Está en la página 1de 2

COMPRENSION LECTORA

Uno de los desafíos a los que se enfrenta la educación en la actualidad, está relacionado con los procesos
del pensamiento y el desarrollo holístico del educando. A través de este ensayo me propongo concientizar
al docente de la gran responsabilidad que significa establecer unos objetivos bien planteados para lograr
una adecuada comprensión lectora. Este un proceso dinámico que implica actividad mental y esfuerzo
para entender el mensaje del texto, de las ideas que expresa un autor, sin embargo resulta increíble saber
que este proceso es difícil de ser manejado por los estudiantes, éstos tardan en identificar las ideas
principales de una lectura, muestran dificultad para encontrar las ideas secundarias, que dependen en las
principales, y por último les resulta molesto el hábito de leer, porque no encuentran relaciones entre ellas.

De igual forma retomar, cambiar o reafirmar el concepto de la comprensión lectora y resaltar la función de
la escuela en el desarrollo de un buen uso del lenguaje oral y escrito como medio eficiente de expresión y
comunicación.

Decir que uno ha comprendido un texto, equivale a afirmar que lo ha integrado, lo ha constituido, lo ha
posesionado a su conocimiento, ha hecho un albergue mental, un hogar, para la información contenida en
el texto, y lo ha transformado a una realidad ya existente Los principales problemas que enfrenta la
educación en todos los niveles es la comprensión lectora, es una problemática que debe ser atacada y que
origina la necesidad de cómo lograr que los alumnos comprendan lo que leen. Es necesario que el alumno
desarrolle ciertas habilidades que no solo le hagan descifrar o leer las palabras de los textos, sino que
también las entienda. Los estudiantes suelen leer muy poco, no poseen hábitos de lectura, evidenciándose
de esta manera que no hay acceso a nuevos conocimientos de aprendizaje. La poca capacidad de análisis
hace que sus opiniones suelen ser escasas e imprecisas, lo cual refleja la poca capacidad de descomponer
el todo en sus partes, para estudiarlos en forma individual, luego relacionarlo y llegar o establecer
inferencias, de ahí la importancia que este trabajo se lleve a cabo desde los niveles de preescolar, enseñar
a entender al niño implica que regule su comprensión, que no brinque lo que no comprende sino que se
detenga, se cuestione y formule preguntas. La comprensión de lectura debe primar sobre el conocimiento
de letras y sonidos esto es secundario (Solé, estrategias…pág. 32)

Algunas de las estrategias utilizadas en las aulas de clase han sido erróneas, donde se ha pensado que
hacer preguntas literales de un tema, permitiría a los alumnos asimilar la lectura, abandonando así la
manipulación del texto a través de las habilidades de la lectura, inferencia, análisis, predicciones, hipótesis
a través de la activación de los conocimientos previos. Los niños leen porque comprenden los textos, la
lectura es comprender no decodificar

Infortunadamente la lectura que se da en la aulas, se hace sólo para informar; volviéndola acrítica, sin
sentido y aburrida; de ahí que el alumno pierda el interés. Partiendo de esta figuración se debe iniciar
primero con buscar lecturas que sean del interés del alumno, para que posteriormente se haga un hábito
en este. Entonces se puede señalar que comprender un texto es usar las experiencias y conocimientos
adquiridos para entender lo que se dice e inferir y explicar el mensaje que se da.

Para lograr ese tan ambicioso propósito, es necesario que la escuela haga de la lectura y escritura prácticas
cotidianas, donde leer y escribir sean las herramientas fundamentales y que el comprender, interpretar y
producir textos sea el objetivo y responsabilidad que cumplir. Que el docente sea facilitador de situaciones
de aprendizaje en donde el alumno sea un agente activo en el manejo y uso de información.

Comprender no es fácil y enseñar a comprender mucho menos, se debe iniciar con fomentar el gusto por
la lectura entre los alumnos y poco a poco iniciar con pequeños ejercicios en donde intervengan las
habilidades e ir puliendo las estrategias que den resultados. Nuestro labor como docentes consiste en dar
continuidad a ese aprendizaje de lengua y sus componentes que los niños han iniciado y convertirlos en
verdaderos usuarios de la lengua escrita.

Es responsabilidad del docente organizar el trabajo educativo, así como diseñar y poner en práctica
estrategias y actividades didácticas para que los alumnos alcancen los propósitos establecidos en los
planes y programas de estudios vigentes.

Es tarea del docente fortalecer las competencias comunicativas fundamentales del español: leer, escribir,
hablar y escuchar; pero además propiciar todas aquellas situaciones en las que el alumno sea un lector
activo, constructor de significados, donde comparta ideas, aporte experiencias, debata y argumente
situaciones problemáticas y haga propuestas originales. No se debe perder de vista que el objetivo principal
de la lectura es la comprensión de la misma y que para lograrlo es necesario utilizar como estrategia la
anticipación, predicción, inferencia, muestreo, confirmación, autocorrección y todas aquellas que logren que
el lector le dé un sentido al texto. Sólo aprendiendo a leer bien, aprenderemos a interpretar y por ende se
logrará la construcción de un nuevo pensamiento y una nueva didáctica en la escuela.