Está en la página 1de 9

UNIVERSIDAD FERMIN TORO

VICE-RECTORADO ACADÉMICO
FACULTAD / DECANATO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO

LA PRESCRIPCIÓN
TEMA 14

AUTORA

DANIELA DIAZ

C.I: 25.791.694
REMISIÓN DE LA DEUDA

Es el acto jurídico por el cual el acreedor abdica o abandona derecho


creditorio. Con la remisión de deuda, el acreedor, renuncia a su derecho
créditicio, con eso se libera al deudor, sin recibir la prestación. Es el perdón
de la deuda. El Art. 610 dice al respecto. "La obligación se extingue cuando
el acreedor conviene en remitir gratuitamente la deuda".

-La remisión puede ser expresa o tácita.

-La remisión es expresa. Cuando el acto jurídico esta documentado, ya sea


en documento público o privado.

-La remisión es tácita. Se por la devolución del recibo o documento privado


en donde consta la deuda.

En cuanto a la remisión expresa el art. 611 dispone que: "La remisión de la


deuda no está sujeta a forma alguna, salvo que el crédito o sus derechos
accesorios, constaren en escritura pública .En este caso la remisión, para
que pueda ser opuesta a terceros, deberá hacerse la misma forma e
inscribirse en el registro público correspondiente".

Está disposición salvaguarda los derechos de terceros de buena fe.

Con relación a terceros, existe una excepción a la regla consagrada en la

Derechos accesorios consignados en escritura pública.

Referente a la remisión tácita el código en su art. 612 dice: "La entrega del
instrumento original que justifican el crédito, realizada voluntariamente por el
acreedor al deudor, constituye prueba de liberación. Siempre que dicho título
se halle en poder del obligado, se presume que el acreedor lo entregó
voluntariamente".
Requisitos:

a) entrega del documento original;

b) la voluntariedad de esa entrega;

c) la entrega hecha por el acreedor al deudor.-

-Efectos: El efecto fundamental de la remisión de Ia deuda consiste en la


extinción de la obligación con todos sus accesorios, lo expresa el art. 610 la
obligación se extingue cuando el acreedor conviene en remitir gratuitamente
la deuda.-

-Renuncia del acreedor a las garantías de obligación: Art. 613: "La renuncia
del acreedor a las garantías de la obligación no hace presumir la remisión de
la deuda".-

La obligación accesoria puede desaparecer independientemente sin que se


afecte para nada ala obligación principal que tiene vida propia e
independiente.

La obligación de los garantes puede extinguirse sin que cese la obligación


principal, en razón de que esta obligación no depende de la accesoria.

-Existencia de pluralidad de fiadores:

Art. 614 "La remisión hecha al deudor principal libera a los fiadores, pero la
que se ha concedido a estos no aprovecha al deudor principal. La remisión
acordada a uno de los fiadores no libera a los otros más que en cuanto a la
parte del fiador liberado. Sin embargo, si los otros fiadores han consentido la
liberación, quedan ellos obligados por la totalidad".

Conforme a lo expreso en el artículo más arriba, en su primera parte dice,


que si la remisión se hace al deudor se extingue la fianza, no así la remisión
hecha al fiador no provoca la extinción del deudor. La parte final del artículo
dice que si hay dos o más fiadores y uno de ellos obtiene remisión, el otro
tendrá que pagar, llegado el caso, la mitad de la deuda, salvo que consienta
en la liberación en cuyo caso quedará obligado por el todo, porque la ley
entiende que su consentimiento equivale a la renuncia del beneficio de
división, es una fianza solidaria.

La confusión

Se presenta cuando en una misma persona se reúne las cualidades de


deudor y acreedor, para la misma deuda. La naturaleza jurídica de la
confusión radica en la ilógica que tiene, para el derecho, que una persona se
deba a sí misma.

La confusión puede darse por muchos motivos, entre otros:

1. Por subrogación en un contrato, de un derecho o una obligación, etc.


2. Por sucesión, tras la muerte de una persona que lleva a una herencia,
y a la adquisición de derechos y obligaciones por terceras personas que
podían ser la contraparte de los mismos.
3. Por donación, o cualquier otro contrato que genere obligaciones y
derechos inversos a los existentes.

Efectos de la confusión

La confusión tiene como objetivo a la desaparición de los derechos y


obligaciones que se hayan visto afectados por la misma. Puede ser un solo
derecho u obligación o varias.

Por lo general la confusión extingue por completo la obligación principal, pero


es posible que la extinción sea parcial cuando la confusión se produzca
solamente sobre parte de la obligación, tal es el caso en una mancomunidad
solidaria en donde uno de los deudores paga la deuda, subrogándose los
derechos del acreedor, por consiguiente se convierte en el nuevo acreedor,
confundiéndose una parte de la obligación.

La Prescripción Extintiva

Es la manera establecida por ley por el cual se extingue la acción ligada a un


derecho subjetivo de contenido patrimonial por la inactividad del acreedor y
por el tiempo que señala la ley.

La acción del acreedor se extingue pasados cinco (5) años. Antes era de
quince años, luego se rebajó a diez años. En Roma el derecho se extinguía
pasados ¡cincuenta años!

ANTECEDENTES

La Prescripción Extintiva libera al deudor de pagar. En Roma la obligación


era coactiva, es decir se podía cobrar de manera personal, inclusive
utilizando la fuerza y violencia. Modernamente la obligación solo se puede
cobrar coercitivamente.

Modernamente la Prescripción Extintiva convierte a la deuda en una deuda


natural. Es decir el deudor sigue siendo deudor pero no puede ser cobrado
coercitivamente menos coactivamente. El deudor aun prescrito la acción
puede pagar, pero no puede pedir al acreedor que le devuelva por haberse
extinguido la acción. No existe repetición. No puede pedir la devolución
porque surge la “excepto retentio” que favorece al acreedor.

Por eso decimos que, lo que se extingue es la acción y no el derecho, como


ocurriría en Roma.

FUNDAMENTO

El fundamento responde a la pregunta: ¿Porque el paso del tiempo extingue


la acción procesal?
La prescripción pareciera favorecer al deudor. Pareciera favorecer a quien no
cumple con una obligación. Pero no es así, por los fundamentos siguientes:
el orden público y la presunción de pago.

EL ORDEN PÚBLICO. Si uno de los fines del Derecho es la paz y el orden


publico, sin la prescripción no seria eficaz para mantener ese orden publico.

El deudor estaría atado por una eternidad al acreedor. Habría procesos


civiles entre unos y otros en cualquier tiempo. El odio entre las partes seria
inacabable.

Por eso el derecho le provee al acreedor un tiempo prudente para cobrar. Si


en ese plazo no hace uso de su acción para cobrar, castiga su negligencia,
extinguiendo la acción. Por eso la prescripción mantiene la paz.

LA PRESUNCIÓN DE PAGO. }Si el deudor ha pagado tiene derecho a recibir


una nota de pago o recibo y la ley le obliga a que guarde ese recibo por cinco
(5) años. Es por eso que la ley presume “jure et jure” que si el acreedor no
cobra en ese lapso de tiempo, es como si el deudor lo hubiera pagado.

OBJETO DE LA PRESCRIPCIÓN:

Según lo establecido en el artículo 1.959 del Código Civil, la prescripción no


tiene efecto respecto de las cosas que no estén en el comercio. Involucra la
consolidación de un estado de hecho, correspondiente al contenido de un
derecho, por el transcurso del tiempo. Es necesario entender que los
derechos reales posibles son por regla general susceptibles de ser
adquiridos.

Renuncia a la prescripción.

En anteriores entradas hemos hablado de la prescripción adquisitiva o


usucapión como modo de adquirir el dominio. Ahora bien, ¿cabe la renuncia
a la prescripción ganada?
Recordemos que la prescripción adquisitiva se define como es el modo de
adquirir el dominio o los derechos reales por la posesión a título de dueño,
continuada por el tiempo señalado en la ley.

Se divide la usucapión en ordinaria y extraordinaria

Usucapión ordinaria: exige justo título y buena fe en el poseedor

Usucapión extraordinaria: tiene por base la inexistencia de esos requisitos,


que se suplen por la exigencia de un plazo más largo de posesión.

En todo caso el efecto esencial de la usucapión es la adquisición del derecho


de propiedad o de otro derecho real, que ha sido poseído por el tiempo y con
los requisitos antes analizados.

Se produce la adquisición ipso iure, automáticamente, en el momento en que


se cumple el plazo del tiempo per será necesario entablar la oportuna acción
judicial ya que procesalmente, esta adquisición no es aplicable de oficio.

El usucapiente tendrá la carga de la prueba del hecho de la usucapión, es


decir, del cumplimiento de todos los requisitos; la parte contraria, tendrá la
carga de la prueba de los hechos impeditivos de la usucapión.

¿Puede renunciarse a la prescripción?, ¿Cómo debe hacerse?

El Artículo 1935 del Código Civil dispone: “Las personas con capacidad para
enajenar pueden renunciar la prescripción ganada; pero no el derecho de
prescribir para lo sucesivo.

Entiéndase tácitamente renunciada la prescripción cuando la renuncia resulta


de actos que hacen suponer el abandono del derecho adquirido”.
En este precepto se establece el doble principio de la irrenunciabilidad del
derecho de prescribir para lo sucesivo y la renunciabilidad de la prescripción
ganada.

La renuncia a la usucapión ganada no está sujeta a formalidad ninguna:


puede hacerse expresa o tácitamente.

Esta renuncia requiere capacidad para enajenar.

Hay que entender que a lo que se renuncia es a las consecuencias de la


usucapión, es decir, a la facultad de proclamarse como dueño, sin confundir
esta renuncia con la abdicación del derecho o su abandono, con lo que
pasaría a ser “nullius”, es decir cosa abandonada o sin dueño. Lo que se
hace es reconocer como dueño al “veruso dominus” es decir al sería
propietario si no se hace valer esa prescripción, y precisamente por eso, por
tratarse en realidad del cumplimiento de un deber moral, el ordenamiento no
lo considera donación y permite la libertad de forma y aun la renuncia tácita.

La renuncia a la usucapión ganada tiene una serie de límites, pues aparte de


los generales del art. 6.2 CC (que no puede ser contraria al interés público o
hacerse en perjuicio de terceros), existe una limitación especial en el art.
1937:”Los acreedores, y cualquiera otra persona interesada en hacer valer la
prescripción, podrán utilizarla a pesar de la renuncia expresa o tácita del
deudor o propietario”.

La aplicación de los principios generales permitiría rescindir la renuncia de la


usucapión cuando esta hubiera sido verificada en fraude de acreedores, pero
el art. 1937 del CC, va más lejos, permitiendo que cualquier persona que
esté interesada en hacer vales la usucapión pueda utilizarla, incluso contra la
expresa renuncia del usucapiente.

La caducidad
En Derecho, es una figura mediante la cual, ante la existencia de una
situación donde el sujeto tiene potestad de ejercer un acto que tendrá efectos
jurídicos, no lo hace dentro de un lapso perentorio y pierde el derecho a
entablar la acción correspondiente.