Está en la página 1de 3

RESUMEN DEL LIBRO LOS CUATRO

ACUERDOS
LOS CUATRO ACUERDOS
Autor: Dr. Miguel Ruiz

Tenemos un sistema educativo que fomenta nuestros miedos y nuestra baja autoestima. Desde
nuestro nacimiento no podemos elegir nuestras creencias y estas van enraizando hasta el punto de
formar parte de nuestra vida, y nos quedamos sin recursos para cuestionarlas. Cuando actuamos
según las normas establecidas se nos premia, y cuando no, se nos castiga, y así se desarrolla el miedo
a no ser aceptados. Nuestros modelos son inalcanzables porque no tienen nada que ver con
nosotros, y al no alcanzarlos somos juzgados por los demás y por nosotros mismos, de tal manera
que nos castigamos muchas veces por el mismo error. El resultado es una creencia de que no somos
ni seremos nunca suficientes y por tanto dignos de ser amados.

Pero el 90% de nuestras creencias son falsas, lo que nos impide reconocernos tal y como somos, y
eso nos provocan dolor.

Aquí reside el origen de muchas adicciones (nos evadimos de lo que somos porque no nos gustamos)
y maltratos (nos lo merecemos porque no valemos lo suficiente).

Establecemos acuerdos con los demás y con nosotros mismos en los cuales definimos como somos,
que creemos y cómo debemos comportarnos, y a esto le llamamos nuestra “personalidad”. Pero
muchos de estos acuerdos están basados en el miedo y nos limitan.

El autor nos propone 4 acuerdos poderosos que nos permitirán romper con aquellos acuerdos que
nos roban la energía.

1º AC UERDO : SÉ IM PECABLE CO N TUS PALABRAS

Las palabras tienen el poder de crear ya que son como semillas. Pero la mente es especialmente
fértil para las semillas del miedo, por lo que hay que tener mucho cuidado en cómo se utilizan y
saber de dónde provienen. Si provienen del amor generarán un mundo mejor para todos, si
provienen del miedo o del odio no crearán más que destrucción.

Ser impecable con las palabras implica no utilizarlas contra nosotros mismos. Implica amarnos y
respetarnos a nosotros mismos. No deben utilizarse para culpar, reprochar o destruir nada, lo cual
no resulta tan fácil porque, en nuestra sociedad, hemos hecho del chisme un hábito, y tendemos a
utilizar las palabras para vaciarnos de nuestro propio veneno emocional.
2º AC UERDO : NO TE TOM ES NADA
PERSO NALMENTE

El tomarse las cosas personalmente es la expresión del egoísmo, porque implica creer que todo gira
a nuestro alrededor. Creemos ser responsables de todo, pero cada uno hace las cosas por sí mismo,
y no por nadie más. El no tomarnos las cosas personalmente nos hace inmunes al veneno emocional
de los demás, y además significará que no dependemos de su aprobación.

Este acuerdo incluye tanto las cosas positivas como las negativas, y tanto las cosas que nos dicen los
demás como las que nos decimos nosotros mismos. Este acuerdo nos permitirá decir sí o decir no
sin culparnos ni juzgarnos, o expresar amor sin miedo al rechazo: Nos hará más libres.

3º AC UERDO : NO H AG AS SUPOSICIONES

El problema de hacer suposiciones es que creemos que lo que suponemos es cierto. Sería mejor
preguntar que suponer, pero tenemos miedo a pedir aclaraciones. Esto nos lleva a no ver las cosas
tal y como son. Nuestra mayor y más falsa suposición es creer que los demás ven el mundo y sienten
y piensan como nosotros. Por eso tenemos miedo de mostrarnos tal y como somos, porque creemos
que seremos juzgados y maltratados, tal como nosotros mismos hacemos.

Con una comunicación clara, las relaciones cambian y dejamos de sufrir por ellas.

4º AC UERDO : H AZ SIEMPRE LO M ÁXIMO QUE


PUEDAS

Se refiere a la realización de los 3 primeros acuerdos. El nivel de realización variará a lo largo de los
días o a lo largo de los diversos momentos del día. Pero no hay que exigirse más de lo posible ya que
no nos estaríamos aceptando a nosotros mismos. La vida no consiste en alcanzar el objetivo sino en
disfrutar el camino.

Estos cuatro acuerdos son muy fáciles de entender, pero resultan complicados de poner en práctica,
ya que implica romper muchas costumbres enraizadas, por eso, cuantas veces nos equivoquemos,
debemos volver a levantarnos y seguir intentándolo con coraje y voluntad.
¿QUÉ NO S IM PIDE SER LIBRES?

De hecho, somos nosotros mismos y nuestras creencias lo que no nos permite ser como somos
realmente. No podemos culpar a nadie, ya que forma parte de la cadena de aprendizaje,
pero podemos aprender a romper los acuerdos a los que estamos sometidos.

Actuamos para complacer a los demás, pero la mayor parte de la gente no es consciente de ello. El
primer paso para resolver un problema es ser consciente de su existencia. La libertad consistirá en
vivir nuestra propia vida en lugar de la vida de nuestro sistema de creencias: Tomar consciencia de
que, como adultos que somos, podemos elegir. Para elegir, deberemos conocer los acuerdos que
queremos cambiar y enfrentarnos a ellos. Cada vez que nos enfrentamos a uno de nuestros miedos,
somos un poco más libres.

Practicar los cuatro acuerdos implica romper con las creencias preestablecidas y ganar en poder y
autonomía.

Hay que pasar de moverse desde el miedo a


moverse desde el amor, y la clave para conseguirlo
es el perdón.

También podría gustarte