Está en la página 1de 36

“CRECER EN FAMILIA”

ENCUENTROS MATRIMONIALES DE PASTORAL FAMILIAR

MANUAL TOMO III


Este proyecto ha sido desarrollado por la Fundación Casa de la Familia, con el
propósito de ofrecer a las parroquias, un servicio, una ayuda para desarrollar o
fortalecer el acompañamiento pastoral a la vida cotidiana de los matrimonios y sus
familias. La implementación del mismo requiere la asesoría y el acompañamiento de
monitores de la Fundación Casa de la Familia.

Edición de Prueba, diciembre, 2011


Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

Temática:

El material contenido en este manual incluye 8 temas con sus contenidos y


dinámicas, destinados al crecimiento Matrimonial. El manual sugiere una
secuencia para los temas, sin embargo esta puede ser cambiada dependiendo
de la realidad y requerimientos de cada Parroquia.

Cada tema se desarrolla en un “Encuentro participativo”, tipo taller, no se trata


de un ciclo de conferencias o charlas. Se introduce el trabajo con una breve
motivación sobre un tema a conversar. El encuentro debe constituir una
“vivencia” familiar en la cual los matrimonios se sientan acogidos por
otros matrimonios que los reciben y les hagan sentirse en casa. Es
importante considerar que cada tema se puede desarrollar en dos, tres o
más dinámicas diferentes, en dos, tres o más talleres.

Oración a la Sagrada Familia

Sagrada Familia de Nazaret, comunión de amor de Jesús, María y José,


modelo e ideal de toda familia cristiana, a ti confiamos nuestras familias.

Haz de cada familia un santuario en el que se acoja y se respete la vida:


una comunidad de amor abierta a la fe y a la esperanza, un hogar en el que
reinen la comprensión, la solidaridad; y en el que se viva la alegría de la
reconciliación y de la paz.

Concédenos que todas nuestras familias tengan una vivienda digna en la


que nunca falten el pan suficiente y lo necesario para una vida
verdaderamente humana.

Abre el corazón de nuestros hogares a la oración, a la acogida de la


Palabra de Dios y al testimonio cristiano; que cada una de nuestras
familias sea una auténtica Iglesia doméstica en la que se viva y se anuncie
el Evangelio de Jesucristo.

Amén

2  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

INDICE

ENCUENTRO PAG.

1 A la conquista de un estilo de vida Mariana ……………… …............................4

2 El ejercicio de la autoridad de Padres ……………………………….……………...9

3 Cómo Dictar Normas ………………………………………………………………...14

4 La Armonía entre el Padre y la Madre para el buen ejercicio de la Autoridad.....18

5 Darse Tiempo para los Hijos…………………………………………………………23

6 Tiempos de Crisis……………………………………………………………………..30

7 El Ejemplo de los Padres …………………………………………………………….34

8 El Nido Vacío.……………….…………………………………………………………37

Nota: Se sugiere a los monitores y Equipos Pastorales crear y desarrollar más


dinámicas de las aquí sugeridas, ya que en ellas se sustenta el éxito de cada taller.

3  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

ENCUENTRO Nº 1

A LA CONQUISTA DE UN ESTILO DE VIDA MARIANA

OBJETIVO

Confrontar nuestro concepto de delicadeza mariana con los usos imperantes en el


tiempo actual, en la forma de hablar, de vestirnos etc. y dar pasos en la conquista de un
estilo de vida mariano.

ORACION

Señor, nuestro Dios te bendecimos por tomar


en tus manos nuestro amor.
Ayúdanos a cumplir nuestra misión.
Ven a compartir nuestra vida.
Ayúdanos a formar a nuestros hijos, a ser
testigos de tu amor en nuestra familia
y en la comunidad.
Danos fuerza en los desalientos. Comparte nuestras alegrías. Señor, bendice nuestro
amor. Amén.

LECTURA BIBLICA Jn.19,25-27

CONTENIDO

Como cristianos en la conquista de un estilo de vida mariana, nos debemos poner a lo


menos tres desafíos concretos:

Nuestro estilo en relación a la vestimenta, nuestro estilo en relación al uso del lenguaje
y nuestra vida espiritual.

Nuestro estilo en relación a la vestimenta:

Como padres estamos llamados a plasmar un nuevo estilo mariano que refleje el ser y
actuar de María. Constatamos que los criterios existentes en el tiempo actual, poco
tienen que ver con los ideales que nosotros queremos plasmar en nuestras familias.

Hoy impera en relación a la vestimenta el culto al cuerpo, al desnudo, a la provocación.


Lo vemos en las revistas, en la televisión, en las películas, en los bailes, en las calles,
en las playas... ¡Qué decir del uso del lenguaje!, muchas veces es vulgar, se dicen
palabras groseras, se habla a gritos. Se utiliza la mentira y nuestro lenguaje es
ambiguo. Por eso, es tan necesario conversar estos temas. Sabemos que si el espíritu
no se expresa en formas, se desvanece, nos quedamos sólo con los buenos deseos e
intenciones. Y por otra parte, que si adoptamos las formas de lenguaje y vestimenta
reinantes –que ciertamente no se distinguen por ser marianas- sin casi darnos cuenta,
esas formas moldearán nuestro espíritu.

4  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

Nuestros ideales no son –usando palabras del Papa Benedicto- ideales indiferenciados,
genéricos, sino ideales llamados a encarnarse en costumbres, en formas de vida
concretas. Las formas expresan, son un camino y una protección del espíritu.
Esto vale en dos sentidos, uno positivo y otro negativo. Por ejemplo, si se usan palabras
groseras y se habla “como todos hablan”, como se habla en el colegio, en la oficina, en
la construcción, entonces, esa manera de hablar pasa a ser expresión, camino y
“protección” de un espíritu vulgar. Los chilenos tenemos una manera de hablar bastante
“florida" y hoy también las mujeres usan las mismas palabras, en forma bastante
contundente. Esto ya se ha hecho costumbre, a tal punto que cada día constatamos una
manera más vulgar de hablar. Si uso palabras groseras, éstas expresan un espíritu
vulgar. Y ese modo de hablar cultiva un espíritu grosero y vulgar. Y entonces, lo que
trate de hacer para lograr un espíritu mariano, es decir una pureza y nobleza marianas
en el espíritu, será carcomido por esa forma vulgar de mi lenguaje.
Cuando adoptamos costumbres que corresponden a un espíritu materialista, esas
costumbres acaban por socavar nuestro espíritu. Podemos predicar simultáneamente
ideales genéricos, podemos ser "religiosos", pero el problema es que esa religiosidad
corre el riesgo de convertirse luego en beatería. Este es el problema y ése es el peligro.
Si no somos suficientemente autocríticos, sabemos lo que puede pasar, pues el mismo
Cristo nos previno: no se puede poner vino nuevo en odres viejos…
En este contexto, nos referimos primeramente a la delicadeza mariana en el uso de la
vestimenta.
Nuestro cuerpo fue creado por Dios, es expresión, es compañero e instrumento del
alma. Y por estar injertados por el bautismo en Cristo, por ser miembros de su Cuerpo,
nuestro cuerpo es santuario del Espíritu Santo. Por lo tanto merece todo nuestro
respeto y un trato noble. Es conocido el pasaje de la epístola a los Corintios donde san
Pablo se refiere a nuestro cuerpo:
¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? Y ¿había de tomar yo los
miembros de Cristo para hacerlos miembros de prostituta? ¡De ningún modo! ¿O no
sabéis que quien se une a la prostituta se hace un solo cuerpo con ella? Pues está
dicho: Los dos se harán una sola carne. Más el que se une al Señor, se hace un solo
espíritu con él. ¡Huid de la fornicación! Todo pecado que comete el hombre queda fuera
de su cuerpo; mas el que fornica, peca contra su propio cuerpo. ¿O no sabéis que
vuestro cuerpo es santuario del Espíritu Santo, que está en vosotros y habéis recibido
de Dios, y que no os pertenecéis? ¡Habéis sido bien comprados! Glorificad, por tanto, a
Dios en vuestro cuerpo. (1Co 6:15-20)
Ese cuerpo, miembro de Cristo, es el que debemos respetar y vestir adecuadamente,
de forma que el vestido refleje y proteja lo que es.
En cada uno de nosotros existe un sentimiento que Dios ha puesto en nuestra misma
naturaleza: el sentimiento del pudor. Este hace que nos sintamos instintivamente
impulsados a guardar la privacidad de nuestro cuerpo en relación a la sexualidad. Ese
sentimiento o impulso natural, si es asumido, pasa a ser la virtud del pudor. Es decir,
aquella fuerza que nos hace conservar la integridad, que protege nuestra intimidad
física de miradas licenciosas. Este pudor es reflejo de nuestro pudor espiritual, que es la
protección del Santuario interior frente a todo aquello que no es de Dios.

Hoy día ambas cosas –instinto y virtud- han casi desaparecido. Estamos en la era del
desenfado, del exhibicionismo, de la provocación. Se exhibe el cuerpo sin recato alguno
para atraer las miradas del otro y –aunque se haga inconscientemente- para despertar
los instintos bajos. Hoy ya el mismo término “pudor” está desacreditado. El pudor –se
piensa- es una actitud y una palabra anticuada, ya desprestigiada.

5  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

La vestimenta tiene una función primaria que consiste en ser protección del cuerpo
frente a las inclemencias del tiempo. Pero, más allá de ello, esa vestimenta debe
expresar y proteger la dignidad y belleza del espíritu, específicamente para nosotros, de
un espíritu y una auténtica nobleza mariana. La vestimenta tiene que ser coherente con
la dignidad mariana del cuerpo que es miembro de Cristo y templo del Espíritu Santo.
Debe, también, ser expresión y protección, en este mismo sentido, de la virtud del
pudor.
¿Cuál es la moda para vestir que adopta hoy la juventud, nuestros hijos? ¿Es una
vestimenta que exalta la belleza, el pudor y la dignidad de la persona? ¿Corresponde al
ser “hijo de Dios”, o al ser “hijo de María”? ¿O estamos condenados a seguir una moda
que rinde culto al desnudo, a veces disimuladamente, pero para lograr un efecto aún
más provocativo?
Ciertamente la Virgen no se vistió en forma desaliñada o descuidada. Sin duda debió
hacerlo de modo sencillo, pero con harto gusto. ¿No habría que despertar más
creatividad en esta dirección? Es un desafío… ¿Por qué todos los modistos tienen que
ser como son? ¿No podría haber alguien que diseñara ropa bella y decente?
Ciertamente no sacamos nada con imponer a los hijos costumbres que ellos no han
asimilado y de las cuales no están interiormente convencidos. Si actuamos así, la
batalla está perdida. Lo que no hacen delante de los papás lo harán en su ausencia.
Todo lo que es impuesto por la fuerza, simplemente “por decreto”, tarde o temprano se
echa por la borda.
¿Cuáles son nuestras costumbres? ¿No nos mimetizamos con lo que ofrece y muestra
el ambiente? Si hacemos un test y vamos a una playa cercana, ¿se puede distinguir a
los católicos de los no católicos…? En Europa está la moda del topless, que ya es
costumbre adquirida; mañana aquí será lo mismo. No tenemos por qué creer que no
ocurrirá así. Las drogas, pensábamos, nunca entrarían en Chile. Ya existen, y existen
tanto en la clase media como en la clase alta. Estamos ante desafíos tremendos.
Hoy los católicos no nos distinguimos de los no católicos en el modo de vestir. La gran
mayoría compra los mismos modelos, ofrecidos en los mismos lugares… Sin darnos
cuenta, nos vamos “mimetizando”… y las formas no marianas, como decíamos, minan
el espíritu mariano que con tanto esfuerzo tratamos de encender en nuestros retiros,
jornadas y reuniones.

Si consideramos esto más en detalle podemos destacar algunos aspectos en particular:


La mujer casada debe vestirse siempre en forma femenina y alegre, con gusto. En su
vestido debe expresar: "yo pertenezco a alguien", a quién me he regalado. Lo mismo
vale para el hombre. Debe vestir varonilmente, con gusto y reflejar delicadeza.
La vestimenta que uso influye en mí e influye en la otra persona que me ve. En nuestro
vestir queremos reflejar la delicadeza de María, su sencillez, su nobleza, su belleza, su
toque propio.
En el vestir se refleja la autenticidad de mis valores, si realmente nos hemos apropiado
del ideal según la imagen de María. Si hemos creado una nueva forma de vestirnos que
contraste con lo que normalmente vemos en el tiempo de hoy.
Es responsabilidad que tienen los padres en la conducción de sus hijos y en la
orientación frente a criterios en su manera de vivir, de comportarse, del uso de la
vestimenta, etc.

Nuestro estilo de vida en el uso del lenguaje:

La forma en que hablamos no nos es indiferente. Jesús dice: "De lo que habla la boca
está lleno el corazón", y san Pablo agrega: "no salgan de nuestra boca malas palabras".

6  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

Nosotros queremos que nuestro lenguaje sea puro, limpio, digno y dignificante. También
veraz y que exprese nuestra delicadeza mariana. Que sea consecuente con el ideal en
todas partes, en nuestro hogar, en el trabajo, en el ambiente en que nos
desenvolvemos.

En nuestro actuar, a veces nos mimetizamos con el ambiente de hoy, tenemos un


lenguaje impuro, vulgar, decimos palabras bajas o usamos expresiones de doble
sentido, hasta celebramos o animamos a nuestros hijos si dicen palabras groseras. En
nuestro trato con los otros, con nuestros empleados, con nuestros compañeros de
trabajo. Nuestra forma de expresarnos ¿los dignifica o los rebaja?, con nuestras
palabras, ¿los hacemos sentirse persona?

Nuestro lenguaje debe ser noble, sin embargo, a veces, nos dejamos llevar por las
“copuchas”, hacemos comentarios sobre los otros, que en vez de ayudar, destruyen.
También nuestro hablar no siempre es moderado, respetuoso, a veces como esposos
nos tratamos a gritos, lo mismo vale para el trato con nuestros hijos.

Por último vemos que a veces nuestro lenguaje es ambiguo, no claro, prometemos
cosas y no siempre las cumplimos. Nuestra ambigüedad produce desconcierto en los
otros, partiendo por nuestros hijos, a quienes debemos conducir y educar con nuestro
propio ejemplo.

PROPOSITO
A la luz de lo que hemos visto en la reunión conversar como matrimonio sobre qué se
puede mejorar en nuestra forma de vestir y hablar y en qué forma educamos a nuestros
hijos al respecto.

ORACION FINAL

DINÁMICA

Dividir el grupo en 2 grupos para trabajar los siguientes temas:

• Primer grupo: Nuestro cuerpo es Templo de Dios


Pregunta: ¿Cómo debería ser nuestro estilo de vestir para que refleje esta realidad?

Destacar 5 características que respondan a esa realidad y 5 que no son


adecuadas. Aplicado a la vestimenta de ellos mismos y de los hijos.

• Segundo grupo: En cuanto al lenguaje


Nuestro lenguaje debe ser puro, dignificante, noble y claro
De estas características ¿cuál es la más difícil de manejar en el ambiente que nos
desenvolvemos? ¿Por qué?

¿Hemos creado un estilo mariano en relación al lenguaje que usamos en


nuestro hogar? Compartamos experiencias en este sentido.

Poner en común lo trabajado.

7  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

ENCUENTRO Nº 2

EL EJERCICIO DE LA AUTORIDAD DE LOS PADRES

OBJETIVO

Revisar nuestro estilo de vida en relación al ejercicio de la autoridad de los padres


respecto a sus hijos.

ORACIÓN
Padre Eterno: te adoro y te doy gracias por crearme como soy; por crear mis genes, mis
condiciones de vida, mi espacio en vida y tiempo. Me creaste para que disfrutara de una
vida completa, de tu vida en mí. Creo que Tú deseas que mi familia sea completa en Ti
Te pedimos que nos quites las murallas de defensa que hemos construido hoy, que
remuevas todas las barreras que no permitan unir mejor nuestras vidas. Jesús, te pido
me concedas la gracia que necesito para perdonar a todos los que me han herido, y
pido representar a mi familia para recibir en nombre de ella todas las gracias para
aquellos que han herido a alguno de sus miembros, individual o colectivamente. Te
pedimos también Jesús, que nos rodees con tu luz y penetres en lo más profundo de
nuestro ser con esa luz. No permitas que haya áreas de oscuridad dentro de mí, o de
los miembros de mi familia, sino que transformes todo nuestro ser con la luz sanadora
de tu amor. Te pedimos que nos abras completamente a recibir tu amor. Te damos
gracias por ser el Salvador de nuestra familia, y mi Salvador personal. Te lo pedimos
por Jesucristo Nuestro Señor. Amen

LECTURA BIBLICA Jn. 15,9-11

CONTENIDO
Un elemento esencial y determinante de la vida de nuestra familia es el modo en que
los padres ejercen su autoridad respecto a sus hijos.
Existen dos extremos: el autoritarismo y por otra parte, el abandono o renuncia al
ejercicio de la potestad parental. La antigua familia tradicional se caracterizaba por un
estilo marcadamente patriarcal, donde el padre era el único que sustentaba en el hogar
la autoridad y lo hacía en forma absoluta, sin lugar a réplica, muchas veces, incluso, en
forma rigurosa y violenta.
La reacción natural a esta realidad se ha dado en nuestro tiempo, donde nos
encontramos con padres que muestran la tendencia a abdicar de su autoridad,
queriendo dejar “plena libertad” a sus hijos. Quieren que sus hijos los sientan como
compañeros, en un mismo nivel, a fin de no “traumatizarlos”, o no parecer en el contexto
social como padres “anticuados” o “paternalistas”.
El bautismo nos hace hijos en el Hijo: al ser injertados en Cristo pasamos a ser hijos de
Dios Padre, por obra del Espíritu Santo y al mismo tiempo, miembros del Cuerpo de
Cristo, de la Iglesia; destaca en este contexto cómo los padres están llamados a ser
expresión, camino y garantía de ese vínculo filial.

8  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

La experiencia paterna y materna deja grabada en el alma del niño las vivencias
que le permitirán alcanzar con mayor facilidad y naturalidad este vínculo. Dios
trasmite (o participa) a los padres, cualidades que le son propias a él; a saber, la
capacidad de engendrar, la sabiduría, el amor, la autoridad, etc... Por su parte, los niños
transfieren a sus padres el amor, el afecto, la obediencia, etc., que le deben a Dios.
Estos realizan entonces una función de puente: traspasan o conducen a Dios ese amor,
obediencia, afecto, que reciben de sus hijos.
Este es el sentido del cuarto mandamiento: "Honrarás padre y madre”.
Las tareas para la autoformación de los padres que de aquí se deducen son
múltiples. Mencionamos algunas:
En relación a la vivencia filial ante Dios Padre, para el niño psicológicamente es
clave la persona y la vivencia del papá. El niño debe encontrar en el papá la faz de
Dios Padre (esto quiere decir, que el papá debe ser “otro Cristo”, quien es la imagen
viva y perfecta del Padre): su sabiduría, su cercanía, su misericordia, su poder, su
conducción, ... Destaca especialmente la persona del padre en la familia ya que es la
que mayor daño y deformación muestra. La persona de la madre está más resguardada
por la misma fuerza del instinto maternal que hay en su naturaleza. Sin embargo,
también hoy se están dejando sentir en ella los efectos de la desintegración colectivista.
Dentro de las funciones más importantes para el papá está la de proporcionar al hijo
una correcta vivencia de la autoridad: la autoridad moral del padre es determinante
luego debe mostrar el ejercicio de la autoridad como un servicio a la vida, servicio
que tiene por objeto fomentar la personalidad del hijo y ayudarlo a que se desarrolle
autónomamente.
El papá debe introducir al hijo en el mundo, educándolo para la audacia y el
riesgo, a fin de que más tarde pueda conquistar un lugar en el mundo..
Ahora bien, junto al papá está la mamá. Ambos engendran juntos al hijo y ambos
deben educarlo juntos. Si bien, éste experimenta directamente en su padre a Dios
Padre, para que esta vivencia pueda darse es esencial la vivencia materna. Y esto por
dos motivos: porque Dios Padre en su plenitud divina, es padre y madre por
excelencia y segundo, porque para que el papá sea imagen o reflejo de Dios Padre
requiere asimilar los valores del “eterno femenino” que encarna la mamá. Es decir,
la actitud creatural y filial frente a Dios que le es a ella más connatural y propia. Y, por
otra parte, la fuerza de un amor maternal personal, servicial y heroico, que ella encarna
en forma preclara.
El papá, muestra en algunos casos una autonomía que tiende a prescindir de Dios,
ejerce así un tipo de autoridad autónoma (desligada de Dios) y arbitraria. También el
padre debe “llegar a ser como los niños”, no sólo para entrar en el reino de los cielos,
sino para poder ser autoridad según el corazón de Dios, una autoridad que (en Cristo)
se sabe y se siente profundamente dependiente de Dios Padre.
Esto requiere de la mamá, que ella cultive un profundo sentido religioso y filial
ante Dios. Ella debe ser la guardiana por excelencia de la interioridad y de la oración en
el hogar y compartir ese espíritu con su esposo.
Debe igualmente trasmitir a su esposo su instinto materno, enseñándole vitalmente
a servir incesantemente en un amor desinteresado que se da al tú, que cuida de él con
delicadeza y espíritu de sacrificio. La reciedumbre y renuncia que esto exige es grande.
Del espíritu en que la madre ejerce su autoridad materna no sólo deben sentirse

9  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

beneficiados el papá y los hijos, sino que también deben aprender de ella y asimilar en
su propio ser esos mismos valores.
Por otra parte, la mamá tiene que cumplir la delicada e importante tarea de
conducir los hijos hacia el padre. Sólo ella puede hacerlo. Y haciendo esa labor,
resguarda el principio de autoridad que es esencial en la educación de los hijos. Con
esta actitud, ella en último término está conduciendo al corazón de Dios Padre.
Aquí sólo recordamos algunos puntos que son esenciales:
• La autoridad no consiste en primer lugar en dar órdenes o en el poder coercitivo
de quien la sustenta, para, en caso de no ser cumplidas, castigar.
• Toda autoridad tiene su modelo y su fuente en la autoridad de Dios. Cristo
Jesús es el modelo encarnado de la autoridad, Él es el Maestro, el Señor, el Buen
Pastor, “el jefe que conduce a la vida”.
• La autoridad primaria en la tierra la tienen los padres de familia.
• Esta autoridad tiene su fundamento en que son ellos los que engendran la vida.
(“Autoridad” viene de “auctor esse”, engendrar –ser autor de- vida).
• Quien ostenta autoridad es responsable de las personas que tiene a su
cuidado: debe servir, promover, defender, normar y encauzar la vida de los suyos
según el querer de Dios.
• Distinguimos entre autoridad moral y autoridad exterior. La autoridad moral se
refiere a la persona misma de quien tiene autoridad, a su “consistencia interior”, a su
coherencia, al deber que tiene de esforzarse por encarnar el ideal y ser para los
suyos un ejemplo vivo.
• Según el modelo de Dios, toda autoridad debe ser ejercida en, por y para el amor.
Una autoridad que no es ejercida en este espíritu es infecunda y se separa del
querer de Dios. Qué factores influyen en la recepción y en la eficacia de cualquiera
medida disciplinaria de quien se ejerce la autoridad. En este sentido cobran la mayor
importancia factores como la calidad del telón de fondo afectivo, la calidad afectiva
en que se da la relación en la familia, la relación padres-hijos, la estabilidad y
seguridad del grupo familiar, la calidad de los modelos parentales y de su
ascendiente moral y ético, el grado en que se reconozca la necesidad de
independencia y autonomía de los hijos, el tiempo dedicado a la vida familiar, etc.
• No se puede hablar de la disciplina o de cómo ejercer la autoridad en el aire, si es
bueno o no castigar, cómo castigar, etc., si no tenemos claro qué telón de fondo
afectivo se está dando, cualquiera sea la estrategia disciplinaria que usemos. Pero
esta variable, la calidad y la seguridad, la riqueza de esa relación afectiva, nos
puede hacer una diferencia enorme en términos de la resultante y de la eficacia que
tengamos para poder ejercer esa autoridad.
Ahora nos importa detenernos en el estilo o las costumbres que caracterizan el
ejercicio de nuestra autoridad respecto a los hijos.
Son varios los puntos que se pueden abordar en este sentido:
• La armonía y coordinación entre el padre y la madre en el ejercicio de su
autoridad.
• Cómo “premiar” y cómo “castigar”
• El “rayado de cancha”: ¿cómo fijar las normas?
• La adaptación a la edad y la originalidad de cada hijo

10  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

PROPOSITO
Dejarse tiempo como matrimonio, para dialogar acerca del tema tratado,
reflexionando en común las siguientes preguntas:
• ¿Qué valores o criterios nos guían en el ejercicio de nuestra autoridad frente a
nuestros hijos? ¿Los hemos definido en común?
• ¿Qué experiencia positiva o negativa nos ha aportado a cada uno en este
sentido nuestra familia de origen?
• ¿En qué creemos que debemos crecer o mejorar en el ejercicio de la autoridad
frente a nuestros hijos? ¿Cómo nos podemos ayudar mutuamente en este
sentido?

ORACION FINAL

DINÁMICA
• Dividirse en 2 sub-grupos.
• Cada subgrupo reflexiona durante 30 minutos sobre un aspecto determinado del
tema.

• Sub-grupo 1: ¿Cuáles son los factores que influyen en la recepción y eficacia de


cualquier medida disciplinaria de quién ejerza la autoridad? ¿Cuál es nuestra
experiencia al respecto?

• Sub-grupo 2: ¿Qué significa tener autoridad moral frente a nuestros hijos? ¿Qué
nos exige en concreto a cada uno de nosotros?

• Cada sub-grupo expone al resto del grupo lo más importante de lo reflexionado,


se comparte y sacan conclusiones.

11  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

ENCUENTRO Nº 3

¿CÓMO DICTAR NORMAS?

OBJETIVO

Uno de los grandes problemas en el ejercicio de la autoridad de los padres es el estilo


que ellos aplican al impartir normas y poner exigencias a sus hijos. Dedicaremos esta
reunión a profundizar esta problemática y a delinear el comportamiento que nos parece
más adecuado.

ORACIÓN

Santo Dios y Padre Bueno te bendecimos por reunirnos en familia para fortalecer el
amor de nuestro hogar.
Te damos gracias porque Tú nos cuidas como Padre, por la cercanía de Jesús, Hijo
tuyo y Hermano nuestro, y por la fuerza del Espíritu que anima nuestra unión.
Trinidad Santa, Familia divina, haz que nuestra casa sea un templo y nuestra mesa un
altar. Que nuestro pan sea una ofrenda y nuestro trabajo una bendición. Que nuestro
matrimonio sea un sacerdocio y nuestra familia una pequeña iglesia.
Virgen María, Madre del amor hermoso, ruega por nosotros y por todas las familias,
Amén

LECTURA BIBLICA Lc. 6, 36-38

CONTENIDO

Otro aspecto de suma importancia en relación al ejercicio de la autoridad de los padres


es el modo en que éstos instauran la disciplina en la familia y determinan normas,
reglas o límites a sus hijos.
Tal vez lo primero que cabría destacar es que en una familia los padres no conducen y
gobiernan el hogar por medio de órdenes o dictando muchas leyes. Deberíamos tener
presente que las “Obligaciones deberían ser las mínimas necesarias, pero, sobre todo,
un intenso cultivo del espíritu”. Con esto entendemos que las costumbres en la vida de
familia en la práctica, se van asumiendo a través del ejemplo de los padres y de lo que
ellos, casi imperceptiblemente, han ido gestando en el hogar a través del tiempo y de la
experiencia de la vida familiar. Las costumbres no necesitan ser dictaminadas,
simplemente –bajo el cuidado e inspiración de los padres- van surgiendo y
consolidándose. Y esas costumbres no son arbitrarias: responden al espíritu y valores
que los padres quieren ver realizados en la familia.
Este proceso supone que los padres irradian valores en su ser y los proclaman con su
palabra. Es decir, transmiten constantemente y en forma natural –no forzada- la vida,
los principios, las actitudes y los ideales que ellos tienen. De esta forma su estilo de
conducción no es por imposición de obligaciones, sino que ejercen su autoridad
inspirando, fomentando, motivando de acuerdo a la edad y receptividad propia de sus
hijos.

12  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

Ahora bien, si es cierto que las obligaciones y las normas no deben abundar ni son lo
primario, también es cierto que los padres deben impartir las normas y obligaciones
mínimas que sean necesarias.
Es importante la coordinación y armonía que debe darse entre el padre y la madre en el
ejercicio de la autoridad. Esto es especialmente importante cuando se trata de poner un
límite o impartir un castigo. En esta reunión trataremos sólo la necesidad de poner
límites a fin de ayudar adecuadamente a los hijos en su desarrollo, pero suponemos lo
expuesto anteriormente.
¿Cuál debe ser el estilo en que los padres fijen normas para sus hijos?
En primer lugar, las normas deben ser expresadas en forma clara y precisa, de acuerdo
a la comprensión y a la edad del niño. No basta el mero "pórtate bien". Porque, ¿qué
significa este “portarse bien” para el niño? Es muy vago. Es necesario precisar: “Quiero
que tú cuando llegues del colegio dejes el bolsón en tal parte”, o “quiero que tú...”. Para
la comprensión del niño debe quedar claro de qué se trata lo que se le pide.
Es necesario, sobre todo en edades mayores, que exista un diálogo previo en que se
invite al hijo a dar su opinión respecto a determinada norma que se va a implementar.
Es conveniente decirle por qué una norma es así y la otra, de otra forma. El niño mayor
es bueno que participe en esto. Decirle, por ejemplo: “Tenemos este problema contigo,
la levantada en la mañana. ¿Qué es lo que te pasa? ¿Por qué te cuesta tanto? ¿Qué
podríamos hacer para superar esto?” O “Tú no haces la tarea, estamos preocupados...,
¿cómo podemos solucionar este problema?”
Muchas veces se subestima la capacidad que tienen los hijos de dar o aportar
elementos que contribuyan a la solución del problema. Si la norma es participativa, será
mejor aceptada y más fácilmente cumplida.
Por otra parte, al impartir una norma de comportamiento, se debe distinguir entre
firmeza y violencia. Ni con mucho son equivalentes. La violencia está proscrita de
cualquier norma que trate de ejercer la autoridad. Una cosa es la autoridad y otra el uso
de la violencia o coerción.
Por firmeza entendemos una actitud de los padres que traduce en firme convencimiento
de la conveniencia de fijar límites y de mantener lo que se ha decidido. Ya que hace
tiempo se abandonó la difundida idea de algunos sicoanalistas y pediatras
norteamericanos (Dr. Spock), que si al niño se le castiga o se le frustra en algo, esto
sería fuente de neurosis infantiles.
Hoy día sabemos que la disciplina o fijación de límites es indispensable. Es tan
importante como el brindar afecto a los niños para el normal desarrollo sicosocial. Es
indispensable el fijarle límites y que el “rayado de la cancha” sea con una tiza que no
borre ni un vendaval. Eso es esencial, un requisito básico en la relación padres-hijos. La
conveniencia de fijar límites nunca ha sido puesta en duda en los últimos 20 años.
Nadie la discute. Si estamos convencidos que lo que hace vivible la vida es ponernos en
el lugar de otro, entonces respetar el derecho de otros y tolerar frustraciones es una de
las razones básicas del porqué en este proceso de socialización es indispensable la
fijación de límites.
No hacerlo acarreará, entre otras consecuencias, el hecho de que el niño permanezca
sin superar la etapa del egocentrismo y del individualismo infantil, agregándose cada
vez una mayor intolerancia a las frustraciones. El niño tiene que aprender, desde muy
chico, que no siempre las cosas se darán como él quiere. ¿Por qué? Porque como
adultos tenemos claro que las frustraciones son parte integrante de la vida. Salir del

13  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

egocentrismo significa ponerse en el lugar del otro, respetar el derecho del otro. Al
individuo que le faltan estas dos cosas, cojeará en la vida, será un inválido social.
En un grado extremo, el egocentrismo puede conducir a estructurar un trastorno de la
personalidad llamada sicopática. La personalidad sicopática se caracteriza porque el
individuo sólo se preocupa de su bienestar y búsqueda del placer, sin importarle que
esto se logre haciendo sufrir a otras personas.
Por último, las normas y órdenes que demos a nuestros hijos deben ser adecuadas a su
etapa de desarrollo y a su originalidad. No podemos, por ejemplo, sobre exigir a un hijo
poniendo exigencias que es incapaz de entender o de cumplir por su edad, o bien,
sobre exigir poniéndole como modelo al hermano o primo, que tienen talentos
superiores a los suyos en el área que se le está exigiendo. Dentro de la homogeneidad
y unidad propia de la vida familiar, debe darse espacio para la originalidad de cada cual.
En esto también se muestra la sabiduría y prudencia de los padres.

PROPOSITO
Juntarse como matrimonio y planear creativamente una posible reunión con los hijos en
la que se converse cómo podemos crecer en respeto mutuo y unidad como familia. Ver
en concreto en que debe esforzarse cada uno para lograrlo.

ORACION FINAL

DINAMICA

Primero cada persona recibe una hoja donde se encuentra dibujada una cancha.
• Marcar en el área chica las normas que consideran esenciales e intransables.
• En el área más extensa cuales creen que son las normas que se pueden negociar
con los hijos.
• Las cosas que están dentro de la cancha como los hábitos, las costumbres que
ayudan a la buena convivencia.
• Lo que está fuera de la cancha son los compromisos que por su edad puedan optar.

Dar un tiempo para escribir por separado y luego:

1. Cada matrimonio conversa en forma particular durante 15 minutos, sobre su


experiencia de impartir normas o poner exigencias a sus hijos. Elige una
situación concreta ya sea positiva o negativa para compartir con el grupo.

2. De todas las experiencias expuestas se elige una para analizar (tomando


en cuenta lo expuesto en la motivación), ya sea para aprender de ella si ha
sido positiva o ayudar a solucionar si es negativa.
3. Concluir reafirmando que ayudar a nuestros hijos en su proceso de
sociabilización, necesario para formar una familia sana, pasa por la
aceptación de límites y la capacidad de tolerar frustraciones.

14  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

ENCUENTRO Nº 4

LA ARMONIA ENTRE EL PADRE Y LA MADRE


PARA EL BUEN EJERCICIO DE LA AUTORIDAD.

OBJETIVO
En esta reunión veremos en mayor profundidad, la importancia de la unidad de criterios
y de acciones para el buen ejercicio de la autoridad.

ORACION
Señor Jesús: Tú que santificaste en Nazaret la vida de familia y que en María y José
nos dejaste un ejemplo eximio de amor desinteresado hacia los hijos, te pedimos que
llenes nuestro hogar con tu gracia y tu bendición. Ayúdanos a educar cristianamente a
nuestros hijos y a amarnos el uno al otro con un amor sacrificado, tierno y puro.
Concédenos el don de formar una familia verdaderamente cristiana que sea como una
pequeña Iglesia doméstica. Te pedimos por nuestros hijos: que crezcan sanos de
cuerpo y alma, que aprendan a amarre con sencillez y que nunca se separen de Ti
Tuyos son pues Tú nos los has dado y si quieres llamar a tu servicio alguno de ellos,
regalándole el don de la vocación, nosotros ofreceremos gustosos el sacrificio que
imponga su lejanía física. Más aún, te rogamos que te dignes poner tu mirada en
nuestro hogar, eligiendo a uno de nuestros hijos como el mayor don que podrías
hacernos, ya que tenemos la certeza de que sería un feliz servidor contigo y podría
colaborar con tu Iglesia, entregando su vida a Ti y a tu Reino.

LECTURA BIBLICA Ef. 6, 10-18

CONTENIDO
En esta reunión nos referiremos especialmente a la necesidad imperiosa que los padres
ejerzan en armonía, complementariamente y en conjunto, es decir, sin contradicciones,
su autoridad frente a los hijos.
La armonía y coordinación entre el padre y la madre en el ejercicio de su
autoridad.
El ejercicio de la autoridad tiene que ser compartido por el papá y la mamá en una
verdadera labor de equipo. Esto se contrapone con la idea patriarcal (machista) de
que es el padre, el paterfamilias, quien debe tener toda la autoridad y al que realmente
se debe respetar. Todavía existen hogares que, por tradición, por costumbres, por una
serie de factores, siguen funcionando con este sistema patriarcal. Ese modelo hoy día
ya no es más posible, ni tampoco es el querido por Dios. No debe confundirse, en este
sentido, el “patriarcalismo” con el hecho de que el padre está llamado a ser “cabeza del
hogar”. Ser cabeza del hogar, ejerciendo esa función de acuerdo al corazón de Cristo,
es algo muy distinto al patriarcalismo o autoritarismo despótico.
Se ve con frecuencia en familias que siguen el modelo machista, que la madre, sin
quererlo, se pone un letrero luminoso frente a los hijos que dice: “a quien tienen que

15  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

hacerle caso es al papá”. En una concepción patriarcalista, la mamá será


constantemente cuestionada por los hijos. Esa madre sentirá profundamente su
frustración. Tendrá que estar constantemente gritando a los niños, les dará mil veces
una orden y los niños no le harán caso. Entonces, terminará en una escalada de
actitudes que pueden llegar a la violencia por la desesperación de ver que nadie le hace
caso. Y con el agravante que, al finalizar el día, terminará con un alto grado de
frustración y rabia acumulados, la que comunicará, cuando por la tarde llegue su marido
a casa, junto con la lista de lo que han hecho los niños, para que él tome cartas en el
asunto. Y el marido, en un ánimo poco receptivo, -ya que viene agotado de una jornada
laboral y espera encontrar en su hogar el remanso de paz- fabricará una actitud
represiva que no siente, para poder respaldar a su mujer que está desesperada. Aquí,
claramente el sistema es disfuncional pues es al papá al único a quien se le debe hacer
caso. Esto tiene altos costos.
Por otra parte, también constatamos el hecho, cada vez más frecuente, de que el
padre no asume su responsabilidad y deja toda la carga del ejercicio de la autoridad
a la madre. Se abstrae de las obligaciones que tiene en el hogar, y con ello la madre no
cuenta con el apoyo necesario del papá. Son innumerables los casos, sobre todo en
niveles más modestos de la sociedad, donde la única autoridad es la madre. El padre es
inexistente, porque abandonó el hogar, o es inexistente en la práctica, pues la familia no
cuenta con él ni tiene oportunidad de experimentarlo como tal.
Nosotros queremos formar hogares cimentados en esta viga maestra: padre y
madre, unidos en el ser y en el actuar; hogares donde ambos tienen autoridad y ambos
están llamados a ejercerla en común.
Esto quiere decir, en primer lugar, que deben ponerse de acuerdo en el estilo de
educación y conducción de la familia. Particularmente es imperiosamente necesario
que ellos en común “rayen la cancha” en la vida familiar y estén de acuerdo en lo que
exigirán a sus hijos, de forma que apliquen las mismas normas y orientados por los
mismos criterios.
Esto quiere decir que los padres deben elaborar juntos y conformar libremente un
proyecto familiar, y no permitir que en una misma familia subsistan dos proyectos
paralelos educacionales respecto a los hijos. Es común que uno diga que así fue
educado, y el otro que de esta otra forma, y que esa sea la gran fundamentación que
hay detrás para seguir insistiendo en el modo de educar propio de cada una de las
familias de origen.
Es muy importante decidirnos definitivamente a ser y actuar como adultos y ser
capaces de tener una lealtad primaria básica con la familia actual y no con la
familia de origen. Es importante reconocer esta situación para ver cómo resolverla. En
la medida en que reconozcamos que somos distintos (no necesariamente uno mejor
que otro), ya tendremos un cincuenta por ciento de camino adelantado para llegar a un
consenso y a un acuerdo.
El hecho de que dos personas se junten en matrimonio significa no sólo dos personas
sino el que dos familias de origen están presente con algunos hilos invisibles que nos
hacen, aun cuando nos reconozcamos adultos quizás inconscientemente, reproducir el
modelo parental de nuestra familia de origen. Y uno escucha decir a un padre, por
ejemplo, que trata a su hijo en tal forma porque no quiere que le pase lo mismo que a él
cuando niño. Curiosamente, hay mecanismos sicológicos que a uno lo hacen creer que
está haciendo algo distinto, en circunstancias que está actuando con una lealtad

16  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

inconsciente a la familia de origen. Sabemos que la familia de origen tiene una


importancia favorable en un sentido y en otros no tanto...
Aquí entramos en un terreno que comúnmente es fuente de conflictos. Conviene
señalar algunos de los serios inconvenientes y costos que tiene esta inconsistencia
parental unida a esta duplicidad de estilos educacionales. Desde luego, en términos de
cualquier teoría del aprendizaje, si una misma conducta –por diferencia de criterios
pedagógicos entre los padres, o por falta de consecuencia en lo que se han propuesto-
un día es premiada, otro día es castigada y un tercer día no ocurre ninguno de los
dos casos, esa conducta no se transformará en hábito o se retardará significativamente
la adquisición del hábito deseado. El niño pierde los hitos de referencia, fácilmente se
desorienta y así se retarda o impide el proceso de adquisición de los hábitos o
simplemente no se adquieren. Es una gran desventaja cuando los padres no logran
ponerse de acuerdo...
Por otra parte, cuando un papá, sistemáticamente desautoriza a la mamá, o
viceversa, cuando la mamá desautoriza al papá, a ese papá o a esa mamá no le dan
ganas de aplaudir al que lo desautorizó; le da, en cambio, rabia con el otro.
Potencialmente, cuando es sistemático, eso genera un deterioro en la relación de
pareja. En la práctica profesional de un siquiatra se ven a menudo matrimonios que
llegan a separarse a causa de sus divergencias respecto al modo en que debe llevarse
a cabo la educación de los hijos. Se empiezan a exacerbar las cosas y se crea una
escalada de conductas que puede terminar en una separación.
Es indispensable reconocer que en el matrimonio se puede ser distinto como
personas, pero no se puede ser distinto en el rol de padres. Una cosa es aceptar
que somos distintos como pareja y otra cosa es pensar que un enfoque, una estrategia
es mejor que la otra. En la medida que estamos convencidos de que el propio enfoque
es mejor que el otro, vamos a dar la guerra más brutal para convencer a ese (o esa)
pobre que está en un error.
Otro costo que implica el desacuerdo de los padres, sobre todo cuando la
desautorización de un padre con el otro ocurre muchas veces en presencia del hijo, es
que el niño obviamente tenderá a acercarse más al lado donde el sol calienta más. Vale
decir que, a los ojos del niño, "el bueno de la película" será para él el permisivo, y "el
malo de la película" el que le trata de fijar límites. Con lo cual, el riesgo que se deteriore
la relación con el malo es altísima. Pero eso tiene un costo para la salud mental de todo
el conjunto.
Es evidente que si estamos velando por preservar y fortalecer el concepto de autoridad
en la familia, en la medida en que el padre y la madre están en posiciones divergentes,
no de acuerdo, en esa medida se debilita el rol parental. La desautorización de
cualquiera de las dos imágenes parentales debilita el subsistema o frente parental
y, por ende, el ordenamiento jerárquico y la autoridad en el sistema familiar,
otorgando de paso más poder de manipulación a los hijos. El niño puede terminar
asumiendo el poder y manejando la situación. Es el viejo truco: dividir para reinar y
meter la cuña entre los dos y sacar partido y dar un amplio margen de manipulación,
porque el niño sabe que es cosa de meterse por un lado para generar el conflicto o salir
con la suya y de alguna manera evitar la norma o la medida disciplinaria de que se trate.
De acuerdo a cualquier teoría del aprendizaje cada vez que uno de los padres le da
una orden al hijo y el otro la contradice o desautoriza, deja al niño en un callejón
sin salida al producírsele un conflicto de lealtades, por ejemplo cuando el papá dice
al niño que se vaya a la cama, y la mamá le dice no, porque quiere estar con él. Y el

17  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

niño se ve ante una disyuntiva: "si le hago caso al papá, soy desleal con la mamá, y si le
hago caso a la mamá, soy desleal con el papá". Pocas veces pensamos en el daño
sicológico que causamos al niño cuando ambos padres, delante de él, se desautorizan
o tienen criterios divergentes. Creamos situaciones conflictivas para el niño. Lo único
que quisiera ese niño es quedar bien con ambos, pero los padres no lo permiten, lo cual
genera frecuentemente angustia en el niño, situación que si llega a ser crónica, puede
transformarse en severos trastornos siquiátricos y/o graves disfunciones familiares, los
que incluso pueden llevar a la separación matrimonial.
Cuando los padres no están de acuerdo, cuando uno de ellos es el más estricto y el
otro el más permisivo, por lo general eso no obedece a una convicción profunda
sobre la bondad intrínseca de cada postura, sino que más bien constituye una
conducta reactiva a la postura del otro. En el fondo obedece a la lógica de cada cual:
"si yo no fuera así con mis hijos, esta casa sería un regimiento", o "si yo no fuera así
con mis hijos, esta casa sería la anarquía total". Con el tiempo, lejos de atenuarse esta
distancia, estas posiciones extremas se polarizan cada vez más, sobre todo cuando
detrás de ellos existe además una encubierta lucha de poder entre los cónyuges. Y
entonces se usan los hijos como instrumento de batalla para minar el poder que
uno quiere modificar en el otro. Está encubierta, a veces en forma no consciente, una
descalificación del otro por la vía de deteriorar el poder que se tiene sobre los niños.
Todo lo anterior requiere que los padres, como se dijo más arriba, elaboren juntos un
proyecto de familia, adopten un único estilo de educación y lo pongan en práctica
conjuntamente. Nunca deben desautorizarse el uno al otro. Si se da una divergencia
respecto a una situación puntual, primero deben aclarar entre ellos que directriz o
medida adoptarán. Si uno percibe que el otro ha dado, por ejemplo, un permiso que él
no habría concedido, no debe revocar la decisión del otro, sino, posteriormente
conversar con él y revisar una vez más los criterios que poseen y cómo estos se
aplican.
Ciertamente un tal proceder implica una relación fluida entre los esposos y un constante
intercambio. Los frutos de ello los podrán palpar en abundancia en la convivencia
familiar.
No nos hemos referido aquí a la diversidad que existe en el ejercicio de la autoridad en
la familia en relación a que tanto la autoridad paterna como la materna poseen una
originalidad y acentuación propia. Ello hace que los hijos puedan recibir en ambos toda
la riqueza que Dios quiere regalarles a través de sus padres.
Resumiendo lo expuesto:
• El padre y la madre están llamados a ejercer “como un solo equipo” su
autoridad.
• Para ello deben diseñar juntos un proyecto de familia, y, en ese mismo sentido,
un proyecto educativo, el cual comprende una misma concepción de la autoridad
y de su ejercicio.
• Ante todo deben cuidar los padres de respaldar con su autoridad moral la
conducción de sus hijos, las directrices y normas que establezcan en la familia y
respecto a cada hijo en particular.
• Nunca deberán desautorizarse ante sus hijos. Si tienen divergencias deben
solucionarlas primero entre ellos. Y si uno ha dado un permiso o impuesto una

18  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

norma sin el conocimiento del otro (por ausencia de éste u otro motivo), él o ella
debe asumirla.
• Los parientes, abuelos, tíos, etc., deberán respetar el modo de conducir y
ejercer la autoridad que han adoptado los padres. Estos no deben permitir que
ellos “actúen por su cuenta”.
Todo lo anterior no quita nada al hecho que ambas autoridades, la paterna y la materna,
posean su propia modalidad. Esta es complementaria y aporta a la riqueza y plenitud de
la autoridad parental.
PROPOSITO
De lo trabajado ver que actitudes debemos conquistar y entre ambos formular un
propósito para llevarlo a la vida.
ORACION FINAL

DINÁMICA
• Dividirse en 2 sub-grupos.
• Cada subgrupo reflexiona durante 30 minutos sobre un aspecto determinado del
tema.
Sub-grupo 1: Cómo padres estamos llamados a ser “un solo equipo” en el
ejercicio de la autoridad frente a nuestros hijos. ¿Cuál es nuestra experiencia?
¿Cómo lograrlo? ¿Qué seguros nos hemos puesto o nos debemos poner para
ello?
Sub grupo 2: ¿En qué creemos que debemos crecer o mejorar en el ejercicio de
la autoridad frente a nuestros hijos? ¿Cómo nos podemos ayudar mutuamente en
este sentido?

Cada sub-grupo expone al resto del grupo lo más importante de lo reflexionado, se


comparte y sacan conclusiones.

19  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

ENCUENTRO Nº 5

DARSE TIEMPO PARA LOS HIJOS

OBJETIVO

Reflexionar juntos cómo podemos tener una mejor comunicación con nuestros hijos,
superar las dificultades y buscar costumbres familiares, que aseguren un auténtico
diálogo con ellos.

ORACIÓN INICIAL

Señor, Padre todopoderoso,


te damos gracias por habernos dado (la familia) estos hijos.
Es una alegría para nosotros, y las preocupaciones,
temores y fatigas que nos cuestan,
las aceptamos con serenidad.
Ayúdanos a amarlos sinceramente.
A través nuestro has hecho surgir vida; desde toda la eternidad
tú los conocías y amabas. Danos sabiduría para guiarlos
paciencia para instruirlos vigilancia para
acostumbrarlos al bien mediante nuestro ejemplo.
Fortaleces nuestro amor para corregirlos y hacerlos mejores.
Es tan difícil a veces comprenderlos
ser como ellos nos desean, ayudarlos a hacer su camino.
Enséñanos tú Padre bueno por los méritos de Jesús tu Hijo y Señor nuestro. Amén

LECTURA BIBLICA JN. 10, 11-18

CONENIDO
Nuestra tarea de pastores según el modelo del Buen Pastor
Aspiramos alcanzar una relación lo más perfecta y profunda posible con nuestros hijos,
a quienes estamos llamados a conocer, amar y servir como Cristo, el Buen Pastor,
que amó tanto a los suyos que estuvo dispuesto a entregar su vida por ellos.
Este amor de Buen Pastor, no se improvisa, ni se limita a un puro sentimiento, ni se
da en forma automática; es para nosotros como padres un desafío no siempre fácil de
realizar. "Dar la vida" por nuestros hijos, significa para nosotros, amarlos más que a
nosotros mismos, más que a nuestras ocupaciones preferidas, más que a nuestros
proyectos y trabajos. Pero el amor necesita tiempo y dedicación, necesita paciencia y
generosidad. El amor no es rentable, sino en la perspectiva de Dios.

"Todos tienen tiempo suficiente para sus trabajos, los negocios, pero no les
queda un segundo libre para la educación de sus hijos. Son ricos
administradores, abogados famosos, ingenieros, profesores, maestros
especializados, etc., tienen tiempo para el deporte y diversas entretenciones.
Pero al mismo tiempo pierden la vida, porque les tiene sin cuidado el amor.

20  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

Abandonan a quienes tendrían derecho a ellos y a su vida: los hijos". (Tomada


y adaptada de Paul Eugéne Ch.)
Que importante es para los hijos nuestra presencia espiritual y física. Ella es básica e
irremplazable. La presencia cálida de los padres permite que el niño venza sus
angustias, le hace superar inquietudes y le permite experimentar desde un primer
momento, la alegría de vivir y la seguridad de saberse amado y querido en todos los
gestos, sonrisas, palabras que se dan en los espacios cotidianos. Es necesario estar
para acompañarlos cuando se encuentran en dificultades, valorar sus logros, estimular
los esfuerzos y corregir en el momento preciso.
Para ello es fundamental tener el corazón del Buen Pastor que ama y conoce a cada
uno de los suyos.
Conocer a cada uno: las cualidades que poseen, su originalidad, su perfil sicológico,
sus gustos, sus dificultades, sus miedos, sus fortalezas. Incluso conocer los que les
pasa, aún sin que hayan dicho palabra alguna. En esto las madres son expertas, pues
con una sola mirada se dan cuenta cuando algo importante le sucedió al hijo.
Amarlos como cada uno es. Hacerles experimentar que los aceptan incondicional y
permanentemente, con afecto y dedicación. ¡Qué importante es servir a la originalidad
de cada uno de ellos!, desarrollando todas sus capacidades -físicas, espirituales,
intelectuales- con todos sus dones, que los hacen ser de una determinada manera. Hay
padres que quisieran que sus hijos fueran distintos a como son. ¿A quién no le gustaría
que su hijo fuera una lumbrera y se destacara en todo? Sin embargo, se ha de respetar
las inclinaciones y aptitudes que Dios les ha dado. Si en la oración y el diálogo como
esposos descubriésemos lo que Dios quiere para ellos y reconociésemos que en su
plan de amor son únicos, no nos amargaríamos si no responden a nuestros gustos o
expectativas.
Por eso debemos evitar las comparaciones. A veces para estimular y animar a la
superación, para despertarles el amor propio, se les compara con sus hermanos
mayores, con la prima, con el vecino. Puede suceder que la vara con que se los mida,
sea más alta que sus capacidades reales. ¿Qué sucederá entonces? Se sentirán
incapaces y se acomplejarán.
Siempre han de sentirse valorados y amados por nosotros como son, esto los hará
sentirse felices. Se ha constatado estadísticamente, que niños que en su primera
etapa de desarrollo tuvieron carencia de amor protector y cobijador, son más tarde
niños cohibidos, excesivamente tímidos, inseguros e incluso adultos resentidos.
Una experiencia así después los incapacita para captar vitalmente que Dios es amor y
que son queridos tal como son.
La hermosa tarea de ser padres, es a la vez muy difícil. Pero no estamos solos. El Buen
Pastor está con nosotros y nos regala su gracia. También María nos ayuda con su
corazón de Madre y con su sabiduría de educadora en la formación de nuestros hijos.
No es esto lo que nosotros queremos ser, sino padres con un corazón semejante al del
Buen Pastor.
El diálogo con nuestros hijos
¿Qué costumbres tenemos en torno al diálogo con nuestros hijos? ¿Es frecuente? ¿Es
un diálogo fluido? ¿Nos cuesta entrar con ellos en una conversación más personal?

21  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

Estas y muchas otras preguntas se nos plantean en torno a este tema. Sin duda que
cada uno de nosotros desearía tener un diálogo profundo y regular con sus hijos. Pero,
desgraciadamente, éste no siempre es el caso.
En nuestro tiempo es frecuente encontrar a padres e hijos muy alejados interiormente
unos de otros, que viven enquistados en su soledad y convertidos en "íntimos extraños",
mutuamente indiferentes, fríos, y a veces agresivos, que no saben ya reconocerse ni
amarse en una relación paterno-filial sana.
Por cierto esto no debería ser así, pues ambos se pertenecen, y sólo en permanente
comunicación serán felices. Son muchos los casos que demuestran que es posible
lograrlo.
Tal vez uno de los motivos más frecuentes de la falta de diálogo con nuestros
hijos, reside en que nos dejamos poco tiempo para estar con ellos. En el caso que
tanto el padre como la madre deben estar la mayor parte del día fuera de casa por el
trabajo, la carencia de diálogo es aguda, ya que los padres llegan tarde al hogar y están
cansados –por no decir “rendidos de cansancio”- por la ardua labor que han debido
soportar durante todo el día. De esta forma, si es cierto que todavía podrían tener un
poco de tiempo para estar tranquilos con ellos, sicológicamente no lo tienen. Prefieren
“distenderse”, muchas veces viendo un poco la televisión o en otras formas.
Cuando la mamá no trabaja fuera de casa, normalmente ella tiene un diálogo mayor con
sus hijos. Pero el padre no tanto o, más bien, muy poco.
Tanto en relación al problema de la autoridad como prácticamente todos los aspectos
relacionados con la vida familiar, el factor tiempo dedicado a ella por los padres es
fundamental para garantizar que todo ocurra en la familia de forma armónica.
Desgraciadamente en la actualidad, el tiempo dedicado a la familia cada vez es una
variable más crítica en la vida de ésta, producto de una serie de factores. Se torna
cada día más escaso siendo que, teóricamente, es el recurso más a nuestro alcance y
que depende de nuestras prioridades y escala de valores.
Esto es particularmente crítico desde que la mujer ha agregado a su rol tradicional el
trabajo fuera del hogar, sin que la sociedad haya previsto los elementos de apoyo
necesarios y adecuados para esta nueva situación. Pensemos, por ejemplo, en las
salas cunas. Son insuficientes en cantidad y en calidad. Terminan siendo, en la mayoría
de los casos, situaciones casi experimentales de privación sicológica.
En nuestro país, actualmente, en un tercio de los hogares ambos padres trabajan.
Y la sociedad de consumo, sustentada sobre la base de crearnos necesidades que no
tenemos y con su prédica incesante de que es más importante "tener" que "ser", hace
muy difícil sustraerse a este engañoso slogan. "Todo esto lo hago por mis hijos", es la
explicación constantemente repetida que se escucha de padres que prolongan sus
jornadas de trabajo a veces hasta los fines de semana. A los niños, sin embargo, no les
importa tanto cambiar de auto, o vivir en tal o cual barrio. Lo que les importa es estar
con sus padres.
La falta de tiempo dedicado a los hijos es percibido por ellos como falta de interés
y preocupación, lo cual, a su vez, generará inseguridad afectiva. Y esto
generalmente es una causa de rebeldía. Los hijos, porque no se sienten seguros
afectivamente empiezan a tener conductas para llamar la atención, en forma no
convencional.

22  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

A muchos padres se les escucha decir: "Cuando logre tal meta económica entonces sí
que detendré este ritmo de trabajo". Y resulta que entonces los niños ya habrán dejado
de serlo, habrán entrado a la adolescencia y allí no será posible rescatarlos. Después
de los 10 o 12 años ya es imposible. O hay un período en que uno se da tiempo y
construye una base sólida que signifique que la familia es un polo de atracción
suficientemente fuerte para contrarrestar todas las influencias externas, que hoy
día más que nunca acosan por todos lados, o no lo hacemos sencillamente, con
las consecuencias que todos conocemos. Si la familia no ha sido un suficiente polo
de atracción emocional y afectiva durante la infancia, el riesgo de que tal cosa la
busquen en otros ambientes es bastante alto, con todos los riesgos que conlleva este
tipo de afiliación.
Cada vez es mayor el riesgo de que la familia como agente socializador básico,
disminuya su poder y en esa situación ganen cada vez más influencia la televisión
y el grupo de iguales.
Pero, para apreciar todo el panorama en torno a este tema, también es preciso destacar
el hecho de que el sistema social y, expresamente, el sistema de trabajo hoy
imperante en nuestra cultura, atenta contra la familia y la relación de padres e
hijos.

¿Cómo podemos mejorar la calidad de nuestro diálogo con los hijos?


En el libro “Ternura y firmeza con los hijos” se afirma:
"Las respuestas hostiles o agresivas suelen generar sentimientos negativos entre
usted y sus hijos, por lo cual es importante evitarlas. Cuanto más le grite a su hijo
más inefectivo será. Los gritos le informan claramente que usted ha perdido el
control de sí mismo y de la situación y que él en cambio, ha ganado terreno... Este
distanciamiento imposibilita una buena comunicación."
Primero es necesario que realmente estemos convencidos de querer mejorar nuestra
comunicación. Debemos tomarle el peso a su importancia decisiva para su maduración
sicológica, para su seguridad vital, para la vida de nuestra familia en general.
El diálogo es el camino único del amor. Por esto no cabe duda que el ser padres
exige ante todo comunicación. El diálogo entre padres e hijos es el gran medio para
encontrarse alma con alma, corazón con corazón. Y esto, a menudo es difícil, pues se
requiere que ambos quieran encontrase y dialogar y que se hagan el tiempo para
hacerlo.
Por eso, para que se dé una buena comunicación es necesario superar los
obstáculos que la dificultan. Cada uno debe analizar qué es lo que debe superar para
lograr un contacto positivo con cada uno de sus hijos.
Nombraremos algunos puntos que nos pueden servir como punto de referencia.
• cuando no nos dejamos un tiempo exclusivo para estar con ellos.
• cuando no generamos las oportunidades de estar con ellos.
• cuando no les prestamos atención para escuchar si nos quieren decir algo;
o mostramos interés por sus cosas, por lo que les pasa.
• Cuando no confiamos y no creemos en lo bueno que tienen.
• Cuando no respetamos su intimidad y privacidad.

23  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

• cuando las preocupaciones y el trabajo, nos absorben de tal forma que


estamos nerviosos, irritables, cansados en exceso, de modo que
nuestras respuestas, a veces sin darnos cuenta, son hostiles y agresivas.
Ahora bien, hay muchas formas de dialogar; el diálogo no se limita sólo a la palabra,
a la conversación, también es diálogo un gesto, una mirada cariñosa, acercarse para
ayudarles en algo, jugar con ellos, “perder el tiempo” con lo que a ellos les gusta, hacer
cosas juntos, creando un ambiente interesante, atractivo... todas estas son formas de
diálogo. A veces incluso el silencio puede ser muy elocuente y una forma de
comunicarse. En muchos casos, la mano de un padre sobre el hombro del niño tendrá
más peso y significado que muchas palabras.
Es muy importante saber qué es lo que nos ayuda personalmente a estar en
comunicación con ellos de acuerdo a la edad y etapa en que se encuentra. Con un
niño pequeño y hasta 8 años, lo más fácil es entrar en comunicación a través del juego,
de las actividades que realicen juntos, paseos, etc. Lo importante es que el niño nos
sienta cerca. Es particularmente importante practicar este tipo de diálogo con nuestros
hijos más pequeños, de esta forma nos será más fácil dialogar con ellos en el período
de la adolescencia. Si no lo hemos hecho, más tarde será muy difícil recobrar terreno en
este campo.
De hecho la adolescencia tal vez es el período más problemático, pues el hijo
tiende naturalmente a afirmar su personalidad y a criticar a los padres. Por ello también
es muy conveniente saber lo que pertenece a esta etapa de desarrollo, para no creer
que "nuestro hijo es el raro, el difícil".

Algunas condiciones a considerar para lograr un buen diálogo:


• Como padres debemos tomar la iniciativa, no esperar siempre que el hijo
de el primer pasó. Esta actitud de apertura activa será interpretada por él
como una voluntad de comprensión y amor de sus padres. Buscar la
ocasión para encontrarnos también separadamente con cada uno de
ellos, sin postergar a ninguno, por tener menos afinidad con otro de nuestros
hijos.
• Respaldar nuestras palabras con hechos, como padres tenemos que vivir lo
que exigimos de nuestros hijos.
• Sentido de autocrítica como padres, es necesario para no caer en la
intransigencia, inflexibilidad y autoritarismo.

Para que el diálogo se desarrolle en buena forma es necesario que sea:


• Oportuno, elegir el momento propicio y privilegiarlo.
• Respetuoso, el hijo es también persona, no buscar “vencerlo”.
• Sereno, no en el momento de mayor nerviosismo. Aquí se juega el arte de
escuchar.
• Adecuado, es decir, saber ponerse a la altura del hijo.
• Valiente, buena dosis de firmeza, la que los hijos esperan y además tener el
valor de abordar problemas delicados y espinosos.
• Franco, abierto, la verdad ante todo.
• Cálido, no esconderse tras la careta de la dureza, expresar el afecto y
abordarlo en forma positiva.
El mejor medio para prepararnos a un diálogo fecundo y para llevarlo a cabo en la
mejor forma posible, es la oración: implorar con María que se nos regale el don

24  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

del Espíritu Santo a fin de saber cuándo es oportuno hablar, qué palabras son las más
adecuadas, cómo interpretar lo que el niño o joven está viviendo y sintiendo por dentro.

PROPOSITO
Redactar como matrimonio una carta para cada hijo, haciéndoles saber lo que significan
para ellos. A los más pequeños, en una conversación de acuerdo a su edad decirles
cuánto los quieren.
Conversar con los hijos y preguntarles ¿Qué les pedirían a ustedes como padres para
sentirse siempre en confianza y poder decirles cualquier cosa que les suceda?

ORACION FINAL

DINÁMICA DE GRUPO

Dividir los matrimonios en dos grupos, para que analizando los casos propuestos,
busquen la mejor manera de llegar a un diálogo con los hijos en esa situación:

Grupo uno:
Situación A:
Hay visitas en la casa por la noche y su hija de cuatro años, siendo ya tarde, todavía
está en pie. Como suele suceder, está cansada e irritable, pero se niega a ir a
acostarse. Uno entiende que su hija no se quiera perder el momento entretenido junto a
la visita, pero también comprende que por el bien de ella y el suyo propio la niña debe
irse a dormir. ¿Cómo logra que se vaya a la cama?"

Situación B:
Sus dos hijos se molestan continuamente entre sí. Discuten, se torean mutuamente y
llegan a pelearse. Ud. ya ha probado separarlos, tener charlas con ellos en reuniones
familiares, entender las razones de las peleas, pero los conflictos continúan. El tema ha
llegado a hacerse insoportable. ¿Qué se puede hacer?

Grupo dos:
Situación A:
La madre tiene un trabajo full time y necesita que su hija adolescente colabore con
algunas tareas de la casa. Ella se niega e insiste en que odia ser mandada.

Situación B:
Su hijo ha comenzado a frecuentar un grupo de amigos que usted no conoce pero que
se sabe que son irresponsables, sin valores, que beben alcohol y lo único que les
interesa es pasarlo bien a cualquier precio. ¿Cómo entablar un buen diálogo con él y
lograr que cambie de amistades sin rebelarse?
Después de 20 minutos cada grupo expone al otro, las situaciones descritas y las
soluciones a que llegaron.

Otra posibilidad de dinámica grupal:


Dejar 20 minutos para que cada matrimonio piense en la originalidad de cada uno de
sus hijos y luego, mostrando las fotos, le cuente al grupo sobre cada uno de ellos: sus
fortalezas, sus características, lo que le gusta, sus hobbies, etc.

25  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

26  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

ENCUENTRO Nº 6

TIEMPOS DE CRISIS

¿Repercute la crisis económica en la relación matrimonial?

OBJETIVO
Como varios factores que afectan la armonía de la vida matrimonial, las crisis
económicas es uno de los que más influyen. En este encuentro veremos cómo
enfrentarlas y de qué manera podríamos sobrellevar estas cruces sin que menoscabe
nuestro amor y salir de ello fortalecidos.

ORACION LC. 12, 22-31


Dijo a sus discípulos: "Por eso os digo: No andéis preocupados por vuestra vida, qué
comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis: porque la vida vale más que el
alimento, y el cuerpo más que el vestido; fijaos en los cuervos: ni siembran, ni
cosechan; no tienen bodega ni granero, y Dios los alimenta. ¡Cuánto más valéis
vosotros que las aves!
Por lo demás, ¿quién de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un codo a la
medida de su vida?
Si, pues, no sois capaces ni de lo más pequeño, ¿por qué preocuparos de lo demás?
Fijaos en los lirios, cómo ni hilan ni tejen. Pero yo os digo que ni Salomón en toda su
gloria se vistió como uno de ellos.
Pues si a la hierba que hoy está en el campo y mañana se echa al horno, Dios así la
viste ¡cuánto más a vosotros, hombres de poca fe!
Así pues, vosotros no andéis buscando qué comer ni qué beber, y no estéis inquietos.
Que por todas esas cosas se afanan los gentiles del mundo; y ya sabe vuestro Padre
que tenéis la necesidad de eso.
Buscad más bien su Reino, y esas cosas se os darán por añadidura.

CONTENIDO

Todos hoy conocemos como un problema inmobiliario se transformó en una crisis


financiera que a estas alturas ya contagió a la economía como una peligrosa gripe.

La actual situación económica que enfrenta el mundo ha llevado a que algunos países
se declaren en recesión, es decir, que ya cuentan con dos trimestres en que su
Producto Interno Bruto (PIB) ha caído.

Como las naciones tienen ingresos menores en una crisis, el consumo disminuye, tanto
a nivel nacional como internacional. Por ello, se contrae la demanda, que es la intención
de comprar bienes o servicios para satisfacer necesidades. Si hay menor demanda, los
precios de los bienes disminuyen y eso es lo que pasa con el valor de las materias
primas que nuestro país exporta.

Esto es en un contexto general y económico y en relación al tema de hoy ¿Como ha


repercutido esta crisis en nosotros y en nuestro entorno? ¿Que trae de positivo y
negativo?, es lo que queremos ir desarrollando en este taller.

27  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

A nivel general, el efecto es evidente:

-El desempleo ha aumentado.

-La disminución del salario afecta el consumo, afecta también en la capacidad de pagar
deudas. Asimismo, la morosidad en los colegios, dividendos hipotecarios, arriendos.

- La salud se reciente, afecta el sueño, la memoria, hay jaquecas.

- Hay miedo, incertidumbre, estrés ante la posibilidad de perder el trabajo.

Elementos positivos

- Promueve dejar lo superfluo y apuntar hacia la sencillez, la austeridad y el


ahorro.
- Es una buena oportunidad para replantear la propia escala de valores.
- Ha despertado una corriente de solidaridad y humanidad, a través de los
comedores, campañas del Kilo, reducir salarios para evitar despidos, etc.
Siempre estas crisis golpean con mayor intensidad a los más pobres.

En relación a una encuesta nacional de opinión pública realizada por la ISCO, Eugenio
Tironi dice: “a toda generación le hace bien una crisis”.

En relación a cómo repercute en la pareja y la familia, es duro el desafío de


enfrentar la pérdida de trabajo. Hay un brusco descenso en el presupuesto familiar.

En situación de crisis, el vínculo de pareja se fortalece o se deteriora.

Los remezones aumentan las cualidades o los defectos de la pareja.

En las Familias, a menudo estas crisis refuerzan los vínculos, ya que la Familia es el
refugio y el mayor apoyo.

La pareja, ante las dificultades económicas:

- El marido se pone irascible, huraño, le duele no aportar lo necesario para el


hogar. Aquí hay que cuidar la ira, y el trato, por ejemplo en las comidas.
- La esposa debe comprender, acoger la tensión del marido. El deberá trabajar el
doble para salvar su trabajo y tendrá menos tiempo para la familia.
- A su vez, el marido espera de ella mayor austeridad y un serio compromiso en
relación al ahorro familiar.

En el caso más negativo, cuando hay pérdida del trabajo

- El hombre se hunde, se siente inútil.


- En la dificultad se espera amor, hogar, apoyo y comprensión, fortaleza. Reforzar
la autoestima.

28  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

- Es la hora del amor abnegado y fuerte. Es la hora del sacrificio para la vida de
mi Familia.
- La hora del amor que acoge en la dificultad al tú y a los hijos.
- La hora de un amor lleno de respeto, cariño y admiración. Valorando a las
personas en su dignidad.
- Cultivar los vínculos a través de hacer una actividad entretenida juntos, que
puede ser en la misma casa: un juego, una película, un paseo a pie.
- Aquí el amor debe ser creativo e iluminador para buscar posibles soluciones.
- Tiempo de humor y hacer cundir lo poco.
- Transformar el pequeño infierno del egoísmo, la queja y la indiferencia, en cielo
luminoso por medio del cariño.
- Apoyo al que tiene menos.
- Gran oportunidad de crecer en el amor matrimonial y familiar, en la sencillez de
vida y en las alegrías compartidas.

¿De dónde sacamos las fuerzas para ello?

De un amor esponsal unido al Señor Jesús y a la Santísima Virgen María en


cualquier capillita, parroquia o santuario, he incluso en nuestra propia casa ante un
pequeño altar, donde se ore y se ofrezcan sacrificios de detalles y muy buen
ánimo…

PROPOSITO
De acuerdo a nuestra vivencia matrimonial con respecto a este tema meditemos acerca
de en qué situación estamos y en que debemos fortalecer para trabajarlo y conquistarlo.

ORACION FINAL

DINAMICA
¿Repercute la crisis económica en la relación matrimonial?

Como dinámica proponemos:

Que cada uno conteste las siguientes preguntas. Luego comparte su respuesta como
matrimonio:

1. Indique dos cosas positivas y dos cosas negativas que ha traído esta crisis a
nuestro matrimonio.

2. Según nuestras circunstancias de matrimonio ¿Cómo nos podemos ayudar? (tener


una conversación serena, positiva. Que no sea un descargue de tensiones y una
búsqueda de culpables).

3. Cada uno pida al tú algo posible para el próximo mes con objeto de que esta crisis
sea una oportunidad para crecer en el amor matrimonial y familiar.

29  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

ENCUENTRO Nº 7

EL EJEMPLO DE LOS PADRES

OBJETIVO

La autoridad moral es una condición ineludible para un correcto ejercicio de la autoridad


y la fecundidad del mismo en nuestros hijos.

ORACIÓN INICIAL EF. 3,14 SIG


Por eso doblo mis rodillas ante el Padre, de quien toma nombre toda familia en el cielo y
en la tierra, para que os conceda, según la riqueza de su gloria, que seáis fortalecidos
por la acción de su Espíritu en el hombre interior,
que Cristo habite por la fe en vuestros corazones, para que, arraigados y cimentados
en el amor, podáis comprender con todos los santos cuál es la anchura y la longitud, la
altura y la profundidad, y conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento,
para que os vayáis llenando hasta la total Plenitud de Dios. A Aquel que tiene poder
para realizar todas las cosas incomparablemente mejor de lo que podemos pedir o
pensar, conforme al poder que actúa en nosotros, a él la gloria en la Iglesia y en Cristo
Jesús por todas las generaciones y todos los tiempos. Amén.

CONTENIDO
Para que nuestra autoridad tenga frutos y llegue a conformar una familia sana,
armónica y feliz, es preciso destacar la necesidad de que nuestra conducción como
padres esté respaldada por una auténtica autoridad moral o autoridad interior.
Un viejo refrán dice: “Las ideas ilustran, los ejemplos arrastran”. En este mismo
sentido podría decirse, que si las normas que podamos impartir a nuestros hijos no
están respaldadas por nuestra autoridad moral, tal vez podremos implantar un cierto
orden o disciplina, pero será a costa de un sometimiento basado en la violencia o bajo
la amenaza de un castigo. Y ese, sin duda, no es nuestro estilo. Si queremos generar
en ellos comportamientos sanos; si queremos que asuman determinados valores,
entonces lo más efectivo es que ellos puedan ver encarnados en nosotros esos
comportamientos y esos valores.
Sin duda, nosotros nunca los llegaremos a encarnar por completo. Pero, tampoco es
necesario. Lo que ellos precisan ver es que sinceramente nos esforzamos por vivir
nosotros lo que les pedimos y exigimos a ellos.
Se entiende por consistencia o autoridad moral, el hecho de que la actitud, la conducta
y el criterio de los padres correspondan a las conductas que ellos esperan de parte de
sus hijos y a que los límites impuestos por ellos no dependan de sus estados de ánimo
o de otras circunstancias o conveniencias laterales que los lleven a variar su posición.
Por ejemplo, el hecho de que un día se deje al niño saltar arriba de los sillones porque
estamos cansados, porque no queremos más guerra, etc., y al día siguiente, como
llegamos en otro estado de ánimo, a la primera que el niño se sube a los sillones, lo
sacamos volando de una palmada, no tiene nada de consistente...
Esto es fundamental. Los niños, en la medida en que van creciendo, se van dando
cuenta de que este papá y esta mamá le están diciendo una cosa y están
haciendo otra. Es típico que se les manda responder: "dile que no estoy", cuando

30  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

llama alguien por teléfono... es una de las tantas cosas en las cuales hay una
discrepancia entre lo que se exige al niño y el ejemplo personal de cada uno de los
padres. Pues al niño, al mismo tiempo, se le dice que no hay que mentir, o, incluso, se
le castiga por mentir o no ser trasparente en su conducta.
Si al ejemplo de los padres se agrega todo su cariño, su disposición y actitud de
servicio, entonces el resultado será sorprendente. La formación de hábitos, el
acatamiento de las normas y de los límites fijados por la autoridad parental se dará
entonces en forma natural y fácil. El amor filial, el cariño que los hijos tienen a sus
padres, la admiración que les profesan, obra en forma mucho más eficaz que los gritos
o las amenazas.
Pero no sólo es esencial la consistencia del adulto consigo mismo sino que, tanto o
más importante que lo anterior, es la consistencia entre ambos, padre y madre, en
su relación como esposos; y, por cierto, entre otros parientes que puedan vivir en el
lugar, tales como abuelos, tíos, etc. La estabilidad y seguridad del grupo familiar, es
obvio que influye enormemente en los niños y en los hijos adolescentes. En una
relación en que el sistema conyugal está roto o deteriorado, la influencia sobre los hijos
causará en ellos desconcierto y resultará nociva. A la larga, los hijos se verán
involucrados en el conflicto y en la inestabilidad de los padres; entonces su conducta,
por más ordenes que reciba, terminará siendo de rebeldía, de apatía u otras
manifestaciones semejantes.
De lo dicho se deduce que los padres están llamados a una constante superación
de sí mismos. Para educar fecundamente se requiere padres educados. Para
introducir a los hijos en la autoformación, ellos mismos tienen que estar en permanente
proceso de autoformación. Si aspiran a que los hijos se orienten por grandes ideales y
sean consecuentes con ellos, entonces deben ellos mismos aspirar a grandes ideales y
tratar igualmente de ser consecuentes con ellos. Incluso los hijos deben aprender de
sus padres cómo superar las propias caídas y errores. Deben poder experimentar
en ellos cómo reconocer los errores, pedir perdón y superar los obstáculos y
circunstancias negativas.
Más todavía, los padres tendrían que hacer suyas la aspiración y lucha de sus
hijos. Si les pedimos que sean honrados, veraces o cumplidores, todo ello tendría que
pasar primero por el corazón, la voluntad y el esfuerzo concreto de los padres. Y si les
pedimos cosas que como padres ya hemos asumido y de alguna forma ya las
encarnamos, entonces, de todas maneras, tenemos que luchar junto con ellos, tratando
de superar paralelamente otras cosas o actitudes que aún no alcanzamos.
Esta forma de proceder de los padres les dará una gran autoridad moral; la irradiación
de su ejemplo de vida obrará maravillas. Y, como hemos señalado, si ello va
acompañado del cariño y actitud de abnegada servicialidad de los padres, entonces,
con mayor razón aún, podrán ser testigos de una enorme fecundidad en el ejercicio de
su autoridad.

PROPOSITO

Dejarse un tiempo como matrimonio, antes de la próxima reunión para conversar


sobre lo siguiente:
¿En qué está cada uno de nuestros hijos? ¿Qué desafío o lucha está
enfrentando? ¿Qué le estamos exigiendo concretamente?

31  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

¿Nuestra vida es coherente o consecuente con las exigencias que le estamos


poniendo a cada uno de ellos? ¿En qué vemos que tenemos que mejorar?
¿Cómo estamos respaldando las luchas o desafíos de cada uno de ellos?
¿Cómo nos podemos ayudar mutuamente como matrimonio en esto?

ORACION FINAL

DINÁMICA
De acuerdo al rango de edad de los hijos el grupo se divide en 2 sub-grupos para
abordar la situación de los hijos menores y mayores. Cada grupo reflexiona las
siguientes preguntas durante 30 minutos:
• ¿Qué valores, conductas o hábitos estamos tratando de inculcar en nuestros
hijos de acuerdo a su edad?
• ¿Es coherente nuestra vida con lo que estamos exigiendo?
• ¿Qué luchas y desafíos están enfrentando nuestros hijos?
• ¿Cómo estamos respaldando o haciendo nuestras sus luchas y desafíos?
¿Cómo lo podríamos hacer?
Compartir con el resto del grupo lo reflexionado y sacar conclusiones.

32  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

ENCUENTRO Nº 8

EL NIDO VACIO

OBJETIVO
Los padres suelen sufrir una crisis luego de que los hijos abandonan el hogar, en lo que
se conoce como “síndrome del nido vacío”. Pero se puede aprender de esta experiencia
y capitalizarla para realizar importantes cambios

ORACION
Señor, Tu sabes lo que hay en nuestros corazones, hoy más que nunca nos
necesitamos el uno al otro, pues estamos viviendo una nueva etapa como padres.
No es que se van, emprenden un nuevo camino.
Ya no somos su centro.
Ya no somos propietarios, somos consejeros.
No dirigimos, aceptamos. No mandamos, acompañamos.
No proyectamos, respetamos.
Ya necesitan otro amor, otro nido y otras perspectivas.
Ya les crecieron alas y quieren volar.
Ya les crecieron las raíces y maduraron por dentro.
Ya les pasó las borrascas de la adolescencia y tomaron el timón.
Ya miraron de frente la vida y sintieron el llamado, para vivirla por su cuenta.

Ya saben que son capaces de las mayores aventuras, y de la más completa realización.
Ya buscarán un amor, que los respete, que quiera compartir sin temores ni angustias
las altas y las bajas en el camino que les endulce el recorrido y los ayude en el fin que
quieren conseguir.

Señor y si esa primera experiencia fue equivocada, que tengan la sabiduría y las
fuerzas para afrontarlas.

Señor quédate en el cimiento de su edificio, en la raíz de su árbol, en la corteza de su


estructura, en lo profundo de su corazón. Todo lo que nosotros como padres hemos
sembrado sea la semilla para que ellos emprendan este nuevo camino.

Bendícelos Señor y danos la sabiduría para poder estar atentos y acompañarlos en esta
nueva etapa. Amén.

LECTURA BILICA Gn. 2, 23-24

CONTENIDO

El “síndrome del nido vacío” es una etapa evolutiva que atraviesan los padres, que se
da cuando los hijos dejan el hogar para independizarse, irse a vivir solos o casarse y
empiezan a realizar su propia vida.

33  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

Esta situación generalmente es vivida por los padres con angustia. Se dan cuenta de
que ya no son tan necesarios como antes y esto genera sentimientos de inutilidad, de
falta de sentido. Sobre todo en la madre, ya que por lo general su proyecto de vida
giraba en torno a sus hijos, sus necesidades, sus problemas.

Por lo general (aunque con las nuevas realidades que impone el mercado de trabajo
esta afirmación es cada vez menos cierta) el padre ha podido realizarse
profesionalmente, por lo que no lo siente tanto como la madre.

Ella ha renunciado a sus proyectos profesionales en pos de construir una familia y ser el
sostén en este aspecto. Por un lado los padres ven su sueño realizado: han logrado
cumplir la meta que se habían propuesto. Por el otro, este logro tan anhelado conlleva
un cambio y por lo tanto el tener que adaptarse a una nueva situación.

Los sentimientos de tristeza y de pérdida son normales, y deben entenderse como un


proceso de duelo, por lo que es difícil aventurar cuánto pueden durar sus efectos.

Lo que sí se puede hacer es buscar salidas y nuevas iniciativas a partir de este


momento de cambios cruciales. En estas condiciones lo mejor es no quedarse apegado
a los hijos y poder construir nuevos proyectos personales.

Es fundamental saber ver la oportunidad en una situación de estas características.


Quizás sea hora de redescubrir o redefinir la pareja. Hay quienes afirman que el
síndrome de nido vacío sólo es vivido con tristeza cuando el matrimonio tiene poco que
compartir.

Si se toma la satisfacción marital como una variable, vemos que crece al principio de la
unión, baja fuertemente con el nacimiento de los niños, aumenta cuando ellos crecen,
vuelve a sumergirse cuando atraviesan la adolescencia y en los matrimonios felices se
estabiliza cuando los hijos dejan el hogar.

Puede haber pasado que el matrimonio haya sufrido un lógico deterioro, con el paso de
los años y las dificultades atravesadas. He aquí una oportunidad para enmendar viejos
errores. Si las relaciones no se cuidan, dejan de desarrollarse como es debido, y
finalmente, mueren. Seguramente el apasionado romance juvenil haya pasado.

Pero ahora hay algo más sólido: la capacidad de dialogar juntos, de tolerar mejor las
diferencias, de reírse de los mutuos errores, de iniciar juntos alguna actividad, es la
ocasión para ser creativos y encontrar nuevos desafíos a la vida matrimonial.

También esta “liberación” de estar siempre pendiente de los hijos puede transformarse
en un tiempo para crecer. La mediana edad es un tiempo especialmente propicio para el
desarrollo de actividades que antes no podían realizarse.

Disponer de más tiempo y de más experiencia facilita que cada uno pueda encontrar la
manera de involucrarse en otras actividades. Retomar viejos hobbies o adoptar nuevos,
empezar a practicar un deporte o ir al gimnasio, participar de grupos de interés común o
en actividades de ayuda social puede ser una manera de darle un nuevo sentido a
nuestras vidas y poder trasmitir a los demás lo que el Señor nos ha regalado y ser
testimonios de su amor.

34  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

Por supuesto que hay personas a las que todo esto les resulta más difícil y precisan de
ayuda. Esto no es algo vergonzoso ni terrible: es algo propio de la condición humana.

No tenga miedo de pedir ayuda, ya sea de su propio cónyuge, familiares, amigos,


grupos de apoyo o terapeutas profesionales. No es fácil redefinir los objetivos de vida
cuando se atraviesa la madurez y siempre es bueno tener alguien que nos sepa
escuchar y a la vez que pueda darnos un consejo.

No olvidemos que como cristianos y bendecidos por el sacramento del matrimonio


tenemos que hacer vida las gracias que se nos han regalado el día de nuestro
matrimonio que siguen tan vigentes y actuales como el primer día.

Así como El Señor nos ha acompañado en toda la época de crianza de nuestros hijos
también se hará cargo de una manera especial de esta etapa que estamos viviendo.

Por último, tenga en cuenta que la relación con sus hijos no se terminó, sino que se
modificó. También es una oportunidad para enriquecerla. Estén siempre dispuestos
para recibirlos en cualquier momento, que ellos siempre encuentren que es su hogar y
son recibidos con el mismo amor de siempre tanto a ellos como a su cónyuge.

Busque nuevas maneras de estar permanentemente en contacto con ellos, ya sea por
teléfono, carta, o aprovechando las nuevas tecnologías de Internet (correo electrónico,
programas de mensajería instantánea, etc.).

Recuerde que nunca dejará de ser el padre o la madre de su hijo. Simplemente su rol
ya no será el mismo porque su hijo tampoco es el mismo, fue creciendo y ya no es más
ese adolescente que necesitaba un reto.

Ser padre y consejero de un hijo adulto es también una tarea vital, y debe aprender a
tomarla con una renovada responsabilidad cada día.

PROPOSITO
Revisar juntos en que parada estamos cada uno individualmente. Como nos ha
afectado el hecho de estar solos. Ejercitar el diálogo y que debemos reconquistar para
enriquecernos como matrimonio.

ORACION FINAL

35  
Crecer en Familia Fundación Casa de la Familia

DINAMICAS

A. ¿Enumera tres cosas que siempre soñaste hacer cuando tus hijos estuvieran
grandes?

¿Cuáles de ellas has podido realizar ya que el tiempo es tuyo?


Como matrimonio, Como Mujer, Como hombre

¿Que te impide hacerlas?


Que vas a hacer para lograrlas.

Nos damos el tiempo para salir juntos, pasarlo bien o juntarnos con amigos etc.

B. Separadamente cada uno contesta las siguientes preguntas.

¿Qué hacíamos antes y que ahora no hacemos y nos gustaría reconquistar?

¿Qué rasgos de mi marido o esposa me gustaría que revitalizara?

¿Qué me gustaría que no cambiara nunca?

Después de contestadas las preguntas Intercambiarlas con el cónyuge.

36