Está en la página 1de 474

MODESTO LÓPEZ OTERO

VIDA Y OBRA

-TESIS DOCTORAL-

Doctoranda: Teresa Sánchez de Lerín García-Ovies.


Director: D. Pedro Navascúes Palacio.

UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE MADRID


ESCUELA TÉCNICA SUPERIOR DE ARQUITECTURA

Madrid, Diciembre de 2000.


ÍNDICE
Nota de presentación
Introducción

PARTE PRIMERA: VIDA

.CARÍIULOJ

ANTECEDENTES

1.1 BIOGRAFÍA. p.11


1.2 LA ARQUITECTURA ESPAÑOLA EN TORNO A1910. p.15
1.3 LAS SECUELAS DEL ACADEMICISMO EN LA GENERACIÓN
DE LÓPEZ OTERO. p. 23

CAPÍTULO II

LA ENSEÑANZA EN LA VIDA DE LÓPEZ OTERO

2.1 UNA VOCACIÓN DOCENTE. p. 30


2.1.1 La tradición decimonónica. p. 30

2.1.2 La enseñanza en la Escuela entre 1900 y 1950. p. 31


2.1.3 López Otero y la formación del arquitecto. p. 34

2.1.4 El futuro en la enseñanza: Un orden pedagógico. p. 37


2.2 EL MUSEO NACIONAL DE ARQUITECTURA: Un proyecto frustrado, p. 40
2.3 LA NUEVA ARQUITECTURA. p.46
2.4 EL PROCESO CREADOR. p. 54

i
CAPITULO III

EL DISCURSO COMO SINGULARIDAD.

3.1. LA TEMÁTICA DISCURSIVA.. p. 59


3.2 DISCURSOS Y ARTÍCULOS DE SU VIDA ACADÉMICA. p. 61

3.2.1 Preámbulo. p. 61
3.2.2 Una influencia española en la arquitectura norteamericana. p. 61

3.2.3 El II Centenario de la Real Academia Española de Bellas

Artes de San Fernando. p. 64

3.2.4 Los académicos arquitectos en los tiempos de Goya. p. 66

3.2.5 Otros discursos en la Real Academia de Bellas Artes. p. 68


3.2.6 Un arquitecto en la Real Academia de la Historia. p. 70
3.3. ARTÍCULOS Y CONFERENCIAS. p. 74

3.3.1 Análisis del relato de Ibn-AI Sayj. p. 74


3.3.2 Schinkel y la arquitectura romántica. p. 74
3.3.3 El hormigón armado en la creación arquitectónica. p. 78

3.3.4 El Renacimiento español según López Otero. p. 81

CAPÍTUI OIV

LÓPEZ OTERO EN LA HISTORIA DE LA ARQUITECTURA ESPAÑOLA.

4.1 LA CUESTIÓN DEL ECLECTICISMO. p.84


4.1.1 La Crítica de la Arquitectura. p. 89
4.2 EL LEGADO DEL ARQUITECTO-DIRECTOR. p. 94
4.2.1 El recuerdo de sus discípulos. p. 95

2
PARTE SEGUNDA: OBRA

PROYECTOS

1.1. CONCURSOS Y PREMIOS. p. 99


1.1.1 Proyecto para la Exposición Nacional de Bellas Artes. p. 99
1.1.2 El Monumento a las Cortes de Cádiz. p.104
1.2 HOTELES PARTICULARES. p.114
1.2.1 La vivienda residencial madrileña a principios del siglo XX.. p.114

1.2.2 Casa-Estudio para D. Miguel Blay. p.115

1.2.3 Hotel en la calle Alvarez de Baena. p.119


1.3 EDIFICIOS DE VIVIENDAS. p.123
1.3.1 La consolidación del ensanche madrileño. p.123
1.3.2 Casa Cisneros en la calle Fortuny. p. 124

1.4 EDIFICIO DE OFICINAS. p.130

1.4.1 Precedentes. p.130


1.4.2 El edificio de "La Unión y el Fénix". p.131

1.5 HOTELES DE VIAJEROS. p.137


1.5.1 La evolución del proceso creador a través de la tipología hotelera, p. 137

1.5.2 El Hotel Nacional. p.140


1.5.3 El Hotel Gran Vía. p.149
1.5.4 El Hotel Cristina en Sevilla. p.153
1.5.5 Gran Hotel en Salamanca. p.156

1.5.6 Conclusiones. p.161

3
OTROS PROYECTOS. p.163
1.6.1 Antecedentes. p.163
1.6.2 La Casa de Ejercicios en Chamartín de la Rosa. p.164
1.6.3 La restauración de la Catedral de Cuenca. p.168

1.6.4 El Colegio de España en París. p. 172


1.6.5 La idoneidad de la planta en "H". p. 178
1.6.6 La Iglesia de los P.P. Capuchinos en Pamplona. p. 180
1.6.7 Los Almacenes Rodríguez. p.185

CAPmilQII

LÓPEZ OTERO Y LA CIUDAD UNIVERSITARIA

2.1 LA SITUACIÓN DOCENTE EN LA ESPAÑA DE 1925. p.188

2.2 UNA INICIATIVA REAL. p.192

2.3 LA SEGUNDA REPÚBLICA Y LAS CONSECUENCIAS

DE LA GUERRA CIVIL p.197


2.4 LA DISGREGACIÓN DEL CONJUNTO. p.200
2.5 SU ADECUACIÓN PARA EL SIGLO XXI. p.204

2.6 LOS PROYECTOS DE LÓPEZ OTERO. p.209

2.6.1 El Paraninfo. p.211


2.6.2 Santo Tomás de Aquino. p.212
2.6.3 El Arco de Triunfo. p.214
2.6.4 Proyectos en colaboración: Los Viaductos y
las Instalaciones Deportivas del Suroeste. p.217
2.7 DIBUJOS. p.220

CONCLUSIONES. p.225

4
CATÁLOGO DE PROYECTOS: Primer período: 1910 a 1920.
Segundo período: 1921 a 1930.
Tercer período: 1931 a 1945.
Dibujos.

ANEXO

Bibliografía.
Bibliografía específica de López Otero.
Cuadro Biográfico.

Resumen.

APÉNDICE DOCUMENTAL:

Expediente académico.
Transcripción de notas inéditas.
Conversaciones sobre López Otero.
Documentos inéditos.

5
NOTA DE PRESENTACIÓN

En este breve apartado deseo agradecer de forma muy especial la inestimable ayuda
de Dña. Juana López Otero, que no dudó en poner a mi disposición todo el legado
profesional y personal de su padre, documentación imprescindible para la elaboración de la
tesis, y en atender mis múltiples consultas.

Dar las gracias, por supuesto, a D. Pedro Navascúes Palacio, sin cuyo constante
interés, inagotable aliento e importante asesoramiento no habría sido posible llevar a cabo
este trabajo. Ha sido su incondicional confianza en mi, base fundamental para continuar
adelante con una labor que parecía en ocasiones interminable.

Agradecer también de manera especial la enorme ayuda prestada por muchos


compañeros, en particular la de Javier García-Gutiérrez Mosteiro, por la importante
aportación de su experiencia, a D. Miguel Fisac, a D. Francisco Javier Sáenz de Oíza
(q.e.p.d.), a D. Francisco de Asís Cabrero, a D. Femando Chueca Goitia, a D. José Ignacio
Fernández Pujol y al personal de las diversas administraciones e instituciones consultadas,
la amabilidad con que han atendido mis solicitudes y han soportado las molestias que les
he ocasionado aunque en ocasiones excedieran éstas de su cometido.

Deseo dar las gracias a Pablo por su gran apoyo, por su labor crítica, tan ardua como
necesaria y que nadie mejor que él podía realizar, y también por su generosidad al
consentir tanta dedicación ajena a la familia.
Y a todos en general, arquitectos o no, por poner a mi disposición sus medios, sus
conocimientos y su tiempo, con el único fin de ayudarme a sacar adelante este gran
empeño que ha sido I a labor que hoy doy por concluida.
Dedico este trabajo a Pablo, Gonzalo y Alfonso, para que perdonen mis ausencias y
participen conmigo de la satisfacción del objetivo cumplido.

6
INTRODUCCIÓN

Mi interés por la obra de López Otero comenzó en la Exposición sobre la Ciudad


Universitaria que, organizada conjuntamente por la Universidad Complutense y el Colegio
Oficial de Arquitectos de Madrid, tuvo lugar en esta capital en la primavera de 1988. Hasta
entonces mi conocimiento de su labor como arquitecto se reducía someramente a su
faceta como Director de la Escuela de Arquitectura de Madrid y su trabajo como arquitecto-
director cte ¡a Ciudad Universitaria, pero prácticamente nada sabía acerca de sus demás
proyectos y actividades. Fue entonces cuando, al tratar de localizar alguna monografía o
documento sobre su obra me encontré ante un legado desperdigado por los diferentes
lugares de la geografía en los que había trabajado e incluso en muchos casos en paradero
desconocido.

Surgió entonces, al conocer su extenso y laureado curriculum, la curiosidad acerca de


su vida y su obra. Un primer contacto con sus proyectos más significativos y con su
pensamiento a través de algunos de sus artículos en la Revista Nacional de Arquitectura,
me hizo considerar tan interesante como desconocida la labor por él realizada, habida
cuenta además, de mi escaso conocimiento acerca de su generación y antecesores, lo que
me decidió a proponerlo como tema de Tesis Doctoral.

La reunión de todo su legado en un único documento permitiría dar a conocer, con el


rigor y la extensión necesarios, una época de nuestra arquitectura aún bastante ignorada, a
la vez que indagar en las circunstancias y los motivos que rodearon los importantes
cambios que sufrió la arquitectura española en ese período de tiempo. Fue su generación
el eslabón de unión entre la arquitectura historicista y regionalista de finales del siglo XIX y
la racionalista propia del primer cuarto del presente siglo, ocupó por tanto una posición
estratégica en la historia de nuestra arquitectura, que, en ocasiones, le obligaría a
comportamientos de difícil comprensión para las posteriores generaciones, condicionados
sin duda por el complicado momento sxio-político español de aquellos años. El análisis de
tales cuestiones a través del legado de López Otero habría de permitir alcanzar una
respuesta a muchas preguntas.
7
Es además ahora, en el umbral de un nuevo siglo, cuando comienza la arquitectura
española a reencontrarse de nuevo con su historia tras el paréntesis sufrido como
consecuencia de un exceso de celo "moderno". Han sido décadas en las que parecía no
considerarse digno de valor todo aquello que no significara la radical afirmación del
racionalismo. Sin embargo en estos últimos años del siglo XX se comienza a observar un
deseo de recuperación de la obra de algunos arquitectos que, bien por clásicos o
eclécticos, llevaban tiempo sin recibir el reconocimiento que su obra debía merecer. Es por
ello que he considerado oportuno sumarme a este nuevo interés por la historia más
inmediata de nuestra arquitectura. Fácil resulta normalmente establecer criterios sobre
arquitectos renacentistas o barrocos, más fácil aún sobre los contemporáneos, pero son
aquellos que, pese a formar parte ya de nuestra historia, no se han alejado lo suficiente en
el tiempo para permitir componer una perspectiva global de su idiosincrasia y su valor. La
reunión de toda la obra de López Otero en un sólo documento parece una aportación
cuanto menos necesaria para completar debidamente la historia de la arquitectura
española.

López Otero alcanzó en vida una posición social e intelectual privilegiada, lo cual,
sumado a su peculiar legado arquitectónico merecía ser estudiado para dejar constancia
del papel que realmente desempeñó este arquitecto en la arquitectura española del último
siglo.

La dinámica de actuación planteada para desarrollar la tesis se ha basado en tres


fases de trabajo, correspondientes cada una a las diferentes etapas de la elaboración del
documento. En primer lugar se procedió a llevar a cabo la etapa correspondiente a la
investigación, que comprendía la búsqueda de todos los datos existentes en las diversas
instituciones, bibliotecas o archivos públicos y privados acerca de éste arquitecto. Se
comenzó por analizar en profundidad la extensa documentación que puso a mi disposición
Dña. Juana López Otero basada fundamentalmente en cartas, notas y artículos inéditos. A
partir de estos datos se elaboró un primer listado de proyectos redactados, construidos y no
construidos, artículos y conferencias publicados o inéditos y de personas e instituciones a
consultar.
8
Posteriormente se visitaron éstos, además de los archivos municipales de todas las
provincias en las que existen o han existido obras de López Otero, en la mayoría de los
cuales se pudieron obtener planos y memorias de los distintos proyectos. Se obtuvieron
también un importante número de artículos y datos de interés en el Instituto Torroja, en el
Colegio de España en París, en las Academias de Bellas Artes e Historia de Madrid, en el
Archivo Histórico del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid y sobre todo en la Biblioteca
de dicho Colegio. Importantes reseñas informativas de libros y periódicos se localizaron en
ía Bíbíioteca Nacionaf y en ia Biblioteca afei Centro Superior de investigaciones Científicas.
Paralelamente se contactó con algunas personas que habían conocido y tratado a López
Otero, bien como alumnos o como colaboradores para profundizar en la idiosincrasia de la
persona, algunas de las cuales fueron entrevistadas.

Una vez recopilada la información, se llegó,, tras esta primera fase, a la conclusión de
que la dilatada actividad de López Otero obligaba a estructurar la tesis doctoral en dos
partes diferenciadas, una dedicada a su Vida y otra a su Obra.
La primera parte dedicada a su Vida pretende dar a conocer su personalidad y
pensamiento a través de su actividad docente y académica, de sus artículos, conferencias
y notas. La segunda parte, dedicada a su Obra, analiza su labor meramente profesional
como arquitecto y la evolución de su proceso creador a través del análisis de sus
proyectos.

La razón fundamental de esta división se encuentra en la dualidad de su actividad


profesional ya que alternó su dedicación como catedrático, académico y articulista de una
parte con su trabajo como arquitecto proyectista de otra. Ambas facetas de su vida fueron
sin embargo complementarias, por lo que constantemente se relacionan la una con la otra.
El análisis por separado de ambas actividades planteó un obligado paralelismo, que puede
llevar a considerar repetitivos algunos comentarios, pero que resultan imprescindibles para
sistematizar con la debida coherencia el pensamiento y la obra del arquitecto.

Una vez obtenida gran parte de la documentación y a partir de un minucioso análisis


de ia misma se ¡levó a cabo )a segunda parte: \a estructuración de ia tesis en ios diversos
apartados, capítulos y reseñas necesarios para establecer un orden de estudio y reservar a
9
cada uno de ellos un aspecto concreto de su persona y la redacción de cada uno de ellos.
Se ha considerado que el método más sencillo de entendimiento del presente trabajo es
mediante un orden cronológico, por lo que tanto las dos partes que componen la tesis
doctoral como los capítulos y apartados que las integran se suceden en el tiempo, salvo
alguna excepción que se pueda producir por razones de analogía tipológica.
La tercera y última fase la constituyó la realización del catálogo de sus obras y
proyectos, tanto construidas como proyectadas o simplemente esbozadas. Este catálogo
constituye la reunión de toda la documentación gráfica existente de López Otero. Es esta
parte, la dedicada a su obra arquitectónica, dato fundamental para difundir la labor de todo
arquitecto, ya que en muchos casos, y también en este, el conocimiento de su proyectos
permite definir su propio concepto de la arquitectura. Se ha considerado conveniente incluir
en cada uno de los proyectos una breve reseña que indique ubicación, fechas de proyecto
y de ejecución y estado actual de la obra construida.

Finalmente exponer que la intención del presente trabajo ha sido la recopilación de


una documentación fragmentada y olvidada que permita recuperar para la memoria de la
arquitectura española el legado de un personaje un tanto inédito para la actual generación y
cerrar con ello un capítulo de nuestra arquitectura que permanecía inexplicablemente
abierto.

10
CAPITULO I

PARTE PRIMERA

ANTECEDENTES

1.1 INTRODUCCIÓN Y BIOGRAFIA.

D. Modesto López Otero nace en Valladolid un 24 de febrero de 1885 y muere en su


domicilio de Madrid el 23 de diciembre de 1962, días después de ser operado de una
afección renal cuando contaba con 77 años de edad. Hijo de Juan López Nuñez, natural de
Coreos, (Valladolid) y de Amalia Otero, natural de El Saler, (Lugo), cursó el bachillerato en
el Instituto de Enseñanza de los Escolapios de Valladolid. Posteriormente realizó el curso
preparatorio de Ingenieros Agrónomos en Madrid e ingresó en la Escuela de Arquitectura
en 1902. En 1910 se examinó de la reválida con un proyecto de salón para conciertos de
orquesta y orfeones. Superó el ejercicio con la calificación de NOTABLE y comenzó a
ejercer la profesión en colaboración con su amigo y compañero de estudios, José Yárnoz
Larrosa. Conocido principalmente por haber sido el Arquitecto Director de la Ciudad
Universitaria, llevó a cabo, además, una amplia actividad profesional paralela en el mundo
cultural y de la enseñanza. Además de realizar proyectos de carácter privado como
viviendas, hoteles particulares y de viajeros, iglesias y oficinas perteneció desde joven a las
Reales Academias de Bellas Artes y de la Historia de Madrid.

Terminó sus estudios en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid con


el número uno de su promoción y rápidamente cosechó sus primeros éxitos profesionales.
Premio del Primer Salón de Arquitectura de la Sociedad de Amigos del Arte, participó con
su compañero de universidad, José Yárnoz Larrosa en el Concurso para la Exposición
Nacional de 1912, consiguiendo la Medalla de Oro y juntos ganaron también el primer
premio del Concurso para el Monumento a las Cortes de Cádiz. Obtuvo además, ese

mismo año, la Beca Hans Peschl que concedía cada año la Real Academia de Bellas Artes
íi
a alumnos destacados para realizar estudios en Viena.
López Otero tuvo siempre una gran vocación: la docencia, que le llevó a presentarse
a la oposición para la Cátedra de proyectos de tercer curso de la Escuela Técnica Superior
de Arquitectura de Madrid en 1916. Esta dedicación ocupó muchos años de su vida y pese
a la cantidad de cargos importantes que fue acumulando a lo largo de los años no la
abandonó nunca. Por su Cátedra han pasado personajes fundamentales de la arquitectura
española, algunos de los cuales han contribuido con su testimonio a un mejor conocimiento
de su personalidad con sus recuerdos: D. F. Chueca Goitia, D. F. Carvajal, D. F.J. Sáenz
de Oiza, D. M. Fisac, D. F Cabrero, etc.; una generación fundamental en la historia de la
arquitectura española contemporánea.

Al frente de la Escuela de Arquitectura y aprovechando el cambio de edificio facilitado


por la inclusión de un nuevo edificio en la primera fase de la construcción de facultades de
la Ciudad Universitaria, modificó el plan de estudios con la introducción de nuevas
asignaturas. Simultáneamente trató de llevar a cabo dos graneles ilusiones: una, la
modernización de la biblioteca de la Escuela a partir de la importante donación realizada
por D. Juan Cebrián en 1903, y otra, la creación de un Museo de Arquitectura, proyecto por
el que luchó con entusiasmo entre 1947 y 1949, hasta que la falta de colaboración e interés
de las instituciones en aportar fondos al mismo acabó por conducir dicho proyecto al
fracaso. En 1923, antes de ser elegido para la dirección del proyecto de la Ciudad
Universitaria fue nombrado miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San
Femando en la vacante del fallecido Ricardo Velázquez Bosco.

1.1 M. López Otero: Boceto. Aprox.1928

12
Su discurso de ingreso en la Real Academia versó sobre "La influencia española en la
Arquitectura Norteamericana", tratando principalmente el tema de la arquitectura de las
misiones del siglo XVI, aquellas que fueron primeras edificaciones occidentales en
Norteamérica.
Su interés por la labor de la Academia y su participación en ella fueron siempre
dirigidas hacia la defensa del patrimonio histórico artístico español. Compañeros suyos de
la Academia fueron Luis Moya, Teodoro Anasagasti, Leopoldo Torres Balbás, el Marqués
de Cubas y, más tarde sus antiguos alumnos Pascual Bravo y Luis Gutiérrez Soto entre
otros.
Posteriormente, en 1932, sería también nombrado miembro de la Academia de la
Historia, disertando ésta vez sobre "La técnica moderna en la conservación de
monumentos", tema por el que mostró siempre interés. Tras éste seguirían un gran número
de nombramientos y reconocimientos, tanto de Instituciones españolas como extranjeras:
miembro de la Hispànic Society y de varias Academias de Arte hispanoamericanas,
miembro fundador del Instituto Torroja, de la Academia de San Carlos de Valencia, del
Instituto España y del patronato del Museo del Prado, Decano honorario del Colegio Oficial
de Arquitectos de Madrid, medalla de Alfonso X el Sabio etc.

Al convertirse en una celebridad de la vida cultural española, ocupó parte de su


tiempo a dar conferencias, participar en cursos docentes y formar parte del jurado de
concursos de arquitectura. Los dos temas que más le interesaban, además de los ya
mencionados, eran el proceso creador en la obra arquitectónica y la nueva arquitectura, a
los que dedicó un buen número de escritos.
El análisis de su obra ha llevado a considerar necesario estudiar su faceta como
arquitecto creador en solitario, ya que en el proyecto de la Ciudad Universitaria trabajó casi
siempre en colaboración, y estuvo además muy condicionado por las directrices que
imponía la Junta Constructora de la misma. Lo más llamativo de su labor profesional es la
diversidad tipológica de su obra, con excepción hecha de los hoteles de viajeros. Proyectó
viviendas privadas, casas de ejercicios, edificios de oficinas, monumentos e iglesias,
tipologías a las que pretendió adaptar su espíritu creador en función de los diversos
13
condicionantes, representando cada obra un personal testimonio de su desconocido
historial profesional.

14

,y
1.2 LA ARQUITECTURA ESPAÑOLA EN TORNO A1910.

Al analizar la arquitectura española a finales del siglo XIX, época del nacimiento de
López Otero, se observa la persistencia de una pugna entre el modernismo gaudiano y el
academicismo que todavía mantienen vigente los discípulos de Juan de Villanueva. Frente
al revolucionario impacto que producían los edificios de Gaudí, persistía aún la influencia
del gran arquitecto neoclásico, realizándose en estas fechas un importante número de
proyectos que, siguiendo los cánones clásicos, aportaban en ocasiones alguna nueva
solución estética.1
Esta dicotomía se debió principalmente a que en 1910, año de la obtención de su
título de arquitecto, no existían en España más que dos Escuelas de Arquitectura: la de
Madrid, fundada en 1844 por la Real Academia de Bellas Artes, y la de Barcelona,
reconocida oficialmente en 1875. Esto creó una bipolarización de la enseñanza y, con ello,
de las tendencias artísticas de sus alumnos, futuros profesionales de la arquitectura.
Mientras que en la Escuela de Barcelona se potenciaba el modernismo, en Madrid se
mantenía la fuerza del clasicismo. Los arquitectos formados en la escuela madrileña se
inspiraron principalmente, durante sus primeros años como profesionales, en las
antigüedades griegas y romanas, los cuales conocían bien, por haberlos analizado en
profundidad durante su época de estudiantes.

En las postrimerías del siglo pasado nuestra arquitectura se hallaba representada por
personajes como R. Velázquez Bosco (1843), R. Magdalena (1849), E. Repullos (1845), J.
Urioste y Velada (1850) y A. González Álvarez (1876) entre otros, destacando un poco más
tarde la sorprendente figura de Antonio Palacios. Solo algún año después surgió la figura
de Viollet Le Duc, el arquitecto francés de moda en Europa.2

1
Zavala, J.: La Arquitectura, Pegaso, Madrid, 1945, p. 149-150.

2 Catálago de la Exposición Viollet Le Duc, Ministerio de Cultura y Comunicación, París, 1980.

15
Las teorías de este arquitecto lograron un amplio impacto en la Escuela de Madrid
apareciendo entre nuestros arquitectos los primeros atisbos de eclecticismo historicista e
incluso una cierta tendencia medievalista, muy de moda allende nuestras fronteras en
aquellos momentos.

En España se mezcló esta nueva moda con el tradicionalismo francés del estilo
Segundo Imperio.3 Tal fue el caso de Velázquez Bosco, arquitecto formado a las órdenes
de Madrazo, que fue además un gran dibujante.
Sería López Otero precisamente, quien pasara a ocupar la vacante de este arquitecto
que fue su maestro en la Real Academia de Bellas Artes, al cual definió como arquitecto
ecléctico, valor representativo de una época, hombre de gran cultura y excelente
restaurador.
Velásquez Bosco fue elegido, en 1871, mientras cursaba la carrera de arquitectura en
la Universidad de Madrid para participar en una expedición científica a Oriente, que se
denominó "Arapiles", organizada por varias instituciones españolas con la pretensión de
darle una cierta finalidad artística. No se conoce la razón por la que fue él el escogido, pero
resultó fundamental para su futuro profesional, ya que realizó en dicha expedición su primer

3 Zavala, J.: La Arquitectura, op. cit., p. 67: La influencia de la arquitectura francesa en este período se

16
contacto con el mundo árabe. Al acabar esta investigación comenzó a dedicarse al estudio
de la arquitectura árabe, editando poco después varías publicaciones con las que
Velásquez Bosco contribuiría a la difusión del arte islámico en España. Dentro de esta
labor dedicada a la arquitectura árabe dirigió también diversos trabajos de restauración de
monumentos musulmanes como la Mezquita de Córdoba y el Convento neomudéjar de la
Rábida, así como trabajos arqueológicos en las ruinas de Medina Azahara y de la
Amarilla.4

Ocupó la cátedra de Historia del Arte de la Escuela de Arquitectura hasta su


jubilación, y fue autor de edificios tan emblemáticos como el Palacio de Cristal del Retiro, el
Palacio de Velázquez y los Ministerios de Asuntos Exteriores y Agricultura, ejemplos de la
arquitectura española de finales del siglo XIX.

En cuanto a su trayectoria estilística, Velázquez Bosco fue un ardiente defensor del


empleo del ladrillo visto en Madrid. Los trazados limpios y sencillos de sus obras, aunque
coronados con ornamentaciones esculturales y motivos florales que imprimían un gran
movimiento al conjunto, permitían sin embargo intuir una cierta influencia francesa.
Mantuvo las teorías de Villanueva manifestando los elementos constructivos al exterior
como ejemplo de sinceridad expresiva.

Paralelamente a la figura de Velázquez Bosco se produjo en España una reacción


nacionalista, fruto de la cual fueron ciertos estilos regionales que cultivaron arquitectos
como Ricardo Magdalena, autor muy renombrado en su época.

Magdalena ejerció su carrera en Zaragoza, de donde era oriundo. Alternó su vocación


docente como profesor de la Escuela de Artes y Oficios, con su trabajo de arquitecto
municipal y restaurador de monumentos. Proyectos suyos son el Museo Provincial de
Bellas Artes, la Casa de la Caridad y el Matadero Municipal, además de la Facultad de
Medicina y Ciencias de dicha ciudad. En estas obras se mezcla la arquitectura
academicista tradicional con modelos basados más en el románico que en el gótico que

extendió por toda Europa y va a dominar en nuestro paismanteniendo su influjo hasta nuestros días.
4 López Otero, M.: "Una influencia española en la arquitectura norteamericana", Boletín de la Real Academia
de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, 9 de Mayo de 1926, p. 23.

17
traslucen una personal valoración de las tendencias internacionales. Al igual que el
mencionado Velázquez Bosco, gustó del uso del ladrillo visto, muy característico de su
región, además de otros detalles constructivos como aleros, galerías, etc. tomados del
estilo regional.

Otro arquitecto antecesor de López Otero fue Enrique M a Repullos, que alcanzó en
1875 gran fama con la Medalla de bronce de la Exposición Nacional de las Bellas Artes.
Fue también ganador del concurso para la construcción del edificio de la Bolsa de Madrid,
de inspiración neorrenacentista y académica. Posteriormente le fue adjudicada la dirección
de las obras del Ayuntamiento de Valladolid mediante la convocatoria de un peculiar
concurso debido al fallecimiento del autor, el arquitecto Iturralde, las cuales llevó a cabo
hasta su finalización. Dirigió también un gran número de construcciones de carácter
religioso, entre ellas las de la Catedral de la Almudena, como sucesor del Marqués de
Cubas.

Clasifícatele dentro de la tendencia nacionalista que heredó su generación se


encuentra también la obra de José Urioste y Velada, que comenzó su vida profesional bajo
una marcada influencia de su maestro, el ya mencionado Velázquez Bosco. Urioste llegó a
ser Arquitecto Mayor de Madrid, cargo muy importante en aquellos años y que hoy ha
desaparecido, y como tal proyectó la verja del Retiro y las de las entradas del Paseo de
Coches y de las Estatuas, además de varios edificios de viviendas y panteones de
hombres ilustres. Alcanzó gran éxito como autor del Pabellón de España en la Exposición
Internacional de París de clara inspiración historicista.5 Fue muy alabado por la crítica
internacional y recibió gran número de premios gracias a esta obra-
Pero el arquitecto más unido a López Otero fue, sobre todo, Vicente Lampérez y Romea,
arquitecto considerado también, al igual que el mencionado Velázquez Bosco como su
maestro y que influiría grandemente en su arquitectura. Una de las ocupaciones más
importantes de Lampérez fue la gran labor docente desarrollada en la Escuela de

5 Navascúes, P.: Arquitectura y arquitectos madrileños del s.XIX, Instituto de Estudios Madrileños, Madrid,
1973, p. 314: El éxito conseguido por Urioste significó mucho para olvidarla crisis moral después del desastre
del 98. Se trataba de una rehabilitación... ante las potencias internacionales.

18
Arquitectura durante muchos años, labor que continuaría el propio López Otero.
Como estudioso se dedicó al análisis histórico de la arquitectura española, dejando
una producción extensísima. Fue un investigador infatigable, fruto de lo cual surgió su
Historia de la Arquitectura Civil Española. Sus ideas apuntaban básicamente hacia la
necesidad de una tendencia nacionalista que definiera un estilo español propio para
nuestra arquitectura. Dirigió varías restauraciones importantes como la Capilla del
Condestable y la Casa del Cordón en Burgos y la Catedral de Cuenca, esta última
continuada por López Otero a la muerte de Lamperez.

Esta línea fue también la seguida por José Luis Salaberry, arquitecto desde 1881 que
muestra marcadas tendencias nacionalistas en sus obras, que empezaron mostrando un
acento neoplateresco para terminar en el llamado neobarroco madrileño. Fue arquitecto
municipal desde 1936, dedicándose a proyectos de urbanismo de diversas calles de la
capital, como el trazado de la Gran Vía.

1.3 Vicente Lamperez: Restauración de la Catedral de Cuenca. Cuenca. 1907-23.

Claro exponente del regionalismo fue también Aníbal González, precursor de la

arquitectura neomudéjar, que arraigó en él como consecuencia del estilo "sevillista" que

persiguió en varios de sus edificios. Destacan entre ellos la casa de la Real Maestranza de

Caballería, el Palacio de Bellas Artes, y la Capilla de la Virgen del Carmen, sin olvidar el

19
edificio de ABC en Madrid. Desarrolló un estilo muy personal con claro dominio de los
motivos arabescos, mudejares e incluso con un cierto toque colonial californiano, cuya
sabia mezcla obtuvo gran éxito en el gusto popular de aquellos años. Fue el autor de la
Plaza de España proyectada para Sevilla con motivo de la Exposición Iberoamericana de
esta ciudad en 1929.6

Algo más joven pero influyente también en la arquitectura de López Otero fue Antonio
Palacios en cuyo estudio parece ser que trabajó como colaborador durante su primer año
como profesional.
Palacios fue una figura calificada por todos como arquitecto espectacular y grandioso,
estuvo muy influido por la arquitectura de Otto Wagner y por las nuevas corrientes de la
arquitectura alemana basada en el monumentalismo y el manejo libre de los elementos
clásicos.7

Realizó también este arquitecto una carrera fulgurante en sus comienzos, ya que
ganó el concurso para el importantísimo proyecto del Palacio de Comunicaciones sólo dos
años después de terminar su carrera. Demostraba Palacios una capacidad creativa
excepcional tanto en este edificio como en los Bancos Central y Mercantil e Industrial y el
Círculo de Bellas Artes en Madrid o el Teatro Rosalía de Castro en Vigo donde es
particularmente evidente la huella de la Secesión Vienesa. Dentro de su trayectoria
profesional se da un caso único dentro de la historia de nuestra arquitectura: un comienzo
de gran modernidad propiciado tanto por el empleo de materiales como el cristal y el hierro
como por la funcionalidad de sus soluciones, frente a una madurez tradicional de
composiciones mucho más retraídas y académicas.

Los espacios interiores de sus primeras obras alcanzaban una espectacularidad


admirable debido a la utilización de dobles alturas, pasajes y pasarelas, ventanales
verticales etc., cargados de espíritu secesionista.

6 Chueca Goitia, F.: Historia de la Arquitectura Occidental. Fases Finales y España, Dossat. Madrid, 1980,
p. 286.

7 Chueca Goitia, F.: Historia de la Arquitectura occidental.Fases finales y España, op. cit., p. 259.
20
1.4 Antonio Palacios: Circulo de Bellas Artes Madrid. 1919.

Esta fuerza expresiva fue disminuyendo con los años quizás debido a la falta de
respaldo social y económico que vivió, quizás como consecuencia de la polémica que
suscitó siempre su obra. Parece clara la huella que dejó en él la arquitectura
norteamericana de principios de siglo, sobre todo en sus edificios como los Bancos
Mercantil y del Río de la Plata. En obras como las Iglesias de Carballino o el Santuario de
la Gran Promesa de Valladolid su lenguaje formal se retrae a un aspecto más historicista.
La brevedad de su vida profesional no impidió que su figura dejara una profunda huella en
muchos arquitectos de posteriores generaciones.

Otra tendencia distinta de concebir la arquitectura se desarrolló en Madrid pareja a la


anterior. Se basó esta principalmente en la recuperación del ladrillo como elemento
fundamental de su lenguaje formal: fue el llamado estilo neomudéjar, ya mencionado, que
marcó una época importante de su arquitectura y proporcionó a diversas ciudades, y en
particular a Madrid, una fisonomía propia. Su fin principal era crear un estilo nacional propio
que concentraba sus esfuerzos en el juego de formas, claroscuros y ornamentos. Las
grandes posibilidades combinatorias del ladrillo visto dieron lugar a volúmenes realmente
bellos que aportaron muchas y nuevas posibilidades de utilización de este material.

21
Ejemplos sobresalientes son la Plaza de Toros, ya desaparecida, y las Escuelas
Aguirre de Rodríguez Ayuso, la Iglesia de la Paloma de Álvarez Capra y la de San Fermín
de los Navarros de Carlos Velasco, entre otras muchas. Sin embargo este estilo no arraigó
con fuerza en la siguiente generación ya que comenzó a considerarse anticuado ante la
irrupción del movimiento moderno. Ha quedado en la historia de nuestra arquitectura como
un episodio aislado aunque interesante. Sería, sin embargo el llamado estilo hlstoríclsta,
basado en los cánones neoclásicos y probablemente por ser en el que se basaba la
enseñanza de la Escuela de Arquitectura de aquellos años, el que permanecería más
tiempo vigente y serviría de eslabón con los primeros atisbos de arquitectura moderna.

Tal fue la corriente artística que heredó la generación de López Otero. Confusa y
carente de directrices dio opción sin embargo, a que cada arquitecto buscara su identidad
artística, rompiendo la unidad mantenida hasta entonces y permitiendo la libre expresión de
sus particulares criterios arquitectónicos. La fuerte influencia tradicionalista les impidió
aceptar las corrientes arquitectónicas de la Europa moderna sin prejuicios, aunque alguno
de ellos participase aisladamente de dichas teorías e incluso proyectase algunas obras
bajo tales premisas.

22
1.3 LAS SECUELAS DEL ACADEMICISMO EN SU GENERACIÓN.

Como se ha indicado en el apartado anterior, la andadura profesional de López Otero


se inició en una época confusa para las artes en general. Comenzó el siglo XX con un
vertiginoso desarrollo de las técnicas constructivas debido a la generalización del sistema
industrial de la producción en serie, que transformó profundamente el concepto de los
materiales y sistemas constructivos. A ello se sumó el comienzo de la Primera Guerra
Mundial, que ahogó en sus albores el empuje económico y artístico de Europa hundiéndola
en una profunda crisis.
También España se vio afectada por este período de esterilidad creativa, hecho ya
mencionado. En particular la arquitectura atravesaba entonces una etapa de influencia de
las teorías "violletianas", que habían alcanzado en Europa una gran popularidad,
comenzando a aparecer los primeros eclecticismos historicistas.8

En nuestro país se hallaba en pleno auge el estilo neomudéjar, representado por los
arquitectos ya citados, que convivía con otras tendencias tales como el estilo segundo
imperio ya comentado, de influencia francesa. La generación de López Otero atravesó
primero una fase de inspiración regionalista para, mordidos luego por las corrientes
renovadoras europeas, ensayar posturas precursoras de un racionalismo que Chueca
Goitia calificaría de pragmático.9 Él mismo situó siempre a su generación a caballo entre la
arquitectura del eclecticismo histórico del siglo XIX y la nueva arquitectura.10

No hubo efectivamente un cambio lento y gradual sino "una verdadera revolución de


los conceptos fundamentales de la arquitectura, circunstancia que pone a prueba la fe, la
voluntad y la responsabilidad del arquitecto que se ve envuelto en tan violenta y apremiante

8 Zavala, J.: La Arquitectura, op. cit., p. 67: Se crea un nuevo estilo que en la época se extendió por casi
todos los países.

9 Chueca Goitia, F.: Historia de la Arquitectura Occidental. El siglo XX, Dossat, Madrid 1980, p. 248.

10 López Otero, M.: "Félix Cardellach, arquitecto moderno", Inédito, Madrid, 5 de Abril de 1962: Cardellach y yo
pertenecemos a una generación que corresponde a una época de grave crisis, como es el final de la transición
entre la arquitectura del eclecticismo histórico del S.XIX y la nueva doctrina tan extendida actualmente.

23
coyuntura".11
Estos años de comienzo del siglo XX serán para España enormemente confusos
tanto en su trayectoria política como en su estructura social. Es la época del auge de la
revolución industrial, con sus secuelas de huelgas y luchas entre trabajadores y patronos, y
de movilizaciones de partidos políticos y sindicatos. Cada estilo, cada obra, cada arquitecto
se vería profundamente condicionado por las circunstancias de su entorno y la difícil
situación social será determinante a la hora de proyectar cualquier edificio.

Se refirió en varías ocasiones a la dificultad que suponía para su generación asumir


las últimas tendencias de la arquitectura debido al desconocimiento que se tenía de éstas,
las cuales ya estaban arraigando en el extranjero, resulta lógico por tanto que tal
generación resultase ecléctica y desorientada. Se contó, sin embargo, con arquitectos de la
talla de Teodoro Anasagasti (1880-1938, t.1906), Secundino Zuazo (1887-1970,t. 1913), y
Gustavo Fdez. Balbuena (1888-1931, t.1913), además del propio López Otero, lo que da
una idea del alto nivel que, pese a todo alcanzó nuestra arquitectura de principios de siglo.

Ai hablar de su generación, López Otero hizo una división en que clasificaba a sus
compañeros arquitectos en cuatro grupos, según las tendencias a que se fue adscribiendo
cada uno.

El primero de ellos era el de los historicistas, profesionales fieles a su formación


tradicional. Un segundo grupo se hallaba adscrito a los recién surgidos movimientos
modernistas europeos, como el Art Nouveau o la Secesión Vienesa. Un tercero se vio
fuertemente influido por las teorías racionalistas y wrightianas. Y un último grupo, muy
singular, en el que los arquitectos de formación historicista convivían con ideas
pertenecientes a la nueva arquitectura.
Sus compañeros fueron decantándose por estas tendencias y formándose una
personalidad propia dentro del panorama arquitectónico español comenzando a aparecer
nuevas corrientes muy distintas, incluso en algunos casos contrapuestas, lejos ya de la
unidad conceptual que había imperado durante el siglo XIX. Así surgieron figuras como la

11 López Otero, M.: "Félix Cardellach, arquitecto moderno", op. cit. p.11.

24
del mencionado Gustavo Fernández Balbuena, nacido en Madrid en 1888, que obtuvo su
título en 1913, el cual inició su labor profesional siguiendo los pasos de la Secesión vienesa
y la arquitectura loosiana para centrarse posteriormente en el interés por lo popular.

1.5 Gustavo Fernández Balbuena: Viviendas en C/Miguel Ángel. 1925-27.

Redactó y publicó un "Catálogo Monumental de Asturias", estudio detallado y


novedoso de la riqueza arquitectónica asturiana. Fue considerado un idealista por muchos
compañeros, ya que no dudó en abandonar su puesto de arquitecto del Ayuntamiento de
Madrid, tras varios años de trabajo, para desarrollar su vocación creadora según sus
propias convicciones artísticas. Gracias a ello perduran hoy edificios que son buen ejemplo
de lo que supuso el inicio de la arquitectura moderna en Madrid. Como escribió el propio
Secundino Zuazo a su muerte, su vida estuvo siempre presidida por la rectitud, la dignidad
y un elevado concepto del ejercicio profesional, lejos de especulaciones e intereses.12

Dentro de la corriente idealista se inscribió también la figura de Teodoro Anasagasti,


nacido en Bermeo, (Vizcaya), en 1880. Titulado en Madrid en 1906, ganó cuatro años

12 Zuazo, S.: "Unas palabras", Arquitectura, 153, Madrid, Enero de 193, p. 6: Siendo su labor admirable, loes
mucho más la trayectoria y conducta de su vida
25
después el Premio de Roma y con ello el pensionado en esta ciudad. Su proyecto de
oposición fue un edificio para un Congreso de Diputados en una isla fluvial, diseñado según
la corriente secesionista vienesa. Un año después ganó junto a Otto Wagner, la medalla de
Oro de la Exposición Internacional de Roma. Fue sin embargo en sus proyectos fantásticos
donde desarrolló toda su vocación artística, La Ciudad del silencio, el Cementerio Ideal y la
Villa del César, entre otros. Su estilo academicista incorporaba una cierta obsesión
romántica entre naturalismo y clasicismo. Arquitecto polémico y batallador, muy distinto del
conformismo imperante en su época, quizá debido a su formación liberal en la Residencia
de Estudiantes, se mantuvo abierto siempre a toda corriente innovadora. Coincidió con
López Otero en su lucha por modificar el sistema de enseñanza de la arquitectura,
abogando por una docencia basada en el contacto directo con la profesión desde el
aprendizaje.

Ya en los años veinte realizó los Teatros Pavón y Jerez, en los que afloraba un deseo
de modernidad a través de una construcción sencilla, que pone su énfasis en la resolución
del tema de la Torre. Hay una clara evolución entre estas obras y el "Carmen" de
Rodríguez Acosta donde surge ya una coherencia entre exterior e interior influida por el
compacto conjunto que constituye la Alhambra. Se opuso al tradicionalismo nacionalista
defendido por Lampérez buscando, según dictaba el movimiento moderno, una arquitectura
rotunda y sencilla de líneas limpias y drásticas, sin ornamentaciones superfluas.
Anasagasti fue también miembro de la Real Academia de Bellas Artes, por lo que
juntos prestaron, a través de abundante número de informes y estudios de monumentos
españoles, un gran servicio al patrimonio arquitectónico español, tratando de
salvaguardarlo de la demolición y la ruina.
Su personalidad y audacia profesional enfrentándose a lo establecido dejaron profunda
huella en la posterior generación, llegando en algunos casos a concebir de él una imagen
casi mítica.13

13 Flores, C : "Teodoro Anasagasti. Enseñanza de ia Arquitectura", R. N. A., 240, Tomo 64, Madrid, Enero-
Febrero de 1983, p. 35.

26
1.6 Teodoro Anasagasti: Cine Pavón. 1924.

Algo similar sucedió con Secundino Zuazo, algo más joven que los anteriores ya que
se tituló en 1912. Fue un gran admirador de Velázquez Bosco, aunque fuera el
descubrimiento de la arquitectura vienesa y la Secesión lo que más profundamente
determinaría sus preferencias estilísticas. A ello añadiría una obsesión eterna por el
Monasterio del Escorial, de Juan de Herrera, que inspiró una de sus últimas obras, los
14
Nuevos Ministerios. Al parecer se relacionó mucho con personajes de tendencias
academicistas lo que debió influir en su arquitectura hacia una actitud un tanto retrógada.
Zuazo no formó parte del movimiento moderno en el estricto sentido del término, sino que
prefirió recuperar el lenguaje clásico como instrumento para la creación de sus proyectos,
dándole un tratamiento distinto al empleado hasta entonces. Sus viviendas en diversas
zonas de Madrid, como la Casa de las Flores, fueron un importante revulsivo al desarrollo
tipológico de la vivienda madrileña. Sin embargo la labor que más desarrolló fue el
urbanismo, siendo autor de varios proyectos importantes en grandes ciudades españolas
como Madrid, Zaragoza y Sevilla entre otras.

Fueron estos los más conocidos arquitectos de esta generación, los cuales, adscritos
a distintas tendencias pueden ofrecer una expresiva visión del panorama artístico que
rodeó a D. Modesto, él mismo se vio influido por nuevos estilos de arquitectura, como se

14 Chueca Goitia, F.: Historia de la Arquitectura Occidental.Fases finales, op. cit., p. 264: Los Nuevos
Ministerios ...denotan su inspiración no directa pero de fondo en El Escorial, constante obsesión del arquitecto.

27
manifiesta en los hoteles Nacional y Gran Vía de corte norteamericano donde se hace
patente la huella de los últimos proyectos de Sullivan. Conocida la obra de este arquitecto a
través de diversas publicaciones, la analizaría finalmente en persona durante su viaje de
1928 a Norteamérica, con motivo de las visitas realizadas a Universidades americanas
previas a la redacción del proyecto de la Ciudad Universitaria.

1.7 L. Sullivan y D. Adler Audltorium Buildlng. Chicago. 1887-1889.

Aunque fue fiel a la formación historícista recibida en la Universidad, siempre abogó


por la incorporación de las corrientes novedosas del arte, las las que, a su entender,
aportaban a la arquitectura aquello necesario para permanecer en constante renovación,
algo fundamental en todas las artes y más aún en la arquitectura, reflejo material de las
circunstancias de cada época.

Ahora bien se podría decir que la conexión de la arquitectura española con la


arquitectura internacional fue mas teórica que real.15 Los arquitectos españoles, pese a
admirar las nuevas obras, basaron principalmente su creatividad en impresiones sobre lo
visto, tratando de resolver por sus propios medios las exigencias que la nueva sociedad

15 Ureña, G.: Arquitectura Civil y Militar en el período de la Autarquía 1936-1945, ISTMO, Madrid, 1979, p.
30-31: Por la fé en resolver mediante la razón todos los problemas que la realidad contingente compartía desde
a respuesta a las exigencias socioeconómicas que el capitalismo industrial plantea, hasta la necesidad de
articular una política cultural coherente y capaz de transformar la realidad social.

28
industrializada planteaba. España no participaba entonces de la prosperidad europea y la
divulgación de estas teorías racionalistas chocó en nuestro país con una complicada
situación socio-política.
Este fue, por poner un ejemplo, el principal motivo de la desaparición y fracaso en que
terminó el Congreso de los CIAM, y también lo que obligaría a personajes de la categoría
profesional de José Luis Sert al exilio físico, con el consiguiente perjuicio para nuestra
arquitectura.
Se refirió en varias ocasiones al confusionismo de su generación, una generación
preocupada por la necesidad de encontrar "el camino" que les permitiera alcanzar una
madurez compositiva propia. Fue grande la dificultad de entendimiento de las nuevas
arquitecturas para una generación formada en una actitud historicista e interpretativa de lo
antiguo. A ello aducirá al explicar el porqué de su actitud serena y disciplinada, frente a la
nueva ola de formas revolucionarias. Según explicó en alguna de sus conferencias, no fue
lo suyo un rechazo, sino la consecuencia plena de su incapacidad para pretender proyectar
"nueva arquitectura" sobre las bases de una formación anticuada y prescrita. Fueron en
general grandes maestros que han aportado mucho al panorama arquitectónico español y
que han ayudado a la formación de sus sucesores de manera fundamental. Ejemplo de ello
es el altísimo nivel alcanzado por la generación posterior, aquella compuesta por sus
alumnos.

29
CAEHULOJi

LA ENSEÑANZA EN LA VIDA DE LÓPEZ OTERO

2.1 UNA VOCACIÓN DOCENTE.

2.1.1 La tradición decimonónica

Se dedica el presente capítulo a estudiar las razones y consecuencias de la


dedicación de López Otero a la enseñanza en sus diversas facetas. Sus comienzos como
profesor fueron casi inmediatos a la obtención del título de arquitecto el 1 de abril de 1910,
ya que sólo un año más tarde ingresaba como profesor de proyectos en la Escuela de
Madrid. A los 31 años (1916) ganó por oposición la Cátedra de Proyectos de tercer curso
con un ejercicio sobre Tánger, capital del litoral norteafricano.

Su prestigio como catedrático creció tan rápidamente que solo siete años después, a
la muerte de D. Vicente Lampérez, fué elegido por unanimidad sustituto de éste en la
Dirección de la Escuela de Arquitectura de Madrid, cargo que desempeñó hasta 1943,
aunque su labor de catedrático se prolongó hasta 1956.
Cuando llegó el momento de dejar la Escuela fue, como es habitual, homenajeado por
profesores y alumnos. Leyó en este acto unas palabras D. Leopoldo Torres Balbás, en las
que destacó de López Otero, entre otras virtudes, su consagración fiel e ininterrumpida a la
enseñanza y el amplio criterio mantenido desde su Cátedra de proyectos.16
Fue la suya una extensa y dilatada vida profesional muy unida siempre a la Escuela.
Las ideas que la presidieron fueron sintetizadas en los artículos y conferencias que el
mismo escribió sobre el pasado, presente y futuro de la docencia de la arquitectura en las
Universidades españolas.
El estudio que se hace en las próximas páginas sobre esta documentación, gran parte

16 Anónimo: "Palabras". Boletín de la Dirección General de Arquitectura, Madrid, 1er trimestre de


1955, p. 9.
30
de ella inédita y el resto ya olvidada, plantea la actualidad de estas reflexiones. Sus escritos
más interesantes van dirigidos a encontrar las bases docentes que permitieran una óptima
formación del futuro arquitecto.
En sus reflexiones se distinguen tres apartados o fases: un primero, que constituía
una síntesis recordatoria de los comienzos de la enseñanza de la arquitectura y su historia
en la primera mitad del siglo con la aparición del movimiento moderno y las especiales
circunstancias que ocasionó la postguerra española. Un segundo apartado dedicado al
estudio del nivel requerido para la formación del alumno al enfrentarse con una carrera
fundamentalmente artística, aunque incluida en el ámbito técnico. Y un tercero, que
establece su propuesta pedagógica para lograr el mayor aprovechamiento de las aptitudes
intelectuales del estudiante de arquitectura.

2.1.2 La enseñanza desde 1900 hasta 1950.

La grave crisis de la docencia en estos primeros años del siglo no hace sino reflejar la
de la arquitectura construida y proyectada entonces y ésta, a su vez, la de la sociedad de la
época.17 Hasta entonces la enseñanza de nuestro arte había vivido épocas felices de
unidad estilística en las que no se cuestionaba la posibilidad de la existencia de distintas
tendencias formales, y había, por tanto, una total conformidad asentada en un historicismo
ecléctico que aún perduraría muchos años en las mentes creadoras de estos primeros
años del siglo XX.18

Durante la época romántica, y en general durante todo el siglo XIX, era el análisis de
los estilos una materia de obligado estudio en la Escuela de Arquitectura, independiente ya

17 Anasagasti, T.: "Enseñanza de la Arquitectura", Calpe, Madrid, 1923, p. 64: Es constante la queja de que
se nos hizo malgastar un tiempo precioso en varios estudios estériles, que nada se nos dijo de cierta materias
importantes y salimos de la Escuela mal formados.

18 Anasagasti, T.: "Enseñanza de la Arquitectura", op. cit., p. 27: El plan de estudios español es uno de los
más extensos; quizás el más de todos,...se ha bautizado con el nombre de "técnicos ómnibus", que sirven para
todo y fracasan en realidad.

31
de la Academia. Toda la mitad del siglo mantuvo inalterable este plan de estudios, el cual
se basaba en tres fases: una selectiva, otra de desarrollo de las aptitudes primarías y una
tercera de afirmación y desenvolvimiento.19

Entre 1900 y 1920 los maestros de la Escuela eran los discípulos de los románticos
del siglo pasado y como ellos, eclécticos e historícistas: Aníbal Alvarez, Vicente Lampérez,
Juan Moya etc. Eran todos ellos, declarados enemigos de la mayoría de las tesis que
apuntaban los movimientos modernos que venían del extranjero.20 Sin embargo un hecho
fundamental ocurrido en 1903 introdujo un mundo nuevo para el alumnado de la Escuela
de Madrid: fue la donación realizada por D. Juan Cebrián a su biblioteca, consistente en
unos 3.000 ejemplares de revistas y libros, gran parte de los cuales desaparecerían
tristemente durante la guerra civil.

D. Juan Cebrián fue un ingeniero militar emigrado a California, que se enriqueció


trabajando como ingeniero y arquitecto en dicho Estado del Nuevo Mundo. Vuelto a
España donó a la Escuela de Arquitectura la importantísima colección bibliográfica que
había acumulado durante tantos años intentando contribuir con tan interesante
documentación a la formación del estudiante español.21 Comenzó entonces, lógicamente, a
informarse el alumno sobre lo que acontecía más allá de nuestras fronteras, a absorber
nuevas inquietudes, teorías y esquemas, a admirar escenografías y diseños
revolucionarios, pero sin atreverse aún a seguirles los pasos.
Entre 1920 a 1940 se precipitó la renovación técnica y estética. La biblioteca alcanza,
tras esta cesión, una gran magnitud e importancia, ofreciendo al estudiante una información
amplísima sobre Le Corbusier (que además visitaría España), Gropius, Loos, etc. Ofrecía

19 López Otero, M.: "Pasado y porvenir de la Enseñanza de la arquitectura", R.N.A., 38, Madrid, Febrero de
1945, p. 39: Nos ha parecido oportuno proponer unos minutos para recordar los modelos de formación del
arquitecto en el pasado, el porqué de la enseñanza oficial que se inició en el siglo pasado y los sucesivos planes
de estudios.

20 López Otero, M.: "Pasado y porvenir de la Enseñanza de la arquitectura", op. cit., p. 48: Al estudiar estos
planes de enseñanza notamos que hasta aquí los trabajos de invención, la composición original, no tiene gran
importancia como disciplina foonativa.

21 López Otero, M.: "Una intensa vida de trabajo al servicio de una vocación", Periódico El Español, Madrid,
Junio de 1955, p. 3.

32
también la oportunidad de conocer las sugestivas obras en ladrillo de Klerk, Oud, y Dudok,
así como las armónicas y felices conjugaciones de construcción y naturaleza de Wright22
Esto se apoyó además en la renovación de gran parte del profesorado de la Escuela, con lo
que la aceptación de estas vanguardias comenzó a ser una realidad.23
En sus notas medita López Otero sobre la labor del profesor, que se toma cada vez
más comprometida, puesto que la nueva situación le obliga a discernir lo que pueda haber
de sinceridad y comprensión estética en el quehacer del alumno de la copia o moda
pasajera que éste incorpore únicamente por el hecho de ser vanguardia.24 Será durante
esta época (1931), cuando se publique un nuevo plan de estudios que veinte años después
aún se mantendría vigente pese a estar ya evidentemente obsoleto. Lamentablemente no
queda documentación alguna al respecto, que nos permita profundizar en los cambios que
el nuevo plan de estudios suponía, ya que, por ser la Ciudad Universitaria frente de lucha
durante la Guerra, los archivos de la Escuela fueron totalmente destruidos.

Pero lo que realmente definiría un nuevo período creativo en España sería la


conclusión de la Guerra Civil, ya que nuestra sociedad profundamente afectada por la
desgracia vivida, buscará nuevas imágenes para sus ciudades que ayuden a olvidar la
desgracia vivida. Esto se traducirá rápidamente en un entusiasta inicio de sentimientos
nacionalistas fomentados desde el poder, lo que supondrá en arquitectura una tardía
exaltación de la obra de Juan de Herrera, tomándose como paradigma de arquitectura
nacional el Monasterio del Escorial.

Se podría hablar de un cierto paréntesis en el avance de nuestra arquitectura,


retomándose durante un largo período de tiempo a las formas tradicionalistas. A este
hecho contribuyó la escasez de documentación gráfica del momento, que dificultó a los

22 López Otero, M.: "La Nueva Arquitectura", Inédito, p. 12.

23 López Otero, M.: "Pasado y porvenir de la Enseñanza de la arquitectura", op. cit., p. 39: La evolución o
transformación de estilos se apoya, entre otras cosas, en la adquirida disposición de los arquitectos para recibir
influencias extemas y en sus aptitudes para la fácil imitación.

24 López Otero, M.: "Contestación al discurso de Pascual Bravo", Boletín de la Real Academia de Bellas
Artes, Madrid, Junio de 1959, p.53: ...es en la acción del maestro, en su fuerza de sugestión y autoridad donde
puede encontrarse la debida garantía ante la crítica fase de una arquitectura peligrosa por su exclusivista
racionalidad.
33
arquitectos de entonces el conocimiento y por tanto el posible acercamiento a las
novedades estilísticas del resto del mundo, que permanecieron inéditas durante varios
años para las artes españolas.

Para López Otero aquella indiferencia por los estudios estéticos, de que ya se ha
hablado, aún perduraba en 1951, aunque por aquellos años se inició el comienzo de la
pasión racionalista que marcara los años siguientes.25
Por todo lo anterior, el comienzo de los arquitectos de la generación de los años
cincuenta fue difícil y desorientado, ya que la posibilidad de estudiar las nuevas tendencias
llegó para la mayoría cuando se hallaban ya en plena andadura profesional. Sin embargo
resulta indiscutible hoy día la importancia alcanzada por dicha generación, la cual ha sido
considerada como difícilmente superable. Debe recordarse que entre los alumnos de
López Otero se encontraron, además del mencionado Chueca Goitia, Luis Moya, Francisco
de Asís Cabrero, Francisco Javier Carvajal, Miguel Fisac, Francisco Saenz de Oíza y
Alejandro de la Sota entre otros.

2.1.3 La formación del arquitecto.

Cuando en 1956 se despidió López Otero como profesor de la Escuela de


Arquitectura, planteó una vez más en su discurso el tema que tanto le preocupaba: la mala
formación que recibía el futuro arquitecto, el futuro artífice de nuestros barrios y ciudades.

Las primeras palabras de dicho discurso hablan de ésta preocupación con claridad:
"En 1956 el alumno llega a nuestra Escuela con un deficiente conocimiento artístico. El
bachillerato les exige un elevado nivel matemático y científico, pero ofrece una base
cultural prácticamente nula."26

25 López Otero, M.: "Pasado y porvenir de la Enseñanza de la arquitectura", op. cit., p.45: No conoce el
arquitecto otro credo artístico que el de su estilo, en el cual nace, se desenvuelve y perfecciona
insensiblemente, sin violencias en la evolución.

26 López Otero, M.:" La última lección del profesor López Otero", R.N.A.,162, Madrid, Junio de 1956, p. 1.

34
Según el arquitecto el plan de estudios de la Escuela de Arquitectura olvidaba que
pronto habría de enfrentarse el estudiante con problemas de creación arquitectónica para
los que evidentemente no estaba preparado, viéndose obligado a alcanzar a corto plazo
unos resultados creativos que no estaban normalmente en concordancia con sus
posibilidades iniciales y que acababan siendo fruto de un acelerado estudio de las
soluciones brindadas por las arquitecturas ya consagradas.
Por ello y para salir del compromiso, el estudiante empleaba la "apropiación
inconsciente" de ideas estéticas ajenas que, en muchos casos, ni siquiera era capaz de
valorar suficientemente debido a su falta de preparación.
Bajo estas premisas parecía claro que el futuro artista necesitaba una base inicial más
sólida que la existente, que le permitiera, llegado el momento, discernir acerca de las
modas, de las buenas y malas arquitecturas y, sobre todo, definir su propia personalidad
creativa. Dicho conocimiento contribuiría enormemente a formar la sensibilidad artística del
arquitecto.27

La teoría educativa de López Otero se basaba en la asunción de la vocación artística


de la profesión, en la que sólo debían tener cabida aquellos que supieran anteponer su
desinteresada dedicación personal a cualquier iniciativa ajena al interés general de la
calidad de los proyectos.

Ahora bien, ¿Que se debía entender por formación del arquitecto?, ¿Cómo se logra
un arquitecto completo? Formar tal persona supondría, según López Otero, poder alcanzar
la perfección de la obra arquitectónica, porque una estética actual no podía llevarse a cabo
posible sin fundarse en un auténtico y detenido proceso creador.

Siendo básico en la arquitectura el logro de un espacio en el cual se desarrolle


adecuadamente una función humana, el fin del arquitecto no debía ser únicamente una
perfecta adaptación de dicho espacio a la función a que se ha destinado, sino que éste
debía ser, además, bello en si mismo y en relación con su entorno. Esto se lograría

27 López Otero, M.: "Pasado y porvenir de la Enseñanza de la arquitectura", op. cit., p. 39: Pienso en el caràcter
de la enseñanza clásica y me atrevo a someter a vuestra consideración si ese sentido humanista, enciclopédico
y extenso, no profundo ni limitado, diferenciando bien la teoría y la práctica, no sería, aún en los tiempos
presentes y con las diferencias necesarias, mejor sistema de educación de nuestros arquitectos.
35
mediante la inclusión en la carrera de asignaturas que permitieran formar mejor la
capacidad creativa del estudiante.

En la práctica, por contra, el alumno era entonces instruido en profundidad acerca de


los nuevos estilos, y rápidamente aprendía a expresar gráficamente bellas arquitecturas
dibujadas. Sin embargo, no era éste el fin que debía perseguir la docencia, ya que la
arquitectura no es tal hasta que es construida y puede ser vivida experimentando su
riqueza espacial, el detalle de su ejecución, el sabio empleo de la técnica en las soluciones
constructivas o la acertada resolución del programa que le permite cumplir con la función
para la que un edificio se proyecta.28

La meta fundamental del alumno debía ser buscar su propia personalidad, lo que le
permitiría proyectar sus obras siguiendo un criterio coherente consigo mismo, alejado de
estéticas pasajeras, definiendo así su particular estilo. Para ello resultaba muy importante
que el profesor le guiase sin imposiciones, sin limitaciones, sin definirle una forma de
hacer, dejando el camino libre a su elección.29

No resulta fácil la labor docente, siéndolo aún menos cuanta mayor libertad creativa
se quisiera dar al estudiante. Sin embargo ello es la base de un profesional completo capaz
de realizar un juicio crítico de su propia obra. Para poder llevar a cabo esta crítica habrá de
tener una sólida formación artística que los métodos docentes deben ser capaces de
ofrecer. La ausencia de ésta supondría, como tanto le preocupaba, generaciones de
profesionales carentes de personalidad propia, cuyos proyectos se repitiesen en formas e
imágenes vanas, desvirtuándose la calidad de una arquitectura creativa para pasar a
convertirse en simple "interpretación" de estilos ajenos.
Como intuía este arquitecto, quizás tras una nueva arquitectura surjan otras modas,
pero nada se ha de temer si se forma a los futuros arquitectos en el convencimiento de que

28 López Otero, M.: "La enseñanza y la formación en arquitectura", Inédito, Madrid, 1951, p. 9: El arquitecto
creador es en tal momento espectador sensible que capta en actitud estética todos los aspectos de la función
que ha de motivar las formas arquitectónicas deseadas

29 Anasagasti, T.: "Enseñanza de la Arquitectura", op. cit., p.106: El (profesor) que por mejor debe sertenido es
el que enseña a observar, a inquirir, el que incita a la rebusca; el que alecciona a valerse de uno mismo; el que
desenvuelve la personalidad; el que siembra el interés...

36
el proceso creativo es único e intransferible y que emana de lo más íntimo de su persona.
Cosa muy distinta de aquella actividad cargada de afán de notoriedad, que considera la
arquitectura, y con ello cada una de sus obras, como algo necesariamente llamativo e
impactante.

2.1.4. El futuro de la enseñanza de la Arquitectura: Un orden pedagógico.

López Otero se planteó en muchas ocasiones una pregunta sobre los verdaderos
condicionantes en la formación del estudiante de arquitectura. Para el arquitecto, además
de la carencia de unos conocimientos artísticos básicos, frente a la amplia información que
recibían de otras asignaturas, se debían unir otros aspectos que influían enormemente en
la formación del estudiante, como eran, la imposibilidad de experimentación de las teorías
estudiadas, la inexistencia de seminarios y cursos prácticos relacionados con las
asignaturas teóricas, la falta de contacto directo con profesionales y con obras ya
realizadas o en fase de ejecución y la imposibilidad de consultar revistas y libros sobre las
vanguardias o las tendencias internacionales, etc.

La posibilidad de acceso a todas estas fuentes de información dependían de la


Universidad, de su plan de estudios y de las personas que lo dirigían. Fue en este
problema en el que resultó determinante, ya que como Director de la ET.S.A.M. llevó a la
práctica las teorías comentadas en el apartado anterior y renovó muchas facetas del
estudio de la Arquitectura. Además de llevar a cabo la mencionada ampliación de la
biblioteca, la creación de seminarios y laboratorios de prácticas y la inclusión de la
especialización, lo cual dio un gran empuje a la Escuela hacia 1940, logrando también la
inauguración del nuevo edificio, obra de Pascual Bravo, objetivo por el que se habían
esforzado sin éxito anteriores directores de la Escuela.

37
2.1 P. Bravo: Escuela Superior de Arquitectura. Madrid. Estado actual.

Entró este proyecto dentro de la primera fase de las obras de la Ciudad Universitaria,
por lo que pudo estar terminado antes del comienzo de la Guerra Civil. Tras la obligada
restauración a que hubo de ser sometido el edificio debido a los daños sufridos, pudo ser
de nuevo reutilizado en los años 40.

Finalmente mencionar que su vocación docente quedó plasmada en unas


anotaciones inéditas, en las que definía un orden pedagógico para la formación del futuro
arquitecto. Dichas meditaciones se resumían en nueve principios básicos. ^Tales
principios dejan clara su convicción acerca de la necesidad de dar libertad al alumno en su
propia formación aceptando las nuevas teorías surgidas por los movimientos artísticos que
convulsionaron los años 50. El primero de estos principios hacía referencia a la necesidad
de que existiera sinceridad en la elección de la tendencia estilística, que debía cimentarse
en un profundo convencimiento y no en una moda, ya que esta sería la única forma de
permitir posteriormente una coherente evolución de la tendencia estilística del alumno. Los
otros principios hacen así mismo referencia a la necesaria coherencia constructiva de los
materiales empleados, y a la ineludible componente espiritual de la obra creada que no
debía abandonar valores eternos de la arquitectura tales como el ritmo, la proporción, la

30
Urrutia, A.: "Arquitectura Española del siglo XX". Manuales Arte Cátedra, Madrid, 1997, p. 224.
38
armonía etc. De igual manera había de abogar por la permanencia de las peculiaridades de
pueblos y regiones frente a la universalización de la creación arquitectónica, tratando de
mantener las características propias de sus lugares de procedencia. En tales notas se
planteaba también la necesidad que surgía para el arquitecto de obtener una completa
visión de los condicionantes funcionales y formales del proyecto. Ello debía llevar a
satisfacer de manera óptima el programa a cumplir, sin caer en excesivos recursos gráficos
previos que confundieran la verdadera labor constructiva. Menciona también en tales notas,
la complementación que escultura y pintura suponen para la arquitectura, artes que se
apoyan unas en otras, siendo necesarias todas ellas para generar obras de auténtica
belleza. Establece la lógica ventaja que tiene la escultura, la cual no precisa ser utilizada,
por lo que su libertad de creación es muy superior, si bien ello le resta consistencia.

Como si de mandamientos se tratara, encerró todos estos aspectos en uno sólo: la


amorosa entrega a la obra, la implicación total del artista en el proceso creador para tratar
de alcanzar la perfección.

Para él, el alumno, saturado de cálculos y tecnicismos, no se educaba artísticamente,


no conseguía enfrentarse a la expresión sincera de sus deseos creativos. Este era el vacío
fundamental a llenar, ya que de otro modo el estudiante, abrumado por modas y estilos
ajenos, sería incapaz de alcanzar una personalidad propia y peculiar, problema que parece
continua patente en la actualidad en la formación de los futuros arquitectos.

39
2.2 EL MUSEO NACIONAL DE ARQUITECTURA.

Un decreto del Ministerio de Educación del 11 de Noviembre de 1943 creaba el


Museo Nacional de Arquitectura, encomendando su organización a un Patronato
expresamente fundado para ello.31
La idea de la fundación del Museo partió de la necesidad de ubicar en mejor lugar los
planos que se hallaban almacenados en el antiguo edificio de la calle de los Estudios. Los
antecedentes más conocidos eran el Museo Soane, interesantísimo por estar constituido
por una colección privada y el Architekturmuseum fundado por Schinkel en la Escuela
Técnica de Chalottenburgo. También son mencionables, aunque no llegaron a ser
propiamente museos, la colección de dibujos de Viollet Le Duc expuestos en el palacio del
Trocadero y las obras reunidas por Gaudí en la Sagrada Familia de Barcelona. Esta última
iniciativa, aunque mínima ya que no se trataba realmente de un museo, es el único atisbo
de exposición de fotos y elementos arquitectónicos que se conoce en España y no tuvo
continuación en otras ciudades o edificios. Surgió la idea de este museo durante el
planteamiento del programa del nuevo edificio de la Escuela de arquitectura entre López
Otero y el autor de mismo, su discípulo Pascual Bravo. Por aquel entonces, se pretendían
exponer los dibujos y planos de los arquitectos pensionados en Roma que se hallaban en
poder de la Escuela de Arquitectura. Era acuarelas, dibujos a pluma y pergaminos
realizados a mano por Manuel Aníbal Alvarez, Amador de los Ríos e Isidro González
Álvarez entre otros, pero desparecieron durante la guerra civil, probablemente destruidos.

Tras este primer fallido intento y una vez rehabilitado el edificio de la Escuela, retomó
rápidamente el tema, gracias a su posición como Director consiguiendo fundar oficialmente
el Patronato del Museo.32

31 El Patronato estaba constituido por: el Ministro de Educación Nacional, el Director Gral. de Enseñanza
Profesional, el Director Gral. de Bellas Artes, el Director Gral. de Arquitectura, el Director de la Escuela,... y los
señores: Cantón, por la Academia de la Historia; Iñiguez, Ferrándiz, Torres Balbás, Bravo y López Otero, por la
Real Academia de San Femando.

32 Chueca Goitia, F.: Entrevista con Teresa Sánchez de Lerín, Inédita, Madrid, Mayo de 1995: El Museo de
Arquitectura fue una de las ideas o creaciones a la que López Otero tenía más devoción...Fue una idea
acariciada por D. Modesto con gran fe, pero que no le acompañó la suerte...
40
Es por ello que los estatutos de fundación del Museo madrileño establecían la sede
del mismo en la Escuela Superior de Arquitectura de la Ciudad Universitaria, por ésta y
más razones: Una, debido a que el recién restaurado edificio contaba con capacidad
suficiente para albergar las dependencias necesarias, y otra, que sus principales
destinatarios debían ser los estudiantes, que aprenderían así a valorar el legado
arquitectónico del pasado.
De su autoría parece ser una planta general de jardín-museo aunque no parece
firmada. Dicha planta presenta un trazado muy geométrico, que recuerda ligeramente a la
planta del concurso de la Exposición Universal de Madrid. Es, sin embargo, mucho más
sencilla, sin curvas ni sinuosidades, compuesta por rectángulos o cuadrados que quiebran
su perímetro para permitir la introducción de espacios de paseo entre los parterres y
arbustos que lo configuran. Esta geometría va adecuándose a los espacios libres entre los
cuerpos que componen el edificio con lo que la planta se unifica y compacta alrededor de la
obra de Pascual Bravo. Se observa, sin embargo, que, frente al moderno diseño del
mismo, su jardín es mucho más clásico, de marcada tendencia historicista puesto que
mantiene las características propias del jardín barroco con espacios que pretenden crear
amplias perspectivas rematadas en nichos y elementos esculturales o fuentes y una
naturaleza rígida y estructurada. Ahora bien, la necesidad de adaptación a la forma de la
parcela le obligó a dejar espacios residuales sin tratar, lo que dio lugar a una cierta
descomposición de la pretendida unidad formal. Parece evidente la autoría de este plano,
no sólo debido a su semejanza con el proyecto mencionado, sino a la ausencia de
colaboración alguna de otro arquitecto con López Otero en el trabajo concerniente a la
organización y estructura del museo. Ya en fecha anterior a dicho decreto, el 20 de Agosto
de 1943, aprovechaba el arquitecto un discurso para solicitar la creación del mismo, habida
cuenta de la multitud de obras de arte que se hallaban dispersas por sótanos y almacenes
de Museos e Instituciones sin poder ser admiradas, y algunas en patente estado de
abandono.33

33 López Otero, M.: "Sobre la organización y primeros pasos del Museo Nacional de Arquitectura", Inédito,
Madrid, Enero de 1948: La labor consistirà, pues, en ir reuniendo objetos, custodíanos y clasificarlos. Deberá,
41
2.2 M. López Otero: Proyecto de jardín para el Museo de Arquitectura. Madrid. 1947.

Durante algunos años se dedicó a pedir la colaboración de Instituciones


públicas y privadas para sacar adelante la idea, a remover la conciencia de los
profesionales y amantes del arte para que con el esfuerzo común pudiera lograrse pronto la
apertura del Museo.34

Las condiciones a cumplir por el mismo las definió en un artículo de la Revista


Nacional de Arquitectura, en el que con gran minuciosidad explicaba los objetivos del
Museo: Un edificio activo en el que se organizasen, además de exposiciones, seminarios,
conferencias, mesas de debate etc. sobre el Patrimonio arquitectónico y sus
circunstancias.35

Efectivamente, en 1947, la Escuela de Arquitectura era un edificio moderno, e incluso


de excesivo tamaño para el número de alumnos de aquella época, por lo que resultaba un
lugar muy adecuado para la función que él pretendía.

Se puede leer en el documento adjunto la minuciosidad con que llegó a tener prevista

por tanto, empezarse una campaña de correspondencia, dirigida a aquellas entidades y particulares que puedan
ayudar a la formación del Museo.

34 López Otero, M.: "Pasado y porvenir de la enseñanza de la Arquitectura", op. cit., p. 51: El Museo Nacional
de Arquitectura alojado en los vestíbulos, galerías, salas y patios proyectados espera recibir pronto sus primeras
piezas: modelos de construcción moderna, útiles y máquinas, reproducciones gráficas y fotografías de
monumentos etc.

35 López Otero, M.: Notas, Inédito, p. 2: Un Museo de Arquitectura no debe confundirse con un Museo
Arqueológico o de Reproducción, aunque hay que participar de las características de uno y otro.

42
la organización del Museo, el número de empleados necesarios, las salas que debía tener
y a que se había de destinar cada una, y sobre todo, el concepto de Museo que perseguía.
Las secciones de que debía constar el Museo se repartían de la siguiente forma:
Historia de la arquitectura (retrospectiva de la evolución de estilos), elementos en ruinas y
vías de extinción, vaciado de piezas maestras, planos originales, obras de maestros
contemporáneos, trabajos de escuela, monografías sobre ciudades y monumentos,
fotografías y grabados, mapas, maquetas, etc. En definitiva, se alojaría en el Museo una
gran cantidad de material importante del que gran parte yacía entonces, y yace aún hoy, en
ignoto paradero sin provecho de nadie. A la vez que las anteriores, planteó otras tres
secciones dedicadas a la construcción, a saber: materiales, sistemas constructivos y
elementos auxiliares de la construcción e instalaciones.

El concepto de museo moderno que perseguía requería tres premisas fundamentales:


Primero, reunión y conocimiento de todas las obras pasadas. Segundo, estudio del
progreso de la técnica y tercero, reunión de obras en peligro de extinción.
Era objetivo fundamental hacer de este Museo una organización activa, llena de vida
y no simplemente una exposición de objetos de arte para ser recorrida por el interesado.
Pensaba que, aunque una obra de arte es intemporal, surgen en la arquitectura
constantemente conceptos nuevos, ideas nuevas, en particular en el campo de la técnica,
que hay que conocer y dar a conocer tanto al estudiante como al consumidor.

La arquitectura es cambiante, como otras artes y aún más que ellas, por estar
condicionada por la forma de vida del individuo. Por ello su capacidad de adecuación, debe
ser enorme, como la de la música y la literatura. Por esta razón el Museo había de ir
incorporando obras nuevas, estudiar la evolución de estos cambios y su incidencia en el
hombre de cada época. No debía ser, en suma, únicamente un espacio estático.
Sin embargo, todo este esfuerzo organizativo fue archivado y las detalladas
instrucciones que con tanto interés había realizado se quedaron en meros proyectos. El
obstáculo principal para el desarrollo de la idea fue la insuficiente recepción de fondos, se
contaba para ello con el previsible deseo de las instituciones y colecciones privadas de
colaborar mediante donaciones. La razón fundamental por la que no llegó a buen término el
43
Museo de la Arquitectura fue, la indiferencia administrativa y el desinterés general en
aportar material a lo que se añadió la lastimosa falta de presupuesto que hubiera permitido
organizar algunas actividades que le hubieran dado notoriedad y renombre como institución
cultural.
Uno de los últimos documentos escritos que se conocen en relación con el proyecto
del Museo está fechado en 1948, se trata de unas notas inéditas sobre el "Plan de trabajo a
realizar en el Museo de la Arquitectura durante 1949", en el cual se lamentaba de la escasa
subvención obtenida, y hacía balance de las obras recibidas hasta la fecha: 23 vaciados de
yeso de la Dirección General de las Bellas Artes, (entre ellos los capiteles de la Giróla de la
Catedral de Santo Domingo de la Calzada), una maqueta de la Catedral de Valladolid, así
como importantes donaciones del Museo del Prado, la Academia de Bellas Artes y el
Museo Romántico, un conjunto de maquetas de antiguos palacios italianos cedidos por el
Palacio Nacional etc.

La postrer referencia a los fondos del Museo data del 24 de febrero de 1954 cuando
en el acto de entrega de los títulos de arquitectos y aparejadores anunció López Otero la
instalación del sagrario de la Catedral de Málaga, la sacristía de la Catedral de Jaén, el
arco del Mirador de Lindaraja de la Alhambra y el inmediato montaje de un modelo del
Generalife. Un arco del claustro de San Juan de los Reyes de Toledo, otro del derribado
palacio de Xifré se instalarían en los jardines de la E.T.S.AM
Se cuenta con el testimonio de D. Femando Chueca Goitia sobre este proyecto, ya
que fue nombrado Director del Museo por el propio fundador en 1949, cuando era por
entonces Director de la Escuela de Arquitectura de Madrid. Recuerda el Sr. Chueca Goitia
la asignación de 50.000 pesetas con que contaba el Museo para su organización y para la
adquisición de fondos artísticos; cantidad totalmente insuficiente para alcanzar ambos
objetivos, aunque alguna cosa se logró conseguir, no sin esfuerzo.
En relación con las iniciativas tomadas para ubicar los fondos y obtener más obras de
arte, rememora el arquitecto Chueca Goitia los constantes obstáculos con que tropezó
hasta terminar renunciando, impotente, a desarrollar el proyecto. Dice textualmente: "Yo me
tomé el tema con mucho interés también, y me puse a trabajar en el Museo, pero me
44
segaron las hierbas. En primer lugar con un espíritu cicatero y mezquino me quitaron la
posibilidad de lograr espacio". ¿Por qué este desinterés de la Dirección y el Rectorado en
un asunto que parecía y parece aún hoy tan interesante?
La razón habría de buscarse en la corriente antihistoricista que dominaba el ambiente
artístico español de los años cincuenta, una vez afianzado el triunfo de la arquitectura
racionalista. Es probable que ese ambiente de rechazo a los temas históricos y patrimonio
fueran el origen de la desaparición de muchos edificios madrileños del S.XIX, entre los que
se encontraron también los dos únicos hoteles particulares proyectados por el arquitecto,
uno en la calle Pinar y otro en la calle Alvarez de Baena.
Era ello una muestra más de la predisposición a absorber tardíamente un movimiento
artístico, para llevarlo al extremo. Planteó siempre la falta de capacidad de discernimiento
entre lo valioso de los valores tradicionales y la necesaria renovación impuesta por las
tendencias modernas, hecho que dañaba enormemente nuestra arquitectura. La
desaparición de un proyecto para el alumnado y la profesión como era el Museo Nacional
de Arquitectura era suficiente ejemplo.

Así, tras tres o cuatro años de vanos intentos, Chueca Goitia abandonó su objetivo de
lograr una sede para el Museo. Por ello los objetos adquiridos o donados que debían
formar parte de él se hallan aún hoy dispersos por la Escuela de Arquitectura esperando un
lugar definitivo para su ubicación.

45
2.3 LA NUEVA ARQUITECTURA

La nueva arquitectura fue el título que dio López Otero a dos conferencias, en las que
disertaba sobre las circunstancias que rodearon el nacimiento de la arquitectura
racionalista y las posibilidades de futuro de ésta. La primera de estas conferencias fue leída
durante los cursos de verano de la Universidad de Santiago de Composteia de 1955, y
publicada posteriormente por la Revista Nacional de Arquitectura en enero de 1956. La
segunda fue pronunciada con motivo de la inauguración de la Cátedra "Ricardo Magdalena"
el 25 de abril de 1957 en la Universidad de Zaragoza.

Además de estas dos publicaciones, escribió una serie de notas sobre el mismo
tema, en las que se planteaba cuestiones como eran: los motivos de la difícil aceptación de
estas teorías en España o el peligro de que los postulados de la nueva arquitectura, tan
rotundos y estrictos a su entender, podrían suponer para el futuro de la arquitectura. Se
recoge en las siguientes líneas una síntesis de estos pensamientos y de las circunstancias
en que se produjeron estos cambios tan importantes para nuestro siglo, así como un
análisis de su opinión al respecto.

Esta nueva arquitectura nació como consecuencia de los radicales cambios que
comenzaron a producirse a partir de la segunda mitad del siglo XIX en casi todo el mundo,
sobre todo en Europa y Norteamérica. Uno de los motores principales de estos cambios
fue el descubrimiento del hormigón armado como material constructivo y la proliferación del
empleo de las estructuras de hierro en la arquitectura.
La fabricación en cadena, producto de la revolución industrial estaba ya incorporada a
las infraestructuras de los países desarrollados y terminaría por influir en el diseño
arquitectónico a través de la utilización de esos materiales hasta ahora desconocidos o
relegados a otros usos.
Fue en la Exposición Universal de Londres cuando el Pabellón acristalado de Paxton
asombró al mundo artístico europeo por su belleza y grandiosidad, atributos que hasta
entonces sólo lograban los arquitectos mediante el empleo de abundante decoración y
materiales nobles y caros. Cabe señalar que la mayor experiencia en el empleo de este
46
material en la arquitectura provenía de Norteamérica, donde ya llevaban tiempo
proyectando arquitecturas con estructura metálica, de hierro o acero.

2.3 J. Paxton: Crystal Palace. Londres. 1850-51.

Pero quizá la característica más importante que introdujo este tipo de arquitectura fue
la funcionalidad.36 Las enormes superficies libres que permitían tales estructuras
revolucionaron totalmente las posibilidades de los espacios interiores, aspecto éste que
había estado siempre muy olvidado en las composiciones arquitectónicas en las que se
supeditaba constantemente la función a la forma.37 La iniciativa de Paxton se vio pronto
continuada en los proyectos presentados en la Exposición Universal de París de 1900 y
posteriormente en la de Colonia de 1914, hechos que, unidos a la importancia alcanzada
por el urbanismo durante los últimos años del siglo XIX, supondrían el empuje definitivo
para el nacimiento de la nueva arquitectura.
Fue a partir de entonces cuando algunos artistas europeos: pintores, escultores y
también arquitectos comenzaron a capitanear movimientos de rechazo a los excesos

36 López Otero, M.: 'La Nueva Arquitectura', Conferencia en la Cátedra Ricardo Magdalena, Zaragoza, Abril
de 1957, p. 10: Los principios en que se fundamenta esta nueva ideologia son los siguientes: 1o La invención de
formas convenientes al momento actual y recusación de los estilos históricos.20 La voluntad de expresar la
función por la forma adecuada. 3 o Estímulo y perfeccionamiento de los medios técnicos, materiales y sistemas
constructivos. 4o Eliminación de todo lo ilógico, inútil y postizo. S° Posibilidades de organización para el
cumplimiento de los imperativos sociales y económicos. 6° La importancia de los valores en la ordenación
colectiva: osea, el urbanismo.

37 López Otero, M.: "La Nueva Arquitectura", op. cit., p.6: El funcionalismo racionalista llevó a una mejor
comprensión del verdadero concepto de la arquitectura, con la conquista de una mayor libertad del espacio.

47
ornamentales y a la retórica historicista. Pero sería el arquitecto francés Viollet Le Duc,
quien actuó como eslabón definitivo hacia la nueva arquitectura. De formación historicista,
este arquitecto se dedicó a estudiar la arquitectura gótica descubriendo la funcionalidad de
muchos de los elementos góticos que se habían considerado hasta entonces como
meramente decorativos. Su reinterpretación de este estilo fue bautizado como neogótico y
tuvo una gran aceptación en los arquitectos de finales del siglo XIX.38 De esta forma
España permanecería durante muchos años impasible a las nuevas teorías ya que, pese a
conocerlas, nuestros arquitectos, debido a su arraigada formación historicista39 no las
compartirían y se mantendrían expectantes a los cambios que se operaban en Austria -con
la Secesión Vienesa-, en Alemania, -con el Jugendstil y la Deutsche Werkbund-, y en
Bélgica y Francia, -con el Art Nouveau-. El cambio fue muy lento, aunque ello fue factor
positivo porque permitió mantener y fomentar la progresión técnica.
Tras la primera guerra mundial el desarrollo del racionalismo logró un gran empuje
gracias a la necesidad de reconstrucción de la dañada Europa con viviendas funcionales y
baratas

2.4 R. Bergamín: Viviendas en "El Viso'.Madrid. 1933-1936.

38 López Otero, M.: "La Nueva Arquitectura", R.N.A.,169, pag.1: En la primera mitad del s.XIX, y a
consecuencia de las transformaciones que se opera en la sociedad humana, nuevas ideas de todo orden,
políticas y económicas, dan lugar a programas que se plantean a los arquitectos como novedad.

39 López Otero, M.: "La Nueva Arquitectura", Cátedra Ricardo Magdalena, p.7: ...aquellos arquitectos de
entonces...vivían un ambiente densamente histórico; tenían el alma plena de tradición....

48
Recibido inicialmente con cierta hostilidad debido al lógico repudio que la naturaleza
humana tiende a tener a lo nuevo y desconocido, pronto comenzó el público culto a aceptar
sus tesis, ya que los postulados racionalistas permitían la construcción de viviendas
modulares de precios muy inferiores a los habituales y se produjo una gran mentalización
social de las dificultades económicas que atravesaba Europa, llegando incluso a convencer
en algunos países la llamada "estética de la máquina".40
Sin embargo resultan ciertas sus dudas acerca del enorme peligro de universalización
de la arquitectura que traía consigo el movimiento racionalista. La planta diáfana, la
ventana alargada, la cubierta plana, resultaban imposiciones excesivamente tajantes para
permitir una cierta libertad creadora del arquitecto, que comenzó a proyectar ajeno a
condicionantes, hasta entonces tan importantes para la composición arquitectónica como la
climatología, el terreno o el entorno del proyecto.

En sus notas considera difícil que el hombre se avenga fácilmente a prescindir de su


personalidad convirtiendo el arte de construir en una actividad anónima, sin embargo la
tendencia racionalista conducía hacia el "universalismo", el cual habría terminado por
convertir la expresión arquitectónica en algo desligado de sus orígenes.41

Continua planteando que la arquitectura debe ser siempre expresión de su tiempo y


debe evolucionar con aquella adaptándose en todo momento a las modificaciones que la
sociedad le va exigiendo. En la vida actual son incesantes los cambios hacia lo nuevo y
diferente, por lo que el deseo de los postulados racionalistas acerca de la persistencia de
sus principios, que pronto serán los de una arquitectura pretérita, no parecen convincentes
a las generaciones futuras, que desearan aportar nuevas teorías y conceptos a la historia
del arte. La arquitectura racionalista se fundamenta en la unidad cceptual, estableciendo la
premisa de que todo ello es fruto de una única intuición creativa, en el qué no intervienen
los condicionantes históricos.

40 Zavala, J.: "La Arquitectura", op. cit., p. 67: La arquitectura se apoyó exclusivamente en el funcionalismo
como elemento único que había de ser tenido en cuenta.

41 López Otero, M.: "La Nueva Arquitectura", op. cit.,p. 19.


49
Pero la acepción de tal lenguaje es difícil ya que la arquitectura, a diferencia de otras
artes, es funcional y debe cubrir unas necesidades sociales. La obra arquitectónica es
además, fruto de un trabajo conjunto, no solo el resultado de la íntima labor creativa del
arquitecto.

Es evidente que la arquitectura es un arte distinto a la pintura y la escultura o la


literatura puesto que en ella el autor (arquitecto) no puede financiar normalmente sus
propias creaciones, sino que para ello depende siempre de segundas personas. Existen
además en la arquitectura unos fuertes condicionantes constructivos y técnicos que no se
dan en las demás artes. El observador o espectador no sólo contempla la obra de
arquitectura como haría con una pintura o una escultura, sino que pasa a ser "actor
viviente", protagonista de la función para la cual el arquitecto ha desarrollado el espacio o
conjunto de espacios que la componen.

El espectador debe adoptar pues una actitud estética singular frente a la arquitectura
que le permita valorar debidamente el objeto arquitectónico; aunque la función se modifique
con el tiempo y no sean iguales las actividades que se desarrollaron en el siglo XVII que las
que precisará el siglo XXI.
Cada época, cada cultura influye en el creador de distinta forma. Esta variará y hará
que ello, unido al progreso de las ciencias, provoque respuestas distintas en sus
creaciones. Si la vida constituye un cambio constante hacia cosas nuevas y diferentes,
nada puede explicar la persistencia de una arquitectura pretérita, de una posición
meramente imitativa.42 Por esta razón consideró el movimiento racionalista como la
reacción lógica de la sociedad de la posguerra, como una conquista necesaria de la
arquitectura del siglo XX que no se mantendrá, sin embargo, frente al deseo de algunos de
sus fundadores, impertérrita, sino que constituirá con el tiempo, el paso fundamental hacia
futuros movimientos artísticos que permitieran la continua evolución del arte y por tanto de
la arquitectura.43

42 López Otero, M.: "La Nueva Arquitectura", op. cit., p. 9.

43 López Otero, M.: "La Nueva Arquitectura", op. cit., p. 1: La arquitectura es como se sabe la expresión genuina
de la vida y la cultura de su tiempo y éstas se modifican tan rápidamente que las modalidades de aquella se
50
Ahora bien, ¿cómo debe desarrollarse esta nueva arquitectura? La cuestión residía en
la idea de que la técnica no podía ser una solución a los problemas, ni ser una base formal,
sino únicamente un instrumento que facilitase el logro de la máxima belleza durante el
proceso creador. No debía olvidarse nunca que el fin de la arquitectura es la creación de un
espacio definido mediante la materia, que da lugar a un volumen aparente en el que se
relacionan interior y exterior, y en el que se desarrolla una función humana para la que ha
sido creado. Se planteaba pues la necesidad de que el arquitecto no fuera un simple
maestro en el arte de delinear, sino alguien capaz de dar belleza a las grandes masas que
cumplen el fundamental servicio de habitáculo humano.
La arquitectura había de basarse en la emoción y la sensibilidad artística y a ello
debían tender las arquitecturas del futuro cuya complejidad suponía insospechable. Por ello
la nueva arquitectura se debía ir desligando de su rigidez conceptual, sensibilizándose,
equilibrando la relación entre función, espacio, estructura y volumen. Dentro de esta línea,
se alejó del racionalismo puro, duramente criticado por su exceso de tecnicismo, mientras
que apoyó con firmeza y convicción los postulados de la arquitectura orgánica propuesta
por el arquitecto norteamericano Frank Uoyd Wright. Consideraba ésta mucho más
subjetiva y espontánea, espléndida adhesión a la naturaleza y al paisaje gracias a los
avances de la técnica y de los materiales. Permitía, la arquitectura wrightiana una mejor
comprensión del verdadero concepto de la arquitectura, puesto que lograba una mayor
libertad espacial a partir de elementos con formas espaciales propias que se enlazaban
integrándose en un conjunto como organismo biológico, variado y cambiante.

Resultaba interesante la diferencia de criterios entre ambos estilos pese a ser


contemporáneos ya que la arquitectura propuesta y experimentada por Frank Uoyd Wright,
discípulo de su admirado Sullivan, planteaba espacios y estructuras coordinadas,
volúmenes compuestos como un todo irregular aunque armónico y con fuerte intención
emocional. Incluso la relaciona en cierta medida con la tradicional filosofía de la
arquitectura hispanoárabe que heredó España en el siglo XV por sus asimetrías, sus

ceden sin precedente en la historia de los estilos. Lo que hoy parece nueva arquitectura podrá ser en los
próximos años otro capítulo de esa historia.

51
espacios discontinuos y compenetrados y su decoración de poco relieve.44 Esto chocaba
frontalmente con los extremismos en que se fundamentaba el funcionalismo racionalista
con afirmaciones en ocasiones excesivamente rotundas como que lodo trazado que tenga
por finalidad la belleza ha de ser rigurosamente proscrito de la mente del arquitecto como
cosa sentimental y obstaculizante".45 Recibió López Otero grandes críticas por su postura
en contra de tales opiniones.
Eran por tanto las teorías wrightianas las que se acercaban a su ideal, puesto que
como se ha mencionado no se entendía la técnica como la única solución a los problemas
estéticos, sino únicamente un instrumento que facilitase el logro de la máxima belleza
durante el proceso creador.
El fin último debía ser lograr que el arquitecto no fuera un simple maestro en el arte de
delinear, sino alguien capaz de dar belleza a las grandes masas que cumplen el
fundamental servicio de conformar el habitáculo humano. Este fin no se había alcanzado
aún y por tanto la crisis de la arquitectura permanecía abierta, el futuro se dibujaba incierto,
en incesante transformación, y el arquitecto habría de prepararse con una intensa
formación teórica y una completa posesión de las tecnologías específicas de su oficio, cada
vez más difíciles y complejas. *

44 López Otero, M.: "La Nueva Arquitectura", op cit., p. 8.

45 López Otero, M.: "La Nueva Arquitectura", R.N.A., 169, Madrid, Enero de 1956, p. 7.

46 López Otero, M.: "La Nueva Arquitectura", op. cit., p. 19.

52
2.5 F. Lloyd Wright: K. C: Rodes House. South.Bend. Indiana. 1953.

53
2.4 EL PROCESO CREADOR

Bajo este título se pretenden analizar a continuación un conjunto de notas y


reflexiones inéditas que escribió López Otero en los maduros años de su vida
(aproximadamente entre 1952-1956). Se trata de sus ideas sobre el impulso creador, como
él mismo lo denominaba, y sobre los mecanismos internos que creía lo dirigían en un
sentido u otro en el momento de realizar una actividad creadora. En ellos llegó a algunas
conclusiones interesantes que resultan fundamentales para comprender su forma de
pensar en lo que se refiere a la concepción del objeto arquitectónico y las fases de diseño
de un proyecto de arquitectura.

Se extraen las siguientes reflexiones: 1 o La creación es una experiencia que tiene


lugar en el interior de la persona, es fruto de un trabajo donde lo más intrínseco de sus
conocimientos salen a la luz a expensas de sus facilidades. 2o Se conocen muchos
ensayos acerca de la labor creadora de los filósofos, los pintores, los escritores pero casi
nada se ha dicho sobre esta faceta en los arquitectos. 3° Las críticas siempre se basan en
la obra ya realizada o proyectada.47
Al hablar de creación debe dejarse previamente establecido que este concepto
significaba, según su etimología original, sacar algo de la nada, luego lo que hace el
arquitecto sería realmente inventar o descubrir. Sin embargo, resulta extraño hablar de
invención de la obra artística, bien sea arquitectónica, pictórica o musical, por lo que
consideraba más adecuado el reconocido sustantivo de "creación" pese a aceptar que no
fuese éste su significado "sensu stricto". Planteada esta teoría, se distinguían varios actos
distintos dentro de la creación arquitectónica: uno, la completa percepción de la función
vital que ha de resolverse en el espacio que se busca; otro, la obtención mental de
imágenes de las formas espaciales y volumétricas; un tercero, la expresión gráfica de
dichas formas; y, por último, la realización, es decir, la materialización de las mismas.

47 López Otero, M.: "El hormigón armado en la creación arquitectónica", Instituto Técnico de la Construcción,
Madrid, Mayo de 1952, p. 5: Si me ofrecieran para escoger entre la verdad ya encontrada y el placer de buscaria,
tomaría el segundo partido.

54
Se apunta pues que, contrariamente a lo que se pudiera pensar, al resultado de este
acto creativo no se llega, siempre según sus reflexiones, por "la idea feliz" que inspira en un
momento dado la mente del arquitecto, sino que es el resultado de un concentrado trabajo
de ordenación y síntesis, acompañado de una profunda cultura artística.48
La segunda fase que hemos llamado de obtención de imágenes, depende de las
experiencias y conocimientos arquitectónicos obtenidos por el individuo a lo largo de los
años. Estos se van almacenando en el subconsciente y brotan posteriormente durante la
fase creativa.49 Ante un edificio ya construido, el arquitecto contempla inicialmente unas
formas, un conjunto volumétrico; posteriormente, en sucesivas percepciones, lo analiza
diferenciando las formas espaciales, estructurales, etc. quedando al fin todo ello registrado
en su intelecto, presto a revelarse con ocasión de alguna situación creativa.

Aunque estas meditaciones puedan parecer demasiado simplistas para reflejar algo
tan complejo, como la creación artística, parece aceptable pensar que ese puede ser el
funcionamiento del cerebro a la hora de iniciar una fase proyectual. Inconscientemente el
arquitecto acumula datos de las más diversas situaciones para después utilizarlos en el
momento de realizar los primeros bocetos de un proyecto. Tal era su propia estrategia
creativa, como demuestran los bocetos comentados en el capítulo VI, realizados hacia
1928 y consultados durante los años posteriores.

Considera sin embargo que, pese a tanta influencia previa, el impulso creador por el
cual el arquitecto comienza a proyectar formas que irá modificando posteriormente en
mayor o menor cuantía es expresión del espíritu e independiente de todos los demás
condicionantes, incluso de las experiencias y los saberes citados.

48 López Otero, M.: "Félix Cardellach, arquitecto moderno", op. cit., p. 5: ¡La intuición!, ¡la inspiración!,...algunos
pensarán que esto de la inspiración supone la presencia de una musa estática, a cuyo soplo van a surgir las
formas estructurales.

49 López Otero, M.: "Félix Cardellach.arqultecto moderno", op. cit., p. 4: ....muchas veces he pensado si para
conocer la personalidad de un arquitecto sería suficiente examinar únicamente los medios espirituales que
posee para el proceso creativo.

55
2.6 M. López Otero: Boceto. Aprox. 1928.

Su propia teoría de acumulación de datos, se contradice, sin embargo, de tales


opiniones. Parece más acertado pensar que siempre están presentes los conocimientos y
experiencias obtenidos en situaciones vitales y que estos, de una u otra manera, participan
a la hora mágica de la creación. Si no fuera así, y llevada la afirmación a sus últimas
consecuencias, ni la época ni los estudios realizados tendrían influencia en la producción
del artista, algo que resulta prácticamente imposible.

La intuición es la coincidencia del creador con el objeto, con su obra en lo que ésta
tiene de única y por tanto de irrepetible, tal es el precepto primario en la génesis de la
arquitectura.50 Cabría preguntarse si una vez imaginadas las formas y plasmadas en el
papel, la arquitectura está ya creada. La contestación es rotundamente negativa. El plano
es un medio, no un fin, para establecer hasta el máximo detalle la propuesta arquitectónica
del creador. Ya hemos apuntado al hablar de la enseñanza en la arquitectura su opinión
sobre el exceso de celo artístico de los alumnos que les lleva en ocasiones a confundir la
belleza y precisión de un buen plano o croquis con la verdadera arquitectura. Por contra la
preocupación desmedida por la expresión gráfica puede en muchos casos ser perjudicial y
engañosa. No puede dejar de sorprender cuando se leen estas conclusiones la actualidad

50 López Otero, M.: "La enseñanza y la formación en arquitectura", op. cit., p. 5: Sin intuición creativa puede
conseguirse una obra, solo que en ella el arquitecto no tiene nada que decir.

56
de las mismas. Cincuenta años después la polémica sobre arquitectura dibujada de revista
y arquitectura construida continúa. Parece que nada se hubiera avanzado en la formación
del arquitecto.
En otro párrafo se plantea el arquitecto la posibilidad de que sea la técnica la que
permita encontrar la forma más adecuada, la solución más bella al diseño del edificio. Hoy
también surge constantemente ese debate entre los profesionales: ¿Es la arquitectura solo
arte? El conflicto se sintetiza cuando dice que la resultante geométrica de un problema
mecánico puede ser una bella forma arquitectónica y que quizás éste sea el secreto de la
razón de ser de la nueva arquitectura. Si, por audaz que parezca lo imaginado por el
arquitecto, puede construirse merced a los progresos técnicos se alcanzará la feliz fusión
de lo estético y lo bello con lo constructivo.
Estudiando la evolución del proceso creador se distinguen dos tipos de arquitecto
atendiendo a su manera de concebir el proyecto, el arquitecto intuitivo y el arquitecto lógico.
Sería interesante analizar la preponderancia de uno u otro en las diferentes épocas de la
arquitectura.51 Se verá más adelante la influencia en los distintos movimientos artísticos de
estas componentes creativas. Cada época viene singularizada por unas inquietudes muy
distintas: en unos casos, el ideal formal persigue los cánones de la antigüedad clásica; en
otros la utilización de ornamento y decoración propio del momento en una etapa barroca o
romántica; en otros se intenta manifestar la validez de los avances funcionales y técnicos.
Sin embargo todas las edades parten de un afán común de creación de una obra admirable
y única.

Si se mira hacia atrás, hacia los inicios de la historia, se observa que el hombre
prehistórico con intuición de arquitecto rudimentario creó primero espacios geométricos a
base de dólmenes, más tarde pequeñas bóvedas que se convierten con el transcurso de
los siglos en dovelas. Aún después al correr de los años, surge el templo egipcio;
posteriormente el griego. En todo ello se entremezclan razón e intuición que van
educándose con el desarrollo de las culturas. Este es el proceso de la creación artística en

51 López Otero, M.: "La Nueva Arquitectura", op. cit., p. 4.

57
las distintas épocas, basado en la búsqueda incesante de nuevas posibilidades funcionales
y estéticas.
Estas meditaciones fueron difundidas en alguno de sus discursos pronunciados en los
últimos años de actividad profesional. Era el tema que, junto con la llegada de la nueva
arquitectura y su introducción en nuestro país, más preocuparon al arquitecto. Respondía
esta preocupación al cúmulo de experiencias que su vocación docente le había ido
aportando. El tema será ampliamente tratado en el capítulo dedicado a sus diversas
conferencias, leídas en la Escuela de Arquitectura y en otras instituciones.

58
CAPÍTULO III

EL DISCURSO COMO SINGULARIDAD

3.1. LA TEMÁTICA DISCURSIVA.

Fue López Otero un arquitecto con particular interés por ia divulgación social de todo
lo relacionado con la arquitectura. El número de artículos y escritos publicados o inéditos
de que fue autor es bastante amplio, ya que no está constituido únicamente por aquellos a
los cuales sus deberes como Director de la Escuela de Arquitectura o Académico obligaba,
consistentes en su mayoría en aniversarios y seminarios, sino también por estudios y
ensayos sobre diferentes temas o personajes relacionados siempre con la arquitectura.

Su dedicación publicista y oratoria nació como consecuencia de un sentido de


responsabilidad profesional, que le llevó a asumir rápidamente su influyente papel como
formador de las futuras generaciones de arquitectos desde la Dirección de la Escuela y,
mejor aún, desde la docencia diaria como catedrático de Proyectos, lo cual le permitía estar
en constante contacto con los alumnos. Esta dedicación, por su trascendencia y amplitud, a
merecido un capítulo aparte en el que dejar debidamente reflejadas sus inquietudes
didácticas.

Estas favorables circunstancias de audiencia le empujaron a desarrollar una


abundante actividad articulista y conferenciante. Ejemplo de ello son las notas publicadas
en la Revista de Arquitectura destinadas a complementar las "Noticias de los arquitectos y
la arquitectura en España" escritas por Agustín Cean Bermúdez. En ellas recuerda la labor
de personajes como Aníbal Alvarez Bouquel, Matías Laviña Blasco, Isidro González
Velazquez, Miguel Duran Salgado y la suya propia.
En esta misma publicación escribió en múltiples ocasiones, bien para recordar a
personalidades y arquitectos ilustres como en el caso de Pedro Muguruza, Gregorio
Marañon o Luis Moya, bien para exponer su opinión sobre aquellos problemas que debían
exigir la atención de los arquitectos. Particularmente interesantes resultan sus personales
59
opiniones acerca de anteriores épocas de la arquitectura española, lo que ha permitido
establecer un criterio sobre su visión de ésta en la historia. En otras ocasiones manifestó
en sus artículos su opinión sobre relevantes arquitectos extranjeros como Schinkel, Le
Corbusier, LLoyd Wright etc.

Realizó también una aportación historiogràfica con el análisis de diversas obras de


arquitectura antigua o clásica, como los titulados "El faro de Alejandría", "La conclusión de
la Catedral de Valladolid" o "La arquitectura en la época de Carlos V" que se desarrollan a
continuación. Estos escritos estaban ligados la mayoría de las veces a su condición de
miembro de las Academias de Bellas Artes y de la Historia. Amplia fue igualmente su labor
de investigación del patrimonio histórico artístico para impedir su destrucción y abandono
mediante su declaración monumental o la conveniencia restauradora del mismo.

Su figura se hizo así imprescindible en todo acto cultural entre los años 40 y 60,
perteneciendo simultáneamente a diversas instituciones y llegando a alcanzar en 1956 la
dirección de la Real Academia de Bellas Artes. Era el primer arquitecto que accedía a este
puesto tras dos siglos de existencia de la institución, lo cual permite establecer idea de la
importancia que ya había alcanzado su figura en la cultura española de mitad del siglo XX.
De toda esta actividad intelectual se han extraído los artículos y reflexiones que se han
considerado más expositivas de sus opiniones y reflexiones.

60
3.2. DISCURSOS Y ARTÍCULOS DE SU VIDA ACADÉMICA

3.2.1. Preámbulo.

El primer discurso que se conoce de López Otero es el dedicado a estudiar la huella


dejada por la arquitectura española en los Estados Unidos, el cual redactó bajo el título de
"Una influencia española en la Arquitectura norteamericana" y leyó con motivo de su
ingreso en 1926 en la Real Academia de Bellas Artes. Tras él fueron surgiendo aquellos
dedicados a contestar los discursos de ingreso en esta misma Academia de compañeros
como César Cort, Antonio Flórez, José Yámoz o Luis Gutiérrez Soto y también los
destinados a recordar a los miembros desaparecidos como Menéndez Pelayo, Lampérez,
etc. En ellos iría dejando su opinión sobre temas como el desarrollo urbanístico, las
novedades arquitectónicas, la restauración monumental y demás asuntos de reflexión,
propios de su inquietud intelectual por la arquitectura.

Su temprano ingreso en tan insigne institución le permitió conocer a la mayor parte de


los intelectuales españoles de este siglo, ya que coincidió con personajes como Mariano
Benlliure, Manuel Gómez Moreno, Moreno Torraba, Eugenio D'ors, el Duque de Alba, el
Conde de Casal y el Conde de Romanones, entre otros.

Como miembro de la Real Academia de la Historia, en la que coincidió con Luis


Bellido y Leopoldo Torres Balbás entre otros su principal actividad fue la redacción de
informes y estudios de diversos edificios y lugares de interés artístico. Tal fue el caso de la
Iglesia de la Pasión de Valladolid, el Convento de San Telmo o el Monte Urgull de San
Sebastián, y sobre ello versó su discurso de ingreso el 3 de enero de 1932 bajo el título de
"La técnica moderna en la conservación de monumentos".

3.2.2.Una influencia española en la Arquitectura norteamericana.

La vacante que dejara a su muerte D. Ricardo Velázquez Bosco en la Real Academia


de Bellas Artes de San Femando sería la ocasión utilizada por los académicos Mélida,
61
Benlliure y Moya para presentar como candidato a la misma a D. Modesto López Otero.
Obtuvo éste un total de diecinueve votos frente a los cinco obtenidos por G a Guereta y los
tres obtenidos por Anasagasti, también candidatos al sillón vacante. Otros dos aspirantes,
los señores Amos Salvador y Jesús Carrasco no obtuvieron ninguno en la votación
realizada el 12 de noviembre de 1923.52
Sin embargo hasta el 9 de Mayo de 1926 no ingresó el aspirante formalmente en la
Academia, siendo presentado por D. Elias Tormo. Su discurso versó sobre el llamado
"estilo misiones", en el cual exponía lo realizado en materia cultural por los colonizadores
españoles en Ultramar, y denunciaba la indiferencia de nuestros intelectuales nacionales
ante la huella que dejó el arte español en América. Recordaba los modestos y difíciles
comienzos de la labor constructiva por la falta de materiales adecuados y mano de obra
cualificada, así como su posterior desarrollo formal y funcional.

Su interés por este estilo se debía a la condición de legado hispano de esta


arquitectura, de ejemplo excepcional de la huella dejada por la cultura española en la
cultura indígena americana. Su importancia para el futuro desarrollo de un estilo autóctono
de estas regiones no era valorado en nuestro país, pero él lo consideró fundamental.

Constituían estas misiones un elemento unitario, que alojaba las diversas funciones
que en ella habían de desarrollarse, distinguía entre ellas dos tipos: uno, de masas
cerradas, carentes de molduración u ornato debido a su carácter defensivo; y otras, ya
consolidadas, de composición más serena y acogedora.
Estas últimas estaban abiertas a la naturaleza circundante, y facilitaban la actividad
agrícola y ganadera de sus habitantes, por lo que fue larga su permanencia.
Las primeras edificaciones misionales pertenecen a principios del siglo XVI y se
extienden durante los dos siglos de la historia colonial. Sus esquemas funcionales parecen
estar basados en el cortijo andaluz, sin embargo su verdadero origen se debe buscar en los
conventos coloniales construidos por los frailes franciscanos, los cuales unieron a su

52 La composición de la Academia por aquella época era la siguiente: Duque de Alba; Altolaquirre, Mélida
Aliñan, Marqués de Lema, Puyol, Gómez Moreno, Marqués de S. Juan Piedras Albas, Tormo, Ibarra,
Castañeda, Asín Palacios, Alemany, Sánchez Alboroz, Merino, Marqués de Selva Alegre, Prieto, Zarco y
González Palència.
62
austeridad, la lógica tosquedad de una ejecución poco cualificada, lo cual no impidió que
lograran alcanzar una pureza formal propia. No lo consideró por ello un nuevo estilo, sino
una solución rústica a partir de las trazas arquitectónicas de las construcciones del sur de
España.
Sin llegar pues, a constituir un nuevo estilo, la arquitectura de estas edificaciones
misionales tuvo una enorme influencia en la arquitectura colonial de los siguientes años,
siendo la base de las "farmhouses" que construirían posteriormente los americanos
sajones en las plantaciones de los estados sureños, aunque esta vez de madera. Fue
inspiración igualmente para edificios totalmente ajenos a su tradición, como iglesias de
otras religiones, estaciones de ferrocarril e incluso cementerios, como los proyectados por
Helder, cientos de años después. Aunque llegado este punto se debe establecer una clara
distinción entre este "estilo misional" y el llamado "hispanovirreinal", según su propia
denominación.
Este último fue el que definió la construcción de los grandes templos cristianos
erigidos por y para la evangelización del pueblo indígena, como fueron las Catedrales de
México, Santo Domingo o San Juan de Puerto Rico, así como los grandes palacios de
Puebla y California

En ellos la aportación india se redujo a la mano de obra y a la habilidad artesanal de


algunos de sus trabajadores, convirtiéndose en una adaptación formal a la estética
americana de las grandes formas barrocas y neoplaterescas peninsulares.

Los elementos decorativos adquirieron una gran importancia, pero se perdió el rigor
formal en su utilización debido a la ignorancia de los arquitectos que componían suntuosas
portadas tomando indistintamente elementos de uno u otro estilo.
A pesar de su carácter ecléctico, estas manifestaciones artísticas deberían ser de
gran interés para los españoles, pues fue la forma de establecer con firmeza unas raíces
hispanas, que tuvieron una amplia propagación y pervivencia en el nuevo continente.

63
Fueron obras que surgieron de la libre interpretación de los estilos autóctonos de cada
región de América, a los que deseaba una posibilidad de desarrollo y perfeccionamiento en
las futuras décadas hasta alcanzar una consolidación como estilos propios de los
diferentes países. Cada una de las antiguas colonias españolas supo aportar sus
peculiaridades a estas arquitecturas.

Es interesante ver como, pese a la enorme importancia que adquirió el Movimiento


Moderno en Norteamérica, la arquitectura de estilo misional ha permanecido prácticamente
invariable hasta nuestros días y ha seguido siendo fuente de inspiración de muchos
arquitectos.

3.2.3. El II Centenario de la Real Academia de Nobles Artes de San


Fernando.

En los comienzos de los años 50 se establecen por fin con firmeza en España las
teorías de la arquitectura racionalista. Ya se ha comentado como llegaron éstos a nuestro
país, a través de revistas y propagandas diversas, los proyectos de Le Corbusier, Mies van
der Rohe, etc. causaron gran admiración por sus modernísimas composiciones. Se
impregnó entonces nuestro país de esta corriente racionalista llegando a alcanzar incluso
64
un punto de adscripción excesivo, a partir del cual prácticamente todo lo que suponía una
defensa de lo clásico era criticado y considerado obsoleto.
Esta sería la razón fundamental de las fuertes críticas de que fue objeto la Academia
de Bellas Artes de San Fernando durante aquel período. Fue acusada con insistencia de
retrógrada, de despreciar las doctrinas renovadoras que habrían de infundir a nuestro arte
el empuje necesario para situarse al mismo nivel del resto de los países avanzados, algo
tan anhelado durante los años 50. Superada la época de la posguerra, todos los artistas y
asociaciones progresistas deseaban adscribirse sin paliativos a la modernidad europea, y
consideraban la actitud de la Academia un gran obstáculo para sus objetivos por mantener
una postura excesivamente moderada y en algunas ocasiones incluso contraria al
racionalismo.

Ciertamente, hacia 1950 la Academia se hallaba compuesta esencialmente por


personas de formación clásica y tenía además, de acuerdo con sus propios estatutos
fundacionales, la obligación de preservar nuestra cultura, sin hacer concesiones que
pudieran ser calificadas con el tiempo de frivolas y oportunistas.
Tal polémica fue la causa por la utilizaría la lectura de su discurso de conmemoración
del segundo centenario de la Academia para defensa de esta institución ante las insistentes
críticas de que estaba siendo objeto. Argumentó en tal discurso que la época de fundación
de la Academia estaba presidida por la tendencia neoclásica, trabajaban los académicos
de aquella generación bajo las premisas de este estilo sin plantearse su modernidad o
antigüedad. Más tarde, cuando surgió la corriente helenística, la Academia se sensibilizaría
con los nuevos románticos, y apoyaría incluso en muchos casos los estudios sobre el arte
heleno. De esta misma manera la Academia debía ser en 1950, capaz también de aceptar
y aplaudir la belleza de la nueva arquitectura, siempre y cuando ésta persiguiera unos
objetivos de calidad y perdurabilidad y no la mera implantación de una moda efímera.53

La labor de la Academia, en el aspecto intelectual, fue defendida por el arquitecto con

53 López Otero, M.: "El segundo centenario de la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando", R.N.A.,
132, Madrid, Diciembre de 1952, p. 15: Analizando fríamente se podrían encontrar muchas analogías esenciales
entre el resultante de la preceptiva de los órdenes clásicos y esta otra provisional gramàtica de las escuelas
modernas.
65
realismo. No alcanzó su defensa, sin embargo al funcionamiento administrativo de la
misma, quizás más criticable por anticuado. Recordaría, sin embargo, que la arquitectura,
como carrera profesional y sobre todo como arte, hubiera caído en la confusión y en la
desmembración si no hubiera contado con la intervención de la Real Academia, cuya
fundación fue estratégica para la salvaguarda de las artes españolas.

Clara muestra de su modernidad era precisamente su apoyo a la independencia de la


enseñanza manifestada mediante la creación de la Escuela de Arquitectura. Es de ella de
donde surgieron voces como la del académico Caveda: "¿Por qué el arquitecto actual,
ceñido sólo a imitar los monumentos de otras edades no será también inventor....?".

La actitud de la Academia, siempre cautelosa, esperó hasta al reconocimiento social


del movimiento moderno para incorporarlo a la institución. Las artes se hallaban en crisis y
no debían en su opinión, enrolarse en la defensa de tendencias no consolidadas, aunque sí
mantenerse siempre viva y expectante, dispuesta al apoyo de toda tendencia que aportara
a las Bellas Artes nuevas posibilidades formales.

3.2.4 Los Académicos Arquitectos en los tiempos de Goya.

Con motivo del centenario del genial Francisco de Goya y Lucientes leyó López Otero
en su calidad de Director de la Real Academia de Bellas Artes, un discurso el 11 de mayo
de 1946, en el que analizaba las circunstancias artísticas y sociales que precedieron al
gran pintor. Se expone en él como llegó a España la arquitectura barroca europea cargada
de ornato sin unas concretas reglas de composición por lo que resultaba caprichosa y un
tanto confusa, debido principalmente al olvido de los importantes principios vitrubianos, que
tanto habían aportado de la calidad aifsitica del renacimiento. Los arquitectos españoles
conscientes de la necesidad de recuperarlos comenzaron a realizar estudios al respecto,
destacando entre ellos el "Compendio de Vitrubio" de José Castañeda en 1764.
Posteriormente el titulado "Papeles críticos" de Diego Villanueva, sobrino del famosísimo
arquitecto, y también los publicados por José Hermosilla y el Padre Riego entre 1765 y
66
1768 denominados "Vitrubio" y "Elementos de toda la arquitectura civil" respectivamente.
Estos artistas fueron principalmente teóricos, más dedicados a la literatura que a la
composición arquitectónica, e infundieron su inquietud a otros profesionales, a aquellos que
desde su actividad como maestros de obras terminarían por romper totalmente con las
formas barrocas para basarse estrictamente en los cánones clásicos, entre los que es
obligado destacar a Sabatini, Ventura Rodríguez y Juan de Villanueva.
Analizados someramente todos ellos le sorprende la sensibilidad y fantasía de
Ventura Rodríguez, la lucha que mantuvo este arquitecto por permanecer fiel, sin lograrlo, a
las rigurosas y disciplinadas reglas clásicas, la constante contradicción que se halla
presente en casi todas sus obras. Hubo en Ventura Rodríguez un permanente conflicto
entre el dogma de la nueva doctrina y su personal impulso creador, considerando que esta
lucha interna entre el rigor del clasicismo aprehendido y el impulso creador impidió a tan
gran maestro alcanzar en sus composiciones el grado de perfección de Juan de Villanueva.

3.2 Ventura Rodríguez: Proyecto para la puerta de Alcalá. Madrid. 1769.

La enorme influencia que había recibido este arquitecto del gran renacentista que fue
Juan de Herrera fue la causa de su obsesión en la búsqueda de la perfección. Una
perfección pura, sin fisuras y absolutamente positiva en el aspecto creativo. Apoyado por
su formación académica, Villanueva acabó logrando el equilibrio entre la austeridad purista
y el eclecticismo de su época y alcanzó la máxima calidad compositiva del neoclasicismo
61
permaneciendo sus obras como paradigma de la belleza que puede llegar a alcanzarse a
partir de la interpretación de los órdenes clásicos.
Sobre los demás arquitectos que compartieron su labor académica con Francisco de
Goya, recuerda a Miguel Fernández, Manuel Machuca, Ramón Duran, Ignacio Haan, etc.,
destacando de ellos su afán investigador compartido con su actividad propiamente
arquitectónica, algo que entonces consideraba esencial en cualquier buen profesional.

Comenzaron durante estos últimos años del siglo XVIII a divulgarse los primeros
textos de viajeros a países de Oriente, Egipto o Grecia que constituirían la inspiración para
el romanticismo y el eclecticismo del siglo XIX. La máxima representación de nuestra
arquitectura corría, en aquellos primeros años del siglo, a cargo de Silvestre Pérez,
arquitecto de formación clásica aunque ya distante de la pureza de su maestro Villanueva.
Fue gran amigo de Goya y sin embargo no aparece en retrato alguno de éste como otros
arquitectos bastante menos desconocidos como Juan A. Ciervo, Tíburcio Pérez Cuervo,
Custodio Moreno y Valdés Inclán, estos dos últimos integrados ya en la corriente isabelina.

El período neoclásico español, concluye, sin ser brillante, mantuvo una calidad digna
gracias sobre todo al magnífico legado de Villanueva y a la labor de Ventura Rodríguez, los
cuales determinaron toda una época de la arquitectura española.

3.2.5 Otros Discursos en La Real Academia de Bellas Artes.

La primera ocasión en que López Otero contestó un discurso académico fue en la


recepción como tal de D. Antonio Flórez y Urdapilleta el 13 de marzo de 1932. En esta
conferencia hizo una de sus primeras disertaciones sobre la Nueva Arquitectura, algo que,
como se ha visto, repitió en alguna otra ocasión. También en el discurso de contestación al
ingreso de D. Luis Gutiérrez Soto, antiguo alumno suyo de la Escuela de Arquitectura de
Madrid, que ingresó en la Academia el 15 de mayo de 1960, se referiría con insistencia a
los nuevos preceptos arquitectónicos, aprovechando el tema del discurso planteado por
éste que se titulaba precisamente: "Breves consideraciones sobre la nueva arquitectura".

Su admiración por su discípulo Gutiérrez Soto comenzó muy pronto, ya como alumno
68
en la Universidad exaltó en diversas ocasiones su grandísima vocación, la cual se traducía
en infatigable y agotador ritmo de trabajo durante muchos años

3.3 L.Gutierrez SotaEdifido de viviendas en c/Juan Bravo, 13. Madrid. 1946.

No había en este arquitecto esa supuesta inmediatez que muchos contemporáneos


criticaban, sino que su propio afán de superación era la demostración de un inagotable
interés por lograr la perfección.
La diversidad estilística de la obra de Soto no fue nunca fruto de una actitud ideológica
versátil y cambiante sino de un enorme poder de adaptación, siendo su meta lograr en
cada proyecto algo expresivo de la vida contemporánea.
Hoy, ya lejos de las rivalidades de sus contemporáneos se reconoce la lección que este
arquitecto aportó al entorno urbano madrileño. El aspecto de uniformidad, de espacio
urbano homogéneo de muchas calles de Madrid que deben su inalterabilidad y actualidad a
la enorme capacidad de Gutiérrez Soto para entender la vivienda colectiva y darle la
importancia que otros despreciaron.
Como era tradición, glosó en otros discursos, el académico presentador de las nobles
virtudes artísticas de los nuevos miembros a ingresar. Se encuentra de esta manera la
opinión, siempre colmada de alabanzas -como requería el caso- de López Otero sobre sus
compañeros y discípulos, y sobre el acierto de los temas tratados por estos en sus
discursos: el crecimiento de las ciudades y la función fundamental del arquitecto urbanista,

69
en la recepción de César Cort el 20 de Junio de 1940, con un análisis sobre "La morfología
de las grandes urbes", o el titulado "La Arquitectura Navarra", de su inseparable compañero
de estudios José de Yárnoz Larrosa, en la sesión de ingreso de éste el 17 de abril de 1944.
También alcanzó a tratar una cuestión tan controvertida como la relación del artista con el
crítico, en la recepción de Diego Angulo el 30 de noviembre de 1958 o en el discurso leído
en memoria de Menéndez Pelayo el 28 de enero de 1956.54

Se ha de destacar también, por la emoción que produjo al maestro, su contestación el


25 de mayo de 1959, al discurso de Pascual Bravo, su gran ayudante y sucesor. En él
reiteró sus teorías sobre la enseñanza de la Arquitectura tantas veces aludidas y el
oportuno título del discurso del nuevo académico: "Sobre la enseñanza de Arquitectura".

En relación con los distintos discursos que como académico leyó es de destacar que,
pese al largo tiempo transcurrido entre los anteriormente mencionados, uno leído en 1932 y
el otro en 1960, sus teorías se mantuvieron prácticamente inalterable. Sus ideas acerca de
la necesidad de defender el carácter artístico de la profesión, la importancia de mantener la
sensibilidad y la emotividad propias de la creación arquitectónica, y la necesaria
adecuación de los proyectos urbanísticos a la época e ideología que la sociedad en su
evolución precisa, fueron las constantes de su temática discursiva.

Nunca aceptaría opiniones como las de Theo Van Doesburg proclamando la


necesidad de suprimir la palabra "arte" en la concepción del proyecto arquitectónico. La
arquitectura, ante todo, ha de ser social, cambiante y expresiva de la vida contemporánea
con la que se halla comprometida; y eso es arte.

3.2.6 Un arquitecto en la Academia de la Historia.

Cuando fue propuesto para ocupar la vacante de D. Ricardo Beltrán y Rózpide en


1929, era ya este arquitecto director de la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid,

54 Este discurso se ha obtenido de un borrador original, carece de título y no consta su publicación.

70
presidente de la Sociedad Central de Arquitectos e inspector de Monumentos Nacionales.
Presentado por los académicos Sres. Ureña, Ballesteros y Duque de Tserches de Tilli, fue
elegido en la sesión del 27 de diciembre de 1929, aunque no realizó su ingreso oficial hasta
el 3 de enero de 1932, debido probablemente al intenso trabajo que hubo de desarrollar
durante esos años como director del proyecto de la Ciudad Universitaria, lo cual se estudia
más adelante. Su elección como académico de la Historia causó en López Otero una gran
sorpresa ya que nunca esperó formar parte de tan importante Institución como él mismo
confesaría al ser presentada su candidatura, aceptó con orgullo tan alta distinción y trabajó
siempre con gran interés en todo lo que la Academia solicitó de él, en particular informes y
análisis de diversas obras de arte, sobre todo, lógicamente, las referentes a monumentos y
edificios históricos.

Siempre consideró su calidad de miembro de esta Academia como la ocasión para


auxiliar desde su condición de técnico, en las materias propias de un arquitecto, en el
estudio de edificios o conjuntos históricos de la misma. Versó su discurso de ingreso en "La
técnica moderna en la conservación de monumentos", tema al que concedió gran
importancia como académico y que reiteraba en la mayoría de sus informes y en los
discursos de contestación al ingreso de otros compañeros nombrados posteriormente,
académicos como César Cort, José Yámoz Larrosa y Pedro Muguruza, entre otros.

En su discurso definía el arquitecto los monumentos como ricos documentos


históricos capaces de reflejar las aspiraciones, el progreso y la decadencia de los pueblos.
Su grandeza y belleza artística, su conservación y salvaguardia han sido y son tema
inagotable para intelectuales y estudiosos de casi todas las épocas. Analizaba en dicho
artículo las tendencias existentes acerca de la recuperación del patrimonio histórico y
demás edificios antiguos, así como la diversidad de opiniones existentes al respecto.

Era el grado de intervención que se debía alcanzar en las rehabilitaciones de los


edificios antiguos una inquietud grande y discutida entre sus contemporáneos, tal tema
conserva aún estos días su gran actualidad. El nivel de intervención en la rehabilitación
dependía ante todo, del grado de destrucción del edificio y debía ser en cualquier caso
puesto de manifiesto exteriormente, no ocultado con miméticas imitaciones de lo existente
71
que impidieran la distinción entre lo rehabilitado y lo original.
Si la destrucción fuese sólo parcial, preconizaba una consolidación de la parte dañada
o destruida. Si se encontrase destruido el edificio en su conjunto carente incluso de algunas
partes importantes, se habría de proceder a recuperar su forma primitiva completando las
ausencias, técnica denominada "anastylosis". Este último sistema requiere del autor un
conocimiento en profundidad no solo del estilo y la época a que dicho monumento
pertenece, sino de su historial constructivo y su patología.

El tema de la rehabilitación que más le preocupaba por la gran importancia que


implicaba, era la salvación del monumento frente a la ruina. Las posibilidades de
rehabilitación por fortuna se iban incrementando cada día gracias a a la aparición de
modernas técnicas de reconstrucción como eran, en aquella época, los sistemas de
inyección de materias consolidantes y conglomerantes o la magnífica y novedosa
adaptabilidad del hormigón armado a cualquier forma que sumada a su capacidad de
trabajo permitía liberar de esfuerzos a elementos sustentantes ya deteriorados como
pilares, bóvedas, dinteles, etc. En su discurso de ingreso realizó para conocimiento de sus
compañeros académicos un ligero repaso de los distintos métodos de rehabilitación de
monumentos que se empleaban en esos años, sobre todo de aquellos que se hallaban en
la vanguardia tecnológica del momento. Los avances en las técnicas de restauración eran
para él casi tan necesarios como la concienciación de la necesidad de llevar esta a cabo.

Proponía como método de trabajo, el mismo que es recomendado por muchos


expertos en la actualidad, el que partía de un análisis exhaustivo del edificio y las
circunstancias de su deterioro mediante la utilización de las más avanzadas técnicas de
diagnóstico para pasar a una segunda fase de redacción del proyecto de rehabilitación que
estableciera el orden a seguir para, en un último estadio, acometer las obras con todas las
precauciones y en cuantas fases se consideraron necesarias. Fueron estas teorías las que
mantuvo siempre en todo planteamiento restaurador. Ello se refleja claramente tanto en los
voluminosos informes que redactó sobre distintos monumentos españoles como fueron el
de Puente Pedriña, Monte Urgull, Arco de Santa Ana en Durango, Biblioteca de Jerez,
Ciudad de Sevilla, etc.; como en los casos en que dedicó sus estudios a plantear las
72
urgentes necesidades de restauración de monumentos en mal estado como el Coro del
Pilar de Zaragoza, la Catedral de Seo de Urgel o las Murallas de Madrid.

73
3.3 ARTÍCULOS Y CONFERENCIAS

3.3.1 Análisis del relato de Ibn al Sayj.

En julio de 1933 el Boletín de la Real Academia de Bellas Artes publicó un artículo


firmado por Modesto López Otero que versaba, en contra de lo habitual, acerca de un
monumento extranjero y además perteneciente a la antigüedad. Había sido redactado
como prólogo a la traducción de un libro realizada por su amigo D. Miguel de Asín.

Se trataba de un relato de Ibn al Sayj sobre aquella maravilla del mundo antiguo tan
pronto desaparecida: el Faro de Alejandría. Este Faro, construido por el griego asiático
Sostratus por orden de Ptolomeo II; se elevaba a 120 metros de altura y constaba de cuatro
cuerpos en disminución. La linterna de remate se desplomó en el año 700 d.C. y,
restaurada por Ibn Tulum dos siglos después, sufrió las consecuencias de un fuerte
terremoto hacia el año 1100, destruyéndose definitivamente en 1307 debido a un segundo
movimiento de tierra. El artículo, que comenzó siendo un compromiso de amistad, fue
ampliado notablemente después debido al enorme atractivo que despertaron en él los
documentos consultados al respecto. Empujado por la curiosidad, analizó las posibles
similitudes de la descripción del Faro contenida en el relato con los estudios de Hermann
Thiersch, basándose en las láminas de este último y en ciertas teorías románticas acerca
del emplazamiento y las dimensiones de la base del Faro, dedujo el cerramiento dentro del
cual se situaba, al parecer descentrada, la base de éste.
El Faro se hallaba constituido por tres cuerpos principales y un cuarto menor, de
diferente sección cada uno: el primero cuadrado, el segundo octogonal y el tercero y cuarto
circulares, recorridos todos ellos por una escalera interior. Aún discrepando con ello de
Thiersch y de Ibn al Sayj, aventuró una nueva versión de las dimensiones del monumento
a partir de las leyes de la geometría.
Encontró una repetida utilización de los números 6 y 7 en la composición geométrica del
Faro, lo que resultaba, a su modo de ver interesantísimo por ser ésta la relación entre la
base y la altura del triángulo equilátero. De igual forma resultaban interesantes las
74
repetidas sucesiones de los módulos utilizados.

3.4 López Otero, M.: Posible aspecto del Faro de Alejandría. Revista Al-Andalus. Madrid-Granada. 1933.

Otras relaciones geométricas halladas por él fueron la situación estratégica de puntos


fundamentales de la composición como los vértices de estos triángulos que evidenciaban,
a su entender, un rigor formal muy avanzado. Dedujo de este pequeño análisis, el gran
desarrollo que había de existir de la base proyectiva de aquella arquitectura. Y, aunque su
propuesta ornamental del faro fue puramente intuitiva, ya que se carecía totalmente de
datos sobre ésta, el gran parecido de sus conclusiones con lo reflejado en recientes
artículos publicados a raíz de la aparición bajo el mar de unas piezas arqueológicas en la
zona donde presumiblemente se derrumbó el Faro (Diario "ABC, 18 de Diciembre de
1994) reafirman la gran aproximación de sus conjeturas a la posible realidad, y el acierto de
la hipótesis trigonométrica empleada. Las piezas halladas en esta investigación
arqueológica podrían pertenecer a la decoración del Faro, hasta ahora desconocida debido
a la ausencia de descripciones al respecto.
75
alcanzaron su plenitud durante el romanticismo acusando en algunos casos exageraciones
que hacían perder el equilibrio estilístico quedando en meras copias o elucubraciones
superfluas. Como reacción lógica a esta desmesura, algunos arquitectos de principios del
siglo XVIII retornaron al análisis de los órdenes y las proporciones clásicos, buscando en
ellos un rigor compositivo que pusiera freno a tanto exceso. Comenzó entonces a destacar
la figura de Kaii Friedrich Schinkel, arquitecto alemán que supo, en sus propias palabras,
cargar sus proyectos de armonía y equilibrio formal. Schinkel demostraba constantemente
sus diferencias de los simples copistas con una maestría que derrochaba imaginación y
rigor histórico y pese a sus particulares interpretaciones de los elementos clásicos lograba
siempre magníficos resultados.
Se recuerda como ejemplo en este artículo, su compleja propuesta de construcción
de un Palacio para el Rey Ottón de Grecia en la misma Acrópolis, ya que fue sin duda un
compromiso difícil de superar incluso por el más hábil y, sin embargo solventado con
destreza por el arquitecto alemán.55
Además de unas grandes dotes de dibujante, tan importantes para la veraz
transcripción de los motivos clásicos, poseyó Schinkel una gran capacidad de adaptación a
las características propias de los diversos estilos que se dieron en su época. Un ligero
repaso de su obra permite observar una profunda base neohelenística y neogriega como
ocurre en el Pabellón Charlottenhof y en la Iglesia de San Nicolás, ambos construidos en
Postdam hacia 1826, así como un marcado neogoticismo en ia Capilla funeraria de la
Reina Maria Luisa de 1810.

Fue precisamente esta convivencia de estilos la que luego haría derivar a la


arquitectura hacia el tan tratado y discutido "eclecticismo" del pasado siglo. La inexistencia
de un ideal de arquitectura nacional y la esterilidad creativa de la época fueron la causa del
auge de esa interpretación de estilos que fue el eclecticismo. Sin embargo no ocurrió igual
con los arquitectos alemanes que, libres de todo imperativo histórico, crearon un estilo

55 López Otero.M.: "Schinkel", R.N.A.,7, Madrid, Diciembre de 1941, p. 6: Con magistral armonía de ejes y
purismo ático, proyectó palacio y dependencias en una sola planta, procurando dejar el dominio del conjunto a
los viejos templos...

11
basado en el equilibrio, la armonía y la belleza de la composición que se cargaba de fuerza,

orden y sobriedad para enlazar con los ideales artísticos de este gran artista que fue

Schinkel.

3.5 K.F. Schinkel: Pabellón Chariottehof. Postdam. 1826.

Todas estas consideraciones fueron las que hicieron de su figura el


precursor de la nueva arquitectura que con tanta fuerza arraigó en la Europa de principios
del siglo XX que daría imagen a tantas importantes ciudades europeas.

3.3.3 El Hormigón armado en la creación arquitectónica.

A mediados del siglo XX comenzó a generalizarse en España el empleo del hormigón


armado en la arquitectura. Su difusión alcanzaría gran popularidad entre los arquitectos no
sólo como material estructural, sino también como parte fundamental de la composición de
los proyectos de arquitectura.
Es indispensable, al hablar del hormigón armado mencionar la figura de Auguste
Perret, el arquitecto francés precursor del empleo del hormigón en la arquitectura. Este
material, que fue descubierto de forma casual por un jardinero a finales del siglo XIX, se
comenzó a utilizar en obras de ingeniería debido a las posibilidades de diafanidad y de
capacidad portante que ofrecía. Sin embargo, Perret comenzó a estudiar su incorporación
a la arquitectura, inaugurando con ello una nueva era en la historia de este arte.
Pese a ser un arquitecto con fama de estructuralista debido a su interés por la
divulgación de este material, Perret fue realmente un idealista que pretendió, con su
defensa del hormigón armado, ampliar las posibilidades funcionales y formales de la
composición arquitectónica. A su muerte, ocurrida en 1954, escribió López Otero un
artículo en la Revista Nacional de Arquitectura recordando y valorando la enorme
importancia de su labor para la historia de la arquitectura.
La aportación de Perret se basó fundamentalmente en la posibilidad que la posesión
de la técnica ofrece para la creación de nuevas formas artísticas. El dominio y
conocimiento del hormigón armado iba a permitir volúmenes y espacios imposibles de
construir hasta entonces. Ejemplo de ello son algunos de los proyectos de Perret, como la
Iglesia de Raincy, la Escuela de Música y los inmuebles de Le Havre, en los que la
utilización del hormigón permite formas y espacios de plasticidad desconocida hasta
entonces.

En España la popularidad que alcanzó el hormigón armado se debió sobre todo al


esfuerzo de un grupo de arquitectos e ingenieros que, incluso con anterioridad a la guerra
civil española, habían unido sus esfuerzos para crear, de forma totalmente desinteresada,
el Instituto Técnico de la Construcción. Fundado en noviembre de 1934, su junta directiva
quedó constituida de la siguiente manera: presidente, D. Modesto López Otero,
vicepresidente, D. Alfonso Peña Boeuf, vocales, D. José M a Aguirre Gonzalo, D. Gaspar
Blein, D. José Petrirena y D. Manuel Sánchez Arcas y secretario, D. Eduardo Torroja Miret.
La actividad de dicho Instituto iba destinaba a potenciar la utilización de este material en
España y avanzar en sus posibilidades de uso, haciéndose eco de la importancia que
estaba alcanzando este material allende nuestras fronteras y de la gran necesidad que
tenía la arquitectura española de equiparar su nivel técnico con el del resto de los países
europeos.

El Instituto fue inicialmente una institución privada, posteriormente, tras la guerra civil,
se integró en el Centro Superior de Investigaciones Científicas, dentro del Patronato "Juan
79
de la Cierva" y en 1949 se adhirió al Instituto Técnico del Cemento pasando a denominarse

Instituto Técnico de la Construcción y el Cemento.

3.6 A. Perret: Ecole de la Rué Raynouard. París. 1930-32.

Logró mejorar de forma considerable la calidad de la construcción en España,


estableciendo los niveles de control en la fabricación de los materiales de construcción
equiparables a los del resto de Europa que permitían garantizar la necesaria calidad
constructiva de la arquitectura y la ingeniería españolas. El mérito de sus fundadores fue
grande, debido a la falta inicial de apoyo de la administración y de los propios compañeros
de profesión, sin embargo, tras la guerra civil el interés general terminaría apoyándoles,
con lo que recuperarían de nuevo el entusiasmo para impulsar de nuevo la actividad del
Instituto, esta vez ya como institución estatal, a pesar de la enorme dificultad que supuso la
escasez económica en que se sumió España tras la Guerra.

En la clausura de la primera Asamblea del Instituto de la posguerra leyó un discurso,


recogido en la Revista del Patronato Juan de la Cierva del Instituto de Investigación
Técnica en las que trataba acerca del papel del arquitecto ante las innovaciones técnicas
que los nuevos materiales iban brindando. La pasividad y falta de entusiasmo iniciales de
los arquitectos de su generación ante las posibilidades de este material fueron

80
comprensibles dada su formación académica y clasicista, anclada en una estética que, por
conocida, resultaba fácil tanto al arquitecto como a la sociedad que tenía reconocida su
belleza. Esta fue una de las principales razones que mantenían aún al hormigón armado en
la condición de material innoble en los albores de los años cincuenta. Fue necesario
esperar a las siguientes generaciones de arquitectos, formados, ya en la inquietud de
nuevas teorías estéticas, para alcanzar con el hormigón armado los sorprendentes
resultados que prometía. Hasta entonces había mantenido su carácter de material
meramente estructural y obligado a mantenerse oculto, no se habían tenido en cuenta las
considerables cualidades estéticas que comenzaría a valorar la generación posterior a él.

Este cambio de actitud se debió, en gran parte, a la labor realizada por él mismo, que
consiguió, no sin problemas, introducir el hormigón armado como asignatura de obligado
estudio en la Escuela de Arquitectura de Madrid. Esto fué un factor fundamental para que
sus alumnos conocieran sus características y lo utilizaran posteriormente, aportando
nuevas posibilidades de uso.

3.3.4 El Renacimiento español según López Otero.

En dos ocasiones versó el arquitecto sobre ésta época del arte español, la primera de
las conferencias, titulada "La Conclusión de la Catedral de Valladolid" fue pronunciada en la
Universidad de Valladolid con motivo del Concurso Nacional de Arquitectura de 1943 y
trató sobre la figura de Juan de Herrera. La segunda, leída en la Universidad Menendez
Pelayo de Santander versó sobre "La arquitectura española en la época de Carlos V , fue la
ocasión que aprovechó para realizar un detenido resumen de los principales arquitectos
españoles del siglo XVI. En la primera de las conferencias, al hablar de la arquitectura de
Herrera, introdujo un aspecto no contemplado hasta entonces por otros arquitectos, el
religioso, el cual resulta lógico plantearse ya que la España que heredó Carlos I a principios
del siglo XVI era la gran potencia religiosa de la contrarreforma que se estaba fraguando en
Centroeuropa. La fuerte presencia del sentimiento religioso en la cultura y las artes
81
españolas alcanzó, lógicamente también, a la arquitectura y se reflejó especialmente en la
obra de Juan de Herrera. *

Es probable que se puedan encontrar ciertas connotaciones religiosas no sólo en la


Catedral de Valladolid, algo propio de la tipología del edificio, sino también en la obra más
emblemática de este arquitecto, El Escorial. La pureza y sobriedad de sus lineas o los
admirables juegos de luz y sombra logrados, podrían deberse a deseos de recogimiento o
reflexión por parte del arquitecto creador. Sin embargo, el conocido ferviente catolicismo de
Felipe II, fundador y alma mater de este proyecto, obliga a considerar la fuerte influencia
que los deseos reales debieron ejercer en el artista. El Rey tuvo auténtica obsesión por
este proyecto y dedicó una enorme atención a la construcción del Monasterio,
trasladándose incluso a vivir allí para vigilar las obras, por lo que es probable que sus
instrucciones y opiniones pesaran sobre Herrera. Consideró López Otero que la
arquitectura herreriana era la fase final del renacimiento grecorromano, y representaba el
poder católico de la contrarreforma. Se basaba, para ello, en la existencia de un barroco
incontenido en la arquitectura de El Escorial, supuestamente reflejado en la libertad de sus
formas y en su potente singularidad.57

Ahora bien, esta teoría parece poco apropiada ya que, la sobriedad y el rigor en el
empleo de los elementos renacentistas fueron a mi entender, una constante en los
proyectos de Herrera, que supo reducir al máximo el ornamento sin dejar de dotar de
enorme riqueza a sus lenguaje creador. Es en este sentido, en el que cabría, en todo caso,
reconocer un cierto ascetismo en su arquitectura. La desnudez y la ausencia de lujos
superfluos de la obra herreriana podría relacionarse con un cierto ascetismo estético. Esta
misma rigurosidad fue la empleada en la Catedral de Valladolid, obra que no pudo ver
terminada Juan de Herrera, fallecido en 1595, y cuyo proyecto fue modificado por los

56 López Otero, M.: "La Conclusión de la Catedral de Valladolid", Boletín de la Facultad de Historia de
Valladolid, Valladolid, 7 de Mayo de 1994, p. 62.

57 López Otero, M.: "La Conclusión de la Catedral de Valladolid", op. cit., p. 62: Por e/ contrario¡ la arquitectura
cristiana ultrapurista española, que es la arquitectura herreriana, está impregnada de otra voluntad superior de
esencia y calidad eminentemente religiosas, aspirando a emocionar al creyente con algo más que con
revelaciones de equilibrio y serena belleza.

82
arquitectos encargados de dirigir las obras posteriormente, Blas Martínez de Obregón y
Matías Machuca.
En la segunda conferencia, muy posterior a la primera, realizó un breve recordatorio
de la arquitectura española de los siglos XV y XVI y de sus más ilustres maestros,
defendiendo con vehemencia la originalidad de esta época de la arquitectura española.
Recordaba por contra la influencia que en muchos casos ejerció la arquitectura española
en el extranjero, como fue el caso de arte hispanoárabe, del gótico aragonés hacia Italia o
el legado español en América.
A la llegada de Carlos I y su Corte Borgoñona a España imperaba la utilización del
denominado "estilo Isabel", calificativo dado en España al verdadero gótico florido. Pronto
empezaron a llegar a España las primeras influencias renacentistas, debido principalmente
a la magnitud de nuestro imperio que facilitaba la constante presencia de extranjeros en la
Corte española. Estos primeros intentos renacentistas fueron calificados equivocadamente
como estilo "plateresco", ya que debía haberse bautizado como "arquitectura española del
Imperio", puesto que fue ésta la circunstancia por la que se introdujo en nuestro país.
Se dieron en aquella época, varios estilos que compartían algunas características, tal
es el caso del ya mencionado estilo "plateresco" y de otro, bautizado como "estilo
cisneros", debido a la actuación del Cardenal Cisneros como mecenas de los artistas que
lo ejercitaron. Ambos estilos partían de una misma raíz castiza y se distinguían por la
magnífica calidad de sus trabajos de filigrana pero, mientras el plateresco mantenía los
elementos más característicos del gótico tardío, el "cisneros" se esforzaba por incluir
elementos netamente renacentistas en sus composiciones espaciales.58

Este primer intento de los maestros españoles por proyectar según los cánones del
Renacimiento italiano fue perfeccionándose hasta alcanzar una elevada calidad artística,
comparable con la de muchas obras extranjeras. Se ha de recordar el legado artístico de
estos arquitectos, de los que podríamos destacar la fachada de la Universidad de Alcalá de
Henares, el Palacio de Cogolludo o el Colegio de la Santa Cruz.

58 López Otero, M.: "La arquitectura española en la época de Carlos V , Universidad Internacional
Menendez Pelayo, Santander, 1958, p. 16.

83
CAPITULO IV

LÓPEZ OTERO EN LA HISTORIA DE LA ARQUITECTURA ESPAÑOLA.

4.1 LA CUESTIÓN DEL ECLECTICISMO.

Esta definición, generalmente utilizada para calificar el estilo de López Otero y de


muchos de sus compañeros, precisa ser concretada, ya que dentro del lenguaje
arquitectónico habitual el adjetivo "ecléctico" ha sufrido en los últimos años un exceso de
uso, generalizándose tanto que, en muchos casos, puede no resultar suficientemente
clarificador para establecer la correcta definición de una actitud estética referente a la
arquitectura. Ya en su época, se definió el mismo sin temor como arquitecto "ecléctico", lo
cual consideraba la consecuencia lógica de su formación en la tendencia academicista de
la Escuela Central de Arquitectura de la madrileña calle de los Estudios. Se basaban tales
estudios, como ya se ha mencionado, en el minucioso análisis de los órdenes clásicos
tanto en las técnicas de dibujo como en las teorías artísticas de los mismos.

Ahora bien, el precedente histórico al empleo del calificativo "ecléctico" obliga a


remontarse al siglo XIX, cuando la creatividad de los artistas, decaída y escasa, buscaba
una respuesta formal en los estilos extranjeros y en la mezcla de estos con la tradición
hispana. Surgió entonces una arquitectura, que no respondía a un lenguaje compositivo
puro, sino que era el resultado de la mezcla de elementos diversos de variada procedencia.
Su proliferación se debió a la necesidad de dar una respuesta a la anquilosada situación de
la arquitectura en el panorama cultural español del momento, la cual impedía la aceptación
de la nueva arquitectura, debido al enraizamiento de la formación clasicista en nuestro
país.59
Ya se ha comentado que cualquier aproximación a la sociedad española de la primera
década del siglo XX pone de manifiesto las dificultades de la etapa en que se formó sumida

59 López Otero, M.: "Una intensa vida de trabajo al servicio de una vocación", op. cit., p.3: En miépoca se
seguían las tendencias de adaptación de los estilos históricos a ¡os edificios de la nueva civilización.

84
en una gran confusión que no sólo afectaba al mundo cultural sino también, y sobre todo, al
social y político. Se hallaba España en los inicios del siglo XX bajo la efímera regencia de
la Reina María Cristina debido a la juventud del heredero de la corona, el futuro Rey D.
Alfonso XIII, personaje que, al correr del tiempo, resultaría ser clave en su trayectoria
profesional.60
Según el arquitecto, fueron aquellos años un tanto anodinos e intrascendentes,
carentes de aportaciones de valor en el terreno cultural, proliferando constantemente las
mezclas formales de los estilos más diversos. Incapaces los artistas ya consagrados, de
realizar propuestas nuevas, era difícil esperar una postura vanguardista de un arquitecto
formado en la antigua escuela de San Bernardo, cuyo programa de asignaturas sobrevivía
a duras penas tras muchos años de pervivencia docente.
Se ha de recordar que en los primeros años del siglo XX, cuando está a punto de
concluir sus estudios universitarios, se comenzaba a propagar en Europa la moderna
tendencia estilística que sería más tarde llamada arquitectura moderna, y que acabaría
imponiéndose también en España aunque de forma más lenta y pausada que en los demás
países. La llegada de estas teorías y su puesta a disposición del estudiante tendría un
motivo desencadenante: la donación de la Biblioteca de D. Juan Cebrián a la Escuela de
Arquitectura de Madrid en 1903, hecho ya mencionado. La enorme cantidad de información
vanguardista que suponían los cerca de tres mil ejemplares de que constaba el legado,
constituyó un revulsivo para el alumnado, aunque no alcanzaría frutos hasta que aquellos
estudiantes asimilaran la información recibida y, ya como profesionales, se decidieran a
proyectar bajo las premisas aprehendidas de la última moda. Para su generación ya sería
tarde y se sintió incapaz de asumir dichas premisas por causa de su gran carencia
formativa y la rigidez académica de su educación.

Triunfó él sin embargo, desde el inicio de su carrera profesional, sumergido en una


comente historícista que se impregnaría en ocasiones con detalles regionalistas de difícil
clasificación artística. Buscaban por entonces los arquitectos españoles un "estilo nacional"

60 Gutiérrez Soto, L: "Don Modesto López Otero", R.N.A.,49, p. 20: D.Modesto vivió desde 1914 un período de
la arquitectura carente de filosofía y doctrina.
85
que identificara nuestra arquitectura de manera inequívoca.
Ello fue la razón fundamental para definir sus tendencias creativas como "eclécticas"
puesto que, aunque alguno de sus primeros proyectos presentaba una valiente intención
desinhibidora del fuerte afrancesamiento que se extendió sobre la corriente neoclásica de
las artes de finales del siglo XIX y principios del XX, el hotel para Miguel Blay, muy pronto
caería en ella con otra obra muy cercana, el hotel para Torán y Harguindey. Sin embargo,
también esta moda sería pasajera, dando paso a una influencia claramente wagneriana.
Fue la concesión de la beca Hans Peschl para estudiar en Viena la gran oportunidad que
se le brindaría para recorrer Europa y conocer la arquitectura más vanguardista del
momento.

4.1 Otto Wagner: Iglesia am Steinhof .Viena. 1904.

Descubrió así la obra de los holandeses, Berlage y Behrens, y sobre todo la del

austríaco Otto Wagner que influyó profundamente en su posterior lenguaje compositivo. El

ejemplo de la corriente austríaca sería, a partir de entonces (año 1915) una referencia

constante en el proceso creador oteriano, aunque intentara no perder su carácter

86
nacional.61
Esta influencia vienesa convivió con sus interpretaciones del edificio en altura
norteamericano en sus obras de los hoteles Nacional y Gran Vía y la sede de "La Unión y
el Fénix", quizá las más celebradas de toda su trayectoria profesional.

Bastante después, en 1928, con motivo del viaje realizado por Norteamérica para
conocer los Campus Universitarios en su calidad de sustituto de Luis Landecho pudo
admirar la realidad de la obra de Sullivan, cuyo lenguaje formal tanto había influido en sus
proyectos. En este mismo viaje trabó también contacto con la arquitectura californiana,
hecho apreciable en alguna de sus obras.

Finalmente, y a pesar a los buenos resultados experimentados, insistiría en el


historicismo clasicista que muestran sus obras de los años treinta, para terminar, ya en sus
últimos proyectos no construidos, a tratar de componer según las directrices del
movimiento moderno. Según palabras de Gutiérrez Soto, su maestro manejó los elementos
y las proporciones clásicas con rigor y sobriedad, permitiéndose escasas licencias de
invención o trasgresión. Fue consciente siempre de la responsabilidad artística del
arquitecto que debía mantenerse por encima de la ambición personal-, de la originalidad y
de la enorme importancia de los condicionantes urbanísticos y de entomo.

Al analizar sus proyectos se observan ciertas características que los singularizan: se


trata de un arquitecto investigador, en el que la minuciosidad del detalle a través del dibujo
manual se manifiesta en cada boceto. No importa que "el estilo", en el estricto sentido de ia
palabra vaya modificándose a lo largo de los años. Ello no se debe sino a un incesante
afán de búsqueda. Pese a ello, su trayectoria compositiva es, en cierto modo, constante si
hacemos excepción de los dos primeros proyectos, los de los hoteles particulares, en los
que se manifiesta claramente una inseguridad que dio origen a construcciones muy
distintas e incluso un tanto antagónicas. En los demás, por contra, mantiene una cierta
continuidad formal.

Su trayectoria no es más que la demostración de lo que expone en sus meditaciones

61 Chueca Goitia, F.: "Historia de la Arquitectura Occidental. Fases Finales", op. til, p. 265.

87
sobre la formación del arquitecto; es decir, la necesidad de una búsqueda incesante al
comienzo de la andadura artística de cualquier profesional hasta lograr una personalidad
propia.62 Una vez adquirida una cierta y rápida experiencia profesional, comenzó a
manifestar un estilo personal en sus obras. A esta etapa pertenecen proyectos como las
viviendas de la calle Fortuny, el edificio de la "Unión y el Fénix" y los hoteles de viajeros, en
los que se mantiene un común lenguaje compositivo más personalizado y característico.

Pero su asumido eclecticismo se debió sobre todo al deseo de experimentar y utilizar


elementos o técnicas muy variadas; algo evidente en el conjunto de su obra si se atiende a
proyectos tan distintos como la Casa de Ejercicios de Chamartín de la Rosa y el Colegio de
España en París, o el ya mencionado Arco de la Victoria, con su marcado acento
nacionalista.

Quizás se deba lamentar que no se mantuviera fiel al estilo norteamericano de raíz


sullivaniana, a partir del cual compuso sus más celebradas obras, de haberlo hecho habría
podido realizar probablemente aportaciones novedosas a la arquitectura de su época,
como fue la adaptación de las teorías secesionistas a nuestra cultura. Sin embargo, bien
por inseguridad, bien por su deseo de investigación, su fidelidad a esta tendencia se fue
diluyendo, aunque mantuviera un esfuerzo por incluir ciertos elementos en sus últimas
composiciones, quizás en un afán de demostrar su aceptación de las nuevas teorías de la
arquitectura moderna. Esta capacidad de adaptación a distintos lenguajes compositivos
que da tanta variedad estilística a su obra arquitectónica es lo que le valió probablemente el
adjetivo de ecléctico.

Pero seguramente también, y pese a haber sido valorado en su tiempo, fue esta la
razón por la que su aportación a la arquitectura española fue rápidamente olvidada. Tan
rápido olvido se debió, como en el caso de otros compañeros, al encumbramiento de la
arquitectura moderna tras su arraigo en España. A partir de ese momento se creo una
conciencia en la nueva generación de artista españoles que desencadenaría un

62 López Otero, M.: "La Enseñanza y la formación en Arquitectura", op. cit., p. 3: Es fundamental...una labor
experimental de autojuicio sobre su propia obra, análisis que yo he tratado de ensayar frecuentemente con
escaso éxito por la ausencia de la más elemental preparación para ello.

88
menosprecio generalizado de la obra de sus muchos de sus antecesores.

4.1.1 La crítica de la Arquitectura.

Se ha hecho reiterada referencia a la gran relevancia que alcanzó la figura de López


Otero en el seno de la intelectualidad española de los años cincuenta. Esto dio lugar a que
muchos de sus compañeros y colaboradores, bien académicos, bien arquitectos, dieran su
opinión sobre esta personalidad en algún momento de su vida. Se ha de comentar la
disparidad de valoraciones que originó su labor profesional, no sólo en cuanto a su
adscripción a un estilo más o menos definido, sino en cuanto a su legado artístico. Se ha
de considerar sin embargo, que la crítica a la labor oteriana fue demasiado temprana,
carente de la suficiente perspectiva histórica que permitiera un juicio justo, como
observaran Francisco de Asís Cabrero y Luís Blanco Soler.63

Hoy el estudio de su legado, más matizado por el tiempo, permite comprender hasta
que punto las circunstancias artísticas y sociales del momento condicionaron la trayectoria
profesional de muchos arquitectos, y no sólo la suya propia.

La enorme popularidad que alcanzó desde muy joven obligaba a la inmediata


aparición de críticas sobre su obra. Desde el mismo instante en que ésta era publicada o se
comenzaba a construir algún edificio suyo se realizaban valoraciones del mismo. Ahora
bien la contemporaneidad dificultaba un juicio neutro sobre una obra. Se sabe bien de la
importancia de la perspectiva histórica, así como de la necesidad de comprensión de los
condicionantes sociales y artísticos que ha vivido un arquitecto o creador, a la hora de
establecer un criterio sobre su obra.
Se alabaron sin excepciones la imaginación desbordante de Teodoro Anasagasti o la
clarividente modernidad de García Mercadal y de todos aquellos que aprendieron con

63 Cabrero, F.: "D. Modesto López Otero", R.N.A., 49, Madrid, Enero de 1963, p. 25: ...es preciso saber situarse
en el ambiente de la época de su actividad, hay que poder medir y valorar la trascendencia de su obra
conjuntada.

89
rapidez de las teorías más actuales y fueron capaces de desarrollarlas con óptimos
resultados, aunque también ellos recibieron fuertes críticas de sus contemporáneos. Esto
mismo sucedió con otros personajes de la arquitectura española que quisieron responder al
compromiso histórico de la formación recibida, de mantenerse fiel a un tiempo y una
tradición aportando su propia visión del lenguaje arquitectónico. Basaron estos su proceso
creador en un profundo conocimiento de las épocas y los estilos, tal fue su caso.64

Arquitecto que fue, consciente de las limitaciones de su formación tradicional y de su


desconximiento de las nuevas tendencias, no deseó aventurarse en la experimentación
de nuevas arquitecturas cuyas hipótesis iniciales diferían de aquello por él aprendido.
Deseó mantener una postura estética propia sin reminiscencias anecdóticas, realizando su
particular aportación de unos conceptos arquitectónicos propios.65 Se negó durante mucho
tiempo a experimentar en el lenguaje compositivo de la arquitectura moderna, aunque
apoyó su introducción y desarrollo en España a través de otros arquitectos y de su labor
docente, como se ha indicado en otros apartados.66

Si se analiza la cuestión de su eclecticismo desde la perspectiva de sus


contemporáneos se observa una valoración enormemente positiva. Se consideró muy
interesante su obra, en la que supo simplificar las trazas clásicas sin abandonar el sello
tradicional, algo nacionalista y tomar de cada estilo aquello estrictamente necesario sin
caer en servilismos o estridencias.67
En algunos casos se definió esta actuación como la mera aplicación de las teorías
centroeuropeas de Otto Wagner o del estilo norteamericano de Sullivan a la arquitectura
española, sin abandonar los cánones académicos, ahora bien si se analiza detenodamente

64 Saenz de Oíza, F.J.: "Entrevista con Teresa Sánchez de Lerín", Inédita, Madrid, 18 de Febrero de 1992:
López Otero vio la arquitectura desde una angulación que hoy día está más desprestigiada, como bella arte.

65 Fisac, M.: "Entrevista con Teresa Sánchez de Lerín", Inédita, Madrid, 16 de Octubre de 1991, p.1: Yo creo
que López Otero hizo este proyecto con vedadera sensibilidad y que no se lo agradeció nadie por supuesto.

66 Bidagor, P.: "D. Modesto López Otero", R.N.A.,49, op. cit., p. 6: Su obra se caracteriza por la moderación; no
abandona nunca su base académica, no retrocede hacia formas tradicionales y se adapta lentamente a lo más
seguro entre las premisas de lo moderno.

67 Gutiérrez Soto, L: "D. Modesto López Otero", R.N.A. 49, op. cit., p. 19: Su fina sensibilidad se revelaba
contra las grandes mentiras constructivas de su época.
90
su obra, parece evidente que hubo por su parte una gran aportación personal, una lectura
propia que dio lugar a composiciones no experimentadas previamente por los arquitectos
mencionados. Sin embargo, aquellos que tuvieron con él una relación más personal
definieron su trabajo como fundamental para el desarrollo de la arquitectura española. Su
postura conciliadora facilitó el tránsito de aquella arquitectura de principios de siglo -
cerrada, individual y faraónica- a los proyectos abiertos y sencillos del racionalismo
europeo."
Algunos discípulos como D. Francisco. Javier Carvajal le consideran como el último
gran clásico de la arquitectura española. Otros críticos, como Carlos Sambricio, vieron en
él el intento de actualización de los tradicionales esquemas defendidos por la burguesía
ante la llegada del racionalismo europeo, manifestando con ello una actitud oportunista.
Realizando una revisión global al comentario de su obra se encuentra escasa relación
a sus primeras obras. Tras el revuelo levantado por la obtención del primer premio del
Concurso para el monumento a las Cortes de Cádiz, en colaboración con Yamoz Larrosa y
Marinas, proyectos como el hotel particular para D. Miguel Blay o el edificio de viviendas de
la C/Fortuny, que llegaron a ser Premio del Ayuntamiento de Madrid, fueron recogidos
brevemente por la crítica especializada (Revista de la Construcción). Fue la erección de la
torre de "La Unión y el Fénix" la que comenzó a suscitar múltiples comentarios y
publicaciones de opinión sobre su obra. Este proyecto fue el más alabado, siendo
curiosamente el primero en que se le planteaba un difícil reto: lograr una integración
armoniosa con la existente Iglesia de las Calatravas.

En esta obra empieza ya a cuajar la expresividad del arquitecto de raíces clásicas con
fuertes influencias secesionistas, que se remata en el marcado e intencionado acento
"beauxartiano" de su elemento más emblemático: la coronación.

68 Arrase, J.L.: "Don Modesto López Otero", R.N.A, 49, op. cit., p. 3: López Otero es de los arquitectos pre-
revolucionarios, el que mejor simboliza el final de una comente y el principio de otra.

91
4.2. M. López Otero: Coronación de "La Unión y el Fénix'.Madrid. 1929.

Esta misma tendencia a mantener las características básicas del edificio secesionista,
superponiendo o rematando sus piezas más definitorias con elementos florales o
escultóricos de delicado y sutil trazado, lo había empleado ya en sus primeros proyectos
importantes, como los hoteles Nacional y Gran Vía. 69 Pese a estar situadas en el centro de
la ciudad se carece de opiniones contemporáneas sobre estas obras que permitieran
establecer el contraste entre la valoración que merecería en la actualidad su obra y la de
sus contemporáneos.

Enjuiciando su trayectoria integral, escribiría Ricardo Ucha Donato en su libro "50


años de la Arquitectura española. 1900-1950": "Es un arquitecto que sin abandonar el sello
tradicional y nacional logra obras actuales empleando nuevos materiales, simplificando las
trazas clásicas y tomando de cada estilo lo estrictamente necesario".

Continúa Ucha Donato su comentario aludiendo a la ausencia intencionada de


imitaciones serviles, estridencias y desenfrenos, opinión que no comparten otros autores
que ligan su obra al historicismo del "pastiche" y le considera incapaz de adecuarse a los
esquemas racionalistas, cuestión que se ha aborda más adelante y que pudo ocurrir en su

69 Chueca Goitia, F.: "Entrevista con Teresa Sánchez de Lerín", Inédita, Madrid, 31 de Mayo de 1995, p.5: El
hotel Gran vía es más americano, me recuerda al hotel Baltimore de Nueva York. El edificio de "La Unión y el
Fénix" es el más interesante, con ciertos toques platerescos, entre plateresco y florentino muy refinado en la
parte alta.

92
último proyecto no construido del Paraninfo de la Ciudad Universitaria.70
Otros críticos observaron una relación entre este estilo y la expresividad romántica
schinkeliana. Esto parece manifestarse en alguno de sus primeros encargos como el hotel
particular de la calle Alvarez de Baena, y más aún en los dibujos de este proyecto que en el
edificio construido, puesto que, como se analiza en el apartado correspondiente del capítulo
dedicado a sus proyectos, la obra sufrió diversas modificaciones durante su construcción.
La reiteración ornamental de este hotel no se repetiría en sus creaciones futuras, si se hace
la salvedad de los bocetos iniciales del primer proyecto del Paraninfo mencionado.71
Pero fue precisamente su ímproba labor al frente de la Ciudad Universitaria la que
más elogios acaparó hacia su figura. En contra de la diversidad de opiniones que sus
"eclécticas" propuestas provocaron, se observa una unanimidad generalizada en el elogio
hacia su trabajo al frente de este complejo encargo.72 Pese a que en la Ciudad Universitaria
cada edificio tiene su propio autor, el concepto y la ordenación general partieron sin duda
de él, y permitieron durante muchos años el dificilísimo engranaje y diálogo de diferentes
arquitecturas como elementos integrados en un conjunto de rango superior.

Aquí se resume prácticamente toda su filosofía creativa, cada edificio es único y


diferente, y responde tanto formal como funcionalmente a los condicionantes tipológicos y a
las exigencias estéticas de su creador, pero su resultante ha de quedar integrada con
armonía en la generalidad del trazado urbano. Este planteamiento es que trasluce en la
respuesta de su lenguaje compositivo dado a sus proyectos. La diversidad tipológica de su
obra no fue impedimento para la obtención de bellos edificios que además de integrarse
plenamente en el tejido urbano, lo perfilaron y enriquecieron con maestría.

70 Sambrício, C: "Por una posible Arquitectura falangista", R.N.A., 199, Madrid, Marzo-Abril de 1976, p. 80.

71 Saenz de Oíza, F.J.: "Entrevista con Teresa Sánchez de Lerín", op. cit., p. 2: Para él no había más
arquitectos que Schinkel y Otto Wagner... esas composiciones clásicas eran su sueño dorado...

72 Chueca Goitia, F.: "Entrevista con Teresa Sánchez de Lerín", op. cit.,: La Ciudad Universitaria es un empeño
considerable con sus grandes ejes, con distintos núcleos de facultades, tiene una grandeza y un planteamiento
sin duda inspirado en los americanos.

93
4.2 EL LEGADO DEL ARQUITECTO-DIRECTOR

Ya ha quedado dicho que el análisis de su figura no puede limitarse únicamente a su


labor como arquitecto-director de la Ciudad Universitaria, ni tampoco como académico-
conferenciante, pese a ser éstas sus facetas más reconocidas, su compromiso constante
con todo aquello que supusiera un avance para el futuro de la enseñanza y la valoración de
la arquitectura formó también parte importante de su interés particular.

Su fecunda labor docente como Catedrático y Director de la Escuela de Arquitectura


de Madrid, en épocas tan duras y difíciles como fueron el inicio de la Guerra Civil y la
consiguiente posguerra permitió que se llevaran a cabo hechos importantísimos para la
evolución de esta. Tales fueron, entre otros, el traslado de la Escuela a un nuevo y dotado
edificio, la actualización y ampliación de los fondos de su biblioteca, la inclusión en los
planes de estudios de asignaturas como el hormigón armado o la fundación de un Museo
de la Arquitectura en la propia facultad. Hechos todos trascendentales para el futuro y la
modernización de la Escuela de Arquitectura.

El reconocimiento a su labor fue muy superior en vida al actual - algo poco habitual en
la valoración de una figura histórica -. Ya se ha mencionado su exitoso comienzo en el
mundo de la arquitectura desde el mismo año de la obtención del título de arquitecto. Su
Curriculum Vitae, abrumador, no admitía discusión: Premio Extraordinario de su
promoción, Medalla de Oro en una Exposición Nacional tan sólo un año después de
obtener el título, becado por la Academia austríaca, Catedrático de Proyectos a los 31
años, Académico a los 38, fundador y miembro de Instituciones y Corporaciones culturales
de diversa índole.
Además de todos estos méritos, cualquier reseña histórica sobre este arquitecto ponía
de relieve su vocación inquebrantable y su gran capacidad de crítica y de diálogo. La
dedicación a sus alumnos le llevó a colaborar con algunos de ellos en diversos proyectos y
la aportación de su labor para la historia de la arquitectura española hicieron de él un
personaje estimado y admirado.
La diversidad de opiniones acerca de su legado fue contradictoria, ya que, aunque fue
94
para muchos quien mejor simboliza la transición entre el final de una corriente - la
historicista - y el principio de otra - la arquitectura moderna -, sin embargo para otros resultó
un personaje ambiguo que no impidió el tanteo de los caminos de la renovación pero
tampoco los valoró nunca en su justa medida.

4.2.1. El recuerdo de sus discípulos.

Trazado el perfil de López Otero desde el punto de vista meramente profesional,


parece necesario, para un conocimiento global de su figura, dejar constancia de su faceta
más personal. A través del recuerdo escrito en algún artículo por aquellos que fueron sus
compañeros y, sobre todo, de las entrevistas realizadas por la autora a algunos de sus
discípulos más conocidos, se pretende lograr una aproximación al aspecto humano de un
arquitecto, estudiado hasta el momento desde la perspectiva de su imagen pública.

Existe unanimidad generalizada para definir su carácter como bueno, grato y


conciliador. Al parecer era enemigo de las discusiones e intentaba siempre acercarse a las
posturas más discordantes a través del diálogo.73

Persona con gran sentido del humor, fue recordado a su muerte por discípulos y
compañeros en un número monográfico especial de la Revista Nacional de Arquitectura, en
el que se incluían los indispensables elogios profesionales, menudeando comentarios del
siguiente tenor: "Su obra pudo tener algún error como todo lo humano, pero es nada
comparado con lo por él conseguido"™
Se traslucía un general sentimiento de agradecimiento de sus discípulos más directos
hacia su persona y un profundo respeto por su obra, la cual fue como ya se ha comentado,
fue muy criticada en su época.

73 G. Morales, M.: "Don Modesto López Otero", op. cit., p. 7: Nunca fué amigo de polémicas ni de violencias
que siempre perdonó y justificó porque su alma generosa estuvo en todo momento por encima de las pasiones
que mueven y perturban a ¡a Humanidad.

74 García Lomas, M.A.: "Don Modesto López Otero", op cit., p. 13.

95
Seguramente pocas personas le conocieron mejor que D. José Yámoz Larrosa, con
quien compartió los estudios universitarios, los primeros encargos e incluso los primeros
éxitos profesionales. Esta larga ejecutoria de compañerismo y amistad se refleja en las
siguientes palabras; "Era un positivo valor humano. Correcto y bondadoso, en su trato le
acompañaba un fino humorismo, pero siempre dispuesto a la consideración hacia los
demás".

Se encuentran también comentarios similares en estas páginas, como los de Luis


Blanco Soler: "Entonces comprendí la personalidad singular de don Modesto López Otero y
su extraordinaria condición humana." y Miguel de los Santos: "...tuvimos la desgracia de
perder a nuestro querido maestro, colaborador y buen amigo, unido a todos nosotros por
sus cualidades científicas, artísticas y humanas...". Estos dos arquitectos tuvieron la
ocasión de colaborar con él estrechamente en la obra de la Ciudad Universitaria, bien
como colaborador directo, en el caso de los Santos, bien como autores de alguno de los
proyectos que la integran. En esta misma línea elogiosa se manifiestan los recuerdos de
Agustín Aguirre75 y Luis Gutiérrez Soto76, en los que se refleja, más que el agradecimiento
al maestro, una relación de auténtico afecto.

Una de las personas del mundo de la arquitectura que mejor le conoció y con cuyo
importante testimonio se ha podido contar fue D. Femando Chueca Goitia, que cursó sus
estudios en la Escuela de Arquitectura de Madrid en los años inmediatamente anteriores a
la Guerra Civil, llegando incluso a estrenar el nuevo edificio de Pascual Bravo en su último
año de estudios. D. Femando fue su alumno en el tercer curso de Proyectos aunque se
conocían con anterioridad ya que D. Modesto era, por aquel entonces, Director de la
Escuela de Arquitectura de Madrid y hubo una circunstancia anómala que acercó a ambos
personajes. Explica Chueca Goitia que pasó del segundo al tercer curso de Arquitectura

75 Aquirre, A.: "Don Modesto López Otero", op. cit, p. 11: ...ya que no soy más que un arquitecto que lamenta
la pérdida irreparable de su maestro, su director en esta casa y su gran compañero, amigo y consejero....

76 Gutiérrez Soto, L: "Don Modesto López Otero", op. cit., p. 20: ...pudiera decir que su figura bondadosa y
querida ha ido jalonando paternalmente las diferentes etapas de mi vida profesional,... como amigo y consejero
por espacio de muchos años....

96
examinándose en septiembre de las asignaturas de aquel curso. Siendo ya alumno de
tercero, la Facultad de Filosofía y Letras organizó un viaje por el Mediterráneo, y extendió la
adjudicación de becas a la Escuela de Arquitectura, concediendo una por curso a partir del
tercero, resultando precisamente él el escogido para la beca de este curso. Su designación
levantó muchas quejas entre los alumnos, por estar D. Femando entre ellos, considerado
como un alumno de segundo curso, y le fue retirada la concesión de la beca. Disgustado el
director por este hecho, que consideraba injusto, planteó personalmente el caso ai Claustro
de Filosofía, que concedió finalmente una plaza extraordinaria a Chueca Goitia para
incluirle en el viaje.
Han pasado cincuenta años desde entonces, pero no olvida Chueca Goitia la nobleza
de su director al acudir en su ayuda, logrando para él un hueco en tan importante ocasión.
Otro de los recuerdos que conserva D. Femando de su maestro, al cual hace
referencia igualmente Cesar Cort es el relativo a su forma de corregir los proyectos de los
alumnos. Dice: "Yo me acuerdo que D. Modesto era un hombre que corregía con mucha
prosopopeya. Tenía un lápiz que era Eversharp, ...como un instrumento mágico, poniendo
siempre el dedo en la llaga, añadiendo peculiares observaciones que eran, a veces,
personales y pintorescas".77
Todos sus antiguos alumnos del tercer curso de Proyectos coinciden en alabar la
libertad con que les permitía trabajar,78 no marcaba tendencias ni definía gustos
personales; se limitaba a guiar al estudiante por el camino que él mismo había escogido.
Entre aquellos, los arquitectos Sáenz de Oíza y Fisac recuerdan la facilidad otorgada para
componer los proyectos de Escuela en el estilo que ellos desearan emplear, corrigiendo o
criticando el profesor únicamente aquellos aspectos en los que el alumno se dejaba llevar
por fantasías o imposibles, acercándole siempre a la realidad de la obra de arquitectura.79

77 Cort, C: "Don Modesto López Otero", op. cit., p. 13: Pero López Otero no cogía el lápiz fàcil firme y
sugeridor, que tanta eficacia y brillantez ha usado siempre. Ni corregía ningún detalle, ni puntualizaba
gráficamente sus ideas. Sus gestos negativos o estimulantes, que en él fueron siempre tan expresivos....

78 Bidagor, P.: "D. Modesto López Otero", op. cit., p. 8: López Otero dejaba hacer y procuraba perfeccionar los
trabajos sin intentarla modificación de las tendencias.

79 Fisac M.: "Entrevista con Teresa Sánchez de Lerin, op. cit., p. 1: Era muy ciudadoso, muy respetuoso de lo
97
Ya se ha mencionado el buen carácter de que hacía gala, considerado por todos
como hombre bromista y alegre, socarrón y divertido, aspecto éste que sabía dosificar con
amabilidad con una imagen formal y solemne. Chueca Goitia relaciona esta manera de ser
con su ascendencia gallega - su madre era oriunda de la provincia de Lugo -. Otros lo
vieron simplemente dotado de diplomático humor, como recuerda Mariano G a . Morales:
'Como humorista, sus anécdotas y recuerdos siempre estaban impregnados de una gracia
ática de buen estilo".80
Permiten estos testimonios configurar en cierta manera la imagen que de él
guardaron aquellos que compartieron sus diversas actividades e inquietudes. Personaje
casi público, se podría llegar a considerar como el perfecto arquitecto-estado, debido a la
enorme aceptación institucional y social que le dieron los continuos nombramientos
honoríficos. Esta proyección pública, inusual en un profesional es lógica en su caso ya que
su conexión con el mundo intelectual fue constante. Su carácter sociable, su capacidad de
adaptación a las más diversas circunstancias supusieron una valoración generalizada de
su persona que se hizo fundamental para la cultura española.

que pensábamos y lo que hadamos...

80 G. Morales, M.: "Don Modesto López Otero", op. cit., p.8.

98
PARTE SEGUNDA

CAPITULO I

PROYECTOS

1.1 CONCURSOS Y PREMIOS.

lllProyecto para la Exposición Nacional de Bellas Artes.

Una vez obtenido su título en 1911, López Otero se decidió a participar, junto con su
gran amigo y compañero José Yamoz Larrosa en el concurso convocado por la Academia
de Bellas Artes sobre una Exposición Universal en Madrid. Pese a la juventud e
inexperiencia de los autores, obtuvieron el primer premio, lo cual abrió a los recién
estrenados arquitectos las puertas del éxito.

Había en aquellos años un amplio precedente en la organización de Exposiciones,


tanto nacionales como internacionales en España. De ellas, ia primera que tuvo incidencia
en nuestro país fue la de París de 1900, debido sobre todo al gran éxito alcanzado por el
arquitecto español José Urioste y Velada con su diseño del Pabellón Nacional en la capital
francesa. Dicho proyecto se mantenía en una línea clasicista con acumulación de
elementos renacentistas.81 Tras este éxito comenzaron los arquitectos españoles a poner
un mayor interés en este tipo de concursos, tal fue el caso de Aníbal González, que tuvo un
gran éxito profesional con los Pabellones Real y de Arte Antiguo de la Exposición de
Sevilla.

No se tienen prácticamente datos acerca de las bases y la finalidad del Concurso de


Bellas Artes, habiéndose obtenido únicamente la publicación de algunos de los planos del
mismo en la revista Arquitectura y Construcción de Julio de 1912. La documentación

81 Chueca Goitia, F.: Arquitectura Española Contemparánea VI: Fases Finales, op. cit., p. 251.

99
existente es gráfica, tan solo una reseña periodística permite deducir la participación en el
Concurso de arquitectos de la talla de Teodoro Anasagasti y de Mathet y Pla y Lacerta, los
cuales lograron, al parecer los puestos segundo y tercero de dicho concurso. El escaso
tamaño y la indefinición de estas reproducciones impide conocer la memoria del proyecto y
por ello las hipótesis compositivas de los autores.82
El proyecto ganador consistía en un conjunto de pabellones que se comunicaban por
avenidas y calles de distintos tamaños, con grandes espacios ajardinados en las zonas
libres que quedaban entre ellos.
El esquema general presentaba una disposición barroca con viales y espacios muy
geometrizados, los cuales no admitían la posibilidad de un recorrido libre sino que
establecían una clara jerarquía por tamaños de los viales. Compuesto principalmente por
dos ejes perpendiculares - recordando la cardo y decumana romanas- a los que se
superponen otros dos ejes a 45° de los anteriores, y a estos, otros secundarios que
rompían la simetría inicial de la planta. Esta disposición axial se cerraba mediante una
semicírculo que constituía el perímetro exterior del recinto.
Cada encuentro de los ejes servía para la ubicación de plazoletas y rotondas en las
que se situaban los distintos pabellones, fuentes y monumentos dando como resultado
unos recorridos rígidos de marcada direccionalidad, jalonadas de grandes y pequeñas
arquitecturas que debían crear un espacio grandes perspectivas aunque un tanto artificial
al estilo del jardín francés.
Además de la planta de ordenación general, se publicaron también en la mencionada
revista los alzados de cinco Pabellones; no se sabe si constituyen la totalidad de lo
proyectado o sólo un extracto, además de un detalle de la puerta principal.
Son en concreto los Pabellones del Ejercito y la Marina, de la Agricultura y la Ganadería,
de las Bellas Artes, de Fiestas y de Artes Industríales. La base compositiva de éstos es
prácticamente la misma. Casi todos son simétricos o, como es el caso de los del Ejército y
las Artes Industríales rompen su simetría con la introducción de alguna torre.

82 Anónimo: "La Exposición Nacional de Arquitectura", A. y C , Madrid, Julio de 1912, p. 211-222: ...el artista
camina a pasos agigantados hacia el dominio completo de la Arquitectura.

100
1.1 López Otero, M. y Yárnoz Lanosa, J. Propuesta para la Exposición Universal. Madrid. 1912.

Se podrían clasificar, por su similitud estilística en tres grupos. Un primero constituido


por los Pabellones del Ejercito y de la Marina, el de Bellas Artes y el de Artes Industríales,
otro por el de Fiestas y un tercero por el de Agricultura y Ganadería.

El primer grupo presenta una marcada tendencia neomudéjar, son volúmenes que
debieron diseñarse para ser construidos en ladrillo, ya que el detalle de los alzados
demuestra una profusión de dibujos de fachada típicos de este estilo: paramentos con
realces y rehundidos, grandes aleros, gran número de huecos de formas diversas en
paños, minaretes, etc. Una gran portada de acceso con arco central que se complementa
con una torre lateral de gran altura. Ambos cuerpos presentan una composición muy
estudiada y detallada, rigurosa y algo clásica, observándose una similitud entre el lenguaje
empleado en la plaza de España de Sevilla de Aníbal Alvarez, arquitecto muy admirado por
Yárnoz y Otero por su destreza en el manejo y diseño de los elementos neomudéjares. Es
interesante observar, sin embargo que el proyecto de los jóvenes arquitectos es anterior al
del sevillano, por lo que no es posible una influencia directa de tal obra. La planta,
esquematizada en una esquina de la publicación, se compone por un cuadrado perfecto
con cuatro machones igualmente cuadrados en cada esquina y una torre en el lateral
derecho de planta igualmente cuadrada.

Se observa una gran minuciosidad en el diseño de los edificios, con dibujos muy
detallados hasta en pequeños aspectos ornamentales. El Pabellón del Ejercito se

101
diferencia de los otros dos por la inclusión de una torre de estilo medieval con clara alusión
a las fortalezas de aquella época, un recurso un tanto primario, que no armoniza con el
resto, el cual aunque recargado, presenta un hábil juego formal. Las planta, de nuevo
esquematizada en una esquina, es mucho más moderna que la anterior, basada en tres
rectángulos que se enlazan por posibles pasajes o pórticos rematadas en algunas de sus
esquinas por torres de planta cuadrada como las anteriores. También este edificio debió
plantearse en ladrillo visto aunque su estética es mucho más historicista, con abundancia
de torres rematadas como minaretes y arcos apuntados medievalistas.

Mucho más sencillo es el Pabellón de la Agricultura y la Ganadería, seguramente


debido a que la función a desarrollar pareció merecedora de una composición más austera
y sencilla. La fuente de inspiración debió ser el cortijo andaluz, tanto por la elección de los
ornamentos, como por los paramentos verticales totalmente lisos que parece ser iban
encalados en blanco, y el aspecto doméstico de todo el conjunto. Se componía de cinco
edificios conectados entre sí, marcando una simetría mediante un volumen central más
elevado en forma semicircular con dos pequeñas torres y gran acceso seguramente para
significar el Pabellón en el conjunto del recinto.

Por último el Pabellón de Fiestas se desarrolla con un lenguaje totalmente distinto a


los anteriores. De acentuado estilo neoclásico, mucho más grandilocuente y lujoso que los
demás, hace referencia a un Capitolio reducido de manera un tanto primaria. Elevadas
logias o pórticos crean la antesala de los diversos volúmenes que de nuevo se rematan con
torres de planta cuadrada. Todos cuentan con una planta de remate previa a la coronación
con arcos de medio punto y balaustradas.
Aunque no existen datos de la planta de este pabellón, puede deducirse por el alzado
principal que debía ser simétrico, con una serie de rampas y escalinatas que accedían al
edificio principal. Se desarrollaba éste en gran altura con una cúpula peraltada y torres
laterales de remate.
Este exceso decorativo se hace más patente en el alzado de la puerta principal de
este Pabellón, que permite ser analizado más minuciosamente, ya que se cuenta con un
detalle en perspectiva. Aquí recurrieron nuevamente los autores a la simetría y al esquema
102
de cuerpo principal apoyado en dos simétricos de menor tamaño. Los huecos son arcos de
medio punto flanqueados a ambos lados por dobles columnas apoyadas sobre grandes
basas con fustes decorados y capiteles posiblemente corintios. El entablamento de gran
tamaño se remata con una balaustrada también muy ornamentada y en ambas esquinas,
como coronación, una esculturas que podrían ser angelotes con las alas abiertas para dar
movimiento y acentuar su tamaño.
Se podría considerar este proyecto de la Exposición Universal como el más barroco
de los realizados por el arquitecto. Cargado de ornamentación y recursos ornamentales, en
él la superposición de los elementos arquitectónicos lleva a un resultado de tendencia
francesa, aunque se pueda encontrar alguna referencia al hotel de la C/Alvarez de Baena
que se comentará seguidamente, aunque ha de considerarse que en esta vivienda lo
construido difirió mucho de lo proyectado, por lo que considerar la referencia historicista
como una imposición de la propiedad.
Probablemente se deba buscar en estos proyectos la huella de obras un tanto
eclécticas como el actual Ministerio de Agricultura, obra de Velázquez Bosco, si bien la
escala y proporción de este, falla en los jóvenes arquitectos, que demuestran en esta obra
la influencia de la corriente monumentalista tan de moda en los primeros años del siglo.

Pronto la influencia de la arquitectura vienesa le hará olvidar esta primera obra,


adentrándose en la estética secesionista.

1.2 M. López Otero y J. Yamoz Lanosa: Detalle de acceso principal.Madrid. 1912.

103
El paso del tiempo permitiría al arquitecto depurar de su lenguaje compositivo estas
influencias, abandonando los recursos academicistas para dirigir su atención hacía las
nuevas formas del edificio en altura que se construía desde hacía ya dos décadas en
Norteamérica y las atractivas creaciones de la Secesión vienesa.

1.1.2. Monumento a Las Cortes de Cádiz.

Cuando aún no había terminado sus estudios de arquitectura convocó el


Ayuntamiento de Cádiz un concurso para levantar un monumento con motivo del
centenario de la aprobación de las históricas Cortes de Cádiz, según refleja el acta de 2 de
diciembre de 1910 de dicho Ayuntamiento. Sin embargo, el anuncio oficial se retrasó hasta
el 10 de febrero de 1911, publicándose también la intención del Ayuntamiento de solicitar
dos millones de pesetas a las Cortes de Madrid para la realización del proyecto ganador.
Las bases de dicho concurso fueron redactadas por la Academia de Bellas Artes de San
Femando de Madrid, la cual planteó la necesaria cooperación entre arquitectos y escultores
para obtener propuestas que no fueran únicamente ejercicios escultóricos.

La convocatoria tuvo un gran éxito y participaron profesionales de gran valía con


pruestas muy interesantes, como las de Gabriel Abreu y Manuel Gamel, Antonio Palacios y
Ángel García o Teodoro Anasagasti y José Capuz, además de López Otero y Yámoz con
Aniceto Marinas.

Estos arquitectos se unieron de nuevo en colaboración, tras participar en el concurso


de la Exposición Internacional, poniéndose otra vez la suerte de su lado. Es importante
destacar el decisivo papel del escultor colaborador, Aniceto Marinas en la consecución del
premio, muy alabada por el jurado.

A partir de la memoria del proyecto de concurso redactada por los autores y el artículo
escrito por D. Francisco Ponce Cordones en los Anales de la Academia de Bellas Artes de
Cádiz, se sabe que fueron 16 los equipos los que presentaron sus trabajos, de los cuales

104
se destacan los siguientes:83

1 D. Manuel Vega, arquitecto y D.Manuel Fluxá y D.Antonio Parera, escultores.


2 D. Ramón Frexé, arquitecto y D. Miguel y D. Luciano Oslé, escultores.( Dos
proyectos).
3 D. Antonio Palacios, arquitecto y D. Ángel García, escultor.
4 D. Teodoro Anasagasti, arquitecto y D. José Capuz, escultor.
5 D. Gabriel Abreu, arquitecto y D. Manuel Garnelo, escultor.

6 D. Benito del Valle, arquitecto y D. Miguel A. Estany y D. P. Estanay, escultores.


7 D. Rafael Martínez Zapatero y D. Rafael Sánchez Echevarría, arquitectos y D.
Lorenzo Coullaut-Valera, escultor.

8 D. Modesto López Otero y D. José Yámoz, arquitectos y D. Aniceto Marinas, escultor.

Al parecer la competencia entre ellos fue grande debido a la calidad de los trabajos
presentados y tras una preselección en la que se eligieron los cuatro últimos mencionados,
terminaron decantándose por el último de ellos. Dicha comisión de selección estuvo
presidida por el Conde de Romanones, presidente del Congreso y compuesta por
senadores, diputados, académicos y vocales de la Comisión Provincial de Monumentos.84
Adjudicada la obra al equipo ganador, se concedió para su construcción un millón de
pesetas.

La comparación entre las distintas propuestas presentadas y la ganadora refleja


claras diferencias en la concepción del proyecto. Las bases del concurso planteaban la
necesidad de simbolizar o representar en el proyecto las circunstancias y personajes
históricos, lo cual interpretaron fielmente los autores del proyecto ganador con la inclusión
de las escenas y los protagonistas más representativos del acto, algo que no hicieron los
demás grupos concursantes, los cuales basaron sus anteproyectos en temas alegóricos.

83 Esta documentación ha sido cedida por D. Francisco Ponce Cordones, de la Real Academia de Bellas
Artes de Cádiz, autor del artículo: "Un paseo alrededor del monumento a las Cortes".

84 Ponce Cordones, F.: "Un paseo alrededor del Monumento a las Cortes", Anales de la Real Academia de
Belas Artes de Cádiz, 11, Cádiz, 1993, p. 86.

105
Eran casi todas las propuestas bastante historícistas siguiendo la moda de principio de
siglo y quizá cargadas de ornamentación en exceso.
Utilizaron los concursantes los recursos arquitectónicos más característicos de la
tipología monumental como son el arco de triunfo, el obelisco, la columna sola o pareada,
etc. adornado todo ello de gran número de esculturas alegóricas, mientras que, como se
detalla más adelante, los ganadores se basaron en formas más características de los
espacios destinados a sede de Cortes parlamentarias como eran el semicírculo propio de
los hemiciclos.
El análisis del proyecto y la construcción del Monumento a las Cortes de Cádiz resulta
importante, tanto por la solución adoptada por los autores como por el largo espacio de
tiempo transcurrido entre la concesión del premio y la finalización del mismo, ya que
surgieron problemas de diversa índole: constructiva, económica y política.

1.3. T. Anasagasti y J. Capuz: Propuesta de Monumento a las Cortes de Cádiz. Cádiz. 1991.

Ya en 1911, aún antes de comenzar la erección del monumento se decidió cambiar


su lugar de ubicación. La propuesta inicial del concurso lo situaba en la alameda de
Apodaca frente a la bahía, en un espacio intramuros lo cual se modificó para ubicarlo en
una explanada cercana, ganada al mar, entre el edificio de la Aduana y el nuevo muelle
comercial, denominada actualmente Plaza de España.

106
Se ha de señalar que la trama urbanística más significativa de la ciudad de Cádiz se
constituyó en el siglo XVIII cuando se cerró el amurallamiento del conjunto. Esta muralla
formaba un baluarte para incluir el edificio de la aduana, pero a principio del presente siglo
se derribó esta zona de muralla y se ganó al mar el espacio que había de ocupar el
Monumento a las Cortes de Cádiz85.
Ya en la memoria adjunta al proyecto se lamentaban los autores del cambio de
ubicación, calificando el nuevo emplazamiento como poco apropiado por el fuerte contraste
que supondrían los edificios que lo habían de rodear.86

f j g g W(UUX»S 5 «I»

1.4 Recinto amurallado. Situación de la futura Plaza de España. Cádiz. S.XVIII.

Este cambio se consideró en principio poco importante, sin embargo el gran peso del
monumento, superior a las 1.500 toneladas, supuso un gran problema para las labores de
cimentación debido al fuerte asentamiento que había de preverse, y dificultó enormemente
el comienzo de la erección del monumento. Estos trabajos aumentaron considerablemente
los gastos, por lo que pronto se precisó de ampliaciones presupuestarias que en algunos

85 Ponce Cordones, F.:"Un paseo alrededor del Monumento a las Cortes", op. cit., p. 88 : ...se procedió a la
colocación solemne de la primera (piedra), acto proyectado para el 3 de octubre de 1912.....

86 López Otero, M., Yamoz, J., Marinas, A.: "Documento N° 1, Memoria". Proyecto de Monumento a las
Cortes, Constitución y Sitio de Cádiz, Madrid, 15 de Octubre de 1912, p. 3.

107
momentos paralizaron las obras. Este problema económico, acompañado de la difícil
situación política española de este principio de siglo que derivó en rápidos cambios hizo
que las obras se prolongaran durante casi 17 años, retrasando la inauguración del
monumento hasta el mes de mayo de 1928. Durante todo este período fue López Otero el
director de las obras, ya que Yámoz Larrosa se desentendió pronto de las mismas, sin
conocerse el motivo de tal decisión. Las reseñas periodísticas y las actas del Ayuntamiento
de Cádiz de todos estos años informan de la lenta evolución de las obras, y de las visitas a
Cádiz realizadas por el arquitecto, alabando enormemente su gran dedicación e interés por
ver terminado el monumento, llegando a afirmar que su inauguración hubiera sido
imposible sin sus desvelos.87

El monumento presentado a concurso difiere del finalmente construido en algunos


detalles, sobre todo ornamentales. Era el anteproyecto de los ganadores más dinámico y
barroco que el resultado final, en el cual las esculturas perdieron fuerza y expresividad y se
acercaron más a la estética clásica, más pausada y contenida.88 Su forma permitía ser
colocado mirando al mar o de espaldas a este, requisito requerido en los acuerdos de las
Cortes sobre la convocatoria del concurso de 14 de abril de 1812.

Tal y como reza la memoria presentada por los autores, el proyecto consistía en una
gran plataforma semicircular de 46 metros de diámetro a la que se accedía por una amplia
escalinata, sobre la cual se recreó un hemiciclo que rememorara el de las Cortes
compuesto por dos muros semicirculares. En el centro, y marcando el eje de simetría, se
elevaba un cuerpo muy esbelto compuesto por cuatro pilastras rematado por un grupo de
cuatro figuras que corresponden a la Libertad, la Justicia, la Democracia y el Progreso. A
cada lado del cuerpo principal, sobre las paredes de los muros curvados, se representaban
los personajes y escenas más emblemáticos de la Constitución de las Cortes de Cádiz.
La definición de estas escenas se obtuvo de los cuadros de la época titulados "La
Junta de Cádiz en 1810" a la derecha y "El Juramento de los diputados" a la izquierda,

87 Diario de Cádiz, Cádiz, 4 de diciembre de 1911 y 16 de Mayo de 1928.

88 Ponce Cordones, F.: "Un paseo alrededor del Monumento a las Cortes", op. cit., p. 87.

108
cuyos autores fueron Rodríguez Barcaza y Casado del Alisal respectivamente. La
interpretación de estos dos relieves de la mano de Aniceto Marinas se titularon "La Junta
de Defensa contesta a los franceses" y "La Jura de la Constitución por los Diputados" y en
ellos aparecen los diputados de la Junta en actitudes elocuentes y expresivas,
minuciosamente descritos físicamente para su fácil reconocimiento.

En la parte posterior cóncava se grabaron los diez preceptos fundamentales de la


Constitución y diversas figuras que representan las provincias americanas arropando el
escudo gaditano. Tiene esta parte del monumento una textura muy rugosa, de aspecto
pesado, que alude a las murallas de Cádiz que protegían a las Cortes.

1.5 Maqueta del proyecto original presentado a concurso. Cádiz. .1912.

Las figuras ecuestres que rematan las esquinas de ambos muros arropando el
conjunto se realizaron en bronce y simbolizan la Paz y la Guerra. La primera encarnada en
una figura femenina con una cruz y la segunda en Marte sujetando una victoria alada.
Todo el monumento se realizó en piedra caliza blanca de Gilena (Córdoba) y las
esculturas en arenisca blanca, salvo la figura de la Constitución que es de mármol de
Carrara aunque inicialmente se pretendía que fueran todas de mármol. La elección de
estos materiales da al conjunto luminosidad y vivacidad, acentuando la presencia del
monumento en la Plaza y distinguiendo bien los diferentes planos que lo componían.
109
Ya se ha comentado la originalidad del diseño del equipo ganador que supo alejarse
de los preconcebidos monumentos clásicos para desarrollar un proyecto único basado en
la fiel transcripción de la historia del acto a conmemorar. De esta manera, la geometría
semicircular es la base de una sene de bajorrelieves y esculturas que permiten explicar
visualmente al espectador la realidad histórica de la aprobación de las Cortes de Cádiz.
Con la introducción de los numerosos elementos alegóricos ya mencionados, - el sillón
vacío del Rey, las figuras de la Paz y la Guerra, el libro de la Constitución etc.- el
monumento se constituye en reflejo fidedigno de la hazaña gaditana.
Optaron los autores por una estética clásica, sencilla y rigurosa que, como ya se ha
comentado se barroquizaba en los grupos escultóricos, ágiles, dinámicos y voluminosos.
Hubo opiniones diversas acerca del resultado, en el que se abandonó el exceso expresivo
de los grupos escultóricos para ofrecer al espectador un conjunto más homogéneo y
sereno.
Unos consideraron que se lograba una unidad compositiva entre la arquitectura y la
escultura, más fragmentada en el anteproyecto inicial.
Una comparación del monumento ganador con los demás proyectos presentados a
concurso permite observar una generalización de ese barroquismo en las distintas
iconografías representadas, muy exagerado en algunos que sí habrían de considerarse
realmente "eclécticos".
Tal fue el caso de las propuestas presentadas por los equipos de Martínez Zapatero,
Gabriel Abreu y Ramón Frexé, en las que se encontraban un buen número de elementos
de diversa época y estilo: arcos romanos, obeliscos, columnas, grandes pedestales, e
incluso miniaturas de templetes, en un alarde imaginativo muy al gusto de la época, pero
alejado de la referencia histórica exigida en la convocatoria del concurso.
Cincuenta años después de su inauguración el monumento a las Cortes se
encontraba en mal estado, los cambios climáticos, el ambiente marino y el descuido
ciudadano lo habían deteriorado considerablemente, afectando sobre todo a los relieves y
algunas piezas escultóricas, además del daño general que suponía el asentamiento de una
parte del mismo.
no
La primera intervención en el monumento en los años 60 consistió en una limpieza
superficial y el sellado de las grietas más notorias. Veinticinco años después de esta
insuficiente actuación, encargaría por fin, la Consejería de Cultura de Andalucía un estudio
geotécnico para conocer las causas del asentamiento del monumento para poder acometer
correctamente una reparación del mismo. Los resultados de este estudio constataron que
la causa fundamental del mal era la heterogeneidad de la cimentación, muy fuerte y
profunda en la zona central del monumento pero ligera en el resto. Obtenidos estos
resultados la misma Consejería encargo a ios arquitectos gaditanos Manuel y José I.
Fernández-Pujol un proyecto de rehabilitación global del mismo. Tal proyecto se redactaría
con rigor y detalle e incluye un estudio previo muy minucioso de los antecedentes históricos
y técnicos del monumentos, así como un exhaustivo análisis de la patología del mismo.

1.6. Maqueta de la propuesta de R. Mtez. Zapatero, R. Schez Echevarría y L Coullaut- Valera. Cádiz. 1912.

Sin embargo, el trabajo de los arquitectos no se materializó convenientemente en las


obras de rehabilitación que se realizaron, ya que el micropilotaje previsto para subsanar el
asiento no se llevó a cabo y algunas de las piezas a restaurar hubieron de conformarse con
una limpieza. Las que sí se realizaron fueron las labores concernientes a reparación de
toda la piedra y los mármoles dañados por la humedad y la acción química, así como la

ni
reposición de algunos trozos desaparecidos en las esculturas y relieves y la
impermeabilización de toda la superficie del monumento.
También se planteó en el proyecto la necesidad de eliminar las grandes masas de
arbolado, excesivamente altas, que impiden disfrutar de una buena y completa perspectiva
del monumento como ya habían observado los autores del proyecto original.89
El criterio restaurador adoptado por los arquitectos respondía a una teoría basada en
la recuperación de la apariencia perceptiva del monumento restableciendo las piezas con
materiales similares pero diferenciadores, de tal manera que se recuperara el aspecto
global del monumento pero dejara patentes las intervenciones.90
Es ésta una de las teorías restauradoras más aceptadas entre los profesionales, ya
que permite distinguir las partes originales de las restauradas a la vez que da a conocer la
generalidad del conjunto.

Tal técnica, denominada en su día "anastylosis", resultaba a su entender una buena


práctica siempre y cuando se conociera la realidad inicial del monumento, es decir, su

89 López Otero.M., Yámoz, J. y Marinas, A.: "Memoria del proyecto de Monumento a las Cortes de Cádiz",
Archivo Municipal, Cádiz, 1911, p. 5: ...el Monumento... podría constituirla parte principal efe un jardín formado
con plantas de poca altura para no impedir la visualidad.

90 Femanadez-Pujol, J.I.: "Proceso de restauración del monumento a las Cortes de Cádiz". Cádiz, 1994, p. 25.

112
verdadero aspecto original como aclararía años más tarde el arquitecto al disertar sobre las
teorías de restauración en su discurso de ingreso en la Real Academia de la Historia.91
Siguiendo este criterio se preconsolidó todo el conjunto para proceder posteriormente
a la reposición de las piezas desaparecidas como fueron: la cara de una de lasfigurasdel
relieve derecho, la pata del caballo del grupo de la ciudadanía y la espada de lafigurade la
Constitución. Recuperó así el Monumento mucho de su aspecto inicial y con ello su
esplendor, que permiten contemplarlo prácticamente igual a como lo concibieron sus
autores hace casi 90 años.

91 López Otero, M.; "La técnica moderna en la conservación de monumentos", Boletín de la Real Academia de
la Historia, Madrid, Enero de 1932.

113
1.2. HOTELES PARTICULARES

1.2.1 La vivienda residencial madrileña a principios del siglo XX.

Los primeros proyectos encargados a López Otero fueron dos hoteles particulares o
viviendas unifamiliares según denominación actual, en 1915, así como un edificio de
viviendas el mismo año situados en zonas residenciales burguesas del Madrid de principio
de siglo.
La profusión de este tipo de encargos en los primeros años del siglo XX, se debió al
deseo de la recién advenida burguesía de mostrar su nivel económico ante la sociedad
tratando de equiparar el lujo de sus viviendas con las residencias de la nobleza madrileña.
El precedente tipológico más cercano serían los palacetes construidos a finales del
pasado siglo y principios del actual como los realizados por el Marqués de Cubas, el
palacete de los Marqueses de Amboage en J. Bravo c/v Velazquez de Joaquín Rojí, el
hotel en María de Molina obra de Manuel Ma Smith e Ibarra, y la casa-palacio de Longoria
diseñada por José Grasses Riera, en los que se abandonaba la utilización del ladrillo visto
propia del neomudéjar de finales del siglo XIX por trazado aún novecentista y con alguna
referencia al regionalismo

1.8 Marqués de Cubas: Palacio de Arenzana. 1876.

114
Por aquellos días se imponían opiniones como la de Vicente Lampérez, que
confirmaba en una conferencia que "el único camino es el nacionalismo, la adaptación de
los estilos tradicionales''.92

Ello terminó degenerando en un exceso ornamental ya anticuado que, pese a tener


una gran acogida social, suponía un retroceso en la evolución estética del tejido urbano.

12.2 Hotel-estudio para Miguel Blay

El primero de los hoteles se lo encargó a López Otero el pintor D. Miguel Blay. El


edificio, demolido en fecha imprecisa, le valió a su autor un Premio del Ayuntamiento de
Madrid en 1915. El segundo fue un encargo, de los promotores Sres. Torán y Harguindey
en un solar muy cercano al anterior el año siguiente, 1916. La composición en planta de
ambos edificios se inspiró en los mismos esquemas, similares también a la gran mayoría
de los proyectos de esta misma tipología diseñados por sus compañeros y ambos se
proyectaron con estructura de hormigón armado, una constante en sus obras.

El proyecto del segundo de estos hoteles adolece de una mayor grandilocuencia


estética ya que debido al reducido tamaño del edificio, la profusión decorativa basada en
decoraciones florales en huecos y balaustres le da un aspecto un tanto barroco.

Se centraba la planta en un gran hall de dos alturas alrededor del cual se organizaban
las estancias de recepción de planta baja y volcaban a modo de corredor los dormitorios de
planta alta. Esta solución se empleaba ya desde el siglo pasado y no se modificaría
prácticamente hasta la introducción de los principios de la arquitectura moderna en nuestro
país. Consiguió el autor en esta obra unos espacios interiores grandiosos y lujosos,
mediante amplias escaleras, cubiertas vidriadas y arcadas de doble altura que recuerdan
decoraciones novecentistas.
D. Miguel Blay, propietario y autor del encargo de este proyecto conoció a López

92 Navascúes, P.: "Los Premios de Arquitectura del Ayuntamiento de Madrid (1901-1908), Revista Villa de
Madrid, 52,Tomo 3,1976, p. 15-16.

115
Otero durante la celebración del Concurso de Arquitectura de la Sociedad de Amigos del
Arte del cual formaba parte del jurado. Recuerda el propio Blay, la gran impresión que
causó el proyecto presentado por López Otero y Yárnoz a todos los miembros del mismo,
razón por la cual ganaron el concurso por unanimidad. A partir de entonces se estableció
una amistad entre Blay y López Otero que llevaría al primero a depositar su confianza en el
joven arquitecto para la redacción y ejecución del proyecto de su vivienda-estudio en el
solar de la calle Pinar de Madrid.

1.9 M. López Otero: Planta de Hotel en C/Pinar. Madrid. 1916.

El programa era el característico de la tipología, con la singularidad del


espacio destinado a estudio del pintor que se organizó como una prolongación axial de la
planta. Se pierde en ella la centralidad antes citada, para dejar paso a una composición
más lineal, en la que los distintos cuerpos se van uniendo según criterios de uso. De esta
manera, gabinete, salón y comedor se disponen alrededor del vestíbulo, acoplándose con
funcionalidad. No ocurre lo mismo en la planta alta, donde los dormitorios y baños se
encajan forzadamente, adaptándose a las formas obtenidas de la distribución de planta
baja.
La gran disponibilidad de espacio con que se contaba para el diseño de las diversas
estancias que se proyectaban con gran amplitud, sin los actuales problemas de superficie,
lo cual permitía irregularidades o formas caprichosas que no necesariamente respondían a
una funcionalidad concreta. Esta amplitud es la que aprovechó en este caso D. Modesto
116
para ubicar en planta los dormitorios y baños con cierta arbitrariedad y ligero desorden pero
sin alterar la composición de la planta noble ni la volumetría general.
Al exterior, la diferencia de altura entre el estudio del pintor y el resto de la vivienda
minimiza la importancia de éste, acentuando la fuerza de los demás cuerpos que
componían el proyecto. La volumetría de la vivienda se constituye como un conjunto de
cuerpos maclados que adquiere una gran robustez por la construcción de las fachadas de
líneas depuradas, a base de grandes piezas de manipostería que se aligeran en la
resolución de los huecos mediante arcos y ojivas que revelan aún ciertas reminiscencias
historícistas.
Aunque la composición de alzado responde al esquema típico de basamento, cuerpo
principal compuesto de una o dos plantas, y ático bajo cubierta, cada elemento presenta
una solución distinta.
El basamento se convierte en un simple zócalo de escasa altura, las plantas nobles
exteriorizan su función por el variado tratamiento de sus huecos y el salón se prolonga
mediante un "bow-window", fórmula que tendría posteriormente un enorme éxito en los
edificios de viviendas de los años cuarenta.

La intencionada asimetría del conjunto da un gran dinamismo al volumen exterior: la


torre de dos plantas domina y articula el giro de las dos fachadas a calle donde se sitúa un
mirador curvo con cubierta atenazada que refuerza su carácter de elemento de unión entre
dos piezas importantes. Cada uno de los espacios interiores se manifiesta al exterior
distinto al contiguo y extrapolando su función constituye una moderna concepción de la
conjunción de espacios mediante asimetrías o rupturas.

La fachada a jardín más convencional, igualaba la altura total de los distintos


volúmenes y huecos, creando un alzado mucho más homogéneo aunque se mantenía la
variedad compositiva en la apertura de los últimos. Mientras que unos resultaban
pequeños, otros de gran tamaño se remataban con arcos rebajados y otros se adintelaban
y dividían, bien en dos, bien en tres partes. Este juego formal, en cierto modo caprichoso,
revelaba un insuficiente dominio del empleo de las proporciones, que pronto alcanzaría el
autor.
117
La gran diversidad de formas se contrarresta con la uniformidad de los materiales
empleados, con la fuerza que transmite la piedra y con la rotundidad de las líneas de
imposta, que logran dar la imagen de bloque totalitario. Este edificio recuerda
inevitablemente el Hospital de Maudes obra del admirado Antonio Palacios, en cuyo
estudio, como ya se ha señalado se inició brevemente D. Modesto. El comparación de
ambos edificios evidencia la gran influencia que ejerció la obra de Palacios en López Otero.
La novedad del esquema en planta, que recuperaba a inicios del siglo XX los trazados
renacentistas y el originalísimo manejo de materiales, cerramientos y huecos de los
alzados, que rompían totalmente con la estética novecentista y afrancesada tan bien
aceptada entre sus contemporáneos fueron un revulsivo para el recien estrenado
arquitecto. Parece lógico plantear por tanto, que el proyecto de la C/Pinar es fruto del deseo
personal de experimentar dentro de la línea renovadora y un tanto brutalista que inició
Palacios con el Hospital de Maudes. La inteligente interpretación que logró López Otero de
esta posible nueva corriente le valieron, no solo el premio del Ayuntamiento de 1915 sino
un amplio reconocimiento profesional, que al parecer fue importante para la adjudicación de
los siguientes encargos profesionales.
La principal diferencia entre la solución de Palacios y la de López Otero es la
combinación de ladrillo visto y piedra que emplea este último, mientras que en Maudes la
piedra es contrastada con piezas vidriadas rústicas. Además en la casa de la C/Pinar se
rematan con cubiertas a cuatro aguas y grandes aleros de madera sus cuerpos principales,
delatando una cierta tendencia regionalista y se restringe el uso de la cubierta plana con
balaustrada en los cuerpos menores de anexión mientras que en el hospital de Maudes se
extiende a la totalidad del conjunto.
En cualquier caso el proyecto resulta audaz, desembarazado de las modas del
momento y capaz de conseguir un volumen desornamentado, novedoso, con una cierta
imagen brutalista. Si se repasan los hoteles más conocidos que se acababan de construir
cuando se proyectó la vivienda del Sr. Blay se encuentran edificios mucho más clasicistas,
bien por su adscripción historicista, bien por hallarse entre la arquitectura neomudéjar y la
regionalista. Sorprendió por ello su iniciativa para inhibirse de lo que en aquellos momentos
118
La gran diversidad de formas se contrarresta con la uniformidad de los materiales
empleados, con la fuerza que transmite la piedra y con la rotundidad de las líneas de
imposta, que logran dar la imagen de bloque totalitario. Este edificio recuerda
inevitablemente el Hospital de Maudes obra del admirado Antonio Palacios, en cuyo
estudio, como ya se ha señalado se inició brevemente D. Modesto. El comparación de
ambos edificios evidencia la gran influencia que ejerció la obra de Palacios en López Otero.
La novedad del esquema en planta, que recuperaba a inicios del siglo XX los trazados
renacentistas y el originalísimo manejo de materiales, cerramientos y huecos de los
alzados, que rompían totalmente con la estética novecentista y afrancesada tan bien
aceptada entre sus contemporáneos fueron un revulsivo para el recien estrenado
arquitecto. Parece lógico plantear por tanto, que el proyecto de la C/Pinar es fruto del deseo
personal de experimentar dentro de la línea renovadora y un tanto brutalista que inició
Palacios con el Hospital de Maudes. La inteligente interpretación que logró López Otero de
esta posible nueva corriente le valieron, no solo el premio del Ayuntamiento de 1915 sino
un amplio reconocimiento profesional, que al parecer fue importante para la adjudicación de
los siguientes encargos profesionales.
La principal diferencia entre la solución de Palacios y la de López Otero es la
combinación de ladrillo visto y piedra que emplea este último, mientras que en Maudes la
piedra es contrastada con piezas vidriadas rústicas. Además en la casa de la C/Pinar se
rematan con cubiertas a cuatro aguas y grandes aleros de madera sus cuerpos principales,
delatando una cierta tendencia regionalista y se restringe el uso de la cubierta plana con
balaustrada en los cuerpos menores de anexión mientras que en el hospital de Maudes se
extiende a la totalidad del conjunto.
En cualquier caso el proyecto resulta audaz, desembarazado de las modas del
momento y capaz de conseguir un volumen desornamentado, novedoso, con una cierta
imagen brutalista. Si se repasan los hoteles más conocidos que se acababan de construir
cuando se proyectó la vivienda del Sr. Blay se encuentran edificios mucho más clasicistas,
bien por su adscripción historícista, bien por hallarse entre la arquitectura neomudéjar y la
regionalista. Sorprendió por ello su iniciativa para inhibirse de lo que en aquellos momentos
119
proyectaban los arquitectos más consagrados, y se decidiese por seguir los principios
compositivos de Antonio Palacios, que no dejaba de ser un arquitecto aún novel e inexperto
pese a haber sido muy alabado por ganar el premio del Palacio de Comunicaciones.
Sin embargo no continuó la línea de actuación iniciada en esta obra, quizá por no
haber hallado en ella aún su propio camino en su particular "proceso creador" como el
mismo lo denominaba. Se inclinó en sus siguientes obras por la utilización de lenguajes
más conocidos.

1.2.3 Hotel en c/Alvarez de Baena.

Precisamente el empleo de lenguajes ya familiares es lo que caracterizó la respuesta


del arquitecto ante este nuevo proyecto que, pese a ser casi contemporáneo del anterior,
ofrece un resultado formal completamente distinto.

El encargo le llegó esta vez de manos de un amigo y del socio de este, los Sres.
Torán y Harguindey, dedicados a la promoción inmobiliaria y que querían destinar la
vivienda a la venta una vez concluidas las obras. La parcela se ubicaba en el nordeste de
Madrid, en una zona de ensanche donde se estaban levantando un buen número de
viviendas similares. Como se puede observar en el documento gráfico anexo, el proyecto
difiere bastante del anterior, tanto en planta como en altura. Pudiera ello deberse a la
necesidad de ser "comerciar puesto que no había propietario final determinado, o bien a un
deseo del autor de experimentar otro tipo de soluciones formales.
El planteamiento en planta es aquí más grandilocuente, más lujoso. La estancia más
grande de toda la vivienda será precisamente el vestíbulo en doble altura, que se convierte
en el núcleo alrededor del cual se organiza todo el funcionamiento de la casa. La
importancia de esta pieza se refuerza con la inserción de columnas de mármol que
componen una galería al estilo de las rotondas italianas y vidrieras en huecos de escalera y
techo. La distribución es típica: vestíbulo, gabinete, despacho, sala, comedor y oficio. La
zona de recibir ocupa casi toda la planta noble del inmueble desplazándose las estancias
120
más privadas a la primera planta donde se ubicaron los dormitorios y baños. La planta de
ático se dedicó a servicio, cocina y lavandería al igual que hiciera en el proyecto anterior.
Esta disposición tan utilizada en aquella época, era sin embargo poco práctica ya que
planteaba una separación entre cocina y salones de difícil conexión, lo cual se solventaba
forzadamente con la instalación de un montaplatos en el oficio.
La escalera ocupaba dentro de todo el conjunto un lugar estratégico, no solo por
funcionalidad sino por importancia ornamental, situándose en el eje del acceso principal,
justo enfrente de este. Tenía un gran tamaño desarrollándose inicialmente en tres tramos
de formas curvas, si bien los planos posteriores muestran la desaparición de estas
sinuosidades para dar paso a una composición ortogonal más sencilla y moderna. Esta
misma ortogonalidad es la que preside toda la composición de planta rompiéndose
únicamente de forma clara en el gabinete de planta octogonal, aunque aparecen también
reminiscencias novecentistas en las tabiquerías redondeadas y curvadas.
Si se atiende al volumen general se comprueba que de nuevo el edificio queda
resuelto como un conjunto de cuerpos conectados entre sí por piezas menores como en la
casa de Blay, si bien en esta ocasión los alzados resultan mucho más uniformes, no sólo
por sus alturas y perfiles sino también por los huecos que repiten con exactitud sus formas,
incluso la división de carpinterías interiores y modifican únicamente su tamaño en función
del espacio a que corresponden. Los cuerpos o volúmenes principales acentúan su
verticalidad hasta convertirse en torres con cubiertas ligeramente inclinadas que se
rematan con finísimas agujas para significarse dentro del entorno urbano.
Para reforzar el lujo de la vivienda se emplearon caros materiales sobre todo en la
planta de acceso donde se ubicaron las estancias de recibo. Mármol en las columnas,
vidrieras y azulejerías artesanales en paramentos verticales y techos, tarimas de pino melis
en el suelo y carpinterías de nogal como la balaustrada de la escalera, evidencian que
López Otero se ajustó a la moda y los gustos establecidos de aquellos años.93 Aunque el
edificio ha desparecido, la documentación es detallada al respecto. Alzados y dibujos

93 López Otero, M.: "Memoria de proyecto", Archivo Municipal de la Villa, Madrid, Obras de
particulares, signatura 22-179-2.

121
permiten observar el exceso de ornamentación de la propuesta del proyecto inicial y
contrastan con las fotografías del edificio, en que se aprecia la desaparición de la mayor
parte de la decoración de dinteles y comisas prevista.

Se reunieron en este proyecto elementos de diversas corrientes estéticas, bien


historícistas afrancesadas o madrileñas como indica en la memoria del proyecto el autor,
bien estilo Renacimiento, incluso podrían hallarse ciertas reminiscencias "beauxartianas"
en las sinuosidades de plantas y alzados.

Hotel en la calle Alvarez de Baena

1.10 M. López Otero: Vista del hotel de C/Alvarez de Baena. Madrid. 1916.

Ya se han comentado las simplificaciones que sufrió el proyecto al construirse, si bien


en este caso tales modificaciones ayudaron a mejorar grandemente el resultado final, más
limpio y depurado, transmisor de una concepción de las formas basada en la relación de
estas con la función y el programa tipológico.

Viendo la disparidad existente entre el gran muestrario presentado en el hotel de la


calle Pinar y la metódica repetición de ritmos de este edificio, parecen no pertenecer ambos
proyectos al mismo autor y aún menos en fechas tan próximas. Estos dos primeros
encargos de López Otero podrían considerarse inmersos en una fase intuitiva de
investigación creadora, en las que los recursos formales afloran constantemente como
camino lógico del arquitecto que se inicia en la proyectación . Esta idea se acentúa aun
122
más al proseguir el estudio su obra, sobre todo la continuidad existente entre estos
proyectos convencionales y su primer edificio de viviendas que sería su siguiente encargo.

123
1.3 EDIFICIOS DE VIVIENDAS

1.3.1.La consolidación del ensanche madrileño.

Si se da un somero repaso a los precedentes tipológicos que configuraron el entorno


urbano del ensanche del Madrid de principios del siglo XX, aparecen un buen número de
edificios que se caracterizan por un intencionado eclecticismo en el que se repiten
constantemente soluciones y elementos decorativos afrancesados. La influencia francesa
llegó a los arquitectos españoles a través de la actuación de algunos compañeros
extranjeros en nuestro país. Se puso de moda a finales del XIX debido al deseo de la
burguesía madrileña de dar a sus viviendas un aspecto señorial, el resultado alcanzado en
Madrid fue más modesto que el del modelo, tanto por la inferior calidad de los materiales
empleados, como por la menor escala de los propios edificios y del tejido urbano en que se
habían de integrar.
A principios de siglo, el deseo de engrandecer Madrid motivó así la apertura de la
Gran Vía madrileña, y el trazado de nuevas perspectivas viarías, como la extensión de la
calle de Alcalá hasta la Puerta del Sol o la prolongación del Paseo de Recoletos.

1.11 E. Adaro y J.L. Salaberry: Banco Central-Hispano. Plaza de Canalejas. Madrid. 1916-20.

124
Surgen entonces los edificios de 'estilo parisino" mencionados, retóricos por el
exceso de ornamento. Tales son, entre otros, los proyectados por Mathet y Coloma en la C/
Mayor N° 16, por Arias Rey en la C/ Ferraz N° 2, por Martínez Zapata en Gran Vía N° 16,
por Sainz de los Terreros en la C/ Lagasca c/v a C/ Lista, por Joaquín Rojí en la Plaza de
las Cortes, etc. construidos todos entre 1907 y 1916.
Son estos algunos ejemplos que explican, de un lado la resonancia alcanzada por las
tendencias centroeuropeas en España, y, de otro, el afianzamiento del llamado estilo
ecléctico. Una vez abierta la perspectiva de la Gran Vía y reformada la Puerta del Sol, la
necesidad de lograr una imagen homogénea del desarrollo del ensanche de Madrid se
consideró fundamental. Ello se lograría gracias al denominado Plan Castro, que
conseguiría un crecimiento ordenado mediante una estudiada planificación que impidió
improvisaciones y desórdenes urbanísticos graves. Las manzanas de viviendas fueron
conformando sus volumetrías con mayor homogeneidad de lo que lo hicieron en otras
épocas de la historia de la capital.
El plan, de gran complejidad pese a su aparente simplicidad, cumplió ampliamente
con los principales objetivos que perseguía: de una parte, viviendas que proporcionaran
una mayor calidad de vida, con grandes patios interiores que permitieran un mayor
soleamiento y ventilación, y, de otra, obtener una imagen de unidad del tejido urbano con
posibilidad de ampliaciones futuras.

Se alaba hoy, no sólo la calidad constructiva y de materiales de estos edificios,


materiales que ya no retomarían a la arquitectura española por el cambio conceptual que
traería consigo la asimilación del racionalismo, así como el esquema funcional empleado
en los mismos, que ha permitido su ininterrumpida utilización durante todo el siglo con una
sorprendente capacidad de adaptación a las necesidades modernas. La inclusión en ellos
de modernos ascensores, la previsión de amplios espacios interiores iluminados por
grandes ventanales y sus amplias superficies han sido determinantes para el futuro de los
mismos.
La profusión constructiva de aquellos años, debido a la ejecución de planes
urbanísticos como el mencionado Plan Castro y el del Marques de Salamanca en Madrid o
125
el Plan Cerda en Barcelona permiten establecer las bases de la línea evolutiva en la
resolución programática de las mismas, lo cual unido a la ausencia de una política
especulativa de suelo y la existencia de una burguesía de capacidad económica elevada
permitió la reestrucutración urbana de aquellos años.

1.32. Casa Cisneros en la c/Fortuny

Se ha de observar como, precisamente la tipología del edificio de viviendas, tan


característica normalmente en la labor de todo arquitecto, fue una excepción en la obra de
López Otero. Aunque se tiene constancia de su intervención en algún otro proyecto de este
tipo, es el de la calle Fortuny, el único de éste autor que permanece casi íntegro y del cual
se han hallado datos.

Según unas notas personales manuscritas, López Otero colaboró con su discípulo
Pascual Bravo en la reforma de un edificio de viviendas en el número 27 de la calle
Princesa, proyecto que debió desarrollarse durante el año 1956. En estas notas cita
también unas viviendas de nueva planta encargadas por el Conde de Quiroga, amigo y
vecino suyo, en el solar actualmente ocupado por una Compañía de Seguros sito en el
Paseo de la Castellana N° 52, muy cercano a la actual Plaza de Gregorio Marañon. La
terminación de este último edificio está fechada en 1957, pero no quedan de él datos
documentales, pese a sus tardías fechas de ejecución. El edificio del Paseo de la
Castellana permanece aún vivo en el recuerdo de Dña. Juana López Otero, hija del
arquitecto, ya que por discrepancias durante su construcción, se truncó la amistad entre D.
Modesto y el Conde.
Se procederá pues al estudio del primero de todos ellos, ya que además de
mantenerse en muy buen estado, ha sido posible el acceso al proyecto presentado en su
día ante el Ayuntamiento de Madrid para la consiguiente obtención de licencia de obras.
Fue este mismo Ayuntamiento el que le concedió el premio del año 1915 junto al hotel de la
calle Pinar ya mencionado.
126
Del origen de este proyecto existen pocos datos, aparece citado como Casa Cisneros
debido al nombre de su propietario y promotor. Todo apunta a que D. Modesto recibió el
encargo del Sr. Cisneros a través de un cliente y amigo común de ambos, el Sr. Torán, ya
mencionado.
Pretendió el propietario construir en dicho solar un restringido número de viviendas de
nueva planta de la mejor calidad incluida una pequeña zona de jardín y reservando para si
una de las viviendas de planta baja donde ubicó su consulta de médico y uno de los pisos
de primera planta como vivienda propia. El resto fue vendido a personas de su entorno,
entre las que se encontraba D. Leonardo Torres Quevedo.
El solar presentaba una geometría algo irregular si bien la posibilidad de dos grandes
fachadas a las calles Fortuny y General Arrando prometían buena distribución y
soleamiento.
Partiendo de un esquema tradicional de dos viviendas por planta, una a cada calle y
de un patio central, López Otero compuso una tipología clásica: portal señorial de gran
altura con acceso por el chaflán, gran escalera principal con vidrieras a patio, acceso y
escaleras de servicio interiores, estancias de recibir y dormitorios a calle y aseos y
servicios a patio de manzana, todo ello con estructura de hormigón armado. También el
volumen se manifiesta al exterior de forma convencional con planta baja de grandes
ventanales, cuerpo de tres alturas con miradores y terrazas y cuerpo de ático retranqueado
con balaustres y torreones en esquinas. La imagen general es un volumen unitario al que
se ha superpuesto un tejido formal que organiza y diferencia los cuerpos y huecos
mediante detalles y decoraciones que lo adornan.
En sus alzados se alternan balcones, miradores y torreones resueltos mediante
almohadillados, impostas y retranquees complementados por elementos arquitectónicos
distorsionados de su concepto inicial como ya se hacía desde los años de moda del
romanticismo: pilastras, frontones, balaustradas, ménsulas, arcos y entablamentos se
adornan con hojarascas, medallones, bajorrelieves, escudos etc. Se aprecian ciertos
detalles característicos de la obra wagneriana que se repetirán en posteriores proyectos de
D. Modesto: la decoración floral de forja que remata los torreones y barandillas, la
127
utilización de cerámica en tono azul en dinteles e impostas y el reforzamiento insistente de
las líneas en casi todos los paramentos exteriores recuerdan inevitablemente a las
viviendas del arquitecto vienes en el número 40 de la calle Linke Wienzeile de la capital
austríaca.
El resultado logrado por el arquitecto en este caso fue interesante y demuestra en él
una tendencia más renovadora que la de las arquitecturas afrancesadas de muchos de sus
contemporáneos aferrados aún a los excesos postrománticos como se puede observar en
algunos edificios de viviendas de José Luis Salaberry, Smith Ibarra o los catalanes Mathet
y Pla. Pronto se diluiría en la mayoría de los arquitectos el gusto por tanto adorno, para
dejar paso a proyectos mas puristas, eclécticos aún, pero en los que la corriente
racionalista comenzaba a dejar sus primeras huellas.
Dentro de la corriente renovadora se pueden mencionar los proyectos de viviendas
entre medianeras de Gustavo Fernández Balbuena en la C/ Miguel Ángel N°8-14, y de
Secundino Zuazo en el actual N°46 de la C/ Hermosilla que junto con el proyecto de López
Otero son ejemplos en los que la calidad de encargo de promotor destinado a obtener la
máxima superficie en renta no impidió la concreción de proyectos innovadores que son
ejemplo característico de la estética del Madrid actual.
Tanto Fernández Balbuena como Zuazo y López Otero entendieron el edificio de
viviendas como un elemento de integración en el tejido urbano, primando la obtención de
un esquema distributivo funcional frente a la originalidad formal.
En la distribución en planta se observa también la fidelidad éste último al esquema clásico
de sus plantas. Dormitorios y aseos planteaban un cruce de las diferentes funciones del
proyecto, lo cual se contraponía con la moderna concepción funcional que empleara
Secundino Zuazo, cuya distribución reducía al máximo las circulaciones y comunicaba
hábilmente los distintos espacios manteniendo su independencia.
Los elementos compositivos de los alzados difieren bastante en cada uno de los
proyectos, Balbuena mostraba su capacidad de comprensión de ese movimiento moderno
aún desconocido en España y del que fue principal introductor.

128
1.12 S. Zuazo: Edificio de viviendas en C/Hermosilla N°46. Madrid. 1917.

Zuazo en cambio mantenía la importancia de la simetría vertical y la división


horizontal tradicional de basamento, cuerpo central y ático retranqueado, y utilizaba aún las
decoraciones clásicas, aunque depuradas.

López Otero dispuso una estructura compositiva de alzados basada en la acentuación


del chaflán como elemento articulador de la composición y los encuentros de las
medianerías, y al igual que Zuazo, acentuaba la verticalidad de los huecos y elevaba la
coronación con la construcción de un volumen habitable en ático. Ya se ha indicado la
influencia de la arquitectura de Otto Wagner en las barandillas de coronación y de huecos,
donde introducía unos rosetones de forja claramente secesionistas. También se aprecia
esa influencia en el empleo de la azulejería decorada y los almohadillados de planta baja y
chaflán, que contribuyen a la estructuración formal de los distintos cuerpos.

Los estudios realizados para la fuente y el templete del jardín, hoy desaparecidos,
reflejan la inercia de las modas de finales del siglo XIX, y el interés puesto por López Otero
en el diseño de todos los detalles de sus proyectos.
El proyecto coordinaba con armonía los más diversos elementos constructivos,
haciéndoles formar parte de un lenguaje único común, características que valoró el jurado
del Ayuntamiento en la adjudicación del premio en el mismo año en que obtuvo el de la
casa del Sr.Blay, 1915.
129
1.13 M. López Otero: Casa Cisneros.C/Fortuny N°35. Madrid. 1915.

130
1.4 EDIFICIOS DE OFICINAS

1.4.1 Precedentes.

Cuando recibió López Otero el encargo de proyectar la nueva sede de la Compañía


de Seguros "La Unión y el Fénix" en un solar de esquina entre las calles de Alcalá y
Peligros, ya se encontraba ésta zona de Madrid repleta de edificios de fuerte carácter
emblemático. Efectivamente, entre 1889 y 1922 se construyeron entre las calles de Alcalá
y Gran Vía la mayoría de las centrales de los principales Bancos españoles. Los trabajos
realizados por arquitectos de la categoría de Antonio Palacios, autor del Círculo de Bellas
Artes, el Palacio de Comunicaciones y el Banco del Río de la Plata (hoy Central Hispano),
Eduardo Adaro, autor de los Bancos de España e Hispano (hoy Central Hispano) y José
Luis López Salaberry, autor del Casino de Madrid, dan idea de la responsabilidad
profesional que suponía para él, más joven e inexperto que los demás autores, levantar un
edificio en este entorno. La variedad estilística de los proyectos anteriormente
mencionados, permitía moverse en un muy variado repertorio de tendencias, que oscilaban
desde el afrancesamiento de Salaberry en el Casino, a la espectacular interpretación del
secesionismo de Antonio Palacios.

Ya se ha comentado la diversidad creativa que imperaba en los primeros años de


este siglo en nuestra arquitectura. Las modas europeas eran interpretadas de las más
diversas maneras por nuestros arquitectos lo que dio lugar a una arquitectura ecléctica de
difícil clasificación.
Este eclecticismo se truncó pasados estos primeros años de actividad profesional del
camino marcado por estas obras para comenzar a inspirarse en los edificios en altura
norteamericanos, como los proyectados por Louis Sullivan. Como es característico de
estos, se acentuó con rotundidad la verticalidad del edificio mediante la división longitudinal
de huecos y paramentos, situándolos incluso en distintos paños.
De esta forma las bandas verticales que constituían los huecos parecen continuas, ya
que la separación entre estos no se revistió de fábrica sino de petos de hierro que
131
reforzaban su diferencia respecto de los frentes revocados o aplacados de los paramentos
ciegos. Este interés por estilizar las largas fachadas mediante impostas y retranquees a
distintas profundidades era propio de la escuela de Chicago que tanto le gustó y cuyas
premisas utilizó repetidamente en varios proyectos, sobre todo después de visitarlos
personalmente en 1928.

1.42. El edificio de "La Unión y el Fénix".

Dentro de la tipología del edificio de oficinas o, del edificio comercial, fue este su único
proyecto. El edificio principal de la Compañía Aseguradora "La Unión y el Fénix" había de
elevarse en la importante calle de Alcalá, emblema de poder yriquezaen aquella época,
por lo que toda compañía que se preciara había de ubicar su sede.
El solar adquirido por "La Unión y el Fénix" para levantar el edificio era una parcela
rectangular cuyo lado menor daba a la calle de Alcalá y el mayor a la calle Peligros. El
problema importante se planteaba sin embargo, por la obligada medianería del nuevo
edificio con la Iglesia de las Calatravas lo cual suponía un condicionante difícil de resolver
en el proyecto.

La razón por la que recibió este encargo ha de buscarse en su ya reconocido prestigio


como autor de proyectos de éxito, como los premiados a la sazón por el Ayuntamiento. El
132
encargo suponía para él un reto profesional ya que su resolución debía cumplir varios
requisitos difíciles de engranar entre sí. De un lado el interés de la propiedad por agotar la
edificabilidad, puesto que se trataba de la sede de la Compañía y la parcela había supuesto
una fuerte inversión. De otro lado, la dificultad de adosar un edificio moderno a una iglesia
del siglo XVII. Añadido a ambos quedaba el compromiso importante de construir a escasos
metros de las mejores obras del brillante Antonio Palacios.

1.15 Iglesia de las Calatravas.Fray Lorenzo de San Nicolás. Madrid. 1902.

Todo esto no fue sin embargo escollo para que desarrollara uno de sus
mejores proyectos según recuerdan sus discípulos.
El edificio terminado fue muy alabado tanto por sus compañeros de profesión que
consideraron bastante acertada la solución como por el Ayuntamiento de la ciudad que
consideró esta obra como un ejemplo a seguir para el embellecimiento del Madrid
moderno.94

94 López Otero, M.: "Memoria de proyecto", Archivo Municipal de la Villa, Madrid, Obras de
particulares, signatura 45-105-24.

133
¿Cuales fueron las premisas en que se basó para no distorsionar el entorno
existente? Según redactó él mismo en la memoria adjunta al proyecto; "...es cierto que el
templo., .no tiene en si valor artístico especial... Pero es tan típicamente madrileño su
aspecto y tan necesaria su conservación en esa calle en transfonnación constante, que
ante las imposiciones de la modernidad se obliga su permanencia... Este criterio
conservador ha sido la base del trazado del nuevo edificio y se ha procurado resolverlo
concillándolo con el legítimo plan económico de la Compañía".95

Este respeto hacia el volumen de la iglesia y la jerarquía del conjunto debía resolverse
mediante un volumen sencillo que no obstruyese la hermosa perspectiva de la cúpula
desde la calle de Alcalá. Solucionó el problema mediante un cuerpo prismático que cuajaba
toda la parcela sin sobrepasar la altura de sus edificios medianeros, para convertirse
después en una torre de gran esbeltez que superaba su elevación respecto de la cúpula.

Manteniendo el sistema estructural del hormigón armado, la composición en planta se


resolvió nuevamente de forma muy simple, ocupaba todo el solar en las primeras cinco
plantas para pasar a ser un cuadrado situado en la zona más alejada de la calle de Alcalá
en las siguientes once alturas. Es probable que esta idea partiese de la imagen del cercano
Palacio de Correos, aunque aquí la intención del autor perseguía señalar el eje de simetría
del inmueble y elevar un volumen que supusiera en el futuro un hito dentro del gran espacio
monumental en que se había convertido la Plaza de Cibeles.

La distribución interior del proyecto es casi esquemática, muy práctica, lejos de las
suntuosidades de los proyectos anteriores. Las escaleras se resuelven con tramos rectos
sin curvas ni decoraciones; las tabiquerías se limitan a dividir el espacio según
necesidades buscando la máxima funcionalidad; las plantas de la torre quedan diáfanas
con la excepción de un pequeño núcleo de servicios y comunicaciones, absolutamente
actual en su concepción. El concepto de edificio comercial parece bien comprendido por
López Otero, que eludió en este proyecto las grandilocuencias de las viviendas privadas
desarrollando unas plantas diáfanas versátiles y funcionales en las que parece preconizar

95 López Otero, M.: "Memoria de proyecto", op. ctt.

134
uno de los más importantes postulados de la nueva arquitectura.
A su vez estos vanos se ornamentan a base de grandes florones que recuerdan la
decoración de tipo "beaux-arts", esta misma decoración amplía su tamaño para formar el
remate del último cuerpo del edificio seguramente con intención de reforzar la terminación y
compensar la pérdida de tamaño a que obliga su distancia en altura.
Existen ciertas diferencias entre el aspecto exterior del proyecto y la imagen final del
edificio, sobre todo en los remates y coronaciones de sus volúmenes. En los dos alzados
de proyecto se coronan los tres cuerpos que componen el edificio con rotundos pináculos
en disminución entre los que se disponen otros más pequeños que rematan las
separaciones de los vanos.

1.16 M. López Otero: Proyecto de "La Unión y el Fénix". Madrid. 1928.

En la obra construida sin embargo, estos elementos desaparecen, siendo sustituidos por
una barandilla ciega que forma cuarterones con los mismos medallones de hierro entre los
huecos de su frente, muy similar a ios elementos utilizados por Sullivan en su edificio

Chicago III.
Más interesante es la inclusión de frontones en las bandas verticales que rematan la

torre en su alzado a la calle de Peligros. Estos frontones se repiten además en todos los

135
frentes del segundo cuerpo de dicha torre. Se mantuvieron con un tratamiento bien
diferenciado del resto, los retranquees de la última planta y el basamento de la torre. Este
escalonamiento logra la deseada sensación de altura, además de prestar a cada parte del
edificio su propio significado.
El volumen más bajo separa la planta de acceso del resto utilizando para ello una
rotunda y voluminosa imposta, y se remata con un sencillo peto que no es más que la
repetición en todo su frente del remate ciego de los huecos verticales. La sutileza
compositiva mostrada al dejar vivas las aristas entre los distintos alzados y retranquear las
plantas de coronación entre unos cuerpos y otros, así como la escasez de ornamento
reducido al mínimo, y la esbeltez lograda en cuerpo elevado obligan a considerar este
edificio como el más moderno de los por él construidos. La limpieza del trazado lleva a
agrupar la escasísima ornamentación de los alzados en las dos últimas plantas, esto es
una novedad dentro del estilo empleado en los edificios mencionados. Las cresterías y
pináculos de su última planta reafirman la imagen de ligereza del edificio, pese a tratarse
de uno de los remates más antiguos empleados en arquitectura.96
En la memoria de proyecto se manifestaba el deseo de dar la máxima esbeltez al
edificio, acumulando la ornamentación en las cresterías y en los elementos terminales. Es
esta una decoración un tanto renacentista que pretendía posiblemente enlazar con los
detalles utilizados por Madrazo a finales del siglo XIX en la restauración de la iglesia de las
Calatravas.
El edificio sufrió, ya en los años 40, una ampliación proyectada por el arquitecto
Femando García Mercadal. Pese a su discreta actuación diseñando un cuerpo acrístalado
en todos sus frentes, éste estropea la visión general del edificio y rompe la armonía del
volumen. El carácter menor de la obra de Mercadal invitaría a su eliminación, puesto que
no se puede hablar de una obra emblemática de este autor del cual existen edificios mucho
más importantes. Su autoría no debería justificar suficientemente el mantenimiento de tal
añadido hoy perturbador de carácter integrador del inmueble.

96 Chueca Goitia, F.: "Entrevista con Teresa Sánchez de Lerín, op. cit., p. 2: Este edificio està muy inspirado en
el Ayuntamiento de los Angeles, es ¡o mejor dentro del catálogo de arquitectura urbana de López Otero.....

136
No se debe cerrar el estudio de este edificio sin hacer referencia a la escultura que lo
remata y sirve de imagen de la empresa propietaria. Impuesta por "La Unión y el Fénix", la
colocación de una coronación emblemática de la firma, el arquitecto quiso reducir el
símbolo a un relieve en la parte más alta de la torre, recordando los ornamentos
secesionistas, pero su propuesta no fue aceptada por la propiedad, que deseaba algo más
llamativo.
La escultura, con forma de Ave Fénix en clara alusión ai nombre de la casa, es obra
de Camps, un escultor que debió ser escogido por la empresa, ya que no se tiene
constancia de relación alguna con el arquitecto. Parece ser que la idea de la colocación de
una escultura como "guinda" de su edificio no fue de su agrado, pero a día den hoy
constituye uno más de los hitos de la calle de Alcalá y resulta casi imprescindible para su
localización, pese a no ser ya el edificio la sede de la Compañía que lo construyó.

137
1.5 HOTELES DE VIAJEROS

1.5.1. La evolución del proceso creador a través de la tipología hotelera.

intentaba convertirse Madrid, desde finales del siglo XIX, en una capital cosmopolita,
como se ha comentado en el apartado relativo a los edificios de viviendas. Con tal fin se
planteó la necesidad de hacer desaparecer el intrincado juego de calles del centro de la
ciudad que partían de la puerta del Sol y cuya configuración mantenía el aspecto anticuado
y provinciano de la ciudad, mas parecido al de un pueblo grande que a una capital. Nació
de esta manera, la idea de demoler gran parte de aquellas construcciones y abrir una gran
avenida que enlazara el Paseo de Recoletos con la Plaza de España. Se proyectó
entonces la Gran Vía que transformó la imagen del Madrid antiguo con la amplia
perspectiva que la calle ofrece actualmente. A tal cambio de imagen contribuiría, de
manera importante la aparición de edificios emblemáticos que, buscando una imagen
rotunda y elegante, engalanaban el entorno. A lo largo de toda la avenida y sus calles
adyacentes se elevaron un gran número de edificios, los cuales, junto con el cambio radical
de imagen que experimentó el Paseo de Recoletos por la construcción de diversos
palacetes privados, dieron lugar a la importante transformación de la ciudad.

Ya se ha hecho mención a la gran modificación que fue sufriendo la capital en lo que


a edificios de viviendas se refiere. En cuanto a la tipología hotelera, también se dio la
circunstancia de la pareja construcción de dos proyectos sobresalientes: los hoteles Ritz y
Palace, que aún hoy son emblema de la elegancia y el lujo de la capital. La edificación de
estos hoteles fue clave para considerar alcanzado el "status" burgués que deseaban los
madrileños.
El primero en aparecer en escena fue el Hotel Ritz, proyectado en 1908 e inaugurado
en 1910. Pertenecía a una cadena francesa de hoteles de lujo con fama en todo el mundo,
y cuya imagen corporativa obligaba a realizar proyectos de edificios muy similares en las
distintas ciudades en que se iban asentando. El autor de los proyectos fue durante bastante
tiempo el arquitecto francés Charles Mewes (1860-1914), quien también diseñó en España
138
un segundo hotel, ajeno a esta cadena hotelera pero con una similitud con el Ritz tan clara
que resulta imposible no relacionarlos: el Hotel María Cristina en San Sebastián.

La dirección de obra del Ritz madrileño corrió a cargo de los arquitectos españoles
Luis Landecho y Lorenzo Rey, debido a la permanente ausencia de su autor extranjero. El
hotel, compuesto bajo las más estrictas premisas de la arquitectura francesa de finales de
siglo, marcó la moda de los siguientes años para todo edificio madrileño que pretendiera
transmitir una imagen de riqueza.

El Hotel Palace se inauguró un año después y fue, en cambio, obra de un arquitecto


español, Eduardo Ferrés Puig aunque la propiedad fuera también una sociedad francesa, la
Societé des Grands Hotels et Casins d'Europe.

1.17 E. Ferrés Puig: Hotel Palace. Madrid. 1910.

Este arquitecto, muy conocido en aquellos años, poseía una gran experiencia
hotelera, y construiría posteriormente algunas de las sedes del Ritz en el extranjero,
además del Casino de Estoril y de dirigir las obras de la Exposición Universal de
Barcelona.
Ambos proyectos, Ritz y Palace, presentan muchos aspectos comunes, tanto de
volumen general, como de solución de cubiertas, torreones de esquina y disposición de
fachadas compuestas por basamento, cuerpo central y ático, además de su clásica
distribución en planta. La casualidad ha querido que su ubicación enfrentada, mantenga
139
viva larivalidadentre ellos después de tantos años.
Por la misma época, se erigen en el extranjero enormes hoteles con altura y
capacidad inimaginables para Europa, como el Hotel Rooswelt en Nueva York o el Hotel
Baltimore en Los Angeles, entre otros. Su influencia en López Otero fue importante en el
aspecto formal, ya que incorporaban la estética del edificio en altura, típica de Chicago y
Nueva York, que tanta impresión le había causado a través de revistas especializadas;
impresión que se acrecentó más tarde al conocer esos hoteles "in situ".
Tal era el panorama de la arquitectura hotelera madrileña cuando se realizó a López
Otero el encargo del primero de sus proyectos para hotel de viajeros en el Paseo de
Recoletos. Casi simultáneamente, con una escasa diferencia de meses, recibiría también
el encargo del Hotel Gran Vía.
Las condicionantes de partida eran, sin embargo, bien distintos ya que en este último
se pretendía crear un hotel de lujo mientras que el hotel Nacional estaba destinado a
viajeros de paso, desplazados a la capital por motivos de trabajo. El hotel Nacional se
ubicaría en una parcela muy representativa, en plena Plaza de Atocha, justo enfrente de la
estación de Mediodía, con una posición realmente privilegiada. Tuvo por ello gran éxito, no
solo entre los viajeros sino también entre los habitantes de la capital, y en el se asentaron
tertulias y reuniones que llegaron a ser tradicionales.
La similitud estética de ambos edificios es manifiesta, y presentan casi idénticas
plantas tipo, variando muy levemente los planteamientos compositivos de uno a otro.
Posteriormente, en 1928, recibiría de nuevo López Otero el encargo de otro hotel de
viajeros; esta vez en la ciudad de Salamanca, en solar muy cercano a la Plaza Mayor. Se
pretendía con él llenar el vacío existente de alojamientos de calidad en una ciudad tan
turística. Para entonces han transcurrido ya varios años desde su primer encargo de este
tipo y el lenguaje compositivo acusa un cambio evidente.
Esta misma evolución se manifiesta también en su siguiente encargo. Se situaría éste
en una ciudad bastante lejana a la anterior, Sevilla, y recibiría el encargo del propio Alcalde.
Se trataba de levantar el conocido Hotel Cristina, para ampliar así la capacidad de
alojamiento de la ciudad con vistas a la Exposición Nacional de 1929. El hotel, terminó su
140
función hacia 1942 y fue reformado en su totalidad para convertirlo en viviendas con bajos
comerciales, es muy similar al de Salamanca.
Pero no sería éste el último hotel encargado a D. Modesto. Una carta privada dirigida
al Director General de Bellas Artes y fechada el 21 de mayo de 1959 revela un conflicto
importante surgido por la ubicación de un hotel, cuyo autor de proyecto era López Otero,
sobre las supuestas ruinas del antiguo Alcázar de Jerez. Todo parece indicar que se
iniciaron las obras el 30 de septiembre de 1958 pero fué paralizado cinco meses después,
lo que debió ser definitivo.
Estos proyectos hoteleros representan lo más significativo de la obra arquitectónica
de López Otero, debido al carácter individualizado de estos trabajos profesionales, ya que
la labor en equipo realizada para la Ciudad Universitaria impide conocer su auténtica
realidad de su personalidad creativa. Además la continuidad en el tiempo de proyectos de
una misma tipología permite estudiar la trayectoria profesional de D. Modesto con mayor
rigor. El hecho de no haber desaparecido ninguno de estos edificios e incluso permanecer
alguno de ellos casi intacto, ofrece la posibilidad de realizar un análisis comparativo de las
distintas soluciones dadas por un mismo autor a similares condicionantes funcionales y
formales.

1.5.2. El Hotel Nacional.

El 13 de agosto de 1919 presentó López Otero en el Ayuntamiento de Madrid el


proyecto para la construcción de este hotel, cuya propiedad correspondía a una sociedad
representada por D. Ramón Carnicer. Se desconoce la razón por la que le fue encargado el
proyecto a D. Modesto, ya que no hay ningún dato que confirme una relación previa con
este señor.
La parcela consistía en un trapecio de forma regular con dos grandes fachadas al
paseo de Recoletos y a la c/Atocha, cuya confluencia permitió la configuración de un gran
chaflán entre ambas. Se aprovechó la importancia que adquiría éste como chamela de
141
ambos frentes de fachada para ubicar el acceso principal del edificio.
El esquema funcional en planta resultaba bastante simple, casi inmediato: varios
patios dan luz y ventilación a los grupos de habitaciones interiores que se componían
poligonalmente y se rodeaban de amplios corredores. Esta disposición es la que repetiría,
con mínimas modificaciones, en la distribución de los posteriores proyectos de hoteles. Las
habitaciones achaflanaban sus esquinas, según moda de la época y se disponían una tras
la otra al modo tradicional de los hoteles existentes.

En este proyecto la planta de acceso carecía de salones, comedor y servicio de


cafetería debido a su carácter de hotel de paso o de viajeros, lo que impidió a López Otero
mostrar las dotes de escenógrafo para ambientes de lujo que probara en sus anteriores
proyectos. El núcleo de comunicaciones y los servicios se situaron en la medianería
opuesta al paseo de Recoletos, alineados entre los pequeños patios de ventilación,
reservando las fachadas para las habitaciones de viajeros. En estos primeros años del
siglo todavía, salvo escasas excepciones, carecían los hoteles de habitaciones con baño
incorporado, lo que obligaba a circulaciones horizontales de larguísimos recorridos para
acceder a la mayoría de las habitaciones lo cual resultaba una solución poco funcional.

Se ha de apuntar la diferencia existente entre la escasa funcionalidad que presentan


las plantas del proyecto y el novedoso trazado de los alzados en los que se observa un
afán experimentación mediante el empleo de elementos provenientes de distintos
lenguajes formales.
Tomando el modelo de arquitecturas extranjeras, pero sin caer en el afrancesamiento
de los precedentes estudiados, compuso los alzados según un orden apilastrado que se
remataba con un rotundo entablamento.
La fachada al paseo de Recoletos precisaba de una composición rítmica, armónica,
pero no excesivamente repetitiva debido a su gran longitud. Resolvió esta dificultad con el
libre empleo de elementos clásicos adaptados al concepto de edificio en altura proveniente
de la Escuela de Chicago.

142
1.18 M. López Otero: Planta tipo del Hotel Nacional. Madrid. 1919.

La hipótesis compositiva consistió en el agolpamiento de los vanos en franjas


verticales que se retranqueaban respecto de los muros ciegos estableciendo dos pianos de
fachadas distintos. Esta era precisamente la base estructural de los edificios de Roche y
Sullivan: el reparto de los huecos de ventanas entre muros almohadillados. De esta manera
se lograba dar movimiento a frentes de tan largo desarrollo, creando un ritmo que
acentuaba al máximo la verticalidad.
En su caso esta composición se reforzaba con la adición de una serie de elementos
ornamentales de gran fuerza aunque algo barrocos que se localizaban, al igual que hiciera
Sullivan, en las coronaciones. En el hotel Nacional sin embargo, estos adornos mantenían
el clasicismo de la corriente historicista o bien recordaban a los empleados por los
secesionistas austríacos. Ejemplo de ello es la cubrición de los patios interiores en la planta
baja, sistema utilizado por Otto Wagner en su edificio de la Caja de Ahorros de Viena, y
que recogió el arquitecto español en este proyecto por su gran funcionalidad y belleza
interior. Empleó para ello bóvedas de vidrio celular que cubrían los patios en planta baja,
incorporando la superficie de éstos a las zonas de recepción.
Todo el exterior se realizó en aplacado de granito gris con piezas de corte rectangular
y superfície lisa sin pulir, el mismo material que emplearía en el hotel Gran Vía y la sede de
"La Unión y el Fénix", respondiendo a la generalizada imagen del centro de Madrid. Como
explicaba en la memoria de proyecto, pretendió la integración en el entorno urbano y la
homogeneidad compositiva frente a experimentaciones como la llevada a cabo en el hotel

143
de Sr. Blay, manteniendo así su habitual coherencia creativa. La casa de Blay se situaba
en el ensanche, en una zona de la ciudad que carecía aún de una imagen formal previa, de
un entorno consolidado, todo lo contrarío a los lugares donde habían de situarse los otros
proyectos mencionados.
Respecto de su volumetría, destaca el trazado del chaflán, cuya situación, dentro del
entorno de la plaza de Atocha, aprovechó para ubicar el acceso principal al hotel. Organizó
un cuerpo diferenciado mediante el retranqueo del paño de fachada y el pareamiento de las
pilastras laterales logrando un volumen potente y rotundo que se verá aún acentuado con el
posterior añadido en altura de un ático. El propio arquitecto habla en la memoria de
proyecto de la necesidad de una 'disposición eurítmica" que divida la fachada en distintos
cuerpos de la debida proporción.97
Si se compara este hotel con otros proyectos suyos, el del hotel Gran Vía o el edificio
de "La Unión y el Fénix", además de la similitud ya mencionada de los materiales
empleados se encuentra la repetición de su estructuración en altura. En los tres volúmenes
se eleva primero una planta baja de doble altura, que aloja en su interior el acceso y la
recepción y se configura al exterior como un basamento. En el hotel Nacional este cuerpo
es muy transparente, acrístalado casi en su totalidad con un solo paño de grandes
ventanales al que se antepone, casi tangencialmente una fila de columnas clásicas que
cumplen dos funciones, la decorativa y la sustentante.
Esta planta basamental se separa de las dos siguientes, de menor altura, por una
gran marquesina y un amplio alero. Sobre éste se sitúa el cuerpo principal ya mencionado,
que mantiene una influencia clásica en el empleo del fuste para acentuar la verticalidad del
conjunto.
La última planta presenta unos paramentos ciegos entre ventanas, totalmente
decorados con algo semejante a un escudo y sobre ellos como remate, una balaustrada
con frontones en las esquinas. Por encima de esta balaustrada habrá de situarse todavía
un ático retranqueado, en el que la disposición formal de los huecos, muy verticales, busca

97 López Otero, M.: "Memoria de proyecto del Hotel Nacional". Archivo Municipal de la Villa,
Madrid.Obras particulares, Signatura 27-222-3.
144
el contraste con la horizontalidad de la pequeña barandilla y el ancho y pronunciado alero.
Finalmente, sobre éste todavía se colocará una segunda balaustrada flanqueada por
grandes pináculos en las esquinas, que sirve de remate a todo el conjunto.

1.19 M. López Otero: Hotel Nacional. Madrid. 1925.

Esta composición, que juega insistentemente con la horizontal y la vertical y con la


volumetría de fachada, se repetirá con pequeñas variaciones en sus proyectos posteriores,
adaptándose en cada caso a sus condicionantes formales. Tal estética, característica de
los edificios norteamericanos de aquellos años, permitía evitar la monotonía de las grandes
fachadas con repetición inacabable de huecos y logra darles un movimiento y dinamismo
que no existía en los proyectos historicistas.

Además de la influencia de las obras proyectadas y construidas, existió una


característica común ambos arquitectos que fue su gran capacidad de dibujo. Fueron
ambos unos excelentes dibujantes que utilizaron esta habilidad para diseñar con
minuciosidad y detalle todos y cada uno de los componentes de sus proyectos. La
concreción de estos es exhaustiva en particular la estructuración de alzados y los
elementos decorativos, lo cual ha permitido contar ahora con una documentación definida y
exacta.

En cuanto a la ornamentación empleada en este hotel, es muy similar a la que


145
Díaz Pavón, José Manuel Barbero, José Luis Bemau de Pedro y Jerónimo y Ambrosio
Arroyo, cuyo proyecto plantea la reestructuración de todo el interior del edificio
conservando únicamente las fachadas principales. Ello se debe a la imposibilidad de
mantener la distribución original para adecuar el hotel a las normativas y necesidades
técnicas que se exigen actualmente. Se considera también que la antigüedad del inmueble
ha dejado obsoleta la estructura original, tanto por distribución como por inseguridad. Es,
sin embargo, deseo de los autores del proyecto, recuperar el esplendor del edificio
primitivo, ya que consideran que es éste un volumen plenamente integrado en su entorno y
constituye además un hito importante del urbanismo madrileño de principio de siglo."

En cuanto a las modificaciones realizadas en el exterior del inmueble, la necesidad de


habilitar las maquinarías de ascensores, instalaciones de aire acondicionado etc. en la
parte superior del edificio ha sido resuelta al exterior mediante la creación de un cuerpo
acristalado que sobresale tras el ático. También se ha incorporado un cilindro en el chaflán
de esquina que se remata con el logotipo de la Empresa hotelera arrendataria del
inmueble, original distribuyéndose alrededor de dos grandes patios cuadrados cubiertos y
tres pequeños patios lindando con la medianera con el edificio colindante. El espacio
interior, en cambio, se modifica totalmente respecto del original distribuyéndose alrededor
de dos grandes patios cubiertos y tres pequeños patios lindando con la medianera con el
edificio colindante.

El proyecto se reorganiza por plantas de la siguiente forma: dos plantas de garaje en


el sótano con 38 y 27 plazas cada una, planta baja destinada a restaurante, recepción,
conserjería, servicios internos y acceso a garaje, planta primera para salones, comedor
etc., plantas segunda a séptima destinadas a habitaciones dobles y simples con baño.

99 Arroyo, A. y J., Mingo G., Barbero J. M. Díaz, A. y Bemau, J. L: "Memoria del Proyecto de
acondicionamiento del Hotel Nacional", Madrid, 1996.

148
1.20 J. y A. Arroyo, J. M. Barbero, J. L. Bemau, J. A. Díaz y J. Mingo: Rehabilitación del Hotel Nacional.

Madrid. 1995.

El resultado final obtenido en el proyecto de rehabilitación ha reestructurado


totalmente el enorme volumen compuesto por López Otero creando un interior moderno y
funcional, aprovechando al máximo las superficies por planta pero respetando a la vez
todos los huecos del proyecto original.
La recuperación del hotel Nacional, cuyo estado era hasta hace pocos años muy
preocupante y parecía poner en peligro la continuidad del edificio, ha permitido salvar para
la capital un edificio emblemático. Su rehabilitación salva un característico ejemplo de la
arquitectura madrileña de principio de siglo y ayuda a la revalorización de un espacio
urbanístico único en Madrid.

149
1.5.3. El Hotel Gran Vía.

El estudio de este proyecto plantea la necesidad de comentar su similitud con el


edificio anterior. Ambos hoteles, Nacional y Gran Via, no sólo pertenecen a la misma
tipología, sino que fueron proyectados casi simultáneamente y se ubicaron en solares de
similar geometría, lo que justifica sobradamente la inevitable utilización de iguales
principios compositivos.

Ya se ha mencionado la distinta finalidad funcional de ambos, ya que el hotel Gran


Vía pretendía pasar a ocupar un importante puesto como alojamiento de categoría de la
conocida calle madrileña y fue concebido como hotel de lujo, mientras que el Nacional se
destinaba a alojamiento de paso para profesionales y viajantes.

Entregado el proyecto de ejecución del hotel en el Ayuntamiento de Madrid con fecha


30 de noviembre de 1919, no se terminaron las obras hasta seis años después (1925),
desconociéndose la causa de tanta dilación en la ejecución de las mismas.

Vino el encargo para la redacción de dicho proyecto de D. Gabriel Gancedo


Rodríguez, el cual era propietario de varios inmuebles y comercios de la capital, algunos de
los cuales habían sido también proyectados o reformados por López Otero como los
mencionados Almacenes Rodríguez. La parcela era casualmente de forma prácticamente
idéntica a la del hotel de la calle Atocha, lo que permitió mantener el esquema distributivo
utilizado en el proyecto anterior. En este caso, sin embargo, el protagonismo del chaflán
resultaba mucho menor debido al pequeño tamaño de la calle confluyente, por lo que se
trasladó el acceso principal al eje central de la calle Gran Vía. No se daba, pues en este
caso, una perspectiva que justificara la ubicación del acceso en el encuentro de las dos
fachadas del edificio.
La distribución de funciones y circulaciones de las plantas era nuevamente muy
clásica. Se repetían las baterías de servicios en las medianerías, aunque en este caso la
escalera y núcleo de ascensores se centraban entre los dos grupos de habitaciones
mejorando ligeramente la circulación horizontal. Las habitaciones interiores se ordenaban
nuevamente en tres polígonos alrededor de los patios. Se mantuvo también, como en el
150
hotel Nacional, la casi total ausencia de habitaciones con baño incorporado,
introduciéndose esta posibilidad únicamente en dos habitaciones por planta, para mantener
la categoría de hotel de lujo.
Al exterior, los elevados volúmenes del entorno permitieron dar una gran altura al
edificio, que consta de cinco plantas y una última planta de coronación, esquema
prácticamente idéntico al empleado en el hotel Nacional.
La resolución de los alzados del hotel Gran Vía es la misma de la utilizada en el hotel
Nacional, salvo ligeras introducciones ornamentales en la fachada principal. Tanto ésta
como la calle de las tres Cruces simplifican su lenguaje formal con respecto al empleado
anteriormente, utilizándose aquí elementos más sencillos.
La influencia norteamericana se manifestaba de nuevo en la acentuación de la altura
mediante la formación de un orden apilastrado, que enlazaba los huecos marcando un
fuerte ritmo vertical. Utilizando también un recurso ya empleado en el proyecto anterior se
retranqueaba la balaustrada de la coronación, aunque esta vez únicamente en el eje de
fachada del acceso principal. La planta de acceso se subdividia aquí en dos, planta baja y
entreplanta, decorándose los entrepaños con pilares adosados que se remataban por
capiteles jónicos.

El tratamiento de esquina difería del proyectado en el hotel Nacional, dada su menor


importancia tanto funcional como formal. Se trataba, en este caso, de un simple encuentro
de las fachadas principal y secundaria, que trató mediante la introducción de un chaflán
muy sinuoso, formado por curva y contracurva que recuerda a las formas modernistas que
tanto auge alcanzaron en España durante el siglo XIX.

Era precisamente este quiebro en el que comisas, aleros y ménsulas acompañaban


al lienzo superficial de forma caprichosa pero sutil, el que introducía movimiento y lograba
dar dinamismo a un gran volumen que de otra forma, por su gran altura podría haber
resultado excesivamente rígido y estático.

151
1.21 M. López Otero: Hotel Gran Via. Madrid. 1925.

En el remate del chaflán se hizo desaparecer la balaustrada, colocando en su lugar en


su parte superior un elemento decorativo similar a un escudo, parecido a los existentes en
la mayoría de los edificios de la Gran Vía, con el que pretendería probablemente dar al
hotel un carácter más emblemático.

Los materiales empleados por el arquitecto le ayudaron también a acentuar las


distintas funciones de cada planta, realzados además por los componentes de su proyecto.
La piedra de tonalidad clara empleada en los dos alzados lograba una sensación de
ligereza, y contrastaba con la rudeza del granito basamental. El cerramiento inferior de los
huecos se decoró con una sencilla molduración de cuarterones en bajorrelieve sobre los
que descansaba una barandilla de forja. También, y como era característico de los edificios
en altura, se repitió exactamente el mismo hueco en todo el conjunto, proporcionando al
hotel esa imagen unitaria y ordenada de los volúmenes sullivanianos. Como en el caso
anterior, gustó el arquitecto en adaptar estas formas arquitectónicas a un edificio madrileño
incorporando una estética que se integraría sin dificultad en el entorno urbano de la ciudad
existente.

En 1936 se llevó a cabo una pequeña reforma en el edificio, consistente en la


instalación de un café y una brasserie ocupando parte de las plantas baja y de sótano. La
ejecución del proyecto corrió a cargo de Miguel de los Santos y no parece que el arquitecto
152
autor interviniera en él. Según la memoria descriptiva del proyecto, tal reforma se basó en
el derribo de algunos tabiques y revestimientos, aprovechando tal modificación para
ampliar los servicios de comedor de criados, el economato y el guardarropa.
Aunque se carece de documentación gráfica100, la memoria describe también la
sustitución de dos ventanas de fachada por una gran puerta de acceso a estos
establecimientos y la prolongación de la marquesina de acceso, se supone que para
proteger la nueva puerta.
Dentro del mismo expediente y fechado el 26 de febrero del mismo año se incluye
una solicitud de licencia para la instalación de 14 anuncios luminosos firmado por D.
Modesto.
Muchos años después, ya en 1975, la propiedad, denominada entonces Hotel Gran
Vía S.A. encargó una remodelación casi integral del edificio al arquitecto D. Vicente
Ramírez Carretero, consistente en la completa reestructuración de habitaciones, baños y
zonas comunes, respetando únicamente el patio rectangular y las fachadas a calle, con lo
que se perdió todo vestigio del diseño original.
Desaparecieron los dos patios de la medianería y el patio cuadrado posterior,
adecuándose seguramente a la Normativa del momento y se modificó la situación del
núcleo de ascensores y las escaleras principales ganando espacio para las habitaciones y
racionalizando la distribución de vestíbulos, pasillos y zonas de servicio. Las habitaciones
disminuyeron su excesivo tamaño inicial e incorporaron todas baño completo. Se
incluyeron también diversos servicios al cliente, como dos peluquerías de señoras y
caballeros, una zona de dirección y otros espacios de servicios en planta primera. La
inevitable necesidad de modernizar las estancias y zonas comunes del hotel adecuándolas
a las Normativas de aquellos años obligaron al arquitecto a reformar completamente el
proyecto de D. Modesto, planteando un esquema distributivo moderno.

En 1980, con posterioridad a esta reforma, se encargó otra al arquitecto D. Femando


Sanjurjo Rubio. Consistió esta, básicamente en la modernización de las instalaciones y la

100 La documentación para solicitud de la licencia de obras no incluye planos. Archivo de la Villa, Madrid, sig:
14-17-23.
153
renovación de la decoración de las habitaciones y salones del hotel. La propiedad del hotel
se hallaba en poder de la sociedad "Puente Cultural", empresa que quebró pocos años
después, por lo que se volvió a vender el edificio. Actualmente el edificio pertenece a la
cadena de hoteles TRYP y su interior carece de cualquier vestigio original.

1.5.4. Hotel Cristina en Sevilla.

Surgió el encargo de este proyecto de forma fortuita con una curiosa anécdota, ya que
hallándose López Otero en la estación de ferrocarril de Sevilla tras finalizar una visita a esta
ciudad, el alcalde de la misma le abordó, rogándole la búsqueda de la promoción necesaria
para la rápida redacción del proyecto y posterior construcción de un hotel que habría de
ubicarse en un solar municipal frente al río y la Torre del Oro. El interés del alcalde se
basaba en la insuficiente capacidad de alojamiento con que contaba Sevilla con vistas a la
llegada de los visitantes de la Exposición Iberoamericana que había de celebrarse en 1929.

Contó el arquitecto con el apoyo de los promotores, Sres. Torán y Harguindey, los
cuales accedieron a llevar a cabo la promoción del edificio con la condición de poder
destinar parte del mismo a viviendas una vez terminada la celebración de la Exposición,
habida cuenta que el hotel resultaba excesivamente grande para las habituales
necesidades turísticas de la ciudad hispalense. Se realizaron proyecto y obras en un
tiempo record, pese a la dificultad que suponía la adición de las cuatro viviendas que
habían de funcionar con plena independencia una vez terminado el período de exposición.
El solar triangular, era de gran tamaño y permitía el diseño de un edificio exento. El
esquema de planta se planteó a partir de crujías paralelas a fachada con separaciones
ortogonales. Se creaba, de esta manera, un gran patio central que se dividió en dos para
reducir la longitud de los recorridos horizontales. Las habitaciones se distribuían alrededor
de estos patios. Se reservó la confluencia de la avenida de San Telmo y la calle Almirante
Lobo para situar la puerta principal del hotel disponiendo las futuras viviendas en el lado
opuesto, con acceso por el Paseo del muelle. El vértice de las dos calles San Telmo y
154
Almirante Lobo permitió la creación de un chaflán en el que se ubicó el acceso principal,
mientras que el eje bisectriz del ángulo formado por ambas fachadas distribuía, casi
simétricamente escaleras, ascensores y servicios de clientes con una disposición muy
similar a la empleada en el hotel María Cristina de San Sebastián.
En planta se planteó un gran espacio circular a modo de vestíbulo, alrededor del cual
se organizaron las demás estancias: recepción, restaurante y café-bar. Este espacio
circular se repitió en todas las plantas y es desde este punto de donde parten los pasillos
de comunicación a las habitaciones. De esta manera la continuidad de la planta durante el
período de la exposición era total comunicando los distintos núcleos de escaleras entre si.
La distribución en planta presenta muchos cambios respecto de los proyectos
iniciales: las habitaciones cuentan ya prácticamente todas con baño incorporado y los
servicios se ha descentralizado, reduciendo considerablemente las distancias de las
circulaciones. También desaparecieron los ángulos achaflanados en los vértices de las
habitaciones con lo que se obtuvo un esquema distributivo mucho más moderno.101 Se han
de comparar en este aspecto las diferencias entre el concepto funcional empleado en los
hoteles Nacional y Gran Vía y este, ya que pese a partir ambos de una misma concepción
espacial de formas organizadas conforme a una chamela; la respuesta es distinta en
ambos aunque la riqueza del diseño y la fluidez en la estructuración de los distintos
elementos y espacios sea similar. La resolución geométrica que convierte elementos
ortogonales en circulares, tanto en las escaleras como en el patio central, y la sutil
ubicación de los distintos volúmenes del hall principal desvelan un arquitecto más maduro,
más asentado y seguro.

Se recuperaba así la grandiosidad formal y espacial con que desarrolló los esquemas
clásicos en los proyectos de hoteles privados. La escalera de formas sinuosas, el recibidor
xtogonal que daba paso a un gran vestíbulo y las elevadas alturas de las estancias, -cinco
metros-, dan idea de la intencionada grandiosidad del interior del hotel, a lo que habría que
añadir el lujo de los materiales empleados.

101 López Otero, M.: "Memoria del proyecto de ejecución", Archivo Municipal, Sevilla, Obras
particulares, exp. 160/42.
155
Sin embargo la imagen exterior del edificio no parece pertenecer a un mismo
proyecto, ya que no se refleja en los alzados la riqueza de los espacios interiores, ni el
detallado trazado de la planta. El edificio de cinco alturas consta de una planta basamental,
tres plantas que constituyen el cuerpo central y una última planta que conforma la
coronación, como sucede en prácticamente todos sus proyectos.
Al igual que sucede en el Gran Hotel de Salamanca, el basamento del edificio se
reduce en este caso a la planta baja mientras la coronación la constituye la planta de ático,
la cual se separa por una mínima comisa. El cuerpo central presenta la fragmentación
vertical característica de proyectos anteriores aunque mucho menos acentuada en este
caso, ya que se produce siemrpe en el mismo plano. A diferencia de los hoteles Nacional y
Gran Vía, los paños ciegos de fachada no crean juego de entrantes y salientes, ni se
decoran los espacios intermedios lo cual conduce a un volumen de terminación mucho
más clásico que estos. Se mantienen sin embargo idénticos la forma, tamaño y ritmo de los
huecos en todos los alzados, que quedan simplificados al máximo, salvo en el caso del
chaflán, cuya importancia trata de realzarse mediante el encuadramiento de los huecos del
acceso principal.

La similitud existente entre la decoración empleada para definir este acceso y algunos
de los bocetos dibujados por López Otero durante su viaje norteamericano manifiestan la
influencia que ejerció la arquitectura misional en esta composición en la que utilizan
motivos ornametales idénticos a los bocetados por el arquitecto de su viaje americano.
También la terminación simplifica la riqueza de los proyectos anteriores, ya que se realiza
mediante un sencillo enfoscado pintado, material mucho más rústico a los utilizados
anteriormente. Cabría también plantear estos recursos como una referencia "beaux art" o
incluso modernista en el manejo de sinuosidades, curvas y contracurvas y en la
introducción de medallones y paramentos decorados con volutas y bajorrelieves, pero la
intencionada simplificación de los materiales incita a considerar más factible la
intencionada utilización de un lenguaje colonial.

156
9' "" •"« —" * ' ",2'g1 "V"~ '

r .M'., — "--* J.-JL.SJ—j»^£jfciMjtit . . . ~*JSL*¿J -.r.~ •

1.22 M. López Otero: Hotel Cristina. Sevilla. 1928.

Según consta en el Archivo Municipal de Sevilla, fueron muchas las reformas que ha
sufrido el edificio con posterioridad a su primera inauguración. Tan solo un año después, en
1930, se reformó un local de planta baja bajo la dirección del arquitecto Francisco Diz
Bergalí, para introducir una entreplanta y redistribuir el interior del mismo.

En 1947 se solicitó otra licencia de reforma, esta vez para una de las viviendas de la
c/ Almirante Lobo. Pero la reforma más importante es algo anterior ya que data de 1942,
año en que se solicita la licencia para rehabilitar casi todo el interior del edificio y convertirlo
en viviendas, abandonando definitivamente la función hotelera.

Fue la sxiedad Cristina S.A., propietaria del inmueble, la que llevó a cabo tal reforma,
en la que se respetó al máximo el exterior, pero el interior sufrió una reforma integral ya que
se introdujeron viviendas de distintos tamaños y locales para oficinas, tanto en los bajos a
calle como en otros pisos. Posteriormente en 1978, esta misma propiedad volvió a
encargar una reforma del edificio debido al estado de deterioro en que se encontraba
después de tantos años desatendido. Consistió este proyecto en la recuperación de lo
destruido y en la modificación de la distribución interior de alguna de las viviendas,
adecuando y modernizando sus instalaciones. Se obtuvieron 39 viviendas de uno, tres y
cuatro dormitorios repartidas por las ocho plantas de que consta el edificio.

Por último es mencionable la licencia municipal concedida en 1982 para construcción


de unos minicines en los bajos comerciales, los cuales continúan funcionando en la
157
actualidad.
Todas estas reformas han modificado considerablemente el edificio original, del cual
han desaparecido muchos elementos que lo desvirtúan e impiden contemplarlo tal y como
consta en los planos originales del autor.

1.5.5. El Gran Hotel de Salamanca.

El proyecto de Salamanca llegó a López Otero de manera poco usual. Un empresario


salmantino, D. Alberto Fernández de Trocóniz, le propuso en 1928 realizar un pequeñísimo
concurso con sólo dos participantes: él y otro arquitecto, Genaro de No y Hernández,
probablemente salmantino también. Ambos arquitectos presentaron sus anteproyectos al
promotor, siendo López Otero el seleccionado para Isu redacción.
Se encontró así de nuevo el arquitecto frente a un solar estratégico dentro del tejido
urbano de una ciudad, en este caso cercano a la Plaza Mayor salmantina, con tres
fachadas a calle y una trasera a patio. El hotel pretendía contar con las más modernas
dotaciones y realizarse con materiales de primera calidad. Las habitaciones de gran
amplitud -entre 15 y 20 metros cuadrados-, se dotarían con todas las comodidades y
mobiliario de lujo.
La planta, de forma trapezoidal, permitió la utilización de un esquema muy similar al
de los anteriores hoteles, aunque en esta ocasión organizara las habitaciones alrededor de
un único patio central muy amplio. Ello permitía mejorar bastante la iluminación de las
habitaciones interiores, lo cual se vio facilitado por la escasa altura del inmueble, cuatro
pisos frente a las siete u ocho plantas de los anteriores.
Las habitaciones tanto interiores como exteriores se distribuyeron a ambos lados de
un amplio corredor, al que se accedía a través de dos núcleos de escaleras, uno principal y
otro de servicio, situados en los ángulos interiores más cercanos a fachada, además de
una ascensor y un montacargas. Se advierte en este caso un avance en la ubicación de los
aseos con respecto a los edificios citados, que no se agruparon ya en batería sino que se
158
repartieron en dos bloques distintos, permitiendo asi una mejor funcionalidad. Ello
actualizaba sensiblemente la distribución empleada en los proyectos anteriores. A esta
actualización contribuyó también la inclusión de gran número de habitaciones con baño
incorporado, algo que comenzaba a hacerse común en los hoteles de nueva construcción
de los años treinta.
La planta principal presentaba tres accesos, dos por los chaflanes -uno a un espacio
independiente destinado a cafetería, otro simétrico, a la recogida de equipajes- y uno
principal de entrada al hotel en el centro de la calle principal, al igual que ya hiciera en el
hotel Gran Vía, dando ello lugar a una distribución simétrica de los alzados. Empleando de
nuevo recursos secesionistas se recurrió al cubrimiento del patio en planta baja, lo cual
permitió crear un gran salón -definido en los planos originales como hall-, que daba
amplitud al vestíbulo y organizaba con habilidad la distribución en planta de los distintos
espacios públicos. La escalera principal se resolvió en esquina, muy sencilla de trazas e
iluminada por una clásica vidriera al patio trasero. En el lado menor del trapecio se ubicaron
las dependencias de servicio con acceso por la fachada posterior además del ya
mencionado de equipajes.
La modernización que se observa en planta no se corresponde, sin embargo, con la
simplificada resolución de los alzados construidos. El dinamismo de los hoteles Nacional y
Gran Vía deja paso aquí a unos paramentos contenidos en los que desaparece la fuerza
compositiva consecuencia de la influencia norteamericana. Ya no se delimitan los paños
con cuerpos verticales de separación que tanta profundidad y movimiento daban a las
fachadas. El libre manejo de elementos clásicos y las estructuraciones en altura de alzados
de los ejemplos precedentes desaparecen casi por completo en este caso, para dar paso a
unos paramentos austeros de gran sencillez, que a entender de Chueca Goitia podrían
considerarse de rasgos isabelinos.

159
SAlAKAttA.—KvEVO HOTEL. A'l- Mo&etto Upcz Olírn

1.23 M. López Otero: Gran Hotel. Salamanca. 1929-34.

La ausencia de la jerarquización en altura da lugar a un volumen muy compacto,


donde las fachadas presentan minimos resaltes que encuadran los huecos de las
ventanas. La rotundidad de las impostas con sus potentes balaustradas se sustituyeron en
este caso por sencillas comisas sin decoración. El abandono del dinamismo utilizado en los
proyectos de los hoteles madrileños deja untuir una cierta regresión clasicista del autor,
aunque la apreciable similitud entre esta construcción y su entorno inmediato plantea una
intención de integración en el conjunto de la ciudad aportando un elemento neutro que no
rompiera con la armonía existente.

Se entendería así el cambio de lenguaje, la omisión de todo elemento que hubiera


podido distorsionar una trama urbana tan homogénea y uniforme, para desarrollar una
arquitectura que, pese a enmarcarse dentro de un lenguaje clásico, incorporaba los detalles
precisos para identificarse con el tejido urbano de la ciudad salmantina, sin exigir
protagonismo ni romper con la escenografía que le ofrecía la histórica ciudad.
Ahora bien, resulta imprescindible, comentado el edificio existente, hacer referencia al
proyecto original que éste difiere bastante de lo construido. Los planos de proyecto revelan
una solución muy distinta de la obra terminada, se advierte en ellos una composición nueva
mucho más serena y clásica de la empleada en los anteriores proyectos de hotel, pero en
la que se mantenía el esquema jerarquización por plantas en los alzados mediante

160
basamento, cuerpo central y coronación.102
Revelaba el basamento la existencia de un semisótano por los huecos a fachada y
una planta principal con grandes ventanales en arco de medio punto que flanqueaban el
acceso principal. El proyecto decoraba los paños intermedios con un almohadillado similar
al empleado en el hotel Gran Vía, detalle que al desaparecer durante la ejecución del
edificio hizo perder la riqueza superficial de los paramentos.
Otra de las modificaciones importantes que sufrió el edificio al ser construido fue el
tratamiento del acceso principal. En el alzado de proyecto se dibujaba una portada con
pilastras adosadas que flanqueaban la puerta y se repetían en altura. El dintel de las
ventanas centrales se remataba con medallones en relieve.
Tal ornamentación ecléctica desapareció para dar paso a una puerta sencilla cubierta
con una marquesina metálica colgada, la singular introducción de un elemento moderno.
El remate superior que planteaba el proyecto era de nuevo muy parecido al empleado
en el hotel Gran Vía, es decir se repetía el gran alero con doble línea de imposta, apoyado
sobre ménsulas estriadas y los pináculos rematando las esquinas de la balaustrada de
coronación. Se mantuvo sin embargo la ya mencionada expresividad formal en el
tratamiento de la planta de ático, que destacaba como elemento diferenciado, repitiendo en
ella, aunque en menor escala, como hicieran los arquitectos italianos en sus palacios
renacentistas, la forma de los huecos de planta baja.

Se desconoce la razón de tal modificación que eliminó los más determinantes


elementos compositivos del volumen inicial, pero estudiados proyecto y obra terminada,
aunque los cambios mencionados llevan a plantear una imposición ajena a los deseos del
arquitecto más que a una iniciativa propia por el interés de no transgredir la jerarquía a que
obligaba el entorno tan cercano y dialogante de la plaza mayor de la ciudad. Debe
considerarse que tras su valiente incursión en la Gran Vía madrileña con el edificio de "La
Unión y el Fénix", no parece que fuera a ser el entomo salamntino el obstáculo que le

102 López Otero, M.: "Memoria de proyecto", Archivo Municipal, Salamanca, Marzo de 1928: El aspecto exterior
del edificio serà de estilo salmantino que armonice con los monumentos próximos, especialmente con la bella
plaza.

161
obligara a plantear un lenguaje contenido, sino más bien una concesión a deseos de
terceras personas..
El edificio mantiene actualmente su actividad hotelera y, aunque ha sido rehabilitado
en varías ocasiones, las modificaciones realizadas han consistido fundamentalmente en
adecuación de instalaciones y modernización de la decoración de los espacios comunes y
las habitaciones. Mantiene por tanto, el hotel su estructura y distribuciones principales, lo
cual ha permitido conocer, como caso único, un interior original del arquitecto, en el que la
característica minuciosidad del autor surge en todas partes: columnas, solados,
balaustradas, vidrieras y paramentos. Los ricos materiales y la detallada ornamentación
empleados crean un espacio cargado de personalidad, similar al diseñado para el hotel
Nacional, que permiten conocer su desconocida faceta interiorista, muy acorde con la
moda de la época.

Hoy el edificio se presenta algo distorsionado de su imagen inicial, ya que sufrió en


1940 una ampliación en altura de una planta, obra que no debió llevar a cabo este
arquitecto, ya que las diferencias entre la elevación en planta realizada por él en el hotel
Nacional, y la llevada a cabo en éste son muy importantes.
Esta ampliación, como la ya mencionada, se debió al interés de la propiedad de
agotar la edificabilidad de la parcela, La adición de esta planta rompió la bella proporción
volumétrica del hotel y la modificación de la cubierta plana diseñada en otra inclinada que
deja visibles las tejas a fachada y desvirtúa la composición general del edificio.
Ello, unido a los cambios mencionados hicieron perder al edificio mucho de su
carácter inicial permaneciendo una imagen un tanto estática.

1.5.6. Conclusiones

Los proyectos mencionados permiten estudiar la evolución que se fue produciendo en


el proceso creador de López Otero durante un importante período de tiempo. Hay que tener
en cuenta, sin embargo, que el propio desarrollo de la tipología hotelera fue introduciendo,
162
en sus obras una sene de alteraciones importantes que se añadían a los cambios en el
lenguaje compositivo del autor. Ello resulta normal puesto que, entre el primero y el último
de los proyectos, discurre un período de casi cuarenta años.

Las primeras obras del arquitecto revelan una gran fuerza creativa, audaz y rotunda,
que se irá mitigando con el paso del tiempo hasta desembocar en el clasicismo del hotel
salmantino. El ejercicio compositivo de sus inicios revela una clara influencia de la
apabullante creatividad de Antonio Palacios, que triunfaba en aquella época con su
arquitectura cargada de tensión. No alcanzaría López Otero tanta maestría en el manejo
del lenguaje wagneriano como hizo su antecesor, aunque gustara mucho también de esta
estética, como se puede apreciar en muchos detalles de sus obras. Su carácter personal
mesurado y diplomático, el cual se refleja en su arquitectura, no se permitió desasirse de
las normas establecidas.
Sus proyectos difieren pues, de los de Palacios por su contención en la distribución
espacial de sus volúmenes y el acentuado academicismo de los elementos clásicos. Es sin
embargo señalable su voluntario alejamiento de la tendencia afrancesada que imperaba en
los diseños de sus compañeros, y su adecuación a los postulados secesionistas, aunque
fuera posteriormente mermando paulatinamente para diluirse finalmente en un eclecticismo
un tanto descomprometido.
En este sentido, parece claro que su obra fue prácticamente paralela a los cambios
estilísticos que fueron estableciéndose en el panorama arquitectónico español,
adaptándose, con mayor o menor acierto, a éstos en los distintos proyectos. Su inhibición
de las "modas" del momento es clara en los dos primeros proyectos, los hoteles Nacional y
Gran Vía y la casa de Miguel Blay, pero se fue diluyendo tal actitud emprendedora
acercándose al clasicismo historicista de sus contemporáneos.

163
1.6 OTROS PROYECTOS

16.1. Antecedentes

La diversidad tipológica de los proyectos realizados por López Otero fue muy amplia,
pero muy amplio también fue el número de respuestas formales dadas por el autor. Los
proyectos estudiados anteriormente podrían hacer pensar en una continuidad creativa, pero
si se establece el orden cronológico de su obra se observa que las variaciones propias de
la adquisición de una experiencia profesional, no van, en este caso ligadas a una
trayectoria lineal puesto que presentan un lenguaje compositivo un tanto inconexo o, al
menos, muy diverso. Se contradice esta actitud con la coherencia conceptual de pareció
demostrar el autor a lo largo de toda su vida profesional. Como se estudia a continuación,
se considera que esta diversidad se debió principalmente al fruto de una inquietud personal
por experimentar su capacidad creativa en las diversas tendencias arquitectónicas que se
hallaban de moda en la España del siglo XX.

Dentro de esta variedad compositiva se encuentran los siguientes proyectos de


carácter aislado en su labor profesional: La Casa de Ejercicios del Colegio de Nra. Sra. del
Recuerdo en Chamartín de la Rosa, la continuación del proyecto de rehabilitación y
terminación de la Catedral de Cuenca iniciada por Vicente Lampérez, el Colegio de España
en la Ciudad Universitaria de París, la Iglesia-Convento de los Padres Capuchinos en
Pamplona y la reforma de los Almacenes Rodríguez en Madrid.
Las fechas de ejecución de los mismos se interfieren con los anteriores, mientras que
su estética se manifiesta muy variada, incluso en el caso de proyectos que fueron
simultáneos. Tal es el caso de la Casa de Ejercicios, y el hotel Nacional, y entre el Colegio
de España y el Gran Hotel. Aunque los condicionantes y programas de todos ellos obligan
a un comentario independiente, es importante realizar un estudio comparativo de dichas
soluciones, bien por su disparidad, bien por las analogías que surgen entre ellos y pueden
ayudar a conocer con mayor fundamento la trayectoria creativa del arquitecto.

164
1.6.2. La Casa de Ejercicios de Chamartín de la Rosa

Según se relata en el libro conmemorativo del Centenario de la Fundación del Colegio


de los Jesuítas, la idea de construir una casa de ejercicios surgió por iniciativa del P. José
María Rubio. Este jesuíta obtuvo los primeros fondos (veinte mil pesetas) de los Caballeros
de la Guardia de Honor en octubre de 1916 y poco después, ya bajo la dirección del P.
Carlos Gálvez se encargó el proyecto a López Otero. La única razón para su designación
como arquitecto de esta obra fué el reconocido prestigio de que gozaba en 1917 tras tan
sólo 6 años de labor profesional.
El mismo libro describe el proyecto como un edificio de dos plantas de estilo gótico-
mudejar castellano, con una capilla de planta octogonal coronada por bóveda de crucería
estrellada. Contaba con 90 aposentos y su construcción duró tres largos años,
inaugurándose oficialmente el 25 de abril de 1920.
Hasta aquí la crónica de la Institución jesuítica ha permitido conocer las circunstancias
en que nació este edificio. Ya se ha comentado la diversidad tipológica que caracteriza su
trayectoria profesional, autor hasta entonces de proyectos tan dispares como dos hoteles
particulares, una vivienda colectiva y un monumento público, entra este proyecto, a
engrosar su variada trayectoria profesional aprovechando además esta circunstancia para
hacer su única incursión en el particular y popular estilo neomudejar madrileño.

La incursión de las teorías violletianas en la arquitectura española, unido a las


profundas raíces del arte musulmán en España, hicieron que el intento de establecer una
arquitectura nacional se basara principalmente en la recuperación del llamado estilo
neomudejar, elaborado con materias primas tan propias de nuestro país como era el
ladrillo, las maderas y los yesos, además de contar con la tradición artesana de los
maestros albañiles de principio de siglo que aseguraban una gran calidad de ejecución.
Una de las primeras obras importantes de esta arquitectura nació de la mano de
Rodríguez Ayuso que proyectó la Plaza de Toros y las Escuelas Aguirre en Madrid,
edificios que se convertirían en el emblema de la capital a principio de siglo y que
provocarían un general entusiasmo en sus contemporáneos. El gran número de
165
arquitecturas adscritas al neomudejar, que se construyeron en un breve plazo de tiempo
enriqueció el entorno urbano madrileño y le dio una imagen característica.

A pesar de que algunas de estas obras han desaparecido, la mayoría se mantiene en


pié y aunque el crecimiento de la ciudad ha diluido en cierta manera tal imagen, siguen
demostrando la enorme expresividad de este estilo. Muchos de los discípulos del
mencionado Rodríguez Ayuso se especializaron en el manejo del ladrillo visto proyectando
obras de gran carácter, con personalidad propia. Las innumerables posibilidades de fino
diseño y minucioso ornamento permitieron que, hasta el más insignificante bloque de
viviendas se singularizara dentro de su espacio urbano. Tal es el caso de los edificios de
viviendas de la C/ Toledo,122, C/ Aguirre, 3 y C/ Juan de Mena, 21.

La generación de arquitectos que se concentró en el diseño de edificios fueron. L.


Alvarez Capra, J. Bautista Lázaro, E. M a Repullos y A. Flórez y Urdapilleta, aunque
prácticamente ninguno de sus contemporáneos pudo resistirse al intento de proyectar
alguna fachada neomedujar.

Su curiosidad por analizar personalmente las posibilidades formales de éste material


y proyectar algún edificio en este estilo, sería seguramente la razón por la que la Casa de
Ejercicios para los P.P. Jesuítas en Chamartín de la Rosa fue realizada en ladrillo visto y
piedra. Respondía pues al interés social suscitado por el neomudejar, aunque
posteriormente, y pese al gran resultado logrado con este edificio, retomara al lenguaje
empleado anteriormente.
El edificio destinado a residencia de sacerdotes y caballeros para retiro espiritual,
permitía el alojamiento de 90 ejercitantes, contando con estancias comunes como sala de
actos y comedor, además de los destinados a servicios. Constaba de dos plantas, una la
vivienda propiamente dicha distribuida en dos plantas y la capilla de una sola planta en dos
alturas.
Si se ubica esta intervención en el panorama arquitectónico madrileño de los años
veinte se encuentra una primera singularidad: la combinación de materiales que emplea en
su obra, frente a la uniformidad de los ejemplos existentes. Salvo el Matadero municipal
proyectado por Luis Bellido (1904), prácticamente todos los edificios adscritos al lenguaje
166
neomudejar se realizaban exclusivamente en ladrillo visto con pequeñas piezas de piedra
en rótulas, impostas y recercados.
Sin embargo, y recuperando en cierta medida la combinación empleada en la casa de
Miguel Blay, donde recurre a distintas texturas para dar mayor expresividad a los
paramentos exteriores. La tradicional división en altura de zócalo, planta principal y ático se
resuelve en este caso con materiales cuya combinación y tratamiento se va suavizando en
cada planta empleando un recurso renacentista característico de la resolución formal de los
palacios del siglo XVI. Continuando el esquema clásico establece el aumento paulatino de
la dimensión de los huecos en cada planta, así como el incremento de ornamento en cada
altura. De esta manera el edificio arranca con grandes almohadillados que van reduciendo
su tamaño y rugosidad dando paso a la aparición del ladrillo visto, primero con un sencillo
sardinel en el cuerpo principal y posteriormente con sucesivos y cada vez más acentuados
dibujos y filigranas que alcanzan su máxima expresión en el triple alero de remate.
Cuenta la Casa de Ejercicios con un importante zócalo que se corresponde con la
planta de semisótano y refuerza la robustez de los paramentos verticales con la utilización
de recercados de piedra en las esquinas e impostas, por encima de éste cuerpo central
reduce el despiece de la piedra y comienza a combinar ladrillo y piedra con la misma
intención un tanto brutalista aunque algo mitigada, mientras que la planta segunda, toda en
ladrillo presenta las primeras pequeñas muestras de decoración neomudejar. El alero
alcanza un nivel de solución interesante por la novedad que presenta el juego del ladrillo,
sobre todo en los cuerpos laterales en los que se introduce un doble alero, solución no
empleada por ningún arquitecto con anterioridad. Es en la coronación donde se introducen
las tracerías que llegan a desarrollarse plenamente con hiladas a serreta y retículas
ortogonales creando una genuina composición neomudejar.

Se compone dicha coronación de dos cuerpos, con modillones escalonados y tres


aleros de teja en sucesivo vuelo no se conocen ejemplos anteriores, lo cual permite afirmar
que el arquitecto no se basó en ejemplos existentes, sino que diseñó sus propios motivos
ornamentales. Otra singularidad atribuïble a su creatividad o invención como gustaba en
denominarlo es la riqueza volumétrica del edificio. El arquitecto planteó el volumen del
167
edificio a partir de una planta en "H", que repetirá unos años después en el proyecto del
Colegio de España en París y cuya funcionalidad se comenta más adelante.

1.24 M. López Otero: Detalle de la Casa de Ejercicios de Chamartín de la Rosa. Madrid. 1919.

El precedente formal podría relacionarse con el Hospital de Jornaleros de su maestro


Antonio Palacios, si bien, en este caso se regulariza y simplifica. Palacios revoluciona la
tradición compositiva historícista de su época planteando una reelaboración de los
hospitales renacentistas de planta en cruz adaptándolo a las necesidades del siglo XX. Se
parte de una composición axial de cuatro estrechas alas a las que se adicionan dos
volúmenes de gran tamaño que conforman un rotundo eje de simetría, cuyo centro es
precisamente un elemento octogonal. Esta disposición, tan singular para aquella época,
ofrece una centralización de las circulaciones y la posibilidad de que todas las habitaciones
fueran exteriores, características que debió considerar interesantes el autor.
También se recurre en la Casa de Ejercicios a la planta octogonal, en este caso para
ubicar la capilla como elemento exento, con lo que acentuaba el dinamismo espacial del
proyecto. Este volumen enfatiza la simetría de la planta e introduce un elemento más para
que la volumetría del edificio se enriquezca y dinamice, se huye de la estática composición
de planta de cruz latina tan utilizada durante el período neogótico, para crear un espacio
único, centralizado, que organiza toda la función alrededor del altar. Es de destacar
también la cubrición de este espacio con una bóveda de crucería donde las verdugadas de

168
ladrillo y la manipostería de granito quedaban vistas, sin revestimiento alguno, solución
muy discutida en su época por "moderna", pero en la que demostró el autor su profundo
conocimiento del lenguaje clásico y de la génesis de la planta centralizada.103
Al exterior este prisma ortogonal refuerza sus ángulos con machones de ladrillo que
se elevan ligeramente rematando los juegos de los aleros que configuran la coronación. La
bóveda no se manifiesta al exterior siendo una sencilla cubierta ligeramente inclinada con
teja curva. Los distintos cuerpos de que se compone la casa de Ejercicios crean un
conjunto homogéneo donde las breves modificaciones que se van produciendo en cada
alzado les otorga entidad propia y al que la gran variedad ornamental, rica y diversa le ha
conferido una singularidad única.
El edificio fue reformado por primera vez entre 1964 y 1968 por Luis Laorga, durante
el rectorado del P. Ignacio Prieto. Consistió la reforma en la habilitación del comedor para
sala de cine, conferencias y actos académicos. Pocos años después, en 1971, durante el
rectorado del P. Manuel Abella le fue encargado al mismo arquitecto la modernización
interior de la Casa de Ejercicios y su habilitación para aulas, así como la conversión de la
capilla en biblioteca. Para llevar a cabo tal reforma, Laorga sustituyó las ventanas de
celosía originales por otras metálicas de aluminio con persianas de plástico lo que estropeó
el aspecto exterior del edificio. Estas reformas han deformado la imagen del proyecto y han
hecho desaparecer toda huella de lo que fue el proyecto original del arquitecto.

1.6.3. La Restauración de la Catedral de Cuenca

En 1923 muere D. Vicente Lampérez, arquitecto encargado durante 15 años de la


rehabilitación de la Catedral de Cuenca. Para sustituirle en este cargo, como en otros, fue
propuesto D. Modesto López Otero, el cual aceptó tal designación con la única intención de
cumplir la gran ilusión de su maestro de ver terminado este monumento.

103 Torres Balbás, L: "Arquitectura española contemporánea", Arquitectura, 67, AñoVI, Noviembre de 1924, p.
108.
169
Lampérez recibió el encargo hacia 1905, y debido seguramente a la ausencia de
trabajos similares en aquellos años en España, se inspiró en las teorías de Viollet Le Duc,
las cuales habían revolucionado la tradición restauradora empleada hasta entonces. La
indiferencia institucional hacia la Catedral de Cuenca, que ni siquiera estaba catalogada
como monumento nacional al comenzar el siglo XX, se vio alterada con el derrumbamiento
de la torre de Campanas en 1902. Este fue el detonante que planteó una justa valoración
histórico-artística del edificio y la consideración sería de la necesidad de su restauración y
terminación. Lampérez estudió en profundidad la historia y génesis constructiva de este
momento para terminar diseñando una línea de actuación que podía, como ocurre siempre
en las rehabilitaciones, ser discutida y no compartida.
Consistía el planteamiento de Lampérez en inspirar la restauración de la Catedral en
otro monumento de la misma Escuela, en este caso la Catedral de Coutances. Trataba de
recuperar para el monumento conquense las principales directrices y elementos de la
escuela anglonormanda, si bien la parte aún en pie de la misma obligaba a importantes
modificaciones, por lo que terminaría siendo una reinterpretación de la misma.

Una vez estudiado el proyecto de su antecesor decidió D. Modesto continuar la


ejecución del mismo sin realizar ninguna modificación, pese a no estar de acuerdo con la
teoría restauradora de éste. No consideraba acertados los argumentos restauradores de
Lampérez puesto que estas suponían a su entender, una invención, ya que la copia de la
fachada de Coutances era imposible y se basaba en la libre interpretación de las trazas
anglonormandas adaptadas además a la región castellana.
Para López Otero la posibilidad de que la terminación de la Catedral fuese
estrictamente anglonormanda era muy poco probable, ya que las diferencias de ambos
monumentos en otros muchos aspectos formales de la Catedral eran también importantes.
Un breve repaso histórico de este monumento permite datar su fundación en 1195,de
planta de cruz latina, formada por tres naves siendo la central de doble altura, tuvo en
principio un altar mayor compuesto por cinco naves escalonadas en profundidad que se
sustituyeron posteriormente por una giróla renacentista. Ya en el siglo XVIII el interior de la
Catedral, en concreto la trasera de su altar mayor se enriqueció aún más con la inclusión
170
del Transparente o Capilla Nueva de San Julián, obra de Ventura Rodríguez el cual
proyectó también el retablo del altar mayor, piezas excepcionales del barroco español. La
obra más polémica se realizó en el siglo XVIII, cuando se encargó a los arquitectos José
Arroyo y Luis de Arteaga el proyecto de terminación de la fachada. Estos plantearon una
portada barroca en la que no faltaban ninguno de los elementos de moda: balaustres,
pilastras, aleros con canecillos, medallones, florones etc.
Esta fachada comenzó pronto a deteriorarse, debido seguramente a mala trabazón
entre las fábricas antigua y nueva. No se sabe si por el incorrecto apoyo de la fachada o
por sus propios vicios ocultos, se derrumbó la torre de campanas en 1902, lo que obligó ya
de manera irremediable a plantearse la reconstrucción total de la fachada.
Esta toma de conciencia social sobre el estado de la Catedral es la que llevó al
nombramiento de un personaje de tanto renombre como el Sr. Lampérez para su
restauración. Este arquitecto, ya mencionado con anterioridad, fue miembro de la Real
Academia de Bellas Artes y Director de la Escuela de Arquitectura de Madrid, por lo que se
consideraba uno de los arquitectos más respetados de principio de siglo. Al analizarse la
teoría restauradora que había de emplear en la reconstrucción de este monumento se
plantearon dos posibilidades, bien olvidarse de la historia del edificio y proyectar una
fachada moderna, o bien tratar de recuperar con el máximo rigor, la traza primitiva del siglo
XIII. Existía una tercera opción que todos descartaron, la de reconstruir la fachada barroca
de Arroyo y Arteaga.

Sin embargo, ya en el siglo XX, la recuperación de una fachada gótica de la que


además no se tenían datos gráficos, sino únicamente descripciones literarias, era en
realidad llevar a cabo un ejercicio de arquitectura neogótica más o menos acertada.
El mayor problema del camino elegido por el arquitecto fue la falta de datos veraces
acerca de la coronación de la Catedral, mucho se sabía sobre la composición de la parte
baja de la fachada pero nada sobre la parte alta, lo que obligó a Lampérez a "inventar" una
solución para la segunda planta que no se puede considerar reconstrucción.

En la memoria del proyecto parcial planteaba el arquitecto la posibilidad de modificar


la idea inicial hacía una solución más sencilla, más pura de líneas ya que era este más un
171
ejercicio neogótico que una restauración en el estricto sentido de la palabra, considerando
algo excesiva la solución de su antecesor, creía más oportuno un simple cerramiento de
fachada, que el planteamiento aventurado de una composición basada en suposiciones.
Cuando recibió el encargo de continuar la obra de su maestro en 1923 quedaba
mucha obra pendiente. Se había estudiado la historia y transformación de la Catedral pero
apenas había podido comenzar las obras. Esto obligó a redactar un plan de trabajo y una
memoria de los capítulos pendientes de terminación o ejecución completa, incluyendo con
detalle un plan de financiación económica imprescindible para acometer las obras.

1.25 Vista de la inacabada Catedral de Cuenca. 1996.

Tal plan se componía en concreto de tres presupuestos parciales de 50.000 pts. cada
uno, que tuvieron, como siempre, que ampliarse debido a incrementos en el costo de los
materiales. Sin embargo no constan datos de ningún cambio y todo parece indicar que las
obras dirigidas por él discípulo en los años posteriores continuaron estrictamente el
proyecto de D. Vicente Lampérez.
Los pequeños planos adjuntos a la memoria definen las distintas fases de actuación
en las que se señala la finalización de los arcos de fachada y el rosetón central además del
interior de las naves laterales, bóvedas de crucería y hastiales laterales.

Las primeras obras dirigidas aún por Lampérez, se destinaron a reparar la zona
afectada por el derrumbamiento de la torre de Campanas, primero su interior y después la

172
terminación del cuerpo primero de fachada hundidos bajo el peso de ios escombros de la
torre.

Posteriormente se realizaron los siguientes trabajos, ya bajo la dirección de López


Otero: Finalización de los arcos de fachada y del rosetón central, acabado del interior de las
naves laterales que se hallaban prácticamente en estructura y cerramiento de las bóvedas
de crucería y de los hastiales laterales.

Una vez terminados estos, se presentó un segundo plan de continuación de las


mismas que afectaba únicamente a elementos interiores, fechado el 28 de febrero de 1932,
no debió ser aprobado puesto que las obras no continuaron con posterioridad a este año y
no se conoce ninguna intervención posterior a esta fecha.

1.6.4. El Colegio de España en París.

El encargo de redactar un proyecto para la construcción de un edificio que albergara


el Colegio de España en la Ciudad Universitaria de París data de 1929. Se desconoce la
razón de la adjudicación directa de tal encargo, aunque el hecho de partir la iniciativa de la
realización del proyecto al Rey Alfonso XIII104, al igual que en el caso del proyecto de la
Ciudad Universitaria, obliga a pensar en el deseo real de unificar la autoría de ambos
proyectos.

En aquellas fechas López Otero había realizado ya las pertinentes investigaciones


acerca de las Universidades europeas y americanas con objeto de redactar el proyecto de
la Ciudad Universitaria y había reunido abundantes datos acerca de los antecedentes
existentes en el resto del mundo sobre conjuntos universitarios de nueva planta, lo que
hacía de él el candidato idóneo para su elección como arquitecto del Colegio de España.
Debido a la imposibilidad de acceder al proyecto original, en paradero desconocido,
se ha basado el presente en los planos existentes en los archivos de dicho Colegio, los

104 Real Decreto 1449/1927 de 15 de Julio.

173
cuales son copia exacta de los entregados por el arquitecto a la institución y, aunque se
encuentran fechados el 31 de agosto de 1945, coinciden totalmente con las obras
realizadas con anterioridad a la reforma de 1987.
La idea de construir este Colegio de España en París nació tras la primera guerra
mundial con la creación de un Comité hispanofrancés. Fue de nuevo el interés del Rey
Alfonso XIII lo que permitió hacer realidad la idea creando dicho Colegio por Decreto Ley el
15 de julio de 1927. La adjudicación del terreno se realizó en 1929, el mismo año en que se
recibió el encargo. La construcción del edificio comenzó en 1931 y, aunque lentamente,
logró terminarlo a finales de 1933. Según una crónica periodística, el costo de las obras,
valorado inicialmente en dos alcanzaría finalmente los 9 millones de francos, debido sobre
todo a problemas de cimentación y de financiación por la desestabilización política
española de los años posteriores. Estos mismos problemas impedirían también la
realización de los frescos de la sala de conferencias por el pintor José Luis Sert, artista
español que se había ofrecido gratuitamente para ello.

Comenzó a funcionar como Colegio a principios de 1934 dirigido por D. Ángel


Establier, pero la inauguración oficial no se celebró hasta el 10 de abril de 1935 debido a
dificultades en la obtención de los escudos en piedra de las Universidades españolas que
habían de decorar las fachadas del edificio, ademas de otros pequeños remates
pendientes, como queda patente en la correspondencia que cruzan durante estos años el
propio arquitecto y el director.
La inauguración se celebró con gran boato y a ella asistieron, además del propio
López Otero, los más renombrados intelectuales españoles de aquella época de D. Luis
Menendez Pidal, D. José Ortega y Gasset, D. Manuel de Falla, D. Miguel de Unamuno y D.
Rafael Cabrera. Fue este último, rector por entonces de la Universidad de Madrid, quien
leyó el discurso de inauguración: "La evolución en el mundo inorgánico". El Colegio
funcionó como tal sin alteraciones hasta el verano de 1949, meses en los que sufrió su
primera transformación a cargo de Luis Feduchi. Consistió ésta en la redistribución interior
de las plantas 1 a y 2 a para crear un departamento de profesores, ampliar la vivienda del
director e incorporar baños a todos los dormitorios.
174
original.105 Según la correspondencia mantenida por el entonces primer Director de la
Institución y el arquitecto acerca de los detalles finales de las obras, se encuentra como
dato curioso, el interés de éste último en colocar los escudos de piedra representativos de
las más antiguas Universidades españolas en la fachadas del edificio. El arquitecto se
encargó personalmente de buscar los modelos, encargar su elaboración en Madrid y
enviarlos posteriormente a París para su colocación. Esta tarea no resultó fácil ya que
muchos habían perdido su definición como tales y hubo de buscar antiguas referencias,
pero su interés superó las dificultades y prácticamente en la misma semana de la
inauguración consiguió el objetivo de verlos colocados.
La génesis del Colegio parte de una planta en "H" cuyas alas albergan las
distintas dependencias con un eje transversal de unión que constituye las circulaciones
verticales de comunicación con una la escalera principal y ascensores. Inicialmente se
habían previsto unas 70 u 80 habitaciones para estudiantes, pero el propio Rey amplió
la capacidad hasta 150 personas, para dar cabida también a los estudiantes
hispanoamericanos. Posteriormente se trató de reducir a la idea inicial, pero finalmente
se mantuvo la ampliación. La planta baja original contaba con unas anchas escaleras
de acceso en el centro de la misma, que arrancaban en un amplio vestíbulo, donde se
situaban la conserjería y la entrada directa al gimnasio o sala de juegos. Los cuerpos
laterales comprendían la sala de conferencias, el despacho del director a la derecha y
el comedor y la sala de lectura con biblioteca y aseos a la izquierda. Las demás
plantas, 1 a a 5 a , se ocupaban con los dormitorios de los estudiantes, provistos de baño,
y una pequeña sala de estar por planta.
Al igual que sucediera en la Casa de Ejercicios la forma en "H" empleada por López
Otero para resolver esta tipología, parece deberse a la necesidad de dar una solución
funcional a los problemas de recorridos e independización de las zonas habitacionales a
que obliga este tipología y sobre todo al necesario aprovechamiento del escaso
soleamiento con que normalmente cuenta París.

105 Archivo del Colegio de España, París, 1931, sig. 148/2 a 149/6.

176
1.26 M. López Otero: Colegio de España en París. Planta tipo. Paris. 1929-34.

Desechada la conocida distribución utilizada en los proyectos de hotel, la


del edificio poligonal con grandes patios interiores, la recuperación de la planta en "H"
proyectada para la Casa de Ejercicios permitía, no sólo el soleamiento de todas las
estancias, sino también el acceso a las bellas perspectivas del entorno y a la iluminación
natural gracias también al generoso tamaño de los huecos proyectados. Estas
condicionantes fueron resueltas con una disposición programática estricta y rigurosa, con
total ausencia de ornatos y grandilocuencias.

En cuanto al estilo empleado, cabe considerar el deseo de los promotores en que el


edificio fuera eminentemente español, es decir, que su propia arquitectura reflejara la
historia arquitectónica española. Imperaban por entonces en España, según se ha
mencionado ya anteriormente, dos estilos, el neomudejar y el neoplateresco. El primero
provenía de las bellas arquitecturas levantadas por Aníbal González en Andalucía y el
segundo del historicismo heredado por los clásicos, Velázquez Bosco y Urioste Velada,
autor este último del aplaudido Pabellón de España de la Exposición parisiense de 1900.
Se decantó López Otero por este último estilo, probablemente por ser más internacional,
más monumental y más intemporal. El clasicismo aflora en este proyecto, cuya similitud
con algunas grandes obras clásicas como el Palacio de Monterrey o el propio Pabellón
mencionado son evidentes, trató probablemente el arquitecto de esta manera, de
impregnar su obra de tradición y sobriedad. La anécdota cuenta su enfado cuando sus
177
colegas franceses, Eugène Boby y Warin desearon eliminar las torres que se elevaban con
su balaustrada y sus pináculos porque consideraban que el edificio alcanzaba una excesiva
altura con respecto de los colindantes, cosa a la que éste se negó en rotundo.106

Así se logró la imagen actual en la que el edificio se ofrece al visitante como un


volumen majestuoso y noble que pretende acentuar la importancia de la Institución y darle
el buscado carácter español.

Se utilizó para ello la piedra, un material muy común de la arquitectura clásica


española y también de las construcciones parisinas. Los huecos rectangulares, con una
proporción áurea y dispuestos simétricamente con respecto a los ejes verticales de
fachada se repiten de idéntica forma y tamaño, sin alteraciones, ni juegos, resultando así
un proyecto totalmente opuesto a los primeros por el proyectados, en el que la diversidad
de las formas y volúmenes ofrece un conjunto imaginativo y lúdico frente a la austeridad
creativa de este.

Podría considerarse éste edificio como el más clásico de los concebidos por López
Otero ya que en él se advierte un cierto historícismo, que se aleja de la tendencia
norteamericana mantenida hasta entonces. Esta obra recuerda inevitablemente a los
Nuevos Ministerios proyectados por Secundino Zuazo, tanto en los materiales empleados,
la piedra y la pizarra, como en la fuerza y majestuosidad del volumen que conforma una
masa sólida, de gran presencia, una imagen rotunda y sobria característica del lenguaje
neoplateresco. La obra de Zuazo, arquitecto algo más joven que López Otero esta fechada
en 1932, por lo que fueron ambas prácticamente contemporáneas. Tal semejanza se debió
probablemente a un deseo de los arquitectos por mantenerse dentro de los cánones
clásicos, sin concesiones a la aún recién llegada arquitectura moderna, adentrándose en el
pretendido estilo nacional. Ahora bien, ha de señalarse que tras este proyecto, y debido al
advenimiento de la guerra civil, se produjo un largo paréntesis en su labor proyectual, que
no mantendría tal tendencia en su siguiente encargo profesional, la iglesia-convento de
Pamplona de 1939, en el comenzaron mínimos atisbos de arquitectura moderna.

106 Sazatomil, L: L'Architecture, Archivo del Colegio de España, París, 1995.

178
1.6.5 La idoneidad de la planta en "H"

El conocimiento de los proyectos de la Casa de Ejercicios y el Colegio de España en


París, obliga a plantear el motivo de la repetición del esquema empleado en el proyecto de
Chamartín para el Colegio de España. La enorme similitud de la composición en planta se
rompe completamente en los alzados, tratados de forma muy distinta.
Pese al distinto uso a que se destinaron ambos proyectos, se daban unas
características comunes que permitían plantear la viabilidad de la adecuación del esquema
compositivo. En ambos casos el volumen era exento, sin medianerías y sin acceso directo
a calle, por lo que se podían obtener grandes superficies de fachada y ofrecían además
ambos casos también un bello entorno ajardinado. Igualmente, la necesidad de abundante
iluminación natural de todas las estancias, dormitorios en un caso y aulas en el otro,
impedía considerar la utilización de patios interiores como un diseño idóneo.
Estableció pequeñas diferencias entre ambos, mientras que en la Casa de Ejercicios
se adosó una capilla de planta octogonal al cuerpo de unión de ambos brazos haciendo
coincidir los accesos a través del núcleo de comunicaciones, en el Colegio este mismo
lugar se utilizará para ubicar la sala de juegos. En ambos casos, la planta en "H" permitía
un acceso en el eje de simetría que independizaba los espacios a ambos lados,
disminuyendo mucho las distancias de las circulaciones tanto horizontales como verticales,
a diferencia de lo que ocurría en la distribución en tomo a patio central empleada en la
tipología hotelera.

En el caso de Chamartín de la Rosa, estos cuerpos sobrepasan la crujía ortogonal


ampliando la superficie en planta y la volumetría exterior, mientras que en el Colegio de
España queda enrasado, acentuando en cambio, las esquinas hasta darles un aspecto de
torre. Así, todas las habitaciones eran exteriores asegurando con ello bellas vistas e
inmejorable iluminación natural, razón suficiente para recuperar en el proyecto de París el
esquema empleado en 1917. Parece por tanto, que su diseño pretendía dar, ante todo, una
respuesta a problemas funcionales.
En relación con otros proyecto suyos, resulta interesante la continuidad estilística con
179
respecto a proyectos como el hotel de Salamanca, lo cual se analiza continuación.
El Colegio de España fue construido entre los años 1931 a 1934, es decir,
inmediatamente después de terminar los hoteles de Salamanca y Sevilla, realizados entre
los años 1928 y 1931. El lenguaje arquitectónico empleado en los proyectos de Salamanca
y París tiene gran parecido, y es relativamente similar en algunos aspectos también, al
utilizado en el hotel Cristina. La coincidencia en la estructuración de los alzados, elementos
y detalles ornamentales de estos proyectos es importante.

La primera observación es el empleo de materiales de revestimiento similares en los


tres edificios con la utilización exclusiva del revoco y la piedra trabajada a base de
despieces regulares y textura pulida sin adornos o relieves. Ello ofrece un aspecto sobrio
que ayuda a reforzar la majestuosidad de los volúmenes. Aunque con una pequeña
variación de tono, el tamaño de las piezas, el ritmo y la proporción de los huecos, así como
las dimensiones de las distintas plantas son casi iguales en los tres casos.

El hotel de Sevilla reforzaba el ritmo de sus huecos manteniendo la agrupación por


franjas verticales utilizada en los hoteles madrileños, si bien presentaba una novedad que
lo distingue en este caso: la decoración del paramento de la planta superior que
manifestaba ciertas reminiscencias secesionistas. Otros recursos, como los huecos en
arco de medio punto son más comunes a los que emplea habitualmente en sus otras obras
para establecer una diferenciación tipológica entre los huecos del basamento y coronación
de los del cuerpo central. También en los edificios de Salamanca y París utilizó el arco de
medio punto en las ventanas de planta baja y de ático con pequeñas ménsulas en la clave,
y huecos rectangulares en los paños centrales. Esta disposición clásica que segmentaba
los paramentos verticales definiendo una composición formada por basamento, cuerpo
central y ático, fue prácticamente una constante en la obra oteriana.
Bien proporcionados y enormemente sencillos, los huecos carecen en el edificio del
Colegio del recercado en los paños centrales, solamente los huecos de las torres se
enfatizan ligeramente con un pequeño resalte perimetral idéntico al utilizado en el Gran
Hotel y en ambos se aumentó el tamaño del hueco de planta baja o de recepción para dar
una sensación de ligereza, algo que ya se utilizó en el diseño de los anteriores hoteles.
180
El basamento se define ligeramente, separado por una breve línea de cornisa sobre el
que se apoya un cuerpo central de escasa altura en el caso del hotel, aunque bien
proporcionado. La coronación de los edificios se componía de una última planta de ático
separada del paño central por una imposta. Sobre éste, una clásica balaustrada remata la
coronación del edificio con pináculos troncopiramidales que refuerzan las esquinas y los
tramos verticales más importantes.
Como se sabe el Gran Hotel sufrió la ampliación de una planta en altura algunos años
después de su construcción, lo que le despojó de una balaustrada con pináculos gemela a
la existente en el Colegio de París, sólo los alzados de proyecto dejan clara la coronación
diseñada originalmente. Estos dos volúmenes presentan una gran similitud, prácticamente
los únicos en los que se puede encontrar una intencionada continuidad de los recursos
compositivos utilizados. Cabría plantear si ello se debió a una intención de búsqueda de
estilo basado en el lenguaje clásico o la comodidad de manejar formas conocidas de su
personal lenguaje compositivo.
La evolución en el proceso creador, como el propio autor lo define, se simplifica tanto
en planta como en alzado definiendo una clara dirección hacia la simplificación en el
desarrollo del diseño. Cada nuevo proyecto denota la paulatina desaparición de retórica y
de los elementos decorativos tan abundantes en sus primeras obras.

1.6.6. La Iglesia de los P.P. Capuchinos en Pamplona

Hacia 1939 la Empresa constructora Huarte encargó a López Otero la redacción de


un proyecto de Iglesia y Convento para los P.P. Capuchinos de la ciudad navarra.
Recuerdan los propios religiosos que el Sr. Huarte, propietario de dicha empresa, se había
educado al amparo de esta orden religiosa y mantenía una buena relación con la misma,
por lo que ayudó económicamente a la construcción de su sede navarra.

Fue el propio Sr. Huarte quién le eligió como arquitecto proyectista debido a la
amistad que les unía, si bien la dirección de la obra fue encargada a D. Francisco Garraus
181
y Miqueo para facilitar la rapidez de la ejecución del proyecto. Este arquitecto navarro había
trabajado como técnico municipal del Ayuntamiento de Pamplona durante varios años y era
un profesional de reconocida experiencia. La idea de compartir la ejecución del proyecto
partió del propio López Otero, ya que su labor como director y catedrático de la Escuela de
Arquitectura de Madrid y la dirección de las obras de la Ciudad Universitaria le impedían
atender debidamente la construcción del edificio.

Según explicaciones del Sr. Garraus, la autoría de la totalidad del proyecto se debió a
su compañero y fue respetado en su totalidad durante la ejecución de las obras. López
Otero visitó las obras en dos ocasiones y quedó muy contento del resultado final.

Situado el edificio en una de las vías principales de Pamplona, la avenida de Carlos III
el Noble con vuelta a la calle de San Fermín, se aprovechó el amplio chaflán que ambas
calles creaban para situar el acceso al convento, ubicando la puerta principal a la iglesia
por la avenida. El solar era bastante irregular, un polígono compuesto por siete lados de
1.641 m2 de planta de los cuales se edificaron 1.300 m2 repartidos entre la iglesia, de una
sola planta, y el convento que consta de cuatro plantas más claustro.

La distribución de ambos espacios no resultaba fácil debido a la excesiva profundidad


de la parcela que obligaba a grandes medianerías. Se organizó un esquema basado en
una planta de una nave bastante alargada, con acceso por el lateral izquierdo y una
pequeña capilla a patio en el lado opuesto para apoyo de los oficios religiosos.
Quedaba libre así, un amplio rectángulo con fachada a la calle de San Fermín por un lado y
a patio central por el opuesto siguiendo los esquemas clásicos, pero que se prolongaba
tras el ábside hasta la fachada para obtener el número de estancias que precisaba la orden
religiosa. Tal composición repetía la disposición funcional de los antiguos conjuntos
conventuales del medievo, un espacio diáfano para la iglesia adosado a un rectángulo que
constituye el convento.
Históricamente el espacio fundamental de esta tipología conventual era el claustro, el
cual se redujo en este caso a un lugar residual en la trasera del ábside de la capilla
prácticamente inutilizable.

182
1.27 López Otero, M.: Iglesia de los P.P. Capuchinos. Pamplona .1939-41.

Parece ser que el objetivo primordial del arquitecto fue la obtención de un espacio
importante para la iglesia, dejando en segundo plano la resolución funcional del convento y
del claustro que quedó relegado a un espacio residual. Desarrolla la iglesia una planta bien
proporcionada con una relación ancho-largo de dos tercios aproximadamente, y casi
simétrica, a excepción de la anexión de la capilla que es perpendicular al eje principal de la
iglesia.

El espacio es totalmente diáfano, sobresaliendo únicamente unos machones


adosados a los cerramientos perimetrales que dividen el espacio longitudinal en cuatro
crujías de igual tamaño, y que son precisamente las bases de arranque de las bóvedas de
aristas que cubren cada una de estas.

La primera de las crujías la ocupa un coro dividido en dos alturas que se abre al
espacio central apoyado en tres arcos de medio punto. Los dos siguientes constituyen el
espacio reservado a los feligreses, mientras que la cuarta cubre el altar.
La comprensión espacial del edificio parte de su estructura realizada íntegramente en
hormigón armado. Se da la circunstancia de que la empresa Huarte S.A. ejerció desde su
fundación un reconocido papel como precursor en el empleo de este material contando en
esta ocasión con la colaboración de López Otero, uno de los principales impulsores de su
divulgación como material constructivo en la arquitectura española.

183
La utilización del hormigón como base estructural fue lo que definiría realmente el
volumen interior logrando una diafanidad y amplitud muy difíciles de obtener con cualquier
otro material. Toda la belleza del interior se basó en la espacialidad alcanzada con cuatro
alturas libres que permitieron igualarlo exteriormente con el convento.

Las bóvedas de arista se construyeron sin resalte ni refuerzos, con una inusual
desnudez ornamental, también contribuyó a lograr esa imagen moderna la ausencia de
adornos en su interior, con paños enlucidos de yeso y terminados con una pintura rugosa
que produce un efecto de robustez en los paramentos.

Con gran acierto se contrastó la sencillez de las bóvedas con la riqueza de los
revestimientos localizados en los espacios destinados a los feligreses. La nave entera se
revistió de tarima de madera, al igual que las escaleras y el altar. También de madera
noble es el revestimiento del ábside hasta dos metros de altura continuando sobre ésta con
mosaicos de escenas religiosas de gran calidad.

Los paramentos de la nave presentan una división muy clara en altura, una parte baja
que aloja esculturas y retablos separada del resto mediante un friso de mosaico, con
dibujos geométricos únicamente en el altar. El resto de los paramentos verticales solo se
vieron alterados por los pilares adosados con fuste estriado y capitel corintio, de los cuales
arrancan las demás nervaduras de las bóvedas mencionadas.

En cuanto a la inclusión de la iglesia en la tipología de manzana cerrada cabe


recordar que cuando recibió López Otero este encargo se hallaba recién terminada la
guerra civil por lo que la construcción de conjuntos religiosos llevaba varios años
paralizada. Los ejemplos de edificación eclesiástica más inmediatos que se podían
encontrar en Madrid eran: la iglesia evangélica de Teodoro Anasagasti de 1926, la iglesia
de San Francisco de Sales de Joaquín Saldaña, terminada en 1931 y el conjunto del
Colegio marianista obra de Aníbal Alvarez construido hacia 1920. La disparidad estilística
de estos ejemplos impidió plantear la existencia de una corriente común adscribióle a esta
tipología, ya que cada arquitecto se decantó por una concepción formal bien distinta.

En este caso concreto se decidiría por un edificio que comenzaba tímidamente a


acercarse a la nueva arquitectura, más bien moderno para aquellos años en que primaba
184
una arquitectura nacionalista. Basado en la libre utilización de los elementos clásicos pero
muy español en cuanto a los materiales empleados, los alzados se realizaron enteramente
en ladrillo visto con trabazón a soga y tizón y en ellos se recurre de nuevo a la piedra para
dibujar impostas, rosetones y coronaciones, tal y como se hizo en la Casa de Ejercicios ya
mencionada, utilizando con mucha mesura el lenguaje clásico.
Es quizá en el interior donde la búsqueda de modernidad se hace más patente. La
unidad espacial de la planta de proyecto se refleja también al exterior como un volumen
unitario integrado en una manzana de viviendas con dos grandes paños lisos de ladrillo
visto que en el caso de la fachada lateral de la iglesia manifiestan la existencia de esta por
la apertura de grandes huecos alargados con vidrieras de decoración religiosa.
Una de las características más logradas del proyecto es la abundante iluminación
natural que obtuvo gracias a la disposición y tamaño de las largas vidrieras. Son estos
ventanales, la base principal de la composición de la fachada, que manifiesta al exterior la
separación interior de crujías. En cada una de ellas se sitúa una vidriera, salvo en la
correspondiente al acceso principal. Rota la simetría por la ubicación del acceso principal
en el lateral derecho de la fachada de la avenida, se localiza en este paño toda la fuerza
ornamental con la inclusión de un pequeño campanario y un rosetón. Son estos, elementos
clásicos tratados con un lenguaje distinto, propio, perteneciente ya a las tendencias de los
años cincuenta. El rosetón es prácticamente ciego, está formado por anillos concéntricos
realizados también en hormigón con una mínima apertura en su núcleo central en el que se
sitúa otra vidriera. Delante de éste, y coronando el acceso se adosa una ménsula como
base de una escultura religiosa. Sobre éstos y a modo de planta de ático, diferenciada
siempre en sus proyectos, dibuja una línea de arcos de medio punto ciegos que recuerdan
claramente la forma y ritmo de los huecos de las últimas plantas de sus hoteles de viajeros.

La jerarquización de los escasos recursos formales que constituyen el alzado, logran


una gran proporción y un conjunto equilibrado. Ello demuestra que, pese a las lógicas
modificaciones de diseño que tal tipología hubo de imponer, López Otero mantuvo su
impronta creativa realizando las adaptaciones a que obligaba cada nuevo proyecto.

Es interesante la depuración ornamental que van alcanzando sus diseños con el


185
transcurrir del tiempo y en esta caso aún más, ya que una oportunidad como ésta para
crear un conjunto verdaderamente ecléctico basado en el capricho de los elementos
clásicos podría haber dado lugar a una iglesia con intención monumental en la que los
ejemplos arquitectónicos de la posguerra tan abundantes en Madrid y provincias dieron
lugar a ejemplos como el Valle de los Caídos o la iglesia de Santo Tomás de Aquino en la
Ciudad Universitaria.

Lejos de esta tendencia se decantó por una composición de enorme sencillez,


ortogonal y desnuda, con una imagen urbana propia, pese a hallarse en 1940. Sería por
ello posible considerar este proyecto como el inicio del entendimiento del movimiento
moderno en este arquitecto. A partir de esta obra, pareció afianzarse en él la asunción de
algunas premisas de la arquitectura moderna, sobre todo en lo relativo a la simplificación y
eliminación del ornamento y a una mayor funcionalidad de los esquemas distributivos, si
bien ha de recordarse, que fueron los postulados wrightianos de la arquitectura moderna
nortamericana con los que se identificara al hablar de nueva arquitectura, tal y como se
analiza en el apartado 2.3 del capitulo segundo de la primera parte de esta tesis.

1.6.7. Almacenes Rodríguez

Fue en 1917 cuando recibió el encargo de acondicionar un local comercial en la Gran


Vía propiedad de los Sres. Rodríguez destinado a exposición y venta de confección textil.
La transformación del mismo carente de documentación al respecto hace imposible el
estudio de este encargo. Se ha de restringir por tanto, el estudio a la reforma realizada por
el propio López Otero en este mismo local bastantes años después, en 1945. Actuó en este
caso en colaboración con J. Luis Subirana y Miguel de los Santos, aunque el proyecto fue
firmado solamente por los dos primeros. La única documentación existente de esta
actuación son los planos de planta y alzados existentes en el Archivo del Ayuntamiento de
Madrid, entregados para la solicitud de licencia de obras en 1945, ya que los Almacenes se
trasladaron a otra zona comercial en los años setenta y el local fue totalmente transformado
más adelante por autores desconocidos.
186
Parece ser que los Sres. Rodríguez conocieron la labor profesional del arquitecto a
través del Sr. Gancedo, propietario del mencionado hotel Gran Vía que se hallaba en plena
construcción en un solar muy próximo al de los Almacenes.
La actualización del local supondría una modernización total de las instalaciones y la
redistribución interior del mismo, lo cual se planteó buscando la máxima diafanidad para
lograr una amplia superficie de uso.
La forma trapezoidal del local, con acceso oblicuo respecto de sus medianeras,
presentaba la necesidad de optar entre dos posibilidades: bien adecuar el interior según el
plano de fachada o bien apoyarse en el paralelismo de las medianerías e independizar la
línea de fachada de la distribución interior. Se optó por la primera solución en la que
fachadas y espacio interior se componían ortogonalmente relegándose los triángulos
residuales para la ubicación de las zonas de servicios y almacenaje del local. Se obtuvo
así, un espacio diáfano rectangular, cuya simetría se apoyaba en la distribución en planta
de los pilares. Equidistantes a estos se situaban las escaleras de servicio, ascensores y
aseos reforzando la imagen de ortogonalidad de espacio interior.
Esta primera aparición del giro en un diseño de López Otero atisba un tímido deseo
de experimentación de los principios compositivos de la arquitectura moderna. No se sabe
si fue influencia de sus colaboradores o un particular interés propio en ensayar los
postulados del lenguaje moderno, aunque la simplicidad del proyecto invitaba a indagar en
las teorías de la nueva arquitectura. La sencillez de la solución empleada, que esquematiza
al máximo las formas y la absoluta ausencia de ornamentación y retórica era prácticamente
desconocida hasta ahora en sus proyectos. Las divisiones y tabiquerías basan su trabazón
en la ortogonalidad, sin sinuosidades, únicamente la escalera se permite una mínima
curvatura acentuando su posición simétrica con respecto a ambas fachadas. Un detalle de
la adaptación a la arquitectura moderna del proyecto lo constituye la inclusión de las
puertas de acceso en la secuencia de los huecos de fachada, adecuando forma y tamaño
para incorporarlos plenamente en estas. Los paños de fachada son por tanto neutros y
transparentes, carentes de ornato o retórica.

187
CAPEQJLQJI

LÓPEZ OTERO Y LA CIUDAD UNIVERSITARIA

2.1. LA SITUACIÓN DOCENTE EN LA ESPAÑA DE 1925

La vida universitaria madrileña se encontraba en total decadencia a principios de este


siglo.107 Las facultades se hallaban fragmentadas, distribuidas sin orden por la ciudad en
edificios anticuados y obsoletos. Salvo escasas excepciones, los edificios en que se
realizaban los estudios de Medicina, Filosofía o Arquitectura entre otros, eran insuficientes
en capacidad y material didáctico como laboratorios, aulas de prácticas etc.108

Había una patente necesidad de renovación lo que dio lugar al primer comentario del
Rey acerca de la posibilidad de una nueva Universidad: "Yo he pensado en la necesidad de
emprender la construcción de edificios de una gran Universidad que no fuera solamente
nacional...".109 La primera necesidad era buscar una ubicación idónea que, sin alejarse de
la capital, contara con el espacio suficiente para erigir todas las instalaciones necesarias.
Inicialmente se pensó en ampliar la universidad de Alcalá de Henares, o en utilizar los
terrenos del Pardo, propiedad del Estado, pero se desecharon ambas propuestas por su
distanciamiento de Madrid.

El primer paso a la materialización de la idea la daría el propio Rey Alfonso XIII


donando la finca de la Moncloa para el asentamiento de la futura universidad.110 Dicha finca

107 Bonet Correa, A.: "La Ciudad Universitaria de Madrid", Universidad Complutense, Madrid, 1988, p.2: La
Universidad mal alojada durante el siglo XIX, con facultades dispersas en la ciudad....

108 Flores, C : "La Ciudad Universitaria de Madrid", op. cit., p. 101: Distribuida en locales dispersos, repartidos
por la ciudad, faltos de las necesarias dotaciones e instalaciones, en una situación muy alejada de los niveles y
condiciones que los nuevos tiempos requerían....

109 López Otero, M.: "Santander, Alfonso XIII y la Ciudad Universitaria", Conferencia pronunciada en la
Universidad Menéndez el Julio de 1924, p.7 y publicada por el C.O.A.M., Delegación de Santander en Abril de
1959.

110 Chías, P.: "La Ciudad Universitaria de Madrid", Universidad Complutense de Madrid, Madrid, 1986. p. 32 :
Real Orden de 22 de Junio de 1912.

189
era la consecuencia de varías donaciones realizadas por nobles españoles a la corona
durante el siglo XVIII. Comenzó a partir de entonces de forma lenta pero ininterrumpida la
organización económica y técnica que permitiría hacer de esta idea una realidad. Se
solicitaron informes y se llevó a cabo la gestión para la adquisición de los terrenos
adyacentes a la mencionada finca, así como los pertinentes estudios de estos,
concretándose en 1927 una primera propuesta de proyecto por el arquitecto Javier de
Luque que fue, sin embargo, rápidamente archivada en la sesión de creación de la Junta
de la Ciudad Universitaria, el 17 de Mayo del mismo año.111

Algunas voces se alzarían contrarías al proyecto, tal fue la opinión de Luis Lacasa,
arquitecto que formó parte del equipo redactor de la Ciudad Universitaria,112 otros en
cambio consideraron que la Ciudad Universitaria fue un símbolo de la cultura moderna a la
que con pleno derecho aspiraba España.113

De las intensas labores para organizar las bases previas a la construcción de viales y
edificios cabe destacar, por las consecuencias que trajo consigo, la invitación oficial para
visitar las universidades americanas por parte de una comisión española. Se concibió
pues, una comisión formada por los Sres. Casares, Simonena, Palacios, Aguilar y López
Otero. Esta gestión fue llevada a cabo por D. Florestán Aguilar, odontólogo amigo personal
del Rey, que sería el alma máter de la idea universitaria ilusionando a D. Alfonso con el
proyecto y haciendo mucha de la labor inicial necesaria para sacarlo adelante. La relación
de D. Florestán con importantes personalidades de diversas universidades americanas
permitió esta invitación que sería definitiva para sentar las hipótesis básicas de la Ciudad
Universitaria, y también fundamental en la trayectoria profesional del propio López Otero.
Otra de las importantes gestiones realizadas por el Sr. Aguilar fue la búsqueda del apoyo
económico necesario para permitir el inicio del proyecto. Partícipe del viaje por él mismo

111 Chias, P.: "La Ciudad Universitaria de Madrid", op. cit., p. 33.

112 Lacasa, L: Escritos 1922-1931, Publicaciones C.O.A.M., Madrid, 1976, p. 84: Tenía un gran defecto de
origen, puesto que no provenía de ninguna necesidad nacional.

113 Bonet Correa, A.: "La Ciudad Universitaria de Madrid", op. cit., p. 1: La Ciudad Universitaria era y fué no sólo
una realidad posible sino también un símbolo de la cultura moderna a la que, con pleno derecho aspiraba
España.
190
gestionado, aprovechó la estancia en Washington para visitar a D. Gregorio del Amo,
acaudalado santanderíno afincado en la capital norteamericana, el cual se mostró
interesado en apoyar la magna empresa. D. Florestán no desperdició tal ocasión e invitó al
Sr. del Amo a visitara España y conocer "in situ" el proyecto, con lo que obtuvo una
sustanciosa aportación económica de éste.
El períplo americano que realizó la Comisión de estudio duró parte de los meses de
septiembre, octubre y noviembre de 1928 y contó con su participación a instancia de Luis
Landecho que alegó razones de salud para ser sustituido. Esta experiencia le valió
posteriormente su nombramiento como arquitecto director del proyecto. De aquel largo
recorrido por el extranjero, en que se visitaron las Universidades de Boston, Chicago y
Nueva York entre otras, se trajeron datos concluyentes que reafirmaron la necesidad de dar
un giro al planteamiento inicial del proyecto diseñado por la junta constructora.
Así fue como se desvaneció la idea de convocar un concurso de arquitectura,
ampliándose además las actuaciones de proyecto a nuevas facultades que se construirían
en tres fases consecutivas.
Por fin el 25 de abril de 1928, en sesión extraordinaria y en presencia de su S.M. el
Rey, fue nombrado López Otero arquitecto-director de la Ciudad Universitaria. Él mismo se
opondría tajantemente a tal designación, como aclaró el propio Javier de Luque, cuyo
proyecto yacía en el olvido: "La incongruencia entre la opinión del Sr. López Otero, ferviente
defensor de los concursos y su conducta seguida en el caso de la Ciudad Universitaria
queda desvanecida, a salvo de toda censura, y por el contrario digna de elogio y
agradecimiento según resulta de la sesión celebrada por la Sociedad Central de
Arquitectos." m

El siguiente paso fue, la selección del equipo redactor del proyecto. La elección de ya
arquitecto-director se decantó por arquitectos jóvenes que ya habían destacado por su
brillantez académica y tenían cierta experiencia en materias similares, aunque eran aún

114 Acta de la Sesión fundacional del Patronato de la Ciudad Universitaria, Madrid, 1928: El Señor López Otero
habla para oponerse a tal designación por entender que es necesario que otros arquitectos intervengan en la
confección del proyecto.

191
desconocidos fuera del ámbito profesional. Tales eran Miguel de los Santos, Agustín
Aguirre, Luis Lacasa, y Manuel Sánchez Arcas, éstos últimos segundo y primer premio
respectivamente del concurso de la Institución Rokefeller de Madrid y poseedores de un
brillante curriculum.

2.1 M. Sánchez Arcas y L Lacasa: Edificio Rockefeller. Madrid. 1928.

También formaron parte del equipo Pascual Bravo y el ingeniero Eduardo Torroja,
este último recomendado por el Director de la Escuela de Caminos por haber sido alumno
destacado de dicha facultad. Esta decisión fue muy alabada, ya que permitía introducir una
corriente de renovación y modernidad en el proyecto, como comentaría Chueca Goitia.115

Igual opinión mereció ésta selección de técnicos a otros arquitectos de la época como
Giner de los Ríos, Oriol Bohigas, Carlos Flores, Antonio Bonet Correa los cuales vieron la
decisión de López Otero como el paso definitivo para permitir la entrada del movimiento
moderno en la arquitectura española.116

115 Chueca Goitia, F.: Historia de la Arquitectura Occidental, op. cit., p. 274: López Otero tuvo el buen
acuerdo de incorporar a esta Empresa los talentos más jóvenes y prometedores y así hacer de la Ciudad
Universitaria una especie de laboratorio de ensayo de la nueva arquitectura.

116 Tafuri, M. y Oal Co, F.: Arquitectura Contemporánea, Ediciones Aguilar, Tomo 2, Madrid, 1980, p. 251: Del
nuevo ambiente cultural que se va formando desde mediados de los años veinte, la construcción de la Ciudad
Universitaria de Madrid es uno de los resultados más significativos.

192
2.2 UNA INICIATIVA REAL

No se van a analizar en este apartado, los trámites y transformaciones que fue


sufriendo la redacción del proyecto de la Ciudad Universitaria, tampoco se estudiarán la
génesis y modificación de cada edificio, ya que es un tema minuciosamente expuesto en la
tesis doctoral de Dña. Pilar Chías. Se pretende dar a conocer la actuación de López Otero
en el mismo y su grado de intervención en la gestación del proyecto y posterior
construcción del complejo universitario que hoy se conoce, así como su futuro, tras la
reforma de que está siendo objeto en la actualidad.
Ya se ha mencionado la gran impresión que causó a la comisión designada su visita a
las universidades norteamericanas y la influencia de estas en la redacción de las bases
rectoras de la Junta Constructora. Pero no fue esta la única consecuencia, también afectó a
la concepción del proyecto general. Se consideró como el más idóneo, el tipo de campus
americano, frente a otras opciones, ya que basaba la estancia del alumno en la universidad
en una formación global que abarcaba tanto el aspecto cultural e intelectual como moral y
social. No se tuvo en cuenta otro aspecto más realista y determinante, como era el carácter
privado de la universidad americana, donde la fuerte intervención del mundo empresarial
privado y las grandes aportaciones económicas de fundaciones también privadas
constituían las bases de su existencia y desarrollo, algo que no ocurriría con la madrileña y
resultaría ser un factor importante para su desarrollo y mantenimiento.

Los proyectos americanos habían sido, además, realizados de una vez, sin
intervenciones posteriores de instituciones anejas, mientras que, como se verá en la
universidad madrileña, además de los problemas históricos tuvo la falta de unidad propia
de las actuaciones estatales con la introducción cada vez más numerosa de edificios no
contemplados en el proyecto inicial.

El proyecto madrileño fue dividido en varias fases, para poder acometerlo


ordenadamente. La primera fase abarcaba la urbanización del conjunto, las redes de
suministro de agua, alcantarillado y climatización y los edificios considerados más
urgentes: El grupo de Medicina completo -debido a la influencia del Dr. Aguilar-, Filosofía,
193
Derecho, Arquitectura las Residencias de estudiantes.

2.2 Primera propuesta para la Ciudad Universitaria. Madrid. 1928.

La segunda fase estaba comprendida por Bellas Artes, el Conservatorio, el Paraninfo,


la Biblioteca y el Templo y se terminaba con las obras de las Instalaciones Deportivas, los
Museos y demás edificios complementarios.

Hubo personas importantes contrarias a la urbanización de la Moncloa puesto que era


uno de los más hermosos parajes de las afueras de Madrid y un "pulmón importante" para
la ciudad, bastante escasa de zonas verdes. El mismo Manuel Azaña al visitar las obras,
una vez tomado el relevo republicano al frente del proyecto quedó desolado al comprobar
"...el destrozo ocasionado...".117

Algunos arquitectos de la época se sorprendieron de la elección hecha por López


Otero como equipo redactor del proyecto por su juventud y su precedente moderno. Su
imagen de arquitecto conservador no preveía tal elección, dejaba así clara, su intención de

117 Chías, P.: "La Ciudad Universitaria de Madrid", op. cit., p. 10.

194
universidades nombradas y la madrileña, ya que en ésta se situó sobre un terreno
accidentado, con el barranco de Cantarranas como separación natural, ello obligaba, a
diferencia de las otras universidades, a componer el esquema general dividido en grupos
de edificios según su temática formativa y conectarlos mediante viales y accesos. Esto se
acentuó aún más al abrirse el viarío de la Dehesa de la Villa.

Dentro de las etapas de redacción del proyecto se debía incluir obligatoriamente la


disposición general de los volúmenes de la Ciudad Universitaria y la concreción de los
trabajos de urbanización de la zona afectada por cada uno de ellos. De esta manera se
evitaba el posible caos que podría causar la terminación de los edificios sin la existencia de
la red viària o la delimitación de los espacios libres.

En lo relativo a la concepción formal de los edificios, se decantaron inicialmente hacia


una arquitectura madrileña de ladrillo visto, granito y piedra blanca tratando de recordar la
imagen de las universidades de Alcalá y Salamanca, pero no gustó a la Junta Constructora
que deseaba edificios más monumentales que volvieran a las anticuadas tendencias
neoclásicas lo que obligó a la utilización masiva de aplacados de piedra en las fachadas.121

2.3 A.Aguirre y M. Garrigues:Facultad de Farmacia de la Ciudad Universitaria. Madrid. 1928.

Las calificaciones estéticas sobre estos edificios han sido muy diversas, Femando
Chueca Goitia habla de "racionalismo mitigado" y Pilar Chías lo califica como mezcla de

121 López Otero, M.: "Alfonso XIII, Santander...", op. cit., p. 16: Como es natural en ¡a Junta reinaban criterios
tradicionalistas...

196
apoyar la necesaria renovación de la corriente arquitectónica española y su preocupación
por la falta de oportunidades que tenían las nuevas generaciones para demostrar su
capacidad creativa. Consciente de los difíciles momentos que atravesaban los arquitectos
españoles, entre los que el mismo también se incluía debido a su anticuada formación
basada en el historicismo y los regionalismos de toda índole, quiso dar su oportunidad a
una nueva generación que aportara nuevas actitudes.

Recuerda D. Modesto la preferencia existente a principios de siglo por los


tradicionalismos y modernismos europeos frente a la nueva savia moderna que ya
impulsaban en aquella época movimientos como el organicismo de Frank LLoyd Wright y
el racionalismo de Mies van der Rohe y que debido a malas interpretaciones era
fuertemente atacado por la sociedad española. Daban muestra de ello obras como la
gasolinera de Porto P\ de C. Fernandez Shaw y la casa del Marqués de Vadillo de R.
Bergamín, ambas de 1927 y muy mal aceptadas por la sociedad madrileña en general.118

Por ello, los principios compositivos planteados por López Otero en la redacción del
proyecto de la Ciudad Universitaria fueron clasicos pero funcionales, basados en la unidad,
el emplazamiento y la ordenación tal y como el propio equipo explicó en un extenso artículo
en la Revista Nacional de Arquitectura.119
La necesidad de unidad se basaba precisamente en los exitosos precedentes de otras
modernas universidades, tanto las norteamericanas como las de Roma, Atenas y Oslo y la
idoneidad de un emplazamiento cercano a la ciudad pero no integrable en esta, para
impedir su "ahogo" y mantener la fundamental independencia de la vida laboral y
didáctica.120
En cuanto a la ordenación de volúmenes reconoció el arquitecto la diferencia entre las

118 López Otero, M.: "Alfonso XIII, Santander...", op. clt., p. 14: Pero yo, que por mis ocupaciones docentes tenía
como primera y principal obligación seguir la evolución de la nueva arquitectura, conocía su fuerza y su
afirmación, cada día más firme y extensa, lo que me permitía el irme convenciendo que la nueva arquitectura
era la arquitectura del futuro.

119 Gabinete Técnico de la Ciudad Universitaria: "Ciudad Universitaria de Madrid", R.N.A.,6, Año I, Madrid, 1941,
p. 1-56.

120 López Otero, M.: "Alfonso XIII, Santander y...", op. cit, p. 11: De buen aire y hermosas vistas debe ser la
villa donde quisieren establecer el estudio.
195
Beaux Art, eclecticismo secesionista y experimento modernista. Otros autores critican
ligeramente el carácter monumentalista del conjunto excusándolo por las tendencias
prevalecientes en la época de su redacción.122

Observaba el arquitecto sin embargo, como la nueva arquitectura iba poco a poco
reafirmándose en Europa y Norteamérica, consolidándose como la arquitectura del futuro y
consideró fundamental su inclusión en tan magno proyecto que hubo de ser escaparate de
la modernidad artística española. Para él, la arquitectura no debe ser teatral ni relumbrante,
sino eficiente, sana y práctica, "tiene hambre de luz, de aire puro, de silencio" habría de
compaginar la vegetación y edificación logrando un equilibrio entre ambos que permitiera
crear un estado intermedio entre la ciudad y el campo.123
Ésta es también la opinión de Asís Cabrero que lo considera como una composición de
volúmenes con criterio funcional de interiores y exteriores, con empleo de arquitectura
desornamentada, siendo justo citaría como hecho inaugural de la arquitectura moderna en
España.124 Dentro de esta línea cabe recordar como eran los espacios exteriores
proyectados para la ciudad Universitaria que se repartían en tres tipos distintos, un jardín
botánico que no fue finalmente ejecutado, un jardín español y el resto en estado natural.

Cuando se estudian sus intenciones aludiendo a la higiene y salubridad de las


facultades y a la intención solariega y pacífica del conjunto ha de recordarse en qué
condiciones realizaron sus estudios él y sus compañeros en el lúgubre y oscuro edificio de
la calle San Bernardo. Para evitar estas situaciones se obsesionó con los espacios
abiertos, el contacto con la naturaleza y los volúmenes amplios e iluminados
fundamentales que hicieran fructífera y agradable la formación universitaria.125

122 Lacasa, L: Escritos 1922-1931, op. cit., p. 84.

123 López Otero, M.: "Objetivos de la Ciudad Universitaria", Notas inéditas, Madrid, p. 4.

124 Cabrero, Feo. de Asis:"La Ciudad Universitaria de Madrid", op. cit., p. 91.

125 López Otero, M.: Notas inéditas, p. 5: La Ciudad Universitaria ha conseguido su fórmula ideal: la enseñanza
en plena naturaleza, debe ser un organismo, no un mecanismo, teniendo las características de la biología:
crecimiento, reparación, renovación.

197
2.3 LA II REPÚBLICA Y LAS CONSECUENCIAS DE LA GUERRA CIVIL

Cuando se produjo el cambio político de la dictadura de Primo de Rivera a la


República, las obras de la Ciudad Universitaria se encontraban en un momento de agilidad
y buenritmocon gran parte de la infraestructura terminada e incluso algunos edificios de la
primera fase prácticamente terminados además de algunas instalaciones deportivas.

Al alcanzar el partido republicano el poder, nombró una nueva Junta Constructora


más cercana a sus tendencias políticas, pero curiosamente, el equipo técnico fue ratificado
en su cargo. Este hecho sorprendió al propio López Otero, ya que su conocida buena
relación con la decaída monarquía y al apoyo recibido siempre por el Rey parecía augurar
su sustitución en el cargo. Esta prudente actitud de la nueva Junta presidida por Alcalá y
gestionada por Negrín, de hacer prevalecer el interés del proyecto a las condiciones
políticas permitió la continuación de las obras prácticamente sin interrupción e incluso con
mayor entusiasmo. El propio Rey desde el exilio agradecería la deferencia de sus
enemigos políticos al admitir la importancia de su proyecto y permitiendo su continuación.
Es de suponer que el cuestionamiento de la capacidad o idoneidad de la Oficina Técnica
habría significado, no sólo un enorme retraso, sino probablemente una paralización
indeterminada de las obras y del proyecto general de la Ciudad Universitaria con el enorme
perjuicio que ello habría ocasionado tras cuatro años de trabajo continuado y grandes
inversiones.
Se continuó por tanto con el comienzo de la apertura de viales al tráfico lo que influyó
definitivamente en la separación y disgregación de los distintos grupos universitarios, sobre
todo por la apertura de la vía que unía el anillo interior de la Universidad con la carretera de
la Dehesa de la Villa.
Es a partir de 1932 cuando empezaron a surgir problemas de financiación que se
trataron de solventar rápidamente mediante la exención de impuestos a la Junta
Constructora, y la puesta en funcionamiento de los edificios terminados hasta entonces.
En cuanto a los edificios pendientes de la segunda fases se convocaron dos
concursos, uno se adjudicaría a Luis Moya, y el otro a Aizpurua y Aguinaga. Era éste el
198
primer atisbo de arquitectura moderna dentro el conjunto rompiendo con la uniformidad
existente, sin embargo el comienzo de la guerra impidió su construcción.
Durante los tres años que duro la Guerra Civil fue precisamente el recinto de la
Universitaria uno de los frentes de combate más cruentos, situándose los nacionales dentro
de los edificios y los republicanos en el parque del Oeste y aledaños, aunque hubo
ocasiones en que llegaron a compartir un mismo edificio.
Una vez terminada la guerra la Ciudad Universitaria quedó casi irreconocible; no era
más que un inmenso amasijo de ruinas y hierros que hizo imposible la reconstrucción de
los edificios como fue el caso del Asilo de Santa Cristina. Sin embargo una vez restaurada
la paz con la victoria de los Nacionales, la Junta de la Ciudad Universitaria se puso de
nuevo rápidamente en marcha.
Por tercera vez la actitud política de los recién llegados sería favorable a López Otero
y su equipo, así como al proyecto en general y sin dilación el nuevo Gobierno se decidió
por la reconstrucción de todo lo que aún estaba en situación de ser recuperado, creando la
Dirección General de Arquitectura dirigida por Pedro Muguruza, compañero y amigo de
López Otero. La oficina técnica fue, por tanto, nuevamente ratificada salvo alguna
excepción debida a la decantación política de alguno de sus miembros que habían luchado
en el frente contrario al vencedor, los cuales fueron depuestos de sus cargos. Tal fue el
caso del ya mencionado Luis Lacasa.

2.4 Estado de la Ciudad Universitaria tras la Guerra civil. 1939.

199
Lentamente volvió a retomar la Junta sus funciones valorando los daños y el
presupuesto necesario para llevar a cabo la reconstrucción de lo más urgente. Los nuevos
edificios sufrieron sin embargo una modificación formal, dejando traslucir un emblemático
acento nacionalista excusado por López Otero como lógica reacción patriótica tras la
euforia de la victoria.126
En esta época la arquitectura racionalista se sumiría en un temporal olvido, dando
auge a una supuesta arquitectura nacional que recordaría a la arquitectura escuríalense por
los recursos imperialistas empleados en los elementos que los componían.127
A este estancamiento de la modernización del lenguaje compositivo contribuiría
también el cambio de actitud de los arquitectos encargados de proyectar los nuevos
pabellones. Ya no serían éstos los estrictamente pertenecientes al proyecto de la Junta,
sino que eran escogidos directamente por las Instituciones promotoras. Tal tendencia fue
en aumento pese al patente deseo de la Junta y sobre todo de la Oficina Técnica de
mantener una unidad formal fiel a las premisas iniciales del proyecto, al final no le quedaría
mas opción que claudicar y aceptar proyectos de las mas variadas tendencias. Esta
permisividad, contra la que luchó López Otero impotente, fue la que rompió definitivamente
la unidad de proyecto, hecho del cual hoy se lamentan las más relevantes figuras de la
arquitectura española.

126 López Otero, M.: "La Ciudad Universitaria de Madrid", op. cit., p. 3.

127 López Otero, M.: "Alfonso XIII, Santander...", op. cit., p.17: No es necesario decir que la Nueva Arquitectura
quedó arrumbada a la más completa execración... Después, pasados los años, se hizo patente la pública
tolerancia del funcionalismo arquitectónico... apareció también admitida hasta con aplauso, un ejemplo juvenil
de la novedad antes repudiada. Con todo esto quedó definitivamente rota la unidad de estilo...

200
2.4. LA DISGREGACIÓN DEL CONJUNTO

Casi todos los arquitectos que comenzaron a proyectar nuevos edificios en la Ciudad
Universitaria a partir del Plan de 1943 se desligaron de la mencionada arquitectura
nacionalista o pretendieron hacerlo, ya que durante el paréntesis de la guerra española, se
produjo fuera de nuestras fronteras la aceptación internacional del movimiento racionalista
y las nuevas generaciones deseaban sumarse a ello.

El arraigo historícista estaba ya obsoleto y los arquitectos maduros, que serían


precisamente los pertenecientes a la generación de López Otero consideraban lógico el
deseo de la joven generación de introducir nuevos aires a la arquitectura española.

2.5 J. L. Arrese y J. M. Bringas: Colegio Mayor José Antonio. Madrid. 1950.

Ellos se mantendrían fieles a sus tendencias, las cuales sufrieron, en el mejor de los
casos, la nacionalización ya mencionada mediante la inclusión de chapiteles, cubiertas de
pizarra, paramentos graníticos etc.128
El mismo arquitecto afirmó que, caso de haberse proyectado la Ciudad Universitaria
en el momento actual (1940), no hubiese dudado en hacerlo en el credo de la nueva
arquitectura racionalista. Y no solo eso, sino que habría permitido la creación de nuevos

128 Baste la comparación de los anteproyectos para el Colegio Mayor José Antonio de López-Barroso y el de
Arrese-Bringas.

201
juegos de volúmenes, ornamentos y proporciones dentro del racionalismo más puro.129
Tras el plan de 1943, con las reconstrucciones prácticamente terminadas, se redactó
un nuevo plan en 1948 en el que se estudiaba el planeamiento vial de la zona con nuevas
conexiones y proyectos, tema olvidado en los últimos años volcado únicamente en las
edificaciones y fundamental para el futuro funcionamiento de la Ciudad Universitaria.

El estudio vial, aunque acertado, no impidió que la diversidad y dispersión se fuera


haciendo cada vez más patente en el conjunto universitario, sobre todo por la ya
comentada actuación independiente de las instituciones que obviaban totalmente la
necesidad de una línea de actuación consensuada. Por eso no le quedó más opción al
equipo redactor que tratar de coordinar tanta confusión mediante la zonificación de los usos
a que se destinaban estos para lograr mantener una cierta ordenación global. A ello
contribuyó la ausencia del Paraninfo, el edificio más emblemático y necesario para actuar
como nexo de unión entre las distintas facultades ya dispersas.

Es importante mencionar la eliminación del paraninfo con las funciones paralelas que
debía incluir, y difícil de entender porqué no llegó a construirse; primero en el aspecto
funcional, ya que su ausencia obligaba a seguir utilizando el antiguo edificio situado en la
calle San Bernardo totalmente desconectado de la nueva Universidad y segundo, porque
este proyecto constituyó, como ya se verá por la multitud de dibujos, trazados y
anteproyectos que le dedicó, la gran ilusión de López Otero desde la misma concepción del
planeamiento general en 1928.
Hacia 1960 se hallan terminados bastantes Colegios Mayores y gran número de
nuevas Facultades, algunos al más puro estilo nacionalista y otros, en cambio, abriendo
tímidamente la puerta a la arquitectura moderna como fue el caso del Colegio Mayor Jaime
del Amo de L. Blanco Soler, el Instituto de Psicología aplicada de A. Aguirre, la Facultad de
Ciencias Políticas de M. Fisac y la de Ciencias Biológicas de Moreno Barbera.
En muchos casos esta modernidad se reflejaba únicamente en detalles y acabados,
en la utilización de materiales novedosos o en la alteración del uso de ciertos materiales

129 López Otero.M.: "Alfonso XIII, Santander...", op. cit., p. 17.

202
tradicionales. Esto se debía al enorme respeto que existía todavía por proyectar siguiendo
las teorías racionalistas, bien por miedo de no estar a la altura de las circunstancias, bien
por falta de confianza del cliente. Cierto es que el resto del mundo civilizado llevaba años
de ventaja en cuanto a la asimilación de las teorías racionalistas y ello imponía dificultades
de adaptación. El distorsionamiento sufrido por la Ciudad Universitaria a través del largo y
tortuoso camino de su realización es evidente a todos. Sin embargo, el verdadero mal de
esta gran obra de la arquitectura no se ha de buscar en la aislada resolución de sus
edificios, sino en su desorden urbanístico como apunta M. Fisac.130
Ya se ha comentado la ausencia muy importante de los edificios principales propios
de un proyecto de este tipo: Biblioteca, Paraninfo, Museo etc. cuya ausencia acentuaba
aún mas la dispersión de los existentes. Otra cuestión contra la cual luchó López Otero
durante muchos años, fue precisamente el carácter estatal, la falta de financiación privada,
que diferenciaba esta Ciudad Universitaria de las Universidades norteamericanas, lo cual, a
su juicio impidió la construcción de los mismos por la falta de presupuesto de las arcas
nacionales. Reconocerían, sin embargo, la mayoría de los profesionales de la época y aún
de las siguientes generaciones que la han visto crecer, que simplemente su realización fue
ya algo positivo.

Así apuntaba él mismo durante una de sus últimas conferencias en 1959: "La Ciudad
Universitaria se ofrece hoy al espectador como la manifestación poco afortunada de esa

mezcla de estilos e ideologías en cambio se ha mantenido firme a pesar de vicisitudes


de todo orden que son las de la vida española de este tiempo".131
Habría sido realmente difícil impedir la llegada de estos nuevos estilos y quizás
incluso negativo. Puede que hoy se vea la Ciudad Universitaria como una mezcla
desorganizada de arquitecturas diversas, muy lejos de la unidad y coherencia pretendida
en su fundación, pero han sido nuestras circunstancias históricas las que han dado lugar a
la diversidad y negar su construcción habría sido aún más perjudicial para la arquitectura

130 Fisac, M.: "Entrevista con Teresa Sánchez de Lerín", op. cit., p.3: En nuestra Ciudad Universitaria no se
consigue crear un tejido urbano y se desborda su escala.

131 López Otero, M.: "Alfonso XIII, Santander,..", op. cit., p.18.
203
española.132

No se ha de considerar como únicas circunstancias degradantes la diversidad de


estilos y la ausencia del Paraninfo, ya que importantísima razón fue la dispersión de los
grupos de facultades debido a las condiciones topográficas y de tráfico de todo el conjunto.
La ausencia de equipamientos como aparcamientos, una eficaz red de transporte urbano y
jardines cuidados y atractivos conectando los distintos pabellones, lo que la han convertido
en un completo caos.

En notas inéditas reflexionaba el arquitecto-director acerca de esta gran obra y se


pregunta si existía en 1927 el ambiente propicio para fundar una política universitaria. Para
él la planificación implicaba coordinación de la actividad humana una vez conocidos lugar,
trabajo y gente. Se deseaba conseguir un organismo, no un mecanismo, fomentar la unión
orgánica de la naturaleza con el aula y el laboratorio. Para ello el carácter ornamental debía
ceder ante aspectos más importantes como la eficiencia y la conveniencia de los alumnos
dando paso a la renovación.

El fin del proceso social no había de ser el hacer un hombre más poderoso, sino que
su desarrollo sea más completo y humano y por ello manifestó constantemente su interés
por la concepción humanista de los campus americanos, en los que el alumno se integra
totalmente al vivir todos en los Colegios Mayores y pertenecer a hermandades y
asociaciones y ser el deporte elemento fundamental de la vida universitaria Pero en este
caso toda estas cosas eran apoyadas convenientemente por instituciones privadas no sólo
en lo económico, permitiendo un elevado nivel de instalaciones y material didáctico, sino
también con un alto grado de actividad secundaría basada en seminarios, conferencias,
cursos etc.
La similitud de este esquema estaba muy lejos de ser la realidad de la Ciudad
Universitaria madrileña, ya que las previsiones de inversión e independencia institucional
no lo hicieron posible.

132 Carvajal, F.: "La Ciudad Universitaria de Madrid", op. cit., p. 149: La Ciudad Universitaria no es historia
demasiado feliz, tal vez porque no es feliz nuestra propia historia contemporánea....

204
2.5. SU ADECUACIÓN PARA EL SIGLO XXI.

La Ciudad Universitaria funcionaba en los años sesenta de forma un tanto caótica,


con superávit de alumnos pese a haber sido calificada como "excesiva" tan solo treinta
años antes. Tuvo entonces que desdoblarse al Campus de Somosaguas, además de
aceptar la fundación de la Universidad Autónoma para evitar su total saturación.133
Casi nada queda ya de la idea de López Otero acerca de una Universidad única,
completa y eficaz. Lo que hoy se conoce no es su proyecto soñado, pudiendo compararse
su desilusión con la de la ¡realización del tantas veces soñado Paraninfo: cuatro proyectos,
un sinfín de magníficos dibujos estudiados a escala con detalle y precisión, para quedar
finalmente en el papel.
En los veinte años posteriores a su fallecimiento la anarquía urbanística había
proliferado de tal manera en la Ciudad Universitaria, que consiguió despertar finalmente a
la Administración debido a su caótico estado para planificar un proyecto de reestructuración
total de sus espacios comunes, renovar su imagen y mejorar su dañadísimo entorno
urbano. La saturación de vehículos debida a la masificación automovilística de la ciudad
llegó a tal extremo que casi un cuarenta por ciento del alumnado se desplazaba en su
propio vehículo a la Universidad. La deficiente red de transporte público, principalmente
debido a la ausencia de una línea del metropolitano que accediese directamente al campus
colapsaron el tráfico de la Ciudad Universitaria en horas lectivas, lo cual, unido al la
inclusión de volúmenes prefabricados que se consideraron provisionales pero se han
convertido sin embargo perennes ha terminado por destruir todo vestigio de armonía y
tranquilidad.

Se desea cerrar este capítulo mencionando la reforma de que ha sido objeto


recientemente la Ciudad Universitaria. Comenzó tal transformación con la construcción de
una torre-mirador denominada Torre de Iluminación y Comunicación proyectada por el

133 Chías, P.: "La Ciudad Universitaria de Madrid", op. dt., p. 72: La Junta de la dudad Universitaria se siente
impotente ante el acoso de diferentes intereses e intenta paliar los efectos negativos marcando unos
detenvinados áreas que aglutinarán los diversos usos.

205
arquitecto D. Salvador Pérez Arroyo, situada muy cercana al Arco de la Victoria.
La ubicación elegida, junto al museo de América y a la iglesia de Santo Tomás de
Aquino y su gran altura proporcionan una visión desequilibrada que impide la integración en
el entorno de la torre.

2.6 S. Pérez Arroyo: Torre de Iluminación y Comunicaciones. Madrid. 1992.

Se configura esta como un elemento aislado ya que su moderno diseño, con


materiales pertenecientes a la más innovadora vertiente de la arquitectura actual, metálicos
y acrístalados, y su elevada altura rompe la ordenada composición urbana de los edificios
de esta zona.
Por fin en 1985 es encargado un proyecto de rehabilitación general al equipo del
arquitecto-urbanista D. Leopoldo Amaiz. Este proyecto se basa en tres objetivos
fundamentales: La reordenación del tráfico interior, la creación de nuevas infraestructuras
hasta ahora inexistentes o muy escasas, y la recuperación de la individualidad del conjunto,
invadido hoy por elementos ajenos a su función.134

El primero de los objetivos era para muchos, indispensable desde hacía mucho
tiempo. La construcción de un aparcamiento subterráneo que liberara la invasión
automovilística de las aceras y pasos era urgente, esperando recuperar los espacios

134 Arnaiz, L: "La percepción del espacio universitario. El caso de la Ciudad Universitaria de Madrid",
Urbanismo, Madrid, Diciembre de 1993, p. 44.

206
ajardinados gracias a la eliminación de los vehículos en aceras y zonas peatonales.

El segundo objetivo más problemático, planteó la construcción de nuevos edificios lo


que ha supuesto perder muchos de los espacios libres, y lo que es peor, invadir con
construcciones la Dehesa de la Villa. Esta actuación está siendo más criticada por técnicos
y políticos, ya que se considera la zona ya colmatada.
Estos nuevos edificios destinados a librerías, restaurantes, oficinas bancadas e
incluso centros comerciales introducen una función comercial dentro del campus
universitario que rompe con su finalidad meramente docente. La actual cercanía de la
Ciudad Universitaria a los barrios de la Moncloa y Tetuán, ambos abastecidos de servicios
y comercio permitirían considerar innecesaria la inclusión de nuevos edificios comerciales
para el buen funcionamiento del campus. Se ha de tener en cuenta también, que cada
facultad cuenta ya con zonas destinadas a librería y cafetería, con lo que la simple
ampliación o actualización de los mismos podría ser suficiente.

2.7 L. Amaiz: Proyecto de remodelación de la Ciudad Universitaria. Madrid. 1985.

No contempla, sin embargo, este proyecto la erección del edificio más necesario y

representativo de todo conjunto universitario: el Paraninfo, ya mencionado. Este dotaría a la

Universidad de servicios fundamentales, como son un gran salón de actos, salas de

conferencias y seminarios, amplia biblioteca, aulas especiales para investigación etc. Un

207
volumen de estas características, según explicaba López Otero, posibilitaría la interrelación
entre las distintas facultades, así como la organización de actividades extraacadémicas
diversas para complementar la formación universitaria. Otro de los puntos fundamentales
de la reestructuración proyectada es el traslado de las instalaciones deportivas, que dejan
su céntrica situación actual para situarse en la periferia del recinto. Este traslado parece
oportuno, ya que su actual ubicación resultaba excesivamente emblemática para las
actividades deportivas. La propuesta de Leopoldo Amaiz consistente en trasladar las pistas
polideportivas a la periferia, destinando el espacio actual a nuevos edificios, permitiría no se
romper en exceso la configuración existente.
El último objetivo de esta reforma plantea la necesidad de recuperar el carácter
unitario e independiente del actual recinto universitario frente a la invasión de tráfico y de
edificios ajenos a la universidad. Se pretende acentuar la importancia de las zonas verdes
con la inclusión de un jardín botánico.
Se redacta en el proyecto de Amaiz que la reforma debe tratar de recuperar la idea
inicial del arquitecto-director de hacer de la Ciudad Universitaria un conjunto homogéneo
tanto en su aspecto formal como en el desarrollo general de sus funciones. La Ciudad
Universitaria ha de volver a ser una ordenación clara y equilibrada de volúmenes y
espacios que se complementen entre sí. Se debe recuperar el objetivo de ciudad natural,
sin aglomeraciones, ni ruidos, en definitiva, recuperar la paz y el sosiego necesarios para
desarrollar la actividad intelectual y ofrecer al alumno la posibilidad de tener tranquilidad
para llevar a cabo la actividad académica en las mejores condiciones.135 La universidad no
ha de ser en ningún caso consecuencia de la metrópoli, sino precisamente lo contrario. Tal
fue el planteamiento de López Otero hace casi setenta años, la idea de los grandes
espacios ajardinados fue ya en su tiempo una recomendación del filósofo y catedrático D.
José Ortega y Gasset, que desde su experiencia planteó tal necesidad.136

135 López Otero, M.: Notas inéditas, p. 5: La Ciudad Universitaria debe ser el refugio como era el claustro en la
Edad Media para el estudio y la meditación.

136 Ortega y Gasset, J.: Misión de la Universidad, Alianza Editorial, Madrid, 1982, p. 149: En verdad te digo
que el paisaje educa mejor que el més hàbil pedagogo....

208
r

2.8 Vista de la Ciudad Universitaria. Madrid. 1997.

Sin embargo, parece existir una gran contradicción entre este último objetivo del
proyecto y el anterior. La posibilidad de lograr un espacio vital para "estudio e investigación"
en un recinto al que se prevén incorporar restaurantes y comercios resulta difícilmente
compatible y tanto más, contradictoria. Ya comienzan sin embargo a escucharse opiniones
contrarías a estas solicitando la declaración del conjunto universitario Bien de Interés
Cultural, lo cual permitiría la salvaguarda de lo que queda del proyecto original de
intervenciones transgresoras.

El ejemplo del buen funcionamiento que están dando los recientes campus
universitarios privados de nueva construcción que se basan exclusivamente en el aspecto
docente, volcando los ratos de esparcimiento del alumnado en el deporte con la instalación
de gimnasios o piscinas, pero carentes de todo tipo de infraestructura comercial, podría
llevar a considerar este esquema funcional como el más apropiado.

209
2.6 LOS PROYECTOS DE LÓPEZ OTERO

2.6.1. El Paraninfo

Fue éste el edificio de la Ciudad Universitaria en que mas empeño puso López Otero,
aunque nunca lograra construir ninguna de sus múltiples propuestas.

El primer Paraninfo que proyectó data de 1928 y recuerda a los edificios civiles
norteamericanos de traza clasicista. Se basaba en un volumen unitario de planta
totalmente simétrica y tamaño algo desproporcionado, con un gran espacio central
rematado por una cúpula de aspecto catedralicio. Se proponía un acceso porticado que
daba lugar a un primer espacio o antesala abovedada previa al gigantesco salón de actos
mencionado. La imagen general recuerda al capitolio de Washington, grandioso y
monumentalista hasta caer en lo excesivo debido sobre todo a la pérdida de escala y al
también excesivo historicismo de las formas exteriores en cuyas fachadas no falta nada: un
frontón con pilares adosados, unos machones de esquina rematados con pináculos, un
tambor cilindrico decorado que eleva la cúpula e incluso una linterna de remate sobre ésta.
Alrededor de este gran espacio central se articulaban las dependencias necesarias para el
funcionamiento del Rectorado como tal manteniendo una forzada simetría.

No se sabe si porque el mismo autor consideró exagerada esta propuesta, planteó un


segundo proyecto fechado entre 1930 y 1936, perteneciente seguramente a la revisión
realizada en la globalidad del proyecto una vez tomadas las riendas del poder por la
República.
Esta segunda propuesta era más moderna que la anterior y aunque mantenía la
simetría en planta simplifica las circulaciones y la composición de los espacios anexos, los
cuales albergaban departamentos rodeando la gran sala central, y sobre todo se reducía el
tamaño y el exceso generalizado del primer proyecto. El acceso peatonal se
compatibilizaba con el rodado y se reducía el espacio central eliminando la gran cúpula que

?io
se sustituía por una cubrición esférica que remate el espacio cilindrico.137 Para lograr ese
espacio cilindrico se acentuó la centralidad del salón de actos con una planta circular que
se adaptaba a la trama rectangular de los espacios que la rodeaban a través de cuatro
cilindros de comunicación en las esquinas para acceder supuestamente a una segunda
planta perimetral. Se respetaba el ábside semicircular de final de eje longitudinal que se
manifestaba al exterior con potencia buscando seguramente un contraste de volúmenes
mas proporcionado que la solución inicial de la cúpula peraltada.

El grandísimo interés del arquitecto por sacar adelante el proyecto se refleja en una
carta que le envió el pintor español, entonces en el exilio, D. José María Sert, una vez
terminada la guerra.

2.9 M. López Otero: Proyecto de Paraninfo. Madrid. 1930-36.

En ella contesta a una solicitud de López Otero para reanudar, una vez concluida la
contienda, ciertas conversaciones que debieron mantener acerca del los murales que
habían de adornar el interior del Paraninfo.
En su carta le pide también su opinión respecto de como debía ser el edificio, además
de manifestarle el deseo de contar con su trabajo en la calidad de pintor para la realización

137 Bonet Correa, A.: "La Ciudad Universitaria de Madrid", op. cit., p. 22: Este (proyecto) es más sobrio,
sustituyendo el neobarroco por una arquitectura neoclásica que no deja de tener paralelismo con la de los
arquitectos visionarios de la Revolución francesa....

211
de los frescos del espacio principal.
El barcelonés José María Sert, era pintor de reconocida fama en todo el mundo, autor
de los murales de la Catedral de Vich, de la capilla del Palacio de Liria y de los salones del
Waldorf Astoria de Nueva York mantuvo su amistosa relación con López Otero, allá donde
estuvo y recibió con ilusión la petición de éste de realizar la decoración del Paraninfo.
Escribió Sert en su carta: "Este aula estaría rodeada de dependencias y a ella se llegaría
atravesando vestíbulos, claustros, salas de reuniones etc. Tal sería el cuerpo central del
monumento pero a derecha e izquierda veríamos dos cuerpos más, uno consagrado a
biblioteca y otro a archivo de la imagen y el sonido...". Habla luego con detalle de la
decoración pictórica del interior del mismo y concluye diciendo: "....sobre el aspecto externo
del monumento. No tendría este fachada, o mejor dicho no sería esta superpuesta. Sería la
forma exterior la que dé la vida al edificio...".

Todo esto se hacía visible en cierta medida en el tercer proyecto de Paraninfo fechado
en 1943 que presentaba una estética mucho más depurada que los anteriores. La planta,
se mantenía simétrica dividiéndose en dos alturas, la planta baja albergaba las
dependencias a que aludía Sert para dejar el salón de actos limpio de espacios añadidos y
permitir una mayor pureza acentuando la longitudinalidad de la composición. La sección
presentaba un espacio en una sola planta cubierto por una bóveda de cañón muy
ornamentada que mantenía el ábside de remate, lo que le daba un cierto aspecto
eclesiástico. Al exterior el volumen ya limpio de ornamento mostraba una primera planta
que actuaba de zócalo para el edificio principal compuesto por un pórtico muy sencillo, algo
neoclásico, con el ábside semicircular contrastando la linealidad del resto.
Existe una maqueta de este proyecto, lo que permite establecer una comparación con
el último proyecto del que también se construyó maqueta. Este último, fechado en 1948, se
modernizaba más aún eliminando definitivamente los frontones y espacios porteados,
desaparecía cualquier traza clasicista para dar paso a un lenguaje plenamente moderno,
donde la ortogonalidad primaba sobre curvas y retóricas simplificando la composición hasta
alcanzar prácticamente la simplificación que preconizaban los postulados racionalistas. Sin
embargo, la carencia de plantas o secciones impiden estudiar en profundidad este proyecto
212
para establecer si tal actitud moderna fue un hecho superficial o se reflejaba también en la
composición en planta del Paraninfo. Este grupo de proyectos de un mismo edificio
establece claramente la lenguaje del proceso creador oteríano que fue adaptando su
expresión gráfica y funcional a las nuevas tendencias con serenidad y discreción.

2.10 M. López Otero: Sección de Proyecto de Paraninfo. Madrid. 1943.

2.6.2. El templo a Santo Tomás de Aquino

Al revisarse el proyecto de la Ciudad Universitaria tras la guerra, una vez que se


hallaban en marcha las reconstrucciones más importantes de los edificios destruidos, se
consideró la necesidad de construir un gran templo para celebrar los actos más
importantes que habrían de tener lugar en un Estado ya oficialmente católico. Se recuperó
entonces el proyecto inicial de una iglesia a Santo Tomás de Aquino diseñado por López
Otero y ubicada en el mismo lugar, esto era, tras el edificio de Odontología.
El proyecto de este templo data de 1946 y en él se organizaba una amplia glorieta
rectangular para dar importancia al acceso principal del templo, elevando además todo el
edificio sobre una plataforma.138 Constaba de cuatro amplias escalinatas por cada uno de
los extremos de las naves, tres de ellas de acceso al templo y una cuarta, la trasera del
altar, meramente escenográfica.

138 Chías, P.: "La Ciudad Universitaria de Madrid", op. cit., p. 185: López Otero, siguiendo un acertado criterio
que siempre quedó patente en sus proyectos, ideó un soporte envolvente, en un entorno escenográfico diseñado
como apoyo a la construcción principal...
213
Esta elevación de la planta noble permitía la ubicación de una capilla de escasa altura
en sótano, cuya decoración se limitaba a la apertura de pequeños nichos en los laterales
con estatuas religiosas. La planta presentaba una disposición en cruz latina con una sola
nave, buscando seguramente la máxima capacidad interior. Su composición era sencilla,
planteándose como un espacio diáfano en el que se acentuaba la verticalidad mediante la
cubrición del crucero con una cúpula peraltada.

El desconocimiento de las dimensiones reales del edificio impiden conocer sus


proporciones, pero la solución empleada hace pensar que no se pretendía construir una
iglesia de gran tamaño. Él mismo describió su propuesta en un articulo de la revista Gran
Madrid y dice de él: "Se ha creído apropiada una composición simple, concreta, fuerte,
concentrada en los volúmenes derivados de la planta. Templo y monumento formarán
unidad arquitectónica tanto en traza como en materiales".

Los materiales a que se refiere eran granito y piedra caliza, ésta última empleada en
menor cantidad en el exterior. Se resolvió la estructura en hormigón armado y se cubrió el
interior con una bóveda de cañón decorada con frescos, así como un número considerable
de estatuas jalonando la nave principal que recordarían a los grandes maestros de la
Universidad Complutense desde sus orígenes. En este mismo artículo calificaba el autor el
estilo empleado en los alzados como seudo herreriano. Sin embargo aún más que la traza
de Juan de Herrera se observa el rigor formal del gran neoclásico que fue Villanueva.
Muchos elementos propios de este estilo como eran los apilastrados laterales, las líneas de
comisa totalmente lisas, ios frontones con volutas laterales para salvar las diferencias de
altura etc, aunque el tamaño de este alzado resulta desproporcionado en su relación de
altura y crujía.
Al exterior el volumen se presenta muy elevado en altura adquiriendo más
importancia el peralte compuesto por huecos verticales apilastrados que la cúpula en si
misma. La linterna de remate acusa aún más esta desproporción, lo cual se manifiesta en
el alzado lateral con la desaparición del tímpano, que sustituido por un simple frontón
proporciona el conjunto, aunque continúe manteniendo una excesiva altura.

Se desconoce la razón por la que no se construyó el edificio, teniendo en cuenta que


214
sólo dos años después se encargaría a otros arquitectos, Luis Moya y Luis Martínez
Feduchi el que sería proyecto definitivo, el edificio que hoy se conoce.

2.11 M. López Otero: Proyecto de la Iglesia Santo Tomás de Aquino. Madrid. 1946.

2.6.3. El Arco de Triunfo o de la Victoria.

Planificado desde su inicio e incluido en el magno proyecto de la Ciudad Universitaria


se encontraba el ajardinamiento y adorno de las espacios libres, proyectándose la
colocación de un número determinado de esculturas y monumentos alegóricos a los
personajes que formaban o habían formado parte de nuestra historia cultural.
En un principio estas pequeñas arquitecturas o esculturas eran homenajes al
Cardenal Cisneros y el Rey Alfonso XIII, pero la dilatación en el tiempo y la variación de las
circunstancias históricas de la Ciudad Universitaria cambiaron también esta intención. En
1940 se incluyó dentro de este capítulo, la construcción de un monumento al vencedor de
la Guerra Civil, Francisco Franco. Fueron encargados del diseño D. Modesto López Otero y
D. Pascual Bravo, ayudante y hombre de confianza del arquitecto durante gran parte de su
vida profesional.
215
La elección de un Arco de Triunfo como respuesta formal parece que fue Inmediata e
indiscutible por los autores, que se basaron en el monumento más característico de todo
homenaje triunfal a un vencedor.

No se conoce bien el grado de participación de cada uno de los autores en el mismo.


Se podría suponer que la idea general partió del profesor y que la definición y delineación
fue una labor conjunta, ya que se conservan un buen número de bocetos de Arcos de
Triunfo dibujados por éste pero ninguno por Pascual Bravo. Sin embargo ambos firmaron
todos los dibujos y planos del proyecto, así como el artículo de la revista Nacional de
Arquitectura, 179 de noviembre de 1956 en la que explicaban las intenciones compositivas
del mismo.

Levantado sobre una plataforma de 130 x 42 m., con 39 metros de altura, su


ubicación exigía un lugar estratégico, muy visible a todos los ciudadanos por lo que se
escogió este amplio acceso desde la carretera del noroeste, quizá la más importante de la
capital y que actuaba además de remate del recinto de la Ciudad Universitaria.

Los autores concibieron el monumento con todos sus habituales ingredientes


clásicos: Arco de medio punto, friso decorado y grupo escultórico coronando el volumen. El
estilo de todo el conjunto se mantiene en un lenguaje muy puro, nada rompe con la rotunda
sencillez de líneas y la ausencia de toda decoración arquitectónica. Esta carencia del
adorno atípico de los órdenes romanos trata de dejar constancia de la búsqueda de
modernidad del monumento, alejándolo de las profusas decoraciones clásicas. El ornato es
reservado a los bajorrelieves del friso, los medallones de las esquinas y a la cuadriga
superior. La forma en planta se diferencia de los antiguos arcos por la ortogonalidad de las
formas, más dinámicas y curvilíneas en la antigüedad pero reducidas a la máxima
sobriedad en este caso.
Partiendo de unas pilastras totalmente desnudas adosadas a los prismas base, se
unen ambos mediante un arco de medio punto decorado interiormente con falsos
casetones. El entablamento recoge la escasa decoración con un friso alegórico de figuras
humanas que representan de un lado las distintas disciplinas universitarias y del otro las
virtudes militares, se interrumpe este por una inscripción en latín, algo imprescindible en
216
todo arco o puerta triunfal que hace referencia a la Ciudad Universitaria.139
El autor de la decoración del friso fue Moisés de Huerta mientras que la cuadriga de
caballos mencionada es obra del escultor Ramón Arregui, que sustituyó a la idea inicial de
colocar un estatua del propio Francisco Franco, realizada por José Capuz.140
La única novedad que plantea es la posibilidad de acceder a su interior y ascender a
su cota más elevada mediante dos escaleras, como sucede en muchos de los
monumentos clásicos, aunque en este caso se dispone también de un ascensor que
termina en una sala decorada que debía albergar una exposición sobre la Ciudad
Universitaria.
Como los mismos autores explican en el articulo mencionado, se buscó sobriedad y fuerza
mediante la utilización de un único material y la ausencia de decoración.141

2.12 P. Bravo y M. López Otero: Arco de Triunfo. Madrid. 1946.

139 López Otero, M.: "Alfonso XIII, Santander...", op. cit., p.18: Fundada por la muntticiencia regia de los
españoles, ¡a Ciudad Universitaria de Madrid florece bajo la mirada de Dios.

140 López Otero, M. y Bravo, P. :"EI arco de la Victoria.", R.N.A., 179, Noviembre de 1956, p. 21. En la placa de
granito colocada sobre el friso se grabó la siguiente inscripción: Fundada por la Munifíciencia Regia de los
Españoles, La Ciudad Universitaria de Madridflorecebajo la mirada de Dios.

141 El Pliego de Condiciones Generales, Facultativas y Económicas que acompañó al proyecto es un documento
importante por la rigurosidad de las explicaciones sobre la técnica en el empleo de ios diferentes materiales de
construcción.

217
Hoy el monumento es un hito importante que se integra en el paisaje urbano de la
plaza de la Moncloa, aunque su relación como parte integrante del conjunto universitario es
prácticamente inexistente. Es grande la disparidad entre este proyecto monumental y el de
las Cortes de Cádiz, su primera obra monumental, y sin embargo mucho más audaz e
imaginativa, con una figuratividad ágil y dinámica muy alejada del estatismo de este último
proyecto.142

Acerca de este monumento, escribió el Sr. Chueca Goitia de su libro la "Historia de la


Arquitectura Occidental": "El arco muy delicado de perfiles representa el anodino
clasicismo un tanto germánico a que había llegado el arquitecto que siempre evitó
comprometerse demasiado". Se refería con ello a una posible influencia del
monumentalismo imperante en la arquitectura alemana de aquellos años, aunque se
carece de datos sobre un posible interés de ambos autores por esta arquitectura, cierto es
que consiguen la imagen grandiosa y poderosa que pretendió el encargo.

2.6.4. Proyectos en colaboración: Los Viaductos y las Instalaciones Deportivas.

Aunque en todos los proyectos de la Ciudad Universitaria realizados por el equipo de


la Junta Constructora aparecía la firma de López Otero, ello se debió únicamente a su
calidad de arquitecto-director del conjunto ya que su intervención en el diseño de los
mismos se limitaba a la supervisión general con el fin de mantener la unidad formal que el
propio equipo deseaba. La generalidad de los miembros alabó siempre la libertad de
actuación de que gozaron bajo su dirección, habida cuenta que la concepción del proyecto
partió de larguísimas jomadas de trabajo en las que todos ellos conjuntamente definieron el
esquema general que debía seguir la Ciudad Universitaria.

142 Bonet Correa, A.: "La Ciudad Universitaria de Madrid", op. cit., p. 21: Realizado según el clasicismo
germánico, entre Schinkel y Von Klenze, este arco, un tanto gélido y anodino, pero de conectas líneas, está
cargado de densas connotaciones simbólicas.

218
Se limitó López Otero a reservarse para sí el proyecto del Paraninfo, además de tres
proyectos menores: el Viaducto de los Quince Ojos, el Viaducto del Aire y las Instalaciones
deportivas del suroeste, todos ellos en colaboración con el ingeniero Eduardo Torroja. La
relación del arquitecto y el ingeniero comenzó siendo meramente profesional, pero pronto
establecieron una gran amistad, ya que compartían muchas inquietudes. Ambos formaron
parte de la Junta fundadora del Instituto Técnico de la Construcción y ambos pusieron un
enorme interés en la divulgación del hormigón armado como material fundamental para la
evolución de las obras de arquitectura e ingeniería. Utilizando precisamente este material
como base fundamental, diseñaron dos viaductos, el de los Quince Ojos, llamado así
porque constaba de quince huecos entre los pilares de sustentación; y el del Aire, que debe
su nombre a su gran esbeltez.
El primero de ellos, de grandes dimensiones, se construyó para permitir el acceso a la
carretera Nacional VI, alcanzando en su centro una altura de quince metros. Realizado
íntegramente en hormigón armado, se aplacó de piedra para dotarle de una estética más
urbana.

El Viaducto del Aire presenta una estructura algo más novedosa. Inicialmente estaba
destinado a alojar la doble vía del tranvía que unía la Moncloa con la Ciudad Universitaria,
consta de dos arcos paralelos de 36m. de luz y 17m. de altura máxima, arriostrados entre
sí y con tirantes de unión a viga superior. Su diseño procuró una gran funcionalidad, unido
a la máxima ligereza que la estructura podía permitir para no tapar el bello paisaje que
antaño se podía vislumbrar en esta zona.143

Para ello se disminuyeron las secciones de las piezas que lo componían variando los
espesores en función de la altura. El arco no presenta actualmente el mismo aspecto, ya
que se han cegado los huecos y gran parte de su estructura se encuentra enterrada.

143 Instituto Torroja: Obras de Eduardo Torroja, Madrid, 1936, p. 263- 271.

219
2.13 M. López Otero y E. Torroja: Viaducto de los quince ojos. Madrid. 1929.

Las Instalaciones deportivas del suroeste se ubicaron en el espacio que unía las
residencias de estudiantes con los edificios docentes. El proyecto de Torroja y López Otero
se componía de dos zonas que salvaban el desnivel del terreno, el superior destinado a
pista de atletismo y campo de rugby y el inferior a piscina y campo de fútbol. Constaba de
unas gradas de hormigón visto y un edificio bajo paralelepípedo revestido en ladrillo que
albergaba los vestuarios.
El proyecto se realizó entre 1929 y 1931, año en que comenzaron las obras pero la
guerra paralizó las mismas por lo que quedó inacabado hasta que, en 1941 retomó las
mismas el arquitecto J. Barroso, el cual modificó el proyecto inicial, posteriormente, en
1965, fue ampliado por el equipo Barroso Sánchez Guerra y Romero Requejo.

220
2.7 DIBUJOS Y APUNTES

Como colofón al estudio de la labor proyectual de López Otero, se ha considerado


necesaria la inclusión y comentario de unos dibujos inéditos que conserva su hija Oña.
Juana. Se realizaron unos durante su viaje por Norteamérica con la Comisión designada
por la Junta Rectora de la Ciudad Universitaria para el estudio de las Universidades
americanas y los otros, probablemente poco después ya que guardan mucha relación entre
si.
El primer grupo es una decena de bocetos reunidos en un cuadernillo de anillas de
pequeño tamaño en el que se representan arquitecturas diversas. Todas ellas se han
realizado a sanguina y cera y consisten en perspectivas de edificios monumentales o de
tipología un tanto indefinida, cuyas enormes dimensiones se acentúan intencionadamente
con la inclusión de elementos urbanos y personas de tamaños mínimos con respecto al
edificio en cuestión. De todos ios dibujos, sólo uno representa una columna de estilo
romano similar a las que conmemoraban los triunfos bélicos del Imperio. Se eleva ésta,
muy decorada, sobre un gran pedestal y parece estar rematada por una escultura que
queda cortada en el dibujo.

Otros dos bocetos representan unos volúmenes cilindricos parecidos entre sí, ambos
constan de un grandioso acceso a través de amplísimas escaleras y una planta
basamental con huecos o pilastras verticales y un último cuerpo horadado con gran
número de huecos y cubierta cónica. Uno de ellos decora su superficie con bajorrelieves de
figuras que parecen ser santos, mientras que el otro presenta un aspecto más medieval
con apilastrados terminados en arcos ciegos que recuerdan las construcciones románicas.

De similar trazado, pero con una tipología más definida de iglesia, son los tres
siguientes dibujos. En ellos se repiten de nuevo las escalinatas grandilocuentes, las
portadas decoradas con rosetones, frontones, apilastrados laterales y relieves. Alguno de
estos elementos que dibuja los empleará posteriormente en la iglesia de los P.P.
Capuchinos de Pamplona, tal es el caso del rosetón y de los pequeños apilastrados.

221
2.14 M. López Otero: Boceto de arquitectura hisponamericana. Aprox. 1928.

En todos ellos se localiza una decoración profusísima en pequeñas superficies


utilizándose muchos elementos barrocos. En otros casos se colmata toda la superficie de
los paños con decoraciones de motivos florales, escudos y demás.

Otros bocetos del cuadernillo representan edificios que se asimilan a fortalezas


medievales aunque mantienen algunas características propias de edificio eclesiástico, lo
que impide clasificarlos tipológicamente con la claridad de los anteriores. Igualmente
desproporcionados en sus dimensiones y rematados por grandes machones ciegos en sus
esquinas se coronan con uno o dos cuerpos más horadados y decorados que el resto, en
ocasiones con pináculos y cresterías goticistas.

El segundo grupo de dibujos se realizaron sobre cartulinas individuales en sanguina


negra y corresponden en su mayoría a perspectivas de típicas haciendas americanas.
Otros son diseños de iglesias de amplias dimensiones habida cuenta de los personajes
incluidos intencionadamente para establecer una escala desmesurada, lo cual hacía
inviable una posible construcción de los mismos. Muy detalladas tanto su composición
como sus elementos ornamentales, localizados siempre en portadas, coronaciones o
remates perimetrales creando un fuerte contraste con los paramentos lisos y desnudos del
resto de la composición. Recurría López Otero a elementos barrocos y florales, algo
afrancesados y a volúmenes en altura tipo campanarios o torres, que recuerdan la imagen
222
escalonada del edificio de "La Unión y el Fénix", si bien carentes del carácter urbano de
éste.

Son composiciones cargadas de movimiento y expresividad y desarrollan un lenguaje


que se identifica plenamente con la arquitectura colonial americana, con aquellas
construcciones en las que una mano hábil pero ignorante de las teorías arquitectónicas
trataba de recrear los elementos posrenacentistas o barrocos europeos. El resultado es por
tanto, una libre interpretación de las composiciones clásicas: fachadas con portadas muy
ornamentadas, flanqueadas por torres o campanarios; arcos de medio punto como acceso
principal con balconadas en la planta superior, localizador) de decoración en las
coronaciones con retranqueos, tímpanos, medallones etc. Todo ello asentado sobre
enorme plataformas de escalinatas interminables que recuerdan, exageradamente, los más
emblemáticos edificios del siglo de oro español. También la profusa decoración de los
paramentos con hojarascas, volutas y medallones puede ser considerada una
manifestación ultramar del plateresco español.

umuuuimrní

2.15 M. López Otero: Boceto. Aprox. 1928.

Los últimos dibujos, realizados en cartulinas, representan iglesias, salvo dos de ellos
que son conjuntos misionales que incluyen la planta del mismo.

Se repiten las enormes dimensiones y los gigantescos accesos con escalinatas o


plataformas de amplia perspectiva. Son edificios de fachada simétrica con un cuerpo
223
central que alberga el acceso principal y grandes torres laterales en disminución, con
campanario y cúpulas de remate.

Otra de las composiciones representa una iglesia con un cuerpo central dividido en
dos plantas con paños muy decorados con curvas y contracurvas, de aspecto muy barroco.
Flanqueado por dos enormes columnas ciegas que se rematan con un elemento cilindrico
también muy decorado, al que se adosan unos contrafuertes. Tal composición parece la
ampliación de un trozo de fachada renacentista en la que el cuerpo central sería el tímpano
y los contrafuertes las volutas de remate.

Se debe subrayar como, muchos años después retomará esta ornamentación para
emplearla en la fachada en el hotel Cristina de Sevilla. Mencionable también, aunque
totalmente distinto es otro boceto que incluye la planta en la esquina superior izquierda. De
diseño muy colonial, representa una gran iglesia de una sola planta. La nave se cubre por
una bóveda de medio cañón contrarrestada por grandes contrafuertes exteriores. La
fachada es un único paño curvado con cuatro accesos de igual tamaño y cuyo ornamento
se basa únicamente en un relieve de una enorme figura religiosa y una gran campana en la
clave.

Cabe considerar que esta imaginaria recreación de arquitecturas monumentales fue


una herencia recibida de los arquitectos que le precedieron, de la generación historicista
que constituyeron sus maestros y permaneció por tanto en su formación académica y de
los románticos que tanto copiaron y reinterpretaron de los clásicos.
Todas estas arquitecturas dibujadas guardan muchos elementos comunes, que se
pueden descubrir, en mayor o menor grado en muchos de sus proyectos reales. Ya se ha
comentado el empleo del apilastrado ciego y el rosetón en la iglesia de Pamplona, pero
también se encuentran algunos detalles de estos bocetos en la Casa de Ejercicios de
Chamartín de la Rosa, el edificio de la Unión y el Fénix y el Colegio de España en París o
la mencionada portada del Hotel Cristina. Persiste también en tales dibujos la
grandilocuencia que gustó de utilizar en sus primeros proyectos del Paraninfo dé la Ciudad
Universitaria, e incluso se podría considerar que alguno de ellos fuera un estudio previo del
mismo.
224
Desvelan tales bocetos, tanto su gusto por el dibujo y el diseño detallado, ya citado,
como el valor que tuvo para él esta práctica y se observa además que sus diseños no
permanecieron como meros ejercicios de distracción y entretenimiento, sino que fueron
revisados y reutilizados a lo largo de los años para la composición de proyectos reales.
Había seguramente en ellos una intención investigadora y de enriquecimiento artístico
mediante el estudio de la arquitectura colonial española en el extranjero, no un pasatiempo.

Cabe plantear que ese interés ya comentado por dibujar una y otra vez arquitecturas
reales o imaginarias fuesen los que le inspirasen nuevas composiciones y que resultase
imprescindible para la evolución de su proceso creativo, habida cuenta además de su gran
capacidad pictórica y de su constante referencia al detalle. Representan, pues, la
continuidad formal de su pensamiento artístico, una línea de actuación que permite
considerar la evolución de compositiva de sus obras como un lento proceso de constante
revisión.

225
CONCLUSIONES

Llegado el momento -nunca adecuado- de dar por concluida esta tesis doctoral, es
obligado realizar una reflexión sobre el objetivo que se ha pretendido alcanzar.
Ya se ha tratado en la presentación de esta tesis cuál era el fin fundamental de este
trabajo: la contestación a unas preguntas básicas que surgen inevitablemente al conocer la
vida y la obra de López Otero: ¿Qué significó para la Escuela Superior de Arquitectura y
sus alumnos su dirección y enseñanza? ¿Qué aportó como miembro de las Reales
Academias de Bellas Artes e Historia? ¿Cuál fue su verdadero papel como miembro
destacado de la intelectualidad madrileña de la primera mitad del siglo XX? ¿Qué supuso
para la realización de la Ciudad Universitaria de Madrid su dirección técnica? ¿Qué ha
representado su arquitectura dentro de la historia de la arquitectura española? ¿Cuál fue el
verdadero pensamiento de López Otero y cómo influyó en las siguientes generaciones?
Es la respuesta a estas cuestiones el eje alrededor del cual se ha desarrollado el
presente trabajo, que ha perseguido, a través de la figura de López Otero, de su vida y su
obra, realizar el análisis de la historia de la arquitectura española y también dar a conocer
su labor y pensamiento de una forma global y unitaria, tanto profesional e intelectual, como
privada y pública para lograr establecer, ya finalizado el siglo en el que vivió, cómo se
llevaron a cabo tantos cambios y la influencia de su persona y su labor en los mismos.

Fue este arquitecto un personaje perfectamente encuadrado en su sociedad y su


tiempo, comprometido con su generación y su historia, sosegado, diplomático y
transigente, pero a su vez, en ocasiones, locuaz y grandilocuente. Tuvo siempre López
Otero una gran claridad conceptual de lo que debía ser, a su entender, la arquitectura y
parece difícil situarle en otra época que no sea la que realmente le correspondió.
Fue ésta la del arquitecto amante de las artes, estudioso e intelectual, expectante ante
los cambios, fiel a las raíces y a la tradición que habían compuesto el entorno en que se
había educado y había llevado a cabo su formación como arquitecto. Tradición que le
permitía mantener una cierta seguridad en sus ideas en aquel confuso ambiente de modas
y tendencias.
226
Deseoso de presentar a la sociedad una imagen sólida y emblemática del papel del
arquitecto en la misma, de lo que hoy se denomina ARQUITECTO con mayúsculas. Pero a
su vez abierto, en su papel de arbitro y moderador, a la renovación y la evolución, que
habían necesariamente de aportar las nuevas generaciones.

Sin embargo, aunque la impronta de su personalidad sea ésta, en el desarrollo de


esta tesis se ha descubierto un personaje amante de la experimentación constante de
nuevas tendencias y nuevos caminos de creación, así lo demuestra la ya comentada
diversidad formal de sus proyectos, la ausencia de una trayectoria fiel a un estilo, su
"infidelidad" al clasicismo o a cualquier otro movimiento que le hubiera permitido la
constante repetición de esos recursos formales a que tiende todo arquitecto cuando obtiene
con ellos bellos y admirados resultados.

López Otero fue un arquitecto deseoso de introducir cambios, de llevar a cabo


modificaciones que permitieran evolucionar su lenguaje arquitectónico y el de la
generalidad de la arquitectura española para lograr alcanzar el nivel que ya disfrutaban las
más avanzadas arquitecturas del mundo. Es por ello que apoyó la transmisión de los
postulados de la modernidad a la siguiente generación de arquitectos, para elevar el nivel
de éstos a las más altas cotas de calidad imperante en la arquitectura mundial.

Aprovechó además su influyente papel en la sociedad española para, dentro de los


más estrictos cánones de la tradición que él mismo profesó, romper la lanza a favor de los
jóvenes profesionales, de los nuevos planes de estudios, del conocimiento de la nueva
arquitectura. Tuvo para ello aciertos y desaciertos que no se han evaluado, sino que
quedan expuestos al análisis particular de cada lector.
Su educación clasicista, derivada del historícismo imperante a la sazón en la Escuela
de Arquitectura en su época de estudiante, y su actitud ecléctica son por demás evidentes
en su legado arquitectónico. La influencia en distintas etapas de su vida de estilos
nacionales y extranjeros queda patente en su obra y caracteriza los distintos estadios de
evolución de su proceso creador.
Constituye por tanto el análisis de su legado arquitectónico un elemento de gran
riqueza e interés, ya que permite abarcar tres generaciones de nuestra arquitectura: la suya
227
propiamente dicha, su antecesora y su sucesora, lo cual consigue establecer una amplia
visión de todo un siglo de la arquitectura española, que es posiblemente el que, al ritmo
acelerado de los tiempos, más cambios ha sufrido de toda su historia.
En cuanto a una breve reflexión del trabajo desarrollado, surge como primera
observación, el exceso de interrupciones a que ha estado sometido. El obligado quehacer
profesional ha impedido que la presente tesis se desarrollara con la debida continuidad,
salpicándola de constantes paréntesis, unas veces breves, otras más dilatados.
Esta circunstancia ha comportado aspectos negativos y positivos. De un lado y en el
aspecto negativo, cabe considerar que la revisión de una labor tras un largo periodo de
letargo obliga a rehacer y replantear algunas cuestiones que no se habían tenido en cuenta
anteriormente. La inevitable ruptura del hilo conductor de la redacción ha podido originar en
ocasiones una dificultad añadida a su lectura y con ello, quizá, una aparente pérdida de
unidad de algunos párrafos o capítulos del presente trabajo.
A ello se han de añadir las dificultades propias de una investigación que debía
basarse en documentación dispersa por diferentes provincias españolas e incluso en el
extranjero. La constante aparición de nuevos datos y la demora en la obtención de alguna
de la documentación utilizada, por imponderables razones administrativas, no permitieron
cumplir el orden preestablecido para la ejecución de la tesis, por lo que se hubieron de
yuxtaponer las diferentes fases de ejecución, que inicialmente se habían planteado como
independientes: investigación, estructuración y redacción.

Como aspecto positivo, debe considerarse sin embargo que la revisión de una labor
que ha de retomarse tras una larga interrupción permite discernir con mayor facilidad entre
los aciertos y los desaciertos. Surge entonces la necesaria autocrítica de la labor realizada
que, reposada y madurada por el paso del tiempo, se presenta a nuestros ojos bien distinta
a como se había concebido.
Pese a todo, se entiende que ello no debe dificultar la comprensión del trabajo como
unidad global, como planteamiento concreto y determinado y permitir una cómoda lectura
de lo expuesto. Se debe afirmar que pese a haberse terminado, el presente trabajo se ha
de considerar susceptible de nuevas aportaciones y nuevos comentarios que lo
228
enriquecieran aún más. Pero como bien saben los compañeros arquitectos, en algún
momento ha de concluir el trabajo y obtener, de la experiencia que ha brindado, las
conclusiones precisas.

229
4

CATÁLOGO DE PROYECTOS
CATALOGO DE PROYECTOS

PRIMER PERIOD01910 a 1920

Exposición Nacional de Bellas Artes


Monumento al Centenario de las Cortes de Cádiz
Hotel C/PinarN°10
Hotel C/Alvarez de Baena N°10
Viviendas en C/Fortuny N°35
Casa de Ejercicios de Chamartín de la Rosa
Hotel Nacional
Hotel Gran Vía

SEGUNDO PERÍOD01921 a 1930

Edificio de "La Unión y el Fénix"


Restauración de la Catedral de Cuenca
Hotel Cristina en Sevilla
Gran Hotel en Salamanca

TERCER PERÍOD01931 a 1945

Colegio de España en París


Iglesia de los P.P. Capuchinos
Reforma de los Almacenes Rodríguez

PROYECTOS DE LA CIUDAD UNVERSITARIA

Paraninfo de la Ciudad Universitaria


Santo Tomás de Aquino
Arco de la Victoria
Viaductos de los 15 Ojos y del Aire
Instalaciones Deportivas del Suroeste

Dibujos
EXPOSICIÓN NACIONAL DE BELLAS ARTES

Autores: José Yárnoz Larrosa y Modesto López Otero.


Situación: Madrid.
Fecha proyecto: 1912.
Fecha ejecución: No realizado.

Primer premio del Concurso convocado por la Real Academia de Bellas Artes en
1912 para la organización de una Exposición Universal en Madrid.
El proyecto constaba de cinco pabellones destinados a Fiestas, Bellas Artes, de
Artes Industriales, Agricultura y Ganadería, Ejercito y Marina. La única documentación
existente en la actualidad acerca del concurso es un artículo de la Revista de
Arquitectura compuesto por un breve comentario, una planta general y unos alzados de
los edificios del proyecto ganador.
EXPOSICIÓN NACIONAL DE BELLAS ARTES
PROPUESTA DE CONCURSO

PLANTA GENERAL1911.

DETALLE DE PLANTA.1911.
PERSPECTIVA DE ACCESO PRINCIPAL1911.

Éfe^-:.r^

PABELLÓN DE LAS BELLAS ARTES.1911.

« t e a * * « • * *

~s« —

]¡JtJaLá1£¿¡
B S'fT—-TI"; "» iT'A"!" ni .••'.-a. —; r i #«- • "^ÜST - i ü ?'"•*

PABELLÓN DE BELLAS ARTES.1911.


PABELLÓN DE AGRICULTURA Y GANADERÍA. 1991.

r
£:> ^;'

:jra.-.ii._it£f~jv.."j

&2W£¡m!K3!U*&iWBK3i*m '-"MiMii-wnaaiBd

PABELLÓN DE EJERCITO Y MARINA.1911.


•r¡«

PABELLÓN DE ARTES INDUSTRIALES. 1991.


MONUMENTO AL CENTENARIO DE LAS CORTES DE CÁDIZ.

Autores: Modesto López Otero, José Yárnoz Larrosa y Aniceto Marinas (escultor).
Situación: Plaza de España. Cádiz.
Fecha de proyecto: 1911.
Fecha de ejecución: 1912-1928.
Datos posteriores: Existente. Restaurado en 1994.

Primer premio del concurso convocado en 1910 por el Ayuntamiento de Cádiz


para el diseño de un gran monumento que conmemorase el centenario de la aprobación
de la Constitución de las Cortes de Cádiz. El monumento presenta en planta la forma de
un hemiciclo semicircular en alusión a las Cortes y se realizó con piedras arenisca y
caliza, empleando mármol y bronce para las esculturas. La modificación del lugar de
ubicación del monumento creó graves problemas de construcción, lo cual unido a otras
modificación de diseño prolongaron las obras de construcción hasta 1928.
Tras muchos de abandono, se encargó su restauración a los arquitectos Manuel
y José Ignacio Fernández Pujol..
MONUMENTO A LAS CORTES DE CÁDIZ
Pza. de España
CÁDIZ

PERSPECTIVA FRONTAL1918.

DETALLE DE MURAL 1918.


'.i*8*'&t%<

^ í ^ l ^

•W

SJ Los scíiotfs escultor Anieet e Marinas, Lope; Otero y Landerlio, don PcUyo Quintero, Sr. Troi.
3 * 0 , (9i:trai!sl.i > olrcs scr.oit? Oc cl Monuments a las Cortes, en cl aciu tíc ser recaída la ofcra.
pg (Foto ¡."or.:iriA>,-.

INAUGURACIÓN DEL MONUMENTO A LAS CORTES DE CÁDIZ. 1928.

MAQUETA DE CONCURSO DE ABREU Y GARNELO. 1912.


NOrWTO Mi UISIM'IACIVM 1M. K X i n i K m A U S C W T l i s V S t t l » * ' . « » 1 fcii f." I
MmntsauA Kt« I*». M M ! » •—

•—• Wl'.'.¿'"'r li

PLANTA GENERAL 1994,

.à&e-

DETALLE MONUMENTO.FRENTE PORTERIOR.1998.


y | ja¡BilMMMfi»f' g - , - JB * 1 *- T-*.~xi*S-MaBͱ*—aíL*¿L

DETALLE DEL MONUMENTO.CARIÁTIDE. 1998


HOTEL PARA D. MIGUEL BLAY.
C/PINAR N° 10
MADRID

SF53*

VISTA GENERAL1915.

FACHADA PRINCIPAL 1915.


ALZADO LATERAL. 1915.

s-.
£
.w,

'Si" •*, '•' ' '

&'.<> !

PLANTA BAJA. 1915.


HOTEL EN C/ALVAREZ DE BAENA N° 10.

Autor: Modesto López Otero.


Situación: C/Alvarez de Baena N° 10. Madrid.
Fecha de proyecto: 1915.
Fecha de ejecución: 1915-1918.
Datos posteriores: Demolido en fecha desconocida.

Encargo de hotel particular realizado por los Sres. Torán y Hargulndey,


promotores de viviendas.
El proyecto consistió en una vivienda unifamiliar compuesta por dos plantas y jardín
circundante, la cual se destinaba a la venta. Proyectado en un estilo afrancesado con
abundante ornamentación, sufrió muchas modificaciones durante las obras de ejecución
depurándose gran parte de esta hacia un estilo más depurado.
HOTEL TORAN Y HARGUINDEY
C/Alvarez de Baena N°10.
MADRID

ALZAD0.1915.

<o.c/¿\:-X ''-•i ..•&

PLANTA BAJA. 1915


; . s ^ ...,•.•£'•

fcí H rr;—•*•• I! - <^*" ;!: H


0
!
fi . . ' I !•h -p rr--' a
" 1
t .•-••._-j ti

A PRIMERA .(Plano original).1915


Hotel en la calle Alvarez de Baena

Vista general.

Constructores-Propietarios: Arquitecto:
ÍRES. TORAN V HARQUINOEV MODESTO LÓPEZ OTERO

FOTOGRAFlA.1915
VIVIENDAS EN C/ FORTUNY N°35.

Autor: Modesto López Otero


Situación: C/ Fortuny N°35. Madrid
Fecha de proyecto: 1912
Fecha de ejecución: 1912-1915
Datos posteriores: Existente

Proyecto premiado por el Ayuntamiento de Madrid en 1915 junto con el de la


vivienda de C/ Pinar,10. Edificio de viviendas encargado por D. Gabriel Cisneros para la
establecer su propia vivienda y consulta y venta del resto del inmueble. Consta de cinco
plantas más un jardín lateral con templete y fuente adosada a la medianería, estos
últimos elementos fueron demolidos en fecha desconocida.
EDIFICIO DE VIVIENDAS..
C/Fortuny N° 35.
MADRID

ALZADO PRINCIPAL. 1915.

PLANTA TIPO. 1915.


Casa del Dr. Juan Gisneros Fortuny. 35

Detalle del j a r d í n
Arquitecto,
Modesto l.6|>c/ Otero

TEMPLETE Y JARDÍN. 1915

FACHADA PRINCIPAL1998. DETALLE FACHADA. 1998


DETALLE DE ACCESO. 1998.
CASA DE EJERCICIOS EN CHAMARTIN DE LA ROSA.

Autor: Modesto López Otero.


Situación: Colegio de Nra. Sra. del Recuerdo.Pza. Duque de Pastrana s/n.
Fecha de proyecto: 1917.
Fecha de ejecución: 1917-1920.
Datos posteriores: Existente. Reformado en 1960.

Edificio encargado por los P.P: Jesuítas para albergar una casa de ejercicios y
una capilla. Situado dentro de la parcela de la congregación jesuíta, es exento, de estilo
neomudejar en ladrillo visto y piedra. Constaba en planta baja de capilla y salas de
reunión mientras que la planta alta se destinaba a dormitorios con baño. Fue reformado
interiormente en 1964 por el arquitecto Luis Laorga, que lo habilitó para aulas de
docencia y biblioteca.
CASA de EJERCICIOS de CHAMARTIN de la ROSA.
Pza. Duque de Pastrana s/n.
MADRID.

C u * de ejercicios de Cbamartío de la Sosa.—Arquitecto: Modeito Lópeí Otero

PLANTA GENERAL 1919.

FACHADA ESTE.1999.
ACCESO PRINCIPAL"!999.

s> M¡¿$

FACHADA OESTE. 1999.


W afta**'»*

àt't
EXTERIOR DE LA CAPILLA.1999.

£*•
:4fl£w£l& i^p
DETALLE DE VENTANAS. 1999.
HOTEL NACIONAL

Autor: Modesto López Otero.


Situación: Paseo del Prado c/v a C/Atocha.
Fecha de proyecto: 1919.
Fecha de ejecución: 1919-26.
Datos posteriores: Existente. Ampliado en 1925 .Reformado en 1996.

Hotel de viajeros encargado por D. Ramón Camicer .Se trata de un edificio de


grandes dimensiones compuesto por siete alturas, tres patios interiores y fachada a dos
calles, Atocha y paseo del Prado.
Antes de terminarse la construcción del inmueble López Otero realizó una
ampliación de la planta de ático a petición de la propiedad para colmatar la edificabilidad
que estaba agotada en el proyecto inicial.
Tras permanecer en desuso durante muchos años ha sido rehabilitado
íntegramente por los arquitectos G. Mingo, JA. Díaz Pavón, J.M. Barbero, J.L. Bemau
de Pedro y J. yAArroyo.
HOTEL NACIONAL
Paseo del Prado c/v C/ Atocha.
Madrid.

FOTOGRAFIA EXTERIOR. 1925.

FOTOGRAFIA INTERIOR. 1925.


PLANTA TIPO. 1919.

FACHADA A Paseo del PRADO. 1919.


*Tíff
tr
TP;

;; -s

na
i j í
833¾ EESX

s * i it

•»T4*i» * * »*'..•***

-.r^-*_

FACHADAAC/ATOCHA.1919.

FACHADA a Paseo del Prado. 1996.


PLANTA BAJA. 1996.

PLANTA TIPO. 1996.


ESTADO REFORMADO. 1998.
HOTEL GRAN VIA

Autor: Modesto López Otero.


Situación: Gran Vía N° 25.
Fecha de proyecto: 1919.
Fecha de ejecución: 1919-25.
Datos posteriores: Existente. Reformado en 1968.

Proyecto de hotel de lujo encargado por D. Gabriel Gancedo Rodríguez.


Constaba de tres patios interiores, ocho plantas y dos fachadas a Gran Vía y C/ Tres
Cruces, con clara influencia de la arquitectura en altura norteamericana.
El interior fue reformado en su totalidad en 1968 desconociéndose el autor de
dicha reforma.
HOTEL GRAN VIA.
Gran Vía N° 25.
MADRID.

im

i imrf Í»í<

CHAFLÁN. 1919. FACHADA PRINCIPAL 1919.

PLANTA BAJA. 1919.


FACHADA PRINCIPAL. 1998.

CHAFLÁN. 1998.
"LA UNION Y EL FÉNIX"

Autor: Modesto López Otero.


Situación: C/Alcalá N°43.
Fecha de proyecto: 1923.
Fecha de ejecución: 1923-28.
Datos posteriores: Existente. Ampliado en 1940.

Edificio de oficinas encargado para sede social de la Empresa. Se compone de


un gran volumen más bajo en sus cinco primeras plantas y tres cuerpos superpuestos a
modo de pirámide rematados por una escultura alegórica de un fénix, símbolo de la
Empresa propietaria. Fue ampliado en los años 40 por Fernando García Mercadal
mediante un cuerpo acristalado sobre la cubierta de su volumen principal.
EDIFICIO "LA UNIÓN Y EL FÉNIX"
C/Alcalá N° 43
MADRID

tMJJUIS UlFUCOA»ll|Ay{;H<Vl0rK.U:yill0l|-T EL ftMI tÏÏÏÏE

ALZADO PRINCIPAL. 1923.


1
«ui, V-4 V-w*.

luniA ujt

n-ih d

PLANTA BAJA. 1923.

PLANTA TIPO. 1923.


IZeínffe Tffüf i W i f t . * f r 7 j j

-4>•2HZ &&*£*&£:

•asearía i*

^fcr ©
k
1¾¾ jss&ssar

L'H-. %

PLANO DE DEFINICIÓN DE ESCULTURA DE CORONACIÓN. 1943.

* « * «-
>l w- c 9 í v¿*<

A «1«!

FOTOGRAFÍA DESDE C/ALCALÁ. 1999.


FACHADA PRINCIPAL 1999.
RESTAURACIÓN DE LA CATEDRAL DE CUENCA

Autores: Vicente Lampérez y Modesto López Otero.


Situación: Plaza Mayor de Cuenca.
Fecha de proyecto de restauración: 1907-1909.
Fecha de ejecución: 1909-1931.
Fecha de dirección de López Otero: 1923-1931

Obras de restauración fueron dirigidas por López Otero durante nueve años
como sucesor de Vicente Lampérez. Las obras fueron paralizadas por causa
desconocida hacia 1932.
La dirección de López Otero contempló principalmente los pórticos de acceso y
primera planta de la fachada principal.
REFORMA CATEDRAL DE CUENCA
Pza. de la Catedral.
CUENCA

•/F? pK~**& ísl

x
7i^í mm imv.

FACHADA DE LA CATEDRAL. 1997.

FACHADA PRINCIPAL.1932.
REFORMA DE FACHADA. 1930.

REFORMA DE PLANTA.1930.
HOTEL CRISTINA.SEVILLA.

Autor: Modesto López Otero.


Situación: C/San Telmo c/v C/Almirante Lobo.
Fecha de proyecto: 1928.
Fecha de ejecución: 1928-1929.
Datos posteriores: Reformas de 1942 y 1978.

Proyecto de hotel promovido por los Sres. Torán y Harguindey para alojamiento
durante la Exposición Universal de Sevilla de 1929. El proyecto debía permitir una
posterior división en planta y altura para la creación de cuatro viviendas.
En 1942 se reformó íntegramente en interior. Actualmente lo constituyen oficinas
y viviendas.
HOTEL CRISTINA
C/San Telmo c/v C/Almirante Lobo.
SEVILLA.

v A

PLANTA BAJA. 1928.

PLANTA TIPO. 1928.


* "• I ' li * ' j 1 w .

FACHADA A C/ALMIRANTE LOBO. 1928.

Irrtr *li. r,- i l r t U


vutuim,»
l-tlt
ai

FACHADA TRASERA. 1928.


WKA :r« rtïJ.TE ü. UM '

FACHADA A C/SAN TELMO. 1928.

£¿*q6-té**- E<R"PAnA PiyWdPAL


*&•**+ l*í.'

CHAFLÁN
Jy.^t^CàïZ

uZL. t i i i < . i . r—i i r

CHAFLÁN.1928. ACCESO PRINCIPAL 1928.


CHAFLÁN. 1998. ACCESO PRINCIPAL.1998.

DETALLE DE CORNISA.1998.
GRAN HOTEL

Autor: Modesto López Otero.


Situación: Pza. del Poeta Iglesias N° 3. Salamanca.
Fecha de proyecto: 13 de Julio de 1928.
Fecha de ejecución: 1930.
Datos posteriores: Ampliado en 1940.

Hotel de viajeros encargado por D. Alberto Fernandez de Trocóniz en un solar


trapezoidal cercano a la Plaza Mayor de la ciudad salmantina, consta de un amplio patio
interior cubierto en planta baja, una planta bajo rasante y cuatro sobre rasante.
Sufrió importantes modificaciones de fachada durante su construcción y una
ampliación de planta de ático en 1940 proyectada por el propio arquitecto. Los espacios
interiores más relevantes permanecen básicamente con su distribución original.
GRAN HOTEL
Pza. del Poeta Iglesias N° 3.
SALAMANCA

NttEVO IIOTKL EK SAULMAXCA. pLA!rtS BAJA.

Arq. ttttJtsto Lipes Oirrt>„

PLANTA BAJA. 1930

PUUCTAS F m i l K U . SECOKDA Y TKKXBA BEL MISMO.

Arg. Jfrtferfa Lófts Oltro.

PLANTA TIPO. 1930


FACHADA PRINCIPAL 1930.

SECCIÓN TRANSVERSAL. 1930.


i.JFlw

\ , \

* * , ^
lifev--

ajB II i,-"'•

VESTÍBULO.1930.

SALAMANCA.—KVEVO Honx. Arq. Hoáesto Life: OUro

FACHADA PRINCIPAL. 1930


FOTOGRAFIA INTERIOR. 1998.

^'•vasao»»,

FACHADA PRINCIPAL 1998


«W^flWP^» ^Hfc ' p" m

fesílÉP'

ACCESO PRINCIPAL 1998


COLEGIO DE ESPAÑA EN PARIS

Autor: Modesto López Otero.


Situación: 7,Boulevard Jourdan. Ciudad Universitaria. París.
Fecha de proyecto: 1929-1931.
Fecha de ejecución: 1931-9134.
Datos posteriores: Refomas de 1949,1950 y 1987.

Encargo recibido por la Junta Rectora de la Universidad de Madrid. Es un edificio


exento con planta en "H" que consta de una planta semisótano y cinco plantas sobre
rasante. Sufrió dos reformas consecutivas en los años 1949 y 50 , la primera de ellas
por el arquitecto Luis Feduchi. Tras varios años en desuso los arquitectos Francisco
Jara y Zacarías González realizaron una reforma interior en 1987, dejado el exterior
original intacto.
COLEGIO DE ESPAÑA
7, Boulevard Jourdan
CITÉ UNIVERSITAIRE.
PARÍS

Modesto LÓPEZ OTERO.


Croquis pour le Colegio de España 1928 (ACE).

BOCETO FACHADA PRINCIPAL. 1928

Colegio de España, 1995

FOTOGRAFIA FACHADA PRINCIPAL. 1934


COUKf K5MHIL

PLANTA GENERAL.(Reproducción de plano original). 1996.

cauce mm

aaiKHKWBmwBm*auim^

PLANTA TIPO.(Reproducción de plano original).1996.


i MMWilMM H°
lililí Ï
i lililí 3
I lililí
5
1 T
Francisco JARA RON el Zacarías GONZÁLEZ.
Projei de reforme du Colegio de España, 1986.

Brochare ¿dilée a l'occasion du


soi\aniiemc anniversaire de l'inauguraiion du
Colegio de España (1935-1995)

ALZADO DE REFORMA DE 1986.

PERSPECTIVA/1996.
DETALLE DE TORRE. 1996.

I/V- *nyí» -y —'

DETALLE DE ACCESO PRINCIPAL. 1996.


IGLESIA de los PADRES CAPUCHINOS

Autor: Modesto López Otero.


Situación: Avda. de Carlos III el Noble c/v a C/San Fermín.
Fecha de proyecto: 1939.
Fecha de ejecución: 1939-1941.
Datos posteriores: Existente.

Edificio situado en el ensanche de la capital navarra ocupando un solar


poligonal en esquina. La dirección de obra fue compartida con el arquitecto
Francisco Garraus y Miqueo. Compuesto por varios espacios: convento, claustro,
capilla e iglesia, consta de estructura de hormigón armado y fachadas de ladrillo
visto. Respondiendo a las tendencias de la época, el ornamento de fachadas se
reduce a unas grandes vidrieras para iluminación del interior y la portada del acceso
principal. El interior, casi totalmente diáfano, acentúa esta desornamentación
focalizada en el altar y el coro.
IGLESIA Y CONVENTO DE LOS P.P. CAPUCHINOS
Avda. Carlos III el Noble.
PAMPLONA.

FACHADA PRINCIPAL 1939.

r.íSSg

/^¿.^i^'ffeíg.

SECCIÓN TRANSVERSAL. 1939.


PLANTA GENERAL 1939.

PLANTA TIPO. 1939.


I
S* .:¾ ,«
.f***l§f*

FACHADA PRINCIPAL 1998.

FACHADA DEL CONVENTO. 1998.


^.¾^¾.

i&L

ROSETÓN DE FACHADA.1998.

INTERIOR DE IGLESIA. 1998


¿?

INTERIOR DE LA IGLESIA.1998.

ryyr
gBÏ^P»- #

iiií^^l! T

CORO DE LA IGLESIA. 1998.


DETALLE DE INTERIOR.1998.
REFORMA de los ALMACENES RODRÍGUEZ
Avda. José Antonio N°19. (Actual Gran Vía).
MADRID

Autores: M. de los Santos, M. López Otero y J.L: Subirana.


Situación: Avda. de José Antonio N° 19. (Actual Gran Vía).
Fecha de proyecto: 5 de Mayo de 1945.
Fecha de ejecución: 1945-1947.
Datos posteriores: Demolido en fecha desconocida.

En 1917 llevó a cabo López Otero el acondicionamiento de éste local por


encargo de los Sres. Rodríguez, proyecto del cual se carece de documentación. En
1945 le encargaron nuevamente el acondicionamiento del local con objeto de
renovar sus instalaciones.
De planta trapezoidal y con fachada a dos calles, la reforma consistió en la
obtención de un espacio totalmente diáfano prácticamente ortogonal, para lo que se
destinaron los espacios residuales a almacenaje y servicios. Las fachadas
destinadas a acceso y escaparate se acristalaron en su totalidad eliminando
cualquier ornato.
REFORMA de los ALMACENES RODRÍGUEZ
Avda. José Antonio N°19. (Actual Gran Vía)
MADRID

ALZADO A CALLE. 1945,

PLANTA REFORMADA. 1945.


PARANINFO DE LA CIUDAD UNIVERSITARIA

Autor: Modesto López Otero.


Situación: Avda. de la Complutense s/n.
Fecha de los proyectos: 1928,1930-36,1943,1948.
Datos posteriores: No realizados.

Proyectos diseñados para albergar el Paraninfo de la Ciudad Universitaria de


Madrid de los cuales ninguno fue llevado a cabo.
El primero de ellos fechado en 1928 es monumental y grandioso de estética
historicista. Los siguientes proyectos van modernizando su lenguaje mediante la
simplificación general de la retórica ornamental, aunque en el proyecto fechado en 1943
se introdujeron elementos clásicos, un tanto nacionalistas, como el frontón y los grandes
apilastrados de fachada. El último proyecto de 1948 presenta una gran asimilación de la
estética moderna que se refleja en la utilización de cubiertas planas, paramentos ciegos
y una total ausencia ornamental.
PARANINFO
CIUDAD UNIVERSITARIA
Proyecto no realizado

GDAN PAQANINfO Y BECTOQADO

'Í~T «i» ! !

Ixi -
r

%-l
i
t^wW

3
1^...::...¾.:?
PLANTA GENERALPROYECTO DE 1928.

GftAH ftaíANmro Y 6CCTO6A0O

PERSPECTIVA. PROYECTO.DE 1928.


PLANTA GENERAL PROYECTO DE 1930-36.

¡Mi
r-4...J.
ii

u u

waJPAWNLSFQ Y'WCTORADO ^,^.,

PLANTA GENERAL. PROYECTO DE 1943.


PARANINFO Y RECTORADO

ALZADO PRINCIPAL PROYECTO DE 1943.

PARANINFO Y RECTORADO

SECCIÓN LONGITUDINAL PROYECTO DE 1943.

Tísaarf»£ï£r«-"*e

PARANINFO Y RECTORADO

ALZADO LATERAL PROYECTODE1943.


MAQUETA. PROYECTO DE 1948.

MAQUETA. PROYECTO DE 1948.


IGLESIA DE SANTO TOMAS DE AQUINO.
Av. de la Victoria s/n.
Ciudad Universitaria.
MADRID.
Proyecto no realizado.

PLANTA. 1942.

*!*-• m v TU?

SECCIÓN LONGITUDINAL 1942.


ALZADO LATERAL. 1942,

ALZADO PRINCIPAL 1942.


ARCO DE TRIUNFO o DE LA VICTORIA

Autores: P. Bravo y M. López Otero.


Situación: Avda. del Arco de la Victoria.
Fecha de proyecto: 1946.
Fecha de ejecución: 1946-56.
Datos posteriores: Existente.

Monumento que formaba parte los incluidos en el proyecto general de la Ciudad


Universitaria para recuerdo y exaltación de las personas que habían hecho posible la
Ciudad Universitaria. Realizado en colaboración con su discípulo y amigo, Pascual
Bravo y el escultor Rafael Arregui. Basado en el característico arco de triunfo romano,
responde a un lenguaje muy clásico y tradicional, recordando a la arquitectura
monumental alemana de mediados de siglo.
ARCO DE LA VICTORIA.
Av. del Arco de la Victoria s/n.
MADRID.

•^•->.«:V
JZJ

' : • • » &

E S i H»flll j -ç-> y .1.1 T T Y T T mHám&

í PLANTA Y ALZADO. 1946.


*-*•••' f'

SECCIÓN TRANSVERSAL1946. SECCIÓN LONGITUDINAL.1946.


PERSPECTIVA.1946.

BOCETO. 1946.
FOTOGRAFÍA ÁREA. 1953,

PERSPECTIVA. 1998.
VIADUCTOS DEL AIRE Y DE LOS QUINCE OJOS

Autores: Modesto López Otero y Eduardo Torroja.


Situación: Avda. del Arco de la Victoria y Avda. Puerta de Hierro s/n.
Fecha de proyecto: 1929.
Fecha de ejecución: 1929-33.
Datos posteriores: Existentes.

La irregularidad del terreno en que se iba a desarrollar la construcción de


la Ciudad Universitaria obligó a la planificación de estos dos viaductos. Tales proyectos
fueron redactados en colaboración con el ingeniero Eduardo Torroja y se realizaron
íntegramente en hormigón armado.
Ambos viaductos presentan actualmente un aspecto muy distinto al
primitivo, debido a la modificación de las alturas de sus vaguadas.
VIADUCTO DEL AIRE.
Avda. del Arco de la Victoria s/n.
MADRID

FOTOGRAFÍA. 1929.

FOTOGRAFÍA. 1998.
VIADUCTO DE LOS QUINCE OJOS
Cantarranas
Ciudad Universitaria
MADRID

FOTOGRAFÍA. 1933.

^Pf-

*4R«Z
TWF'

ACUARELA. 1933.
INSTALACIONES DEPORTIVAS DEL SUROESTE

Autores: M. López Otero y E. Torroja.


Situación: Avda. de Juan de Herrera s/n.
Fecha de proyecto: 1929-1931
Fecha de ejecución 1929 y 1941.
Datos posteriores: Se paralizaron las obras entre 1936 y194.Reformadas en 1965.

Se plantearon las instalaciones en dos zonas para salvar el desnivel de la


zona. De traza muy sencilla y austera, se paralizaron las obras al comienzo de la
guerra. En 1941 se reiniciaron éstas bajo la dirección del arquitecto Jaime Barroso
con algunas modificaciones. En 1965 fueron ampliadas por el estudio de J. Barroso.
INSTALACIONES DEPORTIVAS DEL SUROESTE
Avda. de Juan de Herrera s/n
MADRID

DEROffTSV

¿fém&mm

PLANTA DE VESTUARIOS. 1961.

ALZADOS DE TRIBUNA. 1941.


CAMPO DE DEPORTES. 1998.

TRIBUNAS Y VESTUARIOS. 1998.


DIBUJOS

Autor: Modesto López Otero.


Fecha de realización: Hacia 1928.

Los bocetos dibujados por López Otero, supuestamente durante su viaje por
Estados Unidos en 1928, representan, la mayoría de ellos, arquitecturas de estilo
colonial, similares a las construcciones realizadas tras la colonización de América.
Presentan todos ellos edificios de grandes dimensiones y responden unos a la tipología
eclesial y otros a supuestas haciendas americanas. Algún dibujo representa
monumentos con forma de columna y uno de ellos recuerda un castillo medieval..
DIBUJOS
*rV.4uCyfejͣ
.".S-.í.·.'-r·.'^**-

wiiniul·uiuniiB
If

A
,.,**** **«.**,* » *

4. i i i I * * J

:1
t
>íf

. bMiite

4
'<!•? .'

, . . -í -#1*
'11111111111 U l l i

¿i • m Y

f Wt - Ü .
••••••M
r~!.,
>xia*i*ft
I *t*~ «». *n

:^^--

.«*'
•^ *z
j? «&*-*•'
-í. ^

7 i V <**•

*s*4i c
¿ «•««
*
t*—. * - i

?A*

EPITAFIO
ANEXO:

Biliografía p. 1.
Cuadro biográfico p.11.
Resumen p.14.
BIBLIOGRAFIA

AGUIRRE, AGUSTÍN: "Modesto López Otero", R. N. A.,49, Madrid, Enero de 1963, p. 11.
ALONSO PEREIRA, JOSÉ RAMÓN: "Madrid 1898-1931. De corte a metrópoli", Comunidad de Madrid,
Madrid, 1985, p. 106-109.
ANASAGASTI, TEODORO: "Exposición Nacional de Bellas Artes", A y C, 240, Madrid, Julio de 1912,
p.197-207.
"Enseñanza de la Arquitectura", Calpe, Madrid, 1923, p. 20-64.
"Datos biográficos de Juan de Herrera", C. M.,17, XXII, Madrid, Septiembre de
1924, p. 210-215.
"El nuevo teatro Fontalba", C. M., 15, XXII, Madrid, Diciembre de 1924, p. 277.
"El nuevo teatro Pavón", C. M., 9, XXIII, Madrid, Mayo de 1925, p. 133-135.
ARNAIZ, LEOPOLDO: "La percepción del espacio universitario. El caso de la Ciudad Universitaria de
Madrid", Urbanismo, Madrid, Diciembre de 1993, p. 44.
ARRESE, JOSÉ LUIS DE: "D. Modesto López Otero", R.N.A.,49, Madrid, Enero de 1963, p. 3.
AZORÍN.FERNANDO Y GEA, M a ISABEL: l a Castellana, escenario de poder", La Librería, Madrid, 1990,
p. 135-142.
BALDELLOU, MIGUEL ÁNGEL "Ricardo Velázquez Bosco, Catálogo para una exposiciórf, M° de
Cultura, Madrid, 1990, p. 7 -32.
Y CAPITEL, ANTÓN: "Arquitectura española del sigb XX", Summa Artis Tomo XL,
Espasa Calpe, Madrid, 1995, p. 180 -191.
BARRERO, PALOMA: "La Ciudad Universitaria de Madrid", C.O.A.M. y U. Complutense, Madrid, 1988,
p.39-55.
BLANCO SOLER, LUIS: "D. Modesto López Otero", R.N.A., 49, Madrid, Enero de 1963, p. 9.
BELLIDO, LUIS: "Restauración de la Casa Cisneros", C. M., 2, Año XV, Enero de 1917, p. 14 -16.
BERGAMÍN, RAFAEL : "Concurso de Tabacalera" Arquitectura, 80, Vil, Madrid, Diciembre de 1925, p.
315-316.
BIDAGOR, PEDRO: "D. Modesto López Otero", R.N.A., 49, Madrid, Enero de 1963, p. 6 - 7.
BOHIGAS, ORIOL: "Concurso de Institutos laborales", R.N.A., 153, XIV, Madrid, Sept. de 1954, p.1 - 44.
"Vida y obra de un arquitecto modenista", Cuadernos de Arquitectura, 52-53,
Barcelona, 1963, p. 67-92.
"Panorama histórico de la Arquitectura Moderna Española", Zodiac,15, Milán,
Diciembre de 1965, p. 4-33.
"Arquitectura española de la 2a República", Tusquets, Barcelona, 1973, p. 21 -24.
BONET CORREA, ANTONIO: "La Ciudad Universitaria de Madrid", C.O.A.M. y U. Complutense,
Madrid,1988,p.1-25.
"El edificio Rockefeller", R.N.A.,241, Año 64, Madrid, Marzo-Abril de 1983, p. 69 -
72.
BRAVO, PASCUAL.: "Antonio Palacios Ramilto". R.N.A.,47 y 48, IX, Madrid, Nov-Dic de 1945, p. 414 -
415.
"La enseñanza de la arquitectura", RABA, Madrid, 24 de Mayo 1959, p. 47 -
56.
a
CABELLO, LUISA M : "El pabellón español en la exposición universal de París", A. y C, 48, II; Madrid,
Febrero de 1899, p. 53-56.
"La sección de arquitectura en la exposición de Bellas Artes de 1899", A. y C, 57,
II, Madrid, Junio de 1899, p. 165-172.
CABRERO, FRANCISCO DE ASÍS: "D. Modesto López aero", R.N.A.,49, Madrid, Enero de 1963, p.
25.
"La Ciudad Universitaria de Madrid", C.O.A.M. y U. Complutense, Madrid, 1988,
p. 91-100.

i
CAMPO BAEZA, ALBERTO: "La Arquitectura racionalista en Madrid", Tesis Doctoral, Madrid, Abril de
1976, p. 97-102,210-214.
CAPITEL, ANTÓN: "Arquitectura de Madrid. Siglo XX", Tañáis, Madrid, 1999, p. 6 2 - 9 7 .
CARVAJAL, FRANCISCO JAVIER: "La Ciudad Universitaria de Madrid", C.O.A.M. y U. Complutense,
Madrid.1988, p. 137-149.
C.O.A.M., Publicaciones: "La obra de Luis Gutiérrez Soto", Madrid,1978, p. 53 - 57.
C. S. I.C.: "1934-1984.Conmerrioración del 50 Aniversario", C.S.I.C, Madrid, 1984, p.3-15.
CORT, CÉSAR.: "D. Modesto López Otero", R.N.A.,49, Madrid, Enero de 1963, p.13 -17.
CHÍAS, PILAR: "La Ciudad Universitaria de Madrid", U. Complutense, Madrid, 1986, p. 37 - 43,51 - 61,
72-81,167-170.
"La Ciudad Universitaria de Madrid", C.O.A.M. y U. Complutense, Madrid, 1988,
p. 163-207.
"Modesto López Otero", Urbanismo, 20, Madrid, 1993, p.116 -121.
CHUECA GOITIA, FERNANDO: "Torres Balbás", R.N.A., 34, Madrid, Octubre de 1961, p. 47 - 49.
"Discurso ingreso en la Real Academia de la Historia", Boletín de la Academia de
la Historia., Madrid, 1966, p. 94 - 95.
"El neomudéjar: última víctima de la piqueta madrileña", C.O.A.M., Ciclo de
conferencias, Madrid,1971, p. 3 - 5.
"Madrid, ciudad con vocación de capital", Pico Sacro, Santiago de Compostela,
1974, p. 377-390.
"Historia de la Arquitectura OccidentaLFases finales y España", Dossat, Madrid,
1980, p. 251-316.
"Historia de la Arquitectura occidental. Sigb XX", Dossat, Madrid, 1980, p.170-
222.
"Arquitectura neoclásica", Historia de la Arquitectura Española, 4, Eclusivas de
Ediciones, Zaragoza, 1987, p.1561 -1574.
"Ventura Rodríguez, Juan de Villanueva y Marqués de Cubas, 3 arquitectos y
personajes del urbanismo madrileño", A.I.EM, XXXVII, Madrid, 1989, p.149 -159.
"El gran arquitecto Luis Moya Blanco", Academia, 70, 1er semestre, Madrid,
1990, p. 29-34.
"Arquitectura de Madrid. SigfoXX", Tañáis, Madrid, 1999, p.10-25.
D E LUZ, RICARDO: l a s Ordenes menores y la Catedral de Cuenca", Luz Lamarca, Cuenca, 1980,
p.9-16.
DlEGUEZ, SOFÍA: "La Ciudad Universitaria.de Madrid", C.OAM. y U. Complutense, Madrid, 1988, p.
55-70.
DOMÍNGUEZ UCETA, ENRIQUE: "La Ciudad Universitaria", Periódico El Mundo, Madrid, 19 de Enero de
1999, p. 4.
DOMÍNGUEZ Y ARNICHES, MANUEL.: "Hotel Municipal en Córdoba", R.N.A.,127, XII, Madrid, Julio de
1952,p.14-18.
FERNANDEZ ALBA, ANTONIO: "La Ciudad Universitaria como Empresa Cultural: Su planificación y
diseño", Ciudad y Territorio, 8, Madrid, Mayo-Agosto de 1969, p. 53 - 57.
"El arquitecto Ventura Rodríguez", Museo Municipal, Madrid, 1983, p.1-6.
"Arquitectura Madrileña de la primera mitad del S.XX", Museo Municipal, Madrid,
Marzo de 1987, p.11-18.
"La Ciudad Universitaria de Madrid", C.OAM. y U. Complutense, Madrid, 1988,
p. 151-161.
FERNANDEZ BALBUENA, GUSTAVO: "José Yarnoz Lamosa", Arquitectura, 70, Vil, Madrid.1925, p. 29 -
39.
"Casas en la C/ Miguel Ángel", Arquitectura, 119, XI, Marzo de 1929, p. 95 - 98.

o
FERNÁNDEZ ORDOÑEZ, JOSÉ ANTONIO Y NAVARRO, JOSÉ RAMÓN: "Eduardo Torroja, ingeniero",
Pronaos, Madrid, 1999, p.179-191.
FERNÁNDEZ PUJOL, JOSÉ IGNACIO, : "Proceso de restauración del Monumento a las Cortes de Cádiz
de 1812", Memoria de proyecto, Cádiz, Octubre de 1994, p. 1 - 57.
FERNÁNDEZ SHAW, CASTO: "Palacios ha muerto", R.NA, 47 y 48, IV, Madrid, Nov-Dic de 1945, p. 390
-392.
"La obra del arquitecto Antonio Palacios", Construcción y Rascacielos, 33, 2 a
época, Madrid, Enero-Febrero de 1946, p. 30 - 37.
FLORES, CARLOS: "Secundino Zuazo", H. yA.,75, Madrid, Marzo-Abril de 1958, p. 122 -129.
"Teodoro Anasagasi Enseñanza de la Arquitectura", R.NA,240, Madrid, Enero-
Febrero de 1983, p. 35 - 36.
"Arquitectura Española contemporánea", Aguilar, Madrid, 1961, p. 172 -174.
"La Ciudad Universitaria de Madrid", C.O.A.M. y U. Complutense, Madrid, 1988,
p. 101 -124.
FLÓREZ URDAPILLETA, ANTONIO: "Notas para una posible reforma de la enseñanza en la carrera de
arquitectura", Arquitectura, 47, Madrid, Marzo de 1923, p. 67.
Discurso ingreso en Bellas Artes, R A B A , Madrid, 13 de Marzo de 1932, p. 10-
13.
a
G -GUTIERREZ MOSTEIRO, JAVIER: "Cuaderno de apuntes de construcción", I. Juan de Herrera,
Madrid, 1993, p. 15-22.
GARCÍA LOMAS, MIGUEL ÁNGEL: "D. Modesto López Otero", R.N.A.,240, Madrid, Enero de 1963, p.
5-6.
GARCÍA MERCADAL, FERNANDO: "Desde Viena: La nueva Arquitectura", Arquitectura, 54, Madrid,
Octubre, 1923, p. 335-337.
"Racionalismo español", Nueva Forma, 33, Madrid, Octubre de 1968, p. 91 -
99.
a
GARCÍA MORALES, M VICTORIA: "Arquitectura Madribña de la primera mitad del S.XX", Museo
Municipal, Madrid, 1987, p. 63-88.
GIMÉNEZ SERRANO, CARMEN: 'Diseño y Arquitectura: Edificios bancarios Madrileños, 1882-1936", U.
Complutense de Madrid, Madrid, 1987, p. 254 - 337.
"La Monarquía y la Ciudad Universitaria", C.O.A.M. y U. Complutense, Madrid,
1988, p. 27-38.
GÓMEZ MORALES, MARIANO: "D. Modesto López Otero", R.N.A.,49, Madrid, Enero de 1963, p. 8 - 9.
GÓMEZ MORAN, MARIO: "Arquitectura y sociedad", Historia de la Arquitectura Española, 5, Exclusivas
de Ediciones, Zaragoza, 1987, p.1686 -1692.
GONZÁLEZ, ANÍBAL: "Exposición Hispano-americana de Sevilla 1914", A. y C, 235, Madrid,
Febrero de 1912, p.34-48.
GINER DE LOS RÍOS, BERNARDO: "50 años de Arquitectura española. 1900-1950", Patria, México,
1952, p. 27-54,96-100.
GONZÁLEZ DE AMEZQUETA, ADOLFO: "Monográfico sobre Antonio Palacios", R.NA, 106, Año 9,
Madrid, Octubre de 1967, p.6 -10.
"Arquitectura neomudéjar madrileña de los siglos XIX y XX". R.N.A.,125, Año II,
Madrid, Mayo de 1969, p. 2 - 7 .
GUTIÉRREZ SOTO, LUIS: "Don Modesto López Otero", R.N.A.,49, Madrid, Enero de 1963, p 18 - 20.
"Breves consideraciones sobre la nueva Arquitectura", RABA., Madrid, 15 de
Mayo 1960, p. 55-65.
HERNÁNDEZ, PILAR: la Ciudad Universitaria de Madrid", C.O.A.M. y U. Complutense, Madrid, 1988,
p.71-90.
HERNÁNDEZ GIL, DIONISIO: "Restauración de la Catedral de Cuenca", La Escuela de Madrid, 9,
Madrid, Mayo de 1985, p. 74 - 78.

T
HERRERO MARÍN, RAMÓN: "Arquitectura Madrileña de la primera mitad del S.XX", Museo Municipal,
Madrid, Marzo de 1987, p.1 -10.
LACASA, LUIS; "Escritos 1922-1931". José Porrúa Turanzas, Madrid,1976, p. 84.
LAMPÉREZ, VICENTE: "Arquitectura Civil Española", Saturnino Calleja, Madrid, 1922, p. 378 - 379.
"La Catedral de Cuenca". Archivos, Bibliotecas y Museos, Madrid, Diciembre,
1902, p.1-9.
"Obras de reconstrucción de la Catedral de Cuenca" A y C.,174, XI, Enero de
1907, p.4-7.
LASSO DE LA VEGA JAVIER: "La Biblioteca como edificio funcional", C.S.I.C, Madrid, 1948, p.4 - 8.
LOMOSCHITZ, EMMA: l a Ciudad Universitaria de Madrid, C.OAM. y U. Complutense, Madrid, 1988,
p.209-220.
"Obras de Eduardo Torroja" Instituto Torroja, Madrid, 1936, p. 263 - 271,209 -
220.
LÓPEZ OTERO, MODESTO: (Véase bibliografia específica).
LÓPEZ PELAEZ, JOSÉ MANUEL: "Sedes Sepientae. Apuntes desde la Ciudad Universitaria de Madrid",
Arquitectura, 255, LXVI, IV época, Madrid, Julio-Agosto de 1985, p. 76^87.
LUQUE, JAVIER DE : "Notas Críticas. La Ciudad Universitaria de Madrid", Góngora, Madrid, 1931,
p.83-87.
MARTÍN, ANTONIO: "Las misiones españolas en California", Arquitectura^26, XI, Madrid, Noviembre
de 1929, p. 379.
MENENDEZ PIDAL, LUIS: "La Catedral de Oviedo, obras de restauración", Reconstrucción,57, VI,
Madrid, 1945, p. 316-344.
MOYA, LUIS: "Arquitectos olvidados: Teodoro Anasagastj y José Manuel Aizpurúa", R.N.A., 191, XVII,
Madrid, Noviembre de 1957, p. 5 -13.
"Recordando a Luis Gutiérrez Soto", Academia,44, Madrid, 1977, p. 5 -15.
"Introducción. Historia de la Arquitectura Española", I, Exclusivas de Ediciones,
Zaragoza, 1987, p.1-29.
l a Ciudad Universitaria de Madrid", C.OAM. y U. Complutense, Madrid, 1988,
p. 125-135.
MONEO, RAFAEL: "Un viejo tema (recuerdo a la memoria de Eduardo Torroja)", Nueva Forma, 32,
Madrid, Septiembre de 1968, p.12-16.
"Madrid, los últimos 25 años", Hogar y Arquitectura, 75, Madrid, Marzo-Abril de
1968, p. 47 - 5 .
NAVASCÚES PALACIO, PEDRO: "El problema del eclecticismo en la arquitectura española del s. XIX",
Revista de Ideas Estéticas, Madrid, 1971, p.111 -125.
"Arquitectura y Arquitectos madrileños del SXDC, Instituto de Estudios
Madrileños, Madrid, 1973, p. 273 - 321.
"Los premios de Arquitectura del Ayuntamiento de Madrid (1901-1918)". Villa de
Madrid, 52, Tomo 3, Madrid, 1976, p.15 - 26.
"La Escuela de Arquitectura de Madrid", Anuario E.T.S.A.M., Madrid, 1991-1993,
p.10-17.
"Arquitectura española, (1808-1914)", Summa Artjs XXXV, Espasa Calpe,
Madrid, 1997, p. 675-707.
ORTEGA Y GASSET, JOSÉ: "Misión de la Universidad", Alianza, Madrid, 1982, p.1 - 36.
PALACIOS RAMILLO, ANTONIO : "Extracto de discurso ante la Real Academia de Bellas Artes", R.N.A.,
47 y 48, Madrid, Nov- Dic de 1945, p. 402 - 404.
"Ante una moderna arquitectura", R.N.A., 47 y 48, Madrid, Dic-Nov de 1945, p.
405-412.
"El Hotel Florida", C.M., 4, Año XXII, Madrid, Febrero de 1924, p. 40.
PARDO CANALÍS, ENRIQUE: "La Ciudad Universitaria", Instituto Estudios. Madrileños, Madrid, 1959,
p.10-25.

/i
PAZ, INÉS DE LA: "La Rehabilitación del Teatro Amaga" BIA, 113, Bilbao, 1988, p. 61 - 65.
PÉREZ ARROYO, SALVADOR: "Proyectos 1978-1990", Fundación Cultural C.O.A.M., Madrid, 1992,
p. 367-381.
PÉREZ ROJAS, FRANCISCO: "Arquitectura Madrileña de la primera mitad del S.XX", Museo Municipal,
Madrid, Marzo de 1987, p. 93 -158.
PONCE CORDONES, FRANCISCO: "Un paseo alrededor del Monumento a las Cortes", Anafes de la
R.A.B. A. de Cádiz, Cádiz, 1993, p. 86 -115.
REPULLÉS, ENRIQUE: "Eduardo Adaro", A. y C, 163, X, Madrid, Febrero de 1906, p. 68 - 71.
Ruiz GARCÍA, ENRIQUE: "Modesto López Otero: Una intensa vida de trabajo", Periódico El Español,
Madrid, Junio 1955, p. 10-13.
SAMBRICIO, CARLOS: "Reconstrucción en la España de la postguerra", Cuadernos de Arquitectura y
Urbanismo, 121, Madrid, Enero de 1977, p. 21 - 33.
"Por una posible Arquitectura falangista." Arquitectura, 199, Madrid, Marzo-Abril
de 1976, p. 80-82.
"Arquitectura de Madrid. SigbXX", Tañáis, Madrid, 1999, p. 52-66.
SAN ANTONIO, CARLOS: "20 años de arquitectura en Madrid. La edad de plata. 1918-1936",
Comunidad de Madrid, Madrid,1996, p. 23 - 60.
"El Madrid del 98. Arquitectura para una crisis. 1874-1918", Consejería de
Educación y Cultura,. Comunidad de Madrid, Madrid, 1998, p. 101 -159.
"El Madrid del 27. Arquitectura de Vanguardia", Comunidad de Madrid, Madrid,
2000,p.15-25.
SÁNCHEZ CANTÓN, JOSÉ: "Necrológica de D. Modesto López Otero", R.A H., Enero-Marzo de 1963, p.
10.
SERT, JOSÉ LUIS. "Obras y proyectos, 1929-1973", Cuadernos de Arquitectura y Urbanismo, 93,
Madrid, Nov-Dic de 1972, p. 2 - 46.
TAFURI, MANFREDO Y DAL CO.FRANCESCO: "Arquitectura Contemporánea II", Aguilar, Madrid, 1980, p.
251.
TERÁN, FERNANDO DE: "Leopoldo Torres Balbás 1888-1960", Arquitectura, 24, Madrid, Diciembre de
1960, p. 13.
TORRES BALBÁS, LEOPOLDO:"Arquitectura española contemporánea", Arquitectura, 67, VI. Madrid,
Noviembre de 1924, p. 108.
"Necrológica de Gustavo Fdez. Balbuena", Arquitectura,153, XIV, Madrid,
Septiembre de 1932, p. 199 - 203.
TORROJA, EDUARDO: "Obras de Eduardo Torroja", Instituto Torroja, Madrid, 1936, p. 263 - 271.
l a s estructuras de Eduardo Torroja", CEDEX, M° de Fomento, Madrid, 1958, p.
53-57.
"Monográfico", Nueva Forma, 32, Septiembre de 1968, p. 2 - 41.
UCHA DÓNATE, RODOLFO: "50 años de la Arquitectura española. 1900-1950". Adir, Madrid, 1980, p.
17-19,47-78,125-137.
UGARTE CAISECA, JESÚS: "Parque forestal en la Ciudad Universitaria de Madrid", Gran Madrid, 4,
1949, p. 7 - 1 1 .
UREÑA, GABRIEL: "Arquitectura y Urbanismo Civil y Militar en el período de la Autarquía. 1936-1945",
ISTMO, Madrid, 1979, p. 1-49.
URRUTIA, ÁNGEL: "El pabellón de Cristal de la Casa de Campo", Comercio e Industria, Madrid, Mayo
de 1982, p. 31-32.
"Arquitectura de 1940 A198CF, Historia de la Arquitectura Española, 5, Exclusivas
de Ediciones, Zaragoza, 1987, p.1839 -1848.
"Arquitectura española del siglo XX", Manuales Arte Cátedra, Madrid, 1997, p.
225-300.
VELÁZQUEZ BOSCO, RICARDO: "El barroquismo en Arquitectura", Arquitectural, Madrid, Abril de
1920, p. 36-41.

^
YÁRNOZ LARROSA, JOSÉ: "La arquitectura en las exposiciones oficiales", Arquitectura, 62, Vil, Madrid,
Junto de 1924, p. 191-193.
"Ventura Rodríguez y su obra en Navarra", RABA, Madrid, 17 Abril de 1944, p.
65-74.
"Necrológica de Modesto López Otero", Academia,15, Madrid, 2° sem. de 1962,
p.7-11.
ZAVALA, JUAN DE: "La Arquitectura", Pegaso, Madrid, 1945, p. 149 -150.
ZUAZO UGALDE, SECUNDINO: "Unas palabras", Arquitectura, 153, Madrid, Enero de 1932, p. 5 -13.

£
BIBLIOGRAFÍA DE LÓPEZ OTERO

1.- DISCURSOS:

1.1.- REAL ACADEMIA DE LAS BELLAS ARTES:

-Ingreso de Modesto López Otero: "Una influencia española en la Arquitectura norteamericana''.


Contestación: Miguel Blay. 9 de Mayo de 1926.
-Ingreso de Cesar Cort: "Morfología de las grandes urbes". Contestación: Modesto López Otero.
20 Junio de 1940.
-Ingreso de J. Yarnoz Larrosa : "Ventura Rodríguez y su obra en Navarra". Contestación:
Modesto López Otero. 17 de abril de 1944.
-Aniversario de la Real Academia: l o s académicos arquitectos en eltiempode Goya". Contestación:
Modesto López Otero. 11 de Mayo de I946.
-Ingreso de Pascual Bravo: "La enseñanza de proyectos de Arquitectura". Contestación : Modesto
López Otero. 25 de Mayo de 1954.
-Nombramiento de Director de la Real Academia, Modesto López Otero: "Homenaje a Menendez
Pidal". 28 de Enero de 1956.
-Toma de posesión como Director de Modesto López Otero, Marzo de I956.
-Ingreso de Pedro Muguruza: "Los servicios del país Vasco a la arquitectura nacional". Contestación:
Modesto López Otero. 27 de Abril de I956.
-Ingreso de Diego Angulo : " La arquitectura neoclásica en Méjico". Contestación : Modesto López
Otero. 30 de Noviembre de I958.
-Entrega de la Medalla de Oro de Bellas Artes a Modesto López Otero: "Homenaje a Lázaro
Galdiano". 15 de Diciembre de 1959.
-Ingreso de Luis Gutiérrez Soto; "Breves consideraciones sobre la nueva arquitectura". Contestación:
Modesto López Otero. 15 de Mayo de 1960.

1.2.- REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA:

-Ingreso de Modesto López Otero: "La técnica moderna en la conservación de monumentos".


Contestación: D. Elias Tormo. 3 de Enero de 1932

1.3.-OTROS:

"Pablo Céspedes y Vicente Carducho", Instituto España, San Sebastián, Inédito, 22 de Septiembre
1939.
"50 años de enseñanza de la arquitectura", ET.S.A.M, Madrid, Febrero de 1952.
"Pasado y porvenir de la enseñanza de la arquitectura", E.T.S.A.M., Diciembre de 1944.
"Entrega de títulos a arquitectos y aparejadores de la promoción de 1954", E.T.S.A.M., Inédito, 24 de
Noviembre de 1954.
"La nueva arquitectura", Santiago de Compostela.Cu/so de verano,20 de Septiembre de 1955.
"La última lección del Profesor López Otero", E.T.S.A.M., Madrid, 13 de Diciembre de 1955.
"La arquitectura en la época de Carlos V". U. de Santander, 22 de Abril de 1959.
"El hormigón armado en la creación arquitectónica", I.T.C.C, Mayo de 1959.
"25 aniversario del I.T.C.C", Instituto Torroja, Madrid, 9 de Marzo de 1960.
"Félix Cardellach. Arquitecto Moderno", E.T.S.A. Zaragoza, Abril de 1962.
"Homenaje a Torroja", Instituto Torroja, Madrid, Inédito, 15 de Junto de 1962.

i
2.-CONFERENCIAS:

"Cátedra Luis Vegas". Homenaje en la E.T.SAM, Inédito, 1940.


"La conclusión de la Catedral de Valladolid", Concurso National de Arquitectura de 1943, Universidad
de Valladolid, 7 de Mayo de 1944.
"Liturgia y Arquitectura", Seminario de la EJ.S.AM, Madrid, Inédito, 13 de Diciembre de 1955.
"Centenario del nacimiento de D. M. Menendez Pelayo". Instituto de España, 28 de Enero de 1956.
"La enseñanza y laformaciónen Arquitectura", ET.S.AM, Madrid, 1956.
"La Nueva Arquitectura", Inauguración de la cátedra Ricardo Magdalena, Zaragoza, 1 Agosto de
1959.
"Alfonso XIII, Santander y la Ciudad Universitaria", U. La Magdalena. Santander, 22 de Abril de 1959.

3.-ARTÍCULOS

"Hotel en la C/Alvarez de Baena", C. M., 21, Año XIV, Madrid, Noviembre de 1916, p.302 - 303.
"Casa del Dr. Juan Cisneros", C. M., 3, Año XV, Febrero de 1917, p. 25 - 26.
"El Hotel Nacional", Arquitectura Española N°XII, Oct-Nov-Dic. de 1925, p. 4 - 7.
"El faro de Alejandría", Al Andalús, R. A. H, Caja 12, N°26013,1933, p.293 - 300.
"Proyectos de la Ciudad Universitaria", Nuevas Formas, 6, Año II, Madrid, 1935, p.281 - 328.
"La arquitectura de la Ciudad Universitaria de Madrid", R.N.A., 4, Madrid, Abril de 1941, p. 55 - 63.
"Schinkel", R. N. A., 12, Madrid, Diciembre de 1941, p. 2 - 8.
"La nueva Escuela de Arquitectura en la Ciudad Universitaria", R. N. A, 20, Madrid, Agosto de 1943,
p.296-300.
"La conclusión de la Catedral de Valladolid", U. de Valladolid, Valladolid, Mayo de 1944, p. 60-80.
"Pasado y Porvenir de la enseñanza de la Arquitectura", R. N. A., 38, Madrid, Febrero de 1945, p.38 -
51.
"Cien años de la Escuela de Arquitectura", R. N. A., 38, Madrid, Febrero de 1945, p.38 - 51.
"La Arquitectura en 1844", R. N A., 38, Madrid, Febrero de 1945, p.58 - 63.
"Los académicos arquitectos del tiempo de Goya", R. N. A., 58 y 59, Madrid, Octubre-Noviembre de
1946, p. 225-230.
"El Museo Nacional de Arquitectura", R.N.A., 66, Junio de 1947, p. 229 - 230.
"D. Aníbal Alvarez Bouquel", R. N. A, 83, Madrid, Noviembre de 1948, p.4 - 5.
"D. Matías Lavíña Blasco", R. N. A., 83, Madrid, Noviembre de 1948, p. 5 - 6.
"D. Isidro González Velazquez" R. N A, 85, Madrid, Enero de 1949, p. 43 - 47
"El Museo Nacional de Arquitectura", R. NA, 66, Madrid, Junio de 1949, p. 229 - 232.
"Iglesia de Santo Tomás de Aquino", Gran Madrid, 5, Madrid, 1949, p. 12 -14.
"D. Agustín Cean Bermúdez", R. N A., 101, Madrid, Mayo de1950, p. 235 - 238.
"D. Agustín Cean Bermúdez", R. N A., 102, Madrid,Junio de 1950, p. 279 - 282.
"D. Miguel Duran Salgado", R. N. A.,103, Madrid, Julio de 1950, p. 327 - 330.
"Cincuenta años de enseñanza", R. N. A., 116, Madrid, Agosto de 1951, p. 9 -16.
"D. Pedro Muguruza", R. N. A., 122, Madrid, Febrero de 1952,1 - 3.
"El hormigón armado en la creación arquitectónica", /T.C.C., Madrid, Mayo de 1952, p. 3 -13.
"El II Centenario de la Real Academia de Nobles Artes de San Femando", R.NA, 132, Madrid,
Diciembre de 1952, p. 13-16.
"D. Juan Moya Idígoras", R. N. A , 137, Madrid, Mayo de 1953, p. 1.
"El arquitecto Augusto Perret", /T.C.C., 62, Madrid, Junio-Julio de 1954, p. 109 -110.
"La última lección del profesor López Otero", R. N A, 162, Madrid, Junio de 1955, p.1 - 6.
"D. Luis Bellido", R. A H., Caja 96, N°2100.15 Dic, 1955, p. 12.
"La nueva Arquitectura", R. N. A, 169, Madrid, Enero de 1956, p. 1 - 1 1 .

p
"Centenario del Nacimiento de Menendez Pelayo", R. A. H., Caja 736, N°16450,1956, p.15.
"El Arco de Triunfo en la Ciudad Universitaria", R. N. A, 179, Madrid, Noviembre de 1956, p. 21 - 22.
"La Arquitectura Española en la época de Carlos V", U. Menendez Pelayo, Santander, 1958, p. 7 - 36.
"25 años de la fundación del Instituto Técnico de la Construcción y el Cemento", /T.C.C., 208, Mayo
de1959,p.3-13.
"Alfonso XIII, Santander y la Ciudad Universitaria", C.O.A.M., Delegación de Santander, Abril de 1959,
p. 1 -18.
"Necrológica de Fernando Alvarez de Sotomayor", Academia,10, Madrid, Marzo de 1960, p. 5 -10.
"Necrológica de Gregorio Marañon", Periódico ARRIBA, Madrid, 9 de Marzo de 1960, p. 30.
"La nueva Arquitectura", E.T.S. de Zaragoza, Zaragoza, 1960, p. 7 - 21.
"Eduardo Torroja y los arquitectos", R. N. A., 31, Madrid, Julio de 1961, p. 37 - 38.
"José González de la Peña (1887-1961)", Academia, 13,2o sem. de 1961, p. 7.
"D. Juan March y los artistas", Periódico ABC, 11 Marzo 1962, p. 40.

-Y YÁRNOZ LARROSA : "Arquitectura Española Contemporánea", A., y C, Madrid, Julio de 1912, p. 211
-217.

- Y BRAVO, PASCUAL; DE LOS SANTOS, MIGUEL; AGUIIRRE, AGUSTÍN; GARRIGUES, MARIANO; BARROSO,
JAVIER, RIPOLLÈS, ERNESTO: "La Ciudad Universitaria de Madrid", M° de la Gobernación, Año I, 6,
Madrid, 1941, p. 1-56.

4.-INFORMES:

4.1 REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA:

"Ponencia de las Reales Academias sobre la acuñación monetaria". Boletín, Tomo CXI, 1877-1944.
"Ponencia de las Reales Academias sobre sobre la declaración de monumento de las murallas de
Pamplona", Boletín, Tomos I a CXV, 1877-1944.
"Iglesia de San Francisco de la Coruña", Boletín, Tomos I a CXV, 1877-1944.
"Declaración de monumento del Castillo de la Luz", Las Palmas, Boletín, Tomos I a CXV.1877-1944.
"Declaración de monumento de Puente Pedriña".Boletín, Tomos I a CXV, 1877-1944.
"El Monasterio de S. Pedro de Arlanza". Boletín, Tomo CXI, 4 de Mayo de 1934.
"El Claustro de San Vicente de Oviedo", Boletín, Tomo CXI, 4 de Mayo de 1934.
"El jardín de la Zarzuela", Boletín, Tomo CVII, 29 de Junio de 1935.
"Convento de Nra. Sra. de la Merced en Almazán", Boletín, Tomo CXVIII, Enero-Junio, 1945
"La Casa del nuevo Rezado", Boletín, Tomo CXVII, 31 de Marzo de 1945.
"Arco de Sta. Ana.Durango", Boletín, Tomo CXVII, 16 de Febrero de 1945.
"Palacio de Medina-Azahara", Boletín.Tomo CXX, Abril-Junio 1947.
"El Monte Urgull", Boletín, Tomo CXI, 29 de Abril de 1950.
"Iglesia del Convento de Isasi en Eibar", Boletín, Tomo CXXVIII, Abril-Junio de 1951.
"Edificio de la Real Academia de Barcelona", Boletín, Tomo CXXVIII, Abril-Junio de 1951.
"El Monasterio de San Pedro de Arlanza y el Pantano de Retuerta", Boletín, Tomo CXI, 3 Junio de
1952.
"Conjunto urbano de la villa de Atienza".Boletín, Tomo CXXXII.Enero-Marzo de 1953.
"Proyecto Municipal ante la fachada de la Mezquita de Córdoba", Boletín, Tomo CXXXV, Julio-Sept.
de 1954.
"Encomienda y corbata al Ayuntamiento de San Sebastián", Boletín, Tomo CXXXV, Julio-Sept. de
1954.
"Urbanización y acceso de la puerta de Amayuelas en Ciudad Rodrigo", Boletín, Tomo CXXXVII,
Julio-Sept. de 1955.

Q
"Conjunto urbano de la Villa de Atienza". Boletín, Tomo CXXXJI, Enero-Marzo de 1953.
"Necrológica de D. Luis Bellido". Boletín.Caja 96, Diciembre de 1955.
"El Castillo de Coca".Boletín, Tomo CXXXVIII, Enero-Marzo de 1956.
"Las murallas de Madrid", Boletín, Tomo CXL, 23 de Noviembre de 1956.
"La Isla de los Faisanes", Boletín, Tomo CXL, 19 de Abril de 1957.
"La fuente La Foncalada en Oviedo", Boletín, Tomo CXXXVII, Enero-Marzo de 1957.

te REAL ACADEMIA DE U S BELLAS ARTES:

"Castillo de la Basílica de Sta. MaRía la Real de Uxué",. Boletín, 30 de Mayo de 1935.

4.3 INÉDITOS:

"Adición de dos nuevas Torres al templo del Pilar de Zaragoza", Madrid, 19 de Diciembre de 1948.

Abreviaturas utilizadas: A. y C: Arquitectura y Construcción.


A.I.E.M.: Anales del Instituto de Estudios Madrileños.
C. y M.: Construcción Moderna.
H. y A.: Hogar y Arquitectura.
R A B A : Real Academia de Bellas Artes.
R.A.H.: Real Academia de la Historia.
R.N.A.: Revista Nacional de Arquitectura.

i n
CUADRO BIOGRÁFICO

1909
Aprobación de la reválida de la E.T.S.A.M. con Notable.

1910
Medalla de plata en la Exposición de México.
Premio de la Sociedad de Amigos del Arte
1911
Obtención de la Beca Hans Peschl.
Viaje a centroeuropa.
1912
Medalla de Oro en la Exposición Nacional con J.Yamoz Ganador, del Concurso para el Monumento a las Cortes
Lanosa de Cádiz.
Proyecto de la C/Fortuny, 35.
1914
Proyecto de hotel en C/Pinar N°10
1915
Presidente de la sección de Arquitectura del Circulo de Terminación de vivienda en CPinar,10.
Bellas Artes. Terminación de viviendas de C/Fortuny, 35
Proyecto de hotel en C/Alvarez de Baena N°10
1916
Matrimonio con Dña. Angela Ordeig.
Catedrático de Proyectos de la E.T.S.A.M.
1917
Proyecto de la Casa de Ejercicios de Chamartín.
1918
Terminación de hotel en C/Alvarez de Baena N°10
1919
Proyectos del Hotel Nacional y Hotel Gran Vía.

1920
Terminación de la Casa de Ejercicios.
1921
Miembro del Instituto Coimbra.
1923
Miembro de la Real Academia de Bellas Artes. Dirección de obras en la Catedral de Cuenca
Director de la E.T.S.A.M. Proyecto de edificio para "La Unión y el Fénix"
1924
Miembro honorario de la Sociedad de Arquitectos de
Uruguay.
1925
Vocal de la Junta Central de Espectáculos. Terminación del Hotel Gran Vía
1926
Ingreso en Bellas Artes. Terminación del Hotel Nacional
Adición de planta de ático en el Hotel Nacional
1927
Vocal de la Junta de Construcciones Civiles
1928
Arnnitartn.niroHnrHo la PinHaH 1 lni\/orcitaria Torminoriñn Hol Mnni imontr» a lac Pnrioc rio Citrih

1 1
Proyecto de Gran Hotel en Salamanca
Terminación de edificio de la "Unión y el Fénix"
Primer proyecto del Paraninfo de la C. Universitaria.
1929
Inspector de Monumentos Nacionales Terminación de Hotel Cristina en Sevilla.
Miembro de la Academia de la Historia Proyecto de Colegio de España en Paris
Proyecto de Viaductos del Aire y de tos 15 Ojos
y de Instalaciones Deportivas del Suroeste
1930
Consejero de Instrucción Pública Terminación del Gran Hotel en Salamanca.

1931
Segundo proyecto del Paraninfo de la C.Universitaria.
Paralización de la obras de la Catedral de Cuenca

1932
Ingreso en la Academia de la Historia
1933
Terminación de tos Viaductos y las Instalaciones
Deportivas de la C U .
1934
Terminación del Colegio de España en París.
1936
Comienzo de la Guerra Civil. Permanece en San
Sebastián.
1937
Secretario de Bellas Artes.
1938
Miembro del Instituto España.
Vocal del Patronato del Museo del Prado.
1939.
Miembro de la Junta de Museos de Barcelona. Proyecto de Iglesia-convento de los P.P. Capuchinos
Secretario del Patronato del Museo del Prado. en Pamplona.
Comisario adjunto de la Bienal de Milán.
Juez depurador por la Junta Nacional.
1940
Vocal de la Junta patronal "Obra Pía de los Santos
Lugares".
1941
Censor de la Real Academia de Bellas Artes. Terminación de la Iglesia-convento de los P.P.
Miembro de la Junta Central consultora. Capuchinos de Pamplona.
Vicedirectordell.T.C.C.
1942
Miembro de la Comisión de las Academias filiales de
América.

1 9
1943
Vocal de la Comisión de la Catedral de Valladolid. Tercer proyecto del Paraninfo de la C. Universitaria.
1945
Reforma de los Almacenes Rodríguez
1946
Proyecto de Templo a Santo Tomas de Aquino.
Proyecto del Arco de la Victoria.
1947
Terminación de Reforma de los Almacenes Rodriquez
1948
Cuarto proyecto del Paraninfo de la C.Universitaria.
Vocal del Patronato de Escuelas Superiores de
Arquitectura de Barcelona y Madrid.
1949
Vocal del Consejo Técnico Admvo.del I.T.C.C.
1950
Socio de la Sdad. de amigos de Paisajes y Jardines.
1951
Canciller de la Mesa de España.
1952
Vocal del Patronato del Museo Nacional de Arte del
siglo XIX.
1953
Miembro de la Junta de la Congregación de
Arquitectos.
Académico correspondiente de la Academia de San
Carlos de Valencia.
1954
Presidente de la Comisión de Academiasfilialesde
América.
1955
Vicepresidente del 2° Patronato de la E.T.S.A.M.
Director del Instituto Juan de Herrera.
Director de la Real Academia de Bellas Artes.
Jubilación como Director déla E.T.S A M .
1956
Decano honorario del C.O.A.M. Terminación del Arco de la Victoria
Dimite de la Junta Directiva del Insbtuo. España
1957
Consejero de honor del Instituto Femando el
Católico.Zaragoza.
Académico correspondiente de la Academia de San
Jorge de Barcelona.
1958
Académico correspondiente de la Academia de Bellas
Artes de Valladolid.
1959
Miembro de la Hispànic Society of América.
Vocal del Patronato de la Alhambra.
1962
Fallece el 23 de Diciembre.

1 T
RESUMEN RESUM

Modesto López Otero nace en Valladolid el Modesto López Otero was borne in Valladolid on
24 de Febrero de 1885. Su infancia y the 24 February 1885. He spent his childhood
adolescencia transcurren en su ciudad there until 1904 when he moved to Madrid to
natal trasladándose a Madrid para ingresar become a student at the University of Madrid
en la Escuela Superior de Arquitectura en School of Architecture.
1904. Obtiene el título de Arquitecto en He graduated as an architect in 1910, starting a
1910 y partir de entonces comienza su professional career which would not finish until
labor profesional, la cual no cesará hasta el his death on the 23 December 1962.
mismo día de su fallecimiento el 23 de Although mainly known due to his role as head of
diciembre de 1962. the Madrid University project, López Otero also
Conocido fundamentalmente como el developed a long and wide activity as professor
arquitecto-director de la Ciudad of the University School of Architecture, initially
Universitaria de Madrid, desarrolló una as Professor of Projects (1916-1955). He was
dilatada actividad docente en la Escuela de made deán between 1923 and 1943, sponsoring
Arquitectura, como Catedrático de a deep modernisation of the "plan de estudios".
Proyectos primero (1916-1955) y como The great prestige rapidly achieved due to his
Director después (1923-1943) impulsando initial professional successes was worth his
la renovación del plan estudios. nomination as member of the Royal Academy of
El gran prestigio rápidamente alcanzado Arte (1923) and of History (1932) with wich he
debido a sus tempranos éxitos maintained a long lasting and fruitful
profesionales le valió su nombramiento collaboration throughout his life, becoming the
como miembro de las Reales Academias de first architec to be appointed Head of the Royal
las Bellas Artes (1923) y de la Historia academy of Arts (19&5).
(1932), con las cuales mantendría una larga He also received many other distinctions and
e importante colaboración durante toda su awards, such as commisary of the Milán
vida, siendo incluso el primer arquitecto biannual exhibition, member of the San Salvador
elegido Director de la Real Academia de las of Greece Academy, affiliated Acadèmies of
Bellas Artes (19 55). America, Academy of Valencia, Barcelona,
Recibió además otras muchas distinciones, Valladolid, Zaragoza, Hispànic Society of
Comisario de la Bienal de Milán , miembro America, Dean of the Architect's Association of
de las Academias de San Salvador de Madrid and Head of the Juan de Herrera
Grecia, de las academias filiales de Institute.
América, de la Academias de Valencia, de Together with other peers and the engineer
Barcelona, de Valladolid y de Zaragoza, de Eduardo Torroja he founded the Construction
la Hispànic Society of América, Decano del and Cement Institute, which proved to be
Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid y fundamental for the development of the quality
Director del Instituto Juan de Herrera. Fundó and technical evolution of the construction in
además, junto a otros compañeros y al Spain and for the spread in the use of reinforced
ingeniero Eduardo Torroja, el Instituto de la concrete.
Construcción y el Cemento, órgano que In 1947 he obtained approval for the creation of
resultó fundamental para la evolución de la the Museum of Architecture, a project which
técnica y la calidad constructiva en España despite having devoted a lot of time and efforts,
y para la difusión de hormgón armado en la never succeded due to lack of financing.
arquitectura. En 1947 logró la aprobación de A reflection of all these appointments and
un proyecto para la creación del Museo de nominations was the importance that his figure
Arquitectura, asunto al que dedicaría achieved during those years in the cultural and
muchas obras e ilusión, aunque quedaría social life. He took part in múltiple públic acts and
pronto truncado por falta de presupuesto. developed a constant collaboration with
Consecuencia de estos nombramientos Architectural and Art publications. producina a

1 A
fué la importancia que cobró su figura en el wide and large number of conferences and
panorama cultural y social español de arteles. The most common tòpics were the
aquellos años, siendo constante su teaching of Architecture, the new Architecture
presencia en multitud de actos, a la vez and the creation process, all of which he
que desarrolló una constante colaboración considered vital for the adequate development of
con publicaciones de arquitectura y arte the Architecture in Spain.
dejando un amplio número de conferencias The professional career of López Otero started
y artículos escritos. En ellos los temas más very successfully in 1911, year in which he was
tratados por el arquitecto fueron la awarded the first príze in the Exhibition
enseñanza en la arquitectura, la nueva organised by the Socidad de Amigos del Arte.
arquitectura y el proceso creador, He also won, in collaboration with his peer José
cuestiones que consideró de gran Yarnoz Larrosa and the Sculptor Aniceto
importancia para plantear un buen futuro Marinas, the contest for the monument to
para la arquitectura española. commemorate the One hundredth Anniversary of
La carrera profesional de López Otero the Cádiz Constitution.
comenzó brillantemente en 1911 al obtener That same year he was granted the Hans Peschl
el primer premio del Salón de Arquitectura scholarship, which allowed him to travel to
de la Sociedad de Amigos del Arte y ganar Austria and study the Architecture of the Austrían
también el Concurso del Monumento al secession period.
Centenario de las Cortes de Cádiz, éste He then started to receive mandatos such as the
último en colaboración con su compañero ones, in 1915, for the construction of the family
José Yámoz Lamosa y el escultor Aniceto houses of Mr. Miguel Blay and Mr Torán y
Marínas.Obtuvo también en este año la Harguindey. Both dissapeared nowadays, they
concesión de la beca Hans Peschl, gracias were quite different: the former, being very brutal,
a la cual pudo viajar a Austria y conocer la resembles the Maudes Hospital by A. Palacios,
arquitectura de la Secesión Vienesa. while the latter was more Frenen alike and
Posteriormente comenzó a recibir "historicista". That same year he was mandated
encargos como los hoteles particulares by Mr. Juan Cisneros the design of the
para D. Miguel Blay y para los Sres. Torán residentjal building located in Fortuny 35, clearly
y Harguindey en 1915, ambos influenced by the secessionist style. Also he was
desaparecidos y de estética muy distinta, el awarded the Almacenes Rodríguez building, in
primero un tanto brutalista recuerda al the oíd Gran Via (now disappeared).
hospital de Maudes de A. Palacios.mientras After these first works he got involved in his most
que el segundo resulta más afrancesado e important projecte: the house of the Jesuítas in
historicista. Ese mismo año recibe el the Duque de Pastrana Square, in a neomudéjar
encargo del edificio de viviendas de la style in stone and brick; the refurbishment of the
C/Fortuny N°35 para D. Juan Cisneros de Cuenca Cathedral, substituting Vicente
clara influencia secesionsita y los Lampérez after his death; the headquarters of
Almacenes Rodríguez en la antigua Gran La Unión y el Fénix at the Alcalá Street, his most
Vía.éste último también desaparecido. Tras emblemàtic work; and the Gran Via and Nacional
estas primeras obras realizaría sus hotels, the latter in the Paseo del Prado.
proyectos más importantes, la Casa de In the last three projecte mentioned it is very
Ejercicios de los P.P: Jesuítas en la Pza. clear the influence of the American high
del Duque de Pastrana de estilo buildings, in particular those of Louis. Sullivan in
neomudéjar en piedra y ladrillo visto, la Chicago.
rehabilitaciónde la Catedral de Cuenca en
sustitución del fallecido Vicente Lampérez, After finishing the National Hotel he is selected to
la sede de "La Unión y el Fénix"en la take part in the commission formed to travel to the
C/Alcalá, su proyecto más emblemático, y USA and prepare a report on American
los Hoteles Gran Vía y Nacional, éste Universities. After presenting the report he was
último en el P° del Prado. En estos tres made head of the Madrid University project, starting
a ven/ demandina task. due to the combinafon of

1 c,
últimos es evidente la influencia de los its magnitude and the deep politjcal and social
edificios en altura norteamericanos, en changes that took place, which implied a lot of
particular las obras de L. Sullivan. en modificatjons.
Chicago. Of the many buildings that composed the project
Tras finalizar esté proyecto es elegido para López Otero was responsible for the Paraninfo,
participar en la Comisión que debía viajar a making four different projects but never built and
América y realizar un informe acerca de las the Santo Tomás de Aquino Church, which
Universidades americanas. Tras la wasn't built either. The Arc of Triumph, in
presentación de dicho informe fué elegido collaboration with his disciple Pascual Bravo, the
arquitecto-director de la Ciudad 15 eyes and the Air viaducte, as well as the
Universitaria. Comenzaría entonces su labor SouthWest Sport facilities, in this case jointJy with
al frente del gran proyecto que fué la Ciudad Eduardo Torroja, were the other projects within
Universitaria de Madrid, trabajo que exigiría the University in which he participated.
una enorme dedicación, ya que, además de His job as responsible for the Madrid University
la magnitud del mismo, los cambios políticos project, although interrupted by the Civil War,
y sociales obligaron a multitud de profundas continued throughout his life. This, however, did
modificaciones.. De los múltiples edificios not prevented him from developing a certain
proyectados para la Ciudad Universitaria prívate activity. Examples of this are the Cristina
diseñaría López Otero únicamente el Hotel in Sevilla (1928) which shows an important
Paraninfo, del cual desarrolló cuatro Californian influence, and the Gran Hotel in
proyectos distintos, ninguno de tos cuales Salamanca (1930), this one more in line with the
se llevó a cabo, la Iglesia de Santo Tomás classical style.. In these same terms he
de Aquino, que tampoco se construyó, el developed the Spanish School in París (1931),
Arco de la Victoria en colaboración con su while the Capuchinos Church in Pamplona,
discípulo Pascual Bravo y los viaductos de dated 1939, presente a more actual and
los 15 ojos y del Aire y las instalaciones renovating look.
Deportivas del Suroeste en colaboración
The analysis of all these projects gives a clear
con el ingeniero Eduardo Torroja.
idea of his ability to perform a wide varíety of
Su trabajo al frente de la Ciudad
formats (only broken by the hotel projects) and
Universitaria, pese a ser interumpido
styles, a characteristic very difücult to find in
durante la Guerra Civil española, continuó a
other architeets of that period. It can be noticed
lo largo de toda su vida profesional, aunque
that in his ecclectic condition, López Otero used
mantuvo una cierta actividad privada en la
historie, elasie, seccesionist, neomudejar,
cual proyectó dos nuevos hoteles, el
colonialists or even modern styles, showing an
Cristina en Sevilla en 1928, en la que se
incredible capacity to adapt to each of them and
advierte un importante influencia de la
thus demonstrating his versatility and his deep
arquitectura californiana y el Gran Hotel en
Salamanca en 1930 nuevamente adscrito a knowledge of the different architectural styles.
la corriente más clásica. En estos mismos
términos se desarrolla el Colegio de España
en París, proyectado en 1931 mientras que
la iglesia de los P.P. Capuchinos en
Pamplona en 1939, presenta una tendencia
más actual y renovadora.
El estudio de estas obras deja patente una
gran variedad tipológica, solamente rota por
la continuidad de los encargos hoteleros, así
como una diversidad formal difícil de
encontrar en otro arquitecto de su época. Se
observa como en su condición de arquitecto
ecléctico. López Otero desarrolla

i a
composiciones historicistas, clásicas,
secesionistas, neomudéjares, coloniales e
incluso modernas demostrando una
asombrosa capacidad de adaptación,
dejando patente en cada uno de ellos su
versatilidad y su conocimento de los estilos
arquitectónicos.
APÉNDICE DOCUMENTAL:

Expediente académico p. 1.
Transcripción de notas inéditas p. 3.
Conversaciones sobre López Otero p.10.
Documentos inéditos p.26.
EXPEDIENTE ACADÉMICO

18 Marzo de 1910

Universidad Central Dibujo Lineal Ap.


Curso 1902-1903 Dibujo copia estatua.. Ap.
Dibujo copia yeso Ap.
Dibujo de detalle Ap.
Cálculo iunfinitesimal Ap.
Geometría Descriptiva Ap.

Universidad Salamanca Análisis Matemático.., Ap.


Geometria simétrica.. Ap.
Análisis natural Ap.
Geometría analítica... Ap.

Universidad Valladolid Física general Not.


Química general Sob.Mat.
Mineralogía y Botánica Sob.Mat.

Curso 1904 a 1905 Modelado en barro.... Ap


Mecánica Ap
Persepctiva y sombras. B.
Flora y Fauna Ap

Curso 1905 a 1906 Historia de la Arquit Ap,


Dibujo de conjunto Ap
Conoc. de matemática. Ap
Estercotomía Ap,
Resistencia materiales. Ap

Curso 1906 a 1907 Construcción arquit... Ap.


Hidráulica Ap
1er curso Proyectos- B.
Teoría del arte Ap

Curso 1907 a 1908 Comp. de edificios Ap


Salubridad Ap
Tecnología Ap
2° curso Proyectos Not,

l
Curso 1908 a 1909 Máquinas
Arquitectura legal
Topografia
3er curso Proyectos....

Diciembre de 1909: Verifica la reválida con la calificación de NOTABLE.


Tema: Proyecto de salón para conciertos de orquesta y orfeones.
Rectorado de la Ciudad Universitaria de Madrid.

2
LA NUEVA ARQUITECTURA

Muy pronto centenaria, 1844


Un siglo de aspiración- Mal instalada y ha hecho una profesión a la altura de Europa.
En la formación tanto como el plan, los medios.
- La gente quiere entender de arquitectura y no tiene cultura.
- Profesión y cultura.
- La Escuela hogar- la profesión hasta ahora de espaldas a la Escuela.
- No sólo adquisición del título sino todo lo demás.
Así:
Título profesional- (mínimo de formación)
Especialización
Extensión
Cultura y divulgación
Así la Escuela incluirá:
1 o La formación profesional del arquitecto:
a)Aulas y seminarios
b) Estudios
c) Laboratorios
c) Construcción de modelos
2 o Especialización:
a) Estudios
b) Seminarios de

I-Urbanización -Especialmente en aspecto, no soto arquitectónico, sino económico, social,sanitario,


formación de arquitectos municipales.
Il-De arquitectos conservadores de monumentos, que hoy tienen una disciplina y una técnica especial.
Ill-De arquitectura del jardín, que hoy no existe y cada día más importancia, no solo en lo urbanístico,
sino en la conservación detoshistóricos y en el particular moderno.

3o Laboratorios:
Además de la enseñanza, en dos aspectos fundamentales y con carácter público.
-De materiales: No repetir otro laboratorio como Caminos, Militares etc. Sino por
el contrario, lo que complemente nuevos materiales de revestimiento, de decoración.
-De luminotecnia: Que tanta importancia vatomandoen la decoración y función de los edificios.

3
OPINIONES DE ARTISTAS

"En mi opinión la pintura es un negocio exclusivamente mental, como lo son todas las
creaciones humanas en el campo del arte. Y prueba que estoy en lo cierto el trabajo y el tiempo que
se precisan para que las creaciones individuales cobren forma y encajen en la mente de los
demás". (Rafael Zabaleta)

"El arte moderno es una invención. El arte clásico soto que un hallazgo. Un hallazgo es un
nuevo ser. Una invención en tan solo un diferente método".

"Existen dos maneras de hacer buena escultura. Con la sensibilidad al servicio del oficio o con
la inteligencia al servicio del oficio, o con la inteligencia al servicio del concepto", "lo gótico es más
inteligente que lo griego, trocó el sentimiento de belleza por el sentido de lo espiritual. (Rebull).

"Actitud mística, desconfio del artista que no razona su arte con rigor intelectual- invención,
realización y medios, dijo Lemar". (Cossio).

"Todos los grandes pintores tienen puntos de coincidencia chocantes, lo cual quiere decir que
el verdadero talento del pintor es de una sola clase". (Domingo Caries).

"Trabajo con elementos del espíritu, con imaginación, mi arte es un arte de síntesis. Considero
que el lado arquitectónico de la pintura son las matemáticas, lo abstracto; yo quiero
humanizarlo".(Juan Gris).

Construcción del cuadro: 1 a Cortar el cuadro. 2 o Traza de ejes (o el eje). Estos ejes son la pauta
invisible que va a servir de base para la estructura de las obras. La obra obedece siempre a un
plan. No se comprende un cuadro sin una geometría subyacente.(Francisco Labarta).

4
EL PROBLEMA DE LA ARQUITECTURA IDEAL

1 o ¿ Puede existir la arquitectura, independiente de la satisfacción de una función de la vida


humana, es decir, no útil como unidad organizada, en puro conjunto de espacios y formas
limitativas, debidamente relacionadas?
2 o ¿ Y solamente expresar b subjetivo del autor?
3o ¿ En sentido poético y en sentido lógico?
4 o ¿ Y en cuanto a realización? Puede considerarse como tal una arquitectura ideal, no realizable,
superior a las posibilidades estructurales?
5o ¿Basta imaginar la arquitectura para que yo exista como tal? ¿Y expresarla plástica o
gráficamente?
6o ¿Será esto poema, poesía, con sentido poético, lírico, exclusivamente? El poema, no con
palabras, ni con sonidos, sino con formas espaciales y estrcuturales, sino formas arquitectónicas.
No será que las formas arquitectónicas son esas: que pueden servir a una función, según tema, o
no: es ecir a la expresión subjetiva, poética.
HOY la arquitectura va cambiando en nuestra vida.
La arquitectura ha dejado de ser negocio y personalismo. Es un problema social, moral, vital.
Quizás tos arquitectos vayan por delante, en las nuevas creaciones sociales, vitales.
"La nueva arquitectura es algo más que un sistema decorativo de aplicación universal" (Giedion)
Pero como es problema, asunto de vida, no desconoce las diferencias locales, en lo referente a
las necesidades, costimbres y materiales. (Cuenta el Universalismo). (Ver lo que dice Gropius).

DECADENCIA DE RACIONALISMO: Le Corbusier y Walter Gropius


Lo racionalista representa lo racional y b geométrico.
Lo orgánico representa lo ractonal y b orgánico.

RACIONALISMO: Obra de razón, no interesa la naturaleza


Universalidad: Regla, sistema, ley.
Arquitectura como mecanismo.
Formas estéticas basadas en geometria.
Intrelectualismo: actitud mental.

Reacciones contrarias: No importa la máquina, lo importante es vivir.


Anulación del sentimiento.
Tomaron la ingeniería como fin en vez de como fundamento.
Anulaba la personalidad.
Impetuosa reacción antihistórica.

Notas adbionates: El racbnalismo es de 1920 a 1930.


La orgánica de 1930 a 1940 en su preparación. Vino reacción en
Europa, contra el Racbnalismo, contra su esquematismo, cumple considerando sus principios, la
arquitectura debe ser racional.
En Europa: 1 o No vtene de América, es independbnte aqui. Respecto a to orgánico, representa
algo nuevo. 2 o Derivaba del racionalismo y significaba una superación, pero no una oposición al
Racionalsimo.
Dicen los organiscistas, (Alvar Aalto) : "El funcionalismo técnico no pretende ser toda la
arquitectura. La Orgánica pretende resolver problemas en el campo psicológico. Humanizar.
5
LA ARQUITECTURA RACIONALISTA

Principios de la arquitectura racionalista

Construyamos la estructura de las cosas sin ninguna división interior y cada cual las subdividirà
luego como quiera (La planta libre). La planta libre no ha sido el punto de partida de la Arquitectura
orgánica para una composición planimétrica, sino el resultado de una creación espaciaL.Establecer
de antemano las dimensiones generales de un edificio dentro de una figura goemétrica simple para
dejar luego que ésta se divida a voluntad, no es procedimiento espacial no es sino hacer una
sibdivisión mecánica de espacios no pensados, por cuanto estan predeterminados por el volumen.
La planta libre de Wright (arquitectura orgánica) se forma desde el interior hacia el exterior,
como consecuencia de una arquitectura centrífuga del espacio
La arquitectura orgánica ha traducido a términos espaciales una tradición planimétrica
expansiva
La arquitectura racionalista europea niega los materiales. Formas de abstracción
preconcebidas. Escala fuera de lo humano sometido.

De la arquitectura orgánica de Wright

Wright es el arquitecto en América que influye en Europa. La verdadera arquitectura es poesia.


Un buen edificio orgánico es el más grande de los poemas. Em América se le considera un poeta
con gloria nacional. Frente a tos racionalistas europeos, Wright predica la solución plegada a la
fenomenología humana. La coherencia con la vida consustanciadas con el espectador-actor,
pegada a la tierra, unida a la naturaleza. La poesía no está en la períieria, sino que es algo profundo
que hay que buscar en la vida a medida que se vive.
No es un culto estético, ni un juego de razón intelectual sino una nueva integración de la vida
humana. Wright ama el estilo gótico, lo contrario que Le Corbusier.

6
LA CIUDAD UNIVERSITARIA

El Futuro

El Plan que nos deja abierto el camino es apenas menos desordenado que el empirismo
obcecado que rechaza el plan.
¿Existía un ambiente propicio y se estaba en la posibilidad de fundar una política universitaria
en el ambiente de 1927?
Se necesitaba no solamente un nuevo conocimiento de los hechos, pues éstos en si mismos
son inertes, lo que si se necesitaba eran esos impulsos estéticos y plásticos que crean nuevas
actividades y nuevas fórmulas de contemplación.

La Planificación
La planificación implica la coordinación de las actividades humanas en el tiempo y en el espacio
sobre la base de los hechos conocidos respecto al lugar, al trabajo y a la gente.
A la Ciudad Universitaria no se la puede juzgar ahora, durante la construcción. Hay que
hacer un primer juicio de la idea, tener en cuenta las dificultades que la adulteran.
¿Que elementos además del profesor y del arquitecto deberían o debieran intervenir en
el planeamiento? Téngase en cuenta que se ha de operar con nuevos emergentes en lugar de
con viejos dominantes.
¿Que gran nota para España el de un gran esfuerzo colectivo para un fin cultural?
El área de la Ciudad Universitaria es justamente amplia para su función, pero también capaz,
por su evolución, de ejercer sobre ella el debido control.
¿Porque no se han empleado cubiertas de pizarra inclinadas, argumento= masas
grandes de edificios en formas no concentradas y no cuadranglar (El Escorial), diedros grises
en formas no cerradas.
En la Ciudad Universitaria queremos lograr la unión orgánica del jardín (la naturaleza) y
el aula y el laboratorio: LUZ, COLOR, ORDEN, REPOSO VISUAL.
Sacrificar el espacio, la convenciencia y la eficiencia al aspecto ornamental y" sin gusto
tradicionalista y caprichoso, es un error del que se ha querido huir en la Ciudad Universitaria.
El patio cerrado en una aglomeración es equivocado, columnas y elementos que
encarezcan y resten eficiacia económica, es un crimen.
Claro que la perfección de la C. U. no se consigue sin el complemento: Buenos
maestros. Quisiéramos que la CU. en vez de un mecanismo fuera un organismo.
La CU. es un organismo con la características de la biología: crecimiento, reparación,
renovación. Es una parte de la vida universitaria en sus tres aspectos: biológico, psicológico y
sociológico.
El fin del proceso social no es hacer que el hombre sea menos poderoso, sinoque
alcance un desarrollo más completo y humano que le capacite para exaltar los atributos
específicamente humanos de la cultura, que no sea carnívoro feroz ni autómata
insensato (Lewis Mumford: La cultura de las ciudades).
El regionalismo en arquitectura quiere decir adaptación de las condiciones naturales de
la tierra, del ambiente pero no que haya que aceptar formas tradicionales.
Al iniciarse el trazado de la CU. se planteó el problema de si el parque (jardín de la
CU.) debería considerarse como un recinto totalmente privado o cerrado con posible acceso al
público, o abierto, conviniéndose en que debería ser público, y tanto porque lo era

7
anteriormente, como por la consecuencia del contacto del pueblo con la CU. que aprendería a
amarla.
La Universidad de Alcalá en su evolución presenta fenómenos de crecimento detenido,
de muerte parcial y de auto regeneración en la CU. pero en otra forma puede que el principio
sea el mismo. Madrid es una metrópoli, una urbe mundial, míresela como heredera de la
Universidad de Alcalá.
Renovación biológica de la universidad! La CU. de Madrid ha dado el ejemplo, precisa
de FE en la comunidad para el objetivo final. Más trágico que la carencia de medios es la
carencia de fines.
En la CU. se ha conseguido la fórmula ideal: la enseñanza en plena naturaleza, el
escolar, el estudiante había de acudir al campo recorriendo grandes distancias.
En la CU. durante horas el estudiante debe vivir la vida de una ciudad natural, sin
comercios, sin ruidos ni aglomeraciones públicas, malolientes.
La Universidad no debe ser un producto consecuencia de la metrópoli y sin embargo
generalmente lo es, el mismo énfasis en los edificios, el mismo criterio urbano. La CU. tiende a
ser precisamente lo contrario.
Todavía no se ha pensado en la magnificiencía que pueden alcanzar las fiestas
escolares en unión de la naturaleza.
Dejar sentir el peso de la CU. sobre todo Madrid, y su valor sobre toda la Nación. El
Ayuntamiento de Madrid no comprendió esto, el tono que la CU. dá a Madrid.
La CU. es la Universidad. Lo que hace falta es que esta Universidad no pierda aqui el
poder, el mando.
En la CU. no se tiene la compresión, la apretura y la congestión que es la característica
de la población "neo-técnica". De los dos tipos en que pueden agrupar todos los trazados, el
formal o mecánico y el adaptativo o vital tienen sus inconvenientes. Lo mejor es el plan orgánico
que abarca ambos conceptos, ta adaptación y el orden formal, el funcional y la claridad y
coherencia abstracta del diseño, aprovecha la oportunidad y sin embargo resulta conveniente
en cualquier época.
La CU. representa, superando el carácter de la arquitectura neo-técnica materiales
sintéticos, superficies limpias, lisas, escasa ornamentación,.perfección en el marco de obra,
resistnecia en los nuevos materiales que hace cien años se iniciaron en el Crystal Palace de
Londres 1891.
La CU. tiene mucho que ver con la forma del avión. El trazado de la CU. es mejor que el de Madrid,
adaptado al terreno, con espacios verdes bien ponderados, más lógico, aunque su programa lo
permitiera así.
La arquitectura de la CU. no puede ser una arquitectura teatral de relumbramiento sino una
arquitectura eficiente, sana, práctica.
La Universidad tiene hambre de espacio, de luz, y de aire puro y de silencio
Como todo esto influye en los hábitos de vida y de trabajo. Si hay una característica dominante
en la CU. es la salubridad.
Las adaptaciones históricas son la negación de Is estilos históricos. La arquitectura histórica no
puede recuperarse.
El estilo arquitectónico debe armonizarse con elt razado, el carácter de ciudad. Un trazado
nuevo no puede contener formas viejas. Es importante conocer que grado de servicio hacen a la mente
y la salud del estudiante el ambiente puro de luz y el aire y de vegetación de la CU.
Así como en la ciudad medieval, en el centro se alzaba la Catedral o la iglesia principal tanto
por razones prácticas de reunión como por razones simbólicas y allí solían converger las principales

8
aitas. Plaza que era agora y acrópolis. La posición central de la iglesia constituía la base del trazado de
la ciudad medieval. Aquí la C.U. no tiene que ser así. ¿Por qué?
. La C.U. debe ser el refugio como lo era el claustro en la Edad Media, para el estudio y la
meditación. El carácter público de la C.U. puede haber sido un gran inconveniente. Error ha sido
interpolar otras circulaciones. La C.U. como sede de una nueva corporación. Cuanto más fuerte sea la
corporación mejor vivirá.
La Universidad ha llegado a ser para la ciudad moderna lo que la catedral para la cultura
predominantemente religiosa de la Edad Media" (Lewis Mumford: La cultura de las ciudades.)
"El arte está en el hombre, más para encontrado en su reino interior es necesario que el
hombre, todo entero, sepa trasfundirse en su obra".
"El arte del cual el hombre puede disponer en absoluto, aquel que no guarda secretos para él y
no se refleja nada, fuera de su gusto y su razón, ese arte es precisamente un arte sin el hombre, un arte
que no sabe expresarlo ni siquiera representarlo." (Lewis Mumford: op. cit.)
En la nueva arquitectura ha de estar la imagen del hombre. Ha de hablar el alma del arquitecto
al alma del hombre espectador.
El sacrificio del artista debe alcanzar al arquitecto. El peligro es que perezca la arquitectura. El
acontecimiento histórico y político actual es suficiente para transformar la arquitectura influyendo en sus
raíces para su transformación.
Por algo se reúnen la arquitectura, la música y la poesía lírica como artes afines que soto
representan al mundo interior o para decirlo con otras palabras expresan sin representar. La música y la
arquitectura, constituyen el criterio espiritual, el sentido íntimo de la obra.
Todas las artes, decía Schoppenhauer, aspiran al estado de la música.
"Composición", que vil esta palabra, decía Goethe.
En arquitectura, como en pintura y en poesía, la carencia de estilo significa al mismo tiempo
resecamiento del contenido humano: abundancia de fórmulas nuevas y disgregación del tejido vital de
la obra de arte.
La C.U. debió someterse a la crítica, como toda nueva organización urbana (o reforma), ¿pero
que crítica? Sería la competente, no la popular,sino la específica. (Y así se hizo con Rockefeller). Aquí
nadie sabía de esto. Y en todo caso lo conocían los arquitectos.
Pero aqui había que luchar con la gran fuerza de la tradición. Si ha de existir renovación en la C.U.
estableciendo ahora constantes que togicamante no han de variar.tales como luz, aire, silencio, las
variaciones eran las que acentúan o mejoran estas.

9
CONVERSACIÓN CON D. MIGUEL FISAC

En su casa-estudio de Alcobendas. El 16 de Octubre de 1991.

Preg: Que tipo de profesor y profesional era para Ud. D. Modesto?


Cont: Bueno, yo tengo que decir como preámbulo que López Otero a mi me parecía, mejor dicho,
era, un gran señor, y era buen profesor, lo que pasa es que no se mojaba. Era muy cuidadoso, muy
respetuoso de lo que pensábamos y lo que hacíamos, de forma que era difícil en la clase qué
tendencias o qué cosas podia plantear sobre cosas muy concretas sobre arquitecturas, sobre
movimientos, sobre circunstancias. Bien es verdad que el tiempo que yo traté con el fue el último
curso de proyectos que fue en el año 1941-42.
Siempre planteaba proyectos bastante espectaculares, el proyecto de fin de carrera fue un museo en
Mérida precisamente y anteriormente nos había puesto una estación de ferrocarril y el Arco de triunfo
de la Ciudad Universitaria.
Bueno, yo me llevé muy bien con él. Me acuerdo que en el proyecto del Museo de Mérida yo hice una
cosa romanas y me dijo: ¿Y la chimenea de la calefacción? y yo le conteste: Yo he vivido en Badajoz
y es un clima muy benigno no merece la pena poner calefacción, a lo que me contestó: Buena
manera de suprimir problemas.
Porque en aquello que yo había hecho una calefacción reventaba todo
En fin, él hacia comentarios pero no se metía en el fondo de los problemas que pudiéramos
hoy tener. Se veia que era un buen arquitecto, tiene creaciones realmente buenas y conmigo siempre
fue muy amable, muy atento.
El siempre insistió en la conveniencia de pasar por la Academia el título de arquitecto. Luego un día
me comento que daban un premio en la Academia que era de Carmen del Rio o algo asi. Era un
premio que daban entonces al acabarla carrera. Yo me presente y me lo dieron, comunicándome la
Academia que ascendía a 500 ptas, que entonces era algo.
El sobre su punto de vista no daba más, veia tos tableros, comentaba alguna cosa. De su
labor como arquitecto diré que a mi me parece que unas de las cosas que habría que resaltar es su
tema principal durante muchos años que fué la Ciudad Universitaria. Con ese motivo fue a
Norteamérica, vio la nueva arquitectura norteamericana de la época y yo creo que tiene influencias de
aquella época: Sullivan etc. En los hoteles por ejemplo yo creo que hacia una arquitectura muy
correcta.
Pero yo creo que hay un tema que hay que resaltar y es el encargo que le hizo "La Unión y el Fénix"
del edificio esquina con las Calatravas. Al encontrarse con aquel edificio, el luchó para hacer una
cosa que no rompiera la linea general del edificio de al lado. Como por otra parte le daban un
volumen que los propietarios no podian tirar por la borda pues él entonces hizo la solución de la torre
que ya no rompe la linea de la calle, lo que pasa es que luego llegó un arquitecto catalán e hizo
enfrente el Banco Vitalicio y se cargó la calle.
Yo he escrito en algun ocasión en algún libro de Madrid: Que si esto que hizo el arquitecto catalán lo
hubiera hecho un arquitecto madrileño en el Paseo de Gracia nos pondríantibios,y la realidad es que
cuando aquel hombre hizo aquello nadie se enteró. Ser cargó la calle de Alcalá y se quedó tan ancho.
Yo creo que López Otero hizo ese proyecto con verdadera sensibilidad y que no se lo
agradeció nadie por supuesto. Pero creo que era una obligación y realizó algo realmente interesante.
En un punto clave, en donde él puede lucirse, donde le exigen unas ordenanzas, unas restricciones
tremendas que cumplir, en vez de lucirse, algo fácil para él, y cargarse las Calatravas. Mantiene una
posición de humildad, de ver lo que conviene al, conjunto. Actúa como un arquitecto realmente sabio.
10
Creo que esto hay que destacarlo, así como en la Ciudad Universitaria no acierta , simplemente
porque pierde la escala. Creo que la Ciudad Universitaria esta fuera de escala.
Preg: Según algunos críticos hubo una excesiva inexperiencia en el caso de la Ciudad Universitaria.
Cont: Claro, porque por ejemplo en Boston, lugar donde ellos pueden tomar datos, es un estilo
completamente distinto, un neogótico. Pero se consigue un campus de cierto interés. En nuestra
Ciudad Universitaria no se consigue crear un tejido urbano y en consecuencia se desborda su
escala. Ya cuando se hizo una exposición sobre la Ciudad Universitaria comente que no era un
conjunto sino edificios sueltos. Por ejemplo, una Universidad sin grandes valores arquitectónicas es la
de Méjico sin embargo esta tratado en este sentido. Los edificios serán mejores o peores pero tienen
un valor urbanístico muy grande y consiguen una serie de espacios sociales importantes que están
dentro de todo eso. En ésta Ciudad Universitaria yo creo que no. Ahora, las cosas sueltas que el
personalmente hizo y la gente que eligió para hacerla son acertadas
De todas formas, yo la relación que tuve con él, que todavía seguia de Director de la Ciudad
Universitaria cuando yo hice, bueno cuando empecé, porque luego se quedo sin acabar, este
pequeño edificio que luego me hicieron unas cosas fatales porque ni se molestaron siquiera en
enterarse de lo que debía ser. Entonces yo dije, no quiero romper el paisaje abierto a la sierra etc.
que quise respetar.
Luego como Director pues, realmente fue muy eficiente, y yo tuve con él alguna cosa curiosa
porque como mi curso era muy reducido y habíamos pasado una cosa que entonces se llamaba el
ingreso complementario e hicieron una prueba muy fuerte que cuando llegamos tos que habíamos
quedado hicimos el examen con mucha facilidad.
Luego vino la guerra que nos interrumpió.

11
CONVERSACIÓN CON D. FRANCISCO JAVIER SAENZ DE OIZA

En su estudio de C/General Arrando N° 11. El 18 de Febrero de.1992.

Preg: Que tipo de profesor era López Otero? Obligaba mucho a seguir una serie de normas o daba
mucha libertad.
Cont: Hombre, López Otero era un profesor que consideraba la arquitectura con mayúsculas como
una bella arte y toda su preocupación era e problema formal de la arquitectura en el entendimiento de
lo que en aquella edad se entendía por formalismo, por composición, por belleza, por forma y esa era
su preocupacion.es decir, consideraba la arquitectura desde una angulación que hoy día está más
desprestigiada entendiendo la arquitectura como una bella arte. Intentando mantener esa dignidad de
la arquitectura, esa calidad que muchas veces en el movimiento del funcionalismo se habla más, la
palabra ya lo indica, del desarrollo de las funciones, de la adecuación de la planta a la función. Del
desarrollo de las plantas, que de el problema de la forma revolucionaría de la Bauhaus o de las
Escuelas mas avanzadas de arquitectura de Europa, del constructivismo, el plasticismo etc. El
cubismo, Le Corbusier, tos veía como movimientos dijéramos un poco apartados de la linea de la
evolución académica que seguía la arquitectura de la Escuela de Duránd, la Escuela francesa de la
Academia de Beaux Arts, de las grandes entregas detosseleccionados de la Academia que eran los
buenos. Los que hicieron el Teatro Nacional de París y todos eran pensionados en Roma y hacían
sus experiencias de Villa Madama y de villa Julia y encontrar al final la raíz de la pureza y de la
belleza de la arquitectura. Esa era la linea que defendía D. Modesto, trataba la arquitectura
ampulosamente, con una fuerza formal, osea que tos proyectos tenían que ser en cierta medida de
calidad formal, composición simétrica ejercicios muy académicos de arquitectura.
Preg: No admitía novedades?
Cont: Si, porque no iba a admitir, pero eramos tos alumnos tos que efectivamente asumíamos esa
manera de nueva producción de la arquitectura que ellos como maestros, pues en cierta medida
defendían. En aquel entonces no era, como si dijéramos, la pieza más destacada de la Escuela. El
profesorado tenía un nivel Anasagasti o Flórez o Torres Balbás o D. Modesto, en oposición con Moya
que en aquel momento empezaba. Pero Moya era más abierto, aunque a la vez era más opuesto,
tenía una gran oposición a la arquitectura del hormigón a la arquitectura de Le Corbusier y se
enfrentó....Yo creo que la posición de Moya podría venir posiblemente del enfrentamiento que tuvo
reconocido con Wright en el concurso del Faro de Colón, de Sto. Domingo, fue un concurso
sensacional de los años 20, creo que fué el 29. Se publicó uno o dos números especiales de la
Revista de Arquitectura dedicados a como es el Faro de Colon, entonces Moya fué descartado por
Wright que era parte del jurado y eligió un proyecto de tres cruces tumbadas en que hizo una especie
de monumento maya vertical, era una gran cruz con una figura, todo era un alarde de conocimiento
de como era la arquitectura precolombina no? Fabutosa.Moya era un monstruo. Y Moya había hecho
otros concursos y otros proyectos, Museos de Arte Moderno en Madrid en la linea del movimiento
digamos racionalista de la arquitectura a que Moya se convierte. Se paso después de la guerra a una
linea más continuista más académica, con lo de Zamora y la Universidad Laboral de Gijón. Siempre
fué un arquitecto que tenia una garra que no tenían otros. A lo mejor el mismo D. Modesto pues era
de una raíz mucho más académica pura. D. Modesto era el que inició la Ciudad Universitaria, que
desarrolló con Pascual Bravo el Arco de Triunfo. Hacía una arquitectura, en cierta medida digamos
estilizada de los órdenes clásicos, con una cierta depuración, una cierta limpieza.
Preg: Cree Ud. que aportó con su arquitectura López Otero hizo algo realmente novedoso?
Cont: Yo creo que el suyo era ese camino de la dignidad de la arquitectura. Porque su propuesta
para el Paraninfo de la Ciudad Universitaria pues era fabulosa en su diseño formal, pero era más
12
teórico ,no tenía, diríamos esa fuerza vital que tenía Moya, y eso que era un enfermo, tenía mala
salud, pero tenía una fuerza de producción que a mi me admiraba. Y D. Modesto aparecía siempre
como la gran figura de la arquitectura de la Diosa Atenea, una linea distante y distinta y a parece
como con una linea de delimitación. Procuraba no dibujar, sugerir que el alumno hiciera más
simétrico, más grandilocuente incluso con los proyectos que ponía de ejercicio, un edificio de oficinas
que tenía que tener una cierta composición, una Escuela o Academia de Bellas Artes para Madrid, un
Círculo de Bellas Artes, un Círculo de artistas, un Museo Colombino en Huelva, estos eran los
proyectos que proponía siempre. A mi me separó en algún momento y me hacía estudiarme galerías
comerciales de Madrid, pasajes de la Montera, pasaje de no se qué, trabajo un poco de estudio de
composición de plantas... podríamos decir un poco más urbanas.
La idea queteníamosnosotros de D. Modeste era eso, un hombre que amaba la arquitectura en unos
términos muy académicos. Para él no había más arquitecto que Schinkel y Otto Wagner, la Secesión
Vienesa, todo b que se salía de ahi era para D. Modesto como pecaminoso. Schinkel era como el
Non plus ultra, porque esa manera de dibujar, esas acuarelas que hacía Schinkel esas
composiciones clásicas eran su sueño dorado. El hablaba siempre de la arquitectura como una cosa
áurea.
Luego algún alumno se pasaba y, se contaba la anécdota en la Escuela de D. Modesto que
un día a un cierto alumno le dijo: A ver explíquemé y le seguía por la planta, sus composiciones, sus
ejes etc. y cuando empezó a hablar de tos materiales el alumno decía que todo eran mármoles y
bronces y al final le dijo : una cúpula dorada, de oro y el le dijo: "querido alumno hasta aquí le he
seguido, pero a partir del oro ya no puedo acompañarle.
Pero a el le gustaban las composiciones así. A mi me apreciaba como alumno, pero yo era
demasiado académico entonces, aunque yo era un revolucionario ya en aquel entonces, siempre
contestaba con "Vers un Architecture" de le Corbusier, cuando el hablaba de las composiciones. Yo
de lo que me he dado cuenta más tarde es que realmente el académico era Le Corbusier, para mi,
para ti o para otro de la calle no se. Pero para mi era el verdadero continuador del discurso de la
Academia, como en otros tiempos fue Vasili Uffeino y Lorenzo el Magnífico y la Escuela de los
Neoplatónicos del primer Renacimiento eran los verdaderamente académicos, es decir, los que
querían recuperar el sentido de la Academia. Quien duda, que cuando uno habla, tengo ya 74 años,
y uno medita sobre la historia de la arquitectura que el verdadero espíritu de la Academia era Le
Corbusier.
Le Corbusier era el que mejor sabía dibujar, el que mejor sabía componer, el que mejor sabía definir
lo que era la arquitectura. Cuando Le Corbusier da l a defense de la Architeture" que ha sido
tergiversada por la historia, el cajón se ve magnífico bajo la luz, el no dice nada de eso ,esa es la
primera parte de la definición, luego el habla del decoro y del ornamento, dice que la codenature es el
juego sabio y magnífico, es decir que el detalle es el fundamento de la arquitectura.
Entonces está dando una definición académica de lo que es la arquitectura, es decir, que la
Academia se había agotado en sí misma con una preocupación formalística separando la Escuela
politécnica francesa de la Ecole de Beaux Arts haciendo una arquitectura poco joven de pura
organización formal.
Por otro lado estaba el movimiento revolucionario, funcionalista de la arquitectura, de
examinar determinadas plantas y la búsqueda de un lenguaje universal que en ese orden podía ser
académico o no. El movimiento racionalista de la arquitectura, lo que tenía de academicista, en el
sentido clásico. Pero había como una no digerida batalla con la conservación de las directrices de la
Academia en la cual se perdieron algunos aspectos fundamentales de la arquitectura que yo
considero, por ejemplo, el más fundamental y más criticado arco en la arquitectura postmoderna es la
aparición de la puerta como fundamento de la arquitectura.

13
No hay proyecto en las Revistas de arquitectura moderna ni edificio de oficinas que no sea
una gran portada, es decir se ha vuelto a recuperar el eje de una manera espantosa, de una manera
exagerada y el movimiento del racionalismo pretendía olvidar el eje y la puerta. La puerta como
simplificación de la arquitectura. Y la puerta, por ejempb en la Biblioteca de Viipuri de Alvar Aalto
apenas si se distingue, decía Le Corbusier que la puerta es un objeto secundario, se hablaba de la
democracia, del pueblo, de las muchas puertas de los estadios pero no había puerta, manera de
entrar al edificio desde la composición. Y ahora vivimos todo b contrario, es absolutamente
disparatado, osea que ahora cualquier joven arquitecto que ve en una Revista una fachada de un
edificio siempre tiene un arquito arriba, o un arco arriba y un arco abajo y un eje central.
Es decir, los movimientos en arquitectura son así de alternativos y se pasa de una situación
a la contraria. Le Corbusier defendía la pura forma y los otros defendían la pura función como
reacción a la pura forma y la arquitectura es la arquitectura ni la forma ni la función, es un complejo
artístico que tiene tanto de formal como de utilitario. Y en ese orden, para mí, con el tiempo he
descubierto que el que ha sido más defensor del escrito es el, pero hoy día consideramos muchos
que es insuperable, es decir, no se puede comparar a Le Corbusier con Kahn, a veces algo se puede
comparar Mies van der Rohe con Le Corbusier como tos dos puntales de la arquitectura, o Wright
siguiendo un poco un movimiento más nacionalista, regionalista. La arquitectura de Wright no es tan
racionalista como Mies o como Corbu.
Es mas fácil implantar la arquitectura de Wright por Europa que implantar arquitectura de
Mies o de Le Corbusier. Pero en ese orden de cosas cuando a él le contestaba, a D. Modesto, con
Vers un Architecture, entonces yo creia que hacia una revolución, el no to entendía. Yo creía que
hacía revolución y lo que acababa de encontrar era arquitectura.
Preg: Pero lo aceptaba?
Cont: Bueno lo aceptaba, pero a regañadientes. Pero el problema fundamental, es que yo en aquel
momento no me daba cuenta de que yo to que de verdad defendía era la verdadera Academia,
porque la verdadera Academia era hablar del ornamento , y hablar de la forma y hablar de la
composición en lugar de la función. El lenguaje de Le Corbusier era mucho más comprometido con
todos esos aspectos que el lenguaje del querido maestro que era mas formalistico.
Preg: En las notas que tengo yo suyas para conferencias que daba y artículos, al hablar de nueva
arquitectura, el dice que es necesaria, que la nueva arquitectura debe avanzar, debe seguir su
camino etc. Que él está anticuado, que no la puede comprender en algunos aspectos etc.
Ataca mucho la arquitectura de Le Corbusier, por malentenderla, yo creo, no?
Cont: Ellos consideraban que revolución era el cambio, no se daban cuenta que la revolución es el
continuismo de lo que ellos han ido degenerando con el uso. La Academia francesa ha tenido su
momento interesante, la época revolucionaría de Bulle, Violet Le Duc etc. era fabulosa. Pero luego la
Academia se convirtió en una pastelería, se dedicaban a jugar con barro. 0. Modesto ya no lo cogió,
pero yo lo sé por mi padre, que en la Academia se tiraban pelotas de barro entre los estudiantes y
que estaba fundada en las maquetas de barro. Claro el barro determina una forma de hacer la
arquitectura, una arquitectura más practica, más ornamentístjca y táctil. Esta es la arquitectura de la
Gran Vía, por ejemplo, no? Es una arquitectura hecha en una Escuela en la que el modelado era,
hace mucho, la herramienta, verdad? Como el rotring y el ordenador determinan una manera de ser
de la arquitectura. En aquel entonces, el modelado que luego se quitó porque manchaba toda la
Escuela, venía de la escuela francesa, pues determinaba una manera de hacer arquitectura.
Y López Otero se había educado en esa Escuela y efectivamente el tenia un espíritu mucho
más conservador que podría tener Moya que era un lenguaje más abierto. Pero con el tiempo uno
descubre que lo que tenía de hermoso D. Modesto se ha perdido ahora totalmente. Se ha perdido el
valor de la arquitectura como ejercicio de artista. Es decir que ni el aquitecto cobra dinero ni puede

14
cobrar por hacer unas naves que son barracones. Se ha perdido esa concepción del edificio utilitario,
sin sentido, es decir no hay un aeropuerto ni una feria, en general no? Que parece que debería ser
una composición, en orden a la arquitectura, la que debería hacer máquinas. El Palacio de Cristal de
Paxton o una propuesta de la arquitectura tecnológica de su tiempo con una propuesta formalizadora.
Y ahora se quiere olvidar que la arquitectura es una bella arte y se quieren hacer unas cajas
sin sentido delante de las cuales nadie se hace una fotografía, no son humanos, no tienen un
contenido arquitectónico. Es lo que queda expresado en esas obras.
Ayer pregunté yo en Arco, en una cásete, cuanto vale esta esculturita? Y me dijeron 5 millones.
Porque un escultor puede cobrar por eso y yo no puedo cobrar 5 millones por una casa? Si yo soy
tan artista como él. Hoy día no está valorada la arquitectura. Si estuviese valorada yo no tendría
indignidad(?) para pedirle a un cliente 17 millones por una casa. Porque Lucra Muñoz o ChilIkJa no
tienen vergüenza de decir éste es el valor de mi obra.
También uno puede intentar someter a la arquitectura a unas tarifas, a unas reglas de producción de
la arquitectura que realmente no tiene nada que ver con la arquitectura que defendía D. Modesto.
Luego si estan hablando de D. Modesto habrá que defender, por lo menos, la no perdida de sentido
que tenía cuando sabia que la arquitectura en la historia era una bella arte y y en el futuro será una
bella arte. Se vive un período de crisis, el objeto técnico del becerro de oro, tanto tienes tanto vales.
En general no han sido todos los tiempos así y generalmente eso pesa en la arquitectura. Porque la
arquitectura es de las artes más universales que expresan mejor la cultura de los pueblos.
La pintura expresa, la escultura, pero quien duda que a los pueblos se les reconoce por su
arquitectura. Los egipcios por su arquitectura egipcia, tos mozárabes por su arquitectura mozárabe y
el románico y el gótico son un sedimento de lo que son los pueblos.
Entonces esta arquitectura dijéramos despreocupada, materializada y de mérito pues expresa una
cultura que efectivamente está en crisis en búsqueda de una nueva preocupación. Pero no es lo
mismo la época de El Corbu, Mies, el constructivismo Ruso, el neoplastJcismo que el momento actual.
Vivimos del neopostmodemismo.
Preg: Y aquella época de la que he hablado también con el Sr. Fisac y me decía que el de la Escuela
salió totalmente perdido ?
Corrt: Hombre perd¡do...era un momento difícil. Yo sali en el 46, me fui a America y me traje Revistas
americanas, las únicas que entonces había en España.
Preg: Decía que uds. habían vivido una época muy aislada...
Corrt: Si, muy aislada. Para salir como alumno pensionado a América, tuve que hacer un montón de
trámites. No salía nadie de España. No había comunicación de España con el resto del mundo.
Desde los años de la guerra hasta el cuarenta y tantos. Y claro en ese periodo aquí no había ninguna
información de la arquitectura del exterior. No poca, ninguna. Pegunte ud. por Revistas de
arquitectura de esa época en la Biblioteca, verá lo que hay. Y entonces, pues claro se vivía en
precario.
Preg: Y luego encontró cada uno su camino en solitario?
Cont: Claro. Fisac se fué a los países nórdicos, y encontró una vía, Asplund etc., y otros nos fijamos
en el movimiento moderno más tarde, las casas de Fuencarral etc. haciendo una arquitectura
funcionalista, era un momento de pérdida. Pero vamos para mi el papel que existe hoy....es que hoy
una pollada es tan aberrante y tan disparatado como hacer una arquitectura vernácula o perdida en
una sociedad incomunicada. Y todas esas propuestas para Berlín de tos grandes pioneros de la
arquitectura de hoy se sostiene. Hay muchas cosas que no se sostienen de ninguna manera. Yo no
se si ud. se da cuenta pero nosotros ya somos viejecitos y nos damos cuenta que eso no se sostiene.
Es decir que la arquitectura tiene su papel y su función y su representación y su composición y sus
leyes que le son propias y muchas veces no se atiende a ellas y se hacen cosas que de momento

15
están muy bien que al cabo de dos años ya no interesan a nadie.
A mi me recuerda esto a la Normativa cuando te dicen: es que trabaja con la Normativa del
hormigón del 90, pero si los edificios duran mucho más que las normas, porqué cada tres años la
Norma tiene que cambiar si los edificios se mantienen muchísimo más. Se vive demasiado al día, se
legisla para el momento y las revistas del presente y no se piensa que aquello tiene que durar. Yo
hago la prueba con mis hijos, les enseño una Revista y como no sean los últimos números no les
interesa nada. Pero si eso está en la calle, hay que hacer una calle que se pueda leer todos los días
no que sea de hoy. Y en ese orden la arquitectura sufre una crisis. Pero bueno de López Otero no te
puedo decir nada más. El defendía la arquitectura por la arquitectura y esta teoría también es
enfermiza. Hay que defender la arquitectura por sus principios. No por rimar sonoramente una
composición literaria se puede llamar verso. Puede no tener la rima y seguir siendo un verso, porque
es una cosa más profunda lo que le hace distinguirse. Y en ese orden, pues él defendía
superficialmente la arquitectura de Schinkel, la Secesión vienesa eran sus modelos.
Preg: Pero la arquitectura de López Otero no ha dejado ningún rastro, ninguna escuela.
Cont: Hay muchas maneras de dejar huella, fíjese ud. en la arquitectura de Torres Balbás y ha
dejado más rastro que nadie. Para mi el verdadero maestro era Torres Balbás. El decía que el
tamaño de la piedra dependía del látigo del patrón, y que los egipcios podían tener quinientas
personas moviendo una sola piedra de cien toneladas. Hoy día en un mundo libre es imposible. Eso
es una lección de arquitectura dada por Torres Balbás.
López Otero nos llevaba a hacer una arquitectura que dijera algo, que te sobrecogiera y eso es lo que
da contenido a un proyecto y no otra cosa.

16
CONVERSACIÓN CON D. FRANCISCO DE ASÍS CABRERO.

En su casa-estudio de Avda de Miraflores N°14. El 9 de marzo de 1993

Preg: Cree Ud. que López Otero ha dejado huella en la arquitectura española, aportó algo a su
formación como arquitecto, fué buen profesor ?
Fué Ud. alumno suyo y formó parte de esa generación tan difícil que estudió en etapas entre el antes
y el después de la guerra, que recuerda Ud. de aquella época.
Cont: Es difícil comentarlo. D. Modesto era un buen profesor, un hombre de mucha categoría. No
solo catedrático, sino Director de la Escuela e incluso creo recordar que fué Director de la Academia
de Bellas Artes. No todos los profesores eran académicos, había unos cuantos, Luis Moya, Teodoro
Anasagastj etc.
Lo que pasa es que fué una época en que las promociones de entonces y sobre todo en la
mía comenzaron ya a aparecer las tendencias modernas y ellos eran muy conservadores. Claro la
arquitectura española se desarrolló mucho durante la Dictadura de Primo de Rivera, se hicieron
muchas cosas, pantanos y también la Ciudad Universitaria en la que intervino gente muy importante
como Luis Lacasa, Agustín Aguirre etc. Pero no me parece que D. Modesto pese a dirigir muy bien
esta obra, no me parece que aportara novedades a la arquitectura. Sus obras de aquellos años
veinte, Ud. quetoha estudiado más ?
Preg: El en aquellos años había hecho ya un Hotel particular para Miguel Blay en la C/Pinar y un
edificio de viviendas en la C/Fortuny que fueron premio del Ayuntamiento de Madrid, también el Hotel
Nacional, el Gran Vía, el edificio de la Unión y el Fénix....
Cont: Yo creo que la obra de López Otero no sonó, no llamó la atención porque era un hombre muy
refugiado en la Academia al margen de las nuevas tendencias. Por ejemplo en los años veinte se
hizo la Ciudad Universitaria y tienes elementos como Zuazo que en la misma época hace la casa de
las Flores. En aquella época se hizo también una cosa muy buena que fueron tos paradores de
Turismo que hicieron gente como Amiches y era una arquitectura muy interesante con un estilo muy
español, blanca de teja curva pero muy limpia de ornamentación, lineas puras, osea muy modernas.
Además esa arquitectura tuvo interés en el extranjero y cuajó. Aqui se le empezó a llamar estilo
californiano mientras que en América se le empezó a llamar estilo español, tuvo gracia por que se
consideraba recíproca la influencia.
El arquitecto que empezó a hacer esa arquitectura se llamaba Neuf que inventó un sistema
estructural a base de bóvedas hinchables para cubiertas.
Preg: Ese mismo sistema que utilizó Ud. para unas viviendas obreras?
Cont: Si, era un encofrado de goma al que se ponía una armadura y se gunitaba. Era un arquitecto
muy moderno, hizo cosas interesantes aunque no resultaron. Y vino a verme, me animó a que fuera a
California. El había hecho mucho dinero haciendo lo que elfo llamaban spanish stile que es el que
aqui llamaban estilo californiano.
La nueva corriente española fue la que respiraron arquitectos como Moya y el nombrado
Zuazo. Comenzaron algunos a meter estilo clásico como en los Nuevos Ministerios, surje la figura de
Gutiérrez Soto y el Ministerio del Aire.
Yo al acabar la carrera me coloque en la obra sindical del hogar con Rafael Aburto. A mi me influyó
muchísimo la obra de un arquitecto fantástico J. A. Coderch, que fué el que trajo aqui toda la
arquitectura moderna italiana que a mi me interesó muchísimo, Terragni, Libera etc.
Preg: Ud. fue de la misma promoción que Miguel Fisac no? Que era una promoción muy chiquitjta.
Cont: Si, fuimos compañeros y muy amigos porque eramos muy pocos.
A mira aqui está la revista que buscaba, Ud. conoce a Coderch?

17
Preg: Si claro....
Cont: Pues Coderch era un entusiasta del Escorial, aunque el no hacia nada parecido a eso. Y yo le
acompañe a visitarlo e hice estes fotos que se han publicado hace poco en la Revista de Arquitectura.
Nos invito la Dirección de la Revista a comer en Baviera, que es el restaurante donde nos reuníamos
los arquitectos antes de la guerra y venía Coderch que nos hablaba sobre la arquitectura italiana ya
nombrada qwue era mucho mejor que la arquitectura alemana de aquellos años, Mies van der Rohe,
Gropiusetc.
Preg: Ud. fue a Italia a ver la Arquitectura racionalista no?
Cont: Si, estuve en el estudio de Chineo el pintor, con Libera viendo toda Roma, viendo villa «arma,
esto es lo más cubista. Es la época en que Le Corbusier hace esto..
Preg: Si, la casa Ozenfant...
Cont: Exacto, también es la época de Alvar Aalto aquí está lo que buscaba es Terragni, este
edificio es precioso (estamos viendo la Casa del Fascio) todo de mármol perfectamente rematado, sin
ornamento alguno. Tiene algo que no tienen tos racionalistas anteriores como Le Corbusier, tiene
algo surrealista, de misterio...Esto otro es de Libera. Y esto es de Aalto, que por cierto estuvo en
Madrid y Carlos de Miguel me llamó por que como yo tenía coche, pues para pasearle un poco, yo fui
a buscarle al hotel y le pregunté que es lo que quería hacer y me dijo que quería ver algo mb,algo de
Madrid típico, comprar una mantilla a su mujer y beber vino de Rioja. Entonces yo le traje a esta casa
que estaba terminándola por aquella época y le llevé a la nueva Iglesia de San Antonio de la Florida,
que es un arquitectura muy limpia, muy sencilla aunque clásica.
Preg: Y de la arquitectura de Aalto, Gropius, Terragni les habían comentado algo en la Escuela?
Cont: No. Absolutamente nada, yo lo descubrí en mi viaje a Italia.
Además yo en aquella época enseguida gané el concurso de la casa Sindical.
Fue también la época de muchos poblados dirigidos, viviendas baratas.
Preg: Claro era la época de la reconstrucción, de la vivienda social etc. no?
Cont Si. Surgió en aquellos años un arquitecto muy competente y listo, pero que luego se
comercializó mucho que fué Gutiérrez Soto. Cuando estuvo Alvar Aalto en Madrid nos invitó a un
pequeño grupo a comer a su casa y a Aalto no le gustó nada, no to elogió en absoluto. Estaba allí un
arquitecto muy bueno, Carlos de Miguel, un hombre tremendamente modesto pero que ha hecho
cosas buenas como las casa de la C/Miguel Ángel que todo el mundo achaca a Gutiérrez Soto.
Preg: Pues entre los arquitectos de ahora es muy poco conocido a que se debe?
Cont: Yo creo que a su modestia y también a que estaba muy metido en la Revista de Arquitectura
de la que fué Director, y no se daba ninguna publicidad. De esa época y conocido es Sota, que le veo
yo ahora mucho, pertenece a una promoción anterior a mi. También es muy conocido Julio Cano.
Preg: Julio Cano es más joven que Uds. Es de la generaciónde Carvajal etc. no?
Cont: Si, Cano es bastante más joven, incluso más joven que estos y es un arquitecto muy bueno.
Carvajal también es fantástico.
Preg: A quien destacaría Ud. en nuestra arquitectura?
Cont: Yo creo que los grandes arquitectos que hay ahora en nuestra arquitectura son Julio Cano,
Moneo y Carvajal sin duda.
Cont: Me acuerdo que cuando Carlos de Miguel era director de la Revista nos reuníamos para hablar
de temas de arquitectura. Un día nos llamó y nos dijo vamos a hablar de un tema que hay que
prepararse, el módulo. Y escogió el tema del modulo L de Leoz. Eramos unas veinticinco personas..
Entonces cogió la palabra Oiza y empezó hablando del módulo, criticando mucho el módulo romano y
tal y tal, divagando muchísimo y sin darse cuenta acabó alabando el módulo y ensalzándolo, osea
que al final una oratoria contra los módulos acabó al contrario.Así es él.
Preg: Volviendo a su época de estudiante, quienes eran los realmente valiosos?

18
Cont: En la Escuela de arquitectura eramos muy pocos, el racionalismo no nos lo enseñaron en la
Escuela, veníamos de la guerra, de los años veinte. Osea que antes de la guerra, pues nada y
después de la guerra estaba todavía todo muy verde, se tiende a una arquitectura clásica,
destacando a Secundino Zuazo que hacia cosas muy buenas como la casa de las Flores, aunque
luego hiciera los Nuevos Ministerios que es clásico. Empezamos en una época en que no nos
hablaban de Le Corbusier, Wright, Terragni., yo todo eso lo he visto después, lo descubrí cuando fui a
Italia.
Preg: Y que le parece a Ud. la Ciudad Universitaria?
Corrt: La C. U. fue una época muy buena de la Arquitectura, trabajó gente muy valiosa que recogió a
gente como Luis Lacasa, Pascual Bravo, y utilizaron elementos muy españoles como el ladrillo, la
azotea, tenía un gran tamaño, pero poco ornamento.
Preg: Bueno, pero también Ud. fue muy bien aceptado, su arquitectura tuvo éxito enseguida no,
como la casa Sindical?
Cont: La casa sindical es muy cúbica,totalmentedesornamentada, sigue el camino italiano, no el de
la Bauhaus. Yo hice un anteproyecto para el concurso y gustó porque tampoco era una cosa tan rara.
Nos dieron el premio y para hacer el proyecto surgió polémica porque el quería cambiar algunas
cosas, entonces yo tenía empeño enhacer mi idea,y la suya no era mala, pero distinta, asi que nos
fuimos al delegado de Sindicatos a que decidiera y nos pusieron por condición que se hiciera mi idea
ynoladeAburto.
Ahora pensaría distinto, pero aquella era una época muy polémica.
Preg: Pero no se arrepiente de haberlo hecho no?
Cont: No, claro que no, la incluyo en todos mis libros...

19
CONVERSACIÓN CON D. FERNANDO CHUECA GOITIA.

En su estudio de Pza. de las Salesas N°10. El 31 de mayo de 1995

Preg.: Quisiera que me contana como era D. Modesto, alguna anécdota de la que pueda acordarse y
que cree Ud que ha aportado López Otero a la arquitectura española.
Cont: Bueno, tu tienes un libro mío de la arquitectura occidental que habla de la arquitectura
contemporánea y de Antonio Palacios y de los que le siguieron, que fué la generación de López
Otero.
Yo le conocí bastante por una razón, yo acabé la carrera en el año 1936, fíjate si ha llovido.
En el último curso la asignatura de proyectos la daba López Otero que era a su vez el Director de la
Escuela. El siempre tuvo conmigo desde su altura a mi pequenez un buen trato, muy deferente y
cariñoso.
Recuerdo que cuando yo estaba en segundo año de la carrera, pasé a tercero
examinándome de unas asignaturas en el verano. Hicimos este salto poco usual una señora que se
llamaba Matilde Ucelay y yo, ella era de mi mismo curso, empezamos yterminamosjuntos.Ella fué la
primera mujer que terminó la carrera.
Cómo eso fué un poco anormal, López Otero to vio con buenos ojos. Al año siguiente en
1933 surgió la oportunidad de realizar un luego famoso viaje promovido por la Facultad de Filosofia y
Letras por el mediterráneo. Este viaje del que luego se habla mucho, se plantea en el año 1933,
entonces el claustro me elige a mi para que vaya a ese viaje, que llevaba muy pocos alumnos de
otras Facultades. Los profesoras eran de letras y con un acuerdo más o menos convenido, la
Facultad de Filosofía consideró, que siendo este un viaje por Grecia, Egipto y Palestina, sería muy
interesante también para los arquitectos y entonces señaló un cupo y ofrecieron unas becas para los
arquitectos.
A mi me eligieron como uno de esos, de mi curso el único yo. Sin embargo por recelos,
envidias y problemas que siempre ocurren en la vida se armó un pequeño lío, porque decían que yo
no era de tercer curso sino de segundo. De hecho yo era ya de tercero y la beca era para alumnos de
tercero, cuarto, quinto y sexto. Se produjo un movimiento bastante desagradable y a mi me quitaron la
beca.
Pero entonces López Otero portándose muy bien conmigo dijo que aquello no era digno,
pero como fué la asociación de alumnos la que me quitó la beca pero poco podía hacer. Entonces
López Otero logró de la Facultad de Letras, exponiéndoles el caso, que se creara una plaza nueva
pero no pagada. Entonces me dijo D. Modesto: "Chueca hay una solución, yo he conseguido
especialmente para Ud. esta plaza, pero tiene Ud. que pagaría". Mi familia andaba por aquélla época
muy mal de dinero, pero al final entre mis padres, mis tías etc. yo conseguí ir al viaje.
Ese viaje fué para mi muy importante dentro de mi formación, allí conocí a unos profesores
que luego has estado permanentemente en mi vida, a Manuel Gómez Moreno, de quien soy casi
discípulo. Allí conocí a D. Mauel Lafuente Ferrari, y a muchos alumnos que hoy son compañeros.
Conocí, por ejemplo, a quien ha sido y es mi entrañable amigo Julián Marías.
Esto ya demuestra que López Otero tuvo una espeial consideración cuando estaba yo en
tercero y se produjo este acontecimiento y yo le estoy agradecido porque gracias a él pude ir al viaje
por el mediterráneo. Después, cuando yo estaba en sexto curso, tenía que hacer el examen final de
curso y me eligieron para que fuera otra vez como becario, en este caso a la Exposición de la
Universidad Internacional de verano de Santander. Éste fué el curso último de ésta Universidad como
Internacional, puesto que después vino la guerra.
Entonces se planteó de nuevo la cuestión de que yo no había acabado el proyecto fin de
20
Cont: Si virreinal, bien llamado, porque el discurso de la Academia de la Historia no me acuerdo
como fué..
Preg.: Fue sobre las Técnicas de conservación de monumentos".
Cont: Es verdad.
Preg.: Tenía D. Modesto tres hijas, y tuvo también un hijo del que no se sabe nada, ni siguiera su
nombre. Un hijo que estaba enfermo y que murió, Ud. no sabe nada tampoco de esto?
Cont: Nada, nada que curioso.
Preg.: Yo lo sé por dos pésames que le envían compañeros suyos de la Academia, uno Sotomayor
que era pintor.
Cont: Si, Femando Alvarez de Sotomayor.
Preg.: Si, y otro el Marqués de Lozoya. Se que murió muy joven pero no se menciona en ninguna
parte.
Otra cosa de la que no se nada es si realmente trabajó con Palacios. El dice que trabajó en una etapa
muy breve.
Cont.: Yo creo que no hizo nada, que trabajó en su estudio, como ayudante, como estudiante
colaborador pero siempre desde un plano inferior.
Preg.: ¿Mantuvo con algún otro estudiante la relación que tuvo con Ud.?
Cont: Bueno, conmigo ya le he contado mantuvo una relación muy afectuosa, pero nunca
profesional. Otro momento en que él y yo tuvimos un trato breve fué cuando se llevío la portada de la
Latina a la E.T.S.A.M. La portada de la Latina estaba en la C/Santa Engracia en un almacén
municipal, despiezada y en mal estado. Entonces 0. Modsto tuvo la idea de llevarla a la Escuela de
Arquitectura, era para él un lugar muy querido. Yo pensaba que sería mejor colocarla en el viejo
Madrid, en fin yo no estaba muy convencido de aquello. Yo hice el montaje ese que conoces
perfectamente porque has estudiado allí. Montarla en un cuerpo de arquitectura. Eso me lo encargó
López Otero y con ese motivo nos reunimos mucho.
Preg.: ¿Le hizo el encargo como Director de la Escuela?
Cont: Si, sí para que la montara y se me ocurrió hacerlo así con un cuerpo de ladrillo con una puerta
por detrás como un peqeuño Arco de Triunfo en miniatura. Yo le hice a D. Modesto unos croquis que
le parecieron muy bien y entonces me encargó que hiciera ésta. Y hay una anécdota muy graciosa
que no me acuerdo si tuve yo alguna discusión con el mismo López Otero sobre el emplazamiento y
entonces era teniente de alcalde un arquitecto que se llamaba Navarro Sanjurjo que intervino en
aquello porque como la pieza estaba en un almacén municipal pues hubo que contar con él.
Designaron a Navarro y yo me acuerdo que un día discutiendotodos,sacó su vena bromista yme dijo
: "Pero Chueca como va Ud. a discutirle a un Señor que es hijo del General Navarro y del General
Sanjurjo...". Esa salida era muy de López Otero, en realidad mi relación con él no acabó. Yo era con
quien más relación tenía dentro de la Escuela, aunque la persona más relacionada con mis
inquietudes de entonces era D. Leopoldo Torres Balbás, pero claro, D. Leopoldo y D. Modesto eran
ambas respetabilísimas y notables y se consideraban mucho. Y entonces a través de Torres Balbás
yo seguí manteniendo con él una relación. De lo que tampoco me acuerdo muy bien porque tuve
muchos problemas, pero no vienen al pelo, es de cuando empecé a figurar, primero como auxiliar y
luego como profesor ayudante en la Escuela. Me falla la memoria sitodavíaera Director López Otero,
si presidía el claustro.
Preg.: El fué Director hasta 1943, le sucedió Emilio Canosa. Otro temadel que no se casi nada y me
dijo Pedro Navascúes que me podía ayudar es sobre el Museo Nacional de Arquitectura que se
aprobó con un real decreto, lo empezó a organizar con mucha ilusión López Otero y después cogió
Ud. la batuta del asunto.
Cont: El Museo de Arquitectura fué una de las ideas o creaciones en que López Otero tenía más

22
carrera y tenia que incorporarme a la Universidad y entonces López Otero salió magnánimo diciendo:
"Ud. no tiene que preocuparse de nada, conozco yo personalmente quien es y Ud. no tiene que
terminar el fin de carrera por es mi mejor alumno y yo voy a dañe ya por aprobado".
Esta es otra prueba de su deferencia hacia mi, de su amistad. Entonces yo tengo un
recuerdo muy grato de él.
¿Como pintaría yo a D. Modesto como persona y como carácter? Yo le recordé cuando
ingresé en la Academia de la Historia, yo hablé de D. Modesto a quien sucedí en esta Academia.
Era un hombre que había nacido para la presencia, para ser representante de muchas
institucionesy figurar siempre dentro de las termas como máximo personaje. Pero es curiosio porque
era un hombre muy protocolario y solemne, con un empaque personal, que tenía la costumbre de
presidir muchas cosas a lo largo de su vida, pero era esa su faceta más visible. Luego había otra de
hombre socarrón, de hombre con humor, de hombre bromista, debido a su ascendencia gallega.
Tenía por ello ese fondo de ironía, de broma muy gallega, y era algunas veces muy
ocurrente y gracioso dentro de su solemnidad, hacía compatible las dos cosas.
En aquélla época tos cursos eran relativamente reducidos, trabajábamos, cosa que nunca
más se pudo mantener, en unos cubículos, como pequeños estudios dentro de una nave de la
Escuela, porque yo inauguré la nueva Escuela, porque desde primero hasta el quinto curso lo había
hecho en la calle de los Estudios, pero en sexto curso ya nos trasladaron a la Ciudad Universitaria,
entonces se puede decir que mi curso inaugura la nueva Escuela, entonces nueva y modernísima y
tos estudiantes o alumnos de proyectos, no estábamos en una sala única, sino que teníamos unos
apartamentos.
Aquello era un lujo que no se pudo mantener. Allí teníamos nuestra mesa de dibujo, nuestra
pequeña biblioteca, un poco personal. Yo me acuerdo que D. Modesto era un hombre que corregía
con mucha prosopopeya. Tenía un lápiz que era Eversharp, no se si te suena. Era una marca muy
lujosa que luego desapareció y el tenía un Eversharp de oro y entonces corregía poniendo el dedo en
la llaga. Y siempre con ese lápiz como un instrumento mágico añadiendo siempre peculiares
observaciones que eran, a veces personales y pintorescas.
Yo me acuerdo que uno de tos proyectos que hice con él en ese curso era una residencia en
el Escorial. Planteó el programa."¿/ds. van a proyectar ahora como ejercicio ésto, una Residencia,
esto estará emplazado en esta zona y verán al fondo el Atonasterio...".Lo decía con mucha ceremonia
y énfasis.
El quería con ello darle calor, no consistía sólo en un número de habitaciones y recintos sino
con algo de grandilocuencia.
Como profesor tenía su manera de corregir, era muy atento y respetaba mucho al alumno en
su manera de crear, hasta el punto límite. Tenía una gran humanidad pero mezclada siemrpe con el
aspecto de profesor ceremonioso. Era ya entonces miembro de las Academias de las que soy yo
ahora, Bellas Artes e Historia. Era el jefe de la Ciudad Universitaria donde él reunió con acierto a una
serie de arquitectos que luego han sido figuras. D. Modesto vivía en la calle Pinar, en un palacete.
Preg.: Este en concreto se derruyó en los años sesenta.
Cont: Se derruyó si, yo había estado más de una vez en aquel palacete con un poco de estilo
afrancesado no se por donde le vino la propiedad de ese palacete, si era una herencia o lo
compró. Era muy bonito, porque luego ha permanecido hasta no hace muchos años en pie. Allí tenía
un salón y un despacho. No había mesas de dibujo, era donde él escribía y recibía también y entre
ellos a los alumnos cuando querían ir a consultar algo o pedir algo. Yo me acuerdo que en aquel
palacete había una serí de dibujos y uno enmarcado de su etapa americna, porque él estuvo allí y era
además su tema de discurso de ingreso en la Academia de San Femando, la arquitectura misional.
Preg.: Si, era la arquitectura que él mismo llamó virreinal.

21
devoción, el quería crear un Museo y me escogió a mi como Director del Museo desde el origen, esto
quiere decir que tenia de mi una opinión elevada, siempre me consideró mucho, ahí se prueba una
vez más su aprecio. Porque él tenía mucho interés por el Museo.
Yo tomé el tema con muchísimo interés también y me puse a trabajar en el Museo, pero me
segaron las hierbas. Em primer lugar con un espíritu cicatero y mezquino me quitaron la posibilidad
de lograr espacio. Yo pedía espacto para hacerlo y nunca me lo daban. Los primeros intentos que yo
hice para las maquetas que todavía andan rodando y la han acabado por maltratar los alumnos. A
trancas y barmacas yo buscaba sitio para colocarlos y porque en esos años la escuela de
arquitectura por todo lo que fuera historia del arte y de la arquitectura, por todo lo que fuera tradición y
cultura no había interés., era inconcebible. Los arquitectos endiosados de entonces pensaban que lo
único importante era la arquitectura racionalista que estaba en pleno auge.
Todo eso se consideraban juegos malabares sin ninguna importancia, el hecho es que
ahogaron el Museo. Yo hice lo que pude, reuní dibujos, reuní láminas, maquetas, pero no me dejaban
nunca operar. Incluso tuve proyectos más quiméricos, como hacer un pabellón fuera de la Escuela
para poner allí el Museo, porque además eso, mezclado con las aulas y el alboroto que el edificio
tiene es una locura, ya aquélla época era muy dura y sufrida.
Yo he sufrido como profesor unas embestidas tremendas de grupos filocomunistas etc. Fué
una desdicha que no se llevara a cabo, parece ser que ahora eso está traspasando a Pedro
Navascúes que mantiene en ello una pequeña llama sagrada. En mi época no teníamos
consignación, me acuerdo que teníamos en el origen de 50.000 ptas, que no era nada. Y estaba el
habilitado de la Escuela que llevaba la administración que nos daba las 50.000 ptas y de vez en
cuando comprábamos alguna cosa, algún capitel antiguo, pero no teníamos dinero, era una pobreza
insigne.
Pero fué una idea acariciada por D. Modesto con gran fe a la que no acompañó la suerte ni
me acompañó a mi en mi puesto. Está abandonado el tema ya: Se ha debdo deshacer también por
Real Decreto supongo, es probable que Pedro (Navascúes) tenga alguna noticia.
Preg.: Pedro Navascúes guarda en la Cátedra bajo llave algunas cosas del Museo.
Cont: Si, conseguimos unos modelos de órdenes arquitectónicos, algún residuo se guarda en la
Cátedra. Otras cosas están colocadas por ahí como los dibujos de Ortiz de Villajos etc. Nos cedió el
Museo del Prado algunos cuadros entre ellos un cuadro del Escorial incendiándose que me parece
que está en el despacho del Director. Se acabó todo aquello.
Preg.: ¿Pero, es que en aquella época la historia de la arquitectura se despreciaba?
Cont: Era la pariente pobre, nadie le hacía caso. Era hasta casi un deshonnnor el ocuparse de ello.
Grandes arquitectos de entonces no le prestaban atención.
Preg.: ¿Cree Ud. que influyó en López Otero la arquitectura vienesa?
Cont: La Secesión influyó mucho en Madrid, influyó en D. Modesto y en Palacios. Antonio Palacios,
que si no estoy mal informado no salió nunca de España, pero entonces se manejaban muchas
revistas, se manejaban libros etc. y Palacios se impregnó de mucho de estos. Yo también conocí a
Palacios.
Preg.: Claro, Palacios no era mucho mayor que López Otero.
Cont: No mucho más, pero era distinto de López Otero, era un provincianito que se comía el mundo
con la arquitectura porque yo le tengo devoción como arquitecto. Yo creo que era un arquitecto
realmente genial.
Preg.: El dejó mucha huella, así como López Otero ha dejado poca huella. Hablo en cuanto a la
imagen de su arquitectura. Se plantea entonces cual era realmente el estilo de López Otero, si tenia
realmente un lenguaje al que poderse adscribir.
Cont: López Otero es más complicado, es más tenue, su aportación a la arquitectura es más pálida,

23
más discreta. Yo considero que D. Modesto era un gran arquitecto, que además ha tenido mala
suerte con alguna de sus obras.
De las cosas que quedan suyas en Madrid, es el Hotel Gran Vía, el Hotel Nacional que está
abandonado y se va a acabar cayendo. Desaparecieron una parte de los Almacenes Rodríguez, que
estaba al lado de Caballero de Gracia, todos los edificios que ha hecho López Otero han sido
distinguidos, por el contrario de Palacios que era la fuerza, la tensión , la creación era el barroco en
sentido figurado, el gran picapedrero.
Y en cambio López Otero era refinado, yo me acuerdo cuando estaba haciendo un edificio
muy ñoño, que no se porqué yo hablé con él y me dijo: "Mire Chueca, yo quiero hacer aqui una cosa
sencilla con unas molduras que sean muy retinadas, mas que de arquitecto de mueblista". Eso
caracteriza un poco su arquitectura que era elegante. El edificio de la "Unión y el Fénix" es muy
bueno, pero luego vinieron los de Mato y Alberola y pusieron ese piso en el ático.
Preg.: Pero ese piso lo hizo Femando Ga Mercadal.
Cont: Vaya, todo el mundo tiene su lado oscuro no? Este edificio está inspirado mucho en el
Ayuntamiento deb los Angeles, es, dentro del catálogo de arquitectura urbana de López Otero el más
interesante, con ciertos toques platerescos interesantes, entre plateresco y florentino muy refinado en
la parte alta y luego interesante de planteamiento con respecto a la cúpula de las Calatravas.
Preg.: Este es uno de sus edificios más puristas, no cree, más claros. Yo que me veo ahora en la
tesitura de hablar sobre ellos me resulta difícil encajarlo.
Cont: Si, el hotel de Sevilla en cambio, es un poco colonial por ejemplo, en cambio el de Gran Vía es
más americano, me acuerdo del hotel Baltimore de Nueva York aunque éste es mucho más grande.
Yo creo que se dejó imbuir mucho por la arquitectura americana, y sobre todo en los hoteles esa
ordenación a base de cuerpo basamental, un cuerpo liso de lineas y una coronación era un modelo
americanodel famoso arquitecto americano
Preg.: Louis Sullfvan
Cont: Si, Sullivan, y todos estos. Esto él lo capta y lo depura. E hotel Nacional también está muy
bien, lo que pasa es que lo vemos destrozado. Siempre que paso por allí me da mucha pena verlo
así, además vi que ponían andamios y penseque to iban a arrglar, pero luego nada. El hizo también
un palacete por la calle Pinar.
Preg.: Si, y otro en la C/Alvarez de Baena todavía muy afrancesado.
Cont: Si, y luego hizo algo de regionalismo.
Preg.: Hizo la Casa de Ejercicios de tos P.P: Jesuítas en estilo neomudéjar.
Cont: Si, ese es importante. Luego tiene la Ciudad Universitaria que es un empeño considerable, el
planteamiento general concebido por él con sus grandes ejes con los distintos núcleos de facultades,
el de Filosofía,, el de Medicina, etc. tiene una grandeza y un planteamiento, sin duda inspirado en tos
americanos. Pero tuvo la desgracia de no hacer el Paraninfo.
Preg.: Es una espina que siempre tuvo clavada. No hacer el Paraninfo le supuso un gran disgusto.
Cont: Del Paraninfo tiene cuatro proyectos, para mí el mejor de todos es el primero, el más barroco,
porqeu luego ya el último era más insípido, el primero tenía brío. Era un hombre tan oficial, tan
mesurado, tan prudente, además de lo que hemos hablado de su faceta bromista que yo creo que él
tenía un peo complejo de antiguo entre aquella juventud que él mismo promovió a su lado, Sánchez
Arcas, Lacasa etc. él se sentía en la obligación de modernizarse.
Preg.: ¿Ud. conoce el proyecto que se está desarrollando ahora en la Ciudad Universitaria por
Leopoldo Amaiz?
Cont: No no lo conozco, ya me contará sobre eso Otra cosa a mencionar de López Otero y que
tiene su sentido es el Arco de triunfo.
Preg.: ¿Pero ha sido muy criticado no?

24
Cont: El mundo de la arquitectura es muy cruel. Para mi el Arco de Triunfo es interesante y dentro de
los Arcos modernos me parece elegante, bien organizada la cuadriga, muy bien proporcionado. Le
faltaba la estatua de Franco, pero fué el mismo Franco el que dijo que no la pusieran. Compara el
Arco de Triunfo, en el que se dejó llevar un poco por el germanismo, con lo que hay detrás ,1a
Rotonda que se hizo como Cruz de los Caídos, eso es malísimo, era de Herrero Palacios.
Preg.: Pero este arquitecto hizo muchas cosas.
Cont: Si, eran otros momentos también se criticó mucho el Ministerio del Aire, pero tiene
muchos valores y aunque lo han llamado Monasterio del Aire como burla, diciendo que es una falsa
imitación del Escorial con sus chapiteles etc. sin embargo es un edificio digno con su conjunto de
atrios y plazas, de encaje urbano. El Arco de Triunfo yo creo que debes valorarlo por interesante.
La Universitaria sufre la falta del Paraninfo, es un cuerpo sin cabeza, y él que se inspiraba en Campus
americanos, siempre presididos pr un Alma Mater que era le Paraninfo y eso es una pena que López
Otero no to.puediera conseguir. La vida del arquitecto es compleja y complicada y en la vida del
arquitecto la suerte te acompaña o no. Mira yo en medio de mi modestia he podido terminar la
Catedral de la Almudena que podía haber quedado en agua de borrajas. Se podrá criticar mejor o
peor, pero ahí está que ya es mucho. Y está jugando de alguna forma un perfil madrileño.
Preg.: Y de su generación quien queda, a quine recuerda Ud. detoscompañeros de aquélla época.
Cont.: De mi misma época era Herrero Palacios, y un arquitecto que colaboró conmigo, Carlos Sidra,
que no destacó porque hizo pocas cosas., fué colaborador mío en la Almudena en los comienzos y
luego me la tuve que hacer yo sólito. Posteriores a mi son Moneo, Saenz de Oíza, Fisac, luego ha
habido gente como Alejandro d ela Sota, algo más joven, muy valorado en sus años, pero yotengomi
manera de ver las cosas y me parecen un suspiro, a mi me llama más un Palacios con fuerza, con
aire.
Luis Moya era algo mayor, era un gran arquitecto, de grandes aciertos y grandes errores.
Gutiérrez Soto era mayor que yo, Luis Moya fracasó con la reforma del teatro real y después a
Partearroyo tampoco le ha ido bien. No es la mía un época donde hayan salido grandes arquitectos:
De mi época era también Víctor Dórs.
Al acabar la guerra en el año treinta y nueve yo fui depurado. Tuve que venir de Santander
aquí porque era donde tenía mi única familia y me consideraron infiel a los nacionales y me
depuraron. A mi me privaron del ejercicio de la profesión durante 10 años y yo trabajaba como podía,
es uno de los motivos por los que yo derivé a la Historia del Arte, tampoco tenía otras posibilidades.
Me dedique a escribir, a investigar, a pensar, de ahí viene mi faceta de historiador, de ecritor.
Diez años de depuración son duros, luego la cosa se empezó a dulcificar.

25
DOCUMENTOS INÉDITOS

26
ACTA DE LA SESIÓN DE LA JUNTA CONSTRUCTORA DE LA
CIUDAD UNIVERSITARIA DE 28 DE ABRIL DE 1928.
ACX d e l a s e s i ó n o lefcraáe e l ¿ i a 25 TÍA anri,t_de_
1928, «n e l Pabellón de 2a Koncloa, bajo la p r e s i d e n c i a
de ,:,!'• e l Rey, 7 COA « s l s t e & c i a da l o s señoras que e l
señores: s s r g e n ee e s p r e e a t u
S . r . #1 Hey Abierta la s e s i á a por •£• e l liay, a l a » once d e l a
Cu ILejo mañana, fué l e í d a por e l «secretario <jus s u s c r i b e e l s o t a
B erasej o de l a sesión en t - r i o r que tdé aprobada»
Reoacess e da ou a t a d e £os e l seSor üreña ha escusado su
¿leonera a s i s t e n c i a p o r e n c o n t r a r s e enferso y de %ue f*« hr* cita—
o c t a v i o fie Toledo di a l Deoauo e o e i d e a t a l de l a £te cuitad de J ^ r c a o i a , s e -
Paléelos ñor Hivag J a t e o s QÍ.« a b i e t e & lo sei-ióa por v*s primera
Rivas líateos eu s u s t i t u c i ó n d e l Decano es propies&á se&or uceares
Folch CU.
pioz Cana eco jjeslgKF.ciórt ¿ e l r« Lopes wtoro coso rqaiteeto-£lrec
Aloroany tor.
¿sin íelacioe T?l v o c a l s*ftor Lr¿s£eeho, propone cae por i c e c i r c u n s -
Ya aguas t a n c i a s Se prepsrr c i o n y estraordií¿£,ria cepacidad p r o f e -
Landeoho sional fiel s e ñ o r Lopes '«tero, i s J u n t a , p r e s c i n d i e n d o de
López Otero «onvocar concurso al^nno pare* f o j » a r el proyecto de oonjur
Pelees t o d e I r a cons t r u c cioa^c de l a CiuSsu " n i r í r s i t n r i a »
¿gallar debe enootsenaar e s t e t r s b s jo a sicfco se Sor Von Iíod*;8to
Lopes O t e r o , dealgaasdole A r q u i t e c t o - D i r e c t o r de la Ciu-
dad n a i v - - r s i t r r i a .
S i señor l ó p e s o t e r o , h<:bla p a r s opoaerse a t a l d e -
el&títcíóa por = ¡atender que es n e c e s a r i o , ene o t r o s firjui-
t - c t o e intervfnítan en l a eoní cc¿ óts del p r o y e c t o .
.?•?*• e l Rey, s^aui U e s t e que e l ce Sor López wt*ro 00—
nocs jsí>jor oue neéie l s e &eee&iZr,&ez à« L*s « i f e r e n t e s Fo-
c a l tadeü, <¿u© &n t u s Tía jes de e c t u á i o os ÍID o p e c i t a é o
especiali «i*te p&.-« ¿ s t e labor y h&' ¿.•--isogtrr.do a n t e l a J u n -
ta su lftbc»riui.-i¿«¿ y pre jezuciófe, h&cicix.'; %>e ^ c r e e d o r a
1© efceoltïta oaufisüsa 4e Xm ®lm&. y àehe oer i or tafcto,
üseergya© do la air¡:eeiáa sttxpFBm. &-~-l - r e m e t o .
A requts·iiEies.t© de T i r i o s seííor«s «e i s -iu»t» t &l
señor LQp&s atar© simnáaim e-osestáiísast®rite e l salón»
SI $#ñor salíaos»©.,. ass.&if l e s í& que ®a sa ©pillos ©i
asesor ^ óaieo pressara&o para ooof&'eaiou&r el prefecto es
©1 sé£or L&pm o t e r o , síimásáosG e e s t s ©pialé» loe

Si seftor Taques?» prapoiïo eue so atstorla* a l se Sor


Lapes y t e r a pera e l s g i r y ©apilar ®l pvrsmi&l a u x i l i a r
que ssti-s© necesario»
í e trist© dk* I R ro&tmer&c i6» «a© por t a i s r v i c i o
e x t m o r S i n f r i o h© de reelfcir ©1 ¿rgtitteoto-Dire-otor t
©acose itóaM© l a Jm*t& s i señor Lammoho le misión do
t r a e r mi informe pr©«©nlesao lo cuantíe en que e l
s©&©r L$p*¡z ú t e r o ba#a 6© s e r r6G<Uííñrí?ílo por ©eoí; s^r-

i&¿xl¿, £6 A« Aoril ée 1928.


s i ÜOC r e t i r i o ào 1& jtaata,
F i r m é Oí FIÜ/R!KÍ?£ÏÍ AGÏÏILAR*
CARTA DE JOSÉ LUIS SERT A LÓPEZ OTERO.
1 5 2- n^uc ^ ^ (Rjc^d - B¿Sl*C*Q

Excmo. Sr. López Otero.

Ui distinguido amigo y compañero:


Ya que podemos volver a hablar de nuestra co-
laboración y de los antigaos planes, le remito, según
acordamos en nuestra conversación del sábado, e l punto
de partida de nuestro proyecto para el edificio central
(antiguo Paraninfo) en l a Ciudad universitaria de Madrid.
C-JaM*<vuuv)~e£¿buiirtfijü. lugar de ser t m edificio un elemento sun-
tuario, 'debería cpnstituir la cabeza de la Universidad.
Cada Facultad deb«Lalbergarse en una construcción sepa-
rada correspondiendo a una rama de la Ciencia, y no ha-
biendo en la moderna ninguna' especialidad desligada de
las otras, oreemos indispensable que haya en nuestra Uni-
versidad una Aula grande capaz de contener parte o todos
los discípulos de las Facultades distintas el día en que
una lecolon solemne interesante para todos tuviera lugar.
Debería, pues, ser concebida en forma t a l que pudiera
oon facilidad achicarse o agrandarse, según l a cantidad
de estudiantes que debieran a s i s t i r , liada aumenta la
atención como 'el sentirse codo a codo en una sala llena,
y oomo lo contrario se produce también, l a Aula se estu-
diaría para que lo estuviera si'empre. Esta Aula estaría
rodeada de dependencias y a ella se llegaría atravesando
vestíbulos, claustros, salas de reuniones, etc.
/O^J^/BÜsería el cuerno central del monumento .pe-
ro 'a derecha e izquierda veríamos dos cuerpos mas, uno
consagrado a biblioteca (se había hablado del traslado de
la nacional) y otro al arohivo de la imagen y del soni-
do. Asi pues, el conjunto del edificio cobijaría la Cien-
cia del pasado, la del presente y la futura. En l a Aula
central se instalarían aparatos de recepción y transmi-
sión que pondrían nuestra universidad en contacto con
las extranjeras, sobre todo con las de lengua española.
En nuestras Amé*ricas se oirían, pues, las lecciones de Ma-
drid y desde Madrid podríamos contemplar, por ejemplo,
una operaoión quirúrgica realizada en un hospital c l í n i -
co del Huevo Mundo.
Los murps de l a parte central del e d i f i c i o l o s
Veríamos cubiertos de pinturas desde e l p e r i s t i l o a la
Aula grande que representarían l a evolución del pensa-
miento español desde que é s t e desperté en l a s grutas
de Altamira hasta noy* Entre l a entrada y la Aula gran-
de contemplaríamos l a s f a s e s de l a ardiente tusos de la
Terdad, tanto por e l canino recto de l a sana f i l o s o f í a ,
como por e l tortuoso que condujo a l a s h e r e j í a s . Qui-
siéramos representar por l a imagen l a tragedia de nues-
tro pensamiento, sus escuelas, sus derrotas y sus triun-
f o s . Por ejemplo, Séneca y l a Ciencia Romane; l o s padree
de l a I g l e s i a primitiva; l o s Godos; San Isidoro, e t o .
Los agruparíamos con l o s de fuera de España, según sus
relaciones* Avicebran al lado de l a Fuente de l a Vida,
discutiendo con Santo Tomás. Moisés de león fijando poi
' l a escritura l a Tradición Oral Mosaica. Averroes sombran
do en España l a sabiduría griega. El Beato Raimundo Lu-~
l i o discutiendo con l o s moros, e t c . e t o . Mas tarde nues-
tros monjes, l o s maestros Sebonde y Arnaldo de Yillanuev
Vives, loe Doctores de Salamanca, l o s Poetas, l o s c í s t i -
cos, nuestra Santa Teresa, San Juan e l de l a Boche Oscu-
ra, e t c . e t c . Hasta l l e g a r a la Aula grande cuya cúpula
representaría e l firmamento nocturno que en el s i t i o pri
cipal, en su t e s t e r o , veríamos rasgado como un velo por
nuestros Santos y Sabios descubriendo mas a l l á flHA l a
Santísima Trinidad. Este- tema l i t e r a r i o al tomar forma
daría lugar a composiciones de una vida, una variedad y
una riqueza iconográfica inaudita pero reunidas todas
e l l a s por una concepción única disciplinada a l a idea
madre de modo riguroso, el* resultado s e r í a l a Unidad.
En resumen, nuestro proyecto ambiciona e l rea-
l i z a r un órgano adaptado a la función a que se l e d e s t i -
na. Edificio-Cabeza coordinaría l o s demás de l a Univer-
sidad formando juntos un organismo de enseñanza s i n igua
Una' palabra para terminar sobre e l aspecto ex-
terno del monumento* no tendría áste fachada, o mejor di
oho, no s e r í a é s t a superpuesta. Sería l a forma exterior
de la vida del e d i f i c i o . La enseñanza a los discípulos
se operaría dentro de é l ; pero dadas las aspiraciones
i aotuales y nuestro culto por l a difusión de la Cienoia,
creemos que un e d i f i c i o cerrado' no obedece a t a l e s aspi-
raciones. No debemos excluir a nadie de una posibilidad
de cultura, pero no debemos distraer a los que de e l l a
hacen el objeto de su vida con l a intromisión de aquello:
t que buscan e l ponerse a l corriente de modo menos comple-
t o . Debemos concebir nuestra construcción en forma que
BU interno eea sólo acoesible a l o s profesionales, pero
que todos los demás puedan p a r t i c i p a r a l a enseñanza
por medio de altavoces situados en l a s t e r r a z a s que l o
coronarían. A e s t a s t e r r a z a s se accedería por un sistema
de e s c a l e r a s e x t e r i o r e s d i s p u e s t a s ¿armoniosamente, y
t a l s e r í a l a fachada.
Los pináculos del e d i f i c i o , t a n en usanza en
n u e s t r a t i e r r a no s e r í a n objetos s u n t u a r i o s , pues l o s
c o n s t i t u i r í a n l o s órganos mismos de transmisión de l o
de dentro afuera y de l o de fuera y lejano a d e n t r o .
Nuestra concepción r e a l i z a r í a un conjunto que
e n c e r r a r í a , r e c i b i r í a y t r a n s m i t i r í a vida, conteniendo
c r i s t a l i z a d o l o pasado, v i v i r í a el presente y engendra-
r í a l o venidero, ¿tetaría purgado de toda s u p e r f l u i d a d ,
cada p a r t e correspondería a l todo y todo s e o r i e n t a r í a
hacia e l mismo f i n , e t c . e t c .

? Ho cree Yd. que l o precedente que reúne mi


recuerdo de l a s conversaciones que en o t r o tiempo t u v i -
mos y de l a s que nació la idea s e r í a bueno que l o com-
p l e t a r a Yd. con e l suyo y r e d a c t a r a un texto que pudié-
ramos publicar?

Llegue ayer y me apresuro a e s c r i b i r l e , pero


l e d i r i j o l a c a r t a a Madrid por temer que no l e alcance
en San Sebastian.
Si pudiera Yd.^mandarme copia de l o s poderes no-
t a r i a d o s que me concedió el Prado para mis gestiones en
Ginebra, se l o a g r a d e c e r í a vivamente.
Le ruego que salude Yd. muy afectuosamente a l
Conde de Komanonea con quien convendría hablar de sacar
del a t o l l a d e r o l o s nombramientos de los cuatro Académi-
cos honorarios. Yd. comprenderá que e l t í t u l o h o n o r í f i -
co con que l a Academia quiso honrarles se convierte en
bola negra desde e l momento en que no l l e g a l a r a t i f i -
cación o f i c i a l . Y como los blak boules representan loe
Museos de Europa que sacaron nuestro tesoro en p e l i g r o
(véanse l a s f o t o g r a f í a s de Perelada dos horas después
que lo sacamos del C a s t i l l o ) de manos de los Bojos para
ponerle en l a s n u e s t r a s . Ayúdeme Yd. a s e n t i r como que-
da l a g r a t i t u d y l a c o r t e s í a española, ¿epero que l a Aca-
demia haga a l g o .
Le mando como hemos convenido copia del i n f o r -
me que temi t í a l General Jordana dándole cuenta del
cumplimiento de BU mandato. No hay en t a l documento na-
da que sea a e c r e t o , antee a l c o n t r a r i o , creo que con-
vendría d a r l e publicidad pues demuestra que por encima
de todo t r i u n f a a veces l a buena voluntad de los hom-
b r e s cuando l e s une e l amor a l A r t e , pero cons I r velo
por aboza encerrado con l l a v e , puee no ee £ i l a Supe-
r i o r i d a d e ¿ aun de t a l opinión. Dejo a la d i s c r e c i ó n
de Vd. e l comunicarlo al Presidente y a l o s compañe-

t - > - 3J)
liiriiti^^ - • i. &aiJát¿»&L«it üUik&JJiahL·LsvL·*

CARTA DE LÓPEZ OTERO AL DIRECTOR GRAL. DE BELLAS


ARTES SR. GALLEGO BURIN.
j'/r/rr

Excmo. Sr.
D, Antonio Gallego Burin
Director General de Bellas Artes.
MADRID.
Mi querido amigo:
Por mediación de uno de los propietarios de los
terrenos del antiguo Alcázar, de Jerez, Don José Gomendio, me en
vian copia de una carta dirigida por Vd. a Don A. Diez Perelló,-
contestando a una nota que al parecer le han enviado los propie-
tarios y que yo desconozco totalmente.
Por su carta veo claramente está Vd. disgustado con todo
lo ocurrido en este desdichado asunto, y por lo que a mí perso-
nalmente se refiere, quiero dejar bien sentada mi actuación en -
el mismo, ya que por mi parte sólo puedo decir y agradecer a Vd.
las amabilidades y deferencias que ha tenido conmigo. Como si —
también las duras críticas que se han hecho de mí en la Academia,
es la razón de ponerle estas letras para explicarle con todo de-
talle y con completa exactitud los hechos tal y como yo los he -
vivido, pues bajo ningún concepto desearía pueda Vd. suponer que
yo he faltado a la verdad, y que ni conozco ni tengo nada que ver
con esa nota que al parecer le han enviado los propietarios, que
no refleja la verdad de los hechos tal como han ocurrido, y es -
completamente absurda.
Por encima del interés de la construcción del Hotel,me in-
teresa muchísimo más, el poner en claro mi actuación profesional
y ante todo mi corrección y lealtad de amigo, de quien no he reci
bido. más que atenciones y deferencias* ~~
Con referencia al párrafo de la nota de los propietarios,
en que según veo en su carta dice " a la vista del nuevo proyecto
consideré y comunicó a dichos señores que éste respetaba los Mo-
numentos Histórico-Artísticos, y què por tanto a su parecer podía
llevarse adelante". Estoy completamente de acuerdo con Vd. que es
totalmente inexacto y solamente un confusionismo puede haberles
llevado a tales ilógicas declaraciones, ya que nunca fuimos a ver
le con el nuevo proyecto« Lo que pasó fué exactamente lo que yo -
decía en mi sucinta Memoria explicativa presentada a la Academia,
y que es lo siguiente:

•./. •
fl¿ilMÍÉÉ¡iftiifti4

• •

2)

• •/ ••

En otoño del 56 me encargaron hacer un proyecto en los te-


rrenos del antiguo Alcázar, de Jerez, de un Hotel de lujo de via-
jeros y de un grupo de casas de renta media. Ni el alcalde, en —
aquel entonces D. Alvaro Domecq, (que estaba interesadísimo en lie
vario a cabo) ni ninguno de los propietarios me dijeron que el AT
cazar, los baños y la Capilla eran Monumento Histérico-Artísticos,
no sé si lo sabrían (supongo que no) pero lo cierto es que a mí -
nada me dijeron, y yo a la vista de lo que hoy existe no lo pude
suponer.
Mi primer proyecto no respetaba mas que las murallas, que
es lo único que yo consideré interesante, pues los baños árabes -
(que son totalmente falsos) me estorbaban para el emplazamiento -
del Hotel; la Capilla tenía mucha menos importancia pues su empla
zamiento no le afectaba.
He de hacer constar, que la direccién de las obras las lie
va conmigo el arquitecto de Jerez, don Manuel Lacasa y Suarez In-
clán, por lo que yo no he intervenido ni he estado enterado de —
peticiones de licencias Municipales, ni he visitado nunca las obras
hasta que no estuvieran mas adelantadas, pues yo daba todos los -
planos y detalles desde aquí.
Consultado por el Alcalde (D« Alvaro Domecq) y propietarios
D. Félix Hernández, Arquitecto Conservador de Monumentos de Jerez.,
éste les manifesté que no podía llevarse a cabo tal como estaba -
el proyecto, por ser Monumento Histérico-Artístico el Alcázar, la
Capilla y los baños; al enterarme de ello, me entrevisté en Jerez
con mi compañero Sr. Hernández y juntos tratamos de resolver el em
tlazamiento del Hotel de distinta forma para no tocar los baños -~~
rabes, y no abrir un arco en la muralla. Me resistía a ello por -
estar muy encariñado con la idea de este proyecto, e incluso Her-
nández pensé en dejar los baños dentro del Hotel cubriéndolos con-
unas vigas de hormigén, y a la vista de las dificultades que esto
presentaba me aconsejé se lo consultara a la Direccién de Bellas -
Artes; pero lo que es ciertísimo y evidente es que D. Félix Hernán-
dez no puso más que esos reparos con respecto a los baños y Capilla,
pero lo que nunca dijo, es que allí no se podía llevar a cabo la -
construccién del Hotel, ni muchísimo menos que el recinto fuese Mo-
numento Nacional..
Quedaba pues, bien claro que una vez salvado estos defectos,
nada se opondría a su construccién.
A mediados de Noviembre del 57» acompañado de dos propieta-
rios, tuvo la amabilidad de recibirnos, para enseñarle el primero -
proyecto y pedirle consejo; Yd. muy sabiamente me convenció que de-
bía hacer otro, respetando los baños, no tocando las murallas, por-
que para llevar este primer proyecto a cabo, tendría que ir a informe
de las Academias y después de perder un tiempo precioso era casi -

../..
• v

3)

seguro lo denegasen; éstas fueron (si mal no recuerdo) exactamen-


te sus palabras. De lo que sí estoy segurísimo es que Vd. nunca -
me hablo de que el nuevo proyecto tenía que volverse a presentar
a la Dirección de Bellas Artes, o yo por lo menos puedo asegurar-
le que nunca lo he oido, pues de haber sido así ¿por qué no iba -
yo a presentarlo?, ¿Es que Vd. o el Sr. Hernández me habían deja-
do entrever que allí no se podía construir un Hotel?. Todo lo que
yo deduje después de su consulta, era que una vez.modificado el -
proyecto no había necesidad de ningún tramite más.
To honradamente asi lo he creido porque- lo que no he supues,
to jamás, y sigo sin entenderlo (por lo que luego explicaré) es -~~
que pueda declararse Monumento Histérico-Artístico un recinto don-
de se supone existié el Alcázar pero que en la actualidad está edi
ficado en sus dos terceras partes por un sin fin de edificaciones,
y en lo que queda no existe vestigio (salvo las.murallas) del an-
tiguo Alcázar, y buena prueba de su falta de interés artístico,es
su desconocimiento total, no sélo de los jerezanos, sino de la ma-
yoría de los españoles.
En lo que sufre un indudable error, como afirma en su carta
el Sr. Perelle, es en suponer que cuando fuimos a visitarle ya se
estaba trabajando en la obra, ¿cerno se iba a trabajar entonces,si
yo tenía que hacer nuevamente el proyecto y no sabia donde iba a -
emplazar el Hotel para no tocar los baños árabes?.
Después de su entrevista y oidos sus consejos, redacté un -
nuevo proyecto que me resulté dificilísimo de resolver, pero al fin
después de tres anteproyectos les entregué a los propietarios el -
proyecto definitivo a fines de Mayo del 58» sin volver a tener no-
ticias hasta finales de Septiembre, en que me avisaron de Jerez, -
pidiéndome detalles de la estructura, pues en ese mes se había co-
menzado las obras y tenían la licencia del Ayuntamiento.
En el mes de Febrero me avisaron alarmados de Jerez notifi-
cándome ima orden de la Dirección de Bellas Artes parando las obras
Al visitarle para informarme de la causa, Yd. me notifica la nece-
sidad de pasar el proyecto por la Dirección de Bellas Artes para -
pasar a informe de la Eeal Academia de Bellas Artes, pero que era
un asunto de mero trámite, ya que en cuanto la Academia lo aproba-
ra, las obras se podrían continuar. Tal confianza me inspiraron —
sus palabras que yo no me ocupé de explicar ni trabajar el asunto
en la Academia, suponiéndolo un puro trámite sin peligro alguno. -
Sin embargo, alguien me informé que lo ocurrido se debía a una de-
nuncia formulada en la Academia de la Historia por el académico -
Sr, Torres Balbás, pidiendo a la D. General, de Bellas Artes un in-
forme de lo. que se estaba haciendo en el Alcázar de Jerez.

»•/» •
« t

4)

Como en la última visita que le M e e pidiéndole activara los


trámites de las Academias, Vd. me dijo no había podido enviarlo
antes por esperar los.informes de Félix Hernández y de Iñiguez;
hablé con éste último, quien me dijo que él no habla dado infor-
me alguno, pues lo hacía después de las Academias, pero que ha-
bía visto el expediente y que le había parecido correcto y bien,
pues de otra forma me hubiera avisado para que lo corrigiera.
¿No resulta extrañísimo que personas tan especializadas en -
esta materia como Félix Hernández y Paco Iñiguez lo hayan encon-
trado todo correcto y no me hayan dicho que aquel recinto era —
Monumento Histérico-Artístico?
Contestando al resumen que hace en su carta en el que hay -
puntos, quizá por confusionismo, que no responden exactamente a.
la realidad, quiero poner en claro las cosas tal y como las veo.
Resumen.
La Sociedad propietaria de los terrenos me encargé el proyec.
to de Hotel y bloque de viviendas en'Noviembre del año 1.956. EL
primer proyecto se terminé en abril de 1.957» En dicho mes se pre_
senté a Turismo, y el 17 de Julio concedió el crédito, declarando
lo de excepcional utilidad pública. En Septiembre de 1.957$ los -
propietarios y el alcalde D. Alvaro Domecq llamaron al Arquitecto
D. Félix Hernández para que dictaminase sobre el proyecto.
Que en Octubre del mismo año me entrevisté sobre el terreno
con mi compañero Sr. Hernández, con quien traté de mutuo acuerdo
de resolver las dificultades de suprimir los baños árabes y abrir -
un arco en la muralla.
Que ante las dificultades de resolver estos defectos sin cam
biar el proyecto, decidimos consultarlo a la D. de Bellas Artes.
Yisité al Sr. Gallego Burín en Noviembre del 57 acompañado -
de los señores D. Alvaro Domecq y D. Pedro González Diez y del Sr.
Lacasa, arquitecto director de las.obras.tQue el Sr. Gallego Burin
me aconsejo cambiase el proyecto pues creía casi imposible su —
aprobación y perderíamos mucho tiempo llevándolo a las Reales Aca-
demias.
Que todos entendimos que al corregir el proyecto ya no había
necesidad de ningún trámite de Academias, puesto que se salvaba -
todo lo que se suponía Monumento Histérico Artístico.
Que ni el Sr. Hernández ni el Sr. Gallego Burín me dijeron -
.jamás que el recinto del Alcázar fuese considerado como Monumento
Histórico NacionaíT

•./..
5)-

• •/• •

Que yo personalmente (puedo estar equivocado) ni lo he consi-


derado ni lo considero, por las razones que luego expondré.
Que en Mayo de 1.958~terminé el proyecto definitivo,corrigien
do los defectos del primer proyecto, es decir, respetando la mura
lia, los baños y la Capilla, y que en el mes de Junio se presento"
al Ayuntamiento obteniendo y pagándose la licencia.
Que el 30 de Septiembre se empezó la obra colocándose la pri-
mera piedra, con asistencia del Gobernador Civil, alcalde de Jerez
e invitados, con copas, discursos y gran solemnidad, cosa facumen
te comprobable por la prensa local de esa fecha. ~"
Que la obra continué por espacio de 5 meses a toda velocidad,
sin contratiempo alguno y sin que nadie nos exigiese el permiso de
la Dirección General de Bellas Artes.
Que en Febrero de 1.959, se recibié una orden de la D. G. de -
B. Artes de suspender las obras.
Que al visitar al Sr. Gallego Burín para conocer el motivo, me
informé que era debido a tener que consultarse a las Academias, -
pero que era un asunto de puro tramite y que tan pronto fuera apro
bado, daría orden de continuar las obras.
Que posteriormente me enteré que coincidente con esta suspen-
sión, en la Real Academia de la Historia había sido formulada una
denuncia por el académico Sr. Torres Balbás, pidiendo a la D. Ge-
neral de Bellas Artes le informara lo que se estaba haciendo.
Que por un exceso de confianza no se hizo en la R. Academia -
de Bellas Artes el debido ambiente y explicación de lo ocurrido,
presentándose simplemente los planos y una sucinta memoria, que -
originó por desconocimiento de la mayoría de los académicos del -
estado real de lo que llaman recinto del Alcázar su denegación, -
creando una situación delicada para todos los que hemos interven!
do en este proceso.
Que no he podido ver el informe de la R. Academia de Bellas -
Artes por explicarme mi compañero D. Francisco Iñiguez que se ha-
bía enviado a la R. Academia de la.Historia por lo que desconozco
los razonamientos en que se apoya la prohibición.
Estos son los hechos tal y como yo los he vivido, de ellos se
deduce claramente que sufre Vd. una indudable confusión al afir-
mar en su carta que las obras se habían comenzado antes de la —
primera visita hecha por mí en el mes de Noviembre del año 1.957
para consultarle el primer proyecto. ¿Cómo se iban a comenzar si
no estaba decidido el proyecto?. Por el contrario, éstas se empe-
zaron el 30 de Septiembre de 1.958.

• •/ • •
6)

• •/• «

Que es absolutamente cierto que Vd. no dio ninguna aprobación


verbal a ningún proyecto y mucho menos al segundo, por la sencilla
razón de que nunca lo vio, pero yo entendí siempre que una vez co-
rregido el primero no habría ninguna dificultad para su ejecución.
Que ni como arquitecto ni como Académico electo, creo tener -
ninguna obligación de conocer la existencia de estos Monumentos —
Histórico Artísticos, ya que la mayoría de los españoles y de los
Académicos conque yo he hablado, los desconocían igualmente.
Que a la vista de los mismos y dada la dudosísima autentici-
dad y las diversas transformaciones porque han pasado, nunca supu
se lo fueran, hasta que mi compañero Sr. Hernández me lo confirmo",
sin decirme nunca que fuese el recinto del Alcázar, porque fácilmen
se comprende, de haber sido así, sobraba el trabajo de hacer un -
nuevo proyecto, tal y como me aconsejó Vd. y el Sr. Hernández.
Que bajo ningún concepto, ni arquitectos ni propietarios (co-
mo Yd. dice en su carta) han tratado de cargar sobre sus espaldas,
responsabilidades ni aprobaciones verbales, que como se deduce de
todo lo expuesto no han existido, sino simplemente unas consultas
y consejos, que nos hayan inducido, quizá por un exceso de confian
za, a obrar con alguna ligereza por nuestra parte, por no suponer""
fuera Monumento Histórico el propio recinto del Alcázar, pero que
no ha existido jamás, ni falta de buena fé, ni la inelegancia de -
que Vd. habla por nuestra parte, sino que por el contrario siempre
hemos pretendido hacer las cosas correctamente y agradecerle la -
deferencia y amabilidad que por Ya. prestada.
Que por el contrario, tal y como se han desarrollado los he-
chos, con los errores que puedan existir por nuestra parte, nos -
encontramos en un callejón sin salida, si Vd. no nos ayuda, y es-
to es lo que precisamente yo quiero encarecidamente pedirle con -
estas líneas para sacarlo del punto muerto en que se encuentra,sin
herir susc eptibilidade s•
Que estudiada la Historia del Alcázar a travos de los archi-
vos de la ciudad de Jerez y de Simancas, y del plano del siglo XVI
que aparece en el libro "Noticias y Documentos, referentes al Alcá-
zar de Jerez de la Erontera en los siglos XIII y XVI" por Mariano
Alcocer e Hipólito Lázaro, se hacen las siguientes deducciones:
Que si el plano responde a la realidad y está hecho a escala,
su forma es un rectángulo en que la dimensión de su lado mayor es
vez y media la del menor, y por tanto sería un rectángulo de medi-

• •/. •
7)

• •/ • •

das aproximadas a 107 x 157 > es decir, bastante mayor que el te-
rreno actual comprendiendo las edificaciones colindantes con la
plaza de Monti y la carretera por su parte N. y Este, y la calle
de Don Manuel González por su ángulo N.O. ; de esto se deduce que
el antiguo recinto del Alcázar está totalmente edificado en sus-
dos terceras partes por una serie de edificaciones caóticas y en
pésimo estado, y no guardando en pié de la antigua fábrica, más
que tres torreones y el trozo de muralla Este, pues lo que hay de
la S. está rehecho por don Salvador Diez.
Estudiando el plano, resulta una sorprendente contradic-
ción entre el emplazamiento de los antiguos "baños y Capilla, con
los hoy declarados Monumentos Histórico Artísticos, y si al primer
examen de estas dos edificaciones se sospecha de su autenticidad,
es evidente que al comprobar su emplazamiento opuesto al del pla-
no de Simancas, las sospechas se convierten en seguridad de que -
ni los baños ni la Capilla corresponden a la época del primitivo
Alcázar, y que su valor artístico es escasísimo, que no se expli-
ca claramente como puede declararse Monumento Histórico Artístico
un edificio (Alcázar) del que físicamente no existe más que tres
torreones y un trozo de muralla, pues el resto está totalmente -
desaparecido desde el siglo XVI como lo demuestran los documentos q
se acompañan, procedentes del archivo de Simancas*
Que no acierto a comprender tampoco cómo puede ser Monumen-
to Histórico Artístico un terreno o recinto casi totalmente edifi-
cado desde hace más de un siglo, por la suposición de que allí —
existió el antiguo Alcázar de Jerez, y de cuya construcción no que_
dan más que ligeros vestigios.
Que tampoco se me alcanza el interés arqueológico que çueda
tener el-descubrir algunos cimientos (si los hubiera) de una ínfi-
ma parte del total del Alcázar, ya que el resto está edificado.
Que en las excavaciones realizadas para los sótanos y cimen
taciones del Hotel (6 metros por debajo de la rasante del patio -
interior) no se han.encontrado absolutamente nada, y dada la super
ficie excavada sería lógico algo se hubiera descubierto.
Que cabría considerar dentro de una absoluta realidad, si -
el Estado o quién correspondiere, se lanzaría a unas excavaciones
costosísimas para finalmente encontrar unos trozos de cimientos de
una antigua edificación que sabemos de antemano estaba ya casi —
desaparecido en el siglo XVI y no tenía ningún relieve artístico.
Que, qué ventaja puede aportar a nadie el dejar estos terre_
nos ilimitadamente en la lamentable situación que hoy se encuen-
trans, por el hecho de considerar que se pueden llevar a cabo unas
excavaciones que de antemano sabemos no se harán jamás.

• •/• •
JL·M^L·^LU^LU^^.., ^ ^ ^ ,,,.,.,^,^ ^.

8)

Que por el contrario, lo que se propone hacer, es sanear y -


poner en relieve lo poco que queda de estos Monumentos, urbani-
zando todo el terreno creando los jardines y patios que marcan -
los planos, edificando un hotel de viajeros de lujo, que el T u —
rismo ha declarado de interés Nacional, y un "bloque de viviendas
de renta media, logrando con este conjunto una importantísima me-
¿jora para la Ciudad al transformar un terreno hoy en vergonzoso
y lamentable estado, en una urbanización con grandes jardines, -
que servirá para que lo poco que queda del Alcázar, no se pierda,
y pueda conservarse de manera muy distinta de la actual.
La Sociedad propietaria podría restaurar las murallas, lim-
piándola de los bochornosos cartelones de vinos de Jerez que hoy
la decoran, poner en culto la Capilla, dejando de ser el guarda-
muebles actual, y trasladando la escuela nocturna que hoy ocupa
los baños árabes; el resto serían jardines que envolverían las -
edificaciones antiguas y las nuevas que se proponen.
También sería necesario urbanizar y restaurar la rampa y —
arco de entrada de la fachada Este, para dar prestancia y belle-
za al acceso del Hotel y jardines, hoy en lamentable estado, y -
todas las obras que la Dirección General de Bellas Artes conside_
re necesarias para lograr un conjunto de calidad y belleza.
Por todo lo expuesto, consideramos que dada la situación en
que las obras se encuentran, en que se llevan gastados más de —
10«000.000,- millones de pesetas y habiéndose recibido dos prés-
tamos del crédito Hotelero, del Ministerio de Información, sería
conveniente se considerase el problema con absoluta realidad» -
muy diferente de la fría apreciación de un Monumento Histèrico-
Artístico, sin conocer con exactitud el lamentable estado actual
del recinto, y teniendo en cuenta la mayor o menos benevolencia
con que se han catalogado muchos Monumentos Histérico-Artísticos,
creo se debería aconsejar por las Reales Academias de Sellas Ar-
tes y de la Historia, se revisasen en este caso, estas declara-
ciones, y sobre todo se determinase de un modo concreto la deli-
mitación del perímetro del Alcázar, ya que hoy se desconoce to-
talmente.
Perdóneme, querido Gallego Burin, este monumental latazo -
que le he colocado, pero para explicarle mi verdadera posición,
no he tenido más remedio que extenderme; yo le rogaría encareci-
damente olvide la equivocación de estos señores y ceda en su ló-
gico disgusto, pues estoy seguro que ellos no han querido en —
ningún momento, cargar sobre Vd. ninguna responsabilidad, sino -
simplemente justificarse, y yo le agradecería, que por el contra
rio, nos preste su valiosa ayuda para poder resolverlo en la —
forma que Vd. considere más conveniente.
Reciba con estas líneas un cordial saludo de su buen amigo,

/
PROYECTO
DE

MONUMENTO Á L A S
* *

C D....R...2...Z-.&.^„...a..Q„K.£....T..S..£.^^
-EÜL^&XlLJL Z

DOCUMENTO NUMERO
•C-" ••CS^"^!*-

MEMORIA
M E M O R I A

Representa éste monumento vina de las efemérides mas brillantes

de le Historia de España y sintetiza inmortalizándolo,aquel glorio-

so periodo de los comienzos del siglo XIX en el que luchando el "pue-

blo español por su independencia, de signa y reúne á los hombres que

hablan de regirle y gobernarle,libertando a la Patria del yugo ex-

trangero y libertando al pueblo mismo de instituciones,prejuicios y

privilegios que le oprimian.por medio del código glorioso,cimiento

de una nueva España,escrito al amparo del valor y el sacrificio del

pueblo gaditano.

Han do simbolizarse en él por tanto,las C0R2ES de 1810-181S ,

que recuerde de las de Aragón y Castilla son la reunión de los man-

datarios populares,varones esclarecidos que solo guiado3 da sus vir-

tudes, de sus sacrificios,de su templanza,de su patriotismo y final-

mente de su sabiduria,gobiernan al presente como soberanos,ya que

la scbsr&nis de la nación por su volur.-.ad ros ido ¿n ellos "ismoG,v

d-iodr le Isls dò Csdiz encauzar» y dir:san ls. abr.:* sacien " .-1 h= reis-

te del ejército v del pwiMc en lu pu-erra per ls Inájpei-iáencit-..

Y no es é3ta sola la misión nuo se impene aquella inmortal * -

saiaMoe,3inc otra trascendental de prepreso y de cul tura, condensa-

da on sa obra Dolí tica, fundamento de la España fu vara que ea laCCiíS-


íITUCION de 1812,compendio de s a b i a s l e y e s que i n s t a u r a n l o s d e r e -

chos i n d i v i d u a l e s y l a s l i b e r t a d e s p ú b l i c a s , e s t a b l e c i e n d o g a r a n t í a s ,

aboliendo' p r i v i l e g i o s , d e r r o c a n d o i n s t i t u c i o n e s y t i r a n i a s y n a c i e n -

do resplandecer en todo momento e l p r i n c i p i o de l a j u s t i c i a , l l e v a n -

do á l a nación a l o s comienzos de su prosperidad m a t e r i a l , f o m e n t a n -

do l a s i n d u s t r i a s , p r o t e g i e n d o l a a g r i c u l t u r a y creando organismos

productores,no olvidando á l a s t í e r : a s que l a España a n t i g u a d e s c u -

b r i ó , conquistó y c i v i l i z ó y á l a s que extiende sus mismos derechos

y libertades.

Y éste código fué e l a b o r a d o , d i s c u t i d o y sancionado en p l e n a l u -

cha de independencia,amparado por I03 muros de Cádiz y defendido por

e l v a l o r y l a firmeza de su pueblo y sus soldados.

Deberán por t a n t o enlazarse,formando un todo armónico,grandio-

s o , expresivo, a l símbolo y l a r e p r e s e n t a c i ó n del e s p i r i tu de l a s COR-

-SS defensoras de l a O-uer• a de l a F a t r i a invadida,creadoras de o t r a

p a t r i a l i b r a y propera en l a Faz ;de l a CONSTITUCIÓN compendio de

e^as leve3 bienhechoras e l a b o r a d a s por a q u e l l a s durante «1 SITIO 2Z

C •"•"¿.apíaedie q l c r i o s o n-^3 d e s t a c a entre l e s innumerables de l s in-

dependencia y que i:ir.or"H.lizó s l a entonces capi-.al de l a Monarquia

española,y .-xpresaudc , a l misrr.c tiempo, de modc muy p r i n c i p a l l a cola-

boración d^ IÜS p r o v i n c i a s americanas en l a formación de nuevo r e g i -

r e n c o n s t i t u c i o n a l ^ también l a ayuda de l a s naciones e.liadas, IYJZI*-


COR'rESrCOlíS'ri'JJUCIÓN y sri'IO de CÁDIZ,han de perpetuarse pues,

en un monumento sencillo,grandioso,severo y al mismo tiempo expresi-

vo y fácilmente comprensible.

No deberá á nuestro juicio dominar en su composición la exage-

rada robustez ni las grandes masas,pues el lugar en donde ha de ser

emplazado,como perteneciente á una ciudad de las aspecto y conforma-

ción de la de Cádiz,no es el mas apropiado para un violento contras-

te con el conjunto de pequeños edificios que ha de rodearlo.

Por otro lado el monumento deberá ser en su silueta elevado ,

pues conviene hacer notar el razonado y atendible deseo expresado

por el cabildo gaditano en el manifiesto-convocatoria de Abril de

1812,de que los navegantes puedan- admirar su silueta á la entrada y

salida dol puerco. -„

La arcnii tac tura en'sua formas y proporciones debe reccn'dar en

lo posible el estilo dominante en la época,con.tribuyendo de éste mo-

do a hacer resaltar el carácter y per tanto la expresión necesaria

d ~~i i c o n j u n '• o.

T.vniendo e n c u e n t a t e d o l o e x p u e s t o v cor.c cc:ri¿cu-r.ciu d~l cc-

nocimi-into y -¿s-.udio do lix ni-j-.cria d.j a q u e l l a s C o r t e a .-¿al ccr..o d j

l a l e c t u r a d a todos cua.n-.es dccui;jn-,cs y hrr.rCsi-rr.r.-ia c o n -.-lies ae

relacionan especialmente, de los publicados con la convocatoria de

la actual Junta del Contesi&.rio,hei*.os concebido v formulado nujstro

proyecto, a tendí ei'ido á¿ un modo preferente fe dar la exprés i ir. r.r-cr'.-:*-


ria á un monumento que ha de simbolizar ideas y oonceptos,hechos y

pensamientos de tanta trascendencia y que ha de proclamar en todo

tiempo la sabiduria.la elocuencia,la abnegación,la. prudencia y el

patriotismo de las Cortes,los principios de justicia.de libertad,de-

democracia y de progreso que presidieron en la formación del código

Constitucional y finalmente,del valor,heroísmo,firmeza y sacrificio

del ejército-y del pueblo gaditano, amparando y defendiendo tanta gran-

deza.
E M P L A Z A M I E N T O DEL.MONUMENTO

El manifiesto ya citado qué publicó el Ayuntamiento de Cádiz

en el año 1812 convocando á los artistas españoles al concurso pa-

ra la erección del monumento de quese trata .señalaba como lugar

mas apropiado á tal objeto él paseo que se denomina hoy Alaineda de

Apoda ca y en él se suponia emplazado el que fué presentado en la

primera prueba del concurso actual.


I

Designado posteriormente p o r l a J u n t a Nacional como, mas a p r o -

piado emplazamiento l a e s p l a n a d a e x i s t e n t e entre e l e d i f i c i o de l a

Aduana y e l nuevo mueile comercial,actualmente en construcción,a

é l hemos adaptado n u e s t r o p r o y e c t o s i n haber v a r i a d o l a i d e a , t r a -

za y composición g e n e r a l d e l p r i m i t i v o , s e g ú n deseo de l a misma

Junta y conforme á l a s bases d e l concurso.

Estudiado sobre e l propio t e r r e n o l a s v e n t a j a s .é inconvenien-

t e s del mejor punto de e r e c c i ó n d e n t r o de l a gran s u p e r f i c i e se-

ñ a l a d a . s e deduce q u e , s i t u a d o e l monumento próximamente en el c e n -

'-.ro d>> lfe fjran p l a z a , p c d r i a c o n s t i t u i r l a p a r t s p r i n c i p a l de un

j a r d i n formado con p l a n t a s d? poca a l t u r a para no impedir la. v i s u a -

lidad.

Ofroce éste s i t i o aun l a e s p e c i a l ventaja de que el terreno

firm;> se hfc.Ha a'manor f r o f u n d i d a d con r e l a c i ó n ¿ o~ros p u n t o s , p u -

d e n d o r v i l i z a r u e una s ó l i d a cii::ont£cicr. d.> 2z:.¿ 2'.5C-"..c:rcur.sr.an-


eia ciuy digna à.3 tenerse en cuenta ya que los ga«tos a que aquella

ha de elevarse serán incluidos ahora en la consignación total.

Adoptado éste lugar como definitivo (nue str'o monumento es sus

ceptible de ser trasladado á otros puntos) presentanse también á

estudiar dos modos diferentes de ser colocado:dando frente al mar

(plano solución A ) ó Dando frente á la ciudad (plano solución B ) .

En el primer caso el monumento ocupa el centro de un gran

circulo separado del mar por una amplia avenida de 100 metros de

longitud y 30 de anchura,que tiene acceso desde la bahia por una

escalinata embarcadero y desde el muelle de la antigua puerta de

Sevilla.por otras avenidas,siendo por tanto el punto de vista r:

principal desde el mar.pudiendo sin embargo ser perfectamente con-

templado desda tierra,tanto de frente como lateralmente.

La solución supone al monumento en el centro do un semicírcu-

lo de 115 metros de diámetro,que es el fondo de la plaza y consti-

tuido, por un jardín cen frents; 4 la ciudad,teniendo delante una

¿aplanada que pemi!-.e su contemplación de modo perfecto.

Asi ?n-un C-JSC co~:c .jr. otrc.el v.cr.ur.er..-c puede ser diviaade,

'"•\uv-.o d.;sde r.odo'2 los rsuntos do !•-. bahía ccr.o düsde el nuevo r.uo-
^^M,H^,„.,±^^^L·,^„,.iM^^...,^.

D E S C R I P C I Ó N DEL MONUMENTO

Sobre unagràn p l a t a f o r m a de t r a z a aproximadamente semicircu-

l a r de 50 metros de diámetro y a l t o sobre e l t e r r e n o general O'45

metros á l a que da a c c e s o p o r amplia e s c a l i n a t a , se l e v a n t a 'un v e r -

dadero a n f i t e a t r o que r e p r e s e n t a e l l u g a r de r e u n i ó n de l a s Cor-


r

tes y desde el cual se suponen idealmente discutidas y dictadas

las leyes que aquellas elaboraron.

Guardan rodeando á estos gloriosos escaños,dos muros eleva-

dos siguiendo en planta la curva general,(compuesta de arcos d.

circulo de diferente radio,que permiten un amplio frente al punto

d.; vista principal) y colocados con relación al eje de simetría

djl monumento,simbolizando uno la Guerra,el ambiente que aquellas

Cortea respiraban y en él va esculpido en alto relieve un frise, re-

presentativo del sitio de Cádiz final d¿ tanta heroica lucha y sin-

srulv-ri-adc -*r¿ la escena -n que el pucbJc g&ditsno rvcñsza la 1.-.-:-

rr.acicr. d.; luá -rop-.i3 frar.cjsaa cor. 1I¿Ü me-crabl -3 f:

rcr.crè van colocadas sohr- <±1 ~is~


-o.«.?-£.r.a =?sr.e sr-ro-
p.jdir-'-.-il .-i;
«epor-.i ana fi.-rara ícueatr--.*.
- , T-^ á-¿ ~cdo sir.bólicc sin

c o t i z a l a i d j a d e s a r r o l l a d a ¿n a q u e l y cuyo p>?d:rst.al va ^crna.n^nr.a

•>idc cen ¿ruirrusldas y car-...-: l a o ..-n l a s que I r a n srraradas loo r.cn -

•r:vj d-> Ico hero.-'i d.1 l a ir.d.'»pt;ndtrnciu.


E l o t r o muro análogo y s i m é t r i c o a l a n t e r i o r e n c i e r r a e l sila-

bólo de l a idea de la. paz que fué e l f r u t o a l c a n z a d o p o r a q u e l l a s

s a b i a s c o r t e s y en é l se r e p r e s e n t a en r e l i e v e una a l e g o r i a de l a

a g r i c u l t u r a , l a s i n d u s t r i a s , l a s a r t e s cuyo fomento y p r o s p e r i d a d

na s i d o o b j e t o muy p r i n c i p a l de su obra p o l í t i c a y económica.

Sobre e s e r e l i e v e i r á n i n s c r i p t o s l o s nombres de l a s l e y e s e s e n -

c i a l e s de l a C o n s t i t u c i ó n : L i b e r t a d de i m p r e n t a , a b o l i c i ó n de l a i n -

q u i s i c i ó n e t c . y f i n a l i z a é s t e monumento en un p e d e s t a l que conden-

sa idealmente l o expresado en é l y que s o s t i e n e l a f i g u r a e c u e s t r e

de l a P a z .

Todo e l . a n f i t e a t r o muy capaz responde, a p a r t e de l a que r e p r e -

s e n t a ^ l a indicación b i e n expresada por e l c a b i l d o de Cádiz en su

m a n i f i e s t o de que pudiera s e r v i r l a p a r t e básamental d e l monumento

de s i t i o de r e u n i e r e n e l que pueda c e l e b r a r s e t o d o a c t o solemne

r e l a c i o n a d o con l a idea que se conmemora.

Zl cuerpo elevado va en e l centro y se e n l a z a á l o a n t e r i o r

cen un fjr&n basasen-e en ¿1 cual van «.desades a i r . i a l j s para la'3

p e r s o n a s p r i n c i p a l . Í S y c-.ro vnrn ..-1 Rey que p r e s i d a n l a s fijS-.-rs

7 asambleas ya c i tsds3. *•' ?sr.e si hio ae lleíca r c r ó s c s l i r ^ as " ••::

l a p a r t e i n f e r i o r SÒ situa, una tribuna que es r e p r e s e n t a t i v a d¿ l i

Elocuencia que t a n t o c u l t o r e c i b i ó de l o s doceañistas.mucncs dz- 1=

c u a l e s se tienen cono ejemplo de grandes o r a d o r e s .


/

Y ¿r. el c 1.-1-. tro úe *quel gran pedestal í.e «--des* cr.ro que. sos-

tiene una gran figura'que es la constitución con la espada de su

- fortalesa "y el'código de" "su sftbiáuria;ticne~man£~o cómo'-magastad •"'

que es y todo su continente muestra su soberana grandeza.

Las cuatro grandes pilastras que sostienen el entablamento

final forman el cuerpo elevado, sobre un pedestal al cual van ado-

sados los escudos y emblemas de las naciones que ayudaron .á Espa-

ña en. su lucha con el invasor y son los de Inglaterra y Portugal,

cuyo agradecimiento debe demostrarse,pues sú sacrificio y herois-

mo de sus soldadosr fueron de resultado tan provechoso.Y asi lo

quisieron acuellas Cortes que ya desearon honrar á los aliados en

la magestad de Jorge III.

Sobre el entablamento va colocado un grupo de cuatro figuras

que simbolizan los principios fundamentales de la Constitución:!.-?.

Libertad,la Justicia,la Democracia y el Progreso que con sus atri-

butes y emblemas sostienen y coronan el libro representativo del

C c 1 i Í?G i nmc r :-,¾. 1.

Er. 1.;-. p a r t e p e s t e r i e r d e l .q-r-.n basamento c e n t r a l , « e r r e u n p - -

d e s tul _-n -1 yue ir*a g r a b a d o s l o s diez p r e c e p t o s fund::men-.ale'¿

d i 1* Cor.-:~i-uc;on,un ¡-rrurc d o fií-:ur-;S representando l:ss p r o v i n -

c i a s americsr.as r o d e a n si e s c i d e d e C¿diz asi c o l o c a d o e n s i t i o

p r e f e r e n t e cerno rir.dier.de hov.í'n:.igti merecido s l a ciudad-que '.-.upe

g u a r d a r y d e f e n d e r 1¾ s e r o r a n i a d e ?.spii:'e. cend^ncada, e n su:; f u n x -

sas murallas .
v
.• ¿El muro."circular què limita posteriormente al. anfiteatro, sen

cilio, y severo sirve como de alto "respaldo á u n banco elevado so-

bre àmplia'.'escalinata y. bajo la-.'cornisa cartelas y coronas•''"•se'·'en-*

,trelá¿an*''g¿cabandose 'eriraaúellaá"''í"^p',"^nm^««"'';'«~' "• — '-'-•' '"'-' '"''" -'"""^•••"·

¡Jfií^'P^fíBfiSilWlffiPÍ^^ 'í»»aS5J!i!IIM "«*


A EMPLEARSE EN LA CONSTRUCCIÓN

. • -Sararí sus. paramentos v i s i b l e s , l a piedra--cal i z a , mármoles, y

bronce.La cimentación como en e l p l i e g o de condiciones l o i n d i c a

se hace de hormigón de buen mortero de cemento a s i como e l r e l l e -

no que es también de hormigón.La c a l i z a sera, de Puente Genil em-

pleada con é x i t o en d i f e r e n t e s obras de Cádiz, de c o l o r blanco.com

pacta y de c u a l i d a d e s c o n s t r u c t i v a s e x c e l e n t e s . E l mármol s e r á e l

blanco d e l p a í s para l o s pavimentos y de C a r r a r a de primera c a l i -

dad p a r a l a e s c u l t u r a .

Finalmente l o s a u t o r e s de é s t e proyecto han tenido preferer.-

r·emeni·.e en cuenta le. cantidad designada para su c o n s t r u c c i ó n s i n

quo por l o t*nto c r é d i t o s de ampliación de l a misiva pu¿»dí.r. i n t e -

rrumpir un solo memento 1* cu-jna marcha do l o s r,rata.ic3.

¡íüdrid 15 do Octubre do 1912.


DISCURSO DE FUNDACIÓN DE LA CÁTEDRA LUIS VEGAS.
CÁTEDRA LUIS VEGAS

SI ««guiado acto de este dia tan solemne para nuestra Sscue.


la, consista an el homenaje á la «©moria da aquel que conpartió
nuestras tareas pedagógicas con la Tocación, la competencia 7 la
eficacia de un modelo de maestros.

Ya á leerse después una síntesis 4è aquella vida tan corta


como fecunda» síntesis que tendra,soore todo, el mérito de haber
sido escrita, como lo son éstas líneas, con la más pura emoción,
nacida de un sincero sentimiento fraternal que existe, indudable,
entre aquellos que día tras día conviven en la misma labor doeen
-te 7 consagran su existencia á esta misión espiritual de formar
juventudes para una mejor continuación de su.propia actividad ó

A esa oración de homenaje preceden como prólogo estas pala-


bras mías, explicando el sentido de esa lápida que une para siem'
pre el nombre 7a glorioso de luis Vegas, con el alma máter de to
dos los arquitectos españoles.

XI haber dado, con la autorización oficial 7 por acuerdo


unánime del Claustro, el nombre de aquel insigne profesor á la
cátedra de Resistencia 7 estabilidad de la construcción de esta
Xscuela, em un homenaje perpetuo, .eterno, á un hombre, á un'mar
tir, á un maestro (con toda la puresa, elevación 7 categoría de
estos significados) que pertenecía á nuestra comunidad de arqui.
tectos 7 de profesores, devotos de su profesión, de su misión 7
de su patria^ Esa lápida con ese nombré, significa primeramente
el recuerdo constante al hombre, moral, recto, justo, integro*
Ss también el e.lemplo del heróe. *o es "posible definir la fren
tera del heroísmo. Héroe es el soldado ^ue cumple su misión ma
tando hasta perder la vida. Y lo ss también" el que la sacrifica,
como Vegas,por el santo afán de acudir al Servicio de ia causa,
• •' T'
• í •
-2-

no dudando al exponerla ante los peligros ciertos que le ame


nazan; y al encontrarlos, es su último pensamiento una ofren
da, tan pura, tan digna de gratitud por parte de la Patria,
como aquella que ha merecido los laureles militares.-Asi, en
•1 mismo concepto de heroísmo, se funden los nombres que he-
mos reunido en esa otra lápida que acabamos de descubrir,don
de se mezcla nuestra juventud de héroes: la de las cárceles
7 la de los campos de batalla, 7 á cuyo frente va el nombre
del maestro; maestro y discípulos, reunidos en la gloria;ço
mo lo estuvieron en ésta misma aula, en la paz de la lección
diaria, que es también un servicio, del que ensena y del que
aprende, cuando cada uno pone de BU parte todo lo que sabe 7
lo que puede, con un fin noble 7 desinteresado.

Es, por último, la exaltación de un nombre esclarecido


en nuestra enseñanza,^ merced á cuyo talento, trabajo 7 senti
do del deber, elevó las enseñanzas á él encomendadas á un gxa
grado que jamás tuvieron. Formando arquiteotos oompletos 7
oreando discípulos que dan á la profesión el rango que le
faltaba para ser, igual si no superior á todas, puec en su
zona específica 7a nada tiene que pedir ni confesar. De aquí
también que la gratitud de ésta profesión para el que supo
enaltecerla tan cumplidamente.

La muerte cruel de nuestro gran compañero, fruto„del


odio 7 la barbarie, fué doblement* casal, pues malogró una
constancia tan provechosa, tan prometedora, entristece 7
desespera pensar cuanto hemos perdido, pues Vegas, con su
clara inteligencia, su 'entusiasmo 7 sana orientación, hubie
ra llegado en su producción científica á limites no sospe-
chados por nosotros. Mos proponemos atenuar en lo posible
osa pérdida difícilmente reparable, con la publicación de
cuanto pueda reunirse de sus lecciones y do sustrabajos 7
ademas fundar un seminario do la especialidad quo cultivaba,
-3-

y que teniendo por base ésta oátedra, establecería una posible


continuidad que haga permanente y progresiva la insuperable la
bor del maestro tan villanamente sacrificado.

Sta lápida es uñ signo de presencia. Presencia de lo bueno,


de lo sano, de lo digno, es el grito de hoy.

Ï éste nombre eternamente presente en esta cátedra significa


partí nosotros, que con nuestra voluntad y por nuestro deber allí
lo hemos oolocado, recuerdo, ejemplo y constancia. Farà los cojg
pañeros de misión pedagógioa, el orgullo de ser nuestro. Para los
que fueron sus discípulos, guia, mandato y estímulo. -Para los f¿
tur o s alumnos que no tuvieron la suerte de recibir sus lecciones
la devoción al que estableció con carácter definitivo éstas altas
-enseñanzas.

Bien quisiéramos que éste nombre esclarecido estuviera fijado


en la rica fábrica de una estancia suntuosa, tan magnifica como el
valor que ese nombre merece. Lo está en un muro ¿e ésta aula hu-
milde. Pero nada importa el lugar. Que es en nosotros fiemos y
en nuestra voluntad, donde hemos de rendirle perpetuo-homenaje:
el homenaje de promesa, de anhelo, de trabajo, de sacrificio, por
nuestra profesión y por nuestra" patria, á la que Luis Vegas dedi,-
oó su vida ejemplar.

.k
'^j^pfflP^^^

>»«r^iPT«ír- e, rh-rï· T · ! ™ ! T~ i ^'" ,r * T V n


"
NOTAS SOBRE EL MUSEO DE ARQUITECTURA.

'miiwamaiBiwnmww HBnnnEi.Tr»n!^»^m;^»o«ga-tm;umu.;i..w»..»ai.T.^-^-<»i«-„ii » , 1 . » ^ » . » . » ^ . ^ » » » . , - » ,.„,„„•,.... 1.1 •«—)-^.,....-,.,,.,,¡•••„ i.,, .p^..^.-^—.~-, T f r r ~ . ^ ^ - — . ^ . p


MUSEO NACIONAL DE ARQUITECTURA

E l c o n c e p t o de museo m o d e r n o : e n s e ñ a n z a , c u l t u r a , f u n c i ó n social.

Tío e x i s t e e l de A r q u i t e c t u r a

¿fc. j i e n e v a l o r en t r e s aspectos:
1 2 , - La r e u n i ó n y c o n o c i m i e n t o de l a s o b r a s p a s a d a s : e s t u d i o de
l a h i s t o r i a y e v o l u c i ó n de l o s e s t i l o s , en su a s p e c t o so-
c i a l {etttfü&Jü&rfi)
2 e , - E l p r o g r e s o en l o moderno y a c t u a l - o f i c i o s y m a t e r i a l e s ,
/técnica.) •
3 2 , - La r e u n i ó n de l a s o b r a s en p e l i g r o de d e s a p a r e c e r .

APLICACIONES:
a) Como complemento de l a enseñanza.
b) Como d i v u l g a c i ó n , a p o y a d a en l a a c c i ó n de l a E s c u e l a misma,
c e r c a de l o s o b r e r o s . Es e v i d e n t e que e s t o s no e s t á n a l tanto
de l o de h o y : / l n p r o c e d i m i e n t o s n i en m a t e r i a l e s , n i tienen

o t r a e n s e ñ a n z a q u e l a s E s c u e l a s toecrÉt&iiom d e l T r a b a j o y las

de A r t e s y O f i c i o s , w*«K/>«í?s»/!íea&©«jU»W/e*A4^

>T
UN TIUSEO ACI0NAL DE ARQUITECTURA DEBE CONTENER:
1 ? . - H i s t o r i a de l a A r q u i t e c t u r a . - P a r t e r e t r o s p e c t i v a ó h i s t ó r i c a .
E l c o n o c i m i e n t o de l o s e s t i l o s y su evolución:
a) T r o z o s de r u i n a s a u t é n t i c a s , hoy a / p u n t o de p e r d e r s e (piedras/
m a d e r a s , e l e m e n t o s c o n s t r u c t i v o s y de o r n a m e n t a c i ó n ) .
b) Vaciado de l a s p i e z a s m a e s t r a s .
c) P l a n o s a n t é n t i c o s o r i g i n a l e s de l o s g r a n d e s m a e s t r o s de l a e p £
-2-

ca pasada (que hoy yacen olvidados ó escondidos sin provecho


para nadie)

d) Obras de maestros contemporáneos y expensionados de Roma.


e) Trabajos de la Escuela ñr j f \¡¡ 11 • 1n•'- j m~n ~i—nf 1 r- éobre deterzd
nados monumentos, conjuntos ó ciudades, especialmente de aque-
llos en ruinas (estudios de reconstrucción) y de los que estén
en peligro de_ desaparecer; formación de la colección de nonu-
mentos ó <|Ufchi)«ft.ft»*fr(7 en peligro de desaparición ó transfo£
mación.

f) Fotografías, grabados, litografías, etc. %*AMAA£3Vt*u.


g) Ii!apas y gráficos complementarios
h) baquetas ó modelos de monumentos y conjuntos.
Sistematización.- La estricta cronología.
Objetivo.- Principalmente, el fundamento: lo nacional, con las
raices é influencias y los grandes origines estilísticos.

2°.-Construcción.- La técnica moderna.


a) Los materiales.- Exposición de los modernos materiales, mate-
rias primas y elaboradas; de estructuray de revestimiento y de_
coración.

b) Los sistemas constructivos.- ( Gráficos y modelos)


c) Elementos auxiliares de la construcción (gráficos y Jiodelos,
útiles y herramientas)
d) Instalaciones.- Gráficos y modelos (parciales ó de elementos y
totales reducidos á escala).

URBANIZACIÓN
3e.- ^g^NgÇjs3&#£SK-.- P-anos, modelos gráficos e s t a d í s t i c o s , fotogra-
fías ie estudios modernos de urbanización (al d i a ) .
Saneamiento é* instalaciones urbanas.
>Mia
Jardines (históricoMmoderno)
4e,- LAS CO' T FE:-.T~CIAS C0::FLELX7TA?.IAS.

a) Ante l o s o b j e t o s .
Cursos,conferenc i c s .
b) En el salón de c o n f e r e n c i a s .

INSTALACIÓN DEL UJSBO

En l a Escuela de A r q u i t e c t u r a :
Locales e s p e c i a l e s y g a l e r i e s y v e s t í b u l o s i n t e r i o r e s .
Sn e l e x t e r i o r ; en e l j a r d í n , a i s l a d o s sobre l o s muros ya preparado;

y no en o t r o s i t i o , porque es l a enseñanza.

Fuentes ú o r i g i n e s . P?.03EDE"0IAS

a) planos a n t i ~ u o s : De l a B i b l i o t e c a n a c i o n a l , de l o s a r c h i v o s n a c i £
n a l e s y de l a Academia de San Fernando.de c a b i l d o s
y municipios ( en d e p ó s i t o ) .
b) P l a n o s modernos; De l a Escuela » del E s t a d o . d e l a s exposiciones na
cionales.
c) Las ruinas; Del Tesoro Artístico nacional ( en depósito).

Adquisiciones á particulares ó entidades:


- por donativos.

- por adquisición del ruseo mismo.


- por adquisición, del tesoro Artístico.

d) Formación de maquetas y fotografías: Por el servicio del Museo y


de la Escuela.
-4-

e) Trabajos de la Escuela en sus enseñanzas ¿

f) Intercambio con museos y escuelas extranjeras.

PU3LI CACI PITES - boletín - catálogos y conferencias.

PATRONATO - Organización y economía


E l museo e s l a E s c u e l a , p e r o con un p a t r o n a t o .

B e a t o r ¿ o l a llnivoroido-d. .gs=—-

*lX D i r e c t o r ríe l a E s c u e l a .
J/*> P r o f e s o r a de H i s t o r i a y U r b a n i z a c i ó n
" " Construcción y m a t e r i a l e s
Un Académico de l a de San Fernando (Arquitectura)
C o l e g i o de A r q u i t e c t o s

lA* C r í t i c o de A r t e .
¿fr. A t i p a r d o l Ai La- (.buuicdaa")

Un secretario-tesorero-administrador
e l de l a E s c u e l a .

IITGP.ESOS
- La s i w e n c i ó n d e l E s t a d o
I n g r e s o s p o r v e n t a de fotografías.
id. id. de p u b l i c a c i o n e s ,
id. por e n t r a d a s

id. por matrículas ó inscripciones,


•id. por donativos ó donaciones. 4LXT

QtKszás pu£T>sça ensay&sçse u n a ^ s s n v e n c i ^ s ^ q u r v ^ l e n t f i á tanto por


c i e n t o , ( q u r z á s de 1 x 1 . 0 0 0 ) muy p e q u e ñ o , p r o c e d e n t e de l a s c o n t r a -
-o-

tas oficiales y aun las particulares, de obras de arquitectura.


NOTAS SOBRE LA ORGANIZACIÓN DEL MUSEO DE ARQUITECTURA.
SOBRE-LA ORGANIZACIÓN Y PRIMEROS PASOS UTL MUSEO NACIONAL EE
ARQUITECTURA.

Según una expresión muy acertada de nuestro Ilustre patrono


el Sr. Sánchez Canton, un museo se empieza oon tener un cuarto
cerrado con una,llave*^Allí empezaremos por reunir los primeros
. objetos que seran el núcleo inicial del museo. "Xa contamos hoy
con algo i adquirido con la primera subvención del Estado y lo-
grado por. cesión de algunas entidades.
Estos objetos, acudiendo sucesivamente a nuestro depósito
irán marcando la futura suerte y desarrollo del museo. La pri-
mera labor a realizar, por tanto, es la de inventariar lo que^
vaya llegando. Este inventario general consideramos que deberá
hacerse por orden cronológico de la entrada de los objetos en
el fondo del museo. Podro hacerse en forma de licha. Esta fi-
-cha constituirá la referencia básica, de los objetos del museo
de la cual serán consecuencias otras clasificaciones y los ca-
tálogos científicos o abreviados, las guías, eto.
«
Esta ficha deberá quedar aprobadaren su formato a l a mayor
brevedad para encargarla a la imprenta y comenzar e l inventario.
La ficha: deberá constar por,lo menos de l o s siguientes r e g i s t r o s :
10- Un número de orden correlativo por l a entrada de l o s
abjetos. 2«- Fechaf de entrada. 3»- Indicaciones de la situación
en e l museo; sección, s a l a , v i t r i n a , eto* 4 0 - Denominación t é c -
nica del objeto* 5«- Materia en que e s t á heoho. 60- Lugar de
origen* 70- Pieza original o reproducción. 8 ° - Fecha de origen
real o aproximada* 9&- Propiedad o depósito. 100- Como llego a l
museo: Adquisición (precio^, donación (oon expresión del donan-
t e ) , - d e p ó s i t o (con expresión del depositario). l i o - Observacio-
nes*
Si se trata de planos, deberá hacerse paralelamente otra
ficha inventario de planos* Esta, ficha de planos se extenderá
no sólo a l o s e x i s t e n t e s en e l museo, sino a todos aquellos im-
portantes que se encuentren dispersos por España, y que convenga
inventariar.
Esta, ficha deberá llevar l a descripción más oompleta del
p l a n o . - Asunto - astor (expresado o anpnimo), fecha (real o a t r i -
buida), e s t i l o , escuela, y demás f i l i a c i o n e s . d e índole a r t í s t i c a ,
dimensiones, calidad de papel, procedimiento de dibujo ( l á p i z ,
t i n t a a la aguada, acuarela, e t o . ) Luego,,lugar donde se h a l l a ,
entidad del Estad», eclesiástica;, colección particular, e t c . Si
se encuentra en e l propio museo, su referencia a la ficha gene-
r a l del inventario.
Asimismo, s i e l objeto de que se trata e s un l i b r o , deberá
hacerse una ficha bibliográfica para c o n s t i t u i r , s i l l e g a e l
caso, una biblioteca afecta a l museo*
í'" La primera labor c o n s i s t i r á , pues, en i r reuniendo objetos,
; custodiarlos y c l a s i f i c a r l o s . Deberá, por tanto, empezarse una
| campaña de correspondencia,dirigida a aquellas entidades y par-
; t i o u l a r e s que puedan ayudar a l a formación del museo*
.s>
Para el funcionamiento durante esta etapa preliminar nece-
sitará el museo un empleado administrativo que pueda acumular
la tarea de habilitado y contable con la de escribiente.Llevar
los libros de contabilidad reglamentarios , el libro copiador
de ordenes del Ministerio,el registro de entrada y salida de .-^
comunicaciones y el registro de actas de Patronato.Esta per-
sona podrá desdoblarse en dos: contable y escribiente, y podrán
ser en un principio de la plantilla ya existente en la Escuela
de Arquitectura.
Asimismo será necesario un conserje que sea responsable de
las llaves y de la custodia de los objetos, de su buena conserva
ción y de que no se deterioren. En fin, encargado de su limpieza
y entretenimiento.Este conserje podfá ser alguno de los bedeles
u ordenanzas de la misma Escuela.
En principio los locales necesarios serían solamente un
depósito con buenas condiciones para guardar los objetos, y un
despacho para la Secretaría y Administración.

Madrid,30 de enero de 1948


PLAN DE TRABAJO DEL MUSEO DE ARQUITECTURA.
PLAN DE TRABAJO A REALIZAR EN EL MUSEO NACIONAL DE ARQUITEC-
TURA DURANTE EL jflCO 1949.

El Museo Nacional de Arquitectura ha comenzado durante e l año


1948 a dar sus primeros pasos* En l a vida de e s t e t i p o de centros
«
c u l t u r a l e s l o s primeros balbuoeos son l o s más d i f í c i l e s . Si a esto
se añade que la consignación del Museo e s muy r e s t r i n g i d a , 50.000
a -los
p e s e t a s , con l a s .cuales hay que atender/gastos del personal direc-
a, /los
t i v o y administrativo, y/gastos.de material de o f i c i n a s , es ( com-
prensible que e l trabajo realizado se r e s i e n t a de e s t a s d i f i c u l t a -
des y l i m i t a c i o n e s .
Sin embargo, la tarea realizada no deja de ser interesante y
prometedora para e l porvenir. Se han realizado varias compras im-
portantes en grabados, planos, dibujos o r i g i n a l e s y l i b r o s ú t i l e s
a l Museo. Se han obtenido donaciones y depósitos v a l i o s o s por par-
t e del Museo del Prado, Academia de B e l l a s Artes y Museo Románti-
c o . El Palacio Nacional, por inspiración directa del Jefe del Es-
tado, ha cedido a l Museo un conjunto de maquetas de palacios a n -
t i g u o s ' i t a l i a n o s , de inestimable v a l o r . La Comisaría de Defensa '
del Patrimonio A r t í s t i c o Nacional, de acuerdo con la Dirección
General de B e l l a s Artes, ha donado a l Museo una colección de 23
vaciados de yeso correspondientes a l o s c a p i t e l e s de l a g i r ó l a de
la Catedral de Santo Domingo de la Calzada, y otro del sepulcro
del Santo t i t u l a r de l a mencionada i g l e s i a . Se e s t a realizando
una maqueta a gran tamaño de l a Catedral de Valladolid, según l o s
planos o r i g i n a l e s de Juan de Herrera, l o que permitirá conocer la
idea verdadera del gran maestro, que no l l e g ó a completarse y que
luego en planos y maquetas sucesivos fue enteramente alterada. Se
ha comenzado e l inventario de l o s objetos e x i s t e n t e s en e l Museo
con unas fichas estudiadas a l e f e c t o , y asimismo se ha iniciado un
r e g i s t r o general de planas arquitectónicas, e x i s t e n t e s en España.
3
•• - • " . ' • • • '

mításenos recordar que el preámbulo de dicho decreto expresa con


toda claridad que es deseo del Estado español que en este Museo
Nacional se reúnan y centralicen aquellos documentos que, estando
relacionados con ía arquitectura, se nalian dispersos por distin-
tos centros oficiales, museos, archivos, eto.

En el artículo 2 o de dicho decreto y en; su apartado (b) f se


dice qué en éste Museo figurarán "composiciones arquitectónicas
totales o parciales,' originales o reproducciones*procedentes anas
y otras, del Tesoro Artístico Nacional, de Entidades publicas y5
de particulares, adquiridas por el Estado o entregadas en dej.osito
por sus duefios". ,
En .el articulo 5C de dicho decreto se dice que "el Ministro
de Educación Nacional dictará .las órdenes que sean necesarias pa-
ra la aplicación de lo establecido en los artículos anteriores".
Pues bien, deseamos que se vayan produciendo dichas órdenes para
que poco a poco se vayan abriendo los fondos de museos, bibliote-
cas, archivos, gabinetes de estampas, eto., donde muchas veces
existen planos, dibujos y documentos poco conocidos, difícilmente
visibles y que en ,el lugar donde se encuentran pierden el valor
educativo que en otro centro apropiado pueden alcanzar. Muchos
planos y dibujos ,se pierden asi para la juventud estudiosa, y sobre
todo para aquella rama a la cual, específicamente, pudieran servir
de estímulo, en este caso nuestro para los que se preparan o dedi-
can "a. la Arquitectura. . »

No se puede pretender que de los particulares y del comercio


se adquiera, ni en cantidad ni en calidad, lo que pueden'procurar-
nos los establecimientos del Estado con sólo abandonar cierto
criterio estrecho que no tiene en cuenta el interés primordial
que consiste en que cada cosa este en el lugar más apropiado y
donde más frutos pueda.rendir a la cultura.

Sobre estos dos puntos, que, no nos cansaremos de insistir,


son dé pr'imerísima importancia para el Museo, podemos entrar a
4
- -

desarrollar e s t e plan para. 194ft con f á c i l e s probabilidades de '


éxito* '
Los propósitos son l o s s i g u i e n t e s :
-1Q—Constituir una -salà dedicada a l a Arquitectura española del
s i g l o XVIII, centrada en l a s figuras de Ventura Rodríguez y Juan
de Vill«¿nueva*
- 2 0 - Formar otra dedicada a l Ronujiticismo, y s i l a s adquisiciones
y legados l o permiten, extendernos a la arquitectura de todo e l
«
s i g l o XÍX, utilizando la sala-o salas n e c e s a r i a s .
Comenzamos, como puede' v e r s e , por l a arquitectura más r e c i e n -
t e , con e l propósito de avanzar luego ,ft la Inversa hacia la a n t i -
güedad, con objeto de lograr una v i s i ó n de l a s principales f a s e s
y periodos más gloriosos de nuestra arquitectura*
30— Lograr por e s t e camino una s a l a dedicada a l barroco y
clasicismo
otra a l MawiOTitmn herreriano, donde tendría cabida la gran maqueta
de la Catedral de Valladolid que se está actualmente realizando.
En subsiguientes etapas, fruto quizá de años sucesivos, dedi-
caríamos s a l a s a l plateresco,' a l g ó t i c o , fojnánioo, arte mudejar
y mozárabe, etc*
4 0 - Aparte de l a s salas a n t e r i o r e s , que encerrarían objetos
de valor y documentos originales,' sé establecería una serie de
conjuntos de índole didáctica que sirvieran de i l u s t r a c i ó n perma-
nente e inmediata para los estudiantes* Estos conjuntos, compues-
t o s principalmente por reproducciones: f o t o g r a f í a s , vaciados en
en y e s o , grandes dibujos, g r á f i c o s ^ mapas, e t c . ; . se instalarían en
l o s lugares más a o c e s i b l e s a l o s estudiantes y que no necesitaran
una v i g i l a n c i a tan .estreoha* Contamos, entre otras cosas, con l o s
c a p i t e l e s de Santo Domingo de la Calzada para servir de.núcleo
a un conjunto interesante de arte románico.
50- una de l a s facetas más interesantes de este Museo y que
quisiéramos abordar en el"año Venidero s i nuestros recursos l o
permiten, e s la de presentar fragmentos y hasta conjuntos o r i g i n a -
l e s en lo's jardines de la Escuela de Arquitectura. Trataríamos de
- 5 - ft -. ' J •
" . . ' " ' • ' ' - * • • " • ' ' " • • - -

formar una especie de ••jardín arqueológico* donde pudieran colo»


carse todo género de piedras antiguas, desda portadas enteras has-
t a pequeños fragmentos, como c a p i t e l e s , c o r n i s a s , f a s t e s , e t c . Se
tie'he e l propósito dé obtener l a portada del Hospital de l a Xa t i -
n a , la fuente madrileña., recientemente desmontada, de l a Cabe cara .
• -

del Rastro ,ylo3 r e s t o s del Convento de San Antonio, en Monde j a r ,


Joya de nuestro primer renacimiento;
S i contamos con l a ayuda necesaria y sobre todo s i logramos
l o s dos puntos de apoyo tantas veces mencionados, e s t e plan podrá
convertirse en dichosa realidad e l año que viene y entonces podre-
nos tener l a s a t i s f a c c i ó n de inaugurar, a l menos parcialmente, un
nuevo Museo totalmente inédito y que desde un principio reúna obje_
t o s y coleociones del mayor i n t e r é s , no sólo para l o s estudiantes
y aficionado8 a la Arquitectura, s i n o para todos aquellos que se
interesan por la cultura en generala ,_ .
En resumen, según e s t e plan preconizado por e l Patronato y '
Dirección del Museo, podrían inaugurarse en e l próximo año de 1949
v a r i a s salas de arquitectura h i s t ó r i c a , dedicadas, como dijimos,
» Juan de,Herrera, a l a arquitectura fcarroo*, & l a del s i g l o XVIII,
a l romanticismo y a l a s escuelas más r e c i e n t e s del s i g l o XIX; v a -
r i o s conjuntos didácticos a base de reproducciones, y un jardín
arqueológico donde se fueran reuniendo inestimables oonjuntos y
fragmentos provinentes de nuestros monumentos históricos-.
Elevamos, por consiguiente, e l presente plan a l Excno. Sr«
* - *
Ministro de Educación Nacional, conven cilios de que a la v i s t a de
1
. ' ' " . • ' . " '

l a inmensa coseoha que se promets, con tan pequeño esfuerzo por


' " . - ' • • v ' • - • . • ; • " ; - " '

parte del Estado, nos concederá su apoyo incondicional.


Madrid, 86 de octubre de 1948.
ESCUELA SUPERIOR 33 ARQUITECTURA DE KADRID

SEMINARIO DE TEORIA DE LA ARQUITECTURA

&&&&&

CURSO DE LECCIONES SOBRE "LITURGIA Y ARQUITECTURA-

EPILOGO DE
M. LÓPEZ OTERO

13 - Diciembre 1955
EPILOGO

Víctor Dórs me ha pedido unas palabras a modo de epílogo cerrando .


el ' '. curso de "liturgia para arquitectos" que con tanta sencillez
amenidad y competencia acaba de explicar el R. P. Roig, y rogán-
dome que, a ser posible, tuviesen cierta relación con el carácter
de este Seminario de Teria de la Arquitectura, recien nacido en yíyí/
nuestra Escuela, es decir principalmente a los estudiantes, en el
tono de lección de Seminario.
En tales ;condiciones,¿cual deberá ser el contenido de ese epílogo,
breve como tal? Después del excelente prologo del Sr. Aranguren,
estableciendo las modernas posiciones de Liturgia y Arq, resultaría
impertinente insistir en ese aspecto tan interesante del tema.
Hacer una síntesis de la doctrina desarrollada en estas lecciones, me
£

parece innecesario y, adecás, a mi me falta competencia para


ello.
Quizás fuese oportuno,y asi me lo apuntó el mismo Victor
D'Ors, esbozar en pocos minutos (pues no hay tiempo para más),
la siguiente cuestión que, aunque sucintamente expuesta, no
dejará de ofrecer cierto interés a nuestros alumnos. ^^6&&:
¿Se que modo práctico deberán utilizarse las ideas expuestas;
como aprovecha todo ésto, y cual es el momento de su aplica-
ción en el desarrollo del proyecto?.
Conviene antes insistir ante los alumnos en una cosa que
ya sabemos todos: el arquitecto debe buscar la belleza por el
camino de la perfección en el contenido de su obra. La arqui-
tectura no es propiamente tal, sino es,ante todo,, útil: si no
sirve a la función vital htlmana que ha de desarrollarse en su
ámbito.
3

Sabemos tembien, pero conviene repetirlo, que no basta


acumular, porque si, formas bellas, n<>, habilidades técnicas,
ni originalidades más o menos "auténticas", si lo que todo es
to encierra da lugar a perturbaciones ó engaños, ó simplemen-
te á incomodidad. La arquitectura religiosa ha de conformarse
rígida y totalmente,con la función litúrgica para que fué cre_
da; solamente asi será perfecta. Tal es la intención del cur-
so d e i p . Roig, y de aquí el valor de sus ideas, consejos y
sugerencias, bajo el signo de lo funcional.
pues bien; el grado de excelencia de una obra arquitecto
nica se inicia con el planteamiento del problema de su crea-
ción, ó mejor, con el modo de ordenarse ese problema,que arrar.
ca desde su enunciación misma.

Plantear'un problema es, ante todo, oonooerlo. Pero no

se trata- de un conocimiento superficial que apenas se apoye


4

en lo que se denomina "programa", el cual no tiene otro alean


oe que el de ser una simple relación ó índice de necesidades;
sino de una compLeJa^»pjos.e£Íj5iL,¿,el„asunto; de l a t o t a l entrega
del arqujy^ja.cto .al .Jtema;, del dominio absoluto de esa función,
(aquí É^^^paSíaI,que va á tener por escenario e l espacio
que se va á crear. SI f i e l crecente, como el sacerdote oficiar
t e , no pueden r e a l i z a r el rito,"rectamente^ sin la perfecta
adecuación de las formas que el arquitecto va a e n t r e g a r l e s .
De aquí la intransigente exigencia de una razonada i n t e r p r e t a
ción, de una captación exacta de las reglas de la l i t u r g i a , a
saber: orden y dirección de los movimientos ceremoniales; l u -
gar de l a s imágenes y de los símbolos; formas y dimensiones
de los espacios pe»a los actos sacramentales; tratamiento ad_e
cuado de la luz, del sonido, e t c . , e t c . ; y , sobre todo, como
tanto ha i n s i s t i d o el conferenciante, moderna tendencia de la
5

intervención del pueblo, como actor.


De éste curso habrán quedado, pues, ideas generales,oria
taciones teóricas, reglas sustantivas; otros cánones y datos
ineludibles podrán completarse en la correspondiente "bibliog;!?
fía, cuyo conocimiento defce ser inmediato. ]t T^odo ello sirve
para conseguir las formas arquitectónicas, a cuya generación
van a contribuir esas normes y esas ideas.
¿Y en que punto de la trayeotoria del proyecto deberán
aplicarse?.
\ la creación (6 mejor invención), de la obra arquitectóni
\ oa.sigue un ordenado proceso, que se inicia en nn propósito 5
^A¡\ que culmina en la aparición mental, clara y rotunda, en el
:l triunfo espléndido de las imágenes de unas anheladas formas
~ I espaciales, estructurales y decorativas, que,, contrastadas coi
(
I el consiguiente juicio Teflexivo, (asi es el arquitecto cone
6

t a n t e c r i t i c o de su obra), se llevan a la realidad M a t a n t e


aplicaciones de la técnica aprendida.
Pero esas imágenes mentales no surgen de la nada, espon-
táneamente, n i e x i s t e la ááusa p r o t e c t o r a que l a s i n s p i r e . Sn
a r q u i t e c t u r a , como en t a n t a s cosas, no e x i s t e o t r a ¿¡Lea qu-e lf
voluntad . v e l , ftrqb» -3.°.u. 7 parodiando c r í t i c o - p o e t a Jtaj-ery po-
dríamos decir que l a s forma^de^^a^^ar^q^ijbectura no se conciba
„ e iLA§iJj5^J££_JE?.?55JLJKftía..^^^BTlas^^Jmy^^jos^aT^ bien dejj
__ p i e r t o.
Ssa8 puras y d e f i n i t i v a s imágenes de las formas son, por
lo c o n t r a r i o , el resultado de una l a b o r i o s a , á veces lenta y
d i f í c i l , y también un poco m i s t e r i o s a , combinació'n de o t r a s imf
genes^latentes en lo mas profundo del e s p í r i t u y p r e s t a s a"re
v e l a r s e en la plena conciencia, merced a un determinado impul
soy'Son l a s imágnes de experiencias a n t e r i o r e s , a l a s que se

agregan é s t a s o t r a s didácticamente a d q u i r i d a s .
Las ideas generales y d i r e c t o r a s , t a n t o como l a s demás
r e g l a s y preceptos l i t ú r g i c o s que ustedes han aprendido en ess
t e curso, (y que no por ser obra de razón * de lógica dejan
de poder plasmarse en imágenes c o n c r e t a s ) ; esas ideas y cano»
n e s , digo, habrán sido inctantan^amente f i j a d a s por ustedes
mismos. Retenidas en la memoria ó e s c r i t a s ó dibujadas en sus
apuntes, pasarán a enriquecer la d i s p o n i b i l i d a d combinatoria.
Esas jjormas l i t ú r g i c a s tienen c a r á c t e r de canon, de man-
dato p r e c i s o ; y en la organización imaginativa, hacen e l pa-
p e l de ordenar y conducir a l a s otras imágenes l i b r e s que que
dan a s i s u j e t a s , l i g a d a s a l preoepto y son conducidas a la cor
c i e n c i a con l a s cadenas de l a r i g i d e z y de la e x a c t i t u d . Sin
e l l a s , l a combinación imaginativa r e s u l t a r i a anárquioa ó a l
menos^turbia ó perturbadora de la funoión á que van a s e r v i r
8

y, por lo tanto, recusables 4r Inútiles.


Resulta, pues, que la "impronta" de estas lecciones,tie-
nen su momento de aplicación al comienzo del proceso creador.
Si se retrasan o s e desprecian, la' creación resultará defec-
tuosa ó negativa.
Pero existe otra cosa previa á esa primera fase: la posi
bilidad de expresar en una figura esquemática, claro es que
convencional, la función misma en toda su vitalidad, tal como
cada cual la interprete; el cual esquema servirá, sin duda.de
pauta para establecer el sistemayirnaginativo siguiente.
Si todo el proceso se desarrolla debidamente, el tenplo,
ItM OUuu"ÜJ-tt*>tM*>^%»l?H^11^ resultará pro-
bablemente perfecto, física y materialmente perfecto, en espa
ció, en forma, en luz Pero también quizás,espiritualmen
te perfecto, porque cada imagen normativa, lleva consigo una

emoción, un valor afectivo, resultando que a la tarea creado*


ra, esas reglas teóricas, habrán aportado también una impor-
tante dosis de emoción. Así por ejemplo, cuando el P. Roig
apa explicaba, con poética sencillez, la razón dispositiva
del templo paleo-criwtiano; aquel nnlun Li ••' m caminar humano,an
helando llegar al punto sacro del altar único, hambriento* y
sediento^ de Cristo, seguramente sentirían ustedes una irre-
pnmible emoción, que desde «agaaS. wáaa» instante se ha adherí
do a la imagen misma del espacio y del movimiento, para sub-
sistir en todas sus intervenciones posteriores.
Claro es que cuanto más rico sea el tesoro de experien-
cias disponibles para combinar, más espléndida se concibiré
la imagen resultante. Y cuanto más precisos y conformes con
la doctrina litúrgica sean los elementos ordenadores de esa
misma combinación imaginativa, más adecuada resultará la fore-
r„», v „,— - *
10

ma a la función y, por lo tanto, mes perfecta la otra de ar-


quitectura religiosa.
se habré labrado asi un templo totalmente funcional, en
cuanto a la materia y en cuanto al espíritu, porque a lo meca
nico y geométrico, se habrá unido lo hondamente afectivo. Lo
funcional en arquitectura, debe entenderse de cono la presen-
cia de lo lírico no estorba la eficiencia de la fábrica logra
da por el razonamiento.
Y ahora vamos a las conclusiones de todo ésto:
Como estamos en un seminario escolar, cuanto en él se djL
ga, deberá ir seguido de una aplicación práctica y, por consjB.
Gil i un 1 f. de Aaso lo que acabo de exponer propongo:

19.- Elección de un tema de templo.


22.- Estudio del esquema funcional, es decir, de la expre-

11

sión gráficamente convencional, de lo que sabemos teóri-


camente de la función litúrgica, que ha de resolverse en
el proyecto. O sea, %B*e*««del problema. En tal esquema,
clero es, habrán de aplicarse las reglas ahora aprendi-
das.
Anuncio que el asunto es difícil.
32.- Sstablecimiento de la imagen esquemática de la forma
arquitectónica, primaria y total. O sea, esquema que ha
de servir de soporte al sistema de imágenes y su desarro
llojdel conjunto al detalle.
42.- Comparación de ambos esquemas y conseouencias para laí
fases siguientes del proceso creador.

Y termino* Demos gracias a los que doctamente han aumen-


tado nuestro acervo de material creador. Al profesor Arangu-
ren que ha iluminado con fina sutileza crítica un aspecto de
12

la moderna doctrina litúrgica, tan excelentemente desarrolla-


da por el P. Roig. Gracias asimismo a este ilustre sacerdote,
y tacbien a D'Ors, organizador del curso/y é la Escuela y Al
Colegio de Arquitectos, que demuestran,una vez mas, su afortu
nadamente oomun acuerdo de perfeccionar la formación de nues-
tros alumnos.
DISCURSO DE INAUGURACIÓN DE LA CÁTEDRA FÉLIX CARDELLACH.
ZSL·IX GIRDXEUCH - ARQUITECTO MODERNO

SRfcORBS, AMIGOS T CÓLICAS:

Agradesoo muy sinceramente e l honor que ustedes ne ha


esa a l desígname para inaugurar esta oátedra (a la que de
aeo efioas y prospera v i d a ) , que lleva e l hombre de la
i l u s t r e personalidad que Tamos a recordar esta tarde.

Me he preguntado, en e l ourso de la redacción de e s -


t a s c u a r t i l l a s , -que dicho sea de paso no tienen pretensió
nos de lecoión ni de oonferenoia-, cuales habrán sido l a s
rasones para t a l distinción, hahiendo entre ustedes tantos
eolegas que pudieran disertar con aquel oh jet o, de un modo
• a s b r i l l a n t e . To mismo me he dado la respuesta: s i n duda,
s e ha taosoado un arquitecto de la generación de p e l i x Oar-
dellaoh, pues, aunque me llevaba algunos aflos, nuestra for
•ación técnica 7 estética ha s i d o , sobre poco mas ó menos,
semejante, obedeciendo á idénticos p r i n c i p i o s ; 7 para que
e l homenaje (que de ésto se trata) tuviera cierta extensión
fraternal, s e ha preferido un arquitecto procedente de la
isouela de Madrid» "Sa e s t e sentido, 7 pensando que contri
buyo a una buena obra, no he dudado en aceptar e l honroso
ofrecimiento que, en nombre de ustedes, me h l s o oportuna»
mente mi i l u s t r e 7 querido amigo Pon Patricio palomar. la
tardanza en cumplirlo está Justificada por achaques de s a -
lud 7 consiguiente agobio de trabajos 7 deberes.

Sigo que Oardellaoh 7 70 pertenecemos a la generación


de arqui te otos que surgieron a la vida profesional a l 00-
•ensar e s t e s i g l o s generación que corresponde a una época

/
2

de grave c r i s i s , oomo es el final de la transición entre la


{¡ja arquitectura del eclecticismo histórico d e l s i g l o n i y la
Huera doctrina, tan extendida actualmente*

D i f í c i l e s . en efecto, la posición espiritual de esos


arquitectos de los periodos o r l t i o o s , y más aun la nuestra,
ya que aquí no se trata de un lento y ¿ruare cambio de e s t i -
l o , sino de una verdadera revolución de los conceptos funda,
,¿p. mentales de la arquitectura, circunstancia que pone a prue-
ba la f é , la voluntad y la responsabilidad del arquitecto,
que se ve envuelto en tan viólenla y apremiante oonyuntura.
Porque en loa tránsitos e s t i l l a ticos de todos los tiempos
ha ocurrido ésto: ó una explicable evolución, más ó menos
profunda, de las formas y de los procedimientos, oasi siem-
pre con la continuidad de materiales y sistemas constructi-
vos, aunque olertamente con andadas y conquistas, pero oon
tenidas en la misma Ideología; ó bien la implantación, á eo¿
•eocenola de un fenómeno cultural, de aquello que, siento
conocido de tiempo pretérito es a s i resucitado, renacido,
apareciendo, s i n embargo, oomo novedad. La posición de e s -
t o s f e l l o e s arqui testes fué , s i n duda, mas eómoda y segura
que la de muestro tiempo, en el que tiene lugar un cambio
de ideas y principios en lo soolal y en l o económico y tam-
bién en lo e s t é t i c o , oon Juntamente oon la aparición de nue-
vos materiales y sistemas constructivos, que originan nue-
vas técnicas, sin anteoedente, pudiendo decirse que en e l l a s
oasi todo se inventa; por lo que, lo asimilado en nuestra
formación escolar resulta insuficiente para profesar en la
aplica o ion de la nueva Ideología, lo que ha traído consigo,
para nosotros, nuevos problemas y s a o r i f i c i o s . T, sin em-
bargo, l o s decisivos innovadores, han surgido precisamente
de «sos arqui t e otos de la generación a la que pertenecía
V e l i z Cardellaob. Asi pudiera decirse que, a pesar de l a s
s

apariencias tan diferencíale a, la nueva arquitectura tiene


un ooulto enlace e s p i r i t u a l eon la anterior, en la que a que
11 os se formaron.

Serla interesante analizar y c l a s i f i c a r las posiciones


7 actitudes de t a l e s arquitectos de 1900» ante la afirmación
de la nueva doctrina, que nace y se propaga, por la acción
exclusiva de sus apóstoles-arquitectos que predican, en l i -
bros, conferencias y r e v i s t a s , ante arquitectos también; es
decdr, en e l seno de la propia familia y antes y a pesar, é
incluso en contra, de la c r í t i c a y de la opinión pública,
circunstancia que aúnenla la dificultad para un ambiente fa
vorable, a diferencia de lo que, en general, ocurre en otras
épocas de transición, puede decirse que la nueva arquitec-
tura s e debe únicamente a la convicción firme é inteligente
de «as ereadores de principios de s i g l o y aus mejores seguí
dores del periodo de entre las dos grandes guerras.

Tal olasifloaoión oomprendería ena tro grupos generales:


uno, diga o del máximo respeto, es e l de loa Intransigentes,
de los que permanecen f i e l e s a su formación h i s t ó r i d s t a ;
• s de o i r , de los que adoptan para sus composiciones los e s -
t i l o s h i s t o r i ó o s pur os, ó oon adaptaciones y lioenoias que
se justifican, tanto por las imposiciones de los nuevos pro
gramas, como por un oierto propósito de originalidad.

Otro grupo, es e l de los que, preocupados en buscar una


arquitectura conforme a loe tiempos nuevos, se adscriben á
movimientos europeos de entre s i g l o s , t a l e s como e l Stijl}.
la cecees!on vienesa, e l Moderno s t i l , l'Art vouveau, e t c . ,
oon Intención mas de forma que de fondo, pero en ningún mo-
do fracasados, ya que representan un esfuerzo Importante,
4

oon alerto fermento de modernidad.

Tin teroer grapo es e l de Los que s e deoiden por la nue


va radloal posi d o n , siguiendo a sns fundadores eon entnslas
• o , 6 por lo asnos, oon sino era oonvioión en e l racionalismo
Ó en la arquitectura orgánica, ó en la modalidad "tecno-esté
tica", y demás escuelas predominantes basta ahora.

7 por f i n , otro grupo mas singular, en e l que incluyo á


los arquitectos -ciertamente e s c a s o s - de sólida formación
h i s t ó r i c o e c l é c t i c a , que sin embargo oonviven oon ideas ooin
oidentes oon la nueva arquitectura, que lógicamente anularían
aquella formación, para oonoluir en una aeeptaoión franca,
una advertencia: a l d e d r Hueva Arquitectura, ahora y luego,
me r e f i e r o a uno de sus aspectos: e l de loe conjuntos estruo,
tura le a de formas mecánicas puras que han de ser e s t é t i c a s .
Se esta actitud, a l parecer contradictoria, interesa para mi
objeto, mas que las obras, el conocimiento de las especiales
aptitudes y el modo de pensar de t a l e s presuntos creadores.

porque muchas veces he pensado s i , para conocer la per-


sonalidad de un arquitecto, seria suficiente examinar, única
ó principalmente, los factores, los medios espirituales que
posee para e l proceso creativo, - i n c l u s o independientemente
de sus obra8-. Ss decir, s i su vocación, sus especiales ap-
titudes imaginativas y resonadores y l a posesión de los ade-
cuados conocimientos constructivos, serian suficientes para
i n c l u i r l o en una especial modalidad.

Ee pensado s i éstos valores subjetivos tienen tanta im-


portancia para f i j a r esa personalidad, como l a ordenación y
cumplimiento de l a s f a s e s de la invención, donde aquellas
cualidades se emplean, y tanto valor como e l poder de la pro-
pia actividad constructora»

Claro es que la obra rea Usada ea e l resultado total de


5

antes cosas; pero en su ejecución es inevitable la intromi-


sión ajena, la presencia de colaboraciones t las imposiciones,
sachas veces contrarias al pensamiento i n i c i a l , que lo a l t a r
ran, destruyendo su puresa é intenciones, 7 falseando la vejr,
dadera personalidad i e l autor*

So oreo, por consiguiente, disparatado, para f i j a r 7 ola


s l f i o a r la personalidad de uno de estas arquitectos i n t e r e -
santes, cuyas condiciones espirituales nos son conocidas, usa}
l a s como medios pera imaginar la calidad de un oreaaor en po
ten e i a , situándolo en e l lugar que l e corresponda.

Félix Cardellaoh poseía cualidades en grado suficiente


para incluirlo en aquella cuarta definición, 7a que, sin r e -
negar de su orado primitivo, expresó ideas ooinoidentes con
e l nuevo, aunque la muerte prematura impidiese desarrollar
t a l e s cualidades. T a s i me atrevo a afirmar que, s i por l a
voluntad de Dios pudiera estar ahora aquí entre nosotros, po
siblemente podríamos saludarle como uno de ftos arquitectos
de la nueva arquitectura. Sus antecedentes; sus escritos f i
Losófioos, técnicos 7 e s t é t i c o s ; su f é en todo avance de cons
tracción; su obsesivo amor a la b e l l e s a arquitectónica, a s í
permiten considerarlo. Comprenderán ustedes que este inten-
to de ensayo ate sirve de motivo, 7a que no de pretexto, para
rendir esta tarde e l mereoido homenaje a l autor de la "Filo-
sofía de las Estructuras", ue es á l e que be venido.

Conocí a Cardellaoh hacia 1917. ira l o presentó mi maes-


t r o , e l insigne historiador de la Arquitectura Cristiana Es-
pañola, don Tícente lamperos. Guardo de 1 arquitecto catalán
e l grato recuerdo de un hombre de claro talento, de finura
de trato, de a trayente simpatía.
6

T» estaba publicado (en 1911) t e l libro antes citado,


"Filosofia de l a s Estructuras", con e l anuncio de otra impor
tante preocupación suya: "la estática y composición de edifi
oíos industriales", desarrollo de unas ideas ya expresadas
en su "Memoria sobre arquitectura industrial en el extrangg
ro" v elem&da a l Gobierno y pablioada, «reo que en la Gaceta
de Madrid, y que ha de ampliarse después en e l interesante
estudio sobre e l mismo tena, titulado "Las formas A r t i s t i -
oas de la Arquitectura Técnica", editado en 1916 y redacte-
do bajo esta divisa que revela la permanente ideología de su,
. i-

autor: "La bellesa posee e l supremo don de elevar e l espiri-,


tu del hombre; por éso se debe cultivar en todos l o s terre»
n o s " . . . . . . y aconseja a los ingenieros una mayor preocupa-
ción por t a l e s problemas de índole e s t é t l o a , compatibles con,
sus respectivos quehpoeres profesionales.

Arte l i b r o , responde a l criterio,todavía historimista,


de le m$ooa y , sobre todo, de la formación escolar de entoja
oes, a l establecer y desarrollar e l concepto de una "arqui-
tectura ingenierii", á la que atribuye formas a r t í s t i c a s y
é l a que concede una cierta "decoración industrial", aoompa
fiando la c l a s i f i c a c i ó n de "formas mecánicas" y "formas tcllas*
que hoy no puede sos teneres, pero entonces a i , ya que e l
eran triunfo de la moderna arquitectura e s precisamente roe»
nooer y estimar la propia bellesa de una forma mecánica e s -
tructural, originada en determinadas condiciones de índole
estética.

La "Filosofia de las ístruoturas", e l mas importante y


conocido libro de Cardellaoh, contiene en sus trescientas
páginas la expresión del a l t o valor c i e n t í f i c o de su autor,
en e l estudio de los sistemas estructurales de entonces. Pu-
blicado aquí, en Barcelona, e l año 1910, cuando su autor t e -
m í s i BsTsrBCT
7

nia 55 años, está escrito en correcto e s t i l o , sencilla 7 ol£


remen te, s i n pedanterías ni alardes de erudición, con s e n t i -
do mas filosófico y l i t e r a r i o que específicamente técnico,
como se propuso su autor, y á pesar de tratarse de temas e -
senoialmente seoániooe, no hay a l l í un oáloulo ni una fórmu-
l a , ni ana figura, ni un esquema gráfico aclaratorio. Se t i e
ne entre las manos una Tardad ara disertación académica. Yo ,
recomiendo a l o s ingenieros y a los arquiteotos que no lo te
yan leído, s e Interesen por e s t e libro, con la debida conce-
sión a las ideas de la época, pero, no obstante, actual en
muchos de sus aspectos esenciales» Su objeto e s , claro e s t á ,
mostrar una v i s i ó n amplia y clara de aquel panorama estruotu
ral* l a s estructuras son para Carde l i a oh y para todos l o s
de entonces cosa independiente de l a s formas externas pura-
mente e s t i l í s t i c a s , son como e l esqueleto del e d i f i c i o ; su
armasen r e s i s t e n t e , rebosado 6 vestido de elementos h i s t o r i -
óos más ó menos adulterados ó interpretados por e l au^or, ce
aeralmente erudito. Lo Importante era conseguir la eatisfac
oión de un programa en e l e s t i l o preferido ó tenido como más
adecuado, mediante un criterio en el que no dejaba de actuar
la moda. Sin embargo, en todas estas invenoiones, dicho sea
en Justicia, ao faltaba un cierto valor imaginativo y emoció*
nal* l a s audacias mecánicas, e l perfeooionami a t o de las s o -
luciones, tenían por objeto lograr ana mayor libertad compo-
s i t i v a , dentro de los eánones de l a morfología adoptada.
Aquí, en vuestra b e l l a , gran dudad de Barcelona, son las as,
areaoioaes de aquellos grandes arquiteotos que se llamaron Bt
¡i

Blias Rogante, Martorell, los Domènech, los Basegoda, Segnier


puig y Cadafaoh, y tantos otros exoelentes adaptadores del
gótico catalán, en e l espléndido crecer de l a urbe, interpre
taclones que representan una riquísima tradición, s i n excluir
a Gaudí, en cuyas geniales anticipa o iones de l a moderna arqu.
quite o tura, palpita un alma gotisante. Es interesante adver
8

t i r que t a l e s na estros» son a l mismo tiempo srudltos h i s t o -


riógrafo a del e s t i l o que cul tiran, lo que se confirma en e s -
ta expresión d e l moderno Bruno Zevi: "La voluntad creativa
de signo e c l é c t i c o , solo se explica por una investigación me
tódioa d e l pasado"

En e l libro que estoy comentando s e analiza e l p r i n c i -


pio estructural, buscando una ley en l o histórico para dedu-
cciones de lo futuro; y , con un c r i t e r i o reflexivo, lógico,
• e estableee la genealogía y clasificación de loe tipos e s -
tructurales a la sasón, y en ¿1, como en otro d e l que me voy
a ocupar después, parece como s i s e quisiera descubrir, pene
trar en la esencia de aquellos sistemas de fuersae, luchando
por un equilibrio, que viven su posición estática como un sez
anisado* Se quiere bucear en lo que pudiera s e r el alma de
una estructura, s i n peyorisar e l papel del material y su p e -
culiar f i s i o l o g i a , que imprime su especifica singularidad.

?or todo l o dicho, e l proceso t o t a l de creación de una


obra arquitectónica de 1910, s e divide en otros dos: uno que
se r e f i e r e a la elaboración, a l trabajo, tenas y e s q u i s i t o ,
de oonoolmlento y de adaptaolón del sistema formal h i s t ó r i c o
elegido; y otro, exclusivo de la organización estructural oo
«respondiente. Ambos s e relacionan, pero son independientes.
Resuelto e l problema espacial exigido por s i programa, ya muj
oomplejo y con novedades de imposición, la estructura r e s i s -
tente tosa un aspecto s e r v i l ; oculta, solo sirve para mante-
ner en pió e l tinglado h i s t ó r i c o ; ó, de otro modo, ai equelL
t i e n e la primacía, pronto la perderá a l r e c i b i r la máscara
del e s t i l o e l e g i d o . Betos dos opuestos procesos parciales,
pareoen corresponder a las dos competencias c l á s i c a s : la del
Ingeniero y la del Arquitecto, que suelen resolverse en una
10

frecuente, casi siempre f e l l s , colaboración*

pero, s i se considera <iue el pensamiento, el conoepto


oreatiTO ha de s e r tmo solamente, el autor ojie posea a l mis-
mo ti6tapo y con adecuado fervor cualidades subjetivas de e s -
p í r i t u c i e n t í f i c o , de posesión de la mecánica de entonces y
e l neoesario dominio de los e s t i l o s h i s t ó r i c o s , podria desa-
r r o l l a r aquella idea con l a única intervención de su persona
lidad. F é l i x Cardellaoh, por su doble condición fo«nativa
de arquitecto y de ingeniero, no muy frecuenta, podria l l e -
var a cabo empresa tan compleja*

Medio s i g l o después, en 1960, aparece otro libro que ad


• i t e la comparación, oomo paralelo,con e l que tan brevemente
acabo de eomentar* I B también una f i l o s o f í a de l a s estruotu
r a s : s e t i t u l a , "Rasón y ser de loe t i p o s estructura les" y
su autor, otro malogrado, ingeniero de profesión, pero con
una gran aeusibilidsd para Zas cosas de la arquitectura,
"SLnardo Torroja, de fama universal, recientemente f a l l e c i d o ,
cuando, en plena madures, prometía una obra de excepcional
Importancia para el progreso de la construcción.

Si los libros de Cardellaoh significan la valoración eji


t é t i c a y mecánica de la arquitectura de su tiempo, 1910, el
libro de forro ja representa el c r i t e r i o , «1 ooneepto estruc-
tural de l a arquitectura de 1960, y , precisamente, en e l a s -
pe oto mas original y avanzado: las fornas r e s i s t e n t e s autén-
ticamente b e l l a s y dirigidas hacia una espléndida libertad
imaginativa*
11

La oonqniste de esa libertad, ee la eterna aspire o ion


de la arquitectura histórica y actual La imaginación
creadora del arquitecto no tiene l í m i t e . Las formas del e s -
pecio y sus línaas, superficies y volúmenes ideales que l a s
definen, son i n f i n i t o s ; su número y calidad solo dependen de
la faersa y da la riquesa de su fantasia; de la mente y tamb:,
bien del corasón de quien las concibe* salen a la lus por
los traeos del dibujo ó por e l r e l i e v e del modelo reducido»
Por t a l e s medios pueden expresarse oleras y rotundas, aunque ,
se hallen engendradas «n una región de pura Idealidad, con xo
todos loa oaraéteres de au objetividad y poséala*

Pero esos organismos formales, netamente e s t é t i c o s , pu-


ra obra del e s p i r i t a , s i n trabas ni preo copa clones terrenas,
a pesar de sus perfecciones ideológicas y de su intenoión
funcional humana, son verdaderas entelequias; no son arquiteo,
tura, sino pueden convertirse en realidad* La arquitectura,
para s e r t a l , es decir, para ser un b e l l o espacio como e s c e -
na rio de una función humana, con e l hombre como protagonista,,
ha de poder materia U s a r s e , h& de poder construirse*

La imaginación, en f i n , está encadenada, es ola visada por


la posibilidad de orear estructuras r e s i s t e n t e s , capaces de
hacer v i v i r aquéllas imágenes mentales* Loe nuevos sistemas
constructivos, pueden dar a la arquitectura au libertad* T
¿ eso tienden las nuevas técnicas* Alguien objetará porque
ya en e l dibujo ó en e l modelo puede un observador cualquie-
ra pareoiar, percibir, incluso con amo d o n , «na composición
arquitectónica, ea porque todo proyecto se supone oonstrui-
ble* Si á t a l observador se l e advierte que aquello que l e
causa admiración no puede rea Usarse, l o despreciará por no
e s t l z n r en lo que ve otra oosa que un puro juego de formas BJB.
12

geométricas..•••• la grandesa y exoslsitud da la arquitectura


significa siempre e l triunfo d e l hombre sobre la materia.

SI ayanca constructivo que peralte una mayor libertad a


la aotividad imaginativa de un creador en la ¿poca sjotual,e£
tá representado por el desarrollé de especiales estructuras
de hormigón armado y de sus importantes derivaciones, ouyos
complejos fenómenos llega a dominar con insuperable eficacia
y Maestría e l I l u s t r e ingeniero* Sus estudios monográficos y
do oo n Junto sistemáticos, en este aspecto de contribución a
nuevas oonespolonas, se refieren a estructuras eapaoes de tfc
duoir a l a realidad un r i c o tesoro de fornas imaginadas. Es-
ta inmensa posibilidad, que salva obstáculos y resuelve pro-
blemas de elasticidad, antes inabordaales, que saoa a la lux
la propia bellesa del fenómeno tenslonal r e s i s t e n t e , se ofre-
ce mn los matarla les p l á s t i c o s , hacia l o s que s e orientan las
actuales investigaciones y cuyo futuro es insospechado.

Otra novelad: Xn esta nueva "Filosofía de l a s estructu-


ras" de 1960, y en su primera página, aparece esta interesan-
te afirmación, que define todo el contenido: T i nacimiento
do un conjunto estructural, escapa del puro dominio de la l ó -
gica para entrar en l a s secretas fronteras de la inspiración.
Antes y por encima de todo está la idea, moldeadora d e l mate-
r i a l en forma r e s i s t e n t e , para cumplir su misión" . . . . . . " l a s
formas, -dice después-, que s e imaginan para la obra, han de
sorgir primero de un fondo intuitivo de los fenómenos que ha
quedado como poso íntimo de estudios y experiencias á lo larg
go de l a vida profesional"... "Si cálculo -añade- no es mas
que una herramienta de comprobación de l o imaginado intuitiva
m o n t e " . . . . . . » % La Intuición*, es palabra de moda, que parece
actual, pero que tienu solera, ya expresada en 1906 por Char-
22

l e s Sabut, ingeniero autor del "Cours de Construotion en fte-


ton armee", cuando, dirigiéndose a l o s ingenieros, dice: "Se
oree que en el trabajo de elaboración de un proyecto, los cal
culos sou e l instrumento de su principal investigación; ésta
es una tendencia freoucnte y excusable entre los Jóvenes ingjj
n i e r o e " • • • • • • "La experiencia va demostrando que los cálculos
no son otra cosa que un "útil", un instrumento que permite
precisar y poner a punto sus c o n c e p c i o n e s " . . . . . . .

^ \ La i n t u i c i ó n ; . {La inspiración! • • • • A algunos de nue


tros estudiantes,de mente mas soñadora que activa, pensarán
con alegría que ésto de la inspiración supone la pres en ola de
una nueva Musa, la Musa de la Estática, a cuyo soplo van a
surgir las formas estructurales, s i n que desde ahora sean l a -
prescindibles, 6 por lo nonos necesarios, l o s arduos estudios
matemáticos que conducen, no s i n f a t i g a s y a veoes oon lagri-
mes, hada esas disciplinas que se llaman "Resistencia de los
•ateríales"» "Estabilidad de las construcciones", " E l a s t i c i -
dad", e t c . , ato*

Lamento defraudarles, porque s i , en efecto, la i n t u i -


ción se revela a l espíritu por una emoción previa a todo r a -
satamiento, lo cus permitiría decir que una estructura naos
de un sentimiento mas que de un pensamiento, también es oier-
to quo la intuición, según la definición f i l o s ó f i c a , resulta
de la rápida asociaoión de una inducción nueva en inducciones
hechas subconscientes por la repetición; es decir, por la a -
eumul&ción da conocimientos y experiencias anteriores en l o s
mas profunde y secreto de nuestra conciencia; arraigo de con*
vieoiones en incubación lenta ó, en l o s casos geniales, en xé
pida revelación. La intuición es tanto menos expuesta a erro
cuanto mas cien t í f i c a s sen sus aportaciones» O sea, que la
14

intuición supone estudio adecuado y preparación intensa» Cla-


ro «a que ésto tiene qué i r acompañado de una fuerte dosis de
imaginación, don natural d e l e s p í r i t u , pero que también se i
desarrolle y s e ennoblece oon un constante cultivo en expe-
risncias de orden e s t é t i c o . Una b e l l a estructura, en f i n , na
c¿ d« una gran intuición imaginatira, «dacada y enriquecida
por un s e l e c t o trabajo Mental.

ademas, -y siento seguir defraudando a los estudiantes


amigo & d 6 las «usas- s i edículo na tema t i c o y las dlsplinas
de la mecánica r e s i s t e n t e , no son solamente sus instrumentos
de comprobación, digan lo one quieran tan insignes autores,
sino muchas veces integrante esencial del proceso i n t u i t i v o
er su desarrollo» Y, amebas Teces también, motivo insospe-
chado de inspiración» l a resultante geométrica de un proble-
ma aooínioa puede ya de por s i , en su puresa c i e n t í f i c a , ser
una b e l l a forma arquitectónica, y quisas esté aquí e l secreto
de la rasón do s e r de la Hueva arquitectura*

t i proceso generador único y profundamente subjetivo de


^:r -;-Í-- -vs

l a s nuevas estructuras b e l l a s , las expr^Bftdfarroja esquema t i -


camente en forma matemàtics, reuniendo sus variadas condicio-
nes en ota tro ecuaciones y cuatro incógnitas» Las ecuaciones
son: Finalidad u t i l i t a r i a , Estatismo (función estática)» Cua
lidsdea e s t á t i c a s , Condiciones económicas» T las incógnitas:
X&teri&l, Tipo estructural» Forma y dimensiones r e s i s t e n t e s ,
proceso de ejecución. Los recursos d e l cálculo solo sirven
pera afinar l a s dimane iones ó para oomprobar s i están s u f i -
cient órnente afirmadas»

faro, en esta primera f a s e ó etapa do la génesis de la


idea y aun an l e s aigiie&tes, pudiere entenderse oue las cues
15

t i ones que influyan on e l problema han de i r s e e abo «ando nrw


é une, sien pare ligadas entre s i ; pero, aunque pare» can i n t e -
grarse posteriormente en un todo, es evidente que se sefiala
una interrenoi ón diferencia 1. Yo ordo, sin embargo, que de-
biere interpretarse 686 arranque de la región subconsciente
doL i n t e l e c t o , es decir. La intuición, ooao un solo núcleo,
dondo se hallan fundidas, sin diferenciación alguna, las c a -
ree t e r i s t i c a s de la obra futura, exactamente cono ocurre en
e l proceso biológico, en cuyo embrión se contienen todas las
cualidades que han de formar,en til subsiguiente desarrollo,
e l ser vegetal ó* animal un su completa y definitiva organiza-
ción.

fodo esto que va dicho, permite dibujar ya e l esquema de


l o que deberá s e r e l arquetipo arcador de l a s formas arqui tec
tárales d e l momento presente y aun del próximo futuro, en su
mas elevada con di d o n ; es d e c i r , como modelo • electamente r e -
presentativo d e l ingenio, aun s i n llegar aggenio, de ese a u -
tor, siempre guiado por una extrémala voluntad de perfeoolón
y en el que se suponen suficientes dotes naturales, débidamen
t e desarrolladas según una docencia y una experiencia de la
necesaria garantía* ( S i problema de los planes de ensefiansa
de ingenieros y arquitectos, s e presenta a nuestra atención,
que no es ocasión de comentar, como uno de Los mas graves y
urgentes problemas de las respectivas profesiones).

Cualidades e s p i r i t u a l e s ; etapas de actividad creadora,


modos de entender y aplicar e l acervo constructivo de nuestro
momento, se hallan pues contenidos en estas di re o t r i c e s y con
di o iones: Constante intención e s t é t i c a . Formas libres de má
16

zincs laoea y níniuc. mnterlc, o&jccca de servir l a s exigen-


cias Imaginativas, posesión do 1« ciencias mecánicas y de la
técnica precise, para engendrar, y de la matemática necesaria
para a f i m a r l o intuido. A lo que ha de añadirse, claro e s ,
Ir sincera posesión ¿a los principios sociales y hózanos que ,
cupons la acetrina de la Hueva Arquitectura. Es decir, ya
lea ecuaciones y las incógnitas del esquema de Torroja. Tal
perece dofinir e l tipo do su moderno creador*

puee bien, de todo ¿sto ee encuentra abundantemente en


Ir ideología C# Fel i r Card el la ch, á quien puede considerarse
oomo un precursor. Basta espigar en su l i b r o mas caracterís-
t i c o , qur. e s Is comentada "filosofia de las estruç turas" • • • •
BE sus páginas se hallan contenidos «ruchos de los principales
fundamentos de l o que en los libros de ahora se proponga*

Sn primar lugar, s e presenta una cuestión interesante: Xa


nu era arquitectura ha vuelto rotundamente la espalda a todo
lo que huela á h i s t ó r i c o y , s i n embargo, la formaoiòn profe-
sional del arquitecto Carde l i a oh está basada en e l «xoluslris,
mo formal • l l é c t i o o d e l final del XIX* Pero un olaro talento
l e llevó durante su trida, no é una erudición i n ú t i l , »©apara-
da de datos y n o t i c i a s en alaacen, s i s o a l a lenta, pero f i r -
me y fecunda, posesión de una sensibilidad e s t é t i c a , basada,
precisamente, en e l conocimiento profundo de las caracterís-
t i c a s , bien seleccionadas, de los e s t i l o s de la antigüedad.
Creo que nuestros estudiantes pooo aficionados a la h i s t o r i a ,
debes tener presento eata a f i n a c i ó n d e l moderno orltftftd de
la arquitectura. Bruñe Zevi, ya citado: "ïo existe gran a r -
quitecto que no oonoscu Intimamente la historia de la arqui-
tectura y no axtrui£p ce 6 l l u alimento para su propia inspira
clon; sus praferi*i£;2a3 podrán s e r parciales 6 t a l TOS tenden-
ciosas* pero e l Tin cul o oon la tradición es penetrante en 04-
1?

da espíritu s e l e o t o " . . . . . . .

Y este re oorriao por la a regiones áe la historia de la


arquitectura, a fia ó la educación estétioa de Carde lia oh y au
mentó au pasión por la be l i o s a , en un paciente y ordenado tra
bajo de a n á l i s i s dt» ia evolución, i n f l n e n d a s y relaciones de
los tipos e s t i l i s t i c o s , para llegar a un rioo estrato e s t é t i -
n
oo. Tal a n á l i s i s , dioe nuestro autor, supone impresiones
emotivas que quedan para s i en pro en el subconsciente, forman-
do une carga activa de bellesa apta y pronta para el fenómeno
intuitivo" •

Pero no solo esto afán por l o pretérito ae limita á lo


puruaente e s t á t i c o , sino ene comprende también lo demás: el
mismo recorrido por la edificación h i s t ó r i c a , formó también
w
su e s p í r i t u constructivo. Asi propone para la ensefiansa da
l a s soluciones meoánioo-construútivas de la inventiva Ingenie
r i l , un oaminc análogo a la investigación de las esencias his
ttfrioas, con e } f i n de lograr otra semejante sensibilidad me-
cánica, mediante e l oonooimiento de las obras de nuestros an-
tepasados, precursores de l a s actuales estructuras"•••••••••
"Muchos de nueu tros principios estsuoturales, dioe, están con
tenidos en las obras históricas*, de todos l o s tiempos y r a -
sas • • • • • • •La erudioióu aientifloa de nada sirve s i n un fun-
damento sensible de humana espiritualidad"*

"Si único origen de l a s formas constructivas, añade, ese


tá en un superior nivel de sensibilidad mecánica y de inspira
alón n a t u r a l " • • • • • • • •

Bo desconoce Card el la oh, sino que afirma, el valor p r i -


mordial de la intuición (ese i n s t i n t o educado), en el proceso
18

de invención de las forrase arquitecturales, t a l como lo entie


den los modernos tratadistas* He aquí algunos de sos pensa-
mientos» de he ce ciiiOuenlK. »? o s : "La estructura es el r e s a l
ttao de wiu s í n t e s i s oompiyja de la rasón y d e l i n s t i n t o " , . .
•I* concepción mecánica de uua estructura resulta de un fen ó
meno de ordua. sentimental, análogo a l de osa oonoepoidn a r -
t i e t i c & " . . * . . . i De donde e l creador de estructuras es de la
misma excelsa ooftlidad e s p i r i t u a l que loe genios de la poe-
sía 7 del a r t e .

Aquel proceso creativo 1* asimila, como antes indique",


a un proceso biológico; 7 tiene un capitulo dedicado a l o
que 7a denomina "Biología estructural", aunque no se define
aun la naturalesa del núcleo primario est ético-mecánico»
"La s í n t e s i s d e l cálculo que s e acaba de desarrollar, dloe
en otro especial or.pitulo, ofrece un camino claro 7 elemen-
t a l , para la comprobación de resistencia en todo forma cons-
tructiva • Ho bey necesidad de invocar reglas de ningún gene
ro, ni resord&r foórmulas de ninguna o í a s e ; se reduce «1 piro
bleoa á una especie de a n á l i s i s biológico de la estructura,
mixta d« anatomía 7 funcionamiento, e t o , , e t c . . . .

X sobre e l papel de la matemática: "ïo es e l problema


que perseguimos, dloe, de orden matemático 6 de carácter ra
oional; 7 s i n embargo, lo haoemos a s i , anulando nuestro sen-
timiento personal* fiara ves nos elevamos a los nobles pro-
cesos de l a invención 7 del I n s t i n t o , por la Inercia de un
Juicio erróneo que rastrea entre las fórmulas de una matemá-
t i c a aparente que e s , a lo mas, piedra de toque para a v e r i -
guar, con aproximación d i s c u t i b l e , la resistencia de una f o r
ma, procedente siempre de la elevada fuente de verdad abso-
luta"* "ffl origen de la construcción está en la percepción
mecánica intuitiva» Esa lus divina, que como dice Balines,
19

e x i s t e siempre en e l fondo de nuestro alma y nos conduce en


todo con admirable a c i e r t o , s i nc nos obstinamos en apagarla"
T vuelve s i n s i s t i r : ''Ei aniso origan do l a s formas cons-
tructivas *st¿ en un aúpenlos.* nivel da sensibilidad é i n s p i -
ración que son innata3 eo el hombre y que han constituido
siempre en él ana típica característica, aunque de variable
intensidad"*

Por última, y en un delicioso cepita l o , final de su liV,


bro, que t i t u l a . "Imaginatí.VE estructural'', se lee esta f r a -
s e , que resane todo lo dicho: • •• "el hallazgo de ana forma
de estructura era en la historia (y hoy lo e s también) froto
de ana elevada inspiració'n d e l alma"..»..

Tan «loe léate ingeniero como buen arqui te oto, Cardellseh


anhelaba e l progreso ¿e materiales y sistemas constructivos:
"El principio estructural, dioc, reina oomo soberano de la
oonstrc.eeion, que es c a s i estructura"».... Sntonoes, como
ahora»

A pesar de l a s grandiosas invenciones de s u época, de


e s p í r i t u i n g e n i e r i l , principalmente metálicas, j min dejarse
llevar por exaltadas vialonas, "existe por descubrir, afirma,
un i n f i n i t o numero d6 estructuras de cuya realisaoió'n saldré
un nuevo anuido de formas de construcción, para e l cual nues-
tra oonoaLda arquitectura no s i g n i f i c a mas que un pobrísimo
caso raqui t i ce y partioular, análogamente a l representado
por la geometría auolidiana que por muchos s i g l o s ha consti-
tuido, inconscientemente, un simple corolario de la grandio-
sa ciencia de l a s formas proyeotivas*».»..

"La construcción futura, añade en otro lugar, ira* extsn


alendo a materiales diferentes l a s oonstruetividades que hoy
• • — • j y y ^ - ^ - . n ' g - 1 — y-<•»'Í»T -°s#<*asri•••'an-1-'''»:--^•^-^^¿-¡¿fc-^-j·. - ^.-v-^--s—^~-.-.--'--;-.-^'-^"'v^_.^^::_j--;.""-" '---^'""":"""ir".r.":M-'v_H.*".' .::"."". ~ 7 ;--—-— ——- ;••';•¿z:~V7TT^~"~"7"~: ^--^--,------..,------- -••- - - - - - - —-

r
-WP-L~ - - • , - ^ - * l — • — - ii • • louniiiiiiinniiiniiii.wawwwMMwmwM
20

parecen tan solo típicas de ana oíase determinada de materia"

Sn 1910, LIG natru^tuvaa 5i h-sr-jiigóa armarlo, no habi«n


penetrado aua intesB&asut J 32 1& crine tracción urbana. Sin m
bargo JE. eatonoea nus stro aut'jr prsdeoia e l auge de t a l s i s -
tema. En e l capitulo que datioainu "¡¿s truc turas tendinosas"
y a l tratar de la particularidad ü3 "teudon adherido", se ex
presa dol siguiente modo, qua a mi ma pareos un anticipo do
extraordinaria impar tan ai u, ya que resumo el concepto de
nuestras modernas eonstraouioaea en aquel material: "Come
l e s ventajas del honaSgón d ocmsnto arcado, se hacen 03 ten s i
ble8 y grandiosas, pero a ooniioión de llenar aquella racio-
nalización (se refiere a las coaliciones de seooión y s i t u a -
ción de los elementos), se impone la necesidad de un oálculo
verificativo ¿e l a s correspondientes estructuras, por mas
que ¿stas hayan nacido, coció todas, en la esfera d e l s e n t i -
miento y exclusivementc en e l l a puedan progresar s i n neoosi-
ded i* oálculo de ninguna o L i s e " . . . . . .

Toda la actividad creadora apuntada, de lo que se con-


tiene en las ide^B y principie de nuestro ingeniero-erquiteç
t o , se desarrcUs. en una cons tant 3 actitud e s t é t i c a ; es decir
como &l creador,enfoca todas las realidades que percibe y ex
presa, deaáe e l punto dà vista y con e l propósito de l o b e -
l l o , subordinando los d estas valores á éste ideal s upreao:
can intención estética en l o s actos prisa ríos de la inven-
ción, cuando se movilisan las inducciones anteriores, percibe
bidas a s i uieao cono experiencias; con A r a s voluntad e s t á t i
ea en todas l a s siguientes etapas d e l proceso, basta la eons><
i
snaación de la obra, porque hasta t*l instante f i n a l , toda ±{
la reallsaolón de su pensamiento, toda la construcción, es
creación también* Tal voluntad de belleza actua también s o -
21

bre la Técnioa, es d e c i r , sobre los medios teóricos y p rao t i


oo« de materializar e l pensamiento, lo imaginado* La Troni-
ca, cuyo especial sistema de índole doctrinal y procedimien-
tos constructivos, se ha tenido ya en cuenta en la fase i n -
t u i t i v a , pero que continua ininterrumpidamente y oon las mis
mas aooiones subjetivas, de t a l modo que oon e l anhelo de
per fe colón, en cualquier momento de l o que parece prosa de
la edificación, puede surgir una expresión puramente l í r i c a ,
la preciso i n s i s t i r cerca de nuestros colegas ingenieros y
arquitectos, que l a s creaciones no terminan en e l proyecto;
es d e c i r , en e l papel ó en e l modela» Kl proceso subjetivo
termina oon la definitiva salida d e l último obrero.

Para Oardellaoh, la técnica s i g n i f i c a la real ilación de


Xo imaginado oon La máxima perfecolón. La técnica es e l oon
Junto de medios de expresión de los sentimientos; es la h e -
rramienta de esa expresión; ve en la técnioa constructora e l
vehículo de la emoción, mas que una exclusiva manifestación
Intelectual. Su l i b r o , ya oitado, que t i t u l a , impropiamente
a mi j u i c i o , "Las formas a r t í s t i c a s de la Arquitectura Téoni
©a", es e l más paradójico de todos loe suyos y donde se muej
trm mas olaramente Las dos posiciones contradictorias de su
autor. Ta dirijldo a los ingenieros, en los que quiere desp
pertar e l sentimiento a r t í s t i c o , dormido en su corasón. Quie
r e embellecer la forma puramente mecánica. Absorver lo e s -
trictamente u t i l i t a r i o é industrial, en un sentimiento ó una
emoción, hasta e l punto de Inventar la palabra ARTISTIPICAE,
para expresar su intención. T es interesante haoer notar
que no s e para en discrimina ei ones profesionales: oon muy
buen sentido no ve en e l ingeniero ó en e l arquitecto otra
competen ola que la de acreditar se£ un mejor creador de b e -
l l a s estructuras; y hasta avanza en esta otra condición: la

WL * • — — — ii i i iiini .«..in m i» I M . i i . t . i m . j , unim niiiiiiiniiiimni.niiW


22

de que La a obras industriales deberán s e r oonoebidas por au-


tor único; es decir, un solo pensamiento, un solo núcleo i n -
tuí t i vo .

51 reconoce que la técnica, con su fuerza liberadora de


la imaginación, fundidas en un mismo objetivo, hace posible
el desplaSarniento de l o h i s t ó r i c o .

Pues bien, para dar cumplimiento a estos excelentes prl£


ï
oipios, s e ofrece en el altado libro una afirmación oatedóri-
oa, que sigalfLoa la otra característica de la doble persona-
lidad de nuestro autor: la de que hay que acudir a las formas
históricas para embelleoer la mecánica» l o deja de estampar
su oonsejo de dignificar las obras ingenieriles con las Teñe
radas tradiciones académicas. T quiere en las manos de los
presuntos ingenieros una verdad era historia dfe los e s t i l o s ,
en l o estétioo 7 en l o constructivo, 7 una teoría de la corn-
il
posición arquitectónica, mostrando los grandes.: ejemplos de
la arquitectura industrial admirados hasta 19/19.
\ -
Si esta fecha 7a estaban realisadas las grand es composi-
ciones del racionalismo europeo 7 se iniciaba lavdootrlna or-
gánica de las norteamericanas, con l a s novedades alucinantes
de Walter Oropius, de Tan dar Bolee, de Dad de Le porbusier,
e t c . , 7 l o s escritos de Sullivan. 21 gran error de Cardellaol
fue no d i r i g i r á sus Ingenieros haoia la morfología de la
Hueva Arquitectura, mas en consonancia oon sus Idçaà" 7 oon
sus sentimientos* .i

l u i s a s e l gran peso de su formación h i s t o r i á i s t a le plan


toaba una gran responsabilidad en la función docente. Quisas
también se propusiera oon t a l disciplina organizar en sus dls
oipulos una sensibilidad e s t é t i c a apta para todos aquellos am

PL •hm
23

belleoimlentos en lo u t i l i t a r i o , que olios miraos tratarían


de aplioar conforme a sus convicciones* Pero me atrevo a su-
poner qpe solamente e l culto a la forma que llevaba en las en
trafias, l e obligaba a mantenerse en t a l e s métodos didácticos.

Carde llaoh, profes lona Intente, fué un noxmal arquitecto


de su tiempo; pero también, no me canso de r e p e t i r l o , un pre-
cursor, en muchos aspe otos, de ideas actuales sobre arquitec-
tura* Sus obras no son ooinoidentes con sus principios^ fué
mas f i l ó s o f o y doctrinal, en lo inventivo, que realisador; su
actividad s e d i r i g i ó hacia la docencia y la oátedra, más que
hacia e l gabinete 7 la o líentela* Sus obras, «soasas, no pa-
san de discretas, pero sos l i b r o s , de gran oalidad, valen par
muohas obras. Sus ideas, puras en sus e s c r i t o s , no estaban
perturbadas ni adulteradas por los asares inevitables de 2a
industria de la construcción.

Pero ó l , teórico a pesar de la madures de su t a l e n t o , no


• o s t r o adhesión alguna tangible hacia la arquitectura que iba
invadiendo e l mundo. ¿Qué rasónos lo impedían?• apaña,con
tanta sarga de tradición, no estaba preparada para novedades;
hasta l a tercera dóoada d e l s i g l o no empiesan a\significarse
•Jemplos de racionalismo: hasta mucho tiempo después no pene-
tra lo orgánico entra nuestros arquiteotos.

Hay, a mi ¿uioio, otra rasón mas moble 7 simpa t i oa para


aquella ezolusión: Probablemente tímido en la pelea que s u -
pone toda ruptura con l o presente, un sentido de delicada tt
Aelidad no l e oonsentía t i r a r por la borda toda su formación
ecléctica• Y, sin embargo, la bellesa histórica le pareóla
ya agotada y anhelaba nuevas formas estructurales, capaces de
l a s mas intensas emociones. Seseaba, pero no hacía; porque
£4

su energía inteligente la empleaba en movilisar a los demás.


por e l l o , su actuación no fué e s t é r i l » roano, sobre todo en
tre l o s ingenieros, oon sos leoolones y sus e s c r i t o s , buenos
dis olpul08 •

Sunca será bien estimado e l papel de l o s creadores inge-


nieros en las primeras manifestaciones del funcionalismo inte
e r a l , 7 l o ene debe e l racionalismo a la contemplación de las
es tractaràs desnudas y á los puros YO lumen es d e l constructi-
vismo funcional. Si avance estético que predicaba cardellaoh
de hacer b e l l a s Mas estructuras mecánicas, nacidas de l a f u -
sión de l o imaginativo y de lo táonioo, s i principio de ante-
poner l o sentimental a l o racional; e l papel puramente compro
bati YO de l o oue la sensibilidad mecánica ha intuido; e l sen*
t i do ds proyeotividad de l o s sistemas; la influencia en l a
creación misma de la naturalesa de los nuevos materiales; y ,
sobre todo, la persistencia en la actitud estética subjetiva
en todas l a s etapas de l a creación, como un verdadero poeta
de la arquitectura, sus expresiones l í r i c a s en su oredo, h a -
ce de F é l i x Cardellaoh, un vidente de la Hueva Arquitectura
en muojos de sus aspectos, ya que ooincide oon ideas de medio
s i g l o después*

Queda, por f i n , suponer, lógicamente, ous quien tanto se


aoeroaba, en su pensamiento, a los prinolpios de la nueva doc
trina y calen oon tanta sinceridad se manifestaba como profe-
ta en muchos de sus aspectos, habría de disolver en su espiri
t u , pasado e l tiempo, todo e l sedimento h i a t o r i s i e t a de su
formación, llevando á la realidad nuevas eonoepoiones en obra
que hubiesen pasado a l l á , hacia la cuarta Aáoada de este s i -
g l o , como las de uno de los maestros de la aportación espaBor
la a l a nueva arquitectura. La muerte no lo permitid, pero
£5

Feliz Carde Lla oh, per sus ideas y sus escritos en la línea de
lo moderno y de l o futuro, y é pesar de aquella paradoja i n i -
c i a l , déte ser considerado como una gran figura en e l movi-
miento arará tectónico a c t u a l .

T termino. Varios tesas se ocurrieron para esta diserta


ción; pero me pe recia que el ana U s a r , siquiera de nodo breve
y s i n pretensiones, 1A personalidad de aquel i l u s t r e ingenie-
ro-arquitecto, era l o mas oportuno y adecuado para inaugurar
la Cátedra que l l e r a su nombre*

T aada mas, señores, ai no es agradecer a ustedes la pa-


ciente atenció'n que me nan dispensado*
D Ï 3 0 U I 3 0

Dn L

DIRVCTOK D* U R^L AQ&DrattA D" BELLAS A*T»S D* SÍS F^RHÀIDC

ÏLtóíO. 8R, D, U..TSÇC L07T. OTTRO

S6 Baero do 1.956

JPL
nCliïRTlSlFOS S»SOE»S.
StfORVS AGaPCrlCOSt

"Sunca eoijjo «n asta ooasidn • • ha eantido nacasltado


da iodals*noia"•••••••• A al oonansaba don JfBroallno K*n«n
das Palayo au dieourso da raoapoión, laido anta la Saal
Aoadflsla da Boilaa ¿rtas d« Saa Jamando «l día Til da » r
BO d« 1*901» Con a l 4¾¾Ido raspato, daaao aplicar a l pr*
aant* Moaanto «quallas alasas palabras. justificada* aquí
por ona alaool6n rael»nta j por lo ajano dal trabajo d i a -
r i o a asta», pata « i , d i f l o i i a s pbUsseionaa*

fi a&aro oargo a« lapona la any honroaa da randir ho


asnaja a la aamoria da quian ooupÓ, por ra«on*a insignae,
an s i l l ó n aoadá&lco an l e ona ál a l «a o denominara "nobla
Casa da gloriosa h i s t o r i a , rastauradora y eonsarradora da
la on1tura a r t í s t i c a da "epafia".•••••••••
«n alia tlanan aaianto loa «raadoraa da arta j aoa
c r í t i c o s ¿ nietoxladoras. naldos an fratarnal ooapa&ía por
idénticas aotlvldadaa da ordan aatátioo; libraa j aspontó
naas an aquallos; sujatas a «spaolalaa dlaolpllnna loe «•
náa, p«ro iguala»nta sanaiblas anta al aisao objato artla
tJoo, y aun oon oiartas analogías an al daaarrollo da ana
raspaetiTos prób lanas*
Poruña la «zpoeiolón ras onada da las taoríaa d« l a s
artas, a s í ooao la historia 7 la o r í t l o a da sua haohoa 7
axparl«noias, aon, olartaoHtnta, «1 zasnltado da la aporte
alón documental. Barrida por una gran oopacidad raflaxlva
7 por una oultirada aptitud para la ordenación 7 la aínta
2

a i s , paro t i «non qu* aar taablan "sraaolón YÍTB y orga'ni-


•a", ain axolulr lo «aotlto, dentro dal rigor « l a n t i f l e o ,
•n al eurao da su sapaoial ocupo 8Íol¿n.
Baria ocioso «atable oar aosparaoloneo 7 prafaranoias
itntrn Las a&ooionas dal a r t i e t e durante «1 prooeeo eresdor
7 l a s del e r í t i o o a l enjuiciar la obra or'e.da· La expre-
aióa 7 cualidad d* talee «voolonea serán, an alerto nodo,
diferentes por a o origen j conaeoneneia, paro no manos ln
teaaa8 ¿ laportantea.
Loa a r t i s t a s , 7 claro «a que • • refiero • l o s t « col
tiran laa que Jleaendes Pelayo denoadnd" *sxtea gráficas 7
jplástioae", «a decir, laa noblea arta a que, oon la s&sloa,
integran «ota Raal Acadeniax t a l a s a r t i s t a s , digo» i n t e r -
pretan a travos de ana partióu larea s*ntlsl*nt08, tsaasd»
la naturalesa 7 del a apiri tu, oon fonsas da ana respecti-
v e técnicas. pues taablan al fclstoriador 7 «1 ori t i 00 d»
arta experiBentna análogas resooiones t i interpretar 7 «2
poner laa obrea anallicdaas da aodo «na podría cansía* arar
an aeoa libros da biatoria 7 da c r i t i c a , aatrldoe da ««0«
alonas ast ¿ti caá, cono obraa da arta 7 á ana autoras, ade
s¿s da eruditos, eoao verdaderos artlataa, pufiiand© f i g w
rar 00a asa dobla cualidad an la aaria c"* nuestros aoad¿-
•icos*
Asi,. I?an«ud*a Palay o, minante entre e l l o s , cuya prto
clpal proáuoeió'n oritioa sa r e f i r i ó , ciertanente, a l arte_