Está en la página 1de 5

1.

Introducción Una escuela jurídica se debe entender como un grupo de


autores que comparten una misma visión sobre la función del
derecho, sobre los criterios que lo hacen valido y las reglas para
entender las normas jurídicas y, finalmente, sobre los contenidos que
el derecho debería tener. Conforme ha ido transcurriendo la historia
del derecho han surgido diferentes escuelas jurídicas. Estas deben
ser consideradas como un producto de determinadas épocas y
culturas jurídicas. Sin embargo esto no significa que cada época
tenga una escuela jurídica única. Si se analiza un cierto periódico
histórico se pueden hallar diferentes escuelas que existieron a la par
y mostraban una gran rivalidad entre ellas. Muchas de las escuelas
que se fueron creando proceden de las ideas de una vieja escuela que
fue retomada por otros autores que luego las desarrollaron desde otra
perspectiva.
2. 4. 4 Escuelas y teorías de la Sociología Jurídica La sociología nace en
Francia. Y casi al mismo tiempo nace en Inglaterra. De Inglaterra se
dirige a EEUU, y ésta se convierte en la sociología más poderosa del
mundo. La sociología francesa puede ser denominada sociología
positivista. Sus autores más importantes son A. Comte y E. Durkheim.
Comte estimuló la sociología inglesa, llamada evolucionista. Existen
muchas escuelas y teorías que estudian a la Sociología como ciencia
encargada de observar el fenómeno social, entre ellas tenemos a: a)
Escuelas Monográficas de Federico Le Play: Frédéric Le Play fue uno
de los pioneros de la sociología y un impulso decisivo del método
científico en las ciencias sociales en el siglo XIX francés, marcado
por la inestabilidad social que las revoluciones políticas y el nuevo
orden social, traído por la revolución industrial, caracterizó. La
preocupación por la paz, la estabilidad y el progreso social era
compartida por personalidades de diferentes tendencias políticas que
se unieron en torno a la idea de la necesidad de realizar reformas
sociales para alcanzar una sociedad estable. En los años treinta y
cuarenta, Le Play frecuentaba ciertos salones en los que se discutía
acerca de la reforma social, es decir, de los cambios que debían
realizarse en la sociedad para evitar los desórdenes y las injusticias,
lo que le da la oportunidad de compartir sus desvelos por la paz
social, nacidos ante la visión de los hechos sangrientos que produjo la
revolución de 1830. En estos salones, Le Play estableció lo que
podríamos llamar «su círculo intelectual». b) Saint Simon: El conde
Saint-Simon. Era un hombre muy rico, discutía los hechos sociales en
tertulias con otros intelectuales, fue el preceptor de la sociología
científica occidental y de la sociología marxista. Este hombre
encarna las revoluciones democráticas, los movimientos
nacionalistas. Asiste a la creación de las primeras fábricas, máquinas
y es cuando cree que se necesita una física social que analice los
hechos sociales. Durante el siglo XIX, la obra de Saint-Simon fue
considerada sobre todo como una obra política, como un instrumento
intelectual comprometido en los conflictos sociales. Después de su
muerte, en 1825, sus discípulos se agruparon para fundar una escuela
y, poco después, una religión con el propósito de difundir el mensaje
político de su maestro. El éxito de su predicación en París y en Lyon,
extendido rápidamente a toda Europa,
3. 5. 5 confirmó esta convicción: en pocos meses, invadió los medios
liberales de Francia y de Alemania, y despertó en los medios obreros
un interés apasionado. Algunos años más tarde, Karl Marx afirmaría
en El capital que Saint-Simon había sido durante sus últimos años "el
portavoz de las clases trabajadoras". Las grandes líneas de su
evolución se pueden presentar en dos períodos: (1802-1815): fase
teórica, en la cual Saint-Simon reflexiona sobre la transformación
intelectual que se produce en estos inicios del siglo. (1816-1825): fase
sociológica y socialista, en la cual centra sus trabajos en el examen
de los problemas teóricos y prácticos planteados por el advenimiento
de la sociedad industrial. c) Auguste Comte: Su pensamiento social
madura por la investigación de los problemas sociopolíticos, en su
obra "Curso de filosofía positiva", expone el positivismo, su sistema
filosófico, y su teoría crítica de la religión y los valores espirituales, y
formula el valor del progreso como meta para la felicidad de la
humanidad. Considera que la ciencia debe ocuparse de los problemas
que contengan una utilidad práctica y que la actividad humana debe
enfocarse hacia el desarrollo material. En sus tesis utilitaristas,
rechaza la especulación como método y se acoge a la razón
matemática. El lema del positivismo es "el amor por principio, el
orden por base, el progreso por fin". Comte plantea que la evolución
de la sociedad se produce en tres etapas: la teología, la metafísica y
la positiva y propone una religión laica en la que se rinda culto al
progreso, entre sus obras se incluyen Discursos sobre el espíritu
positivo y El sistema de la política positiva. Su influencia posterior fue
enorme tanto en el terreno de la filosofía de la ciencia, como en el de
la sociología y política. d) Herbert Spencer: Desde el punto de vista
sociológico cabe considerarle como el primer autor que utilizó de
forma sistemática los conceptos de estructura y función. Por otra
parte, concibió la sociología como un instrumento dinámico al
servicio de la reforma social. Dedicó su vida a elaborar su sistema de
filosofía evolucionista, en la que considera la evolución natural como
clave de toda la realidad, a partir de cuya ley mecánico-materialista
cabe explicar cualquier nivel progresivo: la materia, lo biológico, lo
psíquico, lo social, etc. Nada debe interferir con las "leyes naturales",
que implican que el "más apto" es quien sobrevive y los demás
perecen. La sociedad es también un organismo, evolucionando hacia
formas más complejas de acuerdo a la «ley de la vida», es decir, de
acuerdo al principio de la sobrevivencia del más fuerte, tanto a nivel
individual como de sociedades. Se fijaba en la
4. 6. 6 biología en la teoría de la evolución de las especies: de formas
primitivas se van haciendo estructuras de familia. Su representante
fue H. Spencer, ingeniero y periodista. Copió a Comte en su obra los
"Primeros Principios" Sin embargo fue original en lo siguiente: ver el
grupo humano como un organismo compuesto de partes y que va
evolucionando. Y antes de que Darwin volviera a Inglaterra, Spencer
publica "La teoría de la evolución biológica de los organismos": e)
Karl Marx: Marx fue discípulo de Hegel el cual influyó en su sociología
que no es empírica sino más bien abstracta, Marx siendo estudiante
redactó artículos en contra de los zares: el embajador ruso consiguió
la expulsión de Marx. Y este marchó a París y fue acogido por unos
obreros, es aquí donde se marca la sociología marxista: dejó de ser
creyente, dejó la universidad. Estando en París conoció a Engels,
ambos compartieron sus conocimientos, por presión del embajador
prusiano fue expulsado de Francia. En Inglaterra apoyó a la
Internacional Obrera y escribió sus grandes obras, una de ellas "El
Capital". La sociología marxista es una sociología no académica, es
para cambiar la realidad del mundo: sus características son: es
práctica, utiliza el pensamiento para analizar la realidad, su contenido
se nutre de la historia toma como ciencia básica a la economía. Marx
es quien más atención dedicó al análisis del agro y de la relación de
éste con el resto de la sociedad. Le otorgó un carácter sistemático en
cuanto al análisis de la estructura agraria como en cuanto a las
relaciones de ésta con el resto de la sociedad. Marx introduce las
figuras del terrateniente, el arrendatario y el proletario rural así como
también las del aparcero y el campesino. Concretando en el
capitalismo Marx considera que este tipo de sociedad olvida la
interrelación social a favor de la cosificación, esta sociedad se erige
bajo este falso concepto olvidando orígenes y erigiéndose como
realidad pseudo natural. f) Federico Engels: Nació en 1820, en la
ciudad de Barmen, provincia renana del reino de Prusia. Su padre era
fabricante. En 1838, se vio obligado por motivos familiares, antes de
terminar los estudios secundarios, a emplearse como dependiente en
una casa de comercio de Bremen. Este trabajo no le impidió ocuparse
de su capacitación científica y política. Cuando era todavía
estudiante secundario, llegó a odiar la autocracia y la arbitrariedad de
los funcionarios. El estudio de la filosofía lo llevó aún más lejos. En
aquella época predominaba en la filosofía alemana la doctrina de
Hegel, de la que Engels se hizo partidario.
5. 7. 7 A pesar de que el propio Hegel era admirador del Estado
absolutista prusiano, a cuyo servicio se hallaba como profesor de la
Universidad de Berlín, su doctrina era revolucionaria. La fe de Hegel
en la razón humana y en los derechos de ésta, y la tesis fundamental
de la filosofía hegeliana, según la cual existe en el mundo un
constante proceso de cambio y desarrollo, condujeron a los discípulos
del filósofo berlinés que no querían aceptar la realidad, a la idea de
que la lucha contra esa realidad, la lucha contra la injusticia existente
y el mal reinante procede también de la ley universal del desarrollo
perpetuo. La filosofía de Hegel hablaba del desarrollo del espíritu y de
las ideas: era idealista. Del desarrollo del espíritu deducía el de la
naturaleza, el del hombre y el de las relaciones entre los hombres en
la sociedad. Marx y Engels conservaron la idea de Hegel sobre el
perpetuo proceso de desarrollo, y rechazaron su preconcebida
concepción idealista; el estudio de la vida real les mostró que el
desarrollo del espíritu no explica el de la naturaleza, sino que por el
contrario conviene explicar el espíritu a partir de la naturaleza, de la
materia. g) Emily Durkheim: Este autor afirmaba que la sociología
debía estudiar la sociedad como realidad espiritual singular, cuyas
leyes son distintas de las leyes de la psique del individuo. Toda
sociedad, según él, se basa en representaciones colectivas de valor
general; Durkheim explicaba el desarrollo de la sociedad por tres
factores: ∙ Densidad de población, ∙ Desarrollo de las vías de
comunicación. ∙ Conciencia colectiva. Durkheim consideraba que uno
de los aspectos importantes de la vida social es la religión.
Cambiando sus formas en función del desarrollo de la sociedad, la
religión existirá mientras exista el hombre, pues en ella la sociedad se
diviniza a sí misma, sus obras principales: "La división del trabajo
social" 1893, "Las reglas del método sociológico" 1895, "Las formas
elementales de la vida religiosa" 1912. La obra Durkheim se podría
resumir en siete aspectos básicos: 1. La solidaridad social. 2. "Las
reglas del método sociológico" 3. La educación y la pedagogía
Durkheim 4. La economía, la política y el derecho. 5. La moral. 6. La
filosofía 7. La Religión
6. 8. 8 h) Max Weber: Otro autor importante es Weber, el cual afirmaba
que la acción humana tenía un significado y esto era necesario
descubrirlo, y los hechos sociales están hechos por personas libres,
por tanto, no utiliza la estadística, sino la historia y se pretende
descubrir tipología para comprender la realidad y está enmarcada en
lo que se llama Sociología de la acción social. i) George Simmel:
George Simmel fue doctor en Filosofía por la Universidad de Berlín en
1881. Se centró en estudios microsociológicos, alejándose de las
grandes macroteorías de la época. Daba gran importancia a la
interacción social. "Todos somos fragmentos no sólo del hombre en
general, sino de nosotros mismos." Su vida académica se caracterizó
por su ubicación periférica en la universidad, ya que ocupó cargos
docentes de poca relevancia y fue nombrado profesor titular sólo unos
meses antes de su muerte en 1918. Sus ideas han sido capaces de
sintetizar la tradición historicista de Dilthey y el kantismo de Heinrich
Rickert. Simmel escribió una gran cantidad de trabajos y artículos
sueltos pero su principal contribución se encuentra en el ámbito de la
sociología, especialmente en el análisis de los procesos de
individualización y socialización. El subjetivismo de la moderna vida
individual, su arbitrariedad desarraigada, no es otra cosa que la
expresión del hecho de que esta cultura de las cosas, de las
instituciones, de los pensamientos objetivos, indescriptiblemente
extensa, complicada y refinada, arrebata al individuo particular la
relación interna con el todo de la cultura y remite ese todo de nuevo a
sí.

También podría gustarte