Está en la página 1de 11

PROPIEDAD CONMUTATIVA

Cambiar significa conmutar. En consecuencia, si hablamos de la propiedad conmutativa de una operación matemática, esto
significa que en dicha operación es posible cambiar los elementos que intervienen en ella.

La propiedad conmutativa se da en adición y multiplicación, pero no en división o sustracción. Por lo tanto, si agrego
dos sumandos cambiando su orden, el resultado final es el mismo (30 + 10 = 40, qué es exactamente igual a 10 + 30 = 40).
Lo mismo ocurre si agrego tres números o más. En relación con la multiplicación, la propiedad conmutativa también se
mantiene (20×10 = 200, que es lo mismo que 10×20 = 200).
La propiedad conmutativa, indica que el orden de los números utilizados en la operación no altera el resultado de dicha
operación. La propiedad conmutativa se muestra en la suma y multiplicación y define la posibilidad de multiplicar o
sumar los números en cualquier orden, logrando siempre el mismo resultado.
Conocer la propiedad conmutativa al hacer adiciones y multiplicaciones es muy útil, especialmente cuando se
resuelven ecuaciones con incógnitas, ya que elimina el peso de mantener un orden en particular para cada uno de sus
sumandos y factores. No olvidemos que los ejemplos presentados anteriormente reflejan las posibilidades más simples, ya
que la siguiente ecuación también podría darse para demostrar la efectividad de la propiedad conmutativa en ambas
operaciones:
(A x C + Z / A) x B + D + E x Z = D + B x (Z / A + C x A) + Z x E
El orden de los factores no varía el producto.
Vamos a ver un ejemplo de la propiedad conmutativa.

El resultado de multiplicar 10 x 3 será igual que al multiplicar 3 x 10. Aunque cambiemos el orden de los factores el resultado
seguirá siendo 30.
PROPIEDAD ASOCIATIVA
La propiedad asociativa aparece en el contexto del álgebra y se aplica a dos tipos de operaciones: la suma y la multiplicación.
Esta propiedad indica que, cuando existen tres o más cifras en estas operaciones, el resultado no depende de la manera en
la que se agrupan los términos.
El modo de agrupar los factores no varía el resultado de la multiplicación.
Pongamos un ejemplo de la propiedad asociativa de la multiplicación.
En este caso, como mostramos en la imagen, nos dará el mismo resultado si multiplicamos 3 x 2 y después lo multiplicamos
por 5, que si multiplicamos 2 x 5 y después lo multiplicamos por 3.
La suma y la multiplicación sí tienen la propiedad asociativa pero la resta y la división no la tienen. Vamos a verlo en
cada caso para entender bien el motivo.
La propiedad asociativa de la suma
La suma tiene la propiedad asociativa y vamos a ver por qué.
Cuales quiera que sean los números a, b y c, siempre se cumple la siguiente igualdad:
(a + b) + c = a + (b + c) = (a + c) + b
Fijaros en el siguiente ejemplo con números concretos.
Supongamos que a=3, b= 18 y c=1. Ya sabéis que primero hay que calcular los paréntesis.
(3 + 18) + 1 = 21 + 1 = 22
3 + (18 + 1) = 3 + 19 = 22
(3 + 1) + 18 = 4 + 18 = 22
Como habéis visto, independientemente del orden en que hemos agrupado los números, el resultado no varía.
Ahora os voy a mostrar un ejemplo más visual:
Vamos a sumar 3 + 2 + 1, asociando los números (agrupando las frutas) de dos formas diferentes.

En el dibujo de la izquierda primero sumamos los dos primeros números, el 3 y el 2. Y al resultado, que es 5, le sumamos
el 1. Nos da 6. En total 6 piezas de fruta.
En el dibujo de la derecha primero sumamos los dos últimos números, el 2 y el 1. 2 más 1 nos da 3. Después hacemos 3
más 3 y nos da 6. En este caso también obtenemos como resultado el 6. En total 6 piezas de fruta, las mismas que en el
ejemplo anterior.
Esta es la propiedad asociativa de la suma: se puede cambiar el orden en que agrupas los números ya que no influye
en el resultado final de la operación.
La propiedad asociativa de la multiplicación
Primero probad a calcular (2 x 3) x 4. Y después, 2 x (3 x 4). ¿Os da el mismo resultado?
Si os ha dado el mismo resultado enhorabuena porque la multiplicación sí que tiene la propiedad asociativa y el
resultado no varía aunque cambies el orden de multiplicar los números. El orden de asociar los factores no influye en
el producto final de la operación.
(a x b) x c = a x (b x c) = (a x c) x b
Si a= 3, b= 5 y c = 10, nos queda:
(3 x 5) x 10 = 15 x 10 =150
3 x (5 x 10) = 3 x 50 = 150
(3 x 10) x 5 = 30 x 5 = 150
Ahora veamos cómo se cumple esta propiedad con otro ejemplo más visual:
Vamos a contar el número de cubos que hay en la siguiente imagen. En total hay 24 cubos.

Para contar el número de cubos, hay varias formas de hacerlo a parte de ir contando uno a uno.
Una forma es contar primero los cubos que hay en una sola columna.

Si nos fijamos en la primera columna coloreada de naranja hay, 3 x 2 = 6, 6 cubos. ¿Cuántas columnas son en total? Muy
bien, hay 4 columnas. Por lo tanto, 6 por 4, nos da el número total de cubos que hay, que son 24 cubos.
Otra forma es contando los cubos que hay en una fila.
En la primera fila coloreada de verde hay, 4 x 2 = 8, 8 cubos. Y como en total hay 3 filas, para calcular el número total de
cubos que hay, hacemos 8 x 3 que son 24. Hay 24 cubos en total.
Hemos realizado las siguientes operaciones:

Independientemente de cómo agrupes los factores, el resultado sigue siendo el mismo.


PROPIEDAD DISTRIBUTIVA
El concepto de propiedad distributiva se emplea en el campo del álgebra. Se trata de una de las propiedades de la
multiplicación que se aplica respecto a una suma o a una resta. Dicha propiedad indica que dos o más términos presentes en
una suma o en un resta multiplicada por otra cantidad, resulta igual a la suma o la resta de la multiplicación de cada uno de
los términos de la suma o la resta por el número.
En otras palabras: una cifra multiplicada por la suma de dos sumandos resulta idéntica a la suma de los productos de cada
uno de los sumandos por dicho número.
Para entender la propiedad distributiva, de todos modos, es más simple observar los factores en una expresión algebraica:
A x (B + C) = A x B + A x C
Reemplacemos las letras por números para comprobar la igualdad y, por lo tanto, el funcionamiento de la propiedad
distributiva. Si A = 4, B = 2 y C = 8:
4 x (2 + 8) = 4 x 2 + 4 x 8
4 x 10 = 8 + 32
40 = 40

La multiplicación de un número por una suma es igual a la suma de las multiplicaciones de dicho número por cada uno de
los sumandos.
Pongamos un ejemplo: 2 x (3 + 5)

Según la propiedad distributiva 2 x (3 + 5) será igual a 2 x 3 + 2 x 5


Comprobemos si esto es cierto.
2 x (3 + 5) = 2 x 8 = 16
2 x 3 + 2 x 5 = 6 + 10 = 16
Ambas nos dan como resultado 16, por lo que queda demostrada la propiedad distributiva de la multiplicación.
Pues bien, la propiedad distributiva es aquella por la que la multiplicación de un número por una suma nos va a dar lo
mismo que la suma de cada uno de los sumandos multiplicados por ese número.
Así, por ejemplo:
3 x (4 + 5) = 3 x 4 + 3 x 5
Pero también podemos aplicar la propiedad distributiva en el otro sentido, llamándolo entonces sacar factor común, y es
así:
2 x 6 + 2 x 9 = 2 x (6 + 9)
Vamos a ver dos ejemplos más:
Distributiva: 8 x (13 – 1) = 8 x 13 – 8 x 1 = 8 x 13 – 8
Sacar factor común: 12 x 3 x 2 + 3 x 6 + 7 x 3 = 3 x (12 x 2 + 6 + 7)
Para entenderlo mejor, vamos a ver un ejemplo de propiedad distributiva en un problema.

María está preparando su fiesta de cumpleaños, en la que repartirá caramelos a todos sus amigos. Para ello, los
meterá en bolsas con 5 caramelos de fresa, 4 caramelos de limón y 3 caramelos de menta cada una. Ha decidido que
regalará 10 bolsas de caramelos. ¿Cuántos caramelos regalará en total?
Para resolver el problema, lo importante es que sabemos el número de caramelos de cada tipo que hay en cada bolsa y el
número de bolsas. Por lo tanto, podemos resolver este problema por dos caminos distintos:
a) Hallamos el número total de caramelos que pondrá en cada bolsa y luego multiplicamos por el número de bolsas:
5 + 4 + 3 = 12 caramelos en cada bolsa
12 x 10 = 120 caramelos en total
b) Hallamos el número total de caramelos de cada sabor y luego los sumamos:
 5 caramelos de fresa en 10 bolsas: 5 x 10 = 50 caramelos de fresa
 4 caramelos de limón en 10 bolsas: 4 x 10 = 40 caramelos de limón
 3 caramelos de menta en 10 bolsas: 3 x 10 = 30 caramelos de menta
Sumamos todos los caramelos: 50 + 40 + 30 = 120 caramelos en total
ELEMENTO NEUTRO
El elemento neutro puede ser llamado también elemento identidad y se aplica a las operaciones binaria internas (Una
operación binaria interna, también es llamada ley de composición interna, es una aplicación de A x A en A. La función
multiplicación es una operación binaria interna. La función división no es una operación binaria interna ya que en esta se
obtienen números que no pertenecen al conjunto de los números naturales. Las operaciones binarias corresponden solo a la
suma y la multiplicación). El término de identidad se utiliza minoritariamente. El elemento neutro de una operación es
entonces un número que operado con cualquier otro número no lo altera.
El 1 es el elemento neutro de la multiplicación porque todo número multiplicado por él da el mismo número.

En el ejemplo que os mostramos en la imagen, vemos que si multiplicamos 5 o 7 por la unidad, nos da como resultado 5 o
7. Por lo tanto cualquier número que multipliquemos por 1, nos dará como resultado el mismo número.
Elemento neutro de la suma
El 0 es el elemento neutro de la suma ya que todo número sumado con él da el mismo número. Veamos:
a+0=a
5+0=5
Podemos llamar a este caso, identidad aditiva.
Elemento neutro de la multiplicación
El 1 es el elemento neutro de la multiplicación, ya que todo número multiplicado por él da el mismo número.
a•1=a
5•1=5
Esta sería la identidad multiplicativa
NÚMEROS ENTEROS
Los números son signos o conjuntos de signos que permiten expresar una cantidad con relación a su unidad. El concepto
proviene del latín numĕrus y posibilita diversas clasificaciones que dan a lugar a conjuntos como los números naturales (1,
2, 3, 4…), los números racionales y otros.
Los números enteros abarcan a los números naturales (los que se utilizan para contar los elementos de un conjunto),
incluyendo al cero y a los números negativos (que son el resultado de restar a un número natural otro mayor). Por lo tanto,
los números enteros son aquellos que no tienen parte decimal (es decir que 3,28, por ejemplo, no es un número entero).
Es importante tener en cuenta que los números enteros son el resultado de las operaciones más básicas (suma y resta), por
lo que su utilización se remonta a la antigüedad. Los matemáticos hindúes del siglo VI ya postulaban la existencia de
números negativos.
De la misma forma, tampoco podemos pasar por alto el hecho de que también podemos llevar a cabo tareas de multiplicación
con los llamados números enteros. En este caso es importante subrayar que ahí hay que realizar la determinación, por un
lado, de lo que son los signos de los números que participan en la operación y por otro lado, del producto de los valores
absolutos.
Así, en el primer caso, en el de los signos, hay que subrayar una serie de reglas que hay que tener muy en cuenta. De tal
manera que + por + es igual a +; – por – es igual a +; + por – es igual a -; y – por + es igual a -.
Ejemplos para entender estas reglas expuestas pueden ser los siguientes: +5 x +6= +30; -8 x -2= +16; +4 x -2= -8; -6 x +3=
– 18.
INECUACIÓN
Se denomina inecuación a una desigualdad algebraica en la cual sus miembros se encuentran vinculados por los signos <
(menor que), ≤ (menor o igual que), > (mayor que) o ≥ (mayor o igual que). De esta manera, las inecuaciones se expresan
del siguiente modo:
f(x) < g(x) o
f(x) ≤ g(x) o
f(x) > g(x) o
f(x) ≥ g(x)
Para solucionar una inecuación, es necesario descubrir el conjunto de los valores de la variable que permite verificarla.
Por ejemplo, tomemos la inecuación 3x − 4 < 8. La resolución requiere seguir pasos tal como se hace con
las ecuaciones (que son igualdades con números y letras relacionadas entre sí mediante operaciones matemáticas):
3x − 4 < 8

3x < 12
x<4
En esta inecuación, podemos notar que x es un valor menor que 4.
3x3–4<8

9–4<8

5<8
o
3x2–4<8

6–4<8

2<8
etc.
En cambio, si tomamos el valor 5:
3x5–4<8

15 – 4 < 8

11 < 8 (lo cual no es correcto: 11 no es menor que 8)


Cuando aparecen dos o más inecuaciones, se habla de un sistema de inecuaciones. Es importante tener en cuenta que no
siempre estos sistemas cuentan con solución.
CLASIFICACIÓN DE LAS INECUACIONES
Las inecuaciones se clasifican átendiendo al número de incógnitas y al grado de la expresión algebraica. Pueden ser:
 Primer grado con una incógnita. Ej.: 3 x - 2 > x + 5
 Primer grado con dos incógnitas. Ej.: 2 x - 6 ≤ y
 Segundo grado con una incógnita. Ej.: x2 - 5 x + 6 ≥ 0
 Grado superior a dos con una incógnita. Ej.: x3 - 7 x2 + 16 x + 12 > 0
PROPIEDADES DE LA INECUACIONES
Si a los dos miembros de una inecuación se les suma o se les resta un mismo número, la inecuación resultante es
equivalente a la dada.
3x + 4 <> 3x + 4 − 4 <> 3x <>
Si a los dos miembros de una inecuación se les multiplica o divide por un mismo número positivo, la inecuación
resultante es equivalente a la dada.
2x <> 2x : 2 <> x <>
Si a los dos miembros de una inecuación se les multiplica o divide por un mismo número negativo, la inecuación
resultante cambia de sentido y es equivalente a la dada.
−x < 5 (−x) · (−1) > 5 · (−1) x > −5
Propiedades básicas
 Propiedad 1: Los números A y B siempre cumplen una de las siguientes afirmaciones:
o A<B
o A=B
o A>B
Ejemplo
Los números A=4 y B=8 cumplen la primera afirmación.
Los números A=1 y B=1 cumplen la segunda afirmación.
Los números A=24 y B=−13 cumplen la tercera afirmación.
 Propiedad 2: Esta propiedad se refiere a la simetría de las inecuaciones o desigualdades:
o Si A<B⇒B>A
o Si A>B⇒B<A
(Nota: el símbolo ⇒ simboliza "entonces". Por ejemplo, A<B⇒B>A, diremos que si A es menor que B entonces B es
mayor que A).
Ejemplo
Tomando A=3 y B=4 está claro que A<B y que a su vez B>A.
Tomando A=7 y B=6 está claro que A>B y que a su vez B<A.
MULTIPLICACIÓN DE LOS NÚMEROS ENTEROS
La multiplicación de números enteros, al igual que la suma, requiere determinar por separado el signo y valor absoluto del
resultado.

En la multiplicación de dos números enteros se determinan el valor absoluto y el signo del resultado de la siguiente
manera:
 El valor absoluto es el producto de los valores absolutos de los factores.
 El signo es «+» si los signos de los factores son iguales, y «−» si son distintos.

Para recordar el signo del resultado, también se utiliza la regla de los signos:

Regla de los signos


 (+) × (+)=(+) Más por más igual a más.
 (+) × (−)=(−) Más por menos igual a menos.
 (−) × (+)=(−) Menos por más igual a menos.
 (−) × (−)=(+) Menos por menos igual a más.

Ejemplos. (+4) × (−6) = −24 , (+5) × (+3) = +15 , (−7) × (+8) = −56 , (−9) × (−2) = +18.
La multiplicación de números enteros tiene también propiedades similares a la de números naturales:

La multiplicación de números enteros cumple las siguientes propiedades:


 Propiedad asociativa. Dados tres números enteros a, b y c, los productos (a × b) × c y a × (b × c) son iguales.
 Propiedad conmutativa. Dados dos números enteros a y b, los productos a × b y b × a son iguales.
 Elemento neutro. Todos los números enteros a quedan inalterados al multiplicarlos por 1: a × 1 = a.

Ejemplo.
1. Propiedad asociativa:
1. [ (−7) × (+4) ] × (+5) = (−28) × (+5) = −140
(−7) × [ (+4) × (+5) ] = (−7) × (+20) = −140
2. Propiedad conmutativa:
(−6) × (+9) = −54
(+9) × (−6) = −54
La suma y multiplicación de números enteros están relacionadas, al igual que los números naturales, por la propiedad
distributiva:

Propiedad distributiva. Dados tres números enteros a, b y c, el producto a × (b + c) y la suma de


productos (a × b) + (a × c) son idénticos.

Ejemplo.
 (−7) × [ (−2) + (+5) ] = (−7) × (+3) = −21
 [ (−7) × (−2) ] + [ (−7) × (+5) ] = (+14) + (−35) = −21
REGLA DE SIGNOS EN LA MULTIPLICACIÓN DE NÚMEROS ENTEROS (LEY DE SIGNOS EN LA
MULTIPLICACIÓN)
Multiplicar números enteros con distinto signo es tan sencillo como aplicar la siguiente regla de signos:
+ por + = +
+ por - = -
- por + = -
- por - = +
A partir de esta regla, es muy fácil calcular que(-4)x(-5) = 20¿Verdad? ;-)
A pesar que se ha afirmado que en las matemáticas no existen leyes si se puede asegurar que existan normas o condiciones
para poder realizar las operaciones sin ningún tipo de problema. En matemáticas existen leyes que se encargan de signos
para realizar las operaciones más básicas como lo son suma, resta, división y multiplicación. Este tipo de ley es la que se
ocupa del sentido de las operaciones, como se ejercen y la dirección de los signos. Es por ello que a continuación daremos
un resumen de la ley de los signos de matemáticas.

Al realizar una multiplicación de cualquier número con signo, siguiendo las leyes de los signos.
PRIMERO: no se usa el signo “x” para representar la multiplicación ya que se puede confundir con la “equis”. Para indicar
que es multiplicación se usa un punto o un paréntesis entre cada número.
SEGUNDO: Un número multiplicado por la unidad va a dar siempre el mismo número, incluyendo su signo.
Ejemplo:
(-7) (1)= -7
TERCERO: Al multiplicar números con signo diferente se obtiene como resultado un número negativo.
Ejemplo:
(-4) (1) = – 4
(3) (-5) = -15
(-) (+) = –
(+) (-) = –
CUARTO: Al multiplicar un número con el mismo signo, (ambos negativos o positivos), se tendrá como resultado un
número positivo.
Ejemplo:
(-2) (-6) = + 12
(+3) (+2) = 6
(+) (+)= +
(-) (-) = +
Se pueden presentar ocasiones en las que se tienen que multiplicar varios números, en esos casos, también se multiplican
sus signos. Ejemplo:
(- 3) ( -2) ( 4) = 24
Se multiplicaron primero los negativos y el resultado de ambos se multiplica por el positivo.
Una pista al multiplicar varios números negativos es que si son pares, van a dar positivos. Los números solo se van
multiplicando consecutivamente. Ejemplo:
(- 2) (- 5) (- 4) (- 2) = + 80
También, al multiplicar números negativos que son impares, la respuesta va a ser negativa. Ejemplo:
(- 2) (- 5) (- 4) (- 2) (- 4) = – 320
Multiplicación de números enteros sin signos de agrupación: primero se resuelve los productos indicados y luego
sumas o restas.

Multiplicación de números enteros con signos de agrupación: primero se resuelve las operaciones indicadas en
paréntesis. Ejm: (10-3).6-(4+12).3

7 .6- 16 .3

42 - 48= -6

Asignación:

A) -18.(-2)=

B) 10.(-3).(-2)=

C) 4.25.(-3)=

D) -12.9=

E) 6.(4+11)-9.(20-8)

F) -(-(3))+4.6=

G) 9+8.8=

H) 14.2+10=

I) 10+9.9=
El producto de dos enteros negativos es un entero positivo. Ejemplo: -3 x (-4) = 12
El producto de dos enteros positivos es un entero positivo. Ejemplo: 3 x 4 = 12
El producto de dos enteros de distinto signo es un entero negativo. Ejemplo: -3 x 4 = -12 / 3 x (-4) = -12
El producto de un entero por cero es cero. Ejemplo: -3 x 0 = 0