Está en la página 1de 5

INSTITUCIÓN UNIVERSITARIA CESMAG

CIENCIAS ADMINISTRATIVAS Y CONTABLES


PROGRAMA DE CONTADURÍA
DOCENTE: LUIS GIOVANNI REVELO RAMIREZ
SEMESTRE: V SEMESTRE
ACTIVIDAD: TALLER
PRESENTADO POR: ANDRES AGREDO
ADRIANA ARCOS
IVAN ROSERO

VIVIENDO CON UN DÓLAR AL DIA

Cierto es que existe algo muy claro y no podemos hablar desde la experiencia sin
tenerla, no se puede decir que sabor tiene el chocolate sin haberlo probado antes,
pero si existe la posibilidad de poder llegar a un parecido o a poder abrir la mente y
dejarla volar para poder adentrarnos a un mundo desconocido, vivir con un dólar al
día, simple y llanamente es algo que parecería imposible.

Cierto es que estamos en enfocados en nuestro diario vivir, que dejamos a un lado
de manera aislada e indolente que pueda estar pasando con el resto de la sociedad;
más allá de nuestro núcleo familiar, amigos, compañeros, los demás pasarían a ser
personas por las cuales no estaríamos interesados o peor aún sin no tienen algo
que ofrecer o que sea de interés pasarían totalmente desapercibidas, estamos en
una sociedad cruel, apoderada del capitalismo.

Las oportunidades que se pueden conseguir son limitadas y escasas, además de


carecer de educación y una probable salida a una mejor situación, lo único que se
encuentra es estancamiento y mayor empobrecimiento, cabría decir que el pobre se
hará más pobre.
Gran papel del gobierno tendría en atacar esto de raíz, pero creo que es un poco
más profundo y únicamente empezado desde mi propia concientización acerca de
lo que se está viviendo hoy en día podría empezar a generar un tipo de cambio en
el sistema y de esta manera poder transmitirlo a la sociedad.

Sin ningún tipo de posibilidad o ayuda verdadera para poder conseguir una
oportunidad de emprendimiento real que nos pueda llevar a una mejor situación, se
marchita la posibilidad, sin infraestructura, sin siquiera agua potable, o un lugar
donde poder encontrar recreación,

Vivienda, alimentación algo básico para vivir dignamente, pero y si no los hay y si
no son de manera adecuada, sigue agigantándose de manera sustancial este
problema ya no sería vivir si no pasaría a ser una supervivencia, en una situación
totalmente intolerable e indigna para las personas.

Es realmente repugnante ver algo tan triste como es el hecho de no tener que
comer, ver morir a las personas de hambre, niños sin energías para jugar por falta
de alimento, y tristemente casos contrarios en donde la comida se desperdicia, se
bota o simplemente se deja podrir por acumulación, esto causa un estado de
desolación y desconcierto en una sociedad blindada a querer involucrarse en esta
realidad que azota hoy en día a el mundo entero.

En una situación donde un bocado de comida se convierte en el tesoro más grande


y de un valor incomparable, donde las ganas de aprender y poder tener un futuro
mejor son ilusiones que te mantiene esa fuerza vital para querer seguir viviendo y
pensar que este mundo puede ser mejor y cada uno de nosotros puede dar su
aporte para construir mejores oportunidades y ayudar sin esperar nada a cambio si
no simplemente esa la felicidad interior que brinda el hacer las cosas bien con
justicia, con altruismo enfocadas al bienestar de la comunidad, dejando de lado el
egoísmo e intereses personales.

Ahora bien y cabe resaltarlo y es el don que ciertas personas tienen, pero que yo
creería que en el fondo todos lo poseemos y es la generosidad o ese instinto de
querer que todo salga bien y poder ayudar a nuestros semejantes, no hace falta
mucho para poder empatizar con el otro tal vez una sonrisa, una palabra de aliento,
un abrazo.

Cuantas veces no entendemos el valor de lo que tenemos y lo menospreciamos y


peor aún hacemos a un lado a las personas por las cosas, dándole mayor
importancia a un bien que a un ser, lujos, propiedades, estatus y muchas cosas
más, han pasado a ser la prioridad en esta vida, esperando ser reconocido en la
sociedad por todo lo se ha llegado a conseguir materialmente y sin ningún mínimo
respeto por quien tenga que pisotear para lograrlo. Pisoteando literalmente a las
personas y destrozando sus sueños e ilusiones al acortar sus oportunidades
simplemente por poner la nuestras como objetivo primordial y único.

Como podemos ayudarnos los unos a los otros, tan solo poniéndonos de acuerdo
con las mismas necesidades que tengamos en común, con un buen liderazgo y
esfuerzo para poder conseguir las metas que no propongamos, vivimos en sociedad
y en donde cada quien necesita del otro para vivir de manera digna, donde
encontremos esa seguridad de poder contar con el otro, una seguridad que nos
brinde estabilidad y tranquilidad que no estamos solos en este mundo y que en
medio de tanta indiferencia al prójimo si existe el amor de los unos a los otros.

Que el futuro de nuestro mundo está en los niños, que es nuestra responsabilidad
como adultos educarlos y hacer lo correcto para que ellos puedan disfrutar de un
futuro, en donde puedan encontrar esas oportunidades que los puedan sacar
adelante, en educación, en condiciones y trayendo a colación en el principio de
derecho que dice condiciones dignas y justas.
Y no podríamos dejar a un lado el factor dinero, donde lamentablemente sin este no
puedes vivir en una sociedad que se ha convertido en consumidora cien por ciento,
y que para poder moverse lo necesitas, para educación, salud, alimentación,
vestido. Se necesita del apoyo, de una oportunidad para poder echarle ganas a salir
adelante y de en esa capacidad tan grande del ser humano que pese a tan adversas
circunstancias se ha dado la manera para poder vivir y sacarle una riza a la vida.