Está en la página 1de 27

Esdras

‫עודא‬
"Dios restaura a su pueblo"

Esdras en varias versiones:


1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

Tiempo de Lectura= 0:40 / Contiene: 10 capítulos, 280 versículos 7.441


palabras.

Contenidos

1. 1 Estructura de Esdras

2. 2 Contexto Histórico de Esdras

3. 3 Autor y fecha

4. 4 Nabucodonosor II de Babilonia

5. 5 La Época de Esdras, Nehemías y Ester

6. 6 Ciro, rey de Persia

7. 7 Retos de Interpretación

8. 8 Temas históricos y teológicos

9. 9 Vista Panorámica de Esdras

10. 10 Referencias Proféticas

11. 11 Importancia en la Biblia


12. 12 Apuntes de Esdras

MÉTODO CRÍTICO
1) ¿QUIÉN ESCRIBIÓ EL LIBRO? Esdras

2) ¿CUÁNDO FUE ESCRITO? 440 a.C.

3) ¿A QUIÉN FUE ESCRITO? A Judíos

4) ¿DE DONDE FUE ESCRITO? Jerusalén

MÉTODO HISTÓRICO

1) ¿CUÁL ES EL TRASFONDO HISTÓRICO DEL LIBRO? El libro de Esdras


nos da un relato del regreso de algunos de los exiliados de la cautividad y la
reedificación del templo. La tarea de reedificar el lugar de adoración, llevada a
cabo en un ambiente de hostilidad y paganismo, fue demorada también por la
frialdad del pueblo.
Relata el regreso de la cautividad de algunos exiliados guiados por
Zorobabel y Esdras; y también registra las reformas de este último. En esta
etapa se construye el templo. La tarea de reedificar el lugar de adoración,
llevada a cabo en un ambiente de hostilidad, tomó 20 años. Lo más destacable
es la restauración de la verdadera adoración del pueblo. Junto con Crónicas y
Nehemías constituyen una unidad temática.

MÉTODO LITERARIO
1) ¿QUÉ GÉNERO DE LITERATURA ES EL LIBRO? Narrativo Histórico.

MÉTODO PANORÁMICO
1) ¿CUÁL ES LA IDEA PRINCIPAL DEL LIBRO? La edificación del templo. EN
la Biblia hebrea, Esdras y Nehemías eran un solo libro y, con Ester,
comprenden los libros históricos posteriores a la cautividad. Estos libros son
Hageo, Zacarías y Malaquías. Hageo y Zacarías deben ser estudiados con
Esdras porque profetizaron durante el período de la reconstrucción.

2) ¿CUÁL FUE LA RAZÓN PRINCIPAL POR LA CUAL SE ESCRIBIÓ ESTE


LIBRO? Mostrar la fidelidad de Dios y la forma en que cumplió su promesa de
restablecer al pueblo en su tierra.

PALABRAS CLAVE EN ESDRAS (RV1960) casa (o cualquier


referencia a la casa de Dios), orden (decreto, mandato), la ley (de
Moisés, de Jehová, de tu Dios)
TEMAS: Regresó del exilio, reconstrucción del templo, restablecimiento de la
vida bajo la ley mosaica.

COBERTURA HISTÓRICA: Desde el primer regreso (año 539-538 a.C) hasta


el fin del siglo V, pero especialmente desde el año 458 hasta el año 430,
durante el reinado de Artajerjes de Persia.

ÉNFASIS: Conclusión exitosa del segundo templo a pesar de la oposición;


reconstrucción exitosa de las murallas de Jerusalén a pesar de la oposición;
crisis de matrimonios "mixtos" y de la identidad nacional; interés por la
renovación y reforma del pacto, basado en la ley, entre los desterrados que
habían regresado a Jerusalén.

CARACTERÍSTICAS PARTICULARES: En la Biblia hebrea, Esdras y


Nehemías eran un solo libro y, con Ester, comprenden los libros históricos
posteriores a la cautividad. Estos libros son Hageo, Zacarías y Malaquías.
Hageo y Zacarías deben ser estudiados con Esdras porque profetizaron
durante el período de la reconstrucción.
Estructura de Esdras
Título: “Restauración de Israel por Dios”

Versículo Clave: 9:9 “Porque siervos somos: mas en nuestra servidumbre no


nos ha desamparado nuestro Dios, sino que inclinó sobre nosotros su
misericordia delante de los Reyes de Persia, para que se nos diese vida para
levantar la casa de nuestro Dios y restaurar sus ruinas, y darnos protección en
Judá y en Jerusalén”

1:1 Ciro rey de Persia CIRO Y

1:2 Así a dicho REGRESÓ A

1:5 Jefes de casas paternas JERUSALÉN


Judá
2:1 Los del cautiverio

2:36 Los sacerdotes REGRESO

2:40 Los Levitas REGISTRO DEL

2:43 Los sirvientes del DE CAUTIVERIO


templo
2:55 Hijos siervos de LOS
Salomón
2:58 Sirvientes del templo QUE

2:59 Estos subieron de Tel- REGRESARON


Mela
2:64 Congregación Unida

2:68 Algunos Jefes casa


paternas
2:70 Habitaron los PRIMER
sacerdotes
3:1 Pueblo se juntó en LOS RETORNO
Jerusalén

3:8 Zorobabel hijos de CIMIENTOS


Salatiel DEL
3:10 Albañiles echaban los TEMPLO
cimientos

4:1 Los enemigos de Judá

4:4 Pueblo íntimo a Judá SUSPENSIÓN

4:6 El reino de Suero DE EDIFICANDO

4:7 En días de Artajerjes LA EL

4:17 El rey envió respuesta OBRA TEMPLO

4:23 Copia carta Artajerjes

5:1 Profetizaron Hageo y


Zacarías
5:3 Vino a ellos Tatnai

5:6 Copia carta Tatnai TERMINACIÓN

6:1 Darío orden buscar DEL


archivos
6:6 Tatnai gobernador TEMPLO

6:13 Hicieron según el rey


Darío
6:16 Hijos de Israel
hicieron dedicación
6:19 Hijos cautividad
celebraron pascua
7:1 Pasadas estas cosas
Esdras
7:7 Con él subieron a
Jerusalén
7:11 Carta Artajerjes a VIAJE
Esdras
7:21 Por Artajerjes es dad DE
orden
7:25 Esdras con Jueces ESDRAS

7:27 Bendito Dios puso A ESDRAS


corazón Rey
8:1 Estos subieron conmigo JERUSALÉN
de Babilonia
8:15 Reuní Junto Río Ahava

8:21 Y publiqué ayuno junto SEGUNDO


río
8:24 Aparte doce de los
principales
8:31 Partimos para RETORNO
Jerusalén
8:35 Hijos cautividad
ofrecieron sacrificio
9:1 Israel no separado de ORACIÓN DE
pueblos
9:6 Dios mío confuso estoy CONFESIÓN

9:10 ¿Qué diremos Dios DE ESDRAS


después esto?
10:1 Mientras oraba Esdras MATRIMONIOS

10:6 Esdras a casa de EXPULSIÓN MIXTOS


Johanan
10:9 Judá y Benjamín DE
reunieron Jerusalén
10:16 Así hicieron los del MUJERES
cautiverio
10:18 De hijos sacerdotes EXTRANJERAS

10:23 Hijos de Levitas

10:25 Asimismo de Israel.


Contexto Histórico de Esdras
Originalmente Dios había sacado a Israel de la esclavitud de Egipto
en el éxodo (alrededor del 1445 a.C.). Cientos de años más tarde,
antes de los acontecimientos de Esdras, Dios le dijo a su pueblo que
si escogían quebrantar su pacto, Él volvería a permitir que otras
naciones los llevaran como esclavos (Jer 2:14-25). A pesar de las
advertencias continuas de Dios por boca de sus profetas, Israel y Judá
escogieron rechazar a su Señor y participar en la adoración de dioses
extraños, además de cometer las prácticas abominables que
acompañaban a la idolatría (2 R 17:7-18; Jer 2:7-13). Fiel a su
promesa, Dios trajo a los asirios y a los babilonios para disciplinar a
Israel y Judá que se habían alejado de Él.

En el 722 a.C. los asirios deportaron a las diez tribus del norte y las
dispersaron por todo su imperio (2 R 17:24-41; Is 7:8). Varios siglos después
en el 605-586 a.C., Dios usó a los babilonios para saquear y casi despoblar
a Jerusalén. Debido a que Judá persistió en su infidelidad al pacto, Dios
disciplinó a su pueblo con setenta años de cautividad (Jer 25:11), de los cuales
regresaron a Jerusalén como lo reportaron Esdras y Nehemías. Ciro, el persa,
conquistó Babilonia en el 539 a.C., y el libro de Esdras comienza con el decreto
de Ciro un año después para que los judíos regresaran a Jerusalén (alrededor
del 538 a.C.), y el libro relata el reestablecimiento del calendario nacional de
Judá de festividades y sacrificios, incluyendo la reedificaciòn del segundo
templo (comenzado en el 536 a.C. y terminado en el 516 a.C.).

Así como hubo tres olas de deportación de Israel a Babilonia (605 a.C., 597
a.C. y 586 a.C.), así hubo de hecho tres regresos a Jerusalén en un período de
nueve décadas. Zorobabel regresó por primera vez en el 538 a.C. Él fue
seguido por Esdras, quien guió el segundo regreso en el 458 a.C. Nehemías
hizo lo mismo trece años después, en el 445 a.C. No obstante, la autonomía
política sin estorbos nunca regresó. Los profetas Hageo y Zacarías predicaron
durante el tiempo de Zorobabel, alrededor del 520 a.C. en adelante.

Autor y fecha
Esdras es la persona que con mayor probabilidad escribió tanto Esdras
como Nehemías, los cuales originalmente pudieron haber sido un libro. Esdras
4:8-6:18 y 7:12-26 fueron escritos en arameo. Aunque Esdras nunca afirma que
él escribió estos libros, argumentos internos lo favorecen fuertemente. Después
de su llegada a Jerusalén (alrededor del 458 a.C.), él cambió de escribir en
tercera persona a hacerlo en primera persona. En la primera sección es
probable que usó la tercera persona porque estaba citando sus memorias. Se
cree que Esdras posiblemente sea el autor de los libros de Crónicas. Hubiera
sido natural para el mismo autor continuar la narración del A.T mostrando cómo
Dios cumplió su promesa al regresar a su pueblo a la tierra después de setenta
años de cautividad. También hay un fuerte tono sacerdotal en Crónicas, y
Esdras fue un descendiente sacerdotal de Aarón (7:1-5). Los versículos de
conclusión de 2 Crónicas (36:22, 23) son casi idénticos a los versículos de
inicio de Esdras (1:1-3a), afirmando su papel como autor de ambos.

Esdras fue un escriba que tuvo acceso a muchísimos documentos


administrativos que se encuentran en Esdras y Nehemías, en particular a
aquellos que están en el libro de Esdras. Muy pocas personas habrían tenido
acceso a los archivos reales del Imperio Persa, pero Esdras fue la excepción
(Esd 1:2-4; 4:9-22; 5:7-17; 6:3-12). Su papel como escriba de la ley se
encuentra expresado en el 7:10: "Porque Esdras había preparado su corazón
para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla; y para enseñar en Israel sus
estatutos y decretos". Fue un hombre fuerte y piadoso que vivió en el tiempo de
Nehemías (Neh 8:19; 12:36). La tradición dice que fue el fundador de la Gran
Sinagoga, donde el canon completo del AT fue formalmente reconocido por
primera vez.

Esdras guió el segundo regreso de Persia (alrededor del 458 a.C.), por lo
tanto, el libro terminado fue escrito en algún punto en las siguientes décadas
(alrededor del 457-444 a.C.).

Nabucodonosor II de Babilonia
Este cilindro de arcilla registra algunos de los proyectos de
construcción del rey babilonio Nabucodonosor II.

Después de la milagrosa destrucción del ejército de Senaquerib


durante el reinado de Ezequías, los asirios nunca más invadieron
Judá. Desde ese momento Asiria comenzó a declinar mientras un
nuevo imperio se levantaba para convertirse en la nueva
superpotencia del Cercano Oriente: Babilonia.

El gobernante más grande del Imperio Babilónico es una figura


muy conocida para los lectores de la Biblia, el rey Nabucodonosor,
quien reinó del año 605 al 562 a.C. Nabucodonosor es mencionado 88
veces en la Biblia, en los libros de 2 de Reyes, 1 y 2 de Crónicas,
Esdras, Nehemías, Ester, Jeremías, Ezequiel y Daniel.
Nabucodonosor marchó contra el reino de Judá en diferentes
ocasiones. La primera fue en 605 a.C., cuando sacó un ejército
egipcio de Siria y lo obligó a regresar a Egipto, como parte de su
derrota del Imperio Asirio. La segunda vez lo hizo porque el rey
Joaquín rehusó pagar tributo a Babilonia. Nabucodonosor despojó el
templo de Jerusalén de muchos de sus tesoros y los llevó de vuelta a
Babilonia.

Cansado de las repetidas rebeliones, Nabucodonosor decidió


darle una solución definitiva al problema. Después de sitiarla
aproximadamente por dos años, Jerusalén cayó en el 586 a.C. y fue
completamente destruida, junto con sus muros y su templo. Casi todos
los judíos que sobrevivieron fueron llevados cautivos a Babilonia,
donde permanecerían hasta la caída de ésta, ocurrida varias décadas
más tarde.
Se han descubierto muchos documentos babilónicos que
describen en detalle el reinado de Nabucodonosor. Varios de los
relatos bíblicos que hablan de él se encuentran en el libro de Daniel,
cuando éste ocupó un puesto importante en el gobierno babilonio.
Daniel 4:30 relata cómo en cierto momento Nabucodonosor llegó a
jactarse:

“¿No es ésta la gran Babilonia que yo edifiqué para casa real con la
fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad?” Y efectivamente,
Babilonia era magnífica, una de las grandes ciudades del mundo
antiguo.

Entre sus características más notables se hallaba la puerta de


Istar, nombrada así en honor a la diosa que mencionamos al
comienzo, y la vía procesional que llevaba hasta ella. La puerta
verdadera ha sido reconstruida en Berlín, donde los arqueólogos
alemanes que la excavaron la reconstituyeron usando los ladrillos
originales, de colorido esmalte brillante. Sin embargo, algunas
secciones de la vía procesional pueden apreciarse actualmente en el
Museo de Estambul.

La Época de Esdras, Nehemías y Ester

570 560 550 540 530 520 510 500 490 480 470 460 450 440 430
Reyes Ciro Darío 1 Asuero (Jerjes) Artajerjes
539-530 Histaspes 521-486 486 - 464
de 464
539 Darío de Media 525
Persia 530 Cambises 521 483 Vasti destituida 458 Vuelve
Esdras 
Esmerdis 478 Ester coronada 445 Nehemías v
Jerusalén y reed
539 Caída de Babilonia 473 Fiesta de Purim
536 Vuelve Zorobabel Reedificacion
en 52 días. 
Tres
del Templo 1 (retorno)
Retornos 534 TEMPLO se detiene
520 TEMPLO se reanuda
del Exilio 516 TEMPLE se termina

Libro de Libro de NE
ESDRAS Libro de 445
538 - 516 ESTER
483 - 473

Capítulos 1 - 6 457Esdras -
Capítulos 7-10 (un año
457)

Daniel y el cautiverio 520 Zacarías 489 Malaquí


Judío de 70 años 41

605 536
Hageo
520 505

570 560 550 540 530 520 510 500 490 480 470 460 450 440 430

# Los tres retornos en rojo

Ciro, rey de Persia

Ciento cuarenta años antes de que Ciro publicara el decreto que permitía el
retorno de los israelitas a sus tierras, Isaías profetizó que un hombre llamado
Ciro ordenaría semejante decreto:

Isaías 44:28. "qué dice de Ciro: Es mi pastor, y cumplirá todo lo que yo quiero,
al decir a Jerusalén: Serás edificada; y al templo: Serás fundado."

Isaías 45:1. "Así dice Jehová a su ungido, a Ciro, al cual tomé yo por su mano
derecha, para sujetar naciones delante de él y desatar lomos de reyes; para
abrir delante de él puertas, y las puertas no se cerrarán"

Más de un siglo antes de que Ciro el grande, fundador del Imperio Persa y de
la dinastía aqueménidas, naciera ¡Isaías lo llamó por su nombre! Realmente,
Isaías relata la Palabra de Dios a este efecto:
Isaías 45:4 Por amor de mi siervo Jacob, y de Israel mi escogido, te llamé por
tu nombre; te puse sobrenombre, aunque no me conociste.

Josefo, un historiador judío del siglo primero, afirmaría más tarde que a Ciro
se le nombró en la profecía de Isaías que se registra en Isaías 44:28-45:1 y "se
apoderó de él (Ciro) un fervoroso deseo y ambición de realizar lo que está
escrito" (Antip 11.1). Si esta historia es verdad, es posible que Daniel sea aquel
que mostrara a Ciro la profecía de Isaías (Dn 6:28; 9:1, 2; 10:1).

Daniel 6:28 Y este Daniel prosperó durante el reinado de Darío y durante el


reinado de Ciro el persa.

Daniel 9:1 En el año primero de Darío hijo de Asuero, de la nación de los


medos, que vino a ser rey sobre el reino de los caldeos, 9:2 en el año primero
de su reinado, yo Daniel miré atentamente en los libros el número de los años
de que habló Jehová al profeta Jeremías, que habían de cumplirse las
desolaciones de Jerusalén en setenta años.

Daniel 10:1 En el año tercero de Ciro rey de Persia fue revelada palabra a
Daniel, llamado Beltsasar; y la palabra era verdadera, y el conflicto grande;
pero él comprendió la palabra, y tuvo inteligencia en la visión.

Indudablemente los decretos de Ciro pudieron ser parte de una inteligente


estrategia militar. En este punto, él todavía no había conquistado Egipto. Una
fuerte colonización de gente leal que se ubicará entre él y los egipcios sería
inteligente. Esta es una novela policíaca política; por primera vez en cientos de
años un rey permite a un pueblo sometido volver a su patria. Pero el objetivo de
las Escrituras es aseverar que Dios trabajaba a través de esta poderosa regla
del mundo antiguo. Él habla a Ciro a través de su Palabra (v. 2) y mueve a Ciro
en su espíritu (v. 1). A través de Ciro, Dios cumpliría su propia voluntad: la
gracia de liberar a su pueblo del cautiverio.

Retos de Interpretación

1. En primer lugar, ¿cómo se relacionan los libros históricos


postexílicos de 1 y 2 Crónicas, Esdras, Nehemías y Ester con
los profetas postexílicos Hageo, Zacarías y Malaquías? Los dos
libros de Crónicas fueron escritos por Esdras como un
recordatorio del reinado davídico prometido, el sacerdocio
aarónico y la adoración del templo apropiada. Hageo y Zacarías
profetizaron en el período de Esdras 4-6 cuando la construcción
del templo se retomó. Malaquías escribió durante la segunda
visita de Nehemías a Persia (Neh. 13:6).

2. En segundo lugar, ¿qué propósito tiene el libro? Históricamente Esdras


reporta los primeros dos de tres regresos postexílicos a Jerusalén de la
cautividad babilónica. El primer regreso (cap. 1 - 6) fue bajo Zorobabel
(538 a.C) y el segundo (caps. 7 - 10) fue guiado por Esdras mismo (458
a.C). Espiritualmente, Esdras reestableció la importancia del sacerdocio
aarónico al rastrear su linaje hasta Eleazar, Finees y Sadoc (Esd. 7:1-5).
Él reportó la reedificación del segundo templo (caps. 3-6). La manera en
que lidió con el terrible pecado de matrimonios mixtos con extrañas se
presenta en los caps. 9, 10. Lo más importante es que reporta como la
mano soberana de Dios movió a reyes y venció diferentes tipos de
oposición para reestablecer a Israel como la simiente de Abraham,
nacional e individualmente, en la Tierra Prometida a Abraham, David y
Jeremías.

3. En tercer lugar, el templo fue edificado durante el reinado de


Ciro. La mención de Asuero (4:6) y Artajerjes (4:7-23) podrían
llevar a uno a concluir que el templo también pudo haber sido
construido durante sus reinados. No obstante, tal conclusión
viola la historia. Esdras no estaba escribiendo acerca de los
logros de construcción de Asuero o Artajerjes, sino más bien
continúo relatando sus oposiciones después de que el templo
fue construido, lo cual continuó hasta la época de Esdras. Al
parecer, entonces, Esdras 4:1-5 y 4:24-5:2 lidian con la
construcción del templo bajo Zorobabel, mientras que el 4:6-23
es un paréntesis relatando la historia de oposición en los
tiempos de Esdras y Nehemías.
4. En cuarto lugar, el intérprete debe debe decidir dónde encaja Ester en el
tiempo de Esdras. Una evaluación cuidadosa indica que se llevó a cabo
entre los acontecimientos de los caps. 6 y 7.
5. En quinto lugar, ¿cómo se relaciona del divorcio en Esdras 10
con el hecho de que Dios odia el divorcio (Mal. 2:16)? Esdras no
establece la norma, sin que más bien lidia con un caso especial
en la historia. Parece haber sido decidido (Esd. 10:3) sobre el
principio de que el mal menor (divorcio) sería preferible al mal
mayor de que la raza judía fuera contaminada por matrimonios
mixtos, de tal manera que la nación y la línea mesiánica de
David no se terminaría al mezclarse con gentiles. Resolver el
problemas de esta manera exalta la misericordia de Dios ya que
la única otra solución habría sido matar a todos aquellos que
estaban involucrados (maridos, mujeres e hijos) al apedrearlos,
como fue hechos durante el primer éxodo en Sitim (Nm. 25:1-
9).
Temas históricos y teológicos

El regreso de los judíos de la cautividad babilónica pareció como un


segundo éxodo, soberanamente diseñado en algunas maneras igual
que la primera redención de Israel de la esclavitud egipcia. El viaje de
regreso de Babilonia incluyó actividades similares a las del éxodo
original:

1. La reedificación del templo y los muros de la ciudad.


2. La institución de la ley, lo cual hizo que Zorobabel, Esdras
y Nehemías colectivamente parecieran como un segundo
Moisés.
3. El desafío de enemigos locales.
4. La tentación a casarse con no judíos, resultando en
idolatría.

Otros paralelos entre el éxodo original y el regreso de Babilonia


debieron haber parecido a los que regresaron como si el Señor les
hubiera dado un nuevo comienzo.

 En su relato del regreso , Esdras tomó información de una


colección de documentos administrativos persas a los cuales él
tuvo acceso como escriba. La presencia de documentos reales
administrativos lleva un poderoso mensaje cuando es
acompañado por la frase resonante "la mano de Jehová de Dios
estaba sobre Esdras" (7:6, 28). Los decretos, proclamaciones,
cartas, listas, genealogías y memorias, muchos de ellos escritos
por la administración persa, dan testimonio de la mano soberana
de Dios en la restauración de Israel. El mensaje primario del
libro es que Dios determinó y llevó a cabo la sombría situación
pasada (cautividad) y continuó llevando a cabo su obra a través
de un rey pagano y sus sucesores para darle a Judá esperanza
para el futuro (regreso). La administración de Dios está por
encima de la de cualquiera de los reyes de este mundo, y de
esta manera el libro de Esdras es un mensaje de la gracias de
pacto continuo de Dios con Israel.

 Otro tema prominente que sale a la superficie en Esdras es la


oposición de los residentes locales samaritanos cuyos ancestros
habían sido importados de Asiria (4:2; cp Jn 4:4-42). Por
razones de sabotaje espiritual, los enemigos de Israel pidieron
participar en le reconstrucción del templo (4:1, 2). Después de
ser rechazados, los enemigos contrataron a consejeros en
contra de los judíos (4:4, 5). Pero el Señor, a través de la
predicación de Hageo y Zacarías, reavivó el espíritu del pueblo y
de sus líderes para edificar, con las palabras : "esfuérzate, y
trabajad; porque yo estoy con vosotros" (Hag 2:4; Esd 4:24-5:2).
La reconstrucción volvió a iniciarse (alrededor del 520 a.C.) y
poco después el templo fue terminado, dedicado y de nuevo e
servicio a Dios (alrededor del 516 a.C.).

Vista Panorámica de Esdras


¿Cómo se rehace una vida arruinada? ¿Cómo se restaura un
medio ambiente destruido? El libro de Esdras habla de la restauración
que era necesaria cuando Israel volvió del cautiverio babilónico.
Esdras era un sacerdote (7:11, 12, 21; 10:16) interesado en restaurar
la adoración dentro de la comunidad que había regresado; también
era un escriba (7:6, 11, 12, 21) decidido a estudiar y enseñar la
Palabra de Dios. El era estricto en la aplicación de las Escrituras.
Según la tradición judía del pasado, él fundó lo que llamaban la Gran
Sinagoga y es considerado como el padre de los escribas.
Generalmente se piensa que Esdras fue el principal responsable del
tipo del judaísmo practicado hasta el tiempo del Nuevo Testamento.

El regreso de Judá del cautiverio ocurrió en tres fases. El libro de


Esdras presenta la primera fase (538 a.C.) bajo Zorobabel (1:1–6:22) y
la segunda (458 a.C.) que fue dirigida por Esdras mismo (7:1–10:44).
La tercera fase (444 a.C.) fue dirigida y narrada por Nehemías, colega
de Esdras. En la elaboración de la primera parte de su obra, Esdras
posiblemente consultó material escrito con anterioridad; el resto,
contiene sus memorias personales. Esdras tiene una perspectiva
semejante a la de 1 y 2 Crónicas, y continúa la historia comenzada en
esos libros.

La mayor parte de Esdras originalmente se escribió en el idioma


hebreo; pero, 4:8–6:18 y 7:12–26 se escribió en arameo. Las
secciones en arameo contienen decretos y correspondencia oficial.
Los eventos descritos en Esdras ocurren durante el período del
dominio del imperio persa. Poco después que el rey persa, Ciro,
conquistara el imperio de Babilonia (Dn 5:25–31), publicó un decreto
permitiendo que los judíos volvieran a su propia tierra (1:1–4).
Zorobabel fue el líder político de este regreso y el sacerdote Jesúa fue
el líder religioso (4:3; 5:2). Ya estando en Jerusalén, los judíos
construyeron el altar e hicieron una tentativa de reedificar el templo
(3:1–13). Las naciones circundantes se quejaron al emperador de
Persia quien publicó una orden de que la obra se detuviera (4:1–24),
la cual fue rescindida por un decreto de Darío (6:1–12). Pero siendo
desafiados por los profetas Hageo y Zacarías, el pueblo completó la
reconstrucción del templo en el año 515 a.C. (5:1–6:15).

Entre los regresos del pueblo bajo Zorobabel y Esdras (6:22; 7:1),
hubo un período de unos ochenta años. Los eventos del libro de Ester
ocurrieron durante este período del libro. El emperador persa,
Artajerjes I, publicó un decreto instando a los judíos que habían
permanecido en la tierra de su cautividad a que volvieran a su patria
(7:11–20). Cuando Esdras volvió, notó que el pueblo no estaba
viviendo vidas santas, por eso los desafió al arrepentimiento y la
consagración (9:5–10:8). Entonces el pueblo renovó su pacto de
santidad para con Dios (10:9–44).

El libro de Esdras proporciona una sólida base para confiar que


Dios concederá nuevos comienzos. A pesar de qué obstáculos u
oposición tengan que confrontarse, el Señor es fiel a su palabra y
protegerá y dirigirá a los que pongan la fe en El (8:21–23) y confíen en
el poder del Espíritu Santo (Zac 4:6).

Referencias Proféticas

Vemos en el Libro de Esdras una continuación del tema bíblico del remanente.
Siempre que llega el juicio o el desastre, Dios salva a un pequeño remanente
para Él Mismo – Noé y su familia de la destrucción del diluvio; la familia de Lot
de Sodoma y Gomorra; los 7000 profetas preservados en Israel, a pesar de la
persecución de Acab y Jezabel. Cuando los israelitas padecieron la cautividad
en Egipto, Dios libró a Su remanente y los llevó a la Tierra Prometida. Un
promedio de cincuenta mil personas regresaron a la tierra de Judea en Esdras
2:64-67, y sin embargo, mientras se comparan ellos mismos con los números
en Israel durante sus días de prosperidad bajo el rey David, su comentario es,
“Somos dejados este día como un remanente.” El tema del remanente es
llevado al Nuevo Testamento donde Pablo nos dice que “Así también aun en
este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia.” (Romanos 11:5).
Aunque la mayoría de la gente en los días de Jesús lo rechazaron, permaneció
un grupo de gente que Dios había reservado y preservado en Su Hijo, y en el
pacto de Su gracia. Desde Jesucristo, a través de todas las generaciones,
existe un remanente de fieles, cuyos pies están en el camino angosto que
conduce a la vida eterna (Mateo 7:13-14). Este remanente será preservado a
través del poder del Espíritu Santo, quien los ha sellado, y los entregará a salvo
en el último día (2 Corintios 1:22; Efesios 4:30).

Importancia en la Biblia

El tema del libro de Esdras en la restauración del remanente del pueblo del
pacto en Jerusalén en obediencia a la Ley de Dios. Muestra claramente
que Dios había intervenido para preservar a Su pueblo, aun cuando
estaban cautivos en un país pagano. Pero en su ausencia, el pueblo
no había podido adorar como cuando adoraba en el templo. Solo en
el templo de Jerusalén, pensaban, se podía ofrecer la verdadera
adoración y el verdadero sacrificio al Dios Redentor. De ahí que la
reconstrucción del templo fuera tan importante.

En él podrían restaurar la adoración de Dios y reencontrar su verdadera


identidad como pueblo de Dios en el mundo.El libro de Esdras también
enseña una gran lección sobre la providencia de Dios. Varios
diferentes reyes persas se mencionan en este libro. Cada rey jugó un
papel importante en cuanto al regreso a Jerusalén del pueblo del
pacto y la reconstrucción del templo como centro de la vida religiosa
judía. Esto demuestra que Dios puede valerse de los paganos para
cumplir su voluntad en cuanto a la vida de su pueblo.

Apuntes de Esdras
Libro de Esdras Preguntas en Vista panorámica de Esdras
Esdras
Esdras en Wikipedia Esdras Detalles * LAS NARRACIONES
Esdras su forma Figuras de Dicción Comentario de Esdras,
literaria y autor Nehemías y Ester
Estructura de Esdras Bosquejo de Esdras Arqueología de Esdras

Estudiando Esdras ¿Por qué leer Párrafos de Esdras


Esdras?

Esdras-Nehemías avanza en la historia bíblica al describir la


manera en que las reformas necesarias en Jerusalén fueron
puestas en movimiento, las cuales iban a servir después como la
base para el judaísmos del cual Jesús y la iglesia primitiva
surgieron.

El Regreso del Cautiverio


La Reconstrucción del Templo
Viaje de Esdras a Jerusalén

Se cree que Esdras mismo haya sido el autor de este libro.

Capítulo 1. La Proclamación de Ciro


Los últimos dos versículos de 2 Crónicas son iguales a los dos
primeros versículos de Esdras, probablemente porque estos dos libros
originalmente eran uno solo. El decreto que permitía el regreso de los
judíos a Jerusalén fue emitido poco después de haber leído Daniel la
escritura en la pared, en la cual se declaraba que Babilonia caería
ante Persia, lo cual se cumplió esa misma noche (Dan 5:25-31).
Probablemente Daniel haya mostrado a Ciro las profecías que de esta
manera se cumplían )Jer 25:11-12; 29:10) y también las de Isaías, que
200 años antes había llamado a Ciro por su nombre y había dicho que
por mandato suyo los judíos regresarían y reedificarían a Jerusalén
(Isaías 44:26-28; 45:1, 13). No es extraño que Ciro tuviese en alta
estima al Dios de los judíos (v. 3). "Sesbasar," v. 8 es probablemente
el nombre babilónico de Zorobabel (3:2)
Capítulo 2. Registro de los que Regresaron
Eran 42.360, además de los siervos (vs. 64, 65). La suma de los números
parciales da unos 11.000 menos que el total. Se cree que esta diferencia
representa a exiliados de otras tribus fuera de Judá. En 1 Crónicas 9:3 se
nombra a Efraín y Manasés. En Esdras 10:25 se habla de "Israel," y en 2:70;
6:17-22 y 8:35 el conjunto de los regresados se llama "todo Israel." Se
ofrendaron 12 becerros y 12 machos cabríos "por todo Israel." Esto parece
indicar que los exiliados de Judá, al subir en su viaje de regreso el valle de
Eufrates y atravesar la región a la cual habían sido desterrados los exiliados del
reino norteño, recogieron a algunos que quisieron regresar con ellos. Esto no
ayuda a comprender cómo, en los tiempos novotestamentarios, los judíos
todavía se llamaban "las doce tribus" (Luc 22:30; Hech 26:7; Sant 1:1).

Capítulo 3. Colocación de los Cimientos del Templo


En el mes séptimo del primer año de su regreso, construyeron el
altar, y guardaron la fiesta de Tabernáculos en gratitud gozosa hacia
Dios. Al segundo mes del año siguiente, cuando se echaron los
cimientos del Templo, hicieron resonar los cielos con sus alegres
hosanas. Pero los más viejos, que habían visto el primer Templo,
lloraban, tan insignificante era esté comparado con aquél. "Jesúa"
(v.2) llamado "Josué" en Hageo 1:1, era hijo del sacerdote Josadec
que había sido llevado a Babilonia (1 Crón 6:15). "Zorobabel" (2) era
gobernador, Hageo 1:1. Era nieto del rey Joaquín que había sido
llevado a Babilonia (1 Crón 3:17-19). Sí aquello hubiese sido reino,
éste habría sido el rey; con refinada cortesía, Ciro le nombró
gobernador de Judá.

Capítulo 4. Suspensión de la Obra


Cuando ya progresaba la obra del templo y del muro de Jerusalén,
los pueblos a quienes se había dado la tierra de los judíos, y sus
vecinos, comenzaron a oponerse; y mediante amenazas e intrigas
lograron detener la obra 15 años, hasta el reino de Darío. Se cree que
"Asuero" en v. 6 y "Artajerjes" en v. 7 hayan sido nombres de
Cambises, que reinó entre Ciro y Darío.

Capítulos 5, 6. Terminación del Templo


Darío se mostró amigo de los judíos; en su segundo año, 520 a.C.,
16 años después del regreso de los exiliados con el estímulo de los
profetas Hageo y Zacarías la obra fue recomenzada. Poco después
vino el decreto de Darío autorizando la terminación del Templo, y una
orden para que pudiera girar contra el tesoro real para los fondos
necesarios. Dentro de 4 años, 520-516 A.C., quedó terminado y fue
consagrado en medio de gran regocijo.
La célebre inscripción de Behistún que dio la clave del antiguo
idioma babilónico fue hecho por el mismo Darío y en el mismo año en
que se terminó el templo.
Por alguna razón, luego de acabado el Templo no progresó más la
obra de reedificar la ciudad durante unos 70 años.

Capítulos 7, 8. Viaje de Esdras a Jerusalén


Esto fue en el 547 A.C., en el reino de Artajerjes hijastro de la reina
Ester, unos 60 años después el Templo y 80 después del regreso de
los primeros judíos a Jerusalén. Esdras era sacerdote. Fue para
enseñar en Judá la ley de Dios, para embellecer el Templo y para
restablecer los servicios del mismo.

Capítulos 9, 10. Matrimonios mixtos


Cuando Esdras llegó a Jerusalén, halló un estado de cosas que le
apesadumbró grandemente. El pueblo, los sacerdotes,
levitas, príncipes y gobernadores se habían casado libremente con
sus vecinos idólatras; cosa que Dios había prohibido repetidamente,
que había inducido a los judíos a la idolatría, y que había sido la causa
de su cautiverio. Dios había enviado profetas tras profeta, y juicio tras
juicio, y por fin había recurrido al cautiverio y a la casi extinción de la
nación. Ahora un pequeño remanente había vuelto, curado; y lo
primero que hacía era volver a las andanzas antiguas de los
matrimonios con pueblos idólatras. Pueden parecernos severas las
medidas de Esdras para deshacerse de las esposas idólatras, pero
fueron efectivas. Los judíos, que hasta el cautiverio babilónico
persistían en la idolatría fueron librados de ella; y en términos
generales, desde esa fecha hasta el presente, han permanecido libres
de ella.
Esdras ayudó en otras reformas, tal como consta en el libro de
Nehemías. La tradición le hace el fundador del culto de las sinagogas,
y presidente de la "Gran Sinagoga" que según se dice, completó la
formación del cánon del Antiguo Testamento.
Libro de Esdras
Libro de Esdras

Autor: El libro de Esdras no especifica el nombre de su autor. La tradición es que el


profeta Esdras escribió este libro. Es interesante notar que una vez que Esdras
aparece en escena en el capítulo 7, el autor cambia de escribir en tercera persona a
primera persona. Esto también le concedería credibilidad a que Esdras fuera su
autor.

Fecha de su Escritura: El Libro de Esdras probablemente fue escrito entre el 460 y


440 a.C.

Propósito de la Escritura: El Libro de Esdras está dedicado a los eventos ocurridos en


la tierra de Israel durante el tiempo del regreso de la cautividad babilónica y los años
subsecuentes, cubriendo un período de aproximadamente un siglo, comenzando en el
538 a.C. El énfasis en Esdras está en la reconstrucción del Templo. El libro contiene
extensos registros genealógicos, principalmente con el propósito de establecer las
reclamaciones al sacerdocio por parte de los descendientes de Aarón.

Versos Clave: Esdras 3:11 “Y cantaban, alabando y dando gracias a Jehová, y


diciendo: Porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia sobre Israel. Y
todo el pueblo aclamaba con gran júbilo, alabando a Jehová porque se echaban los
cimientos de la casa de Jehová.”

Esdras 7:6 “este Esdras subió de Babilonia. Era escriba diligente en la ley de Moisés,
que Jehová Dios de Israel había dado; y le concedió el rey todo lo que pidió, porque
la mano de Jehová su Dios estaba sobre Esdras.”

Breve Resumen: El Libro puede ser dividido como sigue: Capítulos 1-6: El Primer
Regreso bajo Zorobabel, y la Construcción del Segundo Templo. Capítulos 7-10: El
Ministerio de Esdras. Dado que había transcurrido más de medio siglo entre los
capítulos 6 y 7, los personajes de la primera parte del libro ya habían muerto para el
tiempo en que Esdras comenzó su ministerio en Jerusalén. Esdras es la persona más
prominente en los Libros de Esdras y Nehemías. Ambos libros terminan con oraciones
de confesión (Esdras 9; Nehemías 9) y una subsecuente separación de la gente de las
prácticas pecaminosas en las que habían caído. Algún concepto de la naturaleza de
los mensajes de ánimo de Hageo y Zacarías, quienes son presentados en esta
narrativa (Esdras 5:1), pueden ser vistos en los libros proféticos que llevan sus
nombres.

El Libro de Esdras cubre el regreso de la cautividad para reconstruir el Templo por el


decreto de Artajerjes, el evento cubierto al principio del Libro de Nehemías. Hageo
fue el principal profeta en los días de Esdras, y Zacarías fue el profeta en los días de
Nehemías.

Referencias Proféticas: Vemos en el Libro de Esdras una continuación del tema


bíblico del remanente. Siempre que llega el juicio o el desastre, Dios salva a un
pequeño remanente para Él Mismo – Noé y su familia de la destrucción del diluvio; la
familia de Lot de Sodoma y Gomorra; los 7000 profetas preservados en Israel, a pesar
de la persecución de Acáb y Jezabel. Cuando los israelitas padecieron la cautividad
en Egipto, Dios libró a Su remanente y los llevó a la Tierra Prometida. Un promedio
de cincuenta mil personas regresaron a la tierra de Judea en Esdras 2:64-67, y sin
embargo, mientras se comparan ellos mismos con los números en Israel durante sus
días de prosperidad bajo el rey David, su comentario es, “Somos dejados este día
como un remanente.” El tema del remanente es llevado al Nuevo Testamento donde
Pablo nos dice que “Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente
escogido por gracia.” (Romanos 11:5). Aunque la mayoría de la gente en los días de
Jesús lo rechazó, permaneció un grupo de gente que Dios había reservado y
preservado en Su Hijo, y en el pacto de Su gracia. Desde Jesucristo, a través de todas
las generaciones, existe un remanente de fieles, cuyos pies están en el camino
angosto que conduce a la vida eterna (Mateo 7:13-14). Este remanente será
preservado a través del poder del Espíritu Santo, quien los ha sellado, y los entregará
a salvo en el último día (2 Corintios 1:22; Efesios 4:30).

Aplicación Práctica: El Libro de Esdras es una crónica de esperanza y restauración.


Para los cristianos cuya vida está cicatrizada por el pecado y la rebelión contra Dios,
hay una gran esperanza en que nuestro Dios es un Dios de perdón, un Dios que no nos
dará la espalda cuando lo busquemos quebrantados y arrepentidos (1 Juan 1:9). El
regreso de los israelitas a Jerusalén y la reconstrucción del Templo se repiten en la
vida de cada cristiano que regresa de la cautividad del pecado y la rebelión contra
Dios, y Lo encuentra, dándole una amorosa bienvenida a casa. Sin importar cuánto
hayamos estado ausentes, Él está listo para perdonarnos y recibirnos de nuevo dentro
de Su familia. Él está dispuesto a mostrarnos cómo reconstruir nuestras vidas y
resucitar nuestros corazones, donde está el templo del Espíritu Santo. Al igual que en
la reconstrucción del Templo en Jerusalén, Dios supervisa el trabajo de renovación y
re-dedica nuestras vidas a Su servicio.

La oposición de los adversarios de Dios para la reconstrucción del templo, despliega


un patrón que es típico de aquel que es el enemigo de nuestras almas. Satanás usa a
aquellos que parecen estar en sincronización con los propósitos de Dios para retarnos
e intentar frustrar los planes de Dios. Esdras 4:2 describe el discurso engañoso de
aquellos que dicen adorar a Cristo, pero cuya intención real es destruir, no construir.
Debemos estar en guardia contra tales engañadores, responderles como lo hicieron
los israelitas, y rehusar ser engañados por sus suaves palabras y falsas profesiones de
fe.

La Palabra de Jehová es viva


Puntos sobresalientes del libro de
Esdras
EL LIBRO bíblico de Esdras retoma la historia donde la deja Segundo de las Crónicas.
Su escritor, el sacerdote Esdras, inicia el relato con el decreto del rey Ciro de Persia que
permite a un resto de judíos exiliados en Babilonia regresar a su tierra de origen.
La narración concluye con las medidas que Esdras toma para limpiar a los que se
habían contaminado con la gente del país. En total, el libro abarca setenta años, desde
537 hasta 467 antes de nuestra era.

Esdras tiene un claro objetivo al escribir este libro: mostrar cómo cumplió Jehová su
promesa de liberar a los judíos desterrados en Babilonia y de restablecer la adoración
verdadera en Jerusalén. De ahí que se centre únicamente en los acontecimientos que
están ligados a dicho propósito. Su libro explica cómo fue reconstruido el templo y
reinstaurada la adoración a Jehová a pesar de los opositores y de la imperfección del
pueblo de Dios. Su contenido es de gran interés para nosotros, ya que también vivimos
en un tiempo de restauración. Muchas personas están afluyendo a “la montaña de
Jehová”, y muy pronto toda la Tierra “se llenará” del conocimiento de “la gloria de
Jehová” (Isaías 2:2, 3; Habacuc 2:14).

LA RECONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO


(Esdras 1:1–6:22)
En respuesta al decreto de liberación de Ciro, 50.000 judíos exiliados vuelven a
Jerusalén comandados por el gobernador Zorobabel, o Sesbazar. Una vez allí,
enseguida edifican un altar en el campamento y ofrecen sacrificios a Jehová.

Al año siguiente, los israelitas colocan los cimientos de la casa de Jehová. Sus enemigos
no dejan de interferir en la reconstrucción, y con el tiempo consiguen que el rey ordene
detener la obra. Los profetas Ageo y Zacarías animan al pueblo y, a pesar de la
prohibición, se reanudan los trabajos en el templo; el temor a ir en contra de un
irrevocable mandato persa emitido por Ciro mantiene a distancia a los adversarios.
Durante una investigación oficial se encuentra el decreto de Ciro “respecto a la casa de
Dios en Jerusalén” (Esdras 6:3). Las labores de construcción avanzan a buen ritmo hasta
completarse.
Respuestas a preguntas bíblicas:
1:3-6. ¿Les faltó fe a los israelitas que no se ofrecieron a regresar a su tierra de
origen? Tal vez algunos no volvieron a Jerusalén porque se habían hecho materialistas
o porque carecían de aprecio por la adoración verdadera, pero no fue así en todos los
casos. En primer lugar, recorrer los 1.600 kilómetros [1.000 millas] que los separaban
de Jerusalén tomaba cuatro o cinco meses. Además, se necesitaba mucha fortaleza
física para establecerse en una tierra que había permanecido desolada por setenta años
y llevar a cabo la reconstrucción. Así pues, lo que impidió que algunos regresaran
fueron las enfermedades, la edad avanzada, las obligaciones familiares y otras
circunstancias desfavorables.
2:43. ¿Quiénes fueron los netineos? Eran esclavos o ministros de origen no israelita
que servían en el templo. Entre ellos se encontraban los descendientes de los
gabaonitas de los días de Josué y otros “a quienes David y los príncipes dieron al
servicio de los levitas” (Esdras 8:20).
2:55. ¿Quiénes fueron los hijos de los siervos de Salomón? Se trató de personas
que, aun sin ser israelitas, recibieron privilegios especiales en el servicio de Jehová.
Es posible que trabajaran como escribas o copistas en el templo, o que sirvieran en
alguna posición administrativa.
2:61-63. ¿Disponían los repatriados del Urim y el Tumim, método empleado
cuando se necesitaba obtener una respuesta de Jehová? Tal vez quienes decían
pertenecer al linaje sacerdotal pero no podían probarlo usaran el Urim y el Tumim para
dar validez a su afirmación, aunque Esdras menciona esto tan solo como una
posibilidad. En las Escrituras no hay constancia de que se utilizaran entonces o en
épocas posteriores. Según la tradición judía, el Urim y el Tumim desaparecieron cuando
el templo fue destruido en 607 antes de nuestra era.
3:12. ¿Por qué lloraron “los viejos que habían visto la casa anterior” de
Jehová? Estos hombres podían recordar el esplendor del templo edificado por
Salomón. En comparación, los cimientos del nuevo templo que tenían ante sí eran
“como nada a sus ojos” (Ageo 2:2, 3). ¿Conseguirían con su labor que fuera tan glorioso
como el anterior? Debieron de sentirse desconsolados y por eso lloraron.
3:8-10; 4:23, 24; 6:15, 16. ¿Cuántos años tomó la reconstrucción del templo? Se
colocaron los cimientos en el año 536 antes de nuestra era, “en el segundo año de su
venida”. Los trabajos se interrumpieron en los días del rey Artajerjes, en el año 522, y la
prohibición duró hasta 520, el segundo año del reinado de Darío. Finalmente, la obra se
completó en 515, en el sexto año de Darío (véase el recuadro titulado “Reyes persas
desde 537 hasta 467 antes de nuestra era”). Por lo tanto, la reconstrucción del templo
tomó unos veinte años.
4:8–6:18 (4:8, nota). ¿Por qué se escribieron en arameo estos versículos? Esta
porción está compuesta en gran parte por copias de cartas que funcionarios del
gobierno dirigían a los reyes y la respuesta a ellas. Esdras reprodujo tales documentos a
partir de archivos escritos en arameo, la lengua que en aquel entonces se usaba para
asuntos diplomáticos y comerciales. Otros pasajes de la Biblia escritos en este antiguo
idioma semítico son Esdras 7:12-26, Jeremías 10:11 y Daniel 2:4b–7:28.
Lecciones para nosotros:
1:2. Se cumplió lo que Isaías había profetizado unos doscientos años antes (Isaías
44:28). Las profecías que contiene la Palabra de Jehová nunca fallan.
1:3-6. Al igual que los israelitas que se quedaron en Babilonia, muchos testigos de
Jehová no pueden ser ministros de tiempo completo o servir en lugares de mayor
necesidad; pero apoyan y animan a los que sí pueden, y hacen donaciones voluntarias
para promover la obra de predicar el Reino y hacer discípulos.
3:1-6. Los fieles repatriados ofrecieron su primer sacrificio en el séptimo mes del
año 537 antes de nuestra era (tisri, correspondiente a septiembre-octubre). Los
babilonios habían entrado en Jerusalén en el quinto mes (ab, correspondiente a julio-
agosto) del año 607, y dos meses después, la ciudad había quedado completamente
deshabitada (2 Reyes 25:8-17, 22-26). Los setenta años de desolación terminaron en el
momento predicho (Jeremías 25:11; 29:10). Todo lo que la Palabra de Jehová promete
se cumple sin falta.
4:1-3. El resto fiel rechazó una oferta que habría significado formar una alianza
religiosa con adoradores falsos (Éxodo 20:5; 34:12). Del mismo modo, los siervos de
Jehová de la actualidad no participan en movimientos interconfesionales.
5:1-7; 6:1-12. Jehová puede dirigir los asuntos para el bien de sus siervos.
6:14, 22. Participar con celo en efectuar la voluntad de Jehová redunda en su
aprobación y bendición.
6:21. Al ver el progreso de la obra de Jehová, tanto los samaritanos que vivían en
aquella tierra como los judíos repatriados que se habían dejado llevar por las
influencias paganas se sintieron impulsados a efectuar algunos cambios necesarios.
¿No deberíamos nosotros participar con entusiasmo en proclamar el Reino y en los
demás aspectos de la labor que Dios nos ha encomendado?

ESDRAS LLEGA A JERUSALÉN


(Esdras 7:1–10:44)
Es el año 468 antes de nuestra era y han pasado cincuenta años desde que se dedicó la
casa de Jehová reedificada. Esdras viaja de Babilonia a Jerusalén llevando consigo a un
resto del pueblo de Dios y contribuciones monetarias. ¿Qué encuentra al llegar?

Los príncipes le dicen: “El pueblo de Israel y los sacerdotes y los levitas no se han
separado de los pueblos de los países en cuanto a sus cosas detestables”. Además, “la
mano de los príncipes y de los gobernantes diputados ha resultado ser prominente en
esta infidelidad” (Esdras 9:1, 2). Esdras queda muy desconcertado, y se le anima a que
‘sea fuerte y actúe’ (Esdras 10:4). A continuación toma medidas correctivas, a las que la
gente responde favorablemente.
Respuestas a preguntas bíblicas:
7:1, 7, 11. ¿Se refieren estos versículos al Artajerjes que detuvo las tareas de
construcción? No. Artajerjes es el nombre o título que designa a dos reyes persas. Uno
de ellos, Bardiya (o tal vez Gaumata), fue quien ordenó que dejaran de construir el
templo en el año 522. El otro, que vivió en la época en que Esdras regresó a Jerusalén,
fue Artajerjes Longimano.
7:28–8:20. ¿Por qué muchos de los judíos que vivían en Babilonia fueron reacios a
ir con Esdras a Jerusalén? Jerusalén aún estaba escasamente poblada, a pesar de que
habían pasado más de sesenta años desde que el primer grupo de judíos había
regresado. Volver allí significaba empezar una nueva vida en circunstancias incómodas
y peligrosas. En aquel entonces, la ciudad no prometía mucha prosperidad material a
los judíos que quizás se habían hecho ricos en Babilonia. Tampoco hay que olvidar el
arriesgado viaje. Los que se mudaran debían tener confianza absoluta en Jehová, celo
por la adoración verdadera y valor. Hasta Esdras se fortaleció gracias a que la mano de
Jehová estuvo sobre él. Con el ánimo que este siervo de Dios les infundió, 1.500
familias —quizás unas 6.000 personas— se prepararon para el viaje. Y cuando Esdras
tomó otras medidas, se les unieron 38 levitas y 220 netineos.
9:1, 2. ¿Representaba una amenaza muy grave casarse con la gente que vivía en
aquella tierra? La nación restaurada debía custodiar la adoración de Jehová hasta la
llegada del Mesías. Casarse con los otros habitantes del país suponía una seria
amenaza para la religión verdadera. Las alianzas matrimoniales que algunos judíos
habían formado con personas idólatras podrían haber llevado a que, con el tiempo,
toda la nación fuera absorbida por naciones paganas. La adoración pura quizás habría
desaparecido de la Tierra. Entonces, ¿quiénes recibirían al Mesías? ¡Con razón Esdras se
quedó atónito al ver lo ocurrido!
10:3, 44. ¿Por qué se despidió a los hijos junto con las esposas? La posibilidad de
que las esposas que habían sido despedidas regresaran habría sido mayor si sus hijos
se hubieran quedado. Además, por regla general, los niños pequeños necesitan el
cuidado de sus madres.
Lecciones para nosotros:
7:10. Esdras nos dejó un excelente ejemplo, ya que fue un estudiante diligente y un
buen maestro de la Palabra de Dios. Cuando iba a consultar la Ley de Jehová, primero
oraba para preparar su corazón y luego examinaba atentamente lo que Jehová decía.
Esdras aplicó lo que aprendió y se esforzó por enseñar a los demás.
7:13. Jehová quiere siervos deseosos de adorarle.
7:27, 28; 8:21-23. Esdras atribuyó el mérito a Jehová, oró con fervor antes de
emprender un viaje largo y peligroso, y estuvo dispuesto a arriesgar su propia
seguridad por la gloria de Dios. Por todo ello, constituye un magnífico ejemplo para
nosotros.
9:2. Hemos de tomarnos en serio la exhortación de casarnos “solo en el Señor”
(1 Corintios 7:39).
9:14, 15. Las malas compañías pueden hacer que perdamos el favor de Jehová.
10:2-12, 44. Los hombres que se habían casado con mujeres extranjeras se
arrepintieron humildemente y rectificaron su mal proceder. Tanto su actitud como sus
acciones fueron ejemplares.

Jehová cumple sus promesas


¡Qué valioso es para nosotros el libro de Esdras! Justo a tiempo, Jehová cumplió su
promesa de liberar a su pueblo del exilio en Babilonia y restablecer la adoración
verdadera en Jerusalén. ¿No fortalece este hecho nuestra fe en Jehová y en sus
promesas?

Pensemos en los buenos ejemplos que encontramos en este libro. Tanto Esdras como
el resto de judíos que regresó con él para restaurar la adoración pura en Jerusalén
demostraron una devoción ejemplar. Este libro también destaca la fe de los extranjeros
temerosos de Dios y la humilde actitud de los pecadores arrepentidos. Sin duda, el
relato inspirado de Esdras constituye una prueba clara de que “la palabra de Dios es
viva, y ejerce poder” (Hebreos 4:12).
[Ilustración y recuadro de la página 18]
REYES PERSAS DESDE 537 HASTA 467 ANTES DE NUESTRA ERA
Ciro el Grande (Esdras 1:1) murió en 530
Cambises (Asuero) (Esdras 4:6) 530-522
Artajerjes (Bardiya o Gaumata) (Esdras 4:7) 522 (Asesinado después de solo siete meses
de reinado)
Darío I (Esdras 4:24) 522-486
Jerjes (Asuero)* 486-475 (Reinó conjuntamente con Darío I desde 496 hasta 486)
Artajerjes Longimano (Esdras 7:1) 475-424
[Nota]
No hay ninguna mención de Jerjes en el libro de Esdras. En el libro bíblico de Ester se le
llama Asuero.

[Ilustración]

Asuero

[Ilustración de la página 17]

Ciro

[Ilustración de la página 17]

En el Cilindro de Ciro se expresa la política de este rey persa de devolver a los cautivos
a su país de origen

[Reconocimiento]
Cilindro: foto tomada por gentileza del Museo Británico

[Ilustración de la página 20]

¿Sabe usted qué hacía de Esdras un buen maestro?