Está en la página 1de 276

PEDRO AULLÓN DE HARO

IDEA DE LA LITERATURA
Y TEORÍA
DE LOS GÉNEROS LITERARIOS
Edición y prólogo de
M.ª ROSARIO MARTÍ MARCO
IDEA DE LA LITERATURA
Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS
PEDRO AULLÓN DE HARO

IDEA DE LA LITERATURA
Y TEORÍA
DE LOS GÉNEROS LITERARIOS

Edición y prólogo de
M.ª ROSARIO MARTÍ MARCO

EDICIONES UNIVERSIDAD DE SALAMANCA


BIBLIOTECA DE PENSAMIENTO Y SOCIEDAD, 100

© Ediciones Universidad de Salamanca


y Pedro Aullón de Haro

1ª edición: enero, 2016

ISBN: 978-84-9012-565-6 / DL: S-12-2016


978-84-9012-566-3 (PDF)
978-84-9012-567-0 (ePub)
978-84-9012-568-7 (Mobipocket)

Ediciones Universidad de Salamanca


http://www.eusal.es
eusal@usal.es

Diseño de cubierta:
Vicente Forcadell y Javier Puente

Maquetación: Jáser Proyectos Editoriales


www.jasernet.com

Impresión y encuadernación:
Nueva Graficesa, S.L.
www.graficesa.com

Realizado en España – Made in Spain

Todos los derechos reservados.


Ni la totalidad ni parte de este libro
Puede reproducirse ni transmitirse
Sin permiso escrito de
Ediciones Universidad de Salamanca

Obra sometida a proceso de evaluación mediante sistema de doble ciego

Ediciones Universidad de Salamanca es miembro de la UNE


Unión de Editoriales Universitarias Españolas
www.une.es


AULLÓN DE HARO, Pedro, autor
Idea de la literatura y teoría de los géneros literarios [Rescurso electrónico: PDF / Pedro Aullón de
Haro ; edición y prólogo de Ma. Rosario Martí Marco.—1a. ed.—Salamanca : Ediciones Universidad de
Salamanca, 2016
286 p.– (Biblioteca de Pensamiento y Sociedad ; 100)
1. Literatura-Filosofía. 2. Géneros literarios. I. Martí Marco, María Rosario, editor.
82:1
82-1/-9
82.0
A Carmen Calvo Ruiz de Loizaga
y Simonetta Scandellari
SUMARIO

Nota bibliográfica de los textos................................................................................................................ 11


Prólogo.................................................................................................................................................................... 13

I
IDEA GENERAL DE LITERATURA Y DE LOS GÉNEROS LITERARIOS

Introducción a la idea de Literatura........................................................................................................ 23


Globalización y canon literario.................................................................................................................. 41
Literatura comparada y literatura universal........................................................................................ 45
Las categorizaciones estético-literarias de dimensión: Género/Sistema de Géneros y
Géneros breves/Géneros extensos.................................................................................................. 51
La Ilustración y la idea de literatura........................................................................................................ 73
La Estética literaria de Eduard von Hartmann. La filosofía de lo bello.................................... 83
La teoría idealista de los Géneros literarios........................................................................................ 103

II
GÉNEROS LITERARIOS ARTÍSTICOS

Posibilidad de la poesía.................................................................................................................................. 115


Sobre la idea de lo trágico............................................................................................................................ 121
Teoría del poema en prosa........................................................................................................................... 133
Poética radical del poema en prosa......................................................................................................... 139
Ensayo sobre la aparición y desarrollo del poema en prosa en la Literatura española... 141
Fragmento como teoría del fragmento................................................................................................. 163
El jaiku: de los orígenes y del Modernismo a la Vanguardia.................................................... 167
10 PEDRO AULLÓN DE HARO

Una introducción breve en lengua española a la poesía coreana: el género clásico


si-yo y la derivación contemporánea miñosí............................................................................... 179
Teoría del libro ilustrado .............................................................................................................................. 191
La desintegración de la forma y la desintegración de la forma como teatro y novela... 201

III
GÉNEROS LITERARIOS ENSAYÍSTICOS

El género ensayo, los géneros ensayísticos y el sistema de géneros..................................... 207


La teoría del ensayo en España: entre Ortega y Gasset y Juan Chabás.............................. 217
Cartas familiares: el Viaje de Italia, de Juan Andrés...................................................................... 225
Friedrich Schiller y la biografía.................................................................................................................. 249
Aforismo sobre el aforismo........................................................................................................................ 273
Los géneros de la Ciencia literaria........................................................................................................... 275
La Vanguardia: Género ensayístico y final del arte........................................................................ 283
NOTA BIBLIOGRÁFICA DE LOS TEXTOS

«Introducción a la idea de literatura» (inédito).

«Globalización y canon literario» (Perro Berde, nº 0, Manila, junio-diciembre 2009, pp. 75-78).

«Las categorizaciones estético-literarias de dimensión: Género/Sistema de Géneros y Géneros


breves/Géneros extensos» (Analecta Malacitana, XXVII, 1, 2004, pp. 7-30).

«La Ilustración y la idea de literatura» (E. Bello y A. Rivera, eds., La actitud ilustrada, Valencia,
Biblioteca Valenciana, 2002, pp. 151-160).

«La Estética literaria de Eduard von Hartmann. La filosofía de lo bello» (Analecta Malacitana,
XXVI, 2001, pp. 557-580).

«La teoría idealista de los Géneros literarios» (S. Crespo, M.ª L. García-Nieto, M. González
de Ávila, J. A. Pérez Bowie, A. Rivas y M.ª J. Rodríguez S. de León, eds., Teoría y análisis
de los discursos literarios. Estudios en homenaje al prof. Ricardo Senabre Sempere, Universidad de
Salamanca, 2009, pp. 49-58).

«Posibilidad de la poesía» (Serta. Revista Iberorrománica de poesía y pensamiento poético, 3, 1998,


pp. 63-73).

«Sobre la idea de lo trágico» (Educación Estética, 3, 2007, pp. 133-149).

«Teoría del poema en prosa» (Quimera, 262, 2005, pp. 22-25).

«Poética radical del poema en prosa» (Serta. Revista Iberorrománica de poesía y pensamiento poético,
6, 2001, pp. 60-61).

«Ensayo sobre la aparición y desarrollo del poema en prosa en la Literatura española»


(Analecta Malacitana, 2-1, 1979, pp. 109-136).

«Fragmento como teoría del fragmento» (La Modernidad poética, la Vanguardia y el Creacionismo,
ed. de J. Pérez Bazo, Málaga, Anejos de Analecta Malacitana, 2000, pp. 307-313).
12 PEDRO AULLÓN DE HARO

«El jaiku: de los orígenes y del Modernismo a la Vanguardia» (El Jaiku en España, Madrid,
Playor, 1985, pp. 43-52).

«Una introducción breve en lengua española a la poesía coreana: el género clásico si-yo y la
derivación contemporánea miñosí» (en colab. con Hyekyung Yi, en Studi Ispanici, XXXIII,
2008, pp. 285-295).

«Teoría del libro ilustrado» (Juan Carrete [ed.], Picasso y los libros, Valencia, Bancaja, 2005,
pp. 23-38).

«La desintegración de la forma y la desintegración de la forma como teatro y novela»


(inédito).

«El género ensayo, los géneros ensayísticos y el sistema de géneros» (en V. Cervera, B.
Hernández y M.ª D. Adsuar, eds., El ensayo como género literario, Universidad de Murcia,
2005, pp. 13-23).

«La teoría del ensayo en España: entre Ortega y Gasset y Juan Chabás» (última parte del
texto publicado en T. Blesa, J. C. Pueo, A. Saldaña y E. Sullà (eds.), Pensamiento literario español
del siglo XX, 2, Anexos de Tropelías, 13, 2006, pp. 51-68).

«Cartas familiares: el Viaje de Italia, de Juan Andrés» (cuatro primeros epígrafes de Estudio
preliminar, en Juan Andrés, Cartas familiares (Viaje de Italia), Madrid, Verbum, 1994, vol. I,
pp. XIII-XLIX).

«Friedrich Schiller y la biografía» (en colab. con M.ª R. Martí Marco, en Cuadernos Diecio-
chistas, 6, 2006, pp. 251-277).

«Aforismo sobre el aforismo» (inédito).

«Los géneros de la Ciencia literaria» (Versión inédita y parcial de párrafos iniciales del
primer cap. de Introducción a la Crítica literaria actual, Madrid, Playor, 1984/Teoría de la Crítica
literaria, Madrid, Trotta, 1994).

«La Vanguardia: Género ensayístico y final del arte» (Primer y último epígrafes de «Teoría
general de la Vanguardia», en J. Pérez Bazo, ed., La Vanguardia en España. Arte y Literatura,
París, CRIC & Ophrys, 1998).
PRÓLOGO

E
L PRESENTE volumen en realidad constituye una teoría, stricto sensu, de la literatura y
de las clases de ésta. En él se reúne debidamente organizado un conjunto de escritos
sobre la idea y los conceptos de Literatura así como de la serie de géneros literarios.
Se trata de textos producidos durante unas tres décadas. Puede decirse que mucho se ha
escrito sobre esta materia, pero desde luego no tanto con investigación y reflexión extensas
y fundamentadoras, además de resultados teóricos y descriptivos de sentido y valor general.
Las ideas directrices del pensamiento innovador que sustenta y explicita el conjunto
de materiales que reúne el volumen pueden resumirse de manera casi axiomática mediante
una serie constructiva de argumentos. Se trata de argumentos de gran potencia teórica e
histórica y que cabría enunciar del siguiente modo:

1) El concepto de Literatura debe ser definido mediante criterio de valor capaz de


resituar la entidad del objeto en tanto que totalidad, es decir entidad de la que nada puede
ser excluido en virtud del mantenimiento de un criterio suficiente y equiparado. Además, es
preciso dilucidar históricamente el problema, desde la grammatiké griega y también desde el
wen chino, y no sólo desde conceptos interiores de clase sino también desde proyecciones
exteriores como la representada por el sentido de la institución. Todo esto es relativo, por
otra parte, a un principio de continuidad, o de dialéctica continuidad / discontinuidad.
2) Puesto que la totalidad de textos especiales o de creación no común o práctica ha
de englobar los diferentes tipos de elaboraciones claramente delimitables por encima de las
elaboraciones de la lengua común, lo que se ha de designar como cualidad de literario es
el alto valor en cuanto elaboración, cualidad de alta elaboración, de textos altamente elaborados.
Dicho brevemente: textos literarios son aquellos de lengua natural altamente elaborados,
a diferencia de los discursos o textos comunes o prácticos, integrantes del estadio general
anterior de lengua, y en contraste con los textos o discursos altamente elaborados en que la
lengua natural es superada distintivamente por lenguajes artificiales o de código no natural
o no plenamente verbal natural.
3) Diferenciada la Literatura de los discursos científicos artificiales, resta la entidad
Literatura como totalidad formada por discursos predominantemente artísticos y por
discursos predominantemente ensayísticos o que se encuentran en el gran espacio interme-
dio existente entre las dos grandes alternativas opuestas producidas por la cultura humana,
la artística y la científica. Esto configura una dialéctica de la continuidad y la discontinuidad, así
14 M.ª ROSARIO MARTÍ MARCO

como un régimen en el que cada obra puede y debe ser examinada a fin de encontrar su
lugar propio y relativo.
4) Textos o discursos literarios predominantemente artísticos y discursos literarios
predominantemente ensayísticos configuran el Todo que es la Literatura, un continuum de
lenguaje altamente elaborado dialécticamente regido por las relaciones de continuidad/
discontinuidad en sus diferentes posibilidades artística o poética y ensayística o ideológica.
Asimismo, el concepto de dimensión, y sus concreciones como «géneros breves»/»géneros
extensos», son de fuerza anterior y en diferentes planos de mayor distinción, capacidad y
contundencia que la tradicional tipología triádica de narrativa, lírica y dramática. Son los
géneros breves, esto es poema en prosa, fragmento, jaiku, y en especial ensayo, finalmente,
aquellos que en efecto operaron la revolución literaria moderna. El problema teórico es
paralelo, pero tiene otro curso.
5) Los discursos artísticos, sus clases, aparecen tradicionalmente diferenciados, a
partir de Platón y en confusión con la teoría de los discursos imitativos, pero sobre todo a
partir del Renacimiento y resueltamente en Hegel, como tríada de narrativos (epos), líricos
y dramáticos; mientras los discursos ensayísticos, característicamente de especialidad e
incremento moderno aparecen definidos tardíamente en su lugar debido por el género del
Ensayo, y un entorno históricamente diferenciado pero que sólo sobrepasada la segunda
mitad del siglo XX puede decirse que se revela con inexorable plenitud y eficiencia y en sus
dos direcciones simétricas y opuestas, la de tendencia artística y la de tendencia teórica y
científica. Por otra parte, es muy importante la determinación de los dos principios que
rigen la creación estable del discurso reflexivo moderno, el Ensayo, es decir, el espacio de
lo que convencionalmente según Aullón de Haro cabe denominar la libertad kantiana y,
asimismo, la caída de la finalidad clasicista que hace posible el establecimiento de la cultura
literaria y artística moderna.
6) El gran pensamiento acerca de la Literatura y sus clases o lo que específicamente
se ha denominado Géneros literarios, teoría de los Géneros literarios, tiene dos grandes
momentos, como no podía ser de otro modo, el griego clásico y el alemán idealista, que
corresponden a la gran época occidental antigua y occidental moderna. En la época antigua
y en gran parte de la moderna, un segmento lateral de géneros didácticos, retóricos o
historiográficos y a lo sumo alguna distinción de ensayística pero sin sentido totalizador,
salvaban la carencia representada por la unilateralidad artística de la tríada.
7) La teoría moderna, y así no sólo la Literatura sino, también, la Retórica, la Poética y
la Estética, establecen un nuevo régimen de cosas. En la cultura neoclásica alcanza su cenit
la idea de Literatura como un todo, cultura escrita, de ciencias y letras, por decir breve-
mente, pero totalidad que ha de reestructurar la epistemología moderna, especializando y
aislando las ciencias físico-naturales de las humanísticas. Si la cultura neoclásica accedió a
la Literatura universal y comparada (Andrés), el proceso de la artisticidad romántica foca-
lizó este último carácter, y con ello la dificultad de apertura al horizonte ensayístico. Por
su parte, el nuevo concepto de arte, esto es, los nuevos criterios de la Poética serán los de
la Ilustración alemana y el Idealismo alemán, no los de la Ilustración neoclásica. Ambas
líneas de pensamiento se enlazan en la visión ideológica y política, pero se bifurcan en la
visión estética y literaria. La Estética se establece rápidamente como teoría idealista. El
genial Schiller negará el acierto de aquel modo de enlace de la visión ideológico-política
PRÓLOGO 15

ilustrada neoclásica e ilustrada idealista, reinterpretando la idea de revolución como estética


y no política y vislumbrando la Revolución francesa como anticipo de la definitivamente
disparatada Revolución soviética.
8) La Poética se reconstituyó revolucionariamente como moderna, nueva teoría del
genio y su originalidad antimimética, mientras que la Retórica, ajena a la nueva complejidad
de la relación sujeto/objeto había de ser relevada de su posición decisoria por la Estética,
ahora autónomamente constituida como disciplina. El problema del género pasó pues a una
nueva órbita, la de la Estética alemana y la realidad del gran arte, pero que será conducido
de la elevación neoplatónica de la Idea schilleriana a la introspectiva Ironía romántica, la
hegelianamente denominada alma bella que muere de hastío.
9) La teoría moderna de los géneros, que naturalmente corresponde a su vez a la
Poética moderna y a la Literatura moderna, es en sus lugares clave, dicho fuertemente,
metafísica (Schiller), formal (Hegel) y comparatista (Eduard von Hartmann). Si en Schiller
accedía a un vértice utópico contemplativo como Idea, en Hegel cierra la historia alcanzando
un encuentro final definible como disolución, mientras en Hartmann, en contra a la vez
que como síntesis de los dos anteriores, alcanza la totalidad teórica compleja del sistema
artístico y determina maduramente el lugar de síntesis como integración en la suma de las
artes, la ópera. Por lo demás, transiciones aparte, se descubre en Krause el esquema de la
multiplicidad combinatoria que en realidad sustenta el insuperado sistema de Hartmann,
sistema general referido tanto a Artes como a Literatura.
10) El hecho es que la gran síntesis de Hartmann es creada al límite, pero dentro de
la cultura artística de base romántica y evolución idealista y decadentista, razón por la cual
no alcanzó a vislumbrar la nueva realidad, en resumidas cuentas la fortísima evidencia
ensayística, que de inmediato se planteaba, cosa que de algún modo se diría dejó abierta
Hegel mediante la dualidad de «géneros prosaicos» y «géneros poéticos» y referirse a sus
posibilidades sería entrar en ciertas especulaciones de base no explicitada o en sombra.
11) La literatura moderna ha de ser sometida a investigación e interpretación
asumiendo el argumento filosófico del extremo como dilucidación, y los extremos son los
modernos géneros nuevos creados, es decir, artísticamente el «poema en prosa», prototipo
de la síntesis de contrarios, y el «jaiku», que evidentemente no es nuevo como tal sino por
contraste, por exótico traslado a Occidente, consecuencia de la originaliad kantiana, a la que
se sobrepone la categoría vanguardista de novedad, y el «fragmento», forma cenital de la
revolución moderna que eleva por su límite romántico de la ilimitación a la especial cate-
gorialidad de la destrucción de sí misma; y ensayísticamente, el «Ensayo» y sus gamas, que
avanzando lentamente desde la Antigüedad, desde la epidíctica quizás sobre todo, encuentra
en Montaigne y los místicos una gran prefiguración que tras los pensadores empiristas
alcanza a formular con extraordinaria agudeza el joven Lukács y casi medio siglo después
Adorno lleva a su cumbre teórica, en 1958, diríase que girando en horquilla el gran arco de
la Poética fundado principalmente por Aristóteles. Esos géneros artísticos y el Ensayo han
de tomarse como lugares de referencia y, diríamos, de comprobación tanto por inducción
como por deducción en sentido morfológico o histórico-literario, que para el caso viene a
ser lo mismo, y teorético. Por lo demás, desde el punto de vista de la Literatura española, se
hacía preciso realizar la investigación no efectuada hasta el momento, cosa que ha permitido
concluir, en contra de lo que se pensaba y difundía (pertinazmante, por ejemplo, Octavio
16 M.ª ROSARIO MARTÍ MARCO

Paz), es decir la demostración de que el poema en prosa se originó autóctonamente y no


por importación; que el jaiku, extensísima y significativamente incorporado, lo fue pronta
y elaboradamente de manera natural (Antonio Machado) y no por mera importación. Estas
contribuciones tienen a su vez tratamiento original teórico, y en lo que se refiere a ambos
planos –histórico y teórico- es de reconocer que han dado lugar a una transformación del
conocimiento sobre la materia.
12) Los géneros ensayísticos, su extensa doble gama, de predominante tendencia
artística y de predominante tendencia teórica, han operado la reestructuración de la
Literatura, en una época y contexto en que las artes mayores han dejado de serlo sobre
la base de la multiplicación de las artes menores, en una época en fin en que es un error
intentar entender la Literatura a partir de los unilateralmente artísticos géneros poéticos
y no a partir del Ensayo y la síntesis que operativamente revela, por ejemplo a través de
la ensayistización de la novela, frente al ya meramente histórico criterio del arte total, u
«obra de arte total», que distintivamente representó la teoría del drama musical. Es un
hecho que la Vanguardia histórica no constituyó una síntesis de objetividad/subjetividad
sino la efectiva desintegración de la forma kantiana, forma por lo demás sin alma, incons-
ciente de un pasado transcendente tras Platón originado en Plotino. También existió,
se ha de reconocer, un camino de espíritu y no desintegrador en el arte de vanguardia
(Kandinsky, Daumal, Huidobro, Larrea), e incluso neovanguardia (Sempere), pero no
fue la línea dialéctica de fuerza, aquella que condujo eminentemente del Futurismo al
Surrealismo como desintegración. Y en fin, según Aullón de Haro, en último término
tuvo pues razón Hegel con aquel su criterio dialéctico de la disolución o final del arte,
sólo que habríamos de entenderlo no como un decreto sino como un argumento que
lentamente había de desenvolverse en el curso histórico real, hasta la última de las guerras
mundiales y la reincardinación de posguerra, lo cual permite que el criterio hegeliano
sea interpretado en orden a la evolucionada clasificación de las artes y los géneros, ya
disuelta la antigua jerarquía artística a través de la multiplicación de las artes menores
plenamente vigente en nuestro tiempo.

II

La serie de textos producidos por el autor de manera diseminada, sobre todo en forma
de artículo, responde a tres grandes sectores: la Poética de la modernidad, la materia de
Literatura y Géneros, que aquí ofrecemos compilada, y los escritos propiamente de Estética.
Existen algunos otros materiales, pero en ningún caso podrían formar un cuerpo extenso
o que sobrepasase la breve y mera miscelánea. De esos tres sectores, el primero fue exce-
lentemente reconstruido y editado en el año 2000 bajo el título de La Modernidad poética, la
Vanguardia y el Creacionismo; el segundo es el que ahora se ofrece, casi completo; y el que resta
por último, el correspondiente a Estética, es de esperar que sea resuelto en un futuro no
lejano. Puesto que una ambición del autor es sabido que consiste en construir una Estética
General, esa posible tercera compilación probablemente habrá de constituir un paralelo o
complementario, de manera semejante a como vino a suceder con el título antecitado de
La Modernidad poética… respecto del libro más extenso La concepción de la Modernidad en la
PRÓLOGO 17

Poesía Española (2010). Con esto, pienso que queda aclarada la cartografía básica del total
de materiales sobre el que operamos; cartografía de alta montaña.
Como es evidente, esos sectores de producción diseminada en algún que otro momento
se tocan o entrecruzan. Ello responde al hecho natural de la contigüidad y continuidad
tanto de las investigaciones como de sus objetos y, por lo demás, son sectores que ofrecen
campos muy dilatados los cuales ya por principio han de tomar contacto en sus líneas de
frontera. Por ejemplo, «La teoría idealista de los géneros literarios», trabajo de investigación
conceptual breve pero no ya intenso sino muy original en varios de sus descubrimientos
a pesar de ir referido estrictamente a obras clásicas del pensamiento moderno alemán,
pudiera incluirse en cualquiera de los tres grandes sectores de producción diseminada y
aquí identificados, sin embargo en ese sentido no es sino una muestra entre unas pocas
excepciones, dentro de las que también cabría incorporar «La Estética literaria de Eduard
von Hartmann»; por su parte, «Teoría del poema en prosa», pudiera integrarse tanto en el
primero como en el segundo de los sectores. Ahora bien, ni el uno ni los otros los encon-
trará el lector en el volumen antes referido, publicado en 2000, y esto simplemente por
ser todos ellos de fecha posterior a la edición del mismo1. Por el contrario, en unos pocos
casos sí se da la coincidencia.
La edición de Idea de la Literatura y Teoría de los Géneros literarios ha quedado resuelta
en las tres partes que sugiere la lógica interna de la suma de sus contenidos. En lo que se
refiere a los textos seleccionados, la lista bibliográfica ofrecida presenta los datos de primera
edición de cada uno de ellos, siguiendo el orden del presente volumen. La primera parte,
IDEA GENERAL DE LITERATURA Y DE LOS GÉNEROS LITERARIOS, se abre con un texto inédito a
modo de introducción al libro y continúa con cinco artículos que conducen de un plantea-
miento de la situación actual, pasando por dos reinterpretaciones, teorética e histórica, de la
realidad de la Literatura y los Géneros, a un reexamen con resultados novedosos y de primer
rango que clarifica la teoría moderna de los Géneros, prácticamente de creación alemana.
La segunda parte, GÉNEROS LITERARIOS ARTÍSTICOS, ordenada desde lo más general
y abstracto hasta la investigación y reflexión de lo particular, abre con «Posibilidad de la
poesía»2 y cierra con un breve escrito inédito casi especulativo que conduce a un concreto
examen de la forma contemporánea del teatro y la novela. El primero de los textos, boca-
nada de aire fresco, es ambivalentemente un escrito de teoría estética y una definición de
la Literatura en tanto que Poesía, es decir Literatura artística, razón por la cual queda aquí
situado. Seguidamente he incluido un artículo relativo a historia de las ideas estéticas, pero

1. Respecto de la cronología de los textos, adelantaré que siempre nos referiremos a fecha de publicación,
aparte de otras consideraciones que en algunos casos pueda proceder efectuar. El que aquí, por ejemplo, yo
pudiera decir, porque conozco circunstancialmente ese dato, que el texto de «Teoría del poema en prosa» (2005),
al igual que «Poética radical del poema en prosa» se escribió sin llegar a ser publicado, ni siquiera mecanografiado,
bastantes años antes de su fecha de edición, no es más que una información como mucho complementaria que
carece de relieve; ahora bien, poder especificar que «Ensayo sobre la aparición y desarrollo del poema en prosa
en la Literatura Española» se publica en 1979 (nada importa que se escribiera varios años antes o que fuera un
trabajo escolar o académico), no en 2000 en La Modernidad poética, la vanguardia y el Creacionismo, donde se reimprime,
sí consiste en un dato historiográficamente relevante.
2. Reimpreso en La Modernidad poética, la Vanguardia y el Creacionismo, ed. de J. Pérez Bazo, Málaga, Anejos de
Analecta Malacitana, 2000, pp. 307-313.
18 M.ª ROSARIO MARTÍ MARCO

cuya materia, que no sólo conduce al arranque aristotélico de la tragedia sino que recons-
truye la decisiva interpretación schilleriana, nos traslada fundadamente al planteamiento
actual y atañe en todo caso a lo más destacado de los géneros dramáticos. Sigue la tirada
completa de los artículos sobre el poema en prosa, quizá de los más renombrados del autor,
así como el dedicado al fragmento, también clave para la explicación de la poesía moderna,
la cual evidentemente ya sólo podía hacerse estableciendo la conexión asiática, es decir el
jaiku japonés3. Junto a éste se añaden los géneros líricos coreanos si-yo y miñosí, artículo
de autoría compartida con Hyekyung Yi. Preferimos este artículo a un texto anterior del
autor por contener ejemplos textuales, pero nótese que este otro referido es el propiamente
pionero del género siyo en España4. Por cierto, el autor también se ha ocupado del pantun
malayo, pero a día de hoy aún no ha ofrecido un trabajo acabado. En penúltimo lugar de
esta Segunda Parte, encontrará el lector una llamativa investigación de género llevada a lugar
muy diverso, al «libro ilustrado» o de arte, también bocanada de aire fresco sobre la teoría
de los géneros. El muy breve «Poética radical del poema en prosa» es de saber que aparece
aquí por primera vez completo y correcto. El muy conocido e innovador «Ensayo sobre
la aparición y desarrollo del poema en prosa en la Literatura española» ha tenido reimpre-
siones5, al igual que el no menos conocido «El jaiku: de los orígenes y del Modernismo a
la Vanguardia»6. He de añadir que existe un estudio del autor sobre el género de la sátira
considerado éste en su mayor amplitud de sentido, que fue disertación en la Universidad
de Coimbra y del cual aún no existe versión impresa definitiva. La tercera parte, GÉNEROS
ENSAYÍSTICOS, se organiza en dos secciones y, como no podía ser de otro modo, comienza
por presentar el género del Ensayo. Esto mediante dos de los siete textos dedicados por
el autor a ello. Puesto que el primero de los artículos que editamos entrega un tratamiento
claro y suficiente de casi todos los problemas relevantes del género, según el pensamiento
del autor, y dado que en la Introducción a la Primera parte algo complementario se trata,
he preferido, a fin de evitar la incrustración de una amplia monografía de estudios acerca
del Ensayo, limitar la materia a sólo un elemento más, el dedicado al interesante y casi

3. Es conveniente recordar que el conocidísimo libro El Jaiku en España, obra importante de la Literatura
Comparada en lengua española, que después se volverá a mencionar, es, en primera edición, de 1985, o sea mediada
la década de los 80, aunque su redacción corresponde a la década anterior, pues fue un trabajo escolar y después
ruidosa e incomprendida tesina de licenciatura (1977). Aun de 1976 existe edición de un texto de nuestro autor
sobre el género: el prólogo a la pequeña colección de jaikus de F. Herrera de la Torre, Alba, Madrid, Gnosis, 1976.
Por otra parte, acaso sea pertinente recordar aquí que Aullón de Haro es el promotor de la plena transcripción
castellanizada del término -jaiku- frecuentemente usado manteniendo la transliteración anglosajona ‘haiku’. Es
sabido que existen criterios de transcripción fonética anglosajones que prefieren, por práctica necesidad, el régimen
románico, por mucho más claro y preciso, de las vocales, y por contra la subordinación de las consonantes, pero
pensamos que esto no tiene sentido para nuestro idioma, ni en general, por ser el español una de las tres lenguas
más habladas del mundo, ni en particular por tratarse en este caso de palabra de valor literario terminológico y
que designa un género muy importante para la literatura de lengua española del siglo XX, perfectamente natu-
ralizado y además sin rastro de vinculación inglesa, a la que era ajeno Antonio Machado. Para más información
complementaria y valiosa sobre estos problemas y su entorno, debe verse Aullón de Haro, «Europa/Asia, España
y la cuestión histórico-literaria y estética», en Studi Ispanici, XXXIII (2008), pp. 11-32.
4. Cf. P. Aullón de Haro, «Sobre el orientalismo y la introducción de la poesía coreana en España», prólogo
a Yun Tong-Ju, Cielo, viento, estrellas y poesía, Madrid, Verbum, 2000, pp. 13-20.
5. Reimpreso en La Modernidad poética, la Vanguardia y el Creacionismo, ed. cit., pp. 97-123.
6. El Jaiku en España, 2ª ed. revisada Madrid, Hiperión, 2002, pp. 50-60.
PRÓLOGO 19

desconocido caso español. Hemos evitado, pues, textos relativos a los problemas de la
forma, los géneros ensayísticos memorialísticos, Zambrano, Adorno, Lukács y demás7.
Por último, la segunda sección de esta Tercera Parte sobre géneros ensayísticos consta de
trabajos paradigmáticos, por así decir, acerca de: la carta ensayística, la biografía, del cual
soy coautora (fue homenaje a Friedrich Schiller en su bicentenario y cuya primera parte
constituye una teoría del género, tan necesitado de estudio, a diferencia de la autobiogra-
fía, que describe una situación casi inflacionaria durante las últimas décadas), el brevísimo
inédito aforístico sobre el aforismo (aquí incluido por venir a subrayar el relieve de los
géneros breves desde el punto de vista de la gama paremiológica), una versión acabada y
autónoma y más perfecta de ciertos epígrafes dedicados por el autor a los géneros de la
Ciencia literaria hace años; y un pequeño colofón, para el cual nos hemos servido sólo de
los breves primer y último epígrafes de un artículo sobre teoría general de la Vanguardia8.
La edición de los textos, a excepción de tres inéditos y uno reconstruido, se publica
ahora homogeneizando el modo de cita y de ficha así como subsanando alguna que otra
errata o alguna pequeña deficiencia detectada. Se omite alguna nota al pie por actual incon-
secuencia bibliográfica resultado del paso del tiempo. Los textos aparecen aquí, pues, tal
como se publicaron en su día, salvo los pequeños detalles referidos. Tanto el autor como yo
misma hemos querido que este libro dejase ver de inmediato su sentido preferente, aunque
no siempre único o directo, de contribución a la Historia de las Ideas, de las ideas literarias,
y ello a su vez como modesto homenaje a Menéndez Pelayo, creador fundamental de ese
decisivo campo historiográfico moderno9. El autor, es de saber que sobre la base de Idea, a
partir de 1990 pero especialmente en 2010 a propósito de Teoría del Humanismo, emprendió
la categorización metodológica superadora de Idea mediante el término Ideación, ahora
ya teóricamente formulado10. En el caso del presente volumen me ha parecido prematuro

7. Quede aquí constancia de esa bibliografía: Teoría del Ensayo (Madrid, Verbum, 1992; libro que en lo funda-
mental procede de una Lección impartida con ese mismo título en 1989); «El Ensayo y Adorno» (en V. Jarque, ed.,
Modelos de Crítica: la Escuela de Frankfurt, Madrid-Alicante, Verbum-Universidad, 1997, pp. 169-180); «El problema
de la teoría del Ensayo y el problema del Ensayo como forma según Theodor Adorno», en Educación Estética, 2
(2006), pp. 55-76; «El Ensayo y el proceso de la literatura moderna», en Poeticas do Ensaio, U. de Coimbra, 2010,
pp. 25-44; «El ensayo, género humanístico moderno, y los géneros memorialísticos», en P. Aullón de Haro (ed.),
Teoría del Humanismo, Madrid, Verbum, 2010, vol. II, pp. 297-325; «La idea de ‘forma’ y la teoría del Ensayo en
Alemania» (en G. Lukács, Sobre la esencia y forma del Ensayo, Madrid, Sequitur, 2015, pp. 7-88); los materiales de
investigación histórica imprescindibles para poder haber efectuado la reflexión teórica: El ensayo en los siglos XIX
y XX (Madrid, Playor, 1984), Los géneros didácticos y ensayísticos en el siglo XVIII (Madrid, Taurus, 1987), Los géneros
ensayísticos en el siglo XIX (Madrid, Taurus, 1987) y el inacabado Los géneros ensayísticos en el siglo XX (Madrid, Taurus,
1987). Estos materiales historiográficos son la base de la futura obra de título El Ensayo y los Géneros Ensayísticos
en la España moderna.
8. Primer y tercer y último epígrafes de «Teoría general de la Vanguardia», en J. Pérez Bazo (ed.), La Vanguardia
en España. Arte y Literatura, París, CRIC & Ophrys, 1998.
9. Que Menéndez Pelayo es el creador de la Historia de las Ideas Estéticas y, por inclusión, de la Historia de
las Ideas fue aducido por Aullón de Haro en el Prefacio a su edición de M. Milá y Fontanals, Principios de Estética
o de Teoría de lo Bello (Madrid, Verbum, 2013, p. XXI) y explicado pormenorizadamente en «La recepción de la
obra de Menéndez Pelayo y la creación de la Historia de las Ideas», en Analecta Malacitana, 1-2 XXXVII (2014),
pp. 7-37.
10. Véase «Ideación: Ideas, Formas, Conceptos y Categorías», primer capítulo de La Ideación Barroca, Madrid,
Casimiro, 2015.
20 M.ª ROSARIO MARTÍ MARCO

entrar en ese argumento, que hubiese requerido materiales muy recientemente difundidos
y por lo demás prescindibles a nuestro actual propósito.
Por último, quiero dejar expreso agradecimiento a Ediciones Universidad de Salamanca,
a su dirección y producción, por la rigurosa atención dispensada a mi trabajo.

M.ª Rosario Martí Marco


Grupo de Investigación Humanismo Europa
I
IDEA GENERAL DE LITERATURA
Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS
INTRODUCCIÓN A LA IDEA DE LITERATURA

L
AS DIFERENTES determinaciones y discusiones relativas a la pregunta ontológica acerca
de ‘Literatura’ no han sido sometidas sino en muy contadas ocasiones, tanto más
allá como más acá de la teoría de géneros, y por raro que pueda parecer, a adecuado
examen de su entidad y evolución. La ‘Historia de las Ideas’, ese género historiográfico por
cierto fundado en España distinguidamente en el ámbito de la Estética del siglo XIX por
Menéndez Pelayo, no ha afrontado con la amplitud requerida el horizonte de la Idea de
Literatura. Quiero decir, sí se ha hecho cargo, mediante el trabajo de muchos, de la diver-
sidad teórica e histórica de diversas ‘ideas literarias’, eminentemente relativas a la Poética,
pero no de la ‘idea de Literatura’, de modo centrado y propiamente ontológico. De hecho,
la techne retórica y poética, destinada a exponer el cómo se hace, de algún modo inevitable ha
de decir, o asumir, el qué es. Bien es cierto que la variedad de enclaves disciplinares, ya esté-
ticos, lingüísticos o epistemológicos y críticos, entre otros, no ha facilitado el centramiento
exigido por tal objeto Literatura como idea si entendemos que éste, por principio, ha de
englobar, aun en el marco de la teoría de géneros, las nociones y conceptos elaborados y
puestos sucesivamente en circulación por las diferentes épocas culturales y civilizaciones.
Porque la idea, o el concepto, como en términos académicos suele decirse, de Literatura,
su mundo de existencia, pertenece en importante medida a un campo de determinación
que es el sustancialmente describible por la historia de las ideas. La otra cara disciplinaria,
por así decir, del problema consiste en la reflexión radicalmente ontológica o esencialista
acerca del objeto, esto es la indagación de estricta orientación filosófica.
Como es bien sabido, las escuelas estructural-formalistas del siglo XX produjeron una
gran confusión al promover un proyecto de búsqueda de la esencia de la Literatura en su
sentido de unilateralmente artística, fundado en el concepto de literariedad como especifi-
cidad cientificista respecto del objeto verbal artístico, esto es, a fin de cuentas, la Poesía, o
el Arte en grado más general pero identificable como de idéntica naturaleza. Se trataba de
sustituir ‘literatura’ por ‘literariedad’ y de descubrir nada menos que el secreto de qué es la
Poesía o el Arte. Evidentemente, una cosa es la conceptualización o utilización de términos
en sentido general y caracterizador, o bien por indicación de capacidad o potencia, así a
veces artisticidad o poeticidad, y otra muy diferente la referida propuesta de literariedad como
otorgamiento de toda razón última del ser del objeto y además con garantía científica. El
estructural-formalismo emprendió una búsqueda, metafísica malgré lui, sobre la base de
dos grandes errores, el que presupone la propia naturaleza del instrumental utilizado, su
inadecuación técnica y extrema limitación o insuficiencia respecto del propósito definido,
así como la desfocalización del objeto en lo que se refiere a su naturaleza, por principio
24 PEDRO AULLÓN DE HARO

semántica e indesglosable y en cualquier caso no material lingüística a no ser en el aisla-


miento por principio insuficiente de su manifestación material. Esto dicho consiste en algo
perfectamente conocido, pero que supera la esfera problemática de un fenómeno aislado
pues forma parte de una historia intelectual antihumanística muy extensa y complicada que
comenzó con una gran malversación, primero ideologizadora y después tecnológica, ejercida
sobre las ciencias humanas, y dialécticamente concluyó en su contrario, que en términos
rápidos podemos describir como el intento de sustitución de las ciencias humanas y de
la cultura por los llamados cultural studies, es decir la gama de sociologismos multicultural,
feminista, lesbianista, postcolonial, etc.1
La tenazmente implantada separación de Estética o Filosofía y Filología, que ha tenido
como consecuencia académica el absurdo de una Filología sin pensamiento y una Filoso-
fía enajenada de la Ciencia lingüística y literaria, y en general de las Ciencias humanas, es
razón relevante de ello y de otros muchos disparates contemporáneos. Es evidente que la
posible y deseable reflexión acerca de la esencia literaria habrá de ser filosófica, o cuando
menos epistemológica, en sus premisas y consecuencias, y por mi parte sostendré además
que ha de ser filosófica y teológica. Pienso que procede recurrir a la identificación última
de lenguaje y poesía, siguiendo el criterio de Vico y Croce, y a mi juicio, sobre esa base,
empezar por reconocer que el lenguaje ya por sí es una realidad misteriosa consistente en
producir metafísica con medios físicos, significado a través de medios materiales, siendo
el significado el aspecto decisivo y representando todo ello al fin un fenómeno que rele-
vantemente proyecta y comprueba la translación que se realiza mediante la traducción de
una lengua a otra, una transubstanciación.
Es de creer que nadie, y ya sobre todo a día de hoy, pueda pensar que la Idea de
Literatura es algo solventable unilateralmente tomando en cuenta sólo una determinada
época o un determinado sector o criterio del pensamiento europeo u occidental. A partir
de ‘Literatura’, situar el término y volumen conceptual de ‘idea de Literatura’, y a su vez
‘idea de la Literatura’, esto es un concepto de la realidad existente de la Literatura y, en consecuencia,
de la total idea de la misma, significa en primer lugar asumir sus posibles y diferentes planos
léxicos y entitativos y, en consecuencia asimismo, una distinción tipológica o taxonómica;
es decir, poner en juego las discriminaciones filológicas y filosóficas correspondientes, o
sea, de ‘clase’ y de ‘género’, y por otra parte, según las necesidades y criterios utilizables, el
aparato producido por la serie determinativa que, además de ‘idea’, cuenta con las distin-
ciones relativas a ‘noción’, ‘concepto’ y ‘categoría’. En ello va la gama histórica y actual de
especificaciones efectuadas en el marco interno de la entidad objeto de consideración, las
partes de un todo, según propongo, lo cual incluso en lo que se refiere al gran argumento, es
decir ‘géneros literarios’, pienso que aún no ha sido contemplado con la extensión debida,

1. He efectuado un examen severo de todo ello bajo el título de Escatología de la Crítica, Madrid, Dykinson,
2013. Nótese que el procedimiento lingüístico formalista consiste, como no podía ser de otro modo, en un
reduccionismo por aislamiento. Es el procedimiento que de manera análoga, aunque menos técnicamente, aplicó
el neopositivismo y sus añadidos triunfantes en la historiografía literaria, conduciéndola a la depauperación y deca-
dencia. Esto se puede resumir en lo siguiente: restricción de la Literatura a géneros literarios artísticos, supresión
de la traducción o los aspectos traductográficos en el marco del objeto, eliminación del lector y el público como
parte constitutiva del mundo de existencia del objeto.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 25

ni respecto de la teoría doctrinal ni respecto de la práctica literaria. Esto sólo a primera


vista puede parecer sorprendente.
La palabra en cuestión, ‘Literatura’, y sus correspondientes, en tanto designación de
obras de lenguaje verbal o bien como disciplina que toma a éstas por objeto, que después
indicaré, se encuentra en todo momento a la base del problema. Según se recordará, este
problema como tal y de la manera más explícita se suscita cuando, asumida la ‘Poesía’,
Aristóteles dijo no disponer de una palabra capaz de designar las diferentes posibilidades
textuales determinables, y ello sin duda a consecuencia –hemos de añadir nosotros- de que
no concebiría utilizable un término como grammatiké. Recuérdese, pues, casi al comienzo
de la Poética (1447b), cuando, tras constatarse que no ha recibido nombre en su conjunto
el arte que únicamente se vale de la palabra, que Aristóteles particulariza esto a propósito
de los mimos, de los diálogos socráticos o de la mímesis compuesta en verso, haciendo
notar que meramente se da el nombre de poetas a quienes escriben en verso, y nada tiene
que ver Homero con Empédocles, por más que ambos se valgan de la forma métrica.
Naturalmente, para Aristóteles la razón de la Poesía se halla en la mímesis y el problema
terminológico se encontraría en la inexistencia de denominación capaz de abarcar el arte
verbal de la mímesis junto al arte verbal no mimético o no representativo en ese sentido.
Un establecimiento de la idea de Literatura exige empezar por entender que la crítica ha
de aceptar y preparar la intervención sobre todas las determinaciones entitativas e históricas
de Literatura, precisar la evolución de las ideas, el concepto actual, sus límites y contigüida-
des e incluso especular sobre su posibilidad futura; y que el objeto revela no una multitud
de manifestaciones inconexas o enajenadas sino un continuum permanentemente regido
por la dialéctica de la continuidad y la discontinuidad. Como es bien sabido, en Occidente
el argumento tiene una de sus claves en la grammatiké griega y su reescritura latina como
literatura, la concepción de littera y literatura consistente en la reescritura latina de gramma/
grammatiké transmitida por Quintiliano en Institutio Oratoria y la cual pertenece en primer
lugar a la palabra, a la escritura y los saberes y actividades de escribir y leer. Son los saberes
integrados en la amplia gramática que alcanza la ‘exégesis’ y la crítica de los poetas, tal se
ofrece ya en la obra de Dionisio de Tracia2, así como posteriormente un entendimiento
que en época cristiana dualizará letras sacras y letras profanas en un sentido que tampoco
tiene que ver con las estimaciones de nuestro tiempo.
Ha estudiado Adrian Marino adecuadamente el problema antiguo greco-latino3, al igual
que lo referente a Literatura oral, imprescindible al caso, su concepto,3 definición etimológica,

2. Entrecomillo el término ‘exégesis’ pues es palabra griega usada por Dionisio de Tracia y ello posee una
significación de gran alcance tanto crítico hermenéutico como incluso general filosófico (así en Heidegger y la
exégesis ontológica) que probablemente no ha sido tenida en cuenta. Véase la edición francesa bilingüe de La
grammaire de Denys de Thrace, ed. J. Lallot, París, CNRS, 1989, a mi juicio con aciertos pero importantes carencias
terminológicas.
3. Me refiero a Hermeneutica ideii de literatura (Cluj Napoca, Dacia, 1987) que citaré por la versión italiana
(Bolonia, Il Mulino, 1994). Dice Marino: «Dobbiamo innanzitutto precisare –con una energica sottolineatura-
che l´idea di letteratura fa la sua comparsa in uno spazio culturale e spirituale originario, il quale non ha nulla
in comune con le conzecioni estetiche e autonomische succesive, tarde, oggi dominante nella definizioni della
letteratura. Il quadro in cui la letteratura compare e si definisce è, in primo luogo, como vedremo subito, la letrera;
e, in secondo luogo, ma in modo non meno costitutivo, la realtà sacra e profana della letrera. Un inizio modesto e
26 PEDRO AULLÓN DE HARO

tipología, interferencia, autonomía, jerarquización y recuperación recíproca respecto de la


Literatura escrita4. Ahora bien, es necesario advertir que se trata del marco inicial amplio
para el estudio del lenguaje y la literatura del cual hemos de decir por nuestra parte que
reconforta observar cómo en nada sustancial es refractario al equivalente asiático de China,
la otra gran cultura matriz. Esto es, a partir de la idea confuciana, Wen (文) presenta un
aspecto y una evolución de notable correspondencia con la occidental salvada la inicial
cuestión léxica aristotélica. A diferencia, o paralelamente a la divinidad de la musa que plató-
nicamente habla por boca del poeta en una suerte de transporte o posesión, la mitología
taoísta, que habilitó asimismo divinidades para todas las artes y profesiones, también creó
un dios de la Literatura: Wenchang. Este nombre Wenchang pertenece a una constelación
de seis estrellas que se halla próxima a la Osa Mayor y, cuando brilla, da lugar a que la
Literatura sea próspera. Según la tradición, esta divinidad en varias ocasiones descendió
entre los hombres, y sus diecisiete vidas sucesivas se encuentran detalladamente relatadas
en dos obras muy difundidas: Biografía del Emperador de la Literatura (Wendi benzhuan) y el
Libro de las transformaciones del Emperador de la Literatura (Wendi huashu)5. El título Wen fu, de
Lu Ji, la obra genial de la poética china, vendría a significar «escrito» o «exposición» acerca
de la «literatura», esto es Arte Poética si se busca la equivalencia respecto del concepto
del contenido de la obra. Ha explicado Stephen Owen cómo a diferencia del pensamiento
literario griego u occidental, existe una escasa tendencia definitoria china, aspecto que sin
embargo permite una capacidad referencial más flexible, aparte la tendencia a la conside-
ración y matización de estados de ánimo6. Como significados fundamentales, Wen puede
tener el general de cultura (como lo tuvo «literatura», ya maduramente en el Neoclasicismo
europeo), pero también el más concreto de escritura (en cierto modo próximo, pues, a la
grammatiké), y el más artístico de lenguaje bello o de retórica o de pertenencia al ornato.
Hay un aspecto que pienso cabe situar sobre todo en la causa final, en el finalismo, que da
mayor dimensión civilizacional e incluso de amplio concepto político a la concepción china,
queriendo esto decir, entre otras cosas, que permanentemente la poesía permanece junto a
los textos que en general podemos denominar ensayísticos. La diferencia entitativa básica
entre las concepciones europea y asiática consiste en la relegación que sufre la ficción en
esta última, mientras en la europea esta restricción posee proporciones muy reducidas. Se
trata, en consecuencia, de un término de circunstancias análogas a las del occidental, y si
bien presenta sus propias peculiaridades y variables, siguiendo el pensamiento de Confucio
es comparable con el de la Grecia antigua7.

accidentale acquista, d´un tratto, una dimensione spirituale enorme» (p. 35). Y poco más adelante: «Il significado
primo, fondamentale, originario, della letteratura –da cui deriva la sua definizione tradizionale- è intrinsecamente
legato allo scritto e all´intero suo campo semantico-lessicale. Così la letteratura inicia la sua longa esistenza nelle lingue
europee di origine romanza, come conseguenza, in realtà, di un accidente linguistico: la parola grece grámmata (=
lettere) che diventa –mediante un calco latino, una iniciativa quasi ‘privata’- il latino litterae, che genera a sua volta
literatura, due neologismo nel latino del I e del II secolo» (p. 36).
4. A. Marino, ed. cit., pp. 48-59.
5. H. Maspero (1971), El Taoísmo y las religiones chinas, Madrid, Trotta, 2000, p. 143.
6. Véase S. Owen, «Introduction» a Readings in Chinese Literary Thought, Cambridge, Harvard U. P., 1992.
7. En lo que se refiere a las acepciones y variables interpretativas del concepto de wen y el Tao y el pensamiento
literario de Confucio, deben verse preferentemente los trabajos de Chow Tse-Tsung.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 27

Ciertamente, hay, o ha habido, en su base dos diferentes sentidos o dimensiones en


la aplicación del término Literatura, el más moderno dirigido a la entidad de las obras u
objetos textuales y aquel otro que viene a consistir en abreviación por equivalencia a Ciencia
o Estudio de la Literatura y es natural herencia de la tradición de la antigua grammatiké. Situa-
dos en el sentido entitativo del objeto, de preferencia moderna, es preciso determinar a su
vez la existencia de un concepto restringido que suele identificar el término con la tríada de
los géneros literarios artísticos (lírica, narrativa y dramática), y un sentido variablemente más
extenso que en la época contemporánea no ha sido el dominante ni en el ámbito especiali-
zado ni en el meramente nocional o más general, es decir ese otro concepto más extensivo
e incluyente que engloba tanto los géneros literarios artísticos como los ensayísticos. Es
de reconocer a este último concepto en nuestro tiempo una capacidad de expansión lenta
pero creciente que no es sino correlato de la evolución de la realidad literaria histórica y
en consecuencia de la diferente lógica actual que parece guiar la determinación del objeto.
De hecho, en cuanto al caso del primer sentido señalado, ha sido habitual, hasta tiempos
recientes, la utilización del término Poesía, siguiendo la tradición distintiva y perpetuada-
mente filosófica que alcanza desde Platón a Kant-Hegel o Heidegger8 y era sostenida muy
especificadamente en la Poética de Aristóteles respecto del sumo valor artístico de Épica y
Tragedia, y de ahí por otra parte la antedicha constatación de una carencia léxica al otro
lado. Por lo demás, Poesía, remite directamente a arte literario en su acepción de artístico
y, por ende, a sencillamente arte, de un lado, y de otro a creación, es decir creatividad 9, que
es concepción moderna, pues para los antiguos la idea era la griega de hacer o fabricar, que
es justamente la sustentada en la techne y la propia palabra Poesía. Con esto es conducido
el problema a una amplia esfera estética y antropológica que en este concreto momento
no nos compete.
Puede especializarse tanto una perspectiva interna como externa en el tratamiento
de Literatura, según se verá después sobre todo, pero es de subrayar la importancia de
hacer valer el sentido de que los criterios externo e interno no debieran presentarse como
excluyentes sino armonizables. De algún modo así podría desprenderse de la lectura de
críticos señalados como Harry Levin y Roger Caillois. A mi juicio, el siglo XX ha producido
tres indagaciones de especial envergadura y sentido general y técnico acerca de Literatura,
a saber, las de Benedetto Croce, Alfonso Reyes y Adrian Marino. Ellas tres representan
probablemente las tres ideas mayores de Literatura producidas en la época contemporánea.
Esto no ha sido debidamente reconocido, razón por la cual será exigible ahora entretener
algunas indicaciones. El pensamiento de Croce evoluciona a partir de su Estética como ciencia
de la expresión y lingüística general y se amplifica y madura, sobrepasando la dualidad poesía-no
poesía en su estudio específico más definitivo al propósito, La poesía. El napolitano, que se
planteó el problema en distintos lugares, alcanzó a sistematizarlo y, se esté más o menos de

8. Para los pensadores alemanes, ciertamente, la palabra es Dichtung, si bien, como puede comprobarse en
la célebre conferencia de Heidegger (1958) sobre el origen de la obra de arte, se utiliza también el término latino
Poesie. No es sino un modo eficaz y económico de diferenciar el valor más general de las realizaciones particulares,
procedimiento por lo demás habitual y característico de la lengua filosófica alemana mediante la duplicidad que
permite la existencia de un término germánico. Esto en nada interfiere lo principal de nuestro argumento.
9. Para el concepto de «creatividad», puede verse W. Tatarkiewicz (1976), Historia de seis ideas, Madrid, Tecnos,
1988.
28 PEDRO AULLÓN DE HARO

acuerdo con su argumento, lo cierto es que obtuvo una de las perspectivas más interesantes
y valiosas que existen sobre ello. Croce, como se recordará, toma la ‘expresión’, para partir
ahora de la célula «expresión literaria», que es puesta en relación con los cuatro modos que
entiende correspondientes a la expresión: «sentimental o inmediata», «poética», «prosaica» y
«práctica u oratoria». De ahí concluye que la «expresión literaria» no responde a esas formas
fundamentales sino que constituye «una de las partes de la civilización y de la educación,
semejante a la cortesía y a la urbanidad, y consiste en la actualizada armonía entre las expre-
siones no poéticas, o sea las pasionales, prosaicas y oratorias y excitantes, y las poéticas, de
modo que las primeras, en su curso, aun sin renegar de sí mismas, no ofendan la conciencia
poética y artística». Según Croce, son cuatro las clases de obras literarias: las de elaboración
literaria del sentimiento, las de motivo oratorio, las de entretenimiento y las didascálicas10.
La indagación sobre la «idea» de Literatura de Adrian Marino, que terminologiza y
categoriza «idea», es fuertemente taxonómica, acumulativa y sólidamente fundada de manera
inductiva sobre la realidad histórica y documental (a la cual anteriormente nos hemos
referido), da lugar a su principal obra, Hermeneutica ideii de literatura, en la cual conduce a
un «modelo final» resultado de su concienzuda documentación y análisis del problema. Se
trata de un modelo final constituido en siete estratos: «originario», «cultural», «cuantitativo»,
«específico», «heterónomo», «jerárquico», y, por último, «genético y autodestructivo»; cada
uno de ellos rigurosamente desglosado11.
Alfonso Reyes en El deslinde. Prolegómenos a la teoría literaria12 examina el problema desde
un horizonte de extensión y penetración inusitados. Nos detendremos en ello en virtud de
esa envergadura y por el simple hecho de haber sido casi por completo ignorado. Reyes,
que decididamente se enfrentó al objeto tanto en la Experiencia literaria como en la compi-
lación de ensayos Al yunque, se propuso en El deslinde una suerte de epistemología de la
Literatura, situándose para ello en el lugar más anterior. Para Reyes la Teoría literaria se
desenvuelve en un plano filosófico y fenomenográfico, y entiende la Literatura mediante
un discernimiento de caracteres generales, variables pero imprescindibles: forma (estética)
y materia (lenguaje), que se resuelven en estilo, y caracteres particulares: asuntos, géneros,
temas y elementos, siendo estos últimos la serie de detalles como retratos, monólogos,
episodios, etc., que entreteje y tematiza la obra. Si la generalidad del asunto se vierte y
puede corresponder a género, hace que a veces se confunda con éste, al igual que con el
tema, que no discierne género. Teatro, Narración y Lírica son géneros de géneros, funcio-
nes. El género, que expresa reiteración (como el tema cuando se valoriza), sería definible
mediante un conjunto de convenciones de diverso calado y carácter. Evidentemente, las
obras literarias se entienden aquí como concreciones del fenómeno literario. Reyes se sirve
de una epistemología de lo literario en tanto que previo a su realización como objeto de
lenguaje (cosa que hubiese evitado no pocos desvaríos a los formalistas) y, por otra parte,
de un concepto de ficción que aleja la mentira para acceder a un sentido de la verdad, pues
es la literatura en criterio artístico, diríamos nosotros, a lo que se refiere. Este es el lúcido
criterio de Reyes acerca del problema:

10. B. Croce (1936), La poesía, Buenos Aires, Losada (s.f.), pp. 13-58.
11. Marino, ed. cit., pp. 497-503.
12. Ed. de P. Aullón de Haro y Esther Zarzo, Madrid, Verbum, 2015. Véase nuestro Estudio Preliminar.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 29

Lo literario es un juicio de la mente anterior, en principio, a la literatura. Puede o no cris-


talizar en literatura. El mismo viento puede hinchar varias velas: ya empuja la barca de la
verdadera obra literaria, ya la de otras barcas, o bien se mantiene en un estado atmosférico
y abstracto. No sólo los literatos: toda mente humana opera literariamente sin saberlo.
Todos disfrutan de esta atmósfera. Cuando ella precipita en literatura, tenemos la literatura
en pureza, cualesquiera sean los acarreos extraños que esta precipitación recoja a su paso.
Cuando el viento empuja otras barcas, cuando lo literario se vierte sobre otras corrientes
del espíritu, tenemos la literatura ancilar. Pronto veremos que este proceso ancilar de la
literatura queda sumergido a su vez en un proceso más amplio: la función ancilar, la cual
puede ser literaria o no literaria. Tal es la sencilla imagen de la literatura en pureza (I.14).

Así la cuestión consistirá en distinguir «el líquido del depósito»; pero «en manera alguna
negar el derecho, y menos la existencia, de las distintas mezclas». Son argumentos mediante
los cuales implícitamente se asume, entre otras cosas, el gran problema, a esa fecha no ya
irresuelto sino aún no ampliamente planteado, de los géneros ensayísticos, otorgándoles,
probablemente por vez primera, un verdadero camino de interpretación por inserto en la
razón de la totalidad. Ahora bien, esto no es ahí desarrollado, siendo de notar que tiene
lugar un restablecimiento de la estructura hegeliana de los géneros puros, en Reyes como
funciones formales, «las cuales integran así un organismo estético perfecto»13, a la par que
el reconocimiento y derecho específico de su variabilidad, cosa insoportable o inenunciable
para Hegel en virtud de haber promulgado, por así decir, su decreto de disolución. Esto
quiere decir, asimismo, la superación del límite artístico de los géneros puros mantenido
como principio del sistema de la totalidad y además cuando éste alcanzó su expresión
suma de completud, intensidad y capacidad en la teoría de Eduard von Hartmann, quien
al tiempo que echa la base de un sistema de géneros literarios artísticos integrado como
parte respecto del conjunto de las artes, crea un abismo que separa u omite y anula, al fin,
toda otra forma posible de existencia fuera de ese marco14.
Reyes habla de la dolencia aristotélica, de que el Estagirita llama ‘poesía’ a toda obra
en verso, que deslinda el uso técnico del vulgar pero al encaminarse al estudio de la estruc-
tura de la tragedia vuelve a caer en la confusión, no considera tragedias en prosa ni que la
esencia va más allá de la forma lingüística. Ha de entenderse por Literatura tanto la oral
como la escrita: oral por esencia, escrita por accidente, para ser recordada. La Literatura es
una agencia especial del espíritu discernible de los demás ejercicios de la mente, cuajada en
obras de cierta índole; en tanto modos de abordar los objetos: drama, novela y poesía. La
Poesía sería la obra literaria con una «temperatura» de ánimo distinta a las obras discursivas,
ya en verso o prosa. Si la Literatura en pureza es una manera de expresar asuntos de cierta
índole, la ancilar es aquella que adopta un tipo de expresión o trata de asuntos que no son los
propios; y siendo que la intención (psicológica) y el asunto (experiencia pura de lo humano)
determinan la manera de expresión, y en consecuencia la literatura expresa al hombre en
cuanto humano. La no-literatura en cuanto revestido de conocimientos específicos (del
técnico, filósofo, científico, historiador, político, etc.) es la Literatura ancilar o aplicada.

13. Cf. A Reyes, «Las ‘funciones formales’ de la literatura en general», en Id., Apuntes para la Teoría literaria,
O.C., XV, p. 453.
14. E. v. Hartmann, Filosofía de lo Bello, ed. de Manuel Pérez Cornejo, Valencia, Universidad, 2001.
30 PEDRO AULLÓN DE HARO

Piensa Reyes que lo humano puro (puro en sentido teórico-descriptivo, no preceptivo)


es la experiencia común a todos los hombres, que no por enfatizar la dimensión racional
o técnica deja de ser experiencia humana, pues será no-sentimental, pero sigue siendo
propiamente humana, luego lo humano abarca tanto la experiencia pura como la específica.
Toda mente humana opera literariamente, siendo lo literario un ejercicio de la mente que
puede cristalizar o no en literatura. Como puede comprobarse, es posible determinar en
nuestro autor el encumbramiento de una interpretación humanística de la Literatura, cosa
aparentemente sencilla o factible pero rarísimamente alcanzada con precisión adecuada y
pertinencia teórica.
Para Reyes, el asunto mentado por la expresión verbal o poética corresponde a la
Semántica; el arte aplicable a toda ejecución verbal, sea literatura o no, es la Poética.
Respecto de la Teoría de la Literatura, discierne una postura activa y una postura pasiva.
La vida social de la Literatura viene a consistir en un diálogo colaborativo en el que tanto
creador como receptor participan activamente en la representación definitiva de un objeto
literario. Existe coeficiente de conversión entre ambos. La sensibilidad artística es el filtro.
Hay tantos tipos divergentes como lectores. La pluralidad de representaciones acontece
con la proposición poética por sí. La postura pasiva o receptora ante la literatura deter-
mina un orden particular (fase crítica de un producto literario, impresión, impresionismo
y exegética) y un orden general (fase contemplativa de la literatura como todo orgánico,
esto es la historia de la literatura, la preceptiva y la teoría literaria).
Respecto de las referidas fases particulares, siempre siguiendo la teoría de Reyes,
la impresión es contacto directo con la obra, efecto anterior a la formulación literaria
específica, que si se expresa fuera del arte, es opinión y si adopta formulación literaria, es
impresionismo. El impresionismo es respuesta crítica a la literatura que orienta la opinión
general y da material técnico a la crítica. La Exegética o ciencia de la literatura prepara
didáctica y filológicamente los elementos de juicio. Metodología: histórica, psicológica y
estilística. Resulta el juicio-monumento y sitúa la obra en el cuadro valorativo global. Por
su parte, las fases generales serían las referidas a la Historia de la Literatura (método de
literatura comparada, atención a las comunicaciones cronológicas, geográficas, étnicas,
genéricas, etc.), la Preceptiva (establecimiento del canon, denominación y nomenclatura de
los tipos) y la Teoría literaria (estudio filosófico y fenomenográfico que toma en cuenta la
lengua, su esencia emocional, intelectual, fonético-estética; su naturaleza rítmica en verso
y prosa…, en tanto descripción conceptual; aunque también atiende a su temporalidad, a
la suma de obras que aparecen).
En El deslinde, el estudio de la «función ancilar» comienza por descartar lo adjetivo a
fin de determinar lo esencial, entrando la atención en dos series al modo fenomenológico:
la noética y la noemática, la del curso del pensar y la del ente pensado, el movimiento del
espíritu y lo captado por ese movimiento, la ejecución expresiva y el asunto significado. Se
empieza por los objetos pensados en sus dos fases, indivisibles, poética (procedimientos de
ejecución verbal) y semántica (los asuntos, no privativos de la literatura). La función ancilar
presupone, y dejada a un lado la literatura y a otro la no-literatura, una gran casuística.
Es función ancilar el préstamo y empréstito, cualquier servicio noemático, ya poético, ya
semántico, entre distintas disciplinas del espíritu. El servicio puede ser directo (préstamo
de lo literario a lo no literario) o inverso (empréstito que lo literario toma de lo no literario).
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 31

Hay un descarte obvio: para que tenga lugar la función ancilar es necesario que la literatura
utilice el dato específico con intención de saber crítico. Y existe una función esporádica
y una función total, cuantitativa o cualitativa. La manifestación ancilar puede ser, pues,
además de empréstito poético y semántico, a) esporádica o b) total.
El empréstito de Reyes cabe decir que conduciría al ridículo el papanatismo y la
insuficiencia actual depositada en la llamada «intertextualidad». En la teoría de Reyes será
préstamo poético-total la literatura aplicada y así la antigua Retórica política; préstamo
poético-esporádico, la casual palpitación literaria que cruza el discurso filosófico; préstamo
semántico-total, el ensayo crítico especializado redactado en estilo literario, la no-literatura
aplicada a un asunto literario; préstamo semántico-esporádico, la cita literaria utilizada como
refuerzo demostrativo. El empréstito poético-total no es un caso de ancilaridad sino de
no-literatura. La expresión literaria agota en sí su objeto y no puede haber una obra literaria
hecha toda ella en expresión no literaria. El empréstito poético-esporádico consistiría en la
incrustación de una expresión no literaria dentro de la obra literaria; mientras el empréstito
semántico-total equivaldría a una novela científica; y el empréstito semántico-esporádico, al
aprovechamiento pasajero de datos específicos. El empréstito constituye, ciertamente, una
superabundancia poblada de motivos (pedagógicos, de mera acomodación, etc.) e intencio-
nalidades. Ahora bien, la intencionalidad no está en los casos sino en los temas y si a veces
la literatura parece prestarse a la investigación extraliteraria, otras es indiferente y reacia.
Piensa Reyes que la superabundancia del «servicio» da cuenta de que la obra literaria en sí
es un testimonio de todas las dimensiones de la conciencia profunda del hombre concreto
y un constante servicio extraliterario; testigo ante el tribunal de la historia y, por otra parte,
ocasión al desvío crítico. Y si bien es posible incurrir en crítica del valor de verdad o del
valor moral de una obra, ésta tiene en sí un tipo de verdad poética irreductible.
Discierne El deslinde una primera tríada teórica: historia, ciencia de lo real y literatura.
Los órdenes de la agencia literaria son poético y semántico. Ahora se toma en cuenta el
movimiento o intención del espíritu hacia sus objetos (empírico-reales o ideales) y se asume
la escisión moderna entre práctica y teoría, siendo esta última la base común de la postura
intelectiva y artística. De las «posturas teóricas», la teológica o investigación de la esencia
absoluta y la filosófica o investigación del ser, correspondiente al propio movimiento de
deslindar, quedan junto a la matemática, investigación mental inventiva como abstracción
de orden cuantitativo, dispuestas para la última parte de la obra: son descartadas ahora, para
centrar historia/historiografía, ciencia de lo real «dotada de cierta singularidad». Se entiende
por ciencia el conocimiento resultado de relaciones objetivas verificadas que permiten
conclusiones concordantes. Por su parte, la literatura es expresión de la propia creación.
El orden mental literario existe junto al histórico y el científico. El histórico, que se
aproxima a la ciencia, registra, descubre, narra y explica hechos. El científico, formula leyes
por comparación y abstracción de hechos. El literario, usa la invención artística en un sentido
muy concreto y ha de aplicársele el concepto de ficción en el sentido de fingimiento. Se
trata de tres intenciones mentales que captan tres modalidades de datos. La historia (y sus
límites) se ocupa de relaciones humanas. Respecto del asunto, ampliación: inserción de lo
no-humano en lo humano; limitación: prescindir de relaciones humanas primitivas (tema
antropológico). En cuanto al giro mental. Acepta servicios de la ciencia y de la literatura.
Las contaminaciones de la historia por la ciencia son relativas a la antropología. Para explicar
32 PEDRO AULLÓN DE HARO

sus propios hechos la historia necesita préstamos antropológicos. La Economía por su parte
ofrece una interpretación materialista de la historia. En cuanto a ciencias y técnicas auxiliares
es de considerar la distinción entre las ciencias con fin propio que la auxilian (antropología)
y técnicas secundarias sin fin propio (cronología); así como técnicas accesorias que sirven a
varias ciencias (epigrafía). Y existen contaminaciones espurias. La falacia apatética, sostenida
por la ciencia, según la cual la historia no es una agencia intelectiva sino una hacinación de
materia prima y producción de documentos indiferentes (Historia documental). Las conta-
minaciones de la historia por la literatura se refieren a la biografía (biografía: descripción de
existencias privadas-íntimas, que arrojan luz sobre la existencia de la época histórica). Es
difícil el discrimen entre lo histórico y lo extra-histórico en la narración de una vida. Es arte
y a la vez documento; histórico por el giro mental, literario por su asunto.
Las ficciones se disciernen como externas e internas, según el procedimiento literario
sea la ficción (que ayuda a la redacción histórica, aportando la viveza que posibilita su
recepción activa; siendo aun así ficciones separables); o según sean internas o consustan-
ciales a la forma mental que se expresa históricamente, una forma mental penetrada de
lo literario anterior a la literatura. La concepción misma de los entes históricos se hace
por fingimiento o metáfora. El origen de la historia y de la literatura es la mitología, y se
conservan, aun vacíos de creencia, tanto tipos mitológicos como literario-lingüísticos. Hasta
aquí el argumento de Reyes.
La generalización progresiva del término Literatura, y sus diferentes usos léxicos,
que aquí no vamos en detalle a describir15, tuvo su momento culminante, especialmente
de cara a las concepciones elaboradas por la Modernidad, en la cultura de la Ilustración.
La Ilustración neoclásica, es decir la primera Ilustración, la francesa, ha de ser claramente
discriminada de la Ilustración idealista, alemana, de una parte, por el entendimiento de la
naturaleza y finalidad del arte literario, de la Poesía; de otra, por haber representado antes
el momento de plenitud y universalista de la idea de Literatura, a partir del cual se irán
produciendo restricciones, aun no habiéndose olvidado nunca del todo su acepción más
amplia, conducente por lo común a la identificación cada vez más habitual del término
Literatura con el contenido de la Poesía, entendiendo este último fundamentalmente en
el sentido de «Literatura artística» o como el conjunto de la tríada tradicional de géneros.
La Poesía tendría por atributo la ficción, siempre dentro de la mímesis. La ficción ya había
sido tenida en cuenta distintivamente para la poesía, como es el caso de Francesco Patrizi
en Della Poetica. Ahora bien, en la Encyclopédie (1751-1780) de Diderot y D´Alembert se
mantiene la formulación más abarcadora y además llega a indicarse su «íntima unión con
las Ciencias propiamente dichas»16. Es éste el concepto más globalista de Literatura, el que
madura historiográficamente Juan Andrés como Literatura Universal17. Ahí, el marbete que
se utiliza de Buenas Letras, excelso y opuesto y complementario del de Ciencias (Naturales y

15. Puede verse una síntesis histórica de aspectos léxicos y definitorios de ‘literatura’ en Robert Escarpit
(1962), «La definición del término ‘Literatura’», en Id., Hacia una sociología del hecho literario, Madrid, Edicusa, 1974,
pp. 257-272.
16. ENCYCLOPÉDIE (1751-1780) ou Dictionnaire raisonné des Sciences, Arts, et des Métiers… mise en ordre et publiée
par M. Diderot et par M. D’Alembert, París, Briasson (ed. facs., Parma, Franco Ricci, 1970-1980).
17. Origen, progresos y estado actual de toda la literatura. Puede verse el Estudio Preliminar de nuestra edición de
la obra, Madrid, Verbum, 1997, vol. I.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 33

Eclesiásticas), equivale aproximadamente a aquello que en la actualidad suele entenderse por


‘ciencias humanas’ más la Literatura artística, esto es aquello que llamaban los neoclásicos
Bellas Letras con más amplio sentido. Para los enciclopedistas la Poesía se identificaba con
la ficción, desde luego siempre que ésta se atuviese a mímesis. Los románticos, en realidad,
procederán medularmente a exacerbar de manera selectiva el pensamiento de la Ilustración
idealista o alemana promoviendo un amplísimo entremezclamiento de géneros que asumía
la idea, o una idea, de filosofía pero que era subyugantemente conducido por el poder del
Arte o la Poesía. Responde a lo que se ha venido en llamar la época del Genio. La idea de
Literatura Universal, su aspiración, será relevada por la de Literatura Nacional mediante la
identificación de pueblo y lengua, y ello habrá de ser tenido en cuenta sobre todo en relación
a la historiografía literaria. A partir de ahí la restricción del concepto de Literatura tal como
comúnmente llega a nuestro tiempo o hasta hace poco según su acepción más común.
Si para los neoclásicos la Poesía era caracterizable por la mímesis y la ficción, y la
Literatura incorporaba a aquélla dentro de un marco mucho mayor en el cual el discurso de
naturaleza artística era en realidad tan sólo una reducida parte del conjunto, el problema sin
embargo vendría de inmediato suscitado con fuerza en la medida en que esas atribuciones
de ‘mímesis’ y ‘ficción’, mediante la identificación de Poesía con Literatura fueran adscri-
tas a ésta última. Pero si a este propósito se trata meramente de una estricta dificultad de
terminología a partir de la identificación de un concepto de parte respecto de un concepto
del todo, lo cierto es que la dificultad adquiere otro fondo si es que se quiere identificar
literatura artística o bien discurso literario con ficción en su sentido pleno y habitual. La
identificación aristotélica de Poesía y mímesis es en principio y en general asumible por
cuanto ese concepto de lo mimético admite una transposición poco discutible a la idea
de representación, y esto queda referido a la fábula, a las acciones humanas que decía el
Estagirita, pero a su vez podría ser extendido incluso a la amplitud de la realidad, como a
veces se ha hecho y no es el caso ahora entrar en el asunto. Ahora bien (y dejando a un lado
el viejo problema provocado por el propio Aristóteles acerca de la dificultad posterior de
hacer concordar la mímesis con la llamada poesía lírica), que la mímesis artística y literaria
pertenece a la ficción, aunque aristotélicamente habría que entenderlo relativo a un tipo de
ficción adecuado a ese mundo cultural que le era propio, es sin dificultad asumible, pero
que la Poesía, no la aristotélica sino toda la Poesía sea definible como ficción, no creo
que pueda aceptarse. La poesía lírica pertenece tanto a la representación de ficción como
eminentemente biográfica o autobiográfica de no ficción, y aunque este fenómeno pueda
tener lugar ocasional o selectivamente en los géneros dramáticos y narrativos, que sí son
reconocibles en ese modo distintivo de representación de la ficción, por el contrario es a
mi juicio evidente, por plantearlo de manera rápida y eficaz, que esa otra poesía sin fábula,
o básicamente sin ella, la lírica, se adscribiría en este sentido a lo indiferenciado. Natu-
ralmente, el género del Ensayo e incluso la amplia gama ensayística no son identificables
como Poesía, mas en ningún caso podrán tomarse como Literatura si ésta se pretendiera
definible mediante la ficción. Tómese el ejemplo radical de los textos presocráticos y se
comprobará la dimensión de lo que decimos: serán poesía o filosofía o ambas cosas y
otras más, pero no son conceptuables como textos de ficción, pues en todo caso, en ellos,
la representación creadora de realidad posee un régimen de intenciones y significación en
el cual esa representación creadora de mundo asociable ahí ocasionalmente al modo de la
34 PEDRO AULLÓN DE HARO

ficción resulta ser por completo subsidiaria18. El problema podría reabrirse de otro modo
por medio de una categorización de «mundos posibles», que a mi entender no habría de
limitarse a «mundos de ficción», según sería el caso que permiten entrever los ‘géneros
ensayísticos’, así la utopía, o la poesía lírica de otra parte, e incluso sería conectable con un
concepto de «azar» literario19. Aquí los aspectos a considerar serían muchos y ya escapan
a este asedio de la idea de Literatura.
La gran dificultad o el gran error de una consideración restringida de Literatura en
tanto que Poesía, en el sentido de Literatura artística más estrictamente que de ficción, es
algo que durante la era de la Modernidad ha ido incrementándose y, pese a todo, continúa
en gran medida sin ser afrontado de forma debida. Me permitiré decir que he dedicado a
ello no poco esfuerzo durante años. Ello corresponde a la muy gruesa cuestión que suscita
la creación y estabilización moderna del género del Ensayo, puramente dicho, aparte de la
tendencia muy expansiva de los géneros ensayísticos en general. De hecho cupiera afirmar
que «sustancialmente» es ésta la cuestión fundamental de la configuración del ámbito de
la Literatura en la época de la Modernidad, es decir posterior al Neoclasicismo. Pero éste
es ya plenamente también un asunto de géneros literarios. Lo que ahora sí es de todo
punto necesario solventar es el problema de la necesidad, o no, de recuperar un concepto
extensivo de Literatura.
A mi juicio es imprescindible adoptar y reformular con criterios actuales el antiguo
concepto ilustrado neoclásico, pues concibo que viene a ser el modo más pertinente por
históricamente naturalizado y menos artificioso de dar respuesta a una situación cuya
configuración contemporánea de la idea de Literatura resulta, a día de hoy, cuando menos
teóricamente insostenible. Procede asumir una idea del todo y categorizar en consecuencia
mediante el término de Literatura no una cualidad parcial o unilateral sino aquella que
sitúa la posible cualificación del completo conjunto de productos textuales, en nuestra
consideración la de ‘altamente elaborados’. Y esta no unilateralidad viene exigida por la
propia naturaleza del lenguaje, su doble potencialidad, digámoslo así, verbal-estilística y
verbal-semántica, en ningún modo desglosable. Es decir, productos textuales altamente elaborados,
teniendo éstos por límite de inclusión las materias científicas físico-naturales y, en general,
todos aquellos discursos que, más allá de la lengua natural, se sirven significativamente de
códigos artificiales o ajenos al libre curso de la lengua natural. Así, la Literatura resultaría
de un todo constituido por la suma de un segmento de géneros artísticos y de un otro
segmento de géneros ensayísticos, doble serie capaz de hacer discernir el todo, una figura
naturalmente orgánica y existente, plural y, lo que es decisivo, entrañadamente incluyente

18. No es mi propósito entrar aquí en discusión, pero a mi juicio, el problema de la ficción podría trasladarse
más allá del aristotelismo del discurso mimético, por así decir, y plantearse mediante una fenomenología distinta,
determinando el lugar capaz de especificar esa realización de la actividad de la ficción en el punto inicial de su
general dimensión humana, que es la que plantea la antropología kantiana al distinguir dos clases de ficciones,
involuntarias y voluntarias, esto es oníricas e intencionales. A partir de ahí es posible ejercer una descripción
interpretativa de gran horizonte y comprehensiva y, a mi modo de ver, justamente atenta ya a la amplitud estética
del problema.
19. Dice E. Köhler (Der literarische Zufall, das Mögliche und die Notwendigkeit, Munich, Fink, 1987), que la literatura,
en tanto formada por textos de ficción, se encuentra implicada decisivamente en una dialéctica de «lo posible y
lo necesario».
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 35

que discurre en un continuum regido por la dialéctica de la continuidad y la discontinuidad20.


Si Literatura refiere productos de lenguaje verbal altamente elaborado y consiste en una
elaboración ejercida en ese mismo medio verbal que es su condición de fundamento y a
partir de la cual se crea arte y pensamiento, procede observar, primero, sobre las dificulta-
des previsibles y, segundo, sobre las delimitaciones dispersas y no dispersas ejercidas por
la ciencia real, existente. Esto es, las diferentes posibilidades sustanciales y tipológicas,
conceptuales, empíricas o históricas que la densidad del objeto hace patente. Si las especi-
ficaciones o planos y criterios de especificidad presuponen heterogeneidad, lo cierto por lo
demás es que la idea del todo no significa, evidentemente, unidad homogénea en tanto que
opuesto de pluralidad sino, por el contrario, la asunción de ésta a partir de un determinado
criterio capaz de iluminar con plenitud la realidad como conjunto histórico de valor y vivo.
El problema puede estar además, o ha estado demasiadas veces, en la identificación de un
pre-concepto e incluso un mero término o términos de clase o tipo con una realidad que
por principio le es inconmensurable, o en el olvido de la inaugural enunciación aristotélica
del problema, o en que la propia abstracción, por autónoma que se nos aparezca, nunca
deja de ser fenómeno histórico situado en un lugar y en una cultura. El problema, desde
luego, tiene una historia, pero tiene ante todo una serie de determinaciones raramente
ordenadas. Por ello conviene precisar la serie correlativa de elementos cuya evidencia,
estando a la base, sin embargo ha acabado quizás o pudiera acabar en deslocalización a los
efectos aquí prioritarios.
Las categorizaciones de ‘expresión’ y ‘lenguaje’ se hallan en el principio del objeto y
corresponden asimismo a conceptos inmediatos de carácter ontológico que sin embargo
en la distinción, también general pero en otra escala, ‘discurso’ / ‘texto’ y el consecuente
‘obra’, y aun el posterior ‘canon’, deslizan concreciones empíricas muy eficientes, siendo que
además todas ellas sólo requieren de una coincidente y precisa adjetivación de cualidad, ‘lite-
raria/o’. La categorialidad de ‘expresión’, que en su identificación idealista contemporánea
remite al origen de las lenguas y la poesía como una y la misma cosa (Giambattista Vico), a
su vez categoría estética (Benedetto Croce), es literariamente indispensable para un concepto
bien fundado de ‘lenguaje’, en torno al cual los que fueron excesos estructural-formalistas
pueden ser sobrepasados mediante la naturalidad de una tradición humanística que conduce
asimismo a los conceptos, entre sí y en conjunto complementarios y no alternativos, de
‘discurso’ y ‘texto’. La ‘expresión’ (exprimir > exprimere), que por ser referible a los diversos
lenguajes artísticos ha de ser integrada en la serie de categorías estéticas particulares (es

20. Un desarrollo de este argumento quedó expuesto en mi Teoría del Ensayo, Madrid, Verbum, 1992. En
apoyo de esta teoría de géneros formulada con criterios propios y actuales, puede considerarse la pervivencia
de un concepto general o no restrictivo de Literatura en la tradición humanística, de cuyas varias posibilidades
y matizaciones podemos seleccionar dos ejemplos eminentes mediante Manuel Milá y Fontanals (véase Estética
y Teoría literaria, ed. de P. Aullón de Haro, Madrid, Verbum, 2002), que mantiene el término para la disciplina de
estudio y para el objeto de la misma, y Wihelm Dilthey («todas aquellas manifestaciones de la vida de un pueblo
que, poseyendo valor permanente y estando por encima de las necesidades de la vida práctica, se han decantado
en el lenguaje», W. Dilthey, El mundo histórico, trad. de E. Imaz, México, FCE, 1978, p. 374). Añádase la acepción,
más difusa al tiempo que convencional, sobre todo universitaria anglosajona, y por ende expandida, a veces un
tanto argótica, con el significado, extensible a cualquier disciplina, de «estudios acerca de…..», sobre todo común
en ciencias sociales.
36 PEDRO AULLÓN DE HARO

decir, categorías estéticas ni centrales o valores ni histórico-estilísticas), he explicado en


otro lugar que se encuentra discreta y doctrinalmente establecida por Baltasar Gracián en el
Arte de Ingenio y Tratado de la Agudeza (1642)21, también tramitada por la poética italiana, y se
incorpora a la fundación disciplinar de la Estética en España por Manuel Milá y Fontanals
(Principios de Estética, 1857) y, mediando Vico, fue conducida a categoría estética primera
en la Estética como ciencia de la expresión y lingüística general por Croce a comienzos del siglo XX,
así como a concepto definitorio de estética aplicada a propósito de la cultura de un conti-
nente por José Lezama Lima en La Expresión Americana22, siguiendo las directrices de Pedro
Henríquez Ureña en sus escritos compilados en 1928 con el título de Seis ensayos en busca de
nuestra expresión 23, que también competen a Alfonso Reyes. Ello es razón de una tradición
hispánica e hispano-italiana cuyo sentido estético atañe, por ello mismo, a la Literatura, a
los discursos altamente elaborados.
‘Discurso’ ha sido categorización muy difundida entre la diversidad de estudios
lingüísticos de la segunda mitad del siglo XX, pero a mi juicio sólo posee, al margen de su
acepción como género literario ensayístico, dos desarrollos notables, muy distantes pero
complementarios, el dieciochista de Baumgarten (Reflexiones filosóficas acerca de la poesía) y el
reciente de Foucault (Arqueología del saber). ‘Discurso’ propone un sentido de movimiento
longitudinal, por así decir, y de temporalidad enunciativa del discurrere, frente al concepto
de ‘texto’, que presupone delimitación, apertura y cierre, forma estática o acabada. La
categorización superior de ‘obra’ añade a los anteriores el aspecto de la fuerza real cons-
tructiva desempeñada por el ser humano, así como el sentido arquitectónico finalista y
final, orgánico de lo construido o a construir. Por su parte, ‘canon’ se apoya en obra como
unidad a fin de establecer una serie cerrada de éstas con valor paradigmático, representativo
o de autoridad, selección de finalidad representativa en un plano de valoración cultural,
artística, de pensamiento, nacional o internacional o el que fuere y que actualmente debiera
ser conducido al nuevo estado de cosas suscitado por la globalización y no a la corrección
política del postcolonialismo u otras modas o ideologizaciones24.
La especificación de ‘clases’ tiene para Literatura un valor caracterizador previo
al de ‘género’, razón por la cual todo estudio de género por principio ha de subsumir,
explícitamente o no, criterios de clase. La ‘clase’, nótese, entrecruza al ‘género’, y con
predominancia remite a lo históricamente dado y sancionado, dejando menor espacio a
la interpretación teórica y especulativa, pero cupiera decir que su capacidad de distinción

21. Arte de ingenio. Tratado de la Agudeza, ed. de Emilio Blanco, Madrid, 1998. Se recordará que la segunda
versión (Agudeza y Arte de Ingenio, 1648), revisada y sobre todo aumentada con citas, en general innecesarias, tuvo
moderna edición de Evaristo Correa Calderón en Madrid, 1969 (2 vols.).
22. 1ª edición en La Habana, 1957. ‘Expresión’, que existe en Milá y Fontanals (Principios de Estética o de Teoría
de lo bello, ed. P. Aullón de Haro, Madrid, Verbum, 2013), configura una verdadera tradición hispánica que intentará
heredar la Estilística. Es de notar, por otra parte, cómo a través de Croce penetró en la estética norteamericana
(Collingwood) e hispano-norteamericana de George Santayana (La razón en el arte y otros escritos de Estética, ed. de
R. Miguel Alfonso, Madrid, Verbum, 2008).
23. Buenos Aires, Editorial Babel, 1928.
24. Así lo he intentado desarrollar recientemente (puede leerse en este volumen: «Globalización y canon
literario»). Véanse, por otra parte, C. García Gual, «Apuntes y reflexiones sobre el canon», en Id., Sobre el descrédito
de la literatura y otros ensayos humanistas, Barcelona, Península, 1999, pp. 201-216; J. M.ª Pozuelo y R. M.ª Aradra,
Teoría del canon y literatura española, Madrid, Cátedra, 2000.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 37

alcanza a la supratríada de artístico/ensayístico/científico y por ende a la dualidad de


géneros literarios en su base disposicional de ‘artísticos’ y ‘ensayísticos’ y, en un siguiente
paso, ‘poesía / ficción’, o bien: ‘pensamiento / poesía / ficción’. Las clases fundamentales
de Literatura son sin duda aquellas que responden a las dualidades ‘oral / escrita’, ‘culta /
popular’, ‘sacra / profana’. Me limitaré a observar que la dualidad ‘culta / popular’ posee
una apreciable gama de concreciones por oposición a ‘alta literatura’ (hohe Literatur, grande
littérature, high literature, que además subsume, evidentemente, ‘obra maestra’, Meisterwerk,
chef-d’oeuvre, masterpiece), cuyas concreciones contemporáneas han construido una teoría
del segundo término, ‘popular’, que ahora permuta, sobre todo, en ‘subliteratura’ (y en
especializaciones ya de género concreto como ‘literatura rosa’-‘novela rosa’) pero también
en otras posibilidades. La determinación secular de una Literatura popular, a veces, y
sobre todo en tiempos más o menos recientes, parcialmente delimitada, entre otras
designaciones posibles, como ‘marginal’ (‘menor’, en español, es término críticamente
más antiguo) por oposición a ‘alta’ o ‘culta’, o incluso a ‘Literatura burguesa’) durante la
segunda mitad del siglo XX se ha establecido bajo la calificación de ‘Literatura de masas’ y
ha sido denominada, con mayor frecuencia, ‘subliteratura’25, pero también ‘infraliteratura’
y ‘paraliteratura’26. Es de observar cómo éstos son conceptos que pertenecen propiamente
a su vez a ideaciones y categorizaciones de «valor» y, por consiguiente, a cuestiones de
apreciable referencialidad estética.
Qué duda cabe de que la especificación de ‘género literario’ es la más relevante de
todo punto, tanto técnica como históricamente. No procede ahora, a mi juicio, reiterarse
en ello si no es para recordar sólo dos cosas: la conversión por parte de Friedrich Schiller
en metafísica o de ‘tendencias del espíritu’ la formulación formal de teoría de los géneros
originada en Aristóteles, interpretación reinvertida comprehensivamente por Hegel, para
anunciar además su final; la negación de la categoría por Croce, frente a su afirmación por
el común de los autores críticos y teóricos, y permítase complementar la doctrina tomando
como añadido la observación de Banfi acerca de que aun si no tuviese existencia como
tal el género, sin embargo existe como realidad del pensamiento impregnando la crítica
y hasta la actitud de todo aquel que ha de emprender la composición de cualquier obra.
Otro muy diferente asunto es el hecho de que la crítica literaria estructural-formalista del
siglo XX haya subrayado insistentemente ciertas posibilidades de indagación lingüística
de los ‘géneros líricos’, narratológica de la ‘novela’ y semiótica del ‘teatro’. Sobre todo

25. Véase especialmente el artículo de Marino (1997), «Subliteratura», ed. de J. García Gabaldón en Analecta
Malacitana, XXIV, 1 (2001), pp. 199-217. Yuri Lotman (1970, Estructura del Texto Artístico, Madrid, Itsmo, 1978,
pp. 348 ss.) ha especificado varias dicotomías, así obras de estructuras prefijadas frente a obras de estructura
desconocida por los receptores, o por otra parte Literatura artística y Literatura masiva.
26. Para este concepto, de preferencia francesa, véase M. Angenot, Le Roman populaire. Reherches en parali-
ttérature, Montreal, Université du Québec, 1975; D. Couégnas, Introduction à la paralittérature, París, Seuil, 1992;
A.-M. Boyer, La Paralittérature, París, PUF, 1992 y «Questions de paralittérature. La paralittérature face à la
tradition rhétorique», en Poétique, 98, (1994), pp. 131-151. Couégnas establece un «modelo paraliterario» que toma
en cuenta desde los aspectos materiales de edición, la reiteración de procedimientos, la tendencia a producir
ilusión referencial y la multiplicación de clichés, la negación del dialogismo y el predominio narrativo, hasta
la configuración sumaria de los personajes, reducidos a «papeles» alegóricos con fácil identificación del efecto
patético (pp. 181 ss.).
38 PEDRO AULLÓN DE HARO

la modelización formal de la narrativa, hasta la exacerbación diríase; en mucha menor


medida lo relativo a los ‘géneros dramáticos’, y de hecho nada lo concerniente al ‘ensayo’,
aunque sí más a algún ‘género ensayístico’, particularmente la ‘autobiografía’, cuyo relativa-
mente profuso fomento durante la segunda mitad del pasado siglo parecería inconsciente
compensación ante el barrido del sujeto y el tiempo operado a lo largo de esos mismos
años por el estructural-formalismo. Como no podía ser de otro modo, la gran carencia de
esa crítica se detecta en la semántica y la temática y, por supuesto, en la absoluta falta de
criterio tanto para afrontar la evidencia de los géneros ensayísticos como para proponer la
relación formal/temática de los géneros literarios artísticos, cuando ciertamente, o al menos
a mi juicio, es ahí, en la conjunción de esa doble posibilidad donde está la clave inequívoca
y por ello asimismo técnica de la cuestión.
Procede reconocer y explicar cómo en la expansión del estudio en torno a las ideas de
Literatura en tanto que ‘hecho’ y ‘acontecimiento’, de inequívoco fundamento histórico,
tuvo lugar durante la misma época una significativa y novedosa aportación contextualista
a nuestro objeto. Y ello, afortunadamente, influido o gracias a la teoría e ‘historia de las
instituciones’ políticas (campo disciplinar emparentado con la ‘historia de las ideas’ e indi-
rectamente ‘de las ideas estéticas’), localización ésta que ha dotado de cierta ecuanimidad
y hecho posible a esos análisis no ingresar en lo excesos del lamentable sociologismo que
ahoga la cultura de nuestro tiempo.
Dejando al margen la vieja idea de ‘República literaria’ (que Saavedra Fajardo censuró
dieciochescamente refiriéndola al conjunto de las «ciencias»), la idea de Literatura en
tanto que artística o predominantemente artística (cosa que por otra parte también podría
hacerse extensible en tanto que proyecto incluso educativo), entendida como ‘institución’
cultural extensa y complejamente entretejida en la sociedad, ya sea jurídica, lingüística,
académica, intelectual, estética o comercialmente, ha sido concebida y expuesta de manera
efectiva, incluso en ocasiones de modo implícito pero con amplitud de consideraciones27.
De los escasos estudios monográficos dedicados centralmente a este concepto de la Lite-
ratura como institución, será necesario discriminar aquellos regidos mediante un criterio
que podemos llamar pragmáticamente externo de aquellos otros regidos por un criterio
interno. En el caso del estudio de Jacques Dubois es evidente la aspiración a un proyecto
de criterio externo pero de determinación teórica general aun inevitablemente un tanto
sesgado por la sociología, pero no por el sociologismo ni las ideologizaciones. Explica
este crítico cómo los estudios literarios sociológicos suelen poner en relación al escritor
con la ideología como si éste no tuviese un estatuto social particular. La relación de la
institución literaria con otras, así la escuela o la familia, podrá ser de subordinación o de

27. Véanse, por ejemplo, Harry Levin (El realismo francés, Barcelona, Laia, 1963, pp. 26-35) y un libro casi
íntegro de Roger Caillois (1946-1948), Babel. Précede de Vocabulaire esthétique, París, Gallimard, 1996. Para Levin,
que entendió el realismo como una tentativa de emancipar la literatura de las convenciones, éstas consistían en la
diferencia necesaria entre el arte y la vida, siendo la literatura una refracción de la vida y una particular función
del conjunto del organismo social interpretable permanentemente como institución, al igual que la Iglesia o la
ley, con una disciplina de autoperpetuación que asimismo atiende a las tendencias importantes de cada momento,
mientras que su accesibilidad a la vida en general ha de traducirla a términos y formas propios. Roger Caillois
entendía la literatura como cuatro grandes dominios: el público como conflicto de autoridad, el privado como
estampa del hombre, el lenguaje como uso de la palabra y las Letras como el oficio de escribir.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 39

complementariedad, y es pertinente preguntarse de qué forma cabría efectuar interpre-


taciones del tipo de las concernientes a la relación de las producciones literarias con la
ideología existiendo una modificación ejercida por el aparato de la institución. Desde el
punto de vista sociológico se acepta por institución un conjunto de normas aplicable a un
dominio particular de actividades, definiendo una legitimidad que se expresa mediante un
documento o un código. La autonomización de la esfera literaria no tendría otro efecto que
el de realizar estas condiciones. El análisis de la institución conduciría a descubrir que no
existe la Literatura sino una serie de prácticas especiales y singulares que operan a la vez
sobre el lenguaje y sobre lo imaginario y, por tanto, la unidad no se realiza sino en ciertos
niveles de funcionamiento y de inserción en la estructura social28. Dubois entiende que
es necesario especificar los niveles de intervención estructurante de las instituciones (es
decir: 1. modos de organización de los individuos e integración de los mismos y atención
a sus necesidades; 2. eficacia en tanto que aseguramiento de la socialización de los indi-
viduos por imposición de sistemas de normas y valores, presuponiéndose aquí la acción
educativa; 3. aparato ideológico y de poder), y reconoce que describir en su totalidad la
institución literaria moderna supondría amplias indagaciones basadas en materiales de
información muy diversificados. Por ello se limita a estudiar las grandes líneas de un modo
de organización suficientemente estable, como los es el de la época burguesa. Distinguirá
para ello: esferas de producción, funciones de la literatura, instancias de producción y de
legitimación, el estatuto del escritor, la lectura y las condiciones de legibilidad, las literaturas
minoritarias y, por último, el estatuto del texto.
Por supuesto, el tratamiento sociológico de la Literatura como ‘institución’ contribuye
a la explicación de múltiples aspectos contextuales, así como fomenta una perspectiva rele-
vante acerca de la entidad Literatura, su ‘continuidad’ y ‘discontinuidad’, si bien deja intacta,
al fondo, la esencial pregunta ontológica, el concepto de ‘posibilidad’ y su esfera de misterio.
Lo adecuado es no transponer indiscriminadamente los resultados de la investigación de
un plano a otro ni unilateralizar el criterio de uno de éstos sobre otros. En cualquier caso,
algunos autores han adoptado, como dije, un criterio institucional interno, en el cual son
predominantemente las instancias de configuración propias, literarias, aquellas sometidas a
reflexión. Así sucede, de modo muy relevante para nuestros intereses, con la Poética, y con
los géneros, y otras categorizaciones posibles que alcanzarían hasta el ámbito puramente

28 J. Dubois (L’institution de la littérature, Bruselas, Labor, 1978) observa cómo Sartre (Qu´est-ce que la littérature?
Situations II.), Barthes (Degré zéro de l´écriture) y Bourdieu (en sus trabajos sobre el «camApo cultural», pues el libro
de Dubois es bastante anterior a la monografía de aquél sobre La reglas del arte y el «campo literario»), autores que
selecciona como históricamente ejemplares para el caso, pasan por el concepto de institución como sin querer
determinarlo. Todos ellos se refieren a la época del dominio político burgués, entre los siglos XIX y XX, pero el
primero, Sartre, forja una imagen idealizada en la cual la Literatura deja de pertenecer a la ideología religiosa al
tiempo que rehúsa depender de la ideología burguesa para obtener su propia autonomía. Barthes prolongaría el
análisis sartriano conducido a un cierto uso del lenguaje y la ritualización de los signos en el texto literario. Bour-
dieu mantendría cómo mientras que anteriormente la actividad letrada dependía de la Iglesia y de la aristocracia,
con la burguesía tuvo lugar la división del trabajo, el desarrollo de la enseñanza y un nuevo público anónimo.
Para Bourdieu, las múltiples escrituras del XIX tienen como consecuencia un código de reglas estéticas a su vez
definido por un aparato de instancias y reproducido al tiempo que transformado por la marcha de las escuelas
literarias y sus luchas.
40 PEDRO AULLÓN DE HARO

estético29. Ahora bien, será de buen juicio, según ya adelanté, hacer valer el sentido de que
los criterios externo e interno no debieran seleccionarse en tanto que alternativos, y mucho
menos excluyentes, sino como complementarios.

29. En este sentido, pueden especificarse también perspectivas muy dispares mediante P. Kuentz, «Le texte
litteraire et ses institutions» (en C. Duchet, Sociocritique, París, Nathan, 1979, pp. 205-214) y L. Anceschi (1981),
Cinque lezioni sulle istituzioni letterarie. Breve proposta di dialogo fenomenológico, Nápoles, Istituto Italiano per gli Studi
Filosofici, 1989).
GLOBALIZACIÓN Y CANON LITERARIO

L
OS CONCEPTOS en principio heteróclitos de globalización y canon literario presentan en
varios aspectos posibles elementos relevantes de convergencia, aun en algún caso por
antítesis, que requieren sin duda examen e interpretación. Es necesario advertir, a mi
juicio, que la globalización únicamente es posible a día de hoy mediante el cumplimiento de
la relación Occidente /Asia, es decir la conexión de los dos extremos que a su vez definen
las dos grandes culturas matrices históricamente universales. Se trata de contrarios a fin de
cuentas como complementarios. A este propósito la mayor operación de la universalidad
cultural significa la mayor elevación. De ahí, en consecuencia, un sentido de sublimidad, el
aspecto, o posible aspecto, sublime de la globalización. Esta de sublimidad cabe decir que es
valoración coincidente para canon literario en último término.
Actualmente ya es posible afirmar que el término de acuñación reciente globalización,
en nuestro tiempo difundido de manera extensa sobre todo para designaciones genera-
les relativas a intensos y constantes intercambios o conexiones internacionales en sumo
grado y alcanzando a la totalidad o la mayor parte del planeta, ha triunfado tanto en el uso
común como especializado. La alternativa proporcionada por el neologismo de origen
francés mundialización puede decirse que ha fracasado como consecuencia del gran empuje
de la utilización de aquel otro en idioma inglés y su aceptación en español, las dos lenguas
internacionales dominantes. Globalización es una variante que abandona la perspectiva léxica
de mundial en favor de una concepción, por así decir, de significación superpuesta y que
con naturalidad e inmediatez se ha generalizado en el común de las lenguas. Desde luego,
tanto un término como otro presuponen el significado de internacionalización, y es preciso
reconocer, sobre lo cual existe acuerdo casi generalizado, que la razón de ser que refiere
es económica y de mercado, y su fenomenografía, por así decir, se basa en la expansión de
tres elementos asociables: las nuevas tecnologías, la comunicación y los transportes. Dife-
rente asunto será, sin duda, la factible utilización de literatura global frente a los heredados
literatura universal, muy asentado desde la idea de Weltliteratur de Goethe, y el acaso más
coloquialista literatura mundial.
He recordado en otras ocasiones que globalización en realidad estuvo precedido por la
designación aldea global difundida con amplitud más de una década antes por los exitosos
libros de Marshall McLuhan, pues todo parece indicar que globalización no surge hasta prin-
cipios de la penúltima década del siglo XX, hasta los primeros años ochenta. Dicho esto,
nótese que globalización no presenta significación ni subsentidos refractarios sino más bien
convergentes con las directrices esenciales del pensamiento humanístico, pues presupone
cuando menos un cierto sentido universalista o de universalidad y de conceptualización
42 PEDRO AULLÓN DE HARO

de signo positivo acerca del conjunto de los hombres y las naciones e incluso la humani-
dad, hasta pudiéndose conjeturar en él una idea de humanidad, pensamiento o arte y, en
consecuencia, de alta realización cultural. Sin embargo el problema se hace patente en la
medida en que el contenido cultural posible de la globalización conocida, si bien ofrece
primeramente aspecto de valor general y no excluyente tan grato al humanismo, muestra a
su vez tan claras directrices de restringido fundamento económico y repercusión mercantil
y financiera que el elemento cultural diríase por completo subsidiario, en el mejor de los
casos, o relegado a función de plausible acompañamiento por emergencia natural resultante
del proceso de las actividades y transacciones del mercado.
Respecto del término latino canon, transcripción directa del griego kanon a su vez
enraizado en las lenguas semíticas y otras antiguas, es de subrayar que poseyó valor teórico
categorial como especificación bíblica, particularmente problemática en lo que al Nuevo
Testamento se refiere, desde las discusiones primigenias, y ha acompañado permanente-
mente a la historia crítica de los textos sagrados y por tanto de la Iglesia o de los doctores
de ésta u otros que han dirimido acerca de ese corpus textual. Asimismo en lo que se refiere
al Talmud. Es igualmente bien sabido que en el siglo XVIII Ruhnken difunde el concepto en
el sentido dominante que alcanza a su preferente uso actual. Ernst Robert Curtius se ocupó
relevantemente de estas cuestiones1. Por supuesto, en conexión con todo ello se encuentra
la determinación de canónico relativa a la jurisprudencia eclesiástica y, al margen, la deno-
minación del canon musical desarrollado desde la Baja Edad Media como forma polifónica
encumbrada por Bach. Por lo demás, en Asia cabe decir que se han planteado problemas
semejantes a los bíblicos a propósito de las Analectas de Confucio y, en cualquier caso, jing
remite en chino al clásico en tanto que la obra confuciana, y por extensión el Tao de Lao-tsé
o algún otro texto fundamental, pero sin que existiera en China un término equivalente al
de canon. Sea como fuere, los fuertes sistemas de comunicación e internacionalización del
siglo XX, los efectos de la globalización y, en este caso, del influjo norteamericano, han dado
lugar a que se efectuase desde la lengua inglesa una traducción del término canon al japonés,
y al coreano (yong-yon), pudiéndose observar que en esta última lengua existen formaciones
léxicas que refieren el sentido estándar, ejemplar o de autoridad (yon-go, yon-mo, yon-bom).
El significado de kanon, esto es ‘vara’ o ‘regla’ de medir y, a su vez, como figuración
posterior, ‘norma’ o ‘ley’, y por tanto próximo al griego nómos (que refería una composición
musical, de la que no se conserva testimonio) así como incluso ‘lista’, en su milenario sentido
crítico escriturístico determinaba, por supuesto, la asignación de un criterio fundado en el
intento de descubrir la verdadera adscripción de los textos en tanto que de autoría o inspi-
ración divina, lo cual presuponía, evidentemente, una razón causal y de transcendencia. De
ahí la exigencia de comenzar por entender que la translación o reutilización crítico-literaria
contemporánea del término, convertida en moda un tanto lamentable, como casi todas ellas,
por la cultura norteamericana2, constituye una simplificación teórica que entre otras cosas

1. Cf. E.R. Curtius (1948), Literatura Europea y Edad Media Latina, vers. esp. de M. Frenk Alatorre y A. Alatorre,
México, FCE, 1955, vol. II, 361 ss.
2. Puede verse una exposición del debate norteamericano suscitado en torno a este asunto en Enric Sullá,
«Canon literario y Humanismo», en P. Aullón de Haro (ed.), Teoría del Humanismo, Madrid, Verbum, 2009, vol. I;
además, E. Sullá (ed.), El canon literario, Madrid, Arco/Libros, 1998.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 43

anula aquella razón causal, el descubrimiento de un a priori absoluto y transcendental en


favor de una conceptualización finalmente del re-ligare. Es decir, a diferencia del concepto
antiguo, que funda una verdadera categoría imbuida de profundidad mediante la conexión
con la fuente del ser eterno, el concepto modernamente reutilizado en su aplicación a la
literatura no remite tanto al canon escriturístico como al sentido repertorial, por así decir
de las «listas» tan afectas a la antigua cultura especializada de Atenas-Alejandría al igual que
a la China. De ahí la posterior formación del canon como tabla de referencia y de valores
a la hora de construir las literaturas nacionales, es decir los proyectos historiográficos
acometidos en Europa por la cultura romántica con el fin de dar razón de una determinada
lengua, cultura, pueblo o nación, por partes o todo en conjunto a la vez, en lo cual existe
un sentido fundacional y constitucional. Es la idea, en resumidas cuentas, de que la poesía,
o las obras identificadas como pertenecientes a una literatura, fundan la nación. Cosa que
se diría proyección, o reduplicación, de Homero. Y así la épica, las leyendas y mitos, el gran
paradigma homérico y subsiguientemente virgiliano, y sus evoluciones, en tanto que crean
un pueblo. En este sentido, las historias de las literaturas, su canon, pueden entenderse en
amplio concepto como una cuestión política de primer orden, o bien de identidad o de
política cultural o de política de Estado.
Interpreto que hay dos grandes criterios de distinción a la base del concepto de canon
extensamente concebido, el de totalidad y el de selección. La instrumentación del canon por
las literaturas nacionales presupone en cualquier caso una instrumentación tanto crítico-her-
menéutica e histórico-literaria como ideológico-política. El criterio de totalidad se justifica
en la determinación y conservación, estudio y registro repertoriado, difusión y valoración
del patrimonio textual de calidad y alta significación, a menudo preponderantemente artís-
tica, pues ha sido el predominio artístico una herencia de principio restrictivo preferencial
que sólo llegada la época contemporánea se comenzó a revelar insuficiente. Este valor de
patrimonio responde tanto a lo que debe ser conservado o restaurado o protegido como
a lo que está o debe permanecer en disposición adecuada, editorialmente correcta y críti-
camente responsable para el uso de lectura. Por su parte, el criterio de selección reposa en
una práctica de tipo antológico. Se trata de la antología valorativa, aquella que jerarquiza y
sólo aloja lo más selecto, ejemplar y modélico, reconocido y elevado, permanente y clásico.
Lo canónico y lo clásico por principio presentan un grado muy alto de identificación. Todo
este criterio puede ser ejercido de manera fuertemente explícita, modélica y paradigmática
y hasta pedagógica, u oficial, o bien de manera no taxativa sino sugerida, implícitamente
referida o asumida, sin manifestación de acuerdos, de convenciones.
Los cánones, como las constituciones, sancionan estados de cosas y argumentos
axiológicos, tradiciones y aspiraciones, si bien pueden enunciar convencionalmente lo que
hay o, acaso, un mero desideratum, una previsión, proyecto o conjetura. Y si los cánones
como conjunto de sentido general presentan contenido e idea relativos a un vértice de
lo universal, la civilización o la lengua, como conjunto representativo particular, definen
tradiciones concretas, por supuesto nacionales sobre todo, pero también continentales o
en su caso opuesto estrechamente regionales.
Todo ello ha de ser visto de manera noblemente selectiva y filológica y a su vez
meramente instrumental, pero tampoco cabe duda de que el contexto reciente así como el
subsentido directamente léxico de «lista» no deja de remitir en nuestro tiempo a los lenguajes
44 PEDRO AULLÓN DE HARO

llamados mediáticos con nociones fortísimamente externas de éxito (así los términos ranking
o incluso hit parade) que por lo demás presuponen significaciones que suelen apuntar a
ideas muy ancladas sobre todo en la cultura norteamericana del siglo XX a menudo relativas
a lo que es muy difundido o celebrado pero también implícitamente considerable como
perecedero…, y, por tanto, a un rasgo por completo antitético del fundado en la cultura
de Atenas-Alejandría, y no digamos respecto de la semántica escriturística categorial antes
referida de canon.
El canon cabe ser discriminado, pues, como símbolo o como rentable metáfora de una
nación, una tradición o una civilización y adquiere, pues, aspecto globalizador, pero sin
dejar de constituir asimismo una categoría crítica y hermenéutica, al igual que una institu-
ción cultural y literaria.
Ciertamente, en lo que se refiere a canon literario, el designio de la globalización habría de
remitir en principio y de todo punto a la posibilidad de acceso a un canon mundial único, a
un canon universal o global, es decir sintetizador de todas las culturas reconocibles o de primer
rango, y siendo que este rango no parece pueda ser otro, en buena parte al menos, que el de
las lenguas mayores. Ahora bien, un proyecto de canon global tendría dos caminos diferentes
de ejecución: a) un paulatino surgimiento e imposición en virtud de la fuerza de una difu-
sión general multiplicada, y formada de contrapesos y aceptaciones o consensos, capaz de
conducir a un estadio de estimadas coincidencias en el concierto de la cultura internacional
globalizada que alcance en algún momento a ser reconocible; b) un proyecto de ideación
crítico-teórico que obtuviese algún eficiente reconocimiento internacional, ya como objeto
de valoración asumida aun de manera muy polémica, ya como simple elaboración teórica
incorporada a la marcha habitual de las producciones culturales y difundida mediante
alguna de las grandes lenguas. Puesto que el primero de los casos, de conformación, por
así decir, «natural», todo parece indicar que exigiría un largo curso temporal, nada parece
contravenir la conveniencia de proceder a la elaboración de un proyecto «metodológico»
a fin de asumir y afrontar tal asunto y sus dificultosas ponderaciones.
Un canon global requeriría de todo punto la asunción de una coherencia de la pluralidad
como primer principio. Esto se puede resolver mediante trazado único, tal lista sumaria
en representación del todo, en tal concepto la más perfecta, o ya mediante trazados parale-
los que reúnan varias opciones y por tanto un horizonte comparatista, lo que no debiera
significar un camino de competición sino una apertura a la reflexión inteligente y, al fin,
una posibilidad de síntesis y, por tanto, de canon global o universal.
LITERATURA COMPARADA Y LITERATURA UNIVERSAL

S
ÓLO UNA adecuada interpretación de la idea de universalidad puede permitir, como
veremos, el acceso a una epistemología comparatista bien fundada. El concepto de
universalidad posee un valor pluricategorial en razón de los diferentes planos de consi-
deración a los cuales es susceptible de ser sometido. El procedimiento de la comparación
es el camino posible de penetración en la universalidad y, por ello, entenderemos que está
en su centro. El intento a nuestro propósito de una perspectiva completa de universalidad
y comparatismo pone de manifiesto tres planos que globaliza el concepto de universalidad:
a) universalidad como concepto intradisciplinario extendido, b) epistemología de los «térmi-
nos de la comparación», c) la literatura comparada y universal como constructo. El tercer
plano de consideración tiene su expansión natural, tanto metateórica como compositiva,
en el marco actual de la globalización, que habremos de confrontar, evidentemente, con
un concepto de universalidad. Ello quedará presentado en el siguiente y último epígrafe.
a) Desde el punto de vista de la «universalidad como concepto disciplinario extendido»,
es de observar cómo el comparatismo revela de inmediato el aspecto de universalidad,
‘universalidad comparatista’, primeramente concepto paralelo a otro posible y que es nece-
sario recuperar de ‘universalidad hermenéutica’. Ambos arrancan de una realidad que no
es sino la de la operación que promueven y les identifica, esto es comparar e interpretar, y
a su vez convergen con la universalidad problemática ahora no del método sino del objeto
de otra disciplina, la Retórica, una ‘universalidad retórica’.
La comparación, como es sabido, ha de ser considerada en tanto que operación
mental de sentido lógico que es consustancial a la actividad del pensamiento y en general
a la vida mental del ser humano, pues comparar algo o algunas cosas con alguna u otras
cosas supone establecer una ecuación intelectual mínima de analogía, relación o corres-
pondencia. Por ello, la comparación o el comparatismo son operaciones cognoscitivas y
conceptos epistemológicos de valor universal que se producen habitual e incesantemente1.
De manera semejante cabe entender la operación de interpretar y, en consecuencia, el valor
generalizable o problema de inespecificidad de la Hermenéutica como disciplina filosófica.
Asimismo, todo esto se complejiza y entrecruza por cuanto, al menos desde Schleier-
macher y Dilthey, la comparación es reconocida explícitamente como parte del método

1. Véase J. García Gabaldón, «Comparatismo/Comparado,a: marbete disciplinario», en Estudios de Lingüís-


tica, 11 (1996-1997), pp. 149-161; y el opúsculo, P. Aullón de Haro y J. García Gabaldón, Teoría programática de la
Literatura Comparada, Madrid, Heraclea, 1999, que no es sino una propuesta de programa académico previamente
fundamentado.
46 PEDRO AULLÓN DE HARO

hermenéutico2. Pero si el comparatismo posee, ciertamente, un lugar en la Hermenéutica,


ya por el uso de la simple operación, ya por el desenvolvimiento crítico e interpretativo
de la misma, también puede ser determinado en la Retórica3. Me propongo sostener aquí,
como ya he hecho en otros lugares, los términos de hermenéutica comparatista y de comparatismo
hermenéutico. Hermenéutica y Comparatismo poseen seguramente un estatus semejante
respecto de la universalidad, y su carácter disciplinario en principio sólo podría fundarse
en un concepto de incremento metodológico o especialización aplicativa. Sin embargo,
el gran antecedente de universalidad proporcionado por la Retórica antigua, justo en el
cruce de Platón a Aristóteles, quien le da una resolución, consiste, recuérdese, en que la
antigua disciplina del discurso se ocupa de asuntos generales, es decir dicha universalidad es
referente al objeto y no al método, que ahora configura una techne, pues está destinado a la
creación de nuevos objetos, a diferencia de la Hermenéutica y las múltiples disiciplinas del
Comparatismo, siempre referidas a objetos ya dados, al igual que la Estética4. Ahora bien,
todo sea dicho, ni la Estética cabe disolverse en la Hermenéutica, como quería Gadamer, ni
el Comparatismo cabe tampoco disolverse en Hermenéutica. Las distinciones disciplinarias
estables y en uso requieren de una crítica y de una exposición, pero justamente en el relieve
peculiar de su entidad reside la necesidad o conveniencia de las mismas. Qué duda cabe,
en cualquier caso, que los ámbitos disciplinarios ni se crean ni se desintegran por decreto.
La razón de ser de los Comparatismos es sin duda la más que legítima superación de la
estrechez de ciertos campos y objetos de estudio, y en el concreto caso de la Literatura, de
la Literatura comparada, pero también del Derecho o la Filosofía, reside en su capacidad
actual de proclamarse y ser ejercida como superación del nacionalismo aislacionista de
una historiografía de las literaturas nacionales depauperada y huérfana de un verdadero
horizonte de sentido intelectual vivo.
b) La «epistemología de los ‘términos de la comparación’» constituye no ya el centro
epistemológico concreto y eficiente de la Literatura comparada como método sino a su
vez el método de penetración en toda Literatura universal. De uno u otro modo, de todo
comparatismo puede decirse que reside efectivamente en los ‘términos de la comparación’,
esto es en los elementos que son puestos en relación. El habitualmente reconocido carácter
desafortunado del marbete Literatura comparada permite en ocasiones aludir al sentido
relacional que por lo común mejor especifica la práctica de este campo metodológico del
saber, quizás olvidando que comparar no es más que una matización del procedimiento
de relacionar. Ahora bien, en primer lugar lo pertinente es delimitar en su sentido propio
la naturaleza del objeto real como unidad operativa, es decir en tanto que término de la

2. W. Dilthey, El mundo histórico, ed. E. Imaz, México, FCE, 1978.


3. A este propósito es necesario hacer ver que la Tópica, subdisciplina tradicional ya perfectamente integrada
por Aristóteles en la operación retórica de Inventio, constituye un magnífico instrumento orgánico de exploración
de la universalidad aún no suficientemente desarrollado. La Tópica, según ya he mostrado en varias ocasiones
es, al igual que el conjunto del sistema retórico, susceptible de reversibilidad aplicativa, es decir trasladable de
situación normativa o constructiva a medio de aplicación analítica o reconstructiva y que ciertamente se fundaría
en un principio de comparación, pues sólo la comparación de elementos hace posible sus determinaciones.
4. A veces se ha hablado de Estética normativa, pero esto en realidad no es más que un disparate epistemo-
lógico, puesto que en la medida en que así fuese estaríamos ante una disciplina de naturaleza semejante a la de la
techne, es decir se trataría de una Poética, naturalmente si ésta es designada en sentido propio.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 47

comparación. Y para ello es preciso entender y subrayar que la unidad, en Literatura compa-
rada, ha de ser necesariamente unidad literaria, o si se quiere unidad literaria de cultura o
civilización, mientras que la unidad lingüística, de un anterior grado, sólo puede remitir al
objeto de la Lingüística comparada y no al de la Literatura.
En toda operación comparatista han de existir, en primer lugar, ‘entidades’ o términos
mayores a relacionar o comparar (las civilizaciones, cuya inherencia representa a su vez
estructura subsistente, las artes, las literaturas, las disciplinas y religiones u otras entidades
relevantemente determinables), y en el marco de estas entidades o términos mayores, a su
vez, los multiplicables términos menores que se subsumen; y, en segundo lugar, ‘modos’ de
relación comparatista entre dichas entidades. El vínculo que críticamente se establece entre
las entidades en tanto que términos de la comparación, podrá ser, ciertamente, no sólo de
facto sino también, como algunos han mantenido, por analogía, según resulta de la especi-
ficación de correspondencias no causales sino de mera discriminación teórica relacional,
todo lo cual determina la naturaleza de las premisas y las operaciones de la investigación.
A este punto corresponde la delimitación y construcción del objeto de estudio, siendo la
clave evaluativa, como no podía ser de otro modo, que se trate de un objeto bien o mal
constituido.
Descrito lo anterior, procederá, pues, discriminar ahora entre: 1) entidades como lugares
y 2) modos como procedimientos operacionales. Respecto de las entidades o lugares, se trata de
aquellos que configuran el topos y las esferas o materia comparatista, los ‘mayores’: Literatu-
ras, Artes, Religiones, Ciencias..., y también, naturalmente, toda delimitación particulariza-
damente coherente de términos ‘menores’ dentro de éstos: un género literario o artístico,
una serie de obras o una obra, una religión o una disciplina o un concepto teológico o
disciplinar. Éste es el horizonte de los términos de la comparación. Los ‘modos’ internos
a dichas entidades ya concretizan una multiplicidad especificativa más técnica: literaria
general, traductológica, periodológica, imagológica, conceptual, tematológica, topicológica,
simbológica, genérica, etc., separada o combinadamente en cualquier posibilidad. No se
trata ahora de proponer una virtual clasificación de ejemplos, entrecruzamientos ni otras
particularidades, sino verificar la disposición y carácter de sus estratos delimitables y, por
lo demás, obtener ciertas consecuencias.
Todo ello no es sino refrendo del hecho de que el comparatismo configura un núcleo
metodológico general adscribible a la Epistemología y, en su base más elemental y gene-
ralista, es compartido por las ciencias humanas, sociales y físico-naturales. Esto resulta
importante y de singular relieve en el sentido de un verdadera Epistemología General, que
no deja de ser un desiderátum. Y es más, una epistemología comparatista explica y hará
posible la comprensión y justificación del estudio entrecruzado de artes y disciplinas, de
ciencias humanas, sociales y físico-naturales, el encuentro de opuestos científicos entre sí,
como recreación del magno saber indiferenciado en la antigua sabiduría, o sencillamente
una epistemología previa o general.
La buena inteligencia comparatista consiste en la elección adecuada de entidades o
lugares y modos o procedimientos, especialmente porque, como veremos, en la compara-
ción de los lugares resulta decisiva la distinción de grado, quedando los modos subordinados
a esos lugares y las correspondientes distinciones de grado. Por lo demás, los lugares pueden
ser extensivos, es decir, multiplicables, según lo especificado con presencia de la literatura
48 PEDRO AULLÓN DE HARO

o incluso en ausencia de ella, esto es, trátese de literatura comparada o de cualquier otra
materia objeto de relación comparatista; si bien es verdad que no dejamos de reconocer en
la Literatura, en razón de su naturaleza distintivamente humana en sumo grado de lenguaje
altamente elaborado, la entidad más productiva y extensa y, por tanto, probablemente,
central dentro del universo comparatista o cuando menos desde un criterio humanístico.
Y ello sin olvidar que las entidades por principio no literarias también vienen a constituir
en su desarrollo configuraciones de materialización (cuando menos paralelamente si no en
su objeto central, verbigracia las artes plásticas) literaria y, por consiguiente, en un sentido,
en cuanto objeto, forman parte de la Literatura.
Los términos de la comparación, en el más amplio sentido lugares, habrán de ser,
según es obvio y a partir de la estructura subsistente de civilizaciones, dos o más literaturas,
artes, disciplinas, cualquiera de ellas entre sí…, siendo la cuestión decisiva la lógica subsi-
guiente, aquello que atañe a la relación de grados de esos términos. La relación de grado
consiste en una situación definible por la distancia, teniendo presente que ésta puede ser
tanto: 1) histórica o temporal como 2) geográfica o espacial-cultural y 3) entitativa o de
naturaleza. Siendo que a mayor grado de distancia, mayor virtualidad comparatista. Esto
con independencia de que se trate de comparaciones o relaciones de facto o bien meramente
analógicas. Y desde luego, los diferentes grados de la distancia no son excluyentes, o lo
que es lo mismo llevado a su extremo, la mayor distancia de los términos de comparación
es factible a un tiempo tanto histórica como cultural y entitativamente. Sería el ejemplo de
poner en relación términos alojados en una representación como la que proporcionaría
la pintura europea moderna respecto de la poesía o la filosofía asiática antigua. El límite
de error que destruye la validez del grado seleccionado viene, naturalmente, señalado por
la impertinencia de la relación que se propone establecer. Y si bien tampoco es el caso
proceder aquí a referir una descripción de aspectos de evaluación, es evidente sin embargo
que a índices semejantes de productividad comparatista, siempre será preferible, en razón
de su rentabilidad añadida, el estudio de mayor grado de distancia, la constitución como
objeto de una obra poética española contemporánea en relación a la poesía clásica japonesa
que no en relación a la poesía europea contemporánea. Es decir, la distancia es el grado
de contraste a valorar dentro de la previa comprobación de límites de pertinencia de las
relaciones establecibles entre los términos de la comparación. Y en conclusión podríase
afirmar que, una vez especificada la teoría de los ‘términos de la comparación’, sus entidades
y modos, éste de los grados y su ‘distancia’ establece evidentemente la clave técnica disposi-
cional del asunto comparatista, el núcleo metodológico de las aplicaciones, mientras que
otros elementos a veces señalados resultan subsumibles o ya relativos, para este plano, a
un orden subsidiario.
El núcleo epistemológico descrito de los términos de la comparación representa
justamente una teoría de valor general y no meramente una casuística.
c) Desde el punto de vista de la «Literatura comparada y universal como constructo»,
conviene empezar por tener en cuenta que la idea de universalidad y su concreción en tanto
que Literatura universal, o su posibilidad, es requisito de todo teoría literaria comparatista,
pues constituye no sólo su requerible máximo y completud, mientras que su mínimo
viene delimitado en la Literatura nacional, sino el modo lógico en que se sustenta. Sólo la
fundamentación de la bipolaridad nacional/universal como posibilidad plena da sentido
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 49

a un concepto, el de Literatura comparada, por principio relacional y cuyo perímetro se


autoexige comparatista, pues la Literatura comparada por principio no es limitable a una
parte de la literatura o de las literaturas sino a las posibilidades de cualquiera de ellas, de
todas ellas, del todo. Ahí radica un simple e incomprensible error lógico frecuentemente
cometido. Si no se asume este sencillo mecanismo del razonamiento, simplemente es que
no se ha entendido el problema o la dimensión del problema.
Dicho esto, que es la clave teórica, estamos en condiciones de afirmar que la Literatura
comparada define el camino, el proceso metodológico de toda Literatura universal bien
constituida. Dicho de otra manera y por partes: 1) En realidad el concepto de Literatura
universal es aquel que lógicamente puede reclamar la condición de estar bien configurado en
el sentido de plenamente configurado y, en consecuencia, puede responder a un concepto de
Literatura completo en sí, no limitativamente adjetivado. 2) La relación nacional/universal,
es decir particular/general, que ya es un imprescindible y completo planteamiento compa-
ratista, puede ser ejercida de manera, o predominantemente de manera, bien teórica o bien
empírica. 3) El camino de aplicación metodológico comparatista puede seguir, naturalmente,
un tratamiento teórico o un tratamiento empírico de las literaturas, de las entidades y modos
literarios; siendo que uno y otro camino conducen a diferentes grados posibles o escalas
supranacionales como puedan ser la Literatura europea o la Literatura asiática, gracias a lo
cual se identifican grados como partes del todo y, asimismo, la idea o realidad posible del
todo. Por lo demás, y esto es muy importante, aquí procede definir la Literatura comparada
respecto de la universal: si la Literatura comparada es, pues, un camino hacia una Litera-
tura Universal bien formada, el estadio específico de la comparada frente al de la universal
reside en la diversidad de las entidades, que la universal, al menos en gran medida, ha de
reducir a Literaturas con privación en lo fundamental de artes o ciencias y demás lugares.
4) El camino de tratamiento teórico encauzado al todo constituye, ciertamente, aquello que
es denominable como Literatura General, es decir una teoría literaria de directo o interno
correlato literario en cuya configuración ni las entidades ni los modos resultan metacríticamente
o reduccionistamente desfigurados o desgajados de su existencia, del mundo temporal en el
que habitan, según la frecuente consecuencia producida durante el siglo XX por la crítica
estructural-formalista. 5) El camino de tratamiento empírico encauzado al todo constituye
aquello que es denominable con el término de Literatura Universal. La Literatura Universal
o empírica en tanto que conjunto de yuxtaposiciones historiográficas o suma de agregados
es un mero simplismo acrítico, el cual sólo adquiere sentido propio en la medida en que
el instrumento del juicio, esto es la crítica, se aplica y alcanza un programa de resultado
selectivo, sintético o paradigmático y antológico. Pero de igual modo que no cabe concebir
una parte que no sea integrante de un todo, es necesario concebir un vértice, una Literatura
Universal suma, plena o sabiamente constituida como realización a un tiempo teórica y
empírica, como verdadera totalidad o verdadera Literatura Universal por cuanto permanece
fiel a la idea de sí misma como conjunto y de universalidad.
LAS CATEGORIZACIONES ESTÉTICO-LITERARIAS
DE DIMENSIÓN: GÉNERO / SISTEMA DE GÉNEROS
Y GÉNEROS BREVES / GÉNEROS EXTENSOS

L
A CATEGORIZACIÓN estética y literaria de dimensión1 ha de ir referida primariamente a la
noción espacial de tamaño, por otra parte también de duración respecto del discurso
oral, y de inmediato se asocia a la categoría tradicional de género, cuya plenitud
extensiva, una vez superada la pregunta ontológica acerca de su existencia, sólo se alcanza
mediante la disposición del conjunto existente, el sistema de géneros, ya en pleno sentido
metateórico. Es de notar que el concepto de dimensión, a partir del estricto significado que
presupone extensión, es a mi juicio un ausente injustificado e injustificable en el marco de
la teoría de los géneros literarios, pero asimismo que su valor no es meramente empírico
sino que toca a lo esencial de la vida y el ser de su objeto2.
Hay una fuerte patología filológica, en sus medios o en sus fines, vinculada a la pérdida
del horizonte estético o en general filosófico, que consiste en desidentificar la reflexión
posible sobre el concepto respecto de la necesariedad y de los aspectos de su objeto, y
promover el estudio de objetos de escaso relieve dejando los importantes relegados al
régimen inevitable o usualmente estéril de las memorias académicas funcionariales, no
digo las investigaciones de doctorado. Este asunto tiene que ver notablemente, entre

1. Prefiero este término de dimensión y no el de extensión por dos razones, una léxica y otra puramente abstracta.
La dimensión es concepto que evidentemente no se agota en una relación cuantitativa sino que incluso preferen-
temente remite o puede remitir a una abstracción de planos posibles del mundo, la actividad y el pensamiento en
acepción que se adecúa en último término con el argumento que pretendo exponer; por su parte, la extensión, o lo
extenso, ya posee, además de su limitación cuantitativa, un significado positivo de tamaño que en el uso tiene mala
solución eficaz, especialmente cuando el análisis ha de situarse, y con gran relieve, en relación al término opuesto
de brevedad, o breve. Por ello, dimensión mejor se aviene a fin de categorizar y subsumir esos otros dos términos
de mismo nivel. De otra parte, no me interesa entrar aquí, pues pienso que sería ocioso, en las discriminaciones
conceptuales escolásticas de extensión, ni en particular en la posteriormente muy difundida determinación de res
extensa. Sí querría proponer, a partir del primer Heidegger, que el texto, y la obra mediante cualquier soporte, no
es en el espacio sino que es espacio. Me he referido a esto último como premisa de una teoría estética del signo
escritural (en El signo y el espacio, Madrid, Centro Cultural Conde-Duque, 2002, pp. 14-15).
2. No se tratará en estas páginas de nada referente a artes plásticas, pero no por estar desprovistas éstas de
interés respecto del concepto de dimensión sino por requerir el caso un planteamiento diferente que aquí no tiene
cabida.
52 PEDRO AULLÓN DE HARO

otras muchas cosas, con todo lo relativo a los aspectos más decisivos del problema de los
géneros literarios y atañe no sólo a las dificultades más arduas o abstractas del estudio de
éstos sino también a sus posibles determinaciones empíricas. El problema del género, o
sus desenvolvimientos, ha de ser por principio un lugar central de la Estética y de la Teoría
de la literatura y el arte en tanto que hecho teórico real y asimismo de discusión efectiva.
Bajo el pretexto de que las cuestiones de género son algo anclado en una conocida tradi-
ción platónico-aristotélica y alcanzan relevantemente a Hegel, lo usual es que raramente se
abandona una actitud rutinaria sobre las perspectivas del tratamiento de la materia. Incluso
se hace caso omiso de momentos decisivos del pensamiento. Parece que sólo la rutina
puede dar razón de estas omisiones. Que habitualmente esto sea así tiene, por supuesto,
sus consecuencias. El frecuente carácter rutinario de los estudios filológicos define con
probabilidad su patología mayor.
Voy a partir de las discriminaciones sobre una mera observación que de inmediato
abandonaré, a fin de referirme a ciertos aspectos y argumentos de género imprescindibles,
para después, en último término, tras hacer valer la necesidad de la dimensión del conjunto
de géneros comúnmente designada sistema y presentar un esbozo de mi propia teoría de un
sistema total de géneros, retomar la concreta propuesta, con valor general, de categorización
de la dimensión en la dualidad géneros extensos / géneros breves. Se entenderá que sólo el reco-
nocimiento de un extenso horizonte de aspiración a la completez de un sistema de géneros,
de aspiración al todo, es capaz de otorgar pleno sentido a un propósito de especificación,
aun parcialmente especulativo, destinado a la categorización subsiguiente de la brevedad y lo
extenso. Pero se advertirá que la habitual configuración del sistema no ha sido más que una
sinécdoque. Las referidas discriminaciones de una observación consisten en advertir que,
primero, la entidad del género literario no es disociable de la realidad histórica cultural y
literaria que lo produce en su doble sentido posible de objeto literario empírico y de objeto
resultado de la reflexión; que esa realidad, segundo, tiene en Occidente dos grandes épocas,
la clasicista y la moderna, y, tercero, que todas las grandes mutaciones o radicalizaciones
de sentido en el campo de los géneros son consecuencia de la inflexión idealista moderna
y tienen por causa eficiente la fuerte individualización genésica de varios casos que son
justamente aquellos únicos de constitución propiamente moderna, y son géneros breves:
el ensayo, el poema en prosa y el fragmento3. Con esto no se quiere decir que secularmente
no existieran transformaciones, y sustanciales, pero ninguna de ellas promovida ni con la
radicalidad ni con las consecuencias ontológicas y de autoconsciencia que caracterizan
a las operaciones modernas del arte y del pensamiento. En fin, será necesario recordar,

3. Lo tocante en este propósito a la ópera nótese que se funda en la fórmula de integración o de artes compues-
tas, mientras que lo relativo a la novela como lugar romántico de gran proyección genérica desestructuradora y
renovadora se encuentra en dependencia, sobre todo, de los géneros líricos y de los géneros ensayísticos, de su
hibridación y entremezclamiento. Por otra parte, es muy probable que conviniera añadir a esa tríada de ensayo,
poema en prosa y fragmento, por razones de comprobación histórica, el ejemplo del fenómeno de importación
(subrayando que importación altamente integradora) del jaiku de origen japonés, cuya inserción renovadora tiene
lugar en tanto que novedad por contraste o provocación de contraste por exotismo, al tiempo que, particular-
mente en lengua española, ofrece una fuerte asimilación por cierta coincidencia formal con los géneros populares
tradicionales además de una disponibilidad muy contrastable y experimentada durante el siglo XX.. Me he referido
a ello en El jaiku en España, Madrid, Hiperión, 2002, nueva edición ampliada. Más adelante volveré sobre el caso.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 53

pues no pocas veces se olvida, que la Biblia, que asimismo representa un proceso literario
largo y muy complicado, configuró ya para la cultura de Occidente un arco enciclopédico
de la gama de géneros, entre éstos los breves, así los proverbios. Aquí vendrían a relación
cuestiones importantes, atingentes entre otras cosas a la sacralidad, que no es mi propósito
ni ocasión de plantear.

II

La categoría de género, que ciertamente ha sido la más útil y globalizadora, tradicional y


convincente forma de discernir y clasificar al conjunto de los productos literarios, en tanto
que proyección como sistema de géneros, o por fracción en su volumen individual, supera la
mera taxonomía y viene a representar tanto una especie de interpretación universalista como
una morfología y, a su vez, una estética, hasta cierto punto implícita, de la literatura. La gran
capacidad abarcadora de un sistema de categorías de género debiera posibilitar la integración
analítica y estética, las múltiples discriminaciones relevantes de distinta consideración, desde
aspectos de prototipicidad, clase, modalidad de discurso, hasta configuraciones tópicas y
temáticas. Se trataría, pues, de no excluir una determinada perspectiva de análisis mediante
la adopción de otra, sino de integrar organizadamente todas las distinciones posibles subsu-
mibles en las entidades categoriales de género; o lo que es lo mismo, el establecimiento de
un órgano en representación de una morfología y una ontología particular en el marco de
una concepción estética. Es un hecho que mediante criterios morfológicos, u otros, no se ha
reparado, o no con suficiente especificidad, en lo referente a la dimensión de la obra literaria,
a la extensión de las piezas literarias o de los géneros, sin duda al amparo de las costumbres
de un régimen de análisis formal o bien de la lógica esencialista de que las cosas no cambian
en razón de cuál sea su tamaño, sino que simplemente son o no son. Pero también ya de
principio esto es problemático por cuanto el análisis, superadas las pocas categorías mayores,
ha de resolverse sobre distinciones empíricas de delimitación, intromisión de contrarios o
de contiguos y, por así decir, grado o escala y el desenvolvimiento histórico de todo ello.
Y en todo ello siempre existe dimensión. En cualquier caso, fácilmente es comprobable la
extraordinaria repercusión de la brevedad y la necesidad de su categorización frente a lo
extenso4. La dimensión, por demás y como es evidente, constituye un factor decisivo de
realización pragmática: los tiempos de escritura y de lectura.
La reflexión primordial sobre el género literario cabe resumirse en la pregunta ontoló-
gica acerca de su ser o existencia y, a mi juicio, ha de proponerse de la manera más rentable

4. El concepto retórico de brevedad, la brevitas, recuérdese (véase el Manual de Lausberg, 294-334) que iba
referido en la disciplina clásica eminentemente a la narratio, junto a la verosimilitud y la claridad, en tanto que
virtud que debe realizarse en todas las partes del discurso, pero particularmente en la mencionada, y ser prome-
tida y cumplida ya en el exordio. Consistía, para Quintiliano, en que no se cuente demasiado, y pudiéndose su vicio,
la demasía, esto es lo que no contribuye al intellegere, diferenciarse entre por exceso (adiectio), lo que es demasiado y
puede provocar taedium y supervacuum; y por defecto (detractio), lo que es demasiado poco y puede provocar obscuridad.
Si la narratio brevis es aquella que sólo contiene lo necesario para el intelligere, la concisa brevitas de la narratio consiste
en la percursio sintetizadora.
54 PEDRO AULLÓN DE HARO

recurriendo a tres pensadores contemporáneos muy diferentes que han negado, afirmado
y, en tercer término, propuesto una resolución crítica de la negación mediante reflexión
realista y cognoscitivamente bien formada. Me refiero a Benedetto Croce, Georg Lukács y
Antonio Banfi. Se recordará que a principios de siglo, reaccionando duramente frente a las
corrientes positivistas sobre todo, Croce, desde una exacerbación permitida teóricamente
por su estética del arte como forma y sólo forma de la expresión nacida de una intuición
ajena a todo proceso lógico, condena como intelectualista y falsa cualquier conceptuación
de género literario a favor de un primordial entendimiento singularizador e individualista
de la obra literaria. Es muy interesante que Croce, al identificar a través de Vico el objeto
estético con la expresión y ésta kantianamente con la forma e inutilizar de golpe todo el
arduo proceso de la tercera Crítica conducente a la determinación de dicho objeto, cierra
a su vez el círculo kantiano postulado en el parágrafo 51 por cuanto en éste se entiende
por belleza, esto es el objeto, «la expresión de ideas estéticas»5. Aquí el punto de divergencia
se limita a la extensión entitativa del objeto estético, que va a marcar la delineación del
mismo en el pensamiento moderno: Kant se refiere a la belleza tanto natural como artística;
Croce, siguiendo la cada vez más fuerte delineación hegeliana, se refiere sólo al arte. Por lo
demás, naturalmente Croce se propone, entre otras cosas, desintegrar la teoría hegeliana
de géneros y argumenta que el error empieza cuando del concepto quiere deducirse la
expresión o en el hecho sustituyente encontrar las leyes del hecho sustituido; cuando no se
percibe la diferencia entre el segundo grado y el primero y, por consiguiente, hallándonos
en el segundo creemos estar en el primero. Toma este error el nombre de teoría de los géneros
artísticos o literarios6.
Ahora bien, lo que sucede es que Croce, en cierta analogía con las teorías antinómicas,
reproduce una distinción gnoseológica extremada entre concepto e intuición, entre arte y
ciencia o filosofía, que son las dos »formas» puras o fundamentales del conocimiento»7. Sin
embargo cabe asumir el «error» aducido por Croce como una mera, aunque muy importante,
objeción metodológica que es necesario tener en cuenta y vigilar, pero no como una impo-
sibilidad, la cual habría de ser extendida a buena parte de las operaciones conceptuales que
incluso el mismo Croce lleva a cabo. Es decir, en el fondo, Croce, por una parte, continúa
con coherencia su liquidación del conjunto de la techne, cosa que le sitúa en la posición más
anterior de las posibles del objeto estético, esto es la señalada expresión, y por otra, en lo
sustantivo de su argumento acerca del género, viene a replantear el importante problema

5. Es ésta una circularidad muy relevante que, hasta donde me alcanza, no ha sido advertida. Cf. I. Kant,
Crítica del juicio, ed. de M. García Morente, Madrid, Espasa-Calpe, 1991, pp. 278-279. Es de advertir que el paso
del concepto griego de imitación al moderno de expresión se empieza a configurar en Laocoonte, aunque como
vemos será Kant y no Lessing quien se atenga a la idea de modos de expresión como evidente relevo de la fórmula
platónica-aristotélica de modos de imitación. También en este sentido, pues, tiene lugar una aproximación entre los
planos estético-poético y lingüístico y, por tanto, una convergencia con el argumento de Croce ya presente en el
enunciado del título de su obra: Estética como ciencia de la expresión y lingüística general. Más adelante indicaré cómo
el relevo idealista o metafísico, moderno, de los clásicos modos de imitación se encuentra en los modos del sentimiento
de Friedrich Schiller. Por mi parte, indicaré la especificación de modos del conocimiento.
6. Cf. B. Croce, Estética como ciencia de la expresión y lingüística general, ed. de P. Aullón de Haro y J. García
Gabaldón, Málaga, Ágora, 1997, p. 62.
7. Ibid., p. 116.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 55

nominalista que acecha destacadamente a todo discurso que verse sobre esta materia de
los géneros literarios. Al igual que a propósito de la Retórica, o sea de la idea de forma
añadida inaceptable en la racionalidad moderna, respecto de los géneros Croce sitúa con
gran inteligencia y resolución el justo lugar crítico. Pero a esa crítica se le pueden buscar
resoluciones, y precisamente esto es así porque trátase de objetos históricos a su vez dentro
de la historia del pensamiento, de lo cual se percatará muy bien Antonio Banfi, como
veremos, en lo que podría ser una lección de historia dada de manera ejemplar a Croce.
La opción afirmativa y opuesta a la de Croce es paradójicamente, a mi juicio, la que
contiene la Estética de Lukács. Éste se encuentra en las antípodas de la disolución episte-
mológica efectuada por el napolitano:
Por importante que sea el hecho de la posibilidad y la realidad del nacimiento de géneros
nuevos y la desaparición de otros ya arraigados, la contemplación de la totalidad del camino
evolutivo del arte ofrece otro aspecto: el aspecto de una extraordinaria estabilidad de los
géneros artísticos. Sin duda, como ya hemos mostrado, no ha habido una génesis unitaria
de un arte unitario luego diferenciado, sino que las diversas artes y los diversos géneros
artísticos nacen con recíproca independencia histórica, determinados por concretas nece-
sidades histórico-sociales que les dan vida. Pero es un hecho no menos indiscutible que
una vez constituidos, presentan una gigantesca tenacidad, resistencia y, al mismo tiempo,
capacidad evolutiva de sus principios fundamentadores [....] No ha nacido ningún nuevo
género literario junto a la lírica, la épica y la dramática, ni arte plástico nuevo junto a la
pintura, la escultura y la arquitectura. (El único arte realmente nuevo es el cine). Esta afir-
mación no anula en modo alguno la que antes hicimos acerca del repetido nacimiento del
género en cada obra importante8.

Esto último es el único punto de contacto con Croce. La visión lukacsiana de los
géneros, que los considera medios homogéneos, descansa sobre una teoría general estéti-
co-dialéctica de la continuidad y la discontinuidad bajo condicionamiento histórico-social,
el problema del género, la especie y el individuo, así como, entre otros aspectos, el concepto
hegeliano de inherencia.
Antonio Banfi objetaba con muy buen juicio que los géneros literarios evolucionan
por autogeneración y sobreviven creando un organismo sólido en orden a una concreta
experiencia artística, unas costumbres e incluso unas estructuras sociales. De hecho, los
géneros existirían, cuando menos, en tanto que realidad teórica históricamente sostenida.
Merece la pena recordar en extenso el muy poco conocido texto de Banfi:
La distinción de las artes y de sus géneros no es entonces exclusivamente un hecho real;
participa de la esfera de la reflexión, en un momento de la conciencia crítica que acompaña
y guía tanto al análisis estructural cuanto a la preceptiva, al gusto, incluso a la actividad
creadora. Naturalmente, es un grave error -por lo demás muy reciente y, como veremos, de
origen romántico- el subestimar el valor efectivo de los cánones como sistema de preceptos
que determinan tanto el gusto general como la producción del artista. Surgidos de una
experiencia artística concreta que cierta costumbre y cierta estructura social fundaron y
sostienen, evolucionan por autogeneración, creando un organismo sólido que impregna

8. Cf. G. Lukács, Estética, ed. de M. Sacristán, Barcelona, Grijalbo, 1982, vol. II, p. 303, 2ª ed..
56 PEDRO AULLÓN DE HARO

totalmente el juicio, determina la actividad creadora y con frecuencia sobrevive con gran
diferencia, aunque con menguada eficacia, a la estructura social que lo originó, dando origen
al fenómeno típico del conservadurismo académico. La validez de los cánones oscila, cierta-
mente: puede ser simplemente empírica, convertirse en teóricamente dogmática, presentarse
como residuo académico-tradicional, convertirse en objeto de tácita o abierta rebelión9.

Es de notar que los pensadores presocráticos debieron poseer de forma implícita una
consideración de los géneros al igual que efectivamente es sabido que la poseían de las
artes. Así se podría inferir, aun paradójicamente, de las formas orales mantenidas desde su
origen por la tradición pitagórica o de los textos cosmogónicos fragmentarios, cuya entidad
temática está fuera de duda que en un sentido fundamental presenta caracteres genéricos.
Pero si los presocráticos únicamente explicitan su discernimiento de los géneros gramati-
cales, será Platón quien acredite, de una parte, una serie de apreciaciones no ya acerca de
la épica o de la tragedia, y por otro lado de unos modos de imitación que no han de tomarse
por géneros pues definen modos del discurso subsumibles en lo que entendemos por
géneros, sino de los géneros breves del himno, el ditirambo y el nomo10, que son aquellos
tipos de composición que vendrían a coincidir o anteceden a lo que se vino a tomar como
poesía lírica. El que estos géneros breves estuviesen asociados a la música diríase que es,
en su base, parte importante del problema, pero no por completo ni de manera exclusiva
puesto que el rapsoda igualmente se servía de medios musicales y de fragmentos de poema
extenso en su recitación-interpretación del texto homérico. Esto no quita para que el
problema de indeterminación genérica dentro de la tríada literaria tradicional de los que
podemos llamar géneros artísticos o preeminentemente artísticos se sitúe en torno a lo que
se llegó a denominar comúnmente géneros líricos y tenga su raíz en la Poética aristotélica.
Ni tampoco me parece menos cierto que el problema de la tríada quedaba necesariamente
sujeto por analogía tanto a las abstracciones de la tríada del régimen de la Idea platónica
y sus presuposiciones asociativas de Verdad-Bondad-Belleza como a las abstracciones de
la trasposición cristiana trinitaria, todas ellas un mal ejemplo para una resolución triádica
de observancia textual que sólo tuvo en la teoría de los estilos un reflejo retórico y una cierta
aproximación genérica fundada en la estratificación de esa entidad retórica contundente
que es el discurso y nuevamente resituaba o reducía el problema al mismo o análogo plano
de los modos de imitación.
Al cabo del proceso clasicista, el neoclasicismo racionalista francés se permite concluir
cómoda y sucintamente acerca de la doctrina de los géneros, acerca de sus principios unita-
rios concebidos como universalización genérica dogmatizada que conduce a una suerte de
estática apoteosis clásica bastante en contradicción con la realidad literaria y, de otra parte,
bastante inconsciente. Ahí se presuponen las ideas de inmutabilidad y de inalterabilidad
de las reglas, consiguientemente ajenas a cualquier concepción evolutiva y sustentadoras

9. Cf. A. Banfi, Filosofía del Arte, ed. de D. Formaggio, prólogo de L. Sichirollo, Barcelona, Península, 1987,
p. 92.
10. Los nomoi, propuestos por Damón y mantenidos por Platón como adecuado ejercicio poético escolar, en
realidad nos son textualmente desconocidos, pero no me parece aventurado interpretar que se trataría de compo-
siciones poéticas breves, acompañadas de instrumentos de cuerda y por supuesto técnica, didáctica y éticamente
muy reguladas según su propio nombre indica y el cometido al que se las destinaba en el marco de la mousiké.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 57

de un apriorismo que, a su vez, ponía a resguardo toda posible discusión de principios


normativos entendidos como una realidad dada históricamente de antemano y amparada
en las máximas autoridades de los antiguos y del mundo. Tal estado de cosas es necesaria
y plenamente solidario de la concepción neoclásica del gusto. La paulatina transforma-
ción o aparición histórico literaria de nuevos tipos o subgéneros líricos, por lo demás
breves, o la contundente presencia de la novela, no perturbaba los ánimos neoclasicistas,
siempre atentos, en un alto nivel de generalidad, al sostenimiento de una legislación teórica
«racional» y universalizada11. Por lo mismo, tal visión estática de la realidad no se dejaba
inquietar por la posibilidad concreta de acceder verdaderamente a la elaboración de una
teoría tripartita de los géneros, y asimismo continuó manteniéndose el tratamiento de los
modos de imitación (así en La Poética de Luzán), puesto que ésta constituía el principio de
todas las artes por analogía cartesiana con la mathesis universalis y según convincentemente
expuso Charles Batteux.
La constante germinación durante el siglo XVIII de las ideas que habrían de provocar
el asentamiento de la revolución romántica cabe decir que estatuye los inicios de lo que
también sería un cambio radical del pensamiento en torno a la cuestión de los géneros
literarios. Los poetas y pensadores del Sturm und Drang, evidentemente, atacaron toda
noción de regla artística en la medida en que éstas se oponían a la libertad e individualidad
del hombre y del genio. Es lo que sancionaría Kant en el parágrafo 46 de la tercera Crítica.
Lo importante radica así en que, por una parte, la dogmática neoclásica de la teoría de los
géneros fue reducida hasta los extremos de lo ridículo; y por otra, que la libertad asumida
permitió incorporar definitivamente una visión real de la existencia de los géneros. Nótese
que si los románticos se propusieron la destrucción de toda normativa heredada, es claro
también que su propósito de destrucción de toda rigidez en el sistema de géneros estuvo
precedido por un nítido entendimiento de la realidad de los mismos absolutamente supe-
rador de la envarada concepción clasicista, que no obstante subestimaron. Cuando el
Romanticismo quiso disolver las estructuras estáticas de los géneros desde fuertes confi-
guraciones temáticas y desde los elementos métricos de la poesía y el drama a través de
la polimetría, la ametría, la mezcla de prosa y verso, etc., hasta las realizaciones de amplia
proyección formal y de preconcebida noción textual mediante, por ejemplo y sobre todo,
la creación de los géneros breves del poema en prosa y del fragmento, ya había hecho suya
tanto una concepción propia de la poesía llamada lírica como una teoría de la novela. Lo
que sucede es que si los románticos intentaron romper las fronteras, al igual que las leyes,
de los géneros, obviamente no estuvo en su espíritu el ponerse, en principio, a elaborar un
tipo de teorización genérica que de algún modo marcase límites y de alguna manera habría
de ser entendida como prescriptiva. Al romántico nunca le interesó el límite sino la infinitud.
Como he intentado mostrar en diferentes ocasiones, en realidad la primera generación
romántica se encontró con el trabajo grande ya hecho; a ellos sólo les restaba el aplicarse
a ciertas particularizaciones y sutilidades en orden a un régimen y un campo de juego
que ya estaba trazado. Es Friedrich Schiller quien elabora, desde supuestos helenísticos
neoplatónicos, la radical teoría moderna de géneros, es decir la teoría metafísica de éstos
como modos del sentimiento o tendencias del espíritu, concluyentes en un vértice utópico, el

11. Cf. E. Cassirer, La filosofía de la Ilustración, México, FCE, 1976, p. 319.


58 PEDRO AULLÓN DE HARO

Idilio, que no es sino la integración de la Idea platónica en el Idealismo moderno12. Kant


–se recordará– no había construido una teoría de géneros, aunque al proponer la división
de las bellas artes adujo la distinción de los modos de expresión que emplean los hombres al
hablar13. En la teoría metafísica no hay lugar sustancial para las cuestiones de extensión,
pues en ningún momento se apela a la concreción expresiva como lenguaje que está a la
base del asunto. Pero así, al igual que en otros casos de la ideación schilleriana, es como
queda introducido el espíritu en la forma kantiana. Diríase que la forma kantiana es neutra,
en razón de lo cual resulta conducible a neocriticismo neopositivista, a formalismo, siendo
Schiller quien otorga a ésta su sustancialidad espiritual y viene en consecuencia a recuperar
su sentido neoplatónico14. Es palpable que Schiller pretende y accede, mediante antítesis,
según necesariamente había de ser, al relevo de la teoría aristotélica. La operación hegeliana,
que a mi juicio y según he explicado en otros lugares es impensable sin la precedencia de
Schiller, puede entenderse también como un intento a su modo de síntesis final de lo real
y lo ideal, lo empírico y lo metafísico. Pero los autores de la primera generación romántica,
a los que en general Hegel detestaba, sobre todo a los Schlegel, poseyeron, ya se trate de
Novalis, Hölderlin o Jean Paul, no sólo un clarísimo entedimiento histórico y moderno
de la compleja pluralidad de géneros sino de las posibilidades transformadoras de otros
nuevos así como de la novela, de la cual se propusieron su innovación revolucionaria15. En
fin, nótese que ya Herder quiso acabar con el sistema de géneros sabiendo muy bien de qué
se trataba, y que los románticos, como es bien sabido fueron los grandes descubridores y
difusores modernos de la poesía oriental, de la lírica de la Edad Media, de las novelas de
caballerías, y del Quijote.
Hegel, al situar los géneros, como característicamente hace en las lecciones de Estética,
funde la teoría con la historia, puesto que hablar de la idea de lo bello artístico en conexión
con las diferentes artes particulares resulta en gran medida hablar de realidades históricas.
Éste fue su modo de reunir lo general y lo particular, el sistema y el género. Ahí se encuen-
tra, a mi modo de ver, su gran capacidad de seducción metodológica. Sus disquisiciones
no son lineales ni parcializadoras sino complejamente trabadas en la sustentación de un

12. Cf. F. Schiller, Sobre poesía ingenua y poesía sentimental, ed. de P. Aullón de Haro sobre la versión de Juan Probst
y Raimundo Lida, Madrid, Verbum, 1994. No me sustraeré a señalar que la muy difundida teoría de géneros de
Northrop Frye, resulta ser no ya bastante análoga a la de los géneros de lo bello de la Estética de Nikolaï Hartmann
(México, UNAM, 1977) sino que se basa fundamental y calladamente en Friedrich Schiller. Asimismo, parecida
inspiración diríase que muestra Ortega y Gasset en las Meditaciones del Quijote (Revista de Occidente, Madrid,
1975, p. 97, 9ª ed.) cuando dice entender «por géneros literarios, a la inversa que la poética antigua, ciertos temas
radicales, irreductibles entre sí, verdaderas categorías estéticas».
13. Cf. I. Kant, Crítica del juicio, ed. cit., p. 227.
14. No es éste el lugar para desarrollar el argumento que propongo. Me he referido a ello con diferente
propósito en varios estudios sobre estética y poética modernas.
15. Cf. Novalis (La Enciclopedia, Madrid, Fundamentos, 1976, pp. 333-334), distingue Prosa mixta (Johannes
Miller, Goethe), Prosa dramática (Livius, Lavater, Friedrich), Épica (Schlegel, Cervantes, Lutero), Retórica (Tiekc,
prosa alemana antigua), Económica (Lessing, Böhme). Su idea de la prosa romántica es la siguiente: «Estilo extrema-
damente simple, pero sumamente audaz, a modo de romance, comienzos dramáticos, transiciones, continuaciones
-ahora conversación luego discurso- luego relato, luego reflexión, luego imagen y así sucesivamente. Todo ello
reflejo del ánimo en donde las sensaciones, los pensamientos, las intuiciones, las imágenes, las conversaciones, la
música, etc., cambian rápida e ininterrumpidamente y se yuxtaponen formando masas luminosas y claras».
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 59

organismo de géneros y subgéneros que aspira objetivamente a la universalización, no en


sentido racionalista o apriorístico sino en sentido real, pues el pensamiento hegeliano desde
su profunda cultura y reflexión jamás se vio tentado, como con demasiada frecuencia ocurre
en nuestro tiempo, a transponer, por ejemplo, lo occidental a lo universal (no digamos ya
lo nacional a lo occidental). Su deductivismo a partir de la idea estética se propone al fin
aprehender la realidad objetiva. Ahora bien, es muy sintomático tener que recordar el hecho
de que la más penetrante, matizada y más ampliamente construida teoría de un sistema de
géneros literarios, la cual asimismo se inserta sutil y argumentadamente en una teoría del
sistema de las artes, es la de Eduard von Hartmann, el último de los grandes idealistas. Ni
antes ni después de él ha sido elaborada teoría alguna de envergadura parangonable. Sin
Hegel es inexplicable, pero consiste entitativa y técnicamente en un gran paso a partir de
éste16. Hegel se mantenía, por así decir, dentro de las entidades tradicionales de género,
mientras que Eduard von Hartmann funda su reflexión en las formas y artes compuestas,
siendo por ello decisivo para una consideración en el ámbito de la Literatura Comparada y
pudiéndose interpretar en tanto que superación del orden dialéctico hegeliano. Hartmann
especifica además el aspecto esencial de un género en otros y obtiene, en consecuencia,
una descripción más avanzada del todo que adquirirá mayor sentido en virtud de la evolu-
ción histórica de la literatura y el arte. Hegel negaba la pertinencia de las artes compuestas
y negó incluso explícitamente la ópera. Esto es asimismo muy relevante en el sentido de
que hegelianamente resultaría una concordancia por cuanto la relegación de las artes al
pasado afirmaba la disolución de éstas y no la posibilidad de su reificación mediante una
recomposición combinada de las mismas. Esto, además de un gran aminoramiento cuali-
tativo, es lo que ha sucedido, sea o no pertinente. Yo diría que Hegel entrevió el desarrollo
de ese camino, pero sencillamente no lo consideró, y que su idea de la disolución del arte
es, en sentido matizado, la correcta, la que ha corroborado la historia, una historia que, a
mi juicio, ha conducido al nuevo reino, extenso y democrático, de las artes menores como
final, ¿superación?, de las jerarquías hasta hoy conocidas. Esta situación, si tiene un análogo
es el del mundo originario.
En principio, las dimensiones del discurso condicionan decisivamente la configuración
textual, la forma y por tanto la disposición de la obra literaria. Esto es, la extensión es
condición de la forma. Una evaluación selectiva o aleatoria de géneros, un sencillo sopesado
de éstos ya exige un cauce de confrontación de las dimensiones de los mismos y la consi-
guiente interrogación acerca de la significación de ello. Pero un intento de determinación
de dimensiones o cualquiera otra distinción relevante exige en realidad una idea del todo, un
completo horizonte, una vista destinada a la integridad de un sistema de géneros, y requiere
la consideración del concepto de expresión en su máxima posibilidad, así como proponer

16. Cf. E. von Hartmann, Filosofía de lo bello, ed. de M. Pérez Cornejo, Valencia, Institució Alfons el Magnànim,
2001. He realizado una exposición de la teoría hartmanniana de los géneros en «La Estética literaria de Eduard
von Hartmann. La filosofía de lo bello», en Analecta Malacitana, XXIV, 2 (2001), pp. 557-580. Es de observar que
si bien Aristóteles elabora autónomamente en la Poética, con vinculación psicoantropológica, la teoría de géneros
literarios en razón de la doble tendencia humana a lo serio o a lo risible, es en su sistema de las artes, el primer
sistema de las artes conocido, donde el género literario adquiere sentido propio entre las especies. Este criterio,
como es evidente, es el que recompondrá brevemente Kant, encumbrará Hegel y conducirá a su más penetrante
realización técnica Eduard von Hartmann.
60 PEDRO AULLÓN DE HARO

un régimen interpretativo del conjunto, desde lo concreto morfológico a la generalidad


estética. Expondré muy brevemente mi concepción de un sistema total de géneros como
requisito de sentido propio a fin de dar respuesta a la exigencia antedicha.
A mi juicio, una teoría de géneros como sistema ha de ser global17, es decir superar, por
principio, la restricción impuesta por la tríada tradicional que abandona y deja deslocalizada
la mitad de los productos textuales altamente elaborados. También ha de discernir en primer
término entre un plano estético general acerca del sistema de las artes y las relaciones entre
las mismas, y un plano literario general acerca del sistema de categorización genérico-lite-
raria bidireccionalmente relacionado con la realidad histórica de los productos literarios;
lo mismo sucedería con las artes plásticas, etc. Al plano estético general se habrían de
adscribir, por ejemplo, unos modos del conocimiento (a los que me volveré a referir), al igual que
los modos del sentimiento schillerianos y unos modos de representación, así como las operaciones
de categorización conceptual o de teoría de la crítica, y dentro de ésta el nivel particular, el
determinado por la crítica aplicada. Como ya quedó dicho, una teoría general de géneros
debiera integrar todas las distinciones discernibles y matizables, incluso ordenarlas y renta-
bilizarlas dentro de lo posible.
Diré, con relativa linealidad lógica pero en todo caso sin violentación, que, aun en
amplio sentido, no es prescindible la teoría hegeliana para un establecimiento de corres-
pondencia y eficacia morfológica. Esto es, resulta valioso, no como un a priori sino como
una lógica de conceptos que es reflejo al tiempo de una estricta determinación empírica e
histórica total, delimitar, siguiendo a Hegel, entre dos series: géneros prosaicos y géneros
(poéticos) artísticos18; y entre estos últimos poesía (lírica), épica-novela y (dramática) teatro,
por este orden, es decir no negando el sistema dialéctico de Hegel sino desabsolutizándolo,
pues para nosotros ése no es más que un aspecto entre otros posibles a tener en cuenta en
una teoría general. A los géneros prosaicos, haciendo caso omiso de las argumentaciones
hegelianas (que responden a condiciones históricas del pensamiento e histórico-literarias),
los denominaremos globalmente ensayísticos. Ahora bien, si adoptamos la mayor pers-
pectiva posible, se advertirá que de la totalidad de los discursos que denomino altamente
elaborados, los artísticos y los científicos constituyen las dos grandes y alternativas confi-
guraciones extremas, y los que hemos denominado ensayísticos llenan el lugar entre esos
dos extremos. Excluidos del sistema de géneros los científicos por evidente inadecuación
a la lengua natural, resta pues un sistema de géneros, que no es sino la literatura en su
conjunto, compuesto por la gama de géneros eminentemente artísticos, es decir la tríada
tradicional, y la gama de géneros ensayísticos o ideológico-literarios. Éstos hasta ahora
no han sido debidamente categorizados (a excepción de la didáctica, la oratoria y algunos
casos más particulares), sobre todo en razón de su sustancial formación moderna. La serie
o segmento de los géneros ensayísticos, si se atiende a las discriminaciones conocidas,
permitirá desglosar entre aquellos géneros en cuya designación se establece en realidad una
denominación de valor empírico (artículo, panfleto/opúsculo, folleto...), situables como
de preferente tendencia de aproximación científica, y aquellos otros cuya denominación

17. Una versión más amplia y matizada de este sistema puede verse en mi Teoría del Ensayo, Madrid, Verbum,
1992.
18. Cf. G. W. F. Hegel, Estética, ed. de A. Llanos, Buenos Aires, Siglo Veinte, 1985, vol. VIII.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 61

subraya de hecho una predeterminación temática (utopía, libro de viajes, aforismo, refrán,
biografía, autobiografía, diario, confesión, etcétera) y son situables como de preferente
tendencia de aproximación artística. En el justo centro de todo ello y, en consecuencia,
en el justo centro del sistema total de géneros concebido desde nuestro tiempo se halla el
Ensayo, el más puro género impuro, esto es el momento que cabe señalar como ejecución
de la síntesis entre los modos de conocimiento científico y artístico.
Establecida así la configuración del sistema, procede observar para lo que aquí más nos
interesa, y como dije, que se trata de un sistema global, totalizador, del cual nada queda fuera;
basta con la voluntad de querer buscar y colocar cada pieza en su sitio. Los siguientes pasos
determinadores de subgéneros, por lo común habrán de ejercerse no mediante abstraccio-
nes permitidas por realidades tan extensas que así lo consienten, sino por análisis mucho
más particularizadores y minuciosos. Es obvio que delimitar sobre la categoría general de
novela la categoría del subgénero cuento no tendría que plantear dificultades pero, como
se podrá ver, no suele ocurrir así19. Adelantaré un ensayo de definición de qué cosa sea
no género literario sino sistema de géneros; una definición globalizadora y universalizable,
suficientemente general pero también suficientemente especificativa y referida al conjunto
de los productos textuales altamente elaborados: la categorización y organización histórica,
actual y convencional de los productos literarios, concebidos como series internamente
caracterizadas y distribuidas en razón de su naturaleza formal/temática, capaz de subsu-
mir las diversas subcategorizaciones posibles y cambiantes determinadas por la realidad,
así como de establecer un régimen estético holístico cuya disposición de reciprocidades
abarque el conjunto estructurado de dichos objetos20.
El cuadro general de las determinaciones genéricas ha de atender tanto a la distinción
formal como a la temática. Según mi propia experiencia resultado del estudio de la poesía
moderna (un objeto no clasicistamente estabilizado), la determinación de géneros forma-
les puede ser coincidente o no con la determinación de géneros temáticos. Es decir, las
categorizaciones formales de géneros poéticos narrativos y de géneros poéticos líricos, al
ser especificadas ambas a su vez como géneros formales y géneros temáticos, ponen de
manifiesto la posible y constatable superposición de las realizaciones literarias de unos y
otros. Por ejemplo, un género poético narrativo temáticamente especificable como históri-
co-legendario puede realizarse formalmente como romance. Por supuesto, cabe hacer otras
muchas matizaciones, pero lo dicho es respetuoso tanto con la realidad histórica como con
la lógica del análisis. Ahora, ante una pregunta del tipo de ¿por qué no optar (o separar)
entre determinaciones formales y determinaciones temáticas?, diríase que la primera
consecuencia sería la empobrecedora parcialización de la realidad, y segundo, negar de
algún modo las condiciones histórico-culturales, además de las actualmente operativas
en sentido analítico, que dan lugar a que podamos acordar una determinada categoriza-
ción, la cual frecuentemente no será sino sancionadora o matizadora de la ya recibida

19. Por lo demás, quizás convenga añadir que el género novela y el correspondiente breve del cuento fueron
especificados por Hegel, lo que sucede es que éste no entra en argumentos, a diferencia de como hace con el
correspondiente histórico de la epopeya, épica también designada a la hora de referirse a textos posteriores o no
grandiosos.
20. Sigo mi Teoría del Ensayo, cit.
62 PEDRO AULLÓN DE HARO

histórico-literariamente. No se olvide que las operaciones de especificación genérica se


ejercen, deben ejercerse, sobre un objeto históricamente formado o en formación acerca
del cual existe una conciencia cultural de producción y recepción, y hasta probablemente
diversas consideraciones explícitas o incluso extensa producción de estudios críticos. Así,
la primera gran organización de las unidades del sistema de géneros ha de ser formal/
temática y ejercerse sobre la realidad histórico-literaria21.
Un sistema de géneros, conforme avance especificativamente de la generalidad a la
particularidad hará ostensible de forma progresiva, y por procedimiento comparativo, las
peculiaridades de una tradición literaria respecto de otras. Si los géneros vienen a constituir
una suerte de fenomenología (o de fenomenografía, como preferiría Alfonso Reyes), su
descripción habrá de poner de manifiesto una disposición morfológica capaz de permitir
una fecunda reflexión de atingencias artísticas, sociales, psicológicas, etc. El establecimiento
de un sistema particularizador de géneros más allá de la pura categorización general, habría
de tener en cuenta operacionalmente dos factores principales, dos ejes, que a veces se
entrecruzan: evolución e hibridación. Es obvio que los géneros, dicho fuertemente, nacen,
evolucionan transformándose en mayor o menor grado y hasta mueren, se expanden, se
mezclan y hasta se trasladan; o dicho de otro modo, viven, evidentemente, en el tiempo
y en el espacio de las lenguas y sus culturas. Desde luego, todo ello se aprecia con mayor
precisión según el nivel descriptivo de las categorizaciones avance hacia la particularidad.
Esto en realidad ya lo supo Brunetière, aunque lo expresó en términos de radicalidad
positivista y naturalista impropios en nuestra consideración. Asimismo, los géneros se
hibridizan, esto es se vinculan borrando sus límites, se entremezclan o descategorizan para
categorizar nuevas formas, tal como radicalmente puso de manifiesto el proceso moderno22.
En un caso extremo tuve oportunidad de analizar cómo la intención romántica de
destrucción liberadora del reglismo neoclasicista alcanzó a realizar anticanónicamente un
género, o antigénero incluso pudiera decirse, de principios negativos: el fragmento (tanto en
prosa como en verso), elevando así a categoría lo inacabado y, por tanto, rectamente no
categorizable. La relevancia y significación artística, psicológica y filosófica de lo cual es
evidente23. Convendrá aducir otros dos casos más, sumamente ejemplares, casos de géneros
breves. La literatura moderna únicamente ha creado en cuanto auténtica realización formal
un nuevo género poético: el poema en prosa, que lo hemos estudiado en su producción de
lengua española. Este género es la muestra más nítida y perfecta de una nueva formalización
por procedimiento de hibridación, naturalmente como resultado de un proceso amplio de
contagios y aproximaciones, de necesidades expresivas y de experiencias artísticas en suma,
incluido el ejercicio de la traducción poética en prosa24. Por último, también he analizado
un caso sin duda de los más llamativos, el del jaiku de origen japonés, género procedente

21. Cf. Así lo esbocé, sobre el objeto real, en La poesía en el siglo XIX, Madrid, Taurus, 1988.
22. Desgraciadamente, en nuestro tiempo, esto ha devenido lugar común utilizado de manera irresponsable
por la crítica divulgativa, y también por la crítica no pretendidamente divulgativa.
23. Me he referido a ello en La poesía en el siglo XIX, cit., pág. 158, y en el artículo «Fragmento como teoría del
fragmento», compilado en mi vol. La Modernidad poética, la Vanguardia y el Creacionismo, ed. de J. Pérez Bazo, Málaga,
Anejos de Analecta Malacitana, 2000.
24. Cf. mi artículo «Ensayo sobre la aparición y desarrollo del poema en prosa en la Literatura española»
(1979), compilado en La Modernidad poética, la Vanguardia y el Creacionismo, ed. cit.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 63

de otro ámbito cultural que modernamente se traslada a las lenguas occidentales poniendo
en juego aspectos propios psicológico-culturales de gran relieve así como mecanismos
insospechados de adaptación híbrida, temática y formalmente con gran brillantez desa-
rrollados en lengua española por Antonio Machado ya a comienzos del siglo XX25. Puede
afirmarse, por lo demás, que existen condiciones de relación constructiva formal/temática,
condiciones de reciprocidad.
Estos ejemplos, bien que peculiarmente extremados (por ello nos interesan), descri-
tos empíricamente de manera escueta, permiten concluir algo no más que evidente, que
el sistema real de géneros es un organismo evolutivo determinador de transformaciones,
desplazamientos y necesarios reajustes; es una estructura progresivamente reestructurante
desde su mayor grado de estabilidad categórica general hasta sus más reducidos grados de
subcategorización o de determinación de meros rasgos26.

III

La dimensión es en realidad el primer elemento o rasgo que muestra la obra literaria


escrita, en tanto que entidad de lo que aparece, y no es necesario explicitar la importancia
que esto estéticamente tiene para una teoría de géneros. Tampoco se olvide que la obra
de ejecución oral se ejerce en un entorno que facilita y presupone un conocimiento de su
duración muy por encima de la sorpresa27. Se diría necesario proponer objetivistamente la

25. Cf. Puede verse mi estudio El jaiku en España, ed. cit.; y para los elementos doctrinales, M. Basho, Traités
de poétique: Le haikai selon Basho, París, Publications Orientalistes de France, 1983.
26. En mi concepto, el sistema de géneros admite, desde luego, una focalización crítica tanto de lenguaje
como psicoanalítica, sociológica y general cultural. Como tal sistema de producción convencionalizado textual,
es un sistema de modelización doblemente secundarizado en la medida en que estructuralmente se superpone
a la modelización de segundo grado (que diría Lotman y mucho antes dijo Novalis) propia del estricto nivel de
discurso literario. Su estudio debe abordarse sincrónica y diacrónicamente y, también como consecuencia de todo
lo anteriormente dicho, en cuanto categorías de relación dialéctica y no sólo paradigmática. Sería necesario, a su
vez, no ya diseñar una tipología y subsumir en ella todo el cúmulo de distinciones pertinentes y esclarecedoras de
aspectos múltiples que han resultado de una larga tradición analítica imposible de evocar aquí, sino sencillamente
hacer una verdadera catalogación de géneros. Con esto me refiero a la literatura, naturalmente, según el amplio
concepto de la misma, que antes enuncié, incluyente de los géneros ensayísticos, pero asimismo me refiero a
la literatura universal, a toda la literatura conocida, cosa que no plantea problema alguno sustancial más allá de
la cantidad de trabajo que representa. Sólo las culturas africanas, en razón de la oralidad dominante, presentan
dificultades importantes que en nuestro tiempo ya se comienzan a solventar.
27. Cuando ante el discurso oral hay alargamiento más allá de lo esperado, la consecuencia usual es el taedium,
como prevé la Retórica. El caso inverso, el demasiado poco, es en el discurso oral público menos frecuente. Muy
diferente asunto es el de la extensión espacial del discurso escrito, aunque hay un punto de encuentro, por así
decir, en casos como el de la épica o el del romance tradicional, en los cuales habrían de compararse la actividad
recitativa del rapsoda o del juglar con la actividad de la lectura silenciosa. Respecto de la extensión espacial,
piénsese que una novela como Paradiso, de Lezama Lima, en un cuerpo reducido, de 8, mide unos 2056 metros,
es decir supera los dos kilómetros, a diferencia de una obra como la Crítica del Juicio, cuya traducción española,
en condiciones empíricas similares, no pasa en mucho el kilómetro. Pero si bien Paradiso no es una novela fácil,
digámoslo así para entendernos, nadie pensará que una lectura del texto kantiano atenta al intelligere daría lugar
al consumo de la mitad de horas que la novela de Lezama. Piénsese a su vez que los pocos centrímetros de las
64 PEDRO AULLÓN DE HARO

manifiesta y completa dicotomía de dimensión géneros breves / géneros extensos. En cualquier


caso, es de reconocer que la posible categorización de la fórmula conocida géneros literarios
breves, de fundamento relativo por oposición a la de géneros literarios extensos, es deter-
minación más que conveniente para la consideración de una amplísima gama de construc-
ciones textuales literarias, mucho más allá tanto de las líricas como de las paremiológicas.
Géneros breves, en su acepción de uso, no tiene el opuesto de géneros extensos, ni de géneros
largos, ya que estos últimos quedarían supuestos como aquellos que remiten a las dimen-
siones textuales normales, sin bien se utilizan con mucha frecuencia particularizaciones
del tipo novela larga, poema largo28 o ensayo largo, calificaciones de acepción no estrictamente
terminológica, paralelas a su vez a novela breve, poema breve y ensayo breve, que son designacio-
nes un tanto más específicas. Ciertamente, el enunciado de géneros breves posee en sus usos
reconocibles escasa especificidad poetológica y crítica. Ello es muy probable que en virtud
de la común atribución al mismo de un significado general y difuso de reducida o nula
función técnica. Dicho significado difuso pienso que responde a un criterio improcedente
que consiste en una valoración ni siquiera guiada por la apariencia empírica y, justo por
ello, el concepto de género breve ha sido distinción abandonada a su suerte y al curso de
las determinaciones inespecíficas o desprovistas de verdadera solidez terminológica. Aún
más habría que afirmar del concepto de género extenso. Sin embargo, es indudable que la
dimensión, breve o extensa, estatuye un alto grado de significación estética, así como de
condiciones de la significación.
La cualidad teórica de mi argumento será más rentable ejercida preferentemente sobre
la base del elemento de brevedad. Pero en primer término es de recordar el ideal estilístico
de la brevedad tal como lo estudió Ernst Robert Curtius en Literatura europea y Edad Media
latina (II), haciendo ver su especificación en Virgilio, Cicerón u Horacio mediante fórmulas
que llegan hasta San Jerónimo, que es aún sabio conocedor de la tradición antigua y por ello
se desenvuelve con perfección en la tópica retórica, a diferencia de otros muchos autores
medievales. Si en principio todo buen poeta se expresa en pocas palabras, bonus y brevis
vienen a ser la misma cosa. Si la condición de brevedad estuvo bien justificada en las ars
dictandi, es de saber que las formas de brevedad son también bíblicas. Curtius sostiene que
la alternativa amplificatio/abbreviatio es tardía y aún no es conocida en la poetria de Mateo de
Vendôme. Augmentum/diminutio pasan de la retórica antigua a la medieval. Curtius advierte
de la única vez, e improcedente al caso, en que Quintiliano utiliza la palabra breviare, y
piensa que amplificatio/abbreviatio es pareja que no procede de este autor sino de la única
fuente antigua para la doctrina medieval que representa la crítica de Platón a la sofística
en el Fedro. Sócrates dice que Gorgias y Tisias habían inventado las formas «concisa» e
«interminable» de expresarse acerca de un objeto. Esto, continúa Curtius, conduciría
a un artificio virtuosista de la antigua sofística no conservado en la principal tradición

breves líneas de un aforismo, o de un eslogan, o los tres versos de un jaiku de Basho, cuya lectura puede realizarse
en unos diez segundos, dada su transportabilidad mental y su factible y consiguiente permanencia como reitera-
ción memorística, podría llegar a consumir ciertas horas a lo largo de una vida y multiplicar su correspondiente
extensión lineal alcanzando la supuesta dimensión de una obra no breve. Baste con estas ejemplificaciones.
28. Al menos durante ciertas épocas, en español poema ha tenido dominantemente el rasgo semántico de
extenso, mientras que poesía era referible a la composición breve. Esta distinción puede decirse que ha ido desa-
pareciendo desde mediados del siglo XX aproximadamente.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 65

retórica, y que con probabilidad sea referible al lugar de la Retórica aristotélica (III, xvi, 4)
en que se hace escarnio del precepto del relato «rápido». Pasara o no lo ideado por Gorgias
a la nueva sofística y de ésta a la tradición medieval -concluye Curtius- el hecho es que la
distinción era natural que se efectuase y de hecho en latín responde a la pareja dilatare/
coartare o abbreviare/premere 29.
Ha sido infrecuente y poco estable la utilización técnica del concepto géneros breves, o su
determinación con cierta amplitud de horizonte, y de ahí su percepción inespecífica tanto
desde la perspectiva de la ciencia literaria como desde la más general filológica. Es preciso
asumir, desde luego, que la brevedad no presupone necesariamente precisión o concisión
ni esencialidad ni intensidad, como tampoco insuficiencia en general o un «demasiado
poco», pero también que las más precisas, penetrantes y valorables expresiones intensas e
incluso esencialistas surgen en la brevedad. Basta con recordar géneros tales el aforismo
o el jaiku y, por supuesto, el aislamiento a modo de sentencia del fiat lux que ya citaba
Longino como ejemplo de lo sublime, pues el maestro helenístico oponía ésta elevación
y grandeza a la abundancia retórica. De hecho, se recordará, Longino llegaba a considerar
la sublimidad del silencio. Es la pérdida del «espacio» sonoro y superación de la brevedad
extrema que accede a lo que es, su significado, no siendo. Por lo demás, el enunciado, con
escasas variantes, «la oración breve penetra los cielos», que es de origen bíblico, presupone
elevación en el sentido de la sublimidad, y grandeza, como paradoja aún más acentuada
por antítesis, y accede a fórmula extendida en la patrística y en la literatura mística, desde
el anónimo inglés de la nube del no saber hasta San Juan de la Cruz y otros30. Ciertamente, la
grandeza épica o trágica es otra, y tiene que ver con la Historia, es decir con una tempo-
ralidad de considerables dimensiones. Parece irrenunciable aducir el tópico de vita brevis.
En fin, no se analogice lo extenso y lo breve con lo crudo y lo cocido, ni cosas parecidas.
Existe, en español la denominación géneros menores (al igual que en inglés: minor genres),
pero que remite con cierta proclividad a la valoración de secundarios o situados no en el
primer plano de los géneros «puros». En esta última lengua la distinción de brevedad se
reserva individualmente para unos ciertos casos de género: short story sobre todo, que por lo
demás es común en cualquier lengua occidental e incluso en otras culturas. El uso francés

29. La idea de brevedad es muy relevante en la tradición literaria oriental asiática, es decir china, japonesa y
coreana. El texto más sólidamente documentado de la teoría poética china, El corazón de la literatura y el cincelado
de dragones, de Liu Xie (ed. y trad. de A. Relinque Eleta, Granada, Comares, 1995), dedica dos observaciones al
problema de la brevedad. En el capítulo referido a las Elegías y estelas ofrece distintos ejemplos de esta clase
de textos laudatorios (las «estelas» van sobre piedra) y entre los autores señalados por Liu Xie destacan: «La
elegía de Cui Yin para Zhao, y la de Liu Tao para Huang, respetan sus normas esenciales; su mejor logro reside
en la brevedad captando lo esencial» (p. 103). De este modo la brevedad se erige como una virtud del discurso.
De forma más explícita, al referirse a los Escritos poéticos misceláneos (textos con ritmo), dice Liu Xie que:
«Es fácil redondear las obras breves, meditar largamente puede enriquecerlas. Bastan ideas claras y expresiones
límpidas, acontecimientos coherentes y sonidos melodiosos, darle vueltas y más vueltas y será digna del nombre
de perla. [/] Desde los Han han existido muchos escritos misceláneos de nombres diferentes: canon, informe,
orden militar, orden; o memoria, sumario, composición, ley; o bien canción, canto para ensalzar a los sabios, aire
musical, preludio; queja, sátira, aria y poema con música. En general, todos estos nombres pueden remitirse al
marco de los escritos poéticos misceláneos» (p. 115).
30. Véase nuestro La sublimidad y lo sublime [Madrid, Verbum, 2006].
66 PEDRO AULLÓN DE HARO

privilegia el término formes brèves, respaldado por una relativamente amplia bibliografía31 y
que también es empleado a veces en lengua española aunque no con el completo sentido
de géneros sino de formas especiales dentro de éstos: por ejemplo, formas breves del relato,
que coincide, y probablemente es traducción, con el italiano forme brevi del racconto, lengua
en la que se dice igualmente racconto breve y narrazione breve. Mientras, para la crítica francesa
formes brèves posee el significado predominante e intercambiable de géneros breves y, desde
luego, el subsentido perfectamente asumido no de menores mas sí de cierta lateralidad o
peculiaridad que les otorga cuerpo propio declaradamente no en el centro del sistema.
En este punto la dificultad consiste en que, visto en lengua española o, sencillamente, en
términos de lógica, se crea una indisposición entre esos conceptos de género y forma. Los
géneros poseen forma, y evidentemente la formas no tienen por qué poseer entidad de
género, puesto que pueden remitir a construcciones de rango inferior (y quizás también
superior), pero si identificamos género y forma en tanto que, pues, forma de género, el concepto
de forma queda generalizado adquiriendo una virtualidad de valor práctico cuando hay una
lengua que terminológicamente lo respalde, como es el caso de la francesa, mas sin dejar de
constituir una suplantación y una ambivalencia escasamente apropiadas. En lengua alemana
no se emplea un uso posible como kurze Gattungen o Kurzgattungen32. Y todo sea dicho, en
principio y rectamente entendido nada tienen que ver con la cuestión de la brevedad algunas
conceptualizaciones, estructuralistas o no, que se han valido de términos como «formas
elementales» o «formas simples», u otras que en ocasiones han aprovechado vergonzante-
mente la teoría metafísica de Friedrich Schiller sobre los géneros en tanto que tendencias del
espíritu o modos del sentimiento, a lo que ya me referí.
A mi juicio, el concepto de breve o de brevedad reclama una atención de sentido estético
y epistemológico. Por supuesto, no voy a convocar a este punto el múltiple y esporádico
tratamiento doctrinal susceptible, por inferencia, de ser allegado al caso, pero sí quiero
aducir que el régimen de éstas formas breves puede verse relevantemente matizado por
ciertas distinciones entrecruzadas de muy amplia proyección y, por lo demás, que la escasa
bibliografía existente con alguna pretensión general no es nada satisfactoria. Sea como fuere,
brevedad e intensidad son conceptuaciones no sólo habitualmente referidas a los géneros
líricos y tenidas como características de los mismos, sino que son tomadas a menudo entre
sus aspectos constitutivos esenciales. Por lo demás, y como es evidente, la brevedad, en su
aplicación de sentido relativo, excede la mera concreción empírica de tamaño reducido o
pequeño, pero además también la supera en un sentido cualitativo que no cabe en modo

31. En un manual francés, que sigue la postura habitual de identificar formes brèves con la significación de
géneros breves, se lee: «La notion de forme brève appartient à l´outillage courant de l´analyse littéraire» (Cf. Bernard
Roukhomovsky, Lire les formes brèves, París, Nathan, 2001, p. 3). El único problema es que ahí, como buen manual
francés, se confunde la cultura propia con toda la occidental. Pero, evidentemente, lo que es válido para la crítica
literaria francesa puede que no lo sea para la de cualquier otro país.
32. Nótese que la calificación de menores (también de manera particularizada, en especial teatro menor), posee
alguna tendencia hacia los conceptos de subliteratura y paraliteratura, sobre los cuales ahora no me interesa hacer
ninguna observación, aparte de ser referible tradicionalmente también a autores, autores menores. Recientemente
me ha recordado Santiago Navarro, de la Universidad de Düsseldorf, el caso del romanista Fritz Nies, profesor de
esa misma universidad, quien precisamente inició en francés, de manera muy sintomática, el título de su estudio
de 1978: Genres mineurs. Texte zur Theorie und Geschichte nichtkanonischer Literatur (vom 16.Jahrhundert zur Gegenwart).
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 67

alguno ser entendido como inherente pero sí en tanto que cualidad característica en razón
de su frecuencia y adecuación, es decir la intensidad y el esencialismo.
Acaso sea conveniente enunciar ahora la proposición, ya presupuesta por evidente, de
que los géneros literarios susceptibles de ser tomados como breves no son por principio
géneros secundarios, ni menores ni nada parecido. Otra cosa es que algunos de ellos puedan
serlo en términos particulares, pues en sentido general ni la lógica ni la observación técnica
hacen posible tal consideración. La brevedad, ciertamente, y según puede comprobarse, es
concepto por principio relativo. La brevedad puede ser o no un valor añadido pero, cier-
tamente, por sí, en principio, no lo es. Se recordará que la célebre afirmación de Gracián
sobre lo breve estaba sujeta a la condición de bondad. A fin de cuentas se trata de que la
cuestión de las dimensiones del discurso o del texto es en primer lugar un asunto empírico
que implica extensión o duración, y poco más. En este sentido, todo lo relativo a la noción
de brevedad es igualmente aplicable a una noción de extenso. Un paso siguiente consiste
en advertir que la historia y la experiencia, y sobre todo los resultados eficientes de ésta,
determinan una casuística o grados de adecuación entre aquello que textualmente se pretende
y los grados comúnmente realizables de extensión. Aquí se entra propiamente en la materia
o en el problema propio de la Poética, que poco dice, pero también queda prefigurado el
principio axiológico por el cual empezábamos. Habrá quizás que recordar cómo en líneas
generales la cuestión literaria, o estético-literaria, es desde su base tomada por la razón del
valor, de la calidad, y ésta es, contemplada en sí misma, ajena a las realidades de lo breve y
lo extenso. Otro tanto procede afirmar del aspecto temático de manera estricta; no eviden-
temente respecto de sus modos de elaboración, los cuales ya penetran en la esfera antes
señalada de los grados de adecuación. Y por ahí se puede llegar, por ejemplo, al problema
del carácter lírico de géneros como el aforismo y otros de tamaño semejante, pero también
al carácter lírico de otros de tamaño extenso, y a su vea a la incardinación de la sentencia
o el aforismo, o la breve frase hecha, en el curso extenso de la prosa.
Una rápida mirada al mundo textual histórico hace ver que corresponderían a la consi-
deración de géneros breves aquellos que lógicamente se hallan al extremo opuesto de los
determinables como más extensos, esto es la novela o el poema épico…, y contarían entre
los de dimensiones inferiores a las dimensiones medias demarcadas por denominaciones
tradicionales como la de novela corta o similares. Sin embargo, se advertirá que existen
formas, formas internas, de género que pueden plantearse bien como extensas, bien
como breves: así ocurre con la Novela y con el Tratado, con la Tesis doctoral33. Y ahora la
distinción indispensable consiste en especificar que la habitual suma, en virtud de la razón
que fuere, de unidades breves, su presentación como conjunto puede sobrepasar cualquier
dimensión tenida por propia de los géneros largos o extensos. Esto es frecuente en la poesía
lírica: una obra relativamente extensa puede componerse de unidades textuales muy breves,
ciertos centenares de poesías, ciertas decenas de poemas en prosa, o, como otro ejemplo,
el refranero o el corpus de las greguerías de Gómez de la Serna, excederán la extensión del

33. El género de la tesis de doctorado (o bien la de licenciatura en escala menor), que desde luego posee su
peculiar caracterización tanto técnica como histórica, curiosa y permanentemente queda al margen de la inves-
tigación de géneros, desempeña un prominente lugar práctico, entre otras cosas en los resultados de posible
evaluación de la producción y calidad universitarias…, y no debemos entrar ahora en ello.
68 PEDRO AULLÓN DE HARO

poema épico, aun a costa, en cierto sentido, quizás, de declinar en su capacidad constructiva
o de régimen formal unitario, y sólo en este aspecto podría argüirse fragmentariedad. Pero
también podría tratarse no ya de compilaciones, florilegios o colecciones, sino de obras
plenamente concebidas como suma de unidades, es decir construcciones elaboradas de
forma orgánica que superan la mera adición, cosa común en la poesía lírica, lo cual sería
extensible hasta la obra concebida como Summa o incluso la Enciclopedia, que también
pueden entenderse no como meras compilaciones sino en tanto que verdaderas estruc-
turas composicionales (Juan Ramón Jiménez, Ezra Pound). Éste es el primer rasgo del
relativismo de la extensión o dimensión de los géneros. Ahora bien, en su aspecto más de
fondo el relativismo de la extensión del género reside en la pertinencia de los designados
grados de adecuación, lo cual significa una estimación técnica y, subsiguiente o parejamente,
de valor. (A ello, por supuesto, se ha de aplicar a su vez una discriminación histórica; pero
éste, aun añadido, es otro problema). La razón de la adecuación consiste justamente en la
necesariedad. La designación novela larga o extensa, a su vez considerable como poemática
(o lírica en el impropio por antitético uso anglosajón), etc., es adjetivación empírica de
valor genérico meramente material; pero que tal tragedia o novela sea larga o extensa en
tanto que excede lo conveniente, que se presenta, o más bien es calificable, como demasía,
constituye ya un juicio crítico, o cuando menos un juicio estético que por consideración
inmediata deviene juicio técnico y literario de primer orden, pues atañe o pone en discusión
nada menos que al conjunto del proyecto constructivo de la obra cuestionada. Así pues,
podemos convenir en que la extensión ha de estar regida por la necesariedad pertinente a
determinada configuración. Pero se trate de la dimensión que fuere, lo cierto es que toda
obra poseerá una dimensión pertinente o adecuada, o armonizada, por seguir el término
retórico clásico y sus consecuencias dentro de las virtudes del discurso, siempre que el
conjunto de sus aspectos relevantes, formales y conceptuales, se encuentre regido por el prin-
cipio de lo que es necesario al caso. Naturalmente, el otro asunto es el del juicio que se ejerce,
es decir la crítica, que podrá considerar el objeto breve como demasiado breve o el objeto
extenso como demasiado extenso.
Ni la pluralidad es lo contrario de la unidad ni ésta es concebible como superficie textual
formalmente no discontinua. El concepto de unidad atañe igualmente a los géneros muy
breves, al si-yo, al jaiku, a la seguidilla o al villancico, como a los muy extensos. Daré por
zanjado el simple sentido empírico de las formas literarias como pertenecientes a lo breve
o a lo extenso, asumiendo que tal distinción puede trasladarse subsiguientemente a una idea
de forma orgánica y de unidad como conjunto de unidades. La unidad es un principio de
constitución interior, tenga la repercusión que tuviere en la configuración externa. Tanto
lo breve como lo extenso estarían sujetos a principios semejantes y relativos de unidad.
La unidad de lo breve y la unidad de lo extenso no son disímiles sino técnicamente, como
morfología de la dispositio, que a su vez ha de responder a una concepción determinada
de ésta. El género del fragmento, el fragmento intencionalmente formado, sea lírico o no,
valga de ejemplo extremo, ha de poseer como texto bien constituido una unidad, la cual
responderá a los bien diseñados rasgos de lo fragmentario, la adecuada organicidad de
éstos más allá de la simple apariencia de lo desprovisto de forma. La voluntad y la acción
concreta de lo fragmentario son ejercicios de una realización formante que aspira a lo bien
constituido en tanto que unidad fragmentaria, con la dimensión que fuere, análogamente
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 69

a como Galdós actuara en los Episodios Nacionales o Balzac en la Comedia Humana. Así
pues, puede hablarse de unidad de género y de unidad interior de los textos particulares, y
desde luego referir la una a la otra.
No deben llamar a engaño, respecto de la idea de unidad, las meras convenciones
genéricas neutralizables; es decir las apariencias de unidad o la relegación de éstas a un valor
por completo subsidiario. Es el caso quizás paradigmático de la carta, o incluso la epístola
en verso, es decir las posibilidades engañosas de ésta, la polivalencia de sus entidades
textuales factibles más allá del sencillo marco de las fórmulas de apertura y cierre que
convencionalmente exige. Todo ello, desde luego, en dependencia de los usos culturales
y las épocas. Se ha dicho en alguna ocasión que en toda prosa se halla prefigurada una
estructura lógica. Pues bien, sabemos perfectamente, sobre todo desde la reflexión de
Adorno, que un breve ensayo puede albergar, no ya muchísima más cantidad de pensa-
miento, lo cual es muy frecuente, que un amplio tratado académicamente formado, sino que
la aparente diferencia entre uno y otro puede consistir puramente en la dotación de unas
cuantas convenciones externas y en el fondo por completo irrelevantes. Esto al margen,
por supuesto, de las grandes experimentaciones del pensamiento del siglo XX a la hora de
querer superar la idea genérica de Sistema. Ahí se sitúa justamente el proyecto de la Teoría
Estética de Adorno, proponiéndose de hecho un tratado extenso sin sistema; o el proyecto
de Lo Barroco de Eugenio D’Ors, proponiéndose una realización breve, fragmentaria si se
quiere pero dentro de una configuración superior de organicidad que en realidad supera los
límites de ese fragmentarismo, y consiste, aun con otro propósito que el de Adorno, en un
intento de sistema sin tratado, problema éste que se replantea D’Ors con otro propósito
en las dos obras extensas El secreto de la filosofía y La Ciencia de la Cultura34. En cualquiera de
esas dos obras, tan dispares pero a un tiempo tan habitadas por análoga problemática del
pensamiento, podría efectuarse una reconstrucción conduciéndolas a sistema sin violentar
su contenido conceptual de fondo. Ahí operaban ciertas razones muy específicas y proble-
máticas de la historia del pensamiento. Con ello tenía lugar una circunstancia genérica un
tanto paralela, en contra de lo que a primera vista pudiera parecer, a la desempeñada por
el poema en prosa.
Ahora bien, no cabe confundir la brevedad con lo fragmentario. El breve periodís-
tico, el proverbio, el soneto, el epigrama, el aforismo, el epitafio, la estela, la paradoja, el
tanka, el si-yo, el llamado microrrelato, la greguería35, son géneros por completo ajenos al
fragmentarismo; son unidades plenas y completas como cualesquiera otras extensas. Los
géneros breves nada tienen que ver por sí con lo fragmentario, a no ser que pensemos

34. He efectuado un desarrollo de estos problemas en «El Ensayo y Adorno», en V. Jarque (ed.), Modelos de
críttica: la Escuela de Frankfurt, Madrid-Alicante, Verbum-Universidad, 1997, pp. 169-180.
35. La greguería, pese a su individualizada autoría, está penetrada de una amplia tradición más allá del refra-
nero hispano y de la paremiología en general. Decía Cansinos-Asséns en Poetas y prosistas del Novecientos (Madrid,
América, 1919, p. 249), acaso un tanto hiperbólicamente: «No constituye ciertamente un género literario nuevo,
pues genealógicamente se incorpora a la progenie de aquellas composiciones breves -Ráfagas, Al vuelo, Alfilerazos,
Volanderas- que reflejaban en los periódicos de antaño la inquietud del momento y que en superior esfera lite-
raria halla hermanas en las doloras y humoradas de Campoamor. También guarda su parentesco con los trozos
epigramáticos y con los leves cuadros de los impresionistas. Los Diapsálmata de Kierkegaard [...] son también en
cierto modo greguerías. Y aun ciertos poemas humoristas de Tristán Klingsor».
70 PEDRO AULLÓN DE HARO

abyectamente que por el hecho de que los fragmentos sean trozos (los fragmentos casua-
les lo son y los intencionados se constituyen en la apariencia de serlo) y los trozos más
breves que el conjunto, o bien por ser breve el género del fragmento, lo breve haya de ser
fragmentario. Ni lo breve es fragmentario ni lo mal formado o lo insuficiente o lo carente
de unidad cabe ocultarse como fragmento por lírico que se pretenda (según la patología
que desarrolló cierto Romanticismo). Como género breve, puesto que por principio lo es,
pero en virtud de constituir una forma genérica neutralizable, el fragmento, aunque naciese
como poesía lírica y como doctrina poética, en realidad puede adscribirse a cualquiera de
los grandes segmentos de las gamas de géneros artísticos, ensayísticos e incluso científicos.
Al igual que, a fin de cuentas, la carta o la epístola en verso, como es el caso del texto de
la poética horaciana, peculiar reunión de teoría y poesía.
Es perfectamente factible, aunque no ha sido realizada, la catalogación general de los
géneros breves. Tampoco se ha hecho siquiera la de los líricos, si bien existen taxonomías,
en las cuales sin embargo suele limitarse el inventario a la docena histórica de subgéneros
líricos, desde la elegía hasta el soneto, desde la canción hasta el epigrama, desde el himno
a la égloga… Ahora bien, acordemos, y según anteriormente expuse, que es necesario
reformular un concepto de Literatura en cuanto que órgano de géneros superador de
la restricción de la tríada artística tradicional de géneros líricos, narrativos y dramáticos
mediante el segmento de los géneros ensayísticos, en un continuum que conduce a un
segmento científico, éste penetrado por los lenguajes artificiales y en consecuencia ajeno
o límite de la Literatura. De este modo la literatura resultaría –como propuse– de la suma
global y dialéctica de géneros artístico-literarios y ensayísticos, segmentación en la que
nada queda fuera.
Se infiere que lo lírico, o la poesía, no son referibles restringidamente a las construc-
ciones literarias que se atienen a los rasgos que consideramos específicos de los géneros
poéticos o líricos. Es decir, brevedad e intensidad son determinables como aspectos, externo
e interno, de la esencialidad lírica, pero ésta puede presentarse frecuentemente, como así
ocurre, en los géneros extensos, sólo que reducida a parte. La reflexión sobre los géneros
poéticos debe remitir al conjunto de los medios verbales tradicionalmente considerados,
desde la tropología a la tópica, desde las modalidades del discurso a las concreciones elocuti-
vas, así como a conceptos suficientes de textualidad, oralidad o temporaliad… Sin embargo,
a mi modo de ver, la poesía, recurriendo a una concepción neoplatónica, es una cuestión
de vivacidad, y, a diferencia de lo que pensaba Croce, ofrece una importante posibilidad de
distinción de grado. Se trataría, por así decir, de una sustancia producida en intenso proceso,
es decir la lengua en sentido intensamente vivo36. Considerada en su concreción verbal,
quizás la artística por antonomasia, en virtud de la integridad o carácter completo de su
naturaleza relativa al hombre, la poesía por principio breve configura una clase y grado de
lengua en la cual la intensidad y el esencialismo del proceso de la síntesis de los modos
de la razón y los modos del sentimiento se inclina de cierta manera hacia estos últimos. Es
sabido por experiencia común que la poesía es reconocible en la experiencia de distintas
formas de discursos. El lector constata con frecuencia una gran cualidad poética en, por

36. Cf. mi artículo «Posibilidad de la poesía», en Serta, 3 (1998), después compilado en La Modernidad poética,
la Vanguardia y el Creacionismo, ed. cit., pp. 307-313.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 71

ejemplo, un pasaje de novela, o un trozo de ensayo, lo cual hace patente la separación de la


sustancia estética poesía de los límites de género, y de algún modo crea una instancia de
unificación más allá de la manifestación de lo breve y lo extenso. Pero la poesía, entendida
en su sentido de esencialista, pertenece bien a los géneros breves, a algunos tipos de éstos,
bien a trozos o pasajes de géneros extensos. El esencialismo poético no es extenso por
principio. Su acopio para amplias dimensiones no puede ser sino yuxtapositivo, compilativo,
fugaz o alterno. La cuestión de la poesía se ciñe, si esto explicativamente pudiera aislarse
así, a la relación de sus factores simultáneos de destrucción y construcción: los modos
convencionalizadores del lenguaje que son convencionalización y topificación. En el prin-
cipio -si así lo queremos establecer- de la brevedad se hallan la intensidad y el esencialismo,
aspectos indisociables, y por tanto constantes de los géneros breves tomados como valor
positivo, sean de carácter lírico, narrativo, dramático o ensayístico, o todo ello a un tiempo.
Cada uno de esos tipos, o mejor aún cada uno de los casos particulares, definirá grados de
adecuación entre sus caracteres inherentes y las posibilidades de la intensidad y el esencia-
lismo. Los géneros extensos, de larga duración de escritura y de lectura, serán positivamente
tales en tanto que mantengan su capacidad relativa de esencialidad e intensidad, la propia
del largo curso, la analogización del tiempo, del sentido del tiempo común de la vida en su
transposición de discurso, es decir historia y novela largas, o reflexión y sistema largos. Es
la acción del decurso del tiempo de la vida, a diferencia de la elocución breve, que aspira a
penetrar como rayo el espíritu y los cielos. En todos estos sentidos, la distinción empírica
de dimensión breve/extenso y sus consecuencias estéticas y epistemológicas cruza y supera
la entidad taxonómica de las clasificaciones formales tradicionales.
LA ILUSTRACION Y LA IDEA DE LITERATURA

1. LOS ELEMENTOS ILUSTRADOS DEL CONCEPTO DE LITERATURA

E
L CONCEPTO de Literatura es cambiante, ha sido cambiante en diferentes sentidos y
por diferentes motivos. Por supuesto, no vamos a entrar aquí en la historia de este
problema, ciertamente mucho peor conocido de lo que a primera vista se pudiera
creer y, asimismo, mucho más necesario para la comprensión entitativa de esa categoría1.
Según se expondrá más adelante, y ahora matices aparte, es preciso discriminar dos
Ilustraciones, una primera neoclásica, la enciclopedista eminentemente francesa, y una segunda
idealista, la de creación alemana. Tal dualidad es base de una fractura dentro de lo que
denominaré «Ilustración estética y literaria» frente a la relativa pero inequívoca continuidad
esencial de una otra «Ilustración ideológica», por así decir. A la primera de ellas, la neoclá-
sica, corresponde el establecimiento de un concepto amplificado y totalizador de literatura
que entroncando con la tradición del clasicismo renacentista, distintivamente representado
por los studia humanitatis, e incluso de la Antigüedad, alcanzó la identificación más general
posible entre literatura y cultura, o cuando menos cultura escrita. Dicho concepto extensivo,
incluyente tanto de las Ciencias como de las Letras, configuraba a estas últimas regidas por el
amplísimo marbete, relevantemente de base ética y proclividad didáctica, de Buenas Letras.
Buenas Letras era término integrador de la Poesía en concepto originariamente aris-
totélico así como de la tríada de géneros artísticos, esto es de las Bellas Letras, y a su vez
de lo que aproximadamente llamaríamos hoy Ciencias Humanas. Según especificó Adrian
Marino, «el de buenas letras devino el supremo calificativo literario, el sinónimo de la excelen-
cia ético-intelectual de la literatura»2. En el primer párrafo, definitorio, que la Encyclopédie de
Diderot y D’Alembert dedica al término Literatura se lee: «(Ciencias, Bellas-Letras, Anticuaria)
término general que designa la erudición, el conocimiento de las Bellas-Letras y de las
materias que con ello tienen relación. Véase la palabra LETRAS, donde al hacer su elogio
se ha demostrado su íntima unión con las Ciencias propiamente dichas»3. En la gran obra

1. Recuérdese que literatura, con ciertos pasos intermedios, del latín littera/litteratura, es equivalente del griego
gramma/grammatiké, que también tuvo un sentido general que incluía desde el arte de la escritura hasta la lectura,
etc. Para un estudio del concepto y de los términos véase Adrian Marino, Teoria della letteratura, Bolonia, Il Mulino,
1994.
2. Cf. A. Marino, Teoria della letteratura, p. 106.
3. Encyclopédie ou Dictionnaire raisonné des Sciences, Arts et des Métiers... mise en ordre et publiée par M. Diderot et par
M. D’Alembert, Parma, Franco Ricci, 1970-1980 (reprod. facs. de París, Briasson, 1751-1780).
74 PEDRO AULLÓN DE HARO

historiográfica, universalista y comparatista, de Juan Andrés, Origen, progresos y estado actual


de toda la literatura, que es paradigma y culmen del saber de la Ilustración neoclásica, la Lite-
ratura es concebida como el conjunto de las Buenas Letras y las Ciencias tanto Naturales
como Eclesiásticas, entendiendo por Buenas Letras, y siempre en su sentido más abarca-
dor, la Poesía, la Elocuencia, la Historia (que incluye entre otras disciplinas la Geografía)
y la Gramática (asumiendo en ésta una amplia Filología desde la techne gramatical hasta la
Crítica literaria); y por lo demás incorporando entre las Ciencias Naturales a la Filosofía,
pero al final, tras la Física, y no al comienzo como ocurre en la clasificación de Bacon que
es la seguida por Diderot y D’Alembert4.
A pesar de la progresiva restricción del concepto de Literatura en sentido artístico,
es decir de géneros de la Poesía en tanto que épica o narrativa, lírica y dramática, que
asentará el Romanticismo, el término Literatura continuará manteniendo otra acepción,
secundaria, de carácter general, que aun parcializadamente llega hasta hoy en ciertos usos
universitarios, sobre todo anglosajones o de influencia anglosajona. Todavía Dilthey, a
finales del XIX, quería entender por Literatura «todas aquellas manifestaciones de la vida
de un pueblo que, poseyendo valor permanente y estando por encima de las necesidades
de la vida práctica, se han decantado en el lenguaje», haciendo abarcar a la Literatura, por
igual, «poesía y filosofía, historia y ciencia»5.

2. LA ILUSTRACIÓN Y EL PROBLEMA PERIODOLÓGICO

La amplitud del problema periodológico de la Ilustración se revela no sólo mediante


la discriminación de la misma en cuanto constante y progresión de una «ideología» en
los diferentes países de Europa6. Éste es, por decirlo de algún modo, su sentido externo.
Pero desde un punto de vista interno, aquello que asimismo se hace preciso dirimir es el
curso de las disciplinas o materias más atingentes a una concepción del mundo, incluso
la multiplicada relación de éstas según los diferentes países. Ello se aclara observando la
dialéctica de formación de las ideas.
La potencia dialéctica de la relación, a posteriori considerada, Ilustración/Romanti-
cismo en lo que se refiere al decurso estético y literario describe un proceso complicado
de germinaciones, de ideas y formas diseminadas en diferentes lugares de Europa cuya
configuración teórica más precisa y extensa es la estética del Empirismo inglés. Desde el
punto de vista, por ejemplo, de la teoría del lenguaje, como de tantas otras cosas, habría

4. Véase nuestro Estudio Preliminar, con J. García Gabaldón, S. Navarro y C. Valcárcel, de Juan Andrés,
Origen, progresos y estado actual de toda la literatura, Madrid, Verbum, 1997, vol. I, pp. LXV y ss.
5. Cf. Wilhelm Dilthey, Teoría de la concepción del mundo, ed. de Eugenio Ímaz, México, FCE, 1945, p. 374.
6. Para la idea de Ilustración véase este término en la Encyclopédie..., ed. cit., así como el Discurso Preliminar
de la Enciclopedia, escrito por D´Alembert, trad. de Consuelo Vergés y estudio de Antonio Rodríguez Huéscar,
Madrid, Aguilar, 1974, 4ª ed.; y, por otra parte, siguiendo así el doble paradigma francés y alemán, J. B. Erhard, K.
F. Freiherr von Moser, Ch. Garve, J. B. Geich, J. G. Hamann, J. G. Herder, I. Kant, G. E. Lessing, M. Mendelssohn,
A. Reim, F. Schiller, CH. M. Wieland, J. F. Zöllner, ¿Qué es Ilustración?, Estudio preliminar de Agapito Maestre,
trad. de A. M. y José Romagosa, Madrid, Tecnos, 1989, 2ª ed. corregida y aumentada.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 75

que remitirse en primer término, sin duda, a Juan Bautista Vico, una individualidad en Italia,
y posteriormente a Rousseau, quienes fundan nítidamente las tesis lingüísticas del idea-
lismo romántico, para después remitir al espacio del Sturm und Drang y lo que llegaría a ser
propiamente el fundamento del Idealismo7. Desde el punto de vista poetológico se podrá
decir que la formulación central de la futura teoría romántica se encuentra preelaborada
en Friedrich Schiller8, de la misma manera que justo antes Kant había sancionado en la
Crítica del Juicio los principios estéticos necesarios para la teoría romántica9. Quiero decir,
evidentemente la Ilustración alemana, o parte decisiva de ella, es antitética, como veremos,
respecto de la Ilustración francesa, que es sustancialmente neoclásica. Esto es, hablando
rápido, el Empirismo inglés o la Ilustración alemana, desde el orden estético cuando menos,
no son sino Prerromanticismo, y tal cosa en un sentido muy elevado y decisivo, pues los
creadores de la Romantik y del conjunto unificador de los romanticismos europeos en
buena medida apenas tuvieron que seleccionar, desgajar o tamizar elementos sobre la base
de un gran pensamiento que ya les era dado10. Todo lo cual traslada de hecho el concepto
de Prerromanticismo (que es concepto metodológico de aplicación, y no fórmula natural
de creación histórica) a un primer plano y hace patente una gran dificultad en la simple
linealidad frecuentemente asumida de la organización periodológica ilustrada.

7. La tesis idealista sobre el origen del lenguaje, que hace coincidir éste con el de la poesía tomando como
fundamento el lenguaje figurado, frente a las posturas de las tesis racionalistas, fue enunciada en primer lugar por
Juan Bautista Vico, Principios de una Ciencia Nueva en torno a la naturaleza común de las naciones (ed. de José Carner,
México, FCE, 1978, 2ª ed.), que es el punto de partida seguido por Benedetto Croce (Estética, ed. de P. Aullón
de Haro y J. García Gabaldón, Málaga, Ágora, 1997). La enunciación alemana de esta tesis idealista, aunque con
vinculación teológica, fue la de J. G. Hamann, de 1762, Aesthetica in nuce (en la compilación A. G. Baumgarten, M.
Mendelssohn, J. J. Winckelmann, J. G. Hamann, Belleza y Verdad, trad. de Vicente Jarque Soriano y Catalina Terrasa
Montaner, Barcelona, Alba, 1999, pp. 273-301). Otra versión de la misma tesis, de muy distinto desarrollo pero
de idéntico fundamento, fue la realizada por Jean Jacques Rousseau, publicada tardíamente, Ensayo sobre el origen
de las lenguas (ed. de Mauro Armiño, Madrid, Akal, 1980).
8. Cf. Friedrich Schiller, Sobre poesía ingenua y poesía sentimental, ed. de P. Aullón de Haro sobre la versión de
Juan Probst y Raimundo Lida, Madrid, Verbum, 1994.
9. Puede entenderse que la Crítica del Juicio contiene no sólo los principios más generales sobre los cuales
trabajó Schiller, sino también los grandes principios románticos de libertad, genio, originalidad, sublime, infinitud,
no finalidad extraartística del arte, etcétera.
10. Pese a su caracterización muy general, o acaso precisamente por ello, la poética de Schiller, tendente a
la síntesis como superación y dedicada centralmente a las teorías clásico/moderno, del genio y de los géneros
literarios en tanto que modos del sentimiento, ofrece los elementos a partir de los cuales los románticos sólo
tendrían que seleccionar y concretar sus conceptos. En esta operación destaca la proposición por Friedrich Schle-
gel del «fragmento» como unificador de géneros, mediante el cual, curiosamente, viene a proponer una idea de
Literatura total y extensiva, aunque regida indeclinablemente por lo poético, es decir una Literatura artística: «La
poesía romántica es una poesía universal progresiva. Su naturaleza no consiste sólo en unificar todos los géneros
separados de la poesía y poner en contacto la poesía con la filosofía y la retórica. Pretende y debe mezclar y fundir
poesía y prosa, genialidad y crítica, poesía artística y poesía natural; por una parte debe hacer más viva y social
la poesía, y por otra la vida y la sociedad más poéticas; debe hacer poético el ingenio, llenar y saturar las formas
artísticas de genuinos motivos cultos de la más diversa especie, animándolo con las oscilaciones del humor. La
poesía romántica abarca todo, con tal de que sea poético, desde los más grandes sistemas del arte, que, a su vez,
contienen otros sistemas, hasta el suspiro, el beso que el niño poeta exhala en un canto carente de artificio» (Cf.
F. Schlegel, Fragmentos, en Obras Selectas, ed. de H. Juretschke y M. A. Vega Cernuda, Madrid, FUE, 1983, vol. I,
p. 130). Todo esto no es sino una reformulación de la síntesis superadora propuesta por el Idilio schilleriano en
Sobre poesía ingenua y poesía sentimental.
76 PEDRO AULLÓN DE HARO

3. POÉTICA ILUSTRADA NEOCLÁSICA A DIFERENCIA DE POÉTICA ILUSTRADA IDEALISTA

Ilustración y Neoclasicismo se presuponen en la medida en que históricamente alcan-


zaron una adecuación, y ésta tuvo lugar con la primera Ilustración, la francesa. Aunque en
último término no dejara de ser tan arbitrario como el propio nominalismo del objeto que
se pretende modificar, desde una perspectiva estética y literaria se obtendría una importante
clarificación del horizonte periodológico si al marbete de Ilustración alemana se le cambiase
el sustantivo, siempre que el sustituyente, claro está, no fuese clasicismo, que es la otra
utilización germana problemática o confusa desde el orden general. En Francia se habla
de Clasicismo para denominar lo que el resto de los europeos solemos llamar con rigor
terminológico aplicado periodológicamente, Neoclasicismo; pues lo cierto es que la resti-
tución del mundo clásico, antiguo, fue renacentista, es decir italiana, y la poética neoclásica
francesa, en todo lo central, no es más que un resumen de los exégetas o poetólogos de la
Italia del Quinientos; y como pensaba el aristotélico Lessing de los clasicistas franceses, no
parecía que éstos conociesen directamente al Estagirita. Nótese, por lo demás, que el Arte
Poética de Boileau en buena parte no es sino un buen remedo de Horacio. En este sentido,
la cultura francesa es eminentemente plagiaria.
Dicho en rigor, la Ilustración neoclásica tiene su base estética y poetológica en una
restitución clásico-renacentista al amparo del racionalismo cartesiano. Ya hizo ver Cassi-
rer11 que si bien Descartes no construye una teoría estética, sin embargo permite hacer
extensible al arte su concepto de mathesis universalis, como a la geometría o a la astrono-
mía, y afirma el principio de unidad determinador de la multiplicidad de manifestaciones
y de la diversidad. Es decir, la naturaleza está sometida a leyes universales reducibles a
un único principio, al igual que el arte: la mímesis. Como es sabido, esta es la idea que
en 1747 recoge el título de la famosa obra de Charles Batteux: Tratado de las Bellas Artes
reducidas a un mismo principio. El objeto de imitación será la naturaleza en cuanto norma,
esto es en cuanto modelo de conocimiento o, lo que es lo mismo, Razón. Ahora bien, el
concepto neoclasicista de gusto, su idea de modelo o patrón sustentado en la Razón que
se arrogaban los propios ilustrados, ofrecerá en realidad un régimen teórico irresoluble
que sólo podrá hacer propio una ilustración dogmática, todo lo cual Hume se encargaría
de someter a juicio al tiempo que iniciaba la crisis moderna de la teoría del conocimiento
que recibirá Kant.
La Poética neoclásica, distintivamente dogmática por exacerbación normativa,
mantiene una relación mediada con la realidad objeto de imitación y una restricción de
principio aplicada sobre las facultades y la libertad del poeta. La belleza es selección de
realidades como idea de belleza, y la aplicación de ésta como armonía retórica al lenguaje
en tanto canónica de los equilibrios negará la expansión del espíritu, del genio original,
y se justificará en la ética de su finalismo didáctico-moral. La ausencia de una noción
de relativismo o historicidad tomará por estático el conjunto de los géneros literarios,
realidades inmutables. Otra cosa son las fisuras teóricas, sobre todo a partir de la idea
de sentimiento y la consiguiente apertura a la subjetividad, como en Marmontel y otros.

11. Cf. Ernst Cassirer, La Filosofía de la Ilustración, México, FCE, 1972, 3ª ed.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 77

La más llamativa muestra de ceguera neoclásica, su evidencia, acaso se encuentre en la


traducción del tratado longiniano Sobre lo Sublime realizada por Boileau; aquí su inter-
pretación posibilista, en el prefacio, es en última consecuencia nula; demuestra una gran
tranquilidad teórica en el plano del entusiasmo elocutivo y, como Robertelli dos siglos
antes siguiendo a Manuzio y volviendo a presentar al autor helenístico para hacer pareja
con el Aristóteles, no atisba nada nuevo o inquietante en el horizonte12. No podía ser
de otro modo y, además, el peso de la tradición parecía que le auguraba a todas luces un
futuro confortable afirmado en la Razón.
Habría que esperar al empirista Burke para comprobar en verdad la posibilidad de
un desmontaje rigurosamente antihoraciano y la contundente posibilidad anticlásica de
la categoría de lo Sublime13. La Poética idealista es anticlásica; en esa medida es la Poética
de la Modernidad, y en esto va precedida por la libre reflexión de algunos empiristas
ingleses. En los tiempos de la Crítica del Juicio podrá decir Kant, allí mismo en el parágrafo
47, esa frase que en más de una ocasión he señalado yo como de estilo raro en la obra:
«Todo el mundo está de acuerdo en que hay que oponer totalmente el genio al espíritu
de imitación»14. Ya se había entrado en la última década del siglo XVIII. Convendrá ahora
recordar la definición que efectuaba Diderot, en la Encyclopédie, de Poesía: «es la imitación
de la bella naturaleza expresada mediante el discurso medido; la prosa o la elocuencia es
la misma naturaleza expresada mediante el discurso libre»15. Consecuentemente, Diderot
explica la Poética como conjunto de preceptos para imitar la naturaleza de manera que
plazca y, a su vez, introduce el racionalismo de la perfección tanto en lo que se refiere a la
mímesis como a su posibilidad en la expresión, todo ello sutilizado y desmontado después
por Kant. La expresión tiene ahí un sentido restringido de inserción elocutiva. Por lo
demás, Diderot, al igual que hará cierto formalismo contemporáneo, aceptaba la idea
de ficción como esencia de la poesía, pero siempre que ésta fuera entendida dentro de
los límites de la imitación. En lo que se refiere al muy conocido caso de las unidades del
drama neoclásico, nótese que la opción ilustrada no es más que un reglismo reduccio-
nista y dogmatizador, y cómo Voltaire, al referirse a la tragedia en la decimoctava de
sus Cartas filosóficas (1734), aun reconociendo la naturalidad, genialidad y sublimidad de
Shakespeare, entiende que todo ello no es sino un conjunto de deficiencias que ha perdido
al teatro inglés y que en ningún caso debe tomarse por modelo. A este estado de cosas

12. Cf. Longin, Traité du Sublime, traduction de Boileau, ed. de Francis Goyet, París, Librairie Générale
Française, 1995. Ahí mismo puede leerse un Dossier que es apéndice donde se reúnen las Réflexions critiques sur
quelques passages du rhéteur Longin..., pp. 139 y ss.
13. Cf. E. Burke, Indagación filosófica sobre el origen de nuestras ideas acerca de lo Sublime y de lo Bello, ed. de Menene
Gras Balaguer, Madrid, Tecnos 1987. El texto de Burke, que se publica en 1757 y fue conocido por Lessing, es
el primer proyecto relevante de anteposición de la poesía a la pintura, en virtud de considerar la mayor capaci-
dad de penetración psicológica de la primera. He argumentado en varias ocasiones que el proceso moderno de
constitución del arte y del pensamiento es un proceso de subjetivización, y que es posible escribir e interpretar la
evolución del pensamiento poético del clasicismo a la modernidad como evolución de un concepto de plasticidad
a otro de musicalidad. Cf. mi estudio sobre «La construcción de la Teoría crítico-literaria moderna en el marco del
pensamiento estético y poético», en P. Aullón de Haro (ed.), Teoría de la Crítica literaria, Madrid, Trotta, 1994, pp.
27-113.
14. Cito por la traducción de Manuel García Morente, Madrid, Espasa-Calpe.
15. Loc. cit.
78 PEDRO AULLÓN DE HARO

neoclasicista es al que habrán de enfrentarse los suizos Bodmer y Breitinger en su difícil


polémica con Gottsched, y el que subsiguientemente retomará Lessing para la Dramaturgia
de Hamburgo en su proyecto de creación de un teatro nacional alemán emancipado del
reglismo neoclásico, reglismo que él justamente consideraba ajeno a Aristóteles, pues,
entre otras cosas, Shakespeare vendría a representar a su juicio la realización moderna
del pensamiento del Estagirita16.
Junto a la identificación o no identificación de arte y mímesis, y la libre originalidad
o no del genio, que es la causa agente, la finalidad o no finalidad extraartística del arte, es
decir la causa final, especifica el otro gran principio definitorio de la Poética, según sea
finalista y por tanto clasicista o neoclasicista, o según sea no finalista y por tanto idealista
o moderna. Diderot, naturalmente, siguiendo la doctrina clásica horaciana e identificando
el prodesse con la utilidad dieciochesca explicará que «lo agradable y lo útil deben reunirse
en la poesía y en la prosa», que «lo principal de todo es unir lo útil con lo agradable»17.
Kant, por su parte, refiriéndose a la belleza, subsiguientemente trasladable al arte, que es
bello, entenderá que se trata de una finalidad sin fin: «Belleza es forma de la finalidad de
un objeto en cuanto es percibida en él sin la representación de un fin»18. Es lo que Hegel,
en la introducción a sus lecciones de Estética, llamará «un fin en sí mismo», y mantendrá
indeclinablemente el conjunto del pensamiento poético moderno, a excepción de la doctrina
marxista y cierto realismo19.
Es bien sabido que la condición de la Poética idealista, y exacerbadamente la posterior
romántica, presupone la destrucción de la Poética neoclásica20.

16. Véase Voltaire, Cartas filosóficas, ed. de F. Savater, Madrid, Editora Nacional, 1976, pp. 147-148; G. E.
Lessing, Dramaturgia de Hamburgo, ed. de L. Perotto y F. Formosa, Publicaciones de la Asociación de Directores de
Escena de España, 1993. Puede verse nuevamente mi estudio sobre «La construcción de la Teoría crítico-literaria
moderna en el marco del pensamiento estético y poético», cit.
17. Loc. cit.
18. Parágrafo 17.
19. Creo necesario tener en cuenta el hecho de que el conjunto de la literatura moderna adquiere forma
distintiva frente al clasicista en cuanto que establecimiento del Ensayo y el desarrollo de lo que en general
denomino géneros ensayísticos; esto es, en cuanto establecimiento de un libre discurso reflexivo, un nuevo tipo de
discurso no legislado en la tradición clásica, regido por la operación del juicio pero al margen de formulaciones
de requisito lógico y demostrativo, y por tanto ajeno al discurso argumentativo fundado por la Retórica aristotélica.
Las condiciones tanto históricas como poetológicas de este nuevo discurso moderno, el discurso del Ensayo,
pueden ser reducidas a la libertad de base kantiana y a la caída de la finalidad didáctico-moral clasicista. Tras
los intentos de Montaigne, inventor del término, y Bacon, los autores del Empirismo inglés y de la Ilustración
alemana cabe decir que son los creadores del género. No podía ser de otro modo, pues a ellos corresponde la
asunción de las condiciones señaladas con valor general para la producción estable y característica de ese nuevo
discurso, que no es sino el discurso crítico en amplio sentido. A todo ello me he referido en Teoría del Ensayo,
Madrid, Verbum, 1992.
20. Ni que decir tiene, entiendo por poética la techne, paralela a la Retórica, es decir -en mi definición- un
conjunto de normas, reflexiones y saberes acerca de qué es y cómo se construye determinada clase de objetos;
una doctrina apriorística, explícita, previa a la existencia del objeto, y que aun no existiendo ejemplo alguno de
éste podría naturalmente ser enunciada a fin de promover su invención o fabricación; asimismo, una doctrina a
posteriori, implícita, es decir el conjunto de inferencias capaz de determinar las ideas mediante las cuales tuvo lugar
la fabricación de dicho objeto. Esto es importante saberlo, ya que el decurso neo-neopositivista de las disciplinas
durante gran parte del siglo XX se ocupó eficazmente de confundirlo todo a fin de desterrar el pensamiento literario
e imponer sus teorías de la crítica estructural y formalista. El mayor responsable de todo ello fue Roman Jakobson
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 79

4. EL ORDEN DE LAS DISCIPLINAS: LAS POSTURAS NEOCLÁSICA E IDEALISTA ANTE LA RETÓRICA

La Retórica es disciplina natural y acendradamente asumida por los neoclásicos


siguiendo la antigua tradición, pero rechazada por los idealistas, o cuando menos relegada,
como veremos, del plano superior de los saberes. Conocido es que el pensamiento idealista
se distinguió como creador de una nueva ciencia, la Estética, por cuanto, tras los incipien-
tes intentos de Hutcheson y más propiamente del racionalista Baumgarten, a partir de la
Critica del Juicio queda esa disciplina por primera vez configurada con autonomía y dotada
de verdaderos instrumentos conceptuales. Como es evidente, el neoclásico carecía tanto
de los medios teóricos como del impulso y el espacio disciplinar necesarios para intentar
nada semejante. En realidad, la operación idealista consiste en el relevo de la Retórica
por la Estética. Sólo surge ésta cuando desaparece aquélla, de manera análoga (aunque
menos directa y desde otro plano de relación) a como la desintegración de la Poética
neoclásica es condición para la existencia de la Poética idealista, que ya es la propiamente
moderna. Por lo demás, la Poética clasicista tenía un lugar de confusión y encuentro
con la Retórica desde el tratado aristotélico, pues ésta cedía a aquélla, si no otra cosa, el
componente elocutivo en tanto que teoría constructiva del lenguaje literario. Por ello, a su
vez, y era necesario que en general así fuese, toda Poética idealista o moderna presupone
igualmente la liquidación de la Retórica clasicista. Asunto diferente consiste en aquello
que la Retórica detenta como justa teoría del lenguaje más allá de su inclinación doctrinal
artística adscribible al pensamiento clásico21. Todo esto no quiere decir, entiéndase, que
la Retórica desapareciese durante el siglo XIX, sino que fue desplazada del plano relevante
y decisorio de los campos del saber en desarrollo, y desterrada al mundo escolar y de la
mera asistencia a las prácticas sociales.
Dijo alguna vez Alfonso Reyes que la Retórica murió de taxonomía, de hipertrofia
clasificatoria22. Bien, ése es el sentido degenerativo a que la sometió el Neoclasicismo.
De nuevo volvamos, por último, a la economía de los paradigmas representados
por la Enciclopedia y la Crítica del Juicio. Se lee en la primera a propósito de la Poesía: «El
orador debe decir la verdad de manera que la haga creer, con la fuerza y la simplicidad
que persuaden. El poeta debe decir lo verosímil de una manera agradable [...]»23. Esto
es, se sigue la línea ‘oficial’ aristotélica. Pero véase cómo Kant, ciertamente partiendo
de otros supuestos, eleva la poesía y el genio y se acoge a la duda ante el arte retórica:
«el orador da, desde luego, algo que no promete, a saber: un juego entretenido de la
imaginación, pero perjudica también a algo que promete y que es el asunto anunciado, a

mediante el célebre artículo Lingüística y poética. Por esta razón yo denomino a toda esta operación funesta para el
saber humanístico «la trampa Jakobson», según lo expuse, sobre todo, en el artículo titulado «Un ensayo crítico
sobre la Ciencia del Lenguaje», en Teoría/Crítica, 3, Alicante-Madrid, Universidad-Verbum, 1996, pp. 23-38. Para
lo anterior véase mi «Epistemología de la Teoría y la Crítica de la Literatura», en P. Aullón de Haro (ed.), Teoría
de la Crítica literaria, ed. cit., pp. 11-27.
21. Presenté un desarrollo de todo ello, desde el punto de vista de la Poética, en «La ideación de la Poética
moderna», en Revista de Occidente, 105 (1990), pp. 85-105.
22. Alfonso Reyes es autor del más bello y penetrante libro dedicado a la Retórica clásica: La crítica en la Edad
Ateniense. La antigua Retórica, México, FCE, 1961 (O.C., XIII).
23. Loc. cit.
80 PEDRO AULLÓN DE HARO

saber: ocupar el entendimiento conformemente a un fin. El poeta, en cambio, promete


poco y anuncia sólo un juego con ideas, pero realiza algo que es digno de ocupación, a
saber: proporcionar, jugando, alimento al entendimiento y dar vida a sus conceptos por
medio de la imaginación; por tanto, aquél da, en el fondo, menos, y éste más de lo que
promete»24. El proceso idealista continuará radicalizando estos extremos, como tantos
otros, según puede comprobarse fehacientemente en la Estética de Hegel. En el preciso
sentido de la valoración de la Retórica tiene lugar, como es evidente, una convergencia o
aproximación a Platón, quien detectaba en esta disciplina la verosimilitud del argumento
pero no el fin de la verdad25.

5. PERSPECTIVA Y PROYECTO ACTUAL ACERCA DE LA ILUSTRACIÓN ESTÉTICA Y LITERARIA

Nuestra relación directa, viva históricamente, con la Ilustración neoclásica estética y


poética es muy escasa, y principalmente se restringe a la pervivencia de las obras «clásicas»
y ciertos elementos doctrinales que pertenecientes al arsenal antiguo han permanecido
en su perfil meramente técnico, o bien erudito y académico en otro caso. Lo que más se
parece, o lo único que se parece del siglo XX a la reglada y dogmática teoría poética neoclá-
sica es la doctrina marxista, hoy por completo desacreditada. En efecto, ambas coinciden
en los grandes principios de mímesis (reflejo marxista) y de finalidad extraartística. La
teoría idealista es aquella que hasta hoy nos alcanza, si bien muy mediatizada, primero por
el Romanticismo, después por la radicalización objetualista de la novedad a manos de la
Vanguardia histórica, más tarde por la Neovanguardia y, actualmente, por la caída del valor
y la trivialización posmoderna. Sería largo y no corresponde aquí entrar en estos asuntos.
A mi juicio hay dos conceptos fundamentales que en cualquier caso procede recuperar
y reformular del conjunto de doctrinas de la Ilustración, uno neoclásico y otro idealista.
Lo diré muy ceñidamente: respecto de la teoría neoclásica pienso que es preciso restituir
y reelaborar su concepto de Literatura. Para ello es requisito la integración de géneros
poéticos o artístico-literarios y de géneros ensayísticos o ideológico-literarios como doble
formante de la Literatura, y excluir de ésta el segmento de los géneros científicos, sobre todo
estableciendo como límite la lengua natural en razón de la marcha moderna y contemporá-
nea de las ciencias26. Respecto de la teoría idealista, creo necesario recuperar y reformular

24. Kant diferenciaba dos clases de artes de la palabra: oratoria y poesía. Véase el parágrafo 51.
25. Hegel diferenciaba entre géneros poéticos y géneros prosaicos, y dentro de estos últimos entre oratoria e
historiografía como casos ejemplares y de cierta aproximación poética (cf. Estética, vol. 8, ed. de Alfredo Llanos,
Buenos Aires, Siglo Veinte, 1983). La extraordinaria dureza de la crítica de Platón, en Gorgias, a la que dio salida
Aristóteles sobreponiendo el concepto técnico retórico y su valor dialéctico general a la cuestión moral de la
verdad, ciertamente debió de pesar bastante tanto en Kant como en Hegel, quienes no se ocupan de la Retórica
más que muy brevemente en los lugares que he mencionado. El mayor radicalismo antirretórico, ahora ejercido
desde un criterio de epistemología disciplinaria, es sin duda el de Croce en su Estética. No es mi propósito entrar
aquí en la extensión y peculiar complejidad de este problema. Ya he argumentado anteriormente el relevo de la
Retórica por la Estética.
26. A todo ello me he referido proponiendo la necesaria reformulación actual del concepto de Literatura, en
Teoría del Ensayo, cit.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 81

el concepto de Belleza, e incluso el de Arte. El extremismo que alcanza en Hegel, tras la


ponderada postura kantiana, la exclusión de la Belleza natural del marco de la disciplina
Estética ha de ser rectificado, según sencillamente aconsejan las razones de nuestro tiempo.
Pero es más, me parece actualmente imprescindible recuperar el horizonte de la Belleza
kantiana; ahora bien, dotándola de espíritu, que ése es su déficit actual, y subsanándola de
la ausencia neoplatónica que hizo fácilmente posible un neocriticismo como positivismo,
un formalismo de la forma sin alma27.

27. Ciertamente, hoy la marcha de las cosas no va por ahí, dicho al margen de la caída irremisible de los
formalismos, pero del triunfo de los pragmatismos y de la desvaloración posmoderna. En cualquier caso, la arriba
referida es mi opción, y en su carencia, a mi juicio, consiste lo fundamental de toda la deficiencia.
LA ESTÉTICA LITERARIA DE EDUARD VON HARTMANN.
LA FILOSOFÍA DE LO BELLO 1

L
A ESTÉTICA literaria, es decir la reflexión filosófica acerca de la poesía y la literatura en
general, constituye el ámbito menos desarrollado de los estudios estéticos actuales en
España e incluso es probable que en general europeos. Es un hecho que la reflexión
estética de nuestro tiempo, quizás guiada tanto por la necesidad de un objeto tangible que
durante la vertiginosa transformación provocada por la época de la Vanguardia histórica
quedó ajeno o desligado del universo filosófico, como por divisiones especializadoras que
mantienen la distancia con el mundo de la Filología, se ejerce comúnmente, hoy más que
nunca, tomando como campo de referencia a las artes plásticas2. Probablemente se trata
de algo que tuvo sus comienzos en torno a la Einfühlung y cierta estética fenomenológica.
Ahora bien, las grandes corrientes del pensamiento moderno y sus mejores autores estéticos
se recordará que tuvieron como lugar común la reflexión sobre el arte literario, y aun por
encima de las artes plásticas; piénsese, no ya en Lessing, Schiller, Jean Paul Richter, Croce
o Nietzsche, que fueron estrictamente escritores, filólogos o poetas, sino en Vico, Hume,
Rousseau, Heidegger o Hegel sobre todo, que dedica tantas o más páginas a la poesía que
al resto de las artes particulares, incluida la música. Porque sucede que la Poesía fue la
mayor de las artes, desde Aristóteles a Hegel, a pesar del gran interés metafísico musical
de los románticos y aquel paréntesis extraordinario del Renacimiento que, por ímpetu de
Leonardo, quiso declarar insistentemente la pintura, es decir las artes plásticas, por encima
de las artes auditivas, en una época en que el pensamiento estético-literario estaba quedando
constreñido a los límites del comentario humanístico de materia poetológica o bien se había
trasladado a un ámbito filológico más general o difuso en nuestro concepto.
Pues bien, esos «grandes autores menores», a los que podríamos buscar en este sentido
precedentes como el de Krause, y otros inmediatos como Zimmermann, el primer gran
historiador en completa forma de la Estética, fueron pensadores notablemente dedicados

1. Hartmann, Eduard von, Filosofía de lo bello. Una reflexión sobre lo Inconsciente en el arte, Estudio preliminar,
traducción y notas de Manuel Pérez Cornejo, Valencia, Universidad de Valencia-Institució Alfons el Magnànim,
2001, 380 pp.
2. Puede comprobarse, por ejemplo, mediante Jiménez, Marc, Esthétique contemporaine, París, Klincksieck,
1999, y Qu’est-ce que l´esthétique, París, Gallimard, 1997; o, por seguir con autores franceses, Aumont, Jacques, De
l’esthétique au present, París-Bruselas, De Boeck Univesité, 1998 (versión española en Madrid, Cátedra, 2001).
84 PEDRO AULLÓN DE HARO

a la Estética y, dentro de ésta, a la Estética literaria. Me refiero sobre todo a los filósofos
marcados por el Idealismo y el devenir posthegeliano. Así Vischer y Eduard von Hartmann.
A mi modo de ver, ambos necesitan de una nueva lectura, por muchas razones.

Eduard von Hartmann fue un filósofo precoz, pero a diferencia de Schelling hubo
de pagar un precio por su temprana capacidad especulativa. Tras la tesis doctoral, Sobre
el método dialéctico (Über die dialektische Methode, 1868), de quien no había de dedicarse a la
profesión académica, probablemente como consecuencia del éxito de su primera obra
original propiamente dicha (La filosofía del inconsciente –Philosophie des Unbewussten3), sobrevino
la dura crítica de los especialistas a ese libro valioso pero juvenil. Hartmann, autor de una
producción extensa que no pocas veces mantuvo un ritmo de publicación de título por
año, define ese tipo de pensador que, pese a la variedad de sus intereses, posee un centro
teórico único y definitivo4. Se dedicó a los asuntos importantes, y polémicos como el
darwinismo, de las ciencias, en un momento en que era decisiva esta consideración a fin de
afrontar debidamente una concepción filosófica que se quería «enciclopédica» en el sentido
de totalizadora y nacía en tiempos de Biología, Física y Psicología, Religión y Teosofía. A
todas estas materias también se aplicó5.
Hartmann quizás pueda ser llamado, como se ha hecho, el último metafísico de la
filosofía clásica alemana, pero es preciso recordar que su método se mantuvo siempre induc-
tivo y su categoría de inconsciente, como un monismo del Uno, proyectada de todo punto a
través de sólidos medios racionales. Se trata de un pensamiento naturalmente entretejido
en el diálogo con su propia tradición inmediata. Si el inconsciente le vincula sobre todo
a Schelling y a toda la época romántica hasta acceder a su propio tiempo, el del periodo
decadentista, los conceptos iniciales de voluntad y representación más bien le emparentan con
Schopenhauer, con quien comparte una visión pesimista bien fundamentada, tendente a
una melancolía que ha de superarse o establecerse en la pérdida de los varios estadios de
la ilusión hasta alcanzar una Nada o Nirvana, desaparecido el deseo o, lo que es condición
de ello, el desligamiento de inteligencia y voluntad. No obstante, para Hartmann el disfrute
del arte, a diferencia de Schopenhauer, constituye, por así decir, una contemplación activa,
con fruición, y significa la más esencial alegría humana, que también comparte la ciencia,
pues pertenece al Espíritu, aunque muy pocos son los hombres que lo obtienen, pues,

3. De esta obra se publicó traducción española en 1879, once años después de su primera edición berlinesa.
Otras obras suyas fueron traducidas por Zozaya, Sales y Ferré y Palacio Valdés.
4. Pérez Cornejo, su actual editor y estudioso en España, lo ha definido como ecléctico, prolífico e indepen-
diente. Yo creo que Hartmann, al igual que Krause, aspiraba profundamente a la síntesis, y esta es una aspiración
radicalmente idealista ya manifiesta en las Cartas sobre la educación estética de Schiller y aun en la tercera Crítica
kantiana, pues esto es justamente lo que le otorga función conciliadora a la dialéctica de esta obra y a la dialéctica
moderna, la función de un encuentro filosóficamente conclusivo que Hegel ahí negaba y sólo reconocía en Schiller
y cuya resolución se arrogaba.
5. Fue autor asimismo de una autobiografía.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 85

entre otras cosas, es mucho mayor el placer del creador que el del contemplador. No es,
pues, la mera detención del sufrimiento schopenhaueriana y, en cualquier caso, estamos
muy lejos del Absoluto triádico hegeliano de la verdad en la filosofía, la religión y el arte.
Como Krause, pero ahora mediante lo inconsciente, Hartmann aduce una difusión mística,
sin embargo no ofrece una apertura optimista como la krauseana de la evolución de los
estadios ni de verdadera expansión de la conciencia humana. Esto es, no hay progreso en
sentido último humano, según Hartmann, sino ilusiones. Éstas sirven para hacer olvidar
la desgracia de la vida.

La obra estética de Hartmann consta de dos partes, una primera histórica y otra
teórica: Aesthetik I. Die deutsche Aesthetik seit Kant (Leipzig, 1886) y II. Philosophie des Schönen
(Berlín, 1887)6. Esta segunda, La Filosofía de lo Bello, ha sido hasta ahora una de las lagunas
a mi juicio más perceptibles, junto a la de Vischer, en la traductografía estética española
aplicada al siglo XIX. La estética de Hartmann fue apreciada por varios idealistas, cada uno
a su modo, Croce y Bosanquet, y por Menéndez Pelayo, y se ha venido diciendo de ella con
toda la razón que su sistema de las artes, «Lo Bello artístico», es de los más interesantes y
completos que existen7. Esta parte, pues, es la que incluye una sección dedicada a la Poesía
y a la relación de ésta con otras artes; es decir, también posee extraordinario interés para la
Literatura comparada. Únicamente el estudio y edición de todas aquellas obras estéticas que
como la de Hartmann contienen elementos o capítulos sobre la literatura o la poesía es lo
que hará posible reconstruir adecuadamente la Estética literaria histórica. El lector advertirá
que el pensamiento de Hartmann ha influido en la crítica contemporánea, habiendo sido
utilizado por algún que otro crítico importante. No diré más. En lo que sigue me atendré

6. Hay que tener en cuenta que hubo una segunda edición, de 1924, ampliada y corregida por Richard
Müller-Freinfels siguiendo manuscritos del autor y con el beneplácito de la viuda de éste. Naturalmente, esta
última es la edición seguida por su actual editor español, Pérez Cornejo, quien nos ofrece el volumen teórico, La
filosofía de lo Bello. De esta nueva y primera edición española, que desde luego merece ser elogiada, hay que decir
que sin embargo opta, aduciendo razones de extensión, por no traducir ciertas partes poco «atractivas» para el
investigador actual, según se declara en el Estudio preliminar (p. 107). En la bibliografía se echan de menos los
estudios de Moos, Paul, Die Philosophie der Musik. Von Kant bis Eduard von Hartmann (Hildesheim, Olms, 1975,
reimpr. de la 1ª de 1922) y Die Philosophie des Schönen seit Eduard von Hartmann (Berlín, Schuster & Loeffer, 1931),
y por otra parte la noticia acerca de alguna tesis inédita sobre la materia (en Halle, 1970) así como las reediciones
facsimilares de la obra (Karben, Wald, 1998). Éstas son, a mi modo de ver, las únicas incidencias a considerar en
la edición que comentamos, por lo demás excelente. Por último, quepa recordar que se publica como volumen
14 de la no menos excelente colección «estética & crítica», dirigida por el prof. Román de la Calle, de la Facultad
de Filosofía de la Universidad de Valencia; colección en la que pueden leerse autores como Dufrenne, Hemster-
huis, Pareyson, Fichte, Crousaz o Richard Wagner, además de Vattimo o Fubini. Confiamos en que estas serias
ediciones de Estética continúen y vayan a más.
7. Croce se refirió a Hartmann en varios lugares de su Estética respecto del sistema de las artes y además
sobre su desacuerdo con Vischer en torno al tratamiento de lo bello, que acerca a éste a Schleiermacher, que
por otra parte tanto interesaba a Croce. Cf. Estética como ciencia de la expresión y lingüística general, ed. de P. Aullón de
Haro y J. García Gabaldón, Málaga, Ágora, 1997, pp. 399-400.
86 PEDRO AULLÓN DE HARO

a una exposición estricta de la obra desde el punto de vista de su relación literaria, además
absteniéndome básicamente de introducir puntualizaciones o conexiones teóricas con la
tradición crítica y poetológica, que complicarían y me alejarían de la presentación nítida
que pretendo. Sólo referiré aspectos, generales o particulares, de la filosofía hartmanniana
de lo bello, en la medida en que resulten ser convenientes para el eficiente encuadramiento
del objeto literario.
Según Hartmann, es obligación del filósofo hallar una fundamentación firme para
la Estética, es decir contribuir a la creación de una filosofía de lo bello, pues una vez
hallado un principio reconocido éste se expandirá a manos de pensadores exclusivamente
estéticos, teóricos e historiadores. Pero de la misma manera que una estética especial no
puede prescindir de una filosofía general de lo bello, so pena de caer en el diletantismo,
el filósofo aplicado a la reflexión sobre lo bello habrá de estar bien familiarizado con las
producciones de todas las artes, ya que sólo esto evitaría el extravío en la pura abstracción
o en la arbitrariedad constructiva. El problema básico en este sentido de la mayoría de los
filósofos consiste en que, o bien no poseen un conocimiento profundo de lo bello artístico,
o bien su conocimiento se limita a una o sólo algunas de las artes y, en consecuencia, se
tiende a extrapolar ese punto de vista o esos puntos de vista particulares produciendo una
generalización falsa. Es más, el pensador estético no sólo debe poseer un conocimiento
receptivo sino también una experiencia de la teoría y de la práctica que, aun siendo mera-
mente la del diletante, le permitirá una más inmediata y profunda introducción en la esencia
y la comprensión artísticas. El filósofo ha de actuar inductivamente y, para ello, no importa
tanto la cantidad de materiales empíricos como una agudeza encaminada a discriminar lo
característico de cada campo artístico, lo esencial de lo inesencial, o lo que es lo mismo, lo
esencial de todas las artes. El progresivo aumento de materiales teóricos e históricos conduce
hacia la división especializadota, acrecienta el peligro de la dispersión haciendo desaparecer
la captación del vínculo espiritual que subyace en el conjunto de las artes particulares, su
unidad. Sólo la aparición de cuando en cuando de teóricos de entendimiento polifacético
y penetrante puede evitar ese peligro y elevar la Estética a patrimonio de la humanidad en
el que se apoyarían teóricos, críticos e historiadores.
Hartmann dice que lo natural en estética es comenzar por el estudio de la esencia de lo
bello en general, para después pasar a su existencia concreta como belleza natural, histórica
y artística8. Esa esencia de lo bello, no es tratada en primer término hegelianamente como el
ideal, sobre todo procedente de Winckelmann y Schiller, sino propuesta intencionadamente
como concepto, argumentando que éste es el que corresponde a las ciencias y a la filosofía

8. Este espíritu estético de totalización de su objeto adviértase que es decididamente antihegeliano y, por
otra parte, convergente con Krause. Cf. Hegel, W.F., Lecciones de Estética, ed. de Alfredo Llanos, Buenos Aires, Siglo
Veinte, 1983, vol. I; Krause, K.C.F, Compendio de Estética, traducido del alemán y anotado por Francisco Giner, ed.
de P. Aullón de Haro, Madrid, Verbum, 1995, Libro I. En este punto, Croce se mantuvo en la tradición hegeliana,
aunque bien es verdad que transformando, por así decir, la naturaleza del objeto. Cf. Croce, B., Estética como ciencia
de la expresión y lingüística general, ed. cit., I, cap. 2. Pienso que la postura de Hartmann sería hoy la pertinente, no
sólo por concepción general sino además por el hecho concreto relativo a la situación actual de las artes, es decir
de multiplicación de las artes menores y disminución de las mayores. He expuesto este argumento a propósito de
mi propia visión general en un ensayo muy sintético: «Estética y objeto estético», en Caracteres Literarios, 5 (2001),
pp. 125-130.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 87

y, por lo demás, porque de equipararse al concepto filosófico, la idea subjetiva de lo bello


podría confundirse con la idea objetiva inconsciente e inmanente de lo bello, irrumpiendo
la abstracción estética. Convendrá leer el siguiente párrafo, pues en él queda expresada
la concepción general de la teoría estética del autor al tiempo que, como se comprobará
fácilmente, en buena parte está escrito pensando en marcar su relación con Hegel, que por
lo demás es grande e integradora, y los hegelianos:
Muchos estetas, especialmente aquellos estetas idealistas, que proceden dialéctica o deduc-
tivamente, creen preciso comparar la belleza con la necesidad, la verdad, la eticidad y la
religión, como orientación preliminar al ámbito de lo bello, a fin de delimitarlo frente a otros
dominios próximos de la vida espiritual; por mi parte, considero mucho más adecuado al
asunto y más en correspondencia formal con el método inductivo, abordar esta cuestión
sólo después de haber tratado el tema principal, es decir, en un capítulo final, junto con
una investigación sobre la posición de lo bello en la totalidad del cosmos (die Stellung des
Schönen im Weltganzen), o con la ‘metafísica de lo bello’ (Metaphysik des Schönen); puesto que
es en la relación de la belleza con la verdad, eticidad y religión donde se refleja la decisiva
posición cósmica de lo bello, cuya significación metafísica, clave de la bóveda inductiva,
descansa inmediatamente, a su vez, en la significación que posee lo bello en la vida del
espíritu consciente (p. 124).

Hartmann estudia la apariencia estética9 considerando, tras una cuidadosa y eficaz


argumentación, que la belleza no es algo perteneciente a las cosas en sí mismas con inde-
pendencia de la percepción de las mismas; que lo bello, contenido de conciencia ideal y
por tanto fenómeno subjetivo, siempre reside en la apariencia, sea en la apariencia de los
sentidos o en la de la fantasía, y de ahí la diferencia que corresponde, en cuanto medio de
fijación de la objetividad ideal de lo bello, a la poesía y a la música frente a la escultura o

9. El importante concepto de apariencia estética se recordará que quedó consagrado estéticamente por
Schiller, quien lo hizo valer relevantemente a propósito de lo sublime. Por eso el arte tiene todas las ventajas
para esta experiencia y ninguno de sus inconvenientes. Véase F. Schiller, Lo Sublime, ed. de P. Aullón de Haro,
Málaga, Ágora, 1992. Hartmann explica que la apariencia estética es puramente subjetivo-ideal, es contenido
de la conciencia y por lo mismo ese contenido es ideal, así en la música, pero también en las artes figurativas; y
puesto que la apariencia estética y su contenido son ideales, «también la estética ha de ser puramente idealista, si
pretende ser pura estética; todos los intentos de mediación en este terreno (‘real-idealismo’ o ‘ideal-realismo’) se
basan en un completo desconocimiento de la esencia de la concepción estética; y lo mismo sucede con el intento
de fundamentar una estética puramente realista. Este carácter idealista de la estética debe pasar a un primer plano
tanto más decididamente cuanto más realista es la teoría del conocimiento, la metafísica y la ética con que se construye
un sistema filosófico (…) Si es la esencia la que por doquier se revela a sí misma y su esencialidad ideal, es dicha
esencia la que se manifiesta en el fenómeno objetivamente real; ahora bien, en lo bello nos ocupamos de la
apariencia estética o del fenómeno subjetivamente ideal, abstraído de cualquier realidad. Como normalmente se
suele hablar del ‘fenómeno’, sin añadir ‘subjetivamente ideal’, se suele entender con ello el fenómeno objetivamente
real; por eso es mejor evitar en estética la expresión ‘fenómeno’, cuando aparece sin añadido alguno, y hablar de
‘apariencia’ (como ha hecho Hegel, captando correctamente el sentido de la expresión, aunque posiblemente no
tenía clara conciencia de los motivos que le llevaron a ello)» (pp. 139-140). Por otra parte, y en un sentido amplio
y más bien genealógico y disciplinario, añadiré que he insistido yo en más de una ocasión en que la Estética es
una disciplina de creación idealista, empezando por Pitágoras, que es donde creo que debe situarse su origen aun
como saber no autónomo. Puede verse al comienzo de mi artículo «Positivismo e idealismo en Estética: Krause»,
en: Lissorgues, Y. y Sobejano, G. (eds.), Pensamiento y literatura en España en el siglo XIX, Toulouse, P.U.M., 1998, pp.
265-272.
88 PEDRO AULLÓN DE HARO

la pintura. En el primer caso no es más que la fijación de signos escritos en cosas materiales
en sí. El comportamiento estético, justamente se atiene a aquello que omiten los compor-
tamientos tanto teoréticos como prácticos, esto es el fenómeno subjetivo, abstrayéndolo
de las causas e independizándolo en tanto que pura apariencia. Esta abstracción será muy
fácil en lo concerniente a la introducción de realidad alguna que enturbie la pureza de la
apariencia. Las realidades que se encuentran en la base de las obras artísticas son fáciles
de abstraer, pues son llevadas a la apariencia estética mediante pura relación artística,
fuera de la cual nada son. Las apariencias estéticas de las obras de arte libre, es decir
visuales o auditivas, podrían denominarse libres, por cuanto no se encuentran ligadas a
una realidad correspondiente, mientras que en las no libres sólo subjetiva y momentá-
neamente puede procederse a su desligamiento. Es necesario afirmar la diferencia entre
fenómeno subjetivo y realidad, pues sólo esa separación hace posible el comportamiento
estético, la apariencia estética (ästhetischer Schein). El realismo transcendental, a diferencia
del realismo ingenuo, incapaz de abstraer en lo dado la belleza natural, y del idealismo
subjetivo, que toma la apariencia como realidad única, es lo que hace posible la distinción
del comportamiento estético. La apariencia estética no es que no sea una ilusión sino
que realiza justamente el punto de vista de la experiencia pura, se hace concreta, es algo;
pero la apariencia estética no adopta ni la realidad inmediata ni una mediata y por ello
renuncia a la significación realista y, asimismo, a la verdad realista, no pudiendo ser falsa,
falsa apariencia, pues no pretende alguna verdad; ni puede engañar, a no ser a quien no
ha comprendido, que más bien se autoengaña. Asimismo, como la apariencia obliga a
ser concebida como pura apariencia, obliga al sujeto a olvidarse tanto de sí mismo como
de su captación, al igual que de la realidad objetiva que se encuentra a su base; y de este
modo el contemplador se pierde en ella. Cuando reaparece el yo, tal sucede en la reflexión
estética, no hay comportamiento estético sino teorético. Por lo demás, la clasificación de
los tipos de apariencia estética, siendo ésta el concepto fundamental de la Estética, podrá
servir para una clasificación de las artes.
A la apariencia visual y a la apariencia auditiva contrapone Hartmann la apariencia de
la fantasía. Son dos los tipos de apariencia auditiva, y pueden unirse al modo del movi-
miento y el reposo, aunque no se trate de movimiento espacial. El primer tipo es la musical
y el segundo la mímico-musical; un tercer tipo sería la mímica lingüístico-musical o canto
expresivo, en el que las alturas tonales están musicalmente determinadas, mientras que
las tonalidades próximas, su cromatismo, dinámica y vinculación dependen de la mímica
declamatoria del lenguaje. La apariencia auditivo-visual corresponde a la mímica, tanto a
la gestual del lenguaje (en el arte escénico) como a la gestual del canto (en el arte del canto
operístico). A estas unidades naturales se les pueden añadir otras uniones artificiales en
relación con la danza y el acompañamiento musical. Todos los tipos de apariencia, formal,
visual y auditiva pertenecen a la apariencia sensible de la percepción. Sólo cabe añadir a
éstas la apariencia que permanece dentro de la fantasía del artista, a la cual le basta la garan-
tía de las condiciones para su reproducción en la fantasía de otros individuos. De hecho,
en principio todos los tipos son apariencia de la fantasía pero con propósito de pasar a
apariencia perceptiva. La apariencia de la fantasía únicamente alcanza su definitiva forma
en tanto que apariencia estética en la poesía, sin pretender otra cosa. A diferencia de las
anteriores, es ésta justo aquella que se distingue como un género especial entre los demás
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 89

tipos; éstos son especies del género de la apariencia perceptiva, mientras que la fantasía
poética es género específico.
Los sentimientos estéticos son el efecto psicológico de las apariencias. Lo bello no
se encuentra en estos efectos, sentimientos, ni en las causas de la apariencia, sino en esta
misma. Junto a los sentimientos, que podrán ser aparentes y reales, cabría hablar de senti-
mientos de la fantasía, que se comportarían respecto de los reales de igual modo que la
apariencia de la fantasía respecto de los hechos reales que refleja. Sería excesivo afirmar
que es la fantasía el órgano suscitador de los sentimientos o afecciones aparentes, como
suscita la apariencia de la fantasía. Sea como fuere, los sentimientos reales poseen mayor
intensidad y duración que los aparentes y, en consecuencia, estos últimos son fácilmente
sustituibles. Esta capacidad de sustitución es condición de posibilidad para la poesía y para
la música. Los sentimientos aparentes simpáticos, a diferencia de los reactivos, en razón
de la identidad de su contenido con el contenido anímico de la apariencia dan lugar a una
proyección involuntaria e inevitable; se produce la ilusión de que los sentimientos suscita-
dos en el contemplador son propiamente el contenido de la apariencia, cuando más bien
se trata de análogos sentimientos a los que el artista pone en la apariencia. Ante las obras
llamadas de las artes subjetivas (lírica, música y pintura de paisaje), en las cuales el autor no
pone más contenido que el de sus sentimientos subjetivos, el contemplador se desprende
antes de su subjetividad, arrebatada, al reconocer el contenido de los sentimientos estéticos
aparentes que en él se suscitan en cuanto que contenido propio de la obra artística. El
autodesplazamiento del sujeto en el objeto es una ilusión estética.
Explica Hartmann que lo bello consiste en el aparecer de la idea, y ésta debe estar
implícitamente contenida en la apariencia, que será simbolización o expresión de la idea.
Lo bello lo es en la medida en que es un aparecer de la idea. Aunque sea presentida en
la apariencia, la idea permanece directamente inconsciente, y ello es razón del misterio
de la belleza. En esto hay grados, como en la logicidad de lo bello. La idea inconsciente,
más que desde un principio lógico formal ha de considerarse en cuanto a su contenido
intuitivo. Pero lo poetizado ha de surgir del acervo de posibilidades lógicas latentes en la
idea, su construcción ha de ser desde el punto de vista lógico consecuente y, microcósmi-
camente, significativa, o lo que es lo mismo, adecuada a fin de instituirse como sustitución
o representación de la idea absoluta, ya que ésta no puede introducirse en la apariencia
estética. Entre lo bello artístico y lo bello natural no hay contradicción, ya que éste coincide
con el anterior en que únicamente existe en cuanto fenómeno subjetivo en la conciencia
humana, pero la diferencia entre uno y otro no reside en que el primero ha de pasar dos
veces por la conciencia, la del artista y la del contemplador, sino más bien en que el paso
por la conciencia de lo bello natural, como la captación de la obra artística, es receptiva o
reproductiva mientras que el tránsito de lo bello artístico a través de la conciencia del artista
es productivo. Receptividad y productividad no son términos estrictamente contrapuestos.
La belleza natural sirve como medio de estímulo para la belleza artística. A pesar de existir
artes que no poseen modelos naturales, cabe dudar de que sin la belleza natural hubiera
llegado a realizarse la artística.
Hartmann propone que la existencia real de lo bello puede dirimirse de tres maneras
posibles: en función de la exclusiva subjetividad o por la simultaneidad objetiva-subjetiva;
por la relación entre apariencia y la realidad de la existencia de la vida; y en último lugar
90 PEDRO AULLÓN DE HARO

en razón de su surgimiento. Si el análisis le permite advertir de la inesencialidad de una u


otra elección, decide sin embargo la tercera manera en virtud de su aspecto más manejable,
su mayor naturalidad por proximidad a lo dado y, además, el poder evitar de este modo
la fragmentación del pensamiento o la doctrina artística (Kunstlehre) en favor de otra clasi-
ficación. El sistema de las artes de Hartmann, dotado de gran solidez epistemológica, se
constituye a partir de la dicotomía de bello artístico no-libre y bello artístico libre, aunque
ahí hace constar previamente una cierta actividad artística dirigida a los tres grados más
bajos (lo sensible, material y dinámicamente agradable), que carecen de significación
artística independiente al igual que sus obras desde el punto de vista de la belleza artística.
Al segundo caso, de lo bello artístico simple corresponde la concreción de lo individual,
mientras que el anterior se inicia en el nivel de lo dotado de finalidad pasiva. En el último y
cuarto lugar general se tratará de las artes libres compuestas. No voy a proceder a describir
en su conjunto el amplio y valioso sistema hartmanniano de las artes, sino que procederé
selectivamente mediante un estricto criterio de interés literario.
Respecto de las artes no independientes, que son de rango inferior, como previo
grado elemental, no nos interesan aquí las meramente espaciales de apariencia visual
estático-atemporal, de pura apariencia formal o visual, que son ornamentales y cromáti-
cas, pero sí las artes meramente temporales del cambio espacial en la apariencia auditiva,
pues trataríase en éstas no ya de la rítmica y de los sonidos inarticulados sino también
de las alturas tonales que discurren articuladamente, sean productivas o reproductivas.
Sería de consideración productiva el arte de la configuración cadenciosa del lenguaje,
esto es la estilística eufónica o arte del habla en prosa y la poética en cuanto que arte
de construcción del verso. Este último constituiría un arte auxiliar que no considera la
conexión interna entre el contenido poético y la forma lingüística y que también pudiera
ser utilizado como auxiliar de artes no-libres ajenas al arte poético, tal la encomiástica
o la didáctica. Sería de consideración reproductiva el arte de la declamación cadenciosa
o eufónica, que es ajena a la expresividad de la declamación, así como el bello canto
carente de expresión, semejante a la música puramente formal. De las artes del movi-
miento espacio-temporal, que han de incluir los juegos de agua y fuego y el arte de la
danza carente de expresión, es preciso señalar que integra el arte de combinación audi-
tivo-visual, como la danza formalmente bella acompañada de sonido rítmico, ritmo que
pudiera tenerse en cuenta respecto del recitado de versos rítmicos, así en el recitado de
los coros de la tragedia griega.
En relación a las artes no-libres, hay que distinguir, por oposición a las libres, siete
rasgos: son esencialmente de finalidad extraestética; suscitadoras de sentimientos reales;
únicamente bellas en tanto que el contemplador separe su apariencia estética de su reali-
dad; siendo que sólo dicha separación provocaría sentimientos estéticos; separación que se
encomienda al artista (como en las copias); obras que, en cuanto que cosas materialmente
duraderas, aquello que las hace reales, su material, tiene valor autónomo; y, por último, en
el caso de querer suscitar sentimientos reales y ejercer una finalidad extraestética mediante
el lenguaje, el sentido de las palabras se propondrá obtener una verdad real, la que al arte
libre no interesa, pues éste se basta con la verdad ideal. Las artes no-libres son las tectó-
nicas, subordinadas a las técnicas que se aplican sobre los materiales, así las de utensilios,
la arquitectura y la jardinería.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 91

En relación a las artes libres y simples, su división ha de efectuarse, como en las restan-
tes, en función de los tipos de apariencia estética. Se han de rechazar divisiones dialécticas
a no ser que éstas sean natural consecuencia de la cosa, y a este fin también los conceptos
universales abstractos. Serán clasificaciones rechazables aquellas muy restringidas o aquellas
muy amplias, así como las que coordinan subespecies de artes distintas o bien que equiparan
artes de significación superior con otras de significación inferior (por ejemplo, la poesía
respecto de las artes de la percepción, cuya contraposición tiene primacía). Las clasifica-
ciones no se imponen de forma asertórica sino mediante la claridad y la alta competencia
a lo largo del tiempo. El propósito pertinente será la división entre las artes de apariencia
perceptiva y las de apariencia fantástica, es decir la poesía, la cual es de una potencia supe-
rior y de una dignidad ideal, aunque conviene mantener un paralelismo entre ambas y en
virtud del cual a la épica corresponde el arte figurativo, a la lírica la música, y a la dramática
el mimo10. Pertenecen a las artes de la apariencia perceptiva las visuales o figurativas y, por
otra parte, las musicales, entre las cuales se incluye el arte escénico (o mímica integral),
que es de unidad natural visual y auditiva, y clasificable en dos tipos, según la vertiente
gestual corresponda bien a la gesticulación lingüística, bien a la gesticulación del canto
expresivo. La primera necesita de un texto, la segunda de texto y composición musical. La
poesía dramática y la ópera toman estas artes a su servicio, pero no sometidas al servilismo,
incluso a veces es cierto que se sobreponen problemáticamente contraviniendo los valores
poéticos y musicales. En la unión de dos artes ha de prevalecer el dominio de aquella de
superior valor, pero no despóticamente. Si el poeta quiere ser dueño absoluto de su obra
no debe escribir únicamente para la escena. La mímica lingüístico-gestual constituye un
arte sustancialmente moderno. Es tan rico el contenido de los grandes poemas dramáticos
que nunca podrá afirmarse la superioridad de un tipo de interpretación sobre otro. Los
valores de la mímica, dice Hartmann, suelen ejercer un poder mayor sobre el público que
los valores poéticos, y considera incomprensible cómo hasta el presente no ha sido ésta
objeto del estudio estético.
La poesía, o arte de la apariencia fantástica, queda organizada por Hartmann mediante
la matriz de la tríada de épica, lírica y género dramático, y éstos a su vez con sus consi-
guientes subdivisiones, como veremos. En perspectiva general, la apariencia de la fantasía
es producida por el oyente únicamente en función del sentido de las palabras que oye. El
sonido de la configuración del lenguaje no pertenece propiamente a la poesía en cuanto

10. Dice Hartmann que «los amantes de las denominaciones abstractas encontrarán de nuevo en la división
bipartita entre artes de la percepción y artes de la fantasía, una verificación de la división schellinguiana entre las
series real e ideal; y los partidarios de la tríada dialéctica, reconocerán en la segunda división tripartita, la tríada
de lo objetivo, subjetivo y subjetivo-objetivo. Pero esta última división representa, además, en las artes de la
percepción la diferencia entre inmovilidad, cambio y movimiento; o especialidad, temporalidad y espacio-tem-
poralidad; o, en fin, apariencia visual, auditiva o apariencia combinada auditivo-visual; y en las artes de la fantasía
reproductiva representa, al menos, el predominio o equilibrio de los elementos implicados. En ambos grupos
o series, la segunda división tripartita representa, en fin, el predominio de la intuición, de la sensación, o del
equilibrio entre ambas, respectivamente, tal como se da en la actividad de la voluntad. Que el epos, destinado a
la recitación, en su intuibilidad plástico-colorística es análogo al arte figurativo, del mismo modo que el canto
de un determinado lied lo es a la música, y un drama al mimo, es algo sumamente claro, siendo estas analogías y
paralelismos tan a menudo reconocidas y acentuadas, que resulta absolutamente inconcebible pensar en pasarlas
por alto sin mencionarlas una vez más» (pp. 225-226).
92 PEDRO AULLÓN DE HARO

apariencia de la fantasía (según ya vimos) sino de la perceptiva, la cual habrá de estar


conducida hacia un efecto de contribución y en armonía con el efecto del sentido del
lenguaje, retroactuando sobre la configuración poética y condicionando los estilos poéti-
cos. La contribución de esta perceptiva es importante para el efecto poético, si bien éste
puede tener lugar sin ella. Es en realidad un añadido extrapoético, lo cual no quiere decir
que la poesía se separe del lenguaje en general. Voz, dicción y declamación ayudarán al
efecto poético, pero la configuración del lenguaje podrá estar ya cargada de expresividad,
aun no atrayéndonos la belleza lingüística formal, y por ello es preciso renunciar a ésta a
fin de acentuar aquello que es característico de la expresividad. Por lo común el poema
traducido, aun perdiendo la belleza formal de su lenguaje originario y parte de su adecua-
ción expresiva en relación al sentido, mantiene el efecto poético en virtud de su grandeza y
profundidad. Como tal, la poesía es un arte simple, aunque habitualmente se muestre como
un aspecto, si bien dominante, en una obra compuesta. Si lo determinante de la poesía es
el sentido, ésta no consiste en un arte auditiva. A excepción de los nombres propios, en
los que la palabra ofrece representaciones singulares, el sentido de la palabra va referido
a representaciones más o menos generales. En estas representaciones conviven una parte
intuitiva y una parte conceptual, y puesto que las connotaciones conceptuales proceden
de intuiciones, el retrotraerse etimológicamente a la significación originaria de las pala-
bras hace a éstas poéticamente más rentables. La significación de la palabra encierra en sí
múltiples intuiciones particulares. La palabra, cuanto más aislada aparece mayor impresión
da de abstracta, pero su conexión con otras palabras produce la reaparición de determi-
nadas intuiciones particulares de las muchas que contiene, reduciéndose de este modo lo
abstracto de su significación. El arte poético del verso consiste en la elección conveniente
de palabras y en la conexión de éstas mediante proposiciones a fin de elevar al máximo
la intuibilidad de su sentido, que es lo pretendido por las figuras poéticas. El intento de
acentuar la intuibilidad se consigue cuando el oyente resulta inducido, mediante el sentido
intuitivo de los términos, a producir en su conciencia la apariencia fantástica que el autor
ha querido expresar con sus palabras. A mayor vivacidad de la fantasía del oyente, mejor
e inadvertidamente completará éste los diferentes elementos y las particularidades que el
autor deja sin determinar, conduciéndolas a su individual determinación:
Cuanto más vivaz sea la fantasía del oyente, tanto mejor completará, sin percatarse de ello,
el interior o el paisaje en el que sucede la acción, la apariencia personal de las figuras que
intervienen, y en general todas aquellas particularidades que el poeta deja sin determinar,
configurándolas en su determinación individual. Pero todos esos añadidos resultan inesen-
ciales para el efecto poético; no en el sentido de que el poeta, en lo más elevado de su
labor y en lo que se refiere a su determinación individual, considere en general indiferente
la elaboración autónoma de la apariencia fantástica inducida, sino sólo en el sentido de
que las indicaciones que el poeta deja sin determinar resultan esenciales para la constitución
inmediata del efecto poético de la acción, siempre que no contradigan sus rasgos esenciales
y establezcan con ellos una relación armónica, en función de la ley de la correlación. En
el ámbito de estos aspectos inesenciales, pueden darse formas absolutamente diferentes
de complementar el efecto poético de la apariencia fantástica, siendo indiferente, a la hora
de enjuiciar la complementación de la expresión lingüística, si, una vez efectuada la
interpretación, se aprecia un notable desvío entre las apariencias fantásticas suscitadas en
los diversos oyentes, o si dicho desvío se establece respecto de la apariencia fantástica del
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 93

poeta mismo. El poema puede y debe determinar la apariencia de la fantasía, mediante la


dirección del lenguaje, sólo hasta alcanzar una esencial determinación de sus rasgos para
simbolizar el contenido ideal; no puede ir más allá de este límite, y si se atreve a restringir
la libre actividad de complementación que ejerce la fantasía del oyente sobre los rasgos
inesenciales, sin dejarle espacio alguno para desarrollarse, comete un error muy grave. Aquí
debe aplicarse el conocido dicho: le secret d’être ennuyeux c’est de tout dire; pues, como es sabido,
en poesía cualquier género resulta bueno, excepto el aburrido (pp. 296-297).

A su vez, Hartmann aplica esta teoría a la relación idealismo/realismo, mostrando


que este último se equivoca cuando desde una perspectiva antipoética pretende limitar la
libertad de fantasía del receptor, pues el modelo de la realidad no marca diferencias entre
rasgos esenciales e inesenciales. Sólo la apariencia de la fantasía «constituye la forma de
manifestación sensiblemente concreta a la que le resulta implícito el contenido ideal de la
obra de arte, comportándose respecto del lenguaje poético como el contenido respecto de
la forma, o como lo expresado respecto de la expresión» (p. 298). La apariencia fantástica
es la apariencia sensible, potenciada por la fantasía; la apariencia sensible en su totalidad,
especialmente determinada por los sentidos superiores. Las sugestiones que emanan de
la palabra poética desencadenan el juego de la imaginación en que consiste la apariencia
poética de la fantasía. El arte de la apariencia de la fantasía puede concebirse, en cuanto a sus
componentes esenciales, en tanto que síntesis superior del arte de la vista y el oído efectuada
en la fantasía, de manera semejante a la mímica integral; por ello la poesía, como el mimo,
es un arte espacio-temporal del movimiento. No debe mezclarse la apariencia auditiva de
la recitación poética con la apariencia fantástica de las figuras poéticas, pues constituye
un mero medio de separación de la apariencia de la fantasía del discurso hablado. A la
apariencia fantástica de las intuiciones visuales sólo puede unirse la apariencia fantástica
de las sensaciones auditivas.
La poesía, en su apariencialidad fantástica une los medios necesarios a fin de expre-
sar lo espiritual e intelectual, que procede de lo íntimo, sin las limitaciones propias de las
artes figurativas, las cuales separan y fijan un momento aislado; mientras que las artes del
sonido representan los sentimientos según su determinación intuitiva, pero sin mediar
determinación representativa y, en consecuencia, sin aclarar los motivos que los producen.
La poesía puede considerarse el arte más universal y espiritual, si bien ha de compensar su
universalidad con una relativa carencia de determinación sensible en comparación con las
artes perceptivas, las cuales la complementarían. De la poesía se puede afirmar que es la
más elevada de las artes siempre que supere, y esto en virtud de su espiritualidad, el peligro
de exceder los límites de la apariencialidad y, por tanto, del arte. Por otra parte, también hay
que señalar que entre los distintos tipos de poesía puede tener lugar una relación análoga
a la existente entre las diferentes artes perceptivas, en las cuales puede predominar la
intuición objetiva, el sentimiento y la sensación subjetiva o bien un equilibrio entre éstos.
La contraposición entre intuición y sensación se produce tanto en los diferentes tipos de
poesía como en las artes perceptivas. Esto define la regla general y las posibilidades de
predominio, aunque es cierto que puede haber excepciones, usualmente por extralimitación
o por insuficiencia. El hecho, excepciones aparte, es que los tipos de poesía (épica, lírica y
dramática) mantienen entre sí la misma relación que en las artes perceptivas media entre
las figurativas, las del sonido y las mímicas. Es decir, entre las artes perceptivas, el arte
94 PEDRO AULLÓN DE HARO

figurativo ocupa la misma posición respecto de las demás artes de su mismo grupo que
aquella que la épica posee entre los géneros poéticos. Correspondencia análoga a la de los
tipos de poesía puede predicarse de las artes perceptivas en relación a ésta.
La épica ocupa una posición semejante a la del arte figurativo entre las artes de percep-
ción, siendo de esperar un subgénero épico en predominante correspondencia con la plás-
tica y otro con la pintura. Del mismo modo que la plástica se desarrolla con anterioridad
a la pintura, la épica plástica es más temprana que la épica pictórica. Ésta se corresponde,
pues, con el período en que la cosmovisión pictórica (que fue la romántica –es decir de la
época cristiana) ha abandonado la forma plástica de ver el mundo (por antonomasia la del
clasicismo griego). La épica plástica se tiene por la más genuina, tomándose la pictórica
por un subgénero de ésta, y tal interpretación se justifica en el hecho de constituir la épica
plástica el subgénero poético más distante de la lírica y la dramática y ser, por tanto, el más
apropiado a fin de caracterizar la diferencia entre la épica y las otros tipos de poesía, al
igual que el arte plástico establece una clara diferencia entre el figurativo y las demás artes
perceptivas. La épica plástica señala en el arte de la poesía la culminación de la intuición
objetiva, como el arte plástico entre las artes perceptivas11. Por su parte, la épica pictórica
resulta ser más lírica e incluso se sirve de ciertos elementos dramáticos, en coincidencia con
la pintura. A la épica plástica corresponden sobre todo sucesos más dirigidos por los dioses
y el destino que por la voluntad del hombre, y prefiere las amplias masas populares entre
las que sobresalen determinados individuos nítidos y de dirección esencial, casi aislados y
representativos, pero evitando los efectos sentimentales sobre la base de estados culturales
simples, fácilmente inteligibles e incluso conocidos y muy localizables. Por todo esto, la
época más adecuada a esta poesía es la heroica, que carece de la individualidad específica
y la pluralidad de condiciones vitales, y encuentra su madurez en el tránsito de una etapa
infantil a otra de juventud. En fin, esta épica plástica ha descendido de esas alturas a los
niveles bajos de los estratos contemporáneos de la sociedad, burguesa o rural, poblada de
individuos de costumbres simples e individualidad poco definida en círculo de grandes
acontecimientos históricos sobre los que puede ganar un fuerte interés épico el idilio (así,
Hermann y Dorothea). Pero el resultado suele ser un híbrido de épica plástica y pictórica,
incluso a manos de los grandes poetas, y ya no se trataría de epopeya sino más bien de
novela en verso, no siendo ahora propiamente épica o poesía recitada, pues se ha pasado
al ámbito de la poesía leída. Por su parte, la épica pictórica o épica lírica se vale de mayores
medios y brillantez en la descripción de las relaciones vitales y los cambios de situación
que la plástica, prefiere la temática caballeresca e incluso lo sobrenatural y religioso, la coli-
sión entre pueblos cultos y salvajes, el exotismo propenso al paisajismo poético, y alcanza

11. Dice Hartmann que «la épica plástica es, desde luego, arte del movimiento, pero es el género poético más
próximo, a la apariencia de las formas en reposo, por cuanto el movimiento de la acción avanza de la manera más
serena y distendida posible; ante nosotros se despliega, en consecuencia, el sereno fluir de los sucesos en vez de
las tensas fuerzas que los impulsan. Además, la épica plástica se asemeja a la pura apariencia formal de la épica
desde el momento en que renuncia a los efectos sentimentales subjetivos, es decir, al colorido y claroscuro de los
afectos, dejando que obre tan sólo la pura forma objetiva vista bajo una luz serena, clara y uniforme. Por último,
se acerca a la épica en lo que constituye su aspecto más importante, esto es, ateniéndose al grado de concreción
de la belleza genérica; dicho de otro modo: simboliza el ideal genérico diferenciado, pero en el preciso momento
en que efectúa su transición al ideal individual concreto» (pp. 306-307).
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 95

su mayor generalidad cuando presenta no ya ideales naturales sino convencionales. Este


carácter convencional del idealismo heroico, cuando se acentúa, conduce el ideal romántico
a la caricatura, y al poeta a ironizar (Orlando furioso). Ahora, favorecido por el claroscuro
y la refulgencia del color tendentes a la expresión subjetiva, aparece lo humorístico, un
nuevo elemento que entra en juego y no tenía cabida en la épica plástica. La aproximación
humorística, en cuanto modificación de lo bello, hace ver que la épica pictórica supera en
algunos aspectos importantes el valor de la plástica. El peligro de la pictórica está sobre todo
en el poeta que se hace presente y en sus reflexiones, que pueden escapar a la disposición
adecuada, siendo en estos casos una lírica humorística la que determina el mantenimiento
de la métrica. «Cuando el elemento lírico pasa a un segundo término, la epopeya humo-
rística abandona aún más el revestimiento métrico y se transforma en novela humorística
(Orlando furioso y Don Quijote)» (p. 311). Hay pues un tránsito entre la poesía épica pictórica
y la poesía lírica.
La poesía lírica la clasifica Hartmann en lírica épica, lírica pura y lírica dramática. 1) «La
lírica es épica cuando tiene su origen en el sentimiento del poeta –siendo éste un requisito
indispensable- y, a su vez, suscita un sentimiento en el oyente, pero de tal modo que incluso
el elemento sentimental parece ocultarse detrás de la intuición. Así pues, la lírica épica es
una lírica intuitiva en la que ocupa un primer plano la intuición, en la que se encierra el
sentimiento de forma inmanente» (p. 312). La lírica épica es el polo objetivo de la poesía
lírica, pareciendo entregar de modo por completo ingenuo una pura objetividad en la cual
se oculta la subjetividad del sentimiento, de manera que mediante su efecto suprime esa
subjetividad en el oyente. El poeta no se hace presente, y las figuras no expresan reflexiones
acerca de su estado sentimental, limitándose involuntariamente a ponerlo de manifiesto.
Cierta simbología tiene cabida: a veces acciones simbólicas involuntarias, alguna simbo-
logía de la vida natural. Cuando son tomadas imágenes de la naturaleza o de la historia
con el propósito de ilustrar estados sentimentales, se transciende la lírica épica u objetiva
para acceder a la subjetiva o pura. Algunas canciones populares y lieder son característicos
de esta lírica épica. 2) Por su parte, la lírica pura o subjetiva se define por ser expresados
en ella sentimientos y afectos y constituir el lugar de equilibrio entre la anterior épica y la
dramática: representa la pura esencia del género. A su vez, en esta poesía lírica se discier-
nen tres subgéneros. En primer lugar, el subgénero de la lírica sentimental propiamente
dicha, en la cual los sentimientos carecen de motivo y la persona afectada no parece ser
consciente de sus causas, o éstas son inadecuadas, y aunque pueda atribuirse el sentimiento
a las mismas, la relación puede tener cierto significado simbólico (por ejemplo, traído de
la naturaleza). La lírica sentimental en estos casos se mezcla con la lírica intuitiva. En la
medida en que dichos sentimientos vienen ocasionados por los motivos que impulsan
a la objetivación, se produce una transición. En segundo lugar, el subgénero de la lírica
situacional, el cual integra la mayor parte de la poesía lírica, en la que el poeta se lamenta
o clama. No basta aquí con describir sino que es necesaria una expresión sensible de los
sentimientos suscitados en las determinadas situaciones. Si estas situaciones se introducen
sólo para aclarar o explicar dichos sentimientos, se tratará de una poesía lírica situacional
sentimental; en el caso anterior se trataría más bien de una lírica épica e intuitiva. La lírica
situacional trata en particular de un sentimiento, o alguna contingencia que suscita un espe-
cífico sentimiento. En tercer lugar, el subgénero de la lírica contemplativa, «que surge desde
96 PEDRO AULLÓN DE HARO

una contemplación reflexiva de la vida y del curso del mundo» (p. 316). Ciertos motivos
recurrentemente suscitan en el alma parecidos sentimientos y destacan de entre los cambios
contingentes. Cuando el poeta se hace consciente de esto, el sentimiento se eleva por encima
de lo concreto de las situaciones, y queda condicionado por lo inmutable y lo que retorna,
perenne y esencial, obteniendo su contenido ideal de carácter microcósmico que, adecua-
damente simbolizado, alcanza el máximo valor estético. Se trataría de separar mediante la
indispensable contemplación lo contingente de lo esencial, universal y necesario; pero no
debe la contemplación sobrepasar un nivel intuitivo o convertirse en conceptual o abstracta,
pues se alejaría del arte. La impresión poética es corrompida por la reflexión intelectual, o
por los restos del conceptualismo abstracto que ésta deja adheridos a la contemplación. El
poeta no ha de pensar con el intelecto sino con intuiciones. La alta filosofía especulativa y
mística es muy fructífera para el poeta, pero no para ser trasladada al verso sino para que
su fuerza promueva la misteriosa intuición poética del contenido ideal que asciende de la
profundidad inconsciente del espíritu presentándose ante la conciencia sin tener ésta noción
precisa de su origen12. Antropológicamente, la subjetividad de la lírica contemplativa se
halla limitada a la impotencia y a la pequeñez del hombre en comparación con el mundo,
así como al aislamiento que la conciencia individual experimenta sobre sí, la consideración
consoladora de la caducidad de todo lo humano, el alivio de la compasión o la resignación
confiada, y la conciliación y la redención ideales mediante la entrega a la Providencia. La
lírica contemplativa pone estéticamente de manifiesto el valor sentimental del cosmos y,
en su lucha, halla ocasión para la profundidad conmovedora, para lo cómico, lo trágico y
lo humorístico. La lírica contemplativa se puede transformar en axiológica su relación con
el valor sentimental del mundo; en monista o panteísta, analizada desde la perspectiva de
la elevación del sentimiento particular a universal. Estos dos aspectos coinciden en la lírica
mística, la cual, si subraya la reacción sentimental de la conciencia religiosa se presenta como
lírica religiosa, y si se aleja de las posibles determinaciones de las religiones positivas ha de
tomar el nombre de lírica filosófica. Esta última supera el punto de vista antropológico. La
lírica contemplativa, que nace de una concepción única que intuitivamente se le ofrece al
alma, ha de optar por la brevedad o bien por el apoyo de la lírica sentimental y situacional.
La lírica contemplativa es poco cantable, sobre todo porque la música sólo es capaz de la
expresión de contenidos sentimentales y de los movimientos del espíritu, mas no de los
contenidos representacionales de sus motivos. Poesía y música se alejan en la medida en que
en la primera predominen el contenido espiritual y la reflexión acerca de lo universal. La

12. La lírica contemplativa «como lírica, no ha de prestar forma intuitivamente sensible al contenido ideal
en función de su propia verdad, sino más bien para poner de manifiesto su conexión regular y esencial con tales
afectos fundamentales y sentimientos originarios. La lírica no pretende revelarnos la idea de la vida y del mundo (die
Idee des Lebens und der Welt), sino la idea de la vida afectiva (die Idee des Gemüts); sólo desvelando sus profundidades
es capaz de mostrar cómo reacciona el corazón ante las más profundas ideas sobre la vida y el mundo. La lírica
contemplativa es el más subjetivo de todos los subgéneros líricos, no porque exponga todas y cada una de las
particularidades de la subjetividad, otorgándole su esencial validez universal; en este sentido resulta tanto más
subjetiva cuanto más objetiva parece ser, es decir, cuanto más desnudamente presenta la esencia íntima de la vida
y del curso del mundo.. Considerada desde esta perspectiva, también puede conducir a interpretaciones erróneas
la expresión `lírica reflexiva´, porque parece como si designara algo que contradice tanto el aspecto sentimental
como la subjetividad propia de toda lírica, en vez de representar su potencia más elevada» (pp. 317-318).
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 97

poesía lírica tiene el peligro de desviarse del arte libre tanto por el exceso de contemplación
intelectual como por la simple artificiosidad lingüística. 3) En último lugar, la lírica dramática
o lírica de la pasión y la motivación, que antecede por proximidad al género dramático. En
dos sentidos la lírica puede ser dramática: «La lírica extrínsecamente dramática es aquella
que, en la representación del cambio que representan los sentimientos, refleja el curso de
una acción dramática, sin que el sujeto lírico se comprometa de manera activa y esencial
en dicha acción. La lírica íntimamente dramática, por el contrario, es aquella que resulta
ella misma dramática por la lucha entre sentimientos y pasiones, por o que se ve obligada
a presentar dialécticamente la secuencia de motivos que desemboca en la decisión dramá-
tica de la voluntad, o bien a presentar de forma intuitiva la pugna dialéctica que enfrenta
los sentimientos e intereses de varios sujetos líricos» (p. 323). El lugar de la primera está
en el poema lírico extenso o en un gran ciclo de Lieder. La acción externa, propia o ajena,
puede reflejarse en el alma de uno o de dos y más figuras que alternativamente se expresan,
aproximándose al drama, aunque la recíproca expresión de sentimientos no se configure
como un diálogo. La lírica dramática puede entenderse como el punto más elevado de la
lírica en el sentido de que ocupa un lugar de transición entre los géneros lírico y dramático.
El género dramático, dice Hartmann, tiende a restaurar el equilibrio entre intuición
y sentimiento. Tiene razón Hegel al considerarlo una síntesis, y Kirchmann al considerar
que la representación escénica es lo que condiciona la diferencia entre el género dramático
y los demás géneros de la poesía. «En principio, la intuición objetiva aparece en el género
dramático únicamente en la mímica que le acompaña, lo que presupone que los recitantes
interpretan al mismo tiempo los papeles (…). Dicha objetividad, como tal, aún cae fuera
de la poesía, y pertenece a la obra de arte compuesta que es la representación dramática» (p.
328). Naturalmente, a diferencia de la lírica, el género dramático tiene que caracterizar a la
figura que habla por medio de la intuición objetiva. Las semejanzas y diferencias del género
dramático con la épica están ampliamente condicionadas por la representación. Las más
importantes diferencias entre épica y género dramático pertenecen a la acción y también
son deducibles en virtud del grado de síntesis que se produzca entre objetividad intuitiva
y sentimentalidad subjetiva. En el género dramático, al igual que en el lírico, es preciso
distinguir tres subgéneros: el lírico-dramático, el épico-dramático y el género propiamente
dramático, aunque éstos obedecen ahora a diferente secuencia. Esta clasificación, fundada
en la esencia de los diferentes géneros poéticos, se cruza con aquella otra que procede de
las modificaciones de lo bello que se expresan en lo conmovedor, lo trágico o lo humorís-
tico. 1) El género lírico-dramático inicia su desarrollo a partir de la lírica de monólogo y
cruzando la lírica dialogada. Únicamente el origen lírico del drama antiguo hace compren-
sible el coro, que es base y más antiguo que el diálogo, y en realidad carece de significación
dramática. «Ni los griegos ni los hindúes conocieron la esencia del género dramático, es
decir, la interpretación orgánica, en cada momento concreto, de objetividad y subjetividad,
intuición y sentimiento, ni la tensión dramática interna de la acción; pero fue justamente
tal desconocimiento lo que les llevó a alcanzar los efectos más profundos en el terreno del
lirismo dramático» (p. 334). En el drama lírico la acción es esencialmente épica, es decir
los personajes en lo esencial permanecen esencialmente pasivos en su interior. Cuando el
drama se aleja de su origen lírico, el coro se desplaza hacia la acción épica. En realidad, la
gran justificación estética de este subgénero reposa en que consiste en un arte compuesto,
98 PEDRO AULLÓN DE HARO

un arte también de la música, y subsiste en el fundamento poético de la ópera, si bien en


ésta la impresión de conjunto es diferente, justamente por la gran diferencia entre aquella
antigua música, por otra parte mal conocida, y esta otra moderna. De la misma manera que
se malinterpreta la esencia del drama cuando es buscada en el género lírico-dramático, no se
comprende la esencia de la ópera o drama musical cuando es buscada en el género dramático
puro y no en el lírico13. El drama plantea una exigencia estricta a la acción, mientras que en
la ópera nada ocurre si algo no queda bien claro en el conjunto de la acción interna (son
huecos que se dejan para ser completados libremente por el espectador), pues lo que a
ésta conviene es que tengan lugar determinadas situaciones capaces de afectar líricamente
a los personajes. 2) El género épico-dramático se independiza del anterior en la medida
en que se intensifica el interés por las partes de la acción épica, partes episódicamente
intercaladas entre los coros. A esto puede contribuir la decadencia técnica de la escena, la
decadencia de la música o también una nueva cosmovisión. Los simples medios artísticos
medievales muestran una gran distancia de este género respecto del dramático puro, pero el
posterior desarrollo trazó el camino. Calderón y Shakespeare, a pesar de elaborar auténticas
escenas dramáticas, aún pertenecen al género épico-dramático, pues carecen de la conve-
niente unidad de acción; por ello dependen de la épica, como el caso griego de la lírica.
3) El género dramático puro en general puede considerarse una síntesis superior de épica
y lírica, es decir, síntesis y esencia de lo dramático. Aquí se trataría de poder preservar el
rigor de las unidades de tiempo y lugar con la unidad sentimental de la acción que atiende
a la motivación individual y la autodeterminación. Esto es, una síntesis de Shakespeare y
el drama griego. Aún no se han conseguido más que resultados unilaterales, como es el
de la segunda parte del Fausto. Schiller murió justo cuando todo parece indicar que había
accedido al equilibrio adecuado. La necesidad de esta síntesis superadora (no de un justo
medio) es reconocida desde tiempos de Lessing14.
Las artes libres compuestas las diferencia Hartmann en tanto que de uniones binarias,
de uniones ternarias y, por último, de unión cuaternaria, que es la ópera. 1) En el primer
caso, binario, se estudian tanto los vínculos entre las artes perceptivas como las uniones
entre las artes perceptivas y la poesía. En artes plásticas no es posible el arte compuesto,
ya que la apariencia tridimensional de la plástica se halla en contradicción con la bidimen-
sionalidad de la apariencia pictórica. Entre el arte figurativo y el sonoro la composición
resulta meramente yuxtapositiva, y sólo se tolera una síntesis de alternancia. Únicamente la
mímica es un arte perceptiva que puede vincularse de manera directa con el arte figurativo.
Es difícil y de gran exigencia el acompañamiento musical de la danza. En el ballet el fenó-

13. Hartmann realiza una inteligente y bien fundamentada reflexión a este propósito del drama musical.
Considera que es un error teórico de Wagner, y por éste llevado a la práctica, el haber suprimido el coro dejándolo
restringido a la pluralidad de personajes. Más adelante vuelve específicamente sobre los asuntos wagnerianos a
propósito de la ópera. Quepa recordar la cada vez más difícil relación de Hartmann con Wagner y Nietzsche. No
entra en mis cálculos desarrollar en este lugar una comparación con la teoría de Wagner.
14. «Si el género puramente dramático quiere tener futuro, habrá de entender que los logros de Shakespeare
–el genio dramático más excelso que haya existido–, en lo que se refiere a la efectividad dramática, no se deben
al entramado épico de sus dramas; por consiguiente, lo esencial es separar en el modelo shakesperiano la tensa
fuerza dramática de sus escenas más logradas, que es eterna e indestructible, de la trasnochada estructura de sus
dramas, ya superada» (p. 345).
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 99

meno ocurre a la inversa, pero los resultados suelen ser peores. Por otro lado, y en general,
las artes figurativas no se pueden combinar con la poesía a fin de constituir una unidad
orgánica: no existe un punto común de contacto, al igual que ocurre entre lo figurativo y
lo sonoro. De existir una acción que se representa, la reciprocidad entre danza y música
otorga un gran beneficio a esta última. Esta situación sería parecida a la de una composición
musical realizada sobre un poema, en la cual las palabras clarificarían a la fantasía el lenguaje
sentimental de la música. Por otra parte, la atemporalidad y la aespacialidad es aquello que
impide la unión de artes perceptivas y poesía. Las sucesiones de las imágenes perceptivas
en la obra poética muy poco concuerdan con la simultaneidad de la intuición espacial
figurativa. La apariencia pictórica se presentaría como un duplicado de la poética y en el
cual no sería reconocible el original. El resultado provocaría que el receptor actuase a saltos
de una a otra apariencia, con efectos de cansancio. El disfrute de la pintura resultaría más
intenso estando el receptor en conocimiento del poema, pero probablemente no sería así
de ser escuchado el poema a un tiempo; y el disfrute sería mayor si la poesía fuese evocada
por la pintura. Ahora bien, de las tres artes sonoras, música instrumental, gesticulación
lingüística y canto expresivo, la primera no es susceptible, a no ser que medie el canto, de
unirse a la poesía formando unidad orgánica. Las otras sí. La música vocal, ya homofonía
o polifonía, resulta de la unión de canto y poesía. Ambos transmiten un contenido anímico
esencialmente idéntico con medios formales emparentados. Cuando se produce en este
caso acompañamiento instrumental, no estamos ya ante la unión de dos artes sino tres. La
influencia de la música vocal sobre la instrumental hizo frecuente la ideación de música
instrumental en forma de canto, ante lo cual el poeta podrá sentirse llamado a añadir su
palabra. Ante la coincidencia de compositor y poeta en la misma persona, la poesía por lo
común se erige en punto de partida de la obra, pero pudiendo regular la música a la poesía.
Una y otra posibilidad tienen sus requerimientos y técnicas. En cualquier caso, es la
poesía lírica la más adecuada para unirse a la música, si bien en alguna medida cabría tener
en cuenta la lírica épica y el género lírico- dramático, en razón de sus capacidades líricas.
Por materia de composición, la lírica sentimental y la situacional son las más adecuadas.
La lírica dramática tiene posibilidades de unificación, pero con dificultades musicales ante
lo dramático específico, y facilita la disgregación de las formas musicales pudiendo hacer
brillante el despliegue del canto expresivo sobre todo. El éxito en el mantenimiento de
la unidad de las formas musicales eleva la balada dramática por encima del lied lírico. Por
su parte, la cantata lírica u oratorio, según sea profana o religiosa, es la forma adquirida
por la épica lírica, siendo lo importante los puntos líricos en que reposa la acción. Sin
embargo, la interpretación musical sin más del drama lírico, esto es la ópera en concierto,
produce una contradicción interna15. De entre los géneros líricos el menos apto para la
composición es la lírica intelectual. En fin, «mientras se mantenga el prejuicio de que la

15. «El género lírico-dramático se encuentra desde el punto de vista estético, tan por encima de la lírica épica,
que resulta comprensible el impulso que conduce a transformar una ópera en forma de concierto en una ópera
representada escénicamente. Si dicha transformación no se produce, no cabe duda que existe algún impedimento
para ello; así pues, sólo el oratorio propiamente dicho, es decir, el oratorio sacro, o música espiritual, se encuentra
en situación de mantener el punto de vista propio de la lírica épica. Pero incluso el oratorio sagrado sólo alcanza
su nivel más elevado cuando renuncia a la acción épica, y se adecúa a textos puramente líricos (como sucede, por
ejemplo, con la Misa solemne o el Réquiem)» (p. 355).
100 PEDRO AULLÓN DE HARO

obra de arte total sólo puede surgir del perfecto equilibrio mecánico entre las artes que en
ella se unen, nunca llegaremos a comprender su auténtica esencia. Tal equilibrio no existe,
es una mera ficción, como lo es el supuesto equilibrio de una balanza» (p. 358). 2) En las
uniones ternarias se han de tener en cuenta la unión entre artes perceptivas (cuyo único
caso es el ballet) y las uniones entre las artes perceptivas y la poesía, que presentan dos
posibilidades: la unión de canto y acompañamiento de música instrumental, y, en segundo
lugar, la unión de arte teatral y pintura decorativa16. 3) La unión cuaternaria es la ópera. Si
sólo la épica lírica, la lírica y el género lírico-dramático resultan adecuados para efectuar la
unión con la música, tan sólo este último es el que se adecúa a la representación mímica en
escena. Así, la poesía operística es exclusiva del género lírico-dramático, y a la inversa. Es
indistinto el uso de los términos ópera, drama musical y drama en música. La temática operística
depende justamente del género lírico-dramático17. En primer lugar es preciso tener presente
que a mayor número de artes que participan de una obra de arte compuesta, mayor es la
atención que se exige al espectador a fin de captar la impresión del conjunto, por lo cual
aumenta la tensión y sobreviene cansancio. La gesticulación que acompaña al canto es lo
más importante tras la composición poética, y para ello es preciso advertir acerca de las
dimensiones de los teatros. La música instrumental de acompañamiento es el siguiente
factor en importancia; ya seguido finalmente por la pintura de decorados, que debe ser
menos ostentosa en la ópera que en el teatro. En general, la obra teatral es superior a la
ópera desde un punto de vista espiritual, mientras que esta última resulta ser más íntima y
alcanza una mayor profundidad, gracias a la penetración sentimental de la gesticulación propia
del canto y a las ilustraciones sentimentales de la música instrumental. El puesto más elevado
de las artes compuestas corresponde a la ópera siempre y cuando logre unir orgánicamente
las artes en adecuado equilibrio. A la pregunta de cómo se comportan las artes compuestas
respecto de las simples se han ofrecido dos opiniones contrapuestas:
Una de ellas rechaza de plano las artes compuestas, ya que cada una de sus componentes,
al verse obligada a tener en cuenta las restantes, ve mermada su libertad, encontrándose
obstaculizada para seguir un desarrollo independiente; la otra postura, por el contrario, considera
válidas las artes simples únicamente como grados (Staffeln) en la obtención de la obra de arte
total, considerando que sólo esta última constituye la verdadera realización conceptual de la
obra de arte. También en este punto la verdad, como siempre suele suceder, se encuentra
en el término medio. Las artes simples no pueden sustituir a las compuestas, ni éstas últimas
están en condiciones de hacer de aquéllas algo superfluo (p. 377).

16. «La obra de teatro con decorados es una obra de arte total en la que la poesía dramática marca la pauta,
poniendo a su servicio la pintura de decorados. Por otra parte, si atendemos al valor abstracto de la gesticulación
lingüística, o arte escénico, se encuentra por debajo de la poesía y por encima de la pintura» (p. 367).
17. «El Leitmotiv encuentra su contenido ideal y su significación esencial no en el afecto o sentimiento que en
él resuena, sino en el personaje, carácter o situación que acompañan al sentimiento, o en el pensamiento contem-
plativo al que apunta. El motivo musical se convierte en el Leitmotiv no por su contenido musical sentimental,
sino por el contenido ideal extramusical al que se asocia, evocando de nuevo cada vez que el tema vuelve a sonar.
Pertenece, por consiguiente, a la pintura simbólica sonora, y el contenido representativo extramusical al que
apunta no se toma de él mismo, sino únicamente de los procesos poéticos y mímicos con los que se encuentra
vinculado, gracias a los cuales llega a constituirse en Leitmotiv» (p. 375).
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 101

*
Como función psíquica de un espíritu que efectivamente existe, el sentimiento subjetivo es
tan real como la intuición objetiva, encontrándose libre, incluso, de los peligrosos errores
e ilusiones que amenazan a esta última; y, considerada como contenido de conciencia,
imagen o apariencia estética, la intuición objetiva resulta tan ideal como el sentimiento
subjetivo. Lo único que importa para la composición poética es que ambas ofrezcan una
adecuada simbolización del contenido ideal, es decir, que sean verdaderamente ideales; si
lo son resultan bellas, siendo estéticamente indiferente si resultan falsas desde el punto de
vista del realismo; si no lo son resultan formalmente feas, y la verdad real, por grande que
pueda ser, no les aporta ni una pizca de belleza (p. 346).
LA TEORÍA IDEALISTA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS

E
L PENSAMIENTO europeo acerca de los géneros literarios dispone de dos grandes
lugares históricos, la Grecia clásica y la Alemania idealista en amplio sentido. El
resto cabe decir que son aditamentos. Y ciertamente el proyecto griego clásico es
en último término condición del alemán moderno; no obstante, la envergadura y singu-
laridad del segundo permiten que pueda ser éste estudiado con relativa independencia
del pensamiento platónico y aristotélico una vez asumida la continuidad aun antitética
que entre ambos es determinable. Curiosamente, la teoría de los géneros elaborada casi
exclusivamente por los grandes maestros del Idealismo alemán, en realidad sólo cono-
cida y difundida a retazos durante un largo siglo XX positivista que en su final dio en
disolución, en ningún momento ha sido examinada en conjunto y mucho menos con la
perspectiva de una evolución consecuente de las doctrinas estéticas y sus particulariza-
ciones conceptuales.
En primer término es de advertir que entiendo por teoría idealista de los géneros lite-
rarios no tanto (aunque también, sobre todo en dos aspectos importantes que veremos)
la contravención de la teoría clasicista como la configuración del pensamiento dedicado
sobresalientemente a la idea de géneros literarios en cuanto que ‘sistema’ o más bien entidad
total por los grandes autores de la estética del Idealismo moderno, concebido éste en
amplio o completo sentido; es decir, desde Friedrich Schiller hasta el poshegeliano Eduard
von Hartmann, cronológica y conceptualmente momentos extremos e insuperables de
ese proceso, y a fin de cuentas los mayores ideadores y constructores. Estos dos grandes
momentos extremos (hasta hoy, insisto, muy curiosamente apenas tenidos en cuenta)
establecen un arco dentro del cual acontecen otras importantes operaciones, hablando
con independencia ahora de la epistemología que las fundamenta: la operación que abre-
viadamente denominaré romántica (muy difundida pero por lo común de manera harto
imprecisa), el sistema aproximadamente intermedio de la Filosofía del Arte de Schelling, la
operación hegeliana (mejor conocida en lo fundamental) y la no tenida en cuenta de Krause.
Por lo demás advertiré brevemente y de manera especial, en lo relativo al asunto que nos
trae, acerca de las concordancias Vico-Lessing-Kant y la excepcionalidad idealista de la
Estética de Croce, toda vez que ésta conecta retrospectivamente con la vertiente kantiana
suprimida en buena parte por esos autores a la vez que interrumpe en su base disciplinaria
la epistemología estética de todos ellos empezando por el mismo Kant e inaugurando una
singular visión para el siglo XX cuya vivacidad quedó anuladada y relegada por el activo
104 PEDRO AULLÓN DE HARO

proceso técnico del arte de la Vanguardia histórica1 al igual que, en otro sentido, por las
evoluciones formalistas y psicologistas de la estética académica alemana y en general la
difusión de los estudios también formalistas, y de muy escasa ideación, promocionados
por la crítica literaria.
La invención de la teoría idealista de los géneros literarios por Friedrich Schiller2 es
justamente idealista y parte de una radical superación por procedimiento metafísico de la
rudimentaria, o más bien restrictiva, teoría triádica tradicional heredada así como, en el
fondo, del problema morfológico general de los géneros literarios tal como había sido
reformulado o ideado por Aristóteles en la Poética al fijar, de una parte, la distinción plato-
niana de los tres modos del discurso imitativo y, de otra, ya propiamente en el campo de los
géneros literarios y no meramente de los discursos que éstos subsumen, la doble tendencia
humana a las acciones nobles y elevadas o bien burlescas y bajas como fundamento de
las dos clases de poesía que desarrollándose a partir del himno y del yambo habrían de
conducir mediante transformación sucesiva a la tragedia y la comedia. Schiller en cierta
manera viene a integrar la concepción del ‘modo’ platoniano y aristotélico, al abandonar la
base original de retórica del discurso conduciéndolo a la esfera metafísica del sentimiento
como modos, y de otra parte la concepción aristotélica de la doble tendencia antropoló-
gica, imitativa y de base casi instintiva, transportándola a la esfera del espíritu, y no a mera
consideración de tendencia caracteriológica y de conducta tal era la aristotélica, en tanto que
elegíaca y satírica, éstas a su vez dualizadas y con una resolución o posibilidad de síntesis,
de idealización unitiva denominada idilio. Se trataba de la búsqueda del Eliseo puesto que
no cabe la vuelta a la Arcadia. También era, desde luego, en su vértice una afirmación de la
utopía, pero de la utopía espiritual. Esto es, los géneros literarios entendidos como modos
del sentimiento y tendencias del espíritu. En lo esencial, aquí interviene un neoplatonismo
fundado en la transcendencia sintética del eón schillerianamente configurado a partir de la
dualidad teórica al tiempo que histórica y reversible de la doble categorización de ingenuo
(plástico-objetivo-clásico) y sentimental (musical-subjetivo-moderno) que en el plano propio
de los géneros como modos del sentimiento o tendencias del espíritu dualiza sobre la base
sentimental o moderna lo satírico y lo elegíaco. Es decir, la sátira en tanto que alejamiento
de la naturaleza y contraste de la realidad con el ideal, discriminada en patética o festiva, o
sea trágica o cómica, y la elegía o contraposición entre arte y naturaleza, realidad e ideal,
con predominio de representación del ideal y la discriminación de elegía propiamente dicha
y, por otra parte, idilio, siendo esta última categorización de idilio el momento unitivo, el
encuentro o superación de toda diferencia entre lo real y lo ideal.
Es de notar, por otra parte, cómo Schiller somete a crítica la relación de preeminencia
de tragedia sobre comedia haciendo ver relevantemente por primera vez la posible superio-

1. A este propósito de la vanguardia histórica poco se puede referir en términos estrictos más allá del
fortísimo impacto de la desintegración de las formas, a no ser algún proceso notable pero en realidad poco más
que de intenciones como fue el de la reformulación, tras el abandono naturalmente del drama musical de origen
decimonónico, de una idea de «arte total» por parte de Kandinsky y Schoenberg. Véase de ambos la compilación
de Cartas, cuadros y documentos de un encuentro extraordinario, ed. de J. Hahl-Koch, con un ensayo de H. Zelinsky,
Madrid, Alianza, 1987.
2. Véase Friedrich Schiller, Sobre poesía ingenua y poesía sentimental, ed. de P. Aullón de Haro sobre la versión
de Juan Probst y Raimundo Lida, Madrid, Verbum, 1994, pp. 31 y ss.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 105

ridad de esta última3. Paralelamente al esquema de la doble tendencia aristotélica, Schiller


asocia belleza a comedia y sublime a tragedia, subrayando la facilidad de la primera frente a
la dificultad e inconstancia en la consecución de la segunda pero, también, y esto por primera
vez, la superioridad de la comedia en lo que se refiere a la consecución de la serenidad,
la paz y la libertad, lo cual se ha de anteponer a cualquiera otra consideración. Como he
dicho en otras ocasiones, esta valoración es el precedente efectivo del humorismo, cómico
romántico, adoptado por Jean Paul en tanto que superación por destrucción de lo sublime4.
A partir del Sturm und Drang y de Herder, la lucha contra el régimen reglado de la poética
clasicista5 dio en la radical intromisión de contrarios u opuestos, un extremismo que en
realidad debió de tomar razón en la postura agustiniana ante la retórica de los estilos6. El
hecho es que la generación romántica planteó, en propuesta de Novalis, el completo entre-
mezclamiento de estilos y géneros, de manera semejante a como en el ánimo rápidamente
cambian y se yuxtaponen las sensaciones, los pensamientos, conversaciones e imágenes, las
músicas y demás, dando lugar de hecho a una formulación de lo heteróclito y el desborda-
miento del régimen clasicista proporcionado y canónico7. Es el principio del desarreglo en
favor de una supuesta fidelidad a la vida, que en Friedrich Schlegel representaba una inter-
pretación de Schiller conducida ahora también a las particularidades de la vida y el arte y a
una suspensión final en el inacabamiento o una progresividad universal y sin límite de la que
daba cuenta acabada y distintiva el nuevo género preconizado del fragmento8. La Filosofía
del Arte de Schelling viene a describir una situación intermedia entre Schiller y el sistema
hegeliano, una sobreposición al entremezclamiento y el fragmentarismo romántico que la
aproxima a la pureza de géneros de Hegel empezando por el repudio de la prosa poética,
y también el principal antecedente de Eduard von Hartmann mediante algunos de sus
análisis transicionales, por ejemplo y señaladamente en la relación entre pintura y epopeya9.
A diferencia de Schiller, sobre cuyo pensamiento estético sentía la mayor admiración,
Hegel sin embargo se propone dar resolución al largo e imperfecto trayecto de la teoría
tradicional triádica de los géneros amparada en los modos de imitación y, en último término,
desprovista de una identidad autónoma y rigurosamente articulada. Para ello, siguiendo
estrictamente una lógica dialéctica, repudia la poética romántica y planifica una Estética
total en la cual aplica la dialéctica de las tres formas de la idea sobre la objetividad épica,
la subjetividad lírica y la síntesis dramática estatuida como integración superadora de las
dos anteriores, cosa que le permite el mantenimiento de la tradicional superioridad de la

3. Ibid., pp. 38-39.


4. Véase Jean Paul Richter, Introducción a la estética, ed. de P. Aullón de Haro con la colaboración de Francisco
Serra, Madrid, Verbum, 1991, pp. 93 y ss.
5. Conviene observar cómo al fondo de este proceso se encontraba la herencia de ese gran triunfo de los
suizos y al fin del aristotélico Lessing sobre la poética neoclásica representada en Alemania por Gottsched con
propósito de crear un teatro nacional al modo francés. En dos palabras, cuando el serio aristotelismo de Lessing
reconoce a Shakespeare.
6. Me refiero a De doctrina Christiana de San Agustín. Así lo he explicado en La sublimidad y lo sublime, Madrid,
Verbum, 2007, 2ª ed. revisada.
7. Novalis, La Enciclopedia, Madrid, Fundamentos, 1976, p. 334.
8. F. Schlegel, Fragmentos (Primera Parte), en Id., Obras selectas, ed. de H. Juretschke y M.A. Vega, Madrid,
FUE, 1983, vol. I., pp. 130-131.
9. F.W.J. Schelling, Filosofía del Arte, ed. de Virginia López-Domínguez, Madrid, Tecnos, 1999.
106 PEDRO AULLÓN DE HARO

tragedia y, por otro lado, un claro anclaje histórico así como el establecimiento del humo-
rismo como un final del arte en virtud del cual el sujeto se pone a sí mismo inundando la
totalidad y destruyendo en consecuencia el régimen de la relación estable de las entidades.
En este sentido, el núcleo dialéctico del argumento hegeliano no es sino un proyecto
formal muy bien construido sobre una tradición secular que no dispuso de elementos
ni de capacidad de decisión a fin de dotar al mero esquema taxonómico tripartito de la
poesía de un verdadero pitagorismo del tres como finalmente representa la dialectización
preconizada. Ahora bien, Hegel, que había establecido el final del arte, su adscripción al
pasado, y negaba cualquier interés a la hibridación como resolución artística y en conse-
cuencia cualquier virtualidad a la ópera y por su puesto a las proposiciones de la Romantik,
ejecuta una perspectiva de cosas que finalmente, a mi juicio, es sobre todo importante
por dos razones: la estabilización de un concepto de expresión poética bien articulado,
la misma objetividad de la palabra como signo de la representación y como música, y en
segundo lugar la dualización de un todo previo en el seno del cual tiene alojamiento junto
a la obra de arte poética la obra de arte prosaica, bien oratoria o bien histórica, ensayística
que diríamos en nuestra terminología. Este último criterio permanecerá estable y vigente
en los criterios de la producción académica y de transmisión normativa, lo cual es reflejo
permanente de un estado reconocido de cosas10.
Hegel hace suyo un concepto de poesía como arte expresivo que fundamentalmente
habían iniciado de maneras y desde lugares extraordinariamente diversos Juan Bautista
Vico11 y Lessing. El caso de Vico llevará en último término a la inmediatez absoluta de la
intuición-expresión de Croce y la disolución por éste de toda techne, retórica o poética, ya a
comienzos del siglo XX, pero la tradición alemana conducirá, tras Lessing, a la explicitación
fundamental, como un eslabón hoy perdido pero insoslayable y relativo a la generalidad del

10. Se trata de la distinción vacilante, inclusiva o desglosadora, pero a fin de cuentas de entidad similar, entre
Oratoria/Retórica/Didáctica/Historiografía y, finalmente, tiempo después, Ensayística sobre todo. Es muy
recomendable observar este proceso en la producción tratadística del siglo XIX, cuando la historiografía literaria
poseía un lugar de primer plano en la consideración de las ramas del saber. Véase, como ejemplo, el tratado
decimonónico español más importante, a su vez representación excelente de la preferente inserción literaria de
la estética en su origen como disciplina, y por ello también aquí ha de ser distinguido: Manuel Milá y Fontanals,
Estética y Teoría literaria, que discierne, dentro de los géneros prosaicos, las gamas del oratorio, el didáctico y el
histórico (ed. de P. Aullón de Haro, Madrid, Verbum, 2002, pp. 201-230). Milá mantiene y matiza bien la relación
oratoria/poesía lírica, que de uno u otro modo es también la línea de interpretación que alcanza a la primera
gran poética del género Ensayo (G. Lukács, «Sobre la esencia y forma del Ensayo», en Id., El alma y las formas,
ed. de Manuel Sacristán, Barcelona, Grijalbo, 1975, pp. 13-39) y es retomada en la segunda, con probabilidad la
más importante poética, en sentido propio y como valoración general, del siglo XX: «El Ensayo como forma» de
Th.W. Adorno (en Id., Notas de Literatura, trad. de M. Sacristán, Barcelona, Ariel, 1962, pp. 11-36). Hegel había
ponderado especialmente el deslizamiento entre poesía e historiografía. Aunque ya escapa en verdad a los límites
de nuestro objeto actual, complementariamente puede comprobarse el replanteamiento de estos problemas y
en particular su desenvolvimiento contemporáneo, muy relevante para la novela y lo que pudiera entenderse
como confirmación, que después indicaré, de la hegeliana disolución del arte en el pensamiento, en mi Teoría del
Ensayo, Madrid, Verbum, 1992. Por lo demás, del concepto central adorniano me he ocupado en «El problema
de la teoría del Ensayo y el problema del Ensayo como forma según Theodor W. Adorno», en Educación Estética,
2 (2006-2007), pp. 55-76.
11. Giambattista Vico, Ciencia Nueva, ed. de R. de la Villa Ardura, con preliminares de J.M. Romay y L. Pompa,
Madrid, Tecnos, 2006.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 107

arte, arte de la palabra y arte de la plástica o la pintura, de los ‘modos de expresión’ kantianos,
es decir «la analogía del arte con el modo de expresión que emplean los hombres al hablar»
según el parágrafo 51 de la Crítica del Juicio12. Esta ‘expresión’ sería aquello que Schiller aban-
donó en el plano de la forma a fin de transcender al espíritu. De ahí, entre otras cosas como
en un plano más general la decisiva de su teoría del conocimiento, el kantismo como fuente
posible de formalismo. En el criterio de Croce13, la coincidencia de ‘forma’ con ‘expresión’
daría lugar a una inmediatez a través de esta última, a una anterioridad en coincidencia con el
primer habla u otro medio, lo inicial, anterioridad en la cual la determinación ahí del objeto
estético permitía suprimir todo el arduo proceso teórico kantiano conducente a la forma
como belleza, es decir la completa teoría del juicio estético. La otra gran supresión croceana
es la relativa a su consideración de los géneros literarios como una falacia epistemológica
que crea la categoría para después proceder a su llenado olvidando que toda realización
artística consiste en una expresión individual y única. Por ello, es necesario subrayar cómo
la estética de la ‘expresión’ fue capaz extremadamente a manos de Croce de conducir a una
completa laminación de toda techne, Retórica, Poética y Teoría de las artes, además de toda
categoría estética y toda construcción técnico-teorética del objeto más allá de una primera
ecuación intuición-expresión que diríase ceñir objeto y sujeto.
Por lo demás, Hegel al diferenciar taxativamente entre obra de arte poética y obra
de arte prosaica14, aun limitando su reflexión sobre este último término a los dos géneros de
la oratoria y la historiografía y entendiendo que éstos participan en menor medida de la
actividad artística y es su contenido más allá del modo y la forma aquello que los diferencia
de la obra poética, lo cierto es que parece intuir, aun por negativa, el relieve posible de esta
doble determinación y en especial si se toma en cuenta que el arte, en concepto hegeliano,
es cosa del pasado, y por tanto estos otros géneros de algún modo habrían de permanecer
como una relegación a la modestia del futuro…
Parece evidente que las operaciones romántica y hegeliana configuran un proceso
dialéctico antitético: de la desagregación y la multiplicidad de los entrecruzamientos román-
ticos a la fuerza hegeliana de los géneros puros conducentes a la superioridad de la síntesis
superadora sin concesión a formulaciones híbridas, fenómeno este último cuya negación
representaba la negación de la ópera y en general del aspecto característico de un futuro
ya trazado por la Romantik, futuro que a juicio, implícito, de Hegel podemos entender sin
riesgo de falsa conjetura que no habría de ser sino el del avistamiento de una decadencia
como desmembración caótica sin vitalidad y, desde luego, según su juicio ya explícito,
como disolución del arte en el pensamiento. Ahora bien, es imprescindible entender cómo
el teórico entremezclamiento romántico, llevado a la práctica con una u otra fortuna, y
extendido a toda Europa, con resoluciones decisivas, ya definitivamente fundacionales, por
así decir, y radicales, mediante los géneros breves del poema en prosa y el fragmento (y aun

12. Sigo la versión de García Morente, en Madrid, Espasa-Calpe. Estos modos kantianos, que a lo que parece
han pasado por completo desapercibidos, permiten establecer una suerte de eslabón perdido. Lo hice notar en
«Las categorizaciones estético-literarias de dimensión: Género/Sistema de Géneros y Géneros breves/Géneros
extensos», en Analecta Malacitana, XXVII, 1 (2004), p. 10.
13. Véase Benedetto Croce, Estética como ciencia de la expresión y lingüística general, ed. de P. Aullón de Haro y J.
García Gabaldón, Málaga, Ágora,
14. G.W.F. Hegel, Estética, ed. de Alfredo Llanos, Buenos Aires, Siglo Veinte, 1985, vol. VIII, pp. 46 ss.
108 PEDRO AULLÓN DE HARO

el ensayo como dotación de una esfera diferente que advierte de otro ámbito externo al
de la rotación triádica de los géneros estrictamente artísticos), cómo el entremezclamiento
romántico –decíamos– vino a proponer una exigencia de interpretación de las combina-
torias posibles. La respuesta a este criterio fue dada por Krause como justa asunción del
problema frente al rechazo hegeliano antirromántico en este punto. Y el hecho es que el
desarrollo de esta postura produjo en Eduard von Hartmann una resolución elevada en
general al momento técnico más rico, matizado e iluminador de la historia del pensamiento
acerca de las artes y los géneros literarios.
Krause, siempre fundado en la organicidad y la armonía, tanto en sentido teórico
como histórico, realiza varias discriminaciones generales destinadas a la configuración
permanente de la unidad del todo. Además, para empezar y siguiendo su no infrecuente
sentido práctico más allá de la circunstancia teórica de su época, Krause no relega ni
descalifica a la Retórica. Ya expliqué en otra ocasión, a propósito de la edición española
de su Compendio de Estética en versión de Giner de los Ríos, cómo distingue Krause en la
variedad del Arte modos y grados, y, paralelamente a Goethe, estilo y manera15, estable-
ciendo además a partir de la relación entre la vida finita y la suerte o providencia, otra
determinación general de la belleza artística: lo armónico –en primer lugar–, lo trágico y
lo cómico y lo tragicómico o humorístico, que se compone de los dos anteriores. Se diría
un tetractys o década pitagórica en la cual el uno (sobre cuatro) es el principio a diferencia
de la adopción del tercero como síntesis y momento unitivo final presentado por Schiller.
Esta distinción queda asimismo aplicada a la Poesía, pero se trata de una categorización
efectuada al margen de la clasificación triádica de géneros morfológicos: épica, lírica y
dramática, que son géneros fundamentales o simples sobre los cuales Krause considera
matemáticamente todas las posibilidades combinatorias multiplicadas dentro de cada uno
de ellos como géneros compuestos16. Krause adopta ahora una suerte de ars combinatoria a
partir del 3 heredado (subsumido en la década) sometiéndolo a combinación binaria con
resultado de 6 y a combinación ternaria con resultado de 10. Esto es:

Simple: épica lírica dramática

Binario: ee el ed
ll dd

Ternario: eee eel eed


Ell eld
Edd
lll lld
ldd
ddd

15. Karl C. F. Krause, Compendio de Estética, traducido del alemán y anotado por Francisco Giner de los Ríos,
ed. de P. Aullón de Haro, Madrid, Verbum, 1995, p. 24.
16. Ibid., pp. 120-125.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 109

Siendo que las combinaciones o/y reiteraciones responderían a casos como el de épica
episódica (ee), una canción dentro de una oda (ll), un drama dentro de otro (dd) o una
novela que combina elementos épicos, líricos y dramáticos (eld) ya predomine uno u otro
y será de suponer que el orden deba señalar la dominancia. Naturalmente, esta combina-
toria puede permitir una complejización expositiva de relaciones o incluso acceder a una
formulación intrincada por cuanto haga necesario distinciones subordinadas múltiples y no
sólo de jerarquía. En cualquier caso, la nitidez y eficacia del método, en realidad analítico/
combinatorio, facilita notablemente un procedimiento inmediato de evaluación y resolución.
El sistema combinatorio, con trazado de raigambre hermética, se multiplica y cierra sobre
sí, piramidalmente sobre su base triádica, aunque a vista nuestra, y quizás también de la
del arte del propio Krause, debiera tomar en cuenta al menos un componente exterior a la
tríada, ‘ensayístico’ siguiendo nuestra denominación genérica pero llámese como se quiera,
mediante el cual fuese factible una verdadera apertura del objeto género y, por demás,
explicitase e incluso reinsertase una distinción como la de finalidad del propio Krause,
mediante la cual asume la extensión del arte literario más allá de la restricción puramente
poética. Meramente enumeraré esa y las restantes distinciones del autor a fin de que pueda
obtenerse una imagen de conjunto.
Por lo demás, nótese la dimensión genérica eficazmente totalizadora de las restantes
distinciones, eficaz y desembarazadamente sustentadas como especificación temática
(religiosa, profana, mixta), de estilo, que es salvando un pequeño matiz la retórica más
tradicional, y la de la finalidad, que se permite incluir en coincidencia con el propósito de
abrazar por completo la realidad una diferenciación, por otra parte bastante convincente,
entre pura, aplicada y mixta; así como de tres períodos principales en la historia de la
Poesía: antiguo o ante-cristiano (básicamente caracterizado en coincidencia con Hegel),
romántico o medieval (en el sentido usual de los románticos y Hegel), y nuevo y moderno
(que se atiene a la categoría ‘sentimental’ de Schiller e incorpora el ‘humorismo’de Jean
Paul a su vez asumido por Hegel, y haciendo converger el espíritu clásico y el romántico).
Sin embargo, a completa diferencia del criterio de Hegel, piensa Krause en el gran futuro
del arte y que el desarrollo de la tercera edad de la humanidad, tan sólo en germen, es lo
que habrá de desenvolver la perfección y la belleza de la Poesía. Esto tampoco deja de
constituir una formulación doctrinal característicamente hermética.
Ahora bien, procede hacer patente, como conclusión al examen de la teoría krauseana,
cómo el conjunto del dispositivo genérico elaborado configura una doble argumentación
de belleza artística y estructura triádica el cual viene a diseñar ambiciosamente un entre-
cruzamiento totalizador de los modos del sentimiento o tendencias del espíritu enunciados
por Schiller y la tradicional estructura de géneros que dialécticamente culmina en Hegel. Y
la pregunta de cómo se articula ese doble plano responde a la fórmula de que a la perfecta
tetractys del cuatro se incorpora como particularización, en este caso la Poesía, el cinco,
una cabeza, el centro de los cuatro puntos cardinales, o síntesis de los cuatro elementos,
como salida a otro plano de la estructura piramidal de la década.
Desde un punto de vista muy general acaso convenga advertir que el espiritualismo
optimista de Krause pasa en Eduard von Hartmann a ser un espiritualismo escéptico
que ha perdido la fe en el progreso humano y entiende el arte como el gran mundo de
las ilusiones para consuelo de las desgracias de la vida. La teoría de los géneros literarios
110 PEDRO AULLÓN DE HARO

de Hartmann, que tiene lugar en La Filosofía de lo Bello (1887)17, una obra decisiva para el
pensamiento literario moderno en general, para la llamada estética de la recepción y del
lector entre otras cosas, curiosamente ha sido ignorada. A mi modo de ver, Schelling y
Hegel constituyen la gran condición de Hartmann pero la teoría de los géneros de éste
presupone la integración de una perspectiva de cosas, tuviese conocimiento de ella o no,
tal la que ofrece esquemáticamente el sistema combinatorio de Krause. O incluso podría
decirse otro tanto de la teoría del arte en general, dentro de la cual la teoría de los géneros
literarios se inserta y nosotros por autolimitación no vamos a tratar más allá de lo estric-
tamente necesario al actual propósito.
Hartmann argumenta que existe una cierta y previa actividad artística de bajo grado
(lo sensible, material y dinámicamente agradable) pero que las artes plenamente dichas
responden a la distinción de artes no-libres de finalidad extraestética (subordinadas a las
técnicas, entre las cuales es de notar que se consideran la rítmica, la métrica y la estilística
eufónica) y artes libres, diferenciables en primer término como simples o compuestas.
Hartmann, que posee un pensamiento muy maduro acerca de la cuestión taxonómica,
rechaza tanto el tipo de clasificación dialéctico a no ser natural consecuencia del objeto
y los conceptos meramente universales abstractos como aquel tipo de clasificación muy
amplio o muy restringido al igual que aquellos que coordinan subespecies de artes distintas
o bien equiparan artes de significación superior (poesía) y de significación inferior (artes de
percepción). En cualquier caso, piensa Hartmann que las clasificaciones se imponen por
fuerza de su claridad y alta competencia demostrada en el tiempo y no de manera asertórica.
Es de considerar, aun como simple esquema, el magnífico sistema y argumento de
Hartmann. Las artes libres simples son discernidas según el tipo de apariencia estética
perceptiva o fantástica. La poesía, el arte superior de la apariencia fantástica mantiene
paralelismo triádico con el arte de la apariencia perceptiva, creándose la relación: épica-
arte figurativo, lírica-música, dramática-mímica, relación que es bidireccional, o sea que lo
figurativo pertenece preferentemente al discurso épico y éste asimismo a la figuración. La
épica tendrá como subgéneros una épica plástica y una épica pictórica más la novela poste-
rior; la lírica será lírica épica, lírica pura y lírica dramática; y la dramática, que es síntesis,
será dramática lírica, dramática épica y propiamente dramática, siendo por otra parte que la
representación dramática pertenece ya a la obra de arte compuesta. Por su parte, las artes
libres y compuestas determinan tres combinaciones unitivas: uniones binarias (vínculos
entre las artes perceptivas entre sí y entre las artes perceptivas y la poesía o sea épica, lírica
y dramática); uniones ternarias (vínculos entre artes perceptivas -el ballet- y entre artes
perceptivas y la poesía; y unión cuaternaria (entre música y género dramático, es decir la
ópera o drama musical). Pero, en fin, ni las artes compuestas superan a las simples ni éstas
hacen surpefluas a aquéllas.
La teoría de Hartmann, la más elaborada y perfecta como auténtico estudio morfoló-
gico y conceptual de los géneros sobrepasa la dialéctica hegeliana ya desde su renovación

17. Eduard von Hartmann, Filosofía de lo bello. Una reflexión sobre lo inconsciente en el arte, ed. de Manuel Pérez
Cornejo, Valencia, Universidad de Valencia/Institució Alfons el Magànim, 2001. Una exposición de la teoría de
Hartmann puede verse en mi trabajo, «La estética literaria de Eduard von Hartmann. La filosofía de lo bello», en
Analecta Malacitana, XXIV, 2 (2001), pp. 557-580.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 111

metodológica de base inductiva, pero permanece erigida y abierta, en época de cultura


decadentista, ante un mundo que artísticamente se derrumba por cuanto ya no le restaba
camino por recorrer y habría de quedar finalmente cercado en poco más de veinte años
por el inicio de la Vanguardia histórica. De manera magistral Hartmann da resolución a
la vieja e ignorada idea agustiniana de integración de unos géneros (retóricos) en otros
revelada como gran decisión revolucionaria artística por la primera generación romántica.
Pero el verdadero problema, por muchas distracciones y humos operísticos y demás que
hubieron de aparecer en el horizonte, en realidad ya no estaba en la dilucidación específica
de unas modalidades artísticas dentro de otras sino en un horizonte mucho más amplio,
sólo en cierto modo intelectual más sutilizado, y de clave no unilateralmente artística que
atisbó genialmente Montaigne, quién sabe si Hegel de algún modo había barruntado y él
no consideraba en sus presupuestos ni aún podía vislumbrar.
II
GÉNEROS LITERARIOS ARTÍSTICOS
POSIBILIDAD DE LA POESÍA

L
A DESACRALIZACIÓN masiva caracterizadora de la cultura contemporánea hace patente
una reducción de la sustancialidad de la poesía, por cuanto las grandes o profun-
das simbolizaciones se hallan en disminución progresiva. Esto dificulta el objeto
de reflexión, lo adelgaza o incluso tal vez lo conduce a la ambigüedad ontológica, pero
asimismo facilita su contemplación, pues discrimina acerca de la posibilidad de ser y facilita
el despliegue de una cierta visión de orden histórico. El mundo originario del lenguaje, la
poesía y la religión, cabe decir que desunió, y asimismo trivializó, pronto, el primero de esos
componentes, mientras que estos dos últimos, amparados en el hecho de que el lenguaje
es, en la vida, lo anterior, lo que está a la base, mantienen una existencia complicada. No es
necesario considerar ahora el arte independientemente, como producto de lenguaje distinto
o superpuesto al de la poesía, e incluso al de la religión. La pervivencia, o supervivencia,
de la religión y la poesía necesariamente se ha de entender en un plano histórico; y además
habrá que preguntarse qué significa lo histórico respecto de su posibilidad. Ahora bien, la
noción de la situación del lenguaje es un falso supuesto, y su permanencia como tal lo que
hace posible el desplazamiento cuyo resultado enturbia unilateralmente a la religión y la
poesía. El lenguaje, que es figura viva y unitiva, de la conciencia, muere por convencionalidad;
de igual manera que la poesía, esencial e históricamente, también muere de convenciona-
lidad, es decir de acuerdos estéticos pragmáticos aliviadores de la inminencia intensa del
espíritu que se ejecutan sobre la base de otros acuerdos estéticos pragmáticos, los anteriores
del lenguaje ya sustancialmente trivializado. El error, ya explícitamente desde El más antiguo
Programa sistemático del Idealismo alemán consiste en reclamar una nueva mitología como
elemento esencial, y con valor generalizable. La mitología no es la sustancia estética ni está
inevitablemente en el ser necesario de la poesía, y por tanto de su posibilidad, sino tan sólo
constituye un aspecto de modalidad de materia, es decir una incidencia. Una incidencia
que es, en un sentido, decisiva, pero en el curso de lo accidental. El mito erige un modo del
símbolo conducido a especial valoración en la vida comunitaria o a expresión transmisible
y por ello está en la poesía, como podríase decir que asimismo está en el inconsciente, y
se hace consciente con el habla, esto es en el discurso, que no tiene por qué ser oral, o
mediante otro lenguaje artístico (eminentemente la pintura), aunque al fin ligado siempre,
sea como fuere, al lenguaje verbal. El mundo originario de la conciencia es sobre todo
lenguaje, sólo se hace definitivamente comprensible y penetra en la autoconciencia en tanto
que lenguaje. Nada sale de la nada, ¿de dónde el lenguaje? Eso es lo terrible, al fondo, de
toda gran pregunta ontológica, pues lo ontológico depende del lenguaje. La religión, la
poesía son formas de la dialéctica íntima y simbolizadora que sólo exponen cierta plenitud
116 PEDRO AULLÓN DE HARO

en la medida en que las asiste el lenguaje, o sencillamente son lenguaje, en cuyo principio
está la sustancia estética, pero tal. Y el problema del lenguaje es paradójicamente, quizá
en virtud de su omnipresencia, el olvido esencial, es decir su trivialización provocada por
el uso meramente instrumentalizador que conduce a la ignorancia de lo anterior esencial,
el aspecto de conciencia originaria que se manifiesta como sustancia estética. (Por ello las
máquinas o los diversos artefactos relativos al caso son un alejamiento de lo «esencial», sobre
todo y en líneas generales en tanto que reproducen lenguaje y desligan). El siguiente problema
en este sentido que interesa, problema que tampoco deja de ser explicativo, consiste en
que situados en el espacio autoconsciente de la comprensión el lenguaje se confunde con
el hombre, con su conciencia y su ser común. Son los «entrecruzamientos» de la vida.
Pero, ¿mediante qué se produce esta vida? Ciertamente, algo mueve toda esta animación.
La animación, sus intenciones, parecen provenir de la fuerza de la conciencia originaria,
que se perpetúa. La gran potencia necesaria para tanta actividad sólo puede especificarse
en aquello que llamamos intuición. La intuición, algo bastante desconocido, y que acaso no
tengamos que intentar «conocer» si no es intuitivamente. Intuyo que «conocer» la intui-
ción únicamente puede provocar disparates. La intuición exige respeto. ¿Qué subsiste de
respetado en el hombre? La intuición, que de principio parece ilimitable, diríase una fuerza
más que una facultad. La irreductibilidad de la intuición es tal vez el secreto. ¿Qué fue de
la kantiana intuición intelectual?
La poesía es una cuestión de vivacidad. A la pregunta por el ser (poesía), responderemos:
un movimiento o proceso, pues esta realidad de lo mudable es, pese a todo, aquello que
mejor permite identificar lo permanente de esa sustancia. La poesía consiste en una sustancia
producida en intenso proceso, es decir la lengua en sentido intensamente vivo. La lengua es
continuum, pero hay muchos diferentes grados de lengua, por así decir, o clases de produc-
ción intensa. Si discriminamos la poesía en tanto que sustancia generalizable más allá del
lenguaje verbal, se entenderá pues lo mismo respecto de esos otros posibles lenguajes no
verbales del arte. Considerada en su concreción verbal, quizás la artística por antonoma-
sia, en virtud de la completez de su naturaleza relativa al hombre, la poesía configura una
clase y grado de lengua en la cual la intensidad del proceso de la síntesis de los «modos de
la razón» y los «modos del sentimiento» se inclina de cierta manera hacia estos últimos. Es
sabido por experiencia común que la poesía se encuentra en distintas formas de discursos.
El lector, por encima de sus peculiaridades individuales, constata con frecuencia una gran
cualidad poética en, por ejemplo, un fragmento de novela, o de ensayo, lo cual hace patente
la separación de la sustancia estética poesía de los límites de género. Sencillamente porque
los modos del discurso se subsumen en géneros, pero no son géneros. Los géneros son
modos del espíritu (Schiller) que se expresan mediante modos del discurso.
Si entendemos que la posibilidad de la poesía, desde el punto de vista de sus concre-
ciones, ha de resultar de la relación que haya lugar en la creación de un lenguaje de proceso
intenso, reflejo de lo unitivo originario, cuyo equilibrio se incline en favor de los modos
del sentimiento en cuanto que otorgan forma dominante sobre los modos de la razón, se
podrá asumir con naturalidad que han de ser muy diferentes no sólo los grados y clases
de ese lenguaje sino también los géneros de la Literatura en que nos podrá ser dada la
intensidad viva propia de la sustancia estética poesía, y que todo ello a su vez se refiere a
un acontecimiento que depende de la civilización y cultura en las cuales se realice. De ahí
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 117

que, situados en lo general, la condición de posibilidad de la poesía no es sino un estado


del sujeto que se manifiesta creando un objeto, o no, o una clase y grado del mismo; un yo
«depositario», núcleo representativo total y vivo del Espíritu determinable y determinador
de la creación de lenguaje intensamente vivaz.
Una época como la presente, en la que existe el consenso filosófico de la disolución
del sujeto no parece que pueda proclamar de manera clara y distinta cuál sea la posibilidad
de la poesía. Evidentemente, ¿qué expectativa brinda para esa consecución una época
cultural que reduce funcionalmente el volumen del yo, su densidad conocida, mediante
derivaciones de la trivialización destranscendentalizadora del sujeto? Porque el hecho es
que desde esas instancias no es perceptible la promoción de un sujeto nuevo, ni su idea. No
se trata, entiéndase, de la pervivencia del antiguo sujeto cultural sino de la posible manifes-
tación especial de un sujeto que al renovarse pueda ofrecer los elementos para una nueva
intensidad en tanto que, históricamente, los anteriores procesos de intensidad conocidos
no pueden subsistir a fin de promover el futuro. Sin embargo, también cabría argüir que
el actual estado poético de vacío constituye el lugar adecuado, acaso el momento óptimo
para la nueva ideación o para la conjetura como especulación ideadora. Al menos, dialéc-
ticamente esto es así y, por otra parte, tiene que ver con aquéllo de lo cual se va a hablar,
con lo temático, y también con las técnicas y las improntas del discurso. Al caos siempre
subsigue una cosmogonía, diría Eliade.
¿Es vislumbrable alguna posibilidad nueva de la poesía, de esa sustancia estética inten-
samente viva como manifestación del espíritu en lenguaje? ¿En cuanto forma, lo poético
del conflicto sustentador de la representación del objeto? ¿Lo poético más interiorizado del
dominio primordial del sujeto? ¿Tal vez el intento del espíritu más profundo de la Moder-
nidad, la síntesis utópica del Idilio schilleriano? Este Idilio, análogo a la Idea platónica,
superación de toda diferencia entre lo real y lo ideal significaría la luminosidad del espíritu
perenne, y debe continuar siendo el desideratum. Si no otra cosa, de momento habremos de
permanecer atentos a una realidad mucho más modesta del espíritu.
Según Hegel la cuestión era clara, pues con el Humorismo romántico todo este
asunto de la poesía y el arte, de la gran poesía diríamos, ya había concluido: es el final de
una dialéctica histórica del arte en la cual el sujeto lo ha inundado todo (conclusión del
proceso revolucionario moderno de subjetivización del arte y del pensamiento). Y es más,
si se observa la poesía de la Vanguardia histórica, última decisión moderna importante, se
advertirá cómo aquello que de ella triunfa no es más que la tendencia a la disolución del
sujeto que por último transitó el final desastroso de su evolución histórica en la segunda gran
guerra, el lugar más lejano de la idea de humanidad originada en los mayores pensadores
del arte moderno. Sería preciso, y esto es lo difícil, encontrar de nuevo el Espíritu tras la
pérdida del «antiguo» sujeto moderno. La presencia de un milenio que se inaugura exige
abandonar todo milenarismo, pero propone a la poesía un problema que de inmediato se
torna por completo interrogativo. Es un asunto eminentemente interrogativo: de adivina-
ción filosófica, o de prescripción de la poética; un asunto importante, o así para nosotros,
acerca de qué se ha de construir y cómo.
¿Qué sucederá? La pregunta acerca de qué sucederá debemos sustituirla por esta otra:
¿qué hacer?, la cual es requisito para una mejor posición del sujeto y primer paso de un
proyecto de decisión. Sin duda nuestro momento histórico permite un gran pertrechamiento,
118 PEDRO AULLÓN DE HARO

el avistar desde cimas conclusas y una posible gran autoconciencia del saber histórico, así
como sin duda un posible gran saber histórico de la autoconciencia, en la cual finalmente
se halla el arte. Ése es nuestro privilegio y, paradójicamente, nuestra limitación.
Una reflexión atenta a los sutiles movimientos del decurso histórico de la poesía y
del arte hace hoy perceptible el fenómeno de que los estatutos de las artes y la poesía ya
han cambiado. Es un hecho que sólo está a falta de reconstruir y explicar. En realidad no
consiste en nada nuevo ni inesperable, pues se trata de una más de las reclasificaciones que
la historia efectúa; tras la clasificación idealista, que especialmente sobrepuso la Música a
la Pintura y asoció aquélla con la Poesía, sobrepasado el componente dialéctico positivista
del Realismo, tuvo lugar el reajuste vanguardista. De ello pienso que se sigue el que la
idea hegeliana del final del arte es, al menos en lo que a su dirección se refiere, básicamente
correcta. Sólo se equivocó Hegel en la manera, y relativamente. Acaecida la desintegración
de la forma kantiana el arte no se disuelve directamente en filosofía, en un sentido, pero
sí a su vez, parcialmente, la filosofía en arte, como puede comprobarse en la tendencia de
nuestro tiempo. Así, tanto desde la perspectiva del arte como desde la de la filosofía, hay
disolución, lo que sucede, por supuesto, es que no se trata de triunfo alguno de la filoso-
fía del saber absoluto. De ello también se sigue la «definitiva» pérdida, «desde todas las
partes», del concepto idealista de infinitud; y si esto se confirma habría que pensar acerca
de la limitación (en la cual residía, según Schiller, la fuerza del artista antiguo; pero con la
peculiaridad de que éste no se hallaba alejado de la Naturaleza). El poeta moderno se
constituiría en cuanto que reflexiona sobre la percepción del objeto, es decir que trabaja de
algún modo con ideas. ¿Hasta qué punto cabría pensar en reconducir este camino? Como
salida amplia, yo no concibo en este sentido una idea a corto plazo; más bien pienso en una
opción modesta. Además, no creo que podamos estar nada seguros de que la intensidad
viva de la poesía vuelva a encontrar previsiblemente en una dimensión de envergadura
su sustancia para la existencia, una existencia más o menos centrada en un género de la
Literatura, esto es una reificación profunda en un nuevo tiempo según la dominante tal
como la hemos conocido hasta ahora. Es decir, en último término la recuperación de la
fuerza intuitiva de la conciencia originaria. Esto sería la posibilidad de unidad y centro, y sólo
así expresión de un modo del Espíritu. A este propósito mi conjetura no es la de la unidad
producida para la manifestación del lenguaje instituido en género propio y distinto, sino
la dispersión. Desde esta perspectiva se dirá que la sustancia estética poesía, su posibilidad
verbal, en buena medida perviviría anidando en lugares diversos y dispersos, como hasta
ahora siempre sucedió, sólo que ahora ésta sería su forma decisiva. En cierto modo, tal
fenómeno venía vaticinado por algunos síntomas importantes, de entre los cuales los más
relevantes y concretos son sin duda, a mi juicio, la creación moderna del poema en prosa
y la desintegración propia del fragmentarismo igualmente moderno. El Ensayo, el único
gran género ideado con posterioridad a la era clasicista, probablemente haya de ser, podría
ser, un notable lugar de experimentación sutilizada de la nueva poesía, y quizás el mejor
refugio para la misma. He escrito en otro lugar, que el discurso reflexivo del Ensayo no
es una alternativa a los discursos del arte y de la ciencia, no los niega sino que sintetiza
ambas cosas, es una síntesis de otras dos diferentes síntesis, su más perfecta convivencia
integradora necesariamente imperfecta, en la cual se encuentra la posibilidad propia. A
diferencia de la progresiva y previsible trivialización novelística (¿será una nueva épica
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 119

moderna africana la posible sustitución?), el género joven del Ensayo, mejor alistado para la
época mercantil-cibernética, que la ha visto nacer, acaso pueda ofrecer su forma poliédrica
y su cambiante síntesis liberadora de la conciencia originaria en originalidad natural, de
escasa convención, como taller de poesía. Si la poesía ha de morir, sobreviviría engastada
en el Ensayo para, en un futuro posible, poder ser restituida, como a través de una nueva
cosmogonía que surgiese del caos, al mundo de la manifestación de la unidad originaria del
Espíritu, que pervivía como reflejo en la unidad de género.
El necesario abandono de la radicalidad de lo nuevo, categoría consumida vehemen-
temente por la modernidad artística, deja el espacio vacío imprescindible para la contem-
plación de la misma. El problema es crear un nuevo sujeto, no crear objetos nuevos. La
poesía, para poder ser, habrá de aprender por vez primera a contemplarse a sí misma con
nueva mirada, compleja en el reacopio de su fuerza originaria, y más allá de la apariencia,
de su forma, comprender la vida que tras ella hay construida sobre la intuición, comprender
y actuar como si nada, no intentar una vuelta «histórica» al mundo originario (que es el error
que culmina en Nietzsche y Heidegger, producto de una interpretación confusa del gran
idealismo). La intensa sustancia en movimiento de la poesía puede observarse en el ritmo,
pero la poesía no depende esencialmente de éste. De manera análoga a la mitología de la
materia, el ritmo no es condición de la vivacidad intensa de la poesía sino de la vida común
del lenguaje, que en la poesía (a diferencia de lo que pensaba Croce, se intensifica de algún
modo). La realidad entrevista de la intensa vivacidad del lenguaje que es relevantemente
poesía define un proceso, con los accidentes e incidencias que fueren, patente y distin-
tivo en la expresión tocada por el alma, la síntesis del Espíritu en los modos de la razón
formados mediante los modos del sentimiento. Incluso el mismo Aristóteles consideraba el
ritmo un medio para la mímesis, pues bien, cambian los medios según las artes, y en ellas
permanece en cuanto tales la intensa vivacidad, que es la poesía, y que supera la mera figura
viva ya desvaída del lenguaje, es decir lo reencuentra. La poesía no es una forma rítmica
del lenguaje, como venía a creer Mallarmé, aunque toda poesía posea probablemente una
intensidad rítmica. Si así fuese, no se trataría más que de una musicalidad superficialmente
entendida y que en Schiller es característica de la poesía moderna y, en cualquier caso, para
él significa muchísimo más que un rasgo formal.
Si se continuase avanzando extensamente en el sentido de la dispersión de la poesía,
aquello que convendría evitar en un futuro son los extremos de la disolución, pues lo que
carece de entidad localizable es algo que ya no es posible encontrar, por así decir. ¿Qué
sucedería si se perdiese para el ejercicio literario buena parte de la masa más o menos
convencional de las grandes estructuras tópicas, y con ello la posibilidad de sus evoluciones,
por entorpecimiento de la intensa vivacidad de la poesía? Pero la gran cuestión de fondo es la
secreta, profunda pervivencia, aquello que podríamos llamar poesía perenne por analogía con
filosofía perenne; es decir, la posible proyección que permanece de la conciencia originaria.
La intensa vivacidad, que resulta de la huella del alma, es finalmente la poesía perenne, que se
transmite en el movimiento general de las generaciones como la piedra de Heraclea, en la
inspiración imantadora que crea, reencuentra alma y no cesa en tanto que se autorreconoce.
Esta es la profunda opción del idealismo hasta hoy indestructible, el neoplatonismo de la
forma viva que se supera configurando, a partir de la conciencia originaria, la intensa vivaci-
dad que permanece en el proceso de la sustancia poesía que fue el lenguaje de la original
120 PEDRO AULLÓN DE HARO

simbolización aún no dominada por el orden de las convenciones. Existe un gran peligro
no evitable en las relaciones entre convencionalización y topificación. La convencionaliza-
ción da valor instrumental al lenguaje, y por ello le es necesaria. La topificación le otorga
la consistencia de la esencialidad funcional de la poesía, por así decir, y por ello también
es necesaria a ésta. Una y otra, las realizaciones de la convención, sustentan en término
práctico el lenguaje y la poesía y, si bien se mira, le otorgan proyección histórica. Pero
esta proyección histórica entra en contradicción con la proyección pura de la conciencia
originaria. No es más que el proceso general de la vida, en el curso del cual el hombre
produce el proceso intenso de la síntesis poética. Aquí no hay más garantía que la del
sujeto de significación, su tenacidad intuitiva, y así persistirá a no ser que éste desaparezca
por insignificancia de sí mismo..., y en ese caso el alma del hombre ya habría entrado en
disolución, o quedado laminada.
SOBRE LA IDEA DE LO TRÁGICO

E
XISTE UN grado mayor de intensidad y universalidad en lo trágico, en las percepcio-
nes de lo trágico, sobre las demás distinciones categoriales estéticas, pues si bien
los matices de una fenomenografía del dolor se dirían pertenecientes a una gama
de gradación análoga a cualquiera otra, lo cierto es que el fuerte sufrimiento y el hecho
de la muerte, más los pasos intermedios, a que éste puede conducir, o ser consecuencia,
establece un régimen riguroso e intensivo, y que en medida importante, como advertía el
tópico tradicional, iguala la vida de los hombres, pero también la diferencia, e incluso con
preeminencia supera los límites culturales, por más que las religiones y el régimen de las
creencias asegure una vida nueva tras la extinción de la vida terrenal en tanto que la muerte
no sería sino renacer o, en otro caso, transmigración o transformación. Edmund Burke, en
su conocida investigación estética, subrayó especialmente, de forma muy empírica para la
cultura de la segunda mitad del XVIII, el carácter más incisivo y duradero de las percepciones
del horror. Todo esto describe un sentido especificativo de la continuidad del mundo y del
arte al tiempo que una limitación de las consecuciones y grados en razón de lo atenuado
por la mera apariencia que ofrece el arte. A diferencia, pues, de la relación entre belleza
artística y belleza natural, lo trágico presenta una escala de relación evidentemente seme-
jante pero de penetración natural mucho más contundente, dolorosa, poniendo a su vez
de manifiesto la evidente distancia que existe, por decirlo en pocas y claras palabras, entre
ficción y realidad. El objeto del arte, decía Friedrich Schiller a propósito de lo sublime y
de lo patético, es lo suprasensible, concepto por otra parte muy superior filosóficamente al
de ficción, que en todo caso debiera acabar por remitir al esquema verdad/mentira que lo
subsume y justamente reduce. El hecho, sea como fuere, señala históricamente la ingente
dimensión teórica de lo trágico por encima de otra cualquier consideración estética.
La consideración estética en general de lo trágico ha de comenzar, y no podía ser de
otro modo, como hacía Hume1 en su ensayo sobre la tragedia, preguntándose acerca
de cómo el terror puede producir placer. Él entiende que alguna razón tenía Fontenelle en
sus reflexiones sobre poética al considerar el pesar leve y agradable, el dolor muy atenuado
como en ciertas cosquillas, pues por naturaleza gusta al corazón ser conmovido, pero que,

1. David Hume, «Sobre la tragedia», en Id., La norma del gusto y otros ensayos, ed. de M.ª Teresa Beriguistáin,
Barcelona, Península, 1989, pp. 66-77.
122 PEDRO AULLÓN DE HARO

artísticamente, el surgir placer de un fondo de gran inquietud sólo viene en definitiva asegu-
rado por la elocuencia o el arte con que es representado lo horrible o deprimente. La de
Hume ha sido una pregunta muy reiterada, antes y sobre todo después de él. Así Meumann2
o Nicolaï Hartmann3, que se interrogan por la apreciación de lo desagradable o doloroso,
cosa que para el primero se resuelve en el interés por el dolor humano, el tratamiento de
ese dolor mediante representación del individuo interiormente dueño de sí mismo, siendo
que esa elevación es expresión de grandeza y despierta el placer. Para Hartmann, puesto
que lo trágico consiste en la decadencia de algo humano que tenemos por gran valor, en la
vida sentir placer por tal decadencia no sería sino perversidad, pero sucede que lo trágico
del arte no es la decadencia sino un aparecer de ésta que deviene sentimiento compartido y
una magia estética de lo trágico o transfiguración de lo humano. Claro, Meumann y Nicolaï
Hartmann son, además, teóricos postkantianos, que ya asumieron de algún modo el senti-
miento mixto de lo sublime formulado en la tercera Crítica. Lo que quizás sí debiera haber
recordado Hume es el alegrarse con temblor (exultare cum tremore didici) de San Agustín en De
Doctrina Christiana a propósito justamente del estilo sublime4. En fin, existen un placer mixto
y un placer de lo trágico en el arte por completo alejados de la patología y la perversión, y
si bien el arte no es irresponsable o arbitrariamente imaginario como el sueño, lo cierto es
que sin esas formas de placer no es explicable la vida del espíritu humano.
Es preciso recordar que la tradición antigua y clásica elevó la poesía en tanto que
tragedia al lugar preeminente de las artes en general. Y así ha permanecido en la valoración
jerárquica desde la Poética de Aristóteles hasta los modernos, Schiller, Hegel y Nietzsche,
por señalar tres momentos distintivos de esta época. Ahí existe un significado de todo
punto relevante que nos resulta inevitable interpretar; además de calibrar la medida de sus
posibles excepciones y límites, y conduce por otra parte a la subsiguiente pregunta, en dos
términos: primero, acerca del efecto purgativo o medicina que la expresión o contemplación
de lo trágico procura y tan intensamente lo aquilata una valoración estética o poetológica
más de dos veces milenaria; segundo, acerca de si lo trágico ya ha perdido definitivamente
esa primacía axiológica estética y artística de primer rango; y, en final circunstancia, de ser
afirmativa la respuesta a esta última pregunta, acerca de cuál es su porqué.

No sólo Edgar Morin5 ha recordado cómo Freud explicaba de manera admirable la


voluptuosidad del escritor dando muerte a su personaje y la del lector o espectador, pues
en la literatura existen hombres que saben hacer morir y personajes que saben morir. El
crimen también poseería un sentido iniciático en el devenir de la persona que llega a ser
asesino. La serenidad de Goethe provendría de la muerte de Werther, etc. Se trataría –aduce

2. Ernst Meumann, Sistema de Estética, Buenos Aires, Espasa-Calpe, 1948 (reimpr. p. 161, pero es la versión
de Fernando Vela, Madrid, 1924).
3. Nicolaï Hartmann, Estética, México, UNAM, 1977, p. 448.
4. San Agustín, De Doctrina Christiana, en Obras, XV, ed. de Fr. B. Martín, Madrid, BAC, 1957.
5. Edgar Morin, El hombre y la muerte, Barcelona, Kairós, 2003, 4ª ed., pp. 180-181.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 123

Morin– de una posible reconciliación y, en fin, de una muerte estética capaz de satisfacer
inofensivamente la agresividad de los hombres al tiempo que apenas deja participar en el
ciclo de muerte-renacimiento para el que son necesarios auténticos sacrificios. El teatro,
la tragedia, que significaría una verdadera hecatombe de muerte-nacimiento, constituiría
mediante la catarsis una ceremonia todavía medio sagrada.
Me voy a permitir hacer notar cómo desde la Ilustración las grandes polémicas de la
cultura estética alemana (dejando ahora a un lado las llamadas guerras filológicas), fueron
eminentemente disputas ejercidas sobre fondo doctrinal relativo a la tragedia o a lo trágico.
El hecho es que con la modernidad lo trágico deviene problemático más allá de su entidad
de fundamento antiguo; y si hegelianamente el arte es cosa del pasado, en primer lugar lo
sería la tragedia, cuyo tema verdadero original es para Hegel lo divino que deviene en la
realidad mundana lo meramente ético6. En la primera gran polémica alemana, cuando los
suizos Bodmer y Breitinger se oponen ruidosamente al intento de creación de un teatro
nacional alemán tal como preconizaba Gottsched, fundado en el ejemplo del neoclasicismo
francés, están actuando guiados en última instancia por un ejemplo que es el de los teatros
nacionales inglés y español, es decir Shakespeare y, quizás, la tragedia cristiana de Calderón.
Las dos grandes actividades polémicas de Lessing, la que surge con Winckelmann en torno
a la capacidad expresiva de la obra escultórica Laocoonte, y aquella otra que produce los
escritos de la dramaturgia de Hamburgo, son asimismo discusiones que giran en torno a
la entidad del arte trágico. Otro tanto hay que decir acerca de la tercera gran controversia,
la que tuvo lugar, sobre todo con Wilamowitz y Rohde, también Wagner, a partir de la
célebre primera obra de Nietzsche dedicada al nacimiento de la tragedia griega, aunque en
realidad aquí se dirimían más bien posturas personales e indirectamente incluso de clanes
académicos7.
De no ser por Schiller y los románticos, como veremos, la construcción del pensa-
miento moderno no configuraría en modo alguno una propia postura doctrinal sino el
inopinado mantenimiento del primer rango de lo trágico en la jerarquía valorativa, en
sentido estético pero sin duda como reflejo ético de un aspecto muy general. Ciertamente,
cabría decir, por ejemplo y sobre todo, que la música fue elevada por el pensamiento
idealista al primer grado en la escala de las estimaciones, pero nótese que ésta es una
distinción entre artes y que la categorización de lo trágico o bien su entidad artística dada
se subsume en cualquiera de esas u otras artes, como de hecho vino a suceder histórica-
mente con el drama musical wagneriano, siendo que el relevo musical, en realidad fundado
sobremanera en la distinción de la poética schilleriana, que dualizaba las categorizaciones
de musical y plástico, era, en tal propósito, el relevo de la pintura o la plástica renacentista
para una nueva época.
El problema poetológico moderno de la tragedia, que se comienza a atisbar en los
empiristas Addison o Burke, es el de su deslocalización teórica en el espacio de aquello que
va a ser la nueva estética, es decir la Estética además instituida como disciplina autónoma a

6. G. W. F. Hegel, Estética, ed. de Alfredo Llanos sobre la ed. de Hotho, Buenos Aires, 1985, vol. 8, pp.
276-277.
7. E. Rohde, U. von Wilamowitz-Möllendorff, R. Wagner, Nietzsche y la polémica sobre ‘El nacimiento de la tragedia’,
ed. de L. de Santiago, Málaga, Ágora, 1994.
124 PEDRO AULLÓN DE HARO

partir de Hutcheson o Baumgarten y especialmente Kant. El único apoyo verdaderamente


serio sólo llegó a concretarse en la Dramaturgia de Hamburgo de Lessing. El objeto general
de la Crítica del Juicio y la escasa penetración artística del genio de Königsberg debió hacer
patente un fenómeno de desfase doctrinal tomadas en cuenta las importantes decisiones
que adoptó Lessing para el nacimiento del teatro nacional alemán tanto en su proyecto
de autor teatral como de crítico del género y la escena dramática. Esto es así porque en la
tercera Crítica se sigue manteniendo la absoluta supremacía artística de la poesía, y acaso
se pudiera sobrentender que de la tragedia8, y, ciertamente, Kant, que alcanzó a escribir
algunos ensayos, como los dedicados a filosofía de la historia, que podrían contestar al
que fue su desencuentro con Herder, no estaba en condiciones de hacer otro tanto con el
lenguaje (por seguir nosotros otro gran aspecto de la controversia herderiana) o, ya muy
hipotéticamente, mucho menos con la tragedia. De ahí también la extraordinaria relevancia
de los escritos de Schiller sobre lo sublime y lo patético, gracias a los cuales el pensamiento
moderno accede a un indispensable sentido de coherencia mediante la asimilación estética
de lo trágico como sublime patético y por este camino la reasunción de facto del aristote-
lismo de la catarsis.
En cualquier caso, no sólo la radicalidad dilucidadora de los extremos exige advertir la
relación trágico/cómico, o humorístico, como designarán inmediatamente los románticos.
En tanto que lo sublime integraba en la nueva estética lo trágico, el intento por parte de
Jean Paul Richter9 de presentar la destrucción de esta entidad sublime como presupuesto
del humorismo significaba asimismo la destrucción romántica, al menos en un orden de
prevalencia categorial, de lo trágico. Desde el momento en que la Romantik alemana centró
el dominio del sujeto y estableció la vida como arte y el alma bella, trasladó definitivamente
a la esfera de lo individual y privado, por así decir, el asunto trágico, disolviendo esa cultura
ritual, estética y ética que culminó temprana y originalmente en la antigüedad clásica. El
fundamento trágico, como tantas otras cosas, pasaba o comenzaba a estar en el individuo
mismo, en su libertad y su interior abismal y no propiamente en el destino. Esto en una
medida parcial es razón del teatro de Schiller, el segundo momento del teatro nacional
alemán. El resto sería materia legendaria o histórica. Ahora bien, el asunto de la desesta-
bilización teórica de la preeminencia de las expresiones artísticas de lo trágico, que en la
obra teórica de Jean Paul, como el conjunto de sus propuestas doctrinales, no es más que
un intento de sobreposición al pensamiento de Friedrich Schiller, del cual depende en toda
estructura fundamental, arranca justamente de Sobre Poesía ingenua y Poesía sentimental, donde
por vez primera se argumenta fehacientemente la posibilidad de superioridad de la comedia
sobre la tragedia10. Esta última, según Schiller, es superior en razón de su objeto, pero no
en razón del sujeto, pues en la comedia nada sucede por el objeto y todo por el poeta,
que no ha de tomar impulso, en aquél casi ya dado por la materia, sino estar, permanecer
igual a sí mismo, es decir ser bello con facilidad y de modo permanente, a diferencia del

8. I. Kant, Crítica del juicio, ed. de M. García Morente, Madrid, Espasa Calpe, parágrafos 51 y ss.
9. Jean Paul Richter, Introducción a la estética, ed. de P. Aullón de Haro con la colaboración de F. Serra, Madrid,
Verbum, cap. V.
10. F. Schiller, Sobre poesía ingenua y poesía sentimental, ed. de P. Aullón de Haro sobre la versión de Juan Probst
y Raimundo Lida, Madrid, Verbum, 1994, pp. 38-39.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 125

poeta trágico, cuyo carácter sublime de ser libre lo será a intervalos y esforzadamente. La
belleza cómica produce, pues, una libertad de ánimo que la tragedia sólo aspira a alcanzar
superando la violencia de las pasiones.
Desde el criterio de Friedrich Schiller, pues, existe un seguro efecto liberador en la
comedia. El liberar o purgar el alma, que todo el mundo recuerda en tanto que la gran
cuestión finalista de la kátharsis aristotélica y cierto correlato hipocrático, era reservado a
la tragedia, aunque también relativo a la música, pues adviértase que en la Política11 hace
notar Aristóteles cómo a través de las melodías sacras, que producen el frenesí místico,
vemos restablecerse las almas en virtud del tratamiento catártico. Y las almas necesitan ser
purgadas a consecuencia de, o bien de las pasiones extremadas; necesitan ser aligeradas,
como encantadas, y para ese fin sirven las melodías purificadoras, que por demás produ-
cen un placer inocente. Por tanto melodías previstas, que escapan a la peligrosidad no
reglada de la música que tanto preocupaba en época clásica, como se puede recordar en la
polémica de Damón sobre el nomo apoyada por Platón y ese gran relato sobre el mito de
Orfeo o Apolo y Dionisos en cuyo argumento se describe el control del ánimo y la recon-
ducción a la mesura del sátiro perseguidor de la doncella gracias a la intervención adecuada
mediante la penetrante melodía de la flauta. Como veremos, este mismo mito no es casual
que también exista referido a Pitágoras. Otra cosa es que, a mi modo de ver, también sea
pertinente interpretar la catarsis en ciertos extremos de la representación plástica (pienso
especialmente en un caso como el de varias obras de Goya, en tiempos modernos, una vez
definitivamente olvidada la profunda exclusividad inquietante y misteriosa, peligrosa, del
oído, que en la antigüedad y en épocas y doctrinas clasicistas reservaba con exclusivismo
a las artes auditivas de poesía y música esta finalidad). Estamos desde luego ante materia
secularmente tratadísima, cuando menos a partir y en lo referente al fragmento definitorio
de la tragedia en la Poética12, pero asimismo es a mi juicio materia de consideración de todo
punto irrenunciable.
El hecho es que el despitagorizador Aristóteles asume en la Poética, a propósito de
la definición de la tragedia, una concreción fuertemente pitagórica como lo es el efecto
catártico. Porque si bien éste puede ser retrotraído hasta la concepción primigenia de una
mímesis como descarga de tensiones emocionales o arrojo y vómito del danzante, en una
situación de embriaguez o de trance de expresión psicológica oral, dramática, musical de
algún modo religiosa adscribible a los ritos órficos, eleusinos y otros, de lo que se trata
es asimismo de la purgación que ritualmente ordenada recoge la tradición pitagórica, así
Jámblico13, como una actividad del sabio maestro que se servía de la música y de la danza
como medio de salud y para curar las pasiones y ciertas patologías. Y naturalmente esa
tradición, en su plano artístico e incluso también cívico, es la que configura el coro de la

11. Aristóteles, La Política, trad. de Patricio de Azcárate, Madrid, Espasa-Calpe.


12. Aristóteles, Poética (1449b). Anotaré según una de las traducciones más recientes la definición de la
tragedia: «imitación de una acción seria y completa, de cierta extensión, con un lenguaje sazonado, empleado
separadamente: cada tipo de razonamiento en sus distintas partes, de personajes que actúan y no a lo largo de un
relato, y que a través de la compasión y el terror lleva a término la expurgación de tales pasiones» (ed. bilingüe
de A. López Eire, Madrid, Istmo, 2002, p. 45).
13. Jámblico, Vida Pitagórica, ed. de E. A. Ramos Jurado, Madrid, Etnos, 1991, pp. 79-80.
126 PEDRO AULLÓN DE HARO

tragedia de Esquilo y sus evoluciones atenuadas, cosa que tan decisiva fue para las inter-
pretaciones de Schiller14 y Nietzsche15.
Entre los polos que van de lo ritual, como pensaba Lessing, a lo medicinal y sus
combinaciones, la permanencia del esquema conceptual enunciado por el par piedad /
terror (o misericordia / temor) que Aristóteles repite como definición operativa de las
pasiones para el efecto catártico revela una situación teórica problemática y misteriosa, de
exclusión de las pasiones restantes y de subrayado de una combinación estricta y restringida
y difícilmente inteligible. La perspectiva cristiana, naturalmente, hubo de hacer esto más
complicado. Asunto distinto es el de lo concerniente a la relación técnica de esa finalidad
con los elementos composicionales de la fábula, como consideró Lessing respecto de Aris-
tóteles16. Alfonso Reyes17 incidió con agudeza en el problema de fondo del texto haciendo
ver la relevancia de las exclusiones, relevancia por otra parte aún más significativa a la luz
de la psicagogía de Aristóteles ofrecida en la Retórica18, a la par que el carácter ampliamente
comprehensivo de la catarsis a su juicioso modo de ver interpretable en gran horizonte
como una teoría del alma. Hegel19 establece una suerte de segundo grado de las apreciacio-
nes éticas y resuelve un todo ético sobre el temor a la potencia ética, eterna e inviolable y la
compasión como simpatía con la legitimidad ética del que sufre, lo sustancial y afirmativo
que ha de existir para él. Jaspers20 pienso que ofrece una interpretación escueta e incisiva y
por otra parte implícitamente atenta a la gran cuestión, que no cabe obviarse, de la selección
y permanencia inopinadas del par piedad / terror, al entender que el espectador se siente
liberado al cruzar en presencia de manera, digamos, simultánea por esas pasiones. En este
sentido correspondería a la simultaneidad, a la fuerza del encuentro contradictorio tanto
de dichas fuerzas emocionales como de la doble dirección y proyección antitética de las
mismas ser aquello capaz de ejecutar la purificación reordenadora.
Ello sería razón de la exclusividad o de la especial dimensión catártica de la tragedia,
de una singularidad histórica y doctrinalmente irrefutada por más que la música, según ha

14. F. Schiller, «Sobre el uso del coro en la tragedia», compilado en Id., Escritos sobre estética, Madrid, Tecnos,
1991.
15. F. Nietzsche, El nacimiento de la tragedia, ed. de A. Sánchez Pascual, Madrid, Alianza, 1973.
16. G. E. Lessing, Dramaturgia de Hamburgo, ed. de F. Formosa y L. Perotto, Madrid, Asociación de Directores
de Escena, 1993. Se lee en XXXVIII a propósito de Aristóteles: «… formas de sufrimiento (pathe) debe poseerlas
toda tragedia, sea sencilla o compleja su fábula, porque apuntan directamente a la intención de la tragedia, a la
provocación del terror y la compasión; por el contrario, no toda peripecia ni todo reconocimiento, sino únicamente
algunas de sus formas, pueden lograr esta finalidad, o ayudar a lograrla en un grado más elevado, mientras que
otras le son más perjudiciales que beneficiosas. Desde este punto de vista, al examinar las distintas partes de la
tragedia que se agrupan bajo los tres elementos fundamentales, Aristóteles las considera todas y analiza cuál es
la mejor peripecia, el mejor reconocimiento, el mejor modo de tratar el sufrimiento; del examen de la primera
parte, resulta que la mejor peripecia, es decir, la más capaz de suscitar y fomentar el horror y la compasión, es
la que va de lo mejor a lo peor; y tomando en consideración la última, se deduce que el mejor tratamiento del
sufrimiento, en este mismo sentido, se da cuando los personajes sobre quienes pesa la inminencia de la situación
dolorosa no se conocen, pero se conocerán en el preciso instante en que tal dolor debe hacerse realidad, y esto
hará que la catástrofe no se produzca» (p. 249).
17. Alfonso Reyes, La Crítica en la Edad Ateniense, México, FCE; O.C., XIII.
18. Aristóteles, Retórica, Libro II.
19. G. W. F. Hegel, Estética, ed. cit., vol. 8.
20. K. Jaspers, Lo trágico. El lenguaje, ed. de J. L. del Barco, Málaga, Ágora, 1995, p. 89.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 127

quedado antes referido (y he aquí otro lado del problema de la concepción aristotélica),
participaría del fenómeno, pero a todas luces integrada en una actividad más en conso-
nancia o relativa a la primigenia del coro órfico, es decir de unos danzantes que finalmente
pueden ser puestos en relación viva, y no con una mera reconstrucción filológica, mediante
la pervivencia en nuestro tiempo de la macumba y ciertas prácticas chamánicas bien loca-
lizadas y estudiadas. Ahí también convóquese el coro de la tragedia de Esquilo, pero en el
otro sentido asimismo el correlato de las manifestaciones báquicas y de las mujeres presas
de furor que estudió Doods en el marco del irracionalismo griego21. Por demás, son de
recordar aquellos coribantes de los que hablaba Platón. Quizás originalmente en la tragedia
griega tenía lugar mediante la dualidad de actuantes (incluyendo entre éstos especialmente
a los danzantes del coro) y espectadores la convivencia de esa catarsis previa, como la ritual
u órfica, y la posterior de definición aristotélica atingente a los espectadores (pero también,
no se olvide, al sólo lector, según se desprende de las conclusiones del Estagirita, para quien
no es imprescindible la representación dramática a fin de sustentar el valor fundamental
de la obra trágica, lo cual podría entenderse como predisposición teórica al abandono de
ciertos hábitos psicosociales incompatibles con el racionalismo de los nuevos tiempos o
de la visión aristotélica). A su vez, todo esto contribuiría a integrar mejor una explicación
del aristotelismo pitagórico de la especificación catártica de la música, siguiendo, como
hemos hecho, lo que los hermeneutas llamaban la conexión real.
Es indudable que la catarsis como práctica y como doctrina en verdad penetran-
tes, aun pese a su oscuridad legada, únicamente podía surgir de unas condiciones que
podemos señalar en el mundo cultural originario y de los saberes indiferenciados. Pero
con esto no haríamos sino asumir a Pitágoras, por otra parte, con probabilidad, el más
grande de todos los filósofos. Quizás la reflexión acerca del agonismo griego y el sentido
trágico característico de ese pueblo joven; pueblo de algún modo desorientado ante una
herencia oscura, abismal en su tiempo histórico inmediato y extraordinariamente patente y
portentosa mediante una lengua y una poesía cuya tradición oral homérica ya le entregaba
la Ilíada como forma de tragedia ‘nacional’; quizás la reflexión acerca del agonismo griego,
acerca del proceso mimético inagotable del cosmos y de la naturaleza y del arte ante la
inmovilidad perfecta de la Idea permita atisbar la comprensión de ese agonismo como
fundamento de la kátharsis.
La aportación de Schiller al problema de la catarsis podría decirse que es el de la nece-
saria elaboración teórica para el pensamiento estético moderno a partir de la base de Kant
que él reconduce y desenvuelve en el terreno del arte mediante la formulación de lo sublime
sobreponiendo el espíritu a la mera sensibilidad, es decir la razón al mero sufrimiento.
Schiller no omite los conceptos aristotélicos relativos a las pasiones catárticas, aunque
no utiliza este último término: «la percepción objetiva del sufrimiento debe producir en
nosotros, merced a la invariable ley natural de la simpatía, una sensación dolorosa, que lo
convierte de algún modo en padecimiento propio y provoca nuestra compasión. La compasión
no significa únicamente compartir la aflicción de otro o conmoverse por la desgracia ajena,

21. E. R. Doods, Los griegos y lo irracional, Madrid, Alianza, 1980, cap. III. Para un examen de la situación
actual de la investigación, W. Burkert, De Homero a los Magos. La tradición oriental en la cultura griega, Barcelona, El
Acantilado, 2001.
128 PEDRO AULLÓN DE HARO

sino también comprender sus tristezas, sean las que sean. Por consiguiente, hay tantas clases de
compasión como formas originarias de sufrimiento. Existe el temor y horror compasivos, y
también el miedo, la indignación y desesperación compasivos. Ahora bien, si lo que provoca
la emoción -lo patético- ha de proporcionar el fundamento de lo sublime, no debe llegar a
convertirse en verdadero sufrimiento propio. En medio de la emoción más profunda debemos
distinguirnos del sujeto que sufre, pues la libertad del espíritu se arruina cuando la ilusión
se transforma en verdad auténtica»22. Se trata, como siempre en Schiller, de la libertad, de
cómo a diferencia de una pasión dolorosa, que martiriza la sensibilidad sin compensar el
espíritu, u otra pasión tierna, que mediante la voluptuosidad igualmente anula la libertad,
de la resistencia moral frente al sufrimiento: es el medio que permite reconocer el principio
de libertad. El sufrimiento nunca sería por sí finalidad en el arte de lo trágico, si bien su
vivaz representación constituye el primer elemento o condición, al que necesariamente se
ha de añadir la idea de resistencia al sufrimiento, esto es el modo de adquirir conciencia de
la libertad interior del espíritu, de su autonomía moral. Y así lo patético se entenderá que
sólo alcanza a ser estético en tanto que sublime23.
Si bien se mira, el tratamiento schilleriano propiamente estético de la cuestión catártica
es antecedente parcial de la interpretación de Nietzsche en El nacimiento de la tragedia, dada
a partir de Goethe y madurada con la experiencia del drama wagneriano. Interpretación
susceptible de ser entendida en un sentido de tendencia eminentemente moderno. «Nunca,
desde Aristóteles, se ha dado todavía del efecto trágico una explicación de la cual haya sido
lícito inferir unos estados artísticos, una actividad estética de los oyentes. Unas veces son la
compasión y el miedo los que deben ser llevados por unos sucesos serios hasta una descarga
aliviadora, otras veces debemos sentirnos elevados y entusiasmados con la victoria de los
principios buenos y nobles, con el sacrificio del héroe en el sentido de una consideración
moral del mundo; y con la misma certeza con que yo creo que para numerosos hombres
es precisamente ése, y sólo ése, el efecto de la tragedia, con esa misma claridad se infiere
de aquí que todos ellos, junto con los estéticos que los interpretan, no han tenido ninguna
experiencia de la tragedia como arte supremo. Aquella descarga patológica, la catharsis de
Aristóteles, de la que los filólogos no saben bien si han de ponerla entre los fenómenos
médicos o entre los morales, nos trae a la memoria un notable presentimiento de Goethe:
‘Sin un vivo interés patológico –dice–, yo nunca he conseguido tratar una situación trágica,
y por eso he preferido evitarla a buscarla. ¿Acaso habrá sido uno de los privilegios de
los antiguos el que entre ellos lo más patético era sólo un juego estético, mientras que,
entre nosotros, la verdad natural tiene que cooperar para producir tal obra?’ A esta última
pregunta tan profunda nos es lícito darle ahora una respuesta afirmativa, tras las magníficas
experiencias que hemos tenido, tras haber experimentado con estupor, cabalmente en la
tragedia musical, cómo lo más patético puede ser realmente tan sólo un juego estético:
por lo cual nos es lícito creer que sólo ahora resulta posible describir con cierto éxito el

22. F. Schiller, Lo Sublime (De lo Sublime y Sobre lo Sublime), ed. de P. Aullón de Haro, Málaga, Ágora, 1992, pp.
97-98.
23. F. Schiller, Sobre lo Patético, en Id., De la Gracia y la Dignidad, ed. de J. Probst y R. Lida, Buenos Aires, Nova,
1962, p. 135. Véase también Lo Sublime, ed. cit., pp. 99-100.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 129

fenómeno primordial de lo trágico»24. Naturalmente, en último término, Nietzsche se refiere


a Wagner, que a su vez sería sometido a crítica por Eduard von Hartmann25.
Pero por otra parte también convendrá recordar, todo sea dicho, cómo mucho antes
que Nietzsche, la evolución de la idea de lo trágico asociada a lo sublime por Schiller tuvo
un desarrollo especulativo notable en el poshegeliano Friedrich Theodor Vischer26. Para
Vischer, lo sublime es kantianamente resultado de una desarmonía o contradicción entre
idea y forma sensible, y lo es de la naturaleza y del sujeto pero además encuentra su tercero
conclusivo como absoluto o tragedia. Ese sublime será verdadero como trágico-sublime, y
de sus dos aspectos positivo y negativo al primero corresponde una sublimidad subjetiva a
modo de emanación divina, mientras que el segundo, trágico negativo o del destino, permite
diferenciar tres planos: el de una fuerza natural infinita como filosófica que no resulta en
culpa sino en inadecuación a lo universal; el de una forma ya ética cuyo círculo es dominado
por el poder espiritual; y en tercer lugar la síntesis de los dos anteriores, unidad de verdad y
de ley éticas con un sujeto trágico, individuo que ha transformado en pathos una de esas leyes.

La pregunta acerca de si lo trágico ya ha perdido definitivamente la primacía axioló-


gica estética y artística de primer rango me parece que únicamente puede ser respondida
atendiendo en conjunto a elementos como los de nuestra reflexión anterior. Nada puede
darse por definitivamente acabado, pero es evidente que lo trágico como arte, y consi-
guientemente su paralela antecedencia y repercusión vital, ha concluido según queda
descrito por la evolución moderna hasta el presente. Diferente problema es la necesaria y
concreta especificación de las razones de ese fenómeno. Las ideaciones contemporáneas
sobre lo sublime, la categoría que distintivamente resolvió el alojamiento teórico moderno
de lo trágico, poseen tal grado de aminoramiento que acuden a lo efímero y lo cotidiano,
o bien despliegan proyecciones de todo punto ajenas a la herencia del arte trágico. La otra,
tercera, gran cuestión de lo sublime es la subsistente, o perenne, relativa a la contemplación,
en cualquier caso superadora de la contingencia y por ello del sentido trágico o patetiza-
ble de la muerte. En lo que se refiere a las artes particulares, en nuestra época el proceso

24. F. Nietzsche, El nacimiento de la tragedia, ed. cit., pp. 175-176.


25. Aparte la consideración de la obra artística wagneriana, véase R. Wagner, Opera y drama, ed. de A. F. Mayo
Antoñanzas, Sevilla, Junta de Andalucía-Consejería de Cultura, 1997. Eduard von Hartmann, que critica en Wagner
el haber restringido el coro a la pluralidad de los personajes, piensa que de la misma manera que se malinterpreta
la esencia del drama cuando se busca en un género lírico dramático, no se ha entendido la esencia de la ópera
cuando es buscada en un género dramático puro al margen de la lírica. Véase E. von Hartmann, Filosofía de lo bello.
Una reflexión sobre lo Inconsciente en el arte, ed. de M. Pérez Cornejo, Valencia, Universidad/Alfonso el Magnánimo,
2001; P. Aullón de Haro, «La estética literaria de Eduard von Hartmann», Analecta Malacitana, XXIV, 2 (2001),
pp. 557-580 (esp. p. 575) [Editado en el presente volumen].
26. Cf. F. Vischer, Über das Erhabene und Komische, und andere Texte zur Ästhetik, ed. de W. Oelmüller, Frankfurt,
Suhrkamp Verlag, 1967; J- A. Rodríguez Tous, Idea estética y negatividad sensible. La fealdad en la teoría estética de Kant
a Rosenkranz, Barcelona, Revista de Filosofía, 2002, pp. 343-344; P. Aullón de Haro, La sublimidad y lo sublime,
Madrid, Verbum, 2006, p. 152.
130 PEDRO AULLÓN DE HARO

tanto valorativo como práctico de la clasificación de las mismas, que se ha decantado


por la aminoración de las tenidas hasta hace poco tiempo como artes mayores y por la
multiplicación compensatoria de las artes menores, se diría, a mi entender, que no es sino
cumplimiento parcial, matizado, del vaticinio de Hegel. Es decir, Hegel tenía razón en el
sentido general de las cosas, pero no podía conocer los detalles, que son muchos. Y aquí
es de notar que si permanentemente, hasta el siglo XX, para toda la tradición occidental la
tragedia fue sostenida como la mayor de las artes (quizás sólo con una ligera falta de insis-
tencia, comprensible, en tiempos del Renacimiento, tan atareados con las artes plásticas),
representa el arte trágico, su decaimiento, un síntoma de primer orden en la estética y en
la visión del mundo que en nuestro tiempo es imprescindible tomar de frente, no dejar a
un lado según ahora es manera de proceder habitual.
Los síntomas iniciales de una primera manifestación eficiente de la atenuación axioló-
gica de lo trágico tras el periodo excepcional del mundo antiguo, es decir desde Homero y
Esquilo hasta Séneca, no se localizan en los siglos medios, ni aun por ausencia, pues no se
olvide que en nuevo modo la vida y muerte de Cristo mantuvo lleno ese gran espacio de la
mente y la cultura europeas, sino en la constitución de la esfera de lo individual moderno
y la consiguiente especificación de género que se suele asumir con el término de ‘drama’.
Significativamente, ‘drama moderno’ por oposición a ‘tragedia’ antigua. Pese a todo, de
Shakespeare, desde el siglo XVII, desde Sydney o poco más tarde, se defendía que reen-
carnaba la tragedia antigua y, ya en los grandes debates de la Ilustración tanto neoclásica
como idealista alemana, que sus obras eran el modelo que Aristóteles hubiese reconocido
como propio. Es curioso e ilustrativo observar a personajes como Voltaire27 reconocer
casi patéticamente la genialidad shakespeariana y de hecho negar radicalmente a un tiempo
su valor estético o su ejemplaridad como modelo, que es lo que a los ilustrados franceses
más preocupaba. Con Calderón el fenómeno fue muy otro, pero el hecho es que aparte de
representar éste el fin de la tragedia cristiana representó asimismo la envarada pervivencia
de un fortísimo barroco histórico y una visión del mundo imposible de entender, o más
bien despreciada, por una ‘ideología’ ya propiamente dicha y creadora de la institucio-
nalización de un drama cuyo cometido no era al fin sino el modesto y práctico instruir a
las buenas gentes.
Según dije con anterioridad, cuando la Romantik alemana centró el dominio del sujeto
y estableció el alma bella y la vida como arte, había comenzado el definitivo traslado a la
moderna esfera de lo individual y privado el asunto trágico, disolviendo esa gran cultura
ritual, estética y ética que temprana y originalmente había erigido Esquilo en forma artís-
tica con un coro antropológicamente irrepetible en otro estadio de cultura. En el segundo
momento constructivo del teatro nacional alemán, Schiller sitúa en extremo el fundamento
trágico en el problema moderno del individuo, su interior problemático, y la libertad, natu-
ralmente con grandes repercusiones sociopolíticas. La individualidad trágica, que también
se asocia a los pueblos lo es en virtud de una ética y unos principios de vida pública y
vida privada que, en adelante, ya jamás podrían asemejarse a los de Antígona ni a los de
Hamlet o Segismundo. El nuevo sujeto romántico individualizado posee una tragedia, pero
personal e interiorizada en sentido subjetivista, la de un hastío propenso a conducir hacia

27. Voltaire, Cartas filosóficas, ed. de F. Savater, Madrid, Editora Nacional, 1974, pp. 147-148.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 131

la locura y la muerte como repercusión de la búsqueda fracasada de la libertad interior. Es


un modo, de consecuencias dramáticas pero no dialogal, del solipsismo. El resto, como
proyección externa, sería el drama de las naciones, sus guerras de emancipación y la aventura
dramática y pintoresca de personajes al menos circunstancialmente truculentos y a veces
incluso vinculados a lo grotesco o a lo sentimental. Ahora se trataría de dos caminos, el
de Kierkegaard y la ‘tragedia íntima’ de Unamuno28, o el de Dostoyevski. No es necesario
recurrir a detalles, pues manteniendo los términos mayores, qué duda cabe de que el proceso
de desubjetivización y destranscendentalización, de ludismo y simple juego configurado
por la Vanguardia histórica no sólo muestra que deja atrás y olvida hasta su último límite
la expresión del drama romántico sino la ideación artística de cualquier elemento aun
vagamente relativo a lo trágico sustancial. En términos generales sociopolíticos y de la
vida, la conclusión de la intranscendencia lúdica de la Vanguardia histórica, fue parte de
todo aquello que condujo a la perversión y a la muerte en la segunda guerra mundial que
aun sobreviviría en la pervivencia del comunismo soviético. Aquí la tragedia nada podía
tener ya de valor estético. Probablemente, un fuerte sentido compensatorio hizo que el
peso masivo del horror real exigiera un olvido y descanso para la concepción occidental
del mundo y su arte. Los nuevos regímenes vitales, industriales y urbanos y en general de
las costumbres sin duda facilitaron ese desenvolvimiento.
Acaso proceda interrogarse acerca de si una falsa superación de lo primordial habrá de
provocar graves efectos secundarios, o si bien ello resultará subsumido en el proceso de un
cambio sustancial de una cultura de Occidente definitivamente abocada otra vez a una nueva
funcionalización positivista y cibernética. Por lo demás, nada muy significativo respecto
de la marcha de cosas ya decidida cambió a manos del neo-realismo de posguerra ni de la
subsiguiente posmodernidad, si no es la acentuación de la tendencia tenazmente devalua-
dora. Muy significativamente se ha podido decir a finales del siglo XX que la categoría de
lo sublime es algo que está de moda y conduce a la entidad de lo efímero y de lo cotidiano.
Ahora es perceptible el pleno sentido, acrecentado para nuestro tiempo como valor
retrospectivo, del concepto de «saber trágico» (das tragische Wissen), acuñado por Jaspers en
el escrito más importante sobre la materia producido durante el siglo XX29.

28. M. de Unamuno, Del sentimiento trágico de la vida, ed. de A. M. López Molina, Madrid, Biblioteca Nueva,
1999.
29. K. Jaspers, Lo trágico, ed. cit.
TEORÍA DEL POEMA EN PROSA

E
L POEMA en prosa es un género poético breve de ideación moderna. Este enunciado no
es más que la constatación de una entidad literaria como serie morfológica en
un grado suficiente y distintivo respecto de otras entidades de categorización
análoga empírica e históricamente reconocibles. Así, pues, comenzamos por situarnos en
un momento posterior al de la cuestión ontológica del género, cuyo aspecto metafísico
en la actual circunstancia doy por sobrentendido, y cuya concreción real queda concep-
tualmente asumida en la explicación definitoria anterior. Asimismo, doy por resuelta la
cuestión nominalista del término «poema en prosa», no por carecer de interés histórico
literario, que evidentemente lo tiene, sino por presentársenos ahora como una realidad
dada y básicamente no discutible en orden al argumento teórico que aquí se pretende.
La calificación de poético remite básicamente a este predomino artístico por encima
de su alternativo ensayístico. La calificación de brevedad en principio no es más que,
dentro de la relatividad comparatista, una mera comprobación cuantitativa apenas sujeta
a alguna especulación. El uso del concepto de «ideación» aquí de algún modo se propone
salvaguardar, en lo posible, un sentido de creación originaria que en mi consideración de
fondo le es previo (como después veremos) y, de otra parte, hacer patente un aspecto de
«intención» e incluso doctrinal o programático. En fin, la especificación de modernidad
responde a un fenómeno histórico así sustanciado.

Es posible afirmar, al menos sobre la base de nuestros estudios anteriores, que el poema
en prosa, junto al ensayo y el fragmento, constituye la única entidad de género literario nuevo
y de valor general producido en tiempos modernos (es decir con posterioridad o a partir
de la Ilustración neoclásica), a no ser que además tomásemos en cuenta algún importante
género importado de otra civilización, caso que señaladamente representa el jaiku de origen
japonés medieval, cuya novedad se atiene al aspecto de contraste por lejanía y subsume,
precisamente, la exotización romántica.
Hay una cierta e interesante relación entre poema en prosa, fragmento y ensayo en
virtud, en primer término, por supuesto, de la coincidencia histórica y subsiguientemente
134 PEDRO AULLÓN DE HARO

de interés o función literaria en tal sentido determinada. En segundo término, en virtud


de las condiciones tanto de novedad como de brevedad que a todos ellos afecta. Es de
subrayar que el aspecto revolucionario moderno estéticamente representado por los
géneros literarios atañe en su conjunto y distintivamente a estos tres géneros y a los
términos referidos, y artísticamente a poema en prosa y fragmento sobre todo. Existe
una diferencia constitutiva del fragmento respecto del poema en prosa y el ensayo, que
es la de su carácter neutralizable o de marco, en razón del cual el fragmento puede alojar
o ejecutarse plenamente bien como texto ensayístico (claro, con rasgo de fragmentado)
o bien como texto poético, en prosa o en verso (con rasgo de fragmentado), en uno
y otro caso, naturalmente, siguiendo cualquiera de las posibilidades realizativas. Por el
contrario, poema en prosa y ensayo pueden entrar en mutuo empréstito, como tenden-
cia, según veremos, pero no configurarse en posibilidad de asumir alternativamente
de pleno el rasgo definitorio de marca de género que en el fragmento sí se determina.
Ello habla de la restringida entidad genérica de este último y un inocultable sentido
de ambigua arbitrariedad que lo asiste. Ciertamente, poema en prosa y ensayo poseen
una larga genealogía y múltiples antecedentes premodernos, incluso relativos al mundo
originario. No es mi propósito entrar ahora en esta indagación, pero recuérdese cómo
los maestros presocráticos elaboraban un discurso, aun versal, que podríamos hacer
simultáneamente relativo, a partir de la proyección literaria actual y aun con todas las
limitaciones y salvedades que se quiera, tanto al poema en prosa como al ensayo, y al
tratado, figura así de lo primigenio e indistinto. La autonomización genérica del poema
en prosa presenta, pues, no sólo el establecimiento moderno de una configuración de
entidad novedosa individualmente caracterizada sino también, de algún modo, un retorno
al origen, su reificación simétrica.
Existen dos factores poetológicos operativos en la cultura de la modernidad que deter-
minan su proceso constructivo en conjunto. Estos factores son reducibles a principios:
integración de contrarios y supresión de la finalidad, principios que tienen por objeto la supera-
ción de límites, la progresiva individualidad, la libertad. La génesis del género del poema
en prosa describe un proceso constructivo especial que se fundamenta en el principio ya
establemente romántico de integración de contrarios o intromisión de opuestos, principio
cuya actuación afecta a la generalidad de las operaciones literarias relevantes y en sus más
diferentes planos desde el final de la Ilustración neoclásica. Piénsese, por ejemplo, en la
polimetría, por referirnos a un fenómeno de base material; o piénsese en la tragicomedia;
y así poesía y prosa. Es decir, se trata, a fin de cuentas, de rupturas de la ortodoxia del
orden clásico promovidas por la revolución moderna del arte y del pensamiento con el
propósito de alcanzar la originalidad, que es el primer atributo del genio según la sanción
kantiana, y posteriormente la novedad vanguardista, que no es sino la radicalización de lo
mismo en un periodo artístico subsiguiente. En todo ello también se encuentra, en su plano
de más fondo, la aspiración a la síntesis enunciada por Friedrich Schiller en términos tanto
poetológicos como estéticos generales que conducen al ideal o a la utopía artística y son un
modo esencial de neoplatonismo subsistente. Por su parte, la génesis del género del ensayo
constituye un fenómeno análogo, el de la integración de arte y pensamiento. Y en este caso,
la condición eficiente viene de manera directa determinada por el principio de supresión
de la finalidad del arte y el establecimiento de la libertad kantiana, sin la cual no es conce-
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 135

bible. Naturalmente, toda esta fenomenología que permite definición o asunción abstracta,
se refiere a una realidad particular histórica, en la cual tienen lugar las circunstancias y se
forjan las peculiaridades. Desde el punto de vista de la circunstancia histórico-literaria, es
de subrayar que el poema en prosa se presenta condicionado y encauzado por la actividad
traductográfica, por el ejercicio de traducir en prosa composiciones poéticas compuestas
en verso en su lengua original (y subsidiariamente, el mero traslado a prosa de un texto
concebido en forma versal). He aquí la razón principal de un cierto sentido de manipulación
que en ocasiones aqueja al poema en prosa y es mucho más frecuente en el fragmento. En
cualquier caso, y como he dicho en alguna otra ocasión, el poema en prosa es susceptible,
en el grado que fuere, de incorporar todos aquellos elementos característicos del poema
en verso a excepción de este rasgo de distribución versal y aquellos otros subsidiarios que
sólo de éste dependen.
En coincidencia con el ensayo, el poema en prosa ofrece una ostensible dificultad tanto
poetológica como crítica. Y el origen de este problema, a diferencia de lo que sucede con
los géneros tradicionales, se encuentra en el contexto de su conformación moderna, esto
es en la ausencia de respaldo en la Retórica y la Poética clasicistas. Sin embargo, el poema
en prosa, a diferencia del ensayo, que cuenta con una gran doctrina o Poética (sobre todo
Theodor Adorno) aunque muy reciente, que lo fundamenta, apenas se haya sustentado
por algunos elementos programáticos (especialmente Charles Baudelaire). Desde la pers-
pectiva del discurso verbal, el poema en prosa no se presenta en tanto que directamente
adscribible a alguna de las modalidades retóricas del discurso: narrativa, decriptiva…
(aunque nótese que cosa parecida habría que observar respecto de la poesía lírica, que en
realidad, más allá de los modos de imitación platónicos que resolvían una narración simple en
la cual el poeta habla por su boca, y esto desde luego al margen de la consideración de
la inspiración divina, no obtiene resolución alguna. Como es sabido, Aristóteles dejaría
secularmente envarado este asunto. Los modos imitativos, naturalmente, no son géneros
sino que se subsumen en éstos).
Puesto que el poema en prosa ya se define por principio como anticlasicista, constituye
una entidad que ha de ser teóricamente reconstruida de nueva planta. En consecuencia,
procederemos en amplio sentido planteando la cuestión disposcional en modo abarcador
de las categorías de género y discurso, sin olvidar el fondo schilleriano de las tendencias del
espíritu. Se comprobará que en realidad va de suyo. Ello, desde luego, sobre la base del
conocimiento de la realidad histórica literaria, que finalmente habrá de ser quien otorgue
sentido y verifique la pertinencia de nuestra teoría. Reduciré a esquema a partir de una base
de disposiciones externa e interna:
136 PEDRO AULLÓN DE HARO

En el esquema, ni que decir tiene, los pares de discriminación breve/extenso y suelto/


integrado, que son disposiciones de valoración externa, formal y aleatoria, en ningún caso
se presuponen entre sí. La distinción de extenso, por supuesto, queda restringida a la más
general de brevedad que identifica al género, el cual evidentemente siempre podrá ser
analizado y juzgado en virtud de su logro del conveniente y relativo grado de adecuación. La
distinción de integrado refiere, por la mínima, el encadenamiento en serie; por la máxima,
la situación de integrado en un texto mayor, como un capítulo o párrafo de novela. Esto
último es necesario tenerlo en cuenta, pues si bien limita sumamente la autonomía de la
composición sin embargo no anula ni una posible intencionalidad detectable ni una posible
determinación crítica del hecho. Por su parte, la denominada tendencia lírica remite, por
supuesto, a los rasgos tematológicos, suprasegmentales o formales característicos de ese
tipo de género poético. La tendencia discursiva y/o reflexiva indica, por una parte, esa
noción de discursivismo quizás un tanto difusa pero suficientemente aprehensible y, por
otra, la idea de un discurso reflexivo fundado -según he expuesto en otras ocasiones- en
el libre juicio y que se desenvuelve entre los límites señalados por la mera impresión y la
lógica argumentativa, ésta ya perteneciente al entimema y al discurso teorético. La tendencia
narrativa y/o descriptiva remite directamente a la verbalidad de esas clases de discurso (y,
por consiguiente, a los aspectos de género literario correspondientes, si bien aquí, como
es evidente, lo que tiene que ver con el relato más se referiría a resoluciones de anécdota
o episodio que no de fábula). De las tres tendencias dominantes distinguidas, que no son
sino transposición descriptiva de la lógica interior de la realidad literaria e histórico-literaria,
y responden a la natural racionalidad y no a ningún reduccionismo artificial, se resuelve
a su vez -como refleja el desarrollo del esquema- la posible combinación subsiguiente de
las tres tendencias básicas en unidad, así como la posible integración sucesiva de dichas
tendencias en unidades parciales… Pienso que otras casuísticas complejizadas excederían
la naturalidad de los conceptos y habrían de resultar tanto técnica como descriptivamente
inoperantes, pues anularían la nítida cualidad de la discriminación poetológica efectuada.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 137

El poema en prosa representa una idealidad como aspiración a la síntesis. Cuando la


expresión literaria accede a ese proyecto de unicidad en un eficiente grado de adecuación,
ha sobrepasado el camino más transitado y sembrado, por lo común, del tejido de las
convenciones dominantes. De superar la tendencia a la formulación tópica, general o ya
propia del género, el poema en prosa puede revelar no ya un propósito de regeneración
histórico-literaria sino una fuerte dimensión de la vivacidad unitiva del ser del lenguaje, una
fórmula del neoplatonismo del reencuentro y la libertad original del arte.
POÉTICA RADICAL DEL POEMA EN PROSA

E
N ORIGEN había la unidad. El maestro presocrático pensaba situado en el Espíritu.
Ni el número es mera cantidad ni la música mero sonido. Sin embargo, el artificio
de la escisión ha alcanzado el ser íntimo del hombre. ¿Qué de la vida? Destino.
Separa y triunfarás –triunfará de todo punto una tecnocracia. La palabra simplemente
utilitaria o mecánica es el signo perfecto del ser escindido, o de quien escande por escandir.
Porque –digámoslo– el gran objeto, el ser, la poesía, etc., siempre se encuentra en el centro
indivisible. Es decir –desde aquí visto– el lenguaje, entidad suma de lo sublime y lo bello
a un tiempo. Esto es, plena figura viva.
El mero contar palabras por contar pies o sílaba a sílaba deviene extraña propensión
al autómata. ¿Prosaísmo? Ahora, ni lirismo ni prosaísmo tienen sentido por sí, sobre todo
si cabe aspirar a un verdadero reencuentro. Es de observar la palabra, una contigo, de
aquí para allá, entrar y salir de ti mismo siendo tú. Es un modo de contemplar, visión. Se
trataría de explicarlo y no de imponer halagos, artificios al fin, pues también está lleno el
mundo de falsas músicas. Hay un ritmo natural del Espíritu que vive, es decir de la forma
viva que habita la unidad, el árbol y la estrella, pulmón y crustáceo, lo que se desenvuelve
original y su método o camino es reencuentro, porque sucede que ahí ser propiamente es
encuentro. En origen había la unidad.
¿Quién se deja sugestionar por pausas regulares, ritmos de tic-tac, si ese ritmo simplista
no es el de la naturaleza profundamente orgánica que vive penetrada? Sólo los relojes
poseen esa clase de constancia superficial que aburre. Esos ritmos existen, y cuando los
haya, ¿por qué subrayarlos? Tal cosa es hablar por hablar. Olvidar metrónomos. Basta con
situarse en el centro, o en uno mismo; situarse en un continuum, el lenguaje, uno mismo, sin
renglones en bandera. Es muy sencillo: palabra tras palabra tras palabra una a una tal se
pronuncian…, al encuentro de uno desde uno mismo.
¿Que cada cual puede hacer sonar sus palabras, sus melodías a la moda sin regla fija?
La gran música del pasado ahí está. La música de la palabra, la armonía del Espíritu no es la
trivial música del oído trivial. Y no hacen falta más seudocanciones en un mundo de ruidos
monocordes regidos por el contrapunto de la estridencia. La apertura al discurrir de la
pluralidad natural no es sino apertura a la unidad, al encuentro de la unidad preexistente.
Y así entrar en la narración sin permanecer en ella; entrar en lo lírico sin permanecer en
ello; entrar en el ensayo sin tampoco permanecer en él. El todo se convierte, pues, en la
condición de la posibilidad. Es poesía porque es prosa.
ENSAYO SOBRE LA APARICIÓN Y DESARROLLO DEL
POEMA EN PROSA EN LA LITERATURA ESPAÑOLA

E
L INTENTO de delimitar el poema en prosa en tanto que género literario, o subgé-
nero, crea tantas dificultades como otra cualquier explicitación de orden genérico
dentro de la Literatura. Si el intento taxonómico y de identificación que se ha venido
proyectando, y ha incidido en la misma conformación de las obras desde los antiguos a hoy,
ha propuesto un ingente caudal de convenciones y teorizaciones distintivas, sobre todo
en épocas clasicistas, el poema en prosa, por su parte, se encuentra al margen de dicha
ascendencia. Creado y concebido como tal entidad por el Romanticismo, ha de entenderse
en su principal carácter de fruto de la modernidad, ámbito en el cual cristaliza, y ámbito
también, a su vez, catalizador del prosaísmo poético1.
El proceso de conformación del poema en prosa no es en modo alguno desconectable
de la llamada prosa poética, eslabón intermedio que lo une y aleja a un tiempo de otros tipos
de prosa. Quiero decir, el uno es impensable sin la preexistencia de la otra. Ahora bien, qué
cosa sea prosa poética y qué cosa poema en prosa no parece susceptible de delimitación
sino refiriéndonos a extensión del texto y a unidad del mismo. Otro factor es el que implica
la intencionalidad del autor, ya que, en efecto, dentro de una narración poética existe la
posibilidad de aislar fragmentos que puedan plenamente considerarse como poemas en
prosa. Es decir, en este caso el poeta no tuvo intención de escribir poema en prosa por
sí mismo, y por ende, el fragmento que nosotros podamos en algún momento tener en
consideración, siempre habrá de entenderse en su sentido originario de formar parte de una
estructura mayor cuyos fines no están, al menos totalmente, en la consecución del poema
en prosa2. Hemos de tener en cuenta por otro lado, y en general, que objetivamente las

1. Es curioso cómo la modernidad ha actuado de catalizador, provocando una aproximación bipolar resul-
tado de la cual es la abundante poeticidad de la prosa contemporánea (que se manifiesta con el Romanticismo
pero aún se acentúa más en las primeras décadas del siglo XX) y un frecuente prosaísmo. Cernuda se apercibe del
fenómeno en el caso concreto de la obra de Bécquer. Véase L. Cernuda, «Bécquer y el poema en prosa español»,
en Poesía y Literatura I y II, Barcelona, Barral, 1971, p. 260.
2. Se ha referido también Cernuda a la necesidad de indicios suficientes de un autor para que pueda hablarse
de su intención de escribir poesía en prosa (L. Cernuda, ob. cit., p. 257). Isabel Paraíso de Leal se formula la
pregunta de si «¿Hay que dejarse guiar por la tipografía –reflejo, en general, de la intención del artista de escribir
prosa o verso– para catalogar un texto poético dentro de una u otra categoría? ¿O bien segui­mos el criterio del
grado de periodicidad y del tipo de ritmo dominante para intentar saber a cuál de las dos categorías pertenece?». Véase
1. Paraíso, Teoría del ritmo de la prosa, Planeta, Barcelona, 1976, p. 101. En efecto, hay poemas en prosa en que la
organización métrica del discurso hace pensar si, en realidad, no se trata del «engaño tipográfico» a que alude
142 PEDRO AULLÓN DE HARO

soluciones intermedias entre prosa normal, prosa poética y poema en prosa, por lo difícil
de la cuantificación en un asunto de esta índole, pueden ser tantas como de número de
textos dispongamos.
Lo cierto es que el poema en prosa es diferenciable del poema en verso en tanto
que puede alojar todos los procedimientos y formalizaciones propios de este último,
excepto la organización pausal del discurso que resulta de la distribución del mismo en
unidades o grupos diferenciados. Como explica Amado Alonso, los ritmos de prosa y
verso «... coinciden en que, como ritmos, son organizaciones dinámicas de elementos
sensibles, y, por ser estructuras o figuras dinámicas, en ambos entra el factor tiempo. La
diferencia está en los elementos sensibles que se organizan y en la distinta manera de
intervenir el tiempo»3.
Sucede, además, que en el verso puede no haber correspondencia entre unidad de
sentido y unidad rítmica, o lo que es lo mismo, encabalgamiento. De manera que el verso
es un módulo temporal delimitado por pausas. Y «...lo específico y radical del ritmo de la
prosa, aquello que lo separa cualitativamente del ritmo del verso, es que la figura melódica
y la rítmica son una misma y sola figura y que no implica medición del tiempo. Entiéndase:
no digo que ambas figuras coinciden; digo que la figura melódica desempeña en la prosa
el básico papel rítmico»4. Por lo demás, tengamos en cuenta que en el poema en prosa
adquiere preeminencia el ritmo de pensamiento, «... cuyas variadas sensaciones corporales
están provocadas por la marcha del pensamiento idiomático»5.
En 1862 se preguntaba Baudelaire sobre la ambición de una prosa poética en la cual
el ritmo fuese de pensamiento:
Quel est celui de nous qui n’a pas, dans ses jours d’ambition, revé le miracle d’une prose
poétique, musicale sans rythme et sans rime, assez souple et assez heurtée pour s’adapter
aux mouvements lyriques de l’ame, aux ondulations de la reverie, aux sobresauts de la
conscience?6

Tal como lo expone el poeta, dicha ambición no se le aparece como original ni nueva.
Ocurre que el tratamiento de la prosa con una minuciosidad de procedimientos similar a la
del verso, evidentemente, es perceptible en cualquier literatura de tradición prosística; pero
lo que más nos interesa de Baudelaire (en el tan llevado y traído párrafo que yo también
me permito citar), es su conciencia técnica del género que estaba manejando.
Dentro de la literatura clásica española quizás sea Fray Luis de León el ejemplo más
revelador de una prosa elaborada, sin duda alguna, desde un punto de vista constructivamente

Isabel Paraíso. No obstante, yo objetaría a la citada autora el por qué no ha de aceptarse que el autor haga uso del
metricismo cuando le parezca conveniente; ¿no ha utilizado la métrica incluso la prosa narrativa de determinados
autores? Isabel Paraíso propone en su libro una interesante tipología de los géneros prosarios, atendiendo a los
ritmos versales, lingüístico, tonal y de pensamiento (loc. cit., pp. 288-289).
3. A. Alonso, Materia y forma en poesía, Madrid, Gredos, 1969, p. 276.
4. A. Alonso, loc. cit., p. 282.
5. A. Alonso, loc. cit., p. 264.
6. Ch. Baudelaire, Petits Poemes en prose (Le spleen de Paris), Chronologie et introduction par M. A. Ruff, París,
Garnier-Flarnmarion, 1967. Véase la dedicatoria «A Arsène Houssaye», pp. 31-32.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 143

poético7. No obstante, pese a ser posible señalar grandes figuras, nuestros siglos de oro así
lo demuestran, con tiempos posteriores la cosa no da en más sino que queda casi en nada,
y habrá que esperar al siglo xix para realizar las pesquisas pertinentes.
El poema en prosa ha provocado en la crítica importantes equívocos que de modo
sucesivo han ido asentándose y convirtiéndose en lugares comunes plenamente aceptados.
Es por ello que desde un principio interese hacer puntualizaciones destinadas a conseguir
un encuadramiento nítido y demostrable de la problemática aquí objeto de estudio. Es
conveniente aclarar el hecho de que el poema en prosa no es «invento» francés. El género
es de procedencia germánica, creación del Romanticismo alemán (cosa que nos será útil
para entender en su justa medida otras relaciones a las cuales será necesario aludir más
adelante). Cuando el género aparece en Francia y funda con rapidez una gran tradición
propia, Novalis (1772-1801) hacía más de cuarenta años que dejó de existir. Pensemos
que fue 1800 el año en que se publicó Himnos a la noche8, obra ineludible de la literatura
romántica, el poema en prosa de Friedrich von Hardenberg.
En Francia (donde el tema de la prosa poética y el poema en prosa está quizás suficien-
temente estudiado), fue un estímulo para la prosa poética la traducción de textos poéticos
y folklóricos procedentes de otras lenguas ya con anterioridad al siglo xix, y si la lengua
francesa tuvo de por sí, además, una prosa poética durante la primera época romántica, no
hubo de transcurrir mucho tiempo para que con Gaspard de la Nuit se produjese la aparición
del poema en prosa francés como género9. En opinión de Baudelaire, cuando en 1842 se
edita Gaspard de la Nuit, con un breve prólogo de Sainte-Beuve, Aloysius (Luis) Bertrand,
desaparecido el año anterior a la publicación de su libro, al cual dedicó su vida y con el que
fracasó rotundamente de cara al mundo de la edición, viene (si utilizamos palabras tajantes) a
inaugurar el género. Él, Baudelaire, lo toma como modelo y punto de partida. Sin embargo,
aun en este aspecto concreto, hay que hacer cierta observación, porque en el mismo año
de 1842 Jules Le Fevre (o Le FevreDeumier, como se quiera), saca a la luz su Les Vespres de
l’abbaye du Val, donde aparecen diversas piezas en prosa que más tarde pasarían a formar
parte de Le Livre du promeneur (1854), y no será hasta 1857 cuando Baudelaire, en una carta
a Poulet-Malassis, dé muestras de poseer un proyecto de libro compuesto de poemas en
prosa como tal10. Petits Poémes en prose (Le Spleen de París), 1869, no es, naturalmente, resultado
de la generación espontánea. Otra cuestión es que Baudelaire silenciase el nombre de J. Le
Fevre. Ha escrito Henri Lemaitre que «On peut chercher à Baudelaire des précurseurs, et

7. Recordemos que las literaturas griega y latina hicieron uso en su prosa de procedimientos propios de la
poesía. En particular para Fray Luis consúltese H. Dill Goode, La prosa retórica de Fray Luis de León en «Los Nombres
de Cristo, Madrid, Gredos, 1969.
8. Novalis, Schriften, ed. de Paul Kluckhohn und Richard Samuel, Stuttgart, 1960. Existe traducción española
de Hymnen an die Nacht: Himnos a la noche y otras composiciones (sel., trad. y prol. de J. F. Elvira-Hernández), Madrid,
Editora Nacional, 1974. En relación al mundo germánico tengo en gran estima la obra de M. Brion, La Alemania
romántica / l. Novalis, Hoffmann, Jean-Paul (trad. de M. Luz Melcón), Barcelona, Barral, 1973.
9. Puede hallarse bibliografía sobre el tema en la muy accesible edición de los poemas en prosa de Baudelaire
(Introduction, notes, bibliographie et choix de variantes par H. Lemaitre), Garnier, París, 1962. Recientemente
ha sido traducido por primera vez al español Gaspar de la Noche (estudio preliminar y trad. de C. Wert), Madrid,
1976.
10. Jacques Crépet señaló cómo hay títulos de Petits Poèmes, que son idénticos a otros de Le Fevre. Véase M.
A. Ruff, »Introduction», en Ch. Baudelaire, Petits Poèmes en prose, p. 17.
144 PEDRO AULLÓN DE HARO

il en a sans doute, si l’on ne considère que les ingrédients et les apparences de sa poésie en
prose; mais quant sa profondeur et à sa substance, il est intégralement neuf»11.
La tradición del poema en prosa francés se hace ya monumental con las obras de
Rimbaud o Mallarmé, y pensemos que la poesía francesa ha abundado en el género.
Recordemos nombres tan dispares como los de Henri Michaux, Michel Leiris, Max Jacob
o Pierre Reverdy12.
Caso muy distinto es el de nuestra literatura, que no poseyó en época temprana, y acaso
tampoco posteriormente, los brillantes resultados de un Baudelaire. Ha explicado Cernuda
cómo en España «...la prosa consigue a finales del siglo xviii (a diferencia de nuestro verso,
que no lo consigue) el hallar con eficacia bastante un tono, expresión y estilo nuevos, quere-
mos decir distintos de los de la prosa clásica. La dificultad, el titubeo en desembarazarse del
peso que representa la tradición inmediata, la presentimos en Villarroel. Mas esa dificultad
queda pronto vencida por otros, y nuestra prosa moderna sigue su camino, pero no en una
sola dirección, sino en dos: una, la de la prosa que pretende más ser el instrumento lírico,
y otra, la de la prosa que pretende, en cambio, trasladarnos al campo de la observación
de costumbres, ser instrumento expresivo de la realidad contemporánea». Cernuda ve en
José Somoza un representante posible de la primera de estas dos direcciones; y señala en el
fragmento inicial de El risco de La Pesqueruela: «... no sólo el cambio respecto a nuestra prosa
clásica, sin pérdida de dignidad, sino el propósito de decir ‘poéticamente’»13.
En efecto, durante el siglo xix español, como en otros europeos, existe un afán de
expresar contenidos que requieren una manera distinta. Esta problemática habrá de enten-
derse en el marco de inquietudes propias del Romanticismo, porque, al margen de Somoza
(hombre afín a actitudes procedentes de la literatura romántica y, a un tiempo, escritor
anclado en el siglo XVIII), lo cierto es que la experimentación en prosa poética proviene
totalmente del interés del romanticismo español en la conformación del cuento poético,
la leyenda y el poema en prosa14.
Si bien el poema en prosa francés y español quedan rezagados cronológicamente con
respecto al alemán, existen sin embargo puntos de contacto de los dos primeros con la

11. H. Lemaitre, «Introduction», en Ch. Baudelaire, ob. cit., p. XLII.


12. Cito a estos poetas casi al azar, sólo por tener encima de mi mesa algunas de sus obras que contienen
poema en prosa: H. Michaux, Nouvelles de l’étranger, Mercure de France, París, 1952, y la edición española titulada
Textos, que contiene una selección de »Pruebas, Exorcismos, Plume», precedido de »Lejano Interior», y »Encuentros
con H. M.» por E. M. Cioran, Barcelona, 1978; M. Leiris, Haut mal, suivi de Autres lancers (prefa­cio de A. Jouffroy),
París, Gallimard, 1969; M. Jacob, El Cubilete de Dados (pról. y trad. de G. de Torre y prefacios de M. Jacob), Madrid,
América, 1924; P. Reverdy, Etoiles peintes, en Plupart du temps. II (1915-1922), Gallimard, París, 1969. Especificaba
André Breton que tanto Bertrand como Baudelaire no dejaron nunca «[....] al escribir, de situarse en el marco
del ‘poema’, de suerte que pronto se estableció un modelo del género y pudieron aprenderse las reglas del nuevo
juego. Desde entonces se ‘componen’ poemas en prosa como si fuesen sonetos». Breton se muestra contrario a
la poética del poema en prosa de Jacob, y aboga por el desmembramiento de les Illuminations. Véase A. Breton,
Los pasos perdidos (trad. de M. Veyrat), Madrid, Alianza, 1972, p. 73.
13.. L. Cernuda, Poesía y Literatura, p. 257.
14. Naturalmente «poema en prosa» significa siempre en este trabajo según su sentido estricto y actual. Puede
evitar confusiones al lector el saber que durante el pasado siglo se llamaba «poema en prosa» a cualquier texto de
caracteres poéticos. Cf. J. M.ª de Cossío, «Introducción», en Cincuenta años de poesía española (1850-1900), I, Madrid,
Espasa-Calpe, 1960, pp. 9-10.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 145

literatura germánica. Es decir, el estimable influjo de las traducciones en favor del desarrollo
de la prosa poética (perfectamente sabido en lo que respecta al poema en prosa francés, en
última instancia. Ya lo he señalado más arriba) jugó un papel decisivo tanto en Francia como
en España. Quiero decir que a nuestros poetas se les planteó un conjunto de necesidades
expresivas y vías de transmisión literaria similares a las surgidas en el romanticismo francés,
las cuales, por diversas circunstancias flotaban en la atmósfera que envolvía a la prosa crea-
tiva del siglo xix. De lo cual se sigue que estamos ante un paralelismo en lo que hace a la
cuestión de orígenes del poema en prosa en Francia y España. Esto, naturalmente, voy a
intentar demostrarlo. No ha de entenderse, sin embargo, que se trata de alejar artificialmente
dos tradiciones literarias que de hecho mantienen una estrecha relación. Puede indicarse,
en cuanto a la prosa poética, la factible influencia de autores franceses como puedan ser
Rousseau, Lamartine o Chateaubriand, por otros motivos ya señalada por la crítica y que
ahora no viene al caso reconsiderar.
Sabemos por las investigaciones de M. Cubero Sanz que se tradujeron en prosa (proba-
blemente fue Augusto Ferrán, o al menos éste fue el responsable de su publicación), en el
Semanario Popular, diversas composiciones del poeta polaco Adam Mickiewicz, entre las que
predominan las de caracteres próximos a la leyenda y las de tema exótico, además de diversos
cuentos de Hoffman y de los Grimm. El mismo Semanario Popular incluyó otras frecuen-
tes traducciones en prosa, entre ellas once de poemas de Lord Byron. También se ocupó
Augusto Ferrán de traducir en prosa a Heine en varias ocasiones a partir de 1861, aunque
ya algunos años antes El Museo Universal dio a sus lectores traducciones de dicho poeta a
cargo de Eulogio Florentino Sanz; iniciativa que secundaron otras publicaciones de Madrid
y La Abeja de Barcelona. Esta última difundió traducciones en prosa de Herder, Alpenburg,
etc.15 Por lo demás, creo que sería ocioso seguir redundando en la materia. Ciertamente,
esta diversidad de traducciones muestra una amplia gama de textos poéticos trasladados en
prosa, lo cual, a no dudarlo, enriqueció la experiencia técnica de los poetas españoles, amplió
su perspectiva de conocimiento y serviría de apoyo a los trabajos a realizar en este campo.
Pueden, asimismo, recordarse datos que transcienden lo anecdótico: la gran amistad
entre Augusto Ferrán y G. A. Bécquer o la vinculación de éste último a El Museo Universal.
Por otra parte, Ferrán vivió en Alemania algún tiempo, donde se familiarizaría con el poema
en prosa germánico.
Me ocuparé ahora de los cuatro autores que considero claves en la génesis creadora
del poema en prosa en lengua española: José Somoza, Pablo Piferrer, Enrique Gil y
Carrasco, Gustavo Adolfo Bécquer. Ninguno de ellos compuso, en sentido estricto, un
libro de poemas en prosa, pero todos, exceptuando a Gil, demostraron tener, en alguna
ocasión al menos, conciencia real y plenamente llevada a la práctica del género motivo de
nuestro estudio.
José Somoza (1781-1852) es uno de esos nombres españoles que difícilmente pasan a
integrarse en las historias de la Literatura, y ello es debido, como pudiera decir Cernuda,
a la falta de revisionismo crítico de que adolece la sociedad literaria. Dice el poeta sevillano

15. M. Cubero Sanz, Vida y obra de Augusto Ferrán, Anejos de la Revista de Literatura, Madrid, CSIC, 1965,
pp. 29-35. En concreto, para lo que se refiere a Heine véase J. M.ª de Cossío, ob. cit., capitulo VIII, pp. 346-361.
En cuanto a Ferrán, puede verse en el mismo volumen pp. 361-369.
146 PEDRO AULLÓN DE HARO

del autor en cuestión que es «... acaso menos apreciado de lo que merece»16. Más adelante
veremos las razones por las cuales Cernuda, tan parco en elogios, escribe tales palabras.
Somoza, hombre austero, volteriano y de vida retirada, buen conocedor además de la
vida literaria de su tiempo, dejó obra escrita en verso, prosa y teatro, este último carente de
interés. Escribió más verso que prosa, pero de menor calidad que ésta aunque más difun-
dido gracias a una edición que hiciera en su tiempo el marqués de Valmar. Sin embargo, se
preparó con anterioridad una reducida edición de sus artículos (1849) que apareció dedicada
a Quintana. Ha dicho de él Lomba y Pedraja que «... llevó a la lengua escrita la llaneza y la
sencillez de la lengua hablada. Usó de frases breves yuxtapuestas, no incisas. Economizó
las partículas [...]. Redujo las palabras a las justas en cada oración; cuidó de la precisión del
vocablo; buscó con afán constante la cadencia musical del período. [...] Paciente cincelador
de frases, al modo de su contemporáneo Paul Louis Courier, llenó de versos, como este
célebre pamphletaire, sus más bellos trozos»17.
Sufrió también Somoza el influjo de los autores franceses, mas «... guardó, no obstante, los
fueros gramaticales del español, y no enturbió la riqueza del diccionario»18. Lomba y Pedraja,
además de percatarse del metricismo frecuente de la prosa de Somoza, explica que «...en muchos
de sus artículos, al publicarlos, puso a continuación de sus títulos respectivos: ‘fragmento’.
Quiso sin duda, dar a entender que su plan literario era más extenso. Nótese que son los más
bellos de sus retazos; nótese que jamás se extendieron ya en una letra. Allí la inspiración tiene
la intensidad de un momento lírico; tiene también su condición fugitiva, sin retorno»19.
De toda la prosa de Somoza nos interesan solamente dos textos. El primero de ellos
es un fragmento indicado por Cernuda, el cual, de forma aislada, puede plenamente plan-
tearse como un poema en prosa; el segundo es un poema en prosa titulado Elegía. ¿Por qué
Cernuda, que demuestra haber indagado con detenimiento en la obra de Somoza, no hace
alusión a Elegía? En mi opinión, no hay duda de que Cernuda, si leyó el poema sintió un
gran aprecio por él, y esto es fácilmente perceptible para cualquiera que esté familiarizado
con la obra o con la ideología literaria del poeta sevillano. Nos queda la duda de si Cernuda
manejó o no la edición de Lomba y Pedraja. De cualquier manera, en su artículo habla con
la seguridad de quien conoce toda la obra de Somoza.
El poema Elegía consta de tres párrafos, en los cuales, en oposición al fragmento de El
risco de La Pesqueruela20 no hay un motivo fundamental que sirva de asidero plástico.

16. L. Cernuda, Poesía y Literatura, p. 257.


17. J. R. Lomba y Pedraja (ed.), Obras en prosa y verso de D. José Somoza, Madrid, Imp. de la Revista de Archivos,
Bibliotecas y Museos, p. XLVIII.
18. J. R. Lomba Pedraja (ed.), ob. cit., p. XLVII.
19. J. R. Lomba y Pedraja (ed.), ob. cit., p. XLV.
20. Éste es el párrafo que nos interesa de El risco de La Pesqueruela: »El torrente ha callado. Una columna de
hielo desciende desde lo alto de la roca hasta el profundo estanque, en que la luna refleja un momento, llevada
rápidamente en un trono de nubes agrupadas como los precipicios que rodean la cumbre de Peña negra; el viento
de cuando en cuando sacude las altas copas de los robles de La Pesqueruela. Las sombras que forman, se cruzan
en el bosque como espectros amenazadores. El silencio de la noche reina melancólicamente, interrumpido sólo
por el grito del cuervo, posado sobre un risco del bosque, el risco del sepulcro, el risco de las lágrimas. Allí es donde
termina algunas veces el paseo del poeta solitario; al pie de aquel risco reposa y medita sobre la desgraciada suerte
de su patria. Patria, voz funesta en las habitaciones de los hombres, y que el bueno, para pronunciarla, tiene que
buscar el desierto o las cavernas del monte de la Jura» (ed. de J. R. Lomba y Pedraja, ob. cit., p. 19).
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 147

La composición merece ser transcrita, y no ya por tratarse de una de las primeras


consecuciones con plena intencionalidad y logro de poema en prosa, sino por su valorable
calidad literaria y moral.
ELEGÍA

¿CUÁNDO será que vuelva a vuestras sombras, robles antiguos de La Pesqueruela?


iCuándo será que pueda reposar a la amable sombra de los bosques que me han visto
nacer? Los hombres son injustos: y la soledad es el único refugio del hombre sincero.
Ellos, en nombre del deber y de la obligación, me arrancaron de mi pacífico y modesto
hogar. Ellos gritaron: «serás un cobarde y merecerás nuestra maldición si no acudes a la
voz de la patria». Y obedecí; y abandoné el ambiente puro de mis campos por el infecto
ambiente de la capital. Acudí a trabajar en los escombros del santuario de las leyes: mas
cuando de entre las ruinas y escombros del templo comenzaron a alzarse las llamas que
amenazaban, al parecer, incendiarle, entonces los hombres, entonces los amigos mismos,
con ceñuda frente, con ásperas reconvenciones, reprobaron mi trabajo: «tu imprudencia
nos pierde», me decían; «tu hacha corta donde debe apuntalar; tu mano inconsiderada da
pábulo al fuego que debes extinguir».

«¡Oh amigos inconsecuentes!», les decía yo, «cuando acudí al fuego como buen vecino, no
me preguntásteis si era inteligente, si confiaba en mi ciencia, si juraba concluir el edificio
a despecho de los hombres y de los elementos. Si el templo perece, yo, sobre el techo
incendiado, seré de los primeros a quienes la llama devore o el humo sofoque. Vuestras
desgracias, vuestras calamidades, no podrían ser mayores que las mías. Esperad siquiera a
ver el éxito de mi sincero afán y el de otros buenos, que trabajan en el mismo sentido que
yo mismo y que tampoco podéis acusarlos, ni de mala intención para el bien público, ni de
interés personal y mezquino».
Y tú, amable mujer, que debías enjugar el sudor de mi frente y acercar a mis labios el
agua del consuelo, ¿por qué me rechaza tu mano y tus ojos se apartan de mí? Antes
me conocías, antes me conocía todo el mundo; y todo el mundo y tú sois injustos
conmigo. Nada reclamo, si no es que me ayudéis a descender en paz al sepulcro de mis
antepasados. Bien pueden, sin deshonor (me atrevo a decirlo), mezclarse mis huesos
con los de mis mayores; ni, encima de mi tumba, podrá ningún mortal poner la marca
de la ignominia21.

En una primera lectura ya es fácil percatarse de que el poema, rítmicamente, se


conforma mediante grupos cuantitativamente largos (suelen ser superiores a las diez
unidades silábicas) con frecuencia apoyados en similicadencias internas o en construcciones
anafóricas. Pueden verse ejemplos interesantes como el de este pulcro encadenamiento en
el tercer párrafo, donde el juego opositivo de primera, segunda y ter- cera persona muestra
el eje de funcionamiento textual: «Antes me conocías, antes me conocía todo el mundo;
y todo el mundo y tú».
Es curioso, además, poder observar cómo en este párrafo final, hay una motivación
fonética basada en sílabas que se forman empleando consonante ‘m’, la cual produce una
constante aliteración desde la primera hasta la última línea de dicho párrafo.

21. J. R. Lomba y Pedraja (ed.), ob. cit., pp. 166-167.


148 PEDRO AULLÓN DE HARO

¿No existe cierta afinidad de tratamiento o de actitud ante el material poético por parte
de Cernuda y Somoza? Fundamentalmente no me refiero a textos muy concretos del sevi-
llano, claro es, ni al mismo en tanto que autor del mayor poemario en prosa de la lengua.
Ahora bien, muy personalmente creo que el lenguaje de Cernuda, al igual que tiene fuertes
relaciones con la mejor poesía clásica española, con varios poetas ingleses clásicos y contem-
poráneos, con franceses, con Bécquer y Hölderlin, tiene también alguna relación con los
poetas españoles del xix, y con ello aludo, más que a ningún otro, a Enrique Gil y Carrasco.
Ya hemos visto al Somoza participe de las inquietudes poéticas de la prosa de su tiempo
y sabemos que, como los románticos, escribió cuento poético de base histórica (El Bautismo
de Mudarra) y un excelente ejemplo de prosa poética descriptiva22.
La prosa poética descriptiva encuentra un cultivador estimable en Pablo Piferrer (1818-
1848), poeta muy consciente de su trabajo que dejó reflexiones escritas en torno a la prosa
española bastante considerables para su época, la información de que dispuso y su corta
vida. Su vida y su obra han sido objeto de un erudito estudio realizado por Ramón Carnicer,
en el cual el investigador consigue reunir sólo 16 composiciones poéticas, entre las cuales
hay un poema en prosa: Vuelta a la esperanza, cosa que resulta llamativa si tenemos en cuenta
que Piferrer es considerado, más que otra cosa, como poeta23. De Piferrer, romántico muy
preocupado por la poesía popular, la literatura alemana y el arte gótico, se han ocupado por
distintas circunstancias Milá y Fontanals, Menéndez y Pelayo y Juan Valera. El poeta catalán
escribió una obra titulada Recuerdos y Bellezas de España, de la que se editaron tres volúmenes,
dos dedicados a Cataluña y uno a Mallorca, los cuales aparecen a partir de 1839, y cuyo
texto se ve ejemplificado por muy diversas láminas. Si ya en el encargo de escribir esta obra
se le pedía al poeta que compusiese un texto de talante poético, en su resultado los escritos
de Piferrer no están faltos de esta caracterización. Veamos un breve fragmento de índole
descriptiva:
El sol se había hundido en el ocaso, y a la luz del crepúsculo se dilataban las sombras, cuando
con el corazón henchido de entusiasmo descendíamos de las alturas. Levantábase ya la luna
sobre el mar, cuyas aguas repetían su resplandor tibio y siniestro; bandadas negrísimas de grajos
revoloteaban en torno a los peñascos, donde acostumbraban pasar la noche, y sus graznidos,
que mil ecos transmitían, nos helaban de espanto, mientras sobre el valle fuese tendiendo como
una vasta y sombría sábana la niebla, que ciñendo el pie del monte lentamente subía del río.
En todas partes, soledad y silencio; los desiertos corredores del monasterio retumbaban con
nuestros pasos, y a lo lejos brilló la luz con que el pobre guarda de aquella casa salía a guiamos
en medio de la oscuridad24.

Si comparamos este fragmento de prosa poética (mas no olvidemos el tipo de libro


en el cual se aloja) con el de El risco de La Pesqueruela, podremos aducir tres notas bien
diferenciables de este último con respecto al primero: el tono melancólico, que encuentra
su más alta distorsión en «espectros amenazadores», no llega a adentrarse en el ideario de

22. En el apéndice segundo de la citada edición de Somoza (p. 441), Benito Vicens trata El Bautismo de Mudarra
(cuento histórico-poético) como «poemita en prosa»; por otra parte, resulta que el «poemita» tiene 18 páginas. Es
por ello que para la literatura de la época debe tenerse presente lo referido en nota 14.
23. R. Carnicer, Vida y obra de Pablo Piferrer, Anejos de la Revista de literatura, Madrid, CSIC, 1963.
24. R. Carnicer, ob. cit., p. 316.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 149

caracterizaciones netamente románticas visibles en el texto de Piferrer; el uso del lenguaje


es más económico y refrenado; y, finalmente, es ostensible una mayor y unitaria intencio-
nalidad poética.
Piferrer compuso dos cuentos a los que él mismo tildó de «monstruosos»25. (Debe
anotarse, en efecto, que la intromisión de elementos líricos en el género del cuento no es
algo ni mucho menos privativo del Romanticismo, sino que, por el contrario, atañe hasta los
mismos narradores actuales26, produciendo una escritura que designaremos como híbrida
y, por lo general, muy alejada de la entidad del poema en prosa). De la obra de Piferrer,
haciendo un juicio de valor, nos interesa más su labor de poeta que su faceta de cuentista,
y aquí, sobre todo, por brindarnos entre sus poemas uno en prosa.
Es evidente que entre los románticos el deseo de conseguir una prosa poética, lo cual
les llevó a experimentar en el poema en prosa, estuvo empujado por la repulsión hacia el
frecuentemente desmesurado retoricismo de la poesía de la época. Es así como debemos
entender algunas explicaciones de Piferrer y, en última instancia, la reacción de Bécquer,
Ferrán o Trueba frente a la poesía de su tiempo. Dice Piferrer en una carta que
[...] los tiempos actuales, ricos en desengaño y pobres en fe, demandan mucho espíritu,
mucho fondo, mucha forma, pero mucha simplicidad y mucho ocultar el artificio; las ideas
las quieren expresadas como son, con verdad y con precisión; de lo contrario, la poesía no
es más que un buen sonido sin idea melódica, un juguetear con sus flautas de caña y sus
organillos, y a tal poesía la prosa es mil veces preferible27.

Como ya he dicho, Piferrer escribió un poema en prosa titulado Vuelta a la esperanza, que
es, en mi opinión y sin lugar a dudas, una de las mejores composiciones del autor catalán y
desde luego una de las que resistirían mejor la lectura en la actualidad. El texto se compone
de 21 párrafos breves que por su distribución tipográfica, a manera de estrofas, demuestran
la completa intencionalidad del poeta de construir poema en prosa. Esto evidencia a su vez
la aún clara dependencia con respecto al poema en verso. Algo similar sucede con Bertrand.

VUELTA A LA ESPERANZA

1. El murmullo del arroyo no se perdía aún entre los rumores del río; las flores de
la margen inclinan hacia el agua sus campanillas resplandecientes con el rocío; y la brisa
matinal venía a sorprenderlas quieta y apacible, mientras en el espejo miraban su lozanía.
2. A su soplo se levantó lentamente la niebla; y rozando como una gasa in­mensa las rocas y
vertientes, devolvió a la montaña y al valle sus visiones matutinas, y me envolvió en su húmedo
abrazo.
3. La voz del torrente fue sonando cada vez más dulce y más serena, y abriendo a su armonía
los ojos del espíritu, vi flotar a mi lado entre los vapores una figura misteriosa.

25. Estos cuentos son El castillo de Monsoliu y Cuento fantástico, donde se mezclan la leyenda, lo poético y el
folklore (véase R. Carnicer, cit., pp. 272 y ss.).
26. E. Brandenberger, «Cuento literario y lírica», en Estudios sobre el cuento español contemporáneo, Madrid, Editora
Nacional, 1973, pp. 191-195.
27. R. Carnicer, ob. cit., p. 290.
150 PEDRO AULLÓN DE HARO

4. Era la Imaginación: no ya con los colores frescos y puros de la inocen­cia, que el desengaño
y la desesperación habían trocado en palidez, y en melan­colía profunda; mas de sus párpados
aún brotaba a veces ardiente la mirada, y a veces con destello vivísimo ahondaba en la naturaleza.
5. Hablóme, y aquella voz amada y funesta hirió mis entrañas con todo el poder del amor
y de un pasado fecundo en recuerdos, y un goce doloroso oprimió todo mi ser al escucharla.
6. –Levanta, amado mío, hermano mío; ¿cómo tus labios están mudos en medio del
concierto de la mañana, y por qué las lágrimas enrojecen los ojos, cuando la voz de tu amiga te
llama desde el fondo del torrente?
7. –Como la voz del hijo recién nacido es dulce a la madre, así tus acentos hacen saltar de
gozo mis entrañas; mas como la joven madre llora entre el dolor y la alegría, así también tus
palabras traspasan doblemente mi ánimo con el placer y las imágenes de un pasado sombrío.
8. –Mas yo estuve siempre a tu lado, para que este pasado te fuese claro y bello; y desde que
tu corazón se abrió a los misterios del sentir, yo no cesé un punto de derramar en él cuanto él
pudo demandarme: ¿por qué no embelleciste con mis dones tus años juveniles?
9. –¡Ay de mí! Tus dones me han sido amargura; y si ellos hicieron a mis ojos bello el mundo
e inmensos sus límites, también mi alma se anonadó al tropezar con esos límites miserables, y
al contemplar ajada aquella belleza.
10. En pos de ti he atravesado páramos y jardines; en pos de ti he creído llegar al término
de mi jornada, exhaustas las fuerzas, los pies sangrientos, todo mi ser desfallecido, y ese término
huía, huía cada vez más lejos.
11. ¿Es verdad que amé? El corazón no osa demandárselo a sí mismo; porque en verdad,
como el sol llama a sí todo lo que vive, así mi espíritu te ha buscado en todo cuanto revestías
de tus colores.
12. Heme ahora postrado, roído de un dolor lento y continuo: aquellos tus colores han
desaparecido de cuanto me rodea, a la manera con que el valle pierde al caer la tarde su vaporosa
atmósfera de oro: ¡ay de mí!, ¡la llama de la pasión ya no volverá a arder nunca!
13. –No; no en pos de mí recorriste una senda engañosa, sino que tus malos impulsos te
fingieron una luz y un guía en tu propia vanidad y en tu egoísmo; no; yo no revestí de mis colores
a seres terrenos, para que en ellos idolatraras, como en el único centro y límite de tu vida, sino
que tu propio desaso­siego y tu impaciencia te crearon esos ídolos y esos límites miserables.
14. Mis dones hinchen a todo ánimo de luz y dulcedumbre; mas cual una copa emponzo-
ñada corrompe el licor generoso que en ella se vierte, así se truecan en amargura en el corazón
donde se anidan anhelos vanos, deseos errados e impuros.
15. ¿A qué demandarte si es verdad que amaste? El peregrino no pregunta si fue verdadero
el resplandor súbito que vino a alumbrarse en su viaje nocturno al borde del abismo: la llama
en que te abrasaste encendió en ti nuevos impulsos; gérmenes desconocidos brotaron en ti a
su calor benéfico.
16. Santifica ahora tu ser enalteciéndolo sobre lo perecedero de la tierra a su verdadero
destino: no cantes lo que hay en ti; presta tu alma y llama a la vida a cuanto bello te circunda
dentro y fuera del mundo visible.
17. Largo, doloroso fue el sacrificio; hoy empero te levantarás purificado por el infortunio:
ahora tus lágrimas correrán dulces y no reprimidas por las miserias y los dolores que hinchen la
tierra; ahora comprenderás el grito de dolor que de la tierra sube, y aplicarás tu mano compasiva
a la herida inmensa que rompe tu seno.
18. Olvídate a ti mismo, y tu ánima desembarazada y suelta se alzará a Dios, como a su
centro, y en aquella serenidad y altura verá los términos invisi­bles de la naturaleza, y mirará abajo
los conjuntos más grandes y enérgicos de lo pasado.
19. ¡Dichoso el que ha llorado; dichoso el que ha resistido a las desgracias y a los sacrificios: la
Esperanza que juzgó perdida para siempre, le reaparecerá más viva y más radiante en el sendero
de la Bondad, y de la Verdad, y por éstos le conduce a la Belleza!
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 151

20. Y apartando con una mano la niebla que en torno suyo oscilaba, mostróme llevando de
la otra mano Virgen celeste que, después de sonreírme y lanzarme una mirada de fuego, bajó
la vista y se tiñó de las rosas del rubor: ¡era mi Esperanza!
21. Alargué a ella entrambos brazos y mis brazos se quedaron yertos; abrí los labios para
llamarla, y su dulce y santo nombre no sonó sino en mi corazón; y entonces, sonriéndome
una y otra con inefable tristura y señalando el Cielo, envolviéronme en el seno de la niebla28.

El texto está organizado en tres fases. La primera es de carácter descriptivo (párrafos


del 1 al 5), y si comienza en tercera persona, ya en el segundo párrafo, al final, aparece el
poeta en primera persona («me envolvió») inflexionando la realidad descrita; y para termi-
nar surge personificada entre «vapores» la «Imaginación». La segunda fase consiste en un
diálogo sostenido entre el poeta y la «Imaginación», es decir, se produce un cambio total
en la tipología del discurso que se mantiene a lo largo de los 14 párrafos de este segundo
apartado (párrafos 6 al 19): el más extenso. La tercera fase (párrafos 20 y 21) cambia de
nuevo la tipología del discurso.
La Imaginación muestra al poeta la Esperanza, esperanza que, como en La cascada y la
campana, se vincula en el Cielo, con el hallazgo en su camino de la Bondad, la Verdad y la
Belleza humanas. Constituye este escrito una melancólica y no muy decidida réplica de los
versos que cerraban la Canción de la Primavera; junto con los elementos simbólicos, hay en él
una tierna y humana comprensión que cierra con grave suavidad lo que de la producción
poética de Piferrer conocemos29.
El poema, que toca su fin con la presencia de la »Esperanza» y del «Cielo», acaba en
forma piramidal, en elevación. Hay activo en él un gran sentido de transcendencia («Santi-
fica ahora tu ser enalteciéndolo sobre lo perecedero de la tierra a su verdadero destino
[...]») manifiesto en la búsqueda del «centro» o en cierta obsesión ante la palabra «límite»,
la cual vemos utilizada en una dualidad: «límites» transcendentes y «límites» degradantes,
es decir, en dirección ascensional o descendente del estado de conciencia. Y dicho esto,
quiero hacer notar el parentesco de tratamiento y de léxico que plantea el texto con la
tradición mística o hermética. Empecemos por observar que en el poema se desarrolla
un recorrido de carácter alegórico cuyo fin es ascendente («Cielo») y en la persona del
narrador se presenta en la «Esperanza», también ascendente. La «Imaginación» aparece
como un «guía», y si bien el motivo se superpone de manera paralela y opuesta porque
«... tus malos impulsos descendentes te fingieron una luz y un guía en tu propia vanidad
y en tu egoísmo», estamos ante el guía, procedente de la literatura hermética y que tiene
su mejor ejemplo en la fabulosa alegorización que es La Divina Comedia, que consigue
llevar el espíritu, a través de escollos y de infiernos, hacia la cima (en este caso «Cielo» por
hallarnos en una tradición cristiana), hacia la zona más pura y elevada. Es muy clara la
dicotomía espiritual en su planteamiento (ascendente/ descendente) y que Piferrer tipifica
en «Cielo» y «Esperanza» frente a «ídolos» y «límites miserables», o arrabales por emplear
el término que utiliza Juan de la Cruz.

28. Transcribo de R. Carnicer, cit., pp. 372-374. Carnicer da el año 1845 como fecha probable de la compo-
sición.
29. R. Carnicer, cit., pp. 288-289. Los tales versos de Canción de la Primavera dicen así: »La inocencia de la vida/
(Calle la gaita, pare la danza)/No torna una vez perdida:/Perdí la mía—¡Ay mi esperanza! » (p. 361).
152 PEDRO AULLÓN DE HARO

Remitiendo ahora a lo meramente formal, es casi ocioso señalar el evidente uso que
hace Piferrer de rimas internas (por ejemplo, en su mismo orden, «perdía», «río», «rocío»,
«venía», «lozanía», en párrafo 1), similicadencias, anáforas, etc.
Al contrario de lo que sucediera con Piferrer, en Enrique Gil (1815-1846) sí que
encontramos una sólida obra narrativa30. Cuenta Jorge Campos que a nuestro poeta «...
le habían abierto sus columnas El Español y El Correo Nacional. Publica primero poemas
y luego la estampa lírica y autobiográfica Anochecer en San Antonio de la Florida ...»31, cuento
poético que por su desarrollo en cierto sentido novelesco y por su extensión de ningún
modo clasificaríase como poema, según ha pretendido la crítica más reciente32. La narrativa
de Enrique Gil es siempre de expresión y contenido poéticos, pues cuando se ciñe no ya al
cuento sino que se aplica a la novela insiste en el sostenimiento de una actitud poetizante: El
lago de Carucedo y El Señor de Bembibre, esta última el mejor exponente de la novelística histórica
del Romanticismo español.
Junto a Lomba y Pedraja han coincidido Gerardo Diego y Ricardo Gullón en entroncar
la prosa narrativa de Enrique Gil con Gustavo Adolfo Bécquer. Menciona Diego, refirién-
dose a Anochecer en San Antonio de la Florida: «Espumas, prisma oscuro, flor exótica, rayos
de luna, azules y apagados ojos, sones lejanos de arpa amortiguada, tornasolado rocío...».
Era «...el espíritu misterioso, soñador, original, la capacidad de precisión en el ensueño y
la magia, la mezcla de emoción adolescente autobiográfica y de eterna fantasía simbólica
que nos son familiares en Gustavo Adolfo»33.
Es de señalar también cómo El lago de Carucedo comienza con una descripción próxima a
las pretensiones de un poema en prosa. Por su parte, El Señor de Bembibre34 es obra en la que
a menudo pueden hallarse excelentes fragmentos de prosa poética incluso lindantes con el
poema en prosa. La novela, que gira sobre el tema de la decadencia de la orden del Temple y
la problemática política en el reinado de Fernando IV, teniendo su eje en una trama amorosa,
abunda en descripciones poéticas del paisaje. Siguiendo la edición de Carnicer, por dar algún
ejemplo, puedo indicar notables fragmentos en este sentido en las páginas 45, 82, 93,143, 327,
etc. En ocasiones, a la descripción paisajística se une el sentimiento de la naturaleza (véanse
las páginas 249-250 y 270-273, verbigracia). Puede delimitarse además otro tipo de frag-
mento poético en el cual se recrean conjuntamente paisaje, sentimiento de la naturaleza
y reflexión (por ejemplo, páginas 286-287); y un último tipo que se ciñe básicamente en
torno a la reflexión (véanse páginas 60 ó 67).
Los procedimientos de lenguaje en El Señor de Bembibre son a veces de formalizaciones
propias de la poesía. Frente al empleo del posesivo ‘su’ reiteradamente en forma anafórica
o en posición interna (véase final de la página 202 y comienzo de la 203) y construcciones
de fuerte poeticidad plástica, muy abundantes, puede reseñarse, sobre todo, el constante uso
de la rima. Detengámonos en un párrafo muy significativo y que, curiosamente, no hay refe-

30. J. Campos (ed.), Obras Completas de Don Enrique Gil y Carrasco, Madrid, BAE, 1954.
31. J. Campos, ed. cit., p. XIII.
32. Quizás se trate de un error de terminología ateniéndonos a lo ya dicho en las notas 14 y 22. Cf. J. L.
Picoche, Un romántico español: Enrique Gil y Carrasco (1815-1846), Gredos, Madrid, 1978, p. 306. Picoche parece no
determinar con exactitud los términos.
33. G. Diego, «Enrique Gil y Bécquer», La Nación, 1947. Citado por J. Campos, ed. cit., p. XXIII.
34. E. Gil y Carrasco, El señor de Bembibre (ed. y pról. de R. Carnicer), Barcelona, Ediciones de Bolsillo, 1970.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 153

rencia de él en el amplio y apreciable trabajo que Jean-Louis Picoche dedica a Enrique Gil:
ESTABA poniéndose el sol detrás de las montañas que parten términos entre el Bierzo
y Galicia y las revestÍA de una especie de aureola luminOSA que contrastABA peregri-
naMENTE con sus puntos oscuros. Algunas nubes de formas caprichOSAS y mudables,
SembrADAS acá y acullá por un cielo hermOSO y purísimo, se teñÍAN de diversos colores
según las herÍAN los rayos del sol. En los sotos y huertas de la casa estABAN floridos todos
los rosALES y la mayor parte de los frutALES, y el viento que los movÍA mansaMENTE
venÍA como embriagado de perfumes. Una porción de ruiseñores y jilguerillos cantABAN
melodiosaMENTE, y era difícil imaginar una tarde más delicIOSA. Nadie pudiera creer,
en verdad, que en semejante teatro iba a representarse una escena tan do­lorOSA (p. 30).

En el fragmento transcrito señalo en letra mayúscula las rimas fundamentales emplea-


das por el narrador. No indico ciertas similicadencias por no convertir la lectura en algo
farragoso. Es evidente, pues, la complejidad de la rima a que puede llegar Enrique Gil
novelista. A lo largo del párrafo vemos cinco tipos de rima diferente que se repiten y
entretejen dando a la percepción del lector un gran juego rítmico.
Tras estos breves análisis de la prosa poética de Gil, vamos a acercarnos a la de Bécquer,
concluyendo así con las indagaciones en torno al Romanticismo y el problema de orígenes.
Si la investigación sobre el poema en prosa que se expone en el presente trabajo
propone una ampliación de perspectiva en relación al escaso y equívoco conocimiento
del tema que hasta el momento habíamos tenido, y tal conocimiento procedía, casi en su
totalidad, de un breve ensayo de Luis Cernuda, vuelvo nuevamente a las reflexiones del
poeta sevillano para examinar su punto de vista acerca de las Leyendas de Bécquer.
Cernuda alude al muy probable influjo de la prosa poética francesa en cuanto que ésta debió
incitar al poeta de las Rimas para llevar a cabo su experiencia prosística. Hace constar, juntamente,
la coincidencia de que el Smarra ou les démons de la nuit (1821), de Charles Nodier, obra importante en
la prosa poética francesa, hace uso del elemento sobrenatural, tan decisivo en la estructura temática
de las Leyendas becquerianas; y más adelante, el hecho de que el poeta nos ofrezca tres leyendas
como si se tratase de traducciones o adaptaciones de textos extranjeros, lo que coincide con un
factor propio de la génesis creadora del poema en prosa francés35. Ahora bien, lo que Cernuda
parece ignorar es que la «leyenda» posee una fuerte tradición cultivada por el romanticismo español
y, de cualquier manera, aun no rechazando una posible influencia francesa, rasgo frecuente en la
primera mitad de nuestro siglo XIX, antes bien habremos de pensar en su trabazón literaria con
respecto a obras como puedan ser El estudiante de Salamanca, de Espronceda, o Cuentos históricos,
leyendas antiguas y tradiciones populares (1841), de Romero Larrañaga; obras que en sentido estructural
y temático intervienen en el desarrollo de la «leyenda». O sea, Bécquer tuvo ante sí una sólida
tradición en la que apoyarse y a partir de la cual llevar a cabo su propia expresión prosística. (Esto
no quiere decir que el exoticismo originario del romanticismo español no tenga deudas contraídas
con algunos poetas del país vecino). Por otro lado, el componente sobrenatural es tan familiar al
romanticismo español como pueda serlo al francés (bástenos citar La azucena milagrosa del Duque
de Rivas, cultivador también él del tema legendario). Por último, en cuanto a la presentación que
hace Bécquer de tres de sus leyendas como si se tratase de adaptaciones de originales extranjeros,

35. L. Cernuda, Poesía y Literatura, pp. 259 y 261.


154 PEDRO AULLÓN DE HARO

no hay que olvidar las frecuentes traslaciones al español de cuentos y composiciones germáni-
cas sobre todo (Grimm, Heine, Hoffmann, etc.), ya con anterioridad a 1860 en publicaciones
periódicas, las cuales, sabido es, jugaron un papel muy operativo en las consecuciones de la lírica
española de la segunda mitad del pasado siglo. En otro sentido, cabe añadir que el orientalismo o
las notas puramente exoticistas de la obra de Bécquer tienen claros precedentes en los textos
vertidos al castellano de Adam Mickiewicz («El bajá renegado. Oriental» o «El caballero y
la joven. Leyenda polaca»), a los que ya he aludido en su momento, o sin ir más lejos, en
Juan Arolas, pongo por caso.
Veamos, finalmente, esquematizado, el en mi opinión certero encuadramiento que
hace Cernuda de las Leyendas becquerianas: tres leyendas por entero a manera de poesía
en prosa («La creación –Poema indio–», «El caudillo de las manos rojas –Leyenda india–»
y «Creed en Dios –Cantiga provenzal–»); y en cinco piezas, una de ellas ya mencionada,
ensayos parciales de poema en prosa («La ajorca de oro», «La corza blanca», «El gnomo»,
«Las hojas secas» y «El caudillo de las manos rojas»).
Hasta aquí hemos podido ver cómo las indagaciones pertinentes han sabido dibujar los
factores de incidencia y las delimitaciones necesarias para que, en sus pautas, dilucidemos
la génesis originadora del poema en prosa español, tema que, en cierto modo, a primera
vista podía parecer quimérico. Por otra parte, en los dos poemas descubiertos en Somoza
y Piferrer se nos ofrecen los dos tipos fundamentales de organización externa del discurso
poemático en el género del poema en prosa. En lo que sigue me ocuparé de ensayar una
aproximación al siglo xx.
Tras los epígonos de Bécquer y casi al cabo del siglo es el Modernismo a quien ha de
prestarse atención, habida cuenta de que a él se le ha achacado de manera errónea y dema-
siado repetidamente la «llegada» del poema en prosa a nuestra lengua36. Esta historia da
comienzo en 1888 con la publicación de Azul..., que dos años más tarde tendría su edición
definitiva en Guatemala. Libro que, según se lee en «La Canción del oro», se encuentra
entre «...el onix y el pórfido, el ágata y el mármol...», con un conjunto de prosas poéticas
que debió convulsionar los ambientes literarios de la época. En Azul..., algunos de los
textos reciben el subtítulo de cuentos y, por lo general, presentan un superficial aprendizaje
baudeleriano que prácticamente se limita a determinados climas ambientales, muchachas
anémicas, harapientos, etc. Después continuarían otros libros y autores redundando sobre
lo mismo, gracias a los vasos comunicantes que circulaban entre París, con su estética
del lujo decadente, e Hispanoamérica. Mucho más considerable se me aparece Poemas en
prosa, donde Darío no se deja llevar por exoticismos ni paisajes versallescos y su pensa-
miento poético adquiere mayor precisión, creando así excelentes composiciones («Sol
del domingo», «Músicas nocturnas») en que el recamado y la imaginería modernista han
sufrido decantación. Rubén Darío, en definitiva, vino a refrescar la memoria en torno al
género al construir un libro enteramente concebido mediante poemas en prosa. La idea,
como es palpable, procedía de Francia.
En la Península, bien ha dicho Gil de Biedma que «...el uso de la prosa como un instru-
mento de virtualidades poéticas se convierte en la literatura española, a partir del fin de siglo,

36. El mismo Octavio Paz apuntó que »el Modernismo preparó la adopción del poema en prosa» (»El caracol
y la sirena», en O. Paz, Los signos en rotación y otros ensayos, Madrid, Alianza, 1971, p. 100).
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 155

en algo así como un fenómeno pandémico. Ya no se trata de una intención perceptible en


unas cuantas páginas acá y allá, en tal o cual autor, sino de una actitud creadora compartida
por casi todos los grandes escritores de la época. Quizá abuse al generalizar la propia expe-
riencia, pero la impresión que dejan lecturas que en principio uno hubiera sospechado ajenas
por completo a la poesía –como Cinco ensayos en torno al casticismo y Del sentimiento trágico de la
vida, por citar sólo dos conspicuos ejemplos unamunescos–, creo que se parece al recuerdo
de un poema más que a ninguna otra cosa: una peculiar atmósfera emocional, una deliberada
intensidad expresiva, un puñado de palabras clave, unas cuantas imágenes memorables»37.
Igualmente, pueden leerse frecuentes párrafos de prosa poética en Andanzas y visiones
españolas38 o, sobre todo, en muy distintos libros de Azorín, de quien Gil de Biedma cita
varios títulos: Castilla, Una hora de España, Pueblo, Doña Inés y Félix Vargas, como contenedores
de «secuencias de poema en prosa»39. Pero de Azorín prefiero llamar la atención respecto
a La Voluntad40, novela de 1902 cuya formalización se aproxima a veces peligrosamente
al cajón de sastre. En la mayor parte de sus capiteles existen fuertes fisuras que provocan
rupturas del discurso narrativo al producirse, a menudo sin transiciones, el paso de un
lenguaje puramente descriptivo y que trata de realidades estáticas a otro fundamentado
en materia ideológica o política. Es así que muchos de los capítulos son susceptibles de
desarticulación, pudiéndose proponer parte de ellos, de manera fragmentaria, como un
conjunto de poemas en prosa descriptivos. No voy a entrar en juicios sobre la prosa de
Azorín, pero al menos tanto como él fue Gabriel Miró quien poseyó las cualidades nece-
sarias para crear un poemario en prosa de talante descriptivo que hubiese dado ejemplo
de entidad poemática en el poetizante panorama de la prosa española, y hubiese logrado,
además, un poemario de tradición netamente española41.
Sería, sin embargo, Pío Baroja el narrador que realmente se aproximase a la elaboración
de un libro de poemas en prosa con su Fantasías vascas42, conjunto de textos breves que hacia
su mitad da cabida a dos narraciones de cierta extensión. Es decir, el volumen entrega en su
primera y en su última parte (diez y cinco textos respectivamente) estimabilísimos poemas
en prosa. Si entre las composiciones de Fantasías vascas algunas («Noche de médico») son
caracterizables por un desarrollo de tipo novelesco en torno a una anécdota, otras obedecen
a motivo, tratamiento e intensidad propios del poema. De entre ellos podría citar «Elogio
sentimental del acordeón» y «Elogio de los viejos caballos del tiovivo»43 por un lado, «Grito en

37. Gil de Biedma, »Luis Cernuda y la expresión poética en prosa», prólogo a Ocnos seguido de Variaciones
sobre tema mexicano, de Luis Cernuda, Madrid, Taurus, 1977, pp. XI-XII.
38. M. de Unamuno, Andanzas y visiones españolas, Madrid, Espasa-Calpe, 1975. Consúltense por ejemplo las
páginas 69 ó 103 entre otras muchas que contienen párrafos de prosa poética.
39. Gil de Biedma, ob. cit., p. XI.
40. Azorín, La Voluntad (ed. de E. I. Fox), Madrid, Castalia, 1973.
41. Considérese G. Miró, El humo dormido (ed. de V. Ramos), Cátedra, Madrid, 1978. Dicho sea de paso,
existe en ocasiones alguna afinidad entre Miro y José Somoza, del cual escribe el alicantino: »Había plenitud en
el sentimiento del paisaje del escondido Somoza, que confesaba no comprender más que el campo de su país,
porque de este campo suyo de Piedrahíta se alzaba para sus ojos y sus oídos la evocación y la compren­sión cifrada
de todo paisaje» (G. Miró, loc. cit., p. 63).
42. P. Baroja, Fantasías vascas, Madrid, Espasa-Calpe.
43. Ambos aparecieron intercalados en Paradox rey, de donde los señala Gil de Biedma (»Prólogo», ob. cit., p.
XI) sin percatarse de la existencia de Fantasías vascas.
156 PEDRO AULLÓN DE HARO

el mar» de tema paisajístico, o «El viejo y su canción» que cierra la serie. Cada uno de los textos
de la última parte se centra sobre un personaje, y si exceptuamos «El viejo y su canción», no
se trata tanto de poemas como de apuntes novelescos que diseñan a un personaje, aunque
poseen pleno sentido y autonomía por sí mismos.
Ahora bien, por qué introdujo Baroja dos narraciones extensas entre quince composi-
ciones breves sólo encuentra respuesta en que no estuvo en el ánimo del novelista la ambi-
ción de crear completamente un libro del género. Tal vez don Pío entendió que el carácter
fronterizo entre el cuento y el poema de varios de los textos aconsejaba una organización
intermedia, en la cual quedasen alojados materiales distintos sin mayor determinación.
Y desde luego, el título Fantasías vascas manifiesta la unidad temática de gran parte de sus
páginas.
Si de Baroja, por su personalidad literaria, no era muy de esperar la utilización de la
prosa en tanto que poesía, en el caso de J. R. Jiménez sucede al contrario. Ya a principios
de siglo escribió prosas poéticas de sentimentalismo modernista Baladas para después (1908),
Palabras románticas (1906-1912), después recogidas en volumen unitario44. También debo
apuntar cómo de entre las notas previas, prefacios, o como quiera llamárseles, que escribe a
menudo Juan Ramón al comienzo de sus libros, algunos son verdaderos poemas en prosa.
Léase el que antecede a las poesías de «Jardines dolientes»45. Diario de un poeta reciencasado
(1916) y Dios deseado y deseante (1948-1949) son las dos obras de J. R. Jiménez de las cuales
participa el poema en prosa. Sabemos que el poeta pensó en separar la prosa y el verso de
Diario46, y tal idea implicaría, en efecto, preparar un poemario en prosa. Mas no se llevó
a cabo y de manera definitiva permanecen entremezclados una y otro. Juan Ramón tuvo
tendencia a prosificar sus poesías en verso47, y pienso que tal cosa responde a un punto de
vista emparejable al cambio de dirección que supone Diario dentro de la poesía juanramo-
niana. Además, es en Diario donde, dejando a un lado aquellas primeras prosas que antes he
anotado, surge la prosa, y con total sentido de poema. Juan Ramón debió caer en la cuenta
de lo sujeta al pasado que había de quedar su poesía modernista e impresionista. No ha de
olvidarse que por esos años entramos de lleno en el vanguardismo ultraísta. No hubo de
omitir el poeta la posibilidad de que con el rápido correr de las literaturas de vanguardia
su poesía, de algún modo, se alejase de los intereses y atenciones de nuevos lectores. Por
otra parte, es convincente que Juan Ramón también sintiese en sí el impulso de la nueva
literatura. Con Diario se produce la gran salida del poeta hacia la realidad exterior, hacia el
mundo de inquietudes coetáneas. En «De la Guía Celeste» (XIX), primer poema en prosa
del libro, se discierne un ritmo distinto, resultado de una sintaxis entrecortada muy del
gusto vanguardista. Examínese una formalización netamente telegráfica en «Mar de pintor»
(CLVIII). En realidad se trata de impulsos formales propiciados por la avanzada del collage
y el caligrama, la destrucción de la sintaxis y el respaldo que esto ofrecía a las pequeñas
aventuras desde retaguardia.

44. J. R. Jiménez, Primeras prosas, Madrid, Aguilar, 1962.


45. J. R. Jiménez, Primeros libros de poesía (ed. de F. Garfias), Madrid, Aguilar, 1967, p. 469.
46. Sigo la edición de A. Sánchez-Barbudo, Barcelona, Labor, 1970. Cf. p. 15 y sigs. de «Introducción».
47. La prosificación de poemas en verso no es algo inusual. En el manuscrito de Hymnen an die Nacht hay
poemas en verso que en su versión definitiva aparecieron en prosa. Otro tanto hizo Baudelaire en La Fanfarlo.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 157

La frecuencia de poemas en prosa aumenta conforme va avanzando Diario, mas la


técnica comienza a despegarse de lo dicho y el lenguaje en prosa tiende a normalizarse, al
tiempo que se da una importante entrada de elementos de la modernidad y el maquinismo
(«periódico radiotelegráfico», «taxi», sports, skis, Fire Escape, «Broadway»...), o de títulos
provocadores de contrastes («Physical culture», «Garcilaso en New York»...), exclamaciones
irónicas y coloquiales, o reproducciones de letreros de compra-venta de edificios. En fin,
existe una voluntad de modernidad, de salir a la calle. Y un número notable de poemas en
prosa de los que permanecen en la memoria del lector gustoso.
Juan Ramón volverá a escribir poema en prosa (cuatro), pero en un lenguaje poético
diametralmente opuesto, con materiales producto de la experiencia o la búsqueda interior,
religiosa en su sentido neutro: en Dios deseado y deseante48. Algo también experimentó con
mucha menos fortuna su amigo Gregorio Martínez Sierra en Motivos49.
El Ultraísmo, por su parte, generó su propia prosa poética y cultivó el poema en prosa.
Guillermo Diaz-Plaja, que ha realizado una amplia antología del género, recoge textos
ultraístas de César M. Arconada, o los mismos de Guillén y Cernuda, que yo consideraría
moderados pero sometidos al influjo de esta corriente50. Para completar un poco el cuadro
citaré ciertos fragmentos de Pájaro pinto (1926), de Antonio Espina, y el heterogéneo y
jocoso Evoluciones de José Moreno Villa51.
El surrealismo español nos ha brindado tres poemarios en prosa que van desde el
arcaísmo surreal de José M. Hinojosa en La flor de California (1928) a la madurez discursiva
de Juan Larrea en Oscuro dominio (1926-1927), publicado por primera vez en 1934, y la
densidad de imagen aleixandriana en Pasión de la tierra (1935), con seguridad uno de los
trabajos más brillantes de todo el surrealismo52.
Dejando al margen la vanguardia me interesa referirme aquí con algún detenimiento
a Ocnos53, aunque tampoco debe relegarse Variaciones sobre tema mexicano. Bien conocida es
la difícil relación de la obra cernudiana con la crítica, sin embargo actualmente, cuando

48. J. R. Jiménez, Libros de poesía (ed. de A. Caballero), Madrid, Aguilar, 1972, pp. 1.351 y ss.
49. G. Martínez Sierra, Motivos, París, Garnier Hermanos, s.f.
50. G. Díaz-Plaja, El poema en prosa en España. Estudio crítico y antología, Barcelona, Gustavo Gili, 1956.
51. J. Moreno Villa, Evoluciones, Madrid, Calleja, 1918. Contiene «Cuentos», «Caprichos», «Bestiario», «Epita-
fios» y «Obras paralelas». De entre las 44 composiciones que integran «Bestiario», por extensión y caracteres
descriptivos, en ocasiones se acercan más al poema que a la prosa poética.
52. De Hinojosa existe una edición fototipográfica de Obras Completas, Diputación de Málaga, 1974. Debe
notificarse que Oscuro dominio en su edición de 1934 (México, Alcancía) sólo tuvo una tirada de 50 ejemplares. No
justifica, sin embargo, el difícil ac­ceso la hasta hace poco total desatención para con la obra de Larrea, del cual
hace años que disponemos de una edición solvente con un estudio preliminar de L. F. Vivanco (J. Larrea, Versión
Celeste, trad. de L. F. Vivanco, G. Diego, C. Barral y el autor, Barral, Barcelona, 1970). Mejor suerte ha tenido
Pasión de la tierra (ed. de L. A. de Villena), Madrid, Narcea, 1976.
53. En su primera edición (Londres, The Dolphin, 1942) Ocnos alojaba 32 poemas; en la siguiente (Ínsula,
Madrid, 1949) 46, porque se añadieron 15 pero se suprimió uno, «Escrito en el agua»; en la tercera, última en vida
de su autor, el libro quedó fijado en 63 poemas (es decir, se sumaron 17 nuevos textos). Ésta es la edición de 1963
de la Universidad Veracruzana. Ciertamente se deduce de lo referido que el poemario fue alterando sucesivamente
su imagen. Si la primera edición cerraba su contenido en la infancia vivida en Sevilla por el poeta, las siguientes,
con la consiguiente renuncia a la primera unidad temática, incorporan otras posteriores experiencias vitales de
Cernuda.
158 PEDRO AULLÓN DE HARO

ésta ha dado un giro completo respecto de aquélla y se están sucediendo publicaciones


del más variado calibre en torno a Cernuda, Ocnos continúa ocupando un espacio lateral54.
Antes de que Cernuda publicase su primer libro de poesías en prosa había ensayado
el género en los años veinte55 y escrito narraciones poéticas56. La reflexión sobre Ocnos me
lleva a pensar que es un libro detenidamente calculado en cuanto a lo que debía significar
en la literatura española. Cernuda, que conocía y estudió el género hasta el punto de escribir
un ensayo, hizo lo que cronológicamente correspondía a Bécquer. De ahí el desfase en la
evolución del poema en prosa español con respecto al francés y que Cernuda, de haber
tenido un modelo, éste haya sido el de Baudelaire. No trataré de hacer un inventario de
correspondencias (es posible hacerlo) ni de cargar las tintas, pero es evidente la relación
que hay entre «El bazar» cernudiano y «La chambre doublé» de Baudelaire en Petits Poèmes.
En este caso basta con observar que ambos reproducen un mismo vocabulario en la
descripción de un ambiente cerrado semejante (colores, atmósfera, olor, aroma, muebles,
perfume, etc.). Nótese también el paralelismo que existe entre «Las viejas» y «Les veuves».
Una lectura más cuidadosa hará ver ciertos puntos de contacto más globales con Hölderlin
en Hiperión (nada extraño pues nuestro poeta tradujo al alemán), y otros más literales,
pero menos decisivos, con Reverdy57. No obsta lo dicho para que las distancias entre Ocnos
y Petits Poèmes sean abismales. Sería bastante con aducir la mayor relación con el medio
urbano, la escasa introspección, los diálogos o un frecuente recargamiento léxico que se
produce en Baudelaire frente al recuerdo o la reflexión en que se basa normalmente el
discurso poemático de Cernuda, el cual en muy pocas ocasiones presenta lingüísticamente
una realidad descrita en forma abundosa (quizás en «La tormenta»); o incide y redunda
con palabras sucesivas sobre un mismo hecho o fenómeno, cosa habitual en Baudelaire
pero rara en Cernuda, y cuando éste lo hace me recuerda al maestro francés. Finalmente,
diré que en ambos libros me parece clave la palabra ‘ojos’, y ‘bucles’ o ‘rizos’ son términos
existentes en ambos poetas, y no ya en los poemas en prosa sino en la totalidad de sus
escritos poéticos.

54. Así ha sucedido en todos los estudios extensos sobre Cernuda, en los cuales la poesía en prosa únicamente
es referida para cuestiones biográficas o temáticas: E. Müller (1962), Ph. Silver (1965), D. Harris (1971 y 1973), A.
Delgado (1975), J. Talens (1975). Este último incluye un apéndice donde se hacen constar las ediciones de Ocnos
y un índice de los poemas que contiene. De todo lo escrito hasta el momento, continúa siendo lo más decisivo
el ensayo de Octavio Paz, »La palabra edificante», Papeles de Son Armadans, XXXV, CIII, 1964, también repro-
ducido en la antología Los signos en rotación; y Luis Cernuda (ed. de D. Harris), Taurus, Madrid, 1977. En concreto
han tratado Ocnos los artículos de J. M. Aguirre, »Ocnos», El Noticiero, 1946; A. Bell, «Ocnos», Bulletin of Spanish
Studies, XX, 1943; J. L. Cano, »Sobre Ocnos, de Luis Cernuda», Cartel de las artes, 5, 1945, Y »Ocnos», Occidental, 4,
1949; A. G. de Lama, »Ocnos», Espadaña, 1949; J. López Gorgé, »Ocnos», Manantial, 2; R. Montesinos, »Ocnos.
Los poemas en prosa de Luis Cernuda», Proel, 1946; L. Panero, »Ocnos, o la nostalgia contemplativa», Cuadernos
Hispanoamericanos, 10, 1949; O. Paz, »Ocnos», El Hijo Pródigo, 1, (a no todos los artículos he podido tener acceso,
los datos de algunos de ellos proceden de bibliografías).
55. Véase L. Cernuda, Poesía completa (ed. de D. Harris y L. Maristany), Barcelona, Barral, 1973. También
pueden consultarse en D. Harris, Luis Cernuda: Perfil del Aire, Londres, Tá­mesis Books, 1971. Son seis poemas en
dos de los cuales se intercala el verso en la prosa.
56. L. Cernuda, El viento en la colina (1938), El indolente (1929) y la novela corta El sarao (1942). Recogido en
el volumen Tres Narraciones, Barcelona, Seix Barral, 1974.
57. Pienso que la crítica no ha afinado mucho en cuanto a la relación entre Reverdy y Cernuda si exceptuamos
Perfil del Aire (J. M. Capote Benot, El periodo sevillano de Luis Cernuda, Madrid, 1971).
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 159

El diseño de los poemas de Ocnos, y en buena parte de Variaciones sobre tema mexicano,
suele ser resultado de un doble eje alrededor del cual gira la materia poética de los textos:
materia de recuerdo y materia de reflexión. A la primera de ellas se sumará una variante:
materia de realidad actual, especialmente útil para el análisis de Variaciones. Es decir,
propongo un análisis mediante el cual se diferenciarían las estructuras de las distintas
fases que se suceden en cada uno de los textos. Hay aún un elemento relevante dentro
de dichas estructuras susceptible de análisis: las frases u oraciones interrogativas, porque
en la mitad de los poemas aproximadamente se da este tipo de enunciado, el cual, aparte
de jugar un apreciable papel prosódico, con asiduidad interviene en tanto que nexo de
la materia de recuerdo con la materia de reflexión. El poeta de Ocnos, tras exponer algo
que habita en su memoria, es muy probable que se pregunte el porqué de lo narrado, y
a partir de tal inicie la reflexión sobre lo antedicho. Veamos una aplicación simple en el
primer poema de Ocnos:

1 materia de recuerdo
------------------------------ interrogaciones
2 materia de reflexión

3 materia de reflexión

Cernuda no suele levantar sus poemas en prosa desde la primera persona, hecho
que plantea una variedad de distancias y personas verbales digna de estudio. Elegiré para
ejemplificar un texto particularmente valioso en este sentido: «El miedo». Dicha compo-
sición funde la materia de recuerdo y la materia de reflexión, o sea, no las distingue en
fases diferenciadas sino que se entremezclan. El texto, que se compone de cinco párrafos,
empieza utilizando la 3ª persona («...volvía el niño a la ciudad [...]»), para en los párrafos
cuarto y quinto introducir en el juego un tú al cual el poeta habla como conocedor de él
(«Tú, que le conociste bien...», aunque es dificultosa «[...] la percepción externa de otro, por
amistosa que sea...»). Finalmente, el narrador reflexiona sobre el sujeto de 3ª persona (el
niño), sobre su «terror primario y an­cestral», exponiendo cómo (el niño) «cuando hombre»
tuvo la motivación de un «alma predestinada» al escribir el verso «Por miedo de irnos solos
a la sombra del tiempo». De modo que con la implícita alusión del verso (procede de La
Realidad y el Deseo: «Drama o puerta cerrada», en Un río, un amor) se cierra el círculo de la 3ª
persona en el yo que coincide con Cernuda, el narrador:

Párrafo 1— —él
Párrafo 2— —él
Párrafo 3— —él
Párrafo 4— —tú— —él
Párrafo 5— —tú— —él = yo narrador

Tal disposición de las personas verbales en un libro autobiográfico hace ver en el poeta
un gran deseo de objetivación y fijación de la propia memoria (aparte de una nada desde-
160 PEDRO AULLÓN DE HARO

ñable dosis de asepsia muy defendida por Cernuda de cara al lector y al medio externo).
Estamos pues ante un desdoblamiento del autor en el texto, lo cual implica una particular
forma de distanciamiento espaciotemporal que engarza con el ineludible problema del
tiempo en Ocnos, tiempo conductor de la materia de recuerdo y objeto de reflexión para la
conciencia alejada de los años de adolescencia y niñez, «...cuando el tiempo nos alcanza»
y arroja del «...paraíso primero, donde todo hombre una vez ha vivido libre del aguijón
de la muerte»58.
Si tratados con mayor brevedad, tras estos esbozos en torno a Cernuda, no cabe
soslayar la presencia de tres poetas sobre los cuales, a estas alturas, ya se habrá preguntado
el lector pese a representar una aportación no tan significativa. El primero de ellos, León
Felipe, es sin duda el de más ambiguo proceder en el tratamiento del género. Sus poemas
en prosa en realidad serían aproximaciones a medio camino. Son intercambiables al no
diferir en nada de su poesía escrita en verso, tan sólo marcan la necesidad de más amplios
y prolongados medios discursivos (léanse «El payaso de las bofetadas», «Las tres manzanas
podridas» o «y qué es la justicia», incluidos en El payaso de las tres bofetadas y el pescador de canas,
publicado en México en 1938). El hecho es que a León Felipe el ritmo compartimiento del
verso es frecuente que se le quede corto para expresar o gritar sus ideas, sus entusiasmos
y furias. Es entonces cuando guiándose por la necesidad expresiva el verso desemboca en
versículo, o el versículo en prosa.
Bien distantes de todo esto se nos muestran Jorge Guillén y Emilio Prados, hombres
de otra generación, de la de Cernuda. Para Guillén la experiencia del poema en prosa en
tanto que género se reduce a un grupo de textos publicados en revista durante los años
veinte. Son composiciones bajo las cuales gira la atmósfera de la vanguardia poética de
aquellos años; de tal manera que en muchos sentidos son emparentables o responden a
un foco de estímulos «literarios» semejante al que actuó alrededor de las poesías en prosa
cernudianas de la misma década –ya mencionadas–, también acogidas en publicaciones
periódicas. Las de Guillén (prosas líricas las llama Oreste Macrí) en el caso de Florinatas y
Ventolera son agrupaciones de poesías varias. Poemas de circunstancias prosaicas/Es una factura
consiste en prosa rimada. En general, el denomi­nador común de estas prosas estriba en
un inteligente desenfado59 que podríamos contrastar con los trabajos de Emilio Prados,
escritos por esos mismos años, quien «...entre 1927 y 1929 –seguramente a instancias
de su hermano Miguel hizo varios intentos de reproducir en prosa el mundo poético
reflejado en algunos de sus primeros libros, en particular los de tema erótico (Memoria
de poesía y Cuerpo perseguido)»60.
Al finalizar las notas que constituyen el presente ensayo, de largo recorrido no por
su extensión sino por el siglo de literatura que en él discurre, sólo me resta añadir, aun
no perdiendo de vista las consecuciones de los poetas más jóvenes, que en mi opinión,

58. L. Cernuda, »El tiempo», en Ocnos.


59. Véanse éstas y otras composiciones en prosa estudiadas dentro del contexto de la poesía guilleniana en
O. Macrí, La obra poética de Jorge Guillén, Barcelona, Ariel, 1976.
60. E. Prados, «Apéndice», en Cuerpo perseguido (ed., pról. y notas de C. Blanco Aguinaga con la colaboración
de A. Carreira), Barcelona, Labor, 1971, p. 125. Esta edición recoge cinco poemas en prosa. Consúltense, a cargo
de los mismos editores, las obras completas de Prados en 2 vols., México, Aguilar, 1975.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 161

con posterioridad a la generación del 27, el género del poema en prosa puede afirmarse
que no dispone de un material suficientemente amplio ni significativo todavía como para
emprender el estudio que le corresponda. Sí cabría decir que de entre una generación que
es ya madura habrá que contar en su momento, entre otros, con nombres como los de Juan
Eduardo Cirlot o José Ángel Valente.
FRAGMENTO COMO TEORÍA DEL FRAGMENTO

E
L FRAGMENTO es género moderno de invención romántica, como el poema en prosa.
Su «unidad» textual, que se quiere transgresora por principio, surge a modo de trozo
de discurso ensayístico, es decir de pensamiento filosófico o poético, promovido por
Friedrich Schlegel, y encontrará sus grandes maestros, asimismo románticos, en Novalis
y Hölderlin. Pero el fragmento pronto se extenderá a su vez como modalidad poética
propiamente lírica, o bien narrativa relacionada con el cuento poético y entidades similares.
Porque el sentido genérico del fragmento es, evidentemente, mera transposición de un
concepto con base empírica, el cual lo universaliza haciéndolo susceptible de referirse a
cualquier cosa, esto es a cualquier tipo de texto, sobre el que aplica una noción de ausencia
de parte o de partes. En tal sentido operativo universalista por encima de su concreción
estética romántica, el fragmento es generalizable como fenomenología de toda época de
la escritura, de todas las épocas de cultura elaborada y de todos aquellos que han optado,
ya con gran ímpetu o con escasa convición, ya con excelencia técnica o con el simple
pasar de la fruslería, por lo inconcluso. Naturalmente, el estudio del fragmento concebido
como género ha de discriminar una preconcepción textualmente determinable o no; o sea
la intencionalidad del autor y, además, el modo en que esto se hace patente. En cualquier
caso, hay fragmentos casuales y fragmentos concebidos, siendo estos últimos los que
aquí nos interesan, pues entre ellos se encuentran los pertenecientes al dominio literario
especializado a partir del propósito y el ejemplo del más joven de los hermanos Schlegel.
Diferente asunto, ahora irrelevante, consiste en que los fragmentos tanto casuales como
concebidos puedan ser adoptados en uno u otro sentido por autores y/o por lectores. Ahora
bien, Friedrich Schlegel promueve un fragmento sin duda regido sustancialmente por el
empeño de brevedad, y este empeño será fundamento, pero no el todo de sus posibilidades
de expresión romántica....1.

1. Ha sabido situar adecuadamente Hans Juretschke el género del fragmento schlegeliano en su contexto
histórico pasado, si bien no advierte las posibilidades y las caracterizaciones románticas muy relevantes de su
subsiguiente proyección: «En la historia literaria de Europa hay una tradición, tal vez no muy consciente, pero
indiscutible, que cultiva el pensamiento breve en prosa. Este género, que con cierta preferencia se suele llamar
fragmento, corresponde al epigrama, la corta reflexión en verso. Como éste, empalma evidentemente con modelos
de la literatura clásica, entre los cuales destacan las consideraciones del Emperador Marco Aurelio, que adoptaron
esta forma densa y sencilla. En la época postrenacentista, la relación de este género remonta a Gracián, Pascal y
Vauvenargues. Durante el siglo XVIII continúa con Lichtenberg, Herder y Chamfort. Friedrich Schlegel está inserto
en esta tradición en la que se insertan más adelante Nietzsche y Eugenio d’Ors. El nombre para este género
varió con frecuencia, llamándose alguna vez pensamiento, máxima o aforismo, y en otras ocasiones, idea o glosa.
164 PEDRO AULLÓN DE HARO

El fragmento no pertenece a la aforística ni a la epigramática ni a la paremiología,


aunque algo tenga que ver con toda esa gama genérica. El fragmento nace del mismo
núcleo del ser romántico, de su capacidad de gravitar sobre sí mismo, de la autoconciencia
idealista instalada en la ironía, incluso la autoconciencia de Hegel que llega a rechazar
la crítica schlegeliana, la ironía y el «alma bella» que deviene «hastío». Si bien se mira, el
fragmento morfológicamente constituye la operación más inmediata y radical tanto de la
integración de contrarios o intromisión de opuestos (aquí vuelta paroxísticamente sobre
sí misma) generalizada desde la primera generación romántica, como de la ruptura del
modelo clasicista de género tanto conceptual al igual que empírico. Todo esto es decisivo
y tiene lugar en el marco teórico y artístico de una revolución radicalizadora de la libertad
kantiana. En otra ocasión, al estudiar los géneros románticos, he escrito que en el fragmento:
«….la clave constitutiva responde a propósitos de desprendimiento, reducción y elevación
a categoría formal de aquello que se presenta como inacabado o imperfecto. En última
instancia no es más que el reflejo de la inconstancia y la fugacidad anímica románticas
convencionalizadas en género artístico: una analogía tanto entre estado de espíritu y
expresión formal como, metafóricamente podríamos decir, entre piedra preciosa o perla
despojada de valvas e intensidad esencial. El fragmento aparece de manera indistinta en
verso (se encontrarán con ese título uno excelente en Espronceda y otro en Gil), y en
prosa (algunos de sobriedad encomiable pueden leerse en Somoza), muchas de las veces
introducidos o finalizados por puntos suspensivos. En tanto supuesta entidad genérica, el
fragmento supone una fortísima violentación de la integridad canónica clásica sobre la base
de la indeterminación que consagra lo informe e inconcluso. Fue criticado en su época por
los antirrománticos, quienes señalaban la frecuente utilización del mismo como pretexto de
construcción fácil o, dicho de otra manera, de aprovechamiento indiscriminado de textos
inviables a los cuales la colocación de unos puntos suspensivos daba por resueltos. Sin
embargo, el hecho es que el fragmento, desde que fuera preconizado por Friedrich Schlegel,
convirtióse en modalidad de incontrovertible especificidad romántica y sirvió de marco no
pocas veces para la más alta expresión lírica y filosófico-poética»2.

Friedrich Schlegel optaría por el término fragmento bajo el impulso de Herder, aunque su modelo más ejemplar
a imitar lo constituyera Chamfort, al igual que Herder contemporáneo suyo, ya que utilizó para sus fragmentos
alguna vez la palabra ‘chamfortiada’. Schlegel sabía de esta tradición, si bien al comienzo de una manera bastante
incompleta, ignorando, al parecer, a Gracián. Nos consta, empero, su conocimiento básico de la materia por
un fragmento que es el siguiente: «Fragmentos son estudios y, a la vez, datos para el arte de escribir. Sólo los
alemanes y franceses poseen fragmentos, Lessing y Chamfort. Entre los Antiguos los filólogos y las bona dicta
de los romanos, las gnomai de los poetas. Los ‘fragmentaristas’ se complacen en frases irracionales. Hermandad
espiritual con los contemporáneos modernos. Las características son el brazo de los modernos. Obra sistema«. En
F. Schlegel, Obras Selectas (ed., introd. y notas de H. Juretschke; trad. de M.A. Vega), Madrid, F.U.E., 1983, p. 123.
2. La larga cita es de mi libro La poesía del siglo XIX (Romanticismo y Realismo), Madrid, Taurus, 1987, p. 158.
En España, Mesonero Romanos, en su artículo satírico «El Romanticismo y los románticos», cuenta cómo un
sobrino suyo comienza a transfigurarse en un romántico y, para ello, entre otras cosas abandona la lectura de los
clásicos que él le recomendara para aplicarse a las nuevas fantasías literarias, y: «Fuertemente pertrechado con
toda esta diabólica erudición, se creyó ya en estado de dejar correr su pluma, y rasguñó unas cuantas docenas
de fragmentos en prosa poética, y concluyó algunos cuentos en verso prosáico; y todos empezaban con puntos
suspensivos, y concluían en ¡Maldición!; y unos y otros estaban atestados de figuras de capuz, y de siniestros bultos, y
de hombres gigantes, y de sonrisa infernal, y de almenas altísimas, y de profundos fosos, y de buitres carnívoros [...[ General-
mente todas estas composiciones fugitivas solían llevar sus títulos tan incomprensibles y vagos como ellas mismas:
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 165

La idea de poesía romántica vertida en el célebre fragmento schlegeliano que comienza


por definirla como «universal progresiva», puede ser interpretada en cierto modo como
incitación al fragmentarismo. En efecto, formulaciones que subrayan absolutamente que la
esencia de la poesía reside en un continuo formarse, en no llegar a existir nunca totalmente,
en ser el lugar de la libertad y la infinitud no sujetas a norma alguna resultan ser de una
considerable adecuación con dicho sentido interpretativo. Este concepto de la naturaleza
de la poesía empezaba por enunciar la unificación de todos los géneros y el contacto de
la poesía con la filosofía y la retórica3. Por otra parte, incluso se debe tener presente que
en el caso por muchas razones extremado de Novalis, el fragmento posee un principio de
integración heteróclita pero, de alguna manera subyacente, también orgánica, y explicita-
mente aspira a «sistema» (como en Schlegel), a suma de lo real y lo ideal, a formante de la
«enciclopedística»4. Lo referido puede ayudar a configurar una imagen muy aproximada
de las posibilidades al tiempo que de la virtual ilimitación del fragmentarismo. Además,
cabe argüir la existencia de un fundamento filosófico decisivo para todo ello en la doble
categorización kantiana del objeto estético como bello y sublime, esto es en tanto que
«forma» y en tanto que «informe», siendo este último el arte característico del genio, que
es original, y del futuro.
A diferencia del género del poema en prosa, que mediante la integración de los
formantes de prosa y verso hace extraordinariamente factible la convivencia de la pluralidad
de los tipos de discurso incluso concebidos como de constitución genérica propiamente
dicha (ensayo, relato, poema lírico), el fragmento se erige como una integración que si
bien sucumbe al principio rector de lo esencial derivado en desintegración, sin embargo
accede a representar una pluralidad externa (aunque recae sobre sí), traslaticia: todos los
géneros pueden acceder a la categoría de fragmento. El fragmento, por ello, adelgaza la
unidad esencial al tiempo que morfológicamente la rompe en lo relativo a los géneros
restantes, a los cuales realoja, pero mediante intervención selectiva y exteriorizada en los
órdenes textuales de principio y final suspensivos, acaso atentatorios y desde luego sujetos
a brevedad. Así se hace intercambiable, lo cual podría entenderse en un aspecto de trivia-
lidad, mas también universalizador, esencialista y supragenérico. De ahí su debilidad en
tanto que entidad de género.
El fragmento ha enfrentado y, en ocasiones, ha protagonizado algunos otros notables
episodios de la cultura europea, y esto ha de ser entendido como un proceso o evolución
de lo mismo. La controversia más o menos explícita entre los aproximadamente pares

v.g. ¡¡¡Qué será!!!-¡¡¡No.....!!!-¡Más allá....!- Puede ser.-¿Cuándo?-¡Acaso!...-¡Oremus! /-/ Esto en cuanto á la forma de
sus composiciones; en cuanto al fondo de sus pensamientos no sé qué decir, sino que unas veces me parecía mi
sobrino un gran poeta, y otras un loco de atar; en algunas ocasiones me estremecía al oírle cantar el suicidio ó
discurrir dudosamente sobre la inmortalidad del alma; y otras teníale por un santo, pintando la celestial sonrisa
de los ángeles, ó haciendo tiernos apóstrofes á la Madre de Dios. Yo no sé a punto fijo qué pensaba él sobre esto,
pero creo que lo más seguro es que no pensaba nada, ni él mismo entendia lo que queria decir». Vid. Ramón de
Mesonero Romanos, Escenas Matritenses por el Curioso Parlante, Madrid, Boix, 1845, 4ª de., p. 130 (facs., Madrid,
Méndez, 1983).
3. F. Schlegel, Ob. cit., pp. 130-131.
4. Novalis, La Enciclopedia (Notas y Fragmentos), trad. de Fernando Montes, Madrid, Fundamentos, 1976, pp.
9 ss. Véase para Friedrich Hölderlin, Ensayos, ed. de F. Martínez Marzoa, Madrid, Hiperión, 1976.
166 PEDRO AULLÓN DE HARO

fragmento/ensayo y tratado/sistema es una cuestión del Romanticismo que es de nuevo


heredada y puesta en crisis por la Escuela de Frankfurt, perviviendo en ésta hasta la época
de Neovanguardia con Theodor Adorno5. En cuanto que la Vanguardia histórica artística
en su extremo sobrepasa la destrucción de géneros por descomposición y entremezcla-
miento de distintos lenguajes y distintas artes, sobre todo en el collage y en la poesía plástica
futurista, el fragmento cede ahí su destino. Con todo, el fragmento se interna intensamente
en las disposiciones textuales y genéricas de Gómez de la Serna. El fragmento filosófico
formalmente no radical es transmitido, en especial, por Schopenhauer -gran admirador
de Gracián- y Nietzsche y alcanza a grandes lugares del pensamiento europeo desde las
primeras décadas del siglo XX; alcanza a inmiscuirse en la problematización del pensamiento
de Franz Rosenzweig o en la raigambre barroca de Eugenio D’Ors, y se instituye en parte
actuante de la problematización sostenida por Walter Benjamin y Theodor Adorno como
problemática vanguardizada en el texto filosófico, como intento ensayístico de superación
del género del tratado en el autor de Iluminaciones, de superación del sistema y del centro en
el autor de la Teoría Estética 6. Ahora la cuestión no es la entidad genérica del fragmento en
sí, sino (como de hecho aunque en otro sentido ya se había planteado la primera generación
romántica) el fragmentarismo en consecuencia de una concepción del pensar…

5. Puede verse mi Teoría del Ensayo, Madrid, Verbum, 1992.


6. Un análisis de todo ello en mi artículo «El Ensayo y Adorno», en Teoría/Crítica, 4 (1977), pp. 169-180.
EL JAIKU:
DE LOS ORÍGENES Y DEL MODERNISMO
A LA VANGUARDIA

DE LAS SIMILITUDES Y DIFERENCIAS ENTRE EL JAIKU Y ALGUNAS FORMAS POÉTICAS BREVES DE


LA LITERATURA ESPAÑOLA

E
S BIEN seguro que no ha producido la poesía occidental (resultaría impensable como
consecuencia de nuestras estructuras mentales y nuestra cultura) ningún mecanismo
lírico parangonable a la sustancialidad poética que habita en el jaiku1, forma poética
secularmente de pauta silábica 5/7/52. No obstante, la poesía española ofrece determinados
paralelismos sobre los cuales debidamente nos detendremos. 2

1. La brevedad del jaiku está concebida como esencialización de sensaciones en dirección única, dejando a
un lado la intelección y proyectando al mínimo la personalidad del autor sobre el hecho poético. Realiza mediante
escuetas palabras la fijación perceptiva de una realidad, y siempre en intensión, no en extensión. El jaiku trata
de una vivencia que se fundamenta en iluminaciones propiciadas por un estado mental capaz de potenciar una
comprensión profunda en el instante. Proviene asimismo de un entendimiento religioso de la vida. Para unos,
jaiku=satori. Personalmente, pienso más adecuado hablar de «conciencia de sí», que por lo demás cuenta con el
apoyo de la terminología psicológica y fue ya conceptuación utilizada por Hegel en la Filosofía del Espíritu. Jaiku y
budismo Zen se hallan muy ligados, hasta el punto de que es este ámbito de espiritualidad el que ha potenciado
sus mejores manifestaciones, lo ha hecho propio y ha producido el mayor poeta del género: Basho (1643-1694),
quien lo explicó diciendo que es aquello que ocurre en este preciso momento. Su obra funde bajo un denominador
metafísico, lo permanente, lo temporal y la naturaleza. La estructura interna del jaiku se realiza a través de una
unificación de la experiencia que se manifiesta mediante dos polos de fricción cuya extensión o juego produce la
consecuencia última, a menudo implícita. Es una poesía que sugiere, y si explicita en demasía deforma su cualidad
expresiva. Precisamente la caracterización de la sugerencia es lo que dificulta en exceso una auténtica expresión
jaikista occidental. Por otra parte, la lucidez de sensación y espíritu predominante en este tipo de poesía puede ser
conclusión de oposiciones no relevantemente polarizadas. En efecto, con frecuencia la comparación es interna,
a lo cual contribuye sin duda un riguroso sentido económico para con los elementos que funcionan en el texto.
2. Esquemáticamente, éste es el proceso evolutivo que a través de distintas formas produjo el jaiku: 1. Katauta
(3 versos con 17 ó 19 sílabas); 2. Tanka o Waka (5/7/5/7/7); 3. Renga (=tankas encadenados); 4. Jaikai (=jaikus
encadenados); 5. Jaiku (5/7/5). Para cualquier interés sobre el jaiku japonés debe consultarse R. H. Blyth, Haiku,
Tokyo, Hokuseido Press, 1968, 16ª ed.; y en español, el notable trabajo de F. Rodríguez-Izquierdo, El Haiku
japonés, Madrid, Guadarrama, 1972, quien ha realizado una encomiable labor de transliteración, traducción literal
y traducción poética de buen número de textos jaikistas japoneses antiguos y modernos. Respecto al problema
de la traducibilidad del género existe también un artículo de R. Etiemble, «Critéres de pertinence pour traduire
le haiku», en 1616, I, 1978, pp. 17-22. Sobre el jaiku no son frecuentes ensayos ni artículos monográficos. Se
encontrarán unas páginas, aunque de divulgación, en A. Durand: «La poésie selon le hai-ku», Courrier du Centre
168 PEDRO AULLÓN DE HARO

De entre nuestras formas líricas llaman la atención al afrontar el estudio del jaiku
en la Literatura Española algunas formaciones métricamente de similitud reseñable, en
particular la seguidilla. Por otra parte, existen además otras dos formalizaciones: greguería
y anaglifo, ambas de talante poético, aunque no sujetas a sistema métrico, que evidencian
rasgos a tener en consideración.
Primeramente, comenzando con las formas líricas que muestran similitud rítmica
respecto del jaiku, convendrá leer un cuadro en el cual quede constancia de cantidades
silábicas y, en conjunto, atendiendo tanto a poesía de tradición popular como cuita:

a) Seguidilla simple 7-5-7-5


Seguidilla compuesta 7-5-7-5:5-7-5
Seguidilla chambergo 7-5-7-5:3-7:3-7:3-7
Variedad clásica 7-6-7-6
Fluctuaciones 5-5-7-5 y 6-6-7-5
6-5-7-5
6-5-6-5
Otros usos tradicionales 7-5-6-5
7-5-6-6
6-7-7-5

b) Solear 8-8-8
Soleariya 3-8-8
Alegría 5-10 y 5-11

c) Cuarteta tradicional 8-8-8-8


Terceto clásico 8-8-8
Pareado argentino 8-8 y 8-7
Tercero argentino 8-5-5 y 8-7-5
Seguidilla real 10-6-10-6
Seguidilla del Martín Fierro 7-5-7-5-7-5

International d’Études Poétiques, 92, Bruselas, s.f., pp. 15-21. Mucho más interesante es el artículo de Y. Lecerf: «Des
poèmes cachés dans des poèmes», Poétique, 18 (1974), pp. 137-159. Otro, pero al cual no he tenido acceso, es el
de G. L. Brower, «The japanese Haiku in hispanic poetry», Monumenta Nipponica, XII, 1-2 (1968). Una iniciación
al tema en libro de bolsillo es la de H. G. Henderson, An Introduction to Haiku, Nueva York, Doubleday Anchor
Books, 1958. Entre las obras generales sobre literatura japonesa, como sabe el lector, españolas no las hay. Las
francesas clásicas son poco valiosas, al menos con respecto al jaiku. Entre ellas la de R. Bersihand, La littérature
japonaise, París, PUF, 1956, y la de G. Bonneau, Histoire de la Littérature Japonaise contemporaine 1868-1938, París,
Payot, 1940. La del pionero jaikista en lengua francesa, P. L. Chouchoud, Sages et poétes d’Asie, París, Calmann-Lévi,
1906, merece mejor consideración. La obra general tal vez mas reputada, que conozco en versión francesa, es la
de W. G. Aston, Littérature japonaise (trad. de H. D. Davray), París, Armand Colin, 1921, 2ª ed. Finalmente deben
señalarse, al menos, tres estudios de D. Keene, todos ellos vertidos al castellano: La literatura japonesa entre Oriente
y Occidente, El Colegio de México, 1969; La literatura japonesa, México, FCE, 1956, y Tres maestros del haiku, Bueno
Aires, Editores Dos, 1969.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 169

La descripción cuantitativa3 sugiere que es plausible intentar un análisis de relaciones


métricas. Ahora bien, la organización de grupos de paradigmas, para lo que pretendo, en
muchos casos puede que realmente no diga nada o incluso lleve a confusión. Nada más
lejano del jaiku que la poética narrativa del Martín Fierro, pese al parecido constructivo
que se infiere de los resultados de una cuantificación silábica. No hay duda de que hemos
de trasladar la atención al grupo designado b y, específicamente, al grupo a. Véase que
haciendo caso omiso del primero de los versos de la seguidilla simple, ésta se identifica
métricamente con el jaiku. Otro tanto ocurre con la segunda parte estrófica de la segui-
dilla compuesta. Como dice Paz, esta semejanza métrica debió impresionar a Juan Ramón
Jiménez, Antonio Machado y García Lorca, aunque para los tres la inspiración jaikista se
origina en el hecho de haber hallado en la forma japonesa un modelo de concentración
verbal. Asimismo hay que distinguir: 1. la seguidilla es composición de carácter popular
construida con la finalidad decisiva de ser cantada, en grupo o no, y hasta puede que se
una al baile, según las circunstancias que concurran en la expresión oral de la misma; 2. el
jaiku, en contraposición, pertenece a la atencionalidad silenciosa de la mente4. No obstante
es poesía que por su gran difusión, participación creativa y conocimiento que de ella tienen
todas las gentes de un país, cabe ser tildada de popular, si bien en sentido muy distinto a
como solemos entender la función popular de la seguidilla5.
Desde la perspectiva de la Vanguardia, empeñada en la aproximación y puesta en
práctica de procedimientos poéticamente lúdicos, desdramatizadores o antisentimentales,
se nos brindan dos modalidades susceptibles de análisis comparativo respecto del jaiku:
el anaglifo y la greguería.
El anaglifo es producto de la diversión ingeniosa vanguardista, intrascendente, que
cultivaron siendo jóvenes artistas y poetas del 27 en tiempos de la Residencia de Estudiantes
de Madrid. José Moreno Villa, en su autobiografía Vida en claro6, y Rafael Alberti, en su libro
de memorias La arboleda perdida7 han expuesto las motivaciones y el entorno en presencia
del cual tuvo lugar esta divertida creación lúdico-expresiva, no exenta de gran efectismo
como consecuencia del funcionamiento desautomatizador que provoca la extrañeza en la
sucesión de realidades o de imágenes:

El búho El té
el búho el té
la gallina la gallina
el pantócrator y el Teotocópuli

3. A tal efecto, naturalmente, me he auxiliado de T. Navarro Tomás, Métrica española, Madrid, Guadarrama, 1974.
4. Cf. O. Paz, «La tradición del haikú», cito por el volumen Los signos en rotación y otros ensayos, Madrd, Alianza,
1971, pp. 248-249.
5. Téngase presente que «la poesía en el Japón es propiedad de todas las clases sociales, y aún hoy casi
todos los japoneses son capaces de escribir sin dificultad un poema, aunque, por supuesto, no tenga éste ningún
mérito literario». Cf. D. Keene, ob. cit., p. 39. Es de señalar que en Japón la creación de jaiku es ingente; aparte
de numerosísimas publicaciones especializadas, los periódicos y revistas a menudo poseen columnas dedicadas
a la reproducción de poemas simplemente enviados por sus lectores.
6. J. Moreno Villa, Vida en claro, México, FCE, 1976, pp. 113-114.
7. R. Alberti, La arboleda perdida, Barcelona, Seix Barral, 1975, pp. 214-215.
170 PEDRO AULLÓN DE HARO

Pretende el anaglifo mediante cuatro versos de extrema brevedad, prácticamente


nominales, construido el segundo mediante la repetición del primero, crear una estrofita
cuyo fin reside en proporcionar una originalidad imprevisible por lo desemejante de los
elementos que el texto reúne. De modo que al igual que en el jaiku, se genera una fricción
entre dos polos, pero en el anaglifo es resultado de una arbitrariedad, de la completa ausencia
de conexión entre cualquiera de los tres elementos. Su logro estriba en la consecución de
lo sorpresivo y nada más, siendo así esencialmente distinto de las aspiraciones del jaiku,
jamás apegado a preconcepciones de intransigencia artística. La proximidad entre una y
otra modalidad radica en que el jaiku también posee cierta dosis de sorpresividad, a veces
conseguida mediante el último de sus versos, pero éste nunca es irracional ni arbitrario,
sino de establecimiento profundamente coherente dentro de su contexto.
Lorca introdujo una variante del anaglifo consistente en articular una breve frase en
el verso final que deja un algo implícito:

La tonta,
la tonta,
la gallina
y debajo hay algo.

Así diríase que es un modo del acertijo.


El ludismo, la sugerencia sutil y llamativa, la imagen o la metáfora profundamente
afectos a la experimentación de vanguardia, fueron sin duda fuertemente propulsados por
el influjo amplísimo de la greguería. Entre la obra de los poetas ultraístas (v. gr. Adriano
del Valle en su primera etapa), creacionistas (v. gr. Gerardo Diego, particularmente en
Imagen) o entre la misma poesía de la llamada generación del 27, a la que se incorporaría
Diego, pueden detectarse con facilidad multitud de formalizaciones greguerísticas. Incluso
en ocasiones se encontrarán poemas enteros cuya única arquitectura consiste en la yuxta-
posición de greguerías. No hay duda posible de que constituyen el más singular rasgo
distintivo de la poesía vanguardista española.
Tiene razón Cernuda al pensar que la moda del jaiku estuvo favorecida por las greg-
uerías de Gómez de la Serna8; sin embargo, su adopción hispánica no proviene de éstas.
Para Ramón,
[...] si la greguería puede tener algo de algo es de haikai, pero es haikai en prosa [...]9,

puesto que carece de la sujeción de las diecisiete sílabas que alojan sus tres versos; y conti-
núa en su tono habitual:
El haikai es sólo rocío de greguería, seda de una oruga que se nutría como de hojas de
morera de hojas de greguería10.

8. Cf. L. Cernuda, Estudios sobre poesía española contemporánea, Madrid, Guadarrama, 1975, 4ª ed., p. 87.
9. Cf. R. Gómez de la Serna, «Prólogo», en Total de Greguerías, Madrid, Aguilar, 1962, p. 35. Gómez de la
Serna, siguiendo la confusión generalizada en España, dice haikai por jaiku.
10 R. Gómez de la Serna, loc. cit., p. 36.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 171

También transcribe una cita de André Breton:


El más bello fulgor sobre el sentido general, obligatorio, que debe tomar la imagen digna de
este nombre nos lo proporciona este apólogo zeno: «Por la gracia de Buda, Basho modificó
un día, con ingenio, un haikai cruel, compuesto por su humorístico discípulo Kikakon».
Éste decía: «una libélula roja –arrancadle las alas–, una guindilla», Basho sustituyó: ‘una
guindilla –ponedle alas–, una libélula roja’11.

Es de todo punto indudable que Gómez de la Serna (no iba a ser una excepción entre
los militantes de vanguardia) no supo en realidad qué era el jaiku. Él lo concibe, cosa común
a toda la poética de vanguardia, en tanto que aportación de novedad por contraste. En el
estudio comparado entre jaiku y la forma poética creada por Gómez de la Serna, hay que
considerar que una lectura detenida de greguerías previene de la dificultad en qué consiste
hallar ejemplares de algún modo equiparables a la cualidad estricta del jaiku. Es evidente
la percepción externa, paradójica, de detalle o meramente humorística en que se suele
sustentar la greguería; mientras el jaiku, por el contrario, accede en último término a un
plano de fusión o complementación entre sujeto y objeto, bien de manera metafísica, plás-
tica, etc. En otro aspecto, la estructura sintáctica de arranque de la frase y la abundancia de
partículas que intervienen en la greguería, no se adecúan al funcionamiento textual jaikista,
que empeña sus propósitos en la captación del instante. Se discierne ostensiblemente que
cuando la greguería ha sido formalizada en estructura oracional y no de frase (aplicando
la organización distintiva propuesta por Bloomfield), se aleja del jaiku en mayor medida.
Por otra parte, consultando ahora de manera textual, en la greguería:
En el templete de la música queda el eco de una marcha militar12,

se notará una economización de medios expresivos y un logro en la captación de la sutilidad


de lo percibido en un determinado instante que, en el ejemplo aducido, nos hace pensar
en la distribución rítmica del discurso en tres grupos melódicos (según corresponde al
jaiku; si no se atiende a las pautas silábicas 5/7/5, como también muchos poetas japoneses
modernos eluden, y aquí no viene al caso), la cual distribución nos entregaría un impecable
texto jaikista:
En el templete de la música/queda el eco/de una marcha militar13

La greguería utilizada en la ejemplificación, curiosamente aparece en su texto de


Greguerías (Selección 1910-1960) mucho mas amplificada y en forma muy redundante, ya
absolutamente impropia de la entidad del jaiku:
En el templete de la música, abandonado y vacío, queda siempre el eco de una marcha
militar.

11. R. Gómez de la Sema, loc. cit., p. 28.


12. R. Gómez de la Serna, loc. cit., p. 586.
13. Entiéndase en relación al jaiku que la organización versal del discurso contribuye a una periodicidad
decisiva en el modo de representar las percepciones. En cualquier caso, la sintaxis poética, la hipérbasis, ordenan
poemáticamente la realidad.
172 PEDRO AULLÓN DE HARO

De lo que se sigue que, al menos a veces, la corrección greguerística de Ramón en


sucesivas ediciones tiende a la economización expresiva.
Puede concluirse que no es descaminado pensar que en ciertas greguerías subyace una
sustancialidad no extraña al jaiku. Avisa de ello en primer lugar, desde un punto de vista
léxico tópico, el gran empleo del término «luna» como motivo temático; y quizá sea ése el
lugar greguerístico mas frecuentado por el escritor madrileño. El hecho podría obedecer a
dos causas: bien el jaiku dejó rastros en la greguería, ya que la luna es un término tópico, con
un gran índice de frecuencia en el género japonés; o bien ejercía el amado planeta un grado
de recurrencia muy elevado sobre Gómez de la Serna, como en el pasado siglo sucedió a
los románticos. Por lo demás también existe un sector léxico en las greguerías suficiente,
representativa y reiterativamente, como para poder señalar algún emparentamiento jaikista:
arroz, almeja, abanico, sauce, mariposa, otoño, etc., palabras todas ellas habituales dentro
de la retórica de la forma poética japonesa. En fin, también existen numerosas greguerías
que aluden al Japón, a Buda... y una en que se lee:

Los hay-kais son telegramas poéticos14.

DE LOS ORÍGENES EN LENGUA ESPAÑOLA

A fines del siglo XIX el entonces poeta modernista mexicano José Juan Tablada (1871-
1945) –más tarde pasaría a engrosar, como tantos otros intelectuales procedentes de la
estética finisecular, las filas de la Vanguardia– emprende un viaje exoticista al Japón en
busca de la novedad estética. Lo mismo, y aun con estancia más dilatada, hizo otro poeta
mexicano, Efrén Rebolledo15. Tablada se interesó por las tendencias exoticistas según fue
común en el Modernismo y a instancias de la boga francesa en esta materia; sin embargo,
llegó más allá que la mayoría de sus compañeros hispanoamericanos. En 1919 publicó
en Caracas el primer poemario de jaikus en lengua española: Un día. Tres años más tarde
repetirá la experiencia con El jarro de flores, esta vez desde Nueva York16.
Tablada17 se consideró a sí mismo como introductor del género en lengua española.
Así también lo sostiene Paz en más de una ocasión, en lugares que ya he citado. Por otra
parte, qué duda cabe que el poeta de Un día fue el iniciador del jaikismo hispanoamericano y
específicamente del jaikismo de su país, México, el país de habla española tradicionalmente
más interesado por la forma poética japonesa18.

14. R. Gómez de la Serna, loc. cit., p. 173.


15. Cf. También para lo que sigue, O. Paz, «La tradición del haiku», pp. 242 ss.
16. Cf. J. J. Tablada, Obras I. Poesía, Universidad de México, 1971.
17. De él dice Paz, quien se ha ocupado de otorgar a su compatriota el justo lugar que en la poesía hispánica
merece, que «es injusto afirmar que Tablada nada más fue un «cosmopolita». ¿Cosmopolita el hombre que asimiló
y trasplantó muchos acentos extranjeros sin traicionar jamás su español de mexicano? ¿Cosmopolita aquel que
despertó con salvas las imágenes a los poetas jóvenes, adormecidos por el simbolismo moralizante de González
Martínez? («Poesía mexicana moderna», incluido en O. Paz, Las Peras del olmo, Barcelona, Seix Barral, 1974, p. 54.
Allí mismo confróntese «Estela de José Juan Tablada», pp. 59-66).
18. En México se preparó una antología del jaiku hispánico sobre la que más adelante me detendré; se
han traducido los libros de D. Keene; se ha producido un libro de Ceide-Echevarría, El haikai en la lírica
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 173

Asimismo, piensa Paz que parece imposible que Juan Ramón Jiménez, Antonio
Machado y Lorca ignorasen el jaiku de Tablada, habida cuenta de que Díez-Canedo admi-
raba la poesía del mexicano y fue quien primeramente advirtió en España el jaikismo del
poeta de Nuevas canciones. También es seguro que el jaiku de Tablada fue conocidísimo de
los poetas de Hispanoamérica y poco menos debió ser en la Península dentro de la sociedad
literaria que estuviese al día. Ese es el caso del sagaz Enrique Díez-Canedo.
Ahora bien, todo esto se desmonta mediante un simple dato de cronología. Las prime-
ras, si bien reducidas, muestras machadianas de jaiku aparecen en la segunda edición de
Soledades, la cual se publicó con el nuevo título amplificado Soledades, galerías y otros poemas, y
data de 1907; es decir, doce años antes que Un día de Tablada, que se publica en 1919. De
manera que a tenor de los datos la cuestión se resuelve del siguiente modo: a) el poemario
Un día es la primera obra constituida íntegramente por el género japonés en lengua española;
b) las aportaciones de Antonio Machado, aunque inmersas dentro de un conjunto mayor,
son ciertamente muy anteriores a las del poeta mexicano19.

DEL MODERNISMO A LA VANGUARDIA Y OTRAS DIVERSAS MANIFESTACIONES

Desde finales de los años diez y muy acentuadamente durante los primeros de la década
de los veinte, el estado convulso de la creación poética española, instigada básicamente
por la presencia en Madrid de Vicente Huidobro y las manifestaciones ruidosas de las
gentes del ultra, encontró una de sus vías de expresión más genuina en el entonces agitado
mundo de las revistas literarias y artísticas. Fue ésta una época de prodigiosa vitalidad
experimentadora, en la cual coexistió la más enconada diatriba antimodernista fomentada
por el reflujo constante de Marinetti, el Cubismo y Dada, junto a la persistencia lírica de
contenidos estéticos modernistas (postmodernistas si se quiere) y el castellanismo intro-
ducido rigurosamente por los hombres del 98.
Ya ha quedado dicho que el sesgo exoticista del Modernismo, heredero del pensamiento
romántico, adopta el jaiku en su valor de novedad. Del mismo modo, la Vanguardia, dentro
de un contexto de proceso muy acelerado, continúa la tradición moderna de novedad y
originalidad. Es verdaderamente esclarecedor seguir el ejemplo de Tablada, quien incorpora
el jaiku a su poesía instalándolo bajo presupuestos estéticos modernistas, para más tarde
abocarse decididamente a una avanzada de vanguardia en disposición beligerante de destruir
la retórica decadentista heredada. Cuando el mexicano publica un libro con el nombre de un
gran poeta chino, Li-po, está proponiendo un componente poético de exoticismo, alojado
en textos cuyos fines de desintegración retórica están perfectamente asumidos y, por otra
parte, excelentemente logrados.

mexicana, México, Ediciones de Andrea, 1967; y además de allí procede Paz. Sin duda la raíz de todo proviene
de Tablada.
19. Del jaikismo de Soledades se ha hecho eco Luis Antonio de Villena con buena independencia de criterio,
así como de Juan Ramón Jiménez, Lorca y Cernuda, si bien de estos últimos hace omisiones difíciles de justificar.
Cf. L. A. de Villena, «Del ‘haiku’, sus seducciones y tres poetas de lengua española», Prohemio, iv, 1-2 (1973), pp.
143-174.
174 PEDRO AULLÓN DE HARO

Entre múltiples revistas20 y obras de la más variada pretensión y forma, el lector curioso
tropezará repetidamente con el jaikismo y su influjo. Ha hecho notar Emma Susana Speratti,
y después han insistido sobre ello varios críticos, la presencia de un jaiku de Basho en Farsa
y licencia de la Reina Castiza. En la primera edición que hizo Valle-Inclán del libro21 hay una
apostilla escénica en la cual se lee
[...] la patrulla calamucana, bajo la luna hace zig-zás, y el espejo de la fontana, al zambullirse
de la rana, hace ¡chás!

La cita es en su segunda parte un conocidísimo jaiku de Basho22. Pero además, Valle-In-


clán, en la segunda edición, lo distribuye en versos, quedando así el fragmento que nos
interesa (reproduzco al lado la versión que hace Paz en su edición citada de Sendas de Oku):
[...] y el espejo de la fontana
al zambullirse de la rana
¡hace chas!

Un viejo estanque:
salta una rana ¡zas!
chapaleteo.

En 1921 el hispanoamericano Rafael Lozano edita en Madrid La alondra encandilada,


obra que reúne en su quinta parte rotulada «Libro de estampas» un repertorio de cuarenta
y ocho jaikus sustancialmente tamizados por la estética modernista. El libro va precedido
de un prólogo de L. G. de Urbina, en el que se señalan
[...] esas estrofillas de brevedad oriental, que son ahora una tentación de los poetas del
último barco23.

20. Existe una tesis doctoral de Yong-Tae Min, Lo oriental en la poesía española contemporánea. 1898-1927, Univer-
sidad Complutense de Madrid, 1975, que es en parte un amplio inventario en lo que concierne a revistas literarias
de la época. Trata además de algunos poetas de los que en el presente estudio me ocupo.
21. R. M.ª del Valle Inclán, La Pluma, año I, 3, 1920, p. 111; 2ª ed. en Madrid, Artes de la Ilustración, 1922,
pp. 43-44. Cf. E. S. Speratti, «Valle-Inclán y un hai-ku de Basho», Nueva Revista de Filología Hispánica, XII, 1 (1958)
pp. 60-61.
22. «Cuando Basho todavía estudiaba Zen con su maestro Bucchó, éste un día le visitó, preguntándole:
‘¿Cómo estás pasando estos días?’.
BASHO: ‘Después de una lluvia reciente el musgo creció más verde que nunca’.
BUCCHÓ: ‘¿Qué Budismo hay anterior al verdor del musgo?’.
BASHO: ‘¡Una rana salta en el agua! ¡Oye el sonido!’.
Se dice que éste fue el inicio de una nueva época del Haiku. El Haiku era antes de Basho un mero juego de
palabras, perdiendo su contacto con la vida. Basho, interrogado por su maestro acerca de la verdad última de las
cosas que existían incluso antes de este mundo de particularidades, vio una rana que saltaba en un viejo estanque,
mientras su sonido quebraba la serenidad de toda la escena. Lo que se captó fue la fuente de la vida, y el artista
aquí sentado observa cada disposición de su mente al entrar en contacto con un mundo de devenir constante
[...]». (Cf. D. T. Suzuki, Ensayos sobre budismo Zen, III, p. 364).
23. L. G. de Urbina, «Prólogo», en R. Lozano, La alondra encandilada, Madrid, 1921, p. 11. He aquí algunos de los
jaikus de Lozano mejor construidos: La nieve/amortaja la calle./Hay fuego en nuestra casa (p. 214). Araña,/que tejes,
incansable,/enséñame a imitarte (p. 222). El mar,/aunque cambia, es el mismo./Mi amor es como el mar (p. 224). El
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 175

El movimiento ultraísta, por su parte, frecuentó el jaikismo con la despreocupación


y falta de sólida reflexión artística que le fueron más habituales. Sirvan de muestra unas
estrofas del «Carnaval», de Rogelio Buendía, en La rueda de color 24:
Almendros rosas
disfraz
del campo carnaval (2).

Kimono del campo


en cigüeñas y almendros
bordado (3).

Cómo iba nevando


el confetti de estrellas
sobre el campanario (5).

La mimosa
cantaba sobre la tapia
su canción dorada (6).

El sol
sonaba sobre los charcos
sus sonajeras de latón (7).

El viento
sonaba su flauta de caña
de cien agujeros (8).

Buendía a veces entremezcla jaiku y greguería; así lo hace en Sonidos. De igual manera
procede en ocasiones Guillermo de Torre en su «porvenirista», «velivolante» y lamentable
Hélices, cuya sección, titulada «Hai-kais (occidentales)», contiene veintiséis ejemplares de los
cuales probablemente el octavo sea el más digno de tener en consideración25. Lo mismo
cabe prácticamente decir de La sombrilla japonesa (1925), del también ultraísta Isaac del Vando
Villar, el llamado «poeta del Sur» por Cansinos-Asséns en su novela El movimiento V. P.

barco/deja sólo una estela./Nosotros qué dejamos (p. 226). El cisne/se muere de nostalgia,/sin lanzar una queja (p.
232). La bruma, / como un duende, en el parque,/ ha entrado de puntillas (p. 240). Un grillo/canta —¿a quién?— no
sé dónde./Y yo, ¿para quién canto? (p. 243). Pantano./Un tiro de fusil/hace volar los patos (p. 246). Barranco./Una
flor al alcance de la mano me tienta (p. 247). El tren/hace pasar los árboles,/la ilusión y el recuerdo (p. 248).
24. R. Buendía, La rueda de color, Huelva, sin editorial, 1923.
25. Cf. G. de Torre, Hélices, Mundo Latino, Madrid, 1923, pp. 121-124: 1. Los muñones de un árbol, supervi-
viente/del naufragio otoñal,/engarfian el seno lunar; 3. Un silbido. Y, entre un aletear/de hélices, cae en mi red/
la noche desgajada; 4. La tijera del viento/corta las cabelleras/ de las espigas más esbeltas; 8. Tú y yo sumergidos
en el espejo./Y nuestros besos rizan/las ondas del agua; 9. El jazz-drummer negro repiquetea/con los palillos
de sus dientes/en los descotes de las danzarinas; 12. Su cuerpo tan ingenuo/se deslíe entre las olas./Y el mar
rebosa de azules; 15. Sobre el trigal arrasado/un doctor en motores/auscultaba el avión herido; 20. El sol:/Es un
monóculo que el día erguido/se coloca en su rostro; 22. Los tranvías precoces,/en mangas de camisa,/ despiertan
la mañana urbana; 23. Al entrar en el café/los espejos juegan/a la pelota con mi imagen; y 24. La noche tañe sus
frondas./No es la campana de Uyano:/Es el jadear del metro. Qué duda cabe que se trata de greguerías en su
mayor parte.
176 PEDRO AULLÓN DE HARO

Una variante en cuatro versos, como si se tratase de tankas, constituyen los Hai-Kais
publicados en París en 1936 por Alejandro Mac-Kinlay, que sólo he podido conocer
mediante su representación en el extenso volumen de César González-Ruano, Antología de
poetas-españoles contemporáneos en lengua castellana26. Adriano del Valle, por su parte, además de
diversos exoticismos de su época ultra, compuso un jaiku no desdeñable:
El clarín, sobre la plaza
abre un quitasol de gritos:
–El toro!

(del poema «Toros en Sevilla», en la sección «Homenaje a Debussy»)27.


También Diez-Canedo hizo sus escarceos en el librito de versos Epigramas Americanos28;
léase, en primer lugar, Hay-Kay de Buenos Aires:
La curva criolla de una voz
vuelve americana
la calle.

Y este otro ciertamente menos estricto y más modernista titulado Gringuitos de Balboa:
Tez de nácar, azules ojos, rubios cabellos:
todo el ardor del trópico se vuelve luz en ellos.

a lo que parece influido por Tablada según se desprende del peculiar uso del cromatismo
y la imagen.
El mismo Díez-Canedo ha apuntado29 la aproximación jaikista de la idea poética plas-
mada con rapidez por Antonio Espina en una de las «concéntricas» de Signario30:
El sol es perseguido de cerca por el horizonte
Envíen Guardia Civil.
Ya casi no queda tarde.

Sin embargo, del mismo Signario prefiero llamar la atención sobre algún otro texto,
además de motivo temático japonés:
TAN-TAN. ¡Gong!
(Como exaltan su púrpura
Los cerezos en flor)31,

que se le escapa al citado crítico.

26. C. González-Ruano, Antología de poetas-españoles contemporáneos en lengua castellana, Barcelona, Gustavo Gili,
1946, p. 144. Entre ellos: i. ¡Ay, que entre la luna/y la loma,/no hay maroma/ninguna; iii. ¡Qué pena/dejar/rastro
en la arena/cuando sube el mar; v. Rezo/y congoja.../ ¡Ya se deshoja/la flor del cerezo!
27. A. del Valle, Obra Poética, Madrid, Editora Nacional, 1977, p. 93.
28. E. Díez-Canedo, Epigramas Americanos, Madrid, Espasa-Calpe, 1928.
29. Cf. Estudios de poesía española contemporánea, México, Joaquín Mortíz, 1965, p. 177.
30. A. Espina, Signario, Madrid, Índice, 1923, p. 75.
31. Es la parte vi del poema Nuevo Signario (p. 62). De él aparecen algunas otras variaciones.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 177

Al margen de algunos otros rastros poco valiosos y dispersos32, me interesa referirme


a Emilio Prados. Éste tradujo cuatro poemas japoneses que han sido recopilados en Poesía
Completa33. Gracias a esta edición, parece que definitiva, he podido detectar variadas notas
de jaikismo. Por ejemplo, en el libro Tiempo la primera estrofa de «Pentagrama», aunque un
poco recargada por el inciso entre guiones:
El mar –soñoliento olivo–
y sobre el olivo el sol,
como una rosa de vidrio.

Muy similares se encontrarán en Vuelta y en Otros poemas I. Un jaiku de metaforización


bastante distanciada es el iv de País:
La noche, con su café,
desveló al agua
y al viento.

Y de cierta consustancialidad greguerística, justo después del transcrito, es:


Toda la noche estuvieron amarrados al balcón
los ojos del marinero.

Finalmente, noticia que debo a Rodríguez-Izquierdo, la revista mexicana Ábside publicó


Hojas del Cerezo–Primera Antología del Haikai Hispano34, con un prólogo de Alfonso Méndez
Plancarte. Las dos íntimas partes son las que contienen la antología, de Alfredo Boni de la
Vega. Entre múltiples poetas hispanoamericanos (Tablada, R. Lozano, ya citado, J. Rubén
Romero, F. Monterde, J. Torres Bodet, J. Gorostiza, X. Villaurrutia, E. González Rojo,
L. Lugones, R. Ortiz Ávila, J. Carrera Andrade, que publicó un jaikista Microgramas, y A.
Guillén, además de otros muchos poco conocidos, incluido el mismo Boni de la Vega),
quedan representados allí varios españoles. No obstante, el mismo prologuista aduce que en
el caso de estos últimos a veces se trata de jaikus virtuales. Así ocurre sobre todo con Rafael
Alberti. El material español que se recopila en la citada antología, es el siguiente: de Juan
Ramón Jiménez, cinco textos pertenecientes a Piedra y Cielo y Poesía y Belleza; de Lorca, tres
de Libro de poemas y Canciones; de Fernando de Lapi, once poco interesantes, entresacados
de su Suma poética; de Antonio Machado, cuatro pertenecientes a Nuevas Canciones; uno de
Mitos, de Mauricio Bacarisse:
Ópalos. Añil.
Nácar de rebaños.
Alba. Abril.

32. Conservo en la memoria haber tropezado con textos diversos que responden al título de enunciado (sólo
enunciado) ‘jaiku’ o ‘jaikai’, al menos con seguridad en poemas de César M. Arconada, Manuel Machado (un
poema del libro Phoenix, que lo ha transcrito Rodríguez-Izquierdo, ob. cit.), Gerardo Diego...; también Concha
Méndez; Leopoldo María Panero...
33. E. Prados, Poesía Completa (ed. de C. Blanco Aguinaga y A. Carreira), México, Aguilar, 1975.
34. En total suman tres entregas: xiv, 2 (1950); xv, 3; y xv, 4, ambas (1951).
178 PEDRO AULLÓN DE HARO

Uno del Scherzo, de Enrique Díez-Canedo:


Murciélagos:
al día despide, agitando
la noche sus negros pañuelos.

Y seis de las Poesías escogidas, de Juan José Domenchina35.

35. También en la poesía vanguardista de J. Chabás pueden encontrarse rasgos discernibles como de influencia
jaikista, a su vez relacionables con la greguería, por lo común englobados dentro de textos que poseen disposi-
ciones tipográficas especializadas que fueron habituales entre los ultraístas. Puede verse a este propósito su libro
J. Chabás, Espejos, Madrid, Pueyo, 1921, donde, por ejemplo, el poema Primavera, compuesto por tres estrofas
espacialmente distribuidas en forma triangular, presenta en las dos primeras: «El café estaba abierto/jugaban los
espejos/ con cosas de la calle»; y «Se rompía con fuego/el sol en los cristales/de los escaparates». Cf. F. J. Pérez
Bazo, Juan Chabás y Martí: Vida y Obra, Alicante, Instituto de Estudios Alicantinos, 1981.
UNA INTRODUCCIÓN BREVE EN LENGUA ESPAÑOLA
A LA POESÍA COREANA: EL GÉNERO CLÁSICO SI-YO
Y LA DERIVACIÓN CONTEMPORÁNEA MIÑOSI 1

1. INTRODUCCIÓN

R
ECUÉRDESE QUE en arte, y en particular en poesía, mientras que el siglo XIX estuvo
regido por la originalidad romántica del genio, así sancionado ya por Kant, condu-
cente a una radicalización exoticista, el siglo XX, regido centralmente por la novedad
vanguardista, restringió la originalidad exótica a un principio de ‘novedad por contraste’ de
sentido más objetivista y funcional, despsicologizado y destranscendentalizador. Nótese
asimismo que el exotismo romántico delimitó un orientalismo exótico sólo parcialmente
asiático, pues además el predominio en España fue arábigo. Pues bien, ese componente
exótico rigió básicamente la relación literaria con Asia, sobre todo en España en razón
de la fuerte limitación impuesta por la carencia de estudios orientalistas asiáticos, es decir
sinología y niponología, disciplinas reconocibles en los grandes países europeos durante
los siglos XIX y XX pero no en nuestro país. No entraremos ahora en otras particularidades
del fenómeno español, en dependencia de una época de decadencia y de un absorbente
destino hispanoamericano.
La historia de la relación y recepción de la poesía asiática en España diferenciada
en sus tres posibilidades principales china, japonesa y coreana puede resumirse como
tres casos ejemplares y radicalmente diversos acontecidos a lo largo del siglo XX. El caso
chino corresponde a una influencia literaria por completo difusa, o en cualquier caso no
determinable ni en autores importantes ni en tendencias2, que tiene su medio y presencia
fundamentales en la antología general traducida y sucesivamente ampliada y reeditada en

1. [Escrito en colaboración con Yi Hyekyung].


2. En realidad sólo cabría hablar en principio, en tanto que determinaciones específicas, de ciertos aspectos
tematológicos más que formales. Sería un trabajo arduo y escasamente rentable trazar el tapiz de los posibles
elementos estilísticos de transferencia china mediados por las traducciones (a veces indirectas, hay que recordar,
ya que hasta hace bien poco eran frecuentes). Más fácil resultaría sin duda concretar los elementos temáticos,
particularmente en la prosa, usualmente especificables con cierta autonomía sobre obras concretas, trátese, por
ejemplo, de José María Gironella o Jesús Ferrero, por nombrar dos muestras dispares y alejadas en todos los
sentidos. Esto en lo que se refiere a los géneros fundamentalmente artísticos de la literatura (a lo cual, todo sea
dicho, escapa el libro de materia china de Gironella), pues diferente asunto es lo relativo a géneros ensayísticos y
filosóficos, en lo cual ahora no vamos a entrar.
180 PEDRO AULLÓN DE HARO

Madrid por Marcela de Juan (Poesía china3), la cual sólo encontrará emparejamiento digno
tardíamente, en 1984, gracias al Romancero chino4 (Shih ching o Libro clásico de poesía, de la
dinastía Chou, la gran compilación china tradicional) preparado por Carmelo Elorduy5.
El caso japonés corresponde decisivamente a la extraordinaria no ya difusión sino
plena asimilación literaria del género de poesía jaiku durante todo el siglo XX, desde Antonio
Machado, pasando por la Vanguardia y el grupo del 27 hasta José Angel Valente y en general
una muy notable expansión por la segunda mitad del siglo, pudiéndose hablar de una
verdadera integración que alcanza y enriquece desde el machadiano Soledades de principios
de siglo las formas de la poesía de origen popular tanto como de tradición puramente culta
o individual y se desenvuelve y acopla a los sucesivos movimientos artísticos. Esta amplia
e intensa corriente de asimilación continúa activa y plenamente constatable en nuestros
días6. En este sentido cabe afirmar que el ejemplo español es el más valioso dentro del
conjunto europeo. Y hay que añadir que la producción de poesía jaikista japonesa traducida
en España a lo largo del último tercio del pasado siglo ha acompañado solidariamente este
orden de cosas.
En tercer lugar el caso coreano, que representa lisa y llanamente casi una completa
ausencia durante el siglo XX, aunque hemos de constatar ya en 1967 un primer precedente
(Poesía coreana, preparada por Kim Hyun Chang7), y la fuerte peculiaridad sin embargo
de haber obtenido durante los últimos años una nutrida selección en forma de obras de
autores traducidos rápida, variada y muy estimablemente mediante una quincena de títulos,
a veces de selección antológica, de poetas contemporáneos que representan con eficiencia
el último estadio de una tradición y es de esperar que perfilen de algún modo una huella
enriquecedora para la cultura literaria y la expresión poética españolas del siglo XXI.

3. En Madrid, primeramente en Revista de Occidente y desde 1973 en Alianza Editorial.


4. En Madrid, en la desaparecida Editora Nacional.
5. Es conveniente recordar asimismo que Li Po, o Li Tai Po, el más influyente poeta chino en Occidente
se difundió en España durante la segunda mitad del siglo XX mediante sus composiciones incluidas en los dos
libros peculiares, sobre todo el segundo, que sin duda han representado de la manera más intensa la poesía china
en España si exceptuamos la antedicha antología de Marcela de Juan: la traducción que preparó Marià Manent
del trabajo de Arthur Waley, Vida y poesía de Li Po en 1969 (Barcelona, Barral), y en segundo lugar la magnífica
versión de Ricardo Silva Santisteban, publicada en 1972 (Barcelona, Tusquets), del célebre Cathay que recreó Ezra
Pound a partir de los textos traducidos del chino al inglés por Ernest Fenollosa.
6. Esto puede comprobarse en P. Aullón de Haro, El Jaiku en España, Madrid, Hiperión, 2002, 2ª ed.
aumentada.
7. Se trata de una antología general, aunque naturalmente incipiente y que apenas tuvo difusión, publicada
en Ávila, La Muralla, 1967. El libro lleva un prologuito de Dámaso Alonso que es deferencia a quien fuera su
alumno, Kim Hyun Chang. El prof. Kim Hyun Chang ha sido, entre otras muchas cosas, el primer traductor
directo (1990-1991) del Quijote a lengua coreana (con anterioridad existió una versión inicial indirecta, desde el
inglés, al igual que aconteciera incluso en China, en 1922). Ya habría que esperar a la década de los ochenta para
que se volviera a repetir el fenómeno de la traducción poética, ahora desde ambos países (Yong Tae Min, Poesía
coreana actual, Madrid, 1983; y a su vez, Kim Hyun Chang, Antología de la poesía coreana, Seúl, 1987), y a la década de
los noventa para el siguiente ejemplo (Juan W. Bahk, Surrealismo y Budismo Zen. Convergencias y divergencias. Estudio de
Literatura comparada y Antología de la poesía Zen de China, Corea y Japón, Madrid, 1997, después ampliado sólo como
antología), ya en los inicios del que iba a ser el gran momento traductográfico de la poesía coreana en España.
Puede verse, P. Aullón de Haro, «Sobre el orientalismo y la introducción de la poesía coreana en España», que
es prólogo incluido en Yun Tong-Ju, Cielo, viento, estrellas y poesía, ed. y trad. de Kwon Eun-Hee y Yoon June-Sick,
Madrid, Verbum, 2000, pp. 13-20.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 181

Es conveniente observar que esta más que notable producción traductográfica


tan reciente de la poesía coreana en España se limita a poetas contemporáneos, de los que
se ha ofrecido en consecuencia una excelente muestra hasta el punto de que puede decirse
que configura con gran diferencia la mejor formada representación de poesía asiática
del siglo XX en lengua española8. Pero el hecho es que tal delimitación cronológica, con
sus reconocidas consecuciones, hace patente por otra parte la gran carencia que revela la
ausencia de títulos pertenecientes a la tradición clásica. La antigua poesía coreana posee
una tradición popular y culta extensa y excelente dentro de la cual el género breve si-yo
representa la forma canónica, de manera en cierto modo paralela o equivalente al jaiku en
Japón.

2. INTRODUCCIÓN AL GÉNERO SI-YO Y LA DERIVACIÓN MODERNA MIÑOSI

El género de poesía si-yo, el más relevante y difundido de la literatura coreana, bien


conocido en lengua inglesa, sobre todo en Norteamérica durante el siglo XX por claras
razones históricas9, pero muy escasamente en Europa, consiste en una composición de
tipo lírico en tres versos organizados un tanto complejamente mediante cuatro segmentos
silábicos o umbos cada uno de aquéllos, y cuatro sílabas, usualmente, cada uno de estos
segmentos. Así pues, la comparación inmediata respecto de la poesía tanto japonesa como
española, muestra la coincidencia con el jaiku y con la preferente forma popular española
de una disposición estrófica única de tres versos, pero a un tiempo la gran divergencia
que constituye la extensión silábica y versal mucho más amplia y estructurada del género
coreano. Asimismo, existe un notable grado de coincidencia representado en las formas
españolas y la japonesa por la configuración de un verso final conclusivo, hasta cierto punto
importante semejante en una y otra, que a su vez es identificable en el si-yo no tanto por
el tercer verso de la composición sino más bien por el último segmento de éste.
El origen del si-yo, naturalmente siguiendo su constitución métrica fundamental,
se establece en la última época del reino de Goryo (918-1392) y con una producción de
cierta abundancia. Se considera de manera habitual que durante esa época tuvo lugar una
transformación en el campo de los géneros literarios y que nace un nuevo género poético
de carácter lírico. El tipo de poema Guiong-guichega de los nobles letrados, así como el
gasa de los clérigos, desarrollaría la creación de una poesía didáctica y narrativa capaz de
mostrar con eficiencia el reflejo del individuo en el mundo, cosa que al parecer facilitó el
establecimiento de un nuevo género más propiamente lírico y que aún no había ocupado
su lugar tras producirse la decadencia del jianga. Es el género lírico que efectúa el contraste

8. Entre esas traducciones: en primer lugar la antología de Chunsu Kim (1922-2004), uno de los más impor-
tantes poetas del siglo y el más interesado en una interpretación poética de la cultura europea y española, Poemas,
trad. de Changmin Kim y Othón Moreno, Madrid, Verbum, 1999, publicado en vida del autor; Yun Tong-ju,
Cielo, viento, estrellas y poesía, ed. cit.; Han Yong-un, Su silencio, ed. y trad. de Kim Hyun-Chang, Madrid, Verbum,
2002; Yi Sang, A vista de cuervo y otros poemas, trad. de Whangbai Bahk, Madrid, Verbum, 2003.
9. Se pueden encontrar dos formas anglosajonas de transliteración del término: /shijo/sijo/ también con
el complementario guión separador entre las dos sílabas.
182 PEDRO AULLÓN DE HARO

con los géneros épicos de moda y que, en vez de unificar la presencia del yo en el mundo,
procura demostrar cómo el mundo se refleja en cada sujeto individual. Este trabajo fue
realizado por el estamento sadebu, los nobles letrados que promovieron estas formas de
cultura y contribuyeron a la formación del pensamiento del medieval tardío, en Corea bien
diferenciado del medieval temprano. En vez de buscar lo ideal en la lejanía disponiendo
de cinco versos al modo del jianga, prefirieron restringirse a tres versos en el propósito
de esencializar la penetración en el interior del propio yo. En vez de elegir la belleza de lo
sublime que persigue el Nirvana, optaron por la belleza elegante de la satisfacción en la vida
presente. Al paso del tiempo, el si-yo, con sus pocos versos alcanzó a representar el género
poético nacional sobreponiéndose a las formas épicas y didácticas que elogiaban el reinado
de la nueva dinastía y su orden. Los otros géneros poéticos como ak-yang, giuong-guichega,
y el gasa, que coexistieron con el si-yo y fueron cultivados en su época incluso más abundan-
temente, acabaron cayendo en desuso y finalmente perdieron su sentido; por el contrario,
el si-yo ha permanecido hasta nuestro tiempo como recipiente capaz de recoger todo tipo
de acontecimiento o circunstancia y la percepción lírica de quien lo cultiva. Desde que se
fijara su forma a finales de la época del Reino Goryo, se ha mantenido su cultivo, de lo
que se sigue la evidencia de que el si-yo es un género culturalmente de fuerte adecuación
y de gran especificidad para las posibilidades expresivas del pueblo coreano y su lengua
jangul. Incluso en la época de la gran apertura del país al mundo exterior que comienza a
finales del siglo XIX, el si-yo desempeñó un gran papel como medio de expresión nacional
y representación de la cultura coreana.
Si la denominación si-yo es referida a la composición lírica de tres versos formados de
cuatro segmentos de cuatro sílabas cada uno de ellos, se puede afirmar que se trata de un
género que existía desde antiguo y corresponde a lo que Cho Dong-il ha llamado ‘si-yo en
sentido amplio’. Cuando se añade un último factor más al ‘si-yo en sentido amplio’, es decir
cuando el primer segmento del último verso, sea de dos o tres sílabas, sin llegar a cuatro,
que es el número silábico estándar de los cuatro segmentos versales, y en compensación
el siguiente segmento pasa a una cantidad silábica mayor a la del estándar alcanzando las
cinco o seis silabas, entonces se podría hablar de ‘si-yo en sentido estricto’, siguiendo la
terminología de Cho Dong-il10. Mediante ese mecanismo métrico se evitaba la posible
expansión del flujo poemático al cuarto verso y se hacía posible una disposición final más
resolutiva, clara y precisa. Entre los muchos filólogos o coreanólogos que se han ocupado
del si-yo, entendemos que es Cho Dong-il quien alcanza una síntesis de gran solvencia así
como el conocimiento teórico y comparatista del género mejor construido11. El ‘si-yo en
sentido amplio’ constituiría el fruto natural de los hablantes de lengua coreana, mientras
que el ‘si-yo en sentido estricto’ sería la criatura artificial nacida del anterior por medio de
ciertas modificaciones. Uno de los modos de la modificación parece ser que procede del

10. Estamos hablando de pyong si-yo, es decir si-yo estándar. Hay una especie de si-yo con algunas alteraciones
llamado ot si-yo. En el ot si-yo, el segundo segmento del último verso puede alargarse considerablemente.
11. Seguimos aquí fundamentalmente los criterios de Cho Dong-il, en lo que se refiere tanto a terminología
como a interpretación.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 183

referido jianga12 de cinco versos cultivado en la era de Sil-la13 y luego desaparecido. En el


primer segmento del último verso de jianga, se localizaba un sintagma de carácter excla-
mativo con función de intensificar el final y ejecutar la conclusión del poema, de manera
semejante a como sucede con el segmento de dos o tres sílabas del si-yo que no llega a la
medida estándar de cuatro, pudiendo ser una exclamación como la del jianga, aunque no
necesariamente.
La composición de si-yo requiere una entrega sincera del sentimiento captado en el
momento mediante una forma altamente depurada. Puesto que el pensamiento de la época
en que el género accedió a su mayor auge estaba regido por el confucianismo, la noción de
belleza que poseían los estamentos nobles y letrados se encontraba en estrecha relación
con la Naturaleza, la Cortesía y el Deleite. Estos tres elementos eran los modelos ideales de
los confucianos, cuyas concepciones estaban sujetas a los valores de Equilibrio y Armonía.
El hecho es que a excepción de la modalidad sasol si-yo, que aparece a finales de la dinastía
Choson, el si-yo estándar no suele romper su esquema reglado14. Muy diferente modalidad
es la miñosi.
La modalidad miñosi es moderna, del siglo XX, y si bien se configura en el marco de
las tendencias poéticas de las canciones populares o neopopularistas, tendencias replantea-
das a propósito del debate habido sobre esa materia en la segunda década del siglo y con
relación a la influencia occidental, mantiene una cierta relación con el si-yo, quizás difícil
de cuantificar pero que de alguna manera da razón de una posible derivación híbrida de
este último con mayor amplitud y libertad de medios.
La métrica coreana no considera relevantes la fuerza (átonas y tónicas), el tono (agudas
y graves) ni la cantidad (breves y largas) de las sílabas, ya que pone de relieve el ritmo que
produce la cadencia de los segmentos. Como ha quedado dicho, el número de sílabas
que forma un segmento (umbo) no es estricto. Es decir, la métrica coreana se caracteriza
más por la medida de los segmentos que no del número de sílabas de éstos. El ritmo se
funda en la periodicidad de pausas, cortes o cesuras, que usualmente se repiten cada tres o
cuatro sílabas. Se podría decir que cada grupo de dos segmentos forma un hemistiquio y
que naturalmente el verso viene formado por el conjunto de dos hemistiquios. La lectura
de si-yo admite la existencia de ritmo en virtud de la cadencia de los segmentos. Aquí el
orden va referido al fenómeno que tiene lugar gracias a las repeticiones de segmentos del
mismo tamaño. Especialmente, pues, la lectura de si-yo ha de ser cuidadosa con el esta-
blecimiento de las pausas adecuadas. Existen pausas gramaticales y pausas prosódicas. Las
pausas prosódicas se basan en las pausas gramaticales, sin embargo, eso no quiere decir que
donde haya pausas gramaticales se encuentren también las pausas prosódicas. Las pausas
prosódicas se admiten cuando los segmentos divididos por las pausas y cortes se repiten
con cierta coincidencia en su número de sílabas.

12. Jianga: género poético de forma fija que aparece a finales de los Tres Reinos y en la era del Reino de Sil-la
unificado alcanza su mayor auge. En los últimos tiempos del reino de Sil-la reunificado empieza a debilitarse y
sobrevive hasta los principios del reino de Go-ryo. Los había de varias medidas; la más larga era de diez versos
y la más breve de cuatro.
13. Shila en otras romanizaciones.
14. Park, Eul-su, Si-yomunhaknon [Teoría literaria del Si-yo], Seúl, Guriknundul, 2005, p. 24.
184 PEDRO AULLÓN DE HARO

3. EDICIÓN Y TRADUCCIÓN DE SIETE POEMAS DEL GÉNERO SI-YO Y UNO MIÑOSI

Presentamos aquí una muestra de siete piezas de si-yo, con el propósito de recorrer,
aun con suma brevedad, la historia del género, más otra muestra, en este caso única, de
miñosi, una suerte de derivación moderna importantísima que servirá de complemento y
conclusión al género sólidamente clásico si-yo. Esta modalidad miñosi, ciertamente difícil,
más extensa que la anterior y mucho más individualista pese a su arraigo en la tradición
popular según fue reconsiderada a comienzos del siglo XX, creemos que es totalmente
desconocida en lengua española.
Respecto del si-yo ofrecemos textos de obras que alcanzan desde el siglo XIII al XIX,
épocas en las que la ortografía era diferente a la actual y, desde luego, también el estilo. Para
nuestra pequeña edición hemos utilizado varias compilaciones modernas con la ortografía
renovada, que seguimos, pero mantenemos el texto que proporciona la importante compi-
lación general de Kim Jong-o, Yet-si-yo-gam-sang:gyo-re-ol-dam-guin (Apreciación de si-yo clásico:
recipiente del espíritu de la nación), en edición de Seúl, Jongshinseguesa, 1990. Se ha presentado,
como era de esperar, algún caso de pequeña variante textual como consecuencia de puntua-
les alteraciones habidas en el paso de la transmisión oral al texto escrito. En cuanto a la
transliteración fonética de los textos, naturalmente se ha seguido de la manera más precisa
posible la pronunciación española sin hacer uso de signos especiales15.
En cuanto a nuestras traducciones, hemos respetado las unidades de verso y las
unidades interiores y su orden, sólo a excepción de algún caso (en el texto de miñosi) en
que el orden del original, por razones complicadas que no hace al caso ahora explicitar
y por raro que pueda parecer al lector occidental, es directamente inteligible en lengua
coreana y por completo descabalado en su transposición estricta al español. Esto es,
hemos respetado los segmentos, pero métricamente tan sólo procurando mantener una
aproximación cuantitativa en la medida en que no resultaba perturbada la calidad tanto
formal como semántica de la translación al español, criterio éste que juzgamos necesario
que haya de prevalecer, al menos dentro de cierto equilibrio, en virtud de la gran distancia
entre la lengua original y la de llegada. Desde luego, lo que nunca nos hemos permitido
es convertir un verso corto en largo o a la inversa. Teniendo en cuenta su carácter no
sistemático, hemos respetado en cualquier caso las formas de rima, sobre todo cuando
algunas veces tienen lugar a final de verso con equivalencias agudas cuando así acontece, y
por otra parte mantenido las reiteraciones léxicas o lexemáticas con sus correspondientes
variaciones morfológicas, en circunstancias de rima o no. Otro tanto hay que decir acerca
de los juegos de palabras. En todo momento se ha procurado establecer y respetar una
fórmula de analogía acorde sobre todo al aspecto relevante del sentido histórico tanto de
palabras como de la construcción fraseológica. A diferencia del género del jaiku japonés,
existe en el si-yo coreano, y en general en esta lengua, una mayor explicitud, al menos
como consecuencia de la cantidad de texto, pero a su vez complicada por la gran distancia
de los matices significativos de las formas verbales así como por una sobria o escueta

15. En lo que se refiere a la onomástica, se habrá podido comprobar que en el conjunto del artículo nos
limitamos a reproducir las transcripciones en uso, comúnmente realizadas con criterio fonético anglosajón, a fin
de evitar cualquier equívoco.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 185

yuxtaposición de elementos que restringe notablemente las posibilidades discursivas


habituales en nuestras lenguas occidentales.
En fin, de esta manera esperamos haber conseguido un resultado suficientemente bien
compensado, coherente y con la dignidad requerida por el genio lejano de la lengua asiática.
En lo que sigue, numerados del 1 al 7 más el 8 correspondiente al poema miñosi, dispone-
mos sucesivamente, por este orden, nombre del autor fechado, texto original coreano con
los segmentos señalados entre barras, transliteración entre corchetes, traducción española
y una nota final para las aclaraciones particulares necesarias de cada poema. En algún
momento se pensó en introducir antes de la traducción final, literaria, una traducción literal,
pero teniendo en cuenta la multiplicación de elementos que se producía y la necesidad de
extender en exceso las aclaraciones a cada uno de ellos y a las dimensiones por anotación
que adquiriría el conjunto, hemos optado por dejarla en un borrador de trabajo sin forma-
lizar y que no ofrecemos aquí.

1. Yi Jo-nyon (1269-1343):
이화에/ 월백하고/ 은한이/ 삼경인 제/
일지/ 춘심을/ 자규야/ 알랴마는/
다정도/ 병인 양 하여/ 잠 못 들어/ 하노라/

[i-jua-e/ wol-be-ka-go/ u-na-ni/ sam-guiong-in-ye]


[il-yi/ chun-si-mul/ ya-guiu-ya/ al-lia-ma-nun]
[da-yong-do/ byong-in-yang-ja-yo/ yam-mo-tu-ro/ ja-no-ra]

La flor del peral iluminada por la luna blanca, mientras la Vía Láctea da la medianoche.
Es primavera y el corazón se refleja en la rama. Lechuza, no sé si tú podrías
comprenderlo.
Ahora entiendo que el sentimentalismo pueda ser una enfermedad. ¡Sufro y no concilio
el sueño!

NOTA: Este si-yo, aunque a primera vista se diría parece de emoción deleitosa, la
verdad es que el autor esconde el sufrimiento (en realidad preocupado por los asuntos
políticos cuando compuso esta pieza). ‘La rama’ del segundo verso será del mismo árbol
que la del primer verso. Este hemistiquio (‘Es primavera y el corazón se refleja en la rama’)
indica la emoción nostálgica o sentimental de la primavera a través de la percepción de una
rama en la que se posa el rayo lunar que la blanquea. La gran implicitud del original obliga
a un alargamiento en la traducción.

2. Wu Tak (1263-1343):
한 손에/ 가시 들고/또 한 손에 /막대 들고/
늙는 길/ 가시로 막고/ 오는 백발/ 막대로 치럇더니/
백발이/ 제 먼저 알고/ 지름길로/ 오더라/

[han-so-ne/ ga-si-dul-go/ to-jan-so-ne/ mak-te-dul-go]


[nung-nun-guil/ ga-si-ro-mak-co/o-nun-bek-pal/ mak-te-ro-chi-riat-to-ni]
[bek-pa-ri/ ye-mon-yo-al-go/ yi-rum-quil-lo/ o-do-ra]
186 PEDRO AULLÓN DE HARO

Con una mano cogiendo la espina, con la otra levantando un palo.


El camino del envejecimiento quise cerrarlo con la espina, mientras a las canas
que viniesen les daría con el palo. Mas, las canas, prevenidas ¡llegaron por un atajo!

NOTA: Es la manifestación del respeto debido a la naturaleza por encima de cualquier


apetencia. Está al fondo el ‘Libro de los cambios’. Salta a la vista el cuarto subhemistiquio
del segundo verso por exceder en número de sílabas la medida estándar de cuatro, pues
llega a siete. Es prueba de que la forma del género a esa fecha aún no estaba consolidada.
Se trata de una composición de los orígenes, pero nótese la perfecta ejecución al modo
si-yo del último verso.

3. Yi Bang-won (1367-1422):
이런들/ 어떠하며/ 저런들/ 어떠 하리/
만수산/ 드렁칡이/ 얽어진들/ 어떠하리/
우리도/ 이 같이 얽어져/ 백년까지/ 누리리라/

[i-ron-dul/ o-to-ja-mio/ yo-ron-dul/ o-to-ja-ri]


[man-su-san/ du-rong-chil-gui/ol-go-yin-dul/ o-to-ja-ri]
[u-ri-do/ i-ga-chi-ol-go-yo/ beng-nion-ca-yi/ nu-ri-ri-ra]

Ser así, qué importa; ser asá, qué más da.


Si la viña trepadora de la Montaña-de-las-mil-vidas se enredara, qué más daría.
También nosotros nos enredaremos así y de cien años de vida disfrutaremos.

NOTA: Composición de la decadencia del reinado Goryo, en el proceso de fundación


de la nueva dinastía Choson. Es pieza muy conocida y de titulo ‘jayoga’ (canción de ser así
o asá) referido al hijo del primer rey Choson; va dirigida a Jeong Mong-ju, un súbdito leal
a Goryo que aunque sabía que el destino de éste acababa y se levantaría la nueva dinastía,
su idea de fidelidad no le permite abandonar el reinado moribundo y adherirse al nuevo.
Sería correspondido con otro si-yo llamado ‘dansimga’ (canción de rojo corazón fiel). Esta
anécdota está muy documentada y es prueba de la elevación del género.

4. Jeong Mong-ju (1337-1392):


이 몸이/ 죽어 죽어/ 일백 번/ 고쳐 죽어/
백골이/ 진토되어/ 넋이라도/ 있고 없고/
님 향한/ 일편단심이야/ 가실 줄이/ 이시랴/

[i-mo-mi/ yuk-co-yu-go/ il-bek-pon/ go-cho-yu-go]


[be-co-ri/ yin-to-due-o/ nok-si-ra-do/ it-co-op-co]
[nim-jiang-jan/ il-pion-dan-sim-i-ya/ ga-sil-yu-ri/ i-si-ria]

Si este cuerpo mío muere y muere cien veces de nuevo y muere


y sus blancos huesos fueran polvo de la tierra y no importara que existiera lo que llaman
alma,
este rojo corazón, fiel para mi amado Rey !cómo se podría desvanecer!
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 187

NOTA: Es la composición antes indicada, ‘dansimga’ (canción de rojo corazón fiel).


Hay si-yos con temática similar por las circunsatancias históricas: escritas por los «seis
súbditos que habían de morir» por guardar fidelidad a un solo rey. El autor es uno de éstos.
Estas composiciones son importantes en su función de expresión cruda del sentimiento y
capacidad de demostrar junto a la descripción del mundo las posibilidades líricas del sujeto.
Lo de ‘morir cien veces’ (primer verso) sería una antítesis respecto de «… de cien años de
vida disfrutaremos» de ‘jayoga’.

5. Yun Son-do (1587-1671):


오우가
꽃은/ 무슨 일로/ 피면서/ 쉬 지고/
풀은/ 어이하여/ 프르는 듯/ 누르나니/
아마도/ 변치 않을손/ 바위뿐인가/ 하노라/

[o-u-ga]
[co--chun/ mu-sun-il-lo/ pi-mion-so/ shi-yi-go]
[pu--run/ o-i-ja-yo/ pu-run-dut/ nu-ru-na-ni]
[a-ma-do/ bion-chi-a-nul-son/ ba-ui-pu-nin-ga/ ja-no-ra]

Canciones de los Cinco Amigos


¿La flor por qué brota e inmediatamente cae?
¿La hierba por qué parece verde si amarillea?
Tal vez la roca sólo sea aquello que nunca ha de cambiar.

Nota: Yun Sondo, en su amor a la Naturaleza, designó cinco amigos del hombre: agua,
piedra (roca), pino, bambú y luna. Esta composición se podría titular «Elogio a la piedra».
El autor era uno de los tres literatos más célebres de su época.

6. Imye (1549-1587):
청초/ 우거진 골에/ 자난다/ 누웠난다/
홍안을/ 어디 두고/ 백골만/ 묻혔난다/
잔 잡아/ 권할 이 없으니/ 그를 슬허/ 하노라/

[chong--cho/ u-go-yin-go-re/ ya-nan-da/ nu-uon-nan-da]


[jong-a-nul/ o-di-du-go/ bek-gol-man/ mu-chon-nan-da]
[yan-ya-ba/ guon-jal-li-op-su-ni/ gu-rul-sul-jo/ ja-no-ra]

En el valle cubierto de hierbas verdes, no sé si duerme o sólo descansa.


¿Dónde ha dejado su cara rosada y por qué enterrados sólo sus blancos huesos?
No tengo a quien servir una copa y me lamento en grande.

NOTA: Quien falleció es una mujer de mucha fama por ser bella y muy popular por su
talento poético, pero que muere joven. Este señor letrado, funcionario de alto rango fue a
conocerla, pero al llegar se entera de que había muerto. Así, compuso este si-yo ante la tumba.
El lamento del autor, quizás un tanto coloquial en la expresión, es sin embargo muy grande,
y quizás teatralizado un tanto, pues había perdido la oportunidad de competir y compartir
un diálogo poético con la desaparecida, cosa que solía hacer la gente noble de la época.
188 PEDRO AULLÓN DE HARO

7. Ahn Min-young (1811-?):


어리고/ 성긴 가지/ 너를 믿지/ 않았더니/
눈 기약/ 능히 지켜/ 두세 송이/ 피었구나/
촉 잡고/ 가까이 사랑할제/ 암향조차/ 부동터라/

[o-ri-go/ song-guin-ga-yi/no-rul-mit-chi/a-nat-to-ni]
[nun-gui-yak/ nung-ji-yi-kio/du-se-song-i/pi-ot-cu-na]
[chok-yab-co/ga-ca-i-sa-rang-jal-che/am-jiang-yo-cha/bu-dong-to-ra]

No creí en ti, ramillete pequeño y débil.


Cumpliendo la promesa de la nieve te han brotado dos o tres flores.
De cerca contemplo, vela en mano, ¡incluso desprende un tenue aroma!

NOTA: La promesa de que florecería cuando cayera la nieve. En el original, el verbo


es «amar» pero con un sentido de apreciar contemplando o incluso acariciar. El lector
coreano entiende que se refiere a un «contemplar con amor». La composición es uno de
los muchos elogios del mejua, flor del árbol de mesil16, palabra muchas veces traducida
como flor de albaricoque o flor de ciruelo. Mesil no es ciruelo (yadu) ni albaricoque (salgu).
Algunos repertorios indican: ‘albaricoque japonés’, pero el origen de esta planta es chino y
es apreciada en la cultura asiática en general y particularmente en Corea. Mejua es símbolo
de elegancia, nobleza y tenacidad; da flor antes de la llegada de la primavera, o sea, en
invierno, incluso con nieve. Es muy apreciado por quienes cultivan las letras y los estudios
humanísticos, trabajo éste que se suele comparar con el del mejua: superar las adversidades
(nieve, frío) y conseguir la meta (florecer). Es decir, el mejua en la nieve significa mucho
para cualquier persona medianamente culta.

8. Un poema miñosi de Kim So-uol (1902 – 1934):


진달래꽃
김소월 
나보기가 역겨워
가실때에는
말없이 고이 보내드리오리다.

영변에 약산
진달래꽃
아름 따다 가실 길에 뿌리오리다.

가시는 걸음 걸음
놓인 그 꽃을 사뿐히 즈려밟고 가시옵소서.

나보기가 역겨워
가실때에는
죽어도 아니 눈물 흘리오리다.

16. El nombre científico de este árbol es prunus mume.


IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 189

[Yin-dal-re-cot]

[na-bo-gui-ga/ yok-kio-uo]
[ga-sil-te-e-nun]
[mal-op-si/ go-i/ bo-ne-du-ri-o-ri-da]

[iong-bio-ne/ iak-san]
[yin-dal-re-cot]
[a-rum-ta-da/ ga-sil-qui-re/ pu-ri-o-ri-da]

[ga-si-nun/go-rum-go-rum]
[no-in/ gu-co-chul/ sa-pu-ni/yu-rio-bal-co/ ga-si-op-so-so]

[na-bo-gui-ga/ yok-kio-uo]
[ga-si-te-e-nun]
[yu-go-do/ a-ni-nun-mul/ jul-ri-o-ri-da]

AZALEA
Cuando usted se marche
porque le repugne mirarme
sin reproches y en paz le dejaré ir. 

Las azaleas
cogidas abundantemente en Iong-bion, monte Iaksan,
en el camino por el que usted se marche las esparciré.

A cada paso de su marcha


aplastaría usted suavemente aquellas flores que se posan –Márchese. 

Cuando usted se marche


porque le repugne mirarme
aun muriéndome no le pienso llorar con mis lágrimas.

NOTA: Este miñosi es una composición sumamente refinada de Kim So-uol, el poeta
representante de esta poesía de estilo miño (canción popular). El lenguaje poético creado
especialmente en Azalea, libro publicado en 1925, es de carácter personalizado dentro
de una cultura tradicional. Durante los años veinte de Corea, convertido el país en una
colonia triste, es también cuando renace el interés por la poesía y la poética tradicional
frente al fenómeno de la occidentalización del estilo poético. La denominación miñosi,
que evoca sentimientos locales pero es capaz de acceder a un tiempo a la totalidad de la
nación, subraya sobre todo la temática tradicional, dentro de la cual el tema más frecuente
que es la despedida.
TEORÍA DEL LIBRO ILUSTRADO

E
XISTE MULTITUD de calificaciones destinadas a especificar los más diferentes aspectos
técnicos y conceptuales del «libro», es decir de un taco o volumen de hojas de dife-
rente material (desde el pergamino o la pasta de papel a incluso la página electrónica)
unido o encuadernado y provisto de algún tipo de cubierta. Se trata de un verdadero campo
terminológico, de un universo topológico y hasta metaforológico en ocasiones. Así, por
ejemplo, la distinción de «libro anopistográfico», cuyas hojas van impresas por una sola
cara; el «acéfalo», desprovisto de cubiertas; el «de ocasión» o «lance» y el «usado»; o el «de
viaje», el «de memoria», o el «fantasma», denominado de este modo en virtud de que no
consta que haya sido visto por alguien. Y asimismo, por ejemplo, el «libro hablado», es
decir la grabación sonora de un texto; el «facsimilar», que refiere el procedimiento foto-
mecánico reproductivo de un texto anterior; o el «libro ilustrado», que en su sentido más
general designa la reunión de textos y materiales gráficos o de representación plástica. Bien,
a diferencia de la mayoría de esos casos anteriores citados a modo de breve muestreo, es
preciso empezar por decir que el «libro ilustrado», al igual que por ejemplo el «libro de viaje»,
constituye no una mera designación relativa a las calidades del soporte o al uso de mercado,
por más que constitutivamente algo puedan tener que ver con ello, sino un género, es decir
una entidad estética de clase interna, literaria o artística, determinable en razón de ciertas
características formales y conceptuales que la individualizan como serie morfológica en un
grado suficiente y distintivo respecto de otras entidades de categorización análoga empírica e
históricamente reconocibles. Pero es más, la gran peculiaridad del «libro ilustrado» se revela
de inmediato en el hecho de que se trata del caso especial, y que reúne en su valor general
a otras entidades genéricas subsumibles, de género híbrido o de síntesis de arte literario y
arte plástico, de discurso verbal y discurso gráfico. En este sentido estamos, pues, ante la
concreción de un fenómeno relevantísimo de las relaciones artísticas, de la literatura y el
comparatismo, al tiempo que de localización de un caso excepcional de género literario de
síntesis artística indebidamente desatendido. Esa síntesis literaria y plástica tiene lugar con
naturalidad dentro de los límites de ejecución del libro, mientras que las más ambiciosas
construcciones de síntesis de las artes han correspondido históricamente a las integraciones
proyectadas sobre todo por el drama musical o la ópera mediante realizaciones de resolu-
ción escenográfica y de multiplicación de los medios artísticos. Ésta es a su vez la razón
por la cual el género del «libro ilustrado» ha escapado a los escrutinios y modelizaciones
del «sistema de géneros literarios», al tiempo que asimismo se dejaba escapar del régimen
192 PEDRO AULLÓN DE HARO

menos preciso de los géneros artísticos, y en particular ha permanecido en la sombra


probablemente por razones de contundencia prototípica del grabado y en conjunto de la
gran serie histórica de las producciones calcográficas.
La ilustración del llamado «libro ilustrado» consiste en principio, característicamente,
en la representación gráfica o plástica de aspectos o elementos relevantes de un texto o
una obra literaria, los cuales, unidos a ésta configuran un todo de disposición conceptual y
material como libro. Entendido así, hay que reconsiderar y advertir que, en términos defi-
nitorios, si bien es ésta la circunstancia usual, no sólo en virtud de la pura lógica sino del
desenvolvimiento real de la actividad, a veces el libro ilustrado, justo en el orden inverso al
enunciado antes, podría consistir también en la representación verbal o literaria de aspectos
o elementos relevantes de una obra gráfica o plástica, los cuales, unidos a ésta, configuraran
un todo de disposición conceptual y material como libro. Lo cual no quita para que se haya
de reconocer que el primer caso es el dominante. Pero esto aparte de ciertos fenómenos
pragmáticos que pueden tener lugar y bastará con ejemplificar mediante el hecho de que
unos grabados de Picasso puedan pasar a formar parte de un cierto libro de poemas o
narraciones, con el grado específico de integración artística que fuere, promoviendo así
de facto una alteración o desequilibrio extremado de los valores mercantiles del objeto, con
independencia del valor literario de los textos convocados, situación únicamente compen-
sable por un posible valor extraordinario bibliofílico, en la medida en que éste quepa ser
distinguido de la presencia incorporada al objeto global por las piezas gráficas. Ahora bien,
desde la perspectiva estética, aquello que técnicamente se plantea, más allá de los límites
habituales del comparatismo literario y artístico, es un modo instrumentalizado de la llamada
correspondencia de las artes. Más adelante, aun brevemente, tendremos que volver sobre
esto. En cualquiera de los casos se trata, pues, de una dualidad de posibilidades y relaciones
artísticas entre los dos lenguajes o medios de expresión principales, y diríase que, en primer
término, quedando al margen el medio fundamental de la música. Aunque ahora no es el
momento de entrar en este asunto, lo cierto es que tal especificación no necesariamente
ha de limitarse así, entre otras cosas en virtud de la posible realización más compleja que
la del mero «libro de música», que incluye partituras musicales a fin de su posible lectura o
ejecución, siquiera mental, por parte del receptor, y dejado aparte el hecho de las posibili-
dades del «libro electrónico» como configuración cibernética. De hecho, y por lo demás, ya
el género del «libro ilustrado» habría de categorizarse, en adecuado rigor, dando cabida al
arte musical como posibilidad estable o alterna de convivencia junto a las representaciones
plásticas y literarias. Por más que el libro musical ilustrado, la partitura operística ilustrada
u otro tipo dentro de este arte, adquiera en primera instancia las denominaciones distin-
tivas y prácticas relativas al género musical o similar, no deja de ser epistemológicamente
necesario dar razón y mantener la categorización más general y comprehensiva de «libro
ilustrado». En consecuencia, aplíquese aquí de nuevo el orden pertinente de los términos
definitorios anteriores.
Desde el punto de vista originario (y nótese que yendo a los verdaderos extremos
es como mejor se puede aclarar el centro de un problema), es de observar que expresión
plástica y expresión escritural constituyen una misma cosa. No toda escritura es correlato
de un lenguaje oral, y si la progresiva cursividad de la escritura y su funcionalización tanto
alfabética como ideogramática no pueden hacer olvidar el origen pictográfico común así
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 193

como la identidad primera determinable en el trazo, el hecho inicial decisivo consiste en


que éste, el trazo, es el fundamento tanto del dibujo como de la escritura, en el primero un
trazo de tendencia mimética, en la segunda un trazo de tendencia esquemática. Pero dibujo
y escritura estaban destinados a reunirse de inmediato y a entremezclarse, según queda
prescrito en la actividad pictórica y sígnica del hombre rupestre, bien mediante relaciones
de contigüidad, de integración superpuesta, como es el caso excepcional y perpetuado del
caligrama desde la época clásica antigua, bien desde la integración composicional llevada
muy pronto a su más alto grado por el egipcio Libro de los muertos. Es éste el más grande
libro ilustrado jamás compuesto, inaugurando en tal elevación esa tradición intelectual y
artística que por más que quepa recordar las creaciones de ciertos Libros de Horas, de los
trabajos de William Blake o del modernamente celebérrimo Alice´s Adventures in Wonderland,
todo hace caer las hojas del mismo modo que cualquier texto de reflexión ante la presencia
del viejo Lao-tsé o de Platón.
El libro ilustrado se configura mediante la convivencia de arte verbal y arte plástico,
pero su problema técnico fundamental no es formal sino de significado.

II

Existe una triple categorización que aquí es imprescindible discriminar por cuanto
desenvuelve una gama de posibles confusiones pese a su muy parcial coincidencia de rasgos.
Es decir, los libros según su especificación de ilustrado, de arte y de bibliofilia. Ciertamente, el
concepto de «libro ilustrado», según ha quedado dicho, remite con preferencia a la entidad
de ilustración gráfica o plástica de un texto verbal o literario. En tal sentido, el «libro ilus-
trado», en su acepción más amplia, abarcaría al tipo llamado «libro de arte», situado como
subgénero; sin embargo, desde una consideración más específica ha de ser diferenciado
claramente de este último, en el cual el contenido aparece configurado, bien por obras de
arte plástico, o bien, de la manera más usual, por reproducciones de arte plástico,
ya de estampación o sobre todo fotográficas, acompañadas de ordinario por un texto de
mayor o menor extensión. Por ello el «libro de arte» es significativamente una invención
moderna de las artes gráficas, a diferencia del «libro ilustrado» y, por supuesto, del «libro
de bibliofilia», en principio ajeno a la entidad de género antedicha. Éste respondería, en
su sentido restringido, a calidades materiales de encuadernación, tipografía, etc., si bien en
ocasiones accede sin duda a planos de evaluación conceptual y en dependencia del nivel de
calidad reconocida del texto. Las tres clases referidas responden a categorizaciones relativa-
mente heteróclitas históricamente establecidas sobre la entidad y funcionalidad constitutiva
de las mismas, si bien es necesario subrayar que esta última, la bibliofílica, se trata como es
evidente de una modalidad restrictiva de recubrimiento de valor historicista y relativo a la
materialidad del objeto. Y, asimismo, es de notar que las tres clases pueden superponerse
alternativamente o incluso constituir un conjunto de realizaciones y valoraciones integrado.
A diferencia del subgénero «libro de arte», que, aun componiéndose de material
gráfico con yuxtaposiciones de material textual (en ocasiones simplemente pies de
imagen o apostillas al modo del escolio explicativo o constatativo), establece una entidad
funcionalmente precisa y carente en lo fundamental de ambigüedad constructiva, el «libro
194 PEDRO AULLÓN DE HARO

ilustrado» propiamente dicho presenta una constitución interna de significación mucho


más complicada. En éste la ideación operante se resuelve en disposición paralela con
calidad de emparejamiento yuxtapositivo, pero no puramente, y, por tanto, en este sentido
la cuestión decisiva será la correspondencia con el grado o modalidad de paralelización
motivada, desde la simple yuxtaposición formal, que constituiría el grado mínimo y en
consecuencia la ejecución en puridad arbitraria dentro de la configuración del género,
hasta la justamente entendida integración de significación narrativa o poética. Se trata,
pues, de una forma de complementariedad, de una función complementaria respecto
de la entidad de base previa o, siguiendo la lógica de posibilidades, respecto de la mutua
relación entre dos entidades en función equiparable de emparejamiento en sus diferentes
grados posibles.
En un sentido que se aleja del concepto central de «libro ilustrado», en un aspecto
además artísticamente por lo común de muy escaso relieve, el «libro de texto» o la «enci-
clopedia», son clases de libros que pueden disponer de ilustraciones o no, y se entenderá
que en este segundo caso alcanzarán a ofrecerse más eficaces de cara a su comprensión, en
definitiva más ricos e «ilustrados», o lo que es lo mismo, complementados visualmente en
relación al discurso verbal, a la base textual imprescindible. Esto, y de ahí la conveniencia
del ejemplo referido, hace patente la posible condición de adiectio, de adición constitutiva
del paralelismo, adición que naturalmente puede oscilar entre la adecuada o motivada
pertinencia y la arbitrariedad plena. Todo caso es posible. De ahí el arco de la peligrosidad
aditiva. Porque, además, en la racionalidad antigua, como es el caso del sistema retórico
clásico, la adición en orden al discurso expresivo era una fórmula y estrategia contemplada
y asumida, como demuestra la categoría de ornato establecida como la más general de las
cualidades o virtudes del discurso, cualidad ciertamente extensiva y responsable de una
apertura de intervención insostenible en concepto moderno: en idea clásica todo discurso es
susceptible de embellecimiento, de incorporar mediante adiectio una mejora decisiva, como
si se tratara de un perfeccionamiento lineal que permite mejorar o embellecer la expresión
dada mediante añadidos sin caer en la cuenta de que un enunciado, eminentemente un
enunciado artístico, es el que es, con independencia de que puedan realizarse a posteriori
otros enunciados, con mayor o menor parecido en dependencia del anterior. (Desde un
punto de vista estético efectivo y moderno, esto constituye una abyección, si bien desde el
punto de vista ecdótico o textológico de la creación o producción del discurso literario, es
decir del discurso altamente elaborado, presenta un resorte de pertinencia, pues vendría
a incidir, si se hace el acopio necesario y pertinente, en una comprensión o descripción
genésica conducente a través de la comprobación de las intervenciones de rectificación,
añadido y borrado a la visión genésica conducente al estado final de un discurso, a la obra
literaria como resultado del trabajo escritural sucesivo). Éste es también, a propósito del
libro ilustrado el problema de lo que cabría denominar su peligrosidad aditiva, la adiectio
como contraindicación de la plena integración o el emparejamiento en la medida en que
establece un marco de ejecución que puede oscilar entre los dos polos bien aquilatables de
«lo arbitrario» y de «lo ornativo».
En un sentido general de determinación textual gráfico-espacial y plástica en el que
queda integrado en su conjunto el fenómeno del libro ilustrado, propuse en mi estudio
sobre El signo y el espacio una clasificación de fundamento disposicional que, partiendo del
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 195

texto, por otra parte la base dominante en el libro ilustrado, permite discernir dos tipos,
subsiguientemente desglosado en dos el segundo de ellos:

A) Textos literarios cuya formalización artística gráfico-espacial es susceptible


de desglosamiento por cuanto constituye un aditamento, medio material o
fórmula gráfica de especialización superpuesta u ornativa esencialmente ajena
al puro ser de la obra.
B) Textos literarios cuya formalización artística gráfico-espacial es indesglosable
por cuanto constituye una realidad esencialmente integrada en el puro ser de
la obra.

B1) Textos literarios cuya formalización gráfico-espacial indesglosable se


realiza por procedimiento yuxtapositivo.
B2) Textos literarios cuya formalización gráfico-espacial indesglosable se
realiza por procedimiento sintético.

Naturalmente, el esquema taxonómico es utilizable como instrumento de análisis tipo-


lógico. El «libro ilustrado», si bien se observa, puede quedar distribuido en las diferentes
posibilidades del esquema, pero su configuración más específica, que es la que nos ocupa,
es aquella que corresponde al grupo A, pero, en su grado más perfecto de realización de
emparejamiento motivado, al subgrupo B1, es decir siguiendo el procedimiento yuxta-
positivo pero de integración que a este propósito hemos de entender como de relación
semántica y no de constitución plástica. El subgrupo B2 se aleja, mediante intensificación,
por así decir, del género del «libro ilustrado». Dicho esto convendrá, no obstante, según
expuse en su día, delinear los aspectos relevantes de la casuística en sentido general. Ésta
constituye el contexto general imprescindible para una auténtica comprensión del género
del «libro ilustrado».
Las producciones del grupo A, que con mucho son cuantitativamente las predomi-
nantes, desde el estricto punto de vista del componente gráfico-espacial no son diferen-
ciables en principio de otras series de textos no literarios, si bien es cierto que existe una
comprensible tendencia a la asociación de arte literario y arte gráfico por evidentes razones
de correspondencia estética y cualificada valoración, ejercidas desde cualquier prominente
causa cultural a ello vinculable. Tal vez convenga en este sentido recordar, por ejemplo,
las difundidísimas creaciones de Gustave Doré realizadas para el Quijote o para The Rime
of the Ancient Mariner, de Coleridge; y por otra parte tantísimas composiciones poéticas
chinas y japonesas sobre las que pintores y calígrafos elaboraron sus obras, con resultados
que metodológicamente se aproximan a veces a aquellos textos gráfico-espacialmente
indesglosables. Debe tenerse en cuenta, además, la existencia de textos que realmente cons-
tituyen elaboraciones conjuntas, pudiendo ser de doble pero unificada autoría en cuanto
que construyen proyectos de realización dual entre escritor y artista plástico, o incluso de
realización entrecruzada. Estos casos ya responden de hecho a textos indesglosables o
de la clase que designamos B. Es de notar que las producciones de textos desglosables, de
clase A, permiten la transmisión oral sin pérdida de su integridad significativa, aunque bien
es verdad que ésta puede quedar desgajada de una destacada complementariedad visual
plástica. En este grupo se encuentra una extensa gama de series que alcanza a partir de las
196 PEDRO AULLÓN DE HARO

formalizaciones manuscritas o tipográficas y de diseño global, en la época contemporánea


incluso reprográficamente estandarizadas, hasta los sucesivos grados de relevancia artística
representados por grandes géneros en esta materia como puedan ser los antiguos Beatos
o los Salterios y, de otro lado, por ejemplo, las modernas composiciones caligráficas de
experimentación. Pertenece a esta clase de piezas la ingente y refinadísima producción
caligráfica a pincel de la milenaria tradición oriental. No nos interesa aquí, sin embargo,
entrar en alguna relación técnica o valorativa de tal conjunto de materiales amplísimamente
distribuido por la incesante actividad de las culturas durante cinco mil años de Historia. La
configuración estética de esta gran masa de textos se halla determinada o es producto de
la historia general de las artes gráficas, en su más amplio sentido, y de la historia del libro,
o de la tablilla, el rollo, el códice..., hasta los graffiti y por supuesto las recientes confi-
guraciones cibernéticas. En este sentido hay que entender, y ello a pesar de las múltiples
matizaciones que pudiéranse efectuar, cómo la era de Gutenberg no representa más que
una funcionalización mecanizadora de la fabricación de la materialidad del texto escritural.
El conjunto de textos literarios integrable en las producciones del grupo B es aquel que
ofrece un nivel de alta especificidad gráfico-espacial de la obra literaria. Se trata de textos
que se valen esencialmente para su formalización de las diversas posibilidades combinatorias
de los medios artísticos mixtos o pertenecientes tanto a artes gráficas o plásticas como al
arte de la escritura literaria. Y por consiguiente, a diferencia de la clase anterior, de textos
desglosables, ésta no admite en rigor la transmisión puramente oral, a no ser con importante
menoscabo de su completez, en el mejor de los casos. Sea como fuere, las distintas maneras
posibles de integración de medios artísticos gráficos o plásticos no han de considerarse
restringidas al grafismo y a elementos icónicos sino extensivamente abarcadoras de toda
la serie de formalizaciones gráficas factibles mediante la utilización ocasional de los más
variados códigos (matemático, musical, etc.) y formas de expresión libre, al igual que no
sólo mediante el plano convencional de la página sino también a través de los diversos
soportes (trátese incluso de construcciones papilográficas o de la pantalla cinematográfica
o electrónica, mediante la cual se hace posible la incorporación del desarrollo del movi-
miento del objeto en cuanto aspecto integrado de su propia naturaleza expresiva). Son,
pues, estructuraciones formales de medios artísticos mixtos por decisión esencial de una
elaboración ontológicamente única o simultánea.
Dentro de este conjunto B, la subclase B1, es decir de obras cuya formalización
gráfico-espacial indesglosable se realiza por procedimiento yuxtapositivo y su integración
posible ha de permanecer semántica, se refiere a aquellas composiciones en las cuales
la modalidad viene determinada por la relación de complementariedad expresiva o de
significación entre discurso en puridad gráfico-plástico y discurso escritural-verbal. Esta
relación se funda en los diferentes modos y grados factibles de vinculación o ensamblaje
por medio de representaciones contiguas o insertas. Aquí es de valor distintivo, como ha
quedado advertido, la vinculación semántica entre los lenguajes verbal y gráfico. Es éste el
gran lugar del «libro ilustrado» propiamente dicho. La estricta contigüidad que se realiza
por yuxtaposición y, de otra parte, la contigüidad internalizada que se realiza por inserción
o implantación interior definen los dos procedimientos composicionales mediante los
cuales se rige esta clase de construcción asociada. Para el primer caso sirvan de muestra
el Bestiaire de Guillaume Apollinaire, ilustrado por Duffy, como ejemplo de autoría dual,
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 197

y Jacinta la Pelirroja de José Moreno Villa, autor tanto del texto como de los dibujos. No
se puede olvidar aquí Alice’s Adventures in Wonderland, ilustrado por Tenniel bajo el control
minucioso de Carrol, pero téngase en cuenta que es texto que en alguna ocasión escapa a
esta modalidad para integrarse propiamente en la que denominamos B2. Quiere decirse,
pues, que los procedimientos y por consiguiente las modalidades de clase no tienen por
qué ser excluyentes. Para el segundo caso sirvan de muestra dispar el Libro de los Muertos
egipcio y los muy regularizados Emblemata de Alciato, en los cuales nótese que el texto,
según la primera edición y las subsiguientes más fieles, se presenta enmarcado en el interior
de la composición gráfica del grabado. Asimismo, modernamente, Songs of Innocence de
William Blake, originalmente impresas con planchas de cobre al aguafuerte; y en un caso
más extremo la obra de Goya El Sueño de la Razón, cuyo breve texto poético inserto en el
interior del grabado en cuanto creación plástica preeminente advierte de la inversión, o
cuando menos pérdida de equilibrio, entre medios artísticos y el predominio de uno de
ellos en virtud del cual el texto literario es conducido casi al límite de su identidad verbal
como forma, si bien muy especial, de título.
Por su parte, la subclase B2, se aleja del protoptipo del «libro ilustrado», pues consiste
en obras cuya formalización indesglosable se realiza por procedimiento sintético gráfico-es-
pacial o plástico, y se refiere a aquellas composiciones de las cuales, en rigor, dando un
paso integrador más allá de la subclase anterior, ya no puede decirse sencillamente que se
trate de textos literarios de acoplamiento mixto sino más bien de textos a un tiempo tanto
literarios como gráfico-plásticos, e incluso, en sus evoluciones más extremadas, de textos o
composiciones casi unilateralmente gráficas o plásticas. En esta subclase de procedimiento
sintético plástico, este componente deviene, en cuanto medio constructivo de primer rango,
elemento decisorio en la consecución y resultado artísticos. Son textos distinguibles por
cohabitar en ellos, sin problema de continuidad, signos y formas pertenecientes a diferentes
lenguajes o códigos, así como a las series ilimitadas de fórmulas gráficas o icónicas, junto
a los signos que corresponden al discurso del lenguaje verbal, configurando de este modo
un régimen especial de proyección múltiple y naturaleza formal y significativamente hete-
róclita. No estamos por ello, como en la anterior subclase, ante fenómenos de yuxtaposi-
ción, por inserción o por contigüidad, sino ante realizaciones de fusión plástico-escritural
plena, sea absoluta o sea de asociación articulada, en las cuales la heterogeneidad de los
elementos constitutivos surge naturalizada en el nuevo plano de un decurso tendente a la
simultaneidad de medios sintéticos heteroformes únicamente regido por la condición de
su funcionalidad artística composicional y, en consecuencia, ajeno a cualquier predetermi-
nación codificada o jerárquica de la índole que fuere. Esto se cumple totalmente a manos
de la Vanguardia histórica. No obstante, hay que anotar que existe, desde la Antigüedad, un
género textual gráfico-espacialmente distintivo que ha permanecido sin interrupción a lo
largo de la Historia como ejemplo cardinal de esta modalidad de procedimiento sintético.
Es el caligrama, el cual puede ser definido en cuanto texto que valiéndose de la escritura
del lenguaje verbal describe o representa iconográficamente mediante la disposición de
ésta un objeto del mundo real o alude a un aspecto referencial o simbólico de esa realidad
misma. Aquí, germinalmente, por así decir, se trata de un mecanismo paralelo al fonético
de la onomatopeya, puesto que de manera análoga se propone sirviéndose de un medio
distinto reproducir o imitar la realidad. El nítido carácter sintético en la utilización de medios
198 PEDRO AULLÓN DE HARO

artísticos mixtos con escasa distorsión de la normalidad sistemática del lenguaje verbal, por
una parte, y una rica y extensa difusión histórico-literariamente asentada, por otra, hacen
del caligrama el prototipo inequívoco y mejor conocido de esta clase de textos, e incluso,
por representatividad extensiva, de todo el conjunto de textos literarios incluibles en la
categoría general de aquellos cuya formalización gráfico-espacial posee identidad de orden
indesglosable. Esto permite entender la fácil y relevante adopción del género del caligrama
a la hora de promover una resolución poética moderna, y cabe añadir que el caligrama
ejerció en ésta una función en cierta medida análoga a la desempeñada por el collage en la
obra pictórica, sin olvidar la tradición barroca. Ello se inscribe en el curso dialéctico del
arte y de la teoría del mismo regido por una veloz evolución al margen de la cual no se
podrá entender debidamente el proceso artístico de la Modernidad. En el marco de esa
actividad romántico-simbolista y, culminantemente, vanguardista tendrá lugar la integración
absoluta de discurso poético y discurso plástico, mediante formulaciones de desintegración
tanto verbal como icónica, y reensamblaje mixto de las mismas, cuyo resultado extremo
es el poema en cuanto texto artístico preeminentemente plástico según fue concebido por
dadaístas y futuristas, quienes, naturalmente, como los surrealistas, también se aplicaron a
la composición del «libro ilustrado».

III

Según quedó dicho casi al comienzo, la ilustración del llamado «libro ilustrado»
propiamente dicho consiste en principio, característicamente, en la representación gráfica
o plástica de aspectos o elementos relevantes de un texto o una obra literaria, los cuales,
unidos a ésta configuran un todo de disposición conceptual y material como libro. Y así
entendido había que advertir también cómo, en términos definitorios, si bien es la referida
la circunstancia usual no sólo en virtud de la pura lógica sino del desenvolvimiento real de
la actividad, a veces el libro ilustrado, justo en el orden inverso al enunciado, podría consis-
tir en la representación verbal o literaria de aspectos o elementos relevantes de una obra
gráfica o plástica, los cuales, unidos a ésta, configuran un todo de disposición conceptual
y material como libro. Ahora bien, tanto en el primer caso, el habitual, el que define de
ordinario el «libro ilustrado», como en el segundo estamos ante un problema o concreción
del dominio que podemos llamar de correspondencia instrumentalizada de las artes, el cual
finalmente no viene a ser sino una relación de mímesis interna en tanto que superposición
mimética interartística. Es decir, se trata, casi inadvertidamente, de una cuestión esencial al
arte, y de ahí su gran relieve último. En el segundo de los casos, el problema, como cons-
titución técnica, se hace relativo a la retórica de la écfrasis, adoptando, por reversibilidad, el
cambio usual del orden en la intervención de los medios artísticos; representación plástica
a partir de la verbal (debiéndose tomar también la posibilidad de una écfrasis inversa, es
decir retóricamente normal, no de la configuración verbal a discurso plástico sino de éste
a aquélla). En cualquiera de los casos se trata, pues, de una dualidad de posibilidades y rela-
ciones artísticas entre los dos lenguajes o medios de expresión principales, y diríase que, en
primer término, quedando al margen el medio fundamental de la música. Por ello el «libro
ilustrado» en realidad estatuye un fenómeno muy singular y privilegiado de confrontación
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 199

artística por cuanto que convoca y conduce de manera sistemática al extremo la cuestión
de límites y relación entre poesía y pintura.
Aquello que Lessing se planteó como un problema de preeminencia expresiva a partir
de la diferente naturaleza de los signos de los lenguajes plástico y verbal, concepción ésta
que ha determinado el devenir de una parte notable de la discusión estética moderna
e incluso, como ya he dicho en otras ocasiones y vuelvo a repetir, de la construcción
saussureana de la teoría estructural del signo lingüístico; aquello que emblemáticamente
el autor de Laocoonte planteaba a propósito de la coexistencia espacial yuxtapositiva de
la representación plástica del escudo de Aquiles respecto de la sucesividad temporal del
discurso del poema homérico y su integración figurativa, es algo que de manera directa y
convergente, instrumentalizada y selectiva tiene lugar de modo especializado en las diferen-
tes posibilidades y grados de relación interna textual y plástica del «libro ilustrado». Aquí
la confrontación mimética de los lenguajes verbal y plástico, o inicialmente mimética, es
conducida en tanto superposición que se hace necesario definir como metamímesis, bien
se trate de un emparejamiento estrictamente paralelizado de régimen identificativo, bien,
por el extremo opuesto pero dentro de la motivación, de una reinterpretación imaginativa
o libre de hermenéutica artística, de una bifurcación o alternativa artística por más que en
último término se ofrezca como complementaria o coaligada. Por supuesto, la relación
interna de arbitrariedad o ausencia de mutua motivación temática entre los lenguajes verbal
y plástico convoca una configuración del «libro ilustrado» como disposición amimética de
mera convergencia o modo de duplicidad y contraste receptivo. En esto también puede
concebirse una suerte de alternativa, pero de simple coexistencia y relación exenta. Por su
parte, la paralelización identificativa y, en general, la motivación mutua define la condición
para el grado y tipo de écfrasis interartística.
La écfrasis entre artes, en la relación preferente de objeto de partida verbal a transpo-
sición plástica de llegada, igualmente ha de considerarse en el sentido de inversión retórica
en conjunto, como dijimos, tomando pues el sentido de la evidentia, ahora designada equi-
valentemente a fin de intensificar la clara precisión y la coherencia de los objetos a describir
plásticamente, sean éstos procesos, cosas o personas, es decir presentaciones de hechos en
curso y elementos con una simultaneidad a modo (nunca dicho de forma más pertinente
que aquí) del cuadro o, por último, retratos, siendo en éstos, por principio, la prosopografía
o descripción física el soporte de la etopeya o descripción espiritual. Ello en todo momento
sujeto a la fantasía como medio tanto productivo como receptivo.
La écfrasis plástica, que tendría su peligro, su trivialidad ornativa, en la mera función
de glosa o explicativa, diríase que plantea un eje de composición el cual significativamente
puede oscilar desde la hipotiposis o visión de un todo e iluminadora hasta la écbasis o
tratamiento digresivo. En este sentido, la écfrasis más que una figura o modalidad retórica
descriptiva de la narración general, hace patente en el «libro ilustrado» un proyecto que
por metamímesis supera a la descriptio por cuanto metamorfiza la entidad expresiva o crea
la reinterpretación de una motivación temática dada. De ahí que una cierta consecución
de écfrasis sea imprescindible para la existencia del «libro ilustrado» propiamente dicho y
en su plenitud morfológica de género bien constituido; de la misma manera que en otro
sentido también lo es en alguna medida, aun como metalenguaje, para toda crítica de arte.
En líneas generales, el «libro ilustrado» proyecta una ideación basada en el incremento
200 PEDRO AULLÓN DE HARO

y la integración y la complementariedad; brinda una idea artística y del mundo unificadora


cuya noción totalizante apela, cuando menos, a la dignidad humanística como expresión
artística equivalente del comentario exegético muy por encima de la didáctica, y, cuando
más, sobrepasando toda simetría restringidamente paralelística, excede los límites comunes
de los medios artísticos y se abre a la verdadera síntesis autónoma y superadora fundada
en el más íntimo encuentro de la artes.
LA DESINTEGRACIÓN DE LA FORMA
Y LA DESINTEGRACIÓN DE LA FORMA
COMO TEATRO Y NOVELA

A
FRONTAR EN términos de teoría estética general un concepto de Naturaleza para
nuestro tiempo, significaría el abandono de la posición kantiana por cuanto el
sentido de esa Naturaleza ha cambiado en un mundo en el cual la relación humana
lo es ahora de intervención fundamental sobre una realidad que ya no es meramente
atenazadora, realidad que compensatoriamente el arte ofrecía dispuesta a una protegida
consecución de lo sublime en el espíritu del receptor, a salvo de inclemencias. El desenvol-
vimiento del siglo XX ha tenido como consecuencia la intervención fuertemente tecnológica
del ser humano sobre una Naturaleza ahora en inédito, incrementado o desviado proceso
de transformación por novedosamente accidentado.
La identificación kantiana de la belleza como forma de un objeto, frente a lo sublime
en tanto informe, ambas categorizaciones en identidad de concordancia entre arte y natu-
raleza, es ajena en su término de informe a lo que podemos denominar disolución o desin-
tegración de la forma en el arte moderno. Dicho de otro modo, la sublimidad no resulta de
una malformación o desintegración de la forma, sino de una forma de infinitud o fuerza,
forma especial esta otra que dualiza frente a aquella forma bella. La desintegración de lo que
podemos denominar forma kantiana, trasladando a especificación de la literatura y las artes,
o los géneros de éstas, el concepto general estético ideado para la belleza natural y el arte
bello, no se estatuye como posibilidad dualizadora sino como ejecución plena, sobre sí, y
toda vez que la realización informe no posee kantianamente posibilidad de exceder la última
limitación empírica en que, si así se pudiera decir, sería vertible la forma representativa
del arte. La incorporación de los modos de la abstracción, manifiestamente los pictóricos,
constituiría un inverso técnico e histórico correspondiente a la inadecuación entre forma
e idea en el arte anteclásico, esto es el más antiguo arte simbólico (egipcio, hindú, bíblico)
según la escala dialéctica de Hegel. De ahí que proceda hablar de desintegración de la
forma kantiana como toda forma en el régimen del proceso artístico moderno. Diferente
asunto es la consideración de cuál pueda ser la carencia, de haberla, en la forma kantiana.
A mi juicio la carencia no sólo existe sino que es clave para todo el fenómeno, y Kant en
este sentido prepara inopinadamente el final hegeliano del arte, cuya realidad técnica ha
de especificarse justamente como desadecuación, inundación o superación de toda forma
sensible por la idea, por el sujeto, según señala Hegel a propósito del humorismo román-
tico. La forma de Plotino, a diferencia de la kantiana, estaba imbuida de alma. Dicho en
202 PEDRO AULLÓN DE HARO

conclusión que espero se entienda, la desintegración de una forma sin alma tórnase juego
inocente, ludismo vanguardista, a ojos de un espíritu utópico insuflado de un optimismo
ideológico que, según puede comprobarse históricamente era reflejo de un espejismo
generalizado sobre el mundo y la vida.
Quizás no haya sido señalado con claridad suficiente que el curso sociocultural
moderno, eminentemente desde comienzos de un siglo XX distintivamente subrayado
por el Futurismo italiano y la Revolución soviética, constituía por principio y necesidad
de convergencia política un doble proyecto de destrucción llevado optimistamente a la
práctica al amparo de una supuesta utopía alcanzable mediante el sacrificio sanguinario
que ejemplificó, primero, la revolución francesa y ahora había de ser conducido a su último
gran momento. La marcha de los acontecimientos hizo engrosar toda barbarie imaginable.
Superada la razón de la verdad y del buen sentido por la razón o sin-razón ideológica, según
promovió ardientemente la Ilustración enciclopedista, que acuñó la mentira como instru-
mento político, quedaban las puertas abiertas a un revolucionarismo sujeto a fórmulas de
aceleración acordes a la transformación de la originalidad kantiana en novedad vanguardista
y al encauzamiento de la primera revolución industrial en fórmulas de generalización del
metal como fabricación en serie con resultados de objetualismo totalizador de los diversos
ámbitos de la vida y su vértice industrial bélico. El apriorismo del «progreso» en forma de
evolución tecnológica, paradigma extremado de la cultura occidental, había de conducir un
régimen, por propia y desencadenada naturaleza, de acción irrefrenable. El arte también
preparaba la guerra. La desintegración de la forma artística no es sino correlato de un
proceso de desintegración general cuya explosión por medio de bomba anunciada por
Marinetti (así en el título Zang Tumb Tumb) se ejecuta finalmente en Hiroshima y Nagasaki
a modo de bucle cuyo cierre posee sentido tanto ideológico como formal en doble hongo.
Si bien es cierto que tanto la teoría programática como la realización artística de la
poesía, de los géneros poéticos, establecen decisivamente la desintegración de la forma
literaria moderna, a partir de primeros trabajos de verso en escala e incluso recuperación
de antiguas modalidades destinadas ahora a un nuevo fin (caligrama y otras formulaciones
lúdicas), no deja de ser cierto que las gamas del teatro y la narrativa acompañaron, como no
podía ser de otro modo, este proceso. Ahora bien, y no quiero entrar en especulaciones en
este punto, sus consecuciones, más moduladamente transformadoras que destructivamente
desintegradoras, discurrieron asentado su proyecto en el ámbito de la Neovanguardia,
en la posguerra. La obra dramática vanguardista, con un pasado reciente vinculado en
sus momentos de decisoriedad al entrecruzamiento «impresionista» musical y poético, al
productivo entrecruzamiento de géneros que también alcanza su fórmula de «arte total»
como progresión frente al relativo tradicionalismo representado por la ópera, accederá en
el llamado teatro del «absurdo» a una equivalencia neovanguardista surreal acorde con la
anterior radicalidad del celebrado Ubu Rey. El teatro del «absurdo» en realidad venía a ofrecer
una ambivalencia enunciativa mediante la cual la dialéctica parlamental, por así decir, se
logiziza ensayísticamente en un extremo más que paradójico de descausalización del curso
racional de la fábula, conducida a estancamiento e hipérbole del sin sentido. De este modo
la vaciedad del sin sentido se torna metafísica vinculada a la existencia, ejemplarmente en
En attendant Godot. De hecho, Beckett aporta un grado de transcendentalidad literaria que
en época de neovanguardia, es decir, con posterioridad a la guerra, era requisito de valor
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 203

frente a la intranscendencia de la Vanguardia histórica, de toda vanguardización anterior al


final impuesto por la segunda guerra mundial, cuyo resultado de conciencia no podía ser
otro que el de «absurdo» habida cuenta de los recientes horrores. Que por otra parte tanto
la focalización como el guión cinematográficos obtuviesen carácter relevante dentro de
esta marcha de cosas, forma parte del discurrir natural de los acontecimientos artísticos. En
realidad, ya no habrá criterio alguno narrativo ni dramático ajeno al cinematográfico, de la
misma manera que en época anterior había sucedido a la pintura respecto de la fotografía.
Por ello, desde el punto de vista formal, la relación enunciado parlamental / enunciado
de acotación ofrecía posibilidades en ambos sentidos cuya base textual resultante ya fue
conducida ocasionalmente por Valle-Inclán a un desequilibrio muy celebrado en Luces de
bohemia, procedimiento radicalizado en tiempos de neovanguardia por Romero Esteo hasta
el punto de dualizar discurso parlamental y de acotación extensa casi en modo alternativo.
La narrativa, género al que Hegel en las Lecciones de Estética auguraba vitalidad
burguesa en su forma breve sobre todo, define el decreto hegeliano mediante disolución
de la fábula al igual que del personaje. Las corrientes de la novela poemática, impresionista,
psicológica y filosófica, expanden ya artistizada o ya ensayísticamente la materia disolviendo
la figurabilidad del personaje y el causalismo articulador de la acción. Existe una evidente
convergencia entre la a finales del siglo XX llamada «filosofía narrativa» y la ensayistización
de la novela. La autoconciencia de género diríase que establece el final constructivo, su
decisoriedad artística e intelectual, por encima de los textos ya meramente populares o
de entretenimiento en competencia con la proliferación audiovisual. Es la expresión del
personaje Ulrich de la obra de Musil como discurso monológico o la arquitectura autocons-
ciente de género, de la gama de géneros que en realidad habita el Leopold Bloom de Joyce
y constituye un día de la vida sumarizado como formas genéricas sucesivas cuyo monólogo
conclusivo conduciría el Innombrable beckettiano a puro discurso ajeno al ser personaje y
su circunstancia, es decir ausencia figural de personaje y en consecuencia desaparición de
lugar y tiempo propios de éste.
III
GÉNEROS LITERARIOS ENSAYÍSTICOS
EL GÉNERO ENSAYO, LOS GÉNEROS ENSAYÍSTICOS
Y EL SISTEMA DE GÉNEROS

L
A TRIPLE distinción categorial enunciada es concatenadamente imprescindible en
la medida en que los dos primeros elementos son condición para la existencia del
último, y éste es condición al fin, cuando menos metateórica, de los dos anteriores.
Esto, que podrá parecer obvio a quien no esté al tanto de la historia del problema que aquí
se convoca, entiendo que es el modo en un primer momento más directo y efectivo de
afrontar el caso. Me propongo en esta disertación dar respuesta precisa de la problemática
relativa a los conceptos, y en un plano general a la realidad morfológica que éstos asumen,
de «género ensayo», «géneros ensayísticos» y el, necesariamente incluyente de los anterio-
res, «sistema de géneros», subsanando así una carencia a todas luces injustificable aunque
paradójicamente estable más allá de ciertas componendas habilitadas. Mi exposición no va a
ser, según me parece que con preferencia lo exige la ocasión, ni dominantemente polémica
ni dominantemente especulativa, sino de constructiva síntesis técnica y, por otra parte, sin
excesos de erudición ni metodológicos. Espero que de esta forma sea posible transmitir
con eficiencia mi argumento, y, en un tiempo de debate o diálogo final, quepa puntualizar
o matizar aquello que los asistentes consideren de mayor pertinencia.
Es un hecho que la ciencia literaria no ha sabido o no ha querido afrontar este asunto
del Ensayo y sus repercusiones, quizás por sobrevenido abrumadoramente en tiempos
tanto de desagregación poetológica como de degradación de la historiografía literaria. Si
las cuestiones de género habitualmente se han desenvuelto con lentitud y pérdida de la
intensa inmediatez teórica, el caso del Ensayo en nada desmiente esto. Ello a pesar de que,
aun tardíamente, el siglo XX alcanzó a producir con Theodor Adorno la gran poética del
género, mediante el que considero uno de los textos mayores del pensamiento contempo-
ráneo, tanto en sentido poetológico como general, lo cual no ha sido reconocido, y por otra
parte pese al antecedente del joven Lukács. Pero estos autores no actuaron como críticos o
teóricos de la literatura sino casi restringidamente como filósofos. Intentaré dar resolución
a ese vacío que permanece en sus escritos1.

1. Tengo muy en cuenta para esta exposición mis trabajos teóricos previos, sobre todo: Teoría del Ensayo
(Madrid, Verbum, 1992; en lo fundamental es una Lección impartida con ese mismo título en 1989), «El Ensayo
y Adorno» (en V. Jarque, ed., Modelos de Crítica: la Escuela de Frankfurt, Madrid-Alicante, Verbum-Universidad,
1997, pp. 169-180), «Las categorizaciones estético-literarias de dimensión: género/sistema de géneros y géneros
breves/géneros extensos» (en Analecta Malacitana, XXVII, 1, 2004, pp. 7-31), así como por otra parte los previos
materiales de investigación histórica imprescindibles para poder haber efectuado la reflexión señalada, materiales
208 PEDRO AULLÓN DE HARO

La serie de textos preferentemente, y ya en tradición secular desde Michel de Montaigne


y Francis Bacon, denominada, con cierta aproximación categorial, ensayo, al igual que la
extensa gama de su entorno genérico, que he designado géneros ensayísticos, así como la
necesaria relación posible de ambas series con el sistema de géneros, constituye sin duda y por
principio una determinación problemática. Ello por cuanto el Ensayo no ha disfrutado
históricamente de una efectiva definición genérica y, de manera paralela a la referida gama
de su entorno, no posee inserción estable ni en la historiografía literaria ni, desde luego, en
la antigua tríada de los géneros literarios en tanto que sistema de géneros restringidamente
artísticos, a los cuales se solía añadir de modo un tanto subsidiario el aditamento de cierta
clase de discursos útiles o de finalidad extraartística como la oratoria, la didáctica y la historia.
Esa dificultad, que no es sino una grave deficiencia de quienes por inercia la han mantenido
a fin de no trastocar el cómodo esquema clasicista, atañe de manera central e inmediata,
como es evidente, al concepto de literatura; y de manera secundaria, aunque también decisiva,
a un conjunto de problemas muy relevantes que sintéticamente plantearé en lo que sigue.
Creo que no será necesario realizar un puntilloso planteamiento epistemológico y
terminológico en relación al régimen de presuposiciones que toda denominación de género
ejerce ya sobre la base del argumento a desarrollar desde el momento en que es enunciado.
En realidad, a mi juicio, en esto vendría a consistir sobre todo lo que llamó Croce en térmi-
nos absolutos «error»2 epistemológico haciendo sobrepasar un aspecto perteneciente al
estricto plano de lo instrumental y cognoscitivo a una negación ontológica. Pero aun así,
como ya he dicho en alguna ocasión, bastaría con la respuesta de Banfi en el sentido de
que los géneros existen cuando menos en tanto que entidad teórica de nuestra reflexión3.
Es decir, entenderemos, a fin de actuar con natural progresión argumentativa desde un
principio, que el Ensayo es un tipo de texto no dominantemente artístico ni de ficción ni
tampoco científico ni teorético sino que se encuentra en el espacio intermedio entre uno
y otro extremo estando destinado reflexivamente a la crítica o a la presentación de ideas.
El género ensayo y, en conjunto, la amplísisma gama de lo que podemos denominar
géneros ensayísticos viene a constituir, por así decir, una mitad de la Literatura, una mitad
de los discursos no prácticos ni estándares, esto es de las producciones textuales altamente
elaboradas, la mitad no estrictamente artística. El hecho de que esa «mitad» o parte haya
recibido, relativamente, muy escasa aplicación crítica y, en consecuencia, escasos resultados
de categorización, cabe interpretarse como resultado no sólo de una mera deficiencia o
dejación sino también de una realidad compleja que es justamente en la época contempo-
ránea cuando adquiere una dimensión inocultable y una situación intelectual sencillamente
escandalosa. Entenderemos, pues, por géneros ensayísticos la extensa producción textual
altamente elaborada no artística ni científica.

que siguiendo las circunstancias he ido dando a imprenta según se me ha solicitado y tomando como objeto la
historia literaria española, cuyo ejemplo es más que suficiente para el estudio al caso: El ensayo en los siglos XIX y XX
(Madrid, Playor, 1984, pero es dos años anterior), Los géneros didácticos y ensayísticos en el siglo XVIII (Madrid, Taurus,
1987), Los géneros ensayísticos en el siglo XIX (Madrid, Taurus, 1987) y el inacabado Los géneros ensayísticos en el siglo XX
(Madrid, Taurus, 1987). Estos materiales historiográficos no son más que la conformación del esquema de la
obra que ofreceré con el título de El Ensayo y los Géneros Ensayísticos en la España moderna.
2. Cf. B. Croce, Estética como ciencia de la expresión y lingüística general, Málaga, Ágora, 1997, pp. 61-62.
3. Cf. A. Banfi, Filosofía del arte, ed. D. Formaggio, Barcelona, Península, 1987, p. 92.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 209

Lo referido requiere alguna indicación importante en orden a la historia de la literatura


y el pensamiento estético. Con anterioridad a los tiempos de la modernidad, los anteceden-
tes de los géneros que hoy, con legitimidad, podemos llamar ensayísticos manifestaban un
grado de desarrollo no únicamente mucho más reducido, incluso en sentido cualitativo,
pues lo cierto es que se confundían en parte con los productos textuales de las «ciencias»
y, en parte, con los discursos de régimen más utilitario, o bien de tradición popular, o bien
del ámbito retórico y pedagógico, es decir de la «oratoria», la «didáctica», y también de la
«historia». Llegados a ese punto axial según representa la Estética hegeliana, como después
indicaré, queda clara la distinción de géneros «poéticos» y géneros «prosaicos», es decir de
géneros artísticos y no artísticos, o, por mejor decir, de géneros eminentemente artísticos y
aquellos otros que lo son en mucha menor medida y, por tanto, no crean representaciones
autónomas. Los géneros prosaicos, esto es, las producciones de representación y lenguaje
no poéticos, son aquéllos en los cuales, siguiendo lo argüido por Hegel, la materia de la
realidad no es considerada en referencia a lo interno de la conciencia, sino según una
conexión de tipo racional4.
El género propiamente dicho del Ensayo es el gran prototipo moderno, la gran creación
literaria de la modernidad, con todas las genealogías y antecedentes que se quiera; el cual,
asimismo, es necesario determinar, pero específicamente es aquel que señala sobre todo
una perspectiva histórico-intelectual de nuestro mundo, de Occidente y su cultura de la
reflexión especulativa y la reflexión crítica5. En realidad, y según he intentado mostrar en
otras ocasiones, el Ensayo es, junto al poema en prosa, el único género, en sentido fuerte,
propiamente de invención moderna. La esencial diferencia entre uno y otro consiste en el
carácter altamente artístico del segundo. A éstos sólo cabría añadir, en ese sentido genérico
fuerte de ideación moderna, el caso radical y especialísimo del fragmento, el cual a fin de
cuentas especifica la configuración de un género antigenérico y que, por lo demás, puede
ser adscrito tanto a la serie de los artísticos como a la de los no artísticos.
Tomado el hecho de la fundamental caracterización moderna del Ensayo, lo pertinente
es proceder a explicar qué principios conforman su identidad. Estos principios necesaria-
mente habrán de ser modernos, pues no cabe pensar que la tradición clásica haya enunciado
en algún momento el fundamento de algo que escapa al curso de su propia racionalidad
antigua y su horizonte intelectual. De ahí justamente el problema teórico-histórico, pues el
almacén retórico carece en rigor de medios fehacientes que allegar a nuestro objeto. (Quizás
el camino por el que la realización literaria más lejos fue en este sentido de tendencia hacia
el Ensayo en la tradición antigua, a diferencia de lo que se suele creer, haya sido el de los
discursos de la controversia, tal es el caso de San Jerónimo en lengua latina). Como no podía
ser de otro modo, ni la dispositio retórica ni la teoría aristotélica de los géneros retóricos ofrecen
una modalidad de discurso susceptible de ser conducida al género del Ensayo. Narración,

4. G.W.F. Hegel, Estética, ed. de A. Llanos, Buenos Aires, Siglo Veinte, 1985, vol. VIII.
5. Naturalmente que en la literatura asiática existen aproximaciones a las formas del discurso del ensayo,
pero no tan característicamente como en Occidente ni con su aspecto de estilo crítico, por así decir, tan habitual.
Durante el siglo XX, sobre todo en lo que se refiere a Japón, sí que existe una convergencia por traslación occi-
dental. El mejor antecedente nipón es del siglo XIV: Kenko Yoshida, Tsurezuregusa (Ocurrencias de un ocioso), ed. de
Justino Rodríguez, Madrid, Hiperión, 1996.
210 PEDRO AULLÓN DE HARO

descripción y argumentación no pueden identificar, a no ser parcialísimamente, la forma


del discurso del Ensayo. Ni realidad o acción perfectiva y conclusa de la narración y sus
consiguientes habilitaciones verbales, ni acción imperfectiva e inacabada de la descripción
y asimismo sus consiguientes habilitaciones verbales del presente y la continuidad, y, por
último, ni argumentación declarativa, confirmativa o refutativa fundada aristotélicamente
en la prueba y la lógica del entimema son modalidades del discurso del Ensayo. En lo que
sigue expondré cómo por dicha razón la cuestión ha de ser centrada, según es evidente, en
la discriminación, definición y categorización del tipo de discurso que produce el género
del Ensayo y distintivamente lo configura y articula dando lugar a esa realización diversa de
las correspondientes a la tradición antigua y clasicista. Y añadiré por lo demás que, desde
luego, no se habrán de confundir discurso y género, como no los confundieron ni Platón en
la República ni Aristóteles en la Poética y sin embargo algunos comentaristas lo hacen en sus
exégesis. Pero antes, pienso, será preciso intentar determinar, por encima de la formalidad
del discurso, esos principios más generales que en la historia del pensamiento necesaria-
mente han de dar razón del portentoso fenómeno de la creación, o más bien cristalización
definitiva, del nuevo género. En lo que tiene que ver con el ya referido género del poema
en prosa, el fundamento reside (o así yo lo he interpretado de manera histórico-literaria-
mente mostrada) en el principio romántico de la intromisión o integración de opuestos o
contrarios; principio que, por otra parte, considero no ajeno a la constitución del Ensayo
en tanto que en éste ha lugar la convergencia de discurso de ideas y de expresión artística,
o de pensamiento teórico o especulativo y arte. Un diferente asunto es que, más allá de la
integración de contrarios en tanto que formación de artes compuestas característicamente
moderna, en sumo grado la ópera, haya recaído en la configuración de los géneros de
extensión breve (ensayo, poema en prosa, fragmento) la responsabilidad de las decisiones
genéricas esencialmente modernas6.
Ahora bien, es únicamente el proyecto de libertad que en sentido convencional
podemos llamar kantiano, de un lado, y la caída de la Poética clasicista en tanto que, sobre
todo, caída de su concepto de finalidad artística y literaria, también kantianamente sancio-
nada en la tercera Crítica en los nuevos términos de «finalidad sin fin», por otro, aquello
que permite explicar la constitución de esa nueva entidad establecida mediante el género
moderno del Ensayo. La finalidad sin fin, reformulada por Hegel como fin en sí mismo, es
concepto estético de inserción artística, pero representa no sólo una disolución de finalidad
artística en lo que de esto, de artístico, el Ensayo tiene, sino una concepción general de
abandono del pragmatismo pedagógico sin cuya desaparición el Ensayo no ha lugar pues
habría de permanecer situado entre las modalidades de finalidad retórica o de tal investi-
dura didáctica o divulgadora. Aquí el sentido de libertad, que abraza, como no podía ser
de otra manera, tanto el propósito finalista como la actividad productora, estatuye, aun en
sus diversos sentidos, la idea moderna de «crítica».
El Ensayo representa, pues, el modo más característico de la reflexión moderna.
Concebido como libre discurso reflexivo, se diría que el ensayo establece el instrumento
de la convergencia del saber y el idear con la multiplicidad genérica mediante hibridación

6. Puede verse un estudio de toda esta serie de problemas en mis trabajos reunidos con el título de La
Modernidad poética, la Vanguardia y el Creacionismo, ed. de J. Pérez Bazo, Málaga, Analecta Malacitana, 2000.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 211

fluctuante y permanente. Naturalizado y privilegiado por la cultura de la modernidad, el


Ensayo es centro de un espacio que abarca el conjunto de la gama de textos prosísticos
destinados a resolver las necesidades de expresión y comunicación del pensamiento en
términos no exclusiva o eminentemente artísticos ni científicos. En lo que sigue procederé
a definir el discurso del Ensayo, situarlo históricamente y ofrecer algunos elementos rele-
vantes e indispensables para su categorización moderna; trazar las líneas de relación entre
el mismo y los géneros ensayísticos dentro de un sistema de géneros que necesariamente
los ha de integrar; reconsiderar las principales teorías del ensayo y trazar finalmente un
esbozo tipológico de los géneros ensayísticos.
El discurso del Ensayo, y subsiguientemente la entidad constitutiva del género mismo,
sólo es definible mediante la habilitación de una nueva categoría, la de libre discurso reflexivo.
La condición del discurso reflexivo del Ensayo habrá de consistir en la libre operación reflexiva,
esto es, la operación articulada libremente por el juicio. En todo ello se produce la indeter-
minación filosófica del tipo de juicio y la contemplación de un horizonte que oscila desde
la sensación y la impresión hasta la opinión y el juicio lógico. Por tanto, el libre discurso
reflexivo del Ensayo es fundamentalmente el discurso sintético de la pluralidad discursiva
unificada por la consideración crítica de la libre singularidad del sujeto. Por otra parte,
el Ensayo posee, como género, la muy libre posibilidad de tratar acerca de todo aquello
susceptible de ser tomado por objeto conveniente o interesante de la reflexión, incluyendo
privilegiadamente ahí toda la literatura misma, el arte y los productos culturales. La libertad
del Ensayo es atinente, pues, tanto a su organización discursiva y textual como al horizonte
de la elección temática. Es de advertir que el Ensayo no niega el arte ni la ciencia; es ambas
cosas, que conviven en él con especial propensión integradora al tiempo que necesariamente
imperfectas e inacabadas o en mero grado de tendencia. Por ello el género del Ensayo se
muestra como forma poliédrica, síntesis cambiante, diríamos, para un libre intento utópico
del conocimiento originalmente perfecto por medio de la imperfección de lo indeterminado.
Si retomásemos la distinción de Schiller de los géneros poéticos como «modos del
sentimiento»7 y añadiésemos la de los géneros científicos como «modos de la razón», cabría
considerar el género del Ensayo en tanto que realización de un proyecto de síntesis supera-
dor de la escisión histórica del espíritu reflejada en la poesía, como discurso reflexivo en cuanto
modo sintético del sentimiento y la razón. El Ensayo, entonces, accedería a ser interpretado como
el modo de la simultaneidad, el encuentro de la tendencia estética y la tendencia teorética
mediante la libre operación reflexiva.
Naturalmente, y ya quedó dicho, es posible rastrear aspectos del Ensayo desde los
orígenes de la cultura occidental, desde Gorgias y Platón, desde la mayor proximidad
cronológica, y además denominativa, de Montaigne y Bacon. Alfonso Reyes observó esa
relación presocrática y, a su vez, especificó el género epidíctico como antecedente del
Ensayo8. A mi entender, como ha quedado dicho, los principios constituivos del Ensayo
como género moderno radican en la integración de contrarios y la libertad kantiana con la
consiguiente disolución del concepto de finalidad didáctica. De estos últimos se derivarían,

7. F. Schiller, Sobre poesía ingenua y poesía sentimental, Madrid, Verbum, 1994.


8. A. Reyes (1941-1942), La crítica en la edad ateniense. La antigua retórica (O.C. XIII), México, FCE, 1961, pp.
59 y 408.
212 PEDRO AULLÓN DE HARO

respectivamente, la libertad artístico-ideológica y el carácter no utilitarista del género. Más


allá de la variabilidad del uso del término ensayo, la modernidad del mismo como género
literario se funda en el principio de la verdadera libertad de juicio por encima de las pres-
cripciones del viejo orden cultural recibido del mundo antiguo y desintegrado por el arte
y el pensamiento modernos. Por ello, el Ensayo es asunto fundamental en lo referente a
la creación del pensamiento moderno, a su forma problematizada, a la puesta en crisis del
sistema como fundamento filosófico y en general de la racionalidad clásica. A este propósito,
Adorno y Benjamin, pero también Eugenio d’Ors, Rosenweig y otros pensadores caracte-
rizadamente contemporáneos9, representan mediante su postura efectiva ante el género, o
ante el texto y su discurso, no un criterio de simple determinación formal sino un modo
de ser del pensamiento que modernamente tiene uno de sus núcleos y principales ante-
cedentes, al igual que tantos otros sentidos, en la construcción asistemática de Nietzsche.
El Ensayo puede señalarse en tanto que género «impuro» y no marcado, o como el
más puro género impuro. Si nos retrotrayésemos a fin de observar con la mayor perspectiva
y horizonte posibles el conjunto de las actividades discursivas altamente elaboradas, se
advertiría con nitidez que las constituciones artísticas delimitadas por la tríada tradicional
de géneros y aquellas otras constituciones científicas delimitadas por los discursos de esa
naturaleza y finalidad, representan una polarización, dos extremos entre los cuales se halla
el segmento de los géneros ensayísticos.
Los géneros ensayísticos, concebidos como géneros ideológico-literarios, se diferencian
de todo punto tanto de los géneros poéticos o artístico-literarios como de las realizaciones
de tipo científico. En general, las formas de lenguaje que realizan la producción textual
ensayística son determinables dentro del gran espacio de posibilidades intermedias entre los
géneros científicos y los géneros artísticos, entre la tensión antiestándar del lenguaje artístico
y la univocidad denotativa promovida por el lenguaje científico, entre la fenomenología
y los hallazgos de la poeticidad, de un lado, y la cientificidad, de otro. En este sentido, lo
que denomino sistema global o total de géneros parte de un sistema tripartito que puede
ser representado como una pirámide compuesta de tres vértices: géneros ensayísticos,
géneros científicos y géneros artístico-literarios o poéticos10. De esa manera es posible
recomponer el concepto dieciochesco de literatura en cuanto producción integradora de
ciencia, pensamiento y arte, como expresión del todo. Ahora bien, es imprescindible la
redelimitación de las producciones del discurso científico-técnico moderno, producciones
que en tanto integradoras de códigos de lenguaje no natural y estratificaciones intensamente
terminológicas abandonan la entidad de los discursos literarios. Por ello, estará constituida
la literatura mediante el conjunto de géneros poéticos y géneros ensayísticos.
Si intentásemos dar orden a los géneros ensayísticos, se observaría que, en conse-
cuencia de lo anterior, la determinación de una doble tendencia, bien de aproximación

9. En realidad, este fenómeno es coincidente, o análogo, con el operado literariamente por la Vanguardia
histórica, o por la Neovanguardia en el caso importante y tardío de la Teoría estética de Adorno, obra que se hace
justamente cargo de la interpretación de esos dos momentos del arte del siglo XX.
10. Esta pirámide sería invertida si nos atuviésemos, en vez de a la realidad moderna, al momento originario
de la producción, es decir a los escritos de los presocráticos, pues éstos definirían el lugar inicial, indiferenciado
del que provendría la subsiguiente dualidad científica/artística o poética.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 213

o alejamiento respecto de uno u otro de esos dos extremos dialécticos y alternativos, el


artístico y el científico, es el horizonte que necesariamente rige la elaboración de la serie
ensayística. Más adelante volveremos sobre ello. Pero, además, es de advertir que el Ensayo
se encuentra, a tal propósito, justo en el centro; en el centro del conjunto del segmento
ensayístico, y asimismo en el centro del todo. No en el centro de la Literatura, pues si
excluimos por razones evidentes de lenguaje no natural o de tendencia fuertemente a la
codificación artificial los discursos científicos, según hemos efectuado anteriormente, se
obtiene un conjunto binario, con todas las transiciones existentes de hecho y discriminables,
pero binario, ensayístico y artístico. En todo caso será pertinente replantearse diferentes
regímenes de posibilidad de hibridación y dominancia de los discursos.
En la cultura española, como es sabido, las pautas que inmediatamente anteceden a la
constitución del Ensayo son básicamente localizables en el Teatro Crítico Universal y en las
Cartas Eruditas y Curiosas de Feijoo, en las Cartas Marruecas de Cadalso, en las publicaciones
periódicas dieciochistas como el Diario de los Literatos y El Censor. En Europa, de la manera
más estable, Shaftesbury, Addison y en general los empiristas ingleses. Corresponde a Larra
el honor de consumar el género del Ensayo breve a la manera de artículo acorde con las
necesidades de la España decimonónica. Eduardo Gómez de Baquero, Andrenio, sostiene
que la literatura española ofrece una larga tradición de ensayistas perfectamente explicable
en virtud de la tendencia tanto moralista como discursiva que en ella es perceptible desde sus
orígenes y que vino a llenar de moralidades y de reflexiones incluso las novelas del género
picaresco11. Esta tendencia española prefigura en su vertiente didáctica perfiles de cierto
sesgo ensayístico involucrados en diversos géneros artísticos, quizá muy específicamente
en la poesía didascálica, pero es cierto que de manera fundamental en la novela. Andrenio,
siguiendo a Bacon, reconoce en las Epístolas de Séneca la obra de un ensayista, y prosigue
explanándose sobre un amplio y acertado elenco de autores españoles: desde Guevara y
Fray Luis a Feijoo y el Padre Isla, y ya en tiempos modernos, Larra, Juan Valera, Clarín
y por supuesto extensamente los del Noventayocho. Por otra parte, escritos novelescos
de Eugenio d’Ors como La bien plantada y La escenografía del tedio pueden ser considerados
como ensayos novelados. Sea como fuere, habría que asignar a Ortega no sólo la cualidad
reconocida de ensayista español por antonomasia, sino también la de uno de los más
destacados modelizadores del ensayismo filosófico europeo de su tiempo. Precisamente,
dentro de la cultura europea en general cabría destacar la encumbradísima tradición del
pensamiento alemán declaradamente asistemático, desde Lessing a Schiller, tradición ésta
que culmina en ciertas obras de Schopenhauer, en Nietzsche y, por supuesto, Kierkegaard.
Las tres grandes teorías del Ensayo han sido elaboradas, siguiendo su orden crono-
lógico, por Lukács, Bense y Adorno. Las más importantes son la primera y la última y, de
entre éstas, la de Adorno, texto que representa a mi modo de ver el momento culminante
de la Poética moderna, cerrando el arco tratadístico abierto como teórico de la tragedia por
Aristóteles. El joven Lukács compuso en 1910 Sobre la esencia y forma del Ensayo, un escrito,
un ensayo que constituye la primera reflexión de gran relieve acerca del género. Para Lukács,
en el Ensayo la forma se hace destino o principio de destino, pues el ensayista se instala en

11. Cf. E. Gómez de Baquero (Andrenio), «El ensayo y los ensayistas españoles contemporáneos», en Id., El
renacimiento de la novela española en el siglo XIX, Madrid, Mundo Latino, 1924, p. 140.
214 PEDRO AULLÓN DE HARO

«la eterna pequeñez del más profundo trabajo mental respecto de la vida, y la subraya con
modestia irónica», el ensayista ha de meditar sobre sí mismo, ha de encontrarse y «construir
algo propio con lo propio»12. A su juicio, el Ensayo toma por objeto privilegiado las piezas
de la literatura y el arte, por ello es el género de la crítica; «habla siempre de algo que tiene
ya forma, o a lo sumo de algo ya sido; le es, pues, esencial el no sacar cosas nuevas de una
nada vacía, sino sólo ordenar de modo nuevo cosas que ya en algún momento han sido
vivas. Y como sólo las ordena de nuevo, como no forma nada nuevo de lo informe, está
vinculado a esas cosas, ha de enunciar siempre ‘la verdad’ sobre ellas, hallar expresión para
su esencia»13. Se llega así a lo que el pensador húngaro considera la paradoja del Ensayo:
mientras que la poesía toma sus motivos de la vida (y del arte), para el Ensayo el arte (y la
vida) sirve como modelo. En contraste a lo que sucede con la poesía, la forma del Ensayo
todavía no ha concluido su proceso de independencia, y mientras la poesía recibe la forma
del destino, en el Ensayo la forma se convierte en destino.
En el artículo Sobre el Ensayo y su prosa, Max Bense, a partir de la consideración de la
primitiva e indiferenciada unidad con la ciencia, la moral y el arte, entiende el Ensayo como
expresión de un método de experimentación; en él se trataría de un escribir experimental y
ha de hablarse de él en el mismo sentido en que se hace de la física experimental, delimitable
con bastante claridad de la física teórica14. En la física experimental se formula una pregunta
a la naturaleza, se espera la respuesta y ésta prueba o desecha; la física teórica describe la
naturaleza, demostrando regularidades desde necesidades matemáticas, analíticamente,
axiomáticamente, deductivamente. Así se diferencia un Ensayo de un Tratado. Escribe
ensayísticamente quien compone experimentando, quien de este modo da vueltas de aquí
para allá, cuestiona, manosea, prueba, reflexiona; quien se desprende de diferentes páginas
y de un vistazo resume lo que ve, de tal modo que el objeto es visto bajo las condiciones
creadas en la escritura. Por tanto, según Bense, el Ensayo es la forma de la categoría crítica
de nuestro espíritu y representa la forma literaria más difícil tanto de dominar como de
juzgar; y por ello se engañan absolutamente quienes creen que el Ensayo tiene algo que
ver con la divulgación.
Es Adorno quien más penetrantemente ha reflexionado sobre el ensayo, sobre todo
en El Ensayo como forma. Adorno destaca la autonomía formal, la espontaneidad subjetiva y
la forma crítica del Ensayo. A su juicio, el Ensayo, a un tiempo más abierto y más cerrado
que la ciencia, «es lo que fue desde el principio: la forma crítica par excellence, y precisamente

12. Cf. G. Lukács (1910), «Sobre la esencia y forma del ensayo», El alma y las formas, ed. M. Sacristán, Barcelona,
Grijalbo, 1975, pp. 23 y 36. [Puede verse nuestra edición en Madrid, Sequitur, 2015].
13. Ibid., p. 28.
14. Cf. M. Bense, «Über den Essay und seine Prosa», en Merkur (1947), I, pp. 414-424. Dada la importancia
y su escasa accesibilidad incluí una exposición detenida de este artículo de Bense, casi en traducción literal, en mi
Teoría del Ensayo, cit. Como es sabido, Bense acabó por derivar, siguiendo el más radical formalismo de su época,
hacia una semiótica matemática en sí misma encerrada. Adorno realizó en su ensayo sobre el ensayo, texto que en
realidad es un desafío a la capacidad de pensamiento neopositivista en contraposición a la suya propia expresada
en ese mismo ensayo, la más penetrante y radical crítica a ese neopositivismo formalista de su tiempo, para el
cual sin duda pensaba en Bense, a quien cita. Dice ahí Adorno que «el pensamiento tiene su profundidad en la
profundidad con que penetra en la cosa, y no en lo profundamente que la reduzca a otra cosa» (véase siguiente
nota, p. 21).
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 215

como crítica inmanente de las formaciones espirituales, como confrontación de lo que son
con su concepto, el Ensayo es crítica de la ideología». Y cuando al Ensayo se le reprocha
carencia de punto de vista y de relativismo, porque en su actuación no reconoce punto de
vista alguno externo a sí mismo, de nuevo se está en presencia de «esa noción de la verdad
como cosa ‘lista y a punto’, como jerarquía de conceptos, la noción destruida por Hegel,
tan poco amigo de puntos de vista: y en esto se tocan el ensayo y su extremo: la filosofía
del saber absoluto. El ensayo querría salvar el pensamiento de su arbitrariedad reasumién-
dolo reflexivamente en el propio proceder, en vez de enmascarar aquella arbitrariedad
disfrazándola de inmediatez»15. El Ensayo, ni comienza por el principio ni acaba cuando
se alcanza el final de las cosas sino cuando cree que nada tiene que decir. A partir de ahí se
puede concebir el ensayismo de Adorno como crítica del concepto filosófico de sistema u
orden de la totalidad y del antes y el después. La Teoría estética es la más eficiente ilustración
de este problema del pensamiento que por ser, a mi juicio, de dimensión muy amplia y de
cultura de época señalé con anterioridad.
Bien es verdad que el género del Ensayo es el caso distintivo de representación de la
posición del hombre moderno en el mundo y del ejercicio de su actitud reflexiva y crítica,
de la individualidad y la libertad; pero el Ensayo ha de ser interpretado y categorizado
genéricamente en orden a la amplia gama de realizaciones dentro de la cual se aloja y, con
la posición que fuere, a mi juicio central, centro, como dije, en la cual adquiere propio
lugar y verdadero sentido. Los géneros ensayísticos en general y, en particular, el Ensayo
corresponden a las modalidades principales de la teoría y la crítica de la literatura, así como
de las artes y por otro lado de la estética, ya se presenten como ensayos tal cual o a través
de las modelizaciones empíricas del artículo o a través del marco genérico pre-intencional
que delimita la fórmula del prólogo. En efecto, el Ensayo es el género y el discurso más
eminente de la crítica y de la interpretación, de la exegética y la hermenéutica. En razón
de sus dimensiones, puede hablarse de dos tipos de ensayo, el ensayo breve (a menudo
presentado en forma de artículo, o como colección o compilación de éstos) y el ensayo
extenso o gran ensayo (con frecuencia presentado unitaria e individualmente en forma de
libro). En lo que se refiere plenamente a los géneros ensayísticos, siguiendo los criterios
esbozados procederá discriminar un segmento compuesto por aquellas obras de tendencia
de aproximación científica, es decir las desprovistas de prescripción temática (a excepción
del género utilitarista dieciochesco del proyecto y, muy secundariamente, de la historiografía,
dado su carácter ambivalente o deslizante, como venía ya a apreciar Hegel) y aquel otro
segmento compuesto por obras de tendencia o aproximación artística.
En el primer caso son de tomar en cuenta, siguiendo la tendencia de creciente aproxi-
mación científica, las denominaciones de discurso y artículo, panfleto, informe, manifiesto,
estudio y tratado; teniendo en cuenta que los dos primeros, discurso y artículo pueden
acceder por directa aproximación y neutralidad empírica de su capacidad referencial, a
ensayos, pero también a textos de gran aproximación científica, y por tanto se unirían
a los finales del estudio y el tratado. Nótese que opúsculo y folleto realmente no son más

15. Cf. Th. W. Adorno (1958), «El Ensayo como forma», Notas de Literatura, trad. M. Sacristán, Madrid, Ariel,
1962, p. 30. Nueva versión española (en Madrid, Akal, 2003) de la ed. completa alemana de R. Tiedemann et alii,
traducida por A. Brotons Muñoz.
216 PEDRO AULLÓN DE HARO

que designaciones de tipo empírico que remiten a ciertas cualidades materiales o bien de
dignidad otorgada al contenido de su objeto, o bien a simples dimensiones empíricas incluso
determinadas por la norma legal.
En el segundo caso, la tendencia de aproximación artística o poética remite a aquellas
obras que poseen predeterminación temática, clasificables como autobiografía, biografía,
caracteres, memorias, confesiones, diario, utopía, libro de viajes, aforismo, paradoja, crónica,
etc. Se ha de tener en cuenta cómo la biografía e incluso en ocasiones los géneros memo-
rialísticos pueden poseer sentido historiográfico, y cómo a su vez, por el sentido opuesto,
pueden tender a la ficción narrativa, a la novela biográfica o histórica. O cómo el libro de
viajes, por su parte, puede aproximarse a la novela de viajes, o bien mantenerse próximo a
la crónica descriptiva o a otras modalidades ensayísticas.
En fin, es necesario asumir el conjunto de la estructura del sistema de géneros y espe-
cificar cómo en ella todo género posee su lugar. Basta con examinar y subsiguientemente
incorporar cada caso con su particular relación dialéctica en el conjunto. El sistema de
géneros propiamente literarios es binario, de doble segmento de géneros ensayísticos y
géneros artísticos, y éstos a su vez de disposición triádica (temáticamente no determinados,
ensayo y temáticamente determinados / narrativos, líricos y dramáticos). El sistema de
géneros representa la literatura como un todo morfológico e histórico y, por consiguiente,
la total estructura del sistema de géneros, o un sistema global o total de géneros, según
en otras ocasiones he denominado. Ahora no se pretende especificar el particular meca-
nismo de inserción de cada posible ejemplo concreto. Se comprobará que, dentro de la
concepción de un todo, se trata de una dialéctica de la continuidad y la discontinuidad, a
partir de aquella doble tendencia, capaz de representar el continuum lineal, en el sentido de
la tendencia que fuere, del orden genérico, en el cual confluyen de manera inevitable, como
praxis literaria y como consideración metateórica por nuestra parte, la concepción estética
y la particularización morfológica.
LA TEORÍA DEL ENSAYO EN ESPAÑA:
ENTRE ORTEGA Y GASSET Y JUAN CHABÁS

U
NA EVALUACIÓN de la contribución española a la teoría doctrinal del género del
ensayo ha de empezar por advertir que se trata de pocos textos y muy breves, pero
de inicio posterior casi coetáneo a sus correspondientes europeos, esto es alema-
nes, así como de mucha menor importancia. El ensayo de Lukács antes referido data de
1910, mientras que el primero de los textos españoles, el primero de dos pequeños textos
de Ortega, es de 1914. Por lo demás, también hay que decir que sería necesario tomar en
cuenta a su vez, cosa que haremos, la existencia de ciertos estudios críticos que poseen sin
embargo algún contenido poetológico apreciable. Naturalmente no me voy a referir ahora
a mis propios trabajos, o a otros monográficos, toda vez que ya me he pronunciado en
el epígrafe anterior, pero es preciso reconocer que a tales escasos materiales en realidad
únicamente cabría añadir tres o cuatro monografías españolas generales sobre la materia y
de muy poco interés para el caso. Y diré más, en lo que se refiere al conjunto de la aporta-
ción europea en este mismo sentido de los estudios monográficos la situación es la misma
o incluso más deficiente que la española.
En general, el trabajo crítico o histórico-crítico de mayor importancia dedicado al
estudio del género en nuestro país fue un amplio artículo de Alfredo Carballo Picazo
publicado en 1954, «El Ensayo como género literario. Notas para su estudio en España»,
donde el ensayo es tomado como género mixto y, al parecer siguiendo la noción retórica
del estilo epistolar inaugurada por Cicerón, de estilo sencillo conversacional, y asimismo
caracterizado por la libertad tanto de pensamiento como de expresión y una actitud crítica.
En segundo lugar es de tener en cuenta el escrito muy anterior de Andrés Gómez
de Baquero, Andrenio, de 1923, «El Ensayo y los ensayistas españoles contemporáneos»,
compilado al año siguiente en El renacimiento de la novela española en el siglo XIX, donde el género
en cuestión es concebido como estilización artística de lo didáctico, como género ameno,
no severo, a diferencia de la investigación, y en tanto que bosquejo determinado por el
subjetivismo, la interpretación y un modo de exteriorización del espectáculo interior, cosa
esta última que pareciera fundarse en la epistemología hermenéutica de Dilthey.
Los escritos de carácter más propiamente teórico y programático acerca del género
del ensayo son obra de José Ortega y Gasset y de Juan Chabás1. Es más, son considerables

1. Son de tener en cuenta por lo demás algunos otros elementos de formulación posterior, en primer lugar
especialmente de Enrique Giménez Caballero, quien al difundir el marbete de «La edad de plata» en sus manuales
218 PEDRO AULLÓN DE HARO

como antecedente y consecuente y sobre la común base parcial de Montaigne. O lo que es


lo mismo, no cabe su estudio por separado. Ortega, situándose de manera muy adecuada
dentro de la perspectiva de Montaigne, regida por el abandono de todo proyecto de inda-
gación sistemática y la búsqueda del punto de mira novedoso, adopta una postura de –si
se me permite el término- ironizada coquetería intelectual que, como en el autor francés,
asume un criterio descriptivo operacional valioso y convincente. Este criterio tiene un
desenvolvimiento y estrictamente sólo en parte procede de Montaigne, y presenta dos
elementos principales resumibles en que 1) el ensayo no explicita la prueba, cosa propia
de la ciencia y la filosofía, aunque pertenece a todo autor el honor intelectual de poseer la
prueba si ésta es posible y además le es lícito borrarla dejándola elíptica; 2) el ensayo que
se propone consiste en «posibles maneras nuevas de mirar las cosas» y apela a la experi-
mentación asimismo del lector a fin de comprobar si se alcanzan «visiones fecundas». La
idea de experimentación, como vimos, volvería a aparecer en Max Bense.
Los bien conocidos tres párrafos de Ortega sobre las meditaciones, de 1914, son como
sigue:

Estas Meditaciones, exentas de erudición –aun en el buen sentido que pudiera dejarse a la
palabra–, van empujadas por filosóficos deseos. Sin embargo, yo agradecería al lector que
no entrara en su lectura con demasiadas exigencias. No son filosofia, que es ciencia. Son
simplemente unos ensayos. Y el ensayo es la ciencia, menos la prueba explícita. Para el
escritor hay una cuestión de honor intelectual en no escribir nada susceptible de prueba
sin poseer antes ésta. Pero le es lícito borrar de su obra toda apariencia apodíctica, dejando
las comprobaciones meramente indicadas, en elipse, de modo que quien las necesite pueda
encontrarlas y no estorben, por otra parte, la expansión del íntimo calor con que los pensa-
mientos fueron pensados. Aun los libros de intención exclusivamente científica comienzan
a escribirse en estilo menos didáctico y de remediavagos; se suprime en lo posible las notas
al pie, y el rígido aparato mecánico de la prueba es disuelto en una elocución más orgánica,
movida y personal.
Con mayor razón habrá de hacerse así en ensayos de este género, donde las doctrinas, bien
que convicciones científicas para el autor, no pretenden ser recibidas por el lector como verdades.
Yo sólo ofrezco modi res considerandi, posibles maneras nuevas de mirar las cosas. Invito al lector
a que las ensaye por sí mismo; que experimente si, en efecto, proporcionan visiones fecundas;
él, pues, en virtud de su íntima y leal experiencia, probará su verdad o su error.
En mi intención llevan estas ideas un oficio menos grave que el científico; no han de
obstinarse en que otros las adopten, sino meramente quisieran despertar en almas herma-
nas otros pensamientos hermanos, aun cuando fueran hermanos enemigos. Pretexto y
llamamiento a una amplia colaboración ideológica sobre los temas nacionales, nada más.

En el prospecto preparado para anunciar El Espectador, los volúmenes de ensayo breve


que se editarían entre 1916 y 1934 y alcanzaron número de ocho, Ortega hace notar cómo
tras diez años de dedicación existe un reducido núcleo amigo de lectores al que, pese a la

de historia literaria mantuvo la designación tradicional de «prosa doctrinal» junto a la de «prosa histórica». Este
y otros textos, que ya he indicado en alguna otra ocasión, podrán verse examinados cuando el presente artículo
se publique en su versión final desarrollada.
IDEA DE LA LITERATURA Y TEORÍA DE LOS GÉNEROS LITERARIOS 219

hostilidad y la indiferencia de otros, el autor se siente obligado. El hecho es que se propone


superar el problema de la carencia de revistas capaces de publicar escritos cuya elevación
y complejidad sobrepasan lo aceptado por la prensa popular realizando esos tomos
bimensuales para los que solicita suscripción a fin de sin someterse a un editor conseguir
su mantenimiento. Ortega, que entiende que es necesario propiciar en España «una época
de ilimitada curiosidad intelectual», pretende valiéndose del ensayo contagiar a las jóvenes
generaciones de «desinteresado amor a las ideas», de «conciencia universal» y «poner en
circulación unos cuantos puñados de pensamientos sobre arte, sobre moral, sobre ciencia,
sobre política...». Con la más genuina vocación de ensayista en la tradición programática
de Montaigne dice en el séptimo párrafo del prospecto de su nueva publicación:
Hablaré en ella de sentimientos y de pensamientos, de arte y de filosofia, de política y
de historia, y de los viajes que hago y de los libros que leo. De nada podré hablar como
maestro: pero de todo hablaré como entusiasta. No pretendo tener otra virtud que ésta
de arder ante las cosas.

Tanto en relación a lo referido de Ortega como, aún más especificamente, según


veremos, a Juan Chabás se hace necesario no ya recordar sino efectuar propiamente una
precisa lectura del célebre fragmento de Montaigne, que propongo en la bella traducción
de finales del XIX de Román y Salamero, que es además aquella que preferentemente
debieron leer los autores españoles (la acompaño al pie de la versión original francesa del
fragmento de los Essais, la canónica de Maurice Rat, aunque no cabe determinar ningún
problema significativo2):
Es el juicio un instrumento necesario en el examen de toda clase de asuntos, por eso yo lo
ejercito en toda ocasión en estos Ensayos. Si se trata de una materia que no entiendo, con
mayor razón empleo en ella mi discernimento, sondando el vado de muy lejos; luego, si lo
encuentro demasiado profundo para mi estatura, me detengo en la orilla. El convencimiento
de no poder ir más allá es un signo del valor del jui