Está en la página 1de 10

METABOLISMO DE PROTEÍNAS Y

AMINOÁCIDOS

•  El metabolismo de las proteínas y de los aminoácidos


consiste en:
–  Digestión
–  Transporte
–  Almacenamiento
–  Degradación
–  Biosíntesis
–  Regulación

Rosario A. Muñoz Clares


DIGESTIÓN DE LAS PROTEÍNAS

•  La digestión empieza en el estómago donde las proteínas se


desnaturalizan por el bajo pH, de manera que se hacen más
susceptibles a ser degradadas.

•  La proteasa del estómago, la pepsina, es resistente a la


desnaturalización por pHs bajos.

•  En el lumen del intestino la digestión continúa por la acción


de las proteasas (secretadas por el páncreas como
zimógenos): la tripsina, quimiotripsina y carboxipeptidasa.

•  La digestión de las proteínas en el intestino destruye su


carácter antigénico.

Rosario A. Muñoz Clares


DIGESTIÓN Y ABSORCIÓN DE LAS PROTEÍNAS Y
TRANSPORTE Y ALMACENAMIENTO DE
AMINOÁCIDOS
•  Los aminoácidos y oligopéptidos producidos por la digestión son
transportados al interior de las células de la mucosa intestinal,
donde los oligopéptidos son totalmente hidrolizados a aminoácidos.
•  Los aminoácidos son transportados por la sangre para su
distribución al resto de los tejidos.
•  Allí son almacenados en forma de proteína, particularmente en
músculo.

Rosario A. Muñoz Clares


VIDA MEDIA DE LAS PROTEÍNAS

¿Una vez que se sintetiza una proteína, vive


para siempre?

•  NO. Las proteínas del organismo son degradadas y


resintetizadas continuamente en las células, un proceso
que se conoce como recambio de las proteínas.

•  No todas las proteínas tienen la misma vida media. Esto


depende de su función.

Rosario A. Muñoz Clares


DEGRADACIÓN DE LAS PROTEÍNAS
INTRACELULARES
•  La degradación de las proteínas intracelulares cumple tres funciones:
–  De eliminación de proteínas dañadas
–  De regulación
–  De suministro de energía

•  Una proporción alta de las proteínas recién sintetizadas están


defectuosas y deben degradarse. Otras proteínas han sufrido algún
daño irreversible (modificación química) e igualmente han de
degradarse.

•  Un mecanismo de regulación de las proteínas importantes en la


regulación metabólica o en el crecimiento y diferenciación celular es
el cambio en sus concentraciones, lo que se lleva a cabo mediante
cambios en su velocidad de síntesis y degradación. Estas proteínas
son de vida media corta.

•  Finalmente, si el organismo necesita energía y/o glucosa las


proteínas del músculo se degradan.
Rosario A. Muñoz Clares
Rosario A. Muñoz Clares
DEGRADACIÓN DE LAS PROTEÍNAS
INTRACELULARES

•  La degradación intracelular de proteínas es un proceso


muy controlado.

•  En eucariontes, las proteínas que van a degradarse se


marcan al unírseles una pequeña proteína llamada
ubicuitina.

•  Las proteínas ubicuitinadas son reconocidas por el


proteasoma donde se degradarán.

•  El proteasoma es una proteasa intracelular formada por


muchas subunidades y cuya función está muy regulada.

Rosario A. Muñoz Clares


DEGRADACIÓN DE LAS PROTEÍNAS
INTRACELULARES
•  La ubicuitina es una proteína muy
conservada en eucariontes.

•  La ubicuitina (Ub) se une a las


proteínas a las que marca para que
sean degradadas por su extremo
carboxilo terminal, el que forma un
enlace amida con el grupo amino de
una lisina de la proteína que se
degradará.

•  Por la Lys48 se une al carboxilo


terminal de otras moléculas de
ubicuitina. A la proteína blanco se
le unen cuatro moléculas de
ubicuitina.
Rosario A. Muñoz Clares
DEGRADACIÓN DE PROTEÍNAS EN EL
PROTEASOMA
•  El proteasoma consta
de un nucleo central y
dos tapas.

•  Las tapas unen a la


poliubicuitina y con la
energía de hidrólisis del
ATP despliegan a la
proteína que se va a
degradar y sufren un
cambio conformacional
que permite el acceso
de la proteína al núcleo
del proteasoma, donde
ocurre su hidrólisis.

Rosario A. Muñoz Clares


ESTRUCTURA DEL NÚCLEO DEL PROTEASOMA

•  Está formado por cuatro anillos de siete subunidades (α o β) cada


uno.
•  Los residuos de Ser o Thr que son el N-terminal de las subunidades
β son los que realizan el ataque nucleofílico para romper el enlace
peptídico de la proteína que se va a degradar.

Rosario A. Muñoz Clares

También podría gustarte