Está en la página 1de 5

LA FUERZA DEL “ESTAR PRESENTE”

Entrevista a Bert Hellinger, realizada por Attilio Piazza


Transcripción y traducción de José Brunello
Presentación

Queridos amigos:
Navegando por la red tuve el agrado de encontrar esta entrevista a Bert Hellinger realizada por Attilio
Piazza, constelador y formador de consteladores en Italia desde hace muchos años.
La entrevista es de alta calidad y de profundo contenido. Las preguntas y comentarios realizados por
el entrevistador resultan muy pertinentes. Las respuestas dadas por Bert Hellinger, que más que
respuestas resultan ser una continuidad de la charla planteada por Attilio, señalan con claridad el
camino del terapeuta sistémico a la hora de constelar a su cliente (o “consultante”, como preferimos
llamarlo hoy).
La precepción fenomenológica, tan difícil de explicar, queda aquí claramente presentada como el
“método del no-método” (estoy usando aquí una expresión propia, no presente en la entrevista), ya
que no se trata de una descripción del modo de proceder, sino de una actitud interior que requiere a
la vez un estado de alerta perfecto y de humidad impecable, ante la realidad tal como es y ante el
impulso de algo más grande que nos lleva a la solución o a la salida de cualquier problema.
“Método del no-método” significa que no hay un protocolo (¡definitivamente no lo hay!) que nos salve
del problema, no hay un salvavidas metodológico al que aferrarse, no hay un modus operandi infalible,
no hay un reglamento, no hay un “está bien así” o un “así no se hace”. Lamento informarles que para
ser consteladores debemos renunciar a las seguridades doctrinales.
Solo hay la percepción pura, en un acto puro de presencia pura ante la pura y desnuda realidad. Y sólo
podemos avanzar en una acción de entrega pura a la pura Consciencia, a la pura Presencia de algo más
grande que nos contiene y nos mueve. Porque en el Ser de Algo más Grande somos, nos movemos y
existimos.
Y en relación a la desnudez de la realidad, quiero decirles que en verdad somos nosotros quienes
debemos desnudarnos ante ella, vaciándonos de nuestros preconceptos, prejuicios y de nuestros
pretendidos conocimientos previos. Este acto de humildad cognitiva es supremo; y sólo es posible
desde la entrega amorosa a esta Fuerza más Grande que nos mueve. Créanme, no habrá cognición
pura si antes no hubiera amor puro.
¿Difícil? Sí. Muy difícil. Pero no se hagan problema, que quien haya entrado en este camino de
percepción pura y de amor pleno, ya no quiere volver atrás y está dispuesto a pagar el precio. Éste es,
ni más ni menos, el valor de la Perla (la joya preciosa traída desde las profundidades ignotas del Ser)
que menciona Jesús (Mateo 13, 44-46).
Prescindir de los juicios, conceptos y conocimientos previos es una ascesis que lograremos poco a
poco… Parafraseando el buen humor de Bert, podemos decir, al estilo criollo, que “antes de ser potro…
habrá que ser potrillo” o en un modo más quintero, “antes de ser gallinas o gallos ¡aceptemos ser
pollitos!”.
El Conocimiento verdadero es claro, sencillo e iluminador, y sólo se logra a través de la percepción
libre, atenta y audaz.

1
El Amor puro es imparcial, ecuánime, compasivo, y sólo se logra si permanecemos sin emoción, sin
apego y sin juicio (o sea, libres del pasado) ni propósito (es decir, libres del futuro).
El conocimiento es ordenador. El amor es sanador.
El conocimiento amoroso nos lleva a la Verdad.
El amor verdadero nos lleva a la Sabiduría.
¡Que nada nos detenga!
El Amor Sabio permite la entrega, y la entrega nos lleva a la Unión.
¡Que nada detenga la acción de Algo más Grande en nosotros!

Comentario al margen

Un detalle interesante, leído a través de la perspectiva del tiempo: En ese año de 2005 Bert estaba
pensando en retirarse; por eso en el tercer video “pasa la posta” a los italianos y “retrocede un paso
atrás” para que ellos se manejen solos. Para esa fecha él ya estaba cercano a cumplir sus 80 años de
edad. Por más de una década ha seguido viajando por el mundo llevando su enseñanza. Así sucede
cuando alguien se entrega con humildad a Algo más Grande… es Eso más grande quien decide cuál sea
la tarea y si uno ha terminado… o debe continuar. El Servicio es así.
Vamos ahora con la transcripción.

Primera parte

El Centro de Estudios Piazza presenta un extraordinario documento filmado en Colonia en mayo de


2005 en el cual Bert Hellinger enseña paso a paso la actitud interior con la cual el nuevo facilitador de
Constelaciones Familiares se predispone a la aproximación fenomenológica.
Attilio Piazza: Bert, la fuerza del Estar Presente, la fuerza que proviene del “Estar Presente” es algo que
se transparenta claramente en tu trabajo ¿Puedes decirnos algo acerca de esto?
Bert Hellinger: Puedo decirte cómo es que nos debilitamos.
Nos volvemos débiles cuando nos volvemos ávidos y perdemos nuestro centro. Y ni bien nos enviamos
a nosotros mismos a reconectamos ¡ganamos fuerza!
En el trabajo de Constelaciones Familiares, a veces nos tentamos de ser muy activos ¿sabes? Y
entonces perdemos fuerza.
Y si esperamos y nos centramos, y nos sintonizamos con el otro, entonces lentamente nos calmamos
y estamos listos para el trabajo.
Y entonces, en ese momento, se nos permite en las Constelaciones los movimientos por los que
desarrollarán todo de sí mismas, o casi todo acerca de sí mismas. Y así tienen fuerza, porque nadie
interfiere desde el exterior. Por lo tanto, la fuerza proviene desde adentro y por estar en conexión con
el propio centro, con el centro de uno mismo.
Attilio Piazza: Entonces, por ejemplo, qué recomendarías a los estudiantes que provienen de un punto
de vista "cognitivista", de un contexto de aprendizaje de tipo "cognitivo" ¿Qué les recomiendas hacer?
¿Qué van a hacer con sus conocimientos (previos)?

2
Bert Hellinger: Que el enfoque aquí es que si tú confías en tus conocimientos, ya no estás más en
contacto con la realidad tal cual es. Por tanto, con ese conocimiento te vuelves débil.
Ganas nuevos conocimientos en la presencia. Una vez que te permites exponerte a lo que está al frente
tuyo, entonces, de repente, tú sabes qué hacer, y también sabes cómo hacerlo... ¡con fuerza!
Attilio Piazza: ¿Cómo puede un estudiante confiar en que lo que aparece a partir de lo que se
manifiesta, en el presente y desde el presente? ¿No es nada más que una fantasía?
Porque hace falta valor (coraje)… ¿verdad? ¿Cómo puede alguien que está comenzando sentir eso que
viene del presente? ¿Puedes realmente confiar en eso?
Bert Hellinger: Cuando estás ansioso (ávido) por hacer algo, simplemente te detienes por un
momento… y después te detienes por otro momento... ...y otra vez por otro momento. Y de repente,
entras en calma... y quedarás sorprendido por la claridad con la que de repente ves lo que será el
siguiente paso importante.
Attilio Piazza: ¿Y cómo fue que Bert llegó a tomar consciencia de la fuerza que viene del estar presente?
Porque tú tienes un montón de conocimientos...
Bert Hellinger: Bueno... es que... "Cada vaca empezó siendo ternera"
(Ríen ambos)
Es que cometí mis errores y me desvié algunas veces, y después regresé lentamente. Eso es humano
¿sabes?
Por ensayo y error vamos encontrando nuestro camino. Y no debemos tener miedo de cometer
errores.
Muy a menudo podemos ver que si un ayudante no sabe muy bien qué hacer... ¡hasta el cliente lo
ayuda a salir adelante!
¿Te ha pasado a ti también, verdad?
Attilio Piazza: ¡Sí por supuesto!
Bert Hellinger: ¡Tú confías en el Campo! No sólo en ti mismo ¡Y es el Campo el que te da fuerzas!
Attilio Piazza: ¡Sí!

Segunda parte

Attilio Piazza: Hay que armarse de mucho coraje para “estar presente” cuando, aparentemente, nada
sucede.
(Bert Hellinger asiente)
Hay que armarse de mucho coraje, ya sea para abstenerse o para avanzar con ese movimiento que
viene desde adentro…
Y quizás decir algo, o quizás sugerir un movimiento…
Hace falta mucho coraje para eso.
He encontrado que lo que es aterrador es “ser nadie”…
(Bert Hellinger asiente)

3
Bert Hellinger: Mira, el principal obstáculo es pensar qué pensarán los otros o que esperarán los otros
de ti, o quizás qué criticarían.
En ese caso estás fuera de la conexión con lo que está presente ¿lo ves?
¡Olvídate de todo eso!
Y en el presente, si esperas, sabrás, después de un tiempo, qué hacer.
Pero tienes situaciones en las que nada sucede.
Ahí tienes que volverte activo. Y también lo sientes.
Entonces tienes que intervenir, e intervienes a menudo trayendo a otra persona. Pones a otra persona
allí, aun cuando no sepas quién pueda ser.
En ese momento el movimiento puede continuar.
Y así, paso a paso, encuentras tu camino, hasta que el movimiento básico se vuelve evidente.
Cuando ese movimiento fundamental ha comenzado, entonces ya has hecho tu trabajo.
Attilio Piazza: Y quizás la otra dificultad sea que viene la duda a mi mente, es como si me dijera:
“¿Será este movimiento esencial que se muestra en una Constelación suficiente para el cliente?”
¿Cómo vamos a confiar en que ya está todo lo que se necesita? ¿Y que no hacen falta más explicaciones
o mayores comprensiones? ¿Cómo vamos a confiar en eso?
Bert Hellinger: Mira, tú detienes la Constelación cuando la energía está más tensa. En el más alto punto
de energía, ahí la detienes.
Entonces el cliente se va con toda esa energía. Podrá estar enojado, no importa, eso también es
energía.
Pero si piensas que eso no es suficiente para el cliente, e intervienes, o le das explicaciones, entonces
él pierde su fuerza.
Por eso tú confías en esa fuerza.
Una vez que esa fuerza a aparecido, la fuerza te guía ti y guía al cliente. Y para esto tengo una regla
¿sabes?
“Todo lo que guía a más fuerza, es bueno”
“Todo lo que cause disminución de esa fuerza, lo que la haga bajar, ¡lo detienes! Nunca sigas avanzando
allí ¡En ese punto lo detienes!”
Y así hay más fuerza. Y entonces encuentras más fuerza. Y así, en ese momento, estás de nuevo en el
Presente.

Tercera parte
El final de esta tercera parte sólo puede ser entendido si se tiene en cuenta que Bert Hellinger dio esta
entrevista en Colonia, en mayo de 2005, cuando estaba considerando la posibilidad de retirarse de la
actividad.

4
Attilio Piazza: Entonces, se puede decir que el presente no sólo tiene fuerza, sino que el Presente es
un Maestro, de alguna manera.
Y esto es algo muy nuevo para mucha gente.
Bert Hellinger: Sí, sí.
Attilio Piazza: En este sentido se podría decir que el Presente es la misma raíz de la Creación.
No quisiera ser demasiado filosófico, pero cada vez que del Presente nace un movimiento, es un
movimiento nuevo, que contiene en sí los elementos de creación ¿no es así?
Bert Hellinger: Sí.
Mira, cada vez que miras al futuro y quieres saber qué es lo que sucederá en el futuro, o dudas del
futuro, o tienes miedo al futuro, pierdes fuerza.
Pero si no piensas para nada en el futuro, sino que estás en el momento presente, entonces conoces
un paso, y ese paso es otro presente.
Y no buscas el paso siguiente, sino que esperas allí, hasta que desde el presente el nuevo paso es
sugerido. Y tomas sólo este nuevo paso.
Así tienes el presente todo el tiempo ¡con fuerza!
Attilio Piazza: Y con esto permaneces con algo que se va transformando a sí mismo continuamente…
Bert Hellinger: Sí.
Attilio Piazza: …Y de maneras que no conocemos
Bert Hellinger: Y tú sólo estás presente, no tienes que empujar nada ¿lo ves? Se mueve por sí mismo.
Y a veces intervienes cuando algo se debilita, cuando ha perdido el contacto, cuando no hay más
conexión con el Presente. Entonces traes un nuevo Presente ¿lo ves?
Attilio Piazza: Un nuevo elemento
Bert Hellinger: Exactamente.
Attilio Piazza: Y además este nuevo elemento no es algo puesto allí para encontrar una solución, sino
que es la respuesta a algo que ha sido puesto en movimiento, y que nuestra intuición nos permite
visualizar de alguna manera, sentir que hay un nuevo elemento ahora.
Bert Hellinger: Mira, si escucho lo que has dicho, es tan claro que los italianos van a mantenerse firmes
y lo harán muy bien.
Attilio Piazza: Gracias. ¿Cuándo regresarás a Italia para un congreso o para traer algo de tus
enseñanzas?
Bert Hellinger: Tendrían que equivocarse tanto que no supiesen cómo seguir adelante por sí mismos…
Pero eso nunca, nunca será el caso.
Confío en ti y en todos tus compañeros que organizan este taller.
Y tú ayuda allí, así esto llegará a ser algo grande, y yo les dejo mis mejores deseos.
Prefiero dar un paso atrás y mirar cómo ustedes siguen avanzado, con fuerza y en el presente.