Está en la página 1de 4

PROCESOS PRODUCTIVOS

Un proceso de producción es el conjunto de actividades orientadas a la transformación de recursos o factores


productivos en bienes y/o servicios. En este proceso intervienen la información y la tecnología, que interactúan
con personas. Su objetivo último es la satisfacción de la demanda.

Para saber qué es un proceso de producción es necesario atender a sus etapas. Cada una de ellas interviene de
forma decisiva en la consecución del objetivo final, que no es otro que la transformación de los productos y/o
servicios con el fin de que estos puedan lograr la satisfacción del cliente, cubriendo las necesidades que se extraen
de su demanda mediante un producto o servicio.

Podría hablarse de la existencia de tres fases en todo proceso de producción:

1. Acopio/ etapa analítica: esta primera etapa de la producción, las materias primas se reúnen para ser utilizadas
en la fabricación. El objetivo principal de una empresa durante esta fase del proceso de producción es conseguir
la mayor cantidad de materia prima posible al menor costo. En este cálculo hay que considerar también los costes
de transporte y almacén. Es en esta fase cuando se procede a la descomposición de las materias primas en partes
más pequeñas. Además, en esta primera fase el gerente o el jefe de producción indicará el objetivo de producción
que se tiene que conseguir, algo muy a tener en cuenta a la hora de realizar el acopia de la materia prima, así como
de todo el material que se necesitará para realizar la correcta producción.

2. Producción/ etapa de síntesis: durante esta fase, las materias primas que se recogieron previamente se
transforman en el producto real que la empresa produce a través de su montaje. En esta etapa es fundamental
observar los estándares de calidad y controlar su cumplimiento. Para que esta fase salga según lo previsto y se
evitan problemas, es necesario hacer un trabajo de observación del entorno, de tal manera que se puedan anticipar
los cambios y se pueda trazar un plan de actuación para saber cómo actuar en todo momento para seguir trabajando
en pro del cumplimiento de los objetivos.

3. Procesamiento/ etapa de acondicionamiento: la adecuación a las necesidades del cliente o la adaptación del
producto para un nuevo fin son las metas de esta fase productiva, que es la más orientada hacia la comercialización
propiamente dicha. Transporte, almacén y elementos intangibles asociados a la demanda son las tres variables
principales a considerar en esta etapa. Una vez el producto/servicio ya esté entregado, no se puede olvidar que
hay que llevar a cabo una tarea de control que permita saber si lo que se ha entregado cumple con los objetivos
marcados y con los estándares de calidad que el cliente demanda.

RECURSOS LOCALES EN PROCESOS PRODUCTIVOS

Existen ciertos elementos importantes en cualquier proceso de desarrollo local siempre y cuando sean integrados
de forma adecuada, se ajusten a cada espacio y se complementen e interactúen con el resto de los instrumentos
existentes en un área específica. En concreto, a nivel local se identifica la existencia de una determinada
estructura productiva, mercado de trabajo, capacidad empresarial, recursos naturales, estructura social y política,
tradición y cultura, en cuya base puede articularse el crecimiento económico local y, en consecuencia, la mejora
del nivel de vida de la comunidad.

El ámbito de los recursos locales es muy amplio (físicos, tecnológicos, económico-financieros, humanos y
socioculturales), todos importantes en los procesos de desarrollo. Sin embargo tal como lo plantea Alburquerque
(2004), la existencia de recursos en una determinada área no es condición suficiente para originar un proceso de
desarrollo, ya que dichos recursos deben ser utilizados de forma adecuada y en base a una estrategia de desarrollo
económico local coherente, planificado y son criterio de sustentabilidad. Aspectos decisivos de la potencialidad
de los recursos para el desarrollo económico local son:

 Estructura productiva local.


 El mercado de trabajo de la zona.
 La capacidad empresarial y tecnológica existente.
 Los recursos naturales y ambientales.
 El sistema financiero local.
 La estructura social y política.
 El patrimonio histórico y la cultura local.

 Recursos económicos y financieros.

Desde esta perspectiva, todas las localidades y territorios disponen de un conjunto de recursos, que constituyen
su potencial de desarrollo, Sobre este potencial necesariamente se tendrá que gestionar y articular las iniciativas
de desarrollo local. se presenta de manera esquemática la forma como se integran los recursos para integrar a
estrategias con un enfoque desde el desarrollo económico local.

BIENES Y SERVICIOS QUE SE COMERCIAN EN LA COMUNIDAD Y OTROS ÁMBITOS

Los bienes y servicios económicos o escasos son producidos en las distintas actividades económicas con el fin de
suplir una necesidad o un deseo.

En la producción de bienes y servicios son usados los factores de producción o productivos como lo son la tierra,
el trabajo y el capital. Los recursos naturales no son bienes económicos, pero pueden serlo cuando son extraídos
o pasan por un proceso de producción. Por ejemplo, los animales salvajes o minerales. Además, los recursos que
son prácticamente ilimitados como el aire o agua salada no pueden ser bienes económicos porque no tienen un
costo de oportunidad y no tendría sentido comercializarlos.

Los bienes económicos son producidos a través de actividades primarias o secundarias y vendidos en los
mercados a un precio determinado porque tienen valor económico.

Los bienes y servicios son comercializados en los distintos mercados de la economía y sus precios son definidos
por las fuerzas del mercado: oferta y demanda, a una mayor oferta el precio del bien disminuye y a una mayor
demanda aumenta. Aunque su precio, calidad y cantidad también dependen del proceso de producción de los
bienes y servicios así como de las características del mercado y las restricciones e incentivos gubernamentales.

Esta definición de los bienes y servicios implica que los precios no son definidos por la cantidad de trabajo que
implican sino por la importancia de estos para los agentes, sus preferencias son expresadas a través de la oferta y
la demanda. Así el intercambio de bienes y servicios se da a un precio que es mutuamente beneficioso para ambas
partes, vendedor (productor) y comprador (consumidor).

¿Cuáles son los tipos de bienes y servicios económicos? Pueden ser clasificados de acuerdo a su uso en la
producción o en consumo como:

Bienes de consumo: bienes transformados para el consumo final que satisfacen directamente las necesidades de
las personas.
Bienes intermedios: transformados por compañías en productos comerciales.
Bienes de capital: medios de producción de otros bienes o servicios.

Otra clasificación de los bienes y servicios económicos es de acuerdo a su comportamiento ante cambios en los
precios y la renta (ingreso) de las personas:

Bien normal: si sube el precio disminuye la cantidad demandada y si incrementa la renta de la personas su
demanda sube. La mayoría de los bienes son normales. Ejemplo de bienes y servicios normales: dulces, revistas,
neveras, pelotas, cine etc.
Bien inferior: si sube el precio disminuye la cantidad demandada, pero si aumenta la renta de un individuo se
disminuye su consumo. Ejemplos de bienes inferiores; transporte público, alimentos baratos.
Bien giffen: si al aumentar la renta del sujeto y al bajar el precio se disminuye su consumo (teórico).

De forma similar otra clasificación de los bienes y servicios económicos es según su demanda y precio con
respecto a otros bienes que también son ofrecidos en el mercado de bienes y servicios.
Bienes sustitutos: los bienes sustitutos son mercancías que entran en competencia directa, es decir que en general
cumplen la misma función (satisfacen la misma necesidad) y al comprar uno se está dejando de comprar otro.
Esto causa que si el precio de un bien sube y cae su demanda, la demanda del bien sustituto suba. Ejemplos de
bienes sustitutos son margarina y mantequilla, carne de res y carne de cerdo, taxi o metro etc.
Bienes complementarios: los bienes complementarios tienden a usarse en conjunto con otras mercancías, es
decir un bien complementa al otro. Por lo que si el precio de un bien sube y baja su demanda también afecta la
demanda de su bien complementario. Ejemplos de bienes complementarios: gasolina y automóviles, celulares y
audífonos, consolas de videojuegos y videojuegos, colchones y sabanas etc.
Otra forma de calificarlos es de acuerdo a su capacidad de ser comercializados o no.
Bien transable: Los bienes transables son aquellos que se pueden comerciar o intercambiar entre unidades
económicas geográficas distintas (principalmente se refiere al comercio entre países). Son mercancías que hacen
parte de las importaciones o exportaciones de un país. Ejemplos de bienes transables: autos, café, textiles,
maquinaria, productos químicos, trigo, teléfonos etc.
Bien no transable: los bienes no transables solo se pueden consumir en la economía en donde son producidos,
esto debido principalmente a los costos de transacción. Ejemplos de bienes y servicios no transables: casas,
carreteras y servicios como cortes de pelo, cine, partidos de fútbol etc.