Está en la página 1de 3

Bailes Tradicionales Paises

Cumbia, Cartagena (Colombia)


El arte de la seducción a través de la cumbia en Cartagena
Los orígenes exactos de la cumbia siguen siendo un misterio. Ciudades de la costa caribeña
de Colombia como Barranquilla o Cartagena se disputan el título de ciudad creadora de la
cumbia mostrando a los espectadores los diferentes estilos regionales del baile. Muchos
estudiosos reconocen el origen en tres etnias de la cumbia, una mezcla de patrimonio
folclórico de pueblos indígenas, esclavos africanos y colonos europeos. La cumbia es un
baile sensual de cortejo, La mujer realiza sensuales movimientos de cadera, levanta los
extremos de la falda y, quizá con una vela en las manos, da pasos cortos los que los pies
apenas se levantan del suelo mientras su pareja baila alrededor haciendo movimientos de
abanico.

Baile de mascaras zaouli, Manfla (Costa de Marfil)


Un hombre de la etnia guro muestra su máscara zaouli y baila
Comienza el sonido de las flautas y los tambores y un hombre con máscara salta enfrente
del público, con gran ruido de pies. Bajo la rafia y la colorida máscara hay un hombre de la
etnia guro de Manfla, un pueblo en el dentro de Costa de Marfil. Cada pueblo de la
comunidad guro tiene su bailarín propio que actúa en celebraciones y entierros para
fomentar la productividad, la unión y la paz.
Frevo, Olinda (Brasil)
Los bailarines de frevo danzan por las calles de Olinda © Prefeitura de Olinda
El término «frevo» proviene del portugués ferver, que significa «hervir», y eso ya dice
mucho de este enérgico baile. Los bailarines de frevo mezclan unos 120 movimientos
distintos con acrobacias, subidas de pierna y pasos de capoeira. Si quieres ver
a passistas (bailarines) en plena acción y ataviados con llamativos trajes rojos, azules y
amarillos y con paraguas verdes, acude al estado de Pernambuco, especialmente durante
el carnaval de Olinda.
Los orígenes se remontan a principios del siglo XX, aunque fue el bailarín Nascimento do
Passo el que lo popularizó en la década de los cincuenta.

Kathakali, Kochi (India)


Los progatonistas de este kathakali, Pacha y Minukku, cuenta su historia a través de la danza
Un poco de actuación, un poco de danza y mucho maquillaje son los ingredientes necesarios
para una buena receta de kathakali. Cerca de las redes de pescadores chinos en Fort Kochi
los artistas flotan sobre el escenario a ritmo de percusión, ataviados con trajes recargados
y realizando movimientos precisos y elegantes. Hay un buen motivo por el que dedican una
hora y media a maquillarse. Con tan solo mover la boca y los ojos, los bailarines hacen nueve
expresiones faciales que evocan emociones como el miedo, el amor o el enfado.
En el siglo XVII este espectáculo que combina danza y teatro tenía lugar a la luz de las velas
durante toda la noche hasta que las velas acababan consumidas por completo.
Hopak, Kiev (Ucrania)
Jóvenes bailarines de hopak saltando en plena acción © U.S. Army Europe Images
Prepárate para trabajar las piernas dando los característicos saltos del hopak, la danza
nacional de Ucrania. El término hopaty significa «saltar» y esta danza ha hecho saltar a los
ucranianos desde el siglo XVI. Era realizada por militares y los soldados celebraban a
menudo las victorias representando escenas de batallas a través de una danza salpicada de
saltos acrobáticos. Antiguamente era únicamente una muestra masculina de testosterona
y ostentación; en la actualidad las mujeres participan en la danza llevando trajes
tradicionales y bailando al unísono mientras los hombres realizan los característicos saltos
con piernas abiertas y sentadillas.

Adumu, Kenia y Tanzania


En la ceremonia adumu, cuanto más alto, mejor.

¿Cómo de alto puedes llegar a saltar? Para los hombres de la tribu de los masái, adumu («la
danza del salto») forma parte de una ceremonia del paso de la niñez a la edad adulta. Serán
considerados más fuertes (y atractivos) cuanto más alto salten. Los hombres forman un
semicírculo y todos saltan tan alto como puede, sin que los talones toquen el suelo,
alentados por los gritos de ánimo de sus compañeros.