Está en la página 1de 8

Antología

Materia: Español
Índice
Adivinanzas ......................................................................................................................................... 3
Dichos.................................................................................................................................................. 3
Refranes .............................................................................................................................................. 4
Poemas................................................................................................................................................ 4
Cuento ................................................................................................................................................. 5
Fabulas ................................................................................................................................................ 6
Leyendas ............................................................................................................................................. 7
Adivinanzas
Frase, conjunto de versos, etc., en los que se describe una cosa de manera indirecta o enigmática
para que alguien adivine de qué se trata, a modo de pasatiempo o entretenimiento.

1. Mi tía cual tiene una mala racha, ¿Quién será esta muchacha? R. La cucaracha
2. Capote sobre capote, capote de frío paño, aquel que llora por mí me está partiendo a
pedazos. R. La cebolla
3. ¿Qué se dice una vez en un minuto y dos veces en un momento? R. La letra M
4. Choco me dice la gente, late mi corazón. El que no sepa mi nombre, es un gran tontorrón.
R. El chocolate
5. Duerme bien en su cunita a veces es un llorón, pero también se sonríe tomando el
biberón. R. El Bebé
6. Si sopla el aire, a la cara viene. Quien es calvo no lo tiene. R. El Pelo
7. ¿Cuál es la palabra más grande del mundo? R. Arroz
8. Se trata de un caso extraño, pues siendo siempre el mismo vale mucho o vale nada, según
el sitio en que va. R. El Cero
9. Vengo y voy, voy y vengo dejando blanco lo que era negro. R. Goma de borrar
10. El sol tiene frío y no quiere salir; metido entre nubes se ha puesto a dormir. R. El inverno

Dichos
Declaración que hacen dos personas que van a casarse de su voluntad de contraer matrimonio,
ante la autoridad competente.

1. Aquí nomas mis chicharrones truenan. Utilizado para declarar quien manda.
2. De chile y mole. Usado para expresar que hay de todo como en los tamales.
3. Echarse un taco de ojo. Es usado para expresar cuando ves a una chica o chico guapo.
4. Como dice Juan Orozco, cuando como no conozco. Usado para referirse a una persona
que cuando come sólo ve el plato hasta terminar.
5. ¿Y tu nieve de que la quieres? Usado en tono sarcástico para hacer notar que se quieren
aprovechar de nosotros.
6. Las penas con pan son menos. Después de un susto o tristeza, nada mejor como un bolillo
caliente.
7. Del plato a la boca se cae la sopa. Usado para decir que todo lo dicho puede cambiar en
cualquier momento.
8. Tu no vendes piñas. Usado para indicar que el otro también tiene defectos.
9. El que nace para tamal del cielo le caen los ojos. Se usa para referirse a alguien a quien
ayudas y que no quiere salir de su zona de confort.
10. En la forma de agarrar el taco se conoce al que es tragón. Usado para hacer notar quien
como mucho.
Refranes
Frase de origen popular en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo o una enseñanza;
se estructura como verso o rima.

1. ¡A darle que es mole de olla! Invitación a hacer algo sin demora y con ánimo
2. Agua que no has de beber, déjala correr. Lección que aconseja no involucrarse con algo
difícil.
3. Al nopal sólo se le arriman cuando tiene tunas. En tono de burla indica que hay gente
que se acerca cuando tiene necesidad.
4. A ver a un velorio y a divertirse a un fandango. Significa que hay cosas serias.
5. Botellita de jerez, todo lo que me digas será al revés. Dicho usual para responder
insultos.
6. Va a salir más caro el caldo que las albóndigas. Indica que hay cosas que salen mas caras
que lo importante.
7. Chocolate que no tiñe, claro está. Indica que hay cosas que son evidentes por si mismas.
8. Dando y dando pajarito volando. Referencia que enseña que se paga al recibir algo.
9. Le echo mucha crema a sus tacos. Referencia a que alguien exageró en su descripción.
10. El que es perico donde quiera es verde. Indica que el que sabe lo demuestra en todo
lugar.

Poemas
Los poemas son obras escritas en verso, que buscan expresar las emociones o impresiones del
mundo para el autor, usan comúnmente versos.

1. Tres monos aulladores

Tres monos aulladores y no le sale voz


Tres monos aulladores porque está nervioso.
compiten en la selva,
a ver cuál de ellos Presume el mediano
aúlla con más fuerza. de buen aullador,
al primer intento
Ganará la copa le ha entrado la tos.
el mono aullador,
que grite más fuerte El tercer monito
con potente voz. aunque es el pequeño,
aullando con fuerza
El mono más grande ha ganado el premio.
se estira orgulloso
2. El castor

En la rivera del río Para poder descansar


vive un bonito castor, cuando el sol sale se acuesta,
es amigo de los peces se levanta con la luna
y de un martín pescador. después de echarse la siesta.

Junto a la orilla construye Curioso peina su pelo,


una bella madriguera, después de su baño diario,
con sus zarpas y su cola pero es un castor cualquiera,
y un gran trozo de madera. guapo, limpio y ordinario.

3. El camaleón fisgón

Jugando un camaleón, Pero una tarde cualquiera,


espiaba a una la flor la flor descubrió al fisgón
escondiéndose entre piedras y se puso tan furiosa
y cambiando de color. que hasta la espalda le dio.

Entre amapolas de rojo, El joven camaleón,


por las ramas de marrón, pensó en su comportamiento
entre las hierbas de verde, y a la flor pidió perdón,
amarillo con el sol. alejándose al momento.

Cuento
Narración breve, oral o escrita, en la que se narra una historia de ficción con un reducido número
de personajes, una intriga poco desarrollada y un clímax y desenlace final rápidos.

1. El árbol mágico

Hace mucho, pero mucho tiempo, un niño paseaba por un prado en cuyo centro encontró un
árbol con un cartel que decía: soy un árbol encantado, si dices las palabras mágicas, lo verás.
El niño trató de acertar el hechizo, y probó con abracadabra, supercalifragilisticoespialidoso,
pero nada. Rendido, se tiró suplicante, diciendo: "¡¡por favor, arbolito!!", y entonces, se abrió
una gran puerta en el árbol. Todo estaba oscuro, menos un cartel que decía: "sigue haciendo
magia". Entonces el niño dijo "¡¡Gracias, arbolito!!", y se encendió dentro del árbol una luz
que alumbraba un camino hacia una gran montaña de juguetes y chocolate.
El niño pudo llevar a todos sus amigos a aquel árbol y tener la mejor fiesta del mundo, y por
eso se dice siempre que "por favor" y "gracias", son las palabras mágicas.
2. El papel y la tinta
Había una hoja de papel sobre una mesa, junto a otras hojas iguales a ella, cuando una pluma,
bañada en negrísima tinta, la manchó completa y la llenó de palabras. “¿No podrías haberme
ahorrado esta humillación?”, dijo enojada la hoja de papel a la tinta. “Tu color negro me
arruinó para siempre”. “No te he ensuciado”, repuso la tinta. “Te he vestido de palabras.
Desde ahora ya no eres una hoja de papel sino un mensaje. En ese momento, alguien que
estaba ordenando el despacho, vio aquellas hojas esparcidas y las juntó para arrojarlas al
fuego. Sin embargo, al ver la hoja “sucia” de tinta y la devolvió a su lugar porque llevaba, el
mensaje de la palabra. Luego, arrojó el resto al fuego.

3. La ratita blanca

El hada soberana de las cumbres invitó un día a todas las hadas de las nieves a una fiesta en su
palacio. Todas acudieron envueltas en sus capas hermosas. Sin embargo, una de ellas, Alba, al
oír llorar a unos niños que vivían en una solitaria cabaña, se detuvo en el camino. El hada
entró en la pobre casa y encendió la chimenea y dijo –“Me quedaré con vosotros hasta que
vuestros padres regresen”, prometió. Y así lo hizo, pero a la hora de marcharse, nerviosa por el
castigo que podía imponerle su soberana por la tardanza, olvidó la varita mágica en el interior
de la cabaña.

El hada de las cumbres miró con enojo a Alba. ¡Mereces un buen castigo!” Las demás hadas
defendieron a su compañera en desgracia. –“Sabemos que Alba no ha llegado temprano y ha
olvidado su varita, pero por su buen corazón, el castigo no puede ser eterno. Te pedimos que
el castigo solo dure cien años, durante los cuales vagara por el mundo convertida en una ratita
blanca”. Así que, si veis por casualidad a una ratita muy linda quiero que sepas que es Alba,
nuestra hadita, que todavía no ha cumplido su castigo.

Fabulas
Relato o composición literaria en prosa o en verso que proporciona una enseñanza o consejo
moral.

1. El lobo y la grulla

Mientras un lobo se comía un hueso, se le atragantó en la garganta, y empezó a correr por


todas partes en busca de ayuda. En su camino se encontró a una grulla y le pidió que le salvara
de aquella situación y que le pagaría por ello. La grulla aceptó, introdujo su cabeza en la boca
del lobo y sacó el hueso atravesado de la garganta. Entonces, le pidió su compensación al lobo,
a lo que este le respondió: – “Oye amiga, ¿no crees que es suficiente paga el haber sacado tu
cabeza sana y salva de mi boca? Moraleja: Nunca hagas favores a malvados, traficantes o
corruptos, pues mucha paga tendrías si te dejan sano y salvo.
2. El lobo con piel de oveja

Un lobo pensó un día cambiar su apariencia para así obtener comida de forma más fácil. Ni
corto ni perezoso, se metió dentro de una piel de oveja y se fue a pastar con el rebaño,
despistando totalmente al pastor. Al atardecer, fue llevado junto con todo el rebaño al
granjero, donde le cerraron la puerta para que ningún lobo entrara a comerse a las ovejas. Sin
embargo, en la noche, el pastor entró buscando la cena para el día siguiente, tomó al lobo y
creyendo que era un cordero, lo sacrificó al instante. Moraleja: Según hagamos el engaño, así
recibiremos el daño.

3. El lobo orgulloso y el León


Vagaba cierto día un lobo por lugares solitarios a la hora en que el sol se ponía en el horizonte,
y, viendo su sombra bellamente alargada, exclamó: – “¿Cómo me va a asustar el león con
semejante talla que tengo? ¡Con treinta metros de largo, bien fácil me será convertirme en rey
de los animales! Y mientras soñaba con su orgullo, un poderoso león le cayó encima y empezó
a devorarlo. Entonces el lobo, cambiando de opinión se dijo: – “La presunción es causa de mi
desgracia”. Moraleja: Nunca valores tus virtudes por la apariencia con que las ven tus ojos,
pues fácilmente te engañarás.

Leyendas
Una leyenda es una narración de hechos sobrenaturales, naturales o una mezcla de ambos que se
transmite de generación en generación en forma oral o escrita.

1. La isla de las muñecas

En el turístico canal de Xochimilco, en la ciudad de México, se encuentra un paraje totalmente


cubierto por miles de muñecas. El dueño del área, Don Julián, las colocó en toda la isla para
ahuyentar el espíritu de una niña, quien murió ahogada entre los lirios y le acechaba por las
noches.
Con el tiempo el lugar atrajo a un gran número de visitantes, quienes llevaban a Don Julián
más muñecas para su protección. Al envejecer, Don Julián contaba que una sirena del río lo
visitaba desde hace tiempo para llevárselo. Cuando el hombre murió de un paro cardíaco, su
cuerpo fue encontrado junto al agua.

2. La planchada

Hace tiempo, en el hospital Juárez de la Ciudad de México trabajaba Eulalia, una amable y
paciente enfermera. Todos la reconocían por su buena actitud, sus cuidados y su ropa
impecable y siempre bien planchada.
En el hospital se enamoró de un doctor, con quien prometió casarse; sin embargo, él nunca le
dijo que ya estaba comprometido. Tras la decepción, Eulalia enfermó, descuidó a sus
pacientes y finalmente murió.
Miles de dolientes de la ciudad han asegurado haber sido atendidos por la enfermera, quien
ahora vaga por el hospital como alma en pena, cuidando de los pacientes que la necesiten.
3. El charro negro

La leyenda cuenta que, en las noches, junto a los caminos en los pueblos, suele aparecerse un
hombre vestido de charro montado sobre un bello caballo negro. Si se es amable con él y se le
permite que te acompañe a tu casa, este te dejará en paz y continuará su camino.
Sin embargo, en una ocasión Adela, una joven despreocupada, se lo encontró mientras
vagaba. Para aligerar el paso, le pidió al hombre que la subiera al caballo. Cuando se montó, el
caballo aumentó su tamaño y se prendió en llamas; el charro desveló su identidad: se trataba
del diablo.
Al escuchar los gritos de la joven, los vecinos salieron, pero no pudieron hacer nada y la vieron
quemarse ante sus ojos. Ella ahora era propiedad del diablo, quien se la llevó mientras ardía.