Está en la página 1de 69

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD DEL ZULIA


FACULTAD EXPERIMENTAL DE CIENCIAS
DEPARTAMENTO DE BIOLOGIA

CATÁLOGO COMENTADO DE RHODOPHYTAS


MACROBÉNTICAS MARINAS DEL CABO SAN ROMÁN,
ESTADO FALCÓN.

TRABAJO DE ASCENSO PARA OPTAR A LA CATEGORÍA DE


AGREGADO

Presentado por:

Lcda. Neyla Ortiz


C.I. 12.183.047

Maracaibo, marzo de 2007


INDICE GENERAL

PAG
Resumen 5
Abstract 7
Introducción 8
Antecedentes 11
Objetivos 13
Metodología 14
Área de estudio 14
Método de colecta 15
Preservación de la muestra 16
Estudios morfoanatómicos 16
Identificación 17
Resultados y Discusión 18
Catálogo taxonómico de las especies encontradas 18
Heterosiphonia gibbesii 20

Acanthophora spicifera 22

Bryothamnion seaforthii 24

Bryothamnion triquetrum 26

Chondrophycus papillosus 28

Osmundaria obtusiloba 30

Polysiphonia ferulacea 32

Amansia multifida 34

Corallina officinalis 36

Cryptonemia seminervis 38
Grateloupia filicina 40
Gelidiella acerosa 42
Hypnea musciformis 44
Soliera filiformis 46
Gracilaria cervicornis 48
Gracilaria curtissiae 50
Gracilaria dominguensis 52
Hydropuntia cornea 54
Galaxaura marginata 56
Tricleocarpa cylindrica 58
Consideraciones generales 60
Conclusiones 63
Recomendaciones 64
Referencias bibliográficas 65
Indice de figuras 68
Indice de tablas 71
Anexos 72
Distribución espacial de las especies por áreas de muestreo 72
Estadío de las especies encontradas 74
Catálogo comentado de rhodophytas macrobénticas marinas del cabo San
Román, Estado Falcón.

Ortiz Navarro, Neyla. Departamento de Biología, Facultad Experimental de Ciencias,


Universidad del Zulia, Apartado postal 525, Maracaibo-Edo- Zulia, Venezuela.

RESUMEN

Se presenta un catálogo con un listado taxonómico con la descripción ficoflorística de


las Rhodophytas marinas macrobénticas del Cabo San Román, Estado Falcón,
Venezuela, zona más septentrional del país. Los reportes sobre este grupo para estas
latitudes son escasos. Se planteó como objetivo principal caracterizar las algas
macrobénticas pertenecientes a la División Rhodophyta del Cabo San Román –Edo.
Falcón, a través de la identificación de las especies y la creación de una base de datos.
Se realizó un monitoreo durante agosto y octubre de 2004, abril y julio de 2005 y mayo
de 2006. Se usó literatura especializada para la identificación de las taxas. Reportando
20 especies, pertenecientes a 16 generos, y agrupadas en 7 órdenes y 9 familias,
siendo dominantes las especies del orden Ceramiales. Las especies Amansia multifida,
Bryothamnion seaforthii, B. triquetrum, Gracilaria curtissiae, Osmundaria obtusiloba,
Cryptonemia seminervis, Gracilaria dominguensis, Acanthophora spicifera, Hypnea
musciformis, Polysiphonia ferulacea, Grateloupia filicina, son nuevos reportes para el
Cabo San Román. Heterosiphonia gibbesii y Tricleocarpa cylindrica son nuevos
reportes para el estado Falcón. Estos registros representan una importante contribución
para el estudio de la diversidad de la zona ya que esta se encuentra altamente
impactada por el dragado y el transporte marítimo pesado.

Palabras clave: Catálogo; Rhodophyta; Macrobento; Cabo San Román

e – mail: ncon_fico@yahoo.com
Catalog of the marine macrobenthic rhodophyta of the cabo San Román – Estado
Falcón, Venezuela.

Ortiz Navarro, Neyla. Departamento de Biología, Facultad Experimental de Ciencias,


Universidad del Zulia, Apartado postal 525, Maracaibo-Edo- Zulia, Venezuela.

ABSTRACT

A catalogue with taxonomic checklist of species is presented with the phycofloristic


description of the Rhodophyta marine macrobenthic of the Cabo San Román, Estado
Falcón, Venezuela, more northern zone of the country. The reports of this group for
these latitudes are scarce. The principal objective was characterize the macrobenthic
seaweed Rhodophyta of the Cabo San Román, Estado Falcón, through the identification
of the species, and the creation of a data base. It was made a monitoreo during august-
and october 2004, April and July 2005 and May 2006. Specialized literatures were used
in order to identify the taxes. Reporting 20 species, 16 genus and grouped in 7 orders
and 9 families, being dominant the species of the Ceramiales order. The species
Amansia multifida, Bryothamnion seaforthii, B. triquetrum, Gracilaria curtissiae,
Osmundaria obtusiloba, Cryptonemia seminervis, Gracilaria dominguensis,
Acanthophora spicifera, Hypnea musciformis, Polysiphonia ferulacea, Grateloupia
filicina, are new reports for Cabo San Román. Heterosiphonia gibbesii y Tricleocarpa
cylindrica are new records for state Falcón. These registries represent an important
contribution for the study of the diversity of the zone since this is hit by the dredged one
highly and the heavy marine transport.

Key Words: Checklist; Rhodophyta, Macrobent; Cabo San Román.

e – mail: ncon_fico@yahoo.com
INTRODUCCION

Las algas marinas bentónicas o macroalgas, son organismos fotosintéticos no


vasculares que viven debajo del agua.

La clasificación del hábitat bentónico es un campo que genera controversias al


momento de definirlo y en lo que se refiere a la aplicación, amplitud y flexibilidad de los
términos que los autores dedicados a la ficología suelen utilizar (Díaz-Piferrer, 1972).

Se define como bentos, a los organismos que viven en estrecha relación con el fondo
marino, tanto vegetales (fitobentos) como animales (zoobentos); los organismos
bentónicos que habitan sobre la superficie del sustrato son llamados epibiontes (epiflora
y epifauna) (Biologiamarina, 2004). El fitobentos se encuentra en las aguas someras de
las plataformas continentales, hasta aproximadamente 150 metros (Dawes, 1991).

El sistema actual de clasificación de las algas rojas crea la ilusión de que este linaje
esta relativamente limitado en su diversidad cuando es comparado con las divisiones
Chlorophyta y Chromophyta; esto a pesar del amplio rango de morfología observado
entre las algas rojas y una riqueza de datos ultraestructurales y moleculares
contemporáneos que hablan sobre la antigüedad y diversidad en la división Rhodophyta
(Saunders y Hommersand, 2004). No obstante, Los criterios de clasificación de las
Rodófitas se basan tradicionalmente en características vegetativas tales como la
organización estructural de las células, y en características reproductoras (Izco y col.,
1997; Dawes, 1991).

Reportes sobre inventarios de macroalgas bénticas marinas alrededor del mundo, y


más específicamente los realizados en costas tropicales y subtropicales, incluyendo
nuestras costas, han revelado que para el trópico las comunidades macroalgales están
constituidas mayoritariamente de algas rojas o Rhodophyta (Litter y Litter. 2000; Solé
1997; Vera 1996;) las cuales constituyen uno de los grupos más importantes de
macroalgas en el ambiente marino, puesto que además de realizar fotosíntesis
oxigénica y su papel en la cadena trófica, éstas se caracterizan por su gran riqueza en
proteínas, mucílagos, oligoelementos, vitaminas y principios activos de importancia vital,
tales como el yodo, fósforo, potasio, cloro, azufre, algunos de estos elementos no
9

suelen ser frecuentes en otros alimentos más comunes, hecho que ha propiciado el
aprovechamiento de las algas en la alimentación humana.

Algunos autores consideran los estudios ficológicos en las costas venezolanas como
dispersos y fragmentarios (Solé y Vera, 1997); los estudios pioneros en el país se
remontan a 1938 con los trabajos de Post (Ganesan, 1989). La mayoría de los trabajos
realizados en nuestras costas se refieren a inventarios de macroalgas colectadas en
puntos específicos en los arrecifes coralinos de la zona intermareal, principalmente en
el centro y oriente del país, determinándose su ecología y presencia de compuestos
potencialmente explotables. No obstante, la mayoría de los estudios que se han
realizado en el estado Falcón, y específicamente en el Cabo San Román han sido
pocos y no reportan las características morfoanatómicas de las mismas.

Por otro lado la destrucción de hábitats arrecífales en los últimos años se ha hecho
crítica en ecosistemas costeros, la vida animal y vegetal anteriormente sostenida ha
debido emigrar o perecer. Considerando el potencial impacto sobre generaciones
futuras, esta condición es fácilmente comparable a la devastación de la selva tropical
lluviosa por ello, es necesario contar con descripciones cualitativas y cuantitativas de
nuestros ecosistemas, y más aun establecer programas de monitoreo que permitan
medir el impacto antropogénico y natural al que estos son sometidos (Litter y Litter,
2000).

Es bien sabido que el turismo puede traer un beneficio económico sustancial, por otro
lado la explotación natural y artificial de los recursos se presenta atractiva en un país
donde parece limitada la fuente de trabajo, sin embargo, es sólo a través de inventarios
científicos zonados de la biodiversidad de las algas y otras formas de vida en los
ecosistemas marinos tropicales que se podrá hacer una toma de decisiones basadas en
información real, que sea garante de protección y explotación sustentable de la misma.

Sin embargo, los ecosistemas costeros son cada vez más vulnerables a la presión
poblacional con lo cual su continua protección será más difícil a menos que estudios
científicos sean presentados de una manera que sean convincentes a biólogos
conservacionistas, políticos, economistas, sociólogos, gerentes de recursos, agencias
gubernamentales, el público general y el pueblo local.
10

En cualquiera de los casos lo importante es tener presente que la política de


investigación científica tiene como objetivo incrementar los conocimientos científicos,
apoyando y sosteniendo de manera directa el desarrollo de universidades, institutos,
centros, y de laboratorios públicos y de manera indirecta laboratorios de investigación
privados (Neffa, 2000). Es por ello que los estudios de línea base en países como
Venezuela, representan un aporte potencial para dar un fundamento científico a
proyectos enfocados a la explotación sustentable de las mismas, garantizando así el
futuro de nuestros ecosistemas.

Para finalizar es conveniente recalcar que según la Declaratoria de 1998, el Cabo San
Román fue decretado desde 1974, “Zona de interés turístico”, según el decreto 456, y
zona ABRAE (Área bajo régimen de administración especial), siendo Corpoturismo el
ente Administrador con función expresa de coordinar, planificar, controlar dirigir y
ejecutar la política turística del territorio. No obstante, ésta zona, incluyendo toda la
Península parece estar desamparada por las autoridades competentes, quizá por falta
de personal o por la ausencia de centros que permitan monitorear la zona. Este hecho
se evidenció más concretamente, cuando se realizó la revisión de documentos de
impacto ambiental exigidos por el MARN, para las empresas que podrían incidir de
forma negativa en las playas, y ninguno consideraba un listado de macroalgas y en el
mejor de los casos se encontró una pequeña lista insipiente de microalgas que para
nada reflejaba el estatus de los productores primarios en el sistema.
ANTECEDENTES

Venezuela tiene aproximadamente 4080Km de costa, lo cual representa una fuente de


riqueza y diversidad de macroalgas que hasta ahora no han sido identificadas y
caracterizadas en su totalidad.

La primera contribución al conocimiento de macroalgas marinas de la costa occidental


de Venezuela corresponde a G. Rodríguez, quien 1963 reportó 2 especies de
Rhodophyta, en un trabajo sobre el lago de Maracaibo.

En 1972, Ríos describió 165 especies de algas macroscópicas colectadas en las costa
venezolana, de las cuales 83 fueron reportadas por primera vez para la costa del estado
Falcón, específicamente Cumarebo y Mangle Lloroso-Cabo San Román).

En 1976, Taylor, en una lista de algas marinas de Venezuela, reportó 176 especies, de
las cuales 4 son citadas para la costa occidental de Venezuela (3 para la costa del
estado Falcón y una para la zona de San Carlos, estado Zulia).

En 1977, A. González presentó una lista de 110 especies de macroalgas para el Parque
Nacional Morrocoy, estado Falcón.

En 1985, Lobo y Ríos, publicaron un catálogo de las algas marinas del Parque Nacional
Morrocoy (estado Falcón), el cual incluye 104 especies.

La flora macroalgal de la costa occidental de Venezuela ha sido poco estudiada;


solamente han sido presentados listados o informes parciales de las zonas de Cabo
San Román, Puerto Escondido, Punta Tumatey, El Supí, Buchuaco, Adícora, La vela
de Coro, Puerto Cumarebo y algunos Cayos del Parque Nacional Morrocoy, todas estas
pertenecientes al estado Falcón (Albornoz, 1988).

En la costa centro–occidental se han realizados algunos estudios sobre macroalgas


marinas, una de las primeras contribuciones al conocimiento de las algas marinas de la
región, la realizó Post en 1938 (Ganesan, 1989), en la zona de Tacarigua.
12
Hammer y Gessner (1967) presentan un amplio inventario de la vegetación marina de la
costa centro–occidental del país, mientras que Ríos (1972) y Acosta (1974) realizan
estudios pioneros centrados en la taxonomía de las comunidades de algas en las
localidades de Carenero y Los Totumos.

En 1996 en la localidad del Cusuy, Litoral Central de Venezuela se registraron 42


especies de macroalgas marinas, de las cuales 23 pertenecían a la división
Rhodophyta, y dos de estas constituyeron adiciones a la flora marina del litoral central
de Venezuela (Vera, 1996).

En 1997 Solé y Vera presntaron un estudio ficológico sobre macroalgas marinas


bénticas en la región de Chirimena–Punta Caimán del estado Miranda, donde las
Rodófitas representaron el 51% de las especies, y 60% del total de las especies
reportadas constituían nuevos registros para el estado.

En el 2002, Ortiz, presenta un inventario de macroalgas colectadas en varios arrecifes


coralinos de la zona intermareal de la Península de Paraguaná estado Falcón,
Venezuela, particularmente en las localidades de El Supí, Tiraya, y Puerto Escondido,
caracterizados por presentar una marea baja que en ocasiones deja expuesta total o
parcialmente las especies algales, la data corresponde a muestreos realizados entre los
años 1986-2001.
OBJETIVOS

OBJETIVO GENERAL

¾ Elaborar un catálogo de las macroalgas bénticas pertenecientes a las


Rhodophyta del Cabo San Román-Edo. Falcón con sus descripciones
taxonómicas y datos relativos a la colecta.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

9 Identificar las especies macrobénticas de la División Rhodophyta del


Cabo de San Román-Edo-Falcón.
9 Realizar la descripción taxonómica de los individuos encontrados.
9 Elaborar un registro fotográfico de los talos y estructuras morfoanatómicas
de interés para la clasificación.
9 Crear una base de datos de las especies de Rhodophyta del Cabo de San
Román -Edo-Falcón con sus descripciones taxonómicas y fotografías .
METODOLOGíA

Área de estudio

Las muestras del catálogo fueron obtenidas de la localidad del Cabo San Román,
Municipio Pueblo Nuevo, Estado Falcón; cuya posición geográfica es 12°, 11´, 46´´,
Latitud Norte, y 70°, 0´, 59´´, Longitud Oeste. Forma parte del límite norte de la
Península de Paraguaná, es la parte más septentrional de Venezuela, cuya historia
geológica comienza en el mioplioceno, hace 4 millones de años aproximadamente, con
un fenómeno de trasgresión el cual culminó en las últimas etapas del terciario al final
del plioceno (cenozoico), la Península emergió hasta alcanzar su configuración actual,
hace 2 millones de años aproximadamente (Audemard, 1996).

Figura 1. Ubicación geográfica del área de estudio

La Península descansa sobre acumulaciones del terciario que a diferencia de lo


ocurrido en el continente se han mantenido relativamente estable, sufriendo algunos
plegamientos suaves y mal definidos. A finales del terciario y comienzo del cuaternario
sufrió dos movimientos tectónicos de fallas: en el plioceno medio se produjo el
levantamiento de la parte central y al comienzo del pleistoceno se produjo el
levantamiento y basculamiento de la parte oriental y en menor grado de la parte
meridional (Feo-Codecido, 1971).

Muñoz (1996) indica que esta zona por su proximidad al mar presenta suelos
ligeramente más salinos con bajo contenido de materia orgánica y nitrógeno.
15

Entre el Cabo y la localidad de Puerto Escondido, la costa presenta terrazas de


arenisca de escasa altura (2m). Están compuestas por restos de algas calcáreas,
granos de cuarzo de origen aluvial y unidos por un cemento de CaCO3.

Las corrientes marinas se ven influenciadas por el comportamiento de las mismas en


nuestro territorio en el mar Caribe. La circulación de las masas de agua a nivel local
varía según diferentes variables ambientales como la dirección de los vientos alisios, los
cuales se presentan en sentido noreste-suroeste y las diferencias de la densidad entre
las masas de agua y las fuerzas de coriolis (rotación de la tierra). El movimiento más
frecuente de las corrientes marinas locales de las aguas superficiales es en sentido
suroeste-noreste; y el de las corrientes del fondo en sentido noreste a suroeste. Las
corrientes del sector presentan una velocidad promedio de 30 cm/seg. (Bustillos, 1999).

El valor promedio de temperatura anual es 28°C; Evaporación 351.98 E(mm); salinidad


constante 35–36 ppm; lluvia acumulada: 349.9 mm/año. En promedio los meses de
mayor precipitación son entre Septiembre y Enero (Estación metereológica Pueblo
Nuevo, 1998).

Método de colecta

Se tomaron muestras durante los meses de Octubre de 2004, Abril de 2005, Julio de
2005, y Mayo de 2006, que incluyó, parte de período de lluvia y de sequía. El área se
dividió en 3 zonas de muestreo, denotándolas de la siguiente manera: Mangle Lloroso,
para abarcar la zona Oeste del Cabo; EMF (entre Mangle Lloroso y Faro) para abarcar
el punto medio; y Faro para abarcar el punto Este.

Se tomó en cuenta el substrato sobre el cual estaba adherida el alga: substrato


arenoso, rocoso, o arrecifal, y grado de exposición al oleaje, considerando este como
fuerte o moderado, entre otros datos como si se encontraba en una zona protegida o en
los bordes de las plataformas. También se realizó una descripción cualitativa sobre la
abundancia de cada especie, denotada como: poco abundante, abundante, muy
abundante.

La colecta se realizó a mano, utilizando martillo y cincel para romper el coral o roca, y
se guardaron en bolsas clip con agua de mar, sobre las cuales se hicieron las
anotaciones respectivas.
16

Luego de la colecta de procedió a limpiar escrupulosamente cada una de las muestras,


con pinceles, agujas y/o pinzas, eliminando cualquier organismo o material que no
fuese propio del alga.

Preservación de la muestra

Las muestras se preservaron de tres maneras distintas: la primera correspondió a


muestras frescas que se mantuvieron refrigeradas, sobre la cual se realizaron diferentes
cortes para estudios morfoanatómicos que permitieron su descripción e identificación:
otra parte de las mismas se conservó en frascos con formalina al 4%, y parte de esta
muestra conservada en formalina al 4% se preservó en forma de exsicatas, estas dos
últimas formarán parte de la Ficoteca del Departamento de Biología FEC-LUZ para
servir de apoyo a posteriores investigaciones científicas, y para consulta en general.

Estudios morfoanatómicos

Se observó la morfología externa de cada una de las muestras utilizando una Lupa
Estereoscópica. Determinando del talo, textura, color, morfometría, y ramificación de las
mismas.

Para las algas impregnadas con carbonato de calcio se utilizó ácido nítrico para
descalcificarlas, en concentraciones del 10% para las algas fuertemente calcificadas, y
al 1%, para las algas ligeramente calcificadas.

Para las observaciones microscópicas de la anatomía, se realizaron cortes


longitudinales y transversales a mano alzada, que fueron colocados en láminas
semipermanentes, y observados en un microscopio de cámara clara y contraste de
fases con cámara fotográfica incorporada.

Finalmente se realizaron fotografías con una cámara digital tanto en lupa como en
microscopio de los diferentes talos y su anatomía.
17

Identificación

Una vez caracterizadas las muestras se identificaron con claves: Abbott (1999), Cribb
(1983), Steyermark (1994), Cordeiro-Marino (1972), Joly (1967), Taylor (1960), Litter &
Litter (2000), y de publicaciones recientes relacionadas con las muestras, además se
constató su nombre actual consultando la data-base de algas a través de la red así
como su reporte para Venezuela y/o la zona utilizando el catálogo de Ganesan (1990).
RESULTADOS Y DISCUSIÓN

CATÁLOGO TAXONÓMICO DE LAS ESPECIES ENCONTRADAS.

DIVISION RHODOPHYTA
CLASE FLORIDEOPHYCEAE
SUBCLASE RHODYMENIOPHYCIDAE
ORDEN CERAMIALES
FAMILIA DASYACEAE
Heterosiphonia gibbesii

FAMILIA RHODOMELACEAE
Acantophora spicifera
Bryothamnion seaforthii
Bryothamnion triquetrum
Chondrophycus papillosus
Osmundaria obtusiloba
Polysiphonia ferulacea

TRIBU AMANSIEAE
Amansia multifida

ORDEN CORALLINALES
FAMILIA CORALLINACEAE
SUBFAMILIA CORALLINOIDEAE
Corallina officinalis

ORDEN HALYMENIALES
FAMILIA HALYMENIACEAE
Cryptonemia seminervis
Grateloupia filicina

ORDEN GELIDIALES
FAMILIA GELIDIELLACEAE
19
Gelidiella acerosa

ORDEN GIGARTINALES
FAMILIA CYSTOCLONACEAE
Hypnea musciformis

FAMILIA SOLIERIACEAE
Solieria filiformis

ORDEN GRACILARIALES
FAMILIA GRACILARIACEAE
Gracilaria cervicornis
Gracilaria curtissiae
Gracilaria dominguensis
Hydropuntia cornea

ORDEN NEMALIALES
FAMILIA GALAXAURACEAE
Galaxaura marginata
Tricleocarpa cylindrica
20
Heterosiphonia gibbesii (Harvey) Falkenberg 1901
(Lámina 1. Figs 2A-C)

Aspectos morfométricos (Fig. 2A):


Talo frágil cilíndrico; base discoidal. Se ramifica lateral y alternamente en un solo plano,
ramas externas dicotómicas, y las rámulas de último orden monosifonales y ramificadas
dicotómicamente con células largas casi sin cromoplastos. Rámulas ausentes cerca de
la base, más densas hacia la parte superior.
Coloración de rojo a verde en algunas zonas del talo.
Altura o largo: 5.5 cm.
Grosor: 0.1cm el eje principal y menor de 0.1cm en las demás ramas

En la figura 2B se observan 12 células pericentrales lo cual es común en las porciones


más viejas del talo de igual manera se aprecian a través del cortex los diafragmas
marrones de las células axiales centrales.

En las ramificaciones de último orden (figura 2C) se evidencian los estiquidios de la


fase tetrasporofítica derivados de las últimas ramas las cuales son uniseriadas y
ordenados en verticilios, pudiendo apreciarse tetrasporangios cruciados de tonalidad
más oscura que la planta.

En cuanto al hábitat fue encontrada sobre sustratos duros, en áreas protegidas, donde
se forman las tide pools (piscinas de mareas) principalmente en el intermareal medio.

Esta especie representa un nuevo reporte para el Estado Falcón.


21
Lámina 1
Heterosiphonia gibbesii

Figura 2A. Aspecto general del talo

Figura 2B. Corte transversal 20x

Figura 2C. Tetrasporofito en estiquidio 10


22
Acanthophora spicifera (Vahl) Børgesen 1910
(Lámina 2. Figs 3A-C)

Aspectos morfométricos (Fig. 3A):


Talo cilíndrico, tupido, con numerosas rámulas cortas espinescentes, con inserción en
espiral alrededor de todo el eje, muy próximos unos a otros. Base discoidal.
Ramificación de irregular a alterna.
Coloración entre marrón claro a marrón oscuro.
Altura entre 7 cm. hasta 9 cm. Rámulas entre 0.1cm hasta menos de 0.1 cm.
Grosor: entre 0.2cm hasta 0.1cm.

En la figura 3B se observan 5 células pericentrales densamente corticadas, las células


del eje central usualmente evidentes; en las ramas más viejas los filamentos del eje
central están rodeados por filamentos adventicios de células pequeñas.

En la figura 3C se observan Tetrasporangios tetraédricos en ramas cortas y más


distales, ubicados debajo del cortex, de tonalidad más oscura que la planta.

En cuanto al hábitat se encuentra sobre sustratos duros como fragmentos de coral


muerto, ubicada en el intermareal medio. Abundante.
23
Lámina 2
Acanthophora spicifera

Figura 3A. Aspecto general del talo

Figura 3B. Corte transversal

Figura 3C. Tetrasporangio


24
Bryothamnion seaforthii (Turner) Kützing 1843
(Lámina 3. Figs 4A-B)

Aspectos morfométricos (Fig. 4A):


Talo erecto; con base discoidal; cilíndrica en la base de los ejes principales,
aplanándose hacia la parte media superior. Textura firme.
Ramificación alterna en las ramas principales; rámulas que forman los bordes de las
ramas principales dispuestas en solo plano lateralmente opuestas, estas a su vez
poseen ramas cortas y aguzadas que se disponen de la misma manera y son del mismo
tamaño.
Largo: desde 5 cm. hasta 15 cm. Rámulas entre 0.1 cm. hasta 0.4 cm.
Ancho: 0.2 cm. Rámulas menos de 0.1 cm. Grosor de la base 0.2 cm.
Color rojizo intenso.

En la figura 4B se observan 9 células pericentrales, con una capa de células corticales


de espesor variable sobre ellas.

En cuanto al hábitat, se ubica sobre sustrato rocoso, expuesto a oleaje fuerte a


moderado; ubicado en la zona intermareal media a inferior. Abundante.

Esta especie representa un nuevo reporte para el Cabo San Román.


25
Lámina 3
Bryothamnion seaforthii

Figura 4A. Aspecto general del talo

Figura 4B. Corte transversal del talo. 10x


26
Bryothamnion triquetrum (S.G. Gmelin) M. Howe 1915
(Lámina 4. Figs 5A-B)

Aspectos morfométricos (Fig. 5A):


Talo erecto; base discoidal. Cilíndrico, con tres bandas opuestas de apéndices cortos
en forma de espinas ramificadas a su vez de dos a tres dispuestas longitudinalmente a
través del talo en sucesión espiral, lo que da una forma triangular al cortarla en sección
transversal.
Ramificación irregularmente alternada en varios planos.
Coloración rojo intenso.
Largo: desde 5 cm. Hasta 18 cm.
Grosor: entre 0.1 cm. hasta 0.2 cm. Y 0.2 cm. en la base.

En la figura 5B se observan 8 células pericentrales, rodeadas por una capa de células


corticales en partes más viejas.
En cuanto al hábitat se ubica sobre sustrato rocoso, expuesto a oleaje fuerte a
moderado; ubicado en la zona intermareal media a inferior. Abundante.

Esta especie representa un nuevo reporte para el Cabo San Román.


27
Lámina 4
Bryothamnion triquetrum

Figura 5A. Aspecto general del talo

Figura 5B. Corte transversal del talo.10x


28
Chondrophycus papillosus (C. Agardh) Garbary & Harper 1998.
(Laurencia papillosa)
(Lámina 5 Figs 6A-C)

Aspectos morfométricos (Fig. 6A):


Talo cilíndrico con protuberancias muy cortas en forma de papilas, arreglándose
densamente alrededor de las ramas, haciéndose más densas desde la parte inferior
media y menos densas hacia la parte superior; cespitoso, formando porciones densas.
Base rizoidal.
Ramificación alterna o irregular, en varios planos.
Coloración verdosa.
Largo: entre 2 y 4 cm.
Grosor: 0.1 cm. base; 0.5 cm. Parte cubierta por papilas.

En la figura 6B se distinguen células medulares grandes, irregularmente esféricas, e


incoloras.

Igualmente en la figura 6C se observan las células elongadas de la superficie del


córtex dispuestas radialmente, el doble de largas que anchas o más, de pared celular
gruesa, pigmentadas.

El hábitat se encuentra sobre sustrato rocoso o coralino, sobre todo en las grietas y
depresiones de los bordes de las plataformas, expuesta a la acción del oleaje fuerte;
ubicada en la zona intermareal media. Uno de los principales componentes de mezclas
o asociaciones de algas. Muy abundante.
29
Lámina 5
Chondrophycus papillosus

Figura 6A. Aspecto general del talo

Figura 6B. Corte transversal del talo 10x

Figura 6C. Detalle de las células del cortex. 20x


30
Osmundaria obtusiloba (C. agardh) R.E. Norris 1991
Lámina 6 Figs 7A-B

Aspectos morfométricos (Fig. 7A):

Talo erecto de consistencia frágil; Aplanado con base discoidal., los bordes formados
por rámulas de 0.1cm. a 0.3cm. que se ramifican y ondulan. La base engrosada y
maciza, a medida que se aplana aparece una nervadura central que desaparece hacia
la parte media superior de talo.
Ramificación irregular en varios planos.
Coloración de rojo intenso hasta negro.
Largo: desde 5cm. hasta 13cm.; de 1 a 2cm. ramas laterales
Ancho: 0.2cm. en la base; de 0.5cm. a 1cm. en el resto del talo.

En la figura 7B se observa el talo polisifonal, con 5 células pericentrales, 2 células


dorsales pseudopericentrales, y ocasionalmente una tercera célula ventral
pseudopericentral. Normalmente la corticación de los ejes se hace más gruesa y forma
las nervaduras centrales.

En cuanto al hábitat se encuentra sobre sustrato rocoso, expuesto a oleaje moderado;


ubicado en el intermareal medio a inferior. Abundante.

Esta especie representa un nuevo reporte para el Cabo San Román.


31
Lámina 6
Osmundaria obtusiloba

Figura 7A. Aspecto general del talo

Figura 7B. Corte transversal del talo 10x


32
Polysiphonia ferulacea Surh ex J. Agardh 1863
Lámina 7 Figs 8A-B

Aspectos morfométricos (Fig. 8A):

Talo filamentoso, cilíndrico, muy delgado, en porciones muy densamente ramificadas y


enmarañadas. Base fibrosa.
Ramificación subdicotómica a alterna.
Coloración de marrón intenso a negruzco.
Largo: de 1.5 cm. a 2 cm.

Tal como puede apreciarse en la figura 8A, los tetrasporangios se ubican en las ramas
de último orden, más oscuros que la planta.

Estos se pueden apreciar en la figura 8B donde se definen claramente 4 células


pericentrales, no corticadas. Los tetraesporangios son esféricos y están
tetrahédricamente divididos.

En cuanto al hábitat se encuentra sobre sustrato rocoso, expuesto a oleaje moderado a


fuerte, o en las tide pools o piscinas de marea; del intermareal medio. Abundante.

Esta especie representa un nuevo reporte para el Cabo San Román.


33
Lámina 7
Polysiphonia ferulacea

Figura 8A. Aspecto general del talo

Figura 8B. Corte transversal del talo 10x


34
Amansia multifida Lamouroux 1809
(Lámina 8 Figs 9A-B)

Aspectos morfométricos (Fig. 9A):

Talo mixto, aplanado en ramas y cilíndrico en su parte basal y ejes principales, las
ramas presentan nervadura central; ápices enrollados, borde formado por rámulas
cortas enrolladas. Los ejes son fuertes y los filoides son frágiles.
Base discoidal.
Ramificaciones opuesta y alterna en varios planos, con ramas que crecen
principalmente de la nervadura central hacia la parte media e inferior del talo, es profusa
sobretodo donde la nervadura se hace más gruesa. Las rámulas son generalmente
opuestas.
Coloración rojiza a púrpura intenso.
Largo: desde 4cm. hasta 11cm.
Ancho: desde 0.2cm. hasta 0.3cm. grosor de la base: entre 0.2cm. hasta 0.3cm

En la figura 9B, se aprecia la nervadura central de los filoides, en donde el arreglo


celular en el mismo es de dos células de grosor; la nervadura central presenta de 5 a 6
células pericentrales rodeadas por varias células corticales.

El hábitat se presentaba sobre sustrato rocoso, principalmente en los bordes expuestos


a oleaje fuerte; ubicada en el intermareal inferior. Muy abundante.

Esta especie representa un nuevo reporte para el Cabo San Román.


35
Lámina 8
Amansia multifida

Figura 9A. Aspecto general del talo

Figura 9B. Corte transversal de la nervadura central del filoides.10x


36
Corallina officinalis Linnaeus 1761
(Lámina 9 Figs 10A-B)

Aspectos morfométricos (Fig. 10A):

Talo cilíndrico, muy calcificado, articulado con articulaciones no calcificadas. El talo se


aplana un poco hacia las ramas superiores Base discoidal altamente calcificada,
adherida fuertemente al sustrato.
Ramificación lateral en un solo plano.
Coloración desde rojizo hasta verde claro .
Largo del talo: desde 5cm. hasta 7.5cm. Largo de intergenículos (segmentos entre
articulaciones): entre 0.1cm. y 0.4cm.
Grosor: entre 0.1cm. y 0.2cm.

En la figura 10B se observa una región medular de filamentos compactados de células


largas de igual tamaño; en la región cortical los filamentos poseen células con
cromoplastos en filas dispuestas oblicuamente a la región medular. Las articulaciones
están formadas por una sola hilera de células medulares largas.

En cuanto al hábitat se encuentra sobre sustrato rocoso o coralino, ubicándose en los


bordes de las plataformas, expuesta a la acción del oleaje fuerte; ubicado en el
intermareal medio e inferior. Abundante.
37
Lámina 9
Corallina officinalis

Figura 10A. Aspecto general del talo

Figura 10B. Corte longitudinal del talo mostrando articulación. 10x


38
Cryptonemia seminervis (C. Agardh) J. Agardh 1846. (Cryptonemia
luxurians)
(Lámina 10 Figs 11A-C)

Aspectos morfométricos (Fig. 11A):

Talo inconspicuo, cilíndrico en su parte basal, presenta filoides aplanados con bordes
ondulados con presencia de una nervadura central que va desapareciendo hacia el
ápice,. Es usual encontrarla parcial o totalmente cubierta por bryozooarios.
La ramificación parte de la nervadura central lateral en varios planos.
Coloración de verde a marrón, y rojo o púrpura.
Ancho: de 0.5cm. a 1.5cm. con un grosor de la base de 0.1cm. a 0.2cm.

En la figura 11B se observan los filamentos medulares fuertemente compactados e


incoloros, distinguiéndose un cortex de 1 a 3 células de grosor; las células corticales
internas son esféricas, incoloras y las células de la superficie de redondeadas a
rectangulares fuertemente pigmentadas.
Largo: desde 9.5cm. hasta 14cm.

La figura 11C, es un detalle de la nervadura central, donde se encuentran células


altamente compactadas que hacen que el filoide adquiera ondas.

El hábitat se encuentra sobre sustratos rocosos, en grietas o debajo de los bordes de la


plataforma, expuesta a la acción del oleaje fuerte; ubicado en la zona intermareal media
a inferior. Poco abundante.

Esta especie representa un nuevo reporte para el Cabo San Román.


39
Lámina 10
Cryptonemia seminervis

Figura 11A. Aspecto general del talo

Figura 11B. Corte transversal Figura 11C. Corte transversal


del talo. Detalle de las células del talo. Detalle de la corticales y
medulares. 20x nervadura central10x
.
40
Grateloupia filicina (J.V. Lamouroux) C. Agardh 1822
Lámina 11 Figs 12A-C

Aspectos morfométricos (Fig. 12A):

Talo erecto de consistencia frágil y resbaladiza al tacto; de forma aplanada, con los
ápices aguzados, la porción basal es cilíndrica con base discoidal.
La ramificación es de irregular a opuesta, con rámulas irregularmente opuestas en los
márgenes.
Coloración verde y marrón rojiza.
Largo: de 3.5cm. a 6cm.
Ancho: de 0.1cm. a 0.2cm. Base 0.1cm.

En la figura 12B se aprecian los filamentos medulares cilíndricos, los cuales están
inmersos en un gel mucilaginoso.

En la figura 12C se resalta el cortex de 2 a 3 células de grosor siendo las células


internas del cortex de forma irregular, incrementando su número radialmente, las
células de la superficie son ovaladas.

El hábitat se encuentra sobre sustrato rocoso, en zonas más o menos protegidas como
tide pools, expuestas a oleaje moderado; ubicadas en el intermareal medio. Poco
abundante.

Esta especie representa un nuevo reporte para el Cabo San Román.


41
Lámina 11
Grateloupia filicina

Figura 12A. Aspecto general del talo

Figura 12B. Corte transversal del talo. 10x

Figura 12C Detalle de las células corticales. 10x Ampliación digital


42
Gelidiella acerosa (Forsskål) J. Feldmann & Hamel 1934
(Lámina 12 Figs 13A-C)

Aspectos morfométricos (Fig. 13A-B):

Talo cilíndrico, cespitoso (formando porciones muy densas); base rizoidal; con rámulas
finas y cortas como pelos, ligeramente arqueadas, que salen desde la parte media
hasta la superior de las ramas laterales, disminuyendo su tamaño de abajo hacia arriba.
Ramas tetraspóricas con los esporangios desarrollándose progresivamente desde el
ápice distintivo de la especie.
Ramificación alterna u opuesta en varios planos.
Coloración marrón claro a marrón oscuro, con esporangio más oscuro que la planta.
Largo: de 2cm. a 10 cm.;
Rámulas de 0.1cm.a 0.5cm, con un grosor de: 0.1cm aproximadamente.

En la figura 13C se observan las células medulares elípticas de pared celular gruesas e
incoloras, haciéndose gradualmente más pequeñas hacia la superficie. Las células
corticales son más pequeñas, con formas que van de esféricas a ovales.

El hábitat se encuentran sobre sustrato rocoso y coralino, en los bordes de las


plataformas expuestos a la acción del oleaje fuerte; ubicadas en el intermareal medio a
inferior. Esta especie representa uno de los principales componentes de mezclas o
asociaciones algales. Muy abundante.
43
Lámina 12
Gelidiella acerosa

Figura 13A. Aspecto general del talo

Figura 13B. Detalle de rama tetraesporangial

Figura 13C. Corte transversal del talo.10x


44
Hypnea musciformis (Wulfen) Lamouroux 1813
Lámina 13 Figs 14A-B

Aspectos morfométricos (Fig. 14A):

Talo cilíndrico, cubierto por apéndices muy cortos en forma de espinas; ápices en forma
de gancho. Base rizoidal.
Ramificación lateral en varios planos.
Coloración verde oscuro.
Largo: entre 6 cm. hasta 15 cm.
Grosor: entre 0.1 cm. hasta 0.3 cm.

En la figura 14B se destacan los tetraesporangios zonados de forma ovalada, de


tonalidad más oscura que la planta, ubicados en la región cortical de ramos cortos, los
cuales son más largos en la base y con la porción distal puntiaguda.

En cuanto al hábitat se encuentra sobre sustrato rocoso, en zonas expuestas a oleaje


moderado; ubicado en el intermareal medio. Abundante.

Esta especie representa un nuevo reporte para el Cabo San Román.


45
Lámina 13
Hypnea musciformis

Figura 14A. Aspecto general del talo

Figura 14B. Corte transversal de la rama tetraesporangial. 10x


46
Soliera filiformis (Kϋtzing) P.W. Gabrielson 1985. (Soliera tenera)
Lámina 14 Figs 15A-C

Aspectos morfométricos (Fig. 15A):

Talo cilíndrico al menos en los ejes principales; ápices puntiagudos; base discoidal
Ramificación mixta, dicotómica hacia la base, alterna u ocasionalmente unilateral, hacia
la zona distal. Coloración de violeta oscuro.
Altura: de 9cm a 11 cm.
Ancho: 0.1cm aproximadamente

Se pueden distinguir en la figura 15B, filamentos medulares enmarañados ligeramente


inmersas dentro de un gel mucilaginoso.

Asi mismo se destaca en la figura 15C el cortex de 2 a 4 células de grosor; siendo las
células superficiales de forma esférica a elongadas.

El hábitat se ubica sobre sustrato rocoso, expuesta a oleaje moderado; ubicada en el


intermareal medio. Poco abundante.
47
Lámina 14
Soliera filiformis

Figura 15A. Aspecto general del talo

Figura 15B. Corte transversal del talo

Figura 15C Detalle de la región cortical.10x


48
Gracilaria cervicornis (Turner) J. Agardh 1852
(Lámina 15 Figs 16A-C)

Aspectos morfométricos (Fig. 16A):

Talo macizo; con eje principal aplanado, en donde las ramas o ejes secundarios son
cilíndricos, con base discoidal.
Ramificación en el eje principal pinnado a unilateral, los ejes secundarios aparentan ser
dicotómicos, formados por ramas laterales fuertemente desarrolladas imitando o
pareciéndose al eje principal ( pseudodicotómicos); los ápices de las ramas con aspecto
de cervo (ramificación dicotómica con un brazo de la dicotomía suprimido).
Coloración variable en el mismo talo de rojo a verdoso en la base
Altura: entre 11 cm. a 19.5 cm
Ancho: de 0.2 a 0.3cm en la base y parte media; y de 0.1. a 0.2 cm en las ramas
superiores.

En la figura 16B se visualizan células medulares grandes irregularmente esféricas y un


poco aplanadas, de pared celular gruesa, gradualmente menores hacia la superficie; un
cortex de 2 a 7 células de grosor, muy pigmentadas con cromoplastos.

En los márgenes de las últimas ramas se observa el cistocarpo o carposporangio


hemisférico (figura 16C).

El hábitat se ubica en parches de sustrato arenoso, como también sobre sustrato


rocoso de la zona intermareal media e inferior. Muy abundante.

Reportada por Ríos 1972 para Mangle Lloroso, Edo. Falcón, y por Rodríguez, 1986
para Mangle Lloroso y Cabo San Román, Edo. Falcón.
49
Lámina 15
Gracilaria cervicornis

Figura 16A. Aspecto general del talo

Figura 16B. Corte transversal del talo

Figura 16C. Corte transversal de cistocarpo. 10X


50
Gracilaria curtissiae J. Agardh 1885
(Lámina 16 Figs 17A-C)

Aspectos morfométricos (Fig. 17A):

Talo aplanado o laminar, con bordes irregulares; ápices redondeados; base ancha
discoidal.
Ramificación irregular.
Coloración roja intensa y brillante.
L argo: de 3cm. a 7cm.Ancho: muy variable por lo irregular del borde va desde 0.5 cm.
hasta 2 cm
En la base de 0.1 cm. a 0.2 cm

En la figura 17B se distinguen células medulares irregularmente esféricas, incoloras,


comprimidas y de pared celular delgada; cortex de 1 a 3 células de grosor coloreadas,
donde las células internas son de tamaño intermedio, frecuentemente comprimidas, y
las células externas elongadas o cilíndricas, bien definidas.

En la figura 17C, se observa el cistocarpo semiesférico, rojo oscuro, que se encuentra


esparcido irregularmente sobre el fronde.

En cuanto al hábitat, esta sobre sustrato rocoso, en áreas protegidas como tide pools o
piscinas de mareas, expuestas a oleaje moderado; ubicadas en el intermareal medio a
superior. Poco abundante.
51
Lámina 16
Gracilaria curtissiae

Figura 17 A. Aspecto general del talo

Figura 17B. Corte transversal del talo mostrando en detalle las células corticales10x

Figura 17C. Corte transversal del cistocarpo. 10x


52
Gracilaria dominguensis (Kϋtzing) Sonder ex Dickie 1874
(Lámina 17 Figs 18A-D)

Aspectos morfométricos (Fig. 18A):

Talo macizo, aplanado, la porción próxima a la base es estrecha, el eje principal es


amplio y las ramas secundarias más cortas y delgadas. Base discoidal.
Ramificación densa irregular opuesta a pinnada, desde los márgenes, en un solo plano.
El eje central poco dividido.
Coloración de rojo a violeta.
Altura: entre 15 cm. hasta 20 cm
Ancho: entre 0.3 cm a 0.2 cm. en el eje principal; y de 0.2 cm. a 0.1 cm en las ramas
laterales.

En la figura 18B se destacan células medulares grandes ligeramente aplanadas, de


pared celular delgada, ligeramente pigmentadas, gradualmente menores hacia la
periferia; de igual forma en la figura 18C se distingue el cortex de 2 a 3 células de
grosor, pequeñas con cromoplastos.

En la figura 18D se observan tetraesporangios, los cuales se encuentran esparcidos en


toda la región cortical, ovalados, cruciados, y de tonalidad más oscura que la planta.

En cuanto al hábitat esta presente en parches de sustrato arenoso, como también sobre
sustrato rocoso de la zona intermareal media e inferior. Muy abundante.

Esta especie representa un nuevo reporte para el Cabo San Román.


53
Lámina 17
Gracilaria dominguensis

Figura 18A. Aspecto general del talo

Figura 18B. Corte transversal del talo

Figura 18C. Detalle de las Figura 18D. Detalle


células corticales. 10X del tetraesporangio. 20X
54
Hydropuntia cornea (J. Agardh) M.J. Wynne 1989. (Gracilaria cornis)
(Lámina 18 Figs 19A-C)

Aspectos morfométricos (Fig. 19A):


Talo macizo, cilíndrico, ramas muy gruesas, pueden ser cortas y gruesas, hasta largas y
delgadas, con base discoidal
Ramificación: irregular y abundante en varios planos.
Coloración verde, marrón y rojiza
Altura: de 10 cm. a 17 cm
Grosor: de 0.2cm. en la base; a 0.4 cm. en el resto del talo

En la figura 19B se destaca el cortex con varias células de grosor, ovaladas o en forma
de lágrima. En la figura 19C se observa cistocarpo semiesférico prominente.

En cuanto al hábitat se encuentra presente en parches de sustrato arenoso, como


también sobre sustrato rocoso de la zona intermareal media e inferior. Muy abundante.

Reportada por Ríos (1972) para Mangle Lloroso, y por Rodríguez (1986) para Mangle
Lloroso y Cabo San Román.
55
Lámina 18
Hydropuntia cornea

Figura 19A. Aspecto general del talo

Figura 19B. Corte transversal del talo

Figura 19C. Corte transversal de cistocarpo. 10X


56
Galaxaura marginata (J. Ellis & Solander) J.V. Lamouroux 1816.
Lámina 19 Figs 20A-C

Aspectos morfométricos (Fig. 20A):

Ramificación dicotómica, con ápices dicotómicos y redondeados. Talo aplanado con


base discoidal cilíndrica y corta; ápices redondeados. Calcificación moderada; la parte
superior del talo esta cubierto con sustancia resbaladiza. Profusamente ramificado.
Bandas transversales débiles cerca de los ápices.
Coloración roja y verde en algunas zonas del talo
Largo: de 8.5 cm. a 9 cm.
Ancho: 0.2 cm.
Base: 0.2 cm..

En la figura 20B se distinguen filamentos medulares escasos, incoloros, intermezclados


dentro de mucílago gelatinoso.

.En la figura 20C se resalta el cortex detallándose en sus partes externas una capa de
células con cromoplastos pedunculados, ovalados, de pared celular gruesa; en la parte
interna del cortex se distinguen de 2 a 3 células de grosor, grandes e incoloras.

En cuanto hábitat están sobre sustrato rocoso o coralino, en piscinas de mareas y otras
zonas protegidas, expuestas a oleaje moderado; intermareal medio. Poco abundante.

Reportada por Ríos (1972) para Mangle Lloroso, Edo. Falcón.


57
Lámina 19
Galaxaura marginata

Figura 20A. Aspecto general del talo

Figura 20B. Corte transversal del talo. 10X

Figura 20C Corte transversal del talo con detalle de células corticales10X
58
Tricleocarpa cylindrica (J. Ellis & Solander) Huisman & Borowitzka
1990. (Galaxaura cyilindrica)
Lámina 20 Figs 21A-B

Aspectos morfométricos (Fig. 21A):

Talo cilíndrico, articulado, y medianamente calcificado Ramificación dicotómica


Coloración marrón- rojiza.
Largo: entre 7 y 7.5 cm. Largo de segmentos entre articulaciones: 0.5 cm. y 0.7 cm
Grosor: 0.1 cm.

En la figura 21B del corte transversal del talo aun calcificado se distingue la región
cortical y medular muy compactada debido a la presión que ejerce la capa calcificada
sobre estas células, no obstante, luego de descalcificar las células se distiende tal como
se aprecia en la figura 21C donde se nota el cortex de 3 a 4 células de grosor, muy
pigmentadas, la parte interna células son grandes ovoides, y células de la superficie se
distinguen más pequeñas y un poco comprimidas, además se destacan fusiones
secundarias entre las células corticales ausentes; igualmente en esta figura se
aprecian los filamentos medulares no calcificados, dispersos, incoloros, ramificados
dicotómicamente e intermezclados en un mucílago gelatinoso.

En cuanto al hábitat se encuentra sobre sustrato rocoso, en áreas protegidas como tide
pools, expuestas a oleaje moderado; ubicado en el intermareal medio. Poco abundante.

Esta especie no se encuentra reportada para el Estado Falcón.


59
Lámina 20
Tricleocarpa cylindrica

Figura 21A. Aspecto general del talo

Figura 21B. Corte transversal del talo calcificado. 10X

Figura 21C. Corte transversal del talo descalcificado con detalle de células corticales.
20X
60
CONSIDERACIONES GENERALES

Las 20 especies catalogadas son agrupadas en 7 órdenes y 9 familias. Los ordenes


representados, ordenados por porcentaje de especies por orden, fueron: Ceramiales
45%, Gracilariales 15%, Halymeniales 10%, Gigartinales 10%, Nemaliales 10%,
Corallinales 5%, Gelidialles 5% (figura 22); estos resultados concuerdan con Ríos
(1972) la cual reportó estos ordenes para Cumarebo y Mangle Lloroso, en donde obtuvo
un mayor porcentaje de Ceramiales (46%), seguido por Gracilariales (14%); solo difiere
en las de menor porcentaje, Gelidiales (9%), Nemaliales (7%), Halymeniales (7%),
Corallinales (7%), Gigartinales (7%), se denota como porcentajes permaneces más o
menos en la misma proporción, la variación podría estar dada en que el trabajo de Ríos
(1972) presenta mayor número de especies.

5% 5%
10%
45% Ceramiales
Gracilariales
Halymeniales
Gigartinales
10% Nemaliales
Corallinales
10% Gelidiales
15%

Figura 22. Representación gráfica del Porcentaje de


Especies agrupadas por Orden

Cabe destacar que generalmente en los estudios sobre Rhodophytas el Orden


Ceramiales es uno de los más proporcionados en relación con el resto de los ordenes,
tanto en el número de especies como a forma se refiere (Saunders & Hommersand,
2004).

De igual manera se considera relevante destacar que se han actualizado los nombres
de algunas especies (Algaebase, 2006) como el caso de las especie del genero
61
Laurencia que ha sido subdividido en dos géneros adicionales segregados: Osmundea
y Chondrophycus por Garbary & Harper (1998), quienes transfieren a Laurencia
gemmifera y L. papillosa reportada en este estudio al género Chondrophycus.
Posteriormente, Nam (1999) transfiere también a este género a Laurencia corallopsis
reportada en estudios anteriores, y L. poiteaui.

De las especies encontradas en el Cabo San Román se consideran las Gracilaria spp y
de Gelidiella acerosa como especies de importancia económica, según los reportes de
la FAO, ya que estas se estiman como una de las fuentes principales de algas marinas
para la industria mundial del agar (Gracilaria). En diferentes estudios se ha comprobado
que las especies de Gracilaria son adecuadas si se trataban primero con un álcali. Las
especies de Gracilaria son algas de mayor tamaño y se han cultivado con éxito, por lo
que en la actualidad constituyen aproximadamente el 65 % de la fuente de agar. Otra
de las fuentes secundarias de materia prima para la producción de agar es Gelidiella
acerosa, principalmente en países como India (donde es la fuente principal), Egipto y
Madagascar. (FAO, 2002), cabe destacar que el agar producido por esta especie es de
alta pureza.

En Venezuela son bastante prometedoras ciertas algas productoras de geles, entre las
que se destacan muchas especies locales de Rodófitas de los géneros: Gelidium,
Gracilaria, Gracilariopsis, Hypnea, Euchema, Pterocladiella, entre otras. De esta
manera desde los años 80 se han venido realizando varios tipos de de estudios y
cultivos pilotos, especialmente con especies del genero Gracilaria (Lemus y Aponte,
1987; Aponte y Lemus, 1989). Venezuela tiene una empresa muy activa en el fomento
del cultivo de algas marinas y la utilización de especies autóctonas como alimentos y
fertilizantes. Garantiza la compra de todas las algas marinas recolectadas. Espera que
la FAO le ayude a convencer a donantes de que faciliten a los cultivadores de algas
marinas recursos financieros en condiciones favorables y que elabore programas
sociales que respalden los programas tecnológicos. Considera que la cooperación
técnica con los países en desarrollo debe basarse cada vez más en las ONG. La
industria se beneficiaría de cualesquiera programas de la FAO que proporcionaran
asistencia técnica a funcionarios públicos para que pudieran comprender las ventajas
del cultivo de las algas marinas y cooperar en su ejecución. E:\yeah venzuela.mht.
Cabe destacar que Venezuela se encuentra en un posición estratégica cerca del
62
mercado norteamericano y europeo, además de su posición oceanográfica, lo que le
confiere una ventaja competitiva que no ha sabido aprovecharse en ausencia de un
paquete tecnológico-social satisfactorio (Bellorin, 2003). Y este tipo de actividad podrá
tener un feliz término siempre que tengamos un conocimiento pleno de la biodiversidad
de nuestras costas.
RECOMENDACIONES

¾ Una mayor disposición de recursos destinados a este tipo de investigación de


línea base seria ideal para poder realizar un mayor número de salidas de
campo, más equipamiento para el muestreo (como por ejemplo lanchas y
equipos de buceo), lo que permitiría cubrir zonas más profundas e
igualmente vulnerables

¾ Realizar un monitoreo de las especies macroalgales de la zona, para


complementar el listado presentando a fin de contar con una base de datos
que permita cuantificar el impacto de actividades de desarrollo humano y
social en la zonas adyacentes donde hay presencia de posadas turísticas,
laboratorios y granjas de camarones que afectan indirectamente a la ficoflora
del Cabo San Román.

¾ En virtud del poco realce que se les da a las macroalgas en los estudios de
impacto ambiental exigidos por el Ministerio de Ambiente, se recomienda
tomar en cuenta a estos organismos ya que ellos representan el componente
principal de la cadena trofica.

¾ Elaborar claves y catálogos taxonómicos que agrupen a la ficoflora del


occidente del país, ya que esta varia en cuanto a la composición de especies
existentes en el centro y oriente lo que limita la identificación de las especies
occidentales.

¾ Es necesario el funcionamiento de al menos una estación científica de


monitoreo para las costas occidentales, para que al momento de realizar un
estudio de este tipo se disponga de equipo y personal capacitado para tal fin.
CONCLUSIONES

¾ Se catalogaron 20 especies, agrupadas en 7 órdenes y 9 familias

¾ 8 de las 20 especies encontradas pertenecen a la Familia Rhodomelaceae del


Orden Ceramiales, siendo, por lo tanto la más representativa.

¾ Amansia multifida, Bryothamnion seaforthii, B. triquetrum, Gracilaria


curtissiae, Osmundaria obtusiloba, Cryptonemia seminervis, Gracilaria
dominguensis, Acanthophora spicifera, Hypnea musciformis, Polysiphonia
ferulacea, Grateloupia filicina, son nuevos reportes para el Cabo San Román.

¾ Heterosiphonia gibbesii y Tricleocarpa cylindrica son nuevos reportes para el


estado Falcón.

¾ Las diferentes especies de Gracilaria, y de Gelidiella acerosa reportadas en


este trabajo son especies de importancia económica.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ABBOTT, I. 1999. Marine Red Algae of the Hawaiian Islands. Honolulu, Hawaii. Bishop
Museum Press.
ALBORNOZ, O. 1988. Microalgas marinas del Estado Falcón (Venezuela) I. Boletín del
Centro de Investigaciones Biológicas. Vol. 17, p. 1 – 34.
APONTE, M. Y LEMUS, A.J. 1989. Comparative study of the agar obtained from three
species of Gracilaria feasibles for culture in Venezuela, en Proceedings of the workshop
on Cultivation of Seaweed in Latin America. Editores E.C. Oliveira y N. Kautsky, pp:
117-119. International Foundation for Science. S. Sebatiao, Brazil.
AUDEMARD, F. 1996. Late quaternary marine deposits of Venezuelan Basin, State
Falcón, North Western Venezuela. Climates of the past 1 (1): 14 – 15.
BELLORÍN, A.M. 2003. Biodiversidad en Venezuela. Tomo I: Algas Marinas Bentónicas.
Editores Marisol Aguilera, Aura Azócar, Eduardo González Jiménez.
BRINDSON, D. Y FORMAN, L. 1992. The herbarium handbook. Royal Botanic Gardens,
Kew.
BUSTILLOS, M. 1999. EAE. Ampliación y mecanización del Complejo Salinero “Las
Cumaraguas”.
CASTELLANO, E. 2003. Biodiversidad en Venezuela. Tomo II.: Herbarios y jardines
botánicos. Editores Marisol Aguilera, Aura Azócar, Eduardo González Jiménez.
CHALMERS, N.R. 1996. Monitoring and inventorying biodiversity: collections, data and
training, en Biodiversity, science and development: towards to a new partnership. (Eds.
F. di Castri y T. Younés). CAB INTERNATIONAL.
CRIBB, A. 1983. Marine Algae of the Southern Great Barrier Reef – Rhodophyta.
Brisbane, Australia. Editorial Watson Ferguson & Co
CORDEIRO – MARINO, M. 1978. Rodofíceas bentónicas marinhas do estado de Santa
Catarina. Rickia.
CRONQUIST, A. 1987. Introducción a la Botánica 2da edición. Editorial Continental.
México.
DAWES, C. 1991. Botánica Marina. Primera Reimpresión. Editorial Limusa.
DIAZ – PIFERRER, M. 1970. Adiciones a la Flora Marina de Venezuela. Caribbean
Journal of Science. 10:159-198, 3-4.
DIAZ – PIFERRER, M. 1970. Nuevas Adiciones a la Flora Marina de Puerto Rico.
Caribbean Journal of Science. 10:9-15, 1-2.
DIAZ – PIFERRER, M. 1967. Efecto de las Agua de Afloramiento en la flora marina de
Venezuela. Caribbean Journal of Science. 7:1-13, 1-2.
DIAZ – PIFERRER. 1972. Ecología Marinas: Las Algas Superiores y Fanerógamas
Marinas. Primera Edición. Editado. Editorial Dossat S.A.
66
ESTACIÓN METEREOLÓGICA PUEBLO NUEVO. 1998. Estudio de impacto ambiental.
Programa de perforación exploratoria y confirmatoria. Bloque La Vela. Costa afuera
Estado Falcón. LAGOVEN.
FEO-CODECIDO, G. 1971. Guía de excursión a la Península de Paraguaná, Edo.
Falcón. Boletín Geológico. Publicac. Esp. Nro. 5:1: 304–315.
FORERO, E. 1975. La importancia de los herbarios nacionales de América Latina para
las investigaciones botánicas modernas. Taxón 24 (1): 133-138.
GANESAN, E.K. 1989. A catalog of benthic marine algae and seagrasses of Venezuela.
Fondo Editorial CONICIT.
GUIRY, M.D. 2006. AlgaeBase version 4.1. World-wide electronic publication, National
University of Ireland, Galway. http://www.algaebase.org.
HAMMER, L; GESSNER, F. 1967. La taxonomía de la vegetación marina en la costa
oriental de Venezuela. Bol. Inst. Oceanog. Univ. Oriente. Venezuela, 6:186 – 265.
HINE, A. 1976. A glossary of phycological terms for students of marine macroalgae.
Miami, Florida.
IZCO J. y col. 1997. Botánica. Mc Graw-Hill Interamericana.
JOHANSEN, D. A. 1940. Plant Microtechnique. First Edition. McGraw – Hill Book
Company.
JOLY, A. 1967. Generos de algas marinhas do costa Atlántica americana. Univer. Sao-
Paulo.
LEMUS, A. 1984. Las algas marinas del Golfo de Paria, Venezuela. II Rhodophyta. Bol.
Inst. Oceanog. Univ. Oriente. 23 (1–2): 55 – 112.
LEMUS, A.J. y APONTE, M. 1987. Estudios de biomasa y regeneración de algunos
bancos naturales de agarofitas en el oriente de Venezuela. Bol. Inst. Oceanog.
Venezuela, Universidad de Oriente. 24: 37-44.
LITTLER, D; LITTLER M. 2000. Caribbean Reef Plants. An Identification Guide to the
Reef Plants of the Caribbean, Bahamas, Florida and Gulf of Mexico. Washington D.C,
United States. Off Shore Graphics, Inc.
McCONNAUGHEY, B.H. 1997. Introducción a la Biología Marina. Editorial Acribia.
NEFFA, J. 2000. “Las innovaciones científicas y tecnológicas. Políticas de investigación
científica y de innovación”. Editorial Lumen/HVMANITAS. Buenos Aires.
ORTIZ, N. FAJARDO E. 2002. Macroalgas de los Arrecifes de la Zona Intermareal de la
Península de Paraguaná-Edo-Falcón-Venezuela. VI Congreso Latinoaméricano de
Ficología y IV Reunión Iberoamericana de Ficología. Puerto Rico.
SANTELICES, B.; y DOTY, M.S. 1989. A review of Gracilaria farming. Aquaculture, 78:
95-133.
SAUNDERS, G.W. y HOMMERSAND, M. H. 2004 Assessing red algal supraordinal
diversity and taxonomy in the context of contemporary systematic data. American
Journal of Botany. 91(10): 1494 – 1507.
67
SOLÉ, M; y VERA, B. 1997. Caracterización de las Macroalgas Marinas Bénticas en la
Región de Chirimena – Punta Caimán, Edo. Miranda, Venezuela. Caribbean Journal of
Science, Vol. 33, No. 3 – 4, 180 – 190,
STERN K. 2000. Introductory plant biology. 8va edición. Mc Graw-Hill Interamericana.
STEYERMARK, J.A. Y COL. 1994 Flora del Parque Nacional Morrocoy. Editado por
Bruno Manara. Impresión Refolit C.A.
TAYLOR, W.R. 1960. Marine Algae of the Eastern Tropical and Subtropical Coasts of
the Americas. The University of Michigan Press. Ann Arbor, Michigan.
VERA, B. 1996. Registro ficoflorístico de la localidad de “El Cusuy” Litoral Central de
Venezuela. Acta Botánica de Venezuela. 19 (2): 39-46.
WYNNE, M. J. 1998. A checklist of benthic marine algae of the tropical and subtropical
western Atlantic. First revision. Nova Hedwigia.
INDICE DE FIGURAS

PAG

Figura 1. Ubicación geográfica del área de estudio 11

Figura 2A. Aspecto general del talo de Heterosiphonia gibbesii 17

Figura 2.B. Corte transversal de Heterosiphonia gibbesii 17

Figura 2C. Tetrasporofito en estiquidio de Heterosiphonia gibbesii 17

Figura 3A. Aspecto general del talo de Acantophora spicifera 19

Figura 3B. Corte transversal de Acantophora spicifera 19

Figura 3C. Tetrasporangio de Acantophora spicifera 19

Figura 4A. Aspecto general del talo de Bryothamnion seaforthii 20

Figura 4B. Corte transversal del talo de Bryothamnion seaforthii 20

Figura 5A. Aspecto general del talo de Bryothamnion triquetrum 21

Figura 5B. Corte transversal del talo de Bryothamnion triquetrum 21

Figura 6A. Aspecto general del talo de Chondrophycus papillosus 22

Figura 6B. Corte transversal del talo de Chondrophycus papillosus 22

Figura 6C. Detalle de las células del cortex de Chondrophycus papillosus 22

Figura 7A. Aspecto general del talo de Osmundaria obtusiloba 24

Figura 7B. Corte transversal del talo de Osmundaria obtusiloba 24

Figura 8A. Aspecto general del talo de Polysiphonia ferulacea 25

Figura 8B. Corte transversal del talo de Polysiphonia ferulacea 25

Figura 9A. Aspecto general del talo de Amansia multifida 26

Figura 9B. Corte transversal de la nervadura central del filoide de Amansia 26


multifida
Figura 10A. Aspecto general del talo Corallina oficinalis 27
69

Figura 10B. Corte longitudinal del talo mostrando articulación de Corallina 27


oficinalis
Figura 11A. Aspecto general del talo de Cryptonemia seminervis 29

Figura 11B. Corte transversal del talo de Cryptonemia seminervis 29

Figura 11C. Corte transversal del talo. Detalle de la nervadura centra. Detalle 29
de las células corticales y medulares de Cryptonemia seminervis
Figura 12A. Aspecto general del talo de Grateloupia filicina 31

Figura 12B. Corte transversal del talo de Grateloupia filicina 31

Figura 12C. Detalle de las células corticales de Grateloupia filicina 31

Figura 13A. Aspecto general del talo de Gelidiella acerosa 33

Figura 13B. Detalle de rama tetraesporangial de Gelidiella acerosa 33

Figura 13C. Corte transversal del talo de Gelidiella acerosa 33

Figura 14A. Aspecto general del talo de Hypnea musciformis 35

Figura 14B. Corte transversal de la rama tetraesporangial de Hypnea 35


musciformis
Figura 15A. Aspecto general del talo de Solieria filiformis 36

Figura 15B. Corte transversal del talo de Solieria filiformis 36

Figura 15C Detalle de la región cortical de Solieria filiformis 36

Figura 16A. Aspecto general del talo de Gracilaria cervicornis 37

Figura 16B. Corte transversal del talo de Gracilaria cervicornis 37

Figura 16C. Corte transversal de cistocarpo de Gracilaria cervicornis 37

Figura 17 A. Aspecto general del talo de Gracilaria curtissiae 39

Figura 17B. Corte transversal del talo mostrando en detalle las células 39
corticales de Gracilaria curtissiae

Figura 17C. Corte transversal del cistocarpo de Gracilaria curtissiae 39

Figura 18A. Aspecto general del talo de Gracilaria dominguensis 41

Figura 18B. Corte transversal del talo de Gracilaria dominguensis 41


70

Figura 18C. Detalle de las células corticales de Gracilaria dominguensis 41

Figura 18D. Detalle de tetrasporangio de Gracilaria dominguensis 41

Figura 19A. Aspecto general del talo de Hydropuntia cornea 43

Figura 19B. Corte transversal del talo de Hydropuntia cornea 43

Figura 19C. Corte transversal de cistocarpo de Hydropuntia cornea 43

Figura 20A. Aspecto general del talo de Galaxaura marginata 45

Figura 20B. Corte transversal del talo de Galaxaura marginata 45

Figura 20C Corte transversal del talo con detalle de células corticales de 45
Galaxaura marginata

Figura 21A. Aspecto general del talo de Tricleocarpa cylindrica 47

Figura 21B. Corte transversal del talo calcificado de Tricleocarpa cylindrica 47

Figura 21C. Corte transversal del talo descalcificado con detalle de células 47
corticales de Tricleocarpa cylindrica

Figura 22. Representación gráfica del Porcentaje de Especies agrupadas por 49


Orden
71

INDICE DE TABLAS

PAG

Tabla 1. Distribución espacial de las especies por área de muestreo 57

Tabla 2.- Estadío en el que fueron encontradas las diferentes especies. 59