Está en la página 1de 5

Administración de redes: 5 pasos para asegurar el

éxito
Gestionar una empresa que pertenezca al sector TI es una tarea muy compleja para
todos. Los continuos cambios internos y externos, el miedo a ser víctimas de un
ciberataque o la necesidad continua de actualización, generan un gran estrés y
presión sobre el equipo. Hoy más que nunca, la administración de redes se convierte
en un factor fundamental para que una empresa pueda funcionar correctamente.

El mantener una red operativa, teniendo en cuenta su coste, su evolución y


monitorizando su estado día a día, puede darte muchos dolores de cabeza. Por este
motivo, hoy vamos a indicar 5 directrices para ayudarte en la administración
de redes y que así consigas mejores resultados, creando cambios en tu red y en tu
empresa.

1. Elige tus recursos materiales y humanos


2. Conoce tus redes
3. Conoce tus dispositivos
4. Piensa siempre en el cliente
5. Revisa y evalúa de manera continua

1. Elige buenos recursos humanos y materiales


El primer punto de la lista es conocer las herramientas de las que vas a
disponer, incluyendo los recursos humanos y materiales; esto va a marcar la
diferencia durante la administración de redes.

Como es lógico, no todos pueden encargarse de la administración de redes; lo más


óptimo es buscar a una persona que cuente con formación y las
certificaciones necesarias. Una vez tengas a esa persona en el puesto, comienza
a formarla, para que aprenda a manejar el software de monitorización que se use
en tu empresa a la perfección.

Con herramientas de monitorización adecuadas, como Pandora FMS, la


administración de redes va a ser mucho más sencilla y nos ahorrará disgustos varios
gracias al sistema de alertas. A la hora de elegir un sistema de monitorización
destinado a la administración de redes, ten en cuenta que es muy necesario poder
ver todo el funcionamiento de un solo vistazo.

2. Conoce tus redes


Como decía la famosa frase de Francis Bacon: “Scientia est potentia”. O lo que es lo
mismo: “saber es poder”. Para poder administrar debes conocer tus recursos, y para
ello lo más adecuado es contar con mapas de red. Con los mapas de red, vamos a
poder comprender las capacidades, necesidades y recursos de nuestra red,
facilitando notablemente la administración de redes.

Dependiendo del tamaño de nuestra empresa, nuestra red va a variar. Pero siempre
tenemos que tener en cuenta su funcionamiento y sus capacidades. Además, hay
que tener un nuevo factor en cuenta que antes no era tan importante, “el Internet
de las Cosas”.

Es necesario que monitorices tus redes y las conozcas como la palma de tu mano,
para luego poder basarte en ellas para tomar las decisiones y evitar un gran número
de problemas. Por ejemplo, imagina que tienes una empresa de reparto; puedes
monitorizar el teléfono del repartidor o la furgoneta, para asegurarte de que estás
dando un buen servicio.
Los mapas de red te van a servir para:

– Detectar y corregir “malos hábitos de comportamiento”, para evitar focos de


problemas y recursos que puedan saturar nuestra red.
– Permite hacer un uso eficaz y eficiente de la red, mejorando los recursos
disponibles.
– Permite reducir los costes mediante el control de gastos.
– Saber dónde se encuentran los recursos físicamente dentro de un centro de datos,
apoyando a la persona que tenga que reparar dicho problema.
– Conseguir mayor seguridad en la red.
– Podemos gestionar la calidad del servicio, con gráficas, informes y cifras exactas.
– Controlar las actualizaciones y parches de la red, evitando interrupciones a los
usuarios.
3. Conoce tus dispositivos
La administración de redes cada día engloba más campos; hoy en día es común que
se mezclen señales con imágenes, con la voz y con datos. Que además se usen
varios tipos de redes, como WAN, MAN o LaN, con diferentes protocolos y nuevos
sistemas operativos. Esto sin mencionar las diversas arquitecturas de red o los tipos
de código.

Un buen administrador debe conocer el producto y adaptarse al entorno en


el que va a trabajar; para ello tiene que saber cómo funciona cada equipo que va
a ser monitorizado y adaptar las herramientas disponibles a ese dispositivo en
concreto.

Todos los dispositivos, desde un router a una raspberry, pasando por móviles y
ordenadores, deben ser monitorizados, para que, en el caso de que uno de ellos
falle, saber qué ocurre y qué tenemos que corregir.

Las nuevas tecnologías han llegado para quedarse

Como comentábamos anteriormente, hay que atender a un factor que antes no era
necesario: “el Internet de las Cosas”. Cada día que pasa, miles de empresas confían
más en el Internet de las Cosas, adaptando la red a nuevos dispositivos y teniendo
que hacer grandes cambios tanto en el software como en el hardware.

4. Piensa siempre en el cliente


Cuando creamos un producto, tiene que ir destinado a un cliente real. No es válido
que decidamos desarrollar un software muy potente e innovador si a nadie le va a
interesar comprarlo; en la administración de redes ocurre lo mismo.

Como administrador de redes, tu función será mantener una red y apoyar a las
partes interesadas. Prosperando para ser capaces de tener una visión global de
toda la infraestructura, detectando los problemas que pueda tener la aplicación y
facilitando el trabajo a tus clientes.
5. Revisión y evaluación de todo el proceso
Por último, hay que ser realistas, las redes están en continuo cambio y para
mantener un correcto funcionamiento hay que dedicarle tiempo y trabajo. Hay que
evaluar su funcionamiento de manera constante y asegurarnos de que todo funcione
correctamente.