Está en la página 1de 40

FACULTAD DE DERECHO

ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO

DERECHO CIVIL V (CONTRATOS)

“CONTRATO POR PERSONA A NOMBRAR.”

Autores

 Hugo Abraham Meléndez Cueto


 Julio Gregor Flores Tapullima
 María Elena Pizango Navarro
 Estefany Piñarreta del Castillo
 Cindy Edith Vázquez Saavedra

Docente:

Mg. JOSE WILLIAN ROMERO ASENJO

Tarapoto-Perú

2018
AGRADECIMIENTO

A Dios por regalarnos la vida y así colmarnos de bendiciones,


como también iluminar y guiar nuestros pasos en este mundo
y guiarnos por la senda del bien y así lograr nuestras metas
propuestas.

A los profesores y compañeros que forman parte en este


camino de ser profesionales, y así compartir experiencias y
conocimientos que serán fructíferos para hoy mañana y
siempre, además por permitirnos formar parte de este grupo
humano que están enmarcados en llegar a ser profesionales,
con el apoyo de nuestros profesores lo lograremos.

A nuestros padres que nos han conducido por el camino de la


rectitud y han implantado valores en nuestras vidas, además
por brindarnos su apoyo incondicional y por no desistir nunca
en nuestra formación.

II
DEDICATORIA

A nuestros padres, y a las personas que día a día forman parte


de nuestra superación ya sea académica o como persona
misma, con buenos valores, principios, y así ser unas personas
de bien, y que nos motivan a seguir adelante y luchar por
nuestros objetivos propuestos, sin importar las adversidades
que nos encontremos en el camino.

A la Universidad César Vallejo por ser nuestra casa de


estudios, donde adquirimos conocimientos y nos formamos
para tener un futuro profesional exitoso, y en donde día tras
día nos esforzamos para el logro y cumplimiento de nuestras
metas.

III
INDICE

IV
INTRODUCCIÓN

El presente trabajo titulado “CONTRATO POR PERSONA A NOMBRAR” es el esfuerzo realizado en


la experiencia curricular de Derecho Civil V (Contratos), Facultad de Derecho, de la Universidad
Cesar Vallejo, cumpliendo exigencias de análisis, redacción, argumentación y sobre todo de
interpretación con el objeto de desarrollar un tema en el derecho contractual, es así que en la
presente investigación desarrollaremos información sobre El Contrato por persona a nombrar en
un ámbito general, con su concepto características, criterios entre otros.

El objeto de este trabajo es dar una explicación de que tan importante es saber sobre El Contrato
por persona a nombrar en el ámbito contractual.

Es menester aclarar que en nuestro país la figura contractual del contrato de persona a nombrar
es relativamente nueva, pero no es límite para poder analizar este tema que deviene de gran
relevancia jurídica contractual.

El contrato por persona a nombrar supone que la finalidad perseguida no se limita a los dos
contratantes principales, sino que pretenden incorporar a terceros para perfeccionar o promover
el objeto del contrato.

Mosset Iturraspe expresa que “se configura este contrato cuando una persona que asume el rol
de parte, manifiesta al concluir el negocio que lo celebra por otra persona, que ulteriormente
ocupara su lugar y cuyo nombre se reserva".

Es así, que esta figura contractual consiste básicamente en que una de las partes llamada
estipulante se reserva frente a la otra denominada promitente la facultad de designar en un
momento posterior a un tercero '"elegido" que ocupara su lugar y que en definitiva asumirá todos
los derechos y obligaciones derivadas del mismo.

El interés del presente trabajo es investigar sobre la institución jurídica ya mencionada, a efectos
de que tengamos muy en claro, en que consiste, como se desarrolla tanto en el ámbito teórico y
en el ámbito práctico de la misma. Aumentar

Como metodología del trabajo nos fijamos firmemente en libros con especialistas en Derecho Civil
como también en libros virtuales de las cuales ciertos autores especifican con firmeza y
coherencia sobre este tema.

En primer lugar se plasmó la delimitación del Problema de Investigación, Formulación del


Problema, Delimitación temporal-espacial del problema, Justificación e importancia de la

V
investigación, Objetivos del estudio y la Hipótesis del presente trabajo de Investigación. Después
de haber delimitado la problemática a analizar en el presente trabajo, nos fijaremos luego a
desarrollar el Marco Teórico donde estipularemos los antecedentes, naturaleza jurídica, concepto
y finalidad de esta figura contractual. Seguidamente en el capítulo tres realizaremos el análisis
jurídico de los artículos del Código Civil los cuales regulan a Contrato por persona a nombrar. En el
cuarto capítulo se plasmó las analogías y diferencias con otras figuras contractuales.
Posteriormente haremos un análisis de la problemática en torno al trabajo de investigación y
finalmente en el último capítulo se dará una breve explicación respecto al derecho comparado.

Finalmente el trabajo nos ayuda a tener una idea clara e importante que es saber sobre El
Contrato por persona a nombrar en el ámbito contractual.

VI
CAPITULO I
1.1. PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN
El Contrato por persona a nombrar, es una figura contractual nueva, el cual no tiene
antecedentes en nuestra legislación, ya que no existía en nuestro código civil anterior.
Sin embargo, recién fue incorporado en el Código Civil de 1984, y aparece como una
novedad. Teniendo como antecedente de esta institución jurídica, en la época medieval,
en donde se utilizaba de forma limitada.
Por otro lado, esta figura consiste en que una de las partes manifiesta que no tiene
intención de mantenerse necesariamente en calidad de titular del contrato celebrado, y
que en verdad de la cual, lo hace sólo en forma temporal, estipulando en el contrato
celebrado, sea otra persona (natural o jurídica) cuyo nombre se reserva frente a la otra
“estipulante”, la que ocupara su lugar posteriormente. Es de ese modo, que surge el
debate sobre el contrato por persona a nombrar (Art. 1473 del Código Civil), sí es un
contrato propiamente dicho, o solo una estipulación contractual, de carácter accesorio.
1.2. FORMULACIÓN DEL PROBLEMA
El artículo 1473 del Código Civil Peruano, establece que, al celebrar un contrato, puede
convenirse, que cualquiera de las partes se reserve la facultad de nombrar
posteriormente a la celebración, un tercero, quien asumirá los derechos y las
obligaciones de aquel acto.
Es a razón de esto, lo primero que se debe decir del llamado contrato por persona a
nombrar es que no existe o, por lo menos, que no existe como un contrato
independiente cuyo objeto se limite a designar a un tercero y constituirlo en parte, sin
hacer una referencia concreta a un conjunto de derechos y obligaciones que serían,
finalmente, la fuente que justifica la existencia de la figura.
Por otro lado, algunos juristas mencionan que, nos encontramos ante un pacto de
naturaleza accesoria que se puede incluir en una variedad de contratos y no ante un
contrato particular nominado de esta manera, como erróneamente podría concluirse.
Intentando de una correcta manera responder a la siguiente interrogante sobre el
contrato por persona a nombrar:
¿Es un contrato o una estipulación contractual?
1.3. DELIMITACIÓN TEMPORAL-ESPACIAL DEL PROBLEMA
1.3.1. ÁREA TEÓRICA
El problema planteado será analizado dentro de la rama del Derecho Civil – Libro
VII – Título XII, la legislación y la doctrina.
1.3.2. DELIMITACIÓN TEMPORAL

8
El presente trabajo de investigación comprenderá el mes de noviembre del año
2018.
1.3.3. DELIMITACIÓN ESPACIAL
El lugar donde se realizará la investigación es en el distrito de Tarapoto.
1.3.4. TIPO DE INVESTIGACIÓN
Este trabajo de investigación se basa en el estudio descriptivo, procediendo a
establecer una descripción lo más completa posible del problema planteado
según sus particularidades. Analizando las características y la configuración, y
los procesos que componen la problemática.
1.3.5. TÉCNICAS DE INVESTIGACIÓN
Técnica de Investigación Documental.- En el presente trabajo de investigación,
se empleara esta técnica, necesaria para saber sobre los alcances y la
descripción del contrato por Persona a Nombrar, para lo cual también se
utilizará como fuente tanto legislación, como la doctrina. Además de
documentos, libros, revistas, periódicos, cintas, disquetes, archivos o carpetas
digitales o multimedia, en fin cualquier elemento que contribuya, o contenga
información sobre el presente trabajo de investigación.
La Entrevista.- Es una técnica para obtener datos que consisten en un diálogo
entre dos personas, para el presente, se aplicara para conocer la opinión de
otros juristas sobre el contrato por persona a nombrar.
1.4. JUSTIFICACIÓN E IMPORTANCIA DE LA INVESTIGACIÓN
El presente trabajo de investigación referido al Contrato por persona a nombrar, se
justifica en que esta figura jurídica, es para nuestra codificación civil vigente, una
novedad, en la que es posible al celebrarse un contrato, que una de las partes
manifieste que no tiene intención de mantenerse necesariamente en tal calidad y que
en verdad lo hace solo en forma temporal con el objeto de que en un lapso breve que la
ley prevé, sea otra persona (natural o jurídica), cuyo nombre se reserva, la que ocupe su
lugar. Es por ello, que consideramos que este instituto es de gran importancia; ya que
facilita la interrelación social, dado que permitiría, por ejemplo, que el estipulante
pueda celebrar el contrato asumiendo tan solo la posición de intermediario. Además, en
cualquier caso se reducirían los gastos de una doble transferencia de la titularidad
materia del contrato.

9
Así mismo, consideramos importante la investigación sobre esta institución jurídica,
porque es necesario para establecer si el contrato por persona a nombrar, es un
contrato o una estipulación contractual.
1.5. OBJETIVO DEL ESTUDIO
OBJETIVO PRINCIPAL
Determinar si el contrato por persona a nombrar es un contrato o una estipulación
contractual.
OBJETIVOS ESPECÍFICOS
Establecer cuál es la posición del nuestro Sistema Jurídico Civil, sobre la naturaleza
jurídica del Contrato por persona a nombrar.
Identificar la esencia del contrato por persona a nombrar.
1.6. HIPÓTESIS
 Es claro que el legislador ha pretendido referirse a una estipulación contractual
que se puede incluir en diversos contratos. Esta consistiría en la reserva del
derecho de designar a una tercera persona que asumiría todos los derechos y
obligaciones derivados del negocio, reserva que puede ser efectuada, según el
art. 1473, del Código Civil, por una o por ambas partes. Es Así, que podemos
hablar de una compraventa, una permuta o una prestación de servicios por
persona a nombrar. Debe notarse, sin embargo, que lo que caracterizaría a cada
contrato sería su propia naturaleza, siendo que el hecho de que se pacte por
persona a nombrar resultaría importante pero siempre accesorio.

10
CAPITULO II
2. MARCO TEORICO
2.1. ANTECEDENTES DE LOS CONTRATOS POR PERSONA A NOMBRAR.

El contrato por persona a nombras, llamada también "contrato por persona nominada"
o "contrato por persona a designar", es una figura jurídica, muy poco estudiada.
Debido que el Contrato por Persona a Nombrar, no existía en nuestro código Civil
anterior; ya que recién fue incorporado en el Código Civil de 1984, y aparece como una
novedad. Por el cual, esta es una institución reciente para la doctrina nacional, motivo
por el cual no se destaca mucho sus antecedentes. Así mismo, en la principal fuente de
nuestra legislación, el Derecho Romano, no se regulaba esta institución. Es este, una
institución de reciente disciplina por la legislación comparada, regulada en forma ordena
por primera vez por el Código Civil italiano de 1942 (artículos 1401 al 1405) y luego por
los Códigos portugueses (artículos 452 al 456) y boliviano (artículo 472).

Es importante precisar que el Proyecto de la comisión encargada del estudio y revisión


del Código Civil no se refirió a esta figura y fue acogida por la Comisión Revisora, a
mérito de la ponencia realizada por el doctor Carlos Cárdenas Quirós.

Es de esta manera que esta figura contractual novísima se incorpora en nuestro derecho
objetivo, es decir en el Código Civil de 1984, específicamente en los artículos 1473 al
1476 del mencionado cuerpo de leyes, el mismo que se justifica, porque al momento de
su celebración, una de las partes puede reservarse la facultad de nombrar
posteriormente (electo amici) a la persona que debe adquirir los derechos y asumir las
obligaciones que nacen del mismo, por consiguiente, su utilidad resulta indiscutible.
Por otro lado, existen otros antecedentes, como:
2.1.1. EN EL DERECHO MEDIEVAL
Su uso aunque muy limitado ya era conocido en algunas ciudades
mediterráneas, probablemente introducida por comerciantes venecianos y
genoveses para facilitar las transacciones comerciales. Su aplicación se
circunscribió normalmente al campo de la compraventa, aun cuando no existía
inconveniente alguno para que pudiera utilizarse en cualquier contrato típico
o atípico de aquellos tiempos. No existen noticias, en el Derecho moderno, de
que esta figura hubiese sido materia de regulación en algún ordenamiento
jurídico.

12
2.1.2. EN EL DERECHO CONTEMPORÁNEO:
En cambio se siguió el modelo francés (Napoleónico) que no lo gobernó. En los
códigos civiles más recientes aparecen numerosas figuras jurídicas, entre ellas,
el contrato por persona a nombrar, que si bien no constituyen creaciones
imaginativas del legislador o de la doctrina, sin embargo la incorporarán en
algunos cuerpos jurídicos, aunque su existencia ya estuvo señalada desde hace
tiempo.
2.2. NATURALEZA JURÍDICA.
2.2.1. DOCTRINA DEL DOBLE JUEGO DEL CONTRATO
Sostenida por ENRIETTI para quien existe un contrato entre estipulante y
promitente sometido a condición resolutoria y otro contrato entre promitente y
tercero que habría quedado sometido a condición suspensiva (relación
subyacente), establecido en forma alternativa. Esta doctrina ha sido duramente
criticada, en primer lugar, porque no se trata de la existencia de dos contratos
sujeto a una condición resolutoria y otra suspensiva PROMESA DE LA OBLIGACIÓN
O DEL HECHO DE UN TERCERO CONTRATO POR PERSONA A NOMBRAR
respectivamente, sino de un solo contrato y; luego, porque la existencia aparente
de dos negocios ocasionarían serias dudas sobre su real utilidad práctica desde
que nadie podría intervenir en un negocio donde se hagan gastos innecesarios
para conseguir una misma finalidad. De otro lado, para que existan dos contratos
se requiere también que el consentimiento se haya formado dos veces: primero
entre estipulante y promitente y, luego, entre promitente y tercero, lo que
realmente no acontece en esta figura, excepto en la formación del primero, se
considera por tanto una doctrina ya superada.
2.2.2. DOCTRINA DEL CONTRATO ÚNICO
Considera que en esta figura jurídica contractual existe un solo contrato celebrado
entre el estipulante y el promitente (relación principal), de tal forma que el
tercero solamente asumirá la posición contractual del estipulante. Sin duda, esta
doctrina es la que más se adecua a la finalidad económica perseguida por las
partes, sin embargo existen dos posiciones.
Según MESSINEO el negocio en esencia es un contrato con sujeto alternativo y
con efecto alternativo. Acerca del sujeto alternativo hay del mismo lado, un sujeto
determinado y uno indeterminado que eventualmente podrá ocupar el lugar del
primero. Sobre el efecto alternativo, puntualiza el citado autor, lo imprime la

13
implícita inclusión de una condición resolutoria con respecto a la adquisición del
estipulante y, al mismo tiempo, una condición suspensiva en relación a la
adquisición por parte de la persona a determinar, la cual se realizara
precisamente una vez efectuada la designación de la persona. Si faltara la
designación, el contrato quedara firme siempre con carácter retroactivo entre las
personas que lo han concluido. La retroactividad es uno de los caracteres técnicos
de la figura en examen. PROMESA DE LA OBLIGACIÓN O DEL HECHO DE UN
TERCERO CONTRATO POR PERSONA A NOMBRAR. Esta posición ha sido objetada
con el fundamento de que el contrato por persona a nombrar no está sujeto
alternativamente a una condición resolutoria respecto de la calidad de parte del
estipulante y, al mismo tiempo, a una condición suspensiva en relación a la
adquisición de parte de la persona a designar pues la condición como modalidad
del acto jurídico afecta la vida del negocio en su integridad y no solo a quien
adquiera en forma definitiva la calidad de parte contractual.
DÍEZ-PICAZO, en cambio, indica que "parece más fácil construir la figura como un
contrato con contratantes alternativamente determinados, que produce un iter
contractual con dos fases distintas: la anterior a la electio, en el que el obligado
contractualmente es el estipulante y; la posterior a la electio, en que el tercero
designado es el obligado si la designación se ha hecho regular y eficazmente o
continua siéndolo el propio estipulante si la electio no se ha producido o ha sido
irregular".
Por su parte, PUENTE Y LAVALLE acierta cuando afirma: "lo que ocurre, en
realidad, es bastante más sencillo: simplemente el contratante pone de
manifiesto que su calidad de tal dependerá de la elección que el haga, esto es que
se reserva el derecho de optar entre que su posición contractual permanezca tal
cual es al celebrarse el contrato, o que tal posición contractual sea ocupada por
otra persona distinta cuya identidad por el momento no revela, siendo entendido
que si optara por la alternativa de que la posición contractual sea ocupada por la
persona cuya identidad se reserva el derecho de revelar, los efectos de tal
decisión operarán retroactivamente a la oportunidad de la celebración del
contrato.

2.2.3. POSICIÓN DEL CÓDIGO CIVIL

14
En la doctrina se discute lo relativo a la naturaleza jurídica del contrato por
persona a nombrar, del que surgen dos posiciones claramente diferenciables, si
existe un doble juego de contractos establecidos en forma alternativa o un
contrato único, como se tiene expuesto. Aunque no lo mencione expresamente
en la Exposición de Motivos y Comentarios, nuestra sistemática jurídica civil, ha
adoptado la doctrina del contrato único, tal se desprende de la simple lectura del
artículo 1473 el mismo expresa que al celebrar el contrato puede convenirse que
cualquiera de las partes se reserve la facultad de nombrar posteriormente a un
tercero que asuma los derechos y las obligaciones derivadas de aquel acto.
2.2.4. SÍNTESIS
Tradicionalmente, se ha pretendido entender al llamado contrato por persona a
nombrar como un supuesto de representación, al considerarse que el estipulante,
quien deja para sí la facultad de designar al tercero que asumirá los derechos y
obligaciones emanados del contrato, actúa como representante de este último,
independientemente de que tenga un poder o no. Se entendería, por tanto, que
quien contrata en estos casos no lo hace sino a nombre de un tercero, el
representante, que es en principio desconocido.
En esta medida es que se hace referencia a la representación de una persona
incierta. La tesis anterior no ha estado libre de duras críticas. Así, se ha
considerado que el acto de reserva de designación no hace que el estipulante se
aleje del contrato. Ciertamente, su estatus de parte se mantendrá incólume
mientras no ejercite su derecho de designar al tercero que lo reemplazará.
Es con la mentada designación, y con la correspondiente aceptación del tercero,
que se entenderá realizada la sustitución con efectos retroactivos. Mientras no se
realice la misma, y cabe la posibilidad de que nunca se llegue a realizar, los
efectos emanados del contrato recaerán en la esfera jurídica del estipulante. A la
observación anterior se puede agregar que considerar al contrato en cuestión
como un caso de representación, dejaría de lado todos aquellos supuestos en
que, sin existir un poder previo, se establece la reserva basada en la mera
expectativa del estipulante de encontrar a un tercero a quien transferir su
posición contractual.
Por otro lado, se encuentra la postura que sostiene que el contrato por persona a
nombrar viene a ser un contrato con sujeto alternativo y con efecto alternativo.
En esta medida, el carácter alternativo estaría dado por una suerte de condición

15
resolutoria implícita relativa a la determinación final del estatus de la estipulante
y, curiosamente, por una condición suspensiva relativa a la consagración del
estatus de parte de la persona a determinar. Se plantea, de esta forma, que en
caso se efectúe la designación del tercero, este asumirá con efecto retroactivo los
derechos y obligaciones emanadas del contrato, mientras que en caso no
ocurriese la designación el contrato quedará firme, también con efecto
retroactivo, siendo que las partes, en definitiva, serían los contratantes
originarios. El cuestionamiento a esta última idea es rotundo: la condición, como
modalidad del negocio jurídico, afecta a este en su integridad. No podemos hablar
de una condición suspensiva que solo lo sea para un aspecto parcial del negocio y,
mucho menos, que otro aspecto esté sujeto, a su vez, a una condición resolutoria.
No podría, entonces, afectar solo la condición de parte del estipulante. Lo que
ocurriría en el caso del llamado contrato por persona a nombrar, es que se pone
en claro que la calidad de parte en el contrato quedará sometida a la elección que
el propio estipulante haga. En otras palabras, este último, al haberse pactado la
reserva de designación, puede optar por mantenerse en el contrato o determinar
que un tercero asuma su posición al interior del mismo. Lo indicado
anteriormente es lo que marcaría la diferencia con el contrato a favor de tercero,
figura que genera efectos tanto para el estipulante de dicho contrato como para
el tercero siendo, además, que este último nunca forma parte del mencionado
contrato. En un contrato por persona a nombrar los efectos recaen de manera
excluyente o en el estipulante o en el tercero que, finalmente, pasa a formar
parte de la relación contractual.
2.3. CONCEPTO
 Según Mosset Iturraspe, se trata pues de una figura contractual nueva, en virtud
de la cual una de las partes llamada estipulante se reserva frente a la otra
denominada promitente la facultad de designar en un momento posterior a un
tercero '"elegido" que ocupara su lugar y que en definitiva asumirá todos los
derechos y obligaciones derivadas del mismo. Se está entonces ante una fuerza
contextual de alianza que es aplicable tanto a los contratos típicos como a los
atípicos.
 -Según el Código Civil Art. 1473: Los Contratos por persona nombrar, son
aquellos que al celebrar el contrato puede convenirse que cualquiera de las
partes se reserve la facultad de nombrar posteriormente a un tercero que

16
asuma los derechos y las obligaciones derivadas de aquel acto. Además, de que
la reserva de nombramiento no procede en los casos en que no es admitida la
representación o es indispensable la determinación de los contratantes.
2.4. FINALIDAD
La figura contractual materia de estudio, contrato por persona a nombrar, cumple las
posibles finalidades siguientes:
2.4.1. DE GESTIÓN
Ya que el estipulante se encuentra previamente ligado con el tercero en cuyo
interés actúa, de tal forma que el contratante definitivo tiene interés en
permanecer oculto durante la primera fase de la vida del contrato, por ejemplo, el
caso de quien desee ocultar su categoría de tal para evitar le sea exigido un precio
más alto o de quien por prejuicios no puede asistir a una subasta por temor a no
ser el mejor o el peor postor.
2.4.2. DE MEDIACIÓN
Porque en el momento de celebrar el contrato el estipulante actúa más bien por
cuenta propia, siendo su verdadera condición de intermediario, que espera
encontrar en un momento posterior una persona a quien ceder su posición
contractual, verbigracia, el caso de quien compra un bien para revenderlo de
inmediato o en un tiempo relativamente corto, o acorde con el precio establecido
por la ley.

2.5. INTERVINIENTES
Partes: En la celebración de los actos jurídicos, pueden constituirse diferentes figuras
jurídicas, se da el caso que para celebrar un contrato pueden participar en el caso por
ejemplo de una compra venta, las partes interesadas son el comprador y el vendedor,
por otro lado, si fuese un arrendamiento, las partes vienen a ser el arrendatario y el
arrendador.
Recordemos que las partes vienen a ser las personas directamente interesadas que
intervienen en la celebración de un contrato que obviamente es bilateral y plurilateral.
Tercero: Es una persona que participa como interesado indirecto, que puede o no ser
extraña al momento de la celebración del acto jurídico. Y que posterior a será declarado
como tal para reemplazar a una de las partes y asumir las obligaciones y
responsabilidades que recaían sobre él en el contrato.

17
2.6. CARACTERES JURÍDICOS

EI contrato por persona a nombrar en opinión de la mayor parte de los autores presenta
las notas peculiares siguientes:
2.6.1. CONTRATO SUI GENERIS
Desde que es un negocio original, se concreta en dos reciprocas manifestaciones
de voluntad dirigidas a constituir una relación jurídica:
a) La del “estipulante”, que al emitirla engendra una relación en cabeza
propia, pero enderezada por la intención de producir sus efectos en la
esfera jurídica de otra persona, que después será revelada y siempre que
ella acepte el contrato y.
b) La del “amigo elegido” consistente en la aceptación del negocio
concertado por el estipulante, fraccionada en la misma forma que las
partes han usado para la celebración del contrato, el que adquirirá los
derechos y asumirá las obligaciones derivadas del negocio, con efectos
desde el momento en que fue estipulado.
2.6.2. CONTRATO CELEBRADO POR DOS PARTES
Porque es también un negocio bilateral o celebrado por dos partes, puesto que
inicialmente la relación se establece entre el promitente y el estipulante. EI
primero es la parte que se reserva la facultad de designar a un tercero en un
momento posterior, el segundo, la que accede que el promitente efectuara la
designación de tal forma que una vez efectuada la elección del tercero, el
estipulante sale de la escena jurídica y ocupa su lugar el tercero elegido.
2.6.3. RESERVA DE NOMBRAR A UN TERCERO
Se caracteriza además porque una de las partes (cualquiera) se reserva la facultad
de nombrar a un tercero que asumirá todos los derechos y obligaciones derivadas
del mismo, no obstante ello, la segunda parte del artículo 1473 prescribe, que la
reserva de nombramiento no procede en los casos en que no es admitida la
representación o es indispensable la determinación de los contratantes.
Asunción de finalidades.- Otras de las peculiaridades del contrato por persona a
nombrar es por razón de la finalidad que cumple, que son una de gestión y otra
de, mediación, por consiguiente, su utilidad es incuestionable porque puede ser
usado para superar los problemas de orden práctico derivados del contracto de
mandato sin representación, así como emplearse en todos aquellos supuestos en
que por diversas causas, el verdadero interesado no desee aparecer como parte

18
en el momento de celebrarse el contacto, revelándose su nombre solo una vez
concluido el mismo.
2.6.4. EFECTOS RETROACTIVOS.
Por último, esta figura contractual se singulariza porque una vez nombrado el
tercero opera con efectos retroactivos al momento de la celebración del contrato.
Así, el "amigo elegido", pasará a formar parte del negocio como si hubiera sido
uno de los contratantes originarios; si faltará la designación, el contrato quedara
firme siempre con efecto activo entre quienes originariamente lo hubieran
concluido.

19
CAPITULO III
ANALISIS JURIDICO DE LA NORMATIVA DEL CONTRATO POR PERSONA A NOMBRAR

3. Habiendo delimitado los conceptos generales, antecedentes, naturaleza y caracteres jurídicos de


la figura contractual del Contrato por persona a nombrar, pasaremos a realizar un análisis
jurídico de los artículos que regulan a esta figura contractual.
4.
4.1. ARTÍCULO 1473
El Código Civil nos dice respecto al Contrato por persona a nombrar lo siguiente.
Artículo 1473.- Al celebrar el contrato puede convenirse que cualquiera de las
partes se reserve la facultad de nombrar posteriormente a un tercero que asuma
los derechos y las obligaciones derivadas de aquel acto.
La reserva de nombramiento no procede en los casos en que no es admitida la
representación o es indispensable la determinación de los contratantes.

La primera parte del artículo 1473 pone de manifiesto la necesidad de que para que
exista contrato por persona a nombrar es indispensable que una de las partes, con
acuerdo de la otra, al tiempo de celebrarse aquel, se reserve la posibilidad de
designar a un tercero que asumirá la calidad de contratante con efecto retroactivo
desde el momento de celebración del negocio.

El contrato se estipula con la reserva de designar posteriormente a quien adquirirá


los derechos y asumirá las obligaciones inherentes al mismo.

La regla es de alcance general y aplicable, en consecuencia, a todos los contratos,


nominados o innominados, teniendo como únicas limitaciones las previstas en el
segundo párrafo del artículo bajo comentario. Una norma semejante, pero aplicable
exclusivamente al contrato de opción, está contenida en el artículo 1421 del Código,
según el cual, “es igualmente válido el pacto conforme al cual el optante se reserva el
derecho de designar la persona con la que se establecerá el vínculo definitivo”.

En cuanto a la segunda parte del precepto, el mismo precisa en qué casos no es


posible celebrar el contrato por persona a nombrar.

La referencia a la representación no debe entenderse en el sentido de que nos


encontramos en el ámbito de dicha figura, y de que, entre estipulante y persona a
nombrar, necesariamente tenga que existir, lo que es factible sin ser por ello
relevante, una relación previa derivada de un poder otorgado con anterioridad a la
conclusión del acto. Ello ha sido descartado al analizar las diferencias del contrato

21
por persona a nombrar con la representación directa, puesto que el estipulante actúa
en nombre propio y no en nombre ajeno.

El propósito de la norma no es otro que excluir simplemente la posibilidad de la


reserva de nombramiento, en aquellos casos en que tampoco es factible,
fundamentalmente por mandato legal, que el acto jurídico pueda ser realizado
mediante representante.

En consecuencia, el contrato por persona a nombrar no será viable en aquellos


supuestos en que igualmente no resulta posible que una persona (representante)
proceda a nombre de otra (representado) para celebrar un acto jurídico.

Tampoco procederá la reserva de nombramiento cuando las partes de un contrato


deben ser verdaderos y propios contratantes y quedar definitivamente como tales,
perfectamente determinados, desde el momento de su celebración.

4.2. ARTÍCULO 1474.-


El articulado 1474 del Código Civil tipifica que
Artículo 1474.- La declaración de nombramiento debe comunicarse a la otra
parte dentro de un plazo que no podrá exceder de veinte días, contados a partir
de la fecha de celebración del contrato.
La declaración de nombramiento no tiene efecto si no es acompañada de la
aceptación de la persona nombrada.

Este artículo consigna otro requisito para que exista el contrato por persona a
nombrar: la declaración de nombramiento de quien ocupará definitivamente la
posición de contratante debe efectuarse dentro de un breve plazo, que el Código fija
en veinte días, y comunicarse por el estipulante a la otra parte, acompañada de la
aceptación de la persona nombrada.

La declaración de nombramiento es un acto unilateral recepticio en cuanto fija quién


será el definitivo contratante. Según Santoro Passarelli (Cit. por Mosset Iturraspe, op.
cit., página 187), la declaración de designación y la aceptación son negocios
integrativos e interdependientes entre sí, porque la eficacia de cada uno de ellos
depende de la existencia del otro.

22
Como ha quedado expresado, la declaración de nombramiento debe comunicarse a
la contraparte dentro de un plazo máximo de veinte días, que las partes pueden
reducir mas no ampliar, a contarse desde la fecha de estipulación del contrato.

A la declaración de nombramiento deberá acompañarse la aceptación de la persona


nombrada, sin cuyo requisito tal declaración no tendrá efecto y por lo tanto no se
producirá el cambio de contratante, permaneciendo el estipulante definitivamente
como tal.

La aceptación no es una ratificación, porque el contrato no fue estipulado en nombre


de otro, sino en nombre propio. Tampoco es una confirmación, porque el contrato
por persona a nombrar no está afectado de vicio alguno que sea necesario hacer
desaparecer.

Conviene mencionar que la otra parte contratante no se encuentra en aptitud de


cuestionar a la persona nombrada por el estipulante, cuando le es comunicada la
designación con arreglo a los artículos 1474 y 1475, salvo que tal persona fuese
insolvente o incapaz al momento de la nominación. En estos casos el contrato
producirá sus efectos entre los contratantes originarios.

Sin perjuicio de lo anterior, nada impide que esa otra parte contratante precise
anteladamente qué personas están excluidas del nombramiento o limite los alcances
de este. De este modo podrá evitar, por ejemplo, que la designación recaiga en un
enemigo suyo o en un competidor, por citar solo algunos casos. Pactada tal exclusión
o limitación, de violarse ellas, la contraparte podrá, evidentemente, oponerse al
nombramiento.

Se ha consignado un plazo breve para formalizar la declaración de nombramiento,


con el propósito de no alentar que los contratantes se valgan de la figura bajo
estudio para adquirir para sí y después, en virtud de dicha declaración, realizar otra
enajenación a un tercero, quien sería un segundo y posterior contratante, con el
consiguiente perjuicio para el Fisco. En efecto, en el caso planteado, el Fisco
percibiría una sola vez el correspondiente impuesto a las transferencias.

4.3. ARTICULO 1475


Este precepto legal sobre la Formalidad de la declaración de nombramiento nos dice
en el artículo 1475 de nuestro Código Civil lo siguiente

23
Artículo 1475.-La declaración de nombramiento y la aceptación por la persona
nombrada deben revestir la misma forma que las partes hayan usado para el
contrato, aunque no esté prescrita por la ley.
Este precepto se refiere a un requisito adicional para la validez del contrato por
persona a nombrar, al regular la forma de la declaración de nombramiento y la de la
aceptación, estableciendo que debe ser la usada para el contrato, aun cuando la ley
no la imponga. Se trata, en suma, de la aplicación del principio de la unidad
contractual.
A este respecto conviene mencionar que, si el acto versa sobre la compra de un
inmueble, por ejemplo, la escritura pública correspondiente que contenga el acto
deberá incluir la declaración de nombramiento y la aceptación de la persona
nombrada, para su inscripción en el registro.
4.4. ARTÍCULO 1476
Respecto a los Efectos de la declaración de nombramiento en la figura contractual del
Contrato por Persona a Nombrar el Código Civil tipifica lo siguiente:
Artículo 1476.- Si la declaración de nombramiento se hizo válidamente, la
persona nombrada asume los derechos y las obligaciones derivadas del contrato,
con efecto desde el momento de la celebración de este.
En caso contrario o cuando no se efectúa la declaración de nombramiento
dentro del plazo, el contrato produce efecto entre los contratantes originarios.
Efectuada válidamente la declaración de nombramiento, la persona nombrada
asume la posición de contratante con efecto retroactivo al día de celebración del
contrato, del mismo modo como si este lo hubiera celebrado originalmente la
persona nombrada.
Por el contrario, si la declaración fuese inválida (porque no es acompañada de la
aceptación de la persona nombrada, porque tal aceptación o la declaración no
revisten la misma forma que las partes han usado para el contrato, o porque la
persona designada fuese insolvente o incapaz, por ejemplo) o se hubiera efectuado
fuera del plazo legal o contractual (cuando se hubiera pactado uno menor al
prescrito por el artículo 1474), el contrato se entiende que ha quedado constituido,
también desde un inicio, entre los contratantes originarios. Solo un nuevo acuerdo
podrá variar esta situación.
Como expresa Messineo (Op. cit, página 280), “sentado esto, no hay en ningún
momento falta de certeza jurídica acerca de la persona del contratante: un

24
contratante existe siempre ab origine (o es -con efecto retroactivo- la persona
nombrada o es el contratante originario). La falta de certeza es solo de hecho y no
dura más allá del plazo concedido para la declaración de nombramiento. De todos
modos, aunque debe admitirse que haya falta de certeza, ella versa no sobre la
persona del contratante, sino sobre la circunstancia de si a la persona del
contratante, que ya existe, deba sustituirse o no otra persona”.

4.5. Designación del definitivo contratante.

La doctrina italiana, denomina la denomina ELECTIO AMICI y nuestra legislación


declaración de nombramiento. Según el cual, es un acto manifestado por la voluntad
unilateralmente RECEPTICIO por el que estipulante comunica al promitente dentro
del plazo establecido en la ley, para el nombramiento de la persona que será el
definitivo contratante.
En nuestra legislación el art. 1474 establece que, debe comunicarse la declaración a la
otra parte dentro de un plazo que no podrá exceder de veinte días, contados a partir
de la fecha de celebración del contrato. Además, de que la declaración de
nombramiento no tiene efecto si no es acompañada de la aceptación de la persona
nombrada.
4.5.1. Acerca de la declaración de nombramiento.
Según De La Puente, considera que la declaración de nombramiento
constituye un negocio jurídico unilateral de carácter puro y simple plasmado
por el estipulante que determina que opere, con efecto retroactivo, la cesión
de sus derechos y obligaciones al tercero designado.
4.5.2. Oportunidad de la Declaración.
Según Pazos Hayashida, se ha considerado que la declaración en cuestión
debe comunicarse a la otra parte dentro de un plazo que no podrá exceder
de veinte días contados a partir de la fecha de celebración del contrato. Dada
su naturaleza, se entiende que el mencionado es un plazo de caducidad.
Queda claro que la declaración de nombramiento no tendría efectos si no es
conocida por la otra parte. Así, su carácter recepticio permite que esta última
tome conocimiento de la intención del estipulante de transferir
efectivamente sus derechos y obligaciones al amici.
Teniendo en cuenta lo indicado, puede inferirse que si la declaración de
nombramiento no se realiza dentro del plazo establecido el contrato seguirá

25
surtiendo efectos entre las partes contratantes quedando firme, en este
sentido, ya que el estipulante habrá perdido su derecho a designar a un
tercero.
4.5.3. Ineficacia de la declaración de nombramiento.
En el segundo párrafo del art. 1474, establece que la declaración de
nombramiento no tiene efecto si no es acompañada de la aceptación de la
persona nombrada.
Según De La Puente y Lavalle, Desde la perspectiva de la contraparte esto
resulta importante ya que, conociendo de la aceptación del tercero, asumirá
certeramente que la declaración de nombramiento realmente surte todos
sus efectos y que, por tanto, desde el momento en que toma conocimiento
de ambos actos, declaración de nombramiento y la aceptación antes
indicada, el amici se ha constituido en parte. Nótese que el artículo parece
indicar que es necesario que coincidan en el tiempo la comunicación a la otra
parte de la declaración de nombramiento y la aceptación del tercero. Sin
embargo, esto no tiene que ser necesariamente así. La aceptación del tercero
podría establecerse en un acto previo del cual tomasen conocimiento las
partes, como puede ser un poder (hipótesis expresamente contemplada en la
legislación italiana). No hay una verdadera razón para descartar esta
posibilidad, dado que, finalmente, los efectos serían los mismos.

4.6. Formalidad de la declaración de nombramiento.


El artículo 1475 establece que, La declaración de nombramiento y la aceptación por la
persona nombrada deben revestir la misma forma que las partes hayan usado para el
contrato, aunque no esté prescrita por ley.
Cárdenas, señala que, Teniendo en cuenta el principio de unidad contractual, el
legislador ha considerado plasmar una norma como la presente, en la que se
establece que la declaración de nombramiento y la correspondiente aceptación del
amici deberán tener la misma forma del contrato celebrado entre las partes.

Comunicación de la declaración de nombramiento

26
CAPITULO IV
5. ANALOGIAS Y DIFERENCIAS
Para evitar cualquier género de dudas sobre su naturaleza jurídica corresponde
diferenciar el contrato por persona a nombrar de otras figuras afines. A continuación
haremos nombramiento de unas cuantas precisiones acerca del tema:
5.1. REPRESENTACIÓN DIRECTA.- en el contrato por persona a nombrar el contratante
actúa en nombre propio y no en nombre de otro, supuesto este típico de la
representación directa. Si bien es posible que designe después a otra persona, no
actúa en su representación. De no verificar el nombramiento quedara como parte
contratante definitivamente.
5.2. REPRESENTACIÓN INDIRECTA.- en este caso el declarante actúa en nombre propio
pero por cuenta de otro con la finalidad de que su declaración afecte por último la
esfera jurídica del representado, por lo cual será preciso que se realicen un nuevo
acto jurídico, entre representante y representado. La representación indirecta
excluye, en consecuencia, que el representado se convierta en parte del negocio
originario entre representante y tercero.
En el caso del contrato por persona a nombrar, el estipulante no solo declara su
propia voluntad sino que los efectos de tal declaración se mantendrá en su círculo
jurídico en tanto no se produzca la declaración del nombramiento. De no efectuarse
esta dentro del plazo legal o contractual, el contrato se entenderá definitivamente
formado, desde el inicio, entre los contratantes originarios si se produce la
declaración de nombramiento, la persona designada inicialmente ajena al contrato,
se convierte en contratante, sustituyendo al estipulante.
5.3. GESTIÓN DE NEGOCIOS.- En esta figura la ratificación de los actos realizados por el
gestor por parte del dueño del negocio, determina que aquel haya actuado como su
representante. En el contrato por persona a nombrar el declarante actúa por propio
derecho, pudiendo como no utilizar la facultad de nombrar a otro que ocupara su
posición contractual. Si bien la declaración de nombramiento opera con efecto
retroactivo, su voluntad durante el tiempo que medió entre la celebración del
contrato y la materialización de tal nombramiento no fue la de actuar en nombre de
otro.
5.4. CONTRATO EN FAVOR DE TERCERO.- En este el tercero no es nunca parte
contractual del negocio celebrado entre estipulante y promitente. En el contrato por
persona a nombrar, en virtud de la declaración de nombramiento, tercero puede
convertirse en parte contratante con efecto retroactivo, como si hubiera sido una de
los contratantes originarios.
5.5. PROMESA DE LA OBLIGACIÓN DE UN TERCERO.- En este caso se promete la
obtención del consentimiento de un tercero para asumir frente al promisario, el
cumplimiento de una prestación. Como consecuencia de ello el promisario y el
tercero, se vincularán por un contrato distinto al originario entre promitente y
promisario.
En el contrato por persona a nombrar, el tercero ocupa la posición del estipulante en
el único contrato celebrado.
5.6. CESIÓN DE POSICIÓN CONTRACTUAL.- En el contrato por persona a nombrar se
acuerda que una de las partes se reserva del derecho de designar a un tercero que
finalmente adquirirá la condición de contratante con efecto retroactivo desde el
momento de la celebración del contrato. En cambio, en la cesión de posición
contractual no existe tal reserva de nombramiento, ocupando el cesionario la
posición contractual del cedente solo a partir del momento en que existe
consentimiento para la cesión por parte del cedente, cesionario y cedido.
5.7. CONTRATO POR CUENTA DE QUIEN CORRESPONDA.- En este caso, el que contrata
por cuenta de quien corresponda no, ni siquiera por un momento parte contratante,
en cuanto contrata por otra persona, aunque esta provisionalmente sea
indeterminada y el contratante asuma alguna responsabilidad. En cambio, en el
contrato por persona a nombrar quien estipula es – mientras tanto – verdadero y
propio contratante; y es posible que permanezca definitivamente como tal.
CAPITULO V
6. PROBLEMÁTICA

6.1. ¿CONTRATO O ESTIPULACIÓN CONTRACTUAL?


Curiosamente, lo primero que se debe decir del llamado contrato por persona a nombrar
es que no existe o, por lo menos, que no existe como un contrato independiente cuyo
objeto se limite a designar a un tercero y constituirlo en parte, sin hacer una referencia
concreta a un conjunto de derechos y obligaciones que serían, finalmente, la fuente que
justifica la existencia de la figura.
A pesar que el nomen iuris otorgado a la institución bajo análisis pareciera decir lo
contrario, es claro que el legislador ha pretendido referirse a una estipulación contractual
que se puede incluir en diversos contratos. Esta consistiría en la reserva del derecho de
designar a una tercera persona que asumiría todos los derechos y obligaciones derivados
del negocio, reserva que puede ser efectuada por una o por ambas partes.
No resulta reiterativo, entonces, entender que nos encontramos ante un pacto de
naturaleza accesoria que se puede incluir en una variedad de contratos y no ante un
contrato particular nominado de esta manera, como erróneamente podría concluirse
(BlANCA, DE LA PUENTE).
Sin perjuicio de lo indicado, es posible considerar como un contrato por persona a
nombrar, a todo contrato que incluya la estipulación a la que hemos hecho referencia.
Así, podemos hablar de una compraventa, una permuta o una prestación de servicios por
persona a nombrar. Debe notarse, sin embargo, que lo que caracterizaría a cada contrato
sería su propia naturaleza, siendo que el hecho de que se pacte por persona a nombrar
resultaría importante pero siempre accesorio.
6.2. ¿ES POSIBLE CELEBRAR CUALQUIER CONTRATO CON LA ESTIPULACIÓN "POR PERSONA A
NOMBRAR"?
Hemos mencionado que se puede considerar contrato por persona a nombrar, a todo
contrato que incluya la estipulación en cuestión. Por supuesto, esta afirmación no lleva
consigo ningún afán generalizador, sobre todo si consideramos que no todo contrato
puede contener una estipulación de esta naturaleza.
Como indicamos, el hecho que un negocio en particular se configure como un contrato
por persona a nombrar es accesorio. Lo principal es el tipo de contrato que se está
celebrando, sea una compraventa, una permuta, un arrendamiento, etc. La estipulación
"por persona a nombrar" estará sujeta al tipo de contrato ante el cual nos encontremos.
De esta manera, la posibilidad de incluir la referida figura estará condicionada por la
naturaleza del contrato al que se pretenda anexar.
Bajo esta premisa, será necesario evaluar la importancia de la fungibilidad del estipulante,
lo que nos lleva, finalmente, a ver si es posible que el amici, el tercero, puede
reemplazarlo válidamente sin afectar la ejecución del contrato.
Precisamente, es la fungibilidad del estipulante la que nos lleva a cuestionarnos la
posibilidad de insertar la estipulación en aquellos contratos que, por su propia naturaleza,
deban ser ejecutados intuitu personae, ya que en estos son las particularidades del
contratante, su propia persona y sus atributos, las que son tomadas en cuenta y
determinan finalmente la celebración del contrato. En principio, por tanto, el referido
carácter y la posibilidad de establecer la cláusula son contradictorios. O se tiene en cuenta
lo uno o lo otro. Por supuesto, el pacto de la cláusula "por persona a nombrar"
determinaría que, para las partes (y principalmente para el acreedor), el carácter
personalísimo a tener en consideración en la etapa de cumplimiento obligacional no es
tan relevante.
En el mismo orden de ideas, en los casos en que el carácter intuitu personae es, más bien,
convencional, sería contradictorio establecer la cláusula, salvo en aquellos casos en que el
mencionado carácter haya sido importante para la contratación mas no determinante
para llevarla a cabo.
Por otro lado, el mismo problema de la fungibilidad del eventual estipulante podría
plantearse respecto de contratos cuyo objeto sea regular, modificar, o extinguir una
relación jurídica preexistente. Dado que el contenido de estos se encuentra sujeto al
contrato que dio origen a la relación jurídica que vincula a las partes, por lo que podrían
llamarse contratos de segundo rango o grado, no sería posible celebrarlos insertando la
estipulación "por persona a nombrar." Estos contratos, debido a su vocación regulatoria,
solo podrían afectar a las partes de la relación jurídica a regular, debido a que su propia
condición determina la imposibilidad de reemplazo de las partes. Considerar lo contrario
nos llevaría a afirmar que estando dos sujetos vinculados por una relación jurídica
generada por un/ primer contrato, una modificación de esa relación solo afectaría a uno
de ellos ya un tercero, lo que resultaría absurdo (VISINTINI).
Es conveniente acotar, por su parte, que usualmente se ha entendido que la estipulación
bajo comentario solo puede pactarse en los contratos con prestaciones recíprocas. Esto se
ha pretendido justificar en la afinidad que existiría entre el llamado contrato por persona
a nombrar y la cesión de posición contractual, o en el hecho de que en un contrato con
prestación a cargo de una sola de las partes, el contratante supérstite podría verse
perjudicado con la sustitución. Resulta claro que ninguno de dichos argumentos es lo
suficientemente sólido. Así, la cesión de posición contractual y el llamado contrato por
persona a nombrar tienen caracteres distintos que no justificarían un tratamiento similar.
Asimismo, el riesgo de verse perjudicado con la sustitución no se minimiza por
encontramos ante un contrato con prestaciones recíprocas. Es por lo anterior que
consideramos que la estipulación "por persona a nombrar" podría pactarse, tanto en
contratos con prestaciones recíprocas, como en aquellos con prestación a cargo de una
sola de las partes. (VISINTINI; Cfr. DE LA PUENTE).
CAPITULO VI
7. DERECHO COMPARADO
7.1. IDEAS PRELIMINARES
Los ordenamientos civiles que tratan sobre el contrato que se rotula son los códigos
civiles italiano, portugués, boliviano y el Proyecto del Código Civil brasileño; no obstante
puede advertirse dos orientaciones:
a) Legislaciones que aplican la Figura solo al contrato de compraventa.
b) Legislaciones que estiman se trata de una institución que pertenece a la teoría
general del contrato, pudiendo ser aplicado a todas las figuras contractuales.
Los códigos civiles peruanos de 1852 y de 1936, no disciplinaron esta institución
contractual, por ende, es una figura jurídica nueva que el Código vigente gobierna en el
Libro VII, Titulo XII, artículos 1473 al 1476. Empero, debe dejarse claramente establecido
que el mayor mérito corresponde al distinguido jurista, autor de la ponencia, pues la
figura no habrá sido considerada en el Proyecto de la Comisión encargada del estudio y
revisión del Código derogado. Finalmente, la comisión revisora acogió la sugerencia
reproduciendo la ponencia con ligeras modificaciones.
7.2. CÓDIGO CIVIL ITALIANO
En el momento de la celebración del contrato, una de las partes podrá reservarse la
facultad de nombrar posteriormente a la persona que deba adquirir los derechos y
asumir las obligaciones de dicho contrato (1401).
7.3. CÓDIGO CIVIL BOLIVIANO
"AI concluir el contrato, puede una de las partes declarar que lo celebra a favor de
otra persona, expresando a la vez que se reserva la facultad de revelar
posteriormente el nombre de ésta".
Dentro del término de tres días desde la celebración del contrato, debe comunicarse
a la otra parte el nombre de la persona a favor de quien se ha celebrado,
acompañando el documento de su aceptación y el poder otorgado para representaría.
Si vencido el plazo, no se ha comunicado el nombre de la persona, el contrato
producirá sus efectos sólo entre los contratantes originarios.
7.4. LEGISLACION ARGENTINA

Contratos por persona a nombrar: son aquellos en que una de las partes conviene
que cumplirá la prestación en favor de un tercero. Ej. El seguro de vida. Estos
contratos que constituyen una excepción al Art. 1199 se validan por el desubicado
Art. 504 CC. Aquí se da la relación entre tres partes:
1. El estipulante o persona que crea el beneficio. Ej. quien toma el seguro de vida
para su hijo.

2. El promitente u obligado, es quien debe favorecer con la prestación al tercero.

3. El tercero que es quien recibe el beneficio o prestación.

A su vez en el contrato a favor de terceros se dan tres relaciones entre sus


integrantes y el tercero beneficiado.
1. Relación entre las partes: es decir entre el estipulante y el obligado donde se
establece el tipo de prestación a cargo de este último y para satisfacción del tercero.

2. Relación entre el estipulante y el tercero: es una relación de liberalidad o


gratuidad.

3. Relación entre el promitente y el tercero: aquí se da un vínculo obligacional


donde el promitente debe satisfacer al tercero cumpliendo la prestación estipulada.
Aquí se necesita según el Art. 504 CC que el tercero hubiera aceptado y notificado al
prominente, en cuyo caso el beneficio puede ser revocado. Se aplican los medios
legales previstos en Art. 505 para exigir el cumplimiento de la obligación.
8. CONCLUSIONES
9. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
ANEXOS
40