Está en la página 1de 1

a historia marcó el comienzo de todo un género en la literatura española: la novela picaresca, que más tarde ganó

popularidad en otros países europeos. Los héroes de las novelas picarescas eran estafadores, aventureros, pícaros
y estafadores, que, por regla general, evocan la simpatía del lector. Tradición picaresca continuó dichas obras
literarias como "La Vida del pícaro Guzmán de Alfarache" Mateo Alemán (1599-1605), «La pícara Justina»
Francisco López de Notificación (1605), «Marcos de Obregón» Vicente Espinel (1618),«El Buscón” (1626),«Historia
y vida del gran Tacaño» por Francisco de Quevedo (1627) y otros.