Está en la página 1de 3

Semana Santa en Cusco

Las celebraciones de Semana Santa en las regiones del Perú se caracterizan por una singular
mezcla de religiosidad popular y cultura, cada una de las regiones expresa a través de diversas
manifestaciones, tradiciones heredadas durante décadas.

En el Cusco, esa profunda fe se vive aún con mucho fervor en los corazones de los moradores,
por eso resulta interesante participar de las actividades como la procesión del “Taytacha de
los Temblores” el Lunes Santo, después de la bendición del Domingo de Ramos, en el atrio
de la Basílica Catedral. Se estima que en esta muestra de fe asisten más de 100 mil personas
aproximadamente.

El “Taytacha de los Temblores” o Señor de los Temblores, es un Cristo crucificado de color


cobrizo con facciones indígenas, cuyo cuerpo yace lánguido en una cruz. Quien lo ve siente
en su pecho la plena identificación con un Jesús Andino.

Los fieles lo acompañan durante seis horas en su recorrido por la Plaza de Armas del Cusco y
calles adyacentes. La parte culminante comienza cuando la santa efigie, en los hombros de
las cuadrillas de cargadores, otorga la bendición a los asistentes. En medio de la luz tenue se
puede observar feligreses de rodillas y rostros de mujeres por donde surcan gruesas lágrimas
pidiendo perdón.

Hoy en día al terminar la procesión del Cristo Moreno, las familias se retiran pacíficamente
hacia sus viviendas. En los años de 1910 y 1920, en la Ciudad Imperial,era costumbre
apedrear la vivienda de un ciudadano o una autoridad como una forma de sancionar un acto
inmoral o castigar deberes incumplidos.

Recordemos que Luis E. Valcárcel, en su libro “Memorias" nos relata..."Entre el miércoles, el


jueves y el viernes Santo se realizaban actos importantes como La Reseña, una ceremonia de
raigambre colonial, que consistía en que los canónicos se tendían de cara en el piso de la
Catedral orando a Dios por el perdón de sus pecados".

"El Jueves Santo, las autoridades como el prefecto del Cusco, el presidente de la Corte
Superior de Justicia, el alcalde y otros llevaban en procesión el Santo Sacramento, en custodia
de oro de la Catedral a la iglesia vecina del Sagrario, aquí guardaba las llaves el prefecto
y quedaba hasta el Sábado de Gloria, en que regresaba a la Catedral.

El mismo Jueves Santo se realizaba el lavado de los pies a doce mendigos de parte del obispo
del Cusco y en horas de la noche se visitaba siete iglesias; hoy en día, estas dos costumbres
continúan practicándose, solo se cambiaron a los indigentes por 12 ancianos.

Finalmente, el Viernes Santo se realiza la procesión del Señor del Santo Sepulcro que sale del
templo de La Merced,y la Virgen de la Dolorosa, como en antaño.
Los 12 platos en el distrito de Sayllapata en Paucartambo
Los doce platos que preparan las matronas en el Cusco aluden a los doce discípulos de Cristo.
Para efectos de nuestra crónica, buscamos el testimonio de una pobladora en el distrito de
Sayllapata, provincia de Paucartambo.

Teresa Anco Sullca nos cuenta que de los 12 platos que se preparaban en su pueblo, la
mayoría eran sopas hechas en base a productos andinos. Entre estas menciona la sopa de
k’irku, preparada con tarwi, queso, leche, huevos y llullucha (algas en forma de bolitas color
verdosos que se sacab de las lagunas de dicha localidad). Otras sopas eran la de lisas o papas
lisas; la de calabaza; la sopa de huevo, donde se colocaban huevos enteros de gallina de
corral, papas amarillas y leche.

También en esta lista se consignaba la famosa Q’olla Lawa (o crema de maíz de choclo tierno)
y la oca lawa o sopa de ocas, en caso de que no se cocinara la sopa de calabaza.

Debemos precisar, que ninguna de las sopas llevaba carnes rojas porque se suponía que la
población estaba en abstinencia.

Un plato que se acoplaba a la mesa, en esta fecha, eran el choclo con la papa sancochada. Se
indica que las papas que se utilizaban para este caso, eran seleccionada especialmente de la
primera cosecha de la chacra y se denominaba Sunch’u.

Entre los postres que se preparaban en el pueblo de la señora Teresa Anco se menciona
el guisado (dulce de durazno, preparado con chancaca y canela), la mazamorra de maíz
blanco seco o más conocido como Api, el arroz con leche y el chocolate. Todos estos
alimentos al final eran acompañados con empanadas dulces, el pan torta o de Jurk’a y los
maicillos, que son una especie de pastelillos en base a fécula de maíz.

Ayuda a Cristo:Los tres azotes


Hasta hace algunos años era costumbre que los hijos ayudaran a Cristo el Viernes Santo, para
eso las abuelas, llamaban a sus nietos y a sus hijos menores para darles tres azotes en nombre
del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, frente a un crucifijo, por sus pecados. Hoy en dia, esta
práctica ya fue desterrada.

La iglesia católica a través de sus diversas parroquias, hoy en día impulsa el Vía Crucis en
medio de cánticos y rezos desde la Plaza de Armas del Cusco hasta la explanada de
Sacsahuamán.
Semana Santa en Cajamarca
La ciudad de Cajamarca es un hermoso valle, donde el fervor religioso se vive con gran
devoción y por ello la Semana Santa no es la excepción.
Este fin de semana largo, es propicio para conocer no solo su riqueza arquitectónica, sino
también su riqueza cultural.

Domingo de Ramos
Un domingo antes de la Semana Santa, en el centro poblado de Porcón, se celebra el
tradicional Domingo de Ramos, y allí mismo también se celebra la Fiesta de las Cruces, hasta
donde se traslada el obispo de Cajamarca, José Martínez Carmelo Lázaro, quien oficia una
misa.
En esta zona de Cajamarca se viste un burrito al mismo que se lo pasea en una procesión
hasta la iglesia central de la comunidad.
Según los moradores del lugar, el piajeno está autorizado para ingresar a las diferentes
chacras y comer todos los sembríos que quiera, pues existe la creencia que las tierras son
bendecidas por donde pasa.

Penitentes de Contumazá
En las diferentes provincias de Cajamarca se han programado una serie de actividades por
Semana Santa, sin embargo la provincia de Contumazá en estos días es muy visitada por las
tradiciones que representa.
Una de estas tradiciones es la de los penitentes, pues son hombres vestidos de blanco
quienes para redimir sus pecados se amarra a una tabla de madera, además se atan dos
barretas en los pies y caminan por la noche en las principales calles de la ciudad.

Turismo
Cajamarca tiene muchos centros turísticos, entre ellos destacan las iglesias de estilo Barroco,
ubicadas en el centro histórico.
Una de ellas es la iglesia Catedral o Santa Catalina, la cual fue construida en la segunda mitad
del siglo XVII, y de acuerdo a los historiadores quien probablemente dirigió y diseñó esta obra
de arte fue Juan de Céspedes y Ledesma, pero para llevar adelante este proyecto se
necesitaba de una fuente de financiamiento, la cual se pudo conseguir con el rey Carlos II.
También se encuentra la iglesia San Francisco, ubicada en la misma Plaza de Armas de
Cajamarca, justo frente a la iglesia Catedral, y según algunas historias, los mayores cuentan
que están comunicadas por un túnel.
A una cuadra de la Plaza de Armas de Cajamarca se puede encontrar la iglesia Belén, es una
de las más fastuosas, no solo por el diseño de su fachada, sino también por la decoración de
sus interiores y se ubica en el jirón y complejo monumental del de mismo nombre.

Aguas Termales
El visitante que llega a Cajamarca debe disfrutar de las maravillosas aguas termales del
distrito de Baños del Inca, ubicado a unos 15 minutos de la ciudad.
A estas aguas incluso se le atribuyen ciertas propiedades curativas y la historia refiere que
era el lugar preferido por el inca Atahualpa para descansar junto a sus bellas doncellas.