Está en la página 1de 7

INFLACIÓN

Marzo 2013: De acuerdo a lo previsto, la inflación de los últimos doce meses


continuó disminuyendo, pasando de 2,65 por ciento en diciembre de 2012 a 2,45
por ciento en febrero de 2013, manteniéndose dentro del rango meta y
reflejando la reversión de los factores de oferta que afectaron los precios de
alimentos desde mediados del año pasado.

Junio 2013: La inflación de los últimos 12 meses continuó ubicándose dentro


del rango meta, y ascendió a 2,46 por ciento, reflejando las mejores condiciones
de oferta y la reducción de las cotizaciones de insumos importados. Las
expectativas de inflación continuaron disminuyendo y manteniéndose dentro del
rango meta.

Septiembre 2013: La inflación de los últimos 12 meses ascendió a 3,28 por


ciento, ubicándose ligeramente por encima del rango meta. En el escenario
central de proyección, se considera que la inflación ha sido afectada
recientemente por factores transitorios, y por tanto regresaría al rango meta en el
último trimestre del año 2013 y que convergería al punto medio de 2,0 por ciento
en el año 2014. Este escenario considera que no habrían mayores presiones
inflacionarias asociadas a los incrementos en los precios de commodities
alimenticios ni a la demanda interna y que las acciones de política monetaria
mantendrían ancladas las expectativas de inflación.

Diciembre 2013: La inflación de los últimos 12 meses ascendió a 2,96 por


ciento, ubicándose dentro del rango meta. En el escenario central de proyección
se espera que la inflación se mantenga dentro del rango meta y que converja
gradualmente a 2,0 por ciento. Este escenario considera que no habrían
mayores presiones inflacionarias asociadas a los incrementos en los precios de
commodities y que las acciones de política monetaria mantendrían ancladas las
expectativas de inflación. Así, la proyección de inflación para el periodo 2014-
2015 se ubica alrededor de 2,0 por ciento.

Abril 2014: La tasa de inflación en el primer trimestre de 2014 se ubicó


transitoriamente por encima del rango meta, influenciada por la evolución de
factores de oferta, que incidieron en el alza de los precios principalmente de
algunos alimentos. Se mantiene la previsión que la inflación continuaría
reduciéndose en los próximos meses hasta alcanzar el 2 por ciento en el
horizonte de proyección 2014 - 2015. Este escenario considera que no habría
presiones inflacionarias de demanda en el horizonte de proyección y que las
expectativas de inflación se mantendrían ancladas dentro del rango meta.

Julio 2014: La tasa de inflación en el primer semestre de 2014 se ubicó


transitoriamente por encima del rango meta, influenciada por la presencia de
condiciones climáticas adversas, que incidieron en el alza de los precios
principalmente de algunos alimentos, así como por el alza de las tarifas
eléctricas. Se mantiene la previsión que la inflación continuaría reduciéndose en
los próximos meses hasta alcanzar la tasa de 2 por ciento en el horizonte de
proyección 2015 - 2016. Este escenario considera que no habría presiones
inflacionarias de demanda en el horizonte de proyección y que las expectativas
de inflación se mantendrían dentro del rango meta.

Octubre 2014: La tasa de inflación en el mes de setiembre se ubicó dentro del


rango meta, reflejando principalmente alzas en los precios de alimentos,
combustibles y tarifas eléctricas. Se mantiene la previsión que la inflación
permanecerá dentro del rango meta y alcanzará la tasa de 2 por ciento en el
horizonte de proyección 2015-2016. Este escenario considera que no habría
presiones inflacionarias de demanda en el horizonte de proyección y que las
expectativas de inflación se mantendrían dentro del rango meta con una
tendencia decreciente hacia 2 por ciento.

Enero 2015: La tasa de inflación en 2014 se ubicó en 3,2 por ciento reflejando
principalmente alzas en los precios de alimentos y tarifas eléctricas. Sin
embargo, la inflación sin alimentos y energía, es decir descontando el impacto
de estos rubros de alta volatilidad de precios, se ubicó en 2,5 por ciento. Se
mantiene la previsión que la inflación alcanzará la tasa de 2 por ciento en el
horizonte de proyección 2015-2016. Este escenario considera que no habría
presiones inflacionarias de demanda en el horizonte de proyección y que las
expectativas de inflación se mantendrían dentro del rango meta con una
tendencia decreciente hacia 2 por ciento.

Mayo 2015: La inflación acumulada en los últimos 12 meses fue 3,0 por ciento,
tasa que refleja principalmente alzas en los precios de los alimentos y las tarifas
eléctricas. La inflación sin alimentos y energía (rubros de alta votalidad de
precios) fue 2,7 por ciento. Para el horizonte 2015-2017 se proyecta una
moderación gradual de la inflación hacia 2,0 por ciento. Este escenario
considera que no habrá presiones inflacionarias de demanda en el horizonte de
proyección y que las expectativas de inflación se mantendrán dentro del rango
meta con una tendencia decreciente hacia 2 por ciento.

Septiembre 2015: La inflación acumulada en los últimos 12 meses fue 4,0 por
ciento, tasa que refleja principalmente alzas en los precios de los alimentos y las
tarifas eléctricas. La inflación sin alimentos y energía fue 3,48 por
ciento,principalmente por el alza en educación y tarifas de agua potable, así
como de algunos rubros asociados al tipo de cambio, como compra de vehículos
y alquiler de vivienda. Para el horizonte 2015-2017 se proyecta que la inflación
se aproxime gradualmente a 2,0 por ciento, mostrando una convergencia más
lenta que la proyectada en el Reporte de mayo. Esto refleja principalmente una
depreciación nominal mayor a la esperada, mayores expectativas de inflación y
choques de oferta asociados al impacto del Fenómeno del Niño.

Diciembre 2015: La inflación total se aceleró en el presente año debido a


mayores expectativas de inflación y al efecto de una mayor depreciación del Sol,
así como a choques transitorios de oferta.
Marzo 2016: La inflación acumulada en los últimos doce meses pasó de 4,4 por
ciento en diciembre de 2015 a 4,5 por ciento en febrero de 2016. Los choques
de oferta de alimentos se revirtieron parcialmente en febrero y también se
registró una disminución de los precios de combustibles. Por su parte, la tasa
anual de la inflación sin alimentos y energía (SAE) aumentó en febrero a 3,8 por
ciento, luego de varios meses en tasas de alrededor de 3,5 por ciento, debido al
efecto de alzas mayores a las estacionales en educación.
Los riesgos al alza de la proyección de inflación continuaron materializándose. El
efecto de la mayor depreciación sobre los precios ha producido un aumento en
la inflación y en sus expectativas, mientras que choques de oferta, asociados al
Fenómeno El Niño, han afectado temporalmente la inflación.

Junio 2016: La inflación acumulada en los últimos doce meses pasó de 4,5 por
ciento en febrero a 3,5 por ciento en mayo de 2016, como resultado de la
reversión de los choques de oferta internos asociados al Fenómeno El Niño.
Adicionalmente, la caída en la tasa de inflación estaría asociada a la reducción
de las expectativas inflacionarias y a la apreciación del Sol desde febrero. Como
se mencionó, los riesgos al alza de la proyección de inflación se han ido
revirtiendo. En particular, el efecto inflacionario de la depreciación monetaria se
ha moderado y las expectativas de inflación se vienen reduciendo gradualmente.
Asimismo, los choques de oferta que afectaron temporalmente la inflación
continúan revirtiéndose.

Septiembre 2016: La inflación ha mantenido una clara tendencia a la baja


producto de una reversión de alzas en precios de alimentos que fueron
afectados por el Fenómeno El Niño, así como del fortalecimiento de la moneda
nacional en 0,6 por ciento en los primeros ocho meses del año. A estos factores
se le añade el anclaje de las expectativas de inflación, las cuales se ubican
dentro del rango meta de inflación de 1 a 3 por ciento, y que han respondido
también a la elevación de la tasa de interés de referencia del BCRP en los
meses de setiembre y diciembre de 2015, y de enero y febrero de 2016. La tasa
de inflación ha pasado de 4,4 por ciento en diciembre de 2015 a 2,9 por ciento
en agosto de 2016, proyectándose que en los siguientes meses la tasa
inflacionaria bordeará el tope del rango meta de 1 a 3 por ciento, para seguir su
tendencia a la baja y llegar a 2 por ciento a fines de 2017.

Las proyecciones de inflación para el periodo 2016 - 2018 no presentan un


sesgo en sus posibles desviaciones hacia el alza o hacia la baja. En particular,
los dos factores de desvíos considerados (menor actividad económica mundial y
mayor volatilidad financiera en los mercados internacionales) se contraponen en
cuanto a su impacto en la inflación en el Perú.

Diciembre 2016: En los últimos meses la inflación se ha ubicado por encima del
nivel superior del rango meta, reflejando los aumentos de los precios de algunos
alimentos perecibles y combustibles. Las expectativas de inflación a doce meses
se mantienen dentro del rango meta. Bajo este contexto, se proyecta que la
inflación converja hacia 2 por ciento durante el horizonte comprendido entre
2017 y 2018, aunque a un ritmo más lento al previsto en el Reporte de Inflación
de setiembre. Este cambio en el ritmo de convergencia de la inflación refleja
principalmente aumentos inesperados en los precios de alimentos y energía en
los últimos dos meses, y por ende, expectativas de inflación que han disminuido
más lentamente. La convergencia de la inflación es consistente con un
crecimiento económico sin presiones inflacionarias de demanda, la caída de las
expectativas de inflación durante el horizonte de proyección y la ausencia de
nuevos choques de oferta sobre los precios.