Está en la página 1de 13

SOCIEDAD ANONIMA ABIERTA

1. DEFINICIÓN

La sociedad anónima se caracteriza por ser una clase de sociedad que cuenta
con diversas modalidades: la sociedad anónima cerrada, la sociedad anónima
ordinaria, y la sociedad anónima abierta.

La sociedad anónima abierta es aquella modalidad de sociedad anónima que se


identifica con la gran empresa debido a la reunión de una gran cantidad de
capitales y de socios.

A diferencia de la sociedad anónima cerrada en la que no sólo interesa el aporte


pecuniario de socio sino además sus cualidades personales, la affectio societatis
e intuito personae.

Por esto último es que se ha establecido que en la sociedad anónima abierta lo


que prima es el capital y no las cualidades personales de los socios, con lo que
el carácter intuito personae característico de las sociedad tradicionales es
reemplazado con el intutito pecuniae en esta modalidad de sociedad anónima.

Así, si bien la sociedad anónima abierta es promovida por pocas personas, es


cierto que requiere del capital de muchísimas personas motivo por el cual se
inscribe en el Mercado de Valores para tener la posibilidad de la constitución por
etapas, ya sea por oferta pública o por oferta a terceros.

En la legislación nacional Ley General de Sociedades N° 26887, ha adoptado


una definición de lo que se debe entender por sociedad anónima abierta,
estableciendo ciertas condiciones que son:

CARACTERÍSTICAS

La sociedad anónima abierta tiene ciertas características respecto de las otras


modalidades de sociedad anónima:

1. La heterogeneidad de la composición de su accionariado:

La sociedad anónima abierta es aquella que se caracteriza por


corresponderse con la gran empresa. Asimismo la sociedad anónima abierta no
solo tiene una clase de acciones, y producto de ello, no solo tiene una sola clase
de accionistas, sino que producto de las diferentes clases de acciones: acciones
privilegiadas, con derecho a voto, o sin derecho a voto, entre otras, también se
derivan múltiples clases de accionistas, los cuales dependiendo del número
elevado o mínimo de acciones que posean también se dividen en diferentes tipos
de accionistas, a diferencia de la sociedad anónima cerrada en la que no existen
clases de acciones, sino solamente acciones ordinarias.

Desde el punto de vista subjetivo, es una característica de la sociedad anónima


abierta el que en esta coexistan accionistas que lleven el control de la sociedad,
y otros que se desentiendan de la marcha de la sociedad y que sólo buscan
obtener ingresos producto de sus inversiones en acciones. Así, los accionistas
que se encuentran interesados en participar activamente de la sociedad tiene un
ánimo de permanencia en la sociedad y se preocupan por toman el control de la
dirección y administración de la empresa a través del control de los órganos de
la sociedad, y son por tanto estos accionistas los que verdaderamente van a
comportarse como empresarios emprendiendo una actividad empresarial
preocupándose y estando pendientes de la marcha de la empresa, que es el
objeto social de la sociedad.

Por otro lado, los accionistas que se desentienden de tomar el control de la


sociedad o de formar parte de los grupos de poder de la sociedad o del grupo
administrador, apoyan a la sociedad anónima abierta con sus capitales debido a
que esta modalidad de sociedad anónima obtiene de recursos financieros del
Mercado de Valores que van directamente a la cuenta capital y que no son
deudas exigibles ni que venzan en plazo determinado, a diferencia de los
préstamos bancarios que implican intereses altos, deudas exigibles y
refinanciamiento.

2. Es una sociedad de responsabilidad limitada

La sociedad anónima abierta es una modalidad de sociedad anónima por


tanto es de responsabilidad limitada, es decir que se da la separación entre
patrimonio de los socios y el de la sociedad, lo que implica que el socio no
responda con su patrimonio personal por las deudas que contraiga la sociedad,
sino solo que el límite máximo por el que el socio responde es el aporte que
efectuó a la sociedad el cual no es parte del patrimonio personal del socio sino
del patrimonio de la sociedad. De allí que se señale que en las sociedad
mercantiles de responsabilidad limitada, el socio no responda más allá de lo
aportado.

3. Aplicación supletoria de las reglas generales de la sociedad anónima

Al ser una modalidad de sociedad anónima, la sociedad anónima abierta


comparte ciertas reglas con la regulación de la sociedad anónima, por lo que
dichas reglas se le aplican en forma supletoria a esta modalidad de sociedad
anónima, siempre en cuanto le sean aplicables según el artículo 251[3] de la ley
general de sociedades

4. Denominación

La sociedad anónima abierta contiene en su denominación la indicación


de “Sociedad Anónima Abierta”, o las siglas se S.A.A. según el artículo 250[4] de
la ley general de sociedades.

5. Inscribe todas sus acciones en el Registro Público del Mercado de


Valores

Según el artículo 252[5], la regla general aplicable a las sociedades


anónimas abiertas es que inscriban todas sus acciones en el Registro Público
del Mercado de Valores, debido a la posibilidad de terceros de integrarse como
socios de la sociedad anónima abierta y a la libre transmisibilidad de las
acciones, sin embargo, existen ciertas excepciones a la inscripción de las
acciones de la sociedad anónima abierta. Así, no será obligatoria la inscripción
cuando se dé el supuesto de que otra modalidad de sociedad anónima u otra
clase de sociedad tenga que adaptarse obligatoriamente por mandato de la ley
a una sociedad anónima abierta al haberse verificado los supuestos de los
incisos 1, 2 y 3 del artículo 249 de la ley general de sociedades, es decir, que
haya hecho oferta pública primaria de acciones u obligaciones convertibles en
acciones, o que cuente con más de setecientos cincuenta accionistas, o que más
del treinta y cinco por ciento de su capital pertenezca a ciento setenticinco o más
accionistas, sin considerar dentro de este número aquellos accionistas cuya
tenencia accionaria individual no alcance al dos por mil del capital o exceda del
cinco por ciento del capital; y tenga esta sociedad ciertas o ciertas clases de
acciones que estén sujetas a estipulaciones que limiten la libre transmisibilidad,
restrinjan la negociación u otorguen derecho de preferencia para la adquisición
de las mismas derivadas de acuerdos adoptados con anterioridad a la
verificación de los supuestos previstos en los incisos 1), 2), 3) del artículo 249,
ya que después de haberse efectuado la adaptación, ya no se podrían adoptar
acuerdos que limiten la libre transmisibilidad de las acciones, o restrinjan la
negociación de las mismas, u otorguen un derecho de preferencia a los
accionistas o a la sociedad.

Por otro lado, tampoco será necesaria la inscripción en el Registro Público del
Mercado de Valores cuando las acciones se encuentren suscritas íntegramente
por el Estado ya sea de manera directa o indirectamente.

Esta excepción de inscripción de las acciones señaladas en los supuestos


anteriores, serán de aplicación en tanto se encuentren vigentes las referidas
estipulaciones que limiten la libre transmisibilidad, restrinjan la negociación u
otorguen derecho de preferencia para la adquisición de las mismas y siempre en
cuando no perjudiquen la inscripción de las demás clases de acciones de la
sociedad anónima abierta en el Registro Público del Mercado de Valores.

6. Control por parte de CONASEV

La sociedad anónima abierta tiene como característica el control por parte de la


Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores la misma que está
encargada de supervisar y controlarla debido a la presencia de grandes capitales
y a la gran cantidad de intereses involucrados en ella. El artículo 253[6] describe
las atribuciones otorgadas a CONASEV, estado ésta facultada para reglamentar
las disposiciones relativas a las atribuciones que se le conceden, tales como:

a. Exigir la adaptación a sociedad anónima abierta, cuando corresponda, es


decir, cuando se cumplan los requisitos señalados en los incisos del 1 al
3 del artículo 249 de la ley general de sociedades, tales como que haya
hecho oferta pública primaria de acciones u obligaciones convertibles en
acciones, o que cuente con más de setecientos cincuenta accionistas, o
que más del treinta y cinco por ciento de su capital pertenezca a ciento
setenticinco o más accionistas, sin considerar dentro de este número
aquellos accionistas cuya tenencia accionaria individual no alcance al dos
por mil del capital o exceda del cinco por ciento del capital.
b. Exigir la adaptación de la sociedad anónima abierta a otra forma de
sociedad anónima cuando sea el caso, es decir, cuando dejen de
cumplirse los requisitos señalados del inciso 1 al 3 del artículo 249 de la
ley general de sociedades, tales como que haya hecho oferta pública
primaria de acciones u obligaciones convertibles en acciones, o que
cuente con más de setecientos cincuenta accionistas, o que más del
treinta y cinco por ciento de su capital pertenezca a ciento setenticinco o
más accionistas, sin considerar dentro de este número aquellos
accionistas cuya tenencia accionaria individual no alcance al dos por mil
del capital o exceda del cinco por ciento del capital, debido a que el control
por parte de CONASEV implica un costo de tiempo, recursos humanos y
recursos financieros adicionales al Estado.
c. Exigir la presentación de información financiera y, a requerimiento de
accionistas que representen cuando menos el cinco por ciento del capital
suscrito, otra información vinculada a la marcha societaria de que trata el
artículo 261.
d. Convocar a junta general o a junta especial cuando la sociedad no cumpla
con hacerlo en las oportunidades establecidas por la ley o el estatuto,
e. Determinar las infracciones a las disposiciones de la ley general de
sociedades, así como a las normas que dicte CONASEV, así como
imponer las sanciones correspondientes.
f. La sociedad anónima abierta tiene tres convocatorias[7]

Por otro lado, el artículo 255[9] de la ley general de sociedades reconoce el


derecho de solicitar la celebración de la junta general o de juntas especiales a
los accionistas que representen cuando menos el cinco por ciento de las
acciones suscritas con derecho a voto. En caso de que dicha solicitud fuese
denegada o transcurriese el plazo indicado en el artículo 117, es decir 15 días
sin efectuarse la convocatoria, dicha convocatoria la hará la Comisión Nacional
Supervisora de presas y Valores.
La publicación del aviso de convocatoria a las juntas generales de la sociedad
anónima abierta debe efectuarse con una anticipación de veinticinco días, en
todos los casos.

Efectuada la convocatoria a la junta general, la ley general de sociedad reconoce


en el artículo 121 el derecho de concurrencia a la junta general a los titulares de
las acciones con derecho a voto cuyas acciones figuren inscritas a su nombre en
la matrícula de acciones, con una anticipación no menor de dos días al de la
celebración de la junta general, sin embargo, en el caso de la sociedad anónima
abierta la anticipación con que deben estar inscritas las acciones es de diez días.

La adopción de cualquier acuerdo en la junta general o de juntas especiales de


una sociedad anónima abierta requieren de mayoría absoluta de las acciones
suscritas con derecho a voto representadas en la junta, restringiéndose el que el
estatuto pueda exigir quórum o mayoría más altas, a diferencia de lo que se
regula para las sociedades anónima cerradas, y las sociedades anónimas
ordinarias en las que el Estatuto sí puede establecer quórum y mayorías más
altas, pero no inferiores. En conclusión, los acuerdos en la sociedad anónima
abierta se adoptan por mayoría absoluta simple.

7. Libre transmisibilidad de las acciones

Es característica de la sociedad anónima abierta la libre transmisibilidad


de las acciones, tal es así que no se admiten estipulaciones que restrinjan la libre
transmisibilidad de las acciones ni en el pacto social, ni en el estatuto, ni en los
pactos entre los accionistas aun cuando se comuniquen a la sociedad o se
inscriban.

En el mismo sentido, al no restringir la libre transmisibilidad de las


acciones, la sociedad anónima abierta no se condice con cualquier forma de
restricción a la negociación de las acciones, por lo que es característica de esta
modalidad de sociedad anónima el que no restrinja la entrada de nuevos
accionistas a la sociedad es decir la entrada a la sociedad de personas que
quieran invertir en ésta, es decir, no es un régimen cerrado en contraposición
con la sociedad anónima cerrada.
Por otro lado, respecto del derecho de separación de los accionistas de
una sociedad anónima abierta, el artículo 262[11] reconoce dicho derecho a los
accionistas que no votaron a favor del acuerdo de la sociedad anónima abierta
de excluir del Registro Público del Mercado de Valores las acciones u
obligaciones que tiene inscritas en dicho registro debido a que ello determina
que la sociedad anónima abierta de adaptarse a otra forma de sociedad anónima
con lo que pierde su calidad de sociedad anónima abierta. El ejercicio de este
derecho de separación debe ser ejercido por los accionistas dentro de los diez
días siguientes a la fecha de inscripción de la adaptación de la sociedad anónima
abierta en el Registro en la forma establecida en el artículo 200 de la ley general
de sociedades, es decir, mediante carta notarial entregada a la sociedad
anónima abierta y con el reembolso de sus acciones ya sea entre el valor que
acuerden la sociedad y el accionista, o defecto de ello, en caso de estar cotizada
en bolsa, al valor de su cotización media ponderada del último semestre, y en
caso de no estar cotizada al valor en libros al último día del mes anterior al de la
fecha del ejercicio del derecho de separación.

BASE LEGAL

Artículo 249.- Definición

La sociedad anónima es abierta cuando se cumpla uno a más de las siguientes


condiciones:

1. Ha hecho oferta pública primaria de acciones u obligaciones convertibles


en acciones.
2. Tiene más de setecientos cincuenta accionistas.
3. Más del treinta y cinco por ciento de su capital pertenece a ciento
setenticinco o más accionistas, sin considerar dentro de este número
aquellos accionistas cuya tenencia accionaria individual no alcance al dos
por mil del capital o exceda del cinco por ciento del capital.
4. Se constituya como tal.
5. Todos los accionistas con derecho a voto aprueban por unanimidad la
adaptación a dicho régimen.

Con respecto a este artículo podemos señalar que las tres primeras condiciones
se refieren a que la sociedad anónima adquiere dicho carácter de manera
obligatoria por mandato expreso de la ley y requieren adecuarse a una sociedad
anónima abierta, mientras que en los dos últimos requisitos son los socios de la
sociedad anónima abierta los que deciden voluntariamente adecuarse o
constituirse en esta modalidad de sociedad anónima.

El inciso 1 de este artículo se refiere a la oferta pública primaria de acciones u


obligaciones convertibles en acciones. Debemos entender como oferta pública
de acciones o de obligaciones convertibles en acciones a aquella oferta para la
colocación, adquisición o disposición de valores mobiliarios, en este caso
acciones u obligaciones convertibles en acciones, que son difundidas por medios
masivos, a diferencia de la oferta privada de valores mobiliarios que es aquella
que no es dirigida al público en general sino a inversionistas institucionales. Por
otro lado, la oferta pública de valores mobiliarios puede ser una oferta pública
primaria de valores mobiliarios, definida como aquella en la que se emiten
nuevos valores y que se da en la constitución de la sociedad anónima abierta; o
una oferta pública secundaria de valores mobiliarios, que es aquella en la que se
trasfieren valoren ya emitidos o colocados previamente, por ejemplo, acciones
que se tenían en cartera.

Así, una sociedad se convierte por mandato expreso de la ley en sociedad


anónima abierta cuando emite acciones, que son aquellas partes alícuotas en
las que se divide el capital social y que le permiten a quien las posee una
participación en la sociedad, o cuando emite obligaciones convertibles en
acciones que son aquellas obligaciones que la sociedad emite y que le dan una
opción a quien las adquiera para poder canjearlas por acciones.

El inciso 2 del artículo en comentario se refiere a que una sociedad se convierte


en una sociedad anónima abierta cuando su número de accionistas supera los
750 accionistas, es decir a partir de 751 accionistas se puede hablar de una
sociedad que requiere adecuarse a una sociedad anónima abierta a fin de evitar
que CONASEV la sancione por transgredir normas imperativas. A este respecto,
el número de accionistas conlleva a que una sociedad sea una sociedad anónima
abierta porque este tipo de sociedades tienen un mayor control por parte del
Estado debido a la presencia de múltiples intereses al interior de dichas
sociedades, por lo que un número elevado de accionistas requieren que el
Estado actúe fiscalizando porque los intereses de los inversionistas se
encuentren resguardados, realizando dicha labor a través de instituciones como
CONASEV. Por otro lado, no es requisito para constituir una sociedad anónima
abierta el que ésta tenga 751 accionistas, sino que sólo dos socios, de acuerdo
a la pluralidad de asocios exigida por la ley general de sociedades, pueden
formar una sociedad anónima abierta si así lo deciden.

En este mismo sentido, el inciso 3 del Art. 249 contiene una disposición legal por
la cual una sociedad anónima abierta adopta tal carácter por contener un numero
de personas numeroso, en este caso, más del treinta y cinco por ciento del
capital de dicha sociedad anónima abierta pertenece a ciento setenticinco o más
accionistas, sin considerar dentro de dicho número a aquellos accionistas cuya
tenencia accionaria individual no alcance al dos por mil del capital o exceda del
cinco por ciento del capital, es decir, ni grandes accionistas, ni accionistas
minoritarios.

Los incisos restantes se refieren a cómo la voluntad de los socios permiten que
una sociedad se constituya como sociedad anónima abierta en el inciso 4, y a la
posibilidad de la adaptación de una sociedad a esta modalidad de sociedad
anónima a través del acuerdo por unanimidad de todos los accionistas con
derecho a voto ya sea mediante la adecuación de tratarse de otra modalidad de
sociedad anónima, o mediante la transformación de tratarse de otro tipo de
sociedad. Lo curioso de este último inciso es que la ley realiza una referencia a
un acuerdo adoptado por unanimidad de accionistas y no de acciones con
derecho a voto representadas en la junta general, lo cual sucede en las
sociedades colectivas en las que los acuerdos se toman de un voto por socio,
mientras que en las sociedades anónimas los acuerdos se toman de un voto por
cada acción.

Artículo 250.- Denominación


La denominación debe incluir la indicación "Sociedad Anónima Abierta" o las
siglas "S.A.A.".

Artículo 251.- Régimen

La sociedad anónima abierta se rige por las reglas de la presente Sección y en


forma supletoria por las normas de la sociedad anónima, en cuanto le sean
aplicables.

Artículo 252.- Inscripción

La sociedad anónima abierta debe inscribir todas sus acciones en el Registro


Público del Mercado de Valores.

Artículo 253.- Control de CONASEV

La Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores está encargada de


supervisar y controlar a la sociedad anónima abierta. A tal efecto y en adición a
las atribuciones específicamente señaladas en esta sección, goza de las
siguientes:

1. Exigir la adaptación a sociedad anónima abierta, cuando corresponda;

2. Exigir la adaptación de la sociedad anónima abierta a otra forma de sociedad


anónima cuando sea el caso;

3. Exigir la presentación de información financiera y, a requerimiento de


accionistas que representen cuando menos el cinco por ciento del capital
suscrito, otra información vinculada a la marcha societaria de que trata el artículo
261; y,

4. Convocar a junta general o a junta especial cuando la sociedad no cumpla con


hacerlo en las oportunidades establecidas por la ley o el estatuto.

Artículo 254.- Estipulaciones no válidas

No son válidas las estipulaciones del pacto social o del estatuto de la sociedad
anónima abierta que contengan:

- Limitaciones a la libre transmisibilidad de las acciones; Cualquier forma


de restricción a la negociación de las acciones; o,
- Un derecho de preferencia a los accionistas o a la sociedad para adquirir
acciones en caso de transferencia de éstas.
- La sociedad anónima abierta no reconoce los pactos de los accionistas
que contengan las limitaciones, restricciones o preferencias antes
referidas aun cuando se notifiquen e inscriban en la sociedad.

Artículo 255.- Solicitud de convocatoria por los accionistas

En la sociedad anónima abierta el número de acciones que se requiere de


acuerdo al artículo 117 para solicitar la celebración de junta general es de cinco
por ciento de las acciones suscritas con derecho a voto.

Cuando la solicitud fuese denegada o transcurriese el plazo indicado en ese


artículo sin efectuarse la convocatoria la hará la Comisión Nacional Supervisora
de Empresas y Valores.

Lo establecido en este artículo se aplica a los pedidos de convocatoria de las


juntas especiales.

Artículo 256.- Derecho de concurrencia a la junta

En la sociedad anónima abierta la anticipación con que deben estar inscritas las
acciones para efectos del artículo 121 es de diez días.

Artículo 257.- Quórum y mayoría

En la sociedad anónima abierta para que la junta general adopte válidamente


acuerdos relacionados con los asuntos mencionados en el artículo 126 es
necesario cuando menos la concurrencia, en primera convocatoria, del cincuenta
por ciento de las acciones suscritas con derecho a voto.

En segunda convocatoria basta la concurrencia de al menos el veinticinco por


ciento de las acciones suscritas con derecho a voto.

En caso no se logre este quórum en segunda convocatoria, la junta general se


realiza en tercera convocatoria, bastando la concurrencia de cualquier número
de acciones suscritas con derecho a voto.
Salvo cuando conforme a lo dispuesto en el artículo siguiente se publique en un
solo aviso dos o más convocatorias, la junta general en segunda convocatoria
debe celebrarse dentro de los treinta días de la primera y la tercera convocatoria
dentro de igual plazo de la segunda.

Los acuerdos se adoptan, en cualquier caso, por la mayoría absoluta de las


acciones suscritas con derecho a voto representadas en la junta.

El estatuto no puede exigir quórum ni mayoría más altas.

Lo establecido en este artículo también es de aplicación, en su caso, a las juntas


especiales de la sociedad anónima abierta.

Artículo 258.- Publicación de la convocatoria

La anticipación de la publicación del aviso de convocatoria a las juntas generales


de la sociedad anónima abierta es de veinticinco días.

En un solo aviso se puede hacer constar más de una convocatoria. En este caso
entre una y otra convocatoria no debe mediar menos de tres ni más de diez días.

Artículo 259.- Aumento de capital sin derecho preferente

En el aumento de capital por nuevos aportes a la sociedad anónima abierta se


podrá establecer que los accionistas no tienen derecho preferente para suscribir
las acciones que se creen siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

1. Que el acuerdo haya sido adoptado en la forma y con el quórum que


corresponda, conforme a lo establecido en el artículo 257 y que además cuente
con el voto de no menos del cuarenta por ciento de las acciones suscritas con
derecho de voto; y,

2. Que el aumento no esté destinado, directa o indirectamente, a mejorar la


posición accionaria de alguno de los accionistas.

Excepcionalmente, se podrá adoptar el acuerdo con un número de votos menor


al indicado en el inciso 1, anterior, siempre que las acciones a crearse vayan a
ser objeto de oferta pública.

Artículo 260.- Auditoría externa anual.


La sociedad anónima abierta tiene auditoría anual a cargo de auditores externos
escogidos que se encuentren hábiles e inscritos en el Registro Unico de
Sociedades de Auditoría.

Artículo 261.- Derecho de información fuera de Junta

La sociedad anónima abierta debe proporcionar la información que le soliciten,


fuera de junta, accionistas que representen no menos del cinco por ciento del
capital pagado, siempre que no se trate de hechos reservados o de asuntos cuya
divulgación pueda ocasionar daño a la sociedad.

En caso de discrepancia sobre el carácter reservado o confidencial de la


información resuelve la Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores.

Artículo 262.- Derecho de separación

Cuando una sociedad anónima abierta acuerda excluir del Registro Público del
Mercado de Valores las acciones u obligaciones que tiene inscritas en dicho
registro y ello determina que pierda su calidad de tal y que deba adaptarse a otra
forma de sociedad anónima, los accionistas que no votaron a favor del acuerdo,
tienen el derecho de separación de acuerdo con lo establecido en el artículo 200.
El derecho de separación debe ejercerse dentro de los diez días siguientes a la
fecha de inscripción de la adaptación en el Registro.

También podría gustarte