Está en la página 1de 5

LAS 5 EXTINCIONES MASIVAS EN LA TIERRA

Durante el largo tiempo trascurrido desde que apareció el primer organismo vivo hasta nuestros
días, diversas catástrofes de inmensa envergadura han ocurrido en la Tierra. Sus magnitudes
han sido tal que las consideramos como extinciones masivas, en tanto afectaron todo el
ecosistema, acabando con muchas especies y alterando la estructura geográfica. Hoy vamos a
presentarte algunos detalles de las 5 grandes extinciones masivas en la Tierra.

PRIMERA EXTINCIÓN MASIVA: ENTRE EL ORDOVÍCICO Y EL SILÚRICO

La primera extinción masiva tuvo lugar hace aproximadamente 440 millones de años, en la
transición entre los períodos Ordovícico y el Silúrico. Por movimientos geológicos internos, se
produjeron derretimientos de glaciares con la consecuente subida del nivel de los océanos.

Esta catástrofe, dividida en dos picos, afectó tanto la vida marina que más de un 60% de
especies desapareció. Otras, como los trilobites, braquiópodos y graptolites, se redujeron
considerablemente.

SEGUNDA EXTINCIÓN MASIVA: PERÍODO DEVÓNICO

Ocurrió hace aproximadamente 360 millones de años. La extinción masiva del período
Devónico fue causada por grandes glaciaciones que redujeron las temperaturas y el nivel del
mar. Desde luego, las especies que vivían en aguas cálidas fueron las más afectadas (70%) y
se cree que los corales nunca más volvieron a ser lo que habían sido. Se desconoce aún qué
produjo estos cambios en el planeta y aunque una teoría sugiere que pudo haberse tratado de
un meteorito, el asunto está todavía en debate.

TERCERA EXTINCIÓN MASIVA: ENTRE EL PERÍODO PÉRMICO Y TRIÁSICO

La extinción masiva entre los períodos Pérmico y Triásico sucedió hace 250 millones de años.
Fue la que más ha impactado la vida en la Tierra en toda su existencia, tanto es así que
desapareció un 95% de las especies. Existen dos teorías para explicar lo acaecido: la primera
menciona el impacto de un asteroide contra el planeta; la segunda, una erupción volcánica que
afectó los niveles de oxígeno de la atmósfera.

En su mayoría, los científicos consideran que la Gran Mortandad, como se le llama también a
este evento, tiene que haber sido causada por múltiples fenómenos, pues la vida terrestre es
altamente resistente y debieron coincidir sucesos muy complejos para que desaparecieran
prácticamente todos los organismos vivos.
CUARTA EXTINCIÓN MASIVA: ENTRE EL PERÍODO TRIÁSICO Y JURÁSICO

Entre los períodos Triásico y Jurásico , hace aproximadamente 210 millones de años, se
produce una cuarta gran extinción masiva. Ante la falta de evidencia de fenómenos
catastróficos en la época, se cree que la causa debió ser volcánica, el flujo de lava procedente
de la región central del Atlántico afectó enormemente al continente Pangea, dividiendo esa
región en lo que ahora conocemos como el océano homónimo. Probablemente las
temperaturas subieran a valores que afectaron la vida marina y terrestre.

QUINTA EXTINCIÓN MASIVA: ENTRE EL PERÍODO CRETÁCICO Y TERCIARIO

La quinta extinción masiva, que tuvo lugar entre los períodos Cretácico y Terciario, 65 millones
de años atrás, es la más famosa de todas porque en esta desaparecieron los dinosaurios. Aquí
sí parece haber una causa probable: el impacto contra la Tierra de un asteroide de grandes
proporciones que provocó el cráter de Chicxulub, en la Península de Yucatán. Un gran
porcentaje de los géneros biológicos desapareció, incluyendo los reptiles gigantes.

Estas son las 5 extinciones masivas de la vida en la Tierra que los científicos han encontrado.
Muchos temen que estemos ahora en el epicentro de una sexta extinción, más fuerte incluso
que la quinta, provocada por la más agresiva de las catástrofes: el abuso de la naturaleza por
los seres humanos.

Lee a continuación el proceso único en la tierra, contrario a la extinción, conocido como “La
explosión del Cámbico”.

“LA EXPLOSIÓN DEL CÁMBRICO”.

Un sorpresivo aumento y aparición repentino y mayúsculo en un corto periodo de tiempo de


muchísimas nuevas especies en ese periodo geológico de la tierra llamado Cámbrico ?..

Averígualo, a continuación te dejo algo…

Llamado popularmente el "Big Bang evolutivo" del planeta Tierra, la explosión cámbrica tuvo
lugar hace 540 millones de años y provocó una inusitada diversificación de los animales
pluricelulares.

La explosión cámbrica fue una etapa de evolución acelerada a más de 5.5 veces su ritmo
ordinario durante 30 millones de años, período relativamente corto en la historia geológica del
planeta; sucedió en los albores del período cámbrico y dio lugar a una diversidad taxonómica
nunca antes vista. Se trata, en pocas palabras, del evento evolutivo más importante en nuestro
planeta después de la primera aparición de la vida misma. Dadas sus circunstancias, Darwin lo
propuso como una de las principales objeciones en contra de su teoría de la evolución por
selección natural. Los partidarios de la corriente del diseño inteligente suelen emplear la
explosión cámbrica en sus intentos por refutar la teoría de la evolución

¿POR QUÉ SE PRODUJO LA EXPLOSIÓN DEL CÁMBRICO?

Un nuevo análisis de la historia geológica de nuestro planeta podría ayudar a resolver el


misterio de la "Explosión del Cámbrico", la rapidísima diversificación de la vida animal
multicelular que se produjo sin razón aparente hace unos 530 millones de años y que los
científicos intentan explicar desde los tiempos de Darwin.

En un artículo recién publicado en Geology, Ian Dalziel, de la Escuela de Geociencias de la


Universidad de Texas en Austin, sugiere que un "evento tectónico" de gran envergadura pudo
haber causado el aumento del nivel del mar, así como otros cambios ambientales importantes
que acompañaron a la explosión de la vida.

La Explosión del Cámbrico es uno de los acontecimientos más significativos de toda la historia
de la Tierra. Fue entonces cuando la evolución pareció "volverse loca" y condujo a la repentina
aparición de prácticamente todos los grupos de animales modernos. Muchos de ellos
desaparecieron, y el resto pueblan aún en la actualidad la mayor parte de los ecosistemas
terrestres. Nunca más volvió a producirse un acontecimiento semejante y los desencadenantes
de este evento único en la historia de la vida ha sido, y sigue siendo, un misterio.

De hecho, el súbito surgimiento de todas esas formas nuevas de vida se conoce como "el
dilema de Darwin", porque parece contradecir sus hipótesis basadas en una evolución gradual
debida a la selección natural.

"En la frontera entre los periodos Precámbrico y Cámbrico - explica Dalziel- algo
tectónicamente grande tuvo que suceder, algo que provocó la difusión del agua superficial de
los océanos a través de los continentes, lo cual se asocia claramente, en el tiempo y en el
espacio, con la súbita explosión de la vida multicelular en el planeta".

Oxígeno en la atmósfera

Pero más allá del aumento del nivel de los mares, esos antiguos cambios geológicos y
geográficos llevaron, probablemente, a una acumulación de oxígeno en la atmósfera y a un
cambio en la química de los océanos, lo que permitió que evolucionaran formas de vida más
complejas.
PERÍODO CÁMBRICO

5 de septiembre de 2010

El período Cámbrico, que se incluye dentro de la era paleozoica, produjo el estallido de vida
más intenso jamás conocido. La explosión cámbrica dio lugar a la aparición de una increíble
diversidad de vida sobre la tierra que incluye muchos de los principales grupos de animales
presentes en la actualidad. Entre ellos encontramos a los cordados, al que pertenece el género
de los vertebrados (animales con espina dorsal), en el que se incluyen los humanos.

Todavía no está clara cuál fue la chispa que hizo posible esta bonanza biológica. Puede que
fuera el oxígeno presente en la atmósfera que, gracias a las emisiones de cianobacterias y
algas al realizar la fotosíntesis, alcanzó los niveles necesarios para impulsar el crecimiento de
estructuras corporales y formas de vida más complejas. El ambiente se hizo también más
hospitalario al calentarse el clima y subir el nivel del mar, que inundó masas de tierra bajas,
creando hábitats marinos poco profundos que resultaban ideales para generar nuevas formas
de vida.

No obstante, es probable que se haya exagerado sobre la magnitud de esta explosión


cámbrica debido a la proliferación de animales con estructuras duras que fosilizaron mucho
más fácilmente que sus predecesores, de cuerpos blandos. Entre ellos, encontramos a los
braquiópodos, que vivían en conchas parecidas a las de almejas y berberechos, y animales
con esqueletos externos articulados conocidos como artrópodos, antecesores de los arácnidos,
los insectos y los crustáceos. Estas criaturas endurecidas representaban una innovación
importantísima: sus duros cuerpos les proporcionaban tanto una defensa frente a sus enemigos
como una estructura para alojar cuerpos de mayor tamaño.

Los artrópodos más representativos del período cámbrico fueron los trilobites, de los que nos
han llegado gran cantidad de fósiles. Los trilobites poseían cuerpos planos, segmentados y
blindados que les ayudaban a protegerse en un mar lleno de predadores. De formas y tamaños
variados, que oscilaban desde un milímetro a más de medio metro de longitud, los trilobites
demuestran ser unos de los animales más logrados y perdurables de todos los animales
prehistóricos. Se conocen más de 17.000 especies sobrevivientes hasta la mega extinción que
acabó con el período pérmico hace 251 millones de años.

Uno de los depredadores del período Cámbrico era el gigantesco Anomalocaris, con forma de
camarón, que atrapaba a su presa con su temible dentadura de ganchos. Aún más extraño
resultaba el Opabinia, animal de cinco ojos que capturaba a sus víctimas utilizando sus
flexibles brazos-pinza unidos a su cabeza. Estos animales cazaban por todo el lecho marino,
donde colonias de esponjas prehistóricas crecían en estructuras minerales orgánicas formadas
gracias a la actividad de las cianobacterias. Las esponjas se unían a estos arrecifes mediante
unos esqueletos que construían con el carbonato cálcico que obtenían del agua.
El primer cordado de que se tiene noticia es el Pikaia gracilens, una especie de gusano que
nadaba por los mares cámbricos. Los fósiles encontrados en Burgess Shale (Canadá)
muestran indicios de una notocorda (una espina dorsal primitiva en forma de vara) que
representa un paso significativo en la evolución de los vertebrados.

Últimos hallazgos evolutivos

En los sedimentos cámbricos encontrados en Canadá, Groenlandia y China se han descubierto


extraños organismos de cuerpo blando fosilizados, una especie de gusanos marinos que
quedaron enterrados durante avalanchas de tierra submarinas. Entre los descubrimientos más
sorprendentes, anunciados en 1999, destaca el del yacimiento fosilífero de Chengjiang, en
China, de 530 millones de años, donde los científicos encontraron restos de dos tipos distintos
de peces pequeños y sin mandíbulas. Estos fósiles, que constituyen los animales vertebrados
más antiguos cuyos parientes en la evolución siguen con vida, prueban que los primeros
vertebrados entraron en la historia de la evolución unos 50 millones de años antes de lo que se
pensaba hasta la fecha.

El final del periodo cámbrico conllevó una serie de extinciones en masa durante las cuales
muchos braquiópodos y otros animales desaparecieron. Los trilobites también tuvieron grandes
pérdidas.