Está en la página 1de 6

Derecho tributario

Es una rama del Derecho Público que estudia las normas jurídicas, a través de las cuales,
el Estado ejerce su poder tributario con el propósito de obtener, de los particulares,
ingresos que sirvan para sufragar el Gasto Público, en aras de la consecución del bien
común.
El Derecho Tributario no es pura recaudación, es las Instituciones que regulan la
recaudación, como operan, si operan en armonía con las garantías del individuo.
Sistema Constitucional

El poder tributario del Estado venezolano tiene su origen en el artículo 133 de la


Constitución de 1999, el cual se cita:

"Toda persona tiene el deber de coadyuvar a los gastos públicos mediante el pago de
impuestos, tasas y contribuciones que establezca la Ley"

Como se puede apreciar, en este artículo se impone el tributo como una obligación de
todos como fuente de financiamiento del aparato del Estado. No obstante, este poder
tributario no es ilimitado, ya que la misma Constitución establece en los artículos 316 y
317 los principios que darán forma a dicho poder, de manera que existan fronteras muy
bien delimitadas en donde las cuales el Estado desempeñara sus funciones.

Artículo 316. El sistema tributario procurará la justa distribución de las cargas públicas
según la capacidad económica del o la contribuyente, atendiendo al principio de
progresividad, así como la protección de la economía nacional y la elevación del nivel de
vida de la población, y se sustentará para ello en un sistema eficiente para la recaudación
de los tributos.

Como se puede observar, la Constitución, al referirse al sistema tributario en su artículo


316, establece que éste se sustentará en un sistema eficiente de recaudación de los
tributos, lo que podría considerarse como principio de Recaudación Eficiente o
Economicidad, así mismo, se desprende el principio de la Capacidad Contributiva, el cual
hace referencia a la proporción del aporte de cada contribuyente al financiamiento de los
gastos públicos, en relación con su capacidad económica; y el de Justicia Tributaria.

Artículo 317. No podrá cobrarse impuesto, tasa, ni contribución alguna que no estén
establecidos en la ley, ni concederse, exenciones y rebajas, ni otras formas de incentivos
fiscales, sino en los casos previstos por las leyes. Ningún tributo puede tener efecto
confiscatorio. No podrán establecerse obligaciones tributarias pagaderas en servicios
personales. La evasión fiscal, sin perjuicio de otras sanciones establecidas por la ley,
podrá ser castigada penalmente.
En el caso de los funcionarios públicos o funcionarias públicas se establecerá el doble de
la pena.
Toda ley tributaria fijará su lapso de entrada en vigencia. En ausencia del mismo se
entenderá fijado en sesenta días continuos. Esta disposición no limita las facultades
extraordinarias que acuerde el Ejecutivo Nacional en los casos previstos por esta
Constitución.
La administración tributaria nacional gozará de autonomía técnica, funcional y financiera
de acuerdo con lo aprobado por la Asamblea Nacional y su máxima autoridad será
designada por el Presidente o Presidenta de la República

El artículo 317 arriba citado contiene una serie de principios tributarios aplicables a todos
las administraciones tributarias de los niveles verticales de gobierno (nacionales,
estadales y municipales), como son legalidad, no confiscatoriedad, prohibición del pago
de tributos en servicios personales y fijación del lapso de entrada en vigencia de la ley
tributaria

La existencia de algunos principios constitucionales en materia tributaria ha estado


presente a lo largo de la historia constitucional de nuestro país, en especial los principios
de legalidad o reserva legal en materia tributaria, de irretroactividad y tutela jurisdiccional
han estado de una manera u otra presentes en todas las cartas fundamentales
venezolanas hasta hoy.

La obligación tributaria

Es el vínculo que se establece por ley entre el acreedor o sujeto activo (el Estado) y el
deudor tributario o sujeto pasivo (las personas físicas o jurídicas) y cuyo objetivo es
el cumplimiento de la prestación tributaria. Por tratarse de una obligación, puede ser
exigida de manera coactiva.

El contribuyente, de esta manera, tiene una obligación de pago a partir del vínculo
jurídico. Gracias a los tributos, el Estado puede solventarse y desarrollar obras de bien
público.

A través del pago de los impuestos, el contribuyente ayuda a desarrollar cada servicio que
recibe ya que el Estado aprovecha (o debería aprovechar) los recursos que recauda a
través de la obligación tributaria para invertir en su creación y puesta a disposición del
pueblo. Esto es lo que se conoce con el nombre de contraprestación, ya que los
ciudadanos entregan un porcentaje de sus ingresos para que el Estado satisfaga parte de
sus necesidades.

En caso que la persona incumpla con su obligación tributaria, el Estado puede proceder a
castigarla según lo estipulado por la ley. El pago de una multa, la inhabilitación
comercial o hasta el encarcelamiento son posibles sanciones.

Por lo general, la obligación tributaria tiene que abonarse antes de un plazo estipulado. Si
un impuesto vence el día 5 de cada mes y el sujeto obligado no paga, a partir del 6 ya
estará en falta.

Características

Las principales características del derecho tributario son los siguientes:

Los contribuyentes que son los ciudadanos o personas jurídicas deberán cumplir con el
pago de los tributos que fija la ley nacional.

Los pagos de impuestos no generan una contraprestación por parte del estado, pero si
garantizará que la persona acceda por ejemplo a la educación y salud pública.
Por medio del derecho tributario se da protección de parte de las fuerzas de seguridad
nacional, justamente sostenida económicamente a través de los impuestos que impone el
estado.

Principios

Los principios se dividen en:

Principios constitucionales que incluyen principios de generalidad, de progresividad, de


eficiencia, de simplicidad administrativa, de irretroactividad, equidad, transparencia,
suficiencia recaudatoria.

Principios tributarios como por ejemplo el principio de legalidad, de generalidad,


igualdad y de proporcionalidad,

Elementos

Los elementos de la obligación tributaria son:

1. El Sujeto Activo o ente Acreedor del Tributo. El Sujeto Activo de la obligación


Tributaria por excelencia es el Estado en virtud de su poder de imperio. El Código
Orgánico Tributario lo reseña en el Artículo 18: “Es sujeto activo de la obligación
tributaria el ente público acreedor del tributo”.

2. El Sujeto Pasivo, es el deudor de la obligación tributaria, ya sea por deuda propia


(contribuyente) o por deuda ajena (responsable). El sustituto es aquel sujeto ajeno a
la ocurrencia del hecho imponible, que sin embargo y por disposición de la ley ocupa
el lugar del destinatario legal tributario, desplazando a este último de la relación
jurídica tributaria.

De cualquier forma, la ley determina quién es la persona obligada al pago del tributo,
sea persona natural o jurídica considerada contribuyente, responsable o sustituto.
También se considerarán sujetos pasivos las herencias yacentes, comunidades de
bienes y demás entidades que, carentes de personalidad jurídica, constituyan una
unidad económica un patrimonio separado, sujetos a imposición.

3. El Hecho Imponible. Es un hecho jurídico cuyo acto da nacimiento a la obligación


tributaria o un hecho que tiene efecto jurídico por disposición de la ley.

4. La Materia Imponible Es el nacimiento de la obligación tributaria. El Art. 36 C.O.T.


Lo define: Artículo 36: El hecho imponible es el presupuesto establecido por la ley
para tipificar el tributo y cuya realización origina el nacimiento de la obligación
tributaria.

5. La Base Imponible, llamada la base de medición del tributo, es la característica


esencial del hecho imponible.
Fuentes del Derecho Tributario

El Código Orgánico Tributario venezolano vigente, preceptúa en su artículo 2º, de manera


expresa las fuentes de ésta rama del Derecho, así se tiene:

Artículo 2: Constituyen fuentes del derecho tributario:

1. Las disposiciones constitucionales.

2. Los tratados, convenios o acuerdos internacionales celebrados por la República.

3. Las leyes y los actos con fuerza de ley.

4. Los contratos relativos a la estabilidad jurídica de regímenes de tributos nacionales,


estadales y municipales.

5. Las reglamentaciones y demás disposiciones de carácter general establecidas por los


órganos administrativos facultados al efecto.

La Potestad Tributaria

Nuestra constitución de la República Bolivariana de Venezuela; establece que solo el


Estado está en capacidad de ejercer la potestad tributaria, esto quiere decir que, el mismo
es quien establece las obligaciones pecunarias a los contribuyentes. según nuestra
constitución; la nación, los estados y los municipios son los que están dotados de
potestad tributaria.

La misma se denomina; como la facultad para crear el tributo, con el fin de recaudar los
recursos para que el estado pueda cubrir el gasto público, es decir, las necesidades del
colectivo.

Sujeto activo del poder tributario

Ente público acreedor en una relación jurídico-tributaria con facultades para exigir el cobro
a los contribuyentes. Se puede distinguir entre el sujeto activo del poder tributario y el
sujeto activo de la obligación tributaria. Sujeto activo del poder tributario es el que tiene
la potestad para establecer un tributo, y el sujeto activo de la obligación tributaria es el
que está relacionado con la recaudación del tributo, siendo clarificadora esta distinción en
los tributos cedidos por el Estado a las Comunidades Autónomas.

Es el ente público con facultad para exigir o recaudar las correspondientes prestaciones
pecuniarias de los contribuyentes. El Estado es el sujeto activo indiscutible de
la relación jurídico-tributaria establecida legalmente entre aquél y los particulares.

El Contribuyente

Se define contribuyente tributario como aquella persona física con derechos y


obligaciones, frente a un agente público, derivados de los tributos. Es quien está obligado
a soportar patrimonialmente el pago de los tributos (impuestos, tasas o contribuciones
especiales), con el fin de financiar al Estado. Además es una figura propia de las
relaciones tributarias o de impuestos. Se determina y define en concreto de acuerdo con
la ley de cada país. El contribuyente es, en sentido general, el sujeto pasivo en Derecho
tributario, siendo el (sujeto activo) el Estado, a través de la administración.
Deberes de los contribuyentes

Así como los contribuyentes poseen derechos, también tienen responsabilidades que
cumplir, las cuales tienen relación con el cumplimiento de las leyes tributarias (declaración
de IVA, declaración de renta, pago contribuciones, entre otras). Desde que una empresa o
negocio inicia sus actividades, comienza con ello la interacción Contribuyente –
Administración Tributaria. En materia tributaria, las obligaciones que todo contribuyente
debe cumplir con el Estado se pueden clasificar en dos: la obligación principal (pago de
impuestos) y las obligaciones accesorias (inicio de actividades, inscripción en el Rol Único
Tributario, actualización de la información, presentar declaraciones juradas, entre otras).

Sustituto del contribuyente

Es la persona que, en determinados casos, se coloca en el lugar del contribuyente,


quedando obligado al cumplimiento de las prestaciones materiales y formales de
las obligaciones tributarias. Tiene como finalidad facilitar las tareas recaudatorias; de ahí
su derivación hacia la figura del retenedor.

Deudor solidario

A esta persona se le puede exigir legalmente el pago o terminación de la deuda que el


deudor principal contrajo con anterioridad.

El deudor solidario está obligado por ley a prestar el servicio o pagar el dinero si así lo
exige el acreedor.

Deberes formales

Artículo 145. Los contribuyentes, responsables y terceros están obligados a cumplir con
los deberes formales relativos a las tareas de fiscalización e investigación que realice la
Administración Tributaria y, en especial, deberán:

1. Cuando lo requieran las leyes o reglamentos:

a) Llevar en forma debida y oportuna los libros y registros especiales, conforme a las
normas legales y los principios de contabilidad generalmente aceptados, referentes a
actividades y operaciones que se vinculen a la tributación y mantenerlos en el domicilio o
establecimiento del contribuyente.

b) Inscribirse en los registros pertinentes, aportando los datos necesarios y comunicando


oportunamente sus modificaciones.

c) Colocar el número de inscripción en los documentos, declaraciones y en las


actuaciones ante la Administración Tributaria o en los demás casos en que se exija
hacerlo.

d) Solicitar a la autoridad que corresponda permisos previos o de habilitación de locales.

e) Presentar, dentro del plazo fijado, las declaraciones que correspondan.

2. Emitir los documentos exigidos por las leyes tributarias especiales, cumpliendo con los
requisitos y formalidades en ellas requeridos.
3. Exhibir y conservar en forma ordenada, mientras el tributo no esté prescrito, los libros
de comercio, los libros y registros especiales, los documentos y antecedentes de las
operaciones o situaciones que constituyan hechos imponibles.

4. Contribuir con los funcionarios autorizados en la realización de las inspecciones y


fiscalizaciones, en cualquier lugar, establecimientos comerciales o industriales, oficinas,
depósitos, buques, aeronaves y otros medios de transporte.

5. Exhibir en las oficinas o ante los funcionarios autorizados, las declaraciones, informes,
documentos, comprobantes de legítima procedencia de mercancías, relacionadas con
hechos imponibles, y realizar las aclaraciones que les fueren solicitadas.

6. Comunicar cualquier cambio en la situación que pueda dar lugar a la alteración de su


responsabilidad tributaria, especialmente cuando se trate del inicio o término de las
actividades del contribuyente.

7. Comparecer a las oficinas de la Administración Tributaria cuando su presencia sea


requerida.

8. Dar cumplimiento a las resoluciones, órdenes, providencias y demás decisiones.