Está en la página 1de 5

1.

INTRODUCCIÓN
En los distritos de riego se conduce el agua desde las fuentes de abastecimiento hasta las
parcelas de los usuarios, tratando de dar el servicio de entrega de agua para riego en el
momento oportuno y con la cantidad necesaria. El problema principal es entregar el agua a
los usuarios en el momento en que los cultivos lo demandan, esto se debe a que los distritos
de riego generalmente comprenden varios millares de hectáreas dominadas y no disponen de
la programación de los cultivos. Para conducir y distribuir el agua desde la fuente de
abastecimiento hasta las parcelas, es necesario hacerlo por un sistema de canales, con obras
de control y complementarias, construidas y localizadas de manera que permitan su
distribución entre las diferentes unidades, zonas y secciones (Kennedy, Fragoza, Peña,
Moreno, 1992).

Aforo de aguas es la aplicación de un procedimiento simple que permite calcular, por ejemplo,
el agua que conduce un canal, una acequia o un surco de riego, en un momento determinado.

El AFORO, permitirá, por ejemplo:

Conocer la cantidad de agua que recibe y definir qué elementos utilizar para una buena
distribución dentro del predio y su aplicación a los cultivos.

Verificar si la cantidad de agua que recibe es permanente o varía durante el día, la semana o
el mes.

Conocer la cantidad de agua que realmente se aplica a un cultivo.

Si utilizo un sistema de riego a presión bombeo, precisar las horas que tengo que hacer
funcionar la bomba de tal manera de no aumentar innecesariamente los gastos de energía
eléctrica o combustible.

El aforo se puede expresar en diferentes unidades, como por ejemplo: Litros por segundo
(LPS), Litros por minuto (l/min) o Metros cúbicos por hora (m3/h) (CITRA, s.f).
2. OBJETIVOS
2.1 Objetivo General
- Realizar el aforo de un canal rectangular.

2.2 Objetivo Especifico


- Conocer el gasto de un canal rectangular por el método de aforo del
flotador.

3. MARCO TEÓRICO
El método de aforo por flotadores es un método de campo, sencillo y rápido para
estimar el caudal de agua que pasa en una sección transversal de canal. Con este
método se calcula las velocidades superficiales de la corriente de un canal o río,
utilizando materiales sencillos (flotadores) que se puedan visualizar y cuya
recuperación no sea necesaria (Chamorro, 2011).
El método del flotador se utiliza cuando no se poseen equipos de medición y para
este fin se tiene que conocer el área de la sección y la velocidad del agua. Para
medir la velocidad se utiliza un flotador con él se mide la velocidad del agua de la
superficie, pudiendo utilizarse como flotador cualquier cuerpo pequeño que flote:
como un corcho, un pedacito de madera, una botellita lastrada (Franquet, s.f).
Este método se fundamenta en que los objetos se mueven a la misma velocidad
que el agua, en la cual flotan, por con siguiente medir la velocidad del objeto flotante
es medir la de la línea de flujo en la cual se mueven. Este método no deberá ser
empleado cuando se tema que la medida podría ser afectada por el viento
(Chamorro, 2011).
Una ventaja de este método es la forma práctica y sencilla de su aplicación, además
de que no requiere construcción de estructuras especiales, su costo es bajo y la
aproximación de las mediciones es buena. En corrientes turbulentas no se obtienen
buenos resultados debido a los cambios bruscos que ocurren en este tipo de
escurrimiento (Kennedy, 1992).
Es un procedimiento muy aproximado, sin embargo, entrega un resultado que puede
ser útil. Para ello se necesita determinar 2 medidas:
1. La Velocidad del Agua (V) en el canal o acequia; lo cual se puede estimar a
través del registro con un reloj del Tiempo en minutos, que demora en recorrer un
elemento flotante, semisumergido, una distancia como puede ser 10 metros.
2. El Área (A) en m2 que conduce agua, se puede estimar a través de la medida
con huincha del fondo y la superficie. Luego, se suman las 2 lecturas en metros
(a+b) y se dividen por dos.
Para efectuar la valoración del caudal a nivel lo cal, cuando no se dispone
de equipos de precisión, ni se considera pertinente su uso, es conveniente utilizar
dos métodos reconocidos y ampliamente difundidos: el Método del recipiente y el
método del flotador. (Evaluación de recursos hidroenergeticos, 2004)

4. MATERIALES Y MÉTODOS
Para realiza el aforo del canal rectangular primero se toman las medidas del ancho
del canal y su profundidad con una cinta métrica para calcular el área que después
se utilizara como dato para calcular el gasto del canal. Para iniciar con la toma de
las velocidades, se deben realizar 2 marcas la primera en cualquier lugar del canal
(se recomienda que sea alejado de la compuerta) y a partir de la primera marca
medir 10 m con la cinta y realizar la segunda marca. Una persona deberá estar en
la primera marca para soltar el objeto flotante, en este caso se utilizo un pedazo de
olote, una segunda persona deberá cronometrar el tiempo en que el olote tarda en
llegar de la primera marca a la segunda. Por último, una persona deberá recoger el
olote y dárselo a la persona en la primera marca para así realizar el procedimiento
10 veces. Se anotarán los tiempos obtenidos y después se realizarán los cálculos
necesarios para obtener el gasto.

5. RESULTADOS
REPETICIONES

1 51.36
2 50.15 0.18 m
3 57.00
4 51.64
0.37 m
5 54.72
6 51.42
7 49.56 A= bxh v= 10/v promedio x K
8 49.70 A=0.37mm x 0.18m v= (10/51.615)(0.18)= 0.1317 m/s
9 49.10 A= 0.55 m
10 51.51
Q= A*V

Q= 0.55 m2 x 0.1317= 0.0724m3/s

= 72.435 LPS
6. CONCLUSIONES

6.1 CONCLUSIÓN GENERAL


El método de flotadores es un método sencillo que nos permitió calcular el caudal
con un error no muy grande, utilizando para ello un cronómetro y un flotador visible
(pedazo de mazorca) Actualmente, los flotadores rara vez son usados para
mediciones precisas debido a muchas causas de errores (causas perturbadoras
como los vientos, irregularidades del lecho del curso del agua, etc.). La medición
del caudal de las corrientes naturales nunca puede ser exacta debido a que el canal
suele ser irregular y por lo tanto es irregular la relación entre nivel y caudal. Los
canales de corrientes naturales están también sometidos a cambios debidos a
erosión o depósitos. Se pueden obtener cálculos más confiables cuando el caudal
pasa a través de una sección donde esos problemas se han limitado.

6.2 CONCLUSIONES PERSONALES

El aforo o sección de control de un río, arroyo o canal es un local, ya sea natural o


preparado para tal efecto, en el cual se ha determinado la curva. De esa forma,
cuando se requiere, midiendo el nivel, con una regla, por interpolación en la curva,
se podrá determinar el caudal líquido en la sección y así poder determinar gasto
total del agua que consumimos para nuestro riego (Jennifer).

El método del flotador es un método básico para poder aforar de forma sencilla un
canal, ya que, si no se cuenta con el material necesario, este método es ideal para
hacerlo de forma fácil y sencilla. Ya que solo se necesitan cosas sencillas y fáciles
de encontrar para implementar este método, también no importa si el canal es
rectangular o hexagonal por que se adapta a ambos canales. Sé logra concluir de
forma personal que este método es fácil, sencillo y económica (Carlos).

Este método en realidad fue muy fácil y practico de hacer, no hubo variaciones muy
altas respecto a los tiempos capturados y se logró sacar el gasto del canal sin mayor
problema (Javier).
Considero que la práctica de aforo es de gran importancia realizarla de forma
práctica para saber cómo realizarla de manera adecuada y entender su función e
importancia en el campo. Con esta práctica se observó la facilidad en que se realiza
este método de aforo y como los materiales son fáciles de conseguir y de uso
cotidiano, así como con lo aprendido en clase complementa esta actividad
(Mariana).

Con el desarrollo de la técnica, pudimos constatar que es de gran importancia la


precisión de las mediciones, ya que, de lo contrario, el resultado podría alterarse de
manera significativa, por tanto, se sugiere seriedad, así como buenas prácticas al
momento de realizar las mismas, para de esta manera tener mejor control de las
variables que se pudieran presentar. La técnica señala como procedimiento, realizar
las mediciones al menos 10 veces, esto con el fin, primeramente, de obtener un
promedio de las mediciones, pero también para eliminar cualquier error que pudiera
haberse presentado de las mismas (Julia).

7. BIBLIOGRAFÍA

“EVALUACION DE RECURSOS HIDROENERGETICOS” del Programa de energí


a, Infraestructura y servicios básicos del ITDG, Lima, Perú. 2004

Kennedy A., Fragoza F., Peña E. y Moreno E. (1992) , “Manual de aforos”,


Coordinacion de Tecnologia de Riego y Drenaje, pp 3-19.

También podría gustarte