Está en la página 1de 3

1

El Ministerio del Escudero


1 Samuel 14: 13
Introducción:
En 1 Samuel 14: 1-15 nos presenta la incursión militar realizada por Jonatán en territorio filisteo, siendo
él acompañado de su “escudero” o “paje de armas” La historia en su totalidad me invita a presentar
algunas ideas surgidas del acróstico ESCUDERO.

1. Estima a su líder y se lo demuestra siempre:


a) Los líderes necesitan ser reconocidos y tenidos en la más alta estima. Lo cual implica
que para ellos se tendrá una consideración y un aprecio.
b) Los líderes deben sentir que su trabajo no es en vano.
Que otros agradece, en este caso los subalternos, lo que están haciendo.

2. Sirve a su líder y cumple con los encargos asignados:


a) Acepta cualquier responsabilidad que se le delega y la
cumplirá en el tiempo asignado.
b) En la guerra de Amalec contra Israel, Moisés subió a un collado y tenía la vara
de Dios (Éxod 17: 8-9
Lo interesante es que Moisés se fue al collado, pero a Josué lo mandó a pelear: “Y
dijo Moisés a Josué:
Escógenos varones, y sal a pelear contra Amalec; mañana yo estaré sobre la
cumbre del collado...” (Éxodo 17: 9)
Esto nos enseña que un líder muchas veces delega tareas difíciles al “escudero”,
mientras éste se mantiene en una posición de más seguridad o quizá de menos
actividad.
Moisés, en el collado, lo que hacía era animar con su mano levantada (Éxodo 17:
11) Cando se cansó, se sentó, y Aarón y Hur sostenían sus manos (Éxodo 17: 12)

3. Cubre a su líder cuando el peligro acecha al mismo:


a) La misión del “escudero” es la de proteger a su líder, cuidarlo mientras éste cumple
con sus tareas y detectar a sus enemigos encubiertos.
b) En 2 Samuel 21: 15-17 se nos presenta que la vida de David estaba en
peligro ante el gigante Isbi—benob, y que éste estaba cansado, “legó en su
ayuda e hirió al filisteo y lo mató”.

4. Urge a su líder actuar con precisión y determinación:


a) Notemos que el “escudero” de Jonatán, cuando éste le presentó su visión de hacer
una incursión en territorio filisteo, no lo desanimó; al contrario, lo animó con estas
palabras: “Haz todo o que tienes en tu corazón; ve, pues aquí estoy haz tu
voluntad” (1 Samuel 14: 7)
b) Joab, el principal escudero de David, que dio muerte a su primo Absalón para proteger
el trono del rey, cuando vio que el rey perdió su compostura por causa de lo sucedido,
lo tuvo que hacer reaccionar:
“Entonces Joab vino al rey en la casa, y dijo: Hoy has avergonzado el rostro
de todos tus siervos, que hoy han librado tu vida, y la vida de tus hijos y de
tus hijas, y la vida de tus mujeres, y la vida de tus concubinas amando a los
que te aborrecen, y aborreciendo a los que te aman; porque hoy has
declarado que nada te importan tus príncipes y siervos; pues hoy me haz
hecho ver claramente que si Absalón viviera, aunque todos nosotros
estuviéramos muertos, entonces estarías contento. Levántate pues, ahora, y
ve afuera y habla bondadosamente a tus siervos; porque juro por Jehová que
si no sales, no quedará ni un hombre contigo esta noche; y esto te será peor
que todos los males que te han sobrevenido desde tu juventud. Entonces se
levantó el rey y se sentó a la puerta, y fue dado aviso a todo el pueblo..” (2
Samuel 19: 5-8)

5. Despierta a su líder cuando éste se descuida en sus responsabilidades:


2
a) EL “escudero” está despierto mientras su líder duerme. Es decir, nunca
descuida a su líder lo vigila, lo cuida y lo protege.
b) Los líderes muchas veces nos descuidamos en pequeños detalles, o con
ciertas personas cuyas motivaciones y cercanía a nosotros nos son malas; el
“escudero” está para vigilar esos detalles ignorados o que pasamos por alto.

6. Estimula a su líder y le anima a actuar:


a) Moisés había enviado doce espías para que trajeran u reporte de la tierra de
Canaán (Números 13: 17) Dios de los espías con su informe mayoritario
comunicaron un mensaje desanimador y expresaron un “complejo de
langostas” También vimos allí gigantes... y éramos, a nuestro parecer, como
langostas; y así les parecíamos a ellos” (Números 13: 33)
Este “complejo de langostas” tiene a muchos creyentes con miedo a
reclamar las promesas de Dios y a conquistar la tierra de Canaán que Dios les
ha prometido.
El “complejo de langostas” hace ver las cosas fuera de proporción. En vez
de analizar las ventajas, se consideran las desventajas. En vez de que se
diga “puedo”, se declara “no puedo”. Notemos la confesión colectiva de la
mayoría: “No podremos subir contra aquel pueblo, por que es más fuerte que
nosotros” (Números 13: 31)
b) Caleb, por su parte, fue vocero de Josué y declaró: “Subamos luego, y
tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos”
(Números 13: 30)
c) El LÍDER NECESITA SER ESTIMULADO A ACTUAR. Lo positivo es de más
importancia que lo negativo, los resultados que las consecuencias, y el
empeño que el temor.
Caleb era bien positivo: “Subamos... tememos... más podremos nosotros que
ellos”. Él pensaba no en lo que no podían hacer, sino en lo que podían hacer;
no en los obstáculos, sino en los logros; no en los fracasos, sino en los triunfos;
no en la oposición, sino en la realización.

7. Respeta a su líder y defiende su carácter:


a) En Bahurim, uno de la familia de Saúl llamado Simei, le salió al encuentro y
se puso a maldecir a David (2 Samuel 16: 5) y hasta le arrojó piedras (16: 6)
b) Ante la falta de respeto de Simei, un “escudero” de David llamado Abisai reaccionó:
“¿Por qué maldice este perro muerto a mi Señor el rey? Te ruego que me dejes
pasar, y le quitaré la cabeza” (16: 9)
Abisai se preocupó por el respeto de David. El que éste fuera insultado le molestó.
Un “escudero” se molesta cuando se habla mal de su líder, se le insulta o se le falta
el respeto. Esto le da coraje y no se puede callar la boca ante él silencia del líder.

8. Ora por su líder y lo apoya espiritualmente:


a) En la noche de su arresto, Jesús de Nazaret invitó a los
discípulos a tener una vigilia de oración con Él: “Y tomando a Pedro, y a los dos hijos
de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera” (Mateo 26:
37)
Allí les confesó a ellos su gran preocupación mesiánica: “Mi alma está muy triste, hasta la
muerte; quedaos aquí, y velad conmigo” (Mateo 26: 38)
El, Jesús necesitaba el apoyo espiritual de sus discípulos cercanos. Eran sus
“escuderos” espirituales.
La oración de ellos lo fortalecería a Él.
Pero antes de la hora, estos ya se habían dormido.
Por eso los despertó: “’¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora?” (Mateo
26: 40)
b) Los “escuderos” deben sentirse comprometidos a orar por su
líder, y cuando éste los invita a que lo acompañen en oración, siempre deben de
estar disponibles.

Conclusión:
Mencione algunos líderes de los cuales usted haya sido su “escudero”. ¿Qué otras cualidades o
característica de un “escudero” cree usted que necesitan mencionarse? ¿Cómo podemos
escoger aun “escudero” para nuestro ministerio?
3