Está en la página 1de 5

PROYECTO HACIENDO ESCUELA.

LA HUACHITA CORDERA

Este era un hombre que vivía en el campo y había quedado viudo con dos hijos
pequeños: un niñito y una niñita.
El hombre era pobre y para alimentar a sus hijos tenía que salir a trabajar todos los
días antes que apareciera el sol, y como los niños no eran capaces de hacer nada, se los
dejaba encomendados a una vecina que los trataba con mucho cariño, les lavaba su ropita y
les daba muy bien de comer.
Mejoró un poco la situación del hombre y se casó con la vecina; pero ésta apenas
salía su marido de la casa obligaba a los niños a hacer fuego, a que le trajesen agua del río en
baldes que eran muy pesados para ellos, a barrer y ejecutar otros trabajos superiores a sus
escasas y débiles fuerzas; y si la leña no estaba bien encendida, o los baldes no llegaban
completamente llenos o quedaba un poco de basura en el suelo, les pegaba cruelmente con
lo primero que tuviera a mano.
Una vez, el niño le dijo a la niña:
-Vámonos de aquí, hermanita; ¿para qué estamos sufriendo tanto?
Abandonaron la casa en que habían nacido y marcharon a la ventana, alimentándose
de frutas y de yerbas y durmiendo en las cuevas de las montañas o en los ranchos
abandonados que encontraban en su camino.
Después de muchos días de marcha llegaron a una tierra desierta, sin casas ni
árboles, en la que el calor del sol se hacía sentir con toda su fuerza.
Los niños morían de sed y en ninguna parte hallaban agua para aplacarla.
Por fin llegaron a la orilla de una laguna y, cuando se disponían a beber, oyeron una
voz que decía:
-El que de esta agua bebiere, en tiburón se ha de volver y devorará a su hermano.
-Hermanita, no tomemos de esta agua -dijo el niño-; aguantemos la sed y vámonos,
puede ser que más allá encontremos agua buena.
Muy tristes se apartaron de la laguna y a cada instante más sedientos, pero luego
tropezaron con un pozo y el corazón se les alegró.
Sirviéndose de una cuerda que estaba en el suelo al lado del brocal, echaron adentro
un tiesto que estaba cerca, y cuando ya lo alzaban repleto de agua, salió del pozo una voz
que decía:
-El que de esta agua bebiere, sierpe se ha de volver y devorará a su hermano.
-Hermanita, no tomemos de esta agua -dijo el niño-; aguantemos la sed y vámonos,
pueda ser que más allá encontremos otra mejor.
La niña no soportaba la sed, y si no hubiera sido por la amenaza de que si bebía de
esa agua devoraría a su hermano, habría bebido hasta saciarse.
Continuaron su camino muy tristes, desfallecidos, casi sin fuerzas para andar, pero a
los pocos pasos tropezaron con un arroyo de agua fresca y cristalina.

1
PROYECTO HACIENDO ESCUELA.

Se echaron de bruces para beber y cuando sus secas fauces estaban a punto de
humedecerse, oyeron estas palabras que salían de la corriente:
-El que de esta agua beba, corderito se ha de volver.
-Hermanita, no tomemos... -alcanzó apenas a decir el niño, cuando vio a su hermana
convertida en corderita. La pobrecilla no oyendo la amenaza de que si bebía se convertiría
en cordero, se apresuró a apagar su sed y alcanzó a tragar unos cuantos sorbos de aquella
agua maldita.
Es fácil suponer en qué estado dejaría esta desgracia a los pobres hermanos, que ya
no tuvieron otro consuelo que conversar y comunicarse sus penas, porque por suerte para
ellos, al experimentar la niña su transformación, no había perdido el uso de la palabra. Sin
embargo, el niño lloraba mucho; no podía acostumbrarse a ver a su hermana convertida en
animal.
Un día le salió al paso una viejecita.
-¿Por qué lloras tanto, hijito? -le preguntó.
-¿Cómo no he de llorar, mamita, con la desgracia que nos ha sucedido? ¡Qué no daría
yo por ver a mi hermana convertida en mujer otra vez!
-Hijito, eso no es posible por ahora; pero con esta varillita, tendrá ella lo que quiera;
podrá hasta volverse mujer por tres horas cada vez que lo desee y para siempre, cuando un
príncipe quiera casarse con ella.
Y desapareció después de colocar una varita entre las lanas de la Cordera.
Desde ese momento la Corderita dejó de lamentarse y se la veía brincar y correr
alrededor de su hermano y balar alegremente; porque ha de saberse que no hablaba con él
sino cuando estaban solos.
Pasó algún tiempo, y el niño, que ya se había convertido en hombre, entró a servir
como pastor de los rebaños del Rey, el cual era muy bondadoso, y le permitió conservar la
Corderita a su lado.
Sucedió que en la noche del primer día en que el pastor había entrado en funciones,
el hijo del Rey tuvo que pasar por el patio en que estaban las habitaciones de los sirvientes y
se extrañó de oír de la más alejada, que era la que ocupaba el pastor y la Corderita, una voz
femenina.
Se detuvo a escuchar para referirle a la Reina, su madre, lo que oyera, pues era
prohibido que las sirvientas penetraran a las piezas de ese patio; pero no sintió sino
murmullos y no alcanzó a entender ni una palabra.
Al día siguiente, el Príncipe refirió a su madre lo sucedido, y en la tarde, cuando el
pastor regresó, después de guardar el ganado, fue conducido a presencia de la Reina.
A la pregunta que le hizo la Reina de quién era la mujer que en la noche anterior
había estado en su aposento, contestó:
-No estaba, señora, con ninguna mujer, sino con una huachita Cordera, que el Rey mi
señor me ha dejado guardar a mi lado y a la que he conseguido enseñar varias palabras. (No
se atrevió a contarle la verdad).

2
PROYECTO HACIENDO ESCUELA.

-¿Y qué palabras sabe? -preguntó la Reina admirada.


-Dice ya papá, mamá, hermanos y otras.
-Tráeme la Corderita; quiero verla.
Fue el joven a su pieza, contó a su hermana lo que había hablado con la Reina y le
aconsejó que mientras tanto no dijese más palabras que las que él había dicho a la Reina que
le había enseñado, y la condujo a la presencia de la soberana.
La Corderita se bañaba todos los días en el río, de modo que siempre estaba muy
limpia. La Reina quedó encantada y le dijo al pastor que se la dejase, que ella la cuidaría muy
bien.
La Reina le tomó mucho cariño y a todas partes iba con ella. La Corderita la llamaba
mamá; al Rey le decía papá, y al Príncipe hermano.
La Reina se dijo un día: "Si un rústico pastor ha podido enseñar a este animalito a
pronunciar cuantas palabras, ¿por qué no he de conseguir yo que aprenda a hablar como
una persona?"
Desde ese día comenzó a enseñarle a hablar y la Huachita se hacía la que no sabía y
que poco a poco iba aprendiendo.
Pasó así algún tiempo, hasta que para celebrar una victoria del Rey, se organizaron
grandes fiestas, entre ellas unas carreras de caballos a que debía concurrir toda la corte.
Cuando llegó ese día, la Corderita, que hasta entonces no había hecho uso de la
virtud que tenía, quiso ir a las carreras; y después que los Reyes, el Príncipe y demás
potentados que vivían en el palacio salieron, ella también salió sin que nadie la viera y se fue
al campo y al lado de un espino que allí había, dijo:
-Varillita de virtud, por la virtud que Dios te ha dado, haz que me convierta en mujer,
vestida con un traje de color de estrellas y que aparezca aquí para llevarme a las fiestas, una
carroza de plata arrastrada por dos parejas de caballos y servidas por tres pajes negros.
E inmediatamente, se encontró convertida en una hermosísima joven vestida como
había pedido y con el coche con los tres negritos.
La piel de cordero estaba a su lado, y antes de subir a la carroza la dejó colgada de
una rama del espino y partió.
Cuando llegó a la plaza, atrajo las miradas de todos por su hermosura y la riqueza y
esplendor de su traje. Nadie la conocía y unos a otros se decían:
-¿De dónde vendrá esta princesa?
El Príncipe, sobre todo la atendió mucho y se enamoró perdidamente de ella.
Cuando sonó la hora en que debía retirarse, el Príncipe le preguntó si volvería al día
siguiente y ella le contestó que sí.
En la Corte no se habló en el resto del día de otra cosa que la fiesta; pero la
preocupación de todos era la bellísima joven desconocida.
Llegó el día siguiente y todo le mundo se trasladó a las carreras.
Una vez que la Corderita se encontró sola, volvió al campo y al pie del espino pidió a
la varillita que la transformara en mujer, con traje de color de luna y las estrellas y la

3
PROYECTO HACIENDO ESCUELA.

condujese a la fiesta en una carroza de oro arrastrada por tres parejas de caballos y servida
por seis pajes negros.
Al punto se hizo como ella lo había pedido. Dejó la piel de oveja de cordero de una
rama del espino, subió al carruaje y se fue a las fiestas.
A su entrada, la atención de la multitud se concentró en ella, y si hermosa la habían
encontrado el día anterior, más hermosa aún la encontraron en este día.
El Príncipe, todavía más enamorado, fue a colocarse inmediatamente a su lado y allí
estuvo conversando con ella hasta el momento que la joven se levantó para retirarse.
El otro día era el último de las carreras. La afluencia de gente fue mayor; puede
decirse que toda la ciudad se había trasladado a presenciarlas.
A la misma hora que los días anteriores, llegó la joven en una carroza de diamantes
arrastrada por cuatro parejas de caballos y servida por doce negros; su traje tenía los colores
de la luna, de las estrellas y del sol naciente, y si linda la habían encontrado las otras veces,
más linda la hallaron esta vez.
Todos los ojos estaban clavados en ella y de los labios de la muchedumbre no salían
sino alabanzas en su honor.
Apenas la divisó el Príncipe fue a sentarse a su lado a cortejarla.
Cuando estaba hablándole con más entusiasmo, llegó un paje con un recado de la
Reina y el Príncipe tuvo que abandonar su asiento por un momento; a su regreso se
encontró con que estaba vacío el lugar que ocupaba la niña.
Se acabaron las fiestas y nadie volvió a ver a la joven.
El Príncipe se puso muy triste y languidecía rápidamente. Los médicos nada pudieron
para curar su mal y los Reyes lloraban la próxima muerte de su único hijo.
Un día, cuando ya se había perdido toda esperanza de salvación, dijo la Corderita a la
Reina:
-Mamá, ¿quiere que vaya a cuidar al enfermo? ¡Quién sabe si pueda sanarlo!
¡Qué se perdía con que fuese! La Reina consintió y ella misma condujo a la Corderita
a las habitaciones del enfermo y la dejó allí.
Apenas se retiró la Reina, la Corderita pidió muy quedito a la varillita que la
convirtiera en mujer, ataviada con el mismo traje con que se había presentado a las carreras,
y una vez transformada, se acercó a la cama del enfermo y lo llamó dulcemente. El Príncipe
abrió los ojos y a la vista de su amada sintió que le volvía la vida.
Tres horas conversaron alegremente y al terminar este tiempo la joven tornó a
convertirse en la Huachita Cordera.
El Príncipe hizo llamar a los Reyes, y les dijo:
-Padres, la Corderita me ha sanado; me siento perfectamente bien y es preciso que
me dejen casarme con ella.
Apenas el Príncipe dijo estas palabras, cumpliéndose el vaticinio de la viejecita que
había dado a la Corderita la virtud, se transformó ésta para siempre en la bellísima niña que

4
PROYECTO HACIENDO ESCUELA.

todos habían visto en las fiestas, y los Reyes, henchidos de contentos, consintieron en el
matrimonio de su hijo con la joven.
Los novios fueron muy felices y vivieron en una perpetua luna de miel y tuvieron
muchos hijos.
El hermano de la joven, que hasta el día antes del matrimonio había continuado
como pastor, fue ennoblecido y siguió viviendo en la Corte, desempeñando empleos muy
principales.
Y aquí se acabó el cuento y se lo llevó el viento.