Está en la página 1de 12

El Peróxido de hidrógeno (PH)

El PH (H2O2) es un compuesto químico que comercialmente se presenta como un líquido


incoloro miscible en agua, y actúa como un oxidante potente y ecológico, ya que al
reaccionar se descompone en agua y oxígeno. Fue descubierto por el francés Louis Jacques
Thénard en 1818 y su uso creció notablemente a partir de 1925 con las aplicaciones de
blanqueo industrial.

Su uso es inocuo para el medio ambiente, por lo que se reconoce como una práctica de la
llamada “química verde” (Green Chemistry), cuyos orígenes datan de la década de 1990.
En Estados Unidos la química verde es promovida por la Environmental Protection Agency
(EPA), y se enfoca en el diseño de productos y procesos químicos que reducen o eliminan
la generación de sustancias peligrosas para el medio ambiente, disminuyendo también el
consumo de recursos naturales no renovables.

En la actualidad el PH se fabrica mediante el proceso de antraquinona y también es


producido naturalmente por muchos organismos vivos, entre ellos el hombre.
Efectivamente, nuestro sistema inmune libera PH para combatir virus y bacterias. Un
estudio publicado en 2009 en la revista Nature muestra que el peróxido de hidrógeno
también actuaría como una alarma cuando un tejido del cuerpo ha sido dañado, atrayendo a
los leucocitos a la zona de la herida para iniciar la reparación

[Tecnologías limpias o verdes, además de reducir el impacto medioambiental,


demuestran cada vez más ser también rentables económicamente.]

La versatilidad del PH es, por decir lo menos, asombrosa, con múltiples aplicaciones, tales
como propelente de cohetes, blanqueo de papel y celulosa, blanqueo de fibras textiles,
desinfección y aseo industrial, formulación de detergentes, tinturas para el cabello,
tratamiento y sanitización de aguas y riles, control de gases y olores, formulación de
compuestos químicos, desinfección de envases para la industria de alimentos, entre otras.

Recientemente investigadores de Harvard desarrollaron el primer robot enteramente blando


o “soft” (sin componentes rígidos), que en vez de baterías y circuitos eléctricos, emplea el
PH como combustible para operar un sistema neumático que le permite moverse, abriendo
nuevas posibilidades al mundo de la biorobótica y aplicaciones en ambientes de alto
dinamismo e incerteza
Uso en minería

Para la industria minera, el PH habilita una serie de soluciones sustentables, tales como el
tratamiento y control de gases. Es el caso, por ejemplo, de la planta de gases de cola de
Codelco Ventanas, en la cual el dióxido de azufre (SO2) es capturado efectivamente con
tecnología que usa peróxido, disminuyendo las emisiones a niveles que cumplen
ampliamente con la normativa vigente.

Los efluentes contaminantes de procesos mineros también son alimento muy apetecido para
el voraz peróxido de hidrógeno. Como se ve en el tratamiento de los polvos de fundición
provenientes de Chuquicamata, que realiza la filial de Codelco Ecometales, usando el
proceso triple A, una innovadora tecnología propietaria que emplea el peróxido para abatir
arsénico de modo limpio y sustentable.

Otras soluciones actualmente operando o en fase de desarrollo en nuestro país incluyen el


tratamiento de efluentes de lixiviación del oro y del molibdeno, en los cuales sustancias
contaminantes como el arsénico, ciaunuro y sulfuros, entre otros, son abatidos
eficientemente con mínimo impacto en el medio ambiente.

Pero las soluciones para la minería no se limitan al tratamiento de residuos, como puede
apreciarse en la minería no metálica del yodo en Chile. Esta industria, líder a nivel mundial,
incorporó hace más de una década a su proceso productivo el PH como reactivo químico
que, además de no presentar impurezas que puedan contaminar el producto final, provee
oxidación limpia y competitiva en costos. Algo similar podría ocurrir en el futuro cercano
con la minería del cobre y del oro, si nuevas tecnologías basadas en este compuesto,
aplicadas a los procesos hidrometalúrgicos, demuestran ser económicamente viables.
El peróxido de hidrógeno encuentra de modo creciente
utilización en grandes cantidades en la industria, p. ej. para
el blanqueo de madera, materiales textiles, papel, aceites y
grasas, para la producción de agentes blanqueantes, para la
industria de los detergentes y otros agentes de lavado, y
especialmente de perborato de sodio, y para agentes de
limpieza y cosméticos, para el blanqueo (oxigenación) del
cabello, como producto de partida para epóxidos, catalizadores del tipo de peróxidos,
glicerol, plasti cantes, peróxidos de alquilo y de acilo, ácidos peroxocarboxílicos, para la
desinfección y dentro del marco de la protección del medio ambiente, para la
descontaminación y la desodorización de agua, aguas residuales y aire de escape, para el
blanqueo de materiales, para el destintado de papel viejo, para la desulfuración de gases de
humos, en la industria electrónica para limpiar chips de Si, etc. Por causa de sus muy
numerosas y variadas posibilidades de utilización y de la importancia en la industria,
corresponde a los procedimientos para la preparación de peróxido de hidrógeno una
importancia creciente

El peróxido de hidrógeno puede sintetizarse mediante el proceso cíclico de la antraquinona


o bien mediante síntesis catalítica directa de oxígeno e hidrógeno. Esta última vía tiene el
problema de que las mezclas de estos dos gases son explosivas en amplios márgenes de
composición.

Una de las cuestiones más importantes es la estabilización del peróxido de hidrógeno


obtenido, ya que es muy sensible a la descomposición
OBTENCIÓN DE PERÓXIDO DE HIDRÓGENO:

Los peróxidos son sustancias que presentan un enlace oxígeno-oxígeno (-O-O-) y donde el
oxígeno se encuentra en estado de oxidación -1. El peróxido de hidrógeno (H2O2), conocido
también como agua oxigenada, es un compuesto en el que se pueden sustituir sus átomos de
hidrógeno, mediante reacción química, por átomos de elementos metálicos, dando lugar a
las peroxi-sales. Del mismo se puede plantear el proceso inverso para la obtención del
peróxido de hidrógeno. En esta práctica se va a partir de peróxido de bario para la
obtención de peróxido de hidrógeno en medio ácido.

2H+ + BaO2 → H2O2 + Ba2+

PROCEDIMIENTO EXPERIMENTAL:

 Se pesa un gramo, aproximadamente, de peróxido de bario.

 Se mezcla el peróxido de bario con 100 ml de agua en un matraz erlenmeyer agitándose


muy bien la mezcla
 A continuación se añaden 7 ml de ácido fosfórico del 85% mientras continuamos agitando

 Observaremos que la suspensión de BaO2 se va disolviendo progresivamente hasta obtener


una disolución incolora.
 Filtraremos la disolución que contiene el H2O2, y mediremos el volumen total obtenido con
una probeta

 Esta disolución de peróxido de hidrógeno la vamos a valorar, mediante volumetría de


oxidación reducción, en la siguiente parte de la práctica para así conocer su concentración
VALORACIÓN DE PERÓXIDO DE HIDRÓGENO:

Una valoración es una reacción química que se lleva a cabo añadiendo gradualmente,
utilizando una bureta, una disolución de un reactivo de concentración conocida a una
disolución de otro reactivo de concentración desconocida. Las valoraciones son
operaciones muy frecuentes para el análisis cuantitativo en el laboratorio. Existen varios
tipos de valoraciones dependiendo de la reacción química que se va a llevar a cabo, en este
caso se trata de una reacción de oxidación reducción.

Aunque el peróxido de hidrógeno se puede utilizar normalmente como un oxidante,


también puede comportarse como un reductor si reacciona con un oxidante más fuerte que
él. En la presente práctica vamos a trabajar en este último supuesto, utilizando como
reactivo valorante un oxidante fuerte como es el permanganato potásico.

El procedimiento consiste en medir el volumen de la disolución (VOX) de oxidante


necesario (permanganato) para que reaccione con todo el reductor (peróxido de hidrógeno).

En el momento de lograrse la valoración completa se alcanza el punto de equivalencia, y


entonces se cumple la siguiente relación:

NOX x VOX = NRED x VRED (Ec.1

Donde NX es la normalidad de la disolución de oxidante (OX) o reductor (RED).

En este tipo concreto de valoración no será necesario la utilización de un indicador


colorimétrico, ya que, el propio color violeta intenso del permanganato potásico será
suficiente para detectar el punto de equivalencia.

Las reacciones que tendrán lugar, teniendo en cuenta que el peróxido de hidrógeno se
encuentra en una disolución ácida, son las siguientes:

PROCEDIMIENTO EXPERIMENTAL
 De la disolución filtrada de peróxido de hidrógeno obtenida anteriormente,
tomaremos 25 ml con una pipeta (VRED), y se llevarán a un matraz erlenmeyer, al
cual, posteriormente añadiremos agua destilada hasta un volumen aproximado de
unos 100 ml

 Enrasaremos nuestra bureta con la disolución de permanganato potásico 0,1N (NOX)



 Con la bureta añadiremos despacio, gota a gota, la disolución de permanganato sobre el
matraz erlenmeyer a la vez que éste es continuamente agitado sin brusquedad. Una de
nuestras manos debe de estar permanentemente sobre la llave de cierre de la bureta para
poder reaccionar y cerrar rápidamente cuando se detecte el cambio de color, mientras la otra
mano agitará el matraz. Durante la valoración, y hasta que se alcance el punto de
equivalencia la disolución de H2O2 seguirá incolora, ya que, el color violeta de las gotas de
permanganato desaparecerá rápidamente al caer al matraz, debido a la reacción de éste con
el peroxido de hidrógeno

 El punto final de la valoración se alcanzará cuando la disolución incolora adquiera una


coloración ligeramente rosada y permanente
 En ese momento consideramos que se ha alcanzado el punto de equivalencia, por lo
tanto, anotamos el volumen de disolución de permanganato gastado en la bureta
(VOX).
 Una vez conocido el volumen consumido de permanganato (VOX), calculamos la
normalidad de la disolución problema de peroxido de hidrógeno (NRED) aplicando la
ecuación 1, y teniendo en cuenta el volumen real de disolución original de
peroxido que hemos valorado.

Ahora ya tenemos todos los datos para realizar los siguientes cálculos:

A) Tanto por ciento en peso del agua oxigenada obtenida.

B) Rendimiento de la reacción de obtención del peróxido de hidrógeno.


ENSAYO COMO OXIDANTE DEL PERÓXIDO DE HIDRÓGENO:

Se realiza un ensayo con el que se comprobara las propiedades oxidantes del peróxido de
hidrogeno.

 Añadiremos a un tuvo de ensayo 5 mL de la disolución de peróxido de hidrogeno


obtenida en la primera parte de esta práctica, y añadiremos unas gotas de una
disolución de yoduro potásico al 6%, que también es un liquido incoloro.

 Observaremos y anotaremos los fenómenos que tengan lugar.

Observamos la formación de una sustancia de color amarilla. El peróxido de


hidrógeno oxida al ioduro formando yodo, responsable de la coloración característica
que se aprecia, dado que el I2 producido también reacciona con los iones I- restantes
de la disolución para dar el complejo I3-. Las reacciones que han tenido lugar son las
siguientes:
2 I- → I2 + 2e-

H2O2 + 2H+ + 2e- → 2H2O

I2 + I- → 3I-