Está en la página 1de 10

PROCESO DE AMPARO 9° JUZGADO CIVIL –

Sede Central

EXPEDIENTE : 01192-2012-0-0401-JR-CI-03 MATERIA :

ACCION DE AMPARO ESPECIALISTA : MERCADO DIAZ, ROSALYNN

DEMANDADO :

UNSA DEMANDANTE : MEJIA VASQUEZ, ANGELA SUSANA

RESOLUCIÓN Nº 09-2012

SENTENCIA Nº 140-2012 Arequipa, dos mil doce; Noviembre, catorce

I.- PARTE EXPOSITIVA:

VISTOS: La demanda de fojas veintisiete y siguientes, interpuesta por Angela Susana Mejía
Vásquez, en representación de su hijo Daniel Alejandro Chávez Mejía en contra de la
Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa, sobre proceso constitucional de Amparo.

PETITORIO.

Solicita: Pretensión Principal: Por amenaza de violación de los derechos al estudio y al ejercicio
de su libertad religiosa, se ordene la matrícula de ingreso directo a la Universidad Nacional de
San Agustín de Arequipa, a la facultad de Arquitectura o Ciencias de la Comunicación.
Pretensión Subordinada: La designación de día distinto al sábado para rendir la prueba de
aptitud académica tanto para la facultad de Arquitectura como en la de Ciencias en la
Comunicación, en este orden, con la fi nalidad de garantizar su ingreso extraordinario de
primeros puestos cuya prueba se abstuvo de practicarla por haber recaído en día sábado pese
a haber solicitado rendirlo un día distinto para este fi n.

2. FUNDAMENTOS DE HECHO DE LA DEMANDA.

2.1. Señala que el 9 de marzo del 2012, presentó ante el Cuarto Juzgado Civil medida cautelar
para que se le permitiera a su menor hijo, rendir el examen en fecha distinta al sábado; sin
embargo, dicho expediente fue enviado al Séptimo Juzgado Civil con fecha 16 de marzo del
2012, por cuanto el primer juez no era titular, el juez del séptimo juzgado también iba a
inhibirse por ser profesor de la universidad demandada; por lo que, al ver postergada esta
medida, se ve obligada a presentar la acción de amparo.

2.2. Que, su menor hijo ha obtenido el primer puesto en el ranking de calificación de


educación secundaria, emitido por los integrantes de la comisión del colegio religioso Eduardo
Francisco Forga.

2.3. Que, a fines de enero la Universidad Nacional de San Agustín, revisó la documentación
requerida, dándole el visto bueno y el pase para efectuar el pago de preparación o
actualización, por lo que con fecha tres de febrero del dos mil doce se efectuó dicho pago.
2.4. Que, teniendo su hijo la condición de miembro activo de la iglesia Adventista del Séptimo
día, y siendo uno de los fundamentos de su credo santificar el día sábado, solicitó en forma
oportuna a la universidad, mediante escritos de fecha seis de febrero del dos mil doce, a fi n de
que se le autorice rendir las pruebas de aptitud académica en día distinto al sábado; sin
embargo, este pedido ha sido denegado.

3.- FUNDAMENTOS DE DERECHO DE LA DEMANDA

3.1. El demandante sustenta su pretensión en lo establecido por el Código Procesal


Constitucional, en los artículos IX III del título Preliminar del Código Procesal Civil, en los
artículos 2 inciso 3 y 22, 13 y 14, de la Constitución Política del Perú, así como en el artículo 3
literal F de la Ley 29635.

4.- FUNDAMENTOS DE HECHO DE LA CONTESTACION

A fojas setenta y ocho y siguientes contesta la demanda contradiciéndola, alegado que:

4.1. Ha prescrito el plazo, dado que el hecho ocurrido en el mes de febrero del 2012 y al
momento de interponer la demanda han pasado más de ciento ochenta días.

4.2. Por otro lado, la demanda planteada también se encuentra dentro de las causales de
improcedencia, tipifi cadas en el artículo 5 del Código Procesal Constitucional. Que al
momento de presentar la demanda no existe la amenaza o violación de los derechos
constitucionales de la actora, pues ésta no tiene ninguna relación obligacional con la UNSA,
careciendo de legitimidad para obrar.

5.- FUNDAMENTOS DE DERECHO DE LA CONTESTACIÓN

5.1. Sustenta su contestación en los artículos 5 y 44 del Código Procesal Constitucional y en la


Ley 28237.

6.- ACTIVIDAD PROCESAL :

Mediante Resolución de fojas setenta se admite a trámite la demanda vía proceso de amparo,
conferido el traslado de Ley a la demandado; a fojas ochenta y nueve se tiene por contestada
la demanda y se ha dispuesto que se pongan los autos a despacho para sentenciar.

7.- EXPEDIENTES ACOMPAÑADOS TENIDOS A LA VISTA

Ninguno.

8.- CUADERNOS DERIVADOS:

Ninguno.

II PARTE CONSIDERATIVA

CONSIDERANDO:

PRIMERO.-
SUSTENTO NORMATIVO:

1.1. La Constitución Política del Estado, garantiza la libertad de conciencia y de religión, en


forma individual o asociada. (Art. 2 Inc 3).

1.2. Asimismo, en su artículo 13, consagra: “La educación tiene como finalidad el desarrollo
integral de la persona humana. El Estado reconoce y garantiza la libertad de enseñanza. Los
padres de familia tienen el deber de educar a sus hijos y el derecho de escoger los centros de
educación y de participar en el proceso educativo”.

1.3. El artículo 1 de la Ley 29635, Ley de Libertad Religiosa, establece: “El Estado garantiza el
derecho fundamental de toda persona a la libertad de religión (…) El ejercicio público y privado
de este derecho es libre y tiene como único límite tanto la protección del derecho de los
demás al ejercicio de sus libertades públicas y derechos fundamentales como la protección del
orden, la salud y moral públicos”.

1.4. Igualmente, el artículo 3 de la citada Ley, prescribe: “La libertad de religión comprende,
entre otros, el ejercicio de los siguientes derechos: (…) f. Conmemorar las festividades y
guardar el día de descanso que se considere sagrado en su religión, debiéndose armonizar los
derechos de los trabajadores con los de la empresa o administración pública para la que
labore, y de los estudiantes con las instituciones educativas, conforme al reglamento de la
presente Ley. (…)”

1.5. El artículo 7 del Reglamento de la Ley 29635, señala: “Los responsables de las entidades
educativas estatales brindarán las facilidades necesarias a sus estudiantes, a efectos que en el
ejercicio de su derecho a conmemorar sus festividades y guardar el día de su descanso y
siempre que el ejercicio de este derecho no afecte el normal funcionamiento de las actividades
curriculares de la entidad”.

1.6 El artículo 217 del Estatuto de la Universidad establece que el ingreso a la Universidad,
para seguir estudios académicos profesionales, se realizará mediante un proceso de admisión,
el mismo que tiene por objeto de evaluar y seleccionar por estricto orden de mérito a los
postulantes.

1.7. El artículo 220 de citado estatuto señala que el proceso de admisión comprende dos
proceso diferentes: a) El proceso ordinario, señalado para todos los postulantes y b) el proceso
extraordinario, en que participan los exonerados señalados en los incisos a) y b) del artículo 56
de la ley.

1.8. El artículo 221 de la Citado Estatuto establece que la Universidad garantizará el libre
ingreso a los exonerados comprendidos en el inciso c) del artículo 56 de la ley. El Consejo
Universitario reglamentará su incorporación y distribución en la diversas Facultades y Escuelas.

1.9. El artículo 56 de la Ley 23733 Ley Universitaria, regula: “Están exonerados del
procedimiento ordinario de admisión a las Universidades: a) Los titulados o graduados en otros
centros educativos de nivel superior; b) Quienes hayan aprobado en dichos centros de
educación por lo menos dos períodos lectivos semestrales o uno anual o 36 (treinta y seis)
créditos; c) Los dos primeros alumnos de los centros educativos de nivel secundario, respecto
a las Universidades de la región. En los casos a) y b) los postulantes se sujetan a una evaluación
individual, a la convalidación de los estudios realizados en atención a la correspondencia de los
“syllabi”, a la existencia de vacantes y a los demás requisitos que establece cada Universidad.
Las Universidades procurarán celebrar acuerdos con centros educativos del nivel superior para
la determinación de la correspondencia de los “syllabi””.

SEGUNDO.- SUSTENTO JURISPRUDENCIAL:

2.1 El Tribunal Constitucional en la sentencia expedida en el expediente 0895-2001-AA/TC del


19 de agosto del 2002, respecto de la libertad de religión, ha establecido: Por otra parte, la
libertad de religión comporta el derecho fundamental de todo individuo de formar parte de
una determinada confesión religiosa, de creer en el dogma y la doctrina propuesta por dicha
confesión, de manifestar pública y privadamente las consecuentes convicciones religiosas y de
practicar el culto. Como todo derecho de libertad, el derecho a la libertad religiosa tiene una
vertiente negativa, que garantiza la libertad de cada persona para decidir en conciencia que no
desea tomar parte en actos de la naturaleza antes descrita. En puridad, la libertad de
conciencia está vinculada a la libertad de ideas; mientras que la libertad de religión, a la
libertad de creencias. Ambos derechos que, por lo demás, gozan de pleno reconocimiento
internacional (artículo 18° de la Declaración Universal de Derechos Humanos, artículo 18° del
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, artículo 12° de la Convención Americana
sobre Derechos Humanos, entre otros) bien pueden ser objeto de restricciones a favor de
intereses superiores, como podrían ser la salvaguardia de la seguridad, la salud, la moralidad y
el orden público. Observada debidamente la diferencia entre ambos derechos fundamentales,
se hace patente, al mismo tiempo, la incuestionable vinculación entre ambos, dado que es
difícil, si no imposible, concebir un adecuado desarrollo de la libertad religiosa, sin prestar las
debidas garantías para el ejercicio de la libertad de conciencia.

2.2. El Tribunal Constitucional en la sentencia expedida en el expediente 00091-2005-AA/TC


del 18 de febrero del 2005, ha establecido respecto al derecho a la Educación: “(…) De esta
forma su contenido constitucionalmente protegido está determinado por el acceso a una
educación adecuada (artículo 16), la libertad de enseñanza (artículo 13), la libre elección del
centro docente (artículo 13), el respeto a la libertad de conciencia de los estudiantes (artículo
14), el respeto a la identidad de los educandos, así como a un buen trato psicológico y físico
(artículo 15), la libertad de cátedra (artículo 18), y la libertad de creación de centros docentes y
universidades (artículos 17 y 18). Este contenido debe realizarse en concordancia con las
finalidades constitucionales que le corresponden a la educación en el marco del Estado social y
democrático de derecho. Ello se desprende del artículo 13 de la Ley Fundamental, que declara:
“La educación tiene como finalidad el desarrollo integral de la persona humana”. Así, también
el artículo 14 dice que “La educación promueve el conocimiento, el aprendizaje y la práctica de
las humanidades, la ciencia, la técnica, las artes, la educación física y el deporte. Prepara para
la vida y el trabajo y fomenta la solidaridad”. Esta interpretación es conforme a lo dicho por
este Tribunal en la sentencia recaída en el Exp. N.° 2537-2002-AA/TC, del 2 de diciembre de
2002, el proceso de educación es permanente y tiene por objeto el pleno desarrollo de la
personalidad. A esta comprensión, cabe incorporar el desarrollo en el ámbito internacional de
este derecho, pues conforme a la Cuarta Disposición Final y Transitoria de la Constitución, las
normas relativas a los derechos y las libertades que reconoce se interpretan de conformidad
con la Declaración Universal de Derechos Humanos y con los tratados y acuerdos
internacionales sobre las mismas materias ratificados por el Perú. Es así que, en diversos
tratados de derechos humanos, como el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales
y Culturales, se establece, en el artículo 13.1, que Los Estados Partes en el presente Pacto
reconocen el derecho de toda persona a la educación. Convienen en que la educación debe
orientarse hacia el pleno desarrollo de la personalidad y del sentido de su dignidad, y debe
fortalecer el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales. Convienen,
asimismo, en que la educación debe capacitar a todas las personas para participar
efectivamente en una sociedad libre, favorecer la comprensión, la tolerancia y la amistad entre
todas las naciones y entre todos los grupos raciales, étnicos o religiosos y promover las
actividades de las Naciones Unidas en pro del mantenimiento de la Paz. En términos iguales, el
Protocolo Adicional a la Convención Americana de Derechos Humanos dispone, en su artículo
13.2., que Los Estados partes en el presente Protocolo convienen en que la educación deberá
orientarse hacia el pleno desarrollo de la personalidad y del sentido de su dignidad y deberá
fortalecer el respeto por los derechos humanos, el pluralismo ideológico, las libertades
fundamentales, la justicia y la paz. Convienen, asimismo, en que la educación debe capacitar a
todas las personas para participar efectivamente en una sociedad democrática y pluralista,
lograr una subsistencia digna, favorecer la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas
las naciones y todos los grupos raciales, étnicos o religiosos y promover las actividades en
favor del mantenimiento de la paz. De conformidad con lo establecido por el Comité de
Derechos Económicos, Sociales y Culturales, creado en virtud del Pacto Internacional de
Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que entró en vigor el 3 de enero de 1976, y que
fue ratificado por el Perú el 28 de abril de 1978: La educación, en todas sus formas y en todos
los niveles, debe tener las siguientes cuatro características interrelacionadas y fundamentales:
a) Disponibilidad. Debe haber instituciones y programas de enseñanza en cantidad suficiente
en el ámbito del Estado Parte. Las condiciones para que funcionen dependen de numerosos
factores, entre otros, el contexto de desarrollo en el que actúan; por ejemplo, las instituciones
y los programas probablemente necesiten edificios u otra protección contra los elementos,
instalaciones sanitarias para ambos sexos, agua potable, docentes calificados con salarios
competitivos, materiales de enseñanza, etc.; algunos necesitarán, además, bibliotecas,
servicios de informática, tecnología de la información, etc. b) Accesibilidad. Las instituciones y
los programas de enseñanza han de ser accesibles a todos, sin discriminación, en el ámbito del
Estado Parte. La accesibilidad consta de tres dimensiones que coinciden parcialmente: i) No
discriminación. La educación debe ser accesible a todos, especialmente a los grupos más
vulnerables de hecho y de derecho, sin discriminación por ninguno de los motivos prohibidos.
ii) Accesibilidad material. La educación ha de ser asequible materialmente, ya sea por su
localización geográfica de acceso razonable (por ejemplo, una escuela vecinal) o por medio de
la tecnología moderna (mediante el acceso a programas de educación a distancia). iii)
Accesibilidad económica. La educación ha de estar al alcance de todos. Esta dimensión de la
accesibilidad está condicionada por las diferencias de redacción del párrafo 2 del artículo 13
respecto de la enseñanza primaria, secundaria y superior: mientras que la enseñanza primaria
ha de ser gratuita para todos, se pide a los Estados Partes que implanten gradualmente la
enseñanza secundaria y superior gratuita. c) Aceptabilidad. La forma y el fondo de la
educación, comprendidos los programas de estudio y los métodos pedagógicos, han de ser
aceptables (por ejemplo, pertinentes, adecuados culturalmente y de buena calidad) para los
estudiantes. Este punto está supeditado a los objetivos de la educación mencionados en el
párrafo 1 del artículo 13 y a las normas mínimas que el Estado apruebe en materia de
enseñanza. d) Adaptabilidad. La educación ha de tener la flexibilidad necesaria para adaptarse
a las necesidades de sociedades y comunidades en transformación y responder a las
necesidades de los alumnos en contextos culturales y sociales variados.

[1] Con estos elementos, se logra esbozar una interpretación acorde con la protección debida
al derecho fundamental a la educación, como una realidad no contradictoria y coherente con
los otros bienes constitucionales consagrados en la Constitución, y para una plena realización
de la persona humana y su dignidad. (…)”

TERCERO.-

VALORACIÓN.

3.1. PRONUNCIAMIENTO SOBRE LA FORMA

3.1.1. La demandada alega como argumentos de defensa que ha prescrito su derecho en


razón a que ha sido interpuesta después de 180 días de producida la afectación. Al respecto,
conforme lo dispone el artículo 44 del Código Procesal Constitucional, el plazo para interponer
la demanda prescribe a los 60 días hábiles; sin embargo, en el caso de autos la afectación se ha
producido el 10 de febrero del 2012 cuando ha denegado su pedido y la demanda ha sido
interpuesta el 18 de abril del 2012; es decir, dentro del plazo.

3.1.2 De otro lado, la demandada alega que la demanda es improcedente en razón de que
requiere de otra vía satisfactoria donde se desarrolle una etapa probatoria; sin embargo, en el
caso de autos, no acredita que exista otra vía igualmente satisfactoria, para cautelar los
derechos constitucionales alegados. 3.1.3. Finalmente, alega que al momento de presentarse
la demanda no existe amenaza o violación de los derechos constitucionales de la actora; pues
no tiene ninguna relación obligacional con la demandada, careciendo de legitimidad para
obrar. Al respecto, la señora Angela Susana Mejía Vásquez no es la demandante sino no que
ella actúa en representación legal de su menor hijo Daniel Alejandro Chávez Mejía; quien si
tiene legitimidad en razón de que alega la vulneración de su derecho a la libertad de religión y
de educación. 3.1.4. Por tanto, habiéndose desvirtuado los cuestionamiento respecto a la
forma, corresponde emitirse pronunciamiento sobre el fondo; más aún, si la demandada no ha
deducido excepciones.

3.2. PRONUNCIAMIENTO SOBRE EL FONDO

3.2.1. Pretensión

3.2.1. Según la demanda de fojas veintisiete y siguientes, el demandante pretende: a)


pretensión principal: Por amenaza de violación de los derechos al estudio y al ejercicio de su
libertad religiosa, se ordene la matrícula de ingreso directo a la Universidad Nacional de San
Agustín de Arequipa, a la facultad de Arquitectura o Ciencias de la Comunicación. Pretensión
Subordinada: La designación de día distinto al sábado para rendir la prueba de aptitud
académica tanto para la facultad de Arquitectura como en la de Ciencias en la Comunicación,
en este orden, con la fi nalidad de garantizar su ingreso extraordinario de primeros puestos
cuya prueba se abstuvo de practicarla por haber recaído en día sábado pese a haber solicitado
rendirlo un día distinto para este fi n.

3.2.2. Pronunciamiento sobre la pretensión principal.

3.2.2.1. Como se advierte de lo expuesto en la demanda, la representante legal del accionante


pretende que, se disponga la matrícula de ingreso directo a la Universidad Nacional de San
Agustín de Arequipa a la facultad de Arquitectura o Ciencias de la Comunicación o que se le
designe otra fecha para rendir el examen, en razón a que su hijo ha obtenido el primer puesto
del Colegio Religioso Francisco Forja inscribiéndose en el proceso extraordinario; pero al ser
adventista no podía rendir el examen el sábado 3 y domingo 10 de marzo del año en curso, por
ser día de descanso, razón por la cual, solicitó que se designe nueva fecha para se le tome el
examen; sin embargo, la demandada denegó su pedido, con lo cual se amenazarían sus
derechos al estudio y el ejercicio de su libertad religiosa. Al respecto:

3.2.2.2. La Constitución Política del Estado, garantiza a toda persona, la libertad de religión, en
forma individual o asociada (artículo 2, Inc 3). Y el derecho a la Educación (artículo 13).

3.2.2.2. Respecto al contenido del derecho a la Libertad de Religión. El Tribunal Constitucional


en la sentencia expedida en el expediente 0885-2001-AA, ha establecido que la libertad de
religión comporta el derecho fundamental de todo individuo de formar parte de una
determinada confesión religiosa, de creer en el dogma y la doctrina propuesta por dicha
confesión, de manifestar pública y privadamente las consecuentes convicciones religiosas y de
practicar el culto.

3.2.2.3. En concordancia con ello, la Ley Nro. 29635, Ley de Libertad Religiosa, vigente desde el
22 de diciembre del 2010, en su artículo 3, establece que la libertad de religión, entre otros
derechos, comprende: la de conmemorar las festividades y guardar el día de descanso que se
considere sagrado en su religión; y, dispone, que se armonice los derechos de los trabajadores
con los de la empresa o administración pública para la que labore, y de los estudiantes con las
instituciones educativas, conforme al reglamento de la presente Ley. Es decir, no solamente
garantiza tales derechos, sino además en el Reglamento de la citada ley dispone que los
responsables de las empresas e instituciones educativas, adopten medidas para tal efecto.

3.2.2.4. De otro lado, respecto al contenido al derecho a la Educación, el Tribunal


Constitucional en la sentencia expedida en el expediente 00091-2005-AA/TC del 18 de de
febrero del 2005, ha señalado. “El contenido del derecho a la Educación está determinado por
el acceso a una educación adecuada (artículo 16), la libertad de enseñanza (artículo 13), la libre
elección del centro docente (artículo 13), el respeto a la libertad de conciencia de los
estudiantes (artículo 14), el respeto a la identidad de los educandos, así como a un buen trato
psicológico y físico (artículo 15), la libertad de cátedra (artículo 18), y la libertad de creación de
centros docentes y universidades (artículos 17 y 18)”.

3.2.2.5. En el caso de autos, el demandante ha acreditado que al ser miembro activo de la


Iglesia Adventista del Séptimo Día, conforme a la constancia de fojas 8, no podía dar examen
en la fecha programa (sábado 3 de marzo); pues, según sus convicciones religiosas, está
obligado a guardar reposo el día sábado (desde la puesta de sol del día viernes hasta la puesta
de sol del día sábado), por ser dicho día, día sagrado para él, según versículos del 8 al 11 del
capítulo 20 de la Biblia.

3.2.2.6. Tal circunstancia hizo conocer oportunamente (el 6 de febrero del 2012) al rector de la
Universidad Nacional de la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa, así como al
presidente de la Comisión de Admisión 2012, conforme consta de las copias de las cartas de
fojas 9 y 10, respectivamente, a fi n de que se le designe otro horario o fecha para rendirla.

3.2.2.7. No obstante, la demandada denegó su pedido mediante documento del 10 de febrero


del año en curso, de fojas 11, señalando entre otras razones: Que ellos no privilegian ningún
tipo de religión, siendo que de preferencia siempre toma los exámenes los días sábados o
domingos porque esas fechas los profesores de la Universidad tiene disponibilidad, sin alterar
el normal funcionamiento de la universidad; y que de aceptar las diferentes convicciones
tendría que elaborar un examen especial para un solo postulante, lo que implicaría una
importante pérdida para la universidad.

3.2.2.8. En principio, cabe señalarse que el accionante no perseguía un privilegio, ni para él, ni
para su religión, sino que se le garantice su libertad constitucional de religión, sin sacrificar su
derecho constitucional a la educación; porque estaba impedido de concurrir a dar el examen
en la fecha programada; por sus convicciones religiosas. 3.2.2.9. En segundo término, el
sustento invocado por la demandada de que se toma los domingos o sábados porque en esas
fechas los profesores de la Universidad tiene disponibilidad, sin alterar el normal
funcionamiento de la universidad; sin embargo, es una justificación valedera pero no
suficiente; pues, si bien evita la pérdida de clases de muchos estudiantes y altera el
funcionamiento de la universidad por un solo día; sin embargo, sacrifica el derecho de una
persona a la educación y de otras que está en la misma situación, no solo por un día, sino por
toda una vida; pues, bajo dichas fechas no nunca podría postular ni acceder a dicha
universidad, razón por la cual, no resulta razonable.

3.2.2.10. De otro lado, con respecto al consiguiente gasto o pérdida económica que tendría
que realizarse por hacer un examen para cada postulante de diferente religión. Tal gasto, se
hubiera podido evitar si la demandada hubiera tomado las medidas convenientes
oportunamente modificando la fecha del examen.

3.2.2.11. Asimismo, resulta revelante señalar, que a la fecha en que se suscitaron los hechos,
ya estaba vigente la Ley 29635, Ley de Libertad Religiosa, que en su artículo 3 inciso f)
garantiza no solamente al demandante, sino a todas las personas: guardar el día de descanso
que se considere sagrado en su religión. Además, ordena en su reglamento a los responsables
de las entidades educativas estatales brindar facilidades necesarias a los estudiantes, a efecto
de que el ejercicio del derecho a guardad el día de descanso no afecte el normal
funcionamiento de las actividades curriculares de la entidad.

3.2.2.12. Dichas medidas podían haberse realizado; pues, el accionante puso en conocimiento
oportuno de la demandada; sin embargo, ésta no realizó nada para superarla. No obstante
que, reconoce la factibilidad cuando señala textualmente en el penúltimo párrafo del escrito
en que rechaza el pedido del demandante: “Sin embargo, en lo futuro daremos la posibilidad
de alternar sábados y domingos y si hubiera alguna posibilidad, lo haríamos en los días
ordinarios. Es decir, reconoce el derecho del accionante pero solo en el futuro se atenderá, lo
que no resulta razonable.

3.2.2.13. En efecto, el Tribunal Constitucional en reiterada jurisprudencia ha señalado que, la


cuestión la cuestión presupuestaria no es una justifi cación para desconocer derechos
laborales (3717-2005-PC/TC del 11 de diciembre del 2006) en este caso, frente a un derecho
menos para vulnerar lo derechos constitucionales. 3.2.2.14. En consecuencia, se ha acreditado
la vulneración del derecho del demandante de acceder a la educación no obstante que la
misma universidad le reconoce el derecho de acceder a la universidad mediante un concurso
extraordinario por su condición de primer puesto. 3.2.2.15. Sin perjuicio se lo señalado en los
fundamentos precedentes, no obstante que se le ha afectado su derecho a la de educación, no
corresponde disponer que se matricule directamente, sino que previamente se le evalúe
conforme está previsto en el Estatuto de la Universidad, Ley Universitaria y Reglamentos de
Concurso de admisión que corresponda.

3.2.2.16. En efecto, el artículo 56 del Estatuto de la Universidad establece que están


exonerados del procedimiento ordinario de admisión a las Universidades, entre los que están
los dos primeros alumnos de los centros educativos de nivel secundario, están sujetos a una
evaluación individual.

3.2.2.17. Por otra parte, el hecho de que tenga diplomas y certificados tales como el
entrenamiento en Diseño Grafico y Corel Draw, curso de informática con la calificación de 19
en el programa de Ingeniero Junior, cartas de felicitaciones en teatro, canto talleres de
artesanía y que haya ingresado a la escuela de artes en tercer lugar con la calificación de 69.38,
no subsana la omisión ni convalida la falta de examen o evaluación conforme al Reglamento.

3.2.2.17. Siendo así, no corresponde amparar la pretensión principal de matriculación directa.

3.3. Pronunciamiento sobre la pretensión subordinada.

3.3.1. En los fundamentos precedentes se ha establecido que se ha vulnerado su derecho a la


educación; por lo que, a efecto de restituir tal derecho corresponde disponerse que la
demandada le designe un día distinto al sábado para rendir la prueba de aptitud académica
conforme al Reglamento para la facultad de arquitectura como en la de Ciencias de la
Comunicación, con la finalidad de ejercitar su derecho ingreso extraordinario de primeros
puesto. 3.4. Pronunciamiento sobre las costas y costos.

3.4.1. Considerando que se ha acreditado que la demandada vulneró los mencionados


derechos constitucionales, corresponde, de conformidad con el artículo 56º del Código
Procesal Constitucional, que asuma los costos procesales.

3.5. Conclusión.

Habiéndose acreditado parcialmente los hechos que sustentan las pretensiones, la demanda
debe ser estimada en aplicación estricta de lo establecido en el artículo 200 del Código
Procesal Civil, interpretando contrario sensu. III.- PARTE RESOLUTIVA Por estos fundamentos,
administrando justicia a nombre de la Nación, FALLO: Declarando, FUNDADA en parte la
demanda de fojas veintisiete y siguientes, interpuesta por Angela Susana Mejía Vásquez, en
representación de su hijo Daniel Alejandro Chávez Mejía en contra de la Universidad Nacional
de San Agustín de Arequipa; en consecuencia se Declara: INFUNDADA en cuanto a la
pretensión principal que se ordene la matrícula de ingreso directo a la Universidad Nacional de
San Agustín de Arequipa, a la facultad de Arquitectura o Ciencias de la Comunicación;
FUNDADA en cuanto a la pretensión subordinada; en consecuencia, ORDENO que la
demandada designe un día distinto al sábado para rendir la prueba de aptitud académica a fi n
de ejercitar su derecho ingreso extraordinario de primeros puesto para la facultad de
Arquitectura o en la de Ciencias en la Comunicación. DISPONGO, la publicación de la presente
sentencia en el diario oficial “El Peruano” según lo dispone la Cuarta Disposición Final del
Código Procesal Constitucional, una vez consentida u ejecutoriada la presente. Con COSTOS.
Por esta mi sentencia así la pronuncio mando y firmo en la fecha. Tómese razón y hágase
saber. JUSTO ANDRÉS QUISPE APAZA Juez Supernumerario Noveno Juzgado Civil Módulo
Cporporativo Civil II W-32839