Está en la página 1de 2

Jesús Adriano Salmorán Rojas ID 158951 Sección 21

Introducción

Cuando un trabajador se retira, es de suma importancia que cuente con un fondo de ahorro

monetario que le sea suficiente para subsistir el resto de su vida. Por ello, durante la vida laboral,

los empleados mexicanos utilizan una parte de su sueldo para incrementar el capital con el que

desean jubilarse, y así, poder recibir una pensión idónea. La gestión de estos sistemas de

pensiones es hecha por actuarios, debido a que son ellos los que cuentan con una amplia

preparación para modelar sistemas económicos eficientes mediante el uso de matemáticas

actuariales y financieras.

Reducir la parte de la historia de los AFORES

Hasta finales de la década de los 80, las pensiones eran administradas por el Instituto Mexicano

del Seguro Social (IMSS); sin embargo, cuando la población que laboraba y la esperanza de

vida en el país incrementaron, el fondo disponible para cubrir el pago de los pensionados no

fue suficiente, y en consecuencia, en marzo de 1996, el Ejecutivo Federal presentó al Congreso

la iniciativa de Ley de los sistemas de ahorro para el retiro, con el objetivo de establecer un

esquema que fuera eficiente y financieramente sustentable. A partir del 1 de Julio de 1997, con

la publicación de la Ley de los sistemas de ahorro para el retiro, las Afores entrarían en la

imagen de los fondos para el retiro como las nuevas instituciones privadas encargadas de

administrarlos; actualmente, estas se han vuelto un tema controversial, ya que hay quienes

opinan que las autoridades a las que les compete administrar los sistemas bajo los que se rigen,

solamente buscan obtener ganancias sin importar el bienestar social; en tanto que, algunos

expertos opinan que los trabajadores deberían dejar de cotizar bajo estos fondos y

simplemente, cada uno, administrar su propio fondo de ahorro, pues de esta manera no

dependerían de un sistema con el que no estén de acuerdo.


Jesús Adriano Salmorán Rojas ID 158951 Sección 21

Como se puede observar en lo anteriormente mencionado, el sistema de Afores presenta dos

aspectos negativos: la falta de garantía en la sustentabilidad financiera del trabajador al

momento de pensionarse, y la carencia de capacidad económica del Estado para asegurar la

pensión del trabajador, por lo que ha tenido que deslindarse de esta responsabilidad al otorgar

a instituciones privadas la administración de estos fondos.

Este ensayo buscará defender la postura que va en contra de la idea que tienen las instancias

con poder de decisión, tales como el Congreso del Estado, la CONSAR y la Secretaría de

Hacienda, de que la Ley de los sistemas de ahorro está teniendo un resultado excelente en la

economía del país, esto sin compararse objetivamente con otros países, donde el alto salario

mínimo, o la dificultad con la que un trabajador puede perder su empleo no son factores que

afecten en los valores futuros de los fondos de ahorro. Así que, en vista de que estos órganos

administrativos se encargan de analizar las políticas, es claro que yace en ellos el poder para

generar un cambio positivo para los trabajadores mexicanos que cotizan en las Afores, y por

ende, obtener un desarrollo económico en el país.

Agregar como voy a presentar mi ensayo

También podría gustarte