Está en la página 1de 130

gl Portada : Angélica Zubirán, México

gl Ilustraciones : Varios artistas


@ Poemas de poetas que participan en la antologia

- Titulo: SUSANA CHÁVEZ

- Titulo partada : Susana Chávez

- Presentación: Xabier Susperregi y Wikipedia

- Coordinación: Rosario Solazar y Xabier Susperregi

- Edita: Biblioteca de las Grandes Naciones

Libro N" 331

Correo de contacto y colaboraciones : xsusperregi@gmai/.com

Oiartzun, País Vasco , Enero 2018


PRESENTACIÓN

Susana Chávez Castillo (Ciudad Juárez,5 de noviembre de 1974 - c. 6 de


enero de 2011) fue una poetisa y defensora de los Derechos Humanos en su
natal Ciudad Juárez, en el norte de México. Se le atribuye la autoría de la
frase «N i tina muerta más», que ha sido enarbolada por las organizaciones
civiles y sus simpatizantes que han luchado por esclarecer los feminicidios
en Ciudad Juárez. Fue encontrada asesinada y mutilada en la colonia
Cuauhtémoc de la ciudad donde radicó toda su vida el 6 de enero de 2011,
aunque la identificación de sus restos no ocurrió hasta el 11 de enero de ese
mismo año.

Susana Chávez inició su incursión en la poesía desde que tenía once años.
Participó en varios festivales literarios en Ciudad [u árez y otros foros
culturales en México. De acuerdo con el perfil de su blog personal, Prim era
Torm enta, había ingresado a la licenciatura en Psicología en la Universidad
Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) y se encontraba trabajando en un libro
de poemas.

Chávez participaba en el movimiento de defensa de los derechos humanos


de Ciudad Juárez que tiene como propósito el esclarecimiento de
los feminicidios cometidos en esa ciudad, cuyo número rebasa los
cuatrocientos casos, de los cuales la mayoría sigue impune. La participación
de Chávez en las manifestaciones civiles incluía la lectura de su obra, la
realización de cortos documentales y otras actividades.

Fue asesinada el 11 de enero del 2011, pero más allá de lo que ocurrió ese
día y posteriormente en el supuesto esclarecimiento del caso, a uno
siempre le quedará la duda de si lo sucedido no fue más que una muerte
más o algo premeditado con un descerebrado por encima de los que
" p agaron " la culpa. Susana Chávez se he convertido en un símbolo o casi
diría en el símbolo de la lucha contra la violencia de género y los
feminicidios y desde hace mucho tiempo anduve detrás de hacerle un
homenaje artístico poético que incluyese su propia obra poética. Por fin ha
llegado ese momento que sinceramente espero que sirva para que tenga, si
cabe, todavía un mayor reconocimiento, tanto con su obra poética
magnífica como por su lucha y ejemplo en esta maldita lacra de
feminicicios y descerebrados. Quiero creer que de vivir todavía, es nluy
probable que nuestros caminos se hubieran juntado yeso me honra y me
anima a seguir trabajando contra tanta injusticia, corrupción y crimen
desorganizadamente organizado.

Hasta siempre estimada y admirada Susana.


POEMAS ESCRITOS POR SUSANA
OCASO

Para Linda Escobedo

He perdido la cuenta de tus huesos


introduciendo mi palabra al tiempo
entonces me fui a alguna parte
con el apetito dormido.
Fuiste tú el sitio del crimen,
quien me volvió clandestina melodía,
a quien contemplo mezclada de imágenes
sentada en una butaca del cine
para ver mi sombra.

Nos enredamos en el vacío


y de la nada surge tu boca
a desprenderme a Dios del aliento
en un espejismo que me brota
por un rumor indefinido.
Surges despuntando tu lengua
liberando a Sofía de tu interior.
Aquí estás, embalsamada,
casi real entre los árboles.
Pareces un chacal,
un alebríje que me conquista
más allá de lo intocable.
Te veo desatada en una ventana
alrededor de mi otra parte
dándole a mis ojos el cierre final.
A veces, también te veo
atrapada en un secreto
que duele entre mi carne.
Así voy avanzando paso a paso
tomando de una mano tu ruptura
y acariciando con la otra
los cabellos de alguien
por quien toco la magnánima vehemencia.

Así voy en m í misma


perdiendo la cuenta de tus huesos.
EN EL ÁRBOL DE LA VOZ.

A ciegas la luz vela


y unos ojos se abren para siempre.
Hablo del corazón frente a la muerte,
en el árbol de la voz, con un labio de tierra y otro
de noche,
con un corazón de polvo y otro de viento.

Hablo de este amor,


esta navegación entre la bruma,
este amor, este amor.

Cada silencio nos llevará a la palabra que nos


refleja,
y en mí toma cuerpo tu soledad,
en tu mirada ausente se deshacen los astros.
A veces te descubro en el rostro que no tuviste,
en la aparición que no merecías.
y el silencio levanta la cabeza y me mira.
Esta vez volvemos de noche,
los árboles han guardado sus pájaros,
el cansancio estira su lengua para cantarnos al oído.
La noche llegó en tu corazón,
tus ojos se cerraron en la llegada del mundo.
y sin embargo, de alguna manera, todos lo sabíamos,
y algo parte en dos la memoria,
algo parte en dos a la mujer que peina su alma antes
de entrar al lecho solitario,
y parte también el tiempo de la noche,
como el vaso que cae de la mano de algún niño
asustado,
algo parte en dos lo que estaba partido.
Fantasmas
Sollozan.
Inundados en la certeza.
Entran en el aliento,
las palabras.
Para: A. A. B.

Siempre en tu sombra
comprendo un poco más a la palabra,
y ¿sabes?, también al silencio.
Siempre hay una compostura al desorden,
y mis pulmones reciben ahogados tu aire.
Siempre me sacas las palomas de los ojos con tus
historias,
volviéndome destiempo,
Me asombro cuando me vuelves pájaro, sacándome de
pronto de entre tus ramas
y me haces escurrir gotas de sonrisas aun cuando
traigo el corazón de piedra.
Una piedra que con tu soplo se deshace.

¿Dime, quién te hizo?


Que bebistrajo consumió el carpintero
para tallar este sueño extranjero del mundo.
¿Qué materiales utilizó con tu alma?
Dime, con qué pasión se ensordeció
dándole corporeidad a lo que me hace renegar de la
muerte,
pero, pobre la muerte. Cuando escucha de ti solloza en
un temblor,
porque has dejado preñada a la eternidad de tu
existencia.
Yo siempre recomiendo tu aire.
Tu aire de raza nocturna,
tu aire que convoca remolinos en el desierto,
tu aire, desgarrón de la palabra intrincada,
respiración sabia de Dios,
despierto por todas partes,
tu aire que siempre se deja respirar.

¡Ah, viejo, viejo!


Te has asociado con la armon ía
y todos hemos caído de improviso a quitarte un fruto
de entre tus ramas.
Después, nada dijiste,
después, nada supimos decir.
ya mí, me haces aprender y olvidar tantas cosas
que ya no sé si tener o no memoria.
Siempre ando a la cacería de tu palabra hoja
y sacudo mis zapatos en la puerta de tu raíz de ese
sucio lodo llamado miedo.

Ya indetenible déjame decirte...


Perdón. Mi árbol más querido,
por obtener la madera con que me hice fuego,
haciéndote sangrar con mi hacha,
desdoblando, desvistiendo tu cuerpo
pero tus pájaros volaron una noche a mi designio
y fue inevitable.

Esos pájaros dolorosamente me picotearon el alma


y no pude soltar el hacha de mi mano,
y después al volver mi vista a ti.
Tú, plantado.
Ofreciéndome aún tus ramas bajo la tarde,
bajo la lluvia, tus frutos, tus pájaros.
Ay, mi árbol de blancos muñones.

El fuego que de tu madera hice aún está en el brasero


de mi alma.
Cada día lo mantengo vivo y lo cuido,
y canto, canto sin frío,
porque como tu madera
no hay otra en todos los mundos,
porque entre tu sombra
se comprende un poco más a la palabra,
y ¿sabes?, también al silencio.
LA RAIZ DE TU SALIVA

Poema a Armin éArjona

Ciertas palabras vendrán un día


a mover tu laberinto de imágenes
para robarle a el lecho tu cuerpo
estremeciendo otras palabras.

Tu pelo más largo atravesará el silencio


de un viento que levante el agua del mar

He escuchado tu rostro
solventar tus argumentos
donde hay frases de recuerdo
que peinan remolinos

Por eso escucho tus sitios


antes que mi frase se encorve
y tan sólo quede un zumbido

Ciertas palabras buscan tu boca


y devoran tu respiración
al sentirlas en la carne tomando vida,
ciertas frases te reconocen
contra ti misma. Por otra sangre,
por otros libros, por otras frases.
Amanece y te buscan luchando
doblando esquinas
rompiendo el vidrio de tu ventana,
están aquí como un fantasma
en busca de un deslumbrante nacimiento,
te aman y se dejan caer sobre ti
como un hombre cegado por el deseo
de tu cuerpo,
deseando tocar tu fondo
para producir el vértigo.

No quieren ser susurros


no quieren otro espejo,
quieren arrojarse a tus manos,
detener la noche,
separar tus muslos,
quieren romperse en tu voz,
para despertar la raíz de tu saliva.

Ciertas palabras te miran


como un niño perdido y lloroso,
ciertas palabras ven en ti su vuelo,
rondan el alrededor
de su propio deseo.
SIN MARíA

Nunca la llamé María


preferí separanne la porción con la cual decidió
que todos abriéramos y cerráramos la boca.
Nunca comprobé si después de ella había una secuencia,
un fondo, una simpatía por acercarse y verme inmóvil,
rendida, teniendo la carne incontenible de miedo,
de no permitirme el encuentro con su sombra
que hiere mi cuerpo con sus ruidos,
en medio de la noche.

Por eso cierro los ojos,


y con mis manos toco la tibia carne
de quien no huye de las garras de mis labios,
quien se inunda de susurros arrojados
y llena de cansancio a mi lado cae,
saliendo del fondo de mis ojos.
Otra mujer.
Definida, visible, palpable,
cierra las puertas que María dejó abiertas,
se mete en mí, atravesándome con su aliento,
mirándome partida en lágrimas,
no sintiendo miedo,
no pidiendo explicaciones.
Con ella,
sin María.
He calmado la sed con un vaso de mi prisa
líquido roto donde se encerraba una contra sí misma.
Contra sí misma...

Flotando...

en el fondo.
MADRE ENVIDIA

Toda tarde, según tú


fue extrañar esos ojos,
según tus reglas
no sentir soledad.
Según tú
disfrute a la vida serpenteando.
No puedes reconstruirte con otra ideología
menos con la emoción de una palabra.

Según toda tú
te llena la televisión,
te reencuentra el lenguaje,
mereces los instantes ajenos.

Madre desquiciada y sorda


donde cae una lágrima
donde no se distingue la remembranza.
Madrecita envidia.

Traes la noticia de mañana,


encontrando ausencia en ese instante de ti,
cubriendo huecos muertos de años.
Madre envidia
me iré, exiliada con un protocolo mejor
que el de tu morada.
SANGRE NUESTRA

Sangre mía,
de alba,
de luna partida,
del silencio.
de roca muerta,
de mujer en cama,
saltando al vacío,
Abierta a la locura.
Sangre clara y definida,
fértil y semilla,
Sangre incomprensible gira,
Sangre liberación de sí misma,
Sangre río de mis cantos,
Mar de mis abismos.
Sangre instante donde nazco adolorida,
Nutrida de mi última presencia.
SOMBRA DEL VIENTO

Sombra de ti en el viento,
un reflector en la niebla
donde el silencio encuentra el hilo,
el ruido exacto

El llanto de Judas

Aterra esta claridad


podrías acaso ver
mi resurrección inmovilizada
deseando un soplo de tu carne
para echar a volar la noche.
¿Qué estoy interrumpiendo?,
en dónde no titubean mis manos

Te llamo desde lejos

Riesgos desordenados, para tocar en el viento


esa enmudecida parte del cuerpo.
Te inventaba en una breve locura
y ahora comprendo que es tu cuerpo
la pendiente donde he de arrojarme al vacío.
MUJER HACHA

Mujer
lejana,
improbable
disfrazada de razón,
fuerza sin sangre.
Hechicera mocosa echada a sus sienes
a quien le nombran incertidumbre.
Abismal de lo interno que no sabe ademanes
cautivante con sus silencios.
Atroz,
irresistible al deseo de morder la noche
vacilante en desencantos
embellecida por cuentos
reposada en la distancia.

Mujer instante,
hacha
que arrastras,
que cortas lenguas esparciéndolas
en la mano de Dios que se retuerce de risa contigo.

Fugitiva de tu captura saldré


sabiendo perfectamente
que eres invencible.
SIN ROMPER LA MEMORIA

Donde
durmiente del desierto
tu flecha silencio
no me atraviesa.

Donde
con tus pies caminas
sin romper la memoria
DONDE LA PIEL SE QUITA

Ser la obra extraviada de la muerte


es encontrar en tu orilla el origen,
ser un rayo de luna en el bosque
que descubre que te encuentras en su centro.
Habré de regresar,
habré de quitanne la piel
para caer sobre tu alma,
para entrar,
salir de tu boca.

sacudo umbrales en esta confesión


con discurso profético,
después de haber deshecho tu libertad.
Reconozcámonos en el sitio señalado:
en ese sitio donde el guante
se quita para abofetear a la verdad.
donde tus manos,
habitan una paloma
y toco aquello que me designo.
Sitio en que mi pan es tu vino
y mi vino es tu otoño muerto.
mientras, suspendidas vamos en la materia,
cruzamos fondo,
balanceándonos hacia donde la lluvia huye
y narrar abandona el sueño,
donde la piel se quita.
CUERPO DESIERTO

Algunos cargan mi cuerpo desierto


tras su espalda
como si fuera el sendero
un día cruzado hac ía mí.
Mientras, me mezclo inclemente
con cenizas de todas las calmas
convirtiéndome en mar de tonnentas,
de huesos perdidos.
En algo indistinguible,
mitológico,
aún más errante que CRISTO,
que el llanto.
Más insolente que la ceguedad,
más enfebrecido que miembro erecto de perro,
más cotidiano que la mano dentro
de la falda infantil,
más prestado que el dinero.
Me convierto en pena clavada
en carne vacía,
en perseguido persiguiéndote,
cavador de gritos,
en habitante
de este cuerpo
desierto.
RUINAS

En los labios crece esta hiedra


y la puerta añosa se cierra de golpe.
El invierno se descubre
dentro de un pausado caminar
que trae rumores escapando en el temblor
de una mano que acaricia retratos.
Brusco final del viaje,
que sólo deja exahustividad
en una sumisa nostalgia escondida en la penumbra.
Ya ni el vac ío se yergue,
ni se muestra piedad al espejo
ya todo hace la huida de la respiración,
incluso la eternidad.
PESQUISA POR UNA MUJER

Busco a una mujer


que recueste su boca sobre mis huellas,
cante sin cansarse para mí.
La busco queriéndola encontrar en poemas
para encarnarla en la tarde,
la quiero libre sin querenne siempre,
esperando en un desnudo sutil,
enferma de las cosas de la noche.

A una mujer
que no porte más que tacones por la calle,
se esconda cuando la busque,
camine de la mano de otros
doliéndole la dureza y blandura de mi alma,
que tenga secretos y no los revele,
que crea en mis mentiras
y se carcajee de mis verdades,
que coma elotes conmigo en el parque.

Una mujer
que me busque en la madrugada
y al final siempre repita mi nombre
que no es otro que nada.
DUENDES

Contemplo dentro
un pájaro de yeso
olvidado en el aire,
camino por angostos pasillos
buscando a los duendes
que me encantaron el espíritu.

Intento nuevos ademanes


y enlazada al fondo,
transcurro implacable
a el sollozo oculto.

Esas zonas confundidas


embellecen al mundo
y parto de ahí a casa.
PLIEGO PETITORIO

Que cese ya el grito alrededor de todo


detrás de las sillas llamándonos.
Que cese la espera de la eternidad
cansada de esperarnos,
que el silencio se vuelva transparente
para que el verdadero sonido
filtre por fin su alma.
que "el círculo perfecto" se vuelva luz encendida
en alguien que abre una puerta.

Que el golpe de mar quede en la memoria,


penetrante.
Que se acaben los hábitos de la incertidumbre,
que caiga la lluvia donde la ceniza se moje,
que la nostalgia siempre trabaje en la nieve,
que me dejen interrumpir el juego
de guardar silencio,
que Dios bendiga los zapatos rotos
y nos quite la costumbre tan socorrida del dolor.
LA TEJEDORA

Produce en el espejo aleteos de equilibrio,


nos duerme con su sonrisa
y después a una niña
donde el silencio todo nocturno
se distingue con el desierto.

Teje virtud con el hilo de la palabra


hacia donde el dolor no se haga el tema perpetuo
avanzando a lo irreprimible.

Tierra húmeda
he aquí donde brota tu beso con diversos colores.
CASTILLO DE EL AIRE

Sufro,
muda e inerte,
observando la partida.

Pennanezco reprimiendo
esta necesidad de continuar probando
el sabor del café en su boca,
quedo concretamente,
con el suceso de la ausencia,
del cual emerge la incredulidad
a mostrarnos otros silencios,
otra verdad,
destruyendo los castillos de el aire
que tejimos sin nosotras,
destruyendo la eternidad
devorada por la ausencia.

G
ALGUIEN HABLÓ DE TI

De la jaula escapo un pájaro


en un poema derramado por
una poeta estremecida de tu nombre.

La farsante tarde
en medio del viento
se hace pasar por tus ojos
vacilando muerta en el aire
que alguno uso para hablar de ti.

Alguien habló de ti
y María Dolores Pradera alargó la noche,
el mar devolvió a Alfonsina a través de la brisa,
sobre la palabra llovizna fantasma fuiste,
haciendo que la ausencia
no atravesará más la garganta.

Alguien habló de ti
incendiándose la carne
al definir escuetamente
su mano deslizada por tu hombro,
quedándose sin palabras
en medio de una conversación prohibida.
SIESTA EN EL JARDíN DE LOS ALEBRIJES SÉPTICOS

Esta tarde te pretendo en rencor,


olfateo el tedio revuelto con el agua
que desciende de tus ojos,
emerjo de tu pantano
apoyando las manos.
Salgo palpando a ciegas
un nuevo cuerpo
un nuevo barro.
II

Al lavarse los blanquecidos senos


recuerda su espejismo
se descifra real,
la ropa vieja se toma enredadera
ha masticado planicies lunares,
la lengua melosa de un gato de madera.
Bocados llenos de pulcritud
y dudoso deslumbre.
No responde,
ni burla su propia condena.
Acaso tal vez camaleón viste
de nuevo sus pechos
más insectos
insectos
insectos.
III

Arrojo los orines de mi deuda con dios


para envenenar a los que puedan ser sus cómplices,
Paso por la ausencia de seres susurrantes,
por no aplastarme por completo.
Los llevo de desdicha,
de gestos, inesperados
orines que humedecen el pecho
y se beben de mi mano,
que salen de mi boca suspendida
en la fijeza de su fuerza
los arrojo vencedora,
en un mutuo lenguaje con mi conciencia.
IV

Pudriendo bajo el sol su codicia


ellos abastecen su mesa de insectos,
sitio de poder contra poder,
silencio contra-silencio-contra-palabra
Se extiende en busca de prudencias perdidas
cuando se les resecan los labios.
Ellos aparecen por fruición
vuelan brotando del fondo
entonces todo lo inundan
los zopilotes del silencio
pasan sobre nuestras cabezas
buscando frases de carroña.
v

Las cucarachas son los réptiles de la lluvia


y la memoria-volatiza danzante
soy burguesa candil y olla
y reconozco la xilografia de mi vida sardinera,
sesgo inabordable la briaguez de las penas consonantes,
soledades de monolito perdido en sí mismo.
Qué le puedo entonces decir a los demás
de mi embalsamada palabra si poco sé de ella.
Tal vez que estaba durmiendo
y ahora la tengo ante mí
lepidosirena
saltando
atrayente
coqueteándole a mi silencio aquiesciente.
VI

La sedición comienza
en el encuentro de las hormigas rojas
con arañazuI...
Jubilosas alcanzan victoria
arañazul postra su cabeza cerrando los ojos
mas aún escuchó por último el croar de las ranas
entre los lirios silvestres
La sedición comienza

arañasombrío
se han comunicado con grillos malhumorados
yen abrazo se dirigen a la tierra de hormigas rojas
unas heridas de entrañas,
otros con lenguaje de malquerencia hereditaria.
A su paso en el camino quedan larvas y ninfas
pero nadie retrocede por una especie inferior
pronto el polvo deja ver la tierra
y también la terquedad de la muerte
El cantar de los grillos malhumorados
eriza a la razón de cada hormiga roja
en tanto arañasombrío
marchan con el cuerpo inerte de arañazul
todo aunque no se crea en un orden universal,
concierto del canto grillero,
tembladera de ideas rojas,
despertar a destiempo para todos
en los inmensos territorios del sentir
y ahí en lo más hondo se acumula el rencor de unos,
con la retirada triunfal de otros.
En eso estaba la tortuga
cuando vio pasar al mito hombrelumbre
llevándose las entrañas de un árbol
la tortuga comprendió
que la sedición comenzaba de nuevo.
POETAS
SUSANA

En el laberinto
mágico de tus versos
nuevamente
Susana
me pierdo.
Cierto.

En un rincón
quedaron
Neruda,
Lorca
y Machado.
A un lado.

Porque desde
hace años
te he buscado
y entre los vivos
encontrado.
No he soñado.

y al mirarte
un horizonte veo,
distinto,
sin violencia,
de igualdad.
Eso creo.
No basta
morir sola vez
para perderte,
pues hay personas
Susana, que viven.
Tras la muerte.

Xabier Susperregi, País Vasco


POR SER MUJER

Mujer que en la lucha estuviste


proclamando tu valentía
yendo por las calles
clamando justicia,
"Ni una muerta más"
palabras que en símbolo se convirtieron
llegando a la conciencia
de que quienes luchamos día a día
por ver claridad donde la oscuridad
tiñe los d ías, rojos sangrientos
que no matizan verdades
quedan en injusticias,
y una más fuiste,
sellando la impunidad
de nuestro sistema,
te arrancaron la vida
cercenaron tu mano
que volaba entre letras
plasmando verdades,
pidiendo respeto a la mujer,
a las mujeres, a todas las muertas de ]uárez
y por todas las del mundo
que con vulgar alevosía
violaron sus vidas,
pisando sus derechos
quitándoles la existencia,
y aniquilando por ser mujer
por creerlas débiles y de poca valía,
¿Quién es quién en esta justicia?
Leyes y letras sin coste, sin confianza
sin honra ni nada
son letras vacías sin valimiento
que a equidad lleven
la probidad legislada,
No has muerto poeta, mujer activista
tu lucha sigue en nosotras
que estamos en contra
de toda violencia,
y las calles andamos
creando conciencia,
no, no has muerto ni morirás
Susana Ch ávez
porque tu legado te dará siempre vida.

Rosario Salazar, Mérida, México


MUJERES DE RAíCES

Nosotras tenemos la magia de creer.


Jamás nada ni nadie, podrá opacar estas ganas de ser como somos.
Tenemos diversas opiniones, pero sabemos existir de grandes maneras.

Nubes de nacimiento, tenernos todas.


Valor deseamos todos los días.
Hay una fuerza sobrenatural, que vive dentro de cada una de nosotras.

Porque tenemos raíces de bien.


Llevamos lo mejor a cada familia.
Tenemos una identidad y una nación.

y cada una estima algo, a alguien o busca entrenar una verdad de su oficio fugaz.
y me despido de estas letras, homenajeando una verdadera mujer de raíz.

Macarena Cardozo, Uruguay


Leticia Bancgas, Honduras
Leticia Banegas, Honduras
a la vez
nuestras
hum

Marrio Soluna, México


NOCHE

En ebúrnea parábola
me convirtieron,
yo que nací de la tierra.
Llevo siglos arrastrando
la fruta que contamina mis pasos,
en un cuerpo que no es mío.
Cuando el terror
azota en el laberinto
de las decisiones,
me asfixia la telaraña de rejas,
y te pregunto,
porqué no,
tú y yo,
yo y tú,
en un diario sin crónicas,
ni pucheros ni pernadas.
Mirame, hasta que la noche se acabe,
hoy, ayer y mañana.

Zahra Hasnaui, Sahara


LUCHADORA INCANSABLE

Luchadora incansable y de palabra concreta


tu poesía sangraba por las mujeres asesinadas.
Tu voz molestaba y para muchos era indiscreta,
y según ellos debía ser definitivamente callada.

Alzaste la bandera contra la violencia de género


y fuiste víctima del mismo delito que reclamabas.
Como testimonio de este flagelo que el mundo entero
trata de ignorar y que tú siempre activa lo denunciabas.

Te enmudecieron pues no sabían cómo frenar tu entereza,


así actúan los asesinos que sólo les queda usar el anna
para quitar la vida a alguien que con valor y fortaleza
escribía y daba gritos de "ni una menos" como alarma.

Marcela Barrientos, Argentina


POR HABER NACIDO MUJER

DICEN ALGUNOS POETAS


Dicen algunos poetas
Que cuando el cielo de su más
Perfecto y bello azul se viste
Es porque así recibe y arropa
La frágil silueta de una
Mariposa en vuelo el alma
De una mujer
Cuentan algunas leyendas
Que si sus almas son buenas
Las recibe la luna llena
Porque ahí es donde guardan
Sus penas las heroínas guerreras
Anónimas la mayor hueste
De ellas, que el suelo como
y morada no merecen tener
Susana Chávez fue una de las
Que se empeñó en recoger
Flores donde hombre impio
Sembró espinas y abrojos
Con malignas manos y pies
Se escriben o levantan voces
En tantos idiomas y lenguas
De ti y para ti mujer
¡oh! Milagro maravilloso
Quizá infortunio también
A veces un grito callado
Tu límite entre lo obscuro
y lo claro mitad ángel mitad diablo
Quién lo puede entender
También han dicho que
Te mataron por haber
U
"Nacido Mujer
y yo, yo un lamento en
Silencio exclamo
¡Hay de mi madre! De mi hijo
La más pequeña;
y de todas las que partieron
Hoy y ayer
Donde más crujen los dientes
Es que los huesos lloran
De tanto doler.
y es que de mantenerlos firmes
y al frente mirando el
Mundo valiente y casi siempre
De pie, donde se limpia el
Sudor de su frente una digna
Mujer...
Postreras todas las eras desde
Mi viaje, mezcla de rabia
Orgullo y coraje, de desprendo
De la vista el vendaje
A tan trillada pregunta
De cómo es que estas cosas
Tan comunes han llegado;
A ser ....
Tú el mejor alimento para
Las fauces de una bestia
Que te persigue, te hace
Guerra y al desierto te lleva
Para cobrar una deuda que
Solo en ti podía recaer
Por eso es que me altera y
Hiela la sangre conocer
Que tú fuiste
Quien exhaló aquella frase
Para muchos tan lisonjera
Para ti y para una verdad
Entera ....
¡Ni una más que ya no mueran!
Tan, cruel e impunemente
Con esa guerra fría y trapera
Por el respeto y derecho
De "haber nacido mujer"

Ana M . Moneada Hernández


NO

No me pidan que me acostumbre,


no quiero más muertes de mujeres,
no quiero más complicidades de las autoridades,
no me pidan que me olvide de sus nombres.

No quiero más padres sin sus hijas


no quiero más hijos sin sus madres,
no quiero más voces silenciadas,
no quiero más violencia de género.

No me pidan que cierre los ojos a esta realidad,


no quiero que mis letras queden atrapadas en una poesía,
no me pidan que me quede en el conformismo estéril,
no quiero llorar en el suelo árido de la indiferencia.

Marcela Barrientos, Argentina


¡H OM EN AJE A SUSANA CHÁVEZ!

Buscabas entre líneas encontrar la justicia


para que se diera una razón
de las mujeres desaparecidas
"Ni una muerta más".
Fue tu consigna, tu bandera, tu estandarte
contra el femínicidio.
Hoy engrosas la lista de víctimas:
mujer castigada.
vilmente cercenada, y torturada
desoyendo a tantas que claman:
"¡Ni una muerta más¡"
Un grito que atraviesa
gargantas de mujeres como tú
defensoras de la vida.
¿Acaso ser mujer es nuestro pecado?
¿Un castigo a cuestas?
¿La justificación de la cruz, el silencio, dolor?
Así llevemos una mórbida sonrisa
y la máscara puesta en nuestro rostro.
y aunque con miedo encaramos al mundo y sus miserias
Vocearemos una y mil veces: ¡Ni una muerta más!
y siguen, a cada hora una muerta más
¡La mataron por ser mujer¡
¡Y PROSEGUIMOS LUCHANDO¡
Sumamos voluntades combativas
y continuamos restando cada hora ...
¡Una menos¡
y nuestro dolor se agiganta ...
porque sigue la siembra
de muerte, tortura y tragedia.
¿Y cuándo parará el conteo?
Cada minuto nace una niña ...
Y trae en sus ojitos luz y esperanza.
Al crecer, al encarar al mundo ...
ve nubes oscuras en su cielo,
pasos detrás de ella
que presurosos la buscan
diabólicas sombras densas que la persiguen.
oscuridad grotesca la envuelve
siniestras voces que a la locura llevan.
¡NI UNA MUERTA MÁS!
¡Dijo la poeta¡
¡La defensora¡
La mujer que supo gritar ¡Justicia¡
Usando su voz y sus letras
Y hoyes una más entre ellas, y una menos
Tras un encuentro desafortunado
con la muerte por alzar su voz:
¡Basta de legal impunidad y
del encubridor silencio de la Justicia!
Susana Ch ávez es estrella de nuestro cielo
que recibe a quienes negó la gloria de la vida.
Susana Ch ávez de existencia valiente
miserablemente cortada
por hacer de su pluma
el arma de verbos contra el cercenador
y sigue gritando entre versos.
¡VIVA LA VIDA ... , QUE NINGUNA MUJER MUERA!
¡VIVA POR SIEMPRE
LA VOZ DE LA POETA QUE ENCONTRÓ
LA MUERTE POR BUSCAR QUE UNA
MUJER VIVA!
Honor y gloria Susana Chávez
¡VIVA POR SIEMPRE TU PLUMA!

Martha Lombana, MedeIlin Colombia


EN MIS RESTOS EDIFICARÉ

Voy a buscarte,
bajo el cielo tupido de estrellas
bajo el púrpura de la tierra donde te has guardado
Caminaré el calvario de tus pasos
alzaré mi voz reclamando tu ausencia.
Voy a encontrarte sobre la arena florecida como rosas de Castilla.
Habrá de volar la paloma de la paz
y tu dolor y el mío
se deshojarán sobre el viejo camino de la libertad.
Allanarás mi cielo con tu vuelo y entre mis alas libre volarás.
Secaré tu llanto
de tus lágrimas perlas juntaré.
Callaré de tu pecho el sollozo
y de tu sangre mi bandera pintaré
Mi súplica será tu oración
Seremos una y una y una más
tu recuerdo letra de mi canción
seremos una y una y un más
Sobre mis restos tu lucha edificaré.
Tu guerra será mi batalla
como iguales venceremos
y sobre la injusticia nuestra bandera ondearemos.

Marisol López Parra, los Mochis, Sinaloa, México.


"IN MEMORIAM"

Cuando amanece oscuro y gris,


despierto temblando en la cama fría
porque me aplasta tu ausencia.
Susana ...
¿Quién arrastró a la tierra tu calor?

Cuando el sol juarense quema a la tarde,


tu madre callada, reza encogida
porque ya no hay flores en su alma.
Susana ...
¿Quién pisoteó al vergel de Río Bravo?

Cuando la noche grita en silencio,


lloro en la penumbra de mi alcoba
porque ya sé que estás muerta.
Susana ...
¿Quién destripó a la dulce luna?

Susana, alondra de la mañana,


[Vuela libre! Todos nosotros
seguiremos cantando
tu canción.
¡Que nadie aplaste a tu voz!

Azrael Adhara, España


NI UNA MUERTE MÁS

UNi una muerta más"


Alza la voz
"Ni una muerta más"
No bajes la voz
"Ni una muerta más"
El grito se multiplica
El grito no se ahoga
Es cierto,
tu cuerpo anida
la soledad de las otras
el silencio de las otras
el humillante secreto
que ocultó tu partida
dolorosamente picoteada
por oscuros pájaros de muerte.
"Ni una muerta más"
Alza la voz
"Ni una muerta más"
No bajes la voz
"Ni una muerta más"
multiplica el grito
más allá de la piel
más allá de tu garganta
para que nunca más se apague.

Elisa Logan

G
Corazón [dame vida - Tere Palacios
GUERRERA DE VIDA

Sangre mía...
Sangre mía, sangre alba, sangre de luna partida,
sangre de silencio. Fragmento de un poema de Susana Ch ávez

Una mujer como tú o como yo.


Pero con una valentía única
Que luchó aguerridamente por los derechos
de las mujeres violadas y asesinadas
cobardemente, en manos de unos malditos.
Tras años de lucha un día oscuro lleno de miserias
toc6 su vida un seis de enero de 2011.
Fue asesinada, torturada, violada
y abandonada en el centro de la ciudad.
Muchos años de luchas, de pancartas, de gritos
que no quedarán en vano, porque hoy muchas más
miles, millones salen a gritar bien fuerte
Ni una menos.
Por Susana Chávez y por todas las que sus voces
fueron silenciadas, habrá muchas más
gritando nuestros derechos.
Por Susana, por Valentina, por Brissa y por tantas más
Gritemos bien fuerte hasta agotar nuestras gargantas
Hombres y mujeres, niños y niñas
¡NI UNA MÁS!!

Carmen Guardalopez, Montevideo Uruguay


MI DELITO: SER MUJER

Ellos nunca más me harán daño


desde aquí todo se ve hermoso
el azul del cielo, las nubes
algún pájaro volando
que de pronto se deja ver.
Estoy acostada, relajada,
dejándome llevar por este momento.
El dolor no se siente,
el olor a sangre se esfumó
el aroma hoyes de flores
de pasto verde recién cortado.
Quisiera levantarme y caminar
pero aquí estoy tan a gusto,
me limito a sonreír
ellos nunca más me harán daño.
Ya no estoy ahí
tal vez en este momento me estén buscando,
no me encontrarán estoy muy lejos.
Mi memoria me trajo a este lugar
o tal vez ellos mismos me trajeron aquí,
no recuerdo; no importa.
Ya no hay dolor.
el sol me acaricia, siento que sudo,
levanto la mano para tocar mi rostro
está húmedo; es sangre.

GJ
No sé si vivo o ya morí
creo que ellos terminaron matándome.
Estoy llorando.
la paz me inunda, se siente bien,
esta tranquilidad que me abraza
dormiré para siempre.
Ya no hay dolor.

Ángeles Loera, México


NO HABRÁ CLEMENCIA

Presenté batalla,
me anné con el filo de la palabra;
la Dignidad fue mi baluarte,
la Honra y el desdén el Escudo atado
a la espalda de mi bronca.
Cerraron filas las que fueron castigadas.
El azote de la vergüenza
lastimó sus corazones.
La humanidad era testigo
ciego, sordo y mudo
de la virtud sentenciada a morir avasallada
por la cobardía de los mortales ...
Tenebrosos seres marcando carnes,
sumiendo existencias hacia un abismo negro ...
Laceradas en cuerpo y alma,
reflejos rojos-verdes en los ojos
yen la cara.
¡Malditos cobardes!
"Que tiran la piedra y esconden la mano".
¡Infames seres que regalan flores
y en tsunami de golpes hacen brotar
dolores en roja sangre!
Nuestro lema se ha instalado;
"Ni una menos" fue un rumor
a gritos despertando.
¡Ni una menos!
¡Ni una más morirá!

GJ
y en burlesca fechoría
la vida se me ha segado,
como se siega el trigo que ondea
en el suelo de su madre tierra.
¡Pero mi grito no morirá!
Seguirá clamando justicia.
Más allá de todo mal,
más allá de todo tiempo.
¡Rosario de voces como perlas
llevará el viento ...
¡No habrá clemencia!
¡No habrá olvido!

Oiga Mary Olymar, Argentina

GJ
Libertad - Tere Palacios
Renacer - Guadalupe Montemayor
CIEGOS

Pudo palpar el Cielo,


donde se hará justicia,
el grito de guerra,
de esperanza y ruego,
lágrimas envueltas en dolor,
porque terminar á el horror,
ni una muerta más,
profirió aquella Dama,
la matanza debe terminar,
por algún motivo y razón,
Dios nos dio la vida,
creced y multiplicaos,
creced para ser los Hermanos,
que esta Tierra ruega,
¿Será tarde ya?
para que nuestros Hijos crezcan,
¿Será este el final?
cuando la noche llega,
y no hay más despertar.
No daremos paso al consejo,
del que no ama la Paz,
no viviremos como ciegos,
tropezando en cada umbral.

GJ
Ni una muerta más,
la tormenta ha de pasar,
ni una muerta más,
y este Mundo florecerá.

Edwin Cruz Villegas, Costa Rica


GLORIA ETERNA A SUSANA CHÁVEZ

La poesía era tu inspiración


la magia de tus emociones
era la lucha impecable
por los derechos invictos de la mujer
Susana Ch ávez
tu poesía, tu protesta,
tu voz se convirtió en un himno de paz
para toda América
se escucha en México
ni una menos
todas volverán a casa sanas y salvas
que la liberación
de la mujer
sea un estandarte de paz y progreso

GLORIA ETERNA
a tan valiente y heroica mujer
en tu lucha invicta
por los derechos de la mujer
habita siempre en el ideal
de toda América
que te ama
que te quiere
que te sueña
vive por siempre

SUSANA CHÁVEZ
ya habitas en las portadas
de las páginas de mi pais
del continente
en mi himno
que es de paz
y no de guerra

SUSANA CHÁVEZ
Os ama esta humanidad
este continente de paz
de ecología
de defensa del efecto invernadero
en el ecosistema de los días
en la defensa de los derechos de la mujer
a no ser maltratada física ni psicológicamente
a no ser secuestrada
ni desaparecida
no a la violencia contra la mujer
os amo humanidad

Luis Felipe Hernández Mendoza, Perú


UNA PINCHE FOTO DE LA NOTA ROJA

A todas las víctimas violentadas en el mundo.

Aun la noche no acaba su rocío sereno


y ya aparece el cadáver con una bala entre sus ojos;
Unas manos tendieron las lineas de la muerte, pero a esas horas,
Tan sólo quedó la pólvora del suspiro último de su víctima.

¡Amanece!

Cuando el aire dispersa el perfume de los polvos que incendian los cuerpos
Donde han morado las caricias ya perdidas,
Ahora la cuenta ha sido pagada.

Cuando el frío es más frío que tu cuerpo


y la angustia aparece en tus dedos tiesos,
una bala ha detenido el océano de la sangre.

Adivino desde la tu imagen en la nota roja,


Vuelta papel y tinta, ya reposada del terror. Tendida y anónima.
¿Cuánto hace que llorabas y reías de la ingrata vida?

A estas horas un infeliz usa tus días y tus noches que ya no usaste.
Ella, brutal, sonríe ahora
a las lágrimas que seguramente alguien,
alguien ...
probablemente desde muy lejos, te dedica.

Esta mañana es un río que busca la tierra


para escribir un sueño eterno.

¿Por qué las cosas tienen que ser así?

¿Caraja?

¿Por qué?

¡No lo sé!

En el corazón siempre hay duda.

Enrique Treja Moreno, México


CRIMEN INJUSTO

Susana. Noviembre
aclamó tu nacimiento
al Norte de México.
Poetisa precoz participando
en festivales de su ciudad natal.
Defensora de los Derechos
Humanos proclamando
acuñada por ella misma.
"Ni una muerta más"
Enarbolando organizaciones
civiles. Luchando por esclarecer
la violencia mujeres
causando muerte.
La mañana de aquel seis de enero
del 2011 hallando su cuerpo
inerte. Su cabeza cubierta con
una bolsa negra y un brazo
cercenado. Cruel mensaje para
un poeta.
La Comisión de Los Derechos
Humano confirmó:
Susana fue asesinada por
su actividad política.
Su muerte permanece impugne
después de cinco años.
Castigo a los responsables
de un asesinato atroz.
Susana tu crimen fue injusto.
Ni una muerta más.

M " Esther Ruis ZumeI, Tejedora de sueños


SUSANA MÁRTIR

Se van rasgando las sendas, al vigor de unos pasos decididos


en sendero... pusilánime y sombrío.
Más mujeres hoy dejaron este mundo
ya sus polluelos sin plumas... piando en nido vacío.
Hay amagos de insurrección que gestan,
las féminas del llanto inútil y de la entrega obediente.
Sufren sin voz y sin hado y son muertas ... sin pecado.
Chávez, las ampara y defiende
con el potente rugido de la pluma que enarbola,
la que versa en las pugnas callejeras.
¡Son decibeles valientes que vigorosos se sienten ...
la consigna: ¡arremeter cual las fieras!
El reclamo en desbandada recorre los laberintos;
la justicia funcional y pisoteada,
hace nada,
para frenar la hecatombe.
La degradación del hombre
se vuelca con saña extrema, hacía la gran luchadora:
Susana Chávez, aguerrida defensora
que alza su voz sin mordaza, es el blanco de la furia...
y abatida por sicarios... con ferocidad ... colapsa.
La mujer que pone el pecho,
es inmolada sin asco ante el fragor del planeta...
y el machismo enquistado y lacerante del famélico sistema,
hace escarnio inoperante.
... Es tu grito el que se escucha en las cuatro latitudes:
Es un grito que se expande
y retumba entre las cumbres, hondonadas y llanuras;
en la carne de los cuerpos, aún calientes
yen la sangre ... joven, tibia e impotente,
que exige yugo y justicia,
en carceletas y estrados.
¡Duerme Susana mártir... abrazada a tu bandera!
¿Que nos sigan subyugando después de verte caída
aferrada a la causa del escarnio y las preces de tu templo?
Antes...
ofrendaremos el pecho como memoria a tu ejemplo.
No hay vacío en tus trincheras ...
Queda una legión de glorias y púrpuras rosaledas.
¡Duerme compañera en paz!
Que aunque la hueste cobarde gestó tu final infausto,
tu voz no será acallada.
y en tributo a tu holocausto
nuestras plumas, estandarte de tu espíritu tenaz ...
rugirán desde los cielos
"Ni una menos" "Ni una más"

Miriam Paz Jordán, Bolivia


¿CUÁNTAS SUSANAS MÁS?

Una mujer que escribía,


sus ideas defendían,
una chica productiva,
¿por qué tuvo que morir?

Tanta gente haciendo daño,


delinquiendo, ingobernables,
violadores, secuestradores,
¿tienen más derecho a la vida?

En protesta contra las injusticias,


contra lo que no entiendo,
contra el maldito machismo,
¡horror de todos los tiempos!

¿Cuántas Susanas más?


¿cuándo pararán estas infamias?
mi rechazo y mi repudio,
a quienes, con dolo y saña,
lastiman a una mujer.

Pena más dura, castigo,


pido a todos los gobiernos,
protección a las mujeres,
¡acaben con este infierno!
La frase de Susana: "ni una más",
se convierta en profecía,
deteniendo la violencia,
honraríamos su valentía.

María Emestína Torres Sánchez, Los Mochis, Sinaloa, México


TU SIEMBRA

Sin respiración quedó la mañana al salir el sol y contemplar


con desolación tu cuerpo yerto.
Sin respiración quedaron los corazones al saber de tu
ausencia,
ausencia súbita a la que manos asesinas te arrastraron sin
clemencia.
Con la muerte anticipada pretendió acallar tu voz la cobardía
de los verdugos sin lograr su propósito.
Eres ejemplo a seguir de lucha y amor hacia las mujeres que
sufren,
hacia las mujeres que del mapa hacen desparecer por el
hecho de ser mujeres.
Eres la voz que nadie apagará, ni siquiera con la muerte de
tu cuerpo,
tu legado y tu lema acompañando seguirán en la lucha contra
la violencia,
contra las desapariciones y asesinatos de mujeres de cada
población,
en todos los rincones de la Tierra.
El grito de tu voz se perpetuará y resonará en todas las voces
del planeta,
¡"Ni una muerta más"! en un coro universal será tu eslogan
eco.
En los gritos de la multitud el tuyo se reflejará y por el
Universo se esparcirá la cosecha de tu siembra.

Marina Collado, Barcelona


OBSTREPENTES

Te juzgaron por lo que eres


Sin medir las consecuencias
Sin buscar a los culpables
Te culpan de tu homicidio
Si no fueran miserables
A los que diste cobijo
No pierdes en los anales
Ni serás la misma historia
Sí viviste en tus cabales
Para quién será la gloria
Si se dice que dejaste
La vida por seguir normas
Demuestren los criminales
Quién tú, serías ahora
No te pierdas entre líneas
Ni dejes tus ideales
Letra muerta no serás
La rosa marchita menos
En nuestra mente estará
La frase que conocemos
'Ni una muerta más'
Eres Susana Chávez
Así te conoceremos

Abraham Eduardo Méndez Yáñez, México


MUJERES BAJO TIERRA

Me han despojado de mis ojos


¡inicuos bastardos!
que mi sangre ha vertido en los confines olvidados
de una tierra devastada,
por su injuria y sus mentiras.

Amargos silencios.
Profundos desengaños,
y por ti la vestidura desteñida
de un recuerdo mal logrado.

Mil cruces lloran


en su lápida sin nombre
el grito acongojado
de las madres doloridas:

de niñas,
de hermanas,
de madres
de mujeres...
bajo la tierra
dormidas...

Betty Vázquez, Guadalajara, México


Gracias por las flores y por las palabras - Guadalupe Montemayor
Obra de Yero Juárez
PENAS ENCIMADAS

Voy a decirlo de entrada


para el que quiera entender:
son penas muy encimadas
el ser pobre y ser mujer.

Trabaja toda la vida


apenas para comer.
Tiene las penas del pobre
y más las de ser mujer.

La rica tiene derechos,


la pobre tiene deber.
Ya es mucho sufrir por pobre
y encima por ser mujer,

Está tan desamparada


y es madre y padre a la vez.
Derechos, ni el de la queja,
por ser pobre y ser mujer.

Se hacen muchos discursos


sobre su heroísmo de ayer.
En el papel la respetan.
Pero sólo en el papel.
y lo repito de nuevo
para el que quiera entender:
son penas muy encimadas
el ser pobre y ser mujer.

Carmen Soler, Paraguay


LAüBRERITA

Yo soy
Dominga ViIIalba;
nací en el surco
donde mi madre sembraba.
La hamaca que me sirvió de cuna
la trenzó la ausencia
y la colgó el olvido.
Pablo, dicen, que se llamaba.
¡Nunca vino a verme!
El camino de los pobres
solamente el dolor
lo encuentra siempre.

Papeles,
sellados de injusticia.
Fusiles,
cargados de ignominia.
Rancho, sembrados, esperanzas, ¡todo!
era ajeno.
Nuestro,
solamente un poco
de carne encallecída
y un gran amor alimentado
de tierra, de rocío,
de pájaros y espigas.
Ahora,
soy Dominga Villalba,
obrera,
rebelde y combativa,
voz y puño en la lucha
por el pan y por la tierra.
¡Así me hicieron!
A golpes trabajaron
mi arcilla campesina
y ahora soy
¡fibra de acero!

Carmen Soler, Paraguay


LA MATARON POR SER MUJER*

Posees la sonrisa de la tierra de mi continente,


llena de albas, música y sueños, bellas palabras,
siempre alegre, llana y visionaria, con un dejo
de dolor escondido en el alma.

La fuerza de la pachamama en tus entrañas,


la veracidad de la luz solar en tu voz y pluma
esa que hacía temblar los duros oscuros
que te dejaban, pero vigilaban.

Como las flores subiendo a la luz, razón


tus días te condujeron a decir verdades
que quieren -por miedo o interés- esconder
aquellos faltos de verdadero amor.

Belleza era tu interior, tu mundo, justo


de respeto por la mujer, la niña, la abuela,
y que por los derechos fundamentales
de ellas y los tuyos saliste a la arena.

Una cosa te desfavoreció toda tu vida:


eras mujer en la noche negra de Chihuahua,
allá en el distrito de Juárez, al norte de México,
¡hermana tierna llena de esperanzas!
Nos sesgaron tu color mate, tu pelo negro,
tu canto de lluvia, tus sueños de igualdad,
derramaron la belleza y te sacrificaron
a sus dioses nefastos.

Mi corazón sangra ante mis sentidos


y mis ojos guardarán tu sonrisa,
continuaré con tu bandera en alto
poetisa y luchadora indomable.

"" «la mataron por ser mujer», comentario después de su hallazgo e identificación
(Enero 2011)

Víctor Escobar, Chile


NI UNA MENOS, NI UNA MUERTA MÁS'

Todas las puertas de México sintieron


tu golpeteo al alertar los crímenes
que en tu distrito ]uárez ocurrían,
tanto golpeaste y con tan ímpetu
que se abrieron las conciencias.

Fuiste tantas veces por las calles


denuncíando lo bárbaro que algunas
osadas y adoloridas madres se juntaron
y crearon asociaciones de defensa
de la mujer, las jóvenes pobres.

Tu canto llegó más allá de la frontera


y diste lumbre para aunar otras hogueras,
este macabro hecho era y es practicado
en toda Latinoamérica y el mundo,
el silencio de los gobiernos cómplices.

«Nu estr as hijas de regreso a casa)


fue una de ellas y tú estuviste mano
a mano con aquellas que habían perdido
su sangre, su carne, su alegría y esperanza,
a ellas escribiste y con ellas combatiste.

Fuiste tú, Susana Chávez Castillo, poetisa


y mujer llana que hízo repercutír el eslogan:
«n i una menos, ni una muerta más»
Aquello nació en tu fuero interno, en tus tripas
y tu mano -que cercenaron- escribió.

Tu legado lo hicimos nuestro, los padres


de éste y otros continentes fueron despertados,
tu rol, entrega y entusiasmo, nos reveló
el horror que vivía en el seno de las ciudades,
pero la alarma la diste tú, pionera entre otras.

El destino macabro quiso que jóvenes


envenenados fueran tu castigo y en sus garras
tu vida, tan lúcida y brillante, fuera arreciada.
Ellos, producto de la ceguera e irresponsabilidad
de la sociedad y las autoridades en primer lugar.

Nada es en vano, nada, puesto que dejaste prendida


la llama que se vino en fuego y la alarma nos llegó
a tiempo para detener estos asesinatos y enseñarnos
el camino de la cordura, de respeto y de lo responsable.
No te has ido, Susana, sigues en medio de todos.

"" Es propiedad intelectual y moral de Susana Chávez Cast ill o, [u úrcz, M éxico.

Victor Escobar, Chile


5UCHACA*

El tañer de campanas me trae tu voz en la tarde


así que la lluvía que juega sobre los árboles,
tus cabellos mojados en el camino de regreso
de una manifestación contra el olvido, por justicia,
o tal vez de un encuentro literario, allí desnudada.

Vienes hilando sueños y deberes, paso a paso,


acercándote a tu anclaje y allí desbordas
el día, lo real, lo injusto que tanto te duele
y te saca de tu bello mundo para banderas
levantar, sin fronteras, y sólo por la verdad.

Vestida de coraje y con una pluma entre las manos


pasaste por Juárez y el mundo relatando horrores
de tantas jóvenes -como tú- que hacia la ignorancia
de la sociedad y la no solidaridad estatal, pero
escribiendo versos con magia de amor y esperanza.

Suchaca, eras tú, juntita la sangre, toda entera,


una unidad sólida como un anillo eterno; eras
la poesía y la lucha por los derechos humanos,
por la búsqueda terca de la verdad y de las
asesinadas, las olvidadas de todos, salvo las familias.

G
Tu legado está brillando, la hoguera está en todos,
viste justo, algunos tratamos de seguir tu huella
sabiendo que somos incapaces de ser tan claros,
el caos delictivo se termina con educación
legada a todos los estratos de la sociedad.

Pero SUCHACA, me falta enormemente tu risa


cándida, tu fuerza volcánica en la lucha, la vida
me dejó sin tu sombra, todo es más pálido,
pero tu rima es la cuerda justa entre real y sueño,
por ello -también- me faltas y hoy eres mi lucero.

*SUCHACA: Slleana CHAvez CAstillo

Victor Escobar, Chile


ALGUIEN GRITÓ

Alguien gritó:
¡Viva la libertad!
y respondió la sangre.
Alguien gritó:
¡Muera el tirano!
y respondió la sangre.
Mañana
la sangre gritará:
¡Viva la libertad!
¡Muera el tirano!
¡Y el pueblo responderá!

Carmen Soler, Paraguay


~
• ••
••
••

Leticia Bancgas, Honduras


BASTA DE VIOLENCIA

Violencia una palabra macabra,


que cercena la existencia de
inocentes mujeres, por aqueIlos
que dicen amarlas hasta la locura
de quitarles la vida.

Violencia ejercida por mente los


débiles, enfermos por el desamor
y la ignorancia, llevando a la muerte
de aquella mujer que eligió para
acompañarlo como compañera de
su vida, quebrantado el espíritu,
a través del sufrimiento.

Sometimiento a su víctima a atroces


vejámenes, y la posesión de un mal
llamado amor, propios de sus
inseguridades de varón cobarde,
que empleas la violencia tratando
de hacer valer tu hombría, embotado
en una botella de vino, para tapar tu
cobardía de ser humano carente de
sensibilidad por la vida.
Hombres pusilánimes, que prometen
cambiar su conducta con mentiras,
para tapar su ignominia, con mas
mentiras, que jamás se cumplirán
porque su mente enferma que no
sabe de amor.

Solo tú Mujer que naciste para reinar


en la vida, como mujer madre, hija,
no permitas Jamás que un cobarde
termine con tu vida, con falsas promesas
de amor, que solo existen en la mente
enferma de aquel que dice amarte.

Libérate mujer no dejes que te


roben tu estima de mujer y la ilusión
de conocer el verdadero y buen amor
que te mereces, lucha por ti y por el
bien tu familia y di basta de violencia,
sal a buscar la verdadera vida.

Luisa Fernández, La Plata Argentina


LA VIDA, EL AMOR Y LA MUERTE

La vida, vivámosla intensamente


más allá de morir de pie como los
árboles con el corazón sangrando
peleando cada día como si fuera
el último de nuestras vidas,
porque no se nos dará nuevamente

Más allá de un mundo hostil que


no tiene relevancia, los humanos
nos empeñamos en descubrir el
milagro de la vida, para ello se
hace necesario hacerle frente
a las adversidades, con la mejor
actitud positiva mirando siempre
hacia delante

En la búsqueda de un amor que


nos colme de felicidad en todos
los aspectos, pleno y auténtico,
que se identifique con nosotros
mismos, que nos calme nuestra
sed de amor y que cubra todos
los momentos y espacios de
nuestro ser.
La vida es un atajo hacia la muerte,
existe un hilo muy delgado que las
une, "la muerte" esa señora que nos
acompaña siempre y está al acecho
de nuestra debilidad para tomar
partido

Ella siempre está esperando que nos


descuidemos tratando que nuestra
voluntad decaiga, maliciosamente
nos acosa con la depresión, tristezas,
con nuestros constantes miedos hasta
llevarnos hasta la desesperación, para
hacerse cargo de nuestras vidas.

Luisa Fernández, La Plata Argentina


Leticia Bancgas, Honduras
La libertad!!!

Iré siempre en busca de la libertad, esa que queda más allá de las nubes,
más allá de las estrellas, de la justicia que la encadena, del retrógrado que
le pone fronteras, amo la libertad que llevan las aves bajo las alas cuando el
hombre no las corta por derecha, amo la brisa que pasa por mi pradera
llevándose el aroma de las flores, y las hojas secas, amo el fuego que
consume la leña de mi fogonera, amo la tierra cuando tiembla, no conocen
de frontera, tiembla allá igual que acá, sin que el tirano salga con ejército a
reclamar la frontera, el de allá y el de acá, se rinden se humillan, rodilla en
tierra a implorando a Dios clemencia. Dios para el tirano debería tener
fronteras,

La libertad es el único derecho que a la humanidad le queda.

Dios lo dijo en forma certera, sobre las aguas sobre la tierra y con candela
lo reafirmo en la piedra. Maldito el tirano que roba la libertad, o al niño la
inocencia, la tiranía no es más que el odio de la humanidad,

La libertad es un tesoro para el manipulador de conciencia, de ella se


aprovecha la política, la iglesia que manipulan al pueblo que les llena la
panza y la bolsa de riquezas, amedrentándolo con un Dios castigador, y un
infierno en candela, el político con verborrea negra les llena la cabeza, mi
grito es de rebeldía de fiereza, por mi libertad empuñaré la espada iré a la
batalla y que mi sangre bañe la bandera y con mis labios moribundos
besaré la tierra, y frente al tirano romperé las cadenas!!!

Albaro Ballesteros, Colombia


SANGRE VIVA, HOMENAJE A SUSANA CHÁVEZ

Sangre viva, sangre muerta,


Redactaste en tu pensar
Tu letra hoy despierta ...
Homenaje a Susana Chávez.

Capitana de mil batallas,


Siempre dispuesta a luchar
Contra el gobierno y la prensa
Que tu voz querían callar.

Defendiste los derechos


De tanta gente marginada,
Las familias y sus muertos
Han dejado olvidadas.

¡Ni una muerta más! Decías


Cada vez que lo podías,
En tus textos escribías
Las desgracias que veías.

Esas letras de silencio,


De un pueblo enmudecido,
Son las bases de este texto,
Que por ti, hoy escribo.
Arma poderosa
Lápiz, pluma y papel,
Tu intención fina, nada grosa
Criticar aquel gobierno cruel.

¡¡Ni una muerta más!! Hoy digo,


Al igual que tú en su momento,
Debiesen ponerte un monumento,
Estas letras que por ti hoy siento.

José Roberto Ramos Campos


Sabinas Hgo., Nuevo León, México
CANTO A SUSANA CHÁVEZ

El año apenas despuntaba


y al albor de madrugada
tu joven cuerpo, como hilacho,
desechado.

Susana,
mujer hacha,
mujer noche,
renegada de la castidad
que impuso el nombre.

Susana,
la del verbo de fuego,
la insumisa,
la que gritó a voz en cuello
por las muertas,
la que aró con las uñas el desierto,
plantando cruces y sembrando duelos.

Susana,
Libertad es tu nombre y tu bandera,
la Justicia tu lucha y tu obsesión.
" Ni una más" tu proclama y tu demanda.
"Ni una más mujer muerta en el desierto".
Ni una víctima más que quede impune,
y tu grito rompió toda barrera.
En tu lucha escupiste a los de arriba,
partiste la luna
y retaste al pudor,
en la noche de baile y de parranda
cuando en un trago de alcohol
te bebiste las estrellas
y sedujiste a la muerte,
muerte azul, enamorada
de tu canto y tu palabra.

Tu sangre implacable desafió la conciencia;


sangre dolorida por la herencia
que se volvió un río de canto.
Canto por las hembras mancilladas,
canto por tu mano mutilada,
fúnebre canto por ti misma
que fuiste una más asesinada.

Mas, en cruel premonici ón,


tu poesía arrebatada
fue oráculo de tragedia:

"porque has dejado preñada


a la eternidad de tu presencia".

Zaida Cristina, México


SUMANDO MUERTES

Ante la muerte de la activista Susana Chá vez

Susana Chávez cuánto dolor


ni una muerta más dijiste
Cuánto dolor Susana
Ahora sumando tu muerte
a la cifra oscura de todas esas muertes

Una muerta más


Susana Chávez violada
Su mano amputada en el horror
Cuánto dolor Susana Chávez
regando los desiertos de Chihuahua

Chihuahua marcada con cactus


donde florecen las espinas
una por cada mujer asesinada
siembra oscura que llora en tus desiertos

Una mujer más


a quién le importa
una mujer más asesinada
Susana Chávez desnuda
asfixiada violada
Quién responde Susana por tu muerte
Quién acompaña el dolor
Por todas las muertas de Chihuahua
Las muertas de Ciudad [u árez
Las muertas de Tijuana

Las muertas del mundo


Las muertas que rodean con sus manos
La cintura del dolor de tantas muertes

¿Quién responde Susana por sus vidas?


¿Quién lava la inclemencia de sus muertes?

ArabeIla Salaverry, Uruguay


LA POETA SUSANA CHÁVEZ (CIUDAD JUÁREZ)

Ellos los de la trémula conciencia y rudo engendro


Golpean día a día
Noche a noche
Los cántaros rojos

Nos condenan a epitafios


Que no tienen reposo
Sino relámpagos e himnos

Ellos los de la escala rota y reflejo sediento


Son como las pirañas
Que abren sus bocas y suman espumas

Ellos acaban con todo


Con el ajedrez
Con el barrio preocupado y el correcaminos cómplice

Las llaves son de roble


y

Los robles alzan su coraza

Diana A. Espinal Meza, Honduras

Del pocmorio: Reiteración de Co m isas

G
ETERNO HOMENAJE A SUSANA CHÁVEZ CASTILLO
(1974-2011)

Cuando lo leas con tu hermoso ser


angelical
cuando la energía invisible de Dios
toque tu espíritu de poetisa infatigable
de periodista, escritora,
activista infatigable defensora de Los Derechos Humanos
defensora de los derechos de la mujer
te sientas feliz...radiante sentadita junto a Dios
redactando nuevas frases celebres
para la posteridad
yo y la humanidad se sentirán feliz
en una boda de Paz
de amor fraternal que es para siempre
Gloria eterna a SUSANA CHÁVEZ CASTILLO
vive por siempre en el ala de los tiempos
en la bandera bendita de la patria continental
vive por siempre en el latir de los corazones
de " CIUDAD JUÁREZ"
SUSANA CHAVEZ CASTILLO
tu que encendiste el candil
de una protesta infatigable
de no al feminicidio
de no a la violencia
de no a la intolerancia
de no a la impunidad
sigues imbatible en la naturaleza humana
por conquistar el espacio de armonía, paz
felicidad en el ideal de esta humanidad...
Tu paso sagaz por esta vida
en el umbral de tu accionar
nos dejo la chispa radiante de tu ejemplo
te fuiste en la flor innata de la vida
con el perfume, en el aroma de tus poemas
la fragancia exquisita de tu poesía
sigue viva ....en tu poema "sangre nuestra"

Emprendiste el viaje sideral


hacia el sol de los Aztecas, de los Mayas
de los Incas ...de los Egipcios
te llevaste el corazón purpura de tu ser
nos dejaste la luz sagaz de tus ideas
de tu poesía m ágica azul
nos dejaste la música de tu voz en tus poemas
te fuiste llena de cariño
en la fragua de tu juventud.
SUSANA CHAVEZ CASTILLO
Ya eres la orquídea radiante
aqui en" CIUDAD JUÁREZ" ...en México
en América ....en el mundo
eres nuestra heroína imbatible
en una y mil combates
en defensa de los derechos de la mujer
Ayudaste siempre a las mujeres
en sus heridas sangrantes del alma
GLORIA ETERNA A SUSANA CHÁVEZ CASTILLO
VIVE POR SIEMPRE EN EL SOL DE MÉXICO
Y DE AMÉRICA MORENA
OS AMO HUMANIDAD
DEMOSTREMOS AL MUNDO
QUE COMO HUMANIDAD NO HEMOS FRACASADO
OS AMO HUMANIDAD
VIVA POR SIEMPRE SUSANA CHÁVEZ CASTILLO

Luis Felipe Hernández Mendoza, Perú


IN MEMüRIAN SUSANA CHÁVEZ
-NI UNA MUERTA MÁS-

"el hombre es un templo, y la mujer es altar de ese templo, y nosotros nos


arrodillamos frente a las mujeres" Víctor Rugo

¿Qué es la poesía sin una denuncia?


-mentiras-
¿Qué es una muerta sin poesía?
-connivencia maldita-
¿Qué ocurriría si nadie vomita el ácido
de venas, las lágrimas por cada muerta
sin que sean palabras que no sientan
¿Cómo puede ser un poema si no alzamos
la voz,
denunciamos o sentenciamos a los oligarcas
del sistema?
¡vivas nos queremos!
escupid, escupid poetas en los rostros
de quienes ocultan las muertes,
esquivan a las muertas,
sortean los ojos de quienes las parieran
¿Qué sería de Juárez, de México
sin las poetas, si calladas no escribieran
gritarán?
¡Ni una muerta más! increpad,
no seamos boca de viva muerta
y encubridores de los asesinos
y la justicia ciega, ella que vende y compra

G
sangre y coca,
armas y guerras
¿ Qué es la poesía,
¿Qué es ser poeta?
si no habla de las mafias
que ocultan, seccionan
usan ...
Grita, grita poeta, que las niñas
son niña con la culpa de la puta
paupérrima pobreza
y de ser mujeres con belleza excelsas.
y sus ojos y bocas con escarapelas
adhesivas, las niñas están muertas,
cien muerta.
¡Ni una muerta más!
¡No, la mujer no es altar del templo
de un hombre ...
¡No! la mujer es templo, altar y sagrario
donde todo hombre antes de hablarle
debe arrodillarse.
¡Ni una muerta más!
mentira ...

Carmen Hernández Rey, España


SEMILLA VIVA

En memoria de Susana Chá vez

En Ciudad Juárez
a sus anchas campan,
depredadores de hembras
que, sin descanso, les acechan.

Una voz luchadora


en su defensa fue pionera.
Chicas jóvenes, pobres,
casi todas maquileras.

En su vida, en sus versos,


"ni una muerta más" por bandera,
incansable en su lucha
contra el feminicidio que a ]uárez acecha.

"Vacío, desamparo, impotencia ... "


se lamentaba Susana Chávez
ante los innumerables crímenes
de su natal Juárez.

2011, día de Reyes,


lucía la mañana.
Tres desalmados aztecas"
11

acabaron con Susana.


Su mano amputaron
para callar su palabra
pero esta sigue viva;
es sem ill a profunda
que florece, cada día, con fuerza.

Julio Jiménez Sánchez, Ávila


SUBIRÁN REMOLINOS

A cada paso
penumbras,
a cada paso
se alternan torpes trampas,
a cada paso
abriendo los ojos,
subirán remolinos...
y saltarán las mordazas.

Jorge Tarducci, Argentina


BetyCariño

http://www.ealameo.eom/booksj00465428592bd7c3594b8
http://www.calameo.comjbooksj004654285be20262ed934
POEMAS

PARA NADIA

http://www.calameo.com/read/OO40709913eb9d0287f3f
G