Está en la página 1de 89

Macroeconomía. Dornbusch y Fischer.

- 1

Análisis de Coyuntura y Previsión Económica.

Macroeconomía. Dornbusch y Fischer.

Introducción.

Conceptos fundamentales.

El producto nacional bruto.

El producto nacional bruto (PNB) es el valor de todos los bienes y servicios producidos en la economía
en un determinado período de tiempo.
El PNB nominal mide el valor de la producción utilizando los precios vigentes en el período en que se
obtuvo, mientras que el PNB real mide la producción obtenida en cualquier período utilizando los precios
de un año base.

El crecimiento y el PNB real.

La tasa de crecimiento de la economía es la tasa a la que crece el PNB real.


El PBN real puede variar porque varía la cantidad de recursos de que dispone la economía (capital y
trabajo), o porque varía la eficiencia con la que trabajan los factores de producción.

El empleo y el desempleo.

La tercera fuente de cambio de PNB real es la variación en el empleo de la cantidad de recursos de la


que se dispone para la producción, ya que, de hecho, no todo el trabajo y el capital existentes en la
economía se utilizan en todo momento.

La inflación, el crecimiento y el desempleo: los datos.

La evolución macroeconómica se juzga por tres medidas generales: la tasa de inflación, la tasa de
crecimiento de la producción y la tasa de desempleo.

El ciclo económico y la brecha de la producción.

La inflación, el crecimiento y el desempleo están relacionados a través del ciclo económico. El ciclo
económico es el perfil más o menos regular de expansión (recuperación) y contracción (recesión) de la
actividad económica en torno a la senda de crecimiento tendencial.

Durante una expansión aumenta el empleo de los


factores, los que constituye una fuente de incremento
de la producción. Por el contrario, durante una
Producción

Cima Tendencia
recesión se genera desempleo y se produce una
cantidad menor que la que puede producirse de hecho
con los recursos y tecnología existentes.
Fondo Estas desviaciones reciben el nombre de brecha de la
producción, y miden la diferencia entre la producción
Tiempo efectiva y la que la economía podría obtener en el
pleno empleo.
La producción de pleno empleo se denomina también producción potencial o producto potencial.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 2

Relaciones entre las variables macroeconómicas.

El crecimiento y el desempleo.

Un elevado crecimiento del PNB generalmente va acompañado de una disminución del desempleo.

La ley de Okum.

Esta ley afirma que por cada 2,5 puntos porcentuales en que la tasa de crecimiento del PNB real se
mantenga durante un año por encima de la tendencia, la tasa de desempleo descenderá en un punto
porcentual.

La inflación y el ciclo.

Las políticas expansivas de demanda agregada tienden a generar inflación, a no ser que se adopten
cuando la economía tiene altos niveles de desempleo.

Intercambios entre la inflación y el desempleo.

La curva de Phillips describe una relación entre el


desempleo y la inflación: cuanto mayor es la tasa de
Tasa de inflación

desempleo, menor es la tasa de inflación. En el corto


plazo existe una relación entre la inflación y el
desempleo. La curva de Phillips a corto plazo, sin
embargo, no permanece estable. Se traslada a medida
Tasa de desempleo
que varían las expectativas sobre la inflación. A largo
plazo no merece la pena mencionar la existencia de una
relación de intercambio entre la inflación y el
desempleo, ya que la tasa de desempleo es
básicamente independiente de la tasa de inflación a
largo plazo.

La política macroeconómica.

Los instrumentos de la política monetaria son las variaciones de la cantidad de dinero, las variaciones
del tipo de interés y algunos controles sobre el sistema bancario. Los instrumentos de la política fiscal
son los tipos impositivos y el gasto público.
Las políticas estabilizadoras son políticas monetarias y fiscales ideadas para moderar las fluctuaciones
de las tasas de crecimiento, inflación y desempleo.

Monetaristas y activistas.

Los monetaristas tienden a argumentar que la cantidad de dinero es el determinante fundamental del
nivel de precios y de la actividad económica, que el crecimiento excesivo del dinero es responsable de la
inflación y que su crecimiento inestable lo es de las fluctuaciones económicas. Tienden a defender una
política monetaria de crecimiento reducido y constante de la oferta de dinero.
Los activistas, por el contrario, consideran que no hay una relación estrecha entre el crecimiento del
dinero y la inflación a corto plazo y que el crecimiento monetario es sólo uno de los factores que
afectan a la demanda agregada. Tienden a defender que el sector público tenga un papel activo y, por
tanto, son partidarios de aumentar el gasto público y las transferencias para utilizarlos como
instrumentos de la política de estabilización.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 3

La demanda y la oferta agregadas.

La demanda agregada es la relación entre el gasto en bienes y servicios y el nivel de precios. Si no


existen limitaciones en la producción, un incremento del gasto o de la demanda agregada, aumentará la
producción y el empleo, influyendo poco en los precios. Pero si la economía se encuentra cerca del pleno
empleo, un incremento de la demanda agregada se reflejará primordialmente en un aumento de los
precios o inflación.
La curva de oferta agregada especifica la relación entre la cantidad producida por las empresas y el
nivel de precios. Las políticas que incrementan la productividad y, como consecuencia, el nivel de oferta
agregada para un determinado nivel de precios, pueden ayudar a disminuir las presiones inflacionarias.

Análisis gráfico. La demanda agregada es la demanda total de bienes y


servicios de una economía. Depende del nivel general
Oferta de precios. La curva de oferta agregada indica el nivel
SA
Nivel de precios

agregada de precios correspondiente a cada nivel de producción.


P0 La interacción de la demanda y la oferta agregada
Demanda determina el nivel de precios y el de producción. Si la
DA agregada curva DA se traslada hacia arriba y hacia la derecha,
la proporción en la que varían la producción y los
Y0 precios respectivamente, depende de la pendiente de
Producción
la curva de oferta agregada.

Si la curva SA es muy inclinada, entonces un incremento dado de la demanda agregada produce, sobre
todo, un aumento en los precios y apenas si influye en el nivel de producción. Si la curva SA es plana,
una variación dada de la demanda agregada se traducirá en un aumento de la producción, mientras que
el aumento del nivel de precios será muy pequeño.
Cuando los niveles de producción son bajos, inferiores a la
producción potencial, la curva de oferta agregada es
Oferta bastante plana; los precios de los bienes y de los factores
SA
Nivel de precios

agregada (salarios) apenas tienden a disminuir. Por el contrario,


cuando la producción se halla por encima de su nivel
Demanda potencial, la curva de oferta agregada es inclinada y los
DA agregada precios tienden a aumentar continuamente. Por tanto, la
influencia de las variaciones de la demanda agregada en la
Y producción y los precios depende del nivel de producción
Producción
en relación con el nivel potencial.

La contabilidad nacional.

El producto nacional bruto y el producto nacional neto.

El PNB es el valor de todos los bienes y servicios finales producidos en un período determinado por
factores de producción que son propiedad de los residentes en el país. La producción de cada uno de
ellos se valora a su precio de mercado.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 4

Los bienes finales y el valor añadido.

El PNB es el valor de los bienes y servicios finales producidos. El valor de los bienes intermedios no se
incluye en el PNB. La doble contabilización se evita utilizando el valor añadido. En cada etapa de la
elaboración de un bien, sólo se tiene en cuenta como parte del PNB el valor añadido al bien en esa etapa.

Los precios de mercado.

El PNB valora los bienes a precios de mercado, mientas que los servicios del sector público se valoran
según su costo.

El PNB y el producto interior bruto.

El PBI es el valor de los bienes finales producidos en el interior de un país. Cuando el PNB es mayor que
el PBI, los residentes de un determinado país ganan, en el extranjero, más de lo que ganan los
extranjeros en ese país.

El producto nacional neto.

El producto nacional neto (PNN) se diferencia del PNB en que deduce de éste la depreciación de los
bienes de capital existentes durante el período. Generalmente, utilizamos el PNB porque las
estimaciones de la depreciación pueden ser bastante inexactas.

El PNB nominal y el real.

El PNB nominal mide el valor de la producción obtenida en un período determinado a los precios de ese
período. El PNB nominal varía tanto porque varía la producción física de bienes, como porque varían los
precios de mercado.
El PNB real mide las variaciones que tienen lugar en la producción física de la economía entre dos
períodos, valorando todos los bienes producidos en ambos períodos a los mismos precios.

Problemas de medición del PNB.

Producciones incorrectamente medidas.

La mayor parte de las dificultades de medición del PNB se deben a que algunos productos no pasan por
el mercado, y que la producción del sector público se valora según su costo.
Además, generalmente, no deducimos del PNB las producciones negativas o los males, y también se
excluyen otras actividades carentes de mercado, como son los trabajos efectuados por uno mismo y las
prestaciones voluntarias.

Índices de precios.

El deflactor del PNB es la relación entre el PNB nominal y el PNB real, y es la medida de la inflación
entre el período corriente y aquel al que corresponden los precios base utilizados para calcular el PNB
real.

El índice de precios de consumo.

El índice de precios de consumo (IPC) mide el costo de comprar un conjunto dado de bienes. El
deflactor del PNB difiere del IPC en cuatro aspectos importantes:
• El deflactor mide los precios de un grupo de bienes mucho más amplio que el del IPC.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 5

• El IPC mide el costo de una determinada cesta de la compra que no varía de año en año; la cesta de
la compra incluida en el deflactor del PNB varía, dependiendo de lo que se produzca en la economía
cada año.
• El IPC incluye directamente los precios de las importaciones, mientras que el deflactor incluye sólo
los precios de los bienes producidos.
• El IPC contiene un costo de intereses, representativo del costo de las viviendas.

El índice de precios al por mayor.

El índice de precios al por mayor (IPM) es el tercer índice de precios que se utiliza frecuentemente.
Mide el costo de una cesta dada de bienes. Difiere del IPC en parte por su cobertura, que incluye, por
ejemplo materias primas y bienes semiacabados. Difiere también que ha sido diseñado para medir los
precios en una etapa situada al principio del sistema de distribución.

El PNB y la renta.

La renta es igual al valor de la producción, porque los ingresos que se obtienen de la venta de la
producción, tienen que ser percibidos por alguien en forma de renta.

El PNB y la renta nacional.

El valor de la producción y la renta son iguales, pero hay que hacer dos puntualizaciones:
1. La depreciación no debe considerarse como parte de la renta, puesto que es un costo de
producción. Generalmente, la depreciación se denomina cuota de consumo de capital. Restando la
depreciación del PNB, obtenemos el PNN.
2. El PNB se valora a los precios de mercado, pero la renta que reciben los productores no incluye los
impuestos sobre las ventas, que son parte del precio de mercado; por ello la renta es menor que el
PNB.
Haciendo estas dos deducciones del PNB podemos obtener la renta nacional, que proporciona el valor de
la producción al costo de los factores.

La renta nacional y la renta personal.

La cantidad de dinero que recibe realmente el sector personal – las economías domésticas y las
empresas individuales – como renta, incluidas las transferencias, se mide por la renta personal.
Para pasar de la renta nacional a la renta personal tenemos que deducir los componentes de la renta
nacional que son ganancias del sector de sociedad anónimas y añadir las transferencias netas recibidas
por el sector personal.

Renta personal disponible y su asignación.

Las economías domésticas no pueden disponer de toda su renta personal para gastarla. La renta
personal disponible, se obtiene deduciendo de la renta personal los impuestos personales, así como
ciertos pagos no impositivos que hace el sector economías domésticas, tales como los derechos de
licencias y las multas de tráfico. La renta personal disponible es la cantidad que las economías
domésticas pueden dedicar al gasto o al ahorro.

Gastos y componentes de la demanda.

La demanda total del producto puede dividirse en cuatro componentes:


1. Gastos de consumo de las economías domésticas.
2. Gastos de inversión de las empresas o economías domésticas.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 6

3. Compras de bienes y servicios por el sector público.


4. Demanda extranjera.

Consumo.

Es el componente principal de la demanda total.

Sector público.

Denominamos gasto público a las compras de bienes y servicios, y nos referimos a las transferencias
más las compras, como pagos o desembolsos del sector público.

La inversión.

Inversión significa aumento del stock físico de capital, incluidas las existencias del sector empresarial.
La inversión es bruta en el sentido de que no se ha descontado la depreciación. La inversión neta es la
inversión bruta menos la depreciación. El término interior significa que se trata de gastos de inversión
hechos por residentes en el país, pero no se trata necesariamente de gastos en bienes producidos
dentro del país.

Las exportaciones netas.

La demanda total de los bienes que producimos incluye las exportaciones, que son la demanda de
nuestros bienes hecha por extranjeros y excluye las importaciones, que son la parte de nuestro gasto
interior que no se dirige a nuestros propios bienes. Por tanto, la diferencia entre las exportaciones y
las importaciones, llamada exportaciones netas, es un componente de la demanda total de nuestros
bienes.

Algunas identidades importantes.

Una economía sencilla.

Llamaremos Y al valor de la producción de nuestra economía sencilla, que no tiene sector público ni
sector exterior. Representaremos el consumo por C, y el gasto de inversión por I. La producción
obtenida es Y, que puede ser desglosada en función de los componentes de la demanda, como la suma
del consumo más el gasto de inversión. Y = C + I
Consideramos la acumulación de existencias como parte de la inversión y, por tanto, toda la producción
es, o bien consumida o bien invertida.
Sabemos que la renta de este sector es Y, ya que recibe como renta el valor de los bienes y servicios
producidos. El sector privado recibe, como renta disponible, la totalidad de la renta Y. Una parte se
gastará en consumo y otra parte se ahorrará. Por tanto, podemos expresar: Y = S + C, donde S
simboliza el ahorro del sector privado. A continuación: C + I = Y = C + S
El miembro izquierdo de la ecuación contiene los componentes de la demanda y el derecho muestra la
asignación de la renta.
Restando el consumo de ambos miembros, tenemos: I = Y – C = S En esta economía sencilla el ahorro es
idénticamente igual a la diferencia entre la renta y el consumo. La inversión es idénticamente igual al
ahorro.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 7

Reincorporación del sector público y del sector exterior.

En el caso del sector público, llamaremos G a la compra de bienes y servicios y T a los impuestos.
Llamaremos TR a las transferencias al sector privado (incluidos los intereses) y XN a las operaciones
netas. Y = C + I + G + XN
Habiendo reincorporado el sector público, parte de la renta se gasta en impuestos, y el sector privado
recibe transferencias netas, TR. La renta disponible es, por tanto, igual a la renta más las
transferencias menos los impuestos: YD = Y + TR – T
Hemos denominado YD a la renta disponible, la cual se destina, a su vez, al consumo y al ahorro, por lo
que podemos escribir: YD = C + S
El consumo es la diferencia entre la renta, incrementada en las transferencias y deducidos los
impuestos y el ahorro: C + S = YD = Y + TR – T
C = YD – S = Y + TR – T – S

El ahorro, la inversión, el presupuesto del sector público y el comercio exterior.

(G + TR – T) es el déficit del presupuesto del sector público. (G + TR) son las compras de bienes y
servicios por parte del sector público, lo que constituye la totalidad de los pagos de ese sector. (T) son
los ingresos impositivos recibidos por el sector público. La diferencia, es el exceso de pagos del sector
público con respecto a sus ingresos. (XN) es el exceso de las exportaciones sobre las importaciones, es
decir, el superávit del comercio exterior, o superávit comercial. Por tanto, el exceso del ahorro sobre
la inversión (S – I) del sector privado es igual al déficit público más el superávit del comercio exterior.
Cualquier sector que gasta más de lo que recibe como renta, tiene que endeudarse para pagar el exceso
de gasto. El sector privado tiene tres formas de utilizar su ahorro. Puede hacer préstamos al sector
público, el cual financia con ellos el exceso de sus pagos sobre los ingresos procedentes de los
impuestos; o puede prestar a extranjeros que estén comprando más de nuestros bienes que lo que
nosotros compramos de los suyos y que, por tanto, reciben de nosotros menos ingresos que los que
necesitan para pagar los bienes que nos compran. También puede prestar a las empresas, que utilizan
los fondos para invertir.

La demanda agregada y la renta y producción de equilibrio.

G + C + I + XN = Y = C + (T – TR) + S
Hay un único nivel de producción de equilibrio, en el que la demanda agregada (total) de bienes y
servicios es igual al nivel de producción.
Simplificamos analizando un mundo sin sector público y sin comercio exterior, donde la identidad
contable queda reducida a: C + I = Y = C + S

La producción de equilibrio.

Suponemos un mundo en el que todos los precios están dados y son constantes.

La demanda agregada.

La demanda agregada es la cantidad total de bienes demandados en la economía. Supondremos que la


cantidad demandada de bienes es constante e independiente del nivel de renta.

La producción de equilibrio.

La producción se encuentra en su nivel de equilibrio cuando la cantidad producida es igual a la


demandada. Una situación de equilibrio es aquella que no se ve sometida a fuerzas que puedan alterarla.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 8

El punto E es el punto de equilibrio de la producción, en el que la cantidad producida es igual a la


demandada. Supongamos que las empresas están produciendo cualquier otra cantidad. En ese caso, la
producción sería mayor que la demanda. Las empresas serían incapaces de vender todo lo que producen
y se encontrarían con que sus almacenes se estarían llenando de existencias de bienes no vendidos.
En tal caso, disminuirían su producción. Esto viene
representado por la flecha horizontal dirigida hacia la
izquierda.
Demanda agregada

45°
EI > 0 De forma similar, si la producción fuera inferior, las empresas,
o bien agotarían sus bienes, o bien estarían reduciendo sus
EI < 0 E DA
existencias. Por tanto, incrementarían su producción, tal como
muestra la flecha horizontal dirigida hacia la derecha.

Producción
En el punto E, que es el nivel de equilibrio de la producción, las empresas están vendiendo todo lo que
producen y el público está comprando la cantidad que desea adquirir. En cualquier otro nivel de
producción, la presión procedente de los incrementos o descensos de las existencias hace que las
empresas varíen el nivel de producción.

La producción de equilibrio y la identidad de la renta nacional.

La demanda agregada es la cantidad de bienes que el público desea comprar, mientras que en la
contabilidad nacional la inversión y el consumo son las cantidades de bienes efectivamente comprados
para invertir o consumir.
La demanda agregada realizada (C + I) es igual al nivel de producción (Y), que es determinado por las
empresas. La demanda agregada planeada se compone de la cantidad de consumo que las economías
domésticas planean llevar a cabo, más la cantidad de inversión planeada por las empresas. Si las
empresas calculan erróneamente las demandas de consumo de las economías domésticas, la demanda
agregada planeada no es igual a la demanda agregada realizada.
Cuando la demanda agregada no es igual a la producción, tiene lugar una inversión no planeada en
existencias. EI = Y – DA, donde EI son los aumentos no planeados de las existencias.
Cuando la producción es superior, existe una inversión no planeada en existencias. Cuando la producción
es inferior, hay reducciones no planeadas de las existencias.
El nivel de equilibrio de la renta es el nivel de renta (o de producción) en el que el gasto planeado es
igual a la producción efectiva, de forma que no hay acumulación ni desacumulación involuntaria de
existencias.

La producción de equilibrio y la demanda.

La producción alcanza su nivel de equilibrio cuando es igual a la demanda agregada o, lo que es lo mismo,
cuando la acumulación no planeada de existencias es 0. Es decir: Y = DA Por lo tanto:
1. La demanda agregada determina el nivel de equilibrio de la producción.
2. En el equilibrio, las variaciones inesperadas de las existencias son nulas y las economías domésticas
consumen lo que desean consumir.
3. Un proceso de ajuste de la producción, basado en variaciones inesperadas de las existencias dirige,
de hecho, a la producción a su nivel de equilibrio.

La función de consumo y la demanda agregada.

La función de consumo.

Suponemos que la demanda de consumo aumenta con el nivel de renta: C = C + cY, donde C > 0 y 0< c< 1.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 9

La ordenada al origen es C y la pendiente, c. La función de consumo muestra que el consumo aumenta a


medida que aumenta la renta.
Implica que en los niveles bajos de renta, el consumo es mayor
que la renta, mientras que en los niveles elevados el consumo es
C S>0 inferior.
45°
A lo largo de la recta de 45°, la renta es igual al consumo.
Consumo

C = C + cY
Cuando los niveles de renta son bajos, los individuos están
desahorrando. En los niveles de renta elevados, las economías
C S<0 domésticas ahorran, puesto que el consumo es menor que la
renta.
Y
Y El coeficiente c se llama la propensión marginal a consumir o
Renta
propensión marginal al consumo; y es el incremento del consumo
por unidad de incremento de la renta.

El consumo y el ahorro.

La renta que no se gasta en consumo se ahorra. La función de ahorro es la función que relaciona el nivel
de ahorro con el nivel de renta. Sustituyendo la función de consumo en la restricción presupuestaria,
obtenemos la función de ahorro:
S=Y–C
S = Y – (C + cY)
S = - C + (1 – c)Y
El ahorro es una función creciente del nivel de renta, porque la propensión marginal a ahorrar (s =
1 – c) es positiva.
En los niveles bajos de renta, el ahorro es negativo, lo que refleja el hecho de que el consumo es mayor
que la renta. En niveles de renta elevados, el ahorro es positivo.
La distancia vertical entre la función de consumo y la recta de 45° en cada nivel de renta, mide el
ahorro.

La inversión planeada y la demanda agregada.

La demanda agregada es la suma de las demandas de consumo y de inversión:


DA = C + I
DA = C + cY + I
DA = A + cY

La renta y la producción de equilibrio.


Solo en E y para el correspondiente nivel de equilibrio de la
45° renta y la producción, Y0, es la demanda agregada exactamente
igual a la producción. A ese nivel de producción y renta, el
gasto planeado tiene precisamente el mismo nivel que la
C E EI > 0 producción.
Las empresas elevan la producción cuando ésta es inferior a Y0,
Consumo

C = C + cY
porque por debajo de ese nivel, la demanda agregada es
A EI < 0 superior a la producción, y las existencias disminuyen. En los
niveles de producción superiores a Y0, las empresas se
C
encuentran con que sus existencias se están acumulando, por lo
que reducen la producción. Este proceso nos conduce al nivel de
Renta Y0 Y
producción Y0, donde la producción corriente es exactamente
igual al gasto agregado planeado.

En el nivel de producción Y0, las variaciones inesperadas de las existencias son iguales a cero.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 10

Fórmula de la producción de equilibrio.

Y = DA
Y = A + cY
Y – cY = A
Y(1 – c) = A
1
Y0 = A
1− c
A es el nivel de gasto autónomo, es decir, el gasto que es independiente del nivel de renta. Dada la
ordenada en el origen, una función de demanda agregada más inclinada, como implicaría una propensión
marginal a consumir más elevada, significa un mayor nivel de equilibrio de la renta. De forma similar,
dada una propensión marginal a consumir, un nivel más alto de gasto autónomo, implica un nivel de renta
más elevado.
Así pues, el nivel de equilibrio de la producción es más alto cuanto mayor es la propensión marginal a
consumir, c, y cuanto mayor es el nivel de gasto autónomo, A.

El ahorro y la inversión.

En condiciones de equilibrio, la inversión planeada es igual al ahorro. Esta condición se aplica


únicamente a una economía en la que no hay sector público ni comercio exterior.
La distancia vertical entre las curvas de demanda agregada y de consumo es igual al gasto planeado de
inversión, I. La distancia vertical entre la curva de consumo y la recta de 45° mide el ahorro
correspondiente a cada nivel de renta.
En el nivel de equilibrio de la renta, las dos distancias verticales son iguales. Cuando la renta alcanza su
nivel de equilibrio, el ahorro es igual a la inversión (planeada). Por el contrario, cuando alcanza un nivel
superior al de equilibrio, Y0, el ahorro es superior a la inversión, mientras que cuando alcanza uno
inferior, la inversión es mayor que el ahorro.
Y = DA
Y – C = DA – C
S=I

El multiplicador.

Supongamos que la producción aumenta en 1 dólar. Este incremento de la producción y la renta daría
lugar, a su vez, a un aumento adicional del gasto inducido, ya que el consumo aumenta debido al aumento
de la renta. De cada dólar adicional de renta, se consume una fracción c. Supongamos entonces que la
producción vuelve a aumentar para hacer frente a este gasto inducido, es decir, que la producción y, por
tanto, la renta, se incrementan en 1 + c. Esto todavía nos deja con un exceso de demanda, porque el
hecho mismo de que la producción y la renta se incrementen en 1 + c originará un gasto inducido
adicional.
El múltiplo 1/(1 – c) se llama multiplicador. El multiplicador es la cuantía en la que varía la producción de
equilibrio cuando la demanda agregada autónoma se incrementa en una unidad. Puesto que el
multiplicador es mayor que la unidad, sabemos que una variación de 1 dólar del gasto autónomo
incrementa la renta en más de 1 dólar. Definiendo el multiplicador como α, tenemos:
1
α= Cuando mayor es la propensión marginal a consumir, mayor es el multiplicador.
1− c
Podemos utilizar la relación s = 1 – c para obtener una fórmula equivalente del multiplicador en función
de la propensión marginal a ahorrar: α = 1/s
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 11

El sector público.

El sector público afecta a la renta de equilibrio de dos formas distintas. En primer lugar, las compras
gubernamentales de bienes y servicios (G) son un componente de la demanda agregada. En segundo
lugar, los impuestos y las transferencias afectan a la relación entre la producción y la renta (Y) y la
renta disponible que recibe el sector privado (YD).
C + I + G = S + (T – TR) + C
DA = C + I + G
El consumo ya no depende de la renta sino que depende de la renta disponible, YD, que es la renta neta
de que disponen para el gasto las economías domésticas, después de pagar impuestos al sector público y
de recibir transferencias del mismo. La función de consumo es ahora:
C = C + cYD = C + c(Y – TR – T)
La política fiscal es la política que sigue el sector público con respecto al nivel de sus compras, al nivel
de sus transferencias y a la estructura impositiva. Suponemos que el sector público compra una
cantidad constante (G = G), realiza transferencias de una cuantía constante, (TR = TR), y recauda una
fracción, t, de la renta en forma de impuestos (T = tY): C = (C + cTR) + c(1 – t)Y
La presencia de las transferencias eleva el gasto autónomo de consumo en una cuantía igual al producto
de la propensión marginal a consumir sobre la renta disponible, c, por el volumen de transferencias. La
presencia de los impuestos sobre la renta, por el contrario, reduce el gasto de consumo
correspondiente a cada nivel de renta, debido a que el consumo de las economías domésticas está
relacionado con la renta disponible y no con la renta propiamente dicha, y los impuestos sobre la renta
reducen la renta disponible en relación al nivel de renta.
Aunque la propensión marginal a consumir sobre la renta disponible sigue siendo c, ahora la propensión
marginal a consumir sobre la renta es c(1 – t), donde (1 – t) es la fracción de la renta sobrante después
de pagar impuestos. Ahora tenemos:
DA = (C + cTR + I + G) + c(1 – t)Y
DA = A + c(1 – t)Y
La nueva curva de demanda agregada denominada
DA’ en el gráfico, parte de un punto más elevado
DA DA’ = (C + I + cTR + G) + c(1 – t)Y que la curva original, DA, pero tiene una pendiente
45°
Demanda agregada

menor. La ordenada en el origen es mayor porque


DA = C + I + cY ahora incluye el gasto público, G, y la parte de
consumo debida a las transferencias del sector
público, cTR. La pendiente es menor porque ahora
las economías domésticas tienen que dedicar una
parte de cada dólar de renta a pagar impuestos.
Renta Y

La renta de equilibrio.

Volvamos a la condición de equilibrio del mercado de bienes, Y = A + c(1 – t)Y


Podemos despejar Y0, el nivel de equilibrio de la renta, de esta ecuación:
Y[1 – c(1 – t)] = A
1
Y0 = A
1 − c(1 − t )

Los impuestos sobre la renta y el multiplicador.

Los impuestos sobre la renta reducen el multiplicador, porque reducen el incremento del consumo
inducido por las variaciones de la renta.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 12

Efectos de una variación de las compras del sector público.

Un incremento de las compras del sector público es


una variación del gasto autónomo, por lo que
traslada hacia arriba la curva de demanda agregada,
45° DA’ = A’ + c(1 – t)Y
Demanda agregada

en una cuantía igual al incremento de las compras


DA E’ gubernamentales. En el nivel inicial de producción y
∆G
DA = A + c(1-t)Y de renta, la demanda de bienes es mayor que la
A’ ∆G E producción y, como consecuencia, las empresas
expanden esta última hasta que se alcanza el nuevo
A equilibrio en el punto E’. La variación de la renta de
equilibrio será igual a la variación de la demanda
Y0 Y’
Y agregada, es decir:
Renta, producción

∆Y0 = ∆G + c(1 – t)∆Y0, donde hemos supuesto que los restantes términos (C, TR, e i) son constantes.
Así pues, la variación de la renta de equilibrio es:
1
∆Y0 = ∆G = α∆G
1 − c(1 − t )
donde hemos introducido la notación α para referirnos al multiplicador cuando existen impuestos sobre
1
la renta: α =
1 − c(1 − t )
Un incremento del gasto público de 1 dólar provocará un incremento de la renta mayor que un dólar.

Los impuestos sobre la renta como estabilizadores automáticos.

Un impuesto proporcional sobre la renta reduce el multiplicador. Decimos que un impuesto proporcional
sobre la renta es un estabilizador automático. Un estabilizador automático es cualquier mecanismo de
la economía que reduce la cuantía en la que varía la producción en respuesta a una variación de la
demanda autónoma.
Las prestaciones del desempleo y el impuesto proporcional sobre la renta son dos estabilizadores
automáticos que mantienen el multiplicador en un nivel bajo y que evitan, por tanto, que la economía
responda intensamente a cualquier pequeña variación de la demanda autónoma.

Efectos de un incremento de las transferencias.

Un incremento de las transferencias por valor de 1 dólar eleva, por tanto, la demanda autónoma en una
cuantía c. El incremento es menor que el incremento total de las transferencias porque se ahorra parte
de la transferencia.
Por consecuencia, el multiplicador de un incremento de las transferencias es el producto de c por el
multiplicador del gasto público.

Efectos de una variación del tipo impositivo.

Una reducción del tipo del impuesto sobre la renta se representa en el gráfico por un incremento de la
pendiente de la función de demanda agregada, porque la pendiente es igual a la propensión marginal a
gastar sobre la renta, c(1 – t). En el nivel inicial de renta, la demanda agregada de bienes es ahora
mayor que la producción, porque la reducción de los impuestos provoca un incremento del consumo. El
nuevo nivel de equilibrio de la renta es Y’.
1
∆Y0 = - .c.Y0.∆t
1 − c(1 − t ' )
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 13

Demanda agregada DA’ = A + c(1 – t’)Y


DA E’ 45°
DA = A + c(1-t)Y
E

Y0 Y’
Y
Renta, producción

El presupuesto.

El superávit presupuestario (SP) es el exceso de los ingresos del sector público sobre sus gastos
totales: SP = T – G – TR
Un superávit presupuestario negativo, es decir, un exceso del gasto sobre los impuestos, es un déficit
presupuestario (DP): DP = - SP = G + TR – T
Si sustituimos el supuesto de que hay un impuesto proporcional sobre la renta, que proporciona unos
ingresos impositivos, T = tY, tenemos: SP = tY – G – TR
Para bajos niveles de renta, el presupuesto está en déficit porque los pagos, G + TR, son mayores que la
recaudación impositiva. Para niveles elevados de renta, por el contrario, el presupuesto presenta un
superávit, puesto que la recaudación del impuesto sobre la renta sobrepasa a los gastos.

Efectos en el superávit presupuestario de una variación de las compras gubernamentales y de los


impuestos.

El incremento de las compras del sector público dará lugar a un incremento (multiplicado) de renta y,
como consecuencia, a un incremento de la recaudación del impuesto sobre la renta.
La variación de la renta debida a un incremento de las compras del sector público es igual a ∆Y0 = α∆G.
Una fracción de ese incremento de la renta se recauda en forma de impuestos, de modo que los
ingresos impositivos se incrementan en tα∆G. La variación del superávit presupuestario es, por tanto:
∆SP = ∆T - ∆G
∆SP = tα∆G - ∆G
 t 
∆SP = 1 − c(1 − t ) − 1 ∆G
 
(1 − c)(1 − t )
∆SP = ∆G que es inequívocamente negativo.
1 − c(1 − t )
Un incremento de las compras del sector público reducirá el superávit presupuestario, aunque en una
cuantía considerablemente menor que el incremento de las compras.

Una variación simultánea de los impuestos y de las compras.

Supongamos una variación de la política fiscal que reduce el tipo impositivo y las compras
gubernamentales. El efecto combinado de las dos acciones es un descenso de la renta.
La razón es que parte de la reducción de los impuestos se ahorra, de modo que no toda la reducción
impositiva se convierte en un incremento de la demanda agregada. Sin embargo, la totalidad de la
reducción del gasto público va a disminuir la demanda agregada. Por lo tanto, esta política fiscal reduce
efectivamente la demanda agregada y, como consecuencia, la renta.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 14

El multiplicador del presupuesto equilibrado.

El multiplicador del presupuesto equilibrado es exactamente igual a 1. Es decir, un incremento de las


compras del sector público acompañado de un incremento de los impuestos de igual cuantía, aumenta el
nivel de renta exactamente en la misma cuantía que el incremento de las compras.
Una reducción de las compras del sector público manteniendo el presupuesto equilibrado, reduce la
renta de equilibrio y un incremento de un dólar de las compras gubernamentales produce un efecto en la
renta de equilibrio mayor que el de una reducción impositiva de un dólar. Una reducción de los
impuestos por importe de un dólar sólo incrementa el gasto de consumo en una fracción de dólar y el
resto se ahorra, mientras que las compras del sector público se reflejan totalmente en una variación de
la demanda agregada.

El superávit presupuestario de pleno empleo.

Los incrementos de los impuestos aumentan el superávit y los incrementos del gasto público lo reducen.
Los incrementos de los impuestos reducen el nivel de renta y los incrementos de las compras del sector
público y de las transferencias lo incrementan. Sin embargo, el superávit puede variar pasivamente
como consecuencia de las variaciones del gasto privado autónomo.
El superávit presupuestario de pleno empleo (SP*) mide el presupuesto no en el nivel efectivo de renta,
sino en el nivel de renta de pleno empleo o producción potencial. Utilizando Y para designar el nivel de
renta de pleno empleo, podemos escribir: SP* = tY – G – TR
Para ver la diferencia entre el presupuesto efectivo y el de pleno empleo, restamos el presupuesto
efectivo, y obtenemos: SP* - SP = t(Y – Y) La única diferencia se debe a la recaudación de los
impuestos sobre la renta. Si la producción es inferior a la de pleno empleo, el superávit de pleno empleo
es mayor que el efectivo. Por el contrario, si la producción efectiva es mayor que la de pleno empleo, el
superávit de pleno empleo es inferior al efectivo.

El dinero, el interés y la renta.

1. Una política fiscal expansiva aumentaría en primer lugar el gasto y la renta. Sin embargo, este
incremento de la renta afectaría a los mercados de activos aumentando la demanda de dinero y
elevando, por ello, los tipos de interés. El aumento de los tipos de interés, a su vez, reduce el gasto
agregado y, por tanto, amortigua los efectos expansivos de la política fiscal. De hecho, en
determinadas condiciones, el incremento de los tipos de interés puede ser lo suficientemente
importante como para anular totalmente dichos efectos.
2. La composición de la demanda agregada entre el gasto de consumo y el gasto de inversión va a
depender del tipo de interés. La elevación de los tipos de interés desalienta la demanda agregada,
principalmente porque reduce la inversión. Así pues, una política fiscal expansiva tendería a
aumentar el consumo a través del multiplicador, pero tendería a reducir la inversión a través del
incremento inducido de los tipos de interés.

El mercado de bienes y la curva IS.

La curva de equilibrio del mercado de bienes, o curva IS, muestra las combinaciones de tipos de interés
y niveles de renta tales que el gasto planeado es igual a la renta.
A
Y0 = c = c(1 – t)
1− c
La renta de equilibrio en este modelo tiene dos determinantes: el gasto autónomo, A, y la propensión a
consumir sobre la renta, c. El gasto autónomo incluye el gasto público, el gasto de inversión y el gasto
de consumo autónomo. La propensión a consumir sobre la renta depende de la propensión a consumir
sobre la renta disponible, c, y de la fracción de cada dólar que queda después de pagar los impuestos, 1
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 15

– t. Cuanto más elevados son el nivel del gasto autónomo y la propensión a consumir, más elevado es el
nivel de equilibrio de la renta.

La inversión y el tipo de interés.

La tasa de inversión planeada es menor cuanto más elevado es el tipo de interés. Cuanto más elevado es
el tipo de interés menos beneficios tiene la empresa después de pagar los intereses, y menos querrá
invertir.

La curva de demanda de inversión.

Especificamos la siguiente función de gasto de inversión: I = I – bi b > 0, donde i es el tipo de interés


y b mide la respuesta de la inversión al tipo de interés, I representa ahora el gasto de inversión
autónomo, es decir, el gasto de inversión que es independiente tanto de la renta como del tipo de
interés.
La posición de la curva de inversión está determinada por la
pendiente (el término b) y por el nivel de la inversión autónoma, I.
Tipo de interés

Si la inversión es muy sensible al tipo de interés, un pequeño


descenso de éste provocará un gran aumento de la inversión. Por
el contrario, si la inversión es poco sensible al tipo de interés, la
I curva será casi vertical. Las variaciones de la inversión autónoma,
I, trasladan la curva de inversión. Un incremento de I quiere
Gasto planeado de decir que, cualquiera que sea el tipo de interés, las empresas
inversión planean invertir más, lo que se reflejaría en un traslado de la
curva de inversión hacia la derecha.

El tipo de interés y la demanda agregada: la curva IS.

La demanda agregada sigue estando formada por la demanda de consumo, la inversión y el gasto público
en bienes y servicios. La diferencia estriba en que ahora la inversión depende del tipo de interés.
DA = C + I + G
DA = C + cTR + c(1 – t)Y + I – bi + G
DA = A + cY – bi
Un incremento del tipo de interés reduce la demanda agregada cualquiera que sea el nivel de renta,
porque reduce la inversión.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 16

E2 A + cY – bi2

Demanda agregada
El nivel de equilibrio de la renta, obtenido de la
DA 45° A + cY – bi1
A – bi2 E1 forma usual, es Y1 en el punto E1. Puesto que ese
nivel de renta de equilibrio se ha obtenido para un
A – bi1 nivel dado del tipo de interés, i1, podemos
representar ese par (i1, Y1) en el panel inferior, y
Y1 Y2
Y llamarle punto E1. Tenemos así un punto, E1, de la
Renta, producción curva IS.
Considérese a continuación un tipo de interés
inferior, i2. A este tipo de interés la demanda
agregada correspondiente a cada nivel de renta será
mayor, porque el gasto de inversión es más elevado.
i Esto implica un traslado hacia arriba de la curva de
Tipo de interés

demanda agregada. La curva se traslada hacia


i1 E1
arriba porque la ordenada en el origen, A – bi, se ha
incrementado. Dado el incremento de la demanda
i2 E2
agregada, observamos que el nivel de equilibrio de la
IS renta aumenta hasta E2, con un nivel asociado de
renta Y2. En el punto E2 del panel inferior
Y1 Y2
Y reflejamos el hecho de que un tipo de interés i2
Renta, producción implica un nivel de equilibrio de la renta, Y2, en el
sentido de que el mercado de bienes está en
equilibrio (o que se vacía). El punto E2 es otro punto
de la curva IS.

Podemos referirnos, por tanto, a la curva IS como curva de equilibrio en el mercado de bienes. La
curva IS tiene pendiente negativa, lo que refleja el incremento de la demanda agregada asociado a una
reducción del tipo de interés.

La pendiente de la curva IS.

La curva IS tiene pendiente negativa porque una elevación del tipo de interés reduce el gasto de
inversión, reduciéndose por tanto la demanda agregada y, con ella, el nivel de equilibrio de la renta. La
pendiente de la curva depende de lo sensible que sea la inversión a las variaciones del tipo de interés y
también del multiplicador α.

El papel del multiplicador.

Cuanto mayor es el multiplicador mayor es la variación de la renta. En realidad, la variación del tipo de
interés y la variación inducida de la inversión actúan sobre la demanda agregada de la misma forma que
una variación del gasto autónomo A.
Puesto que la pendiente de la curva IS depende del multiplicador, la política fiscal puede afectar a
dicha pendiente. El multiplicador depende del tipo impositivo: un incremento de éste reduce el
multiplicador. Como consecuencia, cuanto más elevado es el tipo impositivo, más inclinada es la IS.

La posición de la curva IS.

Un incremento del gasto autónomo traslada la curva IS hacia la derecha. La curva IS se traslada
horizontalmente una distancia igual al producto del multiplicador por la variación del gasto autónomo.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 17

Posiciones fuera de la curva IS.

En el punto E3 del segundo gráfico tenemos el mismo


tipo de interés que en el E2, pero el nivel de renta
45° A + cY – bi2 es menor. Puesto que en E3 el tipo de interés es el
DA E2 mismo que en E2, a los dos puntos les debe
Demanda agregada

E3
A + cY – bi1 corresponder la misma función de demanda
E4 agregada. En el punto E3 de dicha curva la demanda
E1
agregada es mayor que el nivel de producción. E3 es,
por tanto, un punto de exceso de demanda de
bienes; o el tipo de interés es demasiado bajo, o la
Y1 Y2
Y producción es demasiado baja, para que el mercado
Renta, producción de bienes esté en equilibrio.
Consideremos a continuación el punto E4 del segundo
gráfico. En él tenemos el mismo tipo de interés que
en E1, pero el nivel de renta es más elevado. Dado el
tipo de interés, el punto correspondiente en el
i primer gráfico es E4, donde tenemos un exceso de
Tipo de interés

EOB oferta de bienes, ya que la producción es mayor que


i1 E1 E4
la demanda agregada que corresponde al tipo de
EDB interés i1 y al nivel de renta Y2. Los puntos situados
i2 E3 E2
encima y a la derecha de la curva IS son puntos de
IS exceso de oferta de bienes (EOB). Los puntos
situados debajo y a la izquierda de la curva IS son
Y1 Y2
Y puntos de exceso de demanda de bienes (EDB)
Renta, producción

Los mercados de activos y la curva LM.

Los mercados de activos son mercados en los que se intercambia dinero, bonos, acciones, etc.
Agruparemos todos los activos financieros existentes en dos grupos, dinero y activos generadores de
intereses.

La restricción de la riqueza.

Un individuo tiene que decidir cómo distribuir su riqueza. Cuantos más bonos posea, más intereses le
generará su riqueza financiera total. Cuanto más dinero mantenga, menos probable es que el individuo
no disponga de dinero cuando quiera hacer una compra.
La suma de las demandas de dinero y de bonos de un individuo tiene que ser igual al total de su riqueza
financiera.

La demanda de dinero en términos reales y en términos nominales.

La demanda de dinero en términos nominales es la demanda de un determinado número de dólares y, de


forma similar, la demanda nominal de bonos es la demanda de una determinada cantidad de dólares en
bonos. La demanda de dinero en términos reales es la demanda de dinero expresada en términos del
número de unidades de bienes que puede comprar ese dinero; es igual a la demanda nominal de dinero
dividida por el nivel de precios.
Los saldos monetarios en términos reales – saldos reales – son la cantidad de dinero en términos
nominales dividida por el nivel de precios, y la demanda de dinero en términos reales se denomina
demanda de saldos reales.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 18

La restricción presupuestaria de la riqueza en los mercados de activos afirma que la suma de la


demanda de saldos reales, que llamamos L, más la demanda real de bonos, que llamamos DB, debe ser
igual a la riqueza financiera real del individuo. La riqueza financiera real es simplemente la riqueza
WN
nominal, WN, dividida por el nivel de precios, P: L + DB =
P
Dada la riqueza en términos reales, cuando el mercado de dinero está en equilibrio, el mercado de bonos
WN M
también estará en equilibrio. La riqueza financiera real total es igual a: = + OB , donde M es la
P P
cantidad de saldos monetarios en términos nominales y OB es el valor real de la oferta de bonos. Si la
demanda de saldos reales es igual a la oferta de dinero en términos reales, la demanda real de bonos,
DB, debe ser igual a la oferta real de bonos, OB.
La restricción presupuestaria de la riqueza implica que cuando el mercado de dinero está en equilibrio (
L = M/P), también lo está el mercado de bonos (DB = OB). De la misma forma, cuando hay exceso de
demanda en el mercado monetario, hay un exceso de oferta de bonos.

La demanda de dinero.

La demanda de dinero es una demanda de saldos reales. La demanda de saldos reales depende del nivel
de renta real y del tipo de interés. La demanda de saldos reales aumenta con el nivel de renta real y
disminuye con el tipo de interés. Así pues, la demanda de saldos reales se puede expresar de la forma
siguiente:
L = kY – hi k>0yh>0
Los parámetros k y h reflejan la sensibilidad de la demanda de saldos reales al nivel de renta y al tipo
de interés, respectivamente.

La oferta de dinero, el equilibrio en el mercado de dinero y la curva LM.

La cantidad nominal de dinero, es controlada por el Sistema de la Reserva Federal. Suponemos que
tanto la cantidad nominal de dinero como el nivel de precios son constantes, M y P, respectivamente,
por lo que la oferta de dinero en términos reales es M/P.

LM
i i
E2
Tipo de interés

i2 E2
i2
E1
i1 i1 E1
L2
L1
Y1 Y2
Y M/P L
Renta, producción

En el gráfico la demanda de saldos reales es exactamente igual a la oferta disponible. Partiendo del
nivel de renta Y1, tenemos en el segundo gráfico la correspondiente curva de demanda de saldos reales,
L1, que se ha representado como una función decreciente del tipo de interés. La oferta existente de
saldos reales, M/P, está representada por una línea vertical, puesto que está dada y, por tanto, es
independiente del tipo de interés. El tipo de interés i1, vacía el mercado de dinero, ya que con este tipo
de interés, la demanda de saldos reales es igual a la oferta. Por tanto, E1, es un punto de equilibrio en
el mercado monetario, que se representa en el primer gráfico como un punto de la curva de equilibrio en
el mercado de dinero o curva LM. Un incremento de la renta hasta Y2 eleva la demanda de saldos reales
correspondiente a cada nivel del tipo de interés, por lo que la curva se traslada hacia arriba y hacia la
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 19

derecha, hasta L2. Para mantener el equilibrio en el mercado de dinero con ese nivel de renta más alto,
necesitamos un incremento del tipo de interés hasta i2. Por consiguiente, nuestro nuevo punto de
equilibrio es E2, que se representa en el primer gráfico como un punto de equilibrio en el mercado
monetario. Generamos una serie de puntos que pueden unirse para obtener la curva LM.
La curva LM o curva de equilibrio en el mercado de dinero, está formada por todas las combinaciones de
tipos de interés y niveles de renta con los que la demanda de saldos reales es igual a la oferta. A lo
largo de la curva LM, el mercado de dinero está en equilibrio.
La curva LM tiene pendiente positiva. Un incremento del tipo de interés reduce la demanda de saldos
reales. Para que ésta se mantenga igual a la oferta, que es fija, el nivel de renta tiene que crecer. El
equilibrio en el mercado de dinero implica que un incremento del tipo de interés va acompañado de un
incremento del nivel de renta.
Para que el mercado monetario esté en equilibrio, es necesario que la demanda sea igual a la oferta, o:
M
= kY – hi
P
1 M
i =  kY −  Esta relación, es la curva LM.
h P

La pendiente de la curva LM.

Si la demanda de dinero es relativamente insensible al tipo de interés, de modo que h tiene un valor
cercano a cero, la curva LM es casi vertical. Si la demanda de dinero es muy sensible al tipo de interés,
la LM es casi horizontal.

Posición de la curva LM.

A lo largo de la curva LM, la oferta de dinero en términos reales se mantiene constante. Esto implica
que una variación de la oferta monetaria real trasladará la curva LM.
El efecto de un incremento de la oferta monetaria en términos reales, hasta M’/P’ representado por un
traslado de la curva de oferta monetaria hacia la derecha. Cualquiera que sea el nivel de renta, el tipo
de interés de equilibrio tiene que ser menor, para inducir al público a absorber la mayor cantidad de
dinero en términos reales. Alternativamente, el nivel de renta debe ser más elevado cualquiera que sea
el tipo de interés, para aumentar la demanda de dinero para transacciones y absorber de este modo la
mayor oferta monetaria en términos reales.

Posiciones fuera de la curva LM.

LM
i i
E2
Tipo de interés

E3 E2
(EOM) E3
i2
E1 (EDM) E4
i1 E1
E4
L2
L1
Y1 Y2
Y M/P L
Renta, producción Saldos reales

Observemos en primer lugar el punto E1, donde el mercado monetario está en equilibrio. A continuación
supongamos que aumenta el nivel de renta a Y2. Ese aumento eleva la demanda de saldos reales y
traslada la curva de demanda a L2. Al tipo de interés inicial, la demanda de saldos reales vendría
indicada por el punto E4 en el segundo gráfico, y tendríamos un exceso de demanda de dinero. Por lo
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 20

tanto, el punto E4 del primer gráfico es un punto de exceso de demanda de dinero: el tipo de interés
demasiado bajo y/o el nivel de renta demasiado elevado para que el mercado de dinero se vacíe.
Consideremos el punto E3 del segundo gráfico. En él tenemos el nivel inicial de renta Y1, pero con un
tipo de interés demasiado elevado para que haya equilibrio en el mercado monetario. Por ello, tenemos
un exceso de oferta de dinero.
Más en general, cualquier punto situado a la derecha y debajo de la curva LM es un punto de exceso de
demanda de dinero y cualquier punto situado a la izquierda y encima de la curva LM es un punto de
exceso de oferta.

Equilibrio en los mercados de bienes y de activos.

Para que haya equilibrio simultáneo, los tipos de interés y la renta


tienen que ser tales que ambos, el mercado de bienes y el de
LM
Tipo de interés

dinero estén en equilibrio. Esta condición se satisface en el punto


i0 E
E del gráfico. El tipo de interés de equilibrio es, por tanto, i0, y el
nivel de equilibrio de la renta es Y0, dadas las variables exógenas,
IS
en concreto, la oferta monetaria en términos reales y la política
fiscal.
Y0
Renta, Producción El tipo de interés y el nivel de producción se determinan por la
interacción de los mercados de activos (LM) y de bienes (IS).

El principal supuesto del que partimos es que el nivel de precios es constante y que las empresas están
dispuestas a ofrecer cualquier cantidad de producto que se demande a ese nivel de precios.
En el punto E las empresas están produciendo la cantidad que planean y el público tiene la composición
de cartera que desea.

Variaciones de los niveles de equilibrio de la renta y del tipo de interés.

i
E’ LM Los niveles de equilibrio de la renta y del tipo de
i’
Tipo de interés

interés variarán cuando se trasladen la curva IS o


E la LM. Un incremento del gasto autónomo, igual a
i0
∆C, traslada la curva IS hacia la derecha en una
α∆C IS’ cuantía α∆C. Puede apreciarse que ahora la
∆Y0 IS variación de renta es sólo ∆Y0 que es claramente
inferior al traslado de la curva IS, α∆C.
Y0 Y’ Y
Renta, producción

El incremento del gasto autónomo tiende a elevar el nivel de renta, pero un aumento de la renta eleva la
demanda de dinero. Con la oferta de dinero fija, tiene que subir el tipo de interés para garantizar que
la demanda de dinero siga siendo igual a la oferta fija. Cuando sube el tipo de interés, disminuye el
gasto de inversión porque la inversión está relacionada negativamente con el tipo de interés. Por tanto,
la variación de la renta de equilibrio es menor que el traslado horizontal de la curva IS, α∆C.

Ajuste hacia el equilibrio.

Para estudiar como varían el tipo de interés y el nivel de renta a lo largo del tiempo, partimos de dos
supuestos:
1. La producción se incrementa siempre que hay un exceso de demanda de bienes y se contrae siempre
que hay un exceso de oferta.
2. El tipo de interés aumenta siempre que hay un exceso de demanda de dinero y disminuye siempre
que hay un exceso de oferta.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 21

Ajuste rápido del mercado de activos.

Puesto que el mercado de dinero se puede ajustar mediante la simple compra y venta de bonos, el tipo
de interés se ajusta rápidamente, por lo que, en realidad, el mercado de dinero siempre está en
equilibrio. Por tanto, en condiciones de equilibrio nos desplazamos a lo largo de la curva LM.
El mercado de bienes se ajusta de forma relativamente lenta, porque las empresas tienen que variar sus
programas de producción, y esto requiere tiempo.

La política monetaria.

Mediante la política monetaria, la Reserva Federal influye en la cantidad de dinero y, como


consecuencia, en el tipo de interés y en la renta. El instrumento fundamental son las operaciones de
mercado abierto, donde la Reserva Federal compra bonos a cambio de dinero, aumentando así la
cantidad de dinero, o vende bonos, reduciendo así la cantidad de dinero.
Cuando la Reserva Federal compra bonos, reduce la oferta de bonos disponible en el mercado y, de este
modo, trata de incrementar su precio o de rebajar su rendimiento. Sólo a un tipo de interés más bajo
estará el público dispuesto a mantener una fracción mayor de su riqueza.
El nivel de equilibrio de la renta aumenta porque la
compra en el mercado abierto reduce el tipo de interés
LM incrementando, de este modo, el gato de inversión. En
1 el punto inicial de equilibrio, E, el incremento de la
(∆M/P)
i k LM oferta monetaria crea un exceso de oferta de dinero, al
E
que el público se ajusta tratando de reducir sus
Tipo de interés

i0
i’ E’ tenencias de dinero mediante la compra de otros
E1 IS activos. Dado que los mercados de activos se ajustan
rápidamente, nos desplazamos inmediatamente al punto
E1, donde el mercado monetario se vacía y donde el
público desea mantener la mayor cantidad de dinero en
Y0 Y’ Y
Renta, producción términos reales, porque el tipo de interés ha disminuido
lo suficiente.

En el punto E1, sin embargo, hay un exceso de demanda de bienes. El descenso del tipo de interés, dado
el nivel inicial de renta, Y0 ha hecho que la demanda agregada aumente. En respuesta, la producción
aumenta y nos empezamos a desplazar hacia arriba a lo largo de la curva LM’. El tipo de interés
aumenta durante el proceso de ajuste porque el incremento de la producción eleva la demanda de
dinero. El incremento de la cantidad de dinero provoca, en primer lugar, una bajada de los tipos de
interés a medida que el público ajusta su cartera y, a continuación – como consecuencia del descenso de
los tipos de interés – un aumento de la demanda agregada.

El mecanismo de transmisión.

En el mecanismo de transmisión, el proceso a través del cual las variaciones de la política monetaria
afectan a la demanda agregada, consta de dos pasos esenciales. En primer lugar, un incremento de los
saldos reales genera un desequilibrio de cartera: al tipo de interés y al nivel de renta existentes, el
público está manteniendo una cantidad de dinero mayor que la que desea. Esto hace que trate de
reducir sus tenencias de dinero. La segunda etapa del proceso de transmisión tiene lugar cuando la
variación del tipo de interés afecta a la demanda agregada.

La trampa de la liquidez.

La trampa de la liquidez es una situación en la que el público está dispuesto, dado un tipo de interés, a
mantener cualquier cantidad de dinero que se ofrezca. Esto implica que la curva LM es horizontal y que
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 22

las variaciones de la cantidad de dinero no la trasladan. En ese caso, la política monetaria carece de
poder para influir en el tipo e interés.

El caso clásico.

El caso extremo opuesto a la curva LM horizontal, es la curva LM vertical. Esta curva es vertical
cuando la demanda de dinero es totalmente insensible al tipo de interés. En estas condiciones,
cualquier traslado de la curva LM produce un efecto máximo en el nivel de renta.
La curva LM vertical implica que la demanda de dinero depende solamente del nivel de renta y no del
tipo de interés. Una curva LM vertical no sólo implica que la política monetaria produce un efecto
máximo en el nivel de renta, sino también que la política fiscal no produce ninguno.

La política fiscal, el efecto desplazamiento y la combinación de políticas económicas.

El efecto desplazamiento tiene lugar cuando una política fiscal expansiva hace que los tipos de interés
aumenten, reduciéndose por ello el gasto privado, concretamente la inversión.
La combinación de políticas económicas es la aplicación conjunta de políticas monetaria y fiscal.

La política fiscal y el efecto desplazamiento.

Las variaciones de la política fiscal trasladan la curva IS. La ecuación de la curva IS es:
Y = α(A – bi) α = 1 / [1 – c(1 – t)]
G es un componente del gasto autónomo A. Tanto el gasto público como el multiplicador, afectan a la
curva IS.

Un incremento del gasto público.


El aumento de los niveles de gasto público elevará
i el nivel de la demanda agregada. Para satisfacer la
E’ LM mayor demanda de bienes, la producción debe
i’
Tipo de interés

aumentar. A cada nivel del tipo de interés, la


E E’’ renta de equilibrio debe aumentar en una cuantía
i0
igual al producto de α por el gasto público.
α∆G IS’ Si la economía está inicialmente en equilibrio en el
IS punto E y a continuación el gasto público aumenta,
nos desplazaríamos a E’’, si el tipo de interés se
Y0 Y’ Y’’ Y mantuviera constante.
Renta, producción

En ese punto el mercado de bienes está en equilibrio, en el sentido de que el gasto planeado es igual a la
producción. Pero el mercado de activos ya no está en equilibrio. La renta se ha incrementado y, por
tanto, la demanda de dinero es ahora más alta. El tipo de interés aumenta; pero a medida que aumenta
éste, el gasto privado se va reduciendo. El gasto de inversión planeado por las empresas disminuye
debido a la elevación de los tipos de interés y, como consecuencia, la demanda agregada desciende.
Sólo en E’ son iguales el gasto planeado y la renta y, al mismo tiempo, son iguales la cantidad demandada
de saldos reales y la oferta real de dinero, que está dada. El punto E’ es, por tanto, el nuevo punto de
equilibrio.

La magnitud del ajuste.

El incremento del gasto público eleva tanto la renta como el tipo de interés. El ajuste de los tipos de
interés y su influencia en la demanda agregada amortiguan el efecto expansivo del incremento del gasto
público.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 23

La cuantía en la que una expansión fiscal eleva la renta y el tipo de interés, depende de las pendientes
de la IS y la LM y del tamaño del multiplicador.
1. La renta aumenta más y los tipos de interés aumentan menos, cuanto más plana es la curva LM.
2. La renta aumenta menos y los tipos de interés aumentan menos, cuanto más plana es la curva IS.
3. La renta y los tipos de interés aumentan más cuanto mayor es el multiplicador α y, por tanto, cuanto
mayor es el traslado horizontal de la curva IS.

La trampa de la liquidez.

Si la economía se encuentra en la trampa de la liquidez, de forma que la curva LM es horizontal; el tipo


de interés no varía como consecuencia de la variación del gasto público y, por tanto, el gasto de
inversión no se reduce. No hay, en este caso, amortiguación de los efectos del incremento del gasto
público en la renta.
Si la demanda de dinero es muy sensible al tipo de interés, de modo que la curva LM es casi horizontal,
las variaciones de la política fiscal producen un efecto relativamente grande en la producción, mientras
que las variaciones de la política monetaria producen un efecto pequeño en el nivel de equilibrio de la
producción.

El caso clásico y el efecto desplazamiento.

Si la curva LM es vertical, un incremento del gasto público no produce ningún efecto en el nivel de
equilibrio de la renta, sólo existe un nivel de renta en el que hay equilibrio en el mercado de dinero.
Pero si el gasto público es más elevado y la producción no ha variado, tiene que haber ocurrido una
reducción compensadora del gasto privado. El incremento de los tipos de interés desplaza al gasto
privado de inversión. El efecto desplazamiento es la reducción del gasto privado (y concretamente, de
la inversión) asociada al incremento de los tipos de interés originado por la expansión fiscal. Si la curva
LM es vertical, habrá un efecto desplazamiento pleno.
Cuanto menos sensible sea la demanda de dinero al tipo de interés, mayor será la cuantía de la inversión
que se verá desplazada por una expansión fiscal y menor será el aumento de la producción.

¿Es probable el efecto desplazamiento?

En una economía con recursos desempleados, no habrá un efecto desplazamiento pleno porque, en
realidad, la curva LM no es vertical.
El término (G + TR – T) es el déficit presupuestario. Un incremento del déficit, dado el ahorro, debe
reducir la inversión. Es decir, cuando el déficit aumenta, el sector público tiene que pedir prestado
para pagar su exceso de gasto. Este endeudamiento “se come” parte del ahorro, quedando una cantidad
menor disponible para que las empresas consigan fondos con los que llevar a cabo sus planes de
inversión. Pero si el ahorro aumenta con el incremento del gasto público, porque aumenta la renta, no
tiene por qué producirse un descenso de la inversión de la misma cuantía que el incremento del gasto
público. En una economía con desempleo, el efecto desplazamiento es incompleto porque el incremento
de la demanda de bienes aumenta la renta y la producción reales; el ahorro aumenta y los tipos de
interés no suben lo suficiente como para ahogar a la inversión.
En segundo lugar, si hay desempleo y, por tanto, es posible expandir la producción, los tipos de interés
no tienen por qué subir en absoluto cuando aumenta el gasto público, por lo que no tiene por qué haber
efecto desplazamiento, debido a que las autoridades monetarias pueden acomodarse a la expansión
fiscal mediante un incremento de la oferta monetaria. La política monetaria es acomodante cuando, en
el transcurso de una expansión fiscal, se incrementa la oferta monetaria para evitar que aumenten los
tipos de interés.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 24

La composición de la producción.

Tanto la política monetaria como la fiscal se pueden utilizar para expandir la demanda agregada y
aumentar así el nivel de equilibrio de la producción.
La política monetaria actúa estimulando los componentes de la demanda agregada que dependen del tipo
de interés, principalmente el gasto de inversión. La política fiscal actúa de un modo que depende de
cuales son los bienes concretos que el sector público compra, o de cuáles son los impuestos y las
transferencias que varían.
Dada la cantidad de dinero, todas las políticas fiscales expansivas tienen en común que aumenta el tipo
de interés.

Un subsidio a la inversión.

LM
i ∆I i
Tipo de interés

i’0 E’
i2
i0
i1 E
I’ IS’
I
IS
I0 I’0 Y0 Y’0
Inversión Renta, producción
Cuando el sector público subsidia a la inversión, lo que hace en definitiva es pagar una parte del costo
de la inversión de cada empresa. Un subsidio a la inversión traslada la curva de inversión del primer
gráfico. Al ser más elevado el gasto de inversión, aumenta la demanda agregada.
La curva IS se traslada una distancia que es igual al producto del multiplicador por el incremento de la
inversión autónoma originado por el subsidio. El nuevo equilibrio tiene lugar en el punto E’, donde los
mercados de bienes y de dinero vuelven a estar en equilibrio. El incremento del tipo de interés, sólo ha
amortiguado la influencia del subsidio a la inversión, pero no lo ha anulado.

Análisis formalizado del modelo IS – LM.

La renta y el tipo de interés de equilibrio.

La intersección de las curvas IS y LM determina la renta y el tipo de interés de equilibrio. La ecuación


de la curva IS es: Y = α(A – bi), y la ecuación que describe el equilibrio en el mercado monetario es: i
1 M
= (kY − )
h P
hα bα M
Agrupando términos y despejando, obtenemos: Y = A+
h + kbα h + kbα P
El nivel de equilibrio de la renta depende de dos variables exógenas: el gasto autónomo, A, que incluye
los parámetros de la política fiscal (C, I, G, t, TR) y la cantidad de dinero en términos reales, M/P. La
renta de equilibrio es más elevada cuanto mayor es el gasto autónomo, A, y cuanto mayor es la cantidad
de saldos reales.

El multiplicador de la política fiscal.

El multiplicador de la política fiscal nos indica en cuánto varía el nivel de equilibrio de la renta como
consecuencia de un incremento del gasto público, manteniendo constante la cantidad de dinero en
términos reales. El efecto que produce en la renta un incremento del gasto público:
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 25

∆Y 0 hα
= Esta expresión tiende a cero cuando h es muy pequeño y será igual a α cuando h
∆G h + bkα
tienda a infinito. De forma similar, cuando b o k son bajos, disminuye el efecto que produce el gasto
público en la renta. Un valor de k elevado implica un gran incremento de la demanda de dinero a medida
que aumenta la renta y, por lo tanto, un gran incremento del tipo de interés para mantener el equilibrio
en el mercado de dinero. En combinación con un valor elevado de b, implica una gran reducción de la
demanda agregada privada.

El multiplicador de la política monetaria.

El multiplicador de la política monetaria nos indica cuánto aumenta el nivel de renta como consecuencia
de un incremento de la cantidad de dinero en términos reales, manteniendo invariable la política fiscal.
Los efectos que produce en la renta un incremento de la cantidad real de dinero:
∆Y 0 bα
= Cuanto más pequeños sean h y k y cuanto mayores sean b y α, más expansivo
∆( M / P ) h + bkα
será el efecto producido por un incremento de los saldos reales en el nivel de equilibrio de la renta.
Unos valores elevados de b y de α corresponden a una curva IS muy plana.

El caso clásico y la trampa de la liquidez.

M
Y = (1/k) Si la demanda de dinero no depende del tipo de interés y sólo depende del nivel de renta,
P
la oferta monetaria es el único determinante de la renta. En este caso clásico, el nivel de renta
nominal, PY, es proporcional a la cantidad de dinero en términos nominales. Las variaciones de la
cantidad nominal de dinero dan lugar a unas variaciones de la renta de la misma proporción. Además,
aunque la renta depende del dinero, es totalmente insensible a la política fiscal.

El tipo de interés y la política fiscal.

Un incremento del gasto público origina un aumento incipiente de la demanda agregada y la renta, pero
éste eleva inmediatamente la demanda de dinero. Con una oferta monetaria invariable, los tipos de
interés se dispararían hacia arriba. Pero el aumento de los tipos de interés no consigue reducir en
absoluto la cantidad demandada de dinero. Sin embargo, sí afecta al gasto de inversión privada. A
medida que aumentan los tipos de interés por el exceso de demanda de dinero, desciende el gasto de
inversión. La caída de la inversión compensa exactamente el aumento del gasto público y el nivel de
renta permanece invariable.

La trampa de la liquidez.

En la trampa de la liquidez el dinero no importa para la determinación de la renta, por ser su demanda
tan sensible a los tipos de interés. Basta una mínima variación de los tipos de interés para eliminar los
desequilibrios del mercado monetario que pudieran surgir como consecuencia de las variaciones de la
oferta monetaria o de la renta. Y por ser tan pequeñas esas variaciones correctoras de los tipos de
interés, ni siquiera afectan a la demanda agregada. Cuando el valor de h es extraordinariamente
elevado, el gasto de inversión no se ve influido ni por la política monetaria ni por la fiscal.

El consumo, la riqueza y los retardos.

La función de consumo es: C = C + cYD C > 0 1>c>0


Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 26

La propensión media a consumir disminuye a medida que aumenta la renta disponible. Si la ordenada en
el origen fuera nula, se desprendería que el consumo es proporcional a la renta disponible, siendo C / YD
= c. Las propensiones media y marginal serían iguales.

La teoría del consumo y del ahorro del ciclo vital.

La función de consumo tiene su fundamento en la idea de que el comportamiento de las personas en


cuanto al consumo en un período dado está relacionado con su renta en dicho período. La hipótesis del
ciclo vital considera, en cambio, que las personas planifican su comportamiento respecto al consumo y al
ahorro a lo largo de amplios períodos, con la intención de distribuir su consumo de la mejor manera a lo
largo de toda su vida.
Vamos a obtener una función de consumo de la forma: C = aWR + cYL donde WR es la riqueza real, a es
la propensión marginal a consumir respecto a la riqueza, YL es la renta laboral y c es la propensión
marginal a consumir respecto a la renta laboral.
Considérese una persona que espera tener una vida total de VT años, tener una vida activa y percibir
rentas del trabajo durante VA años, y estar jubilado (VT – VA) años. El primer año de esta persona es
también su primer año de trabajo. Vamos a suponer, también, que los ahorros no generan ningún
interés, de manera que el ahorro corriente se convierte en su totalidad en posibilidades futuras de
consumo.
La renta laboral, YL, como el consumo, C, se miden en términos reales. Puesto que va a trabajar VA
años, la renta recibida a lo largo de su vida es (YL x VA). El consumo a lo largo de la vida de esta
persona no puede ser mayor que la renta recibida a lo largo de su vida, a no ser que haya nacido con
riqueza, lo que hemos supuesto inicialmente que no ocurre. Hemos encontrado el límite que tiene su
consumo a lo largo de toda su vida.
Vamos a suponer que la persona quiere distribuir su consumo a lo largo de su vida de manera uniforme.
Este supuesto implica que el consumo no depende de la renta corriente (que es nula durante la
jubilación), sino más bien de la renta recibida a lo largo de la vida.
El consumo a lo largo de la vida es igual a la renta recibida a lo largo de la vida, lo que significa que el
nivel planeado de consumo, C, que es el mismo en cada período, multiplicado por el número de años de
vida, VT, es igual a la renta recibida a lo largo de la vida: C x VT = YL x VA. Despejando el consumo
VA
planeado por año, C, que es proporcional a la renta laboral: C = YL Esta ecuación indica que en cada
VT
año de vida activa se consume una fracción de la renta laboral, que es igual a la proporción entre la vida
activa y la vida total.

El ahorro y el desahorro.

La contrapartida de esta ecuación es la función de ahorro. Recordando que el ahorro es igual a la renta
 VT − VA 
menos el consumo, tenemos que: S = YL – C = YL   Esta ecuación afirma que el ahorro
 VT 
correspondiente al período en que la persona trabaja es igual a una fracción de la renta laboral, que es
igual a la proporción del total de la vida en que está retirada.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 27

A lo largo de toda la vida hay un flujo


constante de consumo a la tasa C, que
WRmax
asciende, en total, a (C x VT). Este gasto de
Activos consumo se financia con la renta corriente
durante la vida activa. En el retiro, este
gasto de consumo se financia con los ahorros
YL
Ahorro que se han acumulado durante la vida activa.
C Por tanto, el ahorro durante los años en
Desahorro
activo financia el desahorro durante la
jubilación.
WL NL Tiempo

La idea importante de la teoría del consumo consiste en que los planes de consumo se hacen de tal
manera que se consiga un nivel constante de consumo ahorrando en los períodos de renta elevada y
desahorrando en los de renta reducida.
Los ahorros se materializan en activos y, por ello en el gráfico se muestra que la riqueza o los activos
de la persona se incrementan a lo largo de su vida activa y alcanzan un máximo en el momento de su
retiro. A partir de entonces, los activos disminuyen porque el individuo los vende para financiar su
consumo corriente.
Representamos el nivel máximo de activos mediante WRmáx. Por tanto: WRmax = C x (VT – VA)

Introducción de la riqueza.

Supongamos que la persona nace con riqueza, es decir, posee activos desde el comienzo. El individuo
que posee activos, además de rentas laborales, planificará la forma de utilizar estos activos para
incrementar su consumo a lo largo de toda su vida. Una persona que se halle en el momento T de su
vida, con una riqueza, WR, y una renta laboral que va a ganar durante (VA – T) años, y que tiene una
esperanza de vida, en ese momento de (VT – T) años, se comportará de la forma siguiente. Las
posibilidades de consumo de esta persona a lo largo de toda su vida son: C.(VT – T) = WR + (VA – T).YL
1
El consumo de esta ecuación será, en cada período, igual a: C = aWR + cYL a= c =
VT − T
VA − T
, donde los coeficientes a y c son, respectivamente, las propensiones marginales a consumir
VT − T
respecto a la riqueza y a la renta laboral. El nivel de consumo es mayor que sin riqueza. Las
propensiones marginales están relacionadas con la situación de la persona en el ciclo vital. Cuanto más
cerca se halle ésta del final de su vida, mayor será la propensión marginal a consumir respecto a su
riqueza. Su propensión margina a consumir respecto a su renta laboral depende tanto del número de
años que le quedan durante los que percibirá su renta laboral, VA – T, como del número de años entre
los que debe repartirse esta renta, VT – T.

Ampliaciones.

En primer lugar, es necesario introducir la posibilidad de que el ahorro genere intereses. En segundo
lugar, debe introducirse en el análisis el hecho de que las personas tienen incertidumbre respecto a la
duración de su vida, y también que a veces desean dejar una herencia a sus sucesores.
En la práctica, nadie sabe exactamente a cuánto ascenderá la renta laboral correspondiente a toda su
vida, por lo que la planificación del consumo del período vital tiene que hacerse basándose en
predicciones de la renta laboral futura.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 28

El consumo y el ahorro agregados.

Imaginemos una economía en la que la población y el PNB fuesen constantes a lo largo del tiempo. Cada
persona de dicha economía llevaría a cabo el ciclo vital de ahorro y desahorro. La economía en su
conjunto, sin embargo, no estaría ahorrando. En cualquier momento dado del tiempo, el ahorro de las
personas que trabajaran sería contrarrestado por el desahorro de los jubilados. Sin embargo, si la
población estuviera creciendo habría más personas jóvenes que mayores y un ahorro neto en la
economía. Por tanto, el consumo agregado depende, en parte, de la composición por edades de la
población.

Implicaciones.

Según la ecuación: C = aWR + cYL, si aumentara la riqueza, también aumentaría la relación entre el
C WR YL
consumo y la renta disponible. Si dividimos la ecuación por YD, tenemos: =a +c
YD YD YD
Si la relación entre la riqueza y la renta disponible y la relación entre la renta laboral disponible y la
renta total disponible son constantes, entonces la relación entre el consumo y la renta disponible es
constante. Pero si la relación entre la riqueza y la renta disponible está variando, también variará la
propensión media a consumir.
La relación entre la riqueza y la renta disponible es razonablemente constante a largo plazo, pero
fluctúa considerablemente a corto plazo de una manera que ayuda a explicar las fluctuaciones de la
propensión media a consumir.

La teoría del consumo de la renta permanente.

Esta teoría sostiene que las personas amoldan su comportamiento de consumo a sus oportunidades de
consumo permanente o a largo plazo, y no al nivel de su renta corriente.

Estimación de la renta permanente.

La renta permanente es la tasa constante de consumo que una persona podría mantener el resto de su
vida, dados su nivel actual de riqueza y su renta actual y futura.
Por lo general, una persona alberga dudas respecto a qué parte de un incremento de la renta se va a
mantener y es, por tanto, permanente y qué parte no se va a mantener y es, por tanto, transitoria.
La determinación de la parte del aumento de la renta que es permanente se resuelve suponiendo que la
renta permanente depende del comportamiento de las rentas corriente y pasada. Poniendo un ejemplo
sencillo, podríamos estimar la renta permanente sumándole a la del año anterior una fracción de la
diferencia entre la renta de ese año y la del año anterior.
YP = Y-1 + θ(Y – Y-1) 0<θ<1
Si Y = Y-1, es decir, si la renta de este año es igual a la del año pasado, entonces la renta permanente es
igual a la renta de ese año y a la del año anterior. Esto garantiza que una persona que hubiera ganado
siempre la misma renta, esperará seguir ganándola en el futuro. Si la renta aumenta este año en
comparación con el anterior, la renta permanente aumenta, pero en menor proporción. La razón es que
el individuo no sabe si el aumento de renta de este año es permanente, por lo que no aumenta
inmediatamente su renta esperada o permanente en la cuantía total en que aumenta su renta corriente.

Las expectativas racionales y la renta permanente.

El razonamiento en el cual las expectativas se forman basándose en el comportamiento real de las


variables, forma parte de la teoría de las expectativas racionales. La teoría sugiere que la estimación
de la renta permanente debería basarse en la forma en que varía, en realidad, la renta en la economía a
lo largo del tiempo.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 29

La renta permanente y la dinámica del consumo.

La nueva función de consumo viene dada por: C = cYP = cθY + c(1 - θ)Y-1
La propensión marginal a consumir respecto a la renta corriente es cθ solamente, que es claramente
menor que la propensión media a largo plazo c. Por tanto, la hipótesis de la renta permanente implica
que hay una diferencia entre la propensión marginal a consumir a corto plazo y la propensión marginal a
consumir a largo plazo.
La razón por la que la propensión marginal a corto plazo es más baja se debe a que, cuando aumenta la
renta corriente, la persona no sabe con seguridad si el incremento de la renta se va a mantener a lo
largo del período más amplio en el que basa sus planes de consumo. Por tanto, no adapta su gasto de
consumo totalmente hasta el mayor nivel que sería el adecuado si el incremento de la renta fuera
permanente. Sin embargo, si el incremento fuera permanente, es decir, si la renta del período
siguiente fuera igual a la de este período, entonces la persona adaptaría (el próximo año) totalmente su
consumo al nivel de renta más elevado.

En el gráfico puede verse la función de consumo a


C = cθY + c(1 - θ)Y’
C = cYP largo plazo representada por una línea recta que
C pasa por el origen, con una pendiente c, que es la
Consumo

E’’
propensión constante marginal y media a consumir
C = cθY + c(1 - θ)Y0 respecto a la renta permanente. La función de
E’
c(1 - θ)Y’ E consumo situada por debajo es una función de
E’’’ consumo a corto plazo, que representa un pasado de
c(1 - θ)Y0
la renta que se refleja en la ordenada en el origen
c(1 - θ)Y0. Supongamos que partimos de una
Y’’ Y0 Y’ Y situación de equilibrio a largo plazo, en la que la
Renta
renta real y la renta permanente
son iguales a Y0 y, por consiguiente, el consumo es igual a cY0. Supongamos, ahora, que la renta aumenta
hasta el nivel Y’. A corto plazo, es decir, en el período corriente, revisamos el alza nuestra estimación
de la renta permanente en θ multiplicado por el incremento de la renta y consumimos una fracción c de
ese incremento de la renta permanente. Por tanto, el consumo se desplaza a lo largo de la función de
consumo a corto plazo hasta el punto E’. A corto plazo, la relación entre el consumo y la renta
disminuye a medida que nos desplazamos de E a E’. Si avanzamos un período y suponemos que el
aumento de la renta se mantiene de forma que sigue siendo Y’, conseguimos una traslación de la función
de consumo. El nuevo punto de consumo es E’’, donde la relación entre consumo y renta ha vuelto a su
nivel a largo plazo.
Una persona cuya renta sea muy inestable tendría un valor de θ bajo, mientras que una cuya renta fuera
más estable tendría un valor más alto θ.

Las hipótesis del ciclo vital y de la renta permanente.

Las hipótesis del ciclo vital y de la renta permanente no se excluyen mutuamente. La hipótesis del ciclo
vital presta mayor atención que la de la renta permanente a los motivos para ahorrar y aporta razones
convincentes para incluir la riqueza, así como la renta, en la función de consumo. La hipótesis de la
renta permanente presta una atención más cuidadosa a la manera en que las personas forman sus
expectativas respecto a sus rentas futuras.

Consideraciones adicionales sobre el comportamiento del consumo.

La hipótesis de la renta relativa.

Esta teoría mantiene que el consumo corriente depende, no sólo de la renta corriente, sino también de
las rentas pasadas. Las personas adquieren pautas de consumo que vienen determinadas por sus niveles
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 30

máximos de renta. Si ésta disminuye en relación con la renta del pasado, las personas no sacrificarán
inmediatamente el nivel de consumo que han adoptado. Hay un efecto de irreversibilidad por lo que la
adaptación a una disminución de la renta será muy pequeña. Hay, sin embargo, una asimetría, porque un
aumento de la renta en relación con los máximos del pasado eleva inmediatamente el nivel de consumo.

La inversión.

Los tipos de interés elevados reducen el gasto de inversión. La inversión es el gasto dedicado a
incrementar o a mantener el stock de capital. La inversión bruta representa el aumento total del stock
de capital. La inversión neta se obtiene restando de la bruta la depreciación, que es la reducción del
stock de capital que se produce en cada período como consecuencia del desgaste por el uso y por el
simple paso del tiempo, (aproximadamente un 11% del PNB).
La inversión fija de las empresas, consiste en el gasto de maquinaria, equipo y estructuras tales como
fábricas y naves. La inversión residencial, consiste en la inversión en viviendas. Y la última es la
inversión en existencias.

La inversión fija de las empresas: el enfoque neoclásico.

La maquinaria, el equipo y las estructuras utilizadas en la producción de bienes y servicios constituyen


el stock de capital fijo de las empresas. El stock de capital deseado es el stock de capital que las
empresas quisieran tener a largo plazo.

El stock de capital deseado: Visión de conjunto.

Las empresas utilizan capital, junto con trabajo, en la producción de bienes y servicios destinados a la
venta. El producto marginal del capital es el aumento de producto obtenido utilizando una unidad más
de capital en la producción. El costo de uso de capital es el costo de utilizar una unidad adicional de
capital en la producción.
Al decidir cuánto capital les interesa utilizar en la producción, las empresas comparan el valor del
producto marginal del capital con su costo de uso. El valor del producto marginal del capital es el
incremento de valor de la producción obtenida al utilizar una unidad adicional de capital. En una
empresa competitiva es igual al precio de la producción multiplicado por el producto marginal del
capital.

La productividad marginal del capital.

Para obtener un determinado nivel de producción pueden usarse distintas combinaciones de capital y
trabajo. Si el trabajo es relativamente barato, la empresa querrá utilizar relativamente más trabajo y,
si el capital es relativamente barato, la empresa querrá utilizar relativamente más capital.
El stock de capital deseado es mayor cuanto menor es el costo de uso del capital y cuanto mayor es el
nivel de producción.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 31

marginal del capital


YY1 YY El producto marginal del capital disminuye cuanto mayor es la
Valor del producto

2
PMK2 cantidad de capital utilizado para obtener un nivel determinado de
producción. El producto marginal del capital, dado el stock de
PMK1 capital, por ejemplo, K0, es más elevado en la curva YY2 que en la
YY1. Ello se debe a que para obtener el nivel de producción Y2 se
está utilizando, en combinación con una cantidad dada de capital, K0,
K0 más trabajo que para producir Y1.
Stock de capital

YY2 Este gráfico muestra el stock de capital deseado en relación con


YY1 el costo de uso del capital y con el nivel de producción. Dado el
Costo de uso del

nivel de producción Y1, la empresa querrá utilizar más capital


capital

cuanto menor sea su costo de uso. Si el costo de uso del capital es


cu elevado, la empresa no estará dispuesta a utilizar más capital a no
ser que su productividad marginal sea elevada.
A niveles más elevados de producción, el stock de capital deseado
K*1 K*2
Stock de capital deseado es mayor.

La función de producción Cobb – Douglas.

yY
La función de producción de Cobb – Douglas es: K* = donde y es una constante. En este caso el
cu
stock de capital deseado varía proporcionalmente a la producción. Dada la producción, el stock de
capital deseado varía en proporción inversa al costo de uso del capital.

La producción esperada.

La demanda de capital fijo de la empresa a largo plazo, al depender del nivel normal o permanente de la
producción, es relativamente independiente del nivel corriente de la misma y depende de las
expectativas sobre los niveles futuros de producción. Sin embargo, se ve influida por la producción
corriente en la medida en que ésta influye en las expectativas de producción permanente.

De nuevo el costo de uso del capital.

Llamemos i al costo de intereses. El costo de la depreciación por dólar de capital es d. Por tanto, el
costo de uso del capital, por cada dólar de valor del mismo, que denominamos cu, es: cu = i + d

El tipo de interés real.

El tipo de interés real es el tipo de interés nominal menos la tasa de inflación. Dado el tipo de interés
nominal, el tipo de interés real será menor cuanto mayor sea la tasa de inflación. Es el tipo de interés
real esperado el que debería entrar en el cálculo del costo de uso del capital.
Si en la ecuación relativa al costo de uso de capital, incluimos la inflación esperada a una tasa π*: cu = r
+ d = i - π* + d donde r es el tipo de interés real, i el tipo de interés nominal y r = i - π*

Resumen y efectos de la política fiscal y de la monetaria sobre el stock de capital deseado.

El stock de capital deseado aumenta cuando aumenta el nivel de producción esperado y cuando
desciende el costo de uso del capital.
El costo de uso del capital disminuye cuando se reducen el tipo de interés real y la tasa de depreciación.
De la misma forma, disminuye cuando aumenta la desgravación fiscal a la inversión. Las políticas
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 32

monetaria y fiscal influyen en el stock de capital deseado. Una política de impuestos elevados y de
gasto público reducido hace que el tipo de interés real se mantenga bajo y estimula la demanda de
capital. Una política de gasto público elevado e impuestos reducidos que genera déficit elevados eleva
el tipo de interés real y desalienta la demanda de capital.
La política monetaria afecta a la demanda de capital a través de su influencia en el tipo de interés de
mercado. La reducción del tipo de interés nominal, que da lugar a una traslación de la curva LM,
estimulará a las empresas a desear más capital.

Ajuste del stock de capital.

La noción básica en que se basa la hipótesis del ajuste gradual es que cuanto más grande sea la brecha
entre el stock de capital existente y el stock deseado mayor será el ritmo de inversión de la empresa.
La hipótesis es que las empresas planifican cubrir, en cada período, una fracción, λ, de la brecha entre
sus stocks de capital deseado y existente: K = K-1 + λ(K* - K-1)
La empresa planifica tener un stock de capital (K) al final del período tal que, se haya cubierto una
fracción, λ, de la brecha entre el stock de capital deseado, K*, y el stock de capital K-1 que existía al
final del último período. Para aumentar el stock de capital desde K-1 hasta el nivel K expresado en la
ecuación anterior, la empresa tiene que realizar una inversión neta, I = K – K-1.

La inversión fija empresarial: enfoques alternativos y resultados empíricos.

La decisión de la inversión empresarial. El enfoque desde las trincheras.

El análisis del flujo de caja descontado considera que los ingresos recibidos en años posteriores deben
ser descontados hasta el presente con el objeto de conocer su valor actual. Para calcular el valor del
proyecto de inversión, se calcula su valor actual descontado al tipo de interés al que puede obtener
préstamos. Si el valor actual es positivo, entonces el proyecto se emprende.
Considerando el conjunto de todas las empresas de la economía y sumando sus demandas de inversión,
obtenemos la demanda total de inversión de la economía a cada tipo de interés.

Inversión residencial.

La teoría.

La inversión en viviendas consiste en la construcción de casas para familias individuales y de edificios.


La inversión en viviendas en cualquier año tiende a ser una proporción muy pequeña del stock de
viviendas existentes.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 33

En el primer gráfico se representa la demanda del stock de


SS
DD1 viviendas mediante la curva decreciente DD0. Cuanto más bajo es
DD0
el precio de la vivienda (PV), mayor es la cantidad demandada.
Precio del activo

Cuanto mayor sea la riqueza, mayor será la demanda de viviendas.


vivienda

Por tanto, un incremento de la riqueza trasladaría la curva de


P 0V E demanda de DD0 a DD1. La demanda de viviendas como activo
depende del rendimiento real que ofrecen los otros activos.
Cuanto menor sea la rentabilidad de los demás activos mayor será
V0
Stock de viviendas la demanda de viviendas.
Un incremento del rendimiento neto de la vivienda, convierte a las
viviendas en una forma más atractiva de mantener riqueza y
SS
traslada hacia arriba su curva de demanda de DD0 a DD1.
FS
El precio de las viviendas se determina por la interacción de esta
Precio de la

demanda con la oferta stock de viviendas. En un momento el stock


vivienda

de oferta está dado, ya que hay un volumen determinado de


P 0V viviendas que no puede variarse rápidamente en respuesta a los
cambios de los precios.

Q DV
Oferta de viviendas
nuevas

La tasa de inversión.

En el segundo gráfico, la curva FS representa la oferta de nuevas viviendas como una función del precio
de la vivienda. La posición de la curva FS depende de los costos de los factores de producción
utilizados en la industria de la construcción y de los factores tecnológicos que afectan a sus costos.
La curva de oferta del stock, SS, representa la cantidad total de viviendas que se encuentra en el
mercado en un momento determinado. Cuanto mayor sea el precio del activo, mayor será la oferta de
nuevas viviendas. La oferta de nuevas viviendas es precisamente la inversión bruta en viviendas, es
decir, el aumento total del stock existente.
Dado que el stock existente es tan grande en relación con la tasa de inversión en viviendas, podemos
ignorar los efectos de la oferta corriente de nuevas viviendas en el precio de la vivienda a corto plazo.
Sin embargo, a lo largo del tiempo, la construcción de viviendas hace que la curva SS del primer gráfico
se traslade hacia la derecha a medida que aumenta el stock existente. El equilibrio a largo plazo de la
construcción de viviendas se alcanzaría, en una economía en que no aumentaran la población ni la riqueza
a lo largo del tiempo, cuando el stock de viviendas fuese constante. La constancia de este stock se
cumple cuando la inversión bruta es igual a la depreciación, o cuando la inversión neta es igual a cero.
La oferta de nuevas viviendas es función, no del precio corriente de la vivienda, sino del precio que se
espera que exista cando la construcción esté terminada.

La política monetaria y la inversión en viviendas.

La política monetaria ejerce una influencia contundente en la inversión en viviendas porque la demanda
de viviendas es sensible al tipo de interés.

La inversión en existencias.

Las existencias se componen de materias primas, bienes en proceso de transformación y bienes


terminados almacenados por las empresas antes de su venta.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 34

Cuanto menor sea el costo de hacer pedidos de nuevos bienes y cuanto más rápidamente lleguen esos
pedidos, menor será la relación entre las existencias y las ventas. Cuanto mayor sea la incertidumbre
respecto a la demanda de los bienes de una empresa, dado un nivel de ventas, mayor será la relación
existencias – ventas. Finalmente, hay que tener en cuenta el tipo de interés. Es de esperar que la
relación deseada entre las existencias y las ventas descienda a medida que aumente el tipo de interés.

La inversión en existencias anticipada frente a la no anticipada.

Si las ventas son inesperadamente bajas, las empresas se encontrarán con existencias no vendidas
acumulándose en sus estanterías; ésta constituye la inversión no anticipada o no deseada en existencias.
La inversión en existencias planeada o deseada puede ser una consecuencia de una demanda agregada
reciente inesperadamente elevada.

La demanda de dinero.

La demanda de dinero en términos reales permanece invariable cuando el nivel de precios se eleva,
siempre que todas las variables reales, como el tipo de interés, la renta real y la riqueza real no varíen.
La demanda de dinero en términos nominales aumenta proporcionalmente a la elevación del nivel de
precios cuando dichas variables reales permanecen constantes.
La demanda de dinero aumenta cuando se eleva el nivel de renta real y disminuye cuando se eleva el tipo
de interés nominal.
Los componentes de la cantidad de dinero.

M1 son el efectivo (los billetes y las monedas en circulación) y los depósitos a la vista (depósitos con
cargo a los cuales se pueden girar cheques).

M2 y los otros agregados monetarios.

M2 incluye, además de los activos que forman M1, depósitos en ahorro y en pequeños depósitos a plazo
en los bancos e instituciones de ahorro.

Las funciones del dinero.

Hay cuatro funciones tradicionales del dinero:


• Medio de pago.
• Depósito de valor: es un activo que mantiene su valor a lo largo del tiempo, pudiendo realizar
compras en una fecha futura.
• Unidad de cuenta: es la unidad en la que se miden los precios.
• Patrón de pagos diferidos: las unidades monetarias se utilizan en las transacciones a largo plazo,
como los préstamos.

La demanda de dinero: la teoría.

Existen tres motivos importantes para demandar dinero:


1. El motivo transacciones, que es el que se debe a la utilización del dinero para realizar pagos.
2. El motivo precaución, que surge para hacer frente a las contingencias imprevistas.
3. El motivo especulativo, que tiene su origen en la incertidumbre respecto al valor monetario de otros
activos que puede poseer un individuo.
Todo el que mantiene dinero estás sacrificando un interés que podría obtener manteniendo algún otro
activo. Cuanto más elevados sean los intereses perdidos por mantener un dólar de dinero, menor será la
cantidad de dinero que mantendrá un individuo.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 35

La demanda por el motivo transacciones.

La demanda de dinero por el motivo transacciones surge de la utilización del mismo para realizar pagos
regulares por la adquisición de bienes y servicios.
Al analizar la demanda de transacciones, nos interesa la relación de intercambio que existe entre la
cantidad de intereses que pierde una persona por mantener dinero y el costo e inconvenientes que
sufre si sólo mantiene una cantidad pequeña.

El enfoque inventario.

El enfoque de la demanda de dinero que estamos describiendo se llama el enfoque teórico de inventario.
La persona tiene que decidir cuántas transacciones mensuales debe hacer entre bonos y dinero. Si sólo
hace una, convirtiendo YN en dinero al comienzo del mes, su saldo monetario comienza siendo YN, se
gasta uniformemente a lo largo del mes, y se anula al final del mismo, en cuyo momento la persona
recibe un nuevo pago que transfiere a su cuenta corriente. Si retira fondos de su cuenta de ahorro dos
veces, convierte, en primer lugar, YN/2 en dinero al principio del mes, por lo que tienes un saldo
monetario que disminuye hasta anularse en la mitad del mes, en cuyo momento vuelve a convertir YN/2
en dinero, para gastarlo uniformemente a lo largo del resto del mes.
El costo de mantener dinero en términos de los intereses perdidos es el tipo de interés multiplicado por
el saldo medio de dinero. El otro componente del costo es el costo del agente de bolsa, es decir, el
costo de dicha gestión en términos del tiempo y de las molestias experimentadas por el individuo. Este
costo es precisamente el número de transferencias realizadas, multiplicado por el costo de cada una de
ellas.
El costo del agente de bolsa, n.tc, se eleva a medida que aumenta el número de transferencias entre
bonos y dinero y el costo en término de intereses disminuye a medida que aumenta el número de
transferencias. Para calcular el número óptimo de transferencias que minimiza el costo total de
mantenimiento del dinero necesario para llevar a cabo las transacciones relativas a la compra de los
bienes, tenemos que encontrar el punto en el cual el beneficio de realizar una transferencia adicional es
menor, o exactamente igual que el costo de realizarla.

En el gráfico se representa el costo de hacer una transacción


adicional mediante la curva de costo marginal, CM, que es
Beneficio marginal
Costo marginal,

horizontal y que tiene una ordenada en el origen igual a tc. El


E beneficio financiero de hacer una transacción adicional se
tc CM representa mediante la curva BM (beneficio marginal), que
representa el ahorro de intereses que se produce por hacer
una transferencia adicional y, por tanto, por mantener un
BM
menor saldo medio de dinero durante el mes.
N* Número de
transferencias

Las propiedades de la demanda de dinero.

El aumento del costo de gestión traslada la curva CM hacia arriba, y por tanto, aumenta el saldo medio
de dinero. Una elevación del tipo de interés traslada hacia arriba la curva BM, por tanto, se reduce el
saldo de dinero. En el caso de una elevación de la renta, la curva BM se traslada hacia arriba.

Las elasticidades de la demanda de dinero.

Un aumento de la renta eleva la demanda de dinero en menor proporción que el propio incremento de la
renta. La elasticidad renta de la demanda de dinero es menor que la unidad.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 36

El motivo precaución.

La demanda de dinero con motivo precaución surge porque las personas albergan incertidumbre
respecto a los pagos que puedan querer hacer o se vean obligados a hacer.
Cuanto más dinero mantenga una persona, menor será la probabilidad de incurrir en el costo de falta de
liquidez, pero mayores son los intereses que sacrifica. La cantidad óptima de saldos precaucionales que
debe mantenerse, implicará un equilibrio entre el costo en términos de intereses frente a las ventajas
de no encontrarse nunca sin liquidez.
La probabilidad de incurrir en falta de liquidez es menor cuanto mayor es el nivel del saldo monetario
que se mantenga y mayor cuanto más elevado es el grado de incertidumbre. El costo esperado de la
falta de liquidez es la probabilidad de la falta de liquidez multiplicada por su costo, que es el derivado
de mantener un saldo monetario.
Para averiguar la cantidad óptima de dinero que debe mantenerse, comparamos el costo marginal de
aumentar en un dólar la cantidad mantenida de dinero, con el beneficio marginal esperado de dicho
aumento. El costo marginal es precisamente el interés que deja de ganarse, i.

El costo marginal viene representado por al recta CM. El


beneficio marginal de incrementar la cantidad mantenida de
dinero proviene de la disminución del costo esperado de la
Beneficio marginal
Costo marginal,

falta de liquidez.
El nivel óptimo de la demanda de dinero por el motivo
E
CM precaución se alcanza donde se cortan las dos curvas. Una
reducción del tipo de interés traslada la curva CM hacia
abajo y aumenta M*. Un aumento de la incertidumbre
BM conduce a un aumento de las tenencias de dinero porque
traslada hacia arriba la curva BM. Cuanto menor es el costo
M*
Tenencias de dinero de la falta de liquidez, menor es la demanda de dinero,
porque traslada hacia abajo la curva BM.

La demanda especulativa de dinero.

La demanda especulativa se aplica sobre todo a M2. Una elevación del tipo de interés de los activos no
monetarios, reducirá la demanda de M2. Una elevación del tipo de interés de los depósitos a plazo
aumentará la demanda de los mismos. Los aumentos de la riqueza conducen a aumentos de la demanda
del activo seguro y, por tanto, a aumentos de la demanda de M2.

La evidencia empírica.

El ajuste desfasado.

La demanda de dinero se ajusta a los cambios de la renta y de los tipos de interés con un desfase.
Cuando el nivel de renta o el tipo de interés varían, al principio sólo se produce una pequeña variación de
la demanda de dinero. Después, a lo largo del tiempo, esa variación aumenta, hasta alcanzar su
magnitud total a largo plazo.

La velocidad renta del dinero.

La velocidad renta del dinero es el número de veces que la cantidad de dinero gira por año para
financiar el flujo anual de la renta.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 37

YN
La velocidad renta se define como: V = , es decir, la relación entre la renta nominal y la cantidad
M
nominal de dinero. Una forma alternativa de escribir la ecuación, descompone YN en el nivel de precios P
y la renta real Y. Por tanto: M.V = P.Y

La teoría cuantitativa.

Esta última ecuación relaciona el nivel de precios por el nivel de renta con la cantidad de dinero. V es la
velocidad renta del dinero, e Y es el nivel de producción. Si tanto V como Y son fijos, la consecuencia
es que el nivel de precios es proporcional a la cantidad de dinero.

La velocidad y la demanda de dinero.

La velocidad renta es la relación entre el nivel de la renta real y la demanda de saldos reales. Una
elevación del tipo de interés reduce la demanda de saldos reales y, por tanto, incrementa la velocidad.
La elasticidad renta de la demanda de dinero es menor que la unidad. Esto significa que la velocidad
aumenta con los aumentos de la renta real.

La velocidad y la inflación.

La inflación actúa como un impuesto sobre los saldos reales. Cuando se espera que la inflación aumente,
hay un incentivo para reducir las tenencias de saldos reales y para mantener, en cambio, activos cuyo
valor no se vea tan adversamente afectado por la inflación.

La oferta de dinero.

Definiciones.

M1 es la suma de los depósitos bancarios transferibles mediante cheques o depósitos a la vista (DV)
más el efectivo en manos del público, E. M1 = DV + E
M2 incluye además de M1, los depósitos de ahorro y a plazo y otros depósitos. M2 = M1 + DL
Por sencillez, vamos a considerar como si sólo hubiera una clase uniforme de depósitos, D. Definimos el
dinero como la suma del efectivo y los depósitos. M = E + D
Las interacciones de las actuaciones del público, de los bancos y de la Reserva Federal, determinan la
oferta monetaria.

El público.

La relación efectivo – depósitos es la relación entre la cantidad de efectivo en manos del público y sus
tenencias de depósitos. Llamamos e a la relación efectivo – depósitos, E/D.

Los bancos.

Las reservas bancarias, o encaje bancario, son activos que mantienen los bancos para satisfacer la
demanda de efectivo de sus clientes y los pagos que hacen éstos mediante cheques que se depositan en
otros bancos. Las reservas están formadas por los billetes y monedas mantenidos por los bancos, así
como por los depósitos que mantienen en la Reserva Federal.
Sintetizamos ese comportamiento en la relación reservas – depósitos, RE/D, r.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 38

La Reserva Federal.

El comportamiento de la Reserva Federal se refleja en la cantidad de base monetaria o dinero de alta


potencia, B. La base monetaria está formada por el efectivo (billetes y monedas) y los depósitos que
tienen los bancos en la Reserva Federal.

El multiplicador monetario.

La Reserva Federal puede controlar la oferta de base monetaria. La demanda total de base monetaria
proviene del público, que quiere utilizarla como efectivo, y de los bancos, que la necesitan como
reservas.
Efectivo Reservas Base monetaria (B)

Cantidad de dinero (M)


Efectivo Depósitos

El multiplicador monetario es la relación entre la cantidad de dinero y la cantidad de base monetaria.


El multiplicador es mayor cuanto mayor es la fracción de la cantidad de dinero que adopta la forma de
depósitos.
El multiplicador monetario es mayor cuanto menor es la relación reservas – depósitos, r. El
multiplicador monetario es mayor cuanto menor es la relación efectivo – depósitos, e.
1+ e 1+ e
M= B = mm.B, donde mm es el multiplicador monetario, dado por: mm =
r+e r+e

Análisis gráfico. La oferta de base monetaria, B, está representada por la


recta horizontal. La demanda de base monetaria es DB. El
punto de intersección, E, es el punto en el que la demanda
B DB de base monetaria es igual a la oferta o cantidad de base
monetaria. Supongamos que la cantidad de base monetaria
Base monetaria

E’
B’ BB’ aumenta. La recta BB se traslada hacia arriba. La oferta
∆B E
monetaria aumenta hasta que alcanzamos el punto E’, con
B BB
una nueva cantidad de dinero, M’. Puesto que la pendiente
de la línea DB es menor que 1, la distancia entre M0 y M’ es
mayor que ∆B. La relación entre la distancia (M’ – M0), y
M0 M’ M
Cantidad de dinero ∆B es igual al multiplicador monetario.

El multiplicador en la práctica.

Puesto que la Reserva Federal controla B, sería capaz de controlar exactamente la cantidad de dinero,
M, si el multiplicador fuera constante o totalmente predecible. Éste dista mucho de ser constante.
Además, la Reserva Federal no puede predecir el multiplicador monetario con exactitud, lo que implica
que nunca puede determinar exactamente la oferta monetaria fijando la base en un nivel específico.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 39

La cantidad de base monetaria.

Una compra en el mercado abierto.

La operación mediante la cual la Reserva Federal altera con más frecuencia la cantidad de base
monetaria es una operación de mercado abierto. Es una operación mediante la cual la Reserva Federal
compra a un particular bonos públicos, esto incrementa la base monetaria.
Además, puesto que la Reserva Federal es el emisor del efectivo, también puede crear base monetaria
haciendo funcionar la máquina impresora de billetes.

Las divisas y la base monetaria.

La Reserva Federal algunas veces compra y vende monedas extranjeras en un intento de influir en los
tipos de cambio. Estas compras y ventas de divisas afectan a la base monetaria.

El tipo de redescuento.

La Reserva Federal proporciona base monetaria a los bancos que la necesitan concediéndoles préstamos
en los que se exige como garantía fondos públicos. El tipo al que la Reserva Federal presta
generalmente se llama tipo de redescuento y está fijado por la Reserva Federal. Puesto que las
reservas adquiridas mediante endeudamiento también forman parte de la base monetaria, el tipo de
redescuento de la Reserva Federal influye en ésta.

La relación efectivo – depósitos.

La relación efectivo – depósitos refleja el comportamiento del público. Dicha relación está
determinada principalmente por los hábitos de pago y tiene un fuerte componente estacional.

La relación reservas – depósitos.

El sistema bancario afecta la oferta de dinero a través de la relación reservas – depósitos, o


coeficiente de reservas, r. Esta relación está determinada por dos tipos de consideraciones. En
primer lugar, el sistema bancario está sujeto a la regulación de la Reserva Federal, regulación que se
refleja en la exigencia de unas reservas legales mínimas.
En segundo lugar, tal vez los bancos deseen mantener unas reservas excedentarias además de las
exigidas legalmente.
El costo explícito de endeudarse con la Reserva Federal es el tipo de redescuento, mientras que el
costo implícito es la desaprobación del comportamiento imprudente del banco. El banco también
experimenta un costo por el hecho de mantener reservas, ya que éstas no generan intereses.
Por tanto, la elección de la relación reservas – depósitos por parte del banco depende de tres factores,
además de la relación reservas – depósitos requerida. El primero es la incertidumbre respecto a su
flujo neto de depósitos. Cuanto más variables sean las experiencias de flujos de entrada y de salida de
efectivo en el banco, mayor será el volumen de reservas líquidas que querrá mantener. El segundo es el
costo de endeudarse cuando el banco tiene escasez de reservas. El tercer factor es el interés que se
deja de percibir por el hecho de mantener reservas.
Un incremento del tipo de interés de mercado de los activos rentables disminuye la relación reservas –
depósitos, puesto que hace que sea más costoso mantener reservas. Una subida del tipo de
redescuento incrementa la relación, puesto que aumenta el costo de tener escasez de reservas. Y un
incremento de la relación reservas – depósitos requerida incrementa la relación reservas – depósitos
efectiva.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 40

Los bancos comerciales y el multiplicador monetario.

El efectivo se incrementa en la fracción [e /(e + r)] de 1$, como consecuencia del incremento de 1$ en
B, los depósitos se incrementan en [1 /(e + r)], las reservas se incrementa en [v /(e + r)] y, por último, el
crédito se incrementa en [(1 – r)/(e + r)]
Sumando los incrementos del efectivo y de los depósitos, descubrimos que los dos juntos han
aumentado en la cuantía [(1 + e)/(e + r)], que es, precisamente, el multiplicador monetario.

La función de oferta monetaria y los instrumentos de control monetario.

La función de oferta monetaria que tiene en cuenta el comportamiento del sistema bancario y del
público es:
1+ e
M= B
e+r
El multiplicador monetario, mm, es una función de los tipos de interés, del tipo de redescuento, del
coeficiente legal de caja, de la relación efectivo – depósitos y de la variabilidad de los flujos de
depósitos.
Dada la cantidad de base monetaria, la cantidad de dinero se incrementa con el multiplicador monetario,
mm. Este aumenta, a su vez, cuando suben los tipos de interés de mercado y se reduce cuando
aumentan el tipo de redescuento, el coeficiente legal de caja y la relación efectivo – depósitos. Los
cuatro instrumentos más importantes de control monetario son las operaciones de mercado abierto, el
coeficiente legal de caja, el tipo de redescuento y el tipo de interés de los depósitos bancarios. Sin
embargo, la Reserva Federal no puede controlar la cantidad de dinero con exactitud, porque el
multiplicador monetario no es constante ni totalmente predecible.
Equilibrio en el mercado monetario.

La condición de equilibrio en el mercado de dinero es que la oferta monetaria real, M/P, sea igual a la
demanda de salarios reales: M/P = L(i, Y) Si sustituimos M y, teniendo en cuenta que P = P e Y = Y0,
B
obtenemos: mm (i, iR, rL, e, σ) = L(i, Y0)
P
Tenemos ahora la condición de equilibrio en el mercado monetario expresada en función de los tipos de
interés y de las demás variables que afectan a la oferta y a la demanda de dinero.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 41

La función de demanda real de dinero (LL) es una curva


decreciente, correspondiente a un nivel de renta real dado. La
MS
MS’ función de oferta monetaria real (MS), es creciente y
corresponde a un nivel dado de base monetaria, B. La oferta
Tipo de interés

mm∆B/P
monetaria y el tipo de interés de equilibrio se determinan
conjuntamente en el punto E.
E
i0 E’ Un incremento de la base monetaria, ∆B, traslada la curva MS
i’ hacia la derecha hasta MS’, incrementando la cantidad de
LL dinero y reduciendo el tipo de interés. Puesto que éste
desciende, el multiplicador monetario disminuye. Sin embargo,
M0/P M’/P la cantidad de dinero aumenta a pesar del descenso del tipo de
Saldos reales
interés.
Este segundo gráfico contiene las curvas IS – LM. La
LM curva LM representa las combinaciones de niveles de
renta y tipos de interés con las que el mercado
i LM’ monetario está en equilibrio. Un incremento de B
E
reduce el tipo de interés de equilibrio, lo que significa
Tipo de interés

E’ que la curva LM se traslada hacia abajo hasta LM’. El


IS equilibrio se desplaza de E a E’, aumentando la
producción y bajando el tipo de interés. Por tanto, la
Reserva Federal, al incrementar la cantidad de base
Y0 Y monetaria, puede reducir el tipo de interés y elevar el
Producción nivel de renta.

Variaciones del tipo de redescuento.

Un incremento del tipo de redescuento, reduce el


MS’ multiplicador monetario. En el mercado monetario y, dado el
MS nivel de renta, la curva de oferta monetaria se traslada hacia
Tipo de interés

arriba a MS’. Dado el nivel de renta, el tipo de interés sube.


La curva LM se trasladaría por tanto, hacia la izquierda, el
E tipo de interés aumentaría y la producción descendería. Así
E’ pues, un incremento del tipo de redescuento es una política
monetaria contractiva.
LL

Saldos reales
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 42

La cantidad de dinero y el tipo de interés como objetivos.

¿El tipo de interés o el dinero, como objetivos?

El punto de vista global.

LM1
LM(M)
i i LM2

E’
i* LM(i) i*
E
IS2 IS
IS1

Y’1Y1 Y* Y2Y’2 Y1 Y*Y2


Producción Producción
El primer gráfico parte de las curvas IS y LM. La curva LM llamada LM(M) es la que existe cuando la
Reserva Federal fija la cantidad de dinero. La llamada LM(i) describe el equilibrio en el mercado
monetario cuando la reserva Federal fija el tipo de interés.
El problema de la política económica estriba en que las curvas IS y LM se trasladan de una forma
imprevisible, pasando a tener un nivel distinto al fijado como objetivo. En el gráfico presentamos dos
posiciones distintas de la curva IS, la IS1 y la IS2. La finalidad de la Reserva Federal es conseguir que
la renta alcance un nivel lo más cercano posible al Y*.
En el gráfico vemos que el nivel de producción se mantiene próximo a Y* si la curva LM es la LM(M). En
ese caso, el nivel de producción será Y1, si la curva IS es la IS1 e Y2 si la curva IS es la IS2. Si la
política económica ha mantenido el tipo de interés constante, tendríamos en ambos casos un nivel de
renta más alejado de Y*: Y’1 en lugar de Y1 e Y’2 en lugar de Y2.
Si la causa principal de que la producción se desvíe de su nivel de equilibrio es que la curva IS se está
trasladando, la producción se estabiliza manteniendo la cantidad de dinero constante. La Reserva
Federal debería fijar, en este caso, objetivos monetarios.
Es más estabilizador mantener constante M que mantener constante i. Cuando la curva IS se traslada
hacia la derecha y la curva LM es la LM(M), el tipo de interés aumenta reduciéndose, por ello, la demanda
de inversión, lo que modera los efectos del traslado. Pero si la curva LM es la LM(i), no hay ninguna
resistencia por parte de la política monetaria, a los efectos del traslado de la IS. La política
monetaria, por consiguiente, actúa como estabilizador automático, cuando la curva IS se traslada y la
cantidad de dinero se mantiene constante.
En el segundo gráfico suponemos que la curva IS es estable. Ahora, la incertidumbre respecto a los
efectos de la política monetaria proviene de los traslados de la curva LM. Suponiendo que la Reserva
Federal puede fijar la cantidad de dinero, la curva LM se traslada porque se traslada la función de
demanda de dinero. La Reserva Federal, cuando fija la cantidad de dinero, no sabe cuál va a ser el tipo
de interés. La curva LM puede terminar siendo la LM1 o la LM2. La Reserva Federal también podría
fijar simplemente el tipo de interés en el nivel i*, lo que garantizaría que el nivel de producción sería
Y*.
Si la Reserva Federal fijara la cantidad de dinero, la producción podría ser Y1 o Y2. Si fijara el tipo de
interés, la producción sería Y*. Si la causa principal de que la producción se desvíe de su nivel de
equilibrio es que la función de demanda de dinero se está trasladando, la Reserva Federal debería llevar
a cabo una política monetaria consistente en la fijación del tipo de interés. De esta forma, neutraliza
automáticamente los efectos de los traslados de la demanda de dinero.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 43

Los problemas de la política de estabilización.

Las perturbaciones económicas.

Las perturbaciones son desplazamientos de la demanda o de la oferta agregadas, o desplazamientos de


la demanda o de la oferta de dinero, que provocan que la producción, los tipos de interés o los precios
diverjan de las sendas elegidas como objetivos.

La economía está inicialmente en pleno empleo en el


punto E. Un aumento del gasto público trasladaría
LM hacia arriba la curva IS y provocaría, por tanto, un
i
exceso de demanda de bienes. Para mantener el gasto
Tipo de interés

E agregado al nivel de la producción de pleno empleo, el


E aumento del gasto público tendría que ser compensado
por una reducción de la demanda privada, es decir, por
IS’
IS una reducción del gasto de inversión y/o de consumo.
La inversión puede reducirse permitiendo que se
eleven los tipos de interés y el gasto de consumo,
Y
Producción aumentando los impuestos sobre la renta.

Otras perturbaciones que conducen a variaciones de la demanda agregada y que se originan en el sector
privado, son los desplazamientos de la función de consumo o de inversión. Si los consumidores deciden
consumir una parte mayor de su renta disponible a cualquier nivel de renta, la curva IS del gráfico se
traslada hacia arriba, tendiendo a aumentar el nivel de renta. Si no hay una explicación económica del
desplazamiento de la función de consumo, se atribuye a un cambio de los gastos de los consumidores
entre consumo y ahorro.
De forma similar, si el gasto de inversión aumenta sin una razón económica aparente, lo atribuimos a un
cambio no explicado del optimismo de los inversores respecto a los rendimientos de la inversión. Los
desplazamientos de la demanda de dinero pueden afectar al tipo de interés y, por ello, indirectamente a
la tasa de inversión.

Los modelos econométricos para la gestión de la política económica y la previsión.

La producción está al nivel Y0 en lugar de al nivel de


LM pleno empleo, Y. Una posibilidad para que la producción
vuelva al nivel de pleno empleo, es aumentar la cantidad
i LM’ de dinero. O se podrían reducir los impuestos o
E E’
aumentar el gasto público.
Tipo de interés

i*
Supongamos que se ha tomado la decisión de volver al
IS’
pleno empleo en el punto E*, permaneciendo el tipo de
IS interés al nivel i*.
El plan es hacer esto aumentando el gasto público y
Y expandiendo, al mismo tiempo, la oferta monetaria. La
Y0 Y
Producción curva IS tiene que trasladarse a IS´ y la LM a LM’.

En otras palabras, tienen que conocer los multiplicadores de las políticas monetaria y fiscal. Para
calcular estos multiplicadores, se basan en los modelos econométricos. Un modelo econométrico es una
ecuación o un conjunto de comportamiento económico del pasado, que describen el comportamiento de
algunos sectores específicos de la economía, o de la economía como un todo.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 44

Los retardos de los efectos de la política económica.

Cuando la perturbación, por ejemplo una reducción de gasto de consumo, es transitoria, de modo que el
consumo vuelve rápidamente a su nivel inicial, la mejor política económica puede ser no hacer nada en
absoluto. La perturbación puede afectar a la renta en este período, pero tendrá muy poco efecto
permanente.
Una de las principales dificultades inherentes a la gestión de la política económica reside en saber si
una perturbación es o no es temporal. Hay desfases, o retardos, en cada etapa. Se acostumbra a
dividir los retardos en un retardo interno, que es el período de tiempo que se tarda en emprender una
acción de política económica y un retardo externo, que describe el calendario de los efectos de la
acción de política económica. El retardo interno, a su vez, se divide en retardos de reconocimiento, de
decisión y de acción.

El retardo de reconocimiento.

El retardo de reconocimiento es el tiempo que transcurre entre el momento en que se produce una
perturbación y el momento en que los gestores de la política económica reconocen que se requiere una
acción.

Los retardos de decisión y de acción.

El retardo de decisión es el desfase entre el reconocimiento de la necesidad de una acción y la decisión


de política económica. El retardo de acción es el desfase entre la decisión de la política económica y su
ejecución. Actualmente, el retardo de decisión de la política monetaria es corto y el retardo de acción
es prácticamente nulo. Sin embargo, las acciones de la política fiscal son menos rápidas.

El retardo externo.

El retardo interno de la política económica es un retardo discreto por el que la política puede no tener
efectos en la economía hasta que se ejecute. El externo es generalmente un retardo distribuido: una
vez que se ha ejecutado la acción de política económica, sus efectos en la economía se extienden a lo
largo del tiempo.

La oferta y la demanda agregadas: introducción.

SA
Nivel de precios

E La intersección en E de las curvas DA y SA determina el nivel de


P0
equilibrio de la producción, Y0, y el nivel de equilibrio de los
precios, P0. Los traslados de cualquiera de las dos curvas hacen
DA
que varíen el nivel de precios y el nivel de producción.

Y0
Producción
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 45

Introducción de la demanda y la oferta agregadas.

Un incremento de la oferta monetaria traslada la


P curva de demanda agregada, DA, hacia la derecha,
hasta DA’. El traslado de la curva de demanda
Nivel de precios

E’ agregada desplaza el equilibrio de la economía de E


P’ E a E’. El nivel de precios sube de P0 a P’ y el nivel de
P0
producción, de Y0 a Y’. Por consiguiente, podemos
decir que un incremento de la cantidad de dinero
DA’ hace que aumenten el nivel de producción y el nivel
DA de precios.
Y0 Y’ Y
Renta, producción

La pendiente de la curva de oferta agregada.

Si la curva de oferta agregada es relativamente plana, un traslado de la curva DA eleva mucho la


producción y muy poco los precios. Cuando la curva de oferta agregada es casi vertical, un incremento
de la oferta monetaria provoca sobre todo una subida de los precios y no eleva la producción casi nada.

Definición de la demanda y la oferta agregada.

La curva de demanda agregada está formada por las combinaciones de niveles de precios y niveles de
producción con las que los mercados de bienes y de activos están simultáneamente en equilibrio.
La curva de demanda agregada describe el equilibrio conjunto de los mercados de bienes y de activos.
Esto es precisamente lo que describe el análisis IS – LM.
La curva de oferta agregada describe la producción que las empresas están dispuestas a ofrecer a los
diferentes niveles de precios. La curva de oferta agregada refleja tanto la situación de los mercados
de factores, especialmente del mercado de trabajo, como la de los mercados de bienes.

La oferta agregada: dos casos especiales.

La curva de oferta agregada keynesiana es horizontal, lo que indica que las empresas desean ofrecer, al
precio existente, la cantidad de bienes que se demande.
La idea subyacente a la curva de oferta agregada keynesiana es que, como hay desempleo, las empresas
pueden obtener todo el trabajo que deseen al salario corriente. Se supone, por tanto, que sus costos
medios de producción no varían cuando varían sus niveles de producción y que, por lo tanto, están
dispuestas a ofrecer la cantidad que se demande al nivel de precios existentes.

La curva de oferta clásica.

En el caso clásico, la curva de oferta agregada es vertical, lo que indica que cualquiera que sea el nivel
de precios, se ofrecerá la misma cantidad de bienes.
La curva de oferta clásica se basa en el supuesto de que el mercado de trabajo siempre está en
equilibrio, con pleno empleo de la población activa. Si la totalidad de la población activa está empleada,
la producción no puede aumentar por encima de su nivel corriente, aunque suba el nivel de precios. Por
consiguiente, la curva de oferta agregada será vertical en el nivel de producción correspondiente al
pleno empleo de la población activa.
El supuesto de que el mercado de trabajo está siempre en equilibrio se basa en otro supuesto, a saber,
que el salario se ajusta rápidamente para mantener el equilibrio.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 46

La curva de demanda agregada.

La curva de demanda agregada indica el nivel de producción correspondiente a cada nivel de precios en
el que los mercados de bienes y de activos están simultáneamente en equilibrio. Cualquiera que sea el
nivel de precios, utilizamos el modelo IS – LM para determinar el nivel de producción en el que los
mercados de bienes y de activos están en equilibrio.
LM
DA La posición de la curva IS depende de la política
E LM’ fiscal. La curva LM corresponde a una cantidad
Tipo de interés

i0 nominal de dinero dada, M, y a un nivel dado de


E’
i’ precios, P0; es decir, a una cantidad de dinero real
dada, M/P0. El tipo de interés de equilibrio es i0 y el
IS
nivel de equilibrio de la renta y del gasto Y0.

Y0 Y’ Y Una variación del nivel de precios.


Renta, producción
Consideremos el efecto de un descenso del nivel de
P precios de P0 a P’. Dicho descenso eleva la cantidad
de dinero en términos reales. Para vaciar el
Nivel de precios

E
mercado monetario con una mayor cantidad real de
P0 dinero, o bien deben caer los tipos de interés,
P’ E’ induciendo al público a mantener más saldos líquidos,
o bien debe aumentar la producción, elevándose la
DA demanda de dinero para transacciones.

Y0 Y’ Y
Renta, producción
Como consecuencia, la curva LM se traslada hacia abajo y hacia la derecha, hasta LM’. El nuevo
equilibrio está representado por el punto E’, donde de nuevo se vacían el mercado de dinero y el
mercado de bienes. El nuevo nivel de equilibrio de la producción es Y’, que corresponde al nivel de
precios más bajo, P’. Por lo tanto, una reducción del nivel de precios, dada la cantidad nominal de
dinero, da lugar a un incremento de la renta y del gasto de equilibrio.
En el gráfico se puede ver la obtención de la curva DA. La economía se encuentra inicialmente en
equilibrio en los puntos E de ambos gráficos. El tipo de interés de equilibrio es i0, el nivel de producción
es Y0 y el correspondiente nivel de precios es P0. A continuación el nivel de precios cae a P’. En el
primer gráfico, el equilibrio se desplaza a E’, como consecuencia del traslado de la curva LM a LM’. El
punto E’ del segundo gráfico, cuyas coordenadas son el nivel de precios P’ y el nivel de renta y,
producción Y’, corresponde al punto E’ del primer gráfico.
Por consiguiente, tanto el punto E como el E’ del panel inferior son puntos de la curva DA. A cada nivel
de saldos reales le corresponde una curva LM diferente en el primer gráfico y a cada una de éstas le
corresponde, a su vez, un nivel de equilibrio de la renta que se registraría, en el segundo gráfico, a la
altura del nivel de precios que da lugar a la curva LM del primer gráfico. Conectando todos estos
puntos, obtenemos una curva de demanda agregada decreciente, DA.
La curva DA es decreciente porque hay una clara relación entre el gasto de equilibrio y el nivel de
precios: cuanto más elevado es este último, menor es la cantidad de saldos reales y, por lo tanto, menor
es el nivel de gasto y producción de equilibrio.

Propiedades de la curva DA.

La curva DA indica cómo varía el nivel de gasto real con el nivel de precios, dada la política fiscal, la
cantidad de dinero y el gasto privado autónomo.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 47

La pendiente de la curva DA.

La pendiente de la curva DA refleja el grado en el que una variación de los saldos reales altera el nivel
de equilibrio del gasto, teniendo en cuenta tanto el mercado de activos como el de bienes.
Un incremento de los saldos reales eleva más la renta y el gasto de equilibrio cuanto menor es la
respuesta de la demanda de dinero a las variaciones del tipo de interés y cuanto mayor es la respuesta
de la demanda de inversión a dichas variaciones.
Un incremento de los saldos reales eleva más la renta y el gasto de equilibrio cuanto mayor es el
multiplicador y cuanto menor es la respuesta de la demanda de dinero a las variaciones de la renta.
Podemos afirmar que:
1. La curva DA es más plana cuanto menor es la respuesta de la demanda de dinero a las variaciones
del tipo de interés y cuanto mayor es la respuesta de la demanda de inversión a las variaciones del
tipo de interés.
2. La curva DA es más plana cuanto mayor es el multiplicador y cuanto menor es la respuesta de la
demanda de dinero a las variaciones de la renta.

El efecto de una expansión fiscal.

Las curvas LM e IS iniciales corresponden a una


i
E’ LM cantidad nominal de dinero dada y al nivel de
i’ precios P0. El equilibrio se alcanza en el punto E, al
Tipo de interés

E que corresponde un punto de la curva DA del panel


i0 inferior.
IS’ A continuación el sector público incrementa el nivel
IS de gasto. Como consecuencia, la curva IS se
traslada hacia fuera y hacia la derecha. En el nivel
Y0 Y’ de precios inicial hay un nuevo equilibrio en el
Y
Renta, producción punto E’, en el que los tipos de interés son más
elevados y el nivel de renta es mayor. Por
consiguiente, ahora en el nivel inicial de precios, P0,
la renta y el gasto de equilibrio son mayores. Esto
i
se representa mediante el punto E’, del panel
Nivel de precios

inferior que pertenece a la nueva curva DA’, que


E E’ refleja el efecto del aumento del gasto público.
P0 Cualquiera que sea el nivel de precios y, por lo
tanto, el nivel de saldos reales, la curva DA se
DA’ traslada a la derecha en una distancia indicada por
DA el multiplicador de la política fiscal. Una expansión
Y0 Y’ fiscal origina unos niveles de renta y
Y
Renta, producción Gasto que son más elevados cuanto mayor es la

respuesta de la demanda de dinero a las variaciones del tipo de interés, cuanto menor es la respuesta
de la demanda agregada a dichas variaciones y cuanto mayor es la propensión marginal a consumir.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 48

El efecto de una expansión monetaria en la curva DA.

LM
DA Un incremento de la cantidad nominal de dinero implica,
E LM’ cualquiera que sea el nivel de precios, una mayor cantidad
Tipo de interés

i0 real de dinero. En los mercados de activos, los tipos de


E’
i’ interés disminuyen para inducir al público a mantener más
saldos reales. Este descenso de los tipos de interés
IS
estimula, a su vez, la demanda agregada y aumenta, por
tanto los niveles de equilibrio de la renta y del gasto.
Y0 Y’ Y En el gráfico mostramos que un incremento de la cantidad
Renta, producción nominal de dinero traslada la curva DA hacia arriba y hacia
la derecha.
P La medida en la que un incremento de la cantidad nominal
de dinero traslada la curva DA hacia la derecha depende
Nivel de precios

K
del multiplicador de la política monetaria.
P0 Si un incremento de la cantidad nominal de dinero va
P’ E’ acompañado de un incremento de los precios en la misma
E DA’ proporción, M/P no varía y, por lo tanto, tampoco varían los
DA tipos de interés, la demanda agregada y la renta y el gasto
de equilibrio.
Y0 Y’ Y
Renta, producción
Un incremento de la cantidad nominal de dinero traslada hacia arriba la curva DA, exactamente en la
misma proporción en que se ha incrementado la cantidad nominal de dinero.
La curva DA se traslada hacia la derecha debido a los incrementos de la cantidad de dinero y a la
política fiscal expansiva.

La política monetaria y la fiscal con supuestos de oferta alternativos.

El caso keynesiano.
En el gráfico combinamos la curva de demanda
agregada con la curva de oferta agregada
P
keynesiana. El equilibrio inicial tiene lugar en el
Nivel de precios

punto E, donde se corta SA y DA.


E E’ Consideremos ahora una expansión fiscal. Un
P0 SA
incremento del gasto público o una reducción de los
DA’ tipos impositivos traslada la curva DA hacia fuera
DA y hacia la derecha de DA a DA’.
El nuevo equilibrio tiene lugar en el punto E’, donde
Y Y’ la producción se ha incrementado.
Producción

Puesto que las empresas quieren ofrecer cualquier cantidad de producto al nivel de precios P0 – no
resultan afectados los precios. Lo único que hace el aumento del gasto público es elevar la producción y
el empleo.
En el caso keynesiano, un incremento de la cantidad nominal de dinero también origina una expansión de
la producción de equilibrio. Con una curva SA horizontal, tampoco resultan afectados los precios. Por
tanto, la magnitud de la expansión de la producción depende únicamente del multiplicador de la política
monetaria, que determina la magnitud del traslado horizontal de la curva DA. Por tanto, las
conclusiones son las mismas que las del modelo IS – LM.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 49

El caso clásico: la política fiscal.

En el caso clásico, la curva de oferta agregada es


vertical en el nivel de producción de pleno empleo. Las
SA
P’ empresas ofrecerán el nivel de producción Y, cualquiera
E’’
Nivel de precios

que sea el nivel de precios.


La curva de oferta agregada es SA, con un equilibrio
E E’ inicial en el punto E. La expansión fiscal traslada la
P0 curva de demanda agregada de DA a DA’-
DA’
DA Al nivel inicial de precios, P0, el gasto de la economía
aumenta hasta el punto E’.
Y
Producción, gasto
Al nivel de precios P0, la demanda de bienes ha aumentado; pero las empresas no pueden conseguir el
trabajo que necesitan para obtener más producto, por lo que la oferta no puede responder al
incremento de la demanda. A medida que las empresas tratan de contratar a más trabajadores, lo único
que hacen es presionar al alza sobre los salarios y, por consiguiente, cobran precios más elevados por su
producto. Así pues, el incremento de la demanda de bienes origina únicamente una elevación de los
precios y no un aumento de la producción.
El incremento de los precios reduce la cantidad real de dinero y da lugar a un incremento de los tipos
de interés y a una reducción del gasto. La economía se desplaza hacia arriba a lo largo de la curva DA’,
hasta que los precios han aumentado lo suficiente y los saldos reales han caído en la medida necesaria
para aumentar los tipos de interés y reducir el gasto hasta un nivel coherente con la producción de
pleno empleo. Esto es lo que ocurre en el nivel de precios P’. En el punto E’ la demanda agregada, con
un nivel más elevado de gasto público, vuelve a ser igual a la oferta agregada.

De nuevo el efecto desplazamiento.

En el gráfico anterior, la producción permanece invariable en el nivel de pleno empleo, Y, pero el gasto
público es más elevado, lo que implica necesariamente que disminuye el del sector privado. Se produce,
por consiguiente, un efecto desplazamiento pleno o completo.

LM’ El equilibrio inicial tiene lugar en el punto E. La


expansión fiscal traslada la curva IS hasta IS’. Si no
LM variara el nivel de precios y supusiéramos que las
i’ E’’
E’ empresas van a satisfacer el incremento de la
Tipo de interés

demanda expandiendo la producción, nos


i0 E IS’ desplazaríamos al punto E’. Pero esto no es posible con
IS los supuestos clásicos sobre la oferta.
Al enfrentarse a un exceso de demanda de bienes, las
empresas acaban aumentando los precios en lugar de la
Y Y
Producción producción.

El incremento de los precios reduce, a su vez, los saldos reales y, por lo tanto, traslada la curva LM
hacia arriba. Los precios aumentarán hasta que se haya eliminado el exceso de demanda, lo que
significa que la curva LM se traslada hacia arriba y hacia la izquierda hasta que alcancemos un nuevo
equilibrio en el punto E’’.
En E’’, el mercado de bienes se vacía en el nivel de producción de pleno empleo. Los tipos de interés se
han incrementado respecto a los correspondientes al equilibrio inicial en E y este incremento ha
reducido el gasto privado para dejar sitio al incremento de las compras del sector público. La
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 50

producción y la renta son las mismas que en el punto E. La elevación del tipo de interés reduce la
demanda de saldos reales, siendo igual esta reducción al descenso de la cantidad real de dinero.
En el cuadro se resumen los efectos de una expansión fiscal en los casos de la oferta clásica y
keynesiana:
Oferta agregada Producción Tipo de interés Precios
Keynesiana + + 0
Clásica 0 + +

La expansión monetaria con los supuestos clásicos.

El equilibrio inicial de pleno empleo tiene lugar en el


SA
P’ punto E, donde se cortan las curvas SA y DA. A
E’’
Nivel de precios

continuación se incrementa la cantidad nominal de


dinero y, como consecuencia, la curva de demanda
E E’ agregada se traslada hacia arriba y hacia la derecha,
P0 hasta DA’. Si los precios fueran fijos, la economía se
DA’
desplazaría hasta E’, que es el equilibrio keynesiano.
DA Pero ahora la producción tiene una oferta fija.
Y El incremento de la demanda agregada origina un exceso
Producción, gasto de demanda de bienes.

Los precios se incrementan en respuesta al exceso de demanda, lo que implica que los saldos reales caen
otra vez hacia su nivel inicial. Los precios deben incrementarse hasta que la economía alcanza el punto
E’’, donde SA corta a la nueva curva de demanda agregada, DA’.
Los precios aumentan exactamente en la misma proporción que la cantidad nominal de dinero, ya que
cuando aumenta la cantidad nominal de dinero, la curva DA se traslada hacia arriba en la misma
proporción que el incremento del dinero. Así pues, en el punto E’’ la cantidad real de dinero, M/P, ha
vuelto a su nivel inicial. En E’’, tanto la cantidad nominal de dinero como el nivel de precios han variado
en la misma proporción, permaneciendo invariables la cantidad real de dinero y, por lo tanto, los tipos de
interés y la demanda agregada.
En el cuadro se resumen los efectos de un incremento de la cantidad nominal de dinero con los
supuestos keynesianos y los clásicos:

Oferta agregada Producción Tipo de interés Precios Saldos reales


Keynesiana + - 0 +
Clásica 0 0 + 0

La teoría cuantitativa y la neutralidad del dinero.

La teoría cuantitativa del dinero, afirma que el nivel de precios es proporcional a la cantidad de dinero.

La neutralidad del dinero.

El dinero es neutral cuando las variaciones de la cantidad de dinero sólo dan lugar a variaciones del nivel
de precios, sin que varíen las variables reales (la producción, el empleo y los tipos de interés).
Sin embargo, el dinero no es neutral. Las variaciones de la cantidad de dinero producen efectos reales,
es decir, afectan a la producción, lo que significa que la curva de oferta agregada no es vertical a corto
plazo.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 51

Tratamiento formalizado.

La velocidad renta multiplicada por la cantidad de dinero, M, es igual a la renta nominal que, a su vez, es
igual al nivel de precios, P, multiplicado por la renta real, Y: M.V = P.Y. Si la producción es la de pleno
empleo y la velocidad es constante, se cumple la teoría cuantitativa estricta.
La velocidad renta del dinero está estrechamente relacionada con la demanda de dinero. Cuanto más
dinero mantiene el público en relación con su renta, menor es la velocidad renta del dinero. Cuanto más
elevados son los tipos de interés, mayor es la velocidad, porque menores son los saldos reales que el
público desea mantener en relación con sus rentas.

La oferta agregada, los salarios, los precios y el empleo.

• Las variaciones de la demanda dan lugar, a corto plazo, a variaciones de la producción y de los
precios en la misma dirección. La medida en la que varía el nivel de precios depende de la pendiente
de la curva de oferta agregada.
• Una expansión de la producción por encima del nivel normal traerá consigo sobre empleo y, por
consiguiente, un aumento de los salarios y los costos. Las empresas trasladarán estos incrementos
de los costos a sus precios. La curva de oferta agregada se traslada hacia arriba, aumentando, por
ello, los precios de equilibrio y reduciéndose la producción de equilibrio a lo largo de la curva de
demanda agregada. El proceso continúa hasta que la producción desciende al nivel de pleno empleo.

El modelo clásico sin fricciones.

Un caso sin fricciones es el caso en que los salarios y los precios son plenamente flexibles, donde no
tienen costos ni los trabajadores para encontrar trabajo, ni las empresas para aumentar o reducir su
plantilla y donde estas últimas actúan competitivamente y esperan vender todo lo que producen a los
precios vigentes. Suponemos que el trabajo es el único factor variable de producción a corto plazo y
que el stock de capital está dado.

La función de producción.

Una función de producción proporciona una relación entre las cantidades utilizadas de factores y la
cantidad máxima de producto que se puede obtener utilizando esos factores.

La función de producción muestra rendimientos decrecientes


Y = F(N, ...) del trabajo, que implican que el incremento de la producción
∆Y resultante del empleo de una unidad adicional de trabajo,
Producción

Y0 disminuye a medida que se incrementa la cantidad utilizada


∆N
de trabajo.
La contribución marginal del incremento del empleo está
indicada por la pendiente de la función de producción, ∆Y/∆N.
N0
Trabajo

La demanda de trabajo.

La contribución del trabajo adicional a la producción se llama producto marginal del trabajo. Es igual a
la pendiente de la función de producción. El producto marginal es positivo (el trabajo adicional es
productivo) y decreciente (el trabajo adicional es cada vez menos productivo). Una empresa emplea
trabajo adicional siempre que el producto marginal del trabajo, PMN, sea mayor que el costo del
trabajo adicional. El costo del trabajo adicional viene dado por el salario real, es decir, por el salario
nominal dividido por el nivel de precios.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 52

La curva decreciente del gráfico es la curva de demanda de


Producto marginal del

trabajo, que es la curva PMN; las empresas contratan trabajo


trabajo (PMN)

hasta el punto en que el PMN es igual al salario real. La curva


E PMN representa la contribución a la producción del empleo
(w/P)0 adicional.
PMN2

Consideremos ahora una empresa que actualmente emplea una


PMN plantilla N1, y supongamos que el salario real es (w/P)0. A un
(w/P)0
nivel de empleo N1, la empresa está empleando claramente
N2 N0 N1 demasiado trabajo, puesto que le salario real es mayor que el
PMN correspondiente a ese nivel de empleo.
Empleo

En el nivel de empleo N1, a la empresa le compensa reducir el nivel de empleo, hasta que alcanza el nivel
N0. Sólo en ese punto se compensa exactamente el costo del trabajo adicional (el salario real) con el
beneficio en forma de producto adicional.

Equilibrio en el mercado de trabajo.

Suponemos que la oferta de trabajo es fija en el nivel N y


N que es independiente del salario real. Este supuesto está
representado por la línea vertical NN. El salario real de
Salario real

(w/P)1 equilibrio es, obviamente, (w/P)0.


(w/P)0 Supongamos que el salario real cae siempre que hay un
exceso de oferta de trabajo y que aumenta siempre que hay
PMN un exceso de demanda. En (w/P)1, por ejemplo, la demanda de
trabajo sólo es N1, por lo que es inferior a la oferta de
trabajo. Esto presionaría a la baja sobre el salario real,
N2 N haría que este cayera y que fuera beneficioso expandir el
Empleo empleo.
Para salarios reales inferiores, a (w/P)0 a los que hay un exceso de demanda de trabajo, se aplicaría
exactamente el argumento opuesto.

Equilibrio clásico en los mercados de bienes y de trabajo.

Suponemos que los precios de los bienes aumentarán o caerán instantáneamente para vaciar el mercado
de bienes y los salarios monetarios aumentarán o caerán instantáneamente para vaciar el mercado de
trabajo.
La curva de oferta agregada, SA, es vertical, lo que muestra
que el nivel de producción de equilibrio ofrecido, cuando el
mercado de trabajo está en equilibrio, es independiente del
SA
P’ nivel de precios. Si éstos aumentaran en relación con los
salarios, las empresas estarán obteniendo beneficios. Tratando
Nivel de precios

de conseguir beneficios aun mayores, intentaría individualmente


E expandir su nivel de empleo al salario monetario existente. En
P0 términos agregados, sin embargo, lo único que harían sería
competir por el trabajo existente y elevar el salario monetario
DA
hasta que hubiera aumentado en la misma proporción en que se
Y han incrementado los precios, no alterando, por tanto, la
Producción producción real.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 53

Dado el nivel de precios de equilibrio, P0, el salario nominal se ajustará de modo que el salario real sea
(w/P)0. además, si los salarios y los precios se ajustan rápidamente, cabe esperar que nos encontremos
continuamente en equilibrio.
A largo plazo, cabría esperar una convergencia hacia el equilibrio clásico, pero a corto plazo, los costos
de transacción y los problemas de información asociados a la búsqueda y a la elección de los puestos de
trabajo junto con la rigidez de los precios y los salarios debida a los acuerdos contractuales, afectarán
al proceso de ajuste.

El supuesto del límite inferior de los salarios.

El modelo clásico supone que los salarios y los precios son plenamente flexibles, lo que implica un pleno
empleo continuo. El modelo clásico, no puede explicar el desempleo. El supuesto del límite inferior de
los salarios afirma que, a corto plazo, los salarios son completamente rígidos a la baja, pero plenamente
flexibles al alza.
Representamos la oferta de trabajo. Por debajo del
NS
pleno empleo, N, la oferta de trabajo es plana en el nivel
w
de salarios w0. Cualquiera que sea el nivel de empleo, los
Salario monetario

w’ E’
trabajadores no trabajarán por un salario más bajo.
E’’ Pero el salario es plenamente flexible al alza. Por lo
w0 tanto, si se demandara una cantidad de trabajo superior
P’.PMN a N, los salarios se incrementarían inmediatamente,
P’’.PMN hasta el punto en que la cantidad demandada de trabajo
fuera otra vez igual a la oferta de pleno empleo.
N’’ N
Trabajo La oferta agregada.

El equilibrio en el mercado de trabajo se alcanza en el


punto E’, con un salario monetario, w’. Los niveles de
empleo y de producción son N e Y. Supongamos a
Y = F(N, ...)
Y continuación que el nivel de precios fuera más bajo, P’’.
La demanda de trabajo correspondiente a cada salario
Producción

Y’’
sería mucho menor, por lo que en cada nivel de empleo,
el valor del producto marginal del trabajo sería menor.

N’’ N
Trabajo

Así, el salario w0, la demanda de trabajo sólo es N’’, por lo que la cantidad de producto obtenido sólo es
Y’, menor que la oferta de pleno empleo.

En el gráfico presentamos la curva de oferta agregada que


P SA
corresponde al supuesto del límite inferior del salario.
E’
Nivel de precios

Igual que en el modelo clásico, la curva de oferta agregada


E’’ es vertical en el nivel de producción de pleno empleo, Y,
P0
debido a que el salario es plenamente flexible al alza.
P’’ El nivel al que se produce el codo (P0) depende del límite
dado del salario monetario, w0. Si los precios caen por
debajo de P0, el valor del producto marginal del trabajo en
el nivel de pleno empleo, P’’.PMN(N), es menor que el
Y’’ Y
Producción salario dado w0.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 54

Por consiguiente las empresas reducen el empleo. Pero ahora los salarios son totalmente rígidos a la
baja. Por lo tanto, cuando los precios descienden por debajo de P0, las empresas deben reducir el
empleo lo suficiente para restablecer las ganancias. La reducción del empleo consigue restablecerlas
porque, a medida que desciende el empleo, aumenta el producto marginal del trabajo. Por lo tanto, las
empresas pueden hacer frente al pago del mismo salario nominal, w0, aunque el nivel de precio sea
inferior a P0.

Efectos de una perturbación de la demanda.

Partimos de un equilibrio de pleno empleo en el punto E.


SA Cuando se incrementa la demanda, observamos el mismo
P resultado que en el modelo clásico. Los salarios aumentan a
E’ medida que las empresas compren el mercado de trabajo por
Nivel de precios

P’
el escaso trabajo. Suben los precios porque los compradores
P0 E están compitiendo por la limitada oferta de bienes. La
P’’ DA’ producción y el empleo de equilibrio no varían y el aumento de
E’’
DA los precios, al reducir los saldos reales y elevar los tipos de
DA’’ interés, provoca un efecto desplazamiento que restituye la
demanda agregada al nivel de pleno empleo.
Y’’ Y
Producción

El descenso de la demanda conduce a un nuevo equilibrio en E’’. Descienden tanto la producción como los
precios. La caída de la demanda implica que las empresas no pueden vender el nivel de producto de
pleno empleo y, por consiguiente, reducen el empleo. Pero la caída del empelo reduce los salarios reales.
Los salarios son rígidos y, por lo tanto, al contrario de lo que ocurre en el modelo clásico terminamos
con algún desempleo.

Evaluación del modelo del límite inferior de los salarios.

El modelo del límite inferior del salario implica, por tanto, que los salarios reales se mueven
anticíclicamente, es decir, caen en las expansiones y aumentan en las recesiones.

Los salarios, el empleo y la producción.

El empleo y la producción a corto plazo.

El comportamiento cíclico del empleo y de la utilización de la capacidad.

La tasa de empleo se define como la fracción de la población activa que está empleada corrientemente.
La tasa de utilización de la capacidad representa la fracción del stock de capital que está siendo
utilizada corrientemente.
Durante el ciclo económico, las utilizaciones del capital y del trabajo evolucionan paralelamente, lo que
difiere profundamente del supuesto del modelo del límite inferior del salario, según el cual el capital
está dado y es utilizado plenamente, pero el empleo varía. En este caso, al variar ambos factores en la
misma dirección, la relación entre el capital y el trabajo empleados varía muy poco, si es que varía algo.
Por consiguiente, el producto marginal del trabajo también es menos variable y, por tanto, también lo es
menos el salario real.

La relación entre el empleo y la producción.

Suponemos que la cantidad de trabajo que contratan las empresas está determinada por la cantidad de
producto que producen. Dado el supuesto de que es necesaria una determinada cantidad de trabajo por
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 55

unidad de producto, a, hay una relación directa entre el empleo y la producción: N = aY Esta ecuación
indica que el empleo (o la demanda de trabajo) es proporcional al nivel de producción. La función de
producción a corto plazo correspondiente se representa en el gráfico.

Y = N/a
Y
Producción

Empleo N

El empleo y los salarios.

Suponemos que los salarios monetarios aumentan cuando hay sobre empleo y caen cuando hay
desempleo, pero los salarios no se ajustan rápidamente.
La curva ww representa la relación entre el salario y el
ww’’
empleo. Si hay desempleo en este período (si el empleo es
ww inferior a N) el salario del próximo período será inferior al
i ww’ de éste, cualquiera que sea el nivel de empleo. El supuesto
dinámico es que el desempleo presiona a la baja sobre los
salarios, a lo largo del tiempo.
Salario

Si hay desempleo, la curva ww se traslada, en el período


siguiente, hasta ww’. Si hay sobre empleo, se traslada el
siguiente hasta la ww’.

N Y
Empleo

El salario de este período es igual al salario vigente en el período anterior, pero con un ajuste en
función del estado del desempleo: w = w-1[1 + ε(N/N – 1)], donde w-1 es el salario vigente en el período
anterior. El ajuste incluye la relación entre el empleo, N, y la población activa total, N. En el pleno
empleo, N = N, y, por consiguiente, los salarios no varían en el tiempo y la curva ww no se traslada. Pero
cuando hay desempleo, N/N es menor que 1. En ese caso, el segundo término de la ecuación es negativo
y los salarios actuales son menores que los del período anterior.
La medida en la que los salarios responden al empleo depende del parámetro ε. Si éste es grande, el
desempleo produce un fuerte efecto en los salarios. Por el contrario, si es muy pequeño, los salarios
son muy reacios a variar.

La curva de Phillips.

La curva de Phillips relaciona la tasa de variación de los salarios con el nivel de desempleo. Cuanto
menor es la tasa de desempleo, más rápidamente se incrementan los salarios.
Para obtener la relación de la curva de Phillips, utilizamos la definición de tasa de desempleo como el
porcentaje de la población activa que no está empleada, u = 1 – N/N, para obtener:
w = w-1[1 - εu]
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 56

Los salarios y la producción.


El salario del período corriente es más elevado cuanto
wY’’
mayor es el nivel de producción. Y si la producción de
wY este período es mayor que el nivel de pleno empleo, la
w wY’ curva wY se traslada hacia arriba en el próximo período,
a wY’’. De igual forma, si la producción de este período
es inferior a la de pleno empleo, la curva wY se traslada
Salario

hacia abajo, en el próximo período a wY’.


En el nivel de pleno empleo, tenemos N = aY.
Sustituyendo, obtenemos la relación entre los salarios y
el empleo:
Y Y
Producción

w = w-1 [1 + ε(Y/Y – 1)] La ecuación indica que los salarios se incrementan cuando la producción está por
encima del nivel de pleno empleo y decrecen cuando la producción está por debajo del pleno empleo.

La curva de oferta agregada.

Suponemos que el precio es igual al costo unitario del trabajo, más un margen de beneficio, z: P = aw(1 +
z) El término aw representa los costos laborales de obtener una unidad de producto.
El supuesto de la fijación de los precios con un margen sobre el costo distingue tres determinantes de
los precios: el salario monetario; la cantidad de trabajo requerida por unidad de producto o su inversa,
la productividad del trabajo, y el margen de beneficio.
La ecuación de la oferta agregada es: P = a(1 + z)w-1[1 + ε(Y/Y – 1)] Esta ecuación se puede simplificar
para llegar a nuestra curva básica de oferta, a(1 + z)w-1 = P-1, porque en el período anterior los precios,
también se fijaron mediante el mismo procedimiento del “markup”. Por consiguiente: P = P-1[1 + ε/Y/Y –
1)]
La curva SA se traslada en el tiempo. Si la producción de
SA’’
este período está por encima del nivel de pleno empleo,
SA en el próximo período la curva SA se trasladará a SA’’.
P SA’ Si la producción de este período está por debajo de la de
pleno empleo, en el próximo la curva se trasladará hacia
Nivel de precios

abajo. Las propiedades de la curva SA son las de la curva


wY debido a que, dado el margen de beneficio, el precio
es proporcional al salario monetario.

Y Y
Producción

La última ecuación es una ecuación de oferta agregada porque indica el precio al que se ofrecerá cada
nivel de producción. La ecuación de la oferta agregada muestra una relación directa entre los precios
actuales, los del período anterior y el nivel de producción. Los precios actuales son iguales a los del
período anterior con un ajuste para tener en cuenta las condiciones cíclicas.

Propiedades de la curva de oferta agregada.

1. La curva de oferta agregada es más plana cuanto menor es la influencia de las variaciones de la
producción y el empleo sobre los salarios. El coeficiente ε recoge esta relación entre las
variaciones del empleo y las de los salarios.
2. La posición de la curva de oferta agregada depende del nivel pasado de los precios. En el nivel de
producción de pleno empleo, Y, el nivel de precios correspondiente es P = P-1. cuando los niveles de
producción son más elevados, hay sobre empleo, por lo que los precios actuales son mayores que los
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 57

del período anterior. Por el contrario, cuando hay desempleo, los precios actuales son menores que
los del período anterior.
3. La curva de oferta agregada se traslada en el tiempo. Si la producción se mantiene por encima del
nivel de pleno empleo, Y, los salarios aumentan a lo largo del tiempo y su aumento se convierte en un
incremento de los precios.

Efectos de una expansión monetaria.

La curva de oferta agregada SA corresponde a un


P nivel de precios del período anterior, P-1. pasa por
SA
el nivel de producción de pleno empleo, Y, en el
Nivel de precios

E’ nivel de precios P-1 porque, cuando la producción


P’ E alcanza el nivel de pleno empleo, los salarios no
P-1
tienen tendencia a variar, por lo que también los
costos y los precios son constantes de un período a
DA’ otro.
DA
Y Y’ Y
Producción

Efectos a corto plazo.

Supongamos que se incrementa la cantidad nominal de dinero. En todos los niveles de precios, el nivel
de saldos reales es más elevado, los tipos de interés son menores y, por lo tanto, aumenta la demanda
de producto. La curva DA se traslada hacia arriba y hacia la derecha a DA’. En el nivel de precios
inicial, P = P-1 hay ahora un exceso de demanda de bienes. Las empresas contratan más trabajo y
aumentan la producción hasta que se alcanza el punto E’, que es el equilibrio a corto plazo. En E’ han
aumentado tanto la producción como los precios. Una expansión monetaria ha dado lugar a un
incremento a corto plazo de la producción. El aumento de los precios es debido al incremento de los
costos laborales que tiene lugar al aumentar la producción y el empleo.

El ajuste a medio plazo.

En E’ la producción es superior a la normal. Por


SA’
P consiguiente, los precios seguirán aumentando. En el
P’’ E’’
SA segundo período, el precio del período anterior era P’, en el
Nivel de precios

P’ punto E’. Por consiguiente, la curva de oferta del segundo


E’
P0 período pasa por el nivel de producción de pleno empleo en
E
DA’ el nivel de precios igual a P’. Mostramos esto trasladando
la curva de oferta agregada hacia arriba hasta SA’, lo que
DA
refleja el incremento de salarios que ha tenido lugar desde
Y Y el período pasado en respuesta al elevado nivel de empleo.

Producción

Dada la nueva curva de oferta agregada, SA’, y al no haber variado la curva de demanda agregada, que
se mantiene en su nivel más elevado, DA’, el nuevo equilibrio se encuentra en E’’. Si comparamos E’ con
E’’, observaremos que ahora la producción ha descendido respecto a la del primer período y que los
precios han aumentado más. La reacción de las empresas ante el incremento de los salarios se refleja
en un traslado hacia arriba de la curva SA y el incremento de los precios resultante reduce los saldos
reales, aumenta los tipos de interés y reduce la renta y el gasto de equilibrio.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 58

El ajuste a largo plazo.


Siempre que la producción sea superior a la normal, el
SA’
empleo también será superior al normal y, por tanto,
P subirán los salarios. Al subir los salarios, las empresas
E’’’ SA
experimentan incrementos de los costos, lo que se
Nivel de precios

traduce a cada nivel de producción, en un traslado


P’ E’
‘ hacia arriba de la curva de oferta agregada, por lo que
P-0 E la producción disminuirá hacia el nivel de pleno empleo
DA’ y los precios seguirán aumentando.
El traslado hacia arriba de la curva SA nos da una
DA
serie de posiciones de equilibrio sobre la curva DA,’
Y Y empezando en E’ y desplazándonos hacia arriba, hasta
Producción
E’’’.
Durante todo el proceso de ajuste, la producción está por encima del nivel de pleno empleo y los precios
están aumentando. Pero en E’’’ hay un equilibrio a largo plazo, en el que la economía ha vuelto al pleno
empleo.
Una vez que los precios han aumentado en la misma proporción que la cantidad nominal de dinero, la
cantidad real de dinero M/P, alcanza otra vez el nivel inicial. Esto ocurre en E’’’. Cuando los saldos
reales y, por lo tanto, los tipos de interés, alcanzan otra vez el nivel inicial, lo mismo les ocurre a la
demanda, a la producción y al empleo. A largo plazo, el modelo tiene las mismas predicciones que el caso
clásico. La diferencia se encuentra solamente en el proceso de ajuste. Aquí la producción y los precios
aumentan a corto y a medio plazo y sólo a largo plazo alcanzamos el caso clásico.

El ajuste a un descenso del gasto.

Consideremos una caída del gasto autónomo. Partimos de


SA
P un equilibrio con pleno empleo en E, en el que los precios no
E
SA’ tienen ninguna tendencia a variar porque el mercado de
Nivel de precios

E’ trabajo está en equilibrio con pleno empleo.


E’’ El equilibrio se ve perturbado ahora por un descenso del
DA gasto autónomo, que traslada la curva de demanda
agregada hacia abajo, de DA a DA’. La producción y los
DA’
precios caen a medida que la economía se desplaza a corto
Y Y plazo, de E a E’.

Producción

Puesto que los salarios no son totalmente flexibles y las empresas fijan los precios basándose en los
costos, el nivel de precios no puede caer con la rapidez necesaria para aumentar los saldos reales,
reducir los tipos de interés y restituir, así, el pleno empleo inmediatamente. Ahora la economía está en
una recesión en E’.
El desempleo en el punto E’ implica que los salarios bajan. Por tanto, la curva de oferta agregada
empezará a trasladarse hacia abajo y hacia la derecha. Con el tiempo, bajan los precios. El aumento de
los saldos reales resultante reduce gradualmente los tipos de interés y reanima la demanda agregada.
El proceso continúa, con un desempleo cada vez menor, hasta que la economía alcanza de nuevo al nivel
de producción Y.
A largo plazo, una vez más, el modelo tiene predicciones clásicas. Un descenso de la demanda da lugar a
una caída de los precios, a unos tipos de interés más bajo y al pleno empleo. Pero, a corto plazo, la
economía se comporta de modo muy diferente. La lentitud del ajuste de los salarios es un obstáculo a
la continuidad del pleno empleo. La única forma de reducir el nivel de precios es la recesión y el
desempleo.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 59

Los shocks de oferta.

Un shock de oferta es una perturbación de la economía cuyo primer efecto es trasladar la curva de
oferta agregada.

Un shock de oferta adverso.

Un shock de oferta adverso es el que traslada la curva de


SA’
P oferta agregada hacia arriba. En el gráfico, la curva SA
E*
SA se traslada hacia arriba a SA’ y el equilibrio de la economía
Nivel de precios

E’ se desplaza de E a E’. Así pues, el efecto inmediato del


E shock de oferta es aumentar el nivel de precios y reducir
DA’ el nivel de producción.
Después de producirse el shock, la economía se desplaza
DA
de nuevo de E a E’. En este punto, el desempleo reduce los
Y Y salarios y, por tanto, los precios. El ajuste es lento porque
los salarios se ajustan con lentitud.
Producción

El ajuste se produce a lo largo de la curva DA, con unos salarios cada vez menores, hasta que se alcanza
E.
En E, la economía está de nuevo en el pleno empleo, con el mismo nivel de precios que antes de
producirse el shock; el salario nominal es menor porque el desempleo existente durante el proceso de
ajuste ha forzado al salario a la baja. Por consiguiente, el salario real también es menor que antes del
shock: el shock de oferta adverso reduce el salario real.

Acomodación de los shocks de oferta.

Las políticas monetarias y fiscales que trasladan la curva DA a DA’ en el gráfico anterior, se conocen
con el nombre de políticas acomodantes.
La respuesta es que hay un intercambio o compromiso entre el efecto inflacionista de un shock de
oferta y sus efectos recesivos. Cuanto más acomodación haya, mayor será el efecto inflacionista del
shock y menor el efecto producido en el desempleo.

Incorporación de los precios de las materias primas al análisis.

Incorporamos los precios de las materias primas a nuestro análisis modificando la ecuación de precios;
que denominamos Pm: P = aw (1 + z) + λPm, λ designa las necesidades de materias primas por unidad de
producto.
Cualquier incremento del precio de las materias primas elevará el nivel de precios correspondiente a un
w dado. Así pues, un incremento de Pm traslada la curva SA hacia arriba.
La ecuación de precios también se puede expresar en función del precio relativo o real de las materias
primas: pm = Pm/P Sustituyendo, obtenemos una ecuación modificada que relaciona los salarios y los
precios: P = [a (1 + z) / (1 - λpm)]w 1 > λpm

El comportamiento cíclico de la productividad.

Durante las recesiones, la producción desciende, pero el empleo desciende relativamente menos. Por
tanto, disminuye la productividad, que es la relación entre la producción y el empleo. Por el contrario,
en las recuperaciones la producción aumenta pero el empleo se incrementa menos. Por consiguiente, la
productividad aumenta en las recuperaciones.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 60

La inflación y el desempleo.

En el corto plazo no puede reducirse la inflación sin crear desempleo; en el largo plazo, sin embargo, la
tasa de inflación es esencialmente independiente de la tasa de desempleo.

La curva de Phillips y la curva de oferta agregada.

La curva de Phillips es la relación entre la tasa de variación de los salarios monetarios y la tasa de
desempleo. Actualmente se utiliza para hacer referencia a la relación entre la tasa de variación de los
precios (o tasa de inflación) y la tasa de desempleo.

La curva de Phillips.

Los salarios aumentan más rápidamente cuanto más pequeña es la tasa de desempleo. Cuando ésta es
baja, las empresas tienen dificultades para obtener todo el trabajo que demandan y, por ello, ofrecen
salarios más altos para atraer a los trabajadores.
Formalizábamos el comportamiento de los salarios mediante una ecuación que relaciona los salarios
corrientes, w, con los salarios pasados, w-1, y con la desviación del desempleo respecto a la tasa natural,
u – u.  w = w-1[1 - ε(u – u)]  P = P-1[1 - ε(u – u)] Esta ecuación establece que el hecho de que los
precios actuales sean superiores o inferiores a los del período anterior, depende de la tasa de
desempleo. Cuanto ésta es alta, los precios descienden; cuando es baja, los precios aumentan.
La tasa de inflación se define como el aumento porcentual experimentado por los precios entre un
período y el siguiente. Podemos escribir: Tasa de inflación = P/P-1 – 1 = π, donde π es la tasa de
crecimiento de los precios o inflación. π = P/P-1 – 1 = - ε(u – u)
Este modelo de inflación, π = - ε(u – u), refleja que hay inflación cuando el desempleo es inferior a la
tasa natural, y que hay deflación (descenso de precios) cuando el desempleo es mayor que la tasa
natural. Esta ecuación es la curva de Phillips.

La curva de Phillips.

La curva de Phillips tiene tres propiedades. Primero,


es una curva con pendiente negativa, es decir, una tasa
Tasa de inflación

B de desempleo más baja implica una tasa de inflación


más elevada.
El segundo punto se refiere a que la curva muestra que
u
en la tasa natural de desempleo, u, la inflación es cero.
A Tasa de desempleo Cuando las tasas de desempleo son más altas, los
precios disminuyen o, lo que es lo mismo, hay deflación.
PC Cuando son más bajas, los precios aumentan o hay
inflación; cuanto más alta es la inflación, más bajo es el
desempleo.
Finalmente, la curva muestra el grado de sensibilidad de la inflación a la tasa de desempleo. Una curva
de Phillips muy plana implica que una variación dada del desempleo origina sólo una pequeña variación de
la inflación.
La pendiente de la curva de Phillips es el coeficiente ε, que indica la sensibilidad de los salarios y, por
tanto, de los precios al desempleo.

Ajuste ante una disminución de la cantidad de dinero.

Tomamos el ejemplo de una reducción de la cantidad nominal de dinero. La economía está inicialmente
en equilibrio con pleno empleo y precios constantes,. Ahora la Reserva Federal reduce la cantidad de
dinero en términos nominales. El efecto inmediato es una reducción tanto de los precios como de la
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 61

producción. En el corto plazo los salarios y, por tanto, los precios, son rígidos por lo que se produce una
recesión.

La reducción de la cantidad nominal de dinero lleva a la


economía de una tasa de inflación nula con la tasa
Inflación

natural de desempleo, al punto E’. Ahora en el punto E’


hay un exceso de desempleo, por lo que descienden los
salarios y los precios.
E u u’
La cantidad de dinero en términos nominales
Deflación

Desempleo permanece constante. Por tanto, el descenso de los


E’
precios implica que la cantidad de dinero en términos
PC reales vuelve a aumentar a lo largo del tiempo. Esto, a
su vez, significa que bajan los tipos de interés y
aumenta la demanda agregada.
El aumento de la demanda agregada origina un incremento de la producción y el empleo, es decir, una
reducción del desempleo. Así pues, en el transcurso del tiempo, la economía se desplaza de E’ al punto
de equilibrio de pleno empleo, E. Los precios continuarán cayendo hasta que hayan bajado lo suficiente
como para llevar de nuevo la cantidad real de dinero a su nivel inicial. En ese punto los tipos de interés,
el gasto, la producción y el empleo han recuperado todos el nivel inicial y la economía ha vuelto a u.
La expansión provoca un aumento del empleo o una disminución del desempleo, hasta un punto de la
curva de Phillips situado a la izquierda de la tasa natural u. Ahora hay inflación. Dada la cantidad
nominal de dinero, disminuirán los saldos reales, subirán los tipos de interés y, como consecuencia, se
producirá un efecto desplazamiento. A medida que disminuyen la demanda y el empleo, el desempleo
aumenta volviendo de nuevo a la tasa natural.

Expectativas y curvas de Phillips a corto plazo.

El argumento de Friedman y Phelps.

Tanto a los trabajadores, cuando ofrecen trabajo, como a las empresas cuando lo demanda, les
interesan los salarios reales que van a recibir y pagar respectivamente. Cuando las empresas y los
trabajadores negocian los salarios nominales que se van a pagar en los próximos años, tienen en cuenta
la inflación que se prevé para ese período.
Friedman y Phelps sostenían que la tasa de variación del salario debería reflejar dos factores. Al igual
que ocurre con la curva de Phillips habitual, cuanto más baja sea la tasa de desempleo, más rápidamente
crecerán los saldos monetarios. Cuanto más alta sea la inflación esperada, más rápidamente crecerán
los salarios monetarios.

La inflación esperada y la curva de Phillips.

Modificamos la curva de Phillips para incluir la inflación esperada de la forma siguiente:


π = π* - ε(u – u) π* es la tasa esperada de inflación. Esta ecuación se conoce con el nombre de curva de
Phillips ampliada con expectativas de inflación.
Si el desempleo es superior a la tasa natural, la inflación es inferior a la tasa esperada y viceversa.
Cuando la tasa de desempleo es la tasa natural, los salarios y los precios crecen a la tasa a la que se
espera que crezcan.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 62

Curva de Phillips a corto plazo.

La tasa de inflación esperada correspondiente a CP’’ es 8%.


A la curva de Phillips CP’ le corresponde una tasa de inflación
A esperada del 3%; y a la curva de Phillips CP le corresponde
una tasa de inflación esperada nula.
Tasa de inflación

La curva de Phillips a corto plazo representa la relación entre


la tasa de inflación y de desempleo cuando la tasa de
CP’’ inflación esperada se mantiene constante.
u’ u CP’ En el corto plazo, la economía se desplaza a lo largo de una
Tasa de desempleo curva de Phillips dada.
CP

Determinantes de las expectativas.

Las expectativas racionales.

La hipótesis de las expectativas raciones es el supuesto de que el público basa sus expectativas de
inflación (o de cualquier otra variable económica) en toda la información de que se dispone acerca del
comportamiento futuro de esa variable.
La hipótesis de las expectativas racionales implica que el público no se equivoca sistemáticamente en la
formación de sus expectativas. El público corrige esos errores y modifica en la forma adecuada su
manera de formar las expectativas.

Los traslados de la curva de Phillips a corto plazo.

La curva de Phillips a corto plazo se traslada con la tasa esperada de inflación. Cuanto más alta sea la
tasa de inflación esperada, más alta será la tasa de inflación correspondiente a una tasa de desempleo
dada. Esto implica que podemos tener simultáneamente más inflación y más desempleo.

La curva de Phillips a largo plazo.

En el largo plazo, las tasas de inflación efectiva y esperada son iguales. La curva de Phillips a largo
plazo describe el compromiso, si es que existe alguno, entre la inflación y el desempleo cuando las tasas
de inflación efectiva y esperada son iguales.
A largo plazo, la tasa de desempleo efectiva es igual a la tasa natural cualquiera que sea la tasa de
inflación. En otras palabras, no hay posibilidad de intercambio entre la inflación y el desempleo.

CPL El gráfico muestra la relación entre las curvas de Phillips a


corto y a largo plazo. En el corto plazo la economía se
desplaza a lo largo de una curva de Phillips a corto plazo,
Tasa de inflación

como la CP’, con una tasa de inflación esperada dada. En el


largo plazo, sin embargo, las expectativas alcanzarán a la
tasa de inflación efectiva y la economía se encontrará en un
CP’’ punto en el que son iguales las tasas de inflación efectiva y
u CP’ esperada. Esto ocurre sólo a lo largo de la línea vertical CPL,
Tasa de desempleo que es la curva de Phillips a largo plazo.
CP
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 63

El ajuste hacia alcanzar una tasa de inflación más elevada.

CPL La economía se encuentra inicialmente en el punto E, con una


E’’ tasa de desempleo igual a la tasa natural u, y una tasa de
E’’’
E’ inflación del 3%, a continuación se adoptan políticas
Tasa de inflación

monetarias y fiscales expansivas que llevan a la economía aun


punto como el E’, de la curva de Phillips a corto plazo.
E CP’’ A continuación empiezan a ajustarse las expectativas de
CP’’’ inflación. Las subidas salariales se basan en el supuesto de
u CP’ que la tasa de inflación iba a ser del 3%; sin embargo, en la
Tasa de desempleo realidad es mayor. Los trabajadores ajustan sus
expectativas de inflación.

La curva de Phillips a corto plazo se desplaza a una posición como la CP’’’. La tasa esperada de inflación
es del 5% y los salarios suben a una tasa que refleja el aumento de la inflación esperada. Ahora, a
medida que la economía se desplaza a una posición como la que representa el punto E’’’, los efectos de
las políticas monetaria y fiscal expansivas se manifiestan más en el crecimiento de la inflación que en la
reducción del desempleo.
Una vez más, las expectativas de inflación se ajustan, se incorporan a los salarios y la curva de Phillips a
corto plazo se traslada hacia arriba. A la larga, las tasas de inflación esperada y efectiva se igualan y
la economía se encuentra simultáneamente en las curvas CP’’ y CPL, en el punto E’’.
Las políticas expansivas de demanda agregada conducen a la larga a una tasa de inflación más alta sin
reducir la tasa de desempleo. Pero en el proceso de ajuste a la nueva tasa de inflación, hay un período
en el que la producción es mayor que la normal y la tasa de desempleo es menor que la natural.

La estanflación.

A medida que la economía se desplaza de E a E’’, la tasa de inflación aumenta al ir reduciéndose la tasa
de desempleo. Sin embargo, más tarde, a medida que las expectativas se ajustan al aumento de la
inflación, aumentan tanto la tasa de inflación como la de desempleo. Un período de inflación y
desempleo crecientes, se conoce con el nombre de estanflación.

Políticas antiinflacionistas.

Las políticas restrictivas producen inicialmente un brusco aumento de la tasa de desempleo con una
pequeña reducción de la tasa de inflación. Más tarde, la tasa de inflación empieza a caer y a la larga, la
economía comienza a desplazarse hacia el pleno empleo con una tasa de inflación menor.

¿Es realmente vertical la curva de Phillips a largo plazo?

Una curva tal como la CPL parece sugerir que no se puede hacer nada respecto al desempleo en el largo
plazo, ya que éste se estabilizará en la tasa natural u.
Existe la posibilidad de reducir la tasa natural, u, mediante políticas encaminadas a aumentar la
eficiencia del mercado de trabajo.
En el corto plazo, las políticas de demanda agregada pueden reducir la tasa de desempleo. Pero dichas
políticas no la pueden reducir de forma continua. A todos los efectos prácticos, la curva de Phillips a
largo plazo es vertical.

El dinero y la inflación a largo plazo.

La inflación es un fenómeno monetario. Una elevada y continua tasa de crecimiento del dinero da lugar
a una inflación elevada, y una tasa baja reduce, a la larga, la tasa de inflación.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 64

La función de demanda de saldos reales es la siguiente: M/P = L(i, Y) La función de demanda de saldos
reales afirma que la demanda depende del tipo de interés nominal, i, y del PNB real, Y.
El largo plazo se define como el período en el que las tasas de inflación efectiva y esperada son iguales.
A largo plazo, la tasa de desempleo es la tasa natural, u, y, por tanto, el nivel de producción es el de
pleno empleo, Y. Además, a largo plazo, cuando la economía está en equilibrio, el tipo de interés nominal
se encuentra a algún nivel de equilibrio a largo plazo. En el equilibrio a largo plazo de una economía en la
que la producción potencial es constante, también lo son los saldos reales.
Cuando los saldos reales son constantes, la relación M/P es constante. Esto significa que la cantidad
nominal de dinero, M, y el nivel de precios, P, crecen a la misma tasa. Por tanto, en el equilibrio a largo
plazo (si la producción es constante), la tasa de inflación es igual a la tasa de crecimiento del dinero
(m): π = m

El crecimiento de la producción y la inflación a largo plazo.

Supongamos que la producción crece en el largo plazo a la tasa de crecimiento de la producción


potencial, y*. Sólo para satisfacer el aumento de la demanda de saldos reales derivado del aumento de
la renta, es necesario algún crecimiento del dinero. Por tanto, la tasa de crecimiento del dinero es
superior a la tasa de inflación a largo plazo.
Si la demanda de saldos reales aumenta como consecuencia del crecimiento de la renta, el equilibrio
monetario exige que la oferta monetaria en términos reales aumente a la misma tasa. La tasa de
crecimiento de la cantidad de dinero en términos reales es exactamente la diferencia entre la tasa de
crecimiento de la cantidad nominal de dinero y la tasa de inflación.
Si y* es la tasa de crecimiento de la producción potencial y n es la elasticidad – renta de la demanda de
saldos reales, la relación entre la tasa de inflación, la tasa de crecimiento del dinero y la tasa de
crecimiento de la producción es: π = m – ny*

¿Es la inflación un fenómeno monetario a largo plazo?

No puede haber una gran inflación sin un crecimiento rápido del dinero y un crecimiento rápido del
dinero generará una rápida inflación. Sin embargo, no es exacto el nexo que existe a largo plazo entre
el crecimiento del dinero y la inflación y ello por dos razones. En primer lugar, los incrementos de la
producción aumentan la demanda de saldos reales y reducen la tasa de inflación correspondiente a una
tasa dada de crecimiento del dinero. Y en segundo lugar, las instituciones financieras cambian, la
definición del dinero varía y la demanda de dinero puede desplazarse con el paso del tiempo.

Otras causas de la inflación.

CPL Cuando la tasa de crecimiento del dinero empieza a aumentar,


la economía se desplaza de E a una posición como la E’, a lo
E’ largo de una curva de Phillips a corto plazo. Pero a
Tasa de inflación

E’’ continuación, si continúa el crecimiento del dinero, las


expectativas y los convenios se ajustan y la curva de Phillips
E a corto plazo se traslada hacia arriba, hasta CP’’. Si se
CP’’ mantiene la nueva tasa de crecimiento del dinero, la economía
u CP’ acabará con una tasa de inflación más elevada y con la misma
Tasa de desempleo tasa de desempleo inicial, es decir, la tasa natural.

Por tanto, los aumentos del crecimiento del dinero provocan más inflación, tanto a corto como a largo
plazo. Otras tres fuentes potenciales de inflación a corto plazo son las políticas fiscales expansivas,
los shocks de oferta y las perturbaciones salariales. Ninguno de estos factores puede reproducir
inflación a largo plazo.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 65

La política fiscal expansiva.

Supongamos que aumenta el gasto público. En el corto plazo, al ser los precios y los salarios bastante
rígidos, el incremento de la demanda agregada eleva la producción real y reduce el desempleo. La
economía se desplaza a lo largo de una curva de Phillips a corto plazo tal como la CP’’, hasta una posición
como la E’.
Si el público cree que el aumento de la inflación provocado por la política fiscal expansiva es puramente
temporal, las expectativas no se ajustarán y la economía recorrerá el camino inverso, desplazándose
hacia abajo a lo largo de la curva CP’. A la larga, la economía volverá a la tasa de inflación original y a la
tasa natural de desempleo.
Sin embargo, el público podría pensar que la nueva política fiscal va a producir efectos inflacionistas
duraderos. En ese caso, debido a las expectativas de inflación, la curva de Phillips a corto plazo se
trasladará hacia arriba después del desplazamiento hasta el punto E’. A partir de E’, se elevará la tasa
de inflación al mismo tiempo que aumenta el desempleo. Sin embargo, a la larga, la tasa de inflación
descenderá de nuevo a su nivel original, a medida que la economía vuelve otra vez a la tasa natural de
desempleo.

Shocks de oferta.

CPL Un incremento del precio de la materia prima esencial, tarda


E’’ cierto tiempo en reflejarse en los precios fijados por el
conjunto de las empresas de la economía. Mientras se está
Tasa de inflación

produciendo este ajuste, la curva de Phillips a corto plazo se


E’ traslada hacia arriba, por ejemplo, de CP a CP’. A cada tasa
E CP’’ de desempleo le corresponde ahora una tasa de inflación más
CP’ elevada. Si no varía ni la política fiscal ni la monetaria,
u CP tampoco varía la demanda agregada. Al ser más altos los
Tasa de desempleo precios, la producción tiene que disminuir, por lo que aumenta
el desempleo.

La economía se desplaza al punto E’ de CP’. En el corto plazo, la inflación y el desempleo se incrementan


al mismo tiempo.
Si los efectos inflacionistas de los shocks del precio del petróleo son lentos en su transmisión a los
precios del resto de los bienes, entonces la curva de Phillips a corto plazo puede seguir siendo la CP’
durante algún tiempo. De hecho, la curva de Phillips a corto plazo podría incluso trasladarse hasta una
posición tal como la CP’’, si las expectativas de inflación se ajustaran y los trabajadores empezaran a
exigir mayores tasas de incrementos salariales para compensar la mayor inflación que esperan. Al no
haber variado la demanda agregada, esto provocaría más desempleo junto con una inflación más elevada.
Sin embargo, a la larga, la presión del desempleo reduce la tasa de incremento de los salarios, la curva
de Phillips a corto plazo empieza a volver hacia CP’ y después hacia CP, y la economía retorna a la
posición de pleno empleo con una tasa de inflación menor. Pero mientras tanto, la economía ha estado
sumida en una recesión originada por el shock de oferta.

El empuje de los salarios y el dilema de la política económica.

Tiene lugar un empuje salarial cuando los trabajadores exigen una subida de los salarios mayor que la
que le corresponde a la inflación corriente en la curva de Phillips a corto plazo.
Los efectos económicos de un empuje salarial son los mismos que los de un shock de oferta. Si no
responden ni la política monetaria ni la fiscal, aumentarán tanto la tasa de inflación como la de
desempleo como consecuencia del empuje de los salarios. Los trabajadores ocupados recibirán salarios
nominales más altos; pero la producción disminuye a medida que el nivel de precios aumenta. Como
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 66

consecuencia del aumento de la tasa de desempleo, algunos de los trabajadores que empezaron
presionando para conseguir salarios más altos, pierden su trabajo.
Si no respondieran ni la política fiscal ni la monetaria, la tasa de inflación y la tasa de desempleo
volverían, a la larga, a sus niveles iniciales.

Acomodación.

Las autoridades económicas se acomodan a los shocks de oferta cuando aumentan la tasa de
crecimiento del dinero para evitar el desempleo que, de lo contrario se produciría como consecuencia de
una perturbación de oferta que traslada la curva de Phillips a corto plazo.
La acomodación a los shocks de oferta provoca más inflación, pero tiene la ventaja de que reduce la
tasa de desempleo.

Estrategias alternativas para reducir la inflación.

El gradualismo.

gp CPL gp CPL
E
10 E’ 10
Tasa de inflación

E E’
CP
E’’’
CP
CP’ CP’
3 3
E’’ E’’ CP’’
CP’’
u u Y’0
Tasa de desempleo Tasa de desempleo
Gradualismo
Estrategia de choque
Una política de gradualismo trata de conseguir un retorno lento y continuo a una baja tasa de inflación.
La política económica comienza con una ligera disminución de la tasa de crecimiento de la cantidad de
dinero, que desplaza a la economía un corto trecho a lo largo de la curva de Phillips a corto plazo, CP, de
E a E’. El aumento de la tasa de desempleo en E’ hace que la curva de Phillips a corto plazo se traslade
de CP a CP’. Las autoridades económicas llevan a cabo a continuación otra pequeña reducción del
crecimiento del dinero, desplazándose a E’’’. En respuesta al ligero aumento de la tasa de desempleo y
como consecuencia de la disminución de la tasa esperada de inflación, la curva de Phillips a corto plazo
se traslada de nuevo hacia abajo. Las autoridades siguen adoptando esa política, reduciendo
gradualmente la tasa de crecimiento monetario, a medida que la curva de Phillips a corto plazo se
traslada lentamente hacia abajo en respuesta tanto al desempleo como al descenso de la tasa de
inflación, que reduce la tasa de inflación esperada.
A la larga, la economía vuelve al pleno empleo con una menor tasa de inflación, en el punto E’’. El
desempleo no ha sido muy elevado durante el proceso de ajuste, aunque si ha sido superior al normal.

La estrategia de choque.

La política de estrategia de choque trata de reducir la tasa de inflación rápidamente. Empieza con una
reducción inmediata y drástica del crecimiento del dinero, creando una fuerte recesión a medida que la
economía se desplaza de E a E’. A pesar de ello, la reducción inicial de la inflación es muy pequeña.
Sin embargo, al provocar inmediatamente un elevado nivel de desempleo, la estrategia del choque hace
que la curva de Phillips a corto plazo se traslade hacia abajo rápidamente. Al ser mucho mayor la
recesión que provoca la estrategia de choque, la tasa de crecimiento de los salarios baja más
rápidamente que en el caso del gradualismo. La estrategia de choque mantiene la presión a un nivel
elevado al mantener baja la tasa de crecimiento del dinero. A la larga, la tasa de inflación se reduce lo
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 67

suficiente como para que la producción y el empleo empiecen a recuperarse. La economía vuelve al
punto E’’ con pleno empleo y una tasa de inflación más baja.

El gradualismo frente a la estrategia de choque.

Con la estrategia gradualista, la tasa de crecimiento del dinero se reduce al principio sólo muy
ligeramente y la economía nunca se aleja demasiado de la tasa natural de desempleo; pero la tasa de
inflación sólo disminuye lentamente. La estrategia de choque, por el contrario, comienza con una gran
reducción de la tasa de crecimiento del dinero y con una recesión intensa.

La credibilidad y la deflación rápida.

Si la política es creíble y si las expectativas son racionales, se sostiene que la economía puede
desplazarse inmediatamente a un nuevo equilibrio a largo plazo cuando se produce un cambio de política
económica.

¿Hay algún remedio mejor?

Las políticas de rentas.

Las políticas de rentas son políticas que tratan de reducir las tasas de crecimiento de los salarios y los
precios mediante la acción directa. O bien se controlan los salarios y los precios, o bien el gobierno
trata de persuadir a los dirigentes sindicales y patronales de que suban los salarios y los precios más
despacio. Las políticas de renta, si tienen éxito, trasladan hacia abajo la curva de Phillips a corto plazo.
Una congelación de los salarios y los precios obviamente consigue reducir la tasa de inflación. Pero no
se puede acabar con la inflación con este método, porque los salarios y los precios deben variar si
queremos que los recursos se asignen eficientemente.

Los planes de incentivos impositivos.

Los planes de incentivos impositivos para reducir la tasa de inflación animan a los trabajadores y a las
empresas a mantener a un nivel reducido los incrementos de salario y de precios, ofreciéndoles
incentivos impositivos.
El problema más importante que plante un plan de incentivos impositivos reside en la gran dificultad de
su administración. Las políticas económicas que actúan directamente sobre los salarios y los precios
deben tratar de impedir que suba el nivel general de precios, pero permitir que varíen los precios
relativos.

La relación de intercambio entre la inflación y el desempleo.

La anatomía del desempleo.

Una persona desempleada se define como una persona que no tiene empleo y que:
1. Ha estado buscando activamente durante las cuatro semanas previas.
2. Está esperando a que la vuelvan a llamar para el empleo del que ha sido suspendida.
3. Está esperando a incorporarse a un nuevo empleo en un plazo máximo de cuatro semanas.

El desempleo estructural es el que existe cuando la economía está en pleno empleo, es decir, es el que
corresponde a la tasa natural de desempleo, que surge de la estructura del mercado. El desempleo
cíclico es el exceso de desempleo sobre el desempleo estructural y tiene lugar cuando la producción es
inferior a su nivel de pleno empleo.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 68

Flujos de entrada y de salida del desempleo.

Una persona se puede convertir en desempleada por una de cuatro razones:


1. Puede ser un nuevo entrante en la población activa que busca empleo por primer vez, o puede ser un
reentrante, es decir, alguien que vuelve a la población activa después de estar sin buscar empleo
durante más de cuatro semanas.
2. Una persona puede abandonar un puesto de trabajo para buscar otro distinto y darse de alta como
desempleado mientras lo busca.
3. La persona puede haber sido suspendida del empleo.
4. Un trabajador puede perder un empleo al que no tiene ninguna esperanza de volver, o bien porque lo
han despedido, o bien porque la empresa ha cerrado. Esta última forma de convertirse en
desempleado se llama abandono involuntario.

Existen esencialmente tres formas de salir:


1. Una persona puede ser contratada para un nuevo empleo.
2. Algún suspendido de empleo puede ser reincorporado al trabajo.
3. Una persona desempleada puede dejar de buscar empleo y, en ese caso, por definición abandona la
población activa.

Duración del desempleo.

Un episodio de desempleo se define como un período en el que un individuo permanece desempleado de


forma continua. Dada la tasa de desempleo, cuánto más corto sea el episodio – el tiempo que el
individuo está desempleado – mayores son los flujos.

La tasa natural de desempleo.

La tasa natural de desempleo se llama también nivel de desempleo de pleno empleo, nivel de desempleo
de equilibrio a largo plazo, o tasa estructural de desempleo.
Cuando la demanda agregada se eleva (con un salario real dado), las empresas aumentan sus
contrataciones. Cuando desciende, las empresas llevan a cabo suspensiones. Un aumento de la demanda
de trabajo hace aumentar los abandonos al mismo tiempo que reduce las suspensiones de empleo. Una
persona que piensa abandonar un puesto de trabajo para buscar otro puede estar más dispuesta a
hacerlo cuando las condiciones del mercado de trabajo son buenas y la demanda es elevada, que cuando
hay mucho desempleo y las perspectivas de encontrar rápidamente un buen empleo son bajas. En
realidad, los abandonos y las suspensiones de empleo varían en sentidos opuestos.

Cuando la tasa de desempleo es constante, los flujos hacia el interior y el exterior del fondo de
desempleados se compensa exactamente. La tasa natural de desempleo, sin embargo, es aquella tasa a
la que los flujos hacia el interior y hacia el exterior del fondo de desempleados se compensan
exactamente y a la que las expectativas de los empresarios y de los trabajadores respecto al
comportamiento de los precios y de los salarios son correctas.

La frecuencia del desempleo.

La frecuencia del desempleo es el número medio de veces, por año, que los trabajadores se ven
afectados por el desempleo. Hay dos determinantes básicos de esta frecuencia. El primero es la
variabilidad de la demanda de trabajo entre las diferentes empresas de la economía. Cuanto mayor es
la variabilidad de la demanda de trabajo entre las distintas empresas, más elevada es la tasa de
desempleo. El segundo determinante es la tasa a la que entran nuevos trabajadores en la población
activa: cuanto más rápidamente entran – es decir, cuanto mayor es la tasa de crecimiento de la
población activa – más elevada es la tasa natural de desempleo.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 69

Las estimaciones de la tasa natural de desempleo.

La tasa natural es la media ponderada de las tasas naturales de desempleo correspondientes a los
subgrupos de la población activa.
Las estimaciones de la tasa natural parten, en general, de algún período en el que se piensa que el
mercado de trabajo ha estado en equilibrio y que tanto la tasa de desempleo agregado como las tasas
de los subgrupos de la población alcanzaban sus niveles naturales.

Los costos del desempleo.

La sociedad en conjunto pierde como consecuencia del desempleo porque la producción es inferior a su
nivel potencial. Los desempleados, en tanto que personas, sufren por su pérdida de renta como por el
bajo nivel de autoestima originado por los largos períodos de desempleo.

Los costos del desempleo cíclico.

La ley de Okum.

La ley de Okum establece que por cada punto porcentual de reducción de la tasa de desempleo, el PNB
real aumentará en un 2,5%.

Otros costos y beneficios.

Un posible beneficio compensador se debe a que los desempleados no trabajan, por lo que disfrutan de
más ocio. Sin embargo, el valor que se le puede dar a ese ocio es pequeño, en primer lugar, porque gran
parte de él no es deseado.
La persona desempleada valora su ocio según el salario neto de impuestos y ese valor es menor que el
valor de su producto marginal para la sociedad en conjunto. Por consiguiente, el valor del mayor ocio
sólo compensará parcialmente la estimación del costo del desempleo cíclico proporcionada por la ley de
Okum.

El desempleo “estructural”.

La totalidad del desempleo constituye una pérdida, ya que la fuerza de trabajo desempleada podría ser
útil si estuviera trabajando. Sin embargo, aquellas personas que están desempleadas porque están
buscan un empleo mejor, están prestando un servicio a la sociedad al tratar de situarse en una posición
en la que ganen el máximo y sean lo más valiosos posible.

Los costos de la inflación.

La inflación perfectamente anticipada.

El costo de mantener efectivo para un individuo es el interés perdido por no mantener un activo
generador de intereses. Cuando la tasa de inflación se eleva, sube el tipo de interés nominal, aumenta
el interés perdido por mantener efectivo y se eleva, por tanto, el costo de mantenerlo. Por
consiguiente, la demanda de efectivo desciende.
Estamos suponiendo que las tasas de inflación no son, en realidad, lo suficientemente elevadas como
para resquebrajar el sistema de pagos. Los costos de la inflación totalmente anticipada son pequeños.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 70

La inflación imperfectamente anticipada.

Uno de los efectos importantes de la inflación es que varía el valor real de los activos que están fijos en
términos nominales.
Los costos de la inflación no anticipada consisten fundamentalmente en costos distributivos. La
inflación redistribuye la riqueza entre los deudores y los acreedores porque las variaciones del nivel de
precios cambian el poder adquisitivo de los activos fijos en términos monetarios.
El último efecto distributivo importante de la inflación se refiere al valor real de las deudas
impositivas. La inflación traslada al público hacia tramos de renta más elevados y, por tanto, aumenta el
valor real de sus pagos impositivos o reduce la renta real disponible.

La inflación, los tipos de interés y la indiciación de los salarios.

La inflación y los tipos de interés.

El que el tipo de interés de los bonos resulte alto o bajo depende de cual sea la tasa de inflación.

Influencias de la política en la inflación y el desempleo.

La curva de Phillips ampliada.

A la ecuación de la curva de Phillips le añadimos otro término, β(u – u-1). El coeficiente β mide el grado
en que la variación del desempleo (u – u-1) afecta a la inflación. Cuanto mayor es β, más importante es el
efecto de la variación del desempleo en la tasa de inflación.
π = π* - ε(u – u) - β(u – u-1) Esta ecuación sugiere que existe una relación de intercambio concreta.
Cuanto más rápida es la reducción del desempleo; menos desinflación se consigue a cada nivel de
desempleo.

Otra vez la ley de Okum.

Una versión diferente de la Ley de Okum relaciona el comportamiento del crecimiento de la producción
real con las variaciones del desempleo en el tiempo. En esta versión, a lo largo del tiempo, la población
activa crece y para mantener el desempleo constante, la producción debe crecer para compensar el
crecimiento de la población activa.

Los déficit presupuestarios, la inflación y la deuda pública.

La mecánica de la financiación del déficit.

Déficit financiados con deuda.

Cuando el Tesoro financia su déficit endeudándose con el sector privado, está llevando a cabo una
financiación con deuda. En este caso, el Tesoro vende bonos o letras del Tesoro al sector privado.

Déficit financiados con dinero.

Cuando el Tesoro se endeuda con el Banco Central para financiar su déficit, está llevando a cabo una
financiación con dinero. En este caso, el Banco Central compra una parte de la deuda.
Cuando el Banco Central compra deuda al Tesoro, la paga dándole al Tesoro un cheque girado con cargo
al Banco Central, es decir, creando base monetaria. Por el contrario, cuando el Tesoro se endeuda con
el público, recibe y a continuación gasta base monetaria permaneciendo, por tanto, es invariable la
cantidad de base monetaria en mano del público.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 71

Las ventas de valores del Tesoro al Banco Central se denominan monetización de la deuda, lo que quiere
decir que el Banco Central crea dinero para financiar la compra de la deuda. Cuando el público compra
la oferta del Tesoro, tiene más deuda y una cantidad invariable de base monetaria; en el caso en que el
déficit se financia mediante ventas de deuda al Banco Central, las tenencias de deuda del sector
privado no han variado, mientras que las de base monetaria han aumentado.
Sea Bp el valor de las ventas de bonos público al sector privado y Bbc el valor de las ventas de bonos al
Banco Central. Sea B la cantidad de base monetaria y recordemos que DP es el déficit presupuestario,
medido en términos reales. P es el nivel de precios.
P.DP = ∆Bbc + ∆Bp ~ ∆B + ∆Bp Esta ecuación se llama la restricción presupuestaria del sector público.
Indica que el déficit presupuestario nominal se financia endeudándose con el Banco Central (Bbc), o con
el sector privado (Bp).

Los déficit y la deuda pública.

La cantidad total de bonos públicos en circulación constituyen la deuda pública. Cuando el presupuesto
presenta un déficit, la deuda pública aumenta. Cuando el presupuesto presenta un superávit, disminuye.
Las emisiones de deuda del Tesoro no están todas hechas con el propósito de financiar el déficit
presupuestario. La mayoría se hacen para refinanciar las partes de la deuda pública que están
venciendo. El proceso por el que el Tesoro financia y refinancia la deuda pública se conoce con el
nombre de gestión de la deuda.

Los déficit, la inflación y la inestabilidad.

La inflación, a largo plazo, está determinada por la tasa de crecimiento del dinero. Si el déficit
presupuestario no afecta al crecimiento del dinero a largo plazo, no afectará a la inflación.

Déficits transitorios financiados con dinero.

CPL Consideremos un déficit que es transitorio y que está


financiado mediante la creación de dinero.
En el gráfico mostramos una curva de Phillips a corto plazo,
CP, y la curva de Phillips a largo plazo vertical, CPL.
Inflación

Supongamos ahora que el sector público reduce los impuestos


E’ y que, como consecuencia, hay un déficit presupuestario. El
E
efecto de la reducción de los impuestos es una elevación de
u CP la demanda agregada que desplaza la economía hacia arriba a
Desempleo lo largo de la curva de Phillips a corto plazo, CP, del punto E
al E’.

Mientras dura el déficit, la Reserva Federal está aumentando la cantidad de dinero a través de la
compra de deuda. El aumento de la cantidad de dinero hace que la demanda agregada siga elevándose.
Mientras la cantidad de dinero crece, las expectativas de inflación se hacen mayores y la demanda
agregada se expande porque la creación de dinero hace caer los tipos de interés y aumenta el grado de
inversión relativamente al nivel que alcanzaría si la oferta monetaria se mantuviera constante. Pero a
largo plazo hemos supuesto que el déficit desaparece. No hay más necesidad de aumentar la cantidad
de dinero y la inflación desaparece junto con el déficit. La economía seguirá, por tanto, un ciclo con una
inflación superior a la tendencia y un desempleo inferior a la misma.
A largo plazo la inflación vuelve a su nivel original. El único efecto del déficit transitorio es que
aumenta la cantidad de dinero y el nivel de precios. Por tanto, siempre que el déficit vaya a ser
transitorio, puede financiarse mediante la impresión de dinero sin ningún efecto a largo plazo sobre la
tasa de inflación.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 72

Déficits permanentes financiados con dinero.

Los déficit permanentes financiados mediante la creación de dinero afectan necesariamente a la tasa
de inflación a largo plazo.

La inflación como impuesto.

Cuando el sector público financia un déficit creando dinero en realidad está imprimiendo el dinero que
utiliza para pagar los bienes y servicios que compra.
Suponiendo que la renta real no esté creciendo, el público mantendrá a largo plazo un nivel constante de
saldos reales. Pero si los precios se están elevando, el poder adquisitivo de una cantidad dada de saldos
nominales cae. Para mantener constante el valor real de sus saldos monetarios, el público tiene que
aumentar la cantidad de sus saldos nominales a una tasa que compense exactamente los efectos de la
inflación.
Cuando el público aumenta su cantidad de saldos nominales para compensar los efectos de la inflación en
sus tenencias de saldos reales, está utilizando parte de su renta en aumentar sus tenencias de dinero
nominal.
La inflación actúa exactamente igual que un impuesto porque el público se ve obligado a gastar menos
que su renta y a pagar al sector público la diferencia, a cambio del dinero adicional. El sector público,
por tanto, puede gastar más recursos y el público menos, lo mismo que si el sector público hubiera
aumentado los impuestos para financiar el gasto adicional.

La hiperinflación.

Las hiperinflaciones son períodos de inflación muy rápida, superiores al 1000% anual.

Déficit financiados con deuda.

Un déficit transitorio financiado con deuda.

SA Una reducción de los impuestos traslada la cura de demanda


E’’ agregada de DA a DA1. A corto plazo, la demanda agregada
E2 se expande. Puesto que el déficit es transitorio, la reducción
Nivel de precios

impositiva se anula posteriormente. El aumento de deuda


pública que financió el déficit transitorio aumenta la riqueza
E DA1(G’.B/P) de los poseedores de deuda pública. Cuando el déficit ha
DA2(G, B’/P’) vuelto a ser normal, el efecto del aumento de la deuda en
Y DA circulación implica una mayor demanda agregada. DA1 vuelve
Producción hacia atrás sólo hasta DA2, en lugar de a DA.

Hay una elevación permanente del nivel de precios y, dada la cantidad de dinero en términos nominales,
un aumento de los tipos de interés.

Financiación con deuda y con dinero.

La financiación del déficit con dinero tiende a reducir el tipo de interés a corto plazo en comparación
con la financiación mediante deuda. Esto es porque la financiación con dinero aumenta la cantidad
nominal de dinero (trasladando hacia abajo la curva LM), mientras que la financiación con deuda no lo
hace. A corto plazo entonces, la financiación con deuda reduce el nivel de inversión en comparación con
la financiación con dinero.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 73

El nivel de precios sube más si se financia con dinero que si se financia con deuda. Hay dos razones. La
primera es que la financiación con dinero aumenta la cantidad de dinero y la financiación con deuda no.
Cuanto mayor es la cantidad de dinero, mayor es la demanda agregada a un nivel de precios dado. La
segunda es que el efecto riqueza sobre el consumo es mayor en el caso de la financiación con dinero que
en el de financiación con deuda. Esto significa también que la demanda agregada será mayor, a cada
nivel de precios, cuando el déficit se financia con dinero que cuando se financia con deuda.
La financiación con deuda eleva los tipos de interés y reduce la inversión a corto plazo en comparación
con los efectos de la financiación con dinero.

Déficit permanentes financiados con deuda.

Supongamos, para empezar, que la economía no está creciendo. En ese caso, cualquier intento de
mantener un déficit real permanente financiado con deuda fracasará porque a medida que la deuda se
acumula en el tiempo, los pagos de intereses de la misma aumentan.

La deuda, el crecimiento y la inestabilidad.

Supongamos que la economía no está creciendo y que el sector público tiene un déficit presupuestario.
Lo puede financiar emitiendo deuda. Pero el período siguiente tiene que pagar intereses sobre toda la
deuda que ha existido en el pasado y también sobre la nueva deuda emitida para cubrir el déficit del
período anterior. Una forma de pagar este interés es endeudarse algo más. Pero entonces, los
intereses necesarios para atender al servicio de la deuda son todavía mayores y, como consecuencia, se
necesita emitir aún más deuda, y así sucesivamente.
El PNB es una medida del tamaño de la economía y la relación deuda – PNB es por tanto, una medida de
la magnitud de la deuda relativa al tamaño de la economía.

El crecimiento a largo plazo y la productividad.

Con una producción en el nivel de pleno empleo y, por tanto, con los factores de la producción
disponibles plenamente utilizados, sólo hay dos fuentes posibles de crecimiento. O bien crece la oferta
de los factores de la producción, o bien se incrementa la productividad de los mismos.

Fuentes del crecimiento de la renta real.

Las tres fuentes del crecimiento son el crecimiento del trabajo, el del capital y el perfeccionamiento
de la eficiencia técnica.

La función de producción.

La función de producción relaciona la cantidad producida en una economía con los factores de la
producción utilizados y con el nivel de conocimientos técnicos. Los aumentos de las cantidades de los
factores y el perfeccionamiento tecnológico conducen a un aumento de la oferta de producto.

El crecimiento de la producción y la teoría económica de la oferta.

La teoría económica de la oferta aduce que la elección entre el ocio y el trabajo está fuertemente
influida por el salario real neto de impuestos y que los deseos de ahorrar y de invertir están igualmente
influidos por los tipos de rentabilidad netos de impuestos de los activos. Esta perspectiva dirige la
atención a la influencia que la política fiscal tiene en las ofertas de los factores y, por tanto, en el nivel
y en la tasa de crecimiento de la producción.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 74

La oferta de trabajo.

El principal determinante de la oferta de trabajo es el salario real neto de impuestos. Supongamos que
éste aumenta. Se producen dos efectos en la oferta de trabajo. En primer lugar, un número dado de
horas de trabajo ofrece una renta mayor que antes. Por tanto, el trabajador puede ganar la misma
renta que antes pero trabajando menos horas y disfrutando de más ocio. Este es el efecto renta, que
tiende a reducir la cantidad de trabajo ofrecida cuando aumenta el salario real. Pero, en segundo lugar,
cada hora dedicada al ocio es más cara en términos de la renta real sacrificada, lo que lleva al
trabajador a sustituir ocio por trabajo. Este es el efecto sustitución.

La oferta de capital.

La oferta de capital representa la acumulación de la inversión pasada. El stock de capital crece si las
adicciones al mismo son mayores que la depreciación sufrida.
Cuando hay equilibrio en el mercado de bienes y las exportaciones netas son nulas, la inversión menos el
ahorro es igual al superávit presupuestario, o: I = S + (T – G) Para aumentar la inversión y, por tanto, el
crecimiento del stock de capital, necesitamos un ahorro mayor o una reducción de los déficit del sector
público. Los defensores de la teoría económica de la oferta sostiene que cuanto más elevado sea el tipo
impositivo, menor será el ahorro.

Los déficit del presupuesto y el crecimiento.

Los déficit presupuestarios implican, si todo lo demás permanece constante, un descenso del
crecimiento de la producción de pleno empleo. Los déficit presupuestarios del gobierno absorben el
ahorro privado: las economías domésticas compran deuda pública en lugar de las acciones u obligaciones
que emiten las empresas para financiar sus inversiones. Por consiguiente, los fondos se desvían del
crecimiento a otros propósitos.

La teoría del crecimiento.

El estado estacionario.

Para que el capital por habitante permanezca invariable aunque la población esté creciendo, el capital
debe crecer exactamente a la tasa a la que crece la población.

El ahorro y el crecimiento.

En el estado estacionario, el ahorro (sY) es exactamente el necesario para generar la inversión


suficiente para compensar la depreciación (dK) y para equipar con capital (nK) a los nuevos miembros de
la población activa. Si el ahorro fuera mayor que esta cantidad, la inversión neta sería lo
suficientemente grande como para hacer crecer el capital por habitante, dando lugar a que aumentara
la renta por habitante. Por el contrario, si no se ahorrara bastante, el capital por habitante disminuiría
y, con él, la renta por habitante.

La macroeconomía de una economía abierta: los flujos de bienes y de capitales con tipos
de cambio fijos.

El grado de apertura está medido por la relación entre las importaciones y el PNB o el PIB. En el
sistema de tipos de cambio fijos, los bancos centrales fijan los precios de las monedas extranjeras o
divisas, y están dispuestos a comprar y vender divisas a esos precios. En el sistema de tipos de cambio
flexibles, el tipo de cambio se determina en el mercado de cambios.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 75

La balanza de pagos y los regímenes de tipos de cambio.

La balanza de pagos es el registro de las transacciones de los residentes de un país con el resto del
mundo. Hay dos cuentas principales en la balanza de pagos: la cuenta corriente y la cuenta de capital.
La cuenta corriente registra el intercambio de bienes y servicios, así como las transferencias. Los
servicios son los fletes, los pagos de royalties, y los pagos de intereses. Las transferencias consisten
en las remesas, las donaciones y las ayudas. Hablamos de superávit por cuenta corriente si las
exportaciones son mayores que las importaciones más las transferencias neta a los extranjeros.
La cuenta de capital registra las compras y ventas de activos, como las acciones, los bonos y la tierra.
Hay un superávit por cuenta de capital cuando nuestros ingresos son mayores que nuestros pagos
debido a nuestras compras de activos extranjeros.
La balanza comercial registra simplemente el comercio de bienes. Si se añade el comercio de servicios
y las transferencias netas, se obtiene la cuenta corriente.

Tipos de cambio fijos.

En un sistema de tipos de cambio fijos, los Bancos Centrales extranjeros están dispuestos a comprar y
vender sus monedas a un precio fijado en dólares. Los Bancos Centrales tienen que financiar cualquier
superávit o déficit de la balanza de pagos que surja al tipo de cambio oficial. Lo hacen comprando o
vendiendo toda la moneda extranjera que no se ofrezca en las transacciones privadas.
Para garantizar que el precio (tipo de cambio) permanece fijo, es necesario obviamente, mantener
ciertas existencias de divisas que puedan ofrecerse a cambio de la moneda nacional.

Reservas.

Los Bancos Centrales mantenían reservas que podían vender en el mercado cuando había un exceso de
demanda de dólares. Inversamente, cuando había un exceso de oferta de dólares, compraban los
dólares.

La intervención.

La intervención es la compra o venta de divisas por parte del Banco Central. La balanza de pagos mide
la cuantía de la intervención del Banco Central en el mercado de cambios. Si un país tiene, de forma
persistente, déficit de la balanza de pagos, el Banco Central acabará agotando sus reservas de divisas y
no podrá continuar su intervención. Antes de llegar a esa situación, es probable que el Banco Central
decida que no puede mantener el tipo de cambio y devalúe la moneda.

Tipos de cambio flexibles.

En un sistema de tipos de cambio flexibles, los Bancos Centrales permiten que el tipo de cambio se
ajuste para igualar la oferta y la demanda de divisas.

Flotación limpia y flotación sucia.

En un sistema de flotación limpia, los Bancos Centrales se mantienen completamente al margen y


permiten que los tipos de cambio se determinen libremente en los mercados de cambios.
El saldo de la balanza de pagos será nula en un sistema de flotación limpia: el tipo de cambio se
ajustaría para que la suma de las cuentas corrientes y de capital fuera cero.
En condiciones de flotación sucia, los Bancos Centrales intervienen comprando o vendiendo divisas en un
intento de influir en los tipos de cambio.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 76

Terminología.

Tiene lugar una devaluación cuando, en un régimen de tipos de cambio fijos, sube el precio de las
monedas extranjeras como consecuencia de una acción oficial. Lo opuesto a una devaluación es una
revaluación.
Las variaciones del precio de las divisas cuando hay un sistema de tipos de cambio flexibles se
denominan depreciación o apreciación de la moneda. Una moneda se deprecia, cuando, con tipos
flexibles, se abarata en relación con las monedas extranjeras.

El comercio de bienes, el equilibrio del mercado y la balanza de pagos.

Suponemos que el nivel de precios está dado y que se ofrecerá todo el producto que se demande.

El gasto interior y el gasto en bienes interiores.

En una economía abierta, parte de la producción interior es vendida a extranjeros (exportaciones) y


parte del gasto de los residentes en el interior se destina a adquirir bienes extranjeros
(importaciones).
El gasto en bienes interiores determina la producción interior.
Gasto de residentes en el interior = A = C + I + G
Gastos en bienes interiores = A + XN = (C + I + G) + X – Q, donde X es el nivel de exportaciones, Q son
las importaciones y XN es el superávit de la balanza comercial de bienes y servicios. El gasto en bienes
interiores es el gasto total de los residentes en el interior, menos su gasto en importaciones, más la
demanda extranjera.
Supondremos que el gasto interior depende del tipo de interés y de la renta, A = A(Y, i) Suponemos que
la demanda extranjera de nuestros bienes o exportaciones X está dada. La demanda interior de bienes
extranjeros se supone que depende únicamente del nivel de renta, de modo que Q = Q(Y). A medida
que aumenta la renta, parte de este aumento se gasta en importaciones mientras que el resto, o bien se
gasta en bienes interiores o bien se ahorra.
Así pues, la balanza comercial es: XN = X – Q = X – Q(Y)
En el gráfico se representa la balanza comercial como una
función de la renta. Cuando el nivel de renta es bajo, hay pocas
Q(Y)
importaciones, por lo que dado el nivel fijo de exportaciones,
Exportaciones
Importaciones

XN = 0 XN < 0 hay un superávit comercial, XN > 0. A medida que crece la


renta, aumenta el gasto en importaciones hasta que se alcanza
B X
XN > 0 un nivel de renta, YB, donde las importaciones se igualan a las
exportaciones de forma que la balanza comercial está en
equilibrio. Un aumento adicional de la renta da lugar a un
Renta, producción déficit comercial.

Equilibrio en el mercado de bienes.

Hay equilibrio en el mercado de bienes interiores cuando la cantidad de producto obtenida es igual a la
demanda de dicho producto.
La condición de equilibrio en el merado de bienes es: Y = A(Y, i) + XN(Y, X)
Un aumento de la producción origina un exceso de oferta de bienes: el aumento de la renta sólo se
gasta parcialmente en bienes interiores, y el resto, o bien se ahorra o bien se gasta en importaciones.
Para compensar el exceso de oferta, tienen que bajar los tipos de interés para inducir un aumento de la
demanda agregada.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 77

XN = 0
En el gráfico se representa la relación de equilibrio en
la balanza comercial. Los puntos situados a la izquierda
Tipo de interés

LM de la línea XN = 0 son puntos de superávit comercial. En


ellos la renta y, por tanto, el gasto en importaciones son
E
i0 bajos en relación con las exportaciones. Los puntos
situados a la derecha de la línea XN = 0 por el
contrario, son puntos de déficit.
IS

Y0 YB Y

Renta, producción

La renta de equilibrio y la balanza comercial.

El equilibrio de la economía a corto plazo, estará en el punto E. Ambos mercados, el de bienes y el de


dinero, están en equilibrio.
La balanza comercial no está necesariamente en equilibrio. A corto plazo, un déficit de la balanza
comercial puede financiarse reduciendo las reservas de divisas y un superávit puede ser financiado
acumulando reservas.

Perturbaciones.

Cabe imaginar tres tipos de perturbaciones:


1. Un incremento del gasto autónomo interior que se dedica a adquirir bienes nacionales.
2. Un incremento de las exportaciones.
3. Un trasvase de demanda de bienes interiores a importaciones.
Efectos de un incremento del gasto autónomo.

Consideremos, en primer lugar, un incremento autónomo de nuestro gasto en bienes interiores.


El efecto en el gráfico es un traslado de la curva IS. En
XN = 0 el punto inicial de equilibrio, E, hay un exceso de
LM demanda de bienes y, como consecuencia, aumenta el
Tipo de interés

nivel de equilibrio de la renta. El nuevo punto de


E’
equilibrio es E’, donde han aumentado la producción y los
E tipos de interés y ha disminuido el superávit. La
IS’ expansión de la producción incrementa el gasto en
importaciones y, como consecuencia en E’ el superávit
IS comercial es menor que en E.
YB La expansión es menor en la economía abierta en
Y
comparación con la economía cerrada. Los
Renta, producción multiplicadores son menores porque el gasto inducido en
bienes interiores es menor.

Parte del incremento de la renta se gasta ahora en importaciones y no en bienes interiores. Las
importaciones son una filtración del proceso del multiplicador interno. Indudablemente, cuanto mayor
es la fracción de un incremento de la renta que se gasta en importaciones, menor es el multiplicador.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 78

Efectos de un incremento de las exportaciones.

Un incremento de las exportaciones aumenta la


XN = 0 XN = 0
demanda de bienes interiores y, por ello, traslada la
LM curva IS hacia la derecha. Al mismo tiempo, el
Tipo de interés

E’ incremento de las exportaciones implica que la balanza


comercial ha mejorado en todos los niveles de renta.
E
Dado el aumento de las exportaciones, la balanza
IS’ comercial estará ahora en equilibrio en un nivel de renta
más elevado. Así pues, la línea de la balanza comercial
IS
se traslada a XN’ = 0.
YB YB Y

Renta, producción

Una variación de la composición de la demanda.

La última perturbación que consideramos es un trasvase de demanda, de importaciones a bienes


interiores. Produce los mismos efectos que un incremento de las exportaciones. Implica un incremento
de la demanda de bienes interiores, así como una mejora de la balanza comercial.

Equilibrio interno y externo.

Equilibrio interno quiere decir que la producción es la de pleno empleo, Y. El equilibrio externo tiene
lugar cuando el saldo de la balanza comercial es cero.
Es deseable el equilibrio externo, en un mundo de tipos de cambio fijos, una situación de déficit de la
balanza de pagos no se puede mantener indefinidamente, ya que la financiación de los déficit exige que
el país utilice sus reservas de monedas extranjeras. Por otra parte, un superávit permanente implica la
adquisición de monedas extranjeras y la acumulación indefinida de reservas.

A la izquierda de la línea de equilibrio de la balanza


XN = 0 Y comercial tenemos superávit comercial y a la derecha
tenemos déficit. A la izquierda de la línea Y, tenemos
Tipo de interés

desempleo y a la derecha tenemos sobre empleo, o una


I II III
Recesión Recesión Expansión expansión.
Superávit Déficit Déficit Las regiones I y III presentan problemas. En la región
I lo indicado es seguir una política expansiva que
aumente el empleo y reduzca el superávit comercial.
Hasta que se alcance el equilibrio de la balanza
YB Y comercial no hay problemas, puesto que ambos
Y
objetivos, el interno y el externo, requieren políticas
Renta, producción expansivas.

De forma similar, en la región III lo indicado es llevar a cabo políticas restrictivas para reducir el
exceso de empleo y el déficit comercial. Hasta que alcancemos el pleno empleo, no hay problema.

Dilemas de política económica.

El área que plantea un dilema es la región II. En este caso, tenemos que decidir si queremos utilizar
políticas contractivas para alcanzar el equilibrio de la balanza comercial, o políticas expansivas para
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 79

lograr el pleno empleo. Una situación como ésta se conoce con el nombre de dilema de política
económica.
Lo que se necesita es alguna política que traslade la línea de equilibrio de la balanza comercial hacia la
derecha, hasta que se superponga a la línea de pleno empleo, Y. Una política económica obvia sería
reducir el gasto en importaciones cualquiera que sea el nivel de renta.

La utilización de políticas de desviación / reducción del gasto.

Las políticas que desvían el gasto de las importaciones a los bienes interiores también afectan
generalmente a la demanda agregada en el mercado de bienes. Por ello, las políticas que trasladan la
línea XN = 0 tienen que ir acompañadas generalmente de políticas que ajusten la demanda agregada.
El gráfico representa una situación en la que el nivel de
XN = 0 XN’ = 0 producción de la economía es Y, pero la balanza de pagos
LM’
tiene un déficit, puesto que la línea XN = 0 está situada a
la izquierda de Y.
LM
Tipo de interés

Considérese la utilización de un arancel que desvíe parte


de la demanda de las importaciones a los bienes
IS’
E interiores. Utilizando el arancel, reducimos el gasto en
importaciones y trasladamos la línea de equilibrio de la
IS
balanza comercial hacia la derecha, hasta que coincida
con la línea de pleno empleo. Pero el arancel afectará a la
Y demanda de bienes interiores. La parte del gasto que,
Y
dado el nivel de renta, ya no se destine a importaciones,
Renta, producción se dedicará, en su lugar, a bienes interiores.

Estamos simplemente desviando una parte del gasto de las importaciones a los bienes interiores. Por
ello, el arancel traslada la curva IS hacia la derecha, a IS’. Por tanto, tenemos que utilizar una nueva
medida de política económica para compensar el efecto expansivo que produce el arancel en el mercado
de bienes interiores.
En general, para enfrentarse a los objetivos del equilibrio interno y externo, es necesario combinar
políticas de desviación del gasto, que trasvasan demanda entre los bienes interiores y los importados,
con políticas de reducción del gasto (o de aumento del gasto).

Efectos de interdependencia y de repercusión.

Un incremento de la renta en un país (país A), al elevar sus importaciones, afecta a la demanda de
producto en el exterior y provoca, a su vez, una expansión exterior de las importaciones procedentes
del país A.
Estos efectos difusión en el proceso de determinación de la renta tienen dos implicaciones:
1. Los países no pueden, en general, tomar decisiones sobre las políticas de estabilización apropiadas
sin saber cuáles son las políticas económicas o los niveles de renta del exterior ni, por lo tanto,
cuál va a ser la demanda extranjera de sus exportaciones.
2. El incremento de la renta extranjera inducido por la difusión origina un aumento de la demanda de
importaciones del extranjero. Así pues, tiene lugar un efecto repercusión.

El equilibrio externo, el interno y los precios.

La demanda agregada depende del nivel de precios. Un nivel de precios más elevado implica unos saldos
reales menores, unos tipos de interés más elevados y un gasto menor. En una economía abierta, un
incremento de nuestros precios reduce la demanda de nuestros bienes por dos razones. La primera,
basado en la elevación de los tipos de interés y la segunda es que hace que nuestros bienes sean menos
competitivos respecto a los producidos en el exterior.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 80

En el gráfico presentamos la curva de demanda


decreciente de nuestros bienes, DA. El tipo de cambio
SA es fijo. También están representados la curva de
SA’ oferta agregada, SA, y el nivel de producción de pleno
Nivel de precios

empleo, Y. El punto de equilibrio inicial es E, donde


E
tenemos desempleo.
E’ Un incremento de nuestra renta aumenta las
DA
importaciones y empeora la balanza comercial. Para
XN = 0 restablecer el equilibrio de la balanza comercial,
tendrían que descender los precios interiores. Esto
Y haría que el país fuera más competitivo, aumentaría las
Y
exportaciones y reduciría las importaciones. Por eso la
Producción, demanda línea de la balanza comercial es decreciente.

A lo largo de la curva se mantiene constante el nivel de precios exteriores. En el punto de equilibrio a


corto plazo E, el país analizado tiene un déficit comercial. O bien sus precios, o bien su renta, son
demasiado elevados para que haya equilibrado entre las exportaciones y las importaciones. Para
alcanzar el equilibrio en la balanza comercial, tendría que ser más competitivo de forma que exportara
más e importara menos. También podría reducir su nivel de renta para reducir el gasto en
importaciones.

El proceso de ajuste.

En el punto E hay desempleo y déficit. Para restablecer el pleno empleo, podríamos expandir la
demanda agregada, o en su lugar, esperar a que los salarios y los precios cayeran lo suficiente y
aumentara la demanda de nuestros bienes a través de las vías del tipo de interés y del incremento de
las exportaciones netas. Desde un punto de vista externo, tenemos que conseguir un descenso de la
renta o de los precios para restablecer el equilibrio.
En el punto E’ tenemos tanto equilibrio interno como externo, es decir, pleno empleo y equilibrio
comercial. Pero no podemos llegar a ese punto más que a través de una profunda recesión que reduzca
los precios lo suficiente como para trasladar hacia abajo la curva de oferta agregada.

Ajuste automático.

Cuando el Banco Central fija el tipo de cambio, vendiendo divisas, reduce la base monetaria interior y,
con ella, la oferta monetaria. Esto es exactamente lo que sucede en el caso de un déficit. Así pues, el
déficit comercial en el punto E implica que el Banco Central está fijando el tipo de cambio, vendiendo
divisas para evitar que éste se deprecie y reduciendo la cantidad de dinero interior. En el transcurso
del tiempo, la curva de demanda agregada se trasladará hacia abajo y hacia la izquierda.
El desempleo lleva a un descenso de los salarios y los costos, que se refleja en un traslado de la curva
de oferta agregada hacia abajo. A lo largo del tiempo, por tanto, el punto de equilibrio a corto plazo, E,
se desplaza hacia abajo a medida que se traslada tanto la curva de demanda como la de oferta. Los
puntos de equilibrio a corto plazo se desplazan hacia el punto E’.
Una vez alcanzado el punto E’, hemos conseguido el equilibrio a largo plazo. Puesto que la balanza
comercial está en equilibrio, no hay presión sobre el tipo de cambio y, por tanto, no hay necesidad de
intervenir en el mercado de cambios. Por ello, la balanza comercial no influye en la oferta monetaria ni,
por tanto, en la demanda agregada. En lo que se refiere a la oferta, hemos alcanzado el pleno empleo.
Por tanto, los salarios y los costos son constantes, por lo que no se traslada la curva de oferta. En el
punto E’ tenemos una combinación de precios relativos, demanda y empleo con la que se alcanza tanto el
equilibrio interno como el externo. El ajuste del nivel de precios garantiza que podemos conseguir – a
largo plazo – tanto el pleno empleo como el equilibrio de la balanza comercial.
El proceso de ajuste que acabamos de describir se denomina proceso de ajuste clásico.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 81

El enfoque monetario de la balanza de pagos.

Cualquiera que sea el déficit de balanza de pagos, una contracción suficiente de la cantidad de dinero
restablecerá el equilibrio externo, debido a que, al aumentar los tipos de interés y reducir el gasto,
genera una contracción de la actividad económica, un descenso de la renta y, por tanto, un descenso de
las importaciones.
La venta de divisas se traduce en una reducción de la base monetaria de la misma cuantía. El Banco
Central se limita a vender un activo (moneda extranjera) y comprar otro (base monetaria). Este
proceso provocará un descenso de la cantidad de dinero en los países con déficit y un incremento en los
países con superávit. Este proceso de ajuste debe conducir exactamente, a la cantidad de dinero
necesaria para que los pagos exteriores estén equilibrados.

La esterilización.

La única forma de evitar el proceso de ajuste son las operaciones de esterilización. El Banco Central
frecuentemente compensa, o esteriliza mediante operaciones de mercado abierto, la influencia que
tiene en la oferta monetaria la intervención en el mercado de cambios. Así pues, un país en déficit que
esté vendiendo divisas y reduciendo con ello su oferta monetaria, puede compensar esta reducción
mediante una compra de bonos en el mercado abierto que reestablezca la oferta monetaria.

Financiación de los déficit y devaluación.

Un déficit por cuenta corriente no se puede financiar endeudándose con el exterior sin plantearse la
cuestión de cómo se va a devolver el préstamo. Si la contrapartida del déficit por cuenta corriente es
la inversión productiva interior, la inversión se traducirá en un incremento de la producción, una parte
del cuál puede ser exportado, o puede sustituir bienes que previamente se importaban. Así, la inversión
proporcionará los ingresos de divisas con las que se puede servir su deuda.
Otro método para ajustar un déficit por cuenta corriente es mediante la imposición de aranceles. Sin
embargo, éstos no se pueden utilizar libremente para ajustar la balanza comercial. Otra forma de
ajustar un déficit por cuenta corriente consiste en utilizar una política interna restrictiva. Así, un
déficit de la balanza comercial se puede reducir, disminuyendo el gasto (C + I + G) en relación con la
renta (Y); puede eliminarse reduciendo la demanda agregada; se puede eliminar utilizando políticas
monetaria o fiscal restrictivas que trasladen la intersección de las curvas IS y LM hasta el nivel de
renta en el que la balanza comercial está en equilibrio, etc.

La devaluación.

Una devaluación es un incremento del precio de las monedas extranjeras expresado en moneda interior.
Dados los precios nominales de los dos países, la devaluación incrementa el precio relativo de los bienes
importados por el país que devalúa y reduce el precio relativo de las exportaciones de dicho país.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 82

Equilibrio interno y externo.

Consideremos un país que ha estado en una situación de


XN’ = 0 XN = 0 pleno empleo con equilibrio en la balanza comercial
(punto E). A continuación se produce un descenso
LM
Tipo de interés

exógeno de los ingresos por exportaciones, de forma


E que la línea XN = 0 se traslada hacia la izquierda, a XN’
E’ = 0. Dados el tipo de cambio y los precios relativos (los
IS’ precios de los bienes interiores en relación con los
mundiales), suponemos que la demanda exterior de
IS bienes interiores disminuye. Si no hubiera intervención
de la política económica interior y si los tipos de cambio
Y Y
fuera fijos, la producción descendería.
Renta, producción

La curva IS se traslada hacia la izquierda como consecuencia de la caída de las exportaciones, y el


descenso resultante de la renta hasta el punto E’ reduce las importaciones, pero no en la cuantía
suficiente como para compensar la pérdida de ingresos por exportaciones. Los efectos netos son, por
tanto, desempleo y déficit comercial.
Una posibilidad es atravesar un proceso de ajuste consistente en el descenso de los salarios y los
precios interiores, a medida que el elevado desempleo reduce lentamente los salarios o desacelera sus
tasas de crecimiento. En el transcurso del tiempo, dicho ajuste reduciría los costos interiores y los
precios en comparación con los precios de los bienes extranjeros. El país aumentaría su competitividad
en los mercados mundiales y restablecería así, los ingresos por exportaciones y el empleo.
Una solución alternativa consiste en reconocer que el país debe aumentar su competitividad en lo que se
refiere a los precios de las exportaciones y las importaciones. El ajuste puede producirse de dos
formas: (1) mediante un descenso de los costos interiores y de los precios a un tipo de cambio dado y
(2) mediante una depreciación del tipo de cambio con costos interiores y precios constantes.
Esta última estrategia tiene la ventaja que no exige una recesión profunda para reducir los costos
interiores.

Objetivos e instrumentos de la política económica.

En el sistema de tipos fijos, el tipo de cambio es un instrumento de política económica. El Banco


Central puede modificarlo de acuerdo con sus objetivos. En un sistema de flotación limpia, por el
contrario, el tipo de cambio varía libremente para equilibrar la balanza de pagos. En un sistema de
flotación sucia, el Banco Central intenta manipular el tipo de cambio, pero no se compromete a
mantener ningún tipo determinado.

La movilidad del capital y las combinaciones de políticas económicas.

Un descenso relativo de los tipos de interés, en relación con los del exterior, empeorará la balanza de
pagos como consecuencia de los flujos de salida de capital a través de los préstamos que conceden en el
exterior.

La balanza de pagos y los flujos de capital.

Cuando el tipo de interés es igual al mundial, i = i*, no hay flujos de capital. Si es más elevado, habrá
una entrada de capital e, inversamente si es más bajo, habrá una salida.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 83

El superávit de la balanza de pagos, BdP, es igual al superávit comercial, XN, más el superávit por
cuenta de capital, FC. Un incremento de la renta empeora la balanza comercial, y un incremento del tipo
de interés aumenta los flujos de capital y mejora la cuenta de capital.

Equilibrios interno y externo.


En el gráfico representamos la línea de pendiente
BdP = 0 positiva BdP = 0, a lo largo de la cual la balanza de pagos
Tipo de interés interior

E4 E3 se encuentra en equilibrio.
La línea está trazada manteniendo constantes las
Superávit
E exportaciones y el tipo de interés extranjero. Si el
capital es muy sensible a los tipos de interés, un
Déficit pequeño incremento de éstos provocará grandes flujos
E1 E2 de capital y permitirá así financiar grandes déficit
comerciales. Un incremento de renta empeora la
Y Y balanza comercial en una cuantía igual al producto del
incremento de la renta por la propensión marginal a
Renta, producción importar.

Una elevada propensión a importar implica que un incremento dado de la renta produce un déficit de
gran magnitud y requiere, por tanto, un gran incremento de los tipos de interés que provoque flujos de
capital de la cuantía apropiada para compensar el déficit comercial. Los puntos situados encima y a la
izquierda de la línea BdP = 0 corresponden a un superávit, y los puntos situados debajo y a la derecha, a
un déficit. El equilibrio interno y externo, se encuentra en el punto E.

Las combinaciones de políticas económicas.

Si los tipos de cambio son fijos deberíamos expandir la renta mediante una política fiscal cuando hay
desempleo y utilizar una política monetaria contractiva siempre que hay un déficit de balanza de pagos.
La combinación de políticas nos permite alcanzar tanto el equilibrio interno como el externo.
Si los tipos de cambio son fijos y hay movilidad del capital, utilizamos la política monetaria para
conseguir el equilibrio externo y la fiscal para conseguir el pleno empleo.

Los flujos de bienes y de capitales con tipos de cambio flexibles.

En un sistema de tipos de cambio flexibles, los Bancos Centrales no se comprometen a comprar y


vender monedas extranjeras a un precio fijo. Sin embargo, pueden intervenir (comprar o vender
divisas) en el mercado de cambios para influir en el tipo de cambio.

Los tipos de cambio y la producción de equilibrio.

Los tipos de cambio y la competitividad.

Medimos la competitividad por la relación existente entre el precio cobrado por los países que
comercian con otro país determinado y los precios de este país. Un país aumenta su competitividad si el
precio de sus bienes desciende en relación con el de sus competidores.
Sea P el precio de los bienes producidos por nosotros y P* el de los extranjeros. El tipo de cambio es
tc. Medimos nuestra competitividad por la relación entre sus precios y los nuestros, expresados ambos
en la misma moneda: Competitividad = tcP* / P
La relación real de intercambio se define como la relación entre el precio de las importaciones de un
país y el de sus exportaciones, medidos ambos en la misma moneda. Podemos interpretar tcP* / P como
la relación real de intercambio, siendo tcP* el precio de nuestras importaciones y P el precio de los
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 84

bienes que exportamos. Cuando aumenta nuestra competitividad, parte de la demanda mundial se
traslada de los bienes extranjeros a los nuestros. Se incrementan nuestras exportaciones y disminuyen
nuestras importaciones y, por tanto, mejora nuestra balanza comercial.

La competitividad y las exportaciones netas.


La balanza comercial o exportaciones netas XN, es una
TcP* / P
XN (Y, tcP* / P) función de la renta interior, de la renta extranjera y del
precio relativo. Un incremento de la competitividad
Competitividad

origina un incremento de las exportaciones netas. Esto


se refleja en la línea XN, de pendiente positiva, a lo
largo de la cual la renta interior y la extranjera son
constantes. Cuando aumenta nuestra competitividad
podemos exportar más porque parte de la demanda
mundial se traslada de bienes extranjeros a los
0 nuestros. Al mismo tiempo compramos menos bienes
importados y, en su lugar, compramos más bienes
Exportaciones interiores.
netas

Hay déficit cuando la competitividad es baja. Cuando los niveles de competitividad son altos, las
exportaciones son más elevadas y el gasto en importaciones es más bajo, por lo que, permaneciendo
todo lo demás constante, hay un superávit.
Partiendo del supuesto de que los precios están dados, una depreciación del tipo de cambio provoca un
aumento de la competitividad del país que la lleva a cabo.

Los precios relativos, las exportaciones netas y la demanda de producto interior.

La depreciación del tipo de cambio aumentará el precio relativo de las importaciones o, lo que es lo
mismo, reducirá el precio relativo de nuestros propios bienes. Al ser nuestros bienes más competitivos,
se produce un incremento de la demanda neta. Así, cuando el tipo de interés y el nivel de renta están
dados, la depreciación del tipo de cambio debe provocar un exceso de demanda de nuestros bienes.
Para restablecer el equilibrio, tendría que aumentar la producción o tendrían que subir los tipos de
interés. La depreciación del tipo de cambio traslada la curva IS hacia arriba y hacia la derecha. Una
apreciación y la consiguiente caída de los precios de las importaciones provocarían un exceso de oferta
de nuestros bienes y un traslado hacia abajo de la curva IS.

El equilibrio monetario y la balanza de pagos.

Para que haya equilibrio en el mercado monetario es necesario que la demanda de saldos monetarios en
términos reales sea igual a la cantidad existente de dinero en términos reales.
La balanza comercial depende de la renta y de los precios relativos. La tasa del flujo de capital es una
función de la diferencia entre nuestro tipo de interés, i, y el del resto del mundo, i*. Si nuestro tipo de
interés se incrementa en relación el del resto del mundo habrá un flujo de entrada de capital.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 85

Partiremos del supuesto de que la movilidad del


LM
i capital es muy alta, de forma que sólo puede haber
equilibrio en la balanza de pagos al tipo de interés
mundial. Si nuestro tipo de interés fuera más bajo se
i* BB producirían grandes flujos de salida de capital que
E
eliminarían cualquier superávit por cuenta corriente.
IS Por el contrario, si fuera más alto que el del resto del
mundo los flujos de entrada de capital eliminarían
cualquier déficit por cuenta corriente.
Producción

En el gráfico representamos este supuesto de la alta movilidad de capital mediante una línea BB
horizontal. Los puntos situados por encima de la línea corresponden a un superávit de la balanza de
pagos y los situados por debajo a un déficit.

El ajuste a una perturbación real.

La primera variación que consideraremos es un


LM aumento exógeno de la demanda mundial de nuestros
i bienes, es decir, un incremento de las exportaciones.
E’
Partiendo de una situación de equilibrio inicial en el
punto E, el incremento de la demanda extranjera
i* BB
E implica un exceso de demanda de nuestros bienes.
IS’ Para que haya equilibrio en el mercado de bienes a los
IS
tipos de interés y de cambio iniciales, necesitamos un
nivel de producción más elevado. Por tanto, la curva
Y0 IS se traslada hacia fuera y hacia la derecha.
Producción

El proceso de ajuste.

Supongamos que aumenta la demanda extranjera y que, como respuesta, tienden a aumentar la
producción y la renta. El incremento inducido de la demanda de dinero elevará los tipos de interés y
nos alejará, por tanto, de los tipos de interés internacionales. Los flujos de entrada de capital
presionan inmediatamente sobre el tipo de cambio. La entrada de capital hace que nuestra moneda se
aprecie.
Por supuesto, la apreciación del tipo de cambio significa que los precios de las importaciones disminuyen
y que los bienes interiores se hacen relativamente más caros, la demanda se desvía de los bienes
interiores y las exportaciones netas se reducen. La apreciación implica que la curva IS se traslada de
IS’ a la izquierda.
El tipo de cambio continuará apreciándose mientras nuestro tipo de interés sea superior a los del resto
del mundo, lo que implica que la apreciación debe continuar hasta que la curva IS haya recorrido todo el
camino de vuelta hasta su posición inicial. Sólo cuando volvamos al punto E, habrán alcanzado la
producción y la renta un nivel coherente con el equilibrio monetario al tipo de interés mundial.
En condiciones de movilidad perfecta del capital, una expansión de las exportaciones no produce un
efecto duradero en la producción de equilibrio. Una vez que hemos vuelto al punto E, las exportaciones
netas han recuperado su nivel inicial. El tipo de cambio, por supuesto, se ha apreciado. Las
importaciones se incrementarán como consecuencia de la apreciación y la expansión inicial de las
exportaciones se compensa, en parte, por la apreciación de nuestro tipo de cambio.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 86

La política fiscal.

Las perturbaciones reales de la demanda no afectan a la producción de equilibrio cuando hay tipos de
cambio flexibles y movilidad perfecta del capital. Con tipos de cambio fijos, una expansión fiscal en
condiciones de movilidad de capital, es muy eficaz para aumentar la producción de equilibrio. Con tipos
de cambio flexibles, por el contrario, una expansión fiscal no varía la producción de equilibrio, sino que
da lugar a una apreciación compensatoria del tipo de cambio y a una variación de la composición de la
demanda interior a favor de los bienes interiores y en contra de las exportaciones netas.

El ajuste a una perturbación monetaria.

Con tipos de cambio flexibles, un incremento de la


LM’ cantidad de dinero da lugar a un incremento de la
LM
i renta y a una depreciación del tipo de cambio.
Partimos de una posición inicial en el punto E y
E’’ consideramos un incremento de la cantidad nominal
BB
de dinero, M. Puesto que los precios son constantes,
E E’ se produce un incremento de la cantidad de dinero en
IS términos reales, M/P. En E habrá un exceso de
oferta de saldos reales. Para restablecer el
equilibrio, los tipos de interés tendrían que ser
Y0 Y menores o la renta tendría que ser mayor.
Producción

Por consiguiente, la curva LM se traslada hacia abajo y hacia la derecha, a LM’. En E’ los mercados de
bienes y de dinero están en equilibrio (al tipo de cambio inicial), pero está claro que los tipos de interés
han descendido por debajo del nivel mundial. Los flujos de salida de capital presionarán, por tanto,
sobre el tipo de cambio. La depreciación de éste originada por el bajo nivel del tipo de interés implica
que suben los precios de las importaciones, que los bienes interiores se hacen más competitivos y que,
como consecuencia, se expande la demanda de nuestros bienes. Por tanto, la depreciación del tipo de
cambio traslada la curva IS hacia fuera y hacia la derecha. La depreciación del tipo de cambio continúa
hasta que el precio relativo de los bienes interiores haya caído lo suficiente para aumentar la demanda
y la producción hasta el nivel indicado por el punto E’’. Sólo en dicho punto tenemos un equilibrio en los
mercados de bienes y de dinero que es compatible con el tipo de interés mundial. Por consiguiente, los
tipos de cambio y los precios relativos y, por tanto, la demanda, no muestran ninguna tendencia
posterior a variar.
Con tipos de cambio fijos, las autoridades monetarias no pueden controlar la cantidad de dinero en
términos nominales y un intento de aumentar el dinero dará lugar simplemente a una pérdida de
reservas, al intentar que el Banco Central trate de contrarrestar la tendencia del tipo de cambio a
depreciarse, en respuesta al descenso de los tipos de interés. Con tipos de cambio flexibles, por el
contrario, el Banco Central no interviene, por lo que el incremento de la cantidad de dinero no se ve
frustrado en el mercado de divisas. De hecho, se producen una depreciación y una expansión de la
producción, dado que hemos supuesto que los precios son rígidos.

Movilidad imperfecta del capital.

El caso de la movilidad perfecta del capital es un caso extremo y sobreestima la velocidad a la que se
mueve internacionalmente el capital en respuesta a las diferencias entre los distintos tipos de interés.
Con una movilidad imperfecta del capital, en el equilibrio pueden existir tipos de interés diferentes.
Cuanto mayor sea la diferencia de equilibrio, mayor es el flujo de capital correspondiente y, por tanto,
mayor es el desequilibrio de la cuenta corriente.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 87

Los tipos de cambio, el dinero y los precios.

El proceso de ajuste.

Partimos de dos supuestos estratégicos: en primer lugar, siempre que la producción es superior a la de
pleno empleo, suben los precios. Por el contrario, cuando la producción es inferior al nivel potencial,
bajan los precios. En segundo lugar, suponemos que la movilidad del capital es perfecta.

I II
Deflación Inflación
Apreciación Apreciación En cualquier punto del gráfico situado a la derecha de Y, los
Tipo de interés

precios están aumentando y en los puntos situados a la


izquierda, están disminuyendo. Los puntos situados por
III III encima de BB originan flujos de entrada de capital y una
Deflación Inflación apreciación; los puntos situados por debajo dan lugar a flujos
Depreciación Depreciación de salida de capital y una depreciación.

Y Y

Renta

La expansión monetaria. Efectos a corto y a largo plazo.

En el gráfico partimos de un equilibrio inicial en el que


LM hay pleno empleo, equilibrio en la balanza de pagos,
equilibrio monetario y equilibrio en el mercado de bienes
LM’ interiores. Todo esto ocurre en el punto E. A
Tipo de interés

continuación se produce una expansión monetaria y la


E E’’
BB curva LM se traslada a LM’. El nuevo equilibrio en los
E’ mercados de bienes y de dinero del punto E’ implica un
IS’
IS tipo de interés inferior al mundial, por lo que el tipo de
cambio se deprecia inmediatamente, aumentando la
competitividad del país que estamos analizando y
Y trasladándose, por tanto, la curva IS a IS’. La economía
Y
se desplaza rápidamente de E a E’’, pasando por E’.
Renta

En E’’ la producción es superior al nivel de pleno empleo. Por tanto, los precios suben, lo que implica una
disminución de los saldos reales. Al disminuir la cantidad real de dinero, M/P, como consecuencia del
aumento de los precios, la curva LM empieza a trasladarse hacia la izquierda. Los tipos de interés
tienden a elevarse, empieza a fluir capital hacia el interior y la apreciación resultante provoca a
continuación una reducción de la competitividad que también se traslada la curva IS hacia el equilibrio
inicial. Así pues, tanto la curva IS como la LM se trasladan hacia atrás, dirigiéndose hacia el punto E.
El proceso continúa hasta que se alcanza de nuevo dicho punto.
En el punto E, los tipos de interés han recuperado si nivel inicial y lo mismo les ha ocurrido a los precios
relativos, tcP*/P. En el desplazamiento de E a E’, el tipo de cambio se ha depreciado inmediatamente,
antes de que subieran los precios; pero al subir los precios y disminuir los saldos reales, parte de esta
depreciación ha sido eliminada. Cuando el proceso de ajuste se ha completado, los precios y los tipos de
cambio han aumentado en la misma proporción, no variando los precios relativos, tcP*/P ni, por tanto, la
demanda agregada. Así pues, a largo plazo el dinero ha sido totalmente neutral.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 88

Efectos a corto y a largo plazo de una expansión monetaria


M/P tc p tcP*/P Y
Corto plazo + + 0 + +
Largo plazo 0 + + 0 0

La neutralidad del dinero significa que la cantidad de dinero en términos nominales, los precios y el tipo
de cambio se incrementan todos en la misma proporción, por lo que la cantidad de dinero en términos
reales y los precios relativos no varían.
Cuando una expansión monetaria presiona a la baja sobre los tipos de interés, el tipo de cambio se
ajusta inmediatamente, pero los precios sólo se ajustan gradualmente. La expansión monetaria da lugar,
a corto plazo, a una variación inmediata y brusca de los precios relativos y de la competitividad.

Las diferencias entre los tipos de interés y las expectativas sobre el tipo de cambio.

Las expectativas sobre el tipo de cambio.

Un país del que se espera con certeza que va a depreciar tendrá tipos de interés superiores a los
mundiales y, un país del que se espera una apreciación tendrá tipos de interés inferiores.
Un incremento de los tipos de interés extranjeros o una expectativa de depreciación, dados nuestros
tipos de interés, darían lugar a un flujo de salida de capital. Por el contrario, un aumento de nuestros
tipos o unas expectativas de apreciación llevarían consigo un flujo de entrada de capital.
El ajuste a las expectativas del tipo de cambio es el responsable de las diferencias entre los tipos de
interés internacionales. Estas diferencias se deben, en conjunto, a las diferencias entre las tasas de
inflación y se reflejan en los movimientos tendenciales del tipo de cambio. Los países con inflación
elevada tienen tipos de interés altos y monedas que se deprecian.

A lo largo de la línea BB, el tipo de interés extranjero


LM se mantiene constante, así como la tasa de variación del
tipo de cambio, que suponemos que es igual a cero.
Tipo de interés

E Supongamos que partimos de un equilibrio general en el


BB
punto E y que surge en el mercado la expectativa de que
E’ BB’ la moneda nacional se va a apreciar. Esto significa que
IS incluso aunque el tipo de interés nacional sea más bajo,
los activos interiores son atractivos, por lo que la línea
IS’ BB se traslada hacia abajo en la cuantía de la
Y apreciación esperada.
Renta Y
E ya no es un punto de equilibrio, después del traslado de la línea BB a la BB’, sino una posición de
superávit con grandes flujos de entrada de capital motivados por la expectativa de apreciación. El
superávit hace que el tipo de cambio empiece a apreciarse y nos desplazamos en dirección sur – oeste.
El ataque especulativo provoca una apreciación, una pérdida de competitividad y, por tanto, un descenso
de la producción y desempleo.

Las variaciones del tipo de cambio y el ajuste del comercio: dos cuestiones empíricas.

Los tipos de cambio y el ajuste de los precios relativos.

La depreciación aumenta los precios de las importaciones y, por ello, afecta directamente a los precios
de consumo y los salarios. Para mantener el poder adquisitivo de sus salarios, los trabajadores
incrementan los salarios monetarios y las empresas trasladan este incremento a los precios. Al final del
proceso, los salarios reales son constantes, lo que implica que los salarios y el nivel de precios han
aumentado en la misma proporción, los incrementos de los salarios han sido trasladados íntegramente.
Macroeconomía. Dornbusch y Fischer. - 89

Los resultados implican que los precios relativos no han variado, o que la depreciación del tipo de cambio
es totalmente anulada por la inflación interior.
En la medida en la que la reducción de los saldos reales da lugar a un descenso de la demanda agregada,
tendríamos una reducción del desempleo. El Banco Central actúa para prevenir el desempleo,
aumentando la cantidad de dinero. Si la cantidad nominal de dinero aumenta en la misma proporción que
los precios, entonces se restablece el equilibrio de pleno empleo con la misma relación de intercambio
pero, por supuesto, con un nivel más elevado de salarios y precios.