Está en la página 1de 16

BALDUCCI, Corrado, El Diablo “existe y se puede reconocerlo”, Ediciones Paulinas, Bogotaá , Colombia, 1990.

CITA COMENTARIO PAGINA

el demonio es un ángel que libremente se volvió malo. 15

Puesto que el demonio pertenece a las verdades reveladas, no es 15


algo opcional, es decir, un algo que podemos descartar, sino una
verdad que debemos creer, porque desgraciadamente existe […]

Dios creó los ángeles, es decir, seres puramente espirituales. 17

“Haber escogido a Dios significa que se dirigieron a él con toda la 17


fuerza interior de su libertad, fuerza que es amor. Dios se convirtió
en el total y definitivo fin de su existencia espiritual. […] los otros
volvieron espaldas a Dios […]. Eligieron contra la revelación del
misterio de Dios […]. Con base en su libertad creada hicieron una
elección radical e irreversible […]. […] en vez de una aceptación
de Dios llena de amor le opusieron un rechazo inspirado por un
falso sentido de autosuficiencia, de aversión y hasta de odio que
se convirtió en rebelión” (IX 2, 1986, 284).

En este rechazo de Dios consiste precisamente el pecado de los 17


ángeles. Para los que permanecieron fieles a Dios se conservó el
nombre de ángeles, mientras los malos fueron llamados diablos;
demonios, o con otros nombres a los que me referiré más
adelante.

…la caída de los ángeles… Expone las razones por las que ocurrió la CAÍDA DE LOS 18
ÁNGELES…

[…] el orgullo y la soberbia que les hizo pensar a los ángeles que Primera versión 18
podían ser semejantes a Dios […]

[…] como lo explica santo Tomás en la Suma teológica (I, 63, 3): 18
en cierto modo ellos habrían puesto el propio yo en el centro de
todo, es decir, un pecado de idolatría.

Otra hipótesis, que apareció antes de la anterior, es la de los celos Segunda versión 19
y de la envidia de los ángeles respecto del hombre. La sostuvieron
algunos de los más antiguos padres, tales como san Justino,
Tertuliano, san Cipriano, san Ireneo, Lactancio y finalmente san
Gregorio de Nisa que la describe ampliamente.

[…] los ángeles que gobernaban la esfera terrestre no soportaban 19


que el hombre, venido después y precisamente de la misma
materia terrestre, fuese hecho a imagen de Dios y, más todavía,
Dios le hubiese sometido a él los otros seres creados.

[…] la causa de la caída de los ángeles sí fue la envidia y los celos Tercera versión 19
hacia el hombre, pero el motivo concreto de esta envidia estaba
representado por el hecho de que el Hijo de Dios asumiría la
naturaleza humana, es decir, por el misterio de la encarnación,
revelado anticipadamente a los ángeles, a quienes les exigía
adorar a Cristo, lo cual muchos rechazaron.

Los teólogos están de acuerdo sea en afirmar que el pecado de 21


los ángeles sucedió inmediatamente después de la creación de
los mismos, pues el estado de bienaventuranza, como observa
santo Tomás, fue sucesivo a un acto meritorio (cfr. S th I, 63, 6);
sea en decir que los demonios fueron castigados tan pronto
pecaron.
Al pecado siguió la condenación “al fuego eterno, preparado para LA CONDENACIÓN ETERNA 22
el diablo y sus ángeles” (Mt 25,41).

Critica a Papini, quien a su vez retoma la idea de Orígenes. 23


Volviendo a Papini y leyendo aunque sea solamente las últimas Papini piensa que todo se basa en la bondad y la 24
dos páginas de su tratado (350 y 351), se ve claramente cómo se misericordia divina, y se le critica argumentando que si sólo
ve turbado por un infierno eterno no sólo para los diablos, sino fuera asunto de Dios, inmediatamente los demonios serían
también para los condenados […]. perdonados, pero no es así, ellos tienen voluntad y deben
mostrar arrepentimiento.
Su naturaleza es angélica […] él es puro espíritu. LA NATURALEZA DEL DEMONIO 26

El diablo no sólo es un espíritu, sino un puro espíritu, es decir, un 26


espíritu completo, que existe como tal; se trata, pues, de un
espíritu superior al alma.
En una escena del Apocalipsis se dice que los ángeles “(su Número de los demonios. 28
número) era miríadas y millares de millares “ (5,11).

[…] los ángeles que permanecieron fieles son muchísimos más


que los otros (cfr S Th, 63,9).
En el Nuevo Testamento hay varias frases que hacen pensar en La jerarquía de los demonios. 29
una jerarquía diabólica. En el episodio de un endemoniado
narrado por san Mateo, se lee: “Los fariseos decían: Con el poder
del príncipe de los demonios expulsa a los demonios” (9,34).
“dijeron: Este expulsa los demonios por obra de Beelzebú,
príncipe de demonios”.

[…] la existencia de un reino supone un orden, una jerarquía, y en


particular se da el nombre de un jefe: Beelzebú. 29

A favor de una jerarquía en el reino demoníaco se podrían Cuando se refiere a jerarquía, se refiere a una distinta 29
recordar también: el hecho de que los diablos eran ángeles y así capacidad, entendida como un elemento de distinción entre 30
pertenecían a esa presumible jerarquía, más argüible y ellos, que los hace jerarquizables en cierto sentido.
argumentable en el reino angélico; además, es más verosímil que
en el episodio del pecado de los ángeles haya un iniciador con
una fuerza superior, no obligada sino persuasiva, en grado
prominente y propuesta a los otros.

[…] una jerarquía como la entendemos nosotros parece inútil en el


reino demoníaco. En efecto, los diablos están unidos por un
mismo ideal que informa de manera continua y exasperada su
obrar: el odio contra Dios, los ángeles y el hombre; ¡no podemos
pensar que entre ellos haya transgresores o “francotiradores”!
Conviene distinguir entre los nombres genéricos y específicos; los El nombre de los Demonios 31
genéricos indican características que se refieren a toda la
categoría o a un grupo particular; los específicos se refieren a
cada uno y sirven para distinguirlo de los demás.

[…] la capacidad intelectiva […] no se explique en penosos, Para entender la distinción nominativa entre ellos, se retoma 31
fatigosos y bien limitados procesos cognoscitivos, sino a través de la cualidad intelectiva que los diferencia y distingue, la
un poder intuitivo, libre de tiempos, espacios y obstáculos de otro misma que se tomó en cuenta para comprender la jerarquía.
género.

Los tantos nombres […] pueden tener varios orígenes, por 31


ejemplo las doctrinas demonológicas de algunas religiones, ritos 32
mágicos, comunicaciones mediánicas, episodios (falsos o
verdaderos) de endemoniados, fuentes hagiográficas
específicamente en el pasado, folclor, producción artística,
literaria, etc.
32
“espíritu maligno”, nombre que considerado en la forma singular y
plural se encuentra 76 veces. Sigue con 63 casos y casi siempre
en plural el término “demonio”, del griego  (daimónion), En esta parte explica las veces en las que se repite
de etimología incierta, y que indicaría la acción maléfica que esos demonio, diablo, satán.
espíritus difunden en el mundo en oposición a la de los ángeles
(cfr G.F. Bonnefo, “Demonio” en EC, IV, 1422). En igual número de
veces, 36 y 36, vienen después los nombres “satanás” y “diablo”;
satanás usado sobre todo en el Antiguo Testamento, deriva del
hebreo sātān, que significa adversario, perseguidor, acusador,
calumniador; diablo (ά) (diábolos), traducción literal de
sātān, deriva del verbo ά (diáballo), separar, dividir, en
cuanto el diablo trata de dividirnos de Dios y así es nuestro
adversario.

Estos son los cuatro nombres más usados, con los que el Nuevo
Testamento señala los ángeles malos en 211 citas.

En el Nuevo Testamento se encuentran otros apelativos (por lo


menos unos veinte y con varias citas), entre los principales:
acusador, el dios de este mundo, el enemigo, el tentador, el
malvado, homicida desde el principio, príncipe de este mundo,
serpiente, espíritu malo, espíritu inmundo, espíritu impuro.
33
Añadiendo a los primeros cuatro nombres, se puede hablar de por
lo menos 300 citas del Nuevo Testamento. […] todos orientados
como son a indicar la actividad maléfica de los espíritus infernales.
En el Antiguo Testamento hay pocas alusiones al diablo, mientras El diablo en el ANTIGUO TESTAMENTO 43
en el Nuevo Testamento son muy numerosas las frases que
subrayan la existencia y la actividad maléfica.

La demonología, además, era un argumento prevalentemente del Balducci retoma las reflexiones de Johannes Smit, quien a 43
tiempo mesiánico: en efecto, el diablo es el adversario de la partir del razonamiento de que si Moisés hubiera referido
redención, el que verá con ella derrotado su reino, el que tendrá la más claramente al Mal y del dualismo existente entre Dios y
cabeza aplastada por la madre del salvador. el Diablo, tal vez hubiera sido riesgoso porque el pueblo
israelita tenía una fuerte inclinación al politeísmo.

Comenta que al no mencionar específica y concretamente


al Diablo fue debido a el riesgo de no caer en un dualismo,
tema cuidadosamente tratado por profetas y escritores
sagrados.
La primera vez que la Biblia habla expresamente de satanás es en Referencias en donde se habla de Satanás y donde existe 44
el prólogo del libro de Job (cfr 1,6-12; 2, 1-7). una interpretación que se encamina a ver al demonio no en
sentido dual sino supeditado al dominio de Dios.
44
Job 1, 6-12
6
44
Otro texto que pone en evidencia claramente la oposición de
satanás a Dios, y que sólo veladamente aparece en la cita hecha
por el libro de Job, se encuentra en Zacarías (3,1-5). 45

Sabiduría (2,23-34).

Concluyendo, la doctrina del Antiguo Testamento sobre Satanás


aun en sus pocas expresiones es algo unitario que se puede
resumir así: “El demonio existe como ser personal bajo el dominio
de Dios y trata de arruinar de modo nefasto a los hombres, para
estimularlos a la rebelión contras Dios y para llevarlos al
alejamiento de él. Sin embargo, el hombre puede, con el poder de 45
Dios, oponer resistencia a satanás y al permanecer fiel a Dios” (D.
Zähringer, p 793).

[…] en la Biblia no se puede encontrar la más mínima alusión a la


existencia de un principio autónomo opuesto a Dios. Y esto es
particularmente importante, si se considera que el mundo pagano
aparece impregnado de dualismo en los intentos de dar una
solución al problema del mal moral.

Del mismo demonio del Antiguo Testamento es del que se habla El diablo en el NUEVO TESTAMENTO 46
en el Nuevo, aunque bajo varios nombres.

La doctrina neotestamentaria sobre el diablo no es sino la 46


conclusión de la del Antiguo Testamento […] sobre todo en los
motivos y en las características de su acción.

En el Nuevo Testamento se habla muy a menudo del diablo; son 47


por lo menos 300 los lugares.
Precisamente por la confrontación y la lucha entre Jesús redentor El diablo tiene su referencia en el salvador… en Jesucristo. 47
de la humanidad y el diablo, “el príncipe de este mundo” (Jn
12,31), la doctrina del Nuevo Testamento sobre el demonio “tiene
sus límites en la cristología, por su constante referencia al
salvador”.

El antagonismo entre Jesús y satanás y la antítesis entre su reino 48


de luz y el reino de las tinieblas se ponen en evidencia muchas
veces en el Nuevo Testamento, sobre todo en los escritos de Juan
y de Pablo.

Esta lucha concluye obviamente con la victoria de Jesús […] 48

La derrota de satanás tiene lugar precisamente en la muerte de 48


Cristo.

Un modo muy particular por medio del cual el demonio trata de 49


manifestar su poder es la posesión, es decir, una presencia tal en
el cuerpo de una persona que la hace instrumento ciego de la
voluntad maléfica de satanás.

Satanás es derrotado, pero su odio y su lucha continúan sobre 49


todo contra el hombre.

El diablo existe. Conclusiones que Balducci supone en la demonología 50


El diablo existe como ente personal, autónomo […] un ser neotestamentaria. 51
concreto, real.
¡Satanás tampoco es el pecado! Menciona que quien comete pecado es de Satanás, pues él
El hombre es libre de consentir o no a satanás y al pecado. es el que pecó desde el inicio.
Esto no excluye que el diablo pueda influir en el pecador.
Un primado en materia demoniaca lo tiene el Concilio ecuménico EL MAGISTERIO CONCILIAR 53
Vaticano II (1962-1966; es el XXI concilio ecuménico); a ello se
refiere 18 veces: 17 en los textos y una nota.

[…] textos provistos de citas escriturísticas, que se refieren a Balducci menciona que en el concilio, se abordó el tema del
satanás y a su actividad maléfica y que son propuestos en el diablo desde una perspectiva obvia y pacífica, mencionando
ámbito de la catequesis pastoral del concilio. que los tiempos tal vez no eran aún los adecuados para
encarar la problemática y es hasta Pablo VI que comienza
ya un tratamiento del tema con más claridad.
EL MAGISTERIO POSCONCILIAR 59
En este apartado hace referencia a que incluso después del
Concilio Vaticano II, las enseñanzas de Pablo VI y sus
sucesores, continuaron luchando contra una idea teológica
que hablaba de la no existencia del diablo.

Pablo VI. Balducci expone varios textos tanto de Pablo VI como de


El 29 de junio de 1972, fiesta de los santos Pedro y Pablo, en la Juan Pablo II, para demostrar que en sus intervenciones 60
homilía “Resistite fortes in fide” (1P 5,9). continuaron divulgando que el diablo existía.

El 15 de noviembre del mismo año el santo padre dedicaba al 61


tema del demonio toda la alocución “Líbranos del mal”,
pronunciada a los fieles durante la audiencia general del miércoles Investigar qué es homilía, publicación, discurso, carta
(cfr loc. cit., 1168-1173). encíclica.

El 30 de Junio de 1968, como conclusión del “Año de la fe” fue 62


publicada la “Solemne profesión de fe” de Pablo VI (Cfr AAS,
1968, 436).

La última vez que habló del tema fue en el discurso a la audiencia 62


general del miércoles 23 de febrero de 1977, en donde desarrolló
el tema “Vigilancia y energía moral para resistir a las tentaciones
del mundo” (cfr Pablo VI, XV, 1977, 192-194).

Juan Pablo II
1. El 31 de marzo de 1985, con ocasión del Año internacional de la 63
juventud, apareció la Carta apostólica “Parati semper”.

2. El mismo día 31 de marzo de 1985, Domingo de Ramos, en la 63


ceremonia celebrada en la plaza de San Pedro […]

3. El 18 de mayo de 1986 se publicaba la carta encíclica 64


“Dominum et vivificantem” sobre el Espíritu Santo en la vida de la
Iglesia y del mundo.

4. Discurso el miércoles 23 de julio de 1986 sobre el tema 65


“Creador de los ángeles, seres libres”.

5. Discurso el miércoles 13/8/86 sobre tema “La caída de los 66


ángeles rebeldes”.
6. Discurso el miércoles 20/8/86 sobre el tema “La victoria de 68
Cristo sobre el espíritu del mal”.

7. Discurso del miércoles 10/9/86. El papa desarrolla como tema 69


de su catequesis: “El primer pecado en la historia del hombre:
`Peccatum originale´” […]

8. Discurso el miércoles 10/12/1986 sobre el tema: “El hombre 70


envuelto en la lucha contra las fuerzas de las tinieblas”.

9. 8 de marzo de 1987: Visita a la parroquia de Santa María de los 70


Montes en Roma.

10.24 de mayo de 1987: Visita al Santuario san Miguel arcángel 71


en el monte Sant`Angelo en la provincia de Foggia.

11.7 de junio de 1987: en el Santuario de la Virgen del divino 71


amor, cerca de Roma, en la fiesta de Pentecostés, día de la
apertura del Año mariano.

12. Discurso el miércoles 25 de noviembre de 1987 sobre el tema: 72


“Mediante los signos-milagros Cristo revela el poder de salvador”.

13. 4 de septiembre de 1988: último día de la permanencia en 73


Turín.

-La declaración de la Comisión cardenalicia (15/10/1968), Documentos de órganos de la Santa Sede 74


encargada de examinar algunas afirmaciones hechas por el
Nuevo catecismo holandés (cfr AAS 1968, 685-691).

-El rescripto del 9/6/1971, con el que la Congregación para la 74


doctrina de la fe, después de haber examinado el libro del teólogo
Herbert Haag ”La liquidación del diablo” […].

-Estudio titulado “Fe cristiana y demonología”, realizado por un Consultable en internet 75


experto encargado de la Congregación para la doctrina de la fe, y http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/doc
publicado en “L´Osservatore Romano” del 26/6/1975. (cfr EV, V, uments/rc_con_cfaith_doc_19750626_fede-cristiana-
831-879). demonologia_sp.html
-Nuevo código de derecho canónico, promulgado el 25 de enero 75
de 1983. En el canon 1172, como en el canon 1151 del antiguo
código (27 de mayo de 1917), se habla de los exorcismos y de los
requisitos para ejercerlos, lo cual pone obviamente la existencia
de satanás como ser personal.

-Documento de la Congregación para la doctrina de la fe 75


(29/9/1985) con precisiones referentes al canon 1172 (cfr AAS,
1985, 1169-1170).

[…] el Misal romano, el Ritual romano, la Liturgia de las horas, el Libros litúrgicos. 75
Pontificial romano, el Ceremonial de los obispos, el Martirologio
romano.

Los exorcismos siguen vigentes en el rito de iniciación cristiana: Hablando de los libros litúrgicos y los exorcismos. 76
pero no en una forma imperativa y dirigidos contra satanás, es
decir, exorcismos en sentido estricto, reservados muy
oportunamente a los casos de claras presencias demoníacas, sino
en forma deprecativa, es decir, oraciones dirigidas a Dios con el
fin de obtener la ayuda y la victoria contra satanás.
TERAPIA PREVENTIVA GENÉRICA Para combatir la actividad maléfica. 241
Consiste en vivir cristianamente bien, es decir, en una creciente
formación de la propia conciencia, en el ejercicio de las virtudes y
en la oración.

TERAPIA PREVENTIVA ESPECÍFICA 242


Por terapia entiendo el ejercicio de algunas prácticas religiosas y
ritos devocionales y el uso de objetos particulares sagrados o HIEROFANIAS
bendecidos que manifiestan su eficacia también o especialmente
en tener alejadas las varias influencias del diablo.

La confesión 243
Como sacramento, purifica el alma, la santifica y así la hace capaz
de recibir los beneficios de la ayuda y de las gracias de Dios.

La santa comunión Se refiere a la unión con Dios, cuando comulga, cuando 243
toma la ostia.

La señal de la cruz 243


El nombre de Jesús 243

Los objetos bendecidos 244


Un poder especial adquieren algunos objetos que la Iglesia con SACRAMENTALES
oraciones apropiadas bendice, para que los cristianos, usándolos
con fe y devoción, entre los varios benéficos efectos sean al
mismo tiempo preservados y liberados de todo disturbio diabólico.
Se trata de los llamados sacramentales, cuya eficacia proviene
sea de las disposiciones de quien los usa, sea de las oraciones de
la Iglesia, que tienen tanta fuerza impetratoria ante Dios.

[…] el agua santa y las velas bendecidas (expuestas y encendidas


en momentos particulares).

Otros objetos y sustancias bendecidas, como vestidos, aceite, sal,


pan […]

Las reliquias y las imágenes de los santos 244


Desde los primerísimos tiempos se conoce su poder taumatúrgico; Taumaturgia: Facultad de realizar milagros o hechos
lo atestiguan las biografías, las crónicas y los exvotos colgados en extraordinarios y prodigiosos.
las paredes de santuarios. Exvotos: es una ofrenda que los gentiles hacían a sus
dioses. Estas ofrendas se depositaban en santuarios o
Esto se debe: sea un designio particular de Dios, que así quiere lugares de culto y podían consistir en figurillas
confirmarnos su santidad, y sirviéndose de ellos como representando personas o animales, armas, alimentos, etc.
dispensadores de sus gracias, mostrarnos la predilección que
tiene por estas almas, para que nos estimulemos a imitarlas y
seamos llevados a apreciar cada vez más la grandeza de la
santidad; sea al hecho de que el uso y la veneración de las
reliquias y de las imágenes de los santos manifiesta
indudablemente una gran confianza en su intercesión, muy
poderosa ante el trono de Dios.

Es superfluo subrayar la eficacia particular de las reliquias de la Puedo en este comentario poner cita al pie para referirme a 244
cruz y de las imágenes de la Virgen, la triunfadora contra satanás, los santos y personajes que figuran en los exorcismos. Uno 245
la que en los designios de la divina providencia fue pronunciada de ellos es Juan Pablo.
para aplastar la cabeza de la serpiente infernal (cfr Gn 3,15); de
san Miguel arcángel, príncipe de la milicia celestial (de la oración
de León XIII); el que derrotó a los ángeles rebeldes (cfr Ap 12,7-9);
y especialmente las de aquellos santos, como san Vinicio de
Sarsina (Forlí, Italia) y san Ubaldo de Gubbio (Perugia, Italia), que
despliegan un poder taumatúrgico contra las influencias
demoníacas.

Por tanto, será útil: […] alguna imagen; hacer alguna 245
peregrinación a algún santuario […]; llevar consigo algún objeto
sagrado, como una pequeña cruz, una medalla, una camándula, el Camándula: es el rosario.
escapulario.

Estas imágenes y objetos deben ser posiblemente bendecidos por 245


el sacerdote; en efecto, la bendición aumentará su eficacia, pues
les añade la característica de sacramentales.

Sobre todo conviene pedir a Jesús, a la Virgen, a los santos, a los Oración a San Miguel, pronunciada por León XIII, puesta 245
ángeles y especialmente a san Miguel arcángel, sobre cuya también con Amorth.
devoción conviene hacer algunas consideraciones aparte.
“San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla; sé nuestro
auxilio contra las maldades e insidias del demonio. ¡Te
suplicamos que el Señor de lo ordene! Y tú, príncipe de las
milicias celestiales, con el poder recibido de Dios, arroja en
el infierno a Satanás y a todos los demás espíritus malignos
que merodean por el mundo para la perdición de las almas”.
TERAPIA CURATIVA GENÉRICA La terapia curativa la ocupa para la actividad maléfica 251
La genérica la da el ejercicio de prácticas devocionales y el uso de ordinaria y extraordinaria como Amorth también lo explicó.
objetos sagrados y bendecidos.

TERAPIA CURATIVA ESPECÍFICA


[…] la específica está constituida por los exorcismos, que
representan la curación directa y más propia contra las influencias
maléficas extraordinarias.
La palabra exorcismo, del griego ‘ό(exorcismos, sólo se EXORCISMOS 253
conoce en el lenguaje eclesiástico; el verbo correspondiente
exorxiso, tiene tres significados: hacer jurar (cfr Gn 24,3); conjurar,
pedir con insistencia (cfr 1R 22,16; Mt 26,63); liberar del espíritu
del mal (cfr Hch 19,13). Este último es el significado habitual
técnico de la palabra.

[…] los exorcismos son órdenes dadas en nombre de Dios al 253


demonio, para que desista de tener influencia maléfica en lugares,
cosas, o sobre alguna persona.
Los exorcismos, entendidos así, se llaman públicos, oficiales, Se refiere a los exorcismos por posesión demoníaca. 253
solemnes si son hechos por el sacerdote autorizado y con las
fórmulas y modalidades establecidas por la Iglesia; en caso
contrario, se trata de exorcismos privados.

En lo referente a los llamados exorcismos bautismales, en el 254


Ritual del bautismo de los niños (Roma 1969) y en el Ritual de la Deprecar: palabra o frase que expresa súplica.
iniciación cristiana de los adultos (Roma 1972) al modo imperativo Impetrar: Pedir algo con vehemencia o ahínco.
con que se apostrofaba en el pasado al demonio se ha sustituido Ambas palabras parecen sinónimos: pedir, implorar, orar,
una forma deprecativa dirigida a Dios […] solicitar, reclamar, deprecar, impetrar, rezar, suplicar,
invocar.

En los primeros siglos no existían fórmulas y modalidades El exorcismo es conocido desde los tiempos de Cristo, la 254
precisas, incluso porque al principio casi todos los fieles, por un expulsión de los demonios fue otorgada no sólo a los
don extraordinario, tenían el poder de expulsar los demonios apóstoles y quienes predicaran la fe cristiana, sino en
(poder carismático): […] al disminuir la frecuencia del don general a todo fiel. En un inicio no había un ritual específico
carismático, la Iglesia comunicará su poder a determinadas ni fórmulas concretas, sino que este poder se manifestaba
personas. en el carisma que el mismo Dios otorgaba como gracia a
quien fuera digno de él.
[…] junto con las fórmulas oficiales propuestas por la Iglesia se va 254
creando una literatura privada, que llega a su cima en los siglos Sin embargo, con el tiempo, este don fue desapareciendo y
XVI-XVII. la economización de tales cualidades comenzó a residir en
la Iglesia, quien comunicó su poder a determinadas
Entre los más famosos libros de fórmulas exorcísticas figuran: personas. 254
”Mallleus maleficarum” (J. Sprengerus – H. Institoris, Coloniae
1494), “Flagellum daemonum… (V. Polidorus, 1606), Una vez que el aparato eclesial comienza a proponer
“Complementum artis exorcisticae” (Z. Vicecomes, 1606), “Iugum fórmulas oficiales, poco a poco se va creando una literatura
ferreum Luciferi” (D. Gómez, Valentiae 1676), “Manuale privada acerca del tema, influencia histórica, teológica y
exorcistarum” (C. Brognolus, Venettis 1720), “Gran dizionario cultural de su tiempo, surgieron libros famosos que
infernale” (F. Piqué, Milán 1871), “Le livre secret des grands construyeron un corpus de la acción exorcística.
exorcismes et bénédictions” (abbé Julio, París 1950).

La disciplina actual se encuentra en el Ritual romano, cuya Aquí conviene hablar del Ritual de exorcismo actual, cómo 255
primera edición se remonta al 1614, bajo el pontificado de Pablo V. está conformado, en qué fecha se dio a conocer, etc.

Los exorcismos forman parte de la categoría de los


sacramentales, es decir, de los “signos sagrados con los que, por 255
alguna imitación de los sacramentos, se significan y obtienen, por
la impetración de la Iglesia, efectos sobre todo espirituales” (CIC,
can. 1166).
Exorcista, del griego ‘ή(exorcistés) es el que hace los
exorcismos. El exorcista 256
En los primeros siglos, el poder carismático, concebido por Jesús
a los apóstoles y a los discípulos (cfr Mt 10, 1-8; Mc 3, 14-15; 6,7; 257
Lc 9,1; 10, 17-20) estaba muy difundido incluso entre los simples
fieles […] los padres recurrieron a menudo al argumento de la
expulsión del demonio para probar la verdad de la fe cristiana.

[…] la gran difusión del poder carismático, la Iglesia en los


primeros tiempos no consideró necesario intervenir precisando 257
modalidades y personas respecto de los exorcismos en las
personas afectadas por disturbios demoníacos; en cambio, sí se
preocupó de hacer los exorcismos bautismales, determinando
cuanto antes un ceremonial (cfr Eusebio de Cesarea, PG 33, 354-
35; San Agustín, PL 44, 705-706) y en un segundo momento
creando una categoría particular de individuos con esta misión
específica.

Pero la frecuencia del poder carismático fue disminuyendo con el


pasar del tiempo; era, pues, natural que, al faltar quien estaba 257
dotado de tal poder, los fieles se dirigieran a individuos que tenían
la potestad de orden, es decir, a los sacerdotes, a los obispos, y
comúnmente, en vía ordinaria, a los exorcistas de los
catecúmenos.

El ejercicio autorizado del ejercicio, se encuentra en el 258


Código Canónico 1172.
Sería oportuno y deseable que […] en las grandes ciudades
hubiera más exorcistas autorizados.

Para el poder exorcístico ordinario, público, sólo hay una 259


formación disciplinar.
[…] el poder carismático […] y [...] la apropiación de dicho poder
por parte de los creyentes, por lo cual cualquier individuo de por sí Pero para el exorcismo ordinario privado. 259
puede exorcizar a satanás.

Para estas dos formas, igualmente privadas, conviene precisar


algo al respecto de la eficacia y el modo de hacer los exorcismos. 259

La eficacia en el poder carismático es segura, infalible, porque


Dios mismo, al dar ese carisma, con una inspiración hará que el 260
uso se conforme con sus designios (cfr G. Arendt, p 336). En
cambio, en la apropiación por parte de los creyentes, está
condicionada al divino beneplácito y resulta inferior a la inherente
al poder ordinario, público, porque falta la fuerza impetratoria de la
Iglesia.

Respecto del modo, en ambos casos, hay que excluir el uso de las
fórmulas del ritual, reservadas a quien ha recibido la debida 260
licencia del obispo; y por lo que se refiere a los fieles sobre todo y
también a los sacerdotes no autorizados, hay que recomendar una
prudencia particular para evitar todas esas solemnidades y
formalidades, incluso la forma imperativa , pues a veces este
poder podría hacer pensar que se trata de un carisma
extraordinario o del poder ordinario de la Iglesia.

Pero esto no impide a los fieles y especialmente a los sacerdotes


rezar, obviamente en privado, oraciones de liberación, o dar al 260
mismo demonio órdenes, para que asista en nombre de Dios de
ejercer sus influencias maléficas.
Son aquellas con las que se pide a Dios, a la Virgen, a San ORACIONES DE LIBERACIÓN 261
Miguel, a los ángeles y a los santos ser liberados de las
influencias maléficas de satanás.

Son muy distintas de los exorcismos, en los que se dirige al 261


diablo, aunque en nombre de Dios, de la Virgen, etc.; distintas sea
por el destinatario directo, sea obviamente por la modalidad, el
tono: deprecativo, suplicante en el primer caso, imperativo y
amenazador en el segundo.

Orar para ser liberados del diablo, de sus tentaciones, de sus 261
maquinaciones, engaños e influencias, es laudable y no sólo
recomendable, y siempre se ha hecho así, en privado y en
público; esta petición la incluyó Jesús en la única oración que nos
enseñó, el “Padrenuestro”: se lo hacía, como quedó dicho, al final
de cada misa con la oración a san Miguel arcángel.
[…] en el movimiento carismático […] se ha ido difundiendo el uso
de reuniones en las que, generalmente, se rezan sí oraciones de 261
liberación, pero a veces se desciende también a ciertas 262
modalidades que se salen del ámbito de una simple oración, si es
que, incluso, no se llega al uso de fórmulas exorcísticas.

En ese ambiente hay que considerar una intervención de la El documento está en la red: se puede consultar y citar:
Congregación de la doctrina de la fe, que trata de poner un cierto http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/doc 263
orden a las cosas. El documento está bajo forma de Carta a los uments/rc_con_cfaith_doc_19850924_exorcism_sp.html
ordinarios, fechado el 29 de septiembre de 1985.

[…] el documento pontificio habla de tres limitaciones: la primera


se refiere al Código de derecho canónico y no añade nada nuevo. 263

La segunda transforma en norma disciplinar de un dicasterio 263


eclesiástico una simple rúbrica del ritual, que ya prohibía el uso de
tal exorcismo a los sacerdotes no autorizados y con mayor razón a
los fieles.

La tercera limitación exige que ciertas reuniones, en donde se En este punto, aunque es una limitación, también hay una 263
hacen oraciones de liberación, estén presididas por el sacerdote excepción, que radica en el hecho de que sí se pueden
autorizado para los exorcismos en el caso de que las oraciones hacer las oraciones de liberación que incluyan órdenes
intercalen órdenes dirigidas al demonio. dirigidas al demonio, en un sentido imperativo como el del
exorcismo mayor, y que sólo puede hacerse eso si hay
presente un sacerdote.

En tal argumento se puede sustentar la actividad que hay


en Puente Jula, donde de manera oficial, aunque parecieran
exorcismos, no lo son, sino más bien se practican oraciones
de liberación que intercalan aspectos del ritual mayor y que
le dan esa apariencia de solemnidad.
[…] oraciones de liberación sí, pero sólo oraciones de liberación.
263
[…] si convienen y cuánto ayudan a la seriedad de la causa, a la
Iglesia misma, ciertas reuniones de centenares y a veces de miles
de personas, en las que a las solemnes ceremonias de una misa
concelebrada se añaden las llamadas oraciones de liberación,
pero que se intercalan con órdenes imperiosas del demonio,
aunque en nombre de Dios, para que deje de molestar y causar
ciertos disturbios, enfermedades, influencias maléficas.
La Curia Romana o Curia Vaticana es el conjunto de oá rganos
de gobierno de la Santa Sede y de la Iglesia Catoá lica. Estaá
compuesto por un grupo de instituciones, denominadas
dicasterios, bajo la direccioá n del Papa, que ejercen las
funciones legislativas, ejecutivas y judiciales.