Está en la página 1de 20

ENSAYOS DINÁMICOS SOBRE UNA COLUMNA DE HORMIGÓN

ARMADO A ESCALA EN MESA VIBRADORA


Ing. Agustín Bertero, Dr. Ing. Raúl Bertero
Laboratorio de Dinámica de Estructuras – Facultad de Ingeniería – UBA
abertero@fi.uba.ar, rbertero@freyreyasoc.com.ar

RESUMEN

Los ensayos dinámicos son fundamentales en el estudio del comportamiento de


las estructuras para el desarrollo y validación de modelos analíticos. El avance de la
ciencia de los materiales, la instrumentación y las técnicas de control permite realizar
ensayos de modelos en escala reducida que brindan significativos resultados a estos
fines. En general, la realización de los mismos requiere someter al modelo en
estudio a vibraciones mediante una mesa que simula el movimiento del suelo.
En el presente trabajo se describen los desarrollos realizados para la ejecución y
estudio del primer modelo a escala de hormigón armado en el Laboratorio de
Dinámica de Estructuras (LabDin) de la FIUBA. En primer lugar, se presentan las
consideraciones a tener en cuenta para la ejecución de modelos a escala, así como
los parámetros y limitaciones impuestas por las leyes de semejanza. Luego, se
resume el proceso de diseño y construcción, el estudio analítico previo y el estudio
experimental de una columna de puente de hormigón armado en escala 1:8.5. Esta
primer experiencia permitió identificar las dificultades que representa la modelación
física de estructuras, en particular los requisitos sobre los materiales a ser utilizados,
y a desarrollar recomendaciones para la ejecución de futuros ensayos de acuerdo a
las posibilidades y limitaciones con las que cuenta el LabDin en la actualidad.

ABSTRACT

Dynamic tests are essential in studying the behavior of structures for the
development and validation of analytical models. The advancement of material
science, instrumentation and control techniques allow for dynamic testing of scale
models that provide significant results for these purposes.
This paper describes the study of the first reinforced concrete small-scale model in
the Structural Dynamics Laboratory of the FIUBA (LabDin). First, the general
considerations for the implementation of small-scale models are presented. Second,
the design and construction of a 1:8.5 scaled reinforced concrete bridge column are
summarized, together with analytical and experimental analyses. This first
experience made possible to identify the difficulties involved in small-scale modeling,
particularly the similitude requirements for the model materials, and allowed to
establish recommendations for future development of small-scale modeling
depending on the possibilities and limitations that LabDin has today.

Página 1 de 20
INTRODUCCIÓN

En el área de la dinámica de estructuras, particularmente en aquellas compuestas


de hormigón armado, las técnicas experimentales continúan desempeñando un
papel protagónico. Ante acciones dinámicas de gran intensidad, como es el caso de
algunos eventos sísmicos, las estructuras de hormigón armado se diseñan para
responder en el rango no-lineal, lo cual modifica notablemente la naturaleza de su
comportamiento. La exacerbación de las características discontinuas del hormigón
debido a la fluencia de armaduras y a la apertura y cierre de fisuras durante la
respuesta cíclica genera que los modelos matemáticos, tanto los analíticos como los
numéricos, se aparten significativamente de la verdadera respuesta de la estructura.
Es aquí cuando la realización de ensayos experimentales sobre modelos físicos se
vuelve necesaria para una cabal comprensión del fenómeno estructural. Debido a
los altos costos de construcción y al gran tamaño de las estructuras civiles, ensayar
modelos en escala natural resulta, o bien inviable económicamente, o materialmente
imposible debido al tamaño de las instalaciones reales.
Por estas razones el Laboratorio de Dinámica de Estructuras de la Facultad de
Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires (LabDin), desde su creación en el año
2007, ha puesto como uno de sus principales objetivos el desarrollo de ensayos
experimentales sobre modelos físicos en escala reducida de estructuras de
hormigón armado. Con ese propósito se puso en marcha el diseño in-house y la
construcción de una mesa vibradora unidireccional que simule el movimiento del
suelo durante acciones sísmicas, la cual fue inaugurada en el año 2012 (Lehmann et
al., 2012). Con el objetivo principal de conocer los esfuerzos necesarios para el
estudio de modelos físicos, las posibilidades y limitaciones del laboratorio en sus
condiciones actuales, y establecer recomendaciones para futuros ensayos, se buscó
una estructura que permitiera el desarrollo de una primer experiencia dentro del
LabDin. Dado que el foco no iba a estar puesto en el análisis del sistema estructural
en sí mismo, se eligió la estructura que resultara más sencilla de construir según un
modelo con simulación de masa artificial, el más aplicado en la práctica. El prototipo
seleccionado fue una columna de puente, y su modelo, construido en escala 1:8.5
utilizando micro-hormigón y barras de acero comerciales, fue ensayado durante los
meses de junio y agosto de 2013.

TEORÍA DE MODELOS

Condiciones de semejanza y tipos de modelos


Usualmente se define como modelo estructural a cualquier elemento, o grupo de
elementos, construido en escala reducida con el objeto de ser ensayado, y para lo
cual deben emplearse leyes de semejanza para interpretar los resultados (Janney et
al., 1970). Esta definición implica la necesidad de diseñar, cargar, e interpretar al
modelo de acuerdo a un conjunto de condiciones que relacionan su comportamiento
con el de la estructura en escala natural, denominada prototipo. Las funciones que
correlacionan modelo y prototipo son las condiciones de semejanza, las cuales
Página 2 de 20
surgen del análisis dimensional y, en particular, del Teorema π de Buckingham.
Supóngase que se desean reproducir las componentes de tensión σ en una
estructura sometida a una historia de aceleraciones. De manera simplificada puede
suponerse que estas componentes de tensión son función del vector posición r, del
tiempo t, de la densidad de masa ρ, del módulo de elasticidad del material E, de la
historia de aceleraciones en el tiempo a, de la aceleración de la gravedad g, y de un
parámetro característico de longitud l. La ecuación (1) muestra la relación entre
estas 8 variables en su forma explícita, la cual puede ser reducida a la expresión (2)
mediante la utilización de 5 términos adimensionales (Harris & Sabnis, 1999).

σ = F ( r,t, ρ , E,a, g,l ) (1)

σ  r a l ρ gl 
= G , , 2 , (2)
E  l g gt E 

Modelo y prototipo responden a estas mismas 8 variables, con la única salvedad


que estas diferirán en sus cantidades. El Teorema π de Buckingham afirma que los
sistemas que cumplen esta característica poseen funcionales G idénticos, por lo que
los términos adimensionales de la ecuación (2) para el prototipo deben ser iguales
que los del modelo. Las condiciones de semejanza, es decir los factores de escala
de cada magnitud, surgen de igualar los términos adimensionales. De los 8 factores
de escala que será necesario conocer para diseñar, cargar e interpretar el modelo,
solo 3 podrán elegirse arbitrariamente, puesto que ese es el número de dimensiones
fundamentales necesarias para describir el problema (fuerza, longitud y tiempo). Sin
embargo, en la práctica es usual que el investigador solo pueda imponer a su gusto
la escala de longitudes. Esto se debe, por un lado, a que la escala de aceleración de
la gravedad no podrá ser otra que 1:1 y, además, a que es prácticamente imposible
utilizar distintos módulos de elasticidad en los materiales que componen modelo y
prototipo. Esto último se hace más evidente cuando se quiere modelar estructuras
de hormigón armado. Una vez definidas las escalas impuestas (3) podrán obtenerse
los factores de escala asociados al resto de las magnitudes, según se puede
apreciar en (4).

Escalas impuestas: sE = 1, sg = 1, sl (3)


Escalas derivadas: sσ = 1 , sa = 1 , sr = sl , st = sl , sρ = 1 sl (4)

Cuando se cumplen todas las condiciones anteriores se dice que la semejanza es


completa y al modelo se lo denomina modelo réplica, pero esta situación es muchas
veces imposible de materializar en la práctica. No obstante, ignorando algunos
aspectos de segundo orden es igualmente posible diseñar un modelo que pueda
predecir adecuadamente el comportamiento del prototipo. Este tipo de modelos en
los cuales la semejanza es solamente de primer orden se denominan modelos
Página 3 de 20
adecuados.
Por ejemplo, el requisito en la expresión (4) sobre la densidad del material no es
factible técnicamente si se quiere utilizar una escala de longitudes reducida. Sin
embargo, en algunos casos es aceptable representar la masa sísmicamente efectiva
mediante un sistema de masas concentradas en distintos puntos de la estructura, lo
que permite construir el modelo con una densidad de masa cualquiera. A la masa
adicional que no es estructuralmente efectiva se la denomina masa artificial y,
asumiendo las mismas escalas impuestas en (3), la condición a cumplir es la (5).

Mm
= sM = sl 2 (5)
Mp

En esta expresión Mm representa la masa total del modelo (incluyendo el peso


propio y la masa artificial) y Mp la masa total del prototipo (incluyendo cargas
muertas y de servicio). Gracias a su gran rango de aplicabilidad en distintos tipos de
estructuras civiles, los modelos adecuados con simulación de masa artificial son los
más utilizados en la práctica. Por esta razón, se buscó que la primera experiencia
dentro del laboratorio sea sobre una estructura que permitiera la construcción de un
modelo de estas características (Moncarz & Krawinkler, 1981).

Requisitos sobre los materiales


Simplemente por una cuestión dimensional, los modelos en escala reducida no
pueden construirse con el mismo hormigón que el prototipo. Así mismo, debido a las
características tan particulares del hormigón, tampoco podrán utilizarse materiales
con características muy disímiles, más aún si se desea representar la respuesta de
la estructura hasta la falla. El material con mayor aceptación para esta clase de
ensayos es el micro-hormigón, conformado con los mismos materiales y filosofía de
diseño que el hormigón, pero limitando el tamaño de los agregados.
Los requisitos impuestos sobre el material son muy exigentes y solo pueden
satisfacerse parcialmente. Sin embargo, en muchas situaciones resulta suficiente
obtener una dosificación cuya respuesta al ensayo de compresión monotónico sea
similar a la de un hormigón convencional, ignorando el resto de sus propiedades
(otro ejemplo de semejanza de primer orden). Este es el caso de los ensayos
desarrollados para estudiar el comportamiento no-lineal. Dado que el mismo
depende fundamentalmente del armado de la estructura, la correcta representación
del acero que compone al conjunto hormigón armado se transforma en el paso más
importante de todo el proceso de modelación, a la vez que se relajan los requisitos
sobre el resto de las propiedades de los materiales. En la simulación de armaduras,
además de las tensiones última y de fluencia, deberán considerarse necesariamente
la longitud del plafón de fluencia, el strain-hardening, y la adherencia con el
hormigón. Los requisitos que debe cumplir el material que simula el acero son tan
exigentes e insalvables que difícilmente pueden ser logrados con otros elementos
que no sean barras nervuradas comerciales de la misma calidad de acero. De aquí
se desprende lo mencionado anteriormente respecto a la limitación que existe para
Página 4 de 20
imponer arbitrariamente la escala del módulo de elasticidad. Si se utiliza el mismo
acero en el modelo que en el prototipo, entonces este factor de escala será igual a 1,
y el micro-hormigón deberá tener la misma resistencia a la compresión y módulo de
elasticidad que el hormigón del prototipo.
La práctica habitual consiste en buscar, en función de la estructura que se quiere
estudiar, el tipo de modelo y los materiales más convenientes para su construcción.
Debido a los objetivos tan particulares de esta experiencia, se llevó adelante el
proceso inverso. Habiendo definido previamente la intención de construir un modelo
adecuado con simulación de masa artificial en escala reducida utilizando barras de
acero comerciales, se buscó el prototipo que mejor se ajuste a esas condiciones.

DISEÑO Y CONSTRUCCIÓN DE UNA COLUMNA DE PUENTE A ESCALA

Selección del modelo y prototipo


Con el objetivo de validar el desempeño ante acciones sísmicas de columnas
diseñadas mediante las nuevas prácticas del Departamento de Transporte de
California (Caltrans), en el año 2010 se ensayó en la mesa vibradora de la
Universidad de California en San Diego una columna de puente en escala natural
(Carrea, 2010). Como la estructura se estudió aislada, las fuerzas de inercia se
generaron mediante un gran bloque de hormigón de 237ton apoyado en su extremo
superior, simulando así las cargas muertas y vivas. Las características de la
columna permitían construir un modelo en escala 1:8.5 utilizando hierros aleteados
de 4.2mm. De acuerdo a la ecuación (5), la escala de masas correspondiente resulta
aproximadamente 1:72, lo que implica la necesidad de adicionar 3.3ton de masa
artificial al modelo. La falta de experiencia previa significó que esa cantidad de masa
resultara inmanejable, por ello se optó por construir el modelo con la mayor cantidad
de masa posible, y adaptar el prototipo a ese modelo. Nuevamente, este
procedimiento es válido por los objetivos particulares de este ensayo.
El resultado del proceso de diseño es una columna de puente relativamente
similar a la estudiada en San Diego. Sus dimensiones y disposición de armaduras se
mantuvieron lo más parecidas posibles a la de Caltrans, por lo que la diferencia
sustancial se encuentra en las cargas que actúan sobre ella y las fuerzas de inercia
que estas proporcionan. Las características principales se muestran en la Tabla 1.

Propiedades Modelo Prototipo


Diámetro 15cm 1.27m
Altura 92cm 7.82m
Masa Superior 0.9ton 65ton

Tabla 1 – Dimensiones del modelo y prototipo


Página 5 de 20
Construcción
Los modelos en escala reducida son estructuras en miniatura y, al igual que para
su prototipo, su construcción requiere experiencia, habilidad, y una cuidadosa
planificación. El proceso de construcción fue llevado a cabo por los propios
integrantes del LabDin y significó, por sí solo, un gran aprendizaje.
La estructura fue construida en tres etapas: zapata, columna, y bloque superior.
Dentro del encofrado de la zapata, y previo a la ubicación de las armaduras, se
colocaron 12 vainas de PVC para permitir el pasaje de los pernos de anclaje a la
mesa vibradora. Puesto que el interés principal se fijó en la respuesta de la columna
propiamente dicha, la zapata solo debía asegurar el correcto empotramiento de la
misma. Esto permitió ignorar las condiciones de semejanza en este elemento y así,
por ejemplo, utilizar hormigón convencional H-30. El proceso de construcción de la
zapata se resume en la Figura 1.

Figura 1 – Construcción de la zapata

La armadura principal de la columna (14 φ4.2mm) fue colocada antes de


hormigonar la zapata. Por falta de disponibilidad de máquinas, solo se pudo
determinar la resistencia última de las barras comerciales de 4.2mm. La tensión de
rotura de 690MPa se consideró prueba suficiente para garantizar que se trataba de
acero ADN 420. Para simular los estribos, colocados en forma posterior, se utilizó
alambre de hierro dulce, que si bien no cumple exactamente con los requisitos de
semejanza para representar acero de calidad ADN 420, la cuantía y resistencia
otorgada era suficiente para asegurar que la falla estructural no se produjera por
este motivo. El problema de obtener un encofrado circular se resolvió rápidamente
con la utilización de moldes metálicos para confección de probetas. Se buscó una
mezcla de micro-hormigón cuya resistencia y módulo de elasticidad mejor se
asemejen a las de un hormigón convencional H-30. Lamentablemente, debido a
problemas durante la dosificación de la mezcla al momento de construir la columna,
las características mecánicas del micro-hormigón con el que se construyó la
columna fueron muy distintas a las obtenidas en los ensayos previos sobre probetas.
En la Tabla 2 se muestran estas diferencias, mientras que el análisis de sus
consecuencias se realizará más adelante.

Página 6 de 20
Micro-hormigón Probetas previas Columna
Resistencia 28.1MPa 51.8MPa
Módulo Elástico 27.88GPa 63.99GPa

Tabla 2 – Comparación de las características mecánicas del micro-hormigón

De forma de obtener la mayor cantidad de masa posible sobre la columna, se


optó por construir un bloque de hormigón convencional de dimensiones
relativamente manejables, y agregar sobre él masa artificial mediante lingotes de
plomo. El encofrado del bloque se apoyó sobre el encofrado metálico de la columna
y sobre puntales colocados en las esquinas. Se utilizaron hierros de 4.2mm para el
armado y para la colocación de ganchos, los cuales sirvieron tanto para restringir el
movimiento de los lingotes de plomo, como para sostener a la columna del puente
grúa para el caso caso en que se produjera un colapso imprevisto. Se logró construir
un bloque de hormigón de 300kg, permitiendo alcanzar una masa total de 900kg
sobre la columna con los lingotes de plomo. La Figura 2 resume el proceso de
construcción de la columna y el bloque superior.

Figura 2 – Construcción de la columna y el bloque superior

ESTUDIO DE LA RESPUESTA ANALÍTICA DEL PROTOTIPO

Los resultados obtenidos mediante una investigación experimental que no tiene


una contrapartida analítica o numérica son de poco valor para el desarrollo del
conocimiento. En este caso, la comparación de valores será fundamental pues
permitirá analizar los resultados y la validez de la técnica experimental en sí misma.

Página 7 de 20
Sobre la estructura se realizaron dos series de ensayos, pero únicamente pudo
registrarse en forma correcta la respuesta durante la segunda serie, cuando la
columna ya había sufrido una importante pérdida de rigidez por fisuración. Solo se
estudiará la respuesta analítica del prototipo para aquellas condiciones que pudieron
contrastarse posteriormente en forma experimental.

Propiedades dinámicas
Para plantear el modelo analítico de la columna debieron incorporarse dos
consideraciones importantes. La primera de ellas es que no existe libertad de
movimiento entre el bloque superior y la columna, por lo que será preciso analizar
dos grados de libertad en la estructura, siendo estos el desplazamiento (x1) y el giro
del cabezal (x2). El otro punto a tener en cuenta es que el empotramiento de la base
no es perfecto, ya que en el modelo se dejó a la placa del encofrado como interface
entre la zapata y la mesa. En la Figura 3 (Izq.) se muestra el esquema estático
adoptado y los grados de libertad considerados, donde Mg es la masa del cabezal,
EI la rigidez de la columna, y k la rigidez del empotramiento elástico.

Figura 3 – Grados de libertad (Izq.), 1er (Centro) y 2do modo de vibración (Der.)

Al ser desconocida la rigidez del empotramiento, únicamente pudo obtenerse en


forma analítica el rango de valores entre los que se podían encontrar las frecuencias
asociadas a los dos modos de vibración. La determinación de la rigidez se logró a
partir de la medición experimental de la frecuencia asociada al primer modo. El
mismo procedimiento se aplicó para determinar la pérdida de rigidez de la columna
ocasionada por la fisuración sufrida durante la primera serie de ensayos
destructivos. En resumen, la frecuencia asociada al primer modo de vibración se
obtuvo en forma experimental, mientras que la rigidez del empotramiento elástico, la
rigidez de la columna antes de la segunda serie de ensayos, y la frecuencia
asociada al segundo modo de vibración se obtuvieron en forma analítica. Las
propiedades dinámicas obtenidas como resultado de este proceso se resumen en la
Tabla 3, y los modos de vibración se pueden apreciar en la Figura 3.

Página 8 de 20
Prototipo Frecuencia Período
Primer modo 0.665Hz 1.54s
Segundo modo 4.105Hz 0.24s

Tabla 3 – Propiedades dinámicas del prototipo

Modelos de respuesta
Diseñar una estructura para que responda en régimen lineal a sismos que tengan
un período de retorno 500 años o más es muy oneroso, y por esta razón en las
estructuras convencionales se admiten daños. La Figura 4 muestra el modelo no-
lineal más simplificado posible. Los daños aparecen cuando se supera el
desplazamiento de fluencia yf, mientras que para evitar el colapso debe asegurarse
que la estructura nunca supere la deformación última yu. La fuerza de fluencia Ff
para este caso en particular será aquella que produzca que el momento flexor en la
base de la columna sea igual al momento nominal.
Para una mejor comparación de resultados, en lo que sigue se incluirán ambos
análisis, lineal y no lineal, pero teniendo presente que la respuesta verdaderamente
“esperada” es la que surja del análisis no-lineal. El análisis lineal se realizó para el
sistema de dos grados de libertad indicado en la Figura 3, resolviendo las
ecuaciones diferenciales en forma exacta a través de la Transformada de Fourier. La
obtención de la respuesta no-lineal requiere un procedimiento iterativo más
engorroso, por lo que se consideró un único grado de libertad en la estructura,
correspondiente al desplazamiento del cabezal (x1).

Figura 4 – Modelo de respuesta no-lineal

Protocolo de ensayo
Se estudió la respuesta del prototipo bajo una serie de registros, aumentando
progresivamente la intensidad de los movimientos hasta llevar a la columna a
condiciones cercanas al colapso. El protocolo incluye cuatro registros sísmicos
Página 9 de 20
históricos, ordenados según se indica en la Tabla 4.
Los primeros tres registros se corresponden al sismo de Loma Prieta, ocurrido en
el área de la bahía de San Francisco en el año 1989. El registro EQ1 representa un
sismo de baja intensidad con alta probabilidad de ocurrencia, mientras que EQ2
hace lo propio con un sismo de mediana intensidad. El registro EQ3 puede
considerarse como el evento de diseño, definido este como el sismo que tiene 5%
de probabilidad de ser excedido en 50 años (Caltrans, 2006). Los restantes surgen
del registro tomado por la estación Takatori durante el sismo de Kobe, el cual
sacudió a Japón en enero de 1995. Se aplicó sucesivamente el mismo registro
variando en forma creciente su intensidad de aceleraciones, con el objetivo de lograr
cada vez mayor respuesta no-lineal y llevar de a poco a la estructura a condiciones
más cercanas al colapso.

ID Sismo Estación y componente PGA [g] PGV [m/s] PGD [m]


EQ1 Loma Prieta Agnews State Hospital 090 0.159 0.176 0.099
EQ2 Loma Prieta Corralitos 090 0.479 0.452 0.112
EQ3 Loma Prieta Los Gatos 000 0.563 0.947 0.411
EQ4 Kobe Takatori (80%) 000 0.489 1.017 0.286
EQ5 Kobe Takatori 000 0.611 1.271 0.358
EQ6 Kobe Takatori (120%) 000 0.734 1.526 0.429
EQ7 Kobe Takatori (130%) 000 0.759 1.653 0.465

Tabla 4 – Protocolo de ensayo

Respuesta esperada
El estudio analítico de la respuesta se centró únicamente en aquellas magnitudes
que pudiesen ser determinadas experimentalmente. Estas son los desplazamientos
y aceleraciones absolutas, las fuerzas elásticas, y los momentos flexores en la base
y el cabezal (estos últimos únicamente para el análisis lineal puesto que en el no-
lineal se despreció el grado de libertad correspondiente). La ductilidad, definida
como la relación entre el desplazamiento máximo y el de fluencia, se analizó para
determinar que tipo de respuesta se espera para cada registro.
En la Figura 5 se puede encontrar un resumen de la respuesta obtenida para
ambos análisis. Analizando las ductilidades esperadas, se advierte que la respuesta
para los registros de baja y mediana intensidad, EQ1 y EQ2, será claramente lineal,
dado que el desplazamiento máximo nunca supera el de fluencia. Como la respuesta
esperada en estos dos casos es lineal, se obtienen resultados similares por los dos
métodos, sin ser idénticos por el hecho que en el análisis no-lineal se supone a la
estructura como un sistema de un único grado de libertad.

Página 10 de 20
Para el resto de los registros se espera una respuesta marcadamente no-lineal.
Las fuerzas elásticas que se producirían si la respuesta fuera lineal no podrán ser
resistidas por la estructura, concentrando el daño en la base y formando allí una
rótula plástica. Por este motivo nunca se producirá en el extremo superior una
aceleración absoluta mayor que 0.65g. Del análisis lineal se advierte que los
momentos en la base de la columna son 10 veces mayores que los que se producen
en el extremo superior, razón por la cual los resultados obtenidos ignorando el
segundo grado de libertad serán suficientemente adecuados.

Figura 5 – Respuesta esperada según análisis lineal y no-lineal

ESTUDIO DE LA RESPUESTA EXPERIMENTAL DEL MODELO

Para monitorear la respuesta dinámica de la estructura se instalaron tres


acelerómetros, cada uno ellos con la capacidad de medir aceleraciones con
frecuencias mayores a 0.5Hz en las tres direcciones. Por su parte, la excitación
producida por la mesa se registró mediante un LVDT que trae incorporado el
Página 11 de 20
actuador. La lectura de los 10 canales es transformada en señal analógica por medio
de una placa adquisidora de datos que se conecta a la computadora. La disposición
de los acelerómetros en el modelo se muestra en la Figura 6. El sistema de
coordenadas adoptado es tal que el eje x se corresponde con la dirección del
movimiento de la mesa vibradora.

Figura 6 – Disposición de acelerómetros en el modelo

Propiedades dinámicas
Como ya se anticipó, las frecuencias de los distintos modos de vibración de una
estructura pueden determinarse experimentalmente. Esto se logra aplicando sobre la
misma una excitación de ruido blanco, entendiendo como tal al proceso aleatorio
que tiene una densidad de potencia espectral uniforme para todo el rango de
frecuencias. En otras palabras, es una excitación que contiene todas las frecuencias
posibles con la misma intensidad y, por ello, los valores de aceleración entre dos
instantes de tiempo cualesquiera no guardan ninguna correlación (Clough &
Penzien, 1993). Al ser excitada a todas las frecuencias posibles, la estructura
responde tomando aquellas asociadas a sus modos de vibración. Dado que el
proceso además de aleatorio es ergódico, no será necesario tomar el promedio de
muchos registros para la determinación de las frecuencias propias, sino que bastará
conocer los máximos de los espectros de aceleraciones suavizados.
La frecuencia asociada al primer modo de vibración se obtuvo con el espectro de
aceleraciones en la dirección x registradas con el acelerómetro AC. Del mismo
modo, la correspondiente al segundo modo de vibración se determinó a partir
segundo pico del espectro de aceleraciones verticales registradas con el
acelerómetro AF. Los valores obtenidos se indican en la Figura 7.

Página 12 de 20
Figura 7 – Espectro de aceleraciones para pruebas de ruido blanco

Respuesta al protocolo de ensayo


La imposibilidad de medir otro parámetro en el modelo que no fuera aceleraciones
implica que cualquier otra magnitud que se quiera conocer debe determinarse
indirectamente. Las solicitaciones se obtendrán en función de las aceleraciones
horizontales en el centro de gravedad del cabezal, ax, y de las aceleraciones
verticales en el extremo del mismo, az. Las fuerzas elásticas Fk, los momentos en el
extremo superior de la columna Mcab, y los momentos en la base Mbase, se obtienen a
partir de las expresiones (6), (7) y (8).

Fk = ax Mg (6)
M cab = az I Mg dAF (7)
M base = M cab + Fk H g (8)

En las anteriores Mg representa la masa total del cabezal, dAF la distancia del
acelerómetro AF al eje de la columna, IMG el momento de inercia polar respecto al
centro de gravedad, y Hg la altura del centro de gravedad. Finalmente, los
desplazamientos únicamente podrán obtenerse integrando las aceleraciones a
través de la Transformada de Fourier. El resumen de los resultados obtenidos
durante los ensayos se indica en la Tabla 5, los cuales se traducirán luego en
valores asociados al prototipo por medio de los factores de escala definidos en las
ecuaciones (3), (4) y (5).
En el resumen de respuesta incluido en la Tabla 5 no se hace mención a los
resultados obtenidos para el registro EQ7 debido a que el modelo colapsó durante
esta excitación. Si bien a medida que aumentaba la intensidad de los registros podía
observarse a simple vista como la exigencia sobre la estructura crecía, hasta EQ6
inclusive no se advertía rastro alguno de respuesta no-lineal, fundamentalmente
desprendimiento de hormigón o deformaciones permanentes. La falla del modelo fue
netamente frágil, con origen en una fisura perimetral en la base de la columna. En la
Figura 8 se puede advertir el estado de esa fisura antes de introducir el registro EQ7
y una captura de video del momento del colapso.
Página 13 de 20
ID Aabs [g] Dabs [cm] Fk [kN] Mcab [kNm] Mbase [kNm]
EQ1 0.215 1.57 1.99 0.53 2.75
EQ2 0.168 1.04 1.55 0.30 1.70
EQ3 0.650 5.90 6.02 0.66 6.21
EQ4 1.056 5.26 9.70 0.97 9.96
EQ5 1.149 5.73 10.65 1.15 10.83
EQ6 1.188 6.90 11.01 1.21 11.54

Tabla 5 – Respuesta del modelo al protocolo de ensayo

Figura 8 – Fisura perimetral y captura de video del colapso de la columna

COMPARACIÓN DE RESULTADOS

Propiedades dinámicas
Puesto que se desconocían antes del ensayo las rigideces del empotramiento y
de la columna, solamente se pudo determinar en forma analítica la frecuencia
asociada al segundo modo de vibración a partir de la medición experimental de la
frecuencia fundamental. Los 24.2Hz registrados experimentalmente en el modelo
(Figura 7) se corresponden a una frecuencia de 8.3Hz en el prototipo. Si bien existe
una diferencia considerable con los 4.105Hz esperados tras el análisis analítico, en
ambos casos se advierte una preponderancia importante del primer modo respecto
al segundo, especialmente para acciones sísmicas, en las cuales el espectro suele
contener con mayor intensidad frecuencias más bajas que estas.

Página 14 de 20
Protocolo de ensayo
En la Figura 9 y la Figura 10 se muestra la comparación entre las respuestas
analítica y experimental al protocolo de ensayo. La única magnitud que fue obtenida
del modelo en forma directa es la aceleración absoluta, y por ello se trata del valor
experimental más confiable. De la comparación de aceleraciones absolutas surge
una conclusión inmediata: la respuesta experimental de la estructura fue lineal. Si el
modelo se hubiera comportado dentro del rango no-lineal, se habría registrado una
aceleración máxima correspondiente a la formación de una rótula plástica en la
base. Por el contrario, la aceleración máxima fue en aumento con las excitaciones
sísmicas, y los valores registrados se asemejan a los surgidos del análisis analítico
de tipo lineal. Curiosamente, para los registros en los que sí se esperaba respuesta
lineal se observan las mayores diferencias relativas, pero estas se debieron
principalmente a problemas en la introducción de los registros por parte de la mesa.

Figura 9 – Comparación de Aceleraciones y Desplazamientos absolutos

Si las aceleraciones representan el resultado más confiable, todo lo contrario


puede decirse de los desplazamientos. Esto se debe a que estos surgen de integrar
numéricamente un registro de aceleraciones que no capta aceleraciones con
frecuencias menores a 0.5Hz y que incorpora, inevitablemente, ruido eléctrico. Por
esta razón, no se puede obtener conclusiones válidas a partir de estos valores, las
cuales además serían contrarias a las que surgen de estudiar las aceleraciones.

Página 15 de 20
Tanto las fuerzas elásticas como los momentos en la base de la columna son
fundamentalmente proporcionales a las aceleraciones horizontales, por lo que
también se desprende de su análisis el hecho de que el modelo respondió en forma
lineal. Por último, también los momentos en el cabezal se asemejan en gran forma a
los obtenidos mediante el análisis lineal.

Figura 10 – Comparación de solicitaciones

Análisis de resultados
De la comparación de resultados analíticos con los experimentales surgen dos
conclusiones principales: la estructura respondió en forma lineal, resistiendo
momentos mayores al nominal sin plastificación, y colapsó en forma frágil para un
Página 16 de 20
registro en el que se esperaba una ductilidad de tan solo 2.5 (Figura 5).
Lo primero que se analizó fue el problema de la resistencia del micro-hormigón de
la columna. La cuantía del 1.05% adoptada para la sección transversal cumple con
los requisitos de armadura mínima del ACI, y también de las normas AASHTO
suponiendo una resistencia de 28.1MPa. Sin embargo, para los 51.8MPa de
resistencia que adquirió la columna al momento del ensayo la armadura resultó ser
considerablemente menor que la mínima exigida por la Bridge Design Specifications
en su ecuación 5.7.4.2-2 (AASHTO, 2010).
De todos modos, esto explicaría la falla frágil de la columna pero no su
comportamiento lineal durante el ensayo. Más aún, solo lo justificaría en tanto y en
cuanto la columna hubiera colapsado al alcanzar un momento máximo similar al
nominal. Por lo tanto, no fue la gran resistencia adquirida por el micro-hormigón la
que produjo la falla frágil del modelo. Tampoco pudo haber sido ninguna causa
asociada al micro-hormigón o adherencia de armaduras, pues estas hubieran
producido la falla para solicitaciones menores que las indicadas en la Figura 4. Se
procedió entonces a volver sobre el único elemento que no pudo ser correctamente
controlado en el modelo: las características mecánicas de los hierros de 4.2mm. Con
el propósito de obtener la relación constitutiva del material se realizaron nuevos
ensayos, esta vez en una máquina de tracción de última generación. La curva
obtenida y la comparación con un acero de calidad ADN 420 se pueden apreciar en
la Figura 11.

Modelo
ADN420

Figura 11 – Característica del acero del modelo y comparación con ADN 420

Del análisis de la figura surge de inmediato la conclusión de que no se construyó


el modelo con acero de calidad ADN 420. La ductilidad de los hierros de 4.2mm
resultó ostensiblemente menor, alcanzando una deformación máxima de 2.24% sin
un plafón de fluencia definido. Mas aún, tampoco presentó strain-hardening, ya que
Página 17 de 20
la relación entre la tensión de fluencia y la última es 1.04, contra los 1.50 que puede
alcanzar el acero convencional. Justamente son estos parámetros los que permiten
la formación de rótulas plásticas. A mayor endurecimiento, mayor longitud de
plastificación, y a mayor ductilidad, mayor curvatura podrá ser alcanzada en la base.
La incorrecta simulación del acero en el modelo explica la respuesta lineal de la
estructura y su falla abrupta, pero no así la razón por la cual se registraron
momentos tan altos en la base, incluso mayores a los que surgirían de un análisis de
flexo-compresión considerando los 665MPa de tensión última en el acero.

La flexión en la base, de acuerdo a las expresiones (6) y (8), depende


fundamentalmente de las aceleraciones registradas en el centro de gravedad del
cabezal y de la masa del mismo, ya que la flexión en el extremo superior columna es
condierablemente menor. Analizando los videos filmados durante los ensayos se
detectó que en los picos de aceleración se produjeron deslizamientos relativos entre
los lingotes de plomo. Cuando esto sucede, los lingotes que deslizan aportan
compresión a la columna pero no así fuerzas de inercia, con lo cual las fuerzas
elásticas no mantienen la misma proporción con las aceleraciones. En definitiva,
esos momentos máximos indicados en la Tabla 5 para el modelo, y la Figura 10 para
el prototipo, nunca ocurrieron en realidad. Será fundamental en futuros ensayos,
impedir mediante algún detalle constructivo cualquier posibilidad de desplazamiento
relativo en el conjunto hormigón-plomo.

CONCLUSIONES

Esta primera experiencia en modelos físicos de estructuras de hormigón armado


en mesa vibradora tuvo por objeto lograr una mayor comprensión de los esfuerzos
necesarios para la construcción y estudio experimental de un modelo, y así obtener
recomendaciones para la elaboración de futuros ensayos.
La primer conclusión que surge de esta experiencia es que, a pesar de los
grandes esfuerzos realizados durante los más de 10 meses de construcción, no se
lograron los resultados deseados por no haber podido verificar adecuadamente uno
de los requisitos más importantes: la correcta simulación del acero del prototipo.
Lamentablemente, esto se produjo por no haber estado disponible en el momento de
la preparación del modelo la máquina de ensayos a tracción, lo que impidió
comprobar si los hierros utilizados eran o no de calidad ADN 420.
De no encontrar disponibles en el mercado barras de acero dúctil de 4.2mm
deberían utilizarse hierros de 6 mm, con lo cual la limitación de escala será mayor.
En el caso particular de este trabajo, la condición de semejanza con el armado del
prototipo por medio de barras de 6mm hubiera requerido una escala de 1:6 para el
modelo, lo que implica mayores dimensiones, masas y costos. Esta exigencia podría
ser salvada manteniendo la semejanza de la cuantía de acero e ignorando la
relación de diámetros, siempre y cuando se coloque una cantidad mínima de barras
para evitar planos de debilidad y la respuesta en condiciones de servicio no sea de
interés.
Página 18 de 20
Por otro lado, con el equipamiento que dispone el LabDin actualmente no puede
realizarse un monitoreo exhaustivo del modelo. Como ya se mencionó, la respuesta
de la estructura únicamente pudo ser registrada por medio de acelerómetros, los
cuales son necesarios pero no suficientes. La medición de deformaciones con strain-
gauges ofrece resultados muy confiables para la determinación de solicitaciones. A
su vez, la medición directa de desplazamientos con LVDT permite determinar
curvaturas, parámetro muy importante para el estudio de respuesta no-lineal. El
laboratorio ya puso en marcha el proceso de compra de transductores de
desplazamientos, los cuales estarán disponibles para el próximo ensayo que se
realice sobre la mesa.
La nula ductilidad del acero del modelo llevó al colapso frágil e imprevisto. Dado
que no se esperaba una falla como la que finalmente ocurrió, se consideró medida
de seguridad suficiente sostener al cabezal del puente grúa del laboratorio. Sin
embargo, al desprenderse la columna de la base, la jaula colocada para contener a
los plomos no resistió y estos cayeron sobre la mesa vibradora. Afortunadamente no
se sufrieron daños de ningún tipo, pero para evitar situaciones similares en el futuro,
es indispensable el diseño y construcción de una estructura metálica adaptable, que
sirva tanto arriostramiento, como de sostenimiento en casos de colapso inesperado.
Otra posibilidad, que suele ser utilizada en otros centros de investigación, es
montar una estructura metálica paralela al modelo a ensayar que sostiene
verticalmente las masas adicionales pero que permite transmitir íntegramente las
fuerzas de inercia a la estructura. De esta manera se evitan los riesgos de la caída
de grandes masas y resulta más sencilla su vinculación para evitar su deslizamiento.
Cuando la compresión del prototipo es baja en relación a la flexión y el efecto P-
delta pueda despreciarse, puede obtenerse de este modo un modelo mucho más
manejable y seguro.

Página 19 de 20
REFERENCIAS

AASHTO (2010). LRFD Bridge Design Specifications (5ta edición).


Caltrans (2006). Seismic Design Criteria. Version 1.4, California Department of
Transportation. Sacramento.
Carrea, F. (2010). Shake-table test on a full-scale bridge reinforced concrete column.
Tesis de maestría. Universidad de Bologna. Departamento de Ingeniería Civil,
Ambiental y Materiales.
Clough, R. W., & Penzien, J. (1993). Dynamics of Structures (2da edición). Mc Graw
Hill.
Harris, H. G., & Sabnis, G. M. (1999). Structural modeling and experimental
Techniques (2da edición). CRC Press.
Janney, J., Breen, J. & Gemayer, H. (1970). Use of models in structural engineering,
in Models for Concrete Structures, ACI SP-24, American Concrete Institute, Detroit,
MI, pp.1-18.
Lehmann, A., Verri, A., Bertero, A., & Muñoz, S. (2012). Consideraciones de diseño y
construcción de una mesa vibradora para ejecución de ensayos dinámicos. 22º
Jornadas Argentinas de Ingeniería Estructural.
Moncarz, P., & Krawinkler, H. (1981). Theory and application of experimental model
analysis in earthquake engineering. Sanford University, Department of Civil and
Environmental Engineering.

AGRADECIMIENTOS

Al equipo del Laboratorio de Dinámica de Estructuras. En especial al Ing. Juan


Mussat, por su colaboración en la construcción del modelo, y al Ing. Alejandro
Lehmann, por su total predisposición en las tareas asociadas al manejo de la mesa e
instalación de equipos.
Al Ing. Humberto Bálzamo, por su colaboración y apoyo técnico en los temas
relacionados al estudio de micro-hormigones y construcción del modelo.
A la empresa Lomax, que aportó el hormigón con el que se construyó el bloque
superior.

Página 20 de 20