Está en la página 1de 3

Cecilia Vázquez Bertran

Historiografía General I

1er Cuestionario: Historigrafía Romana

1- Explica la relación entre retórica e historia a la luz de la obra de Cicerón.


Editorial Gredos, 2002
Leímos un fragmento del libro “Sobre el orador” de Cicerón, en el cual se
plasman distintos discursos de personajes como Marco Antonio, Lucio Creso y
el propio Cicerón. En estos diálogos, se describen las características del buen
retor. Dentro de las cualidades que se enumeran a lo largo del libro, se nombra
a la historia como responsabilidad del orador. Difundir y conocer la historia, es
una tarea fundamental de este.
La historia para los romanos tenía un fin pragmático. Se entendía que el conocer
la historia de un pueblo le permitiría a este no repetir acciones que habían hecho
sus antepasados o contemporáneos. De este modo, el orador, era responsable
de difundir la historia en su discurso, pero también de interpretarla y de cierto
modo aleccionar al auditorio de lo acaecido, siempre basado en la veracidad y
verosimilitud del discurso. El orador recita su discurso con el objetivo de
convencer a su público de alguna cosa y la historia, en este contexto, forma
parte de un discurso político. Para Cicerón, es importante que el orador sea
consiente de que sus palabras serán inmortales, al igual que la historia “Y en
cuanto a la historia, testigo de los tiempos, luz de la verdad, vida de la memoria,
maestra de la vida, heraldo del pasado, ¿con qué otra voz sino es la del orador
se la encomienda a la inmortalidad?”1

2- Compara la dimensión estilística de las obras de Salustio y Tácito.


Salustio, Editorial Gredos, 1997. Tácito, Editorial Gredos, 1979
La primera, y desde mi punto de vista la más clara, diferencia entre los libros de
Salustio y Tácito, es que son dos tipos de obras distintas. Mientras que La
guerra de Jugurta de Salustio es una narración, los Anales de Tácito, son

1
Cicerón, Sobre el orador, Introducción, traducción y notas por José Javier Iso, Madrid, Gredos, 2002, p.218

1
anales, es decir, una compilación de hechos escritos por años que responden
a una narración cronológica y no factual, como lo es el libro de Salustio. Aunque
La guerra de Jugurta también tiene una cronología definida, el hilo conductor
del libro son las acciones de los personajes y no los años en los que estas
ocurren.
En Salustio encuentro más digresiones que en la obra de Tácito. La primera
digresión es pequeña, habla de África, haciendo hincapié en su historia y
geografía. La explicación del continente de Jugurta no es muy extensa, pero es
un tema aparte de la narración, por lo que la considero una digresión.
Otro cambio dentro de la narrativa en La guerra de Jugurta son las cartas, las
cuales Salustio reproduce en su libro y hacen que la redacción de esta parte
sea distinta, pues no es la voz del autor.

3- Compara la dimensión hermenéutica de las obras de Salustio y Tácito.


Salustio, Editorial Gredos, 1997. Tácito, Editorial Gredos, 1979
Los ejes centrales de los dos libros, a mi parecer, buscan hacer una crítica a los
gobiernos de la época. Por un lado, Salustio habla de la corrupción que hay en
el senado romano. De como se dejan sobornar y son influenciables
dependiendo de los beneficios para ellos más que para el pueblo. Tácito, hace
también una crítica, pero en este caso la crítica la encuentro más dirigida hacia
una sola persona: el emperador Tiberio. Aunque a diferencia de Salustio, la
crítica que hace tácito es un poco menos directa.
Creo que es interesante que los motores de las guerras y de los conflictos tanto
en La guerra de Jugurta como en los Anales sean las sucesiones al poder.
Como lo comentábamos en clase, las dos obras tienen dentro de sus temas las
intrigas palaciegas. La fortuna y el azar son otros dos factores que Tácito
considera como motores de la historia de Roma. Cosas que Salustio deja a un
lado.
Me parece importarte marcar el hecho de que las dos obras están marcadas por
la adoración y admiración del pasado. Aunque esta tendencia a glorificar el
pasado la pude ver más en el libro de Tácito, ya que al hacer alguna crítica al

2
emperador o al gobierno en general, menciona que Roma funcionaba mejor
durante la República.

4- Tomando en cuenta las cuatro lecturas revisadas (Barrow, Cicerón, Salustio


y Tácito): explica el concepto de historia en la cultura romana.
Cicerón, Editorial Gredos, 2002. Salustio, Editorial Gredos, 1997. Tácito, Editorial Gredos,
1979 y R.H. Barrow, Fondo de Cultura Económica.
Después de leer a estos cuatro autores, hay una cosa que para mi queda muy
clara: para os romanos la historia tiene que servir de algo. El conocer la historia
debe de ser una acción en la que a través de la y escritura de lo acontecido, las
siguientes generaciones puedan aprender algo de su pasado y mejorarlo para
el presente.
El eje central de la escritura de la historia en Roma debe residir en la moral,
mediante la retórica y el uso de la historia dentro de ésta, el auditorio debe
reflexionar sobre lo que acontece en su presente.

También podría gustarte