Está en la página 1de 2

Actualidad / Noticias Estudios Investigación y Ciencia

Fruta como postre en verano


10/05/2018 La Opinión de Murcia Comentarios desactivados en Fruta como postre en verano

Marta Garaulet da algunos consejos para mantener el tipo durante los meses de calor a
través de una alimentación sana – Recomienda tomar muchas verduras, comer 3 ó 5 veces
al día, y que no tomemos alimentos mientras vemos la televisión

Marta Garaulet, catedrática de Fisiología y Bases Fisiológicas de la Nutrición en la


Universidad de Murcia, da algunos consejos alimenticios para este verano. La experta explica
que «si quieres perder peso, mantener el peso perdido o simplemente llevar una dieta
equilibrada, es necesario saciarse con verduras». Así, expone que hay que tomar todas las
verduras que se pueda: en ensalada, en gazpachos, en sopas frías como la vichisoise, tomates
con alcaparras y boquerones, kale y espinacas baby, rúcula y canónigos, lechugas frescas en
forma de perdices… «Todas las verduras son bienvenidas siempre, y en especial en verano»,
detalla.

Asimismo, propone que se trate de acabar todas las comidas con un postre de fruta. «Te
saciará en la necesidad fisiológica de lo dulce y te aportará a su vez una gran cantidad de
minerales y fibra, todo ello acompañado de poquísimas calorías. Unas buenas sugerencias son
frutas en bandeja o un postre de melón relleno. En la cultura anglosajona, el postre de
elección suele ser un pastel o dulce de alto contenido calórico; sin embargo, una de las
ventajas nutricionales de la cultura mediterránea es que, generalmente, se propone como
postre la fruta, que es capaz de saturar de igual manera los receptores a lo dulce por su
contenido en azúcares simples y, además, aporta poquísimas calorías», cuenta.

De igual forma, propone que no comamos viendo la televisión. «El hecho de asociar una
actividad con la comida es una de las principales causas de la obesidad infantil americana.
Los niños de ese país, en muchos casos, están acostumbrados a ver la televisión comiendo y
no son capaces de concentrarse en su programa favorito sin un paquete de palomitas, un plato
de frutos secos o un bollo de chocolate», indica.

La experta de la UMU afirma también que es importante comer a horas más o menos fijas.
«Tu organismo controlará mejor la ingesta y, por tanto, tu peso corporal. Aún así, si en
alguna ocasión, que deben ser las menos, has picado entre horas y estás saciado, que no sea la
hora de la comida lo que condicione que empieces a comer de nuevo», sostiene. No obstante,
Garaulet recomienda no saltarse ninguna comida. «Hay que intentar comer de tres a cinco
veces al día si quieres mantener tu peso corporal», subraya. «Cuando no se desayuna o se
cena pueden disminuir de forma importante los valores de glucosa y si además se produce
lipoprivación sufrirás un hambre intensa que te será difícil controlar y que no te permitirá ser
racional cuando por fin te pongas a comer», comenta.

Asimismo, Garaulet aconseja que se tomen legumbres en verano. Por ejemplo, propone tomar
unas lentejas en ensalada, humus con tostas o una ensalada de vinagreta de judías blancas.
«Las legumbres son los alimentos con mayor contenido de fibra en la naturaleza. Éstas, junto
con las verduras y las frutas, pueden ayudarte a disminuir el apetito», resalta.
La experta también detalla que es necesario prestar atención al tamaño del plato. «La
influencia de la cultura americana está haciendo que cada vez nuestros tamaños de ración
sean mayores. Trata de comer en platos pequeños y de no llenarlos al máximo», comenta.

Por último, Garaulet explica que «algunas personas beben grandes cantidades de agua antes
de comer con el fin de llenar sus estómagos y sentirse saciados. Esta práctica no es muy útil.
El efecto saciante del agua es muy débil, ya que como ocurre con todos los líquidos, excepto
la leche, solamente pasa unos segundos por el estómago. Intenta ingerir cantidades
importantes de fibra en tu dieta si quieres saciarte».