Está en la página 1de 6

Proceso de invasión y conquista en Guatemala y Centroamérica

Conquista de Guatemala y Centroamérica

Conquista de America

La conquista de América fue el proceso que abarca desde el descubrimiento del


continente con el primer viaje de Cristóbal Colón hasta la toma de territorio
americano por los conquistadores españoles. La exploración y conquista
comenzaron sistemáticamente desde 1492, cuando Colón llegó por primera vez a
la isla de La Española (hoy Haití y República Dominicana).

Este evento desencadenó la ambición europea de expandirse y sus principales


exponentes fueron los españoles, quienes establecieron el imperio más grande del
mundo. Los cuatro viajes que realizó Cristóbal Colón sirvieron para determinar la
expansión del continente casi en su totalidad, aunque el mismo Colón
originalmente pensaba que había llegado a Asia.

Sin embargo, los locales presentaron alta resistencia y lucharon arduamente


contra el poder que finalmente dio forma social, política, geográfica y biológica (por
el intercambio de plantas y animales) al nuevo continente.

El proceso de conquista y colonización por parte los españoles fue violento


principalmente por actitud dominante de los conquistadores y la resistencia que
ofrecieron las tribus indígenas y las grandes civilizaciones del continente ante la
presencia de los invasores.

Los españoles tomaron ventaja de varios aspectos que perjudicaron a los


indígenas, como la superioridad del armamento europeo y la debilidad que tenían
los nativos americano
s a las enfermedades traídas del Viejo Continente, como la viruela.

Los nativos no iban a entregar sus riquezas fácilmente. De hecho, la expansión


española por el continente americano se debió principalmente a la gran cantidad
de oro que no solo estaba presente en las islas, sino también en las grandes
regiones continentales.
Las civilizaciones inca, maya y azteca se opusieron a la ocupación española y
fueron las que principalmente causaron problemas en Mesoamérica y Sudamérica.
Los aborígenes norteamericanos no fueron una clara amenaza para los
conquistadores españoles, pero sí para los ingleses y los franceses.

Por otra parte, el aspecto religioso de la Conquista también tuvo relación con la
violencia empleada durante el avance español. Se enviaron sacerdotes desde
España para educar a los nativos a la religión católica, pero aquellos que se
negaban a convertirse usualmente eran vistos como enemigos de la Corona.

Conquista de Guatemala

La conquista de Guatemala se produjo entre 1525 y 1530, tras un sangriento


período de batallas y enfrentamientos entre los conquistadores españoles y los
pueblos nativos. Este proceso histórico formó parte del período de conquista y
colonización española del continente americano.

El descubrimiento y conquista española de Guatemala se atribuye al capitán


Pedro de Alvarado. Su expedición fue autorizada por el conquistador de México
Hernán Cortés y llegó al territorio guatemalteco a principios de 1524. Sin embargo,
otras expediciones realizadas unos años antes ya habían explorado las costas de
estos territorios.

La mayor parte de los pueblos conquistados pertenecieron a la civilización maya


que estuvo asentada en las tierras altas y bajas de Mesoamérica. Los territorios
descubiertos y conquistados comprendieron varios reinos mesoamericanos. El
pueblo maya fue considerado por los conquistadores como “infiel”.

Por esta razón, durante más de 150 años fue sometido por los conquistadores
para intentar convertirlo al catolicismo, desconociéndose los logros de esta
civilización que fue casi extinguida. Después de luchar cruentas batallas entre
1525 y 1530, los nativos de los pueblos mesoamericanos finalmente tuvieron que
rendirse al ejército español.

Las tácticas de guerra y la tecnología española se impusieron, los indígenas


fueron sometidos y sus territorios conquistados. La ciudad de Guatemala fue la
tercera más importante en América en la Colonia, luego de México y Lima. Sus
territorios conformaron la Capitanía General de Guatemala, dependiente del
virreinato de Nueva España.

Fases de la conquista

Primera fase

Según relató el propio Cortés, el ejército partió el 6 de diciembre de 1523. A


principios de febrero de 1524 ocurrió el primer enfrentamiento entre españoles y
quichés en Zapotitlán, capital de Xuchiltepec.

El ejército español logró vencer a los indígenas después de una sangrienta batalla
en la que los indígenas ofrecieron una feroz resistencia. Luego de ganar la batalla
que se peleó a orillas del río Tilapa, los españoles se dirigieron el altiplano
guatemalteco.

El conquistador Pedro de Alvarado y sus tropas llegaron a la ciudad de Xelajú, que


más tarde fue refundada y se llamó Quetzaltenango. Durante la travesía
encontraron resistencia de los nativos comandados por el príncipe Azumanché.
Este era pariente del jefe y guerrero quiché Tecún Umán, quien enfrentó
duramente al ejército español en Guatemala.

Los españoles vencieron a los nativos en la batalla que se libró en las


inmediaciones del río Olintepeque, donde Azumanché perdió la vída. Luego del
combate, los españoles descansaron en Xelajú para preparar el siguiente paso de
la expedición.

En esta fase se libraron dos importantes batallas, entre otros combates cruentos:
La batalla del Pinar y la batalla de los Llanos de Urbina.

Sometimiento indígena

Los quichés que pusieron resistencia a los españoles se rindieron después de las
dos batallas. Sin embargo, sus jefes urdieron un plan para asesinar al
conquistador y sus tropas, por lo que los invitaron a pernoctar en Gumarcaaj.
Pedro de Alvarado descubrió el complot y ordenó quemar a los jefes quichés.

Conforme avanzó la expedición fueron encontrando resistencia entre las tribus


nativas que se negaban a ser sometidas. A las tropas de Alvarado se sumaron los
cakchiqueles, a quienes el conquistador solicitó apoyo porque los caqchiqueles
eran enemigos de los quichés.

Con dos mil soldados más sumados a su ejército, Pedro de Alvarado siguió
conquistando territorios. Así culminó esta primera fase de la conquista de
Guatemala.

Segunda fase

El 11 de abril de 1524, tras someter a los quichés y conquistar sus territorios,


Alvarado marchó hacia Iximché, la capital de los cakchiqueles. Estando allí tomó
provisiones y planificó la segunda fase de la conquista de Guatemala.

Cinco días después de permanecer en Iximché, las tropas españolas tomaron la


ruta hacia el sur del Lago de Atitlán para atacar a la tribu de los tzutujiles. Querían
vengar el asesinato de dos emisarios cakchiqueles que fueron enviados para
convercerlos de rendirse.
Durante el enfrentamiento los nativos fueron vencidos y sometidos, por lo que la
expedición siguió avanzando para conquistar a los pipiles. Después se produjo la
incursión en Cuscatlán (actual territorio salvadoreño).

En julio de 1524 Pedro de Alvarado regresó a Iximché para fundar la Villa de


Santiago de Guatemala. El nombre de Guatemala era el mismo que tenía este
territorio de los cakchiqueles, que en lengua náhuatl significa «lugar de muchos
árboles».

Debido a la rebelión indígena que se produjo posteriormente, el 22 de noviembre


de 1527 la recién fundada capital se trasladó a Ciudad Vieja, un lugar cercano a la
Antigua Guatemala.

Tercera fase (resistencia indígena)

Al poco tiempo de la fundación de Guatemala se rompió la alianza entre españoles


y cakchiqueles. Los indígenas reaccionaron al maltrato que estaban recibiendo de
los conquistadores españoles y se rebelaron.

La rebelión de los cakchiqueles estuvo a punto de tener éxito y vencer a los


españoles. Los cakchiqueles poseían un ejército bien organizado desde el punto
de vista militar. Se considera que esta fue una de las etapas más importantes y
difíciles en la conquista de Guatemala para los españoles.

Muerte del conquistador

Habiendo conquistado Guatemala, Pedro de Alvarado regresó a México para


apoyar el combate español ante los indígenas sublevados.

Durante una travesía en la que él y sus tropas estaban subiendo un cerro, fue
atropellado por uno de sus compañeros que viajaba delante de él. El jinete rodó y
le cayó encima junto con su caballo. Tras varios días de agonía, Alvarado murió
en Guadalajara el 4 de julio de 1541.
Conquista en otros países de América

También podría gustarte