Está en la página 1de 1

Andrea Karina John

LA CONFIANZA EN LAS RELACIONES PEDAGOGICAS

Según Laurence Cornu, citando a Georg Simmel, la confianza es una hipótesis sobre la conducta futura del
otro. Es una actitud que concierne el futuro, en la medida en que este futuro depende de la acción de un
otro. Es una especie de apuesta que consiste en no inquietarse del no-control del otro y del tiempo.

La confianza se presenta usualmente como una categoría ética, relacionada con la amistad, la promesa o
la fidelidad. Pero es en la perspectiva política, democrática, es donde la confianza adquiere importancia.

Según Cornu, la democracia consiste en "hacer confianza" que tiene un sentido que "tener confianza no
da" a los ciudadanos para que puedan ser jueces y actores de las decisiones que les conciernen; y agrega
que una educación que apunta a hacer ciudadanos debe estar particularmente atenta a la importancia de
esta cuestión de la confianza.

La confianza es cotidiana, dice Cornu, apoyándose en Simmel, quién demostró que la confianza se
producía sobre todo en las sociedades modernas. "Cuando una sociedad se da a da a sí misma un futuro,
cuando los miembro de esa sociedad se ven obligados a entrar en relación con otros miembros más
alejados, es imprescindible recurrir a la confianza". La confianza establece un modo de sociabilidad.

La confianza se diversifica, uno tiene confianza en alguien por alguna cosa, un punto, un aspecto, pero no
para todo ni de cualquier manera.

La confianza funciona de manera circular. El ser humano responde en forma circular, no tiene una
causalidad lineal y va a actuar muy a menudo según aquello que cree que el otro piensa.

Confianza o desconfianza no pertenecen a los individuos, a sus cualidades o defectos, sino que se
producen entre individuos, de la relación.

La confianza es una experiencia inicial y determinante para el ser hablante y deseante, por la simple razón
de que no puede elegir, al ser un recién nacido. El niño aprende creyendo en el adulto. El no poder del
niño es la causa o la razón de su confianza, pero la ofrenda que el adulto hace confiando en el niño es lo
que permite creen en sus capacidades.

Hay una diferencia entre una confianza dada y una dirigida. La del niño es originalmente dirigida, a alguien
que es más fuerte que él... y el futuro de ese sentimiento va a depender del uso que el otro va a hacer de
ese poder.

Cornu menciona a Ana Arendt y a la situación de asimetría que se produce entre el adulto y el niño, y dice
que la confianza, tiene el objeto de reducir esa asimetría dada.

La confianza que se deposita en el niño representa para los dos, una liberación común. Algo que va a ir
liberando al adulto de la preocupación.

La confianza puede estar presente en 3 aspectos:

1. Juzgar sobre las palabras justas.


2. Juzgar lo justo en el marco de la justicia de la clase.
3. En el juicio pedagógico: hacer o tener confianza en los niños.

Referencia

 Cornu, Laurence: “La confianza en las relaciones pedagógicas”

También podría gustarte