Está en la página 1de 3

Orígenes de la Teoría de las Relaciones Humanas La Teoría de las Relaciones Humanas tiene sus

orígenes en los siguientes hechos:

1. La necesidad de humanizar y democratizar la Administración, liberándola de los conceptos


rígidos y mecanicistas de la Teoría Clásica y adecuándola a los nuevos patrones de vida del pueblo
estadounidense. En ese sentido, la Teoría de las Relaciones Humanas se reveló como un
movimiento típicamente estadounidense vuelto hacia la democratización de los conceptos
administrativos.

2. El desarrollo de las ciencias humanas, principalmente de la psicología, así como de su creciente


influencia intelectual y de sus primeras aplicaciones a las organizaciones industriales. Las ciencias
humanas demostraron lo inadecuado de los principios de la Teoría Clásica.

3. Las ideas de la filosofía pragmática de John Dezuey2 y de la psicología dinámica de Kurí Lewin*
fueron fundamentales para el humanismo en la administración. Elton Mayo es el fundador de esta
escuela Dewey y Lewin también contribuyeron a su cdíicepcián3 y la sociología de Pareto fue
fundamental;*

4. Las conclusiones del experimento de Hawthorne, realizado entre 1927 y 1932, bajo la
coordinación dé Elton Mayo, pusieron en jaque a los principios postulados por la Teoría Clásica de
la Administración.

La TEORÍA DE LAS RELACIONES HUMANAS Es la corriente administrativa iniciada con el


experimento de Hawthome y que da importancia a las personas, a los grupos y a la organización
informal, en comparación con los presupuestos formales de la Teoría Clásica.

La Teoría de las Relaciones Humanas fue desarrollada por científicos de las ciencias sociales. Entre
las principales figuras están: George Elton Mayo Kut Lewin (1880-1949) (1890-1947) Fritz J,
Roethlisberger George C. Homans Robert Tannenbaum Ronald Lippit Ralph K. White Norman R. F.
Maier T. N. Whitehead Jack R. P. French Dorwin Cartwright León Eestinger Alex Bavelas Musapher
Sheriff Irving Knickerbocker Fred Massarik Burleigh B. Gardner ' Morris S. Víteles Alvin Zander
Lester Coch

1. Los orígenes de la Teoría de las relaciones humanas se remontan a la influencia de las


ideas pragmáticas y de la iniciativa individualista en Estados Unidos, cuna de la
democracia. En la práctica esa teoría surgió con el experimento de Hawthorne.
2. El experimento de Hawthorne marca, a lo largo de su duración, el inicio de una nueva
teoría cargada de valores humanistas en la administración, trasladando la preocupación
por la tarea a la preocupación por las personas.
3. Las conclusiones del experimento de Hawthorne incluyeron nuevas variables en el
diccionario de la administración: la integración social y el comportamiento social de los
empleados, las necesidades psicológicas y sociales y la atención hacia nuevas formas de
recompensas y sanciones no materiales, el estudio de los grupos informales y de la
llamada organización informal, el despertar de las relaciones humanas dentro de las
organizaciones, el énfasis en los aspectos emocionales y no racionales del
comportamiento de las personas y la importancia del contenido del puesto para las
personas que lo realizan.
4. En la orientación humanista, los investigadores se encuentran con la civilización
industrializada que hace que las personas se preocupen exclusivamente por su
supervivencia financiera y por más eficiencia para obtener el lucro. De esta manera todos
los métodos van hacia la eficiencia y no hacia la cooperación humana y mucho menos
hacia objetivos humanos. A esto se debe la necesidad de un tratamiento profiláctico y
preventivo del conflicto industrial: el choque entre los objetivos de las organizaciones y los
objetivos individuales de los colaboradores.
5. Por tanto, resulta indispensable conciliar y armonizar las dos funciones básicas de las
organizaciones industriales: la función económica (producir bienes o servicios para
garantizar el equilibrio externo) y la función social (proporcionar satisfacciones a los
participantes para garantizar el equilibrio interno).

Funciones básicas de la organización industrial:

El experimento de Hawthome promueve una nueva literatura y nuevos conceptos de


administración. Roethlisberger y Dickenson, dos narradores de la investigación, conciben a la
fábrica como un sistema social. Para ellos, la organización industrial tiene dos funciones
principales: producir bienes o servicios (función económica que busca el equilibrio externo) y
producir satisfacción entre sus colaboradores (función social que busca el equilibrio interno de la
organización), anticipándose a las preocupaciones actuales por la responsabilidad social de las
organizaciones. La organización industrial debe buscar de manera simultánea esas dos formas de
equilibrio. La organización de aquella época sólo se preocupaba por el equilibrio económico y
externo, y no tema la madurez suficiente para obtener la cooperación del personal, característica
fundamental para alcanzar el equilibrio interno. La organización industrial está compuesta de una
organización técnica (locales, máquinas, equipos instalaciones, productos o servicios producidos,
materias primas, etc.) y de una organización humana (personas que constituyen la organización
social). La organización humana tiene como base a las personas. Cada persona evalúa el ambiente
en el que vive y las circunstancias que la rodean, de acuerdo con sus vivencias previas y con las
interacciones humanas que ha tenido durante toda su vida. La organización humana es más que la
mera suma de individuos, debido a la interacción social diaria y constante. En la fábrica todo
evento se convierte en un objeto de un sistema de sentimientos, ideas, creencias y expectativas
que visualiza los hechos y los representa bajo la forma de símbolos que diferencian el
comportamiento en "bueno" o "malo" y el nivel social en "superior" o "inferior". Cada hecho,
actitud o decisión se convierte en un objeto de un sistema de sentimientos: de aprobación,
neutralidad o resistencia, los cuales pueden conducir a la cooperación, a la oposición o a la
confusión, de acuerdo con la forma como son comprendidos e interpretados por las personas. La
organización técnica y la organización humana (formal e informal) son subsistemas
interrelacionados e interdependientes. Una modificación en uno de ellos provoca una
modificación en el otro. Los dos subsistemas permanecen en un estado de equilibrio, en el que
una modificación en una de las partes provoca una reacción de la otra en el sentido de restablecer
la condición anterior del equilibrio preexistente. Lodi indica la influencia del concepto de
equilibrio social de Vílfrido Pareto en esta concepción. La colaboración humana está más
determinada por la organización informal que por la formal. La colaboración es un fenómeno
social, que no es lógico, basado en códigos sociales, convenciones, tradiciones, expectativas y
maneras de reaccionar ante las situaciones. No es cuestión de lógica, sino de psicología. Dentro de
ese espíritu, la Teoría de las relaciones humanas aportó nuevas dimensiones y variables a la TGA.
Como veremos más adelante, fue sólo a partir de 1950, con la aparición de la Teoría del
comportamiento, que las conclusiones de Hawthorne tuvieron un impacto decisivo y definitivo en
la teoría administrativa.