Está en la página 1de 9

Qué es Nación

Nación es el conjunto de personas que se identifican con un territorio, idioma, raza


y costumbres, constituyendo generalmente un pueblo o un país.
La palabra nación proviene del latín nātio (derivado de nāscor, nacer), que podía
significar nacimiento, pueblo (en sentido étnico), especie o clase.
Una nación se caracteriza por la identidad cultural, social, histórica y política de un
pueblo. En este sentido, se puede definir el sentimiento de una nación como el
parecer de un grupo de personas que comparten lazos con los cuales se
identifican culturalmente.

En una nación cultural, los elementos como el territorio, el idioma, la religión, las
costumbres y la tradición, por sí mismos no constituyen su carácter pero sí la de
una nación política.
Una nación cultural se origina a partir de la historia, su memoria y generaciones de
cultura y vida colectiva. La nación cultural no se anula a pesar de poder ser
dividida en varios Estados, y muchas naciones culturales pueden unirse para
formar un país o nación política. A pesar de ello, lo más común es que una nación
cultural sea la misma que la nación política, regida por el Estado que la gobierna.
Una nación política, por ejemplo, se encuadra dentro de la Suprema Corte de la
Nación o el Archivo General de la Nación que sostiene el reglamento y los
registros que se encuadran dentro de un sentimiento compartido y limitado por un
territorio.
En conclusión, una nación cultural se mantiene unida por las costumbres, las
tradiciones, la religión, el idioma y la identidad, en cambio una nación política es
definida por la soberanía constituyente de un Estado.
Una nación es un conjunto de personas que comparten la cultura, la lengua y las
costumbres. Por otro lado, un Estado se determina por la soberanía económica,
social y política de un territorio.

Proyecto de nación
El proyecto de nación es un ejercicio ciudadano mediante el cual, los miembros de
cada comunidad de investigación del curso de seminario, tienen la oportunidad de
plantear por escrito sus expectativas y sueños con respecto a su país, sabiéndose
parte protagonista en los cambios y desarrollo del mismo. Es un plan que refleja
una visión de futuro comprometida con la
mejorade una colectividad. Dentro del programa: Es un ejercicio cívico oactividad
para iniciar nuestra participación ciudadana. Es un ejercicio desesperanza. No
tiene que tener un título específico, más que: Proyecto donaciones un ejercicio
de imaginación ética, de visualización ciudadana, de elaboración de los sueños,
ideales y aspiraciones sociales, Un joven que tiene la oportunidad de crear un
proyecto de nación para su país, es un joven que cambia su conciencia, que
entiende la necesidad de
ampliarlos horizontes sociales de forma que reflejen sus propios sueños eideales
como persona y miembro de una sociedad. Quien participa del ejercicio de
proyectar una nación, desarrolla su liderazgo en la medida en que ve otras
posibilidades de las que ya vienen determinadas por causas anteriores. ¡Proyectar
una nación es un ejercicio de esperanza!
Ciudadano es aquel o aquello perteneciente o relativo a la ciudad. Una ciudad, por
otra parte, es el área urbana que cuenta con una elevada densidad poblacional y
cuyos habitantes (los ciudadanos) no suelen dedicarse a la actividad agrícola.

Qué es un Ciudadano
El ciudadano, por lo tanto, es quien vive en una ciudad. Por lo general trabaja en
la industria o en el sector de servicios, en contraposición al campesino, que vive
en el campo y se dedica a las tareas rurales.
El término en la actualidad es utilizado para nombrar al individuo como sujeto de
derechos políticos. Esto quiere decir que el ciudadano interviene en la vida política
de su comunidad al ejercer dichos derechos. La ciudadanía también implica una
serie de deberes y obligaciones.
En la antigüedad, la ciudad era la unidad política más importante. Por eso hoy, con
el Estado como unidad política principal, se sigue nombrando a los sujetos de
derechos políticos como ciudadanos.
Este uso del concepto trasciende, en definitiva, el hecho de vivir en una ciudad.
Una persona que vive en una población rural será ciudadana en tanto cuente con
derechos políticos. En el sentido inverso, un habitante de una zona urbana con
dichos derechos vulnerados no puede considerarse como un ciudadano pleno.
La noción de ser ciudadano contribuye al desarrollo de la identidad y al sentido de
pertenencia a una comunidad. La persona debe ejercer su ciudadanía con
responsabilidad, exigiendo respeto por sus derechos y, a la vez, cumpliendo con
sus obligaciones. De este modo se construye una sociedad democrática y más
justa.

El buen ciudadano
Ciudadano Un buen punto de partida para construir una comunidad basada en los
principios de respeto y solidaridad es el esfuerzo individual a pesar de las
consecuencias inmediatas, la perseverancia en el ejercicio del bien con la
esperanza de contagiar al propio entorno y potenciar esa fuerza renovadora que
tantas veces ha probado ser nuestro recurso más valioso.
A grandes rasgos, existe una serie de puntos fundamentales que hace de una
persona un ciudadano ejemplar, una unidad sana que trabaja en pos del progreso
de todos, y estos pueden servir a modo de autoevaluación para asegurarse a cada
paso de estar respetando y haciendo respetar los derechos que otorga una
ciudadanía:
* promover el cuidado del medio ambiente;
* mantener una línea coherente de acción, tratando a los demás del mismo modo
que esperamos que nos traten;
* No actuar fuera de los límites de la Ley;
* proponer tantos cambios como consideremos necesarios para mejorar la calidad
de vida en la ciudad, siempre con una actitud constructiva;
* evitar la violencia siempre que sea posible, anteponiendo el diálogo como medio
de resolución de conflictos;
* respetar los derechos de los demás seres vivos;
* ser partícipe de la vida en la ciudad, de su historia y de sus decisiones,
disfrutando de sus buenas épocas y ayudando a reconstruirla durante sus crisis
más duras;
* valorar a los demás ciudadanos, respetar el rol que ocupan y sus opiniones.

Entidad de ciudadano
En esta sección encontrará la información relacionada con espacios de
Participación Ciudadana del Departamento Administrativo de la Función Pública,
así:
El nivel de participación se da en cuatro elementos claves:
La Información: en función de este elemento, la entidad debe solicitar información
al ciudadano para diagnósticos y autodiagnósticos, se le consulta su opinión sobre
decisiones a tomar, y se proporciona información sobre programas, servicios,
procedimientos de la entidad.
Otro punto importante en este nivel de participación es el referente a las peticiones
de interés general que presentan los ciudadanos. Los dos líderes de procesos
misionales que respondieron la encuesta, manifestaron lo siguiente:
Planeación participativa. Proceso de discusión, negociación y concertación en el
que se analizan y deciden conjuntamente con los ciudadanos problemas a
atender, acciones a emprender, prioridades, maneras de ejecutar los programas y
la definición de políticas públicas.
Control estratégico. Se debe facilitar la participación ciudadana en el control a la
toma de decisiones, a la implementación de programas, ejecución de contratos y
manejo de recursos, independientemente de otros niveles de participación
(información, planeación, ejecución).
Ejecución. En este nivel se busca que la entidad desarrolle acciones con
intervención de los beneficiarios.
Qué es Ciudadanía
Ciudadanía se refiere al conjunto de derechos y deberes a los cuales el ciudadano
o individuo está sujeto en su relación con la sociedad en que vive. El término
ciudadanía proviene del latín civitas, que significa 'ciudad'. Por tanto, ciudadanía
es la condición que se otorga al ciudadano de ser miembro de una comunidad
organizada.
La ciudadanía implica derechos y deberes que deben ser cumplidos por el
ciudadano, sabiendo que aquellos serán responsables por la convivencia del
individuo en la sociedad.
Este concepto de ciudadanía está ligado al derecho, sobre todo en lo que se
refiere a los derechos políticos, sin los cuales el individuo no puede intervenir en
los asuntos del Estado, y que permiten la participación directa o indirecta del
individuo en el gobierno y en la consiguiente administración a través del voto
directo para elegir o para competir por cargos públicos de forma indirecta.
Uno de los requisitos de la ciudadanía para que los ciudadanos puedan ejercer
sus derechos políticos es la nacionalidad. Pero también existen personas que, a
pesar de ser nacionales de un Estado, no tienen los derechos políticos, porque
pueden haber sido revocados o denegados. Por ejemplo, los presidiarios no tienen
derecho a votar, que puede obligatorio para los mayores de 18 años.

Vea también Nacionalidad.


Tradicionalmente e históricamente, la mujer, al igual que los niños o los sirvientes,
no tenía ningún tipo de ciudadanía. No es hasta el primer cuarto del siglo XX
cuando se empiezan a reconocer los derechos de las mujeres en el ámbito
político, como el sufragio femenino, y cuando la mujer adquiere una situación de
ciudadanía de pleno derecho en la mayoría de países.
La ciudadanía exige al individuo, como habitante de la ciudad (como dice la raíz
de la palabra), que cumpla sus deberes, y que, como individuo de acción, lleve a
cabo sus tareas para su bien y también para el desarrollo de la comunidad en la
que vive, ya que los problemas de la ciudad deberían ser una preocupación de
todos los ciudadanos.
La ciudadanía se ejerce por las personas, los grupos y las instituciones que, a
través de la capacitación, es decir, a través del poder que tienen para realizar las
tareas sin necesidad de autorización o permiso de alguien.
Las acciones ciudadanas deberían causar cambios que conduzcan a evolucionar y
fortalecerse, participando en comunidades, en políticas sociales y en ONG
(Organizaciones no gubernamentales) de manera activa a través del voluntariado,
donde se realizan acciones de solidaridad para el bien de la población excluida de
las condiciones de ciudadanía.

Estas últimas organizaciones complementan la labor del Estado, realizando


acciones en aquellas áreas a las cuales este no consigue llegar.
Cómo debe ser
Te explicamos qué es un ciudadano, cuál es su relación con las leyes y normas
sociales, y cuáles son sus características principales.

Cómo debe ser un ciudadano guatemalteco

Un ciudadano es todo miembro activo de un Estado, dentro del cual se somete a


sus leyes y donde tiene derechos políticos. La porción de la comunidad que se
considera que incluye ciudadanos varía según el tiempo y la sociedad.
Por ejemplo, en las sociedades esclavistas, los esclavos no se consideraban
ciudadanos, ya que no tenían derechos políticos, y hasta el siglo XX en muchas
sociedades las mujeres no tenían los mismos derechos políticos que los hombres
(por ejemplo, el voto). Los menores de 18 años, aunque sean habitantes de un
país, no son ciudadanos. Sin embargo, no es suficiente con cumplir 18 años para
convertirse en un buen ciudadano, ya que esto requiere
asumir responsabilidades y obligaciones con respecto a su sociedad. El
derecho a participar en la toma de decisiones de una comunidad es un poder que
requiere un compromiso con el bien común.

Características de un buen ciudadano guatemalteco


1. Identidad
La ciudadanía se construye en un lugar y sociedad específicos. Por eso, ser un
buen ciudadano requiere conocer la historia de ese lugar. Ese conocimiento debe
ser crítico, es decir que se deben tener en cuenta las diferentes versiones de los
hechos.
Conocer la situación geográfica, las riquezas culturales y naturales del lugar,
sus puntos fuertes y debilidades ayuda también a formar la identidad.
2. Información
Un buen ciudadano también debe estar informado de los eventos actuales de su
comunidad. Decisiones políticas, económicas, sociales y culturales son tomadas
por gobernantes pero también pueden ser tomadas por colectivos de ciudadanos.
Por eso un ciudadano debe estar al tanto de los debates y problemas reinantes.
3. Pensamiento crítico
Actualmente un ciudadano puede tener acceso a mucha información y una amplia
diversidad de opiniones. Un buen ciudadano analiza esa información, exigiendo
pruebas y argumentos.
4. Participación
La información analizada críticamente permite actuar a partir de ese conocimiento.
La participación puede tener muchas formas, desde compartir información hasta
involucrarse en las decisiones de la comunidad.
En cada lugar existen diversas formas de participar, no sólo en organismos de
gobierno sino también en ámbitos más pequeños y privados como colegios,
empresas, organizaciones, etc.
5. Ética y bien público
La ética permite identificar los valores reconocidos por la comunidad y también
descubrir aquellas acciones que siguen presentes en la comunidad a pesar de ir
en contra de esos valores. La ética impulsa a velar por el bien público y rebelarse
ante las actitudes o comportamientos que lo perjudican.
Velar por el bien público incluye principalmente velar por aquellas personas más
débiles (ancianos, niños, enfermos, etc.). La ley es la herramienta oficial con que
cuenta cada comunidad para definir aquello que está en contra de sus valores. Por
eso, un buen ciudadano se apega a la ley.
6. Respeto por la diversidad
En toda comunidad existen diversas creencias y religiones, orientaciones
sexuales, ideologías políticas y costumbres. Todas esas posturas deben ser
respetadas, y su único límite debe ser el impuesto por la ley. Además de que este
respeto permite una vida comunitaria pacífica, la interacción con personas de
puntos de vista diferentes al propio enriquece la visión del ciudadano y fortalece su
actitud crítica.
7. Respeto por los derechos humanos
Los derechos humanos son las condiciones instrumentales que permiten la
realización de los individuos. Incluyen una serie de libertades, facultades y
reivindicaciones que corresponden a todos los seres humanos, sin importar su
edad, sexo, religión ni ninguna otra característica o situación a la que esté
sometido.
Por ejemplo, las personas que son condenadas a estar en prisión pierden algunos
de sus derechos (como el derecho a la libre circulación) pero bajo ninguna
circunstancia pierden sus derechos humanos. Por eso, un buen ciudadano vela
por el respeto de los derechos humanos de todas las personas.
8. Respeto al medio ambiente y a los animales
Existe una multitud de acciones y comportamientos a través de las cuales un
ciudadano puede cuidar el medio ambiente y a los animales. Además de
organizaciones específicas de defensa del ambiente y de los derechos animales,
en las cuales puede participar, hay pequeñas acciones (tratamiento de residuos,
ahorro de agua y de energía, etc.) que puede realizar diariamente.
Un buen ciudadano no sólo se limita a realizar estas acciones por sí mismo sino
que además las fomenta en su comunidad. Los animales silvestres y domésticos
deben ser respetados y protegidos.
9. Rechazar la violencia
La ciudadanía se erige sobre un contexto de legalidad, por lo que todas las
acciones de un buen ciudadano se desarrollan de forma pacífica. Los buenos
ciudadanos encuentran la forma de participar en la comunidad y exigir los cambios
necesarios a los organismos gubernamentales sin ejercer la violencia. Además, un
buen ciudadano rechaza la violencia ejercida por otros, denunciando los casos de
los que es testigo y ayudando a las víctimas.
10. Cooperación
Todas las características de un buen ciudadano sólo tienen sentido en un contexto
de cooperación con sus conciudadanos para no limitarse a simples acciones
individuales. La cooperación con otros ciudadanos permite lograr modificaciones
significativas para toda la comunidad.
De manera individual, un buen ciudadano siempre se mantiene dentro de los
límites de la ley. Pero al mismo tiempo puede organizarse colectivamente para
promover cambios en la legislación para que la misma sea más acorte al respeto
de la diversidad, los derechos humanos, el medio ambiente, etc.

https://es.scribd.com/doc/58719667/PROYECTO-DE-NACION-SEMINARIO
https://es.scribd.com/doc/58719667/PROYECTO-DE-NACION-SEMINARIO
https://definicion.de/ciudadano/
https://www.significados.com/ciudadania/
https://www.caracteristicas.co/buen-ciudadano/#ixzz5i4aitLJE
https://www.significados.com/nacion/