Está en la página 1de 1

Perder al ser que amamos

Mantengamos un instante en un
La. imagen del objeto compás de espera nuestras respuestas
perdido, su «sombra y considere mos primero de qué
», cae sobre el yo y lo manera reacciona el yo ante la
recubre en parte.
conmoción desencadenada por la
pérdida del ser querido. Hemos
definido el dolor de amar como el
alecto que traduce en la conciencia la
autopcrcep - ción que tiene el yo de la
conmoción pro vocada por la pérdida.
Entonces lo califi camos como de dolor
traumático. Ahora completaremos la
idea diciendo que éste es el dolor que
se presenta cuando el yo se defiende
del trauma. Más concretamente, el dolor
de amar es el afecto que traduce en la conciencia
la reacción defensiva del

Figura 1. Al no poder curar la herida real, el yo cura la representación


de la herida.

O gedisa