Está en la página 1de 6

MODULO 2

UNA ESCUELA

En el ejercicio consciente de educar para todos y todas hemos generado altas cotas de
entendimiento en favor de la diversidad, hemos comprendido que es la escuela quien debe
adaptarse a sus alumnos y no al revés, hemos aprendido que la diversidad no es patrimonio de
nadie, es consustancial al ser humano, a la vida y, por tanto, hemos hecho esfuerzos para ser
conscientes de ello y dejar de estigmatizar en virtud de una rasero de “normalidad” ficticio. La
atención a la diversidad, en su dimensión más compleja, nos ha hecho sabios y nos ha permitido
generalizar conceptos y aplicaciones de programas específicos a personas bien diversas entre sí.
Las medidas de atención a la diversidad que se administran en nuestra escuela responden a las
necesidades manifiestas por el global de la escuela, pudiendo ser agrupadas según su naturaleza
en distintos niveles, según si se dirigen a personas individuales, a colectivos específicos, a
situaciones de exclusión social, a grupos de nivel o de edad, a etapas educativas.

El desarrollo de la palabra como medio de expresión y contacto ha sido una constante…


(recientemente hemos sido premiados con un tercer premio por parte del Ministerio de Educación
y Ciencia en la convocatoria del año 2007 para proyectos de innovación en Bibliotecas Escolares),
el uso de la mágica fantasía de Rodari, los principios de Piaget sobre el constructivismo y la
interacción del individuo con el entorno, las ideas de Neill sobre el antiautoritarismo y el
autogobierno, las propuestas de Montessori alrededor de la educación sensorial en la etapa
infantil, la visión de Makarenko respecto al esfuerzo individual y el sentido de lo colectivo, la
perspectiva de Freire respecto a los fines transformadores de la educación, las aportaciones de
Vigotsky y su concepto de la zona de desarrollo próximo para trabajar siempre un poco más allá de
lo que cada cual ya puede hacer…, el peso de lo emocional, el aprendizaje cooperativo, el
aprendizaje relevante (expresión del aprendizaje significativo que provoca conflicto cognitivo y
reestructuración de esquemas), los derechos humanos como valores universales, los principios
cooperativos propuestos por la ACI (Alianza Cooperativa Internacional)… son nuestros referentes.

Con todo ello nuestro proyecto educativo se basa en estas ideas o principios clave: ƒ Escuela
democrática, una participación real de padres y madres, alumnos y alumnas junto a la actuación
del profesorado. ƒ Escuela innovadora, impulsando la renovación didáctica, metodológica y
organizativa. ƒ Escuela inclusiva, adaptando el proyecto curricular a las peculiaridades de los
alumnos/as, basándose en la atención a la diversidad. ƒ Escuela integral, capaz de comprender los
objetivos de desarrollo personal, académico y social. En consonancia con todo ello entendemos la
educación como un proceso permanente de evolución del individuo en contacto con su entorno
natural, social y personal. Buscamos la felicidad de las personas a través del fomento de la
curiosidad y el desarrollo general de la capacidad de “aprender a aprender”. Para nosotras, el
mejor entendimiento de la diversidad y su tratamiento ha venido siendo un apoyo teórico y una
práctica diaria en nuestra acción educativa. Esta experiencia nos ha llevado a la búsqueda
constante de metodologías que nos ayudaran a hacer más fácil y eficaz nuestra labor docente,
favoreciendo la tolerancia y el respeto, enriqueciéndonos como colectivo y como personas.
CONCLUSION.

La diversidad, la singularidad, las diferencias, son conceptos y realidades que están presentes en
nuestra comunidad educativa (en cualquiera). Estamos convencidas y convencidos de que estas
diferencias son generadoras de riqueza y calidad educativa, por lo que asumimos la diversidad
como una realidad social ineludible y como un excelente procedimiento para la educación en
valores, particularmente aquellos que se refieren al reconocimiento y respeto de las propias
diferencias humanas; valores como la igualdad, la solidaridad o la tolerancia. Al mismo tiempo esta
diversidad supone un reto que nos hace estar continuamente investigando e innovando sobre
nuevas estrategias metodológicas, organizativas y didácticas.

La sabiduría que nos arrogamos en favor de la atención a la diversidad en un sentido amplio, el


más amplio posible, es el fruto obligado de la creencia en las posibilidades de los menos pudientes
la generalización de métodos para superar las barreras que aparecen en nuestros caminos. Una
sociedad que cambia continuamente requiere nuevos conocimientos y nuevos estilos de trabajo.
Es por eso que nos sentimos en evolución constante, entendiendo que los programas de
enseñanza deben ir adaptándose a su tiempo. Consideramos necesario posibilitar la vivencia de
una infancia y una adolescencia digna y feliz, poniendo los medios para que se cumplan los
derechos fundamentales de nuestros alumnos y alumnas: afecto, autoestima, comunicación,
cultura, salud. Pretendemos una educación para el crecimiento personal que proporcione
capacidad para desarrollarse de una manera autónoma, libre, crítica y creativa, alimentando el
gusto por aprender, por conocer a lo largo de la vida realidades diferentes a la propia. Seguimos
siendo una escuela abierta a una realidad dinámica, intercultural y proyectada hacia el
conocimiento de otras realidades socioculturales. Creemos en un modelo educativo activo y
renovador, que se va construyendo a si mismo. Una escuela en la que se aprende y que aprende
de su entorno a través del intercambio, la relación y la comunicación entre las personas que viven
en ella y fuera de ella. En esencia, una escuela de todas y para todas.

TEXTO 2

Resumen Este trabajo es parte de una investigación más amplia referida a las concepciones del
profesor sobre inclusión educativa. Se sustenta en dos ideas centrales: entender las concepciones
del profesor como elementos que pueden favorecer u obstaculizar los procesos de inclusión
educativa, y asumir la naturaleza dilemática de estos procesos. Con el propósito de conocer y
analizar las concepciones de futuros y actuales docentes acerca de los tiempos y espacios en los
cuales proporcionar respuestas educativas a los alumnos que presentan discapacidad intelectual,
se realizó un estudio de corte cualitativo mediante grupos focales. Los resultados confirman la
presencia de tres tipos de teorías o perspectivas. El estudio acentúa la importancia de la formación
profesional como facilitador de la inclusión educativa.

Palabras clave: concepciones del profesor, inclusión educativa, organización de los apoyos
pedagógicos, dilemas, discapacidad intelectual.
Asumir el derecho a la igualdad de oportunidades educativas implica una serie de desafíos, entre
los que se ha destacado el logro de “un cambio en las concepciones, actitudes y prácticas de los
profesores y de los formadores de docentes, para avanzar hacia una Educación Inclusiva que dé
respuesta a la diversidad” (Comisión de Expertos de Educación Especial, 2004, p.69).

las ideas de Ainscow, Booth y Dyson (2006), considerándola como un proceso de cambio mediante
el cual se busca eliminar las distintas barreras que limitan la presencia, el aprendizaje y la
participación de todo el alumnado en los centros escolares regulares.

En el ámbito escolar este dilema se refiere a la necesidad de dar respuestas educativas de calidad
a todos los alumnos y garantizar así el derecho a la educación en entornos comunes y, al mismo
tiempo, proporcionar respuestas acordes a las necesidades individuales sin renunciar a los apoyos
específicos que los estudiantes pueden requerir.

dilema: cómo enseñar todo a todos, asumiendo una heterogeneidad y un “todos” educable.
Hoy en día existe la diversidad que es una realidad social ineludible y como un excelente
procedimiento para la educación en valores, particularmente aquellos que se refieren al
reconocimiento y respeto de las propias diferencias humanas; valores como la igualdad, la
solidaridad o la tolerancia. Al mismo tiempo esta diversidad supone un reto que nos hace estar
continuamente investigando e innovando sobre nuevas estrategias metodológicas,
organizativas y didácticas. Todo esto nos plantea una nueva concepción en la educación,
especialmente en nuestra labor como educadores. Debemos entregar herramientas para que
los estudiantes puedan

Metodología del aula


Dar respuesta a la diversidad significa romper con el esquema tradicional en el que todos los
niños y niñas hacen lo mismo, en el mismo momento, de la misma forma y con los mismos
materiales. En este sentido, además del diseño de materiales diversos teniendo en cuenta las
características de los diferentes alumnos, es necesario considerar diferentes modalidades
deagrupamiento de alumnos (individual, pequeño o gran grupo) que permita la puesta en
práctica de metodologías variadas (enseñanza tutorada, colaborativa o cooperativa), así como
la flexibilización de los grupos y tiempos. Así, por ejemplo, ¿por qué han de durar todas las
sesiones lo mismo? Sería conveniente diversificar los tiempos dependiendo del tipo de actividad,
del tamaño de grupo, el nivel de los alumnos, etc.
En definitiva, se puede constatar que cualquier metodología que se planifique con la intención de
atender a la diversidad tendría que ser variada en función de las capacidades, los intereses, las
actitudes y la respuesta de grupo.
La diversidad no requiere una respuesta específica sino una mejora de las
prácticas de clase. En la imagen, un grupo de alumnos de infantil trabajan en
diferentes tareas. Fuente: http://www.escueladeolvega.com/
Como hemos adelantado anteriormente, esa flexibilidad se refiere, entre otros aspectos
prácticos, a la forma en que se agrupan los alumnos, también a la distribución espacial del
aula que ha de planificarse en previsión de la diversidad de alumnos, posibilitando el trabajo en
diferentes tipos de agrupamientos en función de nuestros objetivos. En este sentido debemos
contemplar:
 Variedad en las actividades y tareas, dando la oportunidad, en la medida de lo
posible, de elegir entre ellas. Estas actividades no tienen que ser siempre las mismas ni
idénticas para todos los alumnos, favoreciendo de este modo la diversificación.
 Diferenciación en el estudio de temaso en parte de los mismos, con distintos niveles
de realización. El docente deberá propiciar la realización del trabajo independiente por
parte de los grupos o de cada alumno para favorecer asimismo el desarrollo individual.
 Distribución del tiempo del docente entre subgrupos de alumnos/as. Para que
esto se pueda llevar a cabo se requiere que el trabajo esté previamente estructurado.
Las tareas simultáneas permiten al docente repartir su tiempo y atender a las diferencias
dentro de su clase.
 Distribución de alumnos y alumnas para trabajos en pequeños grupos, que
pueden versar sobre distintos temas o partes de la misma unidad, permitiendo también
la diversificación.
Por otro lado, hemos hablado de la necesidad de considerar diferentes formas de agrupar a los
alumnos en función de nuestros objetivos. En este sentido las actividades pueden organizarse
atendiendo a dos criterios. Por un lado, atendiendo al número de alumnos, de forma que se
pueden proponer actividades para su realización individual, en pequeño grupo y en gran grupo.
Por otro lado, en función de la actividad. En relación con este aspecto contamos con diferentes
formas de configurar grupos de trabajo. A continuación hacemos referencia a algunas de las más
relevantes en el marco de los objetivos de este Módulo:
 Los grupos heterogéneos son una forma de agrupamiento que consiste en crear
equipos en los que haya estudiantes con diferentes capacidades, desde aprendices a
expertos en un tema específico, o con diferentes niveles de habilidad. Estos equipos
pueden realizar tareas en común, de tal manera que aprenden a organizarse, compartir
conocimientos y capacidades y llegar a un buen resultado común. Puedes ver las
condiciones para el aprendizaje cooperativo en el módulo 9.
 Los agrupamientos flexibles consisten en realizar diferentes grupos dentro de la
misma aula, en función de la actividad que se proponga (por ejemplo taller de
cocina, cerámica, prensa, jardinería, reciclado) y de las afinidades que los alumnos
tengan. De esta forma, una conferencia, una clase magistral o la orientación de un
trabajo pueden darse en grandes grupos, seguidas de tareas individuales, investigación
en laboratorio, trabajo de biblioteca o de actividades en pequeños grupos para
desarrollar la unidad didáctica iniciada con la actividad de gran grupo.

Hay que tener en cuenta las diversas formas de agrupamiento en función de


los objetivos. En la imagen, una madre y tres alumnas participan en un taller
de cocina. Fuente: CEIP Virgen de Navalazarza (Madrid)

En los agrupamientos flexibles los alumnos se relacionan y, además, trabajan a su propio


ritmode aprendizaje, así los alumnos se juntan para realizar una actividad determinada sin
necesidad de pertenecer a un mismo nivel educativo. De esta forma se favorecen la
comunicación y las relaciones interpersonales, lo que genera un clima de participación que
facilita dinámicas de trabajo dentro del mismo grupo.
 Los grupos interactivos. Los grupos interactivos son agrupaciones heterogéneas donde
más de un adulto dinamiza el trabajo del alumnado. Estos adultos pueden ser
profesores, o profesionales de otros ámbitos, o voluntarios (alumnos de prácticas,
padres...). Estos grupos estarán compuestos por cuatro o cinco alumnos o alumnas
heterogéneos, tanto en género como a nivel de aprendizaje u origen cultural. La
composición de los miembros de cada grupo es totalmente flexible y puede variar cada
día, pero es importante asegurar la heterogeneidad de los mismos.
Y te preguntarás: ¿Cómo se organizan y se llevan a cabo? Pueden organizarse dividiendo el
tiempo total de la clase en cuatro tiempos de, por ejemplo, veinte minutos cada una y el
aprendizaje a realizar se dividirá también en cuatro tipos de actividades. Por ejemplo, si se
trabaja la lectoescritura puede dividirse en lenguaje escrito, oral, lectura y otra actividad de
carácter más lúdico. Así cada grupo (en este caso serían cuatro grupos) va cambiando de mesa,
de tutor y de actividad cada veinte minutos, lo cual enriquece sus interacciones. Si bien las
actividades de cada grupo son diferentes, tienen que mantener una relación entre ellas bajo una
temática común.
Distribución de un aula con varios grupos
interactivos. Fuente: http://www.utopiadream.info/

El profesor responsable del aula es quien programa las actividades didácticas con relación a unos
objetivos curriculares, dinamiza la sesión y coordina los tiempos. El papel del voluntario es
potenciar el trabajo en grupo y la ayuda mutua entre el alumnado.

« Anterior
Siguiente »
Subir |