hunde, puede


moverse sin recibir fuerzas verticales a través del fluido. Ésta es la
condición que se busca lograr en un submarino.
FUNCIONAMIENTO

Los submarinos están pensados para descender a grandes


profundidades. Para ello, deben ser capaces de sumergirse, de
emerger y de flotar en la superficie. Todo esto lo consiguen alterando
su peso, gracias a un sistema de tanques con el que pueden
almacenar tanto aire como agua.

Para emerger utilizan el aire comprimido, expulsando agua de los


tanques de lastre, a través de unas válvulas. Cuando el submarino
llega a la superficie, los tanques de lastre se vacían por completo.
Para la inmersión, el agua entra por las válvulas inferiores y el aire va
saliendo por las superiores. La posición de equilibrio se consigue
gracias a los timones de inmersión, que están situados de popa a
proa.

Respecto de la tecnología de los submarinos, hay dos aspectos


fundamentales relacionados con las fuerzas que actúan sobre ellos:

¿Cómo actúa la presión del agua sobre el casco de estas naves?


¿Cómo se logra que se sumerjan o emerjan a voluntad?

Ambos aspectos están relacionados con el concepto de fuerza, pero


en los dos cascos todas las fuerzas que actúan están prácticamente
en equilibrio. Los objetos que al ser sumergidos desplazan un volumen
de líquido que pesa más que ellos flotan. Lo que desplazan un
volumen de agua cuyo peso es menor que el del objeto se hunden.

Esto es parte de lo que necesitamos saber para diseñar una nave que
flote o se hunda a voluntad. La idea no es original; los peces la
usan.
UTILIDAD

El término «submarino» comprende una amplia gama de tipos de


buque, yendo desde los pequeños para dos personas, que sirven
para examinar el fondo del mar unas pocas horas, hasta los
nucleares, que pueden permanecer sumergidos durante año y
medio y portar misiles nucleares capaces de destruir varias
ciudades. Hay también submarinos especializados, como los de
rescate submarino (como los DSRV o de clase Priz).

Estas naves de gran valor estratégico en el terreno militar, en el


terreno científico, los submarinos nos han permitido conocer y explorar
los lugares más profundos del mar.

SUBMARINO

DE

RESCATE

SUBMARINO

DE

INVESTIGACION
SUBMARINO

NUCLEAR

HISTORIA

Las primeras ideas sobre submarinos fueron planeadas en 1515


por Leonardo da Vinci y en 1578 por William Borne, un artillero
retirado de la marina real inglesa. Sus ideas no pasaron del papel
y nadie construyo nunca un prototipo.

En el año de 1620 se logró construir el primer submarino


funcional y fue Cornelius van Drebbel, un médico holandés radico
en Londres.

El Submarino se trata de un invento bastante antiguo, aunque no ha


sido hasta principios del siglo XIX que el submarino tomó
aproximadamente la forma que hoy conocemos. Los primeros
registros del uso de estos vehículos datan del siglo XVII, cuando los
cosacos utilizaron una barca sumergible para llevar a cabo misiones
de reconocimiento e infiltración. Pero el primer sumergible del que se
tiene información fidedigna fue construido en 1620 por un holandés al
servicio de Jaime I de Inglaterra llamado Cornelius Jacobszoon
Drebbel. Estos prototipos fueron probados en el Támesis entre 1620 y
1624.
Por supuesto, y como no podría ser de otra manera, los militares
advirtieron rápidamente el potencial que podían tener estos
sumergibles, lo que hizo que a partir de allí su desarrollo fuese mucho
más rápido.

ORIGEN

El deseo de poseer una nave capaz de


navegar por debajo del agua viene ya de
tiempo atrás: la primera referencia procede
del gran sabio griego Arquímedes. Se trata
de una campana que, en posición invertida,
se sumerge en el agua de forma que atrapa
en su interior un volumen de aire
proporcional a su capacidad.

El 1580, un oficial de la armada inglesa


llamado William Bourne daba a conocer un
diseño de un buque submarino provisto de
una carcasa de madera revestida de cuero
aislante, pero no llegó a tener gran éxito.

Su diseño consistía en un bote de remos cubierto por una capa de


cuero engrasado. Los remeros respiraban mediante tubos que salían
hasta la superficie del agua. Increíblemente, logro sumergirse en las
aguas del rio Támesis a una profundidad de cinco metros y
permanecer así durante varias horas.
EVOLUCION
Según la tradición, ALEJANDRO MAGNO se interesó por la vida
submarina y mandó
construir un barril con
partes de cristal para
observar cómo nadaban
los peces en su elemento.
Es el primer dispositivo
con el que el hombre se introdujo en el
agua.

Otra cosa fue conseguir que se moviera.

El problema de subir y bajar por el agua lo


solucionó WILLIAM BOURNE un matemático y
escritor de temas navales. Bourne propuso una
embarcación de madera, enmarcadas bajo el
agua cubierta de cuero impermeabilizado, en su
diseño de
1580.

El submarino
de Bourne estaba equipado con
unas bolsas que, a modo de fuelle,
podían hincharse o deshincharse de
aire para así aumentar o disminuir el
volumen de la nave. Por otra parte el
problema de la forma se solucionó al
adquirir forma de torpedo. Esta
última forma demostró ser la más acertada, pues la presión se reparte
de forma equilibrada por toda la nave y permite una mejor movilidad
bajo el agua.
William Bourne fue el primero en diseñar un sumergible en 1578, y en
sus diseños se inspiró CORNELIUS DREBBEL, Ingeniero holandés
que cubrió un bote de remos con un trozo
de cuero engrasado y lo sumergió en el
Támesis. En el interior había 12 remeros
que lo tripulaban. para construir entre
1620 y 1624 "un submarino dirigible con
una estructura de madera recubierta de
cuero"

Es el primer dispositivo con el


que el hombre se introdujo en el
agua. Otra cosa fue conseguir
que se moviera.

Hubo que esperar hasta el siglo XIX, cuando NARCISO MONTURIOL


ingeniero, intelectual, político e inventor
español. lo intentó con el primer submarino,
construido en madera. Propulsado
manualmente, alcanzaba una velocidad de
dos nudos.

El Ictíneo fue
un modelo de
submarino de
madera
construido en
la segunda mitad del siglo XIX, una
«grácil y encantadora invención
victoriana». El Ictíneo II iba propulsado
por un motor de vapor, y no habría modelos similares hasta 1940.
SUBMARINO PRIMITIVO

A principios de siglo XX ISAAC PERAL, un inventor e ingeniero


español consiguió aplicar
estos avances para
conseguir el primer
submarino moderno.

El primer submarino tuvo


por nombre "Isaac Peral
(C-1)", fue un submarino
de la Clase C de la
Armada Española
construido por la SECN en
el astillero de Cartagena,
que participó en la Guerra civil en el bando republicano.
LÍNEA DE TIEMPO

1620: El ingeniero holandés Cornelis Drebbel cubrió un bote de remos


con un trozo de cuero engrasado y lo sumergió en el Támesis. En el
interior había 12 remeros que lo tripulaban.

1775: David Bushnell diseñó el Turtle (Tortuga), el primer submarino


usado en combate. Mediante un destornillador fijaba bombas en los
cascos de los barcos enemigos.

1867: El primer submarino con motor a vapor, el Ictíneo II, fue


diseñado por Narciso Monturiol, ingeniero español. Podía estar hasta 8
horas a 50 metros de profundidad.

1888: Se produjo la botadura del primer submarino torpedero, el Peral,


desarrollado por el científico y militar español Isaac Peral. Su mayor
innovación era su motor eléctrico.

1915: El Unterseeboot (nave submarina) alemán SM-20 torpedeó al


buque de pasajeros RMS Lusitania cerca de Irlanda. Murieron 1.198
personas. Después de otros numerosos ataques a barcos civiles y de
carga, Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial.

1918: Tanto la Marina estadounidense como la británica comenzaron a


utilizar el sonar (acrónimo de navegación por sonido) para localizar
submarinos enemigos.

1943: Gracias a un snorkel, la nave alemana U-264 podía obtener aire


y recargar baterías a poca profundidad.

1954: La película 20.000 leguas de viaje submarino hablaba de un


submarino nuclear. Un año después era una realidad.

1960: El batiscafo Trieste fue el primero en alcanzar el abismo


Challenger, el punto más profundo del océano.
2004: En Life aquatic, con Bill Murray, se hace un homenaje al
Calypso, la nave de Jaques Cousteau, pero en la película se llama
Harry Belafonte, el rey del calipso.

2012: El Deepsea Challenger, de James Cameron descendió al


abismo Challenger y se convirtió en el segundo en conseguirlo.

2013: Desde el USS Providence se lanza el XFC, un drone de la


Marina estadounidense.

También podría gustarte