Está en la página 1de 4

Inclusión en los ritmos y estilos de aprendizaje en preescolar

Alexandra Ome Peña

Resumen

Palabras claves: Aprendizaje, educación, educación integradora, método de enseñanza, niño en


edad preescolar, oportunidades educacionales (Tesauro Unesco)

Introducción

En este artículo se reflexiona sobre la inclusión y los ritmos y estilos de aprendizaje en el nivel
preescolar. Así mismo, se detalla su importancia en los procesos de enseñanza-aprendizaje
llevados a cabo dentro del aula de clase.

La selección adecuada de estrategias de enseñanza que garanticen una inclusión educativa real
permitirá que la educación sea equitativa con sus dicentes y que sus aprendizajes sean
significativos. Así mismo, para su definición se deberá partir de los diferentes estilos y ritmos de
aprendizaje de la población atendida en el nivel preescolar de forma que se sean aprovechados
durante el proceso de adquisición de los nuevos conocimientos.

Los estilos de aprendizaje según Gamboa, García y Ahumada (2017) afirman que “…su
importancia es innegable en el ámbito educativo, su estudio ha posibilitado revisar la forma
como se concibe el proceso de aprender” (p.5), es decir, que facilitan los procesos de aprendizaje
de manera positiva. Del mismo modo se deben tener en cuenta para una enseñanza asertiva e
inclusiva, es por ello que se crea la necesidad de indagar sobre este aspecto.
Con relación a lo anterior y mencionado, se pretende también dar relevancia a los ritmos de
aprendizaje en los niños del nivel preescolar, en lo que se resaltaran los diferentes tipos que se
pueden presentar dentro de un aula de clase.


Artículo reflexivo que surge como producto final del diplomado (Estrategias pedagógicas para la inclusión
educativa) cursado en la universidad Uniminuto en el año 2018.

Estudiante de Licenciatura en pedagogía infantil de la universidad Uniminuto. Email:
aomepena@uniminuto.edu.co. Tel.: 3124814627.
Inclusión en el grado preescolar

Para Muntaner, Rossello y Mayol (2016) la educación inclusiva “… ofrece una respuesta
de calidad a la diversidad existente en las aulas” (p.4), o, en otras palabras, tiene en cuenta las
diferencias de todos los estudiantes (condiciones físicas, cognitivas, mentales y culturales) para
establecer los mecanismos de enseñanza, siempre en busca de una educación de calidad.
Por otro lado, se puede concebir como un servicio que atiende las necesidades del ser
humano, favoreciendo la diversidad y brindando herramientas adecuadas para saciarlas y dar
lugar al derecho de la igualdad.
Según Echeita, G. (2008) “…debe entenderse con igual fuerza como la preocupación por
un aprendizaje y un rendimiento escolar de calidad y exigente con las capacidades de cada
estudiante” (p.3), es de considerarse la educación inclusiva como factor fundamental o una
exigencia institucional en los procesos de enseñanza-aprendizaje, facilitando mecanismos y
estrategias de acuerdo a las habilidades de cada dicente.
Al respeto, lopez, N. (2016) vincula la educación inclusiva “…a la construcción de un
vínculo entre el docente y cada uno de sus estudiantes basado en el pleno reconocimiento y el
respeto mutuo” (p.9), en esta dirección el educador tiene la responsabilidad de fomentar espacios
donde se enriquezca la relación con sus estudiante, para generar un ambiente de confianza
mediante el diálogo.
En Colombia la educación es un derecho, que no se le puede negar a ninguna persona,
dentro de su normatividad pone en relevancia su carácter obligatorio para la educación
preescolar (Delgado, 2014), brindando una educación de calidad y oportuna frente a las
necesidades de los niños.
No obstante a lo anterior la diversidad dentro de un aula de clase en el nivel preescolar es
evidente porque todos los seres humanos somos diferentes e irrepetibles, dentro de este campo
nos encontramos con diferentes necesidades que se deben atender, entre estas, se pueden
mencionar problemas y dificultades de aprendizaje, en las que se interponen discapacidades y
factores sociales.
Lograr una educación inclusiva en el nivel preescolar es uno de los desafíos en los que
están inmersos los docentes, esto implica, atender todas las necesidades de los estudiantes a la
hora de su ejercicio como educadores. Dentro de estas necesidades se pueden resaltar niños con
discapacidad (física, motora, visual y auditiva) y también con dificultades de aprendizaje
relacionadas con la parte emocional-intelectual.
Lo anterior conlleva a que los educadores tengan una disposición adecuada para
capacitarse e implementar dentro de su plan de trabajo mecanismos que incluyan o atiendan de
forma oportuna ciertas necesidades, porque no se puede hablar de una educación inclusiva
cuando se tiene dentro de un aula de clases una diversidad de estudiantes, si no también, el
medio como se dan estos procesos.
De acuerdo a la diversidad de estudiantes en un aula de clases, el docente tiene un gran
reto que debe atender. Chi (2016), afirma que:
…la educación inclusiva requiere de estrategias que permitan a todos los alumnos
formarse en el reconocimiento de las diferencias cognitivas, ritmos y estilo de aprendizaje,
potencialidades y limitaciones. La docente y su labor en el aula incidirán en alcanzar los
propósitos que se buscan para hacer del espacio escolar un lugar que promueva la integración,
respeto, participación y logro de los aprendizajes de todos. (p.4)
Así mismo es importante mencionar que al igual que el docente, el estado está en la
obligación de respaldar los procesos educativos mediante la adecuación de espacios y
cumplimiento de las normas que han venido surgiendo hacia la educación de calidad.
Otro agente que juega un papel fundamental en la educación para la diversidad es la
comunidad, quien es la encargada de acompañar y apoyar. De esta manera es oportuno
mencionar que la familia es la base esencial en el desarrollo de los niños y es por ello que los
procesos de enseñanza-aprendizaje deben ir de la mano con el docente y los padres de familia.
La familia además de ser la encargada de construir los lazos afectivos más fuertes de un
ser humano, debe ser promotora de formación, vinculándose a los procesos educativos de sus
hijos, facilitando información y creando herramientas pertinentes para que el docente como
educador cuente con estrategias oportunas hacia la diversidad.
Con respecto a las estrategias a implementar dentro de un aula de clases en el nivel
prescolar, existe una gran variedad que pueden considerarse como técnicas oportunas para
atender la diversidad (estilos y ritmos de aprendizaje). Dentro de este Córdoba, Hernández,
Chavarriaga y Tobón (2017) mencionan en su artículo Pilares de la educación inicial:
mediadores para el aprendizaje, los pilares de la educación inicial (arte, juego, literatura y
exploración del medio) como punto de partida para contar con estrategias didácticas y así mismo
facilitar los aprendizajes.
Desde una mirada educativa los pilares de la educación son un punto clave a la hora de
enseñar, estos promueven el desarrollo del aprendizaje de los diferentes estilos. En este mismo
sentido es posible conocer las habilidades de los niños del nivel prescolar, para implementar
técnicas adecuadas a cada necesidad.
Estilos de aprendizaje
Al hablar de estilos de aprendizaje como estrategia para la inclusión, se hace
indispensable