Está en la página 1de 16

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN ...................................................................................................................... 2
LA RADIACIÓN SOLAR ..................................................................................................... 3
TIPOS DE RADIACIÓN ...................................................................................................... 5
RADIACIÓN NETA (RN) ..................................................................................................... 6
Albedo (α) y radiación neta solar (Rns) ........................................................................ 6
Radiación neta de onda larga (Rnl) .............................................................................. 7
INSTRUMENTACIÓN Y MEDIDA DE LA RADIACIÓN SOLAR .................................. 9
MÉTODOS PARA LA ESTIMACIÓN DE LA RADIACIÓN DIRECTA NORMAL ..... 10
UNIDADES DE MEDIDA ................................................................................................ 122
INSTRUMENTOS DE MEDIDA ..................................................................................... 123
Radiómetros .................................................................................................................. 133
Heliógrafo ...................................................................................................................... 133
CONCLUSIONES .............................................................................................................. 14
BIBLIOGRAFÍA ................................................................................................................ 154
LINKOGRAFIA ................................................................................................................. 154
INTRODUCCIÓN

La radiación solar es la energía emitida por el sol en forma de radiación


electromagnética que llega a la atmósfera. Se mide en superficie horizontal,
mediante el sensor de radiación o piranómetro, que se sitúa orientado al sur y en un
lugar libre de sombras. La unidad de medida es vatios por metro cuadrado (W/m²).

La radiación solar medida en cada una de las estaciones meteorológicas es ofrecida


en unidades de potencia y está en vatios por metro cuadrado (W/m²). En el caso de
los datos recogidos cada 10 minutos se trata de la potencia media en 10 minutos y
en el caso de la radiación diaria representa la potencia media del día.

Si se quiere convertir la radiación solar global en unidades de potencia a unidades


de energía, en caso de utilizarse los datos de 10 minutos debe multiplicarse cada
uno de los valores de potencia en W/m² por 600 s (segundos en 10 minutos) y el
resultado estará en julios por metro cuadrado (J/m²). En caso de utilizarse el valor
de la radiación solar global media diaria, debe multiplicarse el valor de potencia en
W/m² por 86.400 s (segundos de un día) y el resultado estará en julios por metro
cuadrado (J/m²).
Se conoce por radiación solar al conjunto de radiaciones electromagnéticas
emitidas por el Sol. El Sol se comporta prácticamente como un cuerpo negro que
emite energía siguiendo la ley de Planck a una temperatura de unos 6000 K. La
radiación solar se distribuye desde el infrarrojo hasta el ultravioleta. No toda la
radiación alcanza la superficie de la Tierra, pues las ondas ultravioletas, más cortas,
son absorbidas por los gases de la atmósfera fundamentalmente por el ozono. La
magnitud que mide la radiación solar que llega a la Tierra es la irradiancia, que mide
la energía que, por unidad de tiempo y área, alcanza a la Tierra. Su unidad es el
W/m² (vatio por metro cuadrado).
LA RADIACIÓN SOLAR
Generalidades
Prácticamente toda la energía que produce y mantiene los movimientos y
variaciones de la atmósfera llega del sol, en forma de radiación. En el sol, la
energía radiante se genera a través de procesos en los que el hidrógeno, el
elemento más simple se transforma en helio, por medio de reacciones nucleares
de fisión. Lanzada a la velocidad de la luz, casi toda la radiación emitida se disipa
en el espacio. Cada planeta recibe sólo una ínfima parte. Sobre la Tierra incide
aproximadamente una media billonésima parte de la energía radiada por el sol.
La longitud de onda de las radiaciones se mide en micrones (10-6 cm) o en
angstrom (1 Å = 10-10 m).
Las ondas correspondientes a la radiación solar, en un 90%, representan un
espectro de longitudes de onda comprendido dentro del rango de 0.2 a 2
micrones, o sea longitudes de ondas cortas. La luz solar visible se halla
aproximadamente entre los 0.40 y los 0.75 micrones; por debajo se encuentra la
radiación ultravioleta (de carácter químico) y por encima la infrarroja (de carácter
térmico)

La energía solar resulta del proceso de fusión nuclear que tiene lugar en el sol. Esta
energía es el motor que mueve nuestro medio ambiente, siendo la energía solar que
llega a la superficie terrestre 10.000 veces mayor que la energía consumida
actualmente por toda la humanidad.
La radiación es trasferencia de energía por ondas electromagnéticas y se produce
directamente desde la fuente hacia fuera en todas las direcciones. Estas ondas no
necesitan un medio material para propagarse, pueden atravesar el espacio
interplanetario y llegar a la Tierra desde el Sol.
La longitud de onda y la frecuencia de las ondas electromagnéticas, son
importantes para determinar su energía, su visibilidad y su poder de penetración.
Todas las ondas electromagnéticas se desplazan en el vacío a una velocidad de
299.792 Km/s
Estas ondas electromagnéticas pueden tener diferentes longitudes de onda. El
conjunto de todas las longitudes de onda se denomina espectro electromagnético.
El conjunto de las longitudes de onda emitidas por el Sol se denomina espectro
solar.
CONSTANTE SOLAR
La cantidad de energía que desde el sol llega al límite superior de la atmósfera
terrestre, medida sobre una superficie orientada perpendicularmente a los rayos
solares, cuando la Tierra se encuentra a su distancia media anual del Sol, se
denomina Constante Solar y su valor medio más aceptado es de:
𝑐𝑎𝑙 𝐿𝑦
1.94 = 1.94
𝑐𝑚2 ∗ 𝑚𝑖𝑛 𝑚𝑖𝑛
Ly: Es la magnitud de la Constante Solar, el “Langley”
Este valor es proporcional al cuadrado de la distancia del Sol a la Tierra, en el límite
de la atmósfera y varía muy poco en el curso del año, pues la órbita de nuestro
planeta es próxima a una circunferencia. Independientemente de ello, experimenta
pequeñas variaciones periódicas del 1 al 2% y que se supone están relacionadas
con los ciclos de actividad y de manchas solares.
REFLEXION Y ABSORCION
Cuando la radiación llega a una superficie, se “refleja” o se “absorbe”. La fracción
reflejada se conoce con el nombre de albedo α(0 ≤α≤ 1). Por ejemplo:
 una masa de agua profunda absorbe la mayor parte de la radiación que
recibe......α ≈ 0.06
 la nieve fresca refleja la mayor parte de la radiación
recibida...................................... α ≈ 0.90
En consecuencia:
Radiacion incidente: Ri
Radiación reflejada: α*Ri
Radiacion Absorbida: Ri-α*Ri=(1-α) *Ri
El albedo mide la proporción de la radiación incidente que se refleja nuevamente
hacia la atmósfera, variando su valor en función de la longitud de onda de la
radiación y de su ángulo de incidencia, sin embargo, a los efectos prácticos suele
adoptarse un valor típico único según la clase de superficie. Por otra parte, la
radiación que haya absorbido un cuerpo, es también emitida por el mismo en forma
continua, en cantidades que dependen de su temperatura superficial. En estas
condiciones de denomina radiación neta absorbida, o simplemente Radiacion
neta (Rn) al ingreso neto de radiación a la superficie considerada, en cualquier
instante, el que será igual en consecuencia, a la diferencia existente entre la
radiación absorbida y la emitida, o sea:
Rn= (1-α) *Ri-Re
La proporción de la radiación solar en las distintas regiones del espectro es
aproximadamente:
 Ultravioleta: 7%
 Luz visible: 43%
 Infrarrojo: 4%
 El resto: 1%

TIPOS DE RADIACIÓN
Además de la intensidad de la radiación (energía por unidad de superficie, por
unidad de tiempo y por unidad de ángulo sólido que transporta la radiación
electromagnética), interesa conocer su longitud de onda o intervalo espectral,
fundamental para conocer los efectos de la radiación.
El sol emite un amplio espectro de radiaciones, desde rayos gamma hasta
longitudes de onda largas, de tipo infrarrojo (tablas 1-1 y 1-2).
La curva espectral se parece a la de un cuerpo negro (teórico) a una temperatura
de 6.000ºC. Las radiaciones solares más cortas se atenúan completamente en la
alta atmósfera, de manera que a nivel de la superficie terrestre solamente llega una
parte de ultravioleta B (UVB), ultravioleta A (UVA), visible (VIS) e infrarrojo cercano
(NIR).
Todos los cuerpos están constantemente emitiendo y recibiendo calor. Cuanto más
calientes están, tanto mayor es su emisión. Los cuerpos a alta temperatura emiten
su máxima radiación a una longitud de onda más corta que los de temperatura
menor (ley de Wien). Por ejemplo, la radiación solar tiene su máximo en 474 nm
(recuerde que 1 nm equivale a 0,001 μm) y corresponde a una temperatura de la
fotosfera solar del orden de los 6.000ºC. En cambio, la superficie de la Tierra, a una
temperatura del orden de 25ºC emite su máximo de radiación a 10 μm.

RADIACIÓN NETA (RN)


Es la diferencia entre la radiación entrante y saliente de longitudes de onda cortas
y largas. Es el equilibrio entre la energía absorbida, reflejada y emitida por la
superficie terrestre o la diferencia de la radiación neta de onda corta entrante (Rns)
y la radiación neta de onda larga saliente (Rnl). Rn es normalmente positiva durante
el día y negativa durante la noche.
La intensidad de la radiación solar que llega a la parte superior de la atmósfera se
ve reducida, antes de alcanzar la superficie terrestre, por los siguientes efectos:
 dispersión en la atmósfera.
 absorción en las nubes.
 oblicuidad de la superficie terrestre con respecto a la radiación incidente,
función a su vez de la latitud, estación y hora del día.
La superficie terrestre se comporta de noche y de día como una fuente “primaria”
que emite la mayor parte de la energía solar recibida en forma de radiación infrarroja
propia, de tipo puramente calorífico (no visible), ajustándose muy aproximadamente
a la de un cuerpo negro. Además, de día solamente, se constituye en una fuente
“secundaria” que refleja y difunde una parte de la radiación solar que recibe.
La energía radiante emitida por la Tierra se encuentra, en su casi totalidad, en el
intervalo de longitudes de onda que van desde 4 a 120 micrones, o sea ondas
largas, que no se solapan con las de la radiación solar. Si se designa a la intensidad
de radiación solar recibida por un área unitaria en la superficie terrestre por Rt y por
a Ra la radiación emitida por la atmósfera, la que también actúa como un emisor,
especialmente en días muy nublados, emitiendo radiación de mayor longitud de
onda que la del sol, dado que su temperatura es más baja, la radiación que llega a
la superficie terrestre será:
𝑅𝑖= 𝑅𝑡 +𝑅𝑎

Teniendo en cuenta que a su vez la Tierra emite radiación e R (de longitud de onda
similar a la radiación atmosférica), la radiación neta recibida en la superficie terrestre
será:
Rn= (1-α) *Ri-Re
Rn=(1-α)*(Rt+Ra)-Re

El valor diario total para Rn es casi siempre positivo para 24 horas, excepto en
condiciones extremas de latitudes elevadas”. Hay dos métodos para estimar la
radiación neta. El primero consiste en medir la radiación neta de onda corta y de
onda larga. Para ello se utiliza un instrumento que dispone de cuatro sensores que
miden la radiación de onda larga incidente, la de onda larga reflejada, la de onda
corta incidente y la de onda larga reflejada.
El segundo es a partir de los valores estimados de la radiación neta de onda corta
entrante Rns y la radiación neta de onda larga Rnl. Este segundo método,
recomendado por la FAO (1989), es el utilizado por el Sistema de Información
Agrario de Murcia (SIAM) para la estimación de la evapotranspiración de referencia
ET0 a partir de los datos proporcionados por las estaciones agrometeorológicas,
que son la radiación global incidente y reflejada (onda corta).

Albedo (α) y radiación neta solar (Rns)

Una cantidad considerable de la radiación solar que llega a la superficie terrestre se


refleja en ella. La fracción, α, de la radiación solar que es reflejada por la superficie
se conoce como albedo. El albedo es muy variable de acuerdo al tipo de superficie
y el ángulo de incidencia o la pendiente de la superficie terrestre. Su valor puede
ser tan elevado como 0,95 para la nieve recientemente caída y tan bajo como 0,05
para un suelo desnudo y húmedo. Una cubierta verde de vegetación tiene un albedo
de entre 0,20 a 0,25. Para el cultivo de referencia, se asume que α tiene un valor de
0,23.
La radiación neta solar, Rns, es la fracción de la radiación solar Rs, medida por las
estaciones, que no se refleja en la superficie.
Su valor es (1- α)Rs.

Radiación neta de onda larga (Rnl)


La radiación solar absorbida por la tierra se convierte en energía térmica. La tierra
pierde esta energía por medio de varios procesos, entre los cuales se encuentra la
emisión de radiación. La tierra, que tiene una temperatura mucho más baja que el
sol, emite energía radiante con longitudes de onda más largas que el sol. Por ello,
la radiación terrestre se conoce como radiación de onda larga. La radiación de onda
larga emitida por el planeta es absorbida por la atmósfera o perdida hacia el espacio.
La radiación de onda larga recibida por la atmósfera aumenta su temperatura. Por
consiguiente, la atmósfera irradia también energía. Parte de la radiación emitida por
la atmósfera se dirige nuevamente hacia la superficie terrestre. Por lo tanto, la
superficie terrestre emite y recibe radiación de onda.
INSTRUMENTACIÓN Y MEDIDA DE LA RADIACIÓN SOLAR

La radiación solar se mide usualmente mediante instrumentos especiales


destinados a tal propósito denominados radiómetros. Existen varias clases de
radiómetros, dependiendo del tipo de radiación a medir. Los más comunes son:
 Radiación directa: La radiación solar directa se mide por medio de
pirheliómetros, instrumento de tipo telescópico con una apertura de
pequeño diámetro. Las superficies receptoras del pirheliómetro deben
mantenerse en todo momento perpendiculares a la dirección de la radiación
solar, por lo que el uso de un sistema de seguimiento adecuado (solar
tracker) es ineludible. Las aperturas de este dispositivo están dispuestas de
forma que sólo la radiación procedente del disco solar y de una estrecha
franja anular en torno al mismo alcanzan el receptor.

 Radiación global y difusa: La radiación global se define como la radiación


solar recibida de un ángulo sólido de 2π estereorradianes sobre una
superficie horizontal. La radiación global incluye la recibida directamente del
disco solar y también la radiación celeste difusa dispersada al atravesar la
atmósfera. El instrumento necesario para medir la radiación global es el
piranómetro. Éste se utiliza a veces para medir la radiación incidente sobre
superficies inclinadas y se dispone en posición invertida para medir la
radiación global reflejada (albedo). Para medir solamente la componente
difusa de la radiación solar, la componente directa se cubre por medio de
un sistema de pantalla o sombreado.

Figura 3.12 Piranómetro PSP (izquierda) y Pirheliómetro (derecha).


Las medidas de la radiación son importantes para:
 Estudiar las transformaciones de la energía en sistema Tierra-Atmósfera.

 Analizar las propiedades y distribución de la atmósfera, los elementos que la


constituyen, tales como los aerosoles, el vapor de agua, el ozono, etc.
 Estudiar la distribución y variaciones de la radiación incidente, reflejada y total.

 Satisfacer las necesidades derivadas de las actividades de la biología, de la


medicina, de la agricultura, de la arquitectura, de la ingeniería y de la industria
relacionadas con la radiación.

MÉTODOS PARA LA ESTIMACIÓN DE LA RADIACIÓN DIRECTA NORMAL

Desde muchos puntos de vista es importante predecir, en función del tiempo, la


cantidad global de radiación solar, descompuesta en sus componentes directa y
difusa, que alcanza un lugar de la superficie terrestre. Este cálculo, que resultaría
fácil de realizar si no existiese atmósfera, se antoja prácticamente imposible debido
en gran parte a la variabilidad en la composición de la atmósfera terrestre.
Por tanto, no cabe más que recurrir a métodos indirectos para la estimación del
recurso solar.
A continuación, se comentarán cuatro metodologías diferentes que pueden
emplearse para la determinación de la radiación incidente sobre la superficie
terrestre:

1. Modelos Radiométricos
La importancia de los modelos radiométricos para estimar la radiación solar
sobre la superficie terrestre queda de manifiesto cuando se revisa la amplísima
literatura existente al respecto. Esto es debido principalmente al gran interés en
el conocimiento del recurso solar casi en la totalidad del planeta junto con la
escasez de estaciones radiométricas disponibles. Coincidiendo con el desarrollo
del uso de la radiación solar como fuente energética, se han desarrollado un
gran número de modelos de diferente alcance y complejidad, cuyos objetivos
varían desde la estimación de la irradiancia anual para un determinado
emplazamiento hasta la estimación espectral sobre una determinada superficie,
empleando desde métodos estadísticos relativamente simples (regresión) hasta
modelos de transferencia de calor por radiación muy detallados, siendo las
fuentes de información igualmente variadas.
2. Estimación a partir del análisis de series temporales
A partir del análisis de series temporales de valores medidos de irradiación
(normalmente irradiación global en plano horizontal) medidos o calculados a
partir de series de horas de Sol, y del estudio estadístico de estas series, se
obtienen las componentes directa y difusa y de ellas la global, en cualquier lugar
de la superficie terrestre, del cual se tenga información medida. Últimamente,
este método se está apoyando adicionalmente en imágenes de satélite que
permite una mayor extensión espacial. En cualquier caso, hay que apoyarse en
medidas realizadas en la superficie terrestre.

3. Estimación a partir de bases de datos de medidas de radiación directa


Un tratamiento estadístico adecuado permite realizar una estimación fiable del
recurso solar si se dispone de una base de datos de calidad y estadísticamente
significativa desde el punto de vista temporal. Una base de datos de radiación
directa adecuada para la estimación del recurso solar debe satisfacer los
requisitos de calidad, es decir, las medidas deben haber sido realizadas con un
dispositivo adecuado, debidamente validado y mantenido, y abarcar un período
lo suficientemente largo como para que las estimaciones realizadas puedan
considerarse fiables. Sin embargo, es realmente infrecuente disponer de una
base de datos que cumpla ambos requisitos.

4. Estimaciones a partir de las medidas por satélite


La estimación de la radiación solar en la superficie terrestre a partir de imágenes
de satélites geoestacionarios comienza a finales de la década de los 70, cuando
se presentaron los primeros modelos empleando imágenes del satélite GOES
(Tarpley, 1979; Gautier et al., 1980). Desde sus comienzos, los modelos
propuestos se han podido clasificar en dos categorías: modelos físicos y
modelos estadísticos o semiempíricos. Los primeros se basan en la aplicación
de leyes físicas sobre estructuras atmosféricas definidas por un conjunto de
parámetros provenientes de la climatología, y necesitan, por tanto, de
información precisa sobre los componentes de la atmósfera.
Los modelos estadísticos son más sencillos, empleando relaciones empíricas
obtenidas con medidas en tierra para cuantificar la transmitancia de la atmósfera
terrestre. La gran ventaja de los modelos estadísticos es su sencillez y su
facilidad de implementación y operación.
Sin embargo, requieren de una buena base de datos experimentales y suelen
tener carácter local. Las incertidumbres de los modelos estadísticos para estimar
la radiación solar provienen tanto de la incertidumbre en los datos de satélite
como la de los datos medido en tierra.

La tendencia actual apunta hacia la unificación a través de modelos híbridos, en


los que la formulación inicialmente de tipo estadístico se complementa con
parámetros físicos relacionados con el espesor óptico o con relaciones
paramétricas basadas en modelos de transferencia radiativa para conocer la
atenuación de la radiación solar en condiciones de cielo despejado

UNIDADES DE MEDIDA
La radiación solar, se mide en unidades de energía por tiempo y por área, que
alcanza la superficie terrestre. A esta magnitud se la denomina Irradiación, y está
representada por la letra I:

𝐸
𝐼 = 𝑡∗𝐴

La relación entre la Energía y el tiempo es la potencia:


𝐸
𝑃=
𝑡

Por lo tanto:
P
𝐼=
A

La unidad para la potencia es el Watio [W] y para el área es el metro cuadrado


[m2], por lo que la irradiancia se mide en:
W
𝐼 = 〔 2]
m

 El vatio
Es una unidad de potencia instantánea que nos permite calcular el uso de un
dispositivo eléctrico.
INSTRUMENTOS DE MEDIDA

Radiómetros
Los instrumentos que miden la intensidad de energía radiante reciben el nombre
genérico de radiómetros, de los cuales hay varias versiones.
Funcionamiento: Consta de un molinete, cuyas aletas
son blancas o metálicas por una cara y negras por la
otra, dispuesto, para que pueda girar con un roce
mínimo, en el interior de una ampolla de cristal en la cual
se ha practicado un vacío parcial. Los rayos luminosos
son reflejados por la superficie clara y absorbidos por la
negra, la cual consiguientemente, se calienta. Así,
el aire residual de la ampolleta se expande al contacto
con las superficies negras y empuja las aspas,
provocando una rotación del molinete, tanto mayor
cuanto más intensa es la luz. Estos instrumentos han
sido sustituidos casi por completo por dispositivos
electrónicos de estado sólido, que miden
la energía radiante de forma más directa y precisa.

Heliógrafo
El heliógrafo es un instrumento sencillo que
mide el número de horas de insolación en cada
día. Consiste de una esfera maciza de cristal y
un papel sensible que va siendo quemado
mientras el sol brilla. El número de horas de sol
es un parámetro que interviene en el cálculo de
la evaporación.

PIRANOMETRO

Llamado solarímetro y actinómetro. Es un instrumento


meteorológico utilizado para medir de manera muy
precisa la radiación solar incidente sobre la superficie
de la Tierra. Se trata de un sensor diseñado para medir
la densidad del flujo de radiación solar (kilovatios por
metro cuadrado) en un campo de 180 grados.

PIRHELIÓMETRO

Es utilizado exclusivamente para medir la radiación solar directa.


PYRADIOMETRO

Es utilizado para radiación total, tanto onda corta como larga.

PYRADIOMETRO NETO

Mide la radiación neta

PYRGEOMETRO

Radiación atmosférica de onda larga

ALBEDÓMETRO

Mide albedo
CONCLUSIONES

 La radiación solar es la fuente de energía del ciclo hidrológico. No


corresponde hacer aquí un estudio detallado de este factor hidrológico, pero
tampoco se puede soslayar su enorme importancia. La radiación solar debe
ser considerado como el factor más importante del ciclo hidrológico. Produce
variaciones de calor que se traducen en una mayor o menor evaporación. La
tendencia actual en Hidrología es que la radiación solar vaya sustituyendo a
la temperatura como parámetro en el cálculo de la evaporación y de la
transpiración.

BIBLIOGRAFÍA

 VILLODAS, R. 2008 Hidrología. Universidad nacional de cuyo. Argentina.

 MEDARDO MOLINA, G. 1975. Departamento de recursos de agua y tierra


Hidrología. Universidad Nacional Agraria La Molina. Lima, Perú. 9p.

LINKOGRAFIA
 https://slideplayer.es/slide/11814285/

 http://www7.uc.cl/sw_educ/hidrologia/Capitulo_2/modulo2/radsol.pdf

 https://eliseosebastian.com/unidades-de-medida-en-energia-solar/

 http://bibing.us.es/proyectos/abreproy/4443/fichero/Memoria+PFC%252F3.p
df
“UNIVERSIDAD NACIONAL DE PIURA”

TEMA:
 “LA RADIACIÓN SOLAR. LA RADIACIÓN NETA EN LA
SUPERFICIE TERRESTRE. UNIDADES. MEDICIÓN”

CURSO:
 Hidrología.

ALUMNOS:
 López Chuquicusma Yary Gianella.
 Poycon Requena Catterine Soledad.
 Torres Poicon Anelia Magaly.
 Rojas Calle Diego.

PROFESOR:
 Ing. Walter Ramírez Chacón

FECHA:
 02-05-2019.