Está en la página 1de 8

Ensayo basado en los Doce Pilares

Análisis panorama actual de Cúcuta Norte de Santander

Faiber Leandro Torrado Chinchilla


Introducción

El éxito de una idea ya sea de negocio, proyecto científico o personal necesita de

varios factores que permitan la consecución de las metas establecidas según los

requerimientos, aspectos como la dedicación, la disciplina son fundamentales, pues no todo

llega por cuestión de azar, es necesario el trabajo arduo, no aquel que conocemos

típicamente relacionado con el cumplimiento de una jornada laboral a la espera de una

retribución llamado salario cada mes, es aquel que te revoluciona de manera personal, y

permite tener una conexión mental y espiritual necesaria para emprender una aventura

alimentada por el deseo de triunfo, superación en una sociedad que está diseñada para

pertenecer a un sistema rutinario, pocos tienen el valor de salir, tener otras perspectivas,

que sin duda generan ciertos choques con la realidad, los errores no se hacen esperar, pero

los que son capaces de transformarlos en experiencias y conocimientos son los que

realmente están preparados para recibir y vivir del éxito, aquellos que no están cobijados

anhelan y expresan con brevedad o hacen alución a la suerte que tuvo aquel que está en la

senda exitosa, pero no conocen el sinuoso camino que debe atravesar aquel que decide dar

un giro al mejor estilo geométrico para recomenzar, emprender y ser el escritor de su

destino, así veremos los doce pilares del éxito, como aquel que lo alcanzó desea dejar su

legado y darlo a conocer a un estancado que ante la vida tiene una nueva oportunidad de

triunfar.
Los Doce Pilares

El comienzo de esta historia evidencia la angustia que estaba viviendo uno de los

protagonistas, pues, el estar en un trabajo indeseado, una conexión familiar paupérrima, un

auto viejo y barato, para aquel soñador que salió de la universidad con un mundo de sueños

y al día no haber podido materializar la mayoría de sus metas, es algo frustrante, y es un

panorama que no es ajeno a la realidad, pues el país, a pesar de ser vendido ante los medios

y organismos internacionales como uno de los mejores de Latinoamérica, recientes estudios

han concluido que es una de las economías más desiguales de la región, y cuya brecha

generacional para el avance de clase social es muy alta, cercana a 8 generaciones, para que

un apellido o una casa familiar de ese salto de calidad anhelado por todos, es una situación

real.

En otras palabras, y para no ir tan lejos, en el trajinar por nuestra ciudad de Cúcuta

se puede encontrar mucha gente parecida a este personaje, que quizás en algún momento

tuvieron vitalidad, ganas para alcanzar esos objetivos establecidos pero que durante el

camino fueron perdiendo color, llegando a ser escala de grises, por las decisiones tomadas y

oportunidades desaprovechadas, un ambiente lleno de inconformidad y resignación, pues

no por casualidad es la ciudad con los índices de informalidad más altos de Colombia, y si

se realizará un ejercicio estadístico sobre la percepción o aspiración laboral, muchos

estarían dispuestos a aceptar una oportunidad formal, pero, por los bajos niveles de

formación estarían descartados para ejercer plenamente según las necesidades, es un círculo

vicioso de no acabarse jamás, pues no hay programas sociales que hagan pensar que la
situación de muchos informales y personas desempleadas vaya a mejorar de la noche a la

mañana y sin hace nada por ello.

Por eso, realizó una mención de una frase interesante del libro que dice “La única

forma para que las cosas cambien, es que usted cambie” Es evidente que todos, sin importar

la condición económica, laboral tenemos tantos sueños, tantas ilusiones y pensamos que

todo puede ser perfecto; pero de lo que nunca se alcanza a dimensionar la caída en la rutina

y nos vamos conformando con lo que tenemos sin aspirar a más, y es así como nunca hay

un esfuerzo por tener más, y por eso mucha gente queda en el estancamiento pasando por

la vida como la frase popular “sin pena ni gloria”, quizás algunos analizan su entorno y se

sienten mediocres pero hasta ahí y eso no basta para cambiar.

Según lo anterior, Todos necesitamos cambiar esa percepción de suficiencia, es

menester, para lograr lo que queremos, pero no se puede descuidar por ningún caso nuestra

vida, que siempre este en buena salud, y como lo expresaban en cada una de las

dimensiones que como seres humanos tenemos: cuerpo alma y espíritu. No podría una

persona funcionar si no hay cohesión en esos aspectos, pues la vida es así, si tu cuerpo no

es consecuente con tu alma y espíritu la degradación lo podría llevar directamente al

fracaso.

Por otro lado hay muchas personas que alcanzan establecerse, logran formarse,

conseguir un trabajo, tener unos ingresos para proveer a su familia, eso en teoría es

correcto, velar por sus seres, pero muchos descuidan esa última, negando el tiempo a la

esposa, e hijos, dejando un vacío enorme, pues la familia debería ser uno de los entes más

importantes de la sociedad, pues actualmente se podría decir que con el afán de cumplir u
obtener la retribución mensual, lo más importante es el dinero y todo gira a su alrededor,

hay que valorar el regalo de las relaciones y aprender a ser un mejor referente para su

familia.

Por ejemplo, muchos de los ciudadanos del país y de la ciudad, pues se caracterizan

por decir que están dispuestos a realizar lo que sea, y donde sea, esto genera un problema

de organización y dirección, puede que muchos tengan el talento de realizar varias tareas,

pero en este caso se evidencia la falta de metas y al estar ausentes dentro de la vida de una

persona pues nunca va a dejar de depender de otras personas, cumpliendo sueños ajenos y

dejando los suyos en stand by o en lista de espera, y lastimosamente así nunca llegará a

nada.

Los tiempos del ocio son necesarios, en justa medida, hay personas que abusan del

tiempo disponible sin tener un orden y en el plan de vida siempre tenemos que fijarnos

tiempos, que siempre van a cambiar algo de nuestra vida. Cada una de las oportunidades

que se nos presentan son el inicio para lograr una nueva meta y a esas oportunidades tan

valiosas son a las que debemos dedicar más tiempo, para que al paso de los días no nos

ocupemos en vivir para trabajar y sacar solo el mínimo de dinero para sobrevivir, sino en

buscar lo nuestro, los objetivos.

Sin duda alguna, a la hora de emprender habrán muchos a favor, en contra, optimistas

o pesimistas, no es necesario explicar con quien se debe acompañar aquel que desee dar un

toque diferente a su vida, por lo tanto las compañías son vitales, no podremos esperar que

los amigos que te desvían del camino, con comentarios y pérdidas de tiempo te lleven por
el camino anhelado, hay que hacer una selección de prioridades que permita saber con

quién se puede contar para empezar a crecer para ser mejor.

El efecto diferenciador del resto siempre da un toque especial, todo está relacionado

con ventas, así no sea tu profesión real, pues cada persona tiene su propia marca, y por eso

debe conocer el producto, hablar con mucha gente, ser persistente y nunca aceptar un no

como respuesta, si quieres tener un buen empleo, o un buen proyecto de negocio tienes que

venderte como el mejor y tener amplios conocimientos de lo que haces o de tu profesión de lo

contrario será uno más, de aquellos que no logra establecerse, además de eso no todos los

conocimientos su definitivos cada día se puede aprender algo nuevo que puede ser utilizado

para tu bienestar.

Por consecuente, negar la importancia del dinero en la sociedad es imposible, y además

negar el deseo de obtener mucho es también imposible, pero la diferencia es que todas las

personas desean, pero no quieren realizar esfuerzos, es decir, quieren lograrlo de la manera

fácil, si no eres una persona valiosa jamás podrás ganar lo que realmente deseas, generando

frustraciones, decepciones que llevan al estancamiento

Por último, hay varios pilares que tienen mucha relación como lo es la comunicación

y el liderazgo, si en verdad desea ser una persona exitosa es necesario comprender que la

comunicación no se limita únicamente a lo que decimos, también se puede percibir, gestos,

miradas así como nosotros somos perceptivos, por lo general subestimamos lo que la otra

persona pueda percibir o analizar lo que no se dijo con la boca, pues también los momentos

y escenarios son importantes pues si no son palabras adecuadas, es probable la generación

de malosentendidos, y es una realidad que sin comunicación no hay un liderazgo, no se


podría ejercer de buena manera pues el líder es quien convence a sus colaboradores de

alcanzar sueños ajenos, como equipo a pesar de que se ejerce en todas las relaciones que

tengamos, no se limita únicamente a contextos laborales. El desafío está en tener la

capacidad de influir sobre otras personas, pero no solo se trata de influir, sino porque

tenemos la sincera voluntad de ayudarlos a mejorar, y de acercar a esas personas a

descubrir sus visiones, y cómo alcanzarlas, puedo decir sin temor a equivocarme que la

ausencia de líderes en Colombia y por consecuente en Cúcuta a generado que a pesar de

tener mucho potencial para dar más, pues el panorama social y económico no son los

mejores.

Así que, realizando una analogía al contexto económico y social que nos rodea, se

entiende la situación actual en la economía de Cúcuta, pues históricamente fue dependiente

de las negociaciones realizadas con Venezuela, podré decir que en teoría los empresarios de

la región tuvieron los objetivos claros de vender y generar utilidades que le permitieran

mantener su negocio y lo cumplieron pues algunos se consolidaron por décadas en el

mercado, pero muy pocos desearon realizar la búsqueda de nuevos escenarios, nadie fue

por más y por lo tanto su caída fue inminente ante la explosión de la crisis en el socio

principal, quizás el impacto se hubiera podido mitigar siempre y cuando se hubiera

planificado la búsqueda de mejores oportunidades.

Si la persona desarrolla con decisión y éxito los pilares anteriores, probablemente se

dejemos un legado positivo, ser un ejemplo para otro, así como otras personas han dedicado

su tiempo a enseñarnos, a convertirnos en mejores personas según sus experiencias,

eventualmente tenemos que retribuir a la sociedad, y transmitir nuestras enseñanzas a

alguien más, como lo hizo el Señor Davis con Michael, en busca de mejorar su vida laboral.

También podría gustarte